Ulrico Schmidl. DERROTERO Y VIAJE AL RIO DE LA PLATA Y PARAGUAY.


17 726 views

Ulrico Schmidl. DERROTERO Y VIAJE AL RIO DE LA PLATA Y PARAGUAY.
Ульрих Шмидль. Путешествие к Рио-де-ла-Плата и Парагваю, и каков путь туда.

Ulrico Schmidl

DERROTERO Y VIAJE
AL RIO DE LA PLATA
Y PARAGUAY

Edición dirigida y prologada por

Roberto Quevedo

BIBLIOTECA PARAGUAYA

Ediciones NAPA

Asunción, Paraguay

Abril 1983

Retrato de Ulrico Schmidl. Pintura primitiva y anónima existente en el museo histórico de Straubing, que representa a un guerrero armado con espada y lanza, con media armadura en los brazos y protector de cuero. (Pulsar sobre el ícono para ver la imagen completa)

ULRICO SCHMIDL

El hombre y su obra

por

Roberto Quevedo

EDICIONES Y CODICES DE LA OBRA

La crónica histórica de Ulrico Schmidl cronológicamente es la segunda obra sobre la historia del Paraguay, ya que la primera son "Los Comentarios" de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, impreso en Valladolid en 1555. En 1567 aparece en Francfort del Maine la versión alemana de Schmidl. En la historiografía paraguaya del período hispano, es sin duda la que tuvo más éxito entre los impresores. Hoy día tiene cuarenta y tres ediciones con la presente, de las cuales veinte están en alemán, con traducciones al latín, francés, inglés, holandés. Es de 1731 la primera versión en castellano.

En su estudio sobre Schmidl, Efraím Cardozo afirma que se conocen tres códices o manuscritos de la obra, todos ellos en alemán y con letra del siglo XVI. El códice de Sttutgart, editado por J. Mondschein en 1893; el códice de Munich editado por Valentín Langmantel en 1889 y traducido al castellano por Samuel Lafone Quevedo en 1903; y el códice de Hamburgo hasta hoy no publicado. Existe un cuarto manuscrito que perteneció a la biblioteca Inhof-Ebner de Nuremberg, del que se carece de noticias desde 1839. Las ediciones del siglo XVI no se hicieron en base a ninguno de los códices conocidos. Los estudiosos del siglo pasado y del presente están de acuerdo, que el más antiguo y cercano al original es el de Sttutgart.

Por parecernos la más correcta y fidedigna para la "BIBLIOTECA PARAGUAYA", "Ediciones Napa", lanza esta edición facsímil y bilingüe castellano-alemán, de la ejecutada en Buenos Aires en 1948 con motivo del IV centenario de la fundación de esa ciudad. Es versión paleográfica en alemán y traducción al castellano de Edmundo Wernicke, hecha sobre el códice de Sttutgart. Están agregadas las notas de Wernicke. Publicamos los grabados de la edición latina de Hulsius de 1599 y destacamos su importancia, pues es la primera muestra de la iconografía paraguaya.

Antes de su impresión en 1567, la crónica del viaje del conquistador de Strubing, tuvo amplia difusión en copias manuscritas, como ocurrió con la historia del paraguayo Ruy Díaz de Guzmán. Con las seis primeras ediciones en el siglo XVI, ya la obra fue considerada como autoridad indiscutible en su materia en la historiografía mundial. Los historiadores jesuitas no dejaron de utilizarla y citarla. Félix de Azara fue el primero en comentar a nuestros primitivos historiadores. Considera a Schmidl el más exacto en la ubicación geográfica de las parcialidades indígenas y puntual en las distancias, pero no deja de criticar su exageración de hechos guerreros y la mala redacción de los nombres.

Es José María Gutiérrez quien realiza en 1876, el primer estudio completo de su obra y persona, afirmando que como testigo presencial de los hechos narrados, es amigo de la verdad y exactitud. Con anterioridad, en 1836 Pedro de Angelis afirmaba que la obra es "primer monumento de nuestra historia". En 1881 Mariano Pelliza prologa su edición, admirando su fortaleza de ánimo y no vulgar inteligencia.

Entre 1881 y 1893 los investigadores alemanes Johannes E. Mondschein y Valentín Langmantel publican trabajos de investigación sobre la obra y biografía de su paisano bávaro. En América estudia su actuación y analiza su obra Bartolomé Mitre, en 1890 y 1903, y lo hace en forma encomiable. Traza su parangón con Bernal Díaz del Castillo, como soldado e historiador de la conquista mexicana, aunque nuestro alemán no le iguale en genio literario.

En la Revista del Instituto Paraguayo, Manuel Domínguez lanza en 1900, la primera crítica adversa a Schmidl. Afirma: "Por la escasísima capacidad del autor, por el papel oscurísimo que jugó, por la edad en que compuso o hizo componer su libro, por la vehemente sospecha de haber sido un farsante, por tratarse de acontecimientos que hacía tantos años sucedieron, sin servirse de apuntes según las mayores probabilidades, por el estado de ánimo del público europeo para quien se escribió el libro"... ..."la historia que voy a analizar merece escasa fe"... En su examen crítico llega a la conclusión que la obra es "un lío capaz de dejarnos locos"... Señala errores de fechas que no coincidían cronológicamente con sus investigaciones sobre la conquista.

Inmediatamente le replica con ingenio Manuel Gondra, defendiendo las afirmaciones de Schmidl, dando motivo a una polémica mantenida en los diarios de la época. En Buenos Aires se hace eco Lafone Quevedo, publicando en la misma Revista del Instituto Paraguayo, su tesis sobre la veracidad de las afirmaciones de Schmidl. En 1912 el francés Pablo Groussac, con su mordacidad característica, afirma refiriéndose a Schmidl: "El rudo soldado bávaro no aprendió en veinte años de nomadismo platense a pronunciar ni escribir un solo nombre en castellano o indígena, pero fue testigo presencial de lo que relata"... por lo que considera a la obra de "un valor inapreciable". Luego de éste corto reconocimiento, el crítico francés le endilga gratuitamente el siguiente párrafo: "La doble vista del desgraciado bávaro llega a la degeneración características de los alcoholistas"...!

Fulgencio R. Moreno se muestra muy favorable a los testimonios de la crónica, sobre todo "después de los estudios hechos acerca del cronista alemán por el ilustre etnólogo argentino don Samuel Lafone Quevedo". Para el crítico literario Ricardo Rojas su prosa es mala y por excepción se encuentra alguna reminiscencia literaria, aludiendo a una comedia de Terencio. En su "Historia de la literatura argentina", dice que "su prosa es claudicante, de soldadote, pero con vivacidad de las cosas vistas"... Observa un constante realismo, donde se le descubre afición a las fiestas y a las mujeres indias; ejemplo: "Estas mujeres son muy hermosas y grandes enamoradas, muy corrientes y de naturaleza muy ardientes a mi modo de ver"... Rojas encuentra que Schmidl es lacónico y preciso en sus juicios, y que mostró a nuestros historiadores modernos "el sentido retrospectivo y el color de su tiempo".

Desde 1928 Edmundo Wernicke estudia y traduce el códice de Sttutgart. Lo juzga filológicamente, pretendiendo esclarecer la toponimia entre ortográfica y fonética, comparando los distintos códices y elaborando una teoría propia. No se adentra en la corrección cronológica o histórica. Rómulo Carbia en 1940 juzgó la labor de Wernicke como el aporte más serio y positivo sobre la crónica. Enrique de Gandía al prologar una edición le es favorable. Para Carlos R. Centurión en su "Historia de las Letras Paraguayas", lacónicamente afirma que el libro es ameno, "aunque exento de toda elegancia"...

Quien analiza y enumera todas las ediciones de Ulrico Schmidl, es Efraím Cardozo en su "Historiografía Paraguaya" de 1959. Luego de pasar revista a críticos favorables y retractores de la crónica, afirma: "La suya es la voz anónima de un soldado sin lustre ni hazañas, que se levanta ante la posteridad, no para justificar actuaciones personales por nadie discutidas, ni para inventar proezas sino para decir, en prosa sencilla, ingenua y vívida la historia de fatigas y penurias del pueblo en la obscura empresa de la conquista del Paraguay". Sostiene el historiador Cardozo que "ese valor social, más que sus inexistentes méritos literarios explica la enorme difusión que ha encontrado"...

El historiador boliviano Hernando Sanabria publica en 1974 una biografía de Schmidl sobre su aventura americana. Con una bibliografía al día y sin apartarse de la documentación, reconstruye la vida aventurera del bueno de Ulrico, contando sus andanzas por el Guapay en los confines de las tierras cruceñas. Lo hace con un castellano limpio, claro y elegante con sabor romántico. Es la biografía que faltaba.

El último aporte importante sobre la obra de Schmidl, lo hizo Vicente Pistilli S., con su "Cronología de Ulrich Schmidel" en 1980. Su investigación es prueba irrefutable sobre la cronología de Schmidl. Lo hace con buen aparato científico, comparativo y demostrativo, usando varias hipótesis, sobre los calendarios que pudo haber usado el conquistador alemán. Llega a la conclusión, demostrando que fue el calendario Juliano y del rito Galicano, comparándolo con el calendario oficial Gregoriano.

Con esta demostración, se acrecienta el valor histórico de la obra de Schmidl.

Ulrico Schmidl. DERROTERO Y VIAJE AL RIO DE LA PLATA Y PARAGUAY.
Tagged on:                                                                                                                                                                                                                                                                                         

Залишити відповідь

9 visitors online now
9 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 12:18 am UTC
This month: 36 at 05-15-2017 01:26 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
JOSEPH DE ANTEQUERA Y CASTRO. CARTAS.

JOSEPH DE ANTEQUERA Y CASTRO. CARTAS. Хосеф де Антекера-и-Кастро. Письма.

Ruy Díaz de Guzmán. Anales del Descubrimiento, Población y Conquista del Río de la Plata.

Ruy Díaz de Guzmán. Anales del Descubrimiento, Población y Conquista del Río de la Plata. Руй Диас де Гусман. Летопись...

Close