Actas Capitulares del Cabildo de Asunción del Paraguay. Siglo XVI


46 791 views

Actas Capitulares del Cabildo de Asunción del Paraguay.

Siglo XVI

Municipalidad de la Ciudad de Asunción

© 2001

MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE ASUNCION

PRESENTACIÓN

Asunción, Centro de Conquista del Río de la Plata, es quizás una de las pocas ciudades de América que no cuenta con la publicación de sus Actas Capitulares. Muchos han sido los intentos por ordenar y transcribir dichos documentos, pero nunca hasta ahora se concretó tan loable propósito. Ante tanta historia dormida y como respuesta a un deber de justicia, hemos encomendado el ordenamiento, transcripción y edición de las mismas a los historiadores e investigadores Roberto Quevedo, Margarita Durán Estragó, Alberto Duarte y al paleógrafo, experto en organización y administración de archivos nacionales, Aníbal Solís.

Este primer volumen, lo más completo posible, es el resultado de ese esfuerzo y lo presentamos a nuestra Ciudad Madre, como un homenaje de la Municipalidad de Asunción en el marco de la celebración de "Asunción, Capital Iberoamericana 2001".

El Fuerte Militar erigido por el capitán Juan de Salazar de Espinoza en1537 fue un lugar de tránsito, un "trampolín" que podría haber desaparecido una vez descubierta la "Sierra de la Plata". Louis Necker habla de la colonización del Paraguay como un accidente histórico: "Ella fue el resultado del fracaso de una tentativa de conquista a los Incas por el este".

La noticia de la existencia de un fabuloso imperio con tesoros de oro y plata movió a muchos navegantes europeos a lanzarse a la aventura. Uno de ellos fue don Pedro de Mendoza que con 1.500 hombres y 14 navíos entró en el estuario del Río de la Plata donde fundó el fuerte de Buenos Aires en 1536. Como sus tripulantes no eran agricultores, sino soldados, consideraron humillante trabajar la tierra para sobrevivir y exigieron alimentos a los nativos del lugar. Los Querandíes, cazadores-recolectores, se negaron a proveer de bastimentos a tantos estómagos hambrientos; por el contrario, les hicieron guerra atacando permanentemente el fuerte militar. El hambre, la incertidumbre y la muerte de muchos compañeros no amilanaron los ánimos de algunos expedicionarios que remontando el río Paraná fueron en busca de aquellas riquezas. Llegaron a las tierras de los Carios-Guaraníes que, a diferencia de los del sur, le suministraron víveres y algunos "vaqueanos" para el viaje. El capitán Juan de Salazar de Espinoza fundó allí un fuerte militar el día de la Virgen de la Asunción de 1537.

Se repartieron solares y tierras para las chacras de los españoles. Se construyeron casas y se cercó la población con troncos cortados de los abundantes montes. Los soldados carecían de ropa y municiones, pero los indígenas tenían algodón, aunque según Francisco de Aguirre, sólo tejían mantas. Necesitaban plomo y azufre para las municiones y poco tiempo después contaron con una fábrica de pólvora. Todo el trabajo lo realizaban los indígenas "amigos" de los españoles.

Después de realizar Irala varias exploraciones hacia el Yvytyruzu y Tebicuary, los Carios comenzaron a inquietarse por las reiteradas salidas impuestas por los españoles y tramaron una conspiración para la Semana Santa de 1540. Si la elección de Irala fue en octubre de 1539, el atentado debió fijarse para los días santos del siguiente año. Como se sabe, una indígena al servicio de Salazar traicionó a los suyos revelando el plan de ataque.

Los principales cabecillas fueron ahorcados y descuartizados y al resto se les perdonó la vida devolviéndoles la "libertad". A partir de entonces los Carios comenzaron a temer y respetar a los españoles a quienes dieron sus hijas emparentándose con ellos.

La total despoblación de Buenos Aires tuvo lugar los primeros días de junio o más adelante tal vez, pues consta que el gobernador Irala todavía se encontraba allí el 30 de mayo de 1541. Todo quedó abandonado "a la discreción de los naturales" y se soltaron cinco yeguas y dos caballos que al poco tiempo crecieron en número. El 2 de setiembre del mismo año llegaron al fuerte de Asunción dos naves que traían de Buenos Aires 11 pieles de nutria y venadillo, 131 cueros de venado y 15 arrobas y 2 azumbres de manteca de pescado, lo que habla de la abundancia de la caza y la pesca en aquella región.

Asunción quedó como "puerto de salvamento". Los conquistadores optaron por la tierra de los Carios debido a la economía agrícola de los mismos y a la "alianza" pactada con ellos después de aquel frustrado complot de 1540. Asunción, la única base de operaciones de la empresa conquistadora, se había fortalecido con los hombres que llegaron de Buenos Aires y días después, el gobernador Irala instituyó el Cabildo el 16 de setiembre de 1541. A partir de entonces, aquel modesto caserío dejó de ser un fuerte militar para convertirse en una entidad jurídica, en una ciudad con un gobierno propio, liberada del régimen militar.

Desde el punto de vista edilicio, Asunción siguió siendo el mismo rancherío y aunque llegó a ocupar más de una legua de este a oeste y más de un tercio de legua de norte a sur, no tenía ninguna ordenación por cuadras y solares iguales, sino calles anchas y angostas que salían y cruzaban a las principales algunos lugares de Castilla, al decir de Ruy Díaz de Guzmán. Y éstas, antes que calles, eran surcos abiertos por los raudales.

La erección del Cabildo tuvo lugar en la Iglesia Mayor, allí se reunieron el teniente de gobernador Domingo Martínez de Irala, los oficiales Alonso Cabrera, Garci Venegas y Carlos Dubrín y en presencia del escribano Juan de Valdez y Palenzuela acordaron la creación del mismo.

El acta de fundación del Cabildo recogido por Aguirre en su libro "Diario del Capitán de Fragata D. Juan Francisco Aguirre", Tomo II - Primera Parte, Documento Cuarto, expresa en su prolegómeno que los reyes han dispuesto que todos los pueblos fuesen regidos y gobernados por consejo y ayuntamientos de regidores. Los arriba citados dispusieron cuanto sigue:

"Haya e residan en dicho pueblo cinco regidores los cuales se junten en Cabildo con la Justicia en los días que por ellos fuese acordado para que entiendan en todas las cosas concernientes a la buena gobernación de esta ciudad de la Asunción, los cuales hayan y puedan hacer las ordenanzas municipales que cerca de las cosas susodichas les pareciese ser más convenientes...".

Entre las principales funciones del Cabildo se hallaban las de dictar ordenanzas municipales con fuerza y vigor de ley y establecer penas para los transgresores. Integraron el primer Cabildo el capitán Juan de Ortega, alguacil mayor; Pedro Díaz del Valle, alcalde mayor; Juan de Salazar de Espinoza, alcalde de primer voto; Alonso Cabrera y Garci Venegas, regidores. Los cabildantes se reunían en la Iglesia Mayor como era costumbre y los acuerdos entre Irala y los oficiales reales se celebraban todos los lunes en las casas moradas del gobernador.

También acordaron el procedimiento de elección que debía hacerse limpia y sanamente. El primero de enero de 1542 debían ser llamados por voz y son de campanas, los vecinos, conquistadores y pobladores. Ellos escogían a dos electores, los más idóneos y suficientes, para ejercer el oficio de regidores. Estos a su vez eligieron a diez personas cuyos nombres se escribían en unos papeles que se metían en un cántaro. Un niño sin malicia sacaría cinco papeletas y aquellos cuyos nombres salieren serían los nuevos regidores. El Cabildo electo debía durar hasta setiembre de 1543 y para cumplir con su cometido se le adjudicaron las multas por la trasgresión de las ordenanzas.

Entre las primeras medidas adoptadas se halla la emisión de monedas. Como no había oro ni plata en la provincia, ni otras cosas en la tierra para poder contratar, se fijaron los siguientes valores: Un anzuelo de malla = 1 maravedí; un anzuelo de rescate = 5 maravedíes; un escoplo = 16 maravedíes; una cuña = 50 maravedíes; una cuña de yunque = 100 maravedíes. Estos valores se aplicaron después a los géneros del país para su comercio exterior. La gestión del Cabildo dio sus frutos, pues demostró que se podía mantener y desarrollar la provincia sin la circulación de monedas selladas.

El Cabildo comenzó a intervenir en la vida cotidiana, con sus aciertos y errores, durante toda la época colonial y parte de la independiente. Las municipalidades de hoy tuvieron su origen en dicha institución, lo mismo que la jerarquización de Asunción al elevarse a la categoría de ciudad.

Es el deseo de esta administración municipal que prosigan los trabajos de ordenamiento, transcripción y edición de las Actas Capitulares de Asunción correspondientes a los siglos XVII, XVIII y XIX. Se ha dado un paso importante, pero aún queda mucha historia por develar.

Martín Burt

Intendente de Asunción

Actas Capitulares del Cabildo de Asunción del Paraguay. Siglo XVI
Tagged on:                                                                                                                                                                                                 

Залишити відповідь

20 visitors online now
20 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 34 at 08:18 pm UTC
This month: 43 at 09-12-2017 03:19 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Bibliografía Guaraní. Библиография по народу и языку Гуарани.

Bibliografía Guaraní Библиография по народу и языку Гуарани.

Bibliografía General de la Historia del Paraguay.

Bibliografía General de la Historia del Paraguay. Библиография Истории Парагвая.

Close