Bernabé Cobo, Historia del Nuevo Mundo. Бернабе Кобо. История Нового Света.


21 584 views

Bernabé Cobo, Historia del Nuevo Mundo.
Бернабе Кобо. История Нового Света.

Bernabé Cobo, Historia del Nuevo Mundo

PUBLICADA POR PRIMERA VEZ
CON NOTAS Y OTRAS ILUSTRACIONES POR
D. MARCOS JIMENEZ DE LA ESPADA

SEVILLA
1883

HiSTORIA 5

CAPiTULO XII
De los temples y adoratorios del Perui describese en particular el temple principal de la ciudad del Cuzco.
DICHO habemos ya c6mo e todos los lugares sagra- dos diputados para oraci6n y sacrificios, llamaban los indios peruanos Giutcas, asf como A los dioses € idolos que ,en ellos adoraban. Destos habla tanta multitud y di- versidad, que no es posible escribirlos todos; porque, fuera de los adoratorios comunes y generales de cada naci6n y provincia, habia en cada pueblo otros muchos menores; y sin estos, cada parcialidad y familia tenia los suyos parti- culares. Mas, porque los adoratorios generales de los pue- blos principales y cabeceras de provincias, dado que no eran tantos en nieimero como los que habfa en el Cuzco, estaban dispuestos por la misma orden y con las mismas vocaciones (lo cual se averigu6 despues por los espaftoles, y verified en mis de cien pueblos, algunos dellos muy dis- tantes), pondre aqui todos los de la dicha ciudad, y de lo que servia cada uno, los ofrecimientos que les hacfan y el efecto para que se sacriiicaban; y estos serdn no mds de los generales, porque lo que cada uno tenia en particular de idolos y adoratorios, ya he dicho que no tenia niimero. Ni tampoco hare menci6n de mis que de los que eran pro- pios de la ciudad del Cuzco; porque sin ellos habia en aquella ciudad, por ser el santuario universal de todo el reino, otras muchas Guacas extranjeras, que eran las prin- •; cipales de todas las provincias que obedecian al Inca; las ; cuales hacia €\ traer al Cuzco, teniendo por cierto que na-

/ die se le podia rebelar sin que fuese castigado severamente de su dios; porque estando los de todos sus vasallos en su < poder, ellos lo habfan de ayudar y defender. Estos dioses eran muchos, los cuales estaban de por sf en poder de los de la familia y aylh del Rey que conquist6 la provincia de cada uno, que los tenian en guarda y receblan los sacri- iicios que les trafan sus naturales. Estas Guacase pues, ex- tranjeras no se ponen en esta relaci6n, sino las propias del Cuzco, porque, conocidas estas, se podra sacar lo que habfa en otras partes, pues todas, d imitacion del Cuzco, guarda- ban un mismo orden. AUende destas Guacas naturales de la dicha ciudad, describire otras dos 6 tres del reino, que eran templos muy suntuosos, ricos, y como santuarios de general devoci6n, d donde de todas las partes del Perd iban en romerfa, al modo que los cristianos suelen visitar el Santo Sepulcro de nuestro Redentor, el templo de los Ap6stoIes San Pedro y San Pablo, y el celebre santuario de Santiago de Galicia. Estos templos y adoratorios, asf del Cuzco como de las otras partes del reino, estaban unos en poblado y otros por los campos, sierras y montaftas agrias; unos en los ca- minos, y otros apartados dellos; en los sembrados y tierras de labor, y en punas y desiertos y donde quiera, en tanto niimero, que apenas caminamos una Jornada por cualquiera parte, que no topemos rastros y ruinas de muchos. No to- dos los adoratorios eran templos y casas de morada; por- que los que eran cerros, quebradas, peftas, fuentes y otras cosas i este tono, no tenian casa ni edificio, sino cuando mucho un du/iio 6 choza, en que moraban los ministros y guardas de las dichas Guacas. Pero todos tenian bastantes rentas y servicio, y especialmente los templos de mayor suntuosidad y devoci6n, era incomparable la riqueza que tenian de oro y plata; porque todos los vasos y piezas del servicio dellos eran destos metales, con todo el aderezo y adorno para celebrar sus fiestas. Era tambien muy grande el niemero de sacerdotes y ministros que residian en ellos continuamente, los cuales se sustentaban de las rentas de los mismos templos. Para dedicar de nuevo cualquiera tem- pk) d6stos, hadan grandes fiestas y ceremonias, despuds de las cuales era la Ultima aspeijarlo con un hisopo de ramos verdes y sangre de los corderos que aquel dia solemne- mente sacrificaban. £1 templo mas rico, suntuoso y principal que habia en este reino era el de la ciudad del Cuzco, el cual era tenido por cabeza y metnSpoli de su falsa religidn y por el santua- no de mds veneraddn que tenian estos indios, y como tal era frecuentado de todas las gentas del imperio de los In- cas, que por devocidn venian a €1 en romeda. Llamabase Cancancka, que quiere decir ccasa de oro» (i), por la in- comparable riqueza de este metal, el que habIa enterrado por sus capillas y en las paredes, techo y altares. Era dedi- cado al Sol, puesto caso que tambien estaban colocadas en e1 las estatuas del Viracocha, del Trueno, de la Luna y otros idolos principales; porque era tenido como el Pante des- caosar, eubiendo el dicho cerro; y desde aquel tiempo y por su mandado fue tenido por adoratorio. El tercer Crque deste camino se deda CoUana: tenia diez Guacai, y la primera sc llamaba Nina, que era un braacro hedio de una piedra donde se encendla el fuego para los sacrifidos, y no podlan tomarlo de otra parte; cstaba junto al tcmplo del Sol, y teniascle grande venera- dbn y hadanselc sacrifidos solemnes. La segunda Guaca se deda Canchapacha: era una fuente que estaba en la calle de Diego Maldonado (i), a la cual hadan sacrilido por ciertas historias que los indios cuentan. ( t ) Apodtdo il ritff, par sa macha riqucM. Era natanJ de Salamuct. 1 3 La teroera Guaca era otra iliente llamada Ticicocha, que estaba dentro de la casa que fue del dicho Diego Mal- donado. Fu6 esta fuente de la Coya 6 Rdna Mama OcUo, en la 6ual se hadan muy grandes y ordinarios sacrificioSt especialmente cuando querian pedir algo a la dicha Mama OcUo, que fue la mujer mds venerada que bubo eotre estos indios. La cuarta Guaca se deda Candorcancka, y {u6 la casa en que vivid Inca-Yupanqui. La quinta Guaca era otra casa dicha Pomacorco, y no dan otra raz6n de sacrificar en ella mis que haber sido de Guaytuudpac, La sexta Guaca se llamaba Molloguanca: era cierta piedra que estaba enmedio de un llano que llaman CalU- piquio, la cual mandd poner alU y tenerla por adoratorio Inca- YupanquL La setima Guaca era la casa que fue del Rey Tupa Jnca, llamada CaUspieuioguaci, en que se ofredan sacrifidos al dicho Tupalnca. • La octava Guaca era una fuente que se deda Ca&spih quio, que estaba abajo de la dicha casa de Tupa Inca, y se iban a lavar en ella todos los que se hadan orejones en la fiesta dd Raymi. Traiase desta fuente el agua para el Inca con muchos cintaros, hechos para s61o esto, y eran doncee Uas las que la traian. La novena Guaca se llamaba Cugiguaman: era una pie* dra i manera de Halc6n, que dijo /ifetf-Kieee/fei/i habersele apareddo en una cantera, y mand6 que se pusiese en este Ceque y se le hiciesen sacrificios. La decima Guaca deste Ceque era una fontezuela dicha Quinaapkquio, que sefial6 por adoratorio Inca-Yupanqui: ofredansele sacrifidos por la salud del Inca. Al cuarto Ceque Uamaban Payao: tenia ocho Guacase de las cuales la primera se deda Araytampu; era una piedra grande con otras cuatro pequeAas, que estabe junto i la casa que fu< de Benito de la Pefla, y eran de los Puru- La segunda Guaca se llamaba P6iiui: estaba ea un llano pequeAo junto A la casa de Diego Maldonado. Fue adoratorio muy solemne, porque era tenido por causa del sueflo; ofredinle todo geero de sacrifidos, y acudian d e1 por dos demandas: la una i rogar por los que no podian dormir, y la otra que no muriesen dunniendo. La tercera Guaca se llamaba Curioclta: era una casa de Curi Ocllo, mujer que fui de Amaro Topa Inca, la cual estaba en Colcapata; y adorabas tambien una (iiente que estaba junto d ella. La cuarta Guaca se llamaba Colcapata, y era la casa de Paullu ftua, donde estaba una piedra por idolo, que ado- raba el ayllo de Andasaya; y el origen que tuvo fu£ haberla mandado adorar Packacutic Inca, porque dijo que cierto Seftor se habla convertido en la dicha piedra. La quinta Guaca se decfa Guamancancha, la cual estaba cabc la fortaleza en un cerrillo deste nombre. Era un cer- cado dentro del cual habla dos buhios pequeSos diputados para ayunar cuando se haclan orejones. La sexta Guaca era una piedra grande Uamada CoUn- concho, que estaba en la fortaleza, la cual afirman que, tra- yedola para aquel edificio, se les cay6 tres veces y inat6 algunos indios; y los hechiccros, en preguntas que le hicie- ron, dijeron haber rcspondido, que, si porfiaban en que- rella poner en el edificio, todos habrlan mal fin, allende de que no serlan parte para ello; y desde aquel tiempo fu£ tenida por Guaca general, k la cual ofredan por las fuerzas del Inca. La setima Guaca se deda Ckackacomacaja: eran ciertos arboles puestos d mano, junto a los cuales estaba una pie- dra d quien hadan sacriticio porque el Inca no tuvicse ira. La octava'y liltima Guaca deste Ctque era un cerro alto llamado Ckuquipalta, que estd junto a la fortaleza, en 1 5 el cual estaban puestas tres piedras en representaci6n del Packayachachic, Intiillapa y Punchau; y en este cerro se hada sacrificio universal de niftos y niflas y figuras peque- f&as de lo mismo hechas de oro; y quemdbase ropa y car- neros, porque era 6ste tenido por adoratorio muy solemne. El quinto Ceqiie deste mismo camino y rumbo de Chin- chaysuyu se deda Cayao: contenia diez Guacas: la primera, Uamada Cusicancha, era el lugar donde naci6 Inca-Yupan- quit frontero del templo de Coricancka; y por esta razdn ofredan alU los del ay/lo Inacapanaca, La segunda Guaca era un templo Uamado Pucamarca, que estaba en las casas que fueron del licenciado de la Ga- ma (i); en el cual estaba un idolo del Trueno, dicho Cku- cuylla.

Bernabé Cobo, Historia del Nuevo Mundo. Бернабе Кобо. История Нового Света.
Tagged on:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

Залишити відповідь

13 visitors online now
13 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 22 at 01:28 pm UTC
This month: 45 at 10-18-2017 08:41 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Primera parte. Libro décimotercero, Libro catorce, Libro quince, Libro diez y seis.

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Primera parte. Libro décimotercero, Libro catorce, Libro quince, Libro diez y seis. Монах Педро...

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Primera parte. LIBRO QUINTO, LIBRO SETIMO, LIBRO OCTAVO, LIBRO NOVENO, Libro décimo, Libro undécimo, Libro duodécimo.

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Primera parte. LIBRO QUINTO, LIBRO SETIMO, LIBRO OCTAVO, LIBRO NOVENO, Libro décimo, Libro undécimo,...

Close