Франсиско де Херес. Правдивое сообщение о завоевании Перу. 1534. Francisco de Xerez (Jerez). Verdadera relación de la conquista del Perú


25 045 views

principales.. Luego venía mucha gente en escuadras con coronas de
oro y plata. Luego que los primeros entraron en la plaza,
apartáronse y dieron lugar a los otros. En llegando Atabaliba en
medio de la plaza, hizo que todos estuviesen quedos, y la litera en
que él venía y las otras en alto: no cesaba de entrar gente en la
plaza. De la delantera salió un capitán, y subió en la fuerza de la
plaza, donde estaba el artillería, y alzó dos veces una lanza a
manera de seña. El Gobernador, que esto vio, dijo al padre fray
Vicente que si quería ir a hablar a Atabaliba con un faraute; él
dijo que sí, y fue con una cruz en la mano y con la Biblia en la
otra, y entró por entre la gente hasta donde Atabaliba estaba, y le
dijo por el faraute: «Yo soy sacerdote de Dios, y enseño a los
christianos las cosas de Dios, y asimesmo vengo a enseñar a
vosotros. Lo que yo enseño es lo que Dios nos habló, que está en
este libro. Y por tanto, de parte de Dios y de los christianos te
ruego que seas su amigo, porque así lo quiere Dios; y venirte ha
bien dello; y ve a hablar al Gobernador, que te está esperando.
Atabaliba dijo que le diese el libro para verle y él se lo dio
cerrado; y no acertando Atabaliba a abrirle, el religioso estendió
el brazo para lo abrir, y Atabaliba con gran desdén le dio un golpe
en el brazo, no queriendo que lo abriese; y porfiando él mesmo a
abrirlo, lo abrió; y no maravillándose de las letras ni del papel
como otros indios, lo arrojó cinco o seis pasos de sí. E a las
palabras que el religioso había dicho por el faraute respondió con
mucha soberbia diciendo: «Bien sé lo que habéis hecho por ese
camino, cómo habéis tratado a mis caciques y tomado la ropa de los
bohíos». El religioso respondió: «Los christianos no han hecho esto;
que unos indios trujeron ropa sin que él lo supiese; y él la mandó
volver». Atabaliba dijo: «No partiré de aquí hasta que toda me la
traigan». El religioso volvió con la respuesta al Gobernador.
Atabaliba se puso en pie encima de las andas, hablando a los suyos
que estuviesen apercebidos. El religioso dijo al Gobernador todo lo
que había pasado con Atabaliba, y que había echado en tierra la
sagrada Escriptura. Luego el Gobernador se armó un sayo de armas de
algodón, y tomó su espada y adarga, y con los españoles que con él
estaban entró por medio de los indios; y con mucho animo, con solos
cuatro hombres que le pudieron seguir allegó hasta la litera donde
Atabaliba estaba, y sin temor le echó mano del brazo, diciendo:
«Santiago». Luego soltaron los tiros y tocaron las trompetas, y
salió la gente de pie y de caballo. Como los indios vieron el tropel
de los caballos, huyeron muchos de aquellos que en la plaza estaban;
y fue tanta la furia conque huyeron, que rompieron un lienzo de la
cerca de la plaza, y muchos cayeron unos sobre otros. Los de caballo
salieron por encima dellos hiriendo y matando, y siguieron el
alcance. La gente de pie se dio tan buena priesa en los que en la
plaza quedaron, que en breve tiempo fueron los más dellos metidos a
espada. El Gobernador tenía todavía del brazo a Atabaliba, que no le
podía sacar de las andas como estaba en alto. Los españoles hicieron
tal matanza en los que tenían las andas, que cayeron en el suelo; y
si el Gobernador no defendiera a Atabaliba, allí pagara el soberbio
todas las crueldades que había hecho. El Gobernador, por defender a
Atabaliba, fue herido de una pequeña herida en la mano. En todo esto
no alzó indio armas contra Español; porque fue tanto el espanto que
tuvieron de ver entrar al Gobernador entre ellos, y soltar de
improviso el artillería y entrar los caballos de tropel, como era
cosa que nunca habían visto; con gran turbación procuraban más huir
por salvar las vidas que de hacer guerra. Todos los que traían las
andas de Atabaliba pareció ser hombres principales, los cuales todos
murieron, y también los que venían en las literas y hamacas. El de
una litera era su paje y gran señor a quien él mucho estimaba; y los
otros eran señores de mucha gente y consejeros suyos. Murió también
el cacique señor de Caxamalca. Otros capitanes murieron, que por ser
gran número no se hace caso dellos, porque todos los que venían en
guarda de Atabaliba eran grandes señores. El Gobernador se fue a su
posada con su prisionero Atabaliba, despojado de sus vestiduras, que
los españoles se las habían rompido por quitarle de las andas. Cosa
fue maravillosa ver preso en tan breve tiempo a tan gran señor, que
tan poderoso venía. El Gobernador mandó luego sacar ropa de la
tierra y le hizo vestir; y asentar cerca de sí, aplacándole del
enojo y turba-ción que tenía de verse tan presto caído de su estado.
Entre otras muchas palabras, le dijo el Gobernador: «No tengas por
afrenta haber sido preso y desbaratado, porque los christianos que
yo traigo, aunque son pocos en número, con ellos he sujetado más
tierra que la tuya y desbaratado otros mayores señores que tú,
poniéndolos so el señorío del Emperador, cuyo vasallo soy, el cual
es señor de España y del universo mundo, y por su mandado venimos a
conquistar estas tierras, porque todos vengáis en conoscimiento de
Dios y de su santa fe cathólica. Y con la buena demanda que traemos
permite Dios, criador de cielo y tierra y de todas las cosas
criadas: porque le conozcáis y salgáis de la bestialidad y vida
diabólica en que vivís, que tan pocos como somos subjetemos tanta
multitud de gente. Y cuando hubiedes visto el error en que habéis
vivido, conosceréis el beneficio que recebís en haber venido
nosotros a esta tierra por mandado de su majestad. Y debes tener a
buena ventura que no has sido desbaratado de gente cruel como
vosotros sois, que no dais vida a ninguno. Nosotros usamos de piedad
con nuestros enemigos vencidos, y no hacemos guerra sino a los que
nos la hacen, y podiéndolos destruir, no lo hacemos, antes los
perdonamos; que teniendo yo preso al cacique señor de la isla, lo
dejé porque de ahí adelante fuese bueno; y lo mesmo hice con los
caciques señores de Túmbez y Chilimasa y con otros, que teniéndolos
en mi poder, siendo merecedores de- muerte les perdoné. Y si tú
fuiste preso, y tu gente desbaratada y muerta, fue porque venías con
tan gran ejército contra nosotros, enviándote a rogar que vinieses
de paz. Y echaste en tierra el libro donde estála palabra de Dios,
por esto permitió nuestro Señor que fuese abajada tu soberbia, y que
ningún indio pudiese ofender al español».
Hecho este razonamiento por el Gobernador, respondióAtabaliba
que había sido engañado de sus capitanes, que ledijeron que no
hiciese caso de los españoles; que él de pazquería venir, y los
suyos no le dejaron, y que todos los quse lo aconsejaron eran
muertos; que bienhabía visto la boredad y ánimo de los españoles; y
que Mayzabilica mintió en todo lo que envió a decir de los
christianos.
Como ya fuese de noche, y viese el Gobernador que noeran
recogidos los que habían ido en el alcance, mandó tirar los tiros y
tañer las trompetas porque se recogiesen. Dende a poco rato entraron
todos en el real con gran presa de gente que habían tomado a vida,
en que había más de tres mil personas. El Gobernador les preguntó si
venían todos buenos. Su capitán general, que con ellos venía,
respondió que sólo un caballo tenía una pequeña herida. El
Gobernador dijo con mucha alegría: «Doy muchas gracias aDios nuestro
Señor, y todos, señores, las debemos dar, por tan gran milagro como
en este día por nosotros ha hecho. Y verdaderamente podernos creer
que sin especial socorro suyo no fuéramos parte para entrar en esta
tierra, cuanto más para vencer una tan gran hueste. Plega a Dios por

Франсиско де Херес. Правдивое сообщение о завоевании Перу. 1534. Francisco de Xerez (Jerez). Verdadera relación de la conquista del Perú
Tagged on:                                                                                             

Залишити відповідь

Цей сайт використовує Akismet для зменшення спаму. Дізнайтеся, як обробляються ваші дані коментарів.

39 visitors online now
39 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 71 at 04:28 am UTC
This month: 173 at 12-13-2018 10:38 am UTC
This year: 254 at 02-02-2018 01:06 am UTC
Read previous post:
Хорхе Хуан и Антонио де Ульоа. Секретные сведения об Америке. Часть вторая. Jorge Juan y Antonio de Ulloa. DISCURSO Y REFLEXIONES POLITICAS SOBRE EL ESTADO PRESENTE DE LA MARINA EN LOS REINOS DEL PERU

Хорхе Хуан и Антонио де Ульоа. Секретные сведения об Америке. Часть вторая. Jorge Juan y Antonio de Ulloa. DISCURSO Y...

Хорхе Хуан и Антонио де Ульоа. Секретные сведения об Америке. Jorge Juan y Antonio de Ulloa. NOTICIAS SECRETAS DE AMERICA

Хорхе Хуан и Антонио де Ульоа. Секретные сведения об Америке. Jorge Juan y Antonio de Ulloa. NOTICIAS SECRETAS DE AMERICA.

Close