Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Primera parte. LIBRO QUINTO, LIBRO SETIMO, LIBRO OCTAVO, LIBRO NOVENO, Libro décimo, Libro undécimo, Libro duodécimo.


58 242 views

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Primera parte. LIBRO QUINTO, LIBRO SETIMO, LIBRO OCTAVO, LIBRO NOVENO, Libro décimo, Libro undécimo, Libro duodécimo.
Монах Педро де Агуадо. Исторический сборник. История Колумбии, Венесуэлы.

Edición original: Bogota, Empresa Nacional de Publicaciones. 1956-1957
Notas: En este libro de Recopilación Historial, Fray Pedro de Aguado describe como el emperador Carlos V le dió la gobernación de Santa Marta a don Pedro Fernández de Lugo.

| LIBRO QUINTO |1
En el libro quinto se trata de la pacificación y poblazón de la ciudad de Tocaima, hecha por el capitán Hernando Venegas Manosalvas, a quien después su majestad el Rey Don Felipe, nuestro señor, dio título de mariscal del Nuevo Reino de Granada. Fue hecha en el año de mil quinientos cuarenta y seis, con comisión y conducta del adelantado don Alonso Luis de Lugo, el cual en este tiempo gobernaba el Nuevo Reino. |

|Capítulo primero De cómo al capitán Hernando Venegas Manosalvas, que después fue | 2 mariscal del Reino, le fue dada conducta para que fuese a poblar un pueblo en las provincias de los indios Panches, y de cómo salió con gente y llegó a la provincia de Tocaima, y envió a Martín Yáñez Tafur a ver la tierra y traer de paz a los naturales de ella.

Andando don Alonso Luis de Lugo procurando oro con toda la solicitud a él posible para irse a España, como está dicho en el cuarto libro de esta primera parte, vino la nueva cómo los franceses habían robado y destruído a la ciudad de Santa Marta, de quien atrás hemos tratado; de lo cual recibió grande pena y turbación, porque él había dejado allí muchos soldados amigos suyos y muy principales, y tenía grande esperanza que para alcanzar su fin | 3, que era de irse a España, le habían de ayudar con algún oro, lo cual ellos no podían ya hacer con el mal suceso que con los franceses habían tenido; y con esta pena y turbación andaba muy triste y pensativo, imaginando lo que sería mejor hacer en este caso.

En este tiempo había dado comisión al capitán Juan de Céspedes, persona muy principal, para que fuese a poblar la provincia de los indios Panches y a sierras nevadas; y por ser Céspedes un hombre de quien el adelantado tenía grande confianza, y que de las cosas y guerras de Santa Marta tenía mucha experiencia, por haber estado en ella mucho tiempo, y ser de los primeros soldados que en ella habían entrado, acordó de nombrarle por su teniente general, y que dejando la población de los indios panches, fuese a socorrer a la ciudad de Santa Marta y poner en ella todo el reguardo posible, haciendo algunas fuerzas de donde, con la artillería que su padre el adelantado había traído y dejado en ella, se defendiesen los moradores de sus enemigos los franceses.

Tenía el capitán Juan de Céspedes ya juntos sesenta soldados, para ir a las sierras nevadas y provincia de los Panches, los cuales estaban pertrechados de armas y caballos que él les había dado y proveído de su propia hacienda y con sus dineros comprado. Pues como el capitán Hernando Venegas supiese que Juan de Céspedes dejaba la jornada que había encomenzado y quería hacer, por mandarle el adelantado ir a Santa Marta, rogó al adelantado don Alonso Luis de Lugo que le hiciese merced de darle a él la conducta de capitán, para que con la gente que el capitán Céspedes tenía junta, ir a poblar un pueblo en la provincia de Tocaima, que era donde Céspedes había de ir y para donde la había juntado. El adelantado, oída y vista la petición de Venegas, y conociendo su valor y ser, porque era caballero muy querido y amado de todos por su llaneza y afabilidad, se la dio, y nombrándole capitán le dio | 4 los sesenta soldados que Céspedes tenía.

Tenida ya la conducta y comisión, el capitán Venegas halló a toda su gente, y con la mayor brevedad que pudo se salió de la ciudad de Santafé, en seguimiento de su derrota y jornada. Nombró por sus capitanes y caudillos a Martín Yáñez Tafur, y a Salinas, y a Saucedo, y a Montero, aunque sólo el Martín Yáñez Tafur usó el oficio de capitán y caudillo en esta jornada, porque con dos salidas que hizo a traer la gente y naturales de paz, se pobló el pueblo, como adelante se dirá, y así no fue necesario que los demás usasen el oficio de capitanes.

Salió el capitán Venegas de la ciudad de Santafé con su gente en el año de cuarenta y seis, y caminando con ella llegó al pueblo de Tocaima, pueblo de los indios Panches, a los cuales los españoles les pusieron este nombre porque todos tienen las cabezas pandas y omolgas, por tener de costumbre de en naciendo ponérselas sus madres entre dos tablas apretadas como en prensas y traerlos así hasta que son ya grandes, y así les quedan las cabezas anchas y agudas de la parte alta, que si les quitan el cabello parecen mitras cerradas. Estuvo en este pueblo y asiento de Tocaima, Venegas, descansando con su gente sin sucederle cosa contraria, dos días; en los cuales 5 acordó que Martín Yáñez Tafur saliese con cuarenta soldados a correr la tierra y provincia y a que trayendo de paz a los naturales de ella, viese si hallaba algún asiento bueno y acomodado para fundar un pueblo en nombre de su majestad. Así salió Martín Yáñez con su gente, y fue a dar a una provincia de unos indios llamados Guacanaes, donde, siendo sentido de ellos, tomando las armas en las manos se pusieron en defensa de su tierra y casas; mas como llegasen a tentar las fuerzas de los españoles y hallasen en ellas tanta resistencia, acordaron aventajarse en el huir, pues no lo podían hacer en las armas. Las armas de que estos indios usan en sus guerras son flechas, lanzas, dardos y macanas; y aunque todos son corpulentos y de grandes ánimos, con mucha facilidad fueron ahuyentados de los nuestros, dejando sus casas y haciendas, frágiles y de poco precio, en poder de los cristianos; y asimismo los que con descuidados pasos se tardaron en huir, dejaron también las vidas. Fueron tomados en esta guazabara muchos bárbaros de todo sexo para el servicio de los españoles, y con ellos mucho despojo de oro en chagualas, que son como patenas, como en otra parte queda dicho | 6 , y otras piezas de oro que los españoles llaman caracoles, los cuales acostumbran estos indios a traer colgados en las narices. Tomáronse asímismo muchos catabres o canastos de cuentas blancas y cinchos de lo mismo, entretejidos en ellos muchos caracoles pequeños, que es un género de adorno para ellos de que usan en sus borracheras y bailes.

Con la victoria y contento del despojo o ranchería, que así se llama en estos tiempos el tomar, o por mejor decir, el hurtar en guerra y fuera de ella en estas partes, por disimulación y más honesto hablar, como en otras partes he dicho | 7 , detuviéronse los nuestros en este pueblo de los indios Guacanes, regocijando la victoria dos días, después de los cuales fue de acuerdo de todos que no se pasase más adelante sin dar cuenta a su capitán Venegas de lo sucedido, y así todos juntos se volvieron al real, donde fueron muy bien recibidos de los que en él habían quedado.

Sabido por el capitán Venegas el buen suceso que Martín Yáñez y su gente habían habido, para con mayor facilidad atraer a los bárbaros a su amistad y servidumbre, mandó soltar la mayor parte de los indios que Martín Yáñez y su gente habían traído para su servicio, a los cuales envió a su tierra, dándoles algunas cosas de rescates de España, como eran bonetes, cuchillos y cuentas, que no fue poca parte para que viniesen a servidumbre como vinieron de su propia voluntad y sin fuerza de armas; porque considerando los bárbaros el daño que de los nuestros habían recibido, y que no era menor el que les estaba aparejado si con obstinación tardaban en dar la paz a los españoles, acordaron de hacer de voluntad lo que entendían habían de hacer por fuerza; y así, otro día por la mañana, tomando de las cosas de comer que en sus casas tenían, se fueron al real de los españoles a darles las gracias por el beneficio de les haber soltado y enviado a sus parientes y amigos, y a se les ofrecer a servidumbre para todo lo que les quisiesen mandar.

El capitán Venegas los recibió, con sus dones y ofrecimientos, a servidumbre y paz, muy amigablemente, y haciéndoles buen tratamiento, con mucho amor, les dio de las cosas que de España tenía, y con lenguas les dio a entender el fin para que habían venido a su tierra él y sus compañeros, el cual no era para hacerles ningún mal ni daño, sino para ser sus amigos y defenderlos de quien mal o daño les quisiesen hacer, y para les enseñar muchas cosas que ellos ignoraban, tocantes a la salvación de sus ánimas y cuerpos, así de los trabajos de esta vida como de los de la otra. Todas estas cosas y otras muchas que el capitán Venegas trató y dijo a estos indios Guacanaes, las oyeron ellos con mucha atención y voluntad, lo cual dio harto contento a todos los que presentes estaban.

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Primera parte. LIBRO QUINTO, LIBRO SETIMO, LIBRO OCTAVO, LIBRO NOVENO, Libro décimo, Libro undécimo, Libro duodécimo.
Tagged on:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

Залишити відповідь

5 visitors online now
5 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 12 at 01:18 am UTC
This month: 30 at 08-16-2017 07:40 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Segunda parte. Libro quínto, Libro sexto, Libro séptimo, Libro octavo, Libro nono, Libro décimo

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Segunda parte. Libro quínto, Libro sexto, Libro séptimo, Libro octavo, Libro nono, Libro décimo,...

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Segunda parte. Монах Педро де Агуадо. Исторический сборник. Часть Вторая. Книга первая, Книга вторая, Книга третья, Книга четвертая. История Колумбии, Венесуэлы.

Fray Pedro de Aguado. Recopilación historial. Segunda parte. Libro primero, Libro segundo, Libro tercero, Libro cuarto. Монах Педро де Агуадо....

Close