5 015 views

Historia natural del Gran Chaco.
Естественная история Гран-Чако.

Historia natural del Gran Chaco. Reseña sobre misioneros y exploradores hasta finales del siglo XIX

1. Resumen
2. Introducción
3. Misioneros jesuitas
4. Otros misioneros, viajeros y expediciones militares
5. Bibliografía citada
6. Ilustraciones

RESUMEN

Se describen los principales viajes y exploraciones que contienen datos de interés naturalístico referidos al Gran Chaco argentino y sus adyacencias desde el siglo XVI hasta finales del siglo XIX. Entre los protagonistas más importantes se destacan algunos misioneros jesuitas como Joseph Jolís, Martín Dobrizhoffer, José Sánchez Labrador y Florián Paucke, entre otros. Después de la expulsión de los jesuitas, recorrieron la región varios misioneros franciscanos. Posteriormente se sucedieron diversas exploraciones y expediciones militares. Sobresale en este sentido la figura de Félix de Azara, por sus numerosos e importantes aportes aparecidos a principios del siglo XIX. En 1881, Jorge Luis Fontana publicó "El Gran Chaco", obra de indispensable consulta. Poco después, en 1889, Amadeo J. Baldrich, realiza varios viajes a la región, destacándose por sus contribuciones tanto naturalísticas como geográficas.

INTRODUCCIÓN

Desde comienzos de la conquista española se registraron las primeras entradas al Gran Chaco. Alejo García llegó desde el Paraguay por tierra entre 1521 y 1525, Ayolas remontó en 1537 los ríos Paraná y Paraguay (Scunio 1972). Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) fundó en 1585 el pueblo de Concepción de la Buena Esperanza del Río Bermejo, lugar estratégicamente ubicado para servir a las comunicaciones entre el Alto Perú y Asunción del Paraguay. El sitio fue continuamente saqueado por los indios hasta que en 1631 un malón lo destruyó casi por completo. El Teniente de Gobernador de Corrientes Manuel Cabral de Alpoin, escribía en 1632 al gobernador de Buenos Aires las penurias pasadas: "… el socorro se envió al Río Bermejo, el mejor que se pudo, y yo acerca de su despoblación no podré dar a V. S. la cuenta más verdadera por no haber visto el modo que tuvo; sólo digo que por ningún caso se podía conservar y los que se han escapado con las vidas deben dar infinitas gracias a Nuestro Señor".

A partir de entonces el Gran Chaco sólo fue recorrido por misioneros acompañados a veces por militares, sin haber sido poblado con asentamientos definitivos hasta mediados del siglo XVIII, a tal punto que las ruinas de Concepción del Bermejo fueron redescubiertas en 1943, a la altura del meridiano 62º, en la margen derecha del río Bermejo o, según otros autores cerca del kilómetro 75 del camino entre Presidencia Roque Sáenz Peña y Fortín Lavalle, a considerable distancia del río Bermejo.

La toponimia "Chaco" aparece por primera vez en el siglo XVI. El misionero jesuita Pedro Lozano, destinado a las misiones del Paraguay en 1717, acopió información sobre la historia y la naturaleza de la región (Lozano 1989). El vocablo, de origen quechua, significa dar caza en conjunto a los animales. Al respecto Lozano escribió: "La etimología de este nombre, Chaco, indica la multitud de naciones que pueblan esta región. Cuando salen a cazar los indios y juntan de varias partes las vicuñas y guanacos, aquella muchedumbre se llama chacu, en lengua quechua...".

Según Lestani y López Piacentini (1947) el "chacú" se realizaba en el altiplano en tiempos del imperio incaico, y la costumbre y su denominación llegaron a las llanuras llevadas por los aimaráes y otros tributarios del imperio. El vocablo degeneró luego en boca de los conquistadores, que llamaron Chaco a la región boscosa. Dichos autores mencionan también que el origen del vocablo "Gualamba" deriva del nombre "Guacane", quien fuera un lugarteniente del Inca que gobernó la región luego de una invasión del imperio.

En 1733 Lozano publicó "Descripción Corográfica del Gran Chaco Gualamba" y desde entonces el término Chaco Gualamba se generalizó hasta nuestros días. A él se deben también las primeras noticias referentes a las incursiones del capitán Ledesma, el Padre Diego Osorio, Andrés de Manzo y el capitán Lasarte, quienes alrededor de 1638 cruzaron o estuvieron en las cercanías del río Pilcomayo o "río de los pájaros".

MISIONEROS JESUITAS

Muchos jesuitas participaron en sucesos históricos o políticos relacionados con la conquista del Chaco y hasta algunos dejaron sus vidas evangelizando a los indios, que temerosos o provocados por los conquistadores respondieron cobrando también vidas inocentes. Por ello a la región se la llamó "el sepulcro de los misioneros2"(Scunio 1972). De este modo el Gran Chaco quedó relegado mucho tiempo a las investigaciones de estudiosos o naturalistas, de quienes recién tendremos observaciones científicas a partir de principios del siglo XX.

Las reducciones que se fundaron estuvieron por lo general en los bordes del Gran Chaco, algunas de ellas se mudaron de lugar y otras desaparecieron o fueron destruidas, destacándose San Jerónimo (actual Reconquista, Santa Fe), San Fernando (actual Resistencia, Chaco) y Rosario del Timbó (actual Herradura, Formosa), todas ubicadas a la vera de los ríos Paraná y Paraguay; dentro de lo que actualmente conocemos como Chaco Húmedo. Por otra parte se encontraban las reducciones de San Esteban de Miraflores, Macapillo o Nuestra Señora del Pilar, Petacas, etc., localizadas en el oeste en cercanías del río Salado del Norte o Juramento.

Unos pocos misioneros jesuitas lograron recorrer aquellas vastedades. Nos referiremos brevemente a algunos, por cuanto de ellos conocemos las primeras noticias relativas a la flora y fauna del Gran Chaco.

Alonso Barzana y Pedro de Añasco

Misionaron entre indios Vilelas y Lules. Como refiere Furlong (1938b): "El primero que con singular intrepidez acometió esta empresa fue el P. Alonso Barzana. En 1593, después de haber trabajado heroica y abnegadamente entre los Lules y Matarás, partió del Tucumán hasta la ciudad de Corrientes, a través de las inmensas llanuras y espesos bosques chaqueños".

Gabriel Patiño

A este jesuita se debe el topónimo de los grandes esteros formoseños del río Pilcomayo medio que llevan su nombre. Su viaje se inició el 14 de agosto de 1721, en compañía de otros religiosos y una guardia de soldados, los que partierron desde el Paraguay y navegaron el Pilcomayo, (Lista 1998). Anotó este misionero hacia el día 20 que "... El río tiene más de 19 varas de profundidad y como 39 de ancho. Las corrientes del Paraguay rebalsan hasta algunas leguas adentro del Pilcomayo, haciendo subir el nivel de éste. Tierra llana, arboledas, palmeras, lagunas y esteros a ambos lados." Para los días 7 y 8 de septiembre de 1721 se lee, "... Bosques, esteros y lagunas en ambas orillas... a lo lejos campos limpios y grandes palmeras. Distancia recorrida 78 leguas". Día 2 de noviembre: "... En las 60 leguas precedentes se crían en las riberas unas cañas fuertes y sólidas, que [los indios] llaman Huybá (Totoras), porque su flor sirve para flechas, son útiles para techos. Muchos tigres en la distancia indicada..." Patiño fue asesinado por los indios a fines de 1721

Antonio Moxi

Misionó entre los Vilelas del sudeste de Salta (Furlong 1939) y describió interesantes notas sobre la fauna, entre las que se destacan "…Tigres en abundancia, Leopardos, Osos Hormigueros, Aguarás, Ciervos, Corsuelas, Antas, por otro nombre la Gran bestia, Jabalíes de tres castas, y a los cuales los indios dan diferentes nombres,...". Recordemos que recién a fines de los años 70 ya en el siglo XX, la ciencia confirmó que había tres especies de pecaríes o "chanchos" y no dos como hasta ese momento se creyó, (el último en describirse fue el Chancho Quimilero Catagonus wagneri). Además Moxi describió algunas especies de reptiles y aves, de las cuales "... las más ordinarias son Avestruces, Charatas, Chuñas, Perdices de dos especies, Loros, Patos de muchas raleas, Palomas, Tórtolas y otras innumerables."

Vicente Olcina

Historia natural del Gran Chaco.
Tagged on:                                                                                                                                                                                                         

Залишити відповідь

3 visitors online now
3 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 02:26 am UTC
This month: 45 at 10-18-2017 08:41 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
CARLOS R. CENTURION. HISTORIA DE LAS LETRAS PARAGUAYAS. Tomo 1

CARLOS R. CENTURION. HISTORIA DE LAS LETRAS PARAGUAYAS. Tomo I. Карлос Р. Сентурион. История парагвайских гуманитарных наук.

Bibliografía del período colonial peruano: 1532-1780.

Bibliografía del período colonial peruano: 1532-1780. Библиография колониального периода в Перу: 1532-1780 гг.

Close