Описания путешествий к Зачарованному городу, или к городу Цезарей. DERROTEROS Y VIAGES A LA Ciudad Encantada, ó de los Césares


7 736 views

Описания путешествий к Зачарованному городу, или к городу Цезарей.
DERROTEROS Y VIAGES A LA Ciudad Encantada, ó de los Césares. QUE SE CREIA EXISTIESE EN LA CORDILLERA, AL SUD DE VALDIVIA.

Primera Edicion.

BUENOS-AIRES.

IMPRENTA DEL ESTADO, 1836.

DISCURSO PRELIMINAR

A LAS

NOTICIAS Y DERROTEROS

DE LA

CIUDAD DE LOS CESARES.

Pocas páginas ofrece la história, de un carácter tan singular como las
que le preparamos en las noticias relativas á la _Ciudad de los
Césares_. Sin mas datos que los que engendraba la ignorancia en unas
pocas cabezas exaltadas, se exploraron con una afanosa diligencia los
puntos mas inaccesibles de la gran Cordillera, para descubrir los
vestigios de una poblacion misteriosa, que todos describian, y nadie
habia podido alcanzar.

En aquel siglo de ilusiones, en que muchas se habian realizado, la
imaginacion vagaba sin freno en el campo interminable de las quimeras, y
entre las privaciones y los peligros, se alimentaban los hombres de lo
que mas simpatizaba con sus ideas, ó halagaba sus esperanzas. El
espectáculo inesperado de tantas riquezas, amontonadas en los templos y
palacios de los Incas, avivó los deseos y pervirtió el juicio de esos
felices aventureros, que no contentos con los frutos opimos de sus
victorias, se prometian multiplicarlos, ensanchando la esfera de sus
conquistas.

El contraste entre la abundancia de los metales preciosos en América, y
su escasez, tan comun en aquel tiempo en Europa, y mas especialmente en
España, explica esta sed inextinguible de oro en los que marchaban bajo
los pendones de Cortes y Pizarro. La disciplina militar no era entonces
tan severa que enfrenase la licencia del soldado, y escarmentase la
prevaricacion de los gefes. Nervio principal del poder de los reyes, y
ciegos instrumentos de sus venganzas, los egércitos disfrutaban de la
impunidad con que suele recompensarse esta clase de servicios, y ninguna
barrera era capaz de contener el brazo de esos indómitos satélites del
despotismo. Si hay quien lo dude, contemple la suerte de Roma, profanada
por los soldados de un general de Carlos V, casi en la misma época en
que sus demas caudillos anegaban en sangre á regiones enteras del Nuevo
Mundo.

Ninguna de las pasiones nobles, que suelen agitar el corazon de un
guerrero, templó esa sórdida ambicion de riquezas, que cegaba los
hombres, y los hacia insensibles á los mismos males que sufrian. Los
planes que se frustraban eran facilmente reemplazados por otros no menos
efímeros y fantásticos; y las últimas empresas sobrepujaban casi siempre
en temeridad á las que las habian precedido. No contentos con lo mucho
que habian disipado, buscaban nuevos recursos para fomentar su natural
propension á los gustos frívolos, cuando no era á los vicios ruinosos.

Bajo el imperio de estas ilusiones, acogian todas las esperanzas,
prestaban el oido á todas las sugestiones, y estaban siempre dispuestos
á arrostrar los mayores peligros, cuando se les presentaban en un camino
que podia conducirlos á la fortuna. Es opinion general de los escritores
que han tratado del descubrimiento del Rio de la Plata, que lo que mas
influyó en atraerle un número considerable y escogido de conquistadores,
fué el nombre. Ni el fin trágico de Solis, ni el número y la ferocidad
de los indígenas, ni el hambre que habia diezmado á una porcion de sus
propios compatriotas, fueron bastantes á retraerlos de un país que los
brindaba con fáciles adquisiciones. Pero pronto reconocian su error, y
el vácio que dejaba este desengaño hubiera sido abrumante, si no
hubiesen tenido á su disposicion un _Dorado_ y los _Césares_ para
llenarlo.

Estas dos voces, que son ahora sin sentido para nosotros, fueron
entonces el alma de muchas y ruinosas empresas. Los gobiernos de Lima,
Buenos Aires y Chile, distrayéndose de las atenciones que los rodeaban,
tendian la vista hácia estas poblaciones misteriosas, reiterando sus
conatos para alcanzarlas; y las noticias que circulaban sobre su
existencia, eran tan circunstanciadas y concordes, que arrancaban el
convencimiento. Se empezó por repetir lo que otros decian, y se acabó
por hablar como testigos oculares.

De los Césares sobre todo se discurria con la mayor precision y
evidencia. Eran ciudades opulentas, fundadas, segun opinaban algunos,
por los españoles que se salvaron de Osorno y de los demas pueblos que
destruyeron los Araucanos en 1599; ó segun otros, por los restos de las
tripulaciones de los buques naufragados en el estrecho de Magallanes.
"La ciudad principal, (puesto que se contaban hasta tres) estaba en
medio de la laguna de _Payegué_, cerca de un estero llamado _Llanquecó_,
muy correntoso y profundo. Tenia murallas con fosos, rebellines y una
sola entrada, protegida por un puente levadizo y artilleria. Sus
edificios eran suntuosos, casi todos de piedra labrada, y bien techados
al modo de España. Nada igualaba la magnificencia de sus templos,
cubiertos de plata maciza; y de este mismo metal eran sus ollas,
cuchillos, y hasta las rejas de arado. Para formarse una idea de sus
riquezas, baste saber que los habitantes se sentaban en sus casas en
asientos de oro! Gastaban casaca de paño azul, chupa amarilla, calzones
de _buché_, ó bombachos, con zapatos grandes, y un sombrero chico de
tres picos. Eran blancos y rubios, con ojos azules y barba cerrada.
Hablaban, un idioma ininteligible á los españoles y á los indios; pero
las marcas de que se servian para herrar su ganado eran como las de
España, y sus rodeos considerables. Se ocupaban en la labranza, y lo que
mas sembraban era _ají_, de que hacian un _vasto comercio_ con sus
vecinos. Acostumbran tener un sentinela en un cerro inmediato para
impedir el paso á los extraños; poniendo todo su cuidado en ocultar su
paradero, y en mantenerse en un completo aislamiento. A pesar de todas
estas precauciones, no habian podido lograr su objeto, y algunos indios
y españoles se habian acercado á la ciudad hasta oir el tañido de las
campanas!"

Estas y otras declaraciones que hacian, _bajo de juramento_, los
individuos llamados á ilustrar á los gobiernos sobre la _Gran Noticia_,
(tal era entonces el nombre que se daba á este pretendido
descubrimiento) excitaron el celo de las autoridades, y la mas viva
curiosidad del público. Este fervor, y los proyectos de expediciones que
le fueron consiguientes, empezaron con el siglo XVII, y continuaron
hasta el año de 1781, en que la Corte de España encargó al Gobierno de
Chile de tomar en consideracion las propuestas del capitan D. Manuel
Josef de Orejuela, que solicitaba auxilios de tropa y dinero para
emprender la conquista de los _Césares_. Con este motivo se pasaron al
Fiscal de aquel reino nueve volúmenes de autos, que se conservaban en
los archivos, para que aconsejase las medidas que le pareciesen mas
conducentes á llenar los objetos consultados. Este magistrado procedió
en su exámen con los principios del criterio legal, que no duda de lo
que se apoya en declaraciones _juradas, explícitas, concordes_ y
_terminantes_. Las objeciones que se hacian contra estos asertos le
parecieron cavilaciones de hombres acostumbrados á dudar de las cosas
mas evidentes. Puso en cotejo la incredulidad con que se oyeron los
vaticinios de Colon sobre la existencia de un nuevo mundo; los muchos é
importantes descubrimientos debidos á las solas indicaciones de los
indios, y buscó en la historia de los naufrágios célebres una
explicacion fácil al orígen de estas poblaciones ocultas.

Hay errores que merecen ser escusados, y en los que pueden incidir los
espíritus mas rectos y juiciosos: tal nos parece el del Fiscal de Chile.
Su convencimiento es completo: no solo creia en los Césares, sino que se
esforzaba á que todos les creyesen.--_Con semejantes atestaciones_,
exclamaba en su entusiasmo, _parece que ya no debe dudarse de la
existencia de aquellas poblaciones_. Y realmente ¡cuan peligroso seria
en un juez un sistema de investigacion llevado hasta la incredulidad y
el escepticismo! ¡Cuan insuperables serian las trabas que opondria al
curso de la justicia una conciencia _incontentable_, que desconfiase de
la razon, y protestase contra sus fallos!...

No eran hombres vulgares los PP. Mascardi, Cardiel y Lozano, y todos
ellos participaron de este engaño, trabajando con ahinco para
generalizarlo. Uno de ellos fué víctima de su celo apostólico:--los
otros estaban dispuestos á imitarle, por la persuasion en que estaban
de hallar un pueblo, falto de los auxilios de la religion, aunque
viviese en la comodidad y la abundancia.

Sin embargo, esta justificacion de un error que ya no es posible
disfrazar, debo esparcir dudas sobre muchos hechos históricos, por mas
auténticos y calificados que sean. Hay épocas en que la razon se ofusca
al contemplar objetos nuevos é inusitados; y expuesto el hombre mas
juicioso á una serie continua de impresiones violentas, deja de
analizarlas, y baja insensiblemente al nivel de las inteligencias
vulgares, que todo lo ponderan y admiran. Para cumplir con el precepto
del sábio, _nil admirari_, se necesita estar en el pleno egercicio de
sus facultades, y haber contraido cierto hábito de dominar sus sentidos,
siempre propensos á fascinar, y á engañarse. ¡Cuan distantes estaban los

Описания путешествий к Зачарованному городу, или к городу Цезарей. DERROTEROS Y VIAGES A LA Ciudad Encantada, ó de los Césares
Tagged on:                                                                                                                                                                                     

Залишити відповідь

10 visitors online now
10 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 20 at 01:42 am UTC
This month: 45 at 10-18-2017 08:41 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Хосе Игнасио Гонсалес-Альер Йерро. Испания на море. Тысячелетняя история. José Ignacio González-Aller Hierro. ESPAÑA EN LA MAR. Una historia milenaria.

Хосе Игнасио Гонсалес-Альер Йерро. Испания на море. Тысячелетняя история. José Ignacio González-Aller Hierro. ESPAÑA EN LA MAR. Una historia milenaria.

Хронология фашистского демарша против Правительства Народного Фронта – Чили, 1970. CRONOLOGÍA DE LA ESCALADA FASCISTA CONTRA EL GOBIERNO DE LA UNIDAD POPULAR – Chile, 1970

Хронология фашистского демарша против Правительства Народного Фронта - Чили, 1970. CRONOLOGÍA DE LA ESCALADA FASCISTA CONTRA EL GOBIERNO DE LA...

Close