Pedro PIZARRO. Relacion del descubrimiento y conquista del Peru 1571 (1978)

Pedro PIZARRO. Relacion del descubrimiento y conquista del Peru 1571 (1978).

PIZARRO, Pedro
1571/1978 Relacion del descubrimiento y conquista del Peru.
Lima: Pontificia Universidad Catolica del Peru.
000010 RELACION DEL DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DE LOS
REINOS DEL PIRU Y DEL GOUIERNO Y HORDEN QUE LOS NATURALES
TENIAN Y TESOROS QUE EN ELLOS SE HALLARON Y DE LAS DEMAS
COSAS QUE EN EL AN |FUB|FEDIDO HASTA EL DIA DESTA FECHA. FECHA
POR PEDRO PI|FARRO CONQUISTADOR Y POBLADOR DESTOS DICHOS
RREYNOS Y VEZINO DE LA CIUDAD DE AREQUIPA.
000100 Ano de mill e quinientos e setenta y un anos.
000110
001010 / A la Sacra Catolica Real Magestad del Rey Don Phelipe Nuestro
Senor,
001030 Pedro Pizarro, su menor vasallo.
001040 Muchos son, catolico y clementissimo Principe, los que an escripto las cosas
destos vuestros rreynos del Piru, asi lo de la conquista dellos, como de las cosas
acontescidas despues que se poblaron de vuestros vasallos; mas como los escriptores no
escriuen lo que vieron, sino lo que oyeron, no pueden dar clara ni berdadera noticia de
lo que escriuen, y ansi yo, el menor de vuestros vasallos, acorde de sacar a luz lo que
hasta ora a estado escuro y en tinieblas, como persona que se a hallado en estas
prouinYBias desdel principio de la conquista hastal fin, y despues en todos los |Busesos
barios que a visto; y aunque las cosas baxas y pequenas son yndignas de ser ofrescidas a
los grandes y altos principes como Vuestra Magestad, todauia me atrevi a dedicar y
dirigir la presente y pequenuela obra para que con su favor y amparo sea hecha grande,
que por ser de rreynos y senorios de Vuestra Magestad y tan remotos y apartados de su
rreal presencia, espero en el Hazedor dellos y de todo, dara gusto y contento a Vuestra
Magestad, y tambien por que sea causa que sea Nuestro Senor / loado y se le den
muchas gracias por las marauillas que obro en sus fieles el tiempo que duro la conquista
destos rreynos y aun despues, los quales Nuestro Senor deje gozar a Vuestra Magestad
por largos anos, y despues le de los que no tienen fin.
002010 / Relacion del descubrimiento y conquista de este rreyno del Piru
002040 Capitulo Primero
002050 En Tierra Firme, en la ciudad de Panama, ubo tres companeros que fueron
conquistadores y pobladores en aquella tierra: don Francisco Pizarro, don Diego de
Almagro y el Padre Luque, los quales tenian compania en las haziendas e yndios que
tenian encomendados. De estos el mayor y mas principal dellos era don Francisco
Pizarro, que como a tal siempre le hazian capitan en la conquista de Tierra Firme los
gouernadores della. El don Diego de Almagro era muy buen soldado y tan gran peon,
que por los montes muy espesos seguia un yndio solo por el rrastro, que aunque le
llevase una legua de ventaja la tomava. El Padre Luque era vicario en Panama en aquel
tiempo, y eran los hombres mas rricos que a la sazon avia.
002180 En aquel tiempo en Tierra Firme tuvieron noticia de una prouincia, que se
llamaua el Piru, obra de dozientas leguas de Tierra Firme la costa arriua hazia esta tierra
que llaman aora el Piru, que por el nombre que tomaron de esta prouincia que digo esta
mas abajo de las Barbacoas hazia Panama, pusieron el nombre a esta tierra del Piru; la
qual prouincia del Piru no la pudieron / conquistar por estar entre montanas y ser gente
muy belicosa y que tienen yerua en las flechas; es gente que se vela de noche y truecan
los quartos con atambores. La tierra poblada es poca y en mala tierra.
003080 Asi que estos tres companeros ya dichos acordaron de ir a conquistar esta
prouincia llamada Piru. Pues consultandolo con Pedrarias de Avila, que a la sazon hera
Gouernador de Tierra Firme, vino en ello haziendo compania con los dichos
companeros, con condicion que Pedrarias no auia de contribuir entonces con ningun
dinero ni otra cosa, sino de lo que hallasen en la tierra, de lo que a el le cupiese por
virtud de la compania, de alli se pagasen los gastos que a el le cupiese. Los tres
companeros vinieron en ello por poder alcanzar la licencia, que de otra manera no la
alcanzaran. Pues auida la licencia, hizieron a don Francisco Pizarro capitan general, y a
don Diego de Almagro segunda persona, los quales se embarcaron y siguieron su viaje
costa a costa, donde llegados a la prouincia dicha del Piru, no pudieron con ella por lo
ya dicho, y asi subieron costa a costa, donde pasaron muchos trauajos y murio mucha
gente, por ser tierra de manglares y de pocos yndios, y de algunos que biben en
baruacoas hechas encima de arboles; y en esta tierra se ocuparon dos anos y mas, donde
pasaron ecesibos trauajos, y murieron mas de trescientos hombres, de hambre y
enfermedades.
004010 / Pues a cauo de este tiempo vinieron a aportar a la isla del Gallo y a la de la
Borgona. Destruidos y destrozados, que ya no podian pasar adelante, acordaron de
enbiar a don Diego de Almagro en una nao que tenian a Panama, porque los auia
enbiado a llamar Pedro de los Rrios, que auia benido por Gouernador a Tierra Firme y a
tomar rresidencia a Pedrarias de Auila, y puesto esto por obra, determinaron que se
quedasse don Francisco Pizarro en la Borgona, temiendo que si todos yban, no los
dexarian boluer como asi fuera. Pues quedando el Marques don Francisco Pizarro en la
isla ya dicha con catorze hombres, el uno dellos escriuio una carta en un ouillo de
algodon para el Gouernador Pedro de los Rrios, en que le dezia: < >.
004160 Llegado pues que fue Almagro a Panama con la gente que se quiso yr, bista la
carta el Gouernador Pedro de los Rrios no quiso dar licencia para que voluiese gente a
donde estaua don Francisco Pizarro, y uisto esto don Diego de Almagro y su companero
el Padre Luque le hizieron muchos rrequerimientos al Gouernador, protestandole las
uidas de los que auian quedado en la ysla, cuya causa el Gouernador uino a darles
licencia para que enbiasen gente a don Francisco Pizarro y que dentro de quatro meses
que la gente llegase donde estuuiese / don Francisco Pizarro diesen la buelta, no
hallando tierra para poblar.
004280 Pues auida esta licencia don Diego de Almagro aderezo la nao y proueyo de
bastimentos, y con algunos espanoles la despacho con Bartolome Perez (sic), piloto que
auia andado en la conquista y descubrimiento de los manglares. Pues llegado que fue a
la Borgona, donde hallo al Marques don Francisco Pizarro con los companeros que alli
quedaron, con mucha alegria que los que estauan en la ysla ubieron, porque estauan a
punto de perderse de hambre, que tenian determinado de meterse en una canoa para yrse
a Panama, porque auia cinco meses que estauan alli padeciendo mucho rriesgo de
yndios que les auian dado muchas batallas, y el dia que auian de salir llego el nauio, y
llegado se metieron en el, y costa a costa descubrir lo que auia adelante, y asi hecho y
puesto por obra fue Nuestro Senor seruido que dieron en buena tierra: toparon con la
prouincia de Puerto Viejo y de alli fueron al puerto de Tumbez y pasaron un poco mas
adelante, donde tuuieron noticia de esta tierra, aunque no de todo lo que despues se
hallo. Ubieron algunas ouexas que les dieron y en algunas balsas que tomaron andando
en la mar ouieron cintos de chaquira de oro y de plata y alguna rro- / pa de la tierra, lo
qual guardaron para lleuar por muestra a Espana a Su Magestad, y asimismo ubieron
tres u quatro muchachos yndios de la tierra, dellos que cautivaron en las balsas y otros
que los yndios les dauan para que comiesen, creyendo que comian carne umana.
005240 Y dadas muchas gracias a Dios Nuestro Senor por las mereedes que les auia
hecho en auelles mostrado tierra tan rrica y poblada, determinaron de dar la buelta a
Tierra Firme para yr a dar noticia a Su Magestad de lo que auian descubierto y lleuando
las muestras de lo que auian hallado. Ya que se querian partir se les quedo un espanol
en la tierra huydo, que se dezia Morillo, y otro se quedo con licencia, quue se dezia
Bocanegra. El mayor pueblo que hallaron entonces fue Tumbez, y uisto esto dieron la
buelta para Panama, donde hallaron a Pedro de los Rrios por Gouernador, porque
Pedrarias de Avila, que antes lo hera, era ydo a Nicaragua, prouincia que en este tiempo
se auia descubierto, y en esto tubieron uentura don Francisco Pizarro y don Diego de
Almagro en no estar Pedrarias alli y auer ydo donde tengo dicho, porque si alli estuuiera
les quitara la ympresa y la tomara para si. Llegados pues que fueron los dos
companeros, concertaron entre si, con el / Padre Luque ya dicho, que don Francisco
Pizarro fuese a Espana a pedir la gouernacion para si y para don Diego de Almagro, y
para el Padre Luque el obispado, y puesto por obra, don Francisco Pizarro se partio
lleuando consigo las muestras que de la tierra auian traydo, y dos yndios de los que
tengo dicho les dauan para que comiesen. Esto hasta aqui digo de oydas, y lo demas de
vista, y algunas cosas de oydas, porque es ymposible poderse hallar en todas partes uno.
007010 Capitulo 2. De la yda de don Francisco Pizarro a Espana a dar noticia a
Su Magestad de esta tierra y a pedir la gouernacion, y despues que se la dieron se
enbarco en San Lucar y vino su viage al Nombre de Dios
007070 Ydo pues que fue su viage, fue Nuestro Senor seruido de lleualle en paz a
Espana, donde luego fue a besar los pies a Su Magestad del Emperador Nuestro Senor,
que entonces estaua en la ciudad de Toledo, y auiendole dado rrelazoon de lo que auia
descubierto, Su Magestad lo rremitio a su Consejo de Yndias, que a la sazon era
Presidente el Conde de Osorno del Consejo de Yndias, y don Francisco Pizarro pidio
conforme a lo que lleuaua capitulado y hordenado con sus companeros / ya dichos, y en
el Consejo se le rrespondio que no auia lugar de dar gouernacion a dos companeros, a
causa de que en Santa Marta se auia dado asi a dos companeros, y el uno auia muerto al
otro, y pluguiera a Dios Nuestro Senor que asi se guardara siempre, que despues que se
dio a don Diego de Almagro gouernacion se mataron el uno al otro, y an |Bucedido las
uatallas y guerras que en este rreyno a auido.
007230 Pues pedido, como digo, muchas vezes por don Francisco Pizarro se les hiziese
la merced a ambos companeros, se le rrespondio la pidiese para si, y si no, que se daria
a otro, y visto que no auia lugar lo que queria y pedia, pidio se le hiziese la merced a el,
y asi se le hizo.
008020 Capitulado con Su Magestad lo que auia de hazer, se uino a la ciudad de
Seuilla, donde se fleto en dos nauios y una zabra para traer la gente que le hera mandado
truxesse, que auian de ser trezientos hombres; y despues de aparexados los nauios, se
enuarco con alguna xente, aunque no con toda la que le hera mandado pasase. Estando
pues asi en el puerto de San Lucar aguardando tienpo para salir, auisaron a don
Francisco Pizarro como uenian a tomar el alarde / de la gente que traya, que si no venia
la copia que le hera mandado traer, que le estoruasen el viage. Sauido pues don
Francisco Pizarro esta nueya, se enbarco en la zabra ya dicha. y contra tiempo salio por
la barra de San Lucar y nos fue a aguardar a la isla de la Gomera. Venidos pues los que
venian a tomar el alarde, visto que hera partido don Francisco Pizarro, tomaronlo a los
dos nauios que auian quedado, y se les hizo entender que en la zabra auia ydo la demas
gente que faltaua alli; y dende a pocos dias, con buen tiempo, salimos por la barra de
San Lucar los que auiamos quedado en los dos nauios, con Hernando Pizarro, su
hermano, al qual auia dexado por capitan dellos.
009010 Y siendo Nuestro Senor seruido de darnos buen tiempo, como nos lo dio,
llegamos a la isla de la Gomera, donde hallamos a don Francisco Pizarro, y de alli todos
juntos partimos con buen tiempo, y fuimos a tomar puerto a Santa Marta, donde estaua
por Gouernador Pedro de Lerma, y nos sonsacaron alguna xente de la que trayamos,
echando fama que beniamos a una tierra tan mala que no auia que comer en ella sino
culebras y lagartos y perros, la qual nueua puso harto temor a toda la gente que
beniamos, y asi se nos huyeron algunos y se / quedaron alli; y de alli llegamos al puerto
de Nombre de Dios, donde sauido por don Diego de Almagro la venida de su
companero don Francisco Pizarro, le vino a rreceuir alli, y entendido no traya la
gouernacion para ambos, como la auian capitulado, no obstante que don Francisco
Pizarro le dixo las dilixencias que en ello auia hecho y tenido, y que Su Magestad no
auia querido dalla a entrambos, sino al uno, como esta dicho, don Diego de Almagro se
amohino.
010010 Capitulo tercero. De la llegada a Nombre de Dios, y de lo que pasaron
don Francisco Pizarro y don Diego de Almagro hasta que se embarco don Francisco
Pizarro para uenir a estos rreynos del Piru
010070 Legados pues al puerto de Nombre de Dios, don Diego de Almagro se alzo con
el dinero y hazienda que tenia rrecojida, y no quiso ayudar a don Francisco Pizarro para
hazer el armada y pasar a estas partes, diziendo que pues no auia negociado lo que auian
capitulado y / que aquel dinero y hazienda que tenia hera suya, porque quando don
Francisco Pizarro auia ydo a Espana gasto su parte y mucho mas, y lo mismo hizo el
Padre Luque porque no le truxo negociado el obispado, que asimismo no se lo quiso dar
Su Magestad hasta ymformarse que hombre era; y por esta causa se padescio mucha
nescesidad y murio alguna xente de la que don Francisco Pizarro auia pasado, que por
no tener posible no se hazia la xornada; y algunas vezes por terceros se conformauan el
Marques y Almagro, y el Almagro se salia afuera, y una vez destas que digo que se
conformaron, estando Hernando Pizarro enfermo, Almagro le fue a uisitar, y tratando
entre si en cosas para su xornada, Hernando Pizarro le dixo que estaua congoxado de
que no podia dar a dos escuderos suyos que auia traydo cauallos para que pasasen a
estas partes, y Almagro le dixo que no tuuiese pena, que procurase para si, y que a Juan
Cortes y |bAlonso de|c Toro (que asi se llamauan los escuderos), el les daria a cada uno
un cauallo, y que le daua su palabra de hazello, la qual palabra no cumplio, y por esta /
causa Hernando Pizarro trato mal de palabra a don Diego de Almagro, llamandole de
uaquiano, y damele uaquiano y dartelo e bellaco, y otras palabras afrentosas. E querido
dar quenta desto para que se entienda el origen de donde fueron las pasiones y rrencores
de entre Pizarro y Almagro, de donde an rresultado en la tierra tantas uatallas, muertes
de hombres y desauenturas, y los desdichados de los dos companeros Pizarro y Almagro
no tener en este rreyno un terron de tierra ninguno dellos, y auer muerto tan
desauenturadas muertes como murieron.
011200 Pues estando asi los negocios en este estado, |Bucedio que Hernan Ponce de
Leon uino de Nicaragua con dos nauios cargados de esclauos a uender a Panama, del y
de su companero Hernando de Soto. Pues uisto Hernando Pizarro la llegada de este
Hernan Ponce, trato con el le fletase los dos nauios que auia traydo, para pasar la gente
a esta tierra, porque la mayor nescessidad que tenia para hazer / la jornada era de nauios.
El Hernan Ponce uino en ello, sacando muchos partidos en su prouecho y de su
companero Soto, que Hernando Pizarro y su hermano don Francisco Pizarro se
obligasen a los fletes, y que, si la tierra fuese buena, a su companero Hernando de Soto
hiziese capitan y tiniente de gouernador en el pueblo mas principal que se poblasse, y
que al dicho Hernan Ponce le diesen un rrepartimiento de yndios, de los buenos que
ubiese en el rreyno, todo lo qual el Marques don Francisco Pizarro y su hermano le
concedieron y cumplieron.
012070 Visto don Diego de Almagro como auian hecho este concierto y que con el
podian hazer la xornada, acordo hazer amistades con don Francisco Pizarro y su
hermano Hernando Pizarro, las quales se hizieron manchadas y con rruines yntinciones,
como parecio siempre.
013010 Capitulo quarto. De como se embarco don Francisco Pizarro en Panama
para la conquista de estos rreynos del Piru para descubrir lo que no estaua visto.
013050 Hecho pues esto que ya esta dicho, don Francisco Pizarro, con la xente que
paso de Espana y con algunos que en Tierra Firme se xuntaron, que serian por todos
hasta dozientos hombres, poco mas u menos, se embarco: siguiendo su uiage tomo tierra
en la baya de San Mateo, donde echando alguna xente en tierra, y los nauios costa a
costa, fueron a dar en un pueblo que se dezia Quaque, que fue Nuestro Senor seruido
topasen con el, porque con lo que en el se hallo se acredito la tierra y uino xente a ella,
como adelante se dira.
013150 Pues llegados a este pueblo de Quaque, dieron de supito en el, sin sauello la
gente del, porque si estuuieran auisados, no se tomara la cantidad de oro y esmeraldas
que en el se tomaron. Asi que tomado el pueblo, los naturales huyeron, que muy pocos
se pudieron auer, por estar este pueblo junto a muy grandes montanas muy espesas,
dexando todos sus aueres y haziendas. Los espanoles las rrecoxeron, y juntaron el oro y
la plata, porque asi estaua mandado y hordenado, so pena de la uida el que otra cosa
hiziese, porque lo auian de traer a monton, para que de alli el Gouernador rrepartiese,
dando a cada uno conforme a su persona y meritos y seruicios. Esta horden se guardo en
toda esta tierra en la conquista della, y al que se le hallara / oro o plata escondido,
muriera por ello, y deste miedo nadie oso escondello, a lo que se entendio.
014070 En las esmeraldas ubo gran hierro y torpedad en algunas personas por no
conocellas, aunque quieren dezir que algunos que las conocieron las guardaron; pero
finalmente, muchos que ubieron esmeraldas de mucho valor, unos las prouauan en
yunques dandoles con martillos, diziendo que si eran esmeraldas no se quebrarian; otros
las despreciauan diziendo que era uidrio: el que las conocia se las guardaua y callaua,
como dizen que hizo un frai Reginaldo |bde Pedraza|c, que se las hallaron en Panama
que se iba a Espana, dominico, uno de tres que el Marques don Francisco Pizarro paso
de Espana, el mas principal dellos, porque estas no benian a monton como cosa que no
la conocian ni tenian en nada entonces, hasta que adelante se uinieron a conocer lo que
heran.
014210 Aqui se hallo mucha chaquira de oro y plata, muchas coronas de oro a manera
de ymperiales, y otras muchas piezas, en que se abalio montar mas de dozientos mill
castellanos. Desde este pueblo de Quaque, donde esto se hallo, hasta Caxamalca, no se
hallaron dos mill pesos de oro ni plata juntos, por la qual causa / desmayaua mucha
gente y andauan muy descontentos.
014280 Auido pues este tesoro, don Francisco Pizarro despacho a Nicaragua a un
Garcia de Aguilar en un nauio de los de Hernan Ponce de Leon con algunas coronas de
estas que digo que hallaron de oro y otras piezas, para que, uista la muestra que auian
hallado y rriqueza, pasase gente de Nicaragua a estas partes, como fue asi, que uista la
rriqueza que lleuo el nauio, Hernando de Soto armo sus nauios y a la nueua se junto
alguna xente, hasta en cantidad de cien hombres, que en aquel tiempo no dauan los
capitanes ni gouernadores ayuda de costa a nadie, sino cada uno pasaua a la suya, sin
que nadie le ayudase, y aun pagauan los fletes a los senores de los nauios asimismo, y
no como en este tiempo, que aunque les den ayuda de costa no se disponen a yr a buscar
tierras nueuas ni a las guerras.
015140 En este Quaque se hallaron muchos colchones de lana de ceiba, que son unos
arboles que la crian, que asi se llaman. Acontescio pues que algunos espanoles que en
ellos / se echauan, amanescian tullidos: que si el brazo questaua doblado o la pierna al
dormir, no la podian desdoblar sino hera con muy gran trauajo y beneficios. Esto
acontescio a algunos, y aun se entendio que desto fue el origen de una emfermedad que
dio de uerrugas, tan mala y congojosa, que tuvo a mucha gente muy fatigada, con
muchos dolores como de bubas, hasta que les salian grandes berrugas por todo el
cuerpo, y algunas tan grandes como huebos, y rreuentando el cuero corria sangre y
materia, que tenian nescesidad de cortarselas y echar en la llaga cosas fuertes para sacar
la rraiz; otras auia tan menudas como sarampion, de que se henchian los hombres todo
el cuerpo. Pocos escaparon que no las tuuieron, aunque a unos dio mas que a otros.
Qtros quisieron dezir que se causo esta emfermedad de unos pescados que comieron en
las prouincias de Puerto Viexo, que los yndios dieron de malicia a los espanoles.
016070 Pues estando asi como digo en este pueblo de Quaque aderezando para pasar
adelante, llego |bSebastian de|c Benalcazar en un nauichuelo, con obra de treinta
hombres, de que el Marques y la xente que con el estaua rresciuieron mucha alegria.
017010 Capitulo quinto. De la salida de Quaque para la ysla de La Puna y de lo
que |Bucedio
017040 Aprestando lo mas presto que pudieron enpezaron a caminar por la tierra de
Puerto Viexo adelante, y asi por sus jornadas fueron hasta tener noticia de la isla de la
puna y embarcandose en los nauios entraron en ella, y el cacique della salio de paz y
hizo buen rrecibimiento a los espanoles y estuuo asi algunos dias, despues de los quales
acordo alzarse y matar los espanoles, y uso un ardid: que solia uenir con gran taqui
quando benia a uesitar al Marques. Este taqui se entiende danzando; y ansi lo hizo
biniendo con sus armas, y al fin se uino a entender, y ubieron su batalla con los
espanoles, donde hirieron algunos soldados, entre los quales a Hernando Pizarro le
pasaron una pierna. Prendieron al cacique de la isla con algunos prencipales, el qual se
llamaua Tumala, los quales estuuieron presos muchos dias. Sauida esta nueua por los
yndios de Tumbez, uinieron de paz fingida por uengarse de los de la isla de la Puna, a
causa de que entrellos auia auido grandes guerras, y los de la Puna auian destruido a
Tumbez y quemadolo; y para -como digo- uengarse, uinieron de paz y rrogaron al
Marques / don Francisco Pizarro les diese al cacique Tumala y sus prencipales para
matallos, y que ellos serian muy amigos de los cristianos si esto se hiziese. El Marques,
por tenellos por amigos y que estuuiesen de paz quando alla pasasen, les dio algunos
prencipales, los quales ellos mataron en presencia de los espanoles, cortandoles las
cauezas por el cogote. Al cacique prencipal no se lo quiso dar, antes despues lo solto
quando de alli nos partimos.
018060 En esta isla se hallaron cinco ouexas de la tierra tan gordas que no
multiplicauan, y quando las mataron, no se hallo en ellas dos arreldes de carne magra.
Estaua en esta isla un ynga del Cuzco por gouernador que tenia alli el Ynga, que
gouernaua a Puerto Viexo, a la isla y a Tumbez, y luego se desparecio y se fue, como
llegaron los espanoles, sin ynformarse del cosa ninguna.
018130 Aqui, en esta isla, se hallaron tres yndias que auian sido criadas de los dos
espanoles que dije se quedaron en esta tierra, llamados Morillo y Bocanegra, quando el
Marques don Francisco Pizarro la descubrio y fue a Espana a pedir la gouernacion.
Entre la rropa / destas se hallo un papel pequeno escrito, en que dezia el Bocanegra:
< >. Leido este papel, la mas gente creyo – y lo dezian publicamente – ser echado
del Marques don Francisco Pizarro adrede para animar la gente, porque benian muy
descontentos en no auer hallado otro Quaque.
018240 Esta gente de esta isla y los de Puerto Viexo y Tumbez traen un traxe que es
unos cedacillos en las cauezas; los principales y yndios de caudal traen unos cintos
texidos de chaquira de oro y plata, de anchor de quatro dedos y mas, cenidos a rraiz de
las carnes, junto a las caderas, que les cine todo el cuerpo; traen la bestidura encima que
lo tapa; las mugeres traen lo mesmo algunas, y las mugeres asimismo lo traen en las
munecas de los brazos y en las piernas, arriua de los tobillos. Tienen estos maiz,
Frisoles, pescado, y otras legumbres para comer; no tienen ouexas, ni se hallaron hasta
Tumbez mas de lo que tengo dicho.
019080 Esta xente de la isla y de Tumbez era gente belicosa en la guerra, y traian
cortado el cauello baxo un poco de la oreja. Tienen por armas tiraderas, dardos
arroxadizos/ |by|c maeanas. Estos de Puerto Viexo eran xente |Buzia en el pecado
nefando; adorauan las piedras y ydolos de palo, y, por mandado del Ynga, al sol.
019140 Pues estando en este estado que digo el Marques en la dicha isla con mucha
xente enferma de las uerrugas ya dichas, aguardando gente para poder salir de alli,
porque por tener tanta xente mala no auia salido, llego Hernando de Soto de Nicaragua
con la xente que tengo dicha, en dos nauios, de lo qual el Marques y los que con el
estauan rresciuieron. mucha alegria, aunque ellos no ninguna por auer benido, porque
como auian dexado el paraiso de Mahoma (que hera Nicaragua), y hallaron la isla
alzada y falta de comidas, y la mayor parte de la xente enferma, y no oro ni plata como
atras auian hallado algunos, todos se holgaran de boluer de donde auian benido, si el
capitan de berg-|renza no lo dexara, y los soldados, por no poder.
020010 Capitulo 6. De la partida de La Puna para Tumbez y de lo que |Bucedio
020040 Pues estando asi todos aderezando-/ se para pasar a Tumbez, |Bucedio que el
Tesorero de Su Magestad, |bAlonso|c Riquelme, uista la tierra quan proue hera y
enferma hasta alli, y por otras cosas quel finxio auelle mouido, acordo huirse de la
tierra, y asi, secretamente, se concerto con un arraez de un nauichuelo, y una noche
secretamente se embarco y se fue. Sauido pues por el Marques, se metio en un nauio de
dos que estauan en el puerto, y fue tras el, y le alcanzo y boluio; y buelto, dende a pocos
dias mando aperceuir la xente, y metidos los cauallos en los nauios y la mas xente en
algunas balsas, que a la sazon estauan con nosotros en la isla de los de Tumbez, se
ofrescieron de lleuar algunos espanoles y fardax en ellas, deuaxo de traicion como
parescio, que, salidos que fuimos de la isla las balsas que lleuauan – como digo – alguna
xente y lo demas dicho, metieron en unos yslotes que ellos sauian las balsas auer de
parar alli, atando sus balsas que hazian que saliesen los espnoles a los yslotes a dormir,
y en sintiendolos dormidos yuan lleuando las balsas y, dexandolos alli, los matauan
despues, rreuoluiendo / con xente sobrellos, lo qual acontescio a tres espanoles que
mataron de esta manera; y a Francisco Martin, hermano del Marques don Francisco
Pizarro, y a Alonso de Mesa, vezino de el Cuzco, y a mi nos aconteciera lo mismo, si no
fuera porque Alonso de Mesa estaua muy enfermo de uerrugas y no quiso salir de la
balsa en que yuamos al yslote donde nos echaron, donde Francisco Martin y yo salimos,
que quando la mar henchia no quedauan sesenta pasos de tierra que no se banase en
agua. Pues estando asi dormidos, a la medianoche los yndios alzauan la potala de la
balsa (que asi la llamauan una piedra que, atada en una soga, echan a la mar a manera de
anchora), creyendo que el Mesa dorm-|ia, para irse y dexarnos ahi y matar al Mesa, y –
como he dicho – que as uerrugas dauan grandes dolores el Mesa estaua despierto. y uisto
lo que los yndios hazian, dio bozes, a las quales Francisco Martin y yo despertamos, y
entendida la maldad, atamos al principal y a otros dos yndios, y asi estuuimos toda la
noche en bela.
021190 Y otro dia, de manana, nos partimos de alli, y llegados a la costa de Tumbez,
ya que estauamos xunto a la rresaca, los yndios se echaron al agua y nos dexaron en
ma-/ nos de las holas, las quales nos echaron a la costa bien mojados y medio ahogados;
y visto los yndios que ya nosotros estauamos en tierra, aguixaron a la balsa nadando,
que andaua en medio de las ondas, y se la tomaron, lleuando en ella todo lo que
trayamos y la rrecamara del Marques que alli benia; finalmente, nos dexaron con solo lo
que teniamos en los cuerpos vestido, y asimismo rrobaron a otros muchos que metieron
sus haziendas en las balsas, creyendo que los yndios las lleuarian seguras, como fue al
capitan Soto, y a otros.
022040 Pues llegado el Marques al puerto de Tumbez con los nauios, y echada la xente
en tierra, supo como Tumbez estaua alzado y lo que auia ‘Bucedido en las balsas, por lo
qual cayo tanta tristeza en la gente, que fue cosa de marauilla, porque toda la noticia que
auia y confianza era de Tumbez, para pensar de rrepararse y descansar en el. Pues
llegados al pueblo, viendole todo quemado y destruido y alzado (que despues que la
Puna lo quemo nunca se auia rredificado), aqui fue el xemir de los de Nicaragua y el
echar maldiciones a las gentes y al Gouernador, diziendo / que los trayan perdidos en
tierras rremotas y de tan poca gente, y maldezian a Quaque por la muestra que auia
dado, porque hastaqui en este Tumbez no se tuuo noticia de la grosedad de esta tierra.
022180 Pues estando en esta confusion |Bucedio que un yndio de este Tumbez uino de
paz, el qual dixo al Marques que el no se auia querido yr porque sauia que cosa era
guerra, y que auia estado en el Cuzco, y que le parecia que los espanoles eran hombres
de guerra y podian mucho, y que lo auian de conquistar todo, y por esta causa no se auia
querido huir con los demas, y que mandase no le rrobasen su cassa. El Marques le dixo
que hiziese poner una cruz donde uiuia, y que el mandaria que no tocasen alli, y asi
mando a un Rrodrigo Nunez (que hera rrepartidor de las comidas y echaua las uelas),
que mandase echar un pregon que en la casa donde uiesen una cruz no llegasen a ella.
Este Rrodrigo Nunez tenia cuidado de rrepartir las comidas que los yndios juntauan
quando / salian de paz, porque el pueblo que de paz benia ningun espanol hera osado a
entrar en casa de yndio a tomalles nada, ni de otra parte donde lo tenian, so pena de ser
afrentado el que lo hazia, y el que no hera para esto, le desterrauan o mataran. Guardose
tanto esto hasta que don Pedro de Aluarado paso a estas partes: la gente que truxo benia
maluezada de Guatimala, que ellos fueron los ynbentores de rranchear quando Almagro
los lleuo a Chile, como adelante se dira.
023130 Pues visto que Tumbez estaua alzado y la gente enferma tenia gran necesidad
de carne para comer y otras cosas, mando el marques al capitan Soto que, con sesenta de
a cauallo, fuese en busca de Chile Masa (que asi se llamaua el senor de Tumbez), y asi
lo hizo, y andando en su busca, el capitan Soto, con la gente que lleuaua, trato un medio
motin contra el Gouernador, disimulado finjendo de ir a cierta prouincia hazia Quito, y
porque algunos no uinieron en ello, y Juan de la Torre y otros se le huyeron y uinieron a
dar auiso al Marques Pizarro, se solapo fingendo otras cosas. El Marques lo disimulo, /
y de alli adelante, quando Soto salia a alguna parte, enbiaua con el a sus dos hermanos
Juan Pizarro y Gonzalo Pizarro.
023260 Pues andando el Soto – como tengo dicho – en busca de Chile Masa, aconteci-
1mo que subiendo la gente de a cauallo por una sierra muy agra, el Chile Masa los uido
desde un monte donde estaua escondido, y dijo el Chile Masa a unos principales que
con el tenia: < <-Pues estos suben por esta sierra con los cauallos y no me puedo escapar: bueno sera salir de paz>>, y luego despacho un yndio al Soto, diziendo que si
le perdonaua, que el bendria de paz; y Soto le aseguro, y asi salio a el con sus
principales e yndios, y luego el Soto lo hizo sauer al Gouernador, de que rresciuio y ubo
mucho contento en el campo. Dende a pocos dias llego el cacique y yndios, a los quales
les hizo buen rrecibimiento y se les mando que se fuesen a sus casas y no temiesen.
024110 Pues uoluiendo al yndio que dixe de Tumbez que no se quiso huir y que auia
estado en el Cuzco, el Marques le mando llamar y le pregunto con la lengua (que era
uno de los muchachos que tengo dicho lleuo a Espana), / que se llamaua don Francisco,
que los dos espa-|Bnoles que dije que se quedaron en la tierra los auian muerto los
yndios poco antes que nosotros biniesemos a ella, el uno en Tumbez y el otro en Cinto;
pues preguntando al yndio que hera el Cuzco, dixo que hera una ciudad grande do
rresidia el senor de todos ellos, y que auia mucha tierra poblada y muchos cantaros de
oro y plata y casas chapeadas con planchas de oro, y cierto el yndio dijo berdad y menos
de lo que auia; y como la gente estaua tan desconfiada no lo creyeron, antes dezian que
hera ardid del Gouernador e ynduzido al yndio para que lo dixese asi para animar la
gente, y asi no creyan nada de la noticia que de la tierra auia.
025010 Capitulo 7. De la salida de Tumbez para Tangaralu y de lo que |Bucedio
025030 Pues estando las cosas ya dichas asi, tuuose nueua de algunos valles, como fue
Parina, Tangarala, Poechos; no estante lo quel yndio auia declarado que tuuieron por
nouela, el Marques don Francisco Pizarro acordo de pasar / adelante en busca de esta
noticia ya dicha, y el en persona, con la gente sana, se partio para Poechos, lleuando
consigo a Hernando de Soto; a Hernando Pizarro, su hermano, dexo con la demas gente
enferma y peones, para que poco a poco los lleuase en su siguimiento.
025120 Partido, pues, don Francisco Pizarro, fue por sus jornadas hasta llegar a
Poechos, donde tu-.uo noticia de la prouincia de Caxas y de la pasada de Ataualpa, que
ybade Quito a Cajamarca, haziendo guerra a su hermano Guascar, que era el senor
natural que a la sazon rreinaua en esta tierra. Pues auida esta noticia despacho a
Hernando de Soto, con algunos de a cauallo, que fuesen a Caxas y entendiesen quien era
Ataualpa y que gente lleuaua, y biese la prouincia de Caxas y boluiese a dalle auiso. Ido
pues que fue Hernando de Soto, tardose mas tiempo del que le fue dado, lo qual dio
sospecha en el rreal no ubiese hecho lo que en Tumbez pretendio. Pues estando asi en
este cuidado llego Hernando Pizarro con la gente ya dicha.
026060 Pues estando las cosas en este estado, |Bucedio que ciertos / espanoles que
estauan en La Chira, que benian de Tumbez, los yndios de aquella prouincia de
Tangarala acordaron de matallos, lo qual se descubrio por una yndia que |bDiego|c
Palomino, el vezino de Piura, tenia. Sauido pues por los espanoles que los querian
matar, se rrecoxeron a una ffortaleza, que hera guaca de los yndios, donde adorauan sus
ydolos, y de alli hizieron menzaxeros al Marques les enbiase socorro. Sauido pues por
el, y llegado ya Soto, el qual truxo noticia de Ataualpa y de la prouincia de Caxas, con
lo qual rrecibieron la xente algun consuelo, aunque no faltaua miedo con la mucha
noticia que se tuuo de la xente que andaua con Ataualpa.
026200 Pues llegado – como digo – Hernando de Soto, el Marques se partio con alguna
xente a La Chira, a socorrer los espanoles que alli estauan, como he dicho, dexando a
Hernando Pizarro toda la xente, como a capitan general que hera. Pues llegado que fue
don Francisco Pizarro donde los espanoles estauan, mando llamar al cacique de La
Chira y otros / de Tangarala, que como fueron sentidos auian disimulado, diziendo que
ellos no querian hazer tal. Pues juntos los caciques, hizo el Marques la ynformacion, y
en ella hallo ser cierto querer matar a los espanoles y auerse juntado para el efecto, y
que si no fueran sentidos lo hizieran, por lo qual condeno a muerte treze caciques, y
dandoles garrote, los quemaron; y hecho esto, el Marques se partio para Tangarala,
adonde auia, adonde auia acordado poblar un pueblo, y asi lo hizo, y despues se paso a
Piura, donde aora esta poblado, que fue el primero que en este rreyno se poblo,
rrepartiendo todos los pueblos e yndios que ubo dende Tumbez hasta Piura.
027110 Y estando esto asi acontescio que estando Hernando Pizarro en Poechos,
Ataualpa teniendo noticia de los espanoles, embio un yndio ynga orejon, que llamauan
apo, que disimulado tomando el traje de los tallanos, fuese a uer a los cristianos y
conociese el capitan dellos y biese que gente hera. Pues llegado el yndio a Poechos los
caciques se alborotaron / y dejauan de servir, como solian, a Hernando Pizarro y a los
que alli estauan, del miedo del ynga; y a esta sazon el yndio que digo auer ymbiado el
Ataualpa, tomando el traje de los tallanos y un cesto de guauas (que es una fructa que en
esta tierra ay), fue a uer a Hernando Pizarro lleuandole aquel presente, finjiendo que yba
a desculpar al cacique de Poechos que no auia seruido.
028010 Llegado que fue, Hernando Pizarro se leuanto muy ayrado y tomandolo por el
rrebozo que traia puesto, ques el traje tallano, le derriuo en el suelo y le dio muchas
coces. El yndio, disimulando se tapo, por no ser conocido. Esto se supo ser asi deste
mesmo yndio, que despues uino descubiertamente a uer al Marques, como adelante se
dira, y se fue a dar nueua a su senor de lo que auia uisto y le auia acontecido. Llegado
que fue a Caxamalca, donde Ataualpa estaua, le dixo que heran unos ladrones barbudos
que auian salido de la mar, que uenian caualleros’ en unos carneros como los del
Collao / (que son los mayores que ay en esta tierra).
028130 Pues determinando el Marques de poblar a Tangarala – como tengo dicho –
mando a Juan Pizarro, su hermano, que con cinquenta de a cauallo se fuese a Piura y alli
se estuuiese con gran guarda y uela, teniendo muchas espias sobre la gente de Ataualpa,
que se temia no enbiase alguna sobre los espanoles, y toda la demas gente, con
Hernando Pizarro se uiniesen a Tangarala, y hordenadas estas cosas ya dichas, el
Marques don Francisco Pizarro hizo la poblazon de Tangarala, rrepartiendo los
rrepartimientos que tengo dichos, auiendo grandes diferencias sobre a quien cabria
Tumbez: cupo al capitan Soto, porque aun todauia estauan yncredulos de la noticia que
arriba auia, y asi parecio, aunque de aqui se uoluio Francisco de Ysasaga a Santo
Domingo, prometiendo su cauallo de albricias al que le alcanzase licencia, y auida se
fue.
028290 Estos tallanos traen unas camisetas y mantas de algodon labradas de algunas
labores con la-/na; traen unos rreuozos alrrededor de la caueza que les da buelta deuajo
de la barua, con unos rrapacexos que les llega hasta la garganta y el pecho; tienen ellas
horadados los labios junto a la barua y metidos en los aguxeros unas puntas de oro y
plata rredondas; quitanselas y ponenselas, quando quieren. Estas puntas les tapa el
aguxero. Adorauan los ydolos que los demas ya dichos, y el sol, por mandado del Ynga.
Aqui se hallaron depositos de lagartijas secas para llevar al Ynga de tributo al Cuzco,
con todas las demas cosas que ellos tenian que tributaban. Ay desde este Tangarala al
Cuzco casi trezientas leguas.
030010 Capitulo ocho. De la partida de Tangarala para Caxamarca y de lo que |
Bucedio
030040 Pues hecho el Marques el rrepartimiento y poblazon de Tangarala, dejo por
tiniente de Gouernador en el a Antonio Nauarro, Contador de Su Magestad; / aqui se
quedaron los demas Oficiales: Tesorero y Ueedor. Pues tomada toda la demas gente,
dexando solo los vezinos que alli poblaron, se partio para Caxamarca, publicando entre
los naturales yua a fauorecer y a ayudar a Guascar, el senor natural deste rreino, que yua
de caida, que los capitanes de Atagualpa Quisquis y Challicuchima lo lleuauan de
uencido.
030130 Pues yendo caminando con este apellido, en Sarran salio el mismo yndio
llamado Apo, que dixe en Poechos auelle atropillado Hernando Pizarro. Uino
descubiertamente de parte de Atagualpa al Marques don Francisco Pizarro con ciertos
patos desollados y dos camisetas de algenteria de plata y oro, lo qual presento a don
Francisco Pizarro diziendo se lo enbiaua Atagualpa; y fue la uenida de este yndio para
contar la gente cuantos heran, y asi andaua certificandose que hombres eran, tentando
las fuerzas a los espanoles a manera que burlaua, y pidiendoles sacasen las espadas.
Acaeeio pues que llego a un espanol a hazer esto, y echole mano de la barua, / el qual
espanol le dio muchos bofetones. Sauido por el Marques esto, mando a pregonar que
nadie tocase al yndio por cosa que hiziese. Despues de auer contado los espanoles, el
yndio se uoluio para su senor Ataualpa y le conto todo lo que auia uisto, y dijo que
serian todos hasta ciento y nobenta espanoles, y entre ellos como nobenta de a cauallo,
poco mas o menos, y que eran unos ladrones haraganes, que uenian caualleros en unos
carneros, como tengo dicho, y que hiziese aparexar muchas sogas para atallos, porque
benian muy medrosos, y que si biesen la gente que tenia, se huirian. Con esto Atagualpa
se aseguro y no los tuuo en nada, porque si los tubiera en algo, enbiara gente a la subida
de la sierra, que es una. questa de mas de tres leguas, muy agra, donde ay muchos pasos
malos y no sauidos por los espanoles: con la tercia parte de la gente que tenia que en
estos pasos pusiera, matara todos los espanoles que subian, o a lo mcnos la mayor parte,
y los que escaparan uoluieran huyendo y en el camino fueran muertos. / Hordenolo
Nuestro Senor asi porque fue seruido que en esta tierra entrasen cristianos.
032010 Caminando el Marques por sus jornadas, llegados que fuimos al subir de esta
sierra no falto temor harto, temiendo no ubiese alguna gente emboscada que nos tomase
de sobresalto. Salidos pues della y llegados a Caxamalca Atagualpa estaua en unos
banos questauan poco mas de media legua del asiento de Caxamarca, donde tenia
asentado su rreal, que segun se entendio tenia mas de quarenta mill yndios de guerra; y
luego este dia el Marques don Francisco Pizarro mando a Hernando de Soto que, con
beinte de a cauallo y una lengua, fuese a donde estaua Atagualpa y le dijese que el benia
de parte de Dios a los predicar y tenellos por amigos, y otras cosas de paz y amistad, y
que se uiniese a uer con el.
032140 Pues llegado Soto donde estaua Atagualpa, que hera un galponcillo pequeno
que alli tenian para el senor, con otros aposentos para quando alli se yba a holgar y
banar en un estanque / grande que tenian hecho, muy labrado de canteria, y al estanque
benian dos canos de agua: uno caliente y otro frio, y alli se templaua la una con la otra,
para quando el senor se queria banar y sus mugeres, que otra persona no osaua entrar en
el so pena de la uida.
032220 Llegado pues Hernando de Soto, hallo – como digo – toda la xente a punto de
guerra, y Ataualpa estaua en este galponcillo como tengo dicho, sentado en su duho, y
una manta muy delgada rrala, que por ella uia, la qual tenian dos mugeres, una de un
cabo y otra de otro, delante del, que le tapaban, por que nadie le biese, que lo tenian de
costumbre algunos destos senores no ser uistos de sus vasallos sino raras vezes. Pues
llegado que fue Soto a el a cauallo con los demas, mando auaxar la manta, y oyo todo lo
que el Soto le dixo que le era mandado le dixesse, lo qual le dio a entender la lengua
don Martinillo, uno de los muchachos ya dichos; y despues de auer oydo la embajada
respondio / y dixo al Hernando de Soto que se voluiese y dixese al Marques y a los
demas cristianos que el yria por la manana donde ellos estauan, y le pagarian el desacato
que auian tenido en tomar unas esteras de un aposento donde dormia su padre Guaina
Capa quando cra vivo, y que todo lo que auian tomado desde la baya de San Mateo
hasta alli y comido, se lo tuuiesen todo junto para quando el llegase.
033190 Pues oydo esto Hernando de Soto se desuio y en un llano que alli auia hizo
hacer una escaramuza a los de a cauallo, y acaso llegando los de a cauallo con la
escaramuza junto a unos yndios que estauan sentados, los yndios se leuantaron de
miedo.
033240 Pues buelto el Soto a Caxamalca, el Atagualpa mando matar a los yndios que
se leuantaron y ubieron miedo, y a sus caciques que alli estauan y mugeres y hijos, por
poner temor a su xente que no huyese ninguno al tiempo del pelear con los xptianos.
Destas crueldades hazian el y sus capitanes muchas, como adelante se dira.
034050 Pues buelto el Soto dio la rrespuesta al Marques / de lo que auia pasado, y con
harto miedo toda la noche se paso en bela. Aquesta misma noche despacho Atagualpa
veinte mill yndios con un capitan suyo, que se llamaua Lumenaui, con muchas sogas,
que tomasen las espaldas a los espanoles y secretamente estuuiesen para que quando
huyesen diesen en ellos y los atasen, creyendo que otro dia, uista la mucha xente que
lleuaua, todos se auian de huir.
035010 Capitulo 9. De la llegada a Caxamarca de Atagualpa y de los que |
Bucedio
035030 Pues estando toda la noche, como dicho tengo, en vela los espanoles y con
harto temor por la mucha xente que el yndio tenia (como Soto y los que con el fueron
dixeron auer visto), y no estar esperimentados los espanoles como estos yndios
peleauan, ni que animo tenian, porque hastaqui no auian peleado con yndios de guerra
sino auia sido en Tumbez y en La Puna con unos pocos, que no llegauan a seiscientos,
despues de amanecido / el Marques don Francisco Picisco Pizarro hordeno su xente
partiendola en dos partes los de a cauallo, dando la una a Hernando Pizarro y la otra a
Hernando de Soto. Asimismo partio la xente de a pie en dos partes, tomando el la una, y
dando a a su hermano Juan Piarro la otra.
035160 Mando, asimismo, a Pedro de Candia con dos u tres soldados de a pie y con las
trompetas se subiesen a una fortalecilla que esta en la plaza de Caxamarca, y alli
cstuuiesen con un falconete pequeno que en el campo traian, y que en haziendoles una
sena desde el galpon, que se la harian quando todos los yndios ubieren entrado en la
plaza y Ataualpa con ellos, y en estando dentro le harian la sena, y en haziendola soltase
el tiro y tocasen las trompetas, y tocadas saldrian los de a cauallo de tropel de un galpon
grande, donde todos estauan metidos, donde bien cauian, y muchos mas que fueran, el
qual galpon tenia muchas puertas, todas a la plaza, grandes, que podian salir muy bien a
cauallo los que dentro estauan. Y asimismo don Francisco Pizarro y su hermano Juan
Pizarro estauan en el mesmo galpon, a una parte, para salir tras los de a cauallo; / y asi
todos estauan dentro en este galpon, que ninguno faltaua, por que no viesen los yndios
que xente hera y les pusiese espanto quando todos saliesen de tropel. Todos echaron a
sus cauallos pretales de caxcaueles, para poner espanto a los yndios.
036140 Pues estando asi los espanoles, fue la nueua al Atabalpa de yndios que tenia
espiando, que los espanoles estauan metidos todos en el galpon, llenos de miedo, y que
ninguno parescia por la plaza, y a la berdad los yndios dios la dezian, porque yo oy a
muchos espanoles que, sin sentillo, se orinauan de puro temor. Pues sauido esto, el
Atagualpa pidio que le diesen de comer, y mando que toda su xente hiziese lo mismo.
036220 Estos senores tenian de costumbre comer por las mananas, y asimismo todos
los naturales deste rreyno; los senores, despues de auer comido como digo, gastauan
todo el da en beuer y toda la tarde, que cenauan muy poca cosa; y los proues yndios en
trauaxar.
037010 Despues de auer comido, que acauaria a ora de misa mayor, enpezo a leuantar
su xente y benirse hazia Caxamarca, y hechos sus esquadrones, / que cubrP|mian los
campos, y el metido en unas andas, empezo a caminar, uinicndo delante del dos mill
yndios que le barrian el camipo por donde benia caminando, y la xente de guerra, la
mitad de un lado y la mitad del otro, por los campos, sin entrar en camino. Traya
asimismo al senor de Chincha consigo, en unas andas, que parescia a los suyos cosa de
admiracion, porque ningun yndio, por senor principal que fucsc, auia de parescer
delante del si no fuese con una carga a questas y descalzo. Pues era tanta la pateneria
que trayan de oro y plata, que era cosa estrana lo que rreluzia con el sol. Venian
asimismo delante del Ataualpa muchos yndios cantando y danzando. Tardo este senor
en andar esta media legua que ay desde los banos donde el estaua. hasta Caxamarca,
desde ora de misa mayor-como digo-, hasta tres horas antes que anocheciese.
037190 Pues llegada la xente a la puerta de la plaza, enpezaton a entrar los esquadrones
con grandes cantares, y asi cntrando ocuparon toda la plaza por todas partes. Visto el
Starques don Francisco Pizarro que Ataualpa benia ya, cnbio al Padre / Fray Vicente de
Valuerde, primero obispo del Cuzco, y a Hernando de Aldana, un buen soldado, y a don
Martinillo, lengua, que fuesen a hablar a Ataualpa y a rrequerille, de parte de Dios y del
Rey, se suxetate a la ley de Nuestro Senor Ihesu Chrispto y al seruicio de Su Magestad,
y que el Marques le ternia en lugar de hermano, y no consintiria le hiziesen enojo ni
dano en su tierra. Llegado que fue el Padre a las andas en donde Ataualpa benia, le
hablo y dixo a lo que yua y predico cosas de nuestra Sancta Fee, declarandoselas la
lengua. Lleuaba un breuiario el Padre en las manos, donde leya lo que le predicaua. El
Ataualpa se lo pidio, y el se lo dio cerrado, y como lo tubo en las manos no supo abrille,
arroxolo en el suelo. Llamo al Aldana que se llegase a el y le diese el espada, y el
Aldana la saco y se la mostro, pero no quiso darsela. Pues pasado lo dicho, el Ataualpa
les dixo que se fuesen para bellacos ladrones, y que los auia de matar a todos.
038130 Pues oydo esto, el Padre se uoluio y conto al Marques lo que auia pasado; el
Ataualpa entro en la plaza con todo su trono que traya, y el senor de Chincha tras el, y
desque ubieron entrado vio que no parescia espanol / ninguno, pregunto a sus capitanes:
< <-|CDonde estan estos christianos, que no parescen?>>; ellos le dixeron: < <-Senor: estan escondidos de miedo>>.
038200 Pues bisto el Marques las dos andas, no conosciendo qual era la de el Ataualpa,
mando a Juan Pizarro, su hermano, fuese con los peones que tenia a las unas, y el yria a
las otras. Pues mandado esto, hizieron la scna al Candia y solto el tiro y en soltandolo
tocaron las trompetas y salieron los de a cauallo de tropel, y el Marques, con los de a pie
como esta dicho, tras ellos, de mancra que con el estruendo del tiro y las trompetas y
tropel de los cauallos y caxcaueles, los yndios se enbarazaron. Los espanoles dieron en
ellos y enpezaron a matar, y fue tanto el miedo que ubieron los yndios, que por huyr, no
caliendo por la puerta, derribaron un lienzo de una pated de la cerca de la plaza, de largo
de mas de dos mill pasos y de altor de mas de un estado. Los de a cauallo fueron en su
seguimiento hasta los banos, donde hizieron grande estrago, y hizieran mas, si no les
anocheciera.
039140 Pues boluiendo a don Francisco Pizarro y a su hermano, que salieron, como
esta dicho con la gente de a pie, el Marques fue a dar con las andas de / Ataualpa. y el
hermano con el senor de Chincha, al qual mataron alli cn las andas, y lo mismo fuera de
Ataualpa, si no se hallara el Marques alli, porque no podian derriballe de las andas, que
aunque matauan los yndios que las tenian, se metian luego otros de rrefresco a
sustentallas. Desta mancra estuuieron un gran rrato forcexeando y matando yndios. y de
cansados un espanol tiro una cuchillada para matalle, y el Maquqes don Francisco
Pizarro se la rreparo, y del rreparo le hirio en la mano el espanol, queriendo dar al
Ataualpa, a cuya causa el Marques dio bozes, diziendo: < <_|GNadie hiera al yndio, so pena de la uida!>>. Entendiendo esto aguixaron siete u ocho espanles hazia el y asieron
del un bordo de las andas, y haziendo fuerza las trastornaron a un lado, y asi fue preso el
Ataualpa, y el Marques le lleuo a su aposento, y alli le puso guardas que le guardasen de
dia y de noche.
040060 Pues benida la noche, los espanoles se rrecoxeron todos y dieron muchas
gracias a Nuestro Senor por las mercedes que les auia hecho, y muy contentos en tener
preso al senor, porque a no prenderle, no se ganara / la tierra como se gano.
040110 Pues vistose preso Ataualpa, temio le matarian el dia siguiente, porque auia
entendido el apellido que el Marques auia traydo que benia a fauorescer a su hermano
Guascar, el qual tenia ya preso sus capitanes, y auia poco que le auia benido la nueua
dello; y temiendo lo que digo, otro dia, de manana, dixo que le llamasen la lengua, que
queria hablar al Marques. Venido pues que fue el don Martinillo, le dixo que dixesse al
Marques don Francisco Pizarro que no le matase, y que el le daria mucho oro y plata.
040210 Pues entendido esto por el Marques le pregunto que tanto oro y plata daria.
Ataualpa dixo que henchiria un aposento donde el Marques estaua, de oro, y el galpon
grande que tengo dicho, donde los espanoles se rrecoxeron, le henchiria dos vezes de
plata, por su rresgate. !Manda cierto de gran numero! Y dicho esto, el Marques don
Francisco Pizarro, por consejo de sus capitanes y suyo, hizo llamar un escriuano y que
diese por fe lo lo que este yndio mandaua, y asimismo pregunto al yndio que para quien
mandaua esto, y rrespondio que lo mandaua para todos los que se auan hallado en Ca- /
xamarca a su prision y auian desuaratado su campo: estos espanoles que aqui se
hallaron en Caxamarca serian hasta dozientos; y ese aucto y declaracion ante el
escriuano fue causa de su muerte, como adelante se dira.
041120 Pues hecho este aucto, el Ataualpa despacho a sus capitanes hiziesen axuntar
gran tesoro y lo enbiasen. Estando en esta manda que hizo este yndio, el Marques le
pregunto por su hermano Guascar donde estaua, y Ataualpa le rrespondio que sus
capitanes le tenian preso. El Marques mando que se lo truxessen viuo y no le matasen,
porque si le mataba, le mataria a el.
041190 Pues boluiendo al desbarate de los yndios en Caxamarca, los que se escaparon
se fueron donde estauan los capitanes de Ataualpa que tenian preso a Guascar, y les
dieron nueuas de que Ataualpa hera muerto por los cristianos, por lo qual estos
capitanes e yndios estuuieron en gran confusion y no sauian que hazerse, porque auian
tratado muy mal a Guascar en la prision, que le trayan huradadas las yslillas de los
honbros y por ellas metidas unas sogas, y por esta causa no osaron soltalle y
confederarse con el, que, si no ubieran hecho esto con el, lo hizieran, y si al Guascar
soltaran, / ubiera gran duda en ganarse la tierra, por los pocos espanoles que auia en
ella, porque el Marques tenia hasta duzientos hombres en Caxamarca, que alli no se
hallaron mas a esta prision, y en Tangarala quedaron hasta ciento.
042110 Pues estando asi como digo estos capitanes en gran confusion, llegaron a ellos
los menzajeros de Ataualpa en que les dieron nuevas como hera vivo, y el tesoro que
auia mandado, y que les mandaua rrecoxesen todo el tesoro de la tierra y se lo enviasen.
Pues sauido esto por Guascar, dizen que dixo: < <-Ese perro de Ataualpa, |Cdonde tiene el oro ni plata para dar a los cristianos? |CNo saue que todo es mio? Yo se lo dare a los cristianos, y a el le mataran>>. Pues entendido esto Challicuchima, capitan general de
Ataualpa, hizole menzajero secreto haziendole sauer lo que Guascar dezia, que uiese
que harian del.
042220 Pues sauido Ataualpa lo que su capitan le enbiaua a dezir y Guascar auia dicho,
acordo hazer un ardid de honbre sauio, que cierto este yndio lo hera, y fue que un dia
enbiandole el Marques a llamar para que uiniese a comer con el, que asi lo
acostumbraua, finxio el Ataualpa es- / tar llorando muy congoxando. Sauido pues por el
Marques estaua asi, le fue a ver y a preguntar de que estaua asi; rrehusaua de dezirselo,
sollozando, y al fin mandole el Marques lo dixesse. Rrespondio: < <-Estoy asi porque me as de matar>>. El Marques le dixo que no temiese, que dixesse lo que auia, que no
le matarian; y vino a dezir: < <-Senor: tu me mandaste que no matasen a mi hermano Guascar, porque me matarias si lo matasen. Mis capitanes, sin yo sauello, lo an muerto, y por esto estoy assi, entondiendo que me as tu de matar>>. Pues el Marques don
Francisco Pizarro, no entendiendo la cautela, le torno a dezir: < <-|CEs cierto muerto el yndio?>>. Dixo que si. El Marques le aseguro y le dixo que no temiese, que pues lo
auian muerto sin sauello el, que no le haria mal ni le mataria.
043130 Pues asegurando su bida Ataualpa con la cautela ya dicha, despacho luego
menzajero a Challicuchima que matase luego a Guascar, y asi lo mataron en los
Guambos; otros dizen que en Guanuco, y dizen que le echaron por un rrio auaxo.
043180 Pues sauida la nueua, Ataualpa enbio a mandar a sus capitanes Challicuchima y
Quisquis que el Challicuchima se pusiese en Jauja con la / mitad de la xente de guerra, y
el Quisquis se fuese al Cuzco y estuuiese en el con la otra mitad de la xente de guerra
que ellos tenian. Esto se uino a sauer despues del Ataualpa muerto, y de otras dos
muertes de dos hermanos suyos que se auian benido a amparar al Marques don
Francisco Pizarro, que auian sido capitanes de Guascar.
043270 Pues contare aora la muerte de estos dichos hermanos, y, la guerra de entre
Guascar y Ataualpa, y algunas cosas de este Ataualpa. y de su sauer.
044030 Pues estando estos dos hermanos suyos con el Marques, uno llamado
Guamantito, y otro Mayta Yupangue, pidieron licencia estos dos al Marques don
Francisco Pizarro para ir al Cuzco. El Marques les dixo que mirasen no los matasen por
alla, y ellos dixeron que no temian porque ellos heran de su casa, y nadie los osaria
matar. Pues dandoles el Marques licencia, el Ataualpa lo supo, y le dixo: < <-Senor: no des licencia a estos mis hermanos, porque estan mal quistos por alla arriua, y si los matan, diras que yo lo mande>>. El Marques lo dixo a los dos hermanos, y les estoruo
la yda por algunos dias, y tanto porfiaron en su yda, / que el Marques les dio licencia, y
dada, le pidieron una espada, diziendo que con ella se defenderian de todos sus
enemigos, y el Marques se la dio. El Ataualpa dixo otra vez que no los dexase yr. Pues
partidos los yndios, el Ataualpa despacho que los matasen, y asi mato a estos dos
hermanos.
045010 Capitulo diez. De la guerra de entre Ataualpa y Guascar y de otras
cosas
045040 La guerra de entre Ataualpa y Guascar contare como lo oy a muchos yndios y
senores principales de esta tierra. En este rreyno ubo cinco senores Yngas hasta la hera
que los espanoles entramos en ella, los quales empezaron a ganar y sujetar esta tierra
haziendose rreyes de toda ella, porque antes que estos senores la suxetasen, hera todo
behetrias, aunque auia algunos senores que tenian subjetos algunos pueblos pequenos
cercanos a ellos, y estos heran pocos; y asi en la behetrias trayan guerras unos con otros.
045130 Dizen pues estos yndios que se leuanto un yndio, el primer senor: unos dizen
que salio de la ysla de Titicaca, que es una isla que esta en una laguna en el Collao, /
que terna sesenta leguas en torno. Ay en ella tormentas a tiempos, como en la mar.
Criase en ella un pescado pequeno, de palmo u poco mas, en el agua, ques un poco
salobre. Esta laguna desagua en otra que se haze en la prouincia de los Carangas y
Quillacas, casi tan grande como estotra. No se halla desaguadero ni por donde desag-|
rue: entiendese por deuaxo de tierra sale a la mar, porque segun la gran cantidad de agua
que en ella entra, no puede ser menos.
046050 En esta laguna ay una ysla que se dize Titicaca, donde tenian por ydolo una
muger, de la cinta arriua de oro y de la cinta auaxo de plata, de la estatura de una muger
mediana. Esta uide yo que la truxeron dalli, de quien dizen los yndios auia salido el
primer senor deste rreyno.
046100 Otros yndios dizen que este primer senor salio de Tambo: este Tambo esta en
Condesuyo, seys leguas del Cuzco poco mas u menos. Este primer Ynga dizen que se
llamaua Ynga Viracocha, que los nombres de Ataualpa y Guascar no heran sus mismos
nombres de su alcuna, sino que el uno al otro se los pusieron por ygnominia. Este Ynga
Viracocha dizen conquisto y gano y subxeto asi treinta leguas alrrededor del Cuzco,
donde/poblo este primer Ynga. Deste Ynga Viracocha quedo un hijo, que se llamaua
Tupa Ynga Yupangue Pachacuti, y que este gano cien leguas, y Guaina Ynga, y Ynga
Amaru Ynga, y otros dos sus |Bubcesores destos ganaron hasta Caxamarca.
046220 Guaina Capac. que fue el quinto descendiente de estos, fue ganando hasta
Quito, y sus capitanes por otra parte, hasta Chile y hasta la baya de San Mateo, que son
mas de mill leguas de una parte a otra.
047030 Estos senores tenian de costumbre de tomar a sus hermanas por mugeres,
porque dezian que nadie las merescia si ellos no (sic) . Auia un linaxe destas hermansa
que descendia de su misma linea destos senores, y los hijos destas heran los que
eredauan el rreyno, siempre el mayor. Pues fuera de estas hermanas tenian estos
sennores todas las hijas de los caciques del rreyno por mancebas, y cstas seruian a sus
hermanas principales, que seroan en numero de muchas mas de quatro mill. Tenian
asimismo todas las yndias que bien les parescian, rrepartidas por estas sus hermanas,
que heran muchas.
047140 La horden que estas senoras tenian en seruir a sus hermanos y maridos hera que
una dellas seruia una semana con la parte de las / yndias ya dichas que les heran dadas,
y esta dormia con el y la yndia que se le antoxaua que esta tenia consigo, y por esta
horden todas las demas hermanas, por su turno y horden, hasta uoluer a la primera.
Estas hermanas viven en unos corrales grandes que tenian cercados, con muchos
aposentos y guardas y porteros, y las que no salian hasta que les benia su tiempo no
entendian sino en bayles y rregucixos y borracheras. Estas senoras tenian y se les daua
todo lo que querian y pedian.
047250 Pues estando conquistando Guaina Capa a Quito, que dizen que tardo en
ganallo mas de diez anos, ubo a este Ataualpa en una yndia, hija del senor prencipal de
esta prouincia de Quito. Pues acauada la conquista, el Guaina Capa mando hazer una
fortaleza en memoria de la uitoria que auia auido, que asi lo tenian de costumbre en
todas las prouincias que ganauan. Pues estando en esta obra dio entrellos una
enfermedad de birhuelas, nunca entrellos vista, la qual mato muchos yndios. El Guaina
Capa estaua encerrado en sus ayunos que acostumbrauan hazer, que hera estar solos en
un aposento y no llegar a muger, ni comer sal ni aji en lo que les guisauan, ni beuer
chicha (estauan desta manera nueue dias, otras vezes / tres); pues estando. Guaina Capa
en este ayuno solo, dizen que entraron tres yndios nunca vistos, muy pequenos, como
enanos, donde el senor estaua, y le dixeron: < <_Ynga: benimoste a llamar>>, y como el
vido esta vision y esto que dixeron, dio bozes llamando a los suyos, y en entrando que
entraron, desaparescieron estos tres ya dichos, que no los uido nadie, saluo el Guaina
Capa, y el a los suyos dixo: < <_|CQues de esos enanos que me uinieron a llamar?>>;
respondieronle: < <_No los emos visto>>; entonces dixo el Guaina Capa: < <_Morir tengo>> ; luego enfermo del mal de las birhuelas.
048240 Pues estando asi muy malo, desacharon menzajeros a Pachacama, que por los
chasques, que heran unas postas que ellos acostumbrauan a poner una legua una de otra,
yua un yndio corriendo esta legua y uiendole el otro que estaua aguardandolo, saliale al
camino, y asi corriendo el que uenia le yua diziendo el menzaje a grandes bozes, que
quando llegaua donde el otro estaua, lo tenia ya dicho, y asi partia el que lo oya, sin
aguardar nada al que se lo dezia; desta manera yua el menzaje desde el Cuzco a Quito
en cinco dias (que ay casi quinientas leguas), y asi ynbiaron / a Pachacama a preguntar
que harian para la salud de Guaina Capa; y los hechizeros que hablauan con el demonio
le preguntaron a su ydolo, y el demonio hablo en su ydolo y les dixo que le sacasen al
sol, y luego sanaria, Pues haziendolo asi fue a la contra: que en poniendolo al sol murio
este Guaina Capa.
049140 Dizen los yndios que hera muy amigo de los proues y que mandaua que
tuuiesen especial cuydado dellos en toda su tierra. Dizen hera muy afable con los suyos
y graue. Dizen que beuia mucho mas que tres yndios juntos y que xamas le bian
borracho; y que preguntandole sus capitanes e yndios prencipales que como beuiendo
tanto no se enborrachaua, dizen que dezia que beuia por los proues quel muchos
sustentaua.
049220 Y si este Guaina Capa fuera uibo quando los espanoles entramos en esta tierra
era ynposible ganarse, porque hera muy querido de todos sus basallos, y auia diez anos
que hera muerto quando entramos en esta tierra; y tambien si la tierra no estuuiera
diuisa con las guerras de entre Guascar y Ataualpa, tanpoco no la pudieramos entrar ni
ganar, si no binieran xuntos mas de mill espanoles a ella, que hera ynposible entonces
juntarse ni aun quinientos, / por los pocos que auia, y mala fama que en esta tierra aua.
050090 Pues muerto Guaina Capa, alzaron por senor a Guascar, su hijo, que hera al que
pertenescia el rreyno, que estaua en el Cuzco, que alli le hauia dexado su padre Guaina
Capa. Pues pasados algunos anos, el Ataualpa crecio, que estaua en Quito, donde su
padre le auia auido como tengo dicho, y auiase hecho muy hombrazo belicoso, y por
esta causa auisaron a Guascar le ynbiase a llamar y le tuuiese consigo. Pues enbiadole a
llamar el Guascar, rrespondio a los menzaxeros de su hermano que como auia de tener
ay un ynga por gouernador, dixesen a su hermano le tuuiese a el alli. Pues
aconsexandole sus deudos a Guascar que no lo hiziese, que se le alzaria, segunda bez le
ynbio a llamar, y el rrespondio lo mismo, y a la tercera que lo ynbio a llamar, y que si
no cumplia lo que le enbiaua mandar, ynbiaria por el, los deudos que en Quito tenia de
parte de su madre (como tengo dicho), le aconsexaron que se alzase y que fuese senor
el, porque si yua al Cuzco, le mataria su hermano, pues tambien hera hijo de Guaina
Capa el como Guascar para heredar el rreyno, aunque hera bastardo, como arriua / tengo
dicho, a los que les pertenecia, y que ellos le ayudarian y le harian senor, pues sauia que
los de Quito heran los yndios mas balientes deste rreyno, que asi lo heran.
051050 Pues visto Ataualpa la uoluntad de sus deudos, hizose alzar por senor dellos y
de los canares que le ayudaron. Pues sauida la nueua Guascar del alzamiento de su
hermano Ataualpa, ynbio sus capitanes sobre la xente de guerra, y en Tumebamba
ouieron uatalla los unos con los otros, donde Ataualpa fue preso por los de Guascar;
teniendole metido en una casa con guardas, una noche se solto diziendo el que el sol le
auia soltado, que hera su padre (que asi dezian todos estos senores que heran hijos del
sol), y fue por la mala guarda que los yndios pusieron en P|mel, porque hasta
medianoche estos yndios belauan bien, y de medianoche adelante todos se duermen, y
asi lo hemos visto los esanoles por yspiriencia en la conquista de esta tierra, en especial
en el cerco del Cuzco.
051190 Ataualpa tornose a rrehazer de gente desque se vido suelto, y fue siguiendo
vitoria siempre.
051210 Dizen estos yndios fue la causa auerse hecho malquisto Guascar a causa de que
hera muy graue y no se dexaua ver de los suyos, ni salia a comer con ellos a la plaza,
como lo tenian de costumbre / los senores pasados hazello algunas bezes, aunque otros
dezian que la mayor ocasior ocasion por donde se perdio fue por lo que aqui dire.
052010 Estos senores tenian por ley y costumbre que el senor que dellos moria le
enbalsamauan y le tenian enbuelto en muchas rropas delgadas, y a estos senores les
dexauan todo el seruicio que auian tenido en vida, para que les siruiesen en muerte a
estos bultos, como si estuuieran viuos: no les tocauan su seruicio de oro ni de plata, ni
en cosa ninguna que tuuiesen ellos ni los que les seruian, ni en la casa, antes les dauan
mas, y tenian senaladas prouincias que les diesen sustento.
052100 El senor que entraua a gouernar se auia de seruir de nueuos criados; las vaxillas
auian de ser de palo y de barro hasta en tanto que las hiziesen de oro y de plata, y
siempre se auentaxauan los que entrauan a gouernar, y por esta causa ubo tanto tesoro
en esta tierra, porque, como tengo dicho, el que |Bucedia en el rreyno siempre se
auentaxaua en hazer mayores vaxillas y casas; y como la mayor parte de la xente y
tesoros y gastos y uicios estauan / en poder de los muertos, por esta horden: que cada
muerto de estos tenia senalado un yndio principal y una yndia asimismo, lo que este
yndio o yndia queria, dezian ellos que hera la uoluntad de los muertos. Quando tenian
gana de comer u de ueuer, dezian que los muertos querian lo mismo; si querian yr a
holgarse a casa de otros muertos, dezian lo mismo, porque asi lo tenian de costumbre
yrse a uisitar los muertos unos a otros, y hazian grandes bayles y borracheras. Algunas
uezes yuan a casas de los uiuos, y los uiuos a las suyas. Ansimismo a estos muertos se
llegauan muchas xentes, asi hombres como mugeres, diziendo que los querian seruir, y
esto no les hera estoruado por los vivos, porque para seruir a estos tenian liuertad todos
de hazello, cada uno al muerto que queria. Estos muertos tenian mayor cantidad de
xente principal dellos, ansi hombres como mugeres, a causa de que biuian uiciosamente,
amanceuandose, beuiendo y comiendo esplendidamente.
053100 Esto vine a entender yo quando entramos la primera vez en el Cuzco, que,
enbiando / el Marques don Francisco Pizarro a don Diego de Almagro y a Hernando de
Soto y a Mango Ynga tras Quisquis, que lleuaua toda la tierra rrouada a Quito, pues a la
partida un capitan de Mango Ynga, que auia de yr con el, uino a rrogar al Marques
ynbiase a rrogar a uno destos muertos que le diese por muger una parienta suya, que
estaua en su seruicio. El Marques me mando a mi que fuese con don Martin, la lengua, a
pedille de su parte diese la yndia a este capitan. Pues creyendo yo que yua a hablar
algun yndio uiuo, me lleuaron a un bulto de estos muertos, donde estaua asentado
dentro de unas andas, que asi los tenian; y el yndio diputado que hablaua por el de un
lado, y la yndia al otro, sentados cabe el muerto. Pues llegados que fuimos delante del
muerto, la lengua le dixo el menzaxe, y estando asi un poco suspensos y callados, el
yndio miro a la yndia (entiendo yo que para sauer su uoluntad); pues despues de auer
estado asi como digo, me respondieron ambos a dos diziendo que su senor el muerto /
dezia que fuese asi, que lleuase la yndia el capitan ya dicho, pues lo queria el apo (que
asi llamauan al Marques).
054060 Pues boluiendo a Guascar, enoxandose un dia con los muertos, dixo que los
auia de mandar enterrar a todos y quitalles todo lo que tenian, que no auia de auer
muertos sino uiuos, porque tenian todo lo mexor de su rreyno. Pues como tengo dicho
que la mayor parte de la xente principal estaua con estos muertos, por los muchos uicios
que tenian, alli tomaron odio a Guascar, y dezian que se dexauan bencer los capitanes
que ynbiaua contra Ataualpa, y otros se hazian con el y se le pasauan, y por esta causa el
Ataualpa pudo bencer, porque de otra manera no bastara el ni su xente a ganar un
pueblo, quando mas todo el rreyno, y asi fue preso Guascar, como dicho tengo, por los
capitanes de Ataualpa, y muerto.
055010 Capitulo onze. De la yda de Hernando Pizarro a Pachacama y muerte de
Ataualpa
055040 Pues boluiendo a la prision de Ataualpa, / el Marques le tenia preso aguardando
que juntase el tesoro que auia prometido, y tambien a que uiniesen mas espanoles a la
tierra, porque con los que tenia no se atreuia a pasar adelante, especialmente auiendo de
guardar a Ataualpa, porque segun los naturales que tenia le temian y ouedescian, no
fuera posible subir al Cuzco sin soltarse, o acudir tanta xente sobre los espanoles en
muchos pasos que ay malos, que a todos los mataran.
055130 Pues estando asi como digo, Ataualpa dixo al Marques que para que se xuntase
el tesoro que auia mandado mas presto, hera menester que ynbiase un capitan con gente
a Pachacama, porque dezia el que tenia mas tesoro este ydolo de Pachacama que |blo
que|c el auia mandado. y asi auia ynbiado a llamar a los hechizeros que tenian cargo de
la guaca de Pachacama, y se los auian traydo, y los tenia presos, diziendoles que
hinchesen ellos otro buhio como el que el auia mandado. Tambien pidio que le diesen
dos espanoles / para ynbiar al Cuzco, para que diesen priessa a traer el tesoro.
056030 Pues oydo lo que Ataualpa pedia, el Marques don Francisco Pizarro despacho
luego dos espanoles al Cuzco: a un Martin Bueno y a otro Pedro Martin de Moguer, con
un orexon que el Ataualpa les dio que los lleuase seguros y a mandar que todo lo que
ellos pidiesen les ouedesciesen.
056080 Despachados pues estos espanoles, acordo el Marques de ynbiar a Pachacama a
su hermano Hernando Pizarro con cinquenta de a cauallo, y que de alli subiesen a
Xauja, y por buenas palabras y alagos truxesen consigo a Challicuchima, capitan de
Ataualpa, el mas principal que el tenia, y acordado, hablo al Ataualpa y dixole: < <- Yo quiero embiar a mi hermano a Pachacama con algunos espanoles: mira que si algun yndio se leuantare contra ellos, que te tengo de matar luego. Tambien quiero que baya a Xauxa y trayga consigo a Challicuchima, tu capitan, que tengo deseo de velle, que me dizen que es muy ualiente>>. El Ataualpa rrespondio: < <- Vaya, senor tu hermano, y no tema, que nadie se osara menear mientras / yo uiuiere, y lleue consigo estos guardadores de Pachacama, para que le den el tesoro y lo trayga, para cumplir lo que tengo mandado>>.
057040 Pues aperceuido Hernando Pizarro y la xente que con el auia de yr, uiniendose
a despedir del Marques, el Ataualpa mando llamar a los hechizeros de Pachacama y alli,
en presencia de el Marques y de su hermano, les hablo, diziendoles: < <- Yd con este hermano del apo y dalde todo el tesoro que teneis de Pachacama, ydolo, que si yo e mandado un buhio de oro, vosotros podeis henchir dos, que ese Pachacama vuestro no es dios, y aunque lo sea, daldo, quanto mas que no lo es>>.
057130 Pues entendido el Marques de la lengua lo que Ataualpa auia dicho, preguntole
que por que auia dicho aquello que no hera su dios Pachacama, pues ellos le tenian por
tal. El Ataualpa rrespondio que porque hera mentiroso. El Marques le pregunto: < <- | CEn que os a mentido?>>; Ataualpa dixo: < <- As de sauer, senor, que estando mi padre malo en Quito le ynbio a preguntar que que haria para su salud, y dixo que le sacasen / al sol, y en sacandole, murio. Guascar, mi hermano, le ynbio a preguntar que quien auia de uencer: yo u el, y dixo que el, y uencel, y uenci yo. Quando vosotros benistes, yo le ynbi-|-e bie a preguntar que quiP|mia de uencer: vosotros u yo; ynbiome a dezir que yo, y bencisteis vosotros. Asi que es mentiroso y no es dios, pues miente>>. El Marques le
dixo que sauia mucho. El Ataualpa rrespondio que los mercaderes sauian mucho. Oydo
esto, el Marques le dixo que Pachacama hera el diablo que les hablaua alli, y los traya
enganados; que Dios estaua en el cielo, y otras cosas de nuestra santa fee.
058090 Pues pasado esto, Hernando Pizarro se partio con los guardadores del ydolo de
Pachacama, y quando alla llego, hallo que auian alzado todo el tesoro y escondidolo, y
de lo que por alli quedo, ynbio obra de dozientos mill pesos. De alli subio a Xauxa,
donde hallo a Challicuchima, el qual le salio de paz; y tenia en la plaza de Xauxa
muchas lanzas hincadas, y en las puntas puestas cauezas de yndios, y en otras, lenguas, /
y en otras manos y pies, que hera cosa de espanto ver las crueldades que tenia hechas y
hazia. Pues despues de auer estado Hernando Pizarro algunos dias en Xauxa, dixo a
Challicuchima que se aperciuiese para yr a ver a su senor Ataualpa con el, y el asi lo
hizo, y con el se uino, porque el Ataualpa se lo auia enbiado a mandar asi.
058230 Pues boluiendo a los dos espanoles que fueron al Cuzco, hallaron a Quisquis en
el, con no menos crueldades que su companero Challicuchima tenia en Xauxa. Dixeron
estos dos espanoles que en lo que pasaua Quisquis tiempo hera que le auian de traer
muchos paxaros uiuos, sin tocalles a las plumas, y en dandoselos a el, los soltaua y los
echaua a bolar; y que en enoxandole algun yndio, le hazia comer tanto axi hasta que
moria, no obstante otras muertes que daua y auia dado a muchos capitanes y yndios
prencipales de la parte de Guascar.
059070 / Pues rrecoxido un golpe de oro de Quisquis junto haziendo quitar unas
planchas de las casas del sol, que estauan encaxadas en la pared en las piedras en toda la
delantera de la casa, y asimismo un escano de oro que encaxaua en una piedra grande
que tenian labrada hecha escano, donde dizen que se asentaua el sol: un bulto que ellos
tenian hecho de oro (este nunca parescio entonces), y alguna cantareria de oro y plata.
Este escano tomo el Marques don Francisco Pizarro para si por joya como capitan
general, que montaria ueinte mil castellanos, y con todo esto los espanoles se uinieron a
Caxamarca.
059180 Pues bueltos Hernando Pizarro y estos dos espanoles a Caxamarca, como esta
dicho, tuuimos nueua como don Diego de Almagro uenia de Panama con xente, y que
en Puerto Viejo se le auian juntado otros espanoles que uenian de Nicaragua, que todos
serian pocos mas de ciento, porque Almagro se quedo en Panama quando el Marques
vino a conquistar esta tierra, que no auia querido venir hasta que tuuo nueua de la
grosedad / de la tierra, y asimismo los Oficiales del rrey, que se auian quedado en
Tangarala – como tengo dicho – uinieron tambien a Caxamarca.
060020 Llegado pues Almagro y la xente ya dicha, el Ataualpa se turbo y entendio que
auia de morir, y un dia, estando comiendo con el Marques, le pregunto que como auia
de rrepartir los yndios entre los espanoles. El Marques le dixo que auia de dar un
cacique a cada espaol. Ataualpa dixo si los espanoles auian de estar cada uno con su
cacique. El Marques le dixo que no, sino que auia de hazer pueblos donde los espanoles
estuuiesen juntos. Oydo esto, Ataualpa dixo: < <- Yo morire: quierote dezir, apo, lo que an de hazer los cristianos con estos yndios para que se puedan seruir dellos: si a algun espanol dieres mill yndios, a de matar la mitad para poderse servir dellos >>, y asi dixo
al Marques que le auia de matar. El Marques le aseguraua, diziendole que le daria la
prouincia de Quito para el, y que los xptianos tomarian de Caxamarca para el Cuzco.
Pues / como el Ataualpa hera yndio sauio, uino a entender que le enganaua, tomo gran
amistad con Hernando Pizarro, que le auia prometido que no le dexaria matar, y asi
dezia el Ataualpa que no auia visto espanol que paresciese senor, sino hera Hernando
Pizarro.
061010 Pues estando las cosas en este estado, determino el Marques don Francisco
Pizarro de ynbiar a su hermano Hernando Pizarro a Espana con el tesoro de Su
Magestad. Pues sauido Ataualpa la yda de Hernando Pizarro, lloro, diziendo que le
auian de matar, pues Hernando Pizarro se yua, lo qual fue asi, que ydo Hernando
Pizarro y repartido el tesoro que se auia |ba|c llegado, que cupieron a los de a cauallo a
ocho mill pesos de parte, y a los de a pie a quatro mill: esto hera dando partes enteras,
porque ubo muy pocos a quien se dieron, que a algunos de a cauallo dauan parte y
media, a otros parte y tres quartones, y a los de a pie a tres quartones, y a media parte, y
a muy pocos a parte entera, que se rrepartia conforme a lo que cada uno / seruia y el
cauallo que tenia, aunque Almagro aqui quixera que no fuese asi, sino que tomaran el y
su companero la mitad, y a los demas espanoles que dieran a mill, y a los que mas, a dos
mill pesos. En esto el Marques fue sienpre muy cristiano, que a nadie quito lo que
merescia.
061200 Pues hecho este rrepartimiento entre los que entraron en Caxamarca a la prision
de Ataualpa, digo a todos los espanoles que con el Marques entraron alli, como se auia
hecho por aucto que a los que despues vinieran no les dauan nada, pues desto se leuanto
gran confusion entre los Oficiales del rrey y los que auian uenido con Almagro,
diziendo que el tesoro que Ataualpa auia mandado era sin numero, y que si se guardaua
el aucto que estaua hecho, que ellos nunca habrian nada. Acordaron pues los Oficiales y
Almagro que Ataualpa muriese, tratando entre si que, muerto Ataualpa, se acauaua el
aucto hecho acerca del tesoro.
062050 Pues dixeron al Marques don Francisco Pizarro / que no conbenia que Ataualpa
biuiese, porque si se soltaua Su Magestad perderia la tierra y todos los espaP|anoles
serian muertos, y a la verdad, si esto no fuera tratado con malicia (como esta dicho),
tuuieran rrazon, porque hera ynposible soltandole ganar la tierra. Pues el Marques no
quiso benir en ello. Visto esto, los Oficiales hizieronle muchos rrequerimientos,
poniendole el seruicio de Su Magestad por delante.
062140 Pues estando esto asi atravesose un demonio de una lengua, que se dezia
Felipillo, uno de los muchachos que el Marques auia lleuado a Espana, que andaua
enamorado de una muger de Ataualpa, y por auella hizo entender al Marques que
Ataualpa hazia gran xunta de xente para matar los espanoles, en Caxas. Pues sauido el
Marques esto, prendio a Challicuchima, que andaua suelto, y preguntandole por esta
xente que dezia la lengua se juntaua, aunque negaua y dezia que no, / el Felipillo dezia a
la contra, trastrocando las palabras que los yndios dezian a quien se preguntaua este
caso.
062250 Pues el Marques don Francisco Pizarro acordo ynbiar a Soto a Caxas a uer si se
hazia alli alguna junta de xente, porque cierto el Marques no quixera matalle. Pues uisto
Almagro y los Oficiales la yda de Soto, apretaron al Marques con muchos
rrequerimientos, y la lengua por su parte que ayudaua con sus rretruecos, uinieron a
conuencer al Marques que muriese Ataualpa, porque el Marques hera muy celoso del
seruicio de Su Magestad, y asi le hizieron temer, y contra su uoluntad sentencio a
muerte a Ataualpa, mandando le diesen garrote y, despues de muerto, le quemasen
porque tenia a las hermanas por mugeres. Cierto: pocas leyes auian leydo estos senores,
pues al ynfiel, sin auer sido predicado, le dauan esta sentencia.
063100 Pues el Ataualpa lloraua y dezia / que no le matasen, que no abria yndio en la
tierra que se menease sin su mandado, y que preso le tenian, que que temian, y que si lo
auian por oro y plata, que el daria dos tantos de lo que auia mandado. Yo vide llorar al
Marques de pesar por no poder dalle la vida, porque cierto temio los rrequerimientos y
el rriesgo que auia en la tierra si se soltaua.
063170 Este Ataualpa auia hecho entender a sus mugeres e yndios que si no le
quemauan el cuerpo, que aunque le matasen auia de uolver a ellos, que el sol, su padre,
le rre|Buscitaria.
063210 Pues sacandole a dar garrote a la plaza, el Padre Fray Vicente de Valverde, ya
dicho, le predico, diziendole se tornase cristiano, y el dixo que si se tornaua xptiano, si
le quemarian, y dixo que pues no le auian de quemar, que queria ser bautizado, y asi el
Fray Vicente le bautizo y le dieron garrote, y otro dia le enterraron en la yglesia que en
Caxamarca teniamos los espanoles.
064030 Esto se hizo antes que Soto uoluiese / a dar auiso de lo que le hera mandado, y
quando vino, truxo por nueua no auer visto nada ni auer nada, de que al Marques le peso
mucho de auelle muerto, y al Soto mucho mas, porque dezia el tenia razon, que mucho
mexor fuera ynbiallo a Espana, y que el se obligaua a ponello en el mar, y cierto esto
fuera lo mexor que con este yndio se podia hazer, porque quedar en la tierra no
conbenia; tambien se entendio que no biuiera muchos dias porque el hera yndio muy
rregalado y muy senor. Contare pues aora algunas cosas que yo uide y le oy.
065010 Capitulo 12. Del arte y persona de Ataualpa y de otras cosas$. que
usaua
065030 Este Ataualpa ya dicho hera yndio bien dispuesto y de buena presencia; de
buenas carnes; no grueso demasiado; hermoso de rrostro y graue en el; los ojos
encarnizados; quando a este senor le quitaron del palo donde le mataron, llegaron sus
yndios y cauaron la tierra donde auia tenido los pies quatro dedos, y la llebaron como
por rreliquias.
065090 / Era muy temido de los suyos. Aquerdome que el senor de Guailas le pidio
licencia para ir a uer su tierra, y se la dio, dandole tiempo en que fuese y biniese, y
tardose algo mas, y quando uoluio, estando yo presente, llego con un presente de fructa
de la tierra, y llegado que fue a su presencia, enpezo a temblar en tanta manera, que no
se podia tener en los pies. El Atagualpa alzo la caueza un poquito, y sonrriendose le
hizo sena que se fuese. Quando le sacaron a matar, toda la gente que auia en la plaza de
naturales, que auia hartos, se prostraron por tierra, dexandose caer en el suelo como
borrachos.
065200 Este yndio se seruia de sus mugeres por la horden que ya e dicho. Tenia
muchos caciques consigo: estos estauan afuera en un patio, y en llamando a alguno,
entraua descalzo donde el estaua, y biniendo de fuera parte, abia de entrar descalzo y
cargado con una carga; y quando su capitan Challicuchima bino con Hernando Pizarro y
le entro a uer, entro descalzo con una carga y se echo a sus pies, / y llorando se los beso.
El Ataualpa, con rrostro sereno, le dixo: < <-Seas bienvenido alli Challicuchima>>,
queriendo dezir: < <- Seas bienvenido buen Challicuchima ->>.
066100 Este yndio se ponia en la caueza unos llautos, que son unas trenzas hechas de
lana de colores, de grosor de un medio dedo, y de anchor de uno, que son unas trenzas
como digo, hecho esto una manera de corona, y no con puntas, sino rredonda, de anchor
de una mano, que encaxaua en la caueza; y en la frente una borla cosida en este llauto,
de anchor de una mano, poco mas, de lana muy fina de grana, cortada muy ygual,
metida por unos canutos de oro, muy subtilmente hasta la mitad; esta lana hera hilada. y
de los canutos parauajo destorcida, que hera lo que caya en la frente, que los canutillos
de oro hera quanto tomaban todo el llauto. Cayale esta borla hasta encima de las cexas,
de un dedo de grosor, que le tomaba toda la frente. Todos estos senores andauan
tresquilados, y los orexones como a sobrepeine.
066250 Vestian rropa muy delgada y muy blanda, ellos y sus hermanas que tenian por
mugeres, y sus deudos / orexones principales, que se la dauan los senores. Todos los
demas bestian rropa basta. Poniase este senor la manta por encima de la caueza y
atauasela deuaxo de la barua, tapandose las orexas: esto traya el por tapar una orexa que
tenia rronpida, que quando le prendieron los de Guascar se la quebraron.
067070 Vestia este senor rropas muy delicadas. Estando un dia comiendo, que estas
senoras ya dichas |ble|c lleuauan la comida |by|c se la ponian delante en unos xunquillos
berdes muy delgados y pequenos, estaua sentado este senor en un duho de madera, de
altor de poco mas de un palmo; este duho hera de madera colorada muy linda; tenianlo
siempre tapado con una manta muy delgada, aunque estuuiese el sentado en el. Estos
xuncos ya dichos tendian siempre delante del quando queria comer, y alli le ponian
todos los manxares en oro y plata y barro, y el que el apetecia, senalaua se lo truxesen
tomandole una senora destas dichas se lo tenia en la mano mientras comia.
067190 Pues estando desta manera comiendo, y yo presente, lleuando una taxada del
manxar a su uoca, le cayo una gota en el vestido que tenia / puesto, y dando de mano a
la yndia, se leuanto y se entro a su aposento a vestir otro vestido, y buelto, saco bestido
una camiseta y una manta pardo escuro. Allegandome yo pues a el le tente la manta, que
hera mas blanda que seda, y dixele: < <- Ynga, |Cde que es este bestido tan blando?>>
El me dixo: < <- Es de unos paxaros que andan de noche en Puerto Viexo y en Tumbez, que muerden a los yndios>>. Venido a declararse, dixo que hera de pelo de
murcielagos. Diziendole que de adonde se podia juntar tanto murcielago, dixo: < <- Aquellos perros de Tumbez y Puerto Viexo, |Cque auian de hazer sino tomar destos para hazer rropa a mi padre?>> Y es asi que estos murcielagos de aquellas partes
muerden de noche a los yndios y a los espanoles y a cauallos, y sacan tanta sangre que
es cosa de misterio, y asi se aueriguo ser este bestido de lana de murcielagos, y asi hera
la color como dellos, que en Puerto Viexo y en Tumbez y en sus comarcas ay gran
cantidad dellos.
068120 Pues acontecio / un dia que viniendose a quexar un yndio que un espanol
tomaua unos bestidos de Ataualpa, el Marques me mando fuese yo a sauer quien hera, y
llamar al espanol y castigalle. El yndio me lleuo a un buhio donde auia gran cantidad de
petacas, y el espanol ya era ydo, y diziendome que de alli auia tomado un bestido del
senor; yo, preguntandole que que tenian en aquellas petacas, me mostro algunas en que
tenian todo aquello que Ataualpa auia tocado con sus manos y auia dexado despues y
bestidos que auia desechado: en unas los xunquillos que le echauan delante los pies
quando comia, y en otras los huesos de las carnes o aues que comia; en otras los maslos
de las mazorcas de maiz que auia tomado en sus manos; finalmente, todo aquello que el
auia tocado. Pregunteles que para que tenian aquello alli. Respondieronme que para
quemarlo, porque cada ano quemauan todo esto, porque lo que tocauan los senores y
hixos del sol se auia de quemar y hazerse ceniza y hechallo por el ayre, que nadie auia
de tocar a ello. / Y en guarda esto estaua un principal con yndios que lo guardauan y
rrecoxian de las mugeres que le seruian.
069090 Estos senores dormian en el suelo en unos colchones grandes de algodon;
tenian unas frezadas grandes de lana con que se cobijauan, y no e uisto en todo este Piru
yndio semexante a este Ataualpa, ni de su ferocidad ni auctoridad.
069130 Pues muerto Ataualpa, como tengo dicho auia hecho entender a sus hermanas y
mugeres que, si no lo quemauan, bolueria a este mundo. Pues auiendose ahorcado
alguna xente y una hermana suya con algunas yndias, diziendo que yuan al otro mundo
a seruir a Ataualpa, quedaron dos hermanas que andauan haziendo grande llanto con
atambores y cantando, contando las hazanas de su marido. Pues aguardaron a que el
Marques saliese fuera de su aposento, y uinieron donde Ataualpa solia estar, y
rrogaronme las dexasse entrar dentro, y entradas que fueron, / enpezaron a llamar a
Ataualpa buscandole por los rrincones, muy pasito. Pues visto que no les rrespondia,
haziendo un grande llanto se salieron. Yo les pregunte que que buscauan. Dixeronme lo
que tengo dicho. Yo les desengane, y dixe que no boluian los muertos hasta el da del
xuizio.
070040 Era costumbre entre estos yndios que cada ano llorauan las mugeres a sus
maridos, y los parientes, lleuando sus bestiduras y armas delante, y muchas yndias
cargadas con mucha chicha detras, y otras con atambores tanendo y cantando las
hazanas de los muertos, andauan de cerro en cerro y de lugar en lugar donde los muertos
siendo viuos auian andado, y despues que estauan cansados, sentauanse y beuian, y
descansados tornauan al llanto hasta que acauauase la chicha.
071010 Capitulo 13. De la partida de Caxamarca para Xauxa y del
nombramiento por senor a Tubaliba y de lo que |Bucedio en el camino
071050 / Despues de la muerte de Ataualpa, el Marques don Francisco Pizarro alzo por
senor a Tubaliba, hijo de Guaina Capa y hermano de Guascar, a quien uenia el senorio.
Este hauia benido a ver Ataualpa quando estaua preso, y finxio estar enfermo todo el
tiempo que Ataualpa estaua vivo, no saliendo de un aposento. Esto hizo este,
temiendose no le mandase matar Ataualpa, como a los demas hermanos.
071130 Pues alzado por senor en conformidad de los naturales, estando un dia
comiendo y Challicuchima con el, Challicuchima le conbido con un vaso de chicha, que
asi lo tenian de costumbre conbidarse, y en la chicha le dio ponzona al Tubalipa, de
manera que se fue consumiendo y uino a morir en Xauxa a cauo de siete u ocho meses.
Estos yndios conoscian yeruas para matar con ellas a los meses o anos que querian.
071210 Pues alzado por senor Tubalipa, como digo, el Marques mando aperceuir la
gente para yr a Xauxa, diziendo que todo el tesoro que de alli adelante se hallase seria
para todos. Pues contentos los que uinieron con Almagro, / se adereszaron todos para la
partida. Partidos de Caxamarca el Marques don Francisco Pizarro con toda la xente y
con el nueuo senor Tubaliba, y Challicuchima con guardas, fuimos caminando hasta
Guamachuco. Llegados alli, no dauan rrecado para poder pasar adelante de yndios, a
causa de que el Challicuchima secretamente se lo mandaua, porque hera mas temido en
toda la tierra que el nueuo senor ya dicho. Esto hazia este Challicuchima por dos cosas:
la una, por que echasen menos a Ataualpa, y asi lo dezia el que si nosotros vinieramos
con el, las piedras se tornarian yndios para nos auiar; la otra causa hera por matar
algunos caciques de quien el estaua enoxado, como parescio aqui, que hablando con el
Marques, le dixo: < <-Mira senor, quan poco caso hazen de Tubaliba, pues no tienen aparexados los tambos ni probeidos: dexame tu hazer a mi, y veras quan probehido esta todo>>. EL Marques le dixo: < <-Haz lo que quisieres>>.
072210 Auida esta licencia, Challicuchima llamo a todos los caciques de la comarca
deste Guamachuco y haziendo traer tantas piedras grandes quantos caciques auia, las
hizo poner en la plaza por horden, y a los caciques / y prencipales que todos se
tendiesen en el suelo y pusiesen las cauezas encima de las piedras, y tomando otra
piedra en las manos quanto podia alzalla, dio con ella al primero en la caueza, que como
tenia la cauecera blanda, se la hizo tortilla, queriendo hazer asi a todos los demas. Oyda
esta crueldad, el Marques enbyo a mandar que no pasase adelante, y asi se entendio la
maldad deste, y cierto ubo muy mal auiamiento en todos los tambos mientras este viuio,
porque no obedescian a Tubaliba de miedo del.
073100 Y estos naturales de Caxamarca y Guamachuco y sus comarcas es xente
dispuesta; trayan los cauellos largos, y en las cauezas unas madexas de una colorada
alrrededor; ydolatrauan como los demas ya dichos, teniendo al sol por principal ydolo
por mandado de los Yngas, porque estos adorauan al sol.
073160 Pues pasados de aqui fuimos por nuestras xornadas hasta Guailas; hera xente |
Bucia, porque se dezia dellos que comian la semiente que la muger echaua quando se
ayuntauan con ella. Esta xente es asi dispuesta: / trayan tambien el cauello largo y unos
rrodetes en las cauezas, quellos llaman pillos, y unas hondas muy blancas alrrededor.
073220 Y de aqui pasamos a los Atauillos, Tarma y Bonbon, que es otra prouincia.
Traen estos unas toquillas pintadas de amarillo y colorado. De aqui pasamos a Xauxa,
donde se ubo un rrenquentro