Bartolome de LAS CASAS. Las antiguas gentes del Peru, c.1550 (1939)

Bartolome de LAS CASAS. Las antiguas gentes del Peru, c.1550 (1939).

LAS CASAS, Bartolome de
c.1550/1939 Las antiguas gentes del Peru.
Coleccion de Libros y Documentos Referentes a la Historia del Peru, Serie 2,
Tomo 11.
Lima: Imprenta y Libreria Sanmarti y Cs.
(de: Apologetica historia sumaria, Capitulos 56-261.)
003001 CAPITULO I. (Apologetica, Capitulo 56)
003002 De las poblaciones y edificios notables del antiguo Peru.
003003 Para dar noticia con encarecimiento condigno de las poblaciones y
comunidades o ayuntamientos de las gentes de los reinos del Peru para vivir
socialmente, que llamamos villas y ciudades, de cuantas eran, y de edificios tales y
tantos cuan adornadas y sumptuosamente constituidas y edificadas, enriquecidas,
ennoblecidas y prosperadas, sin alguna duda seria mucho tiempo necesario, y no se si
podria hallar para explicarlo suficientes vocablos; y porque la multitud de los pueblos y
ciudades de las regiones que pudieron ser pobladas, las cercas dellas, las fortalezas, los
templos, las Casas Reales, los aposentos de los Reyes y Senores, fuera y dentro de los
lugares y cjudades; los edificios y primor de los artificios de todo lo dicho; los caminos
reales, las puentes de los rios grandes, las acequias para regar sus sementeras y
heredades, todo como es ni mucha parte de su invencion, primores, artificio, industria,
sotileza, grandeza, hermosura ni riqueza puede ser explicado; al menos referirse ha
como pudieremos de todo ello lo que se pudiere notificar, poniendo a la letra lo que los
que lo vieron de nuestra nacion hallaron, experimentaron, encarecieron, loaron,
escribieron y aun puesto en molde, para que a todos constase, manifestaron.
004001 Comienzan estos edificios y poblaciones notables desde lo postrero del reino de
Popayan y de los pueblos de Pasto, yendo hacia la dicha provincia, primera del Peru,
nombrada Quito o Guito. El postrero pueblo de la provincia de Pasto se llama Tua, y
cerca de alli habia una fortaleza con su cava, muy fuerte para entre gente que no tiene
artificios ni machinas de huego ni lombardas. De alli poco adelante, yendo hacia Quito
o Guito, estan los muy notables aposentos que se dicen le Carangue, y estos estan en
una plaza no muy grande; son hechos de paredes de muy polida y hermosa piedra, y
piedras dellas muy grandes, que parece ser imposible alli ponellas hombres humanos.
Estan asentadas tan juntas y por tanta sotileza, y a lo que se juzga, sin ninguna mezcla,
que no parece sino que todo el edificio es una piedra o en piedra cavada, y asi son
palacios Reales. Dentro destos aposentos esta un estanque de agua, de piedra muy
polida edificado. Hobo aqui un templo dedicado al Sol, de gran majestad y grandes
edicicios, segun parece agora por las paredes y piedras grandes que se veen caidas. Por
dentro las paredes estaban chapadas de oro y plata, y el estaba lleno de grandes vasijas
de oro y plata para sus sacrificios, como otros muchos templos que por aquellos reinos
se han visto. Era tenido este templo en gran reverencia y estima de todas las gentes de la
comarca.
004026 Donde agora esta la ciudad de Quito, que se llama Sant Francisco, digo ciudad
de espanoles, habia grandes y poderosos y ricos Aposentos Reales y templos del Sol
muy senalados, a los cuales la gente llamaban Quito.
005003 Adelante destos habia otros en una poblacion que se llama Mulahalo, y estos
no debian ser de los muy grandes, puesto que habia en ellos grandes casas de depositos,
donde habia todas las provisiones necesarias para la gente de guerra, como abajo sera
declarado.
005008 Despues destos, adelante hay un pueblo llamado Tacunga, donde habia unos
grandes y ricos Palacios y Aposentos Reales tan principales como los de Quito, y quiza
mas ricos, como se parece (aunque estan destruidos agora) en las paredes la grandeza y
riqueza dellos, donde se veen las senales donde las chapas de oro y plata estaban
clavadas y muchas cosas de oro esculpidas; mayormente habia en las paredes encajadas
ovejas de oro de bulto, cosas muy admirables. Estas riquezas estaban en el templo del
Sol y en los Palacios Reales. Y en este pueblo eran senalados estos edificios y templos y
Casa Real mas que en algunas de las partes pasadas, y se tenian, y asi lo eran, (por)
mayores y mas principales.
005021 Adelante hay otr os aposentos grandes y de grandes edificios, que se dicen de
Mocha, que cuando los nuestros los vieron, quedaron espantados, segun su grandeza y
hermosura, aunque derrocados; pero, porque habian sido edificados tan fuertes y polidos
y por tan sotil artificio, por muchos tiempos adelante se cognoscera por quien los viere,
haber sido cosas memorables.
006001 Mas adelante destos de Mocha, estan otros que se dicen de Riobamba.
007001 CAPITULO II. (Apologetica, Capitulo 58)
007002 Donde se describen la ciudad del Cuzco, sus casas, palacios y templos, y
manera de su edificio.
007004 Representar lo que se refiere por las personas que lo vieron, y esta lo mismo en
las susodichas historias, de la ciudad Real del Cuzco, que era cabeza de todos aquellos
reinos del Peru, ni se puede por alguna via encarecer y tampoco es facil para ser creido;
pero puedese creer, porque todos lo afirman y testifican de vista; y las cosas que arriba
se han referido de otras ciudades, edificios maravillosos y riquezas dellas y de otras
muchas que dejamos de decir, y los tesoros que por ESTAS islas han venido de alla, que
habemos visto, e IDO A CASTILLA, y lo que muchas personas, dignas de dalles
credito y fe, que poco despues a aquellos reinos fueron, encarecen que vieron, y los
rastros y vestigios de los que poco antes era parecen; hace con mucha razon todo lo que
se afirma, y mas que se diga, creible.
008006 El circuito desta Ciudad Real, cuenta una historia de las dichas que tenia de
contorno una legua. Las casas eran todas de piedra pura, muy bien labradas, y con sus
junturas, que no parecian sino toda una, sin tener mezcla ninguna; todas las piedras
escuadradas, y si el escuadria no viene bien conforme a la piedra su companera,
echabanle de otra piedra un remiendo tan junto y tan polido, que de pano no pudiera ser
mejor zurcido. Y para quel edificio fuese mas fuerte, hacian en la una piedra de abajo un
encaje de dos palmos de largo y uno de ancho y el hondo de un jeme, y en la de arriba
su macho, que encajaba en aquella hembra; con lo cual, era y es la obra tan fuerte, que
por millares de anos durara perpetua. Las calles son grandes, empedradas, pero bien
angostas. Eran grandes y muchos y notables los aposentos y edificios que en esta
ciudad habia de muchas personas principales y templos; sobre todos eran maravillosos y
ricos y de gran artificio los Aposentos y Palacios Reales. La cobertura dellos era de
madera y de paja, o de terrados.
008025 Pero, el templo del Sol a todos los ya dichos en artificio y primor y
complimientos o aposentos y riquezas sobrepujaba. Eran las paredes de piedra muy bien
labrada, y entre piedra y piedra, por mezcla, estano y plata, cosa nunca vista ni jamas
oida. Estaba todo enforrado de chaperia de oro por de dentro, las paredes y el cielo y
pavimento o suelo. Estas chapas o piezas de oro eran del tamano y de la hechura de los
espaldares de cuero que tienen las sillas de espaldas en que nos. asentamos; de grueso
tenian poco menos de un dedo; e yo vide hartas. Pesaba cada una con otra bien
quinientos castellanos. Destas quitaron los primeros espanoles (que creo que fueron tres
que envio Pizarro a traer este oro, luego que prendio al Rey Atabalipa), septecientas, sin
muchas otras piezas de otra manera que alli habia. Desguarnecieron estas planchas de
oro con unas barretas de cobre que debian de hallar por alli o los indios se las dieron.
009012 Era este templo muy grande, porque era la matriz de otros muchos pequenos,
por ser el templo del Sol, a quien los reyes principalmente eran devotos, y dellos era
venerado y en todos sus reinos con la manificencia (munificencia?) real dotadas de
grandes riquezas y tesoros. Los vasos, cantaros y tinajas y otras piezas de diversas
formas, eran mirables y sin numero. Eran tambien inumerables los oficiales de plata y
oro que, principalmente para servicio deste templo y vasos del y para las Casas Reales,
habia dedicados.
009022 De otros templos desta ciudad sacaron aquellos tres espanoles muchas y
grandes piezas de oro y de plata, y dijeron que en todas las casas della hallaron tanto
oro, que era cosa de maravilla. En una dellas hallaron una silla de oro, donde diz que
hacian los sacrificios, en la cual se podian echar dos hombres, que peso diez y nueve
mill pesos de oro. En otra muy grande hallaron muchos cantaros de barro cubiertos de
hoja de oro. Vieron asimismo una casa grande cuasi llena de plata, con cantaros y otras
piezas, y vasos y tinajas grandes, de las cuales yo vide algunas, y en cada una dellas
cabrian tres y cuatro arrobas de agua.
010009 Los templos estaban de la parte de Oriente donde salia el Sol, y cuanto mas les
venia dando la sombra del Sol, tenian menos fino de oro.
010012 Dijeron estos tres espanoles que primero en esta ciudad entraron, que las Casas
o Palacios Reales del Rey Cuzco eran maravillosamente y con gran primor hechos en
cuadra, y que tenian de esquina (a esquina) trecientos y cincuenta pasos.
010017 La fortaleza desta ciudad, questaba en un cerro alto, era tan grande y tan fuerte
y sobre tales cimientos y con sus cubos y defensas (y esta fue comenzada y no acabada
por uno de los reyes de aquel reino), que afirman los que la vieron y hoy ven lo que de
ella no se ha derrocado por los espanoles, que si se acabara, fuera una de las senaladas
fuerzas y edificios del mundo.
011001 CAPITULO III. (Apologetica, Capitulo 60)
011002 De las acequias, riegos y labranzas, y de los pastores y ganados.
011004 En la Nueva Espana, en muchas y diversas provincias y tierras della, tenian
sacados los rios y hechas sus graciosas acequias con que regaban sus tierras. Pero todas
las del mundo con toda la industria humana deben callar y aprender de la sotileza tan
ingeniosa que las gentes naturales del Peru, cerca de sacar los rios y las fuentes, para
hacer las tierras secas y esteriles y que nunca dieran fructos y las hicieron fertilisimas,
tuvieron. No se podra encarecer la manera tan ingeniosa que para sacar de sus madres y
naturales cursos y caminos grandisimos rios y proveer de regadios muchas leguas de
tierra y sustentarlas en frescura y fertilidad tuvieron. Ver las presas y edificios de cal y
canto para atajar los rios y traellos por donde y adonde quieren, y muchas fuentes, que
oirlo encarecer a los que de nosotros lo han visto, es cosa de maravilla. Primero traian el
agua por acequias grandes, hechas por muchas leguas por sierras y cerros, por laderas y
cabezos y haldas de sierras que estan en los valles, y por ellos atraviesan muchas, unas
por una parte, otras por otra, que parece cosa imposible venir por los lugares y
quebradas que vienen. Traidas estas acequias grandes a cierto lugar conveniente, de alli
hacian otras pequenas y repartian el agua por tal arte y sotileza, que todas las heredades
alcanzasen della, que ni una gota se les perdia de que todos no se sirviesen. Y esta es
una de las delicadas
maneras de policia que se cuentan destas gentes (conviene a saber), la cuenta y
cuidado, orden y arte que tenian
012006 de traer y repartir el agua de los rios para regar grandes tierras, que ningunos de
los romanos lo pudieran mejor ni quiza tan bien y con tanto artificio hacer.
012009 Afirman los que han visto estas acequias, no creer que en el mundo ha habido
gente ni nacion que por partes tan asperas ni dificultosas sacasen las aguas de los
caudales (sic) rios para regar sus tierras, como esta gente. Andar por aquellos llanos don
de hay estas acequias, es ir por entre fresquisimos y deleitables verjeles, por estar todas
siempre verdes y frescas muchas hierbas y arboledas, y todas llenas de aves que las
regocijan.
012017 Pues a quien tantos trabajos y sudores costaban sacar las aguas de los rios y
hacer las acequias, siguese que en la cuitura y labor de la tierra eran solicitos y
diligentisimos. Asi lo afirman y asi es manifiesto por la muchedumbre de las heredades,
que alli llaman chacaras, en todos, generos de comidas que tenian. Y para que se
conozca que tenian maravillosa industria y eran verdaderos labradores parte de aquellas
republicas, y que ayudaban no menos que en otras a que se tuviese suficiencia de buena
policia, considerese la industria y sotileza siguiente: En el valle de Chilca, salido del de
Pachacamac, donde ni llueve ni pasa rio, ni hay alguna fuente de donde salga frescura o
humidad alguna, finalmente, la tierra es por esta causa esterilisima; empero, por sola
industria de las gentes de (ella), abundan de grandes labranzas y de arboledas y frutas
tanto y mas que en las tierras fertilisimas de regadio. Hacen los indios ciertas hoyas en
la tierra y en el arena muy hondas y anchas, y en ella ponen sus granos de maiz y las
otras simientes o legumbres y lo demas que suelen sembrar para su comida, y con cada
grano echan dos o tres cabezas de sardinas, y con la humidad de aquellas, los granos se
mortifican y despues crecen y dan tanto fruto, que a ninguna otra tierra, por fertil que
sea, tienen envidia. |CNo es industria y viveza esta de gente (sic) muy ingeniosa y mas
que otra politica?
013010 Pescan en la mar. con redes, infinitas de aquellas sardinas, que no solamente de
vianda en abundancia, pero aun de pan y frutas diversas por ellas son estas gentes
mantenidas. Y porque, segun el Filosofo en el 1o. de las Politicas, cap. 5o., y en el libro
6o., cap. 4o., la vida y ejercicio de los pastores en muchas cosas es semejante a la de los
labradores, porque guardar y apascentar los ganados es cuasi curar e cultivar e usar
agricultura viva, y despues del pueblo que consta de labradores, el segun do lugar en
bondad es el pueblo de los pastores (pastoribus qui constat populus optimus est post
populum qui constat ex agricolas), por esto sera bien traer en este lugar un poco de los
pastores, que en las tierras destas Indias donde Dios quiso proveer de ganados, los
habia. Y estos solamente hasta hoy sabemos que los reinos del Peru los hoviese, porque
en ninguna otra tierra o region sino alli se han visto ganados domesticos. En aquellos
reinos hobo inmensidad de ovejas, y (en) tanto mumero, que no puede ser creido.
Comunmente habia los hatos y greyes de doce y de quince y de veinte mill cabezas.
Estas eran de tres o cuatro especies. Una especie de ovejas llamaban los moradores
naturales de aquellas regiones Llamas, y a los carneros Urcos: unos son blancos, otros
negros, otros pardos; muchos son tan grandes como bestias asnales, mayores algo que
los de Cerdena. Tienen las piernas muy grandes y (son) de barriga muy anchos; los
percuezos
cuasi como de camellos; las cabezas como las ovejas de Castilla, poco mas o menos.
Llevan tres o cuatro arrobas a cuestas, y otras veces caminan los hombres encima de
ellos. Finalmente, se servian dellos para traer lena y otros trabajos proporcionados,
como nosotros de nuestras bestias. Son grandes comedores y quieren mucha y grande
yerba. Es ganado muy domestico y quieto. La carne del no tiene precio en sabor y
sanidad, mejor que la de los nuestros.
015001 La segunda especie es la que llamaban Guanacos, de la figura de los dichos,
aunque son mayores algo estos. Andan monteses infinitos dellos, y son tan ligeros, que
a saltos corren que un caballo parece que les pasara apenas.
015005 La tercera especie hay, que llamaron Vicunias, y son mas que otras ligeras y
menores que los Guanacos. Tambien son monteses. Y puesto que la lana de todos los de
arriba es muy buena, pero la destas sin comparacion es mejor y mas fina.
015010 En la cuarta especie, a quien nombraron Pacos; y estos son mas que todos
pequenos y tambien domesticos.
015012 Por manera, que como hobiese tan infinito numero destas especies de ganados
ovejunos, haber grande numero de pastores necesarios era.
015015 Una cosa me ocurre al presente cerca dellos, que no es chico argumento del
buen gobierno que en aquellos reinos estaba puesto e ingeniosa policia. Esta es,
provision y cautela prudentisima para que ningun pastor, andando en los despoblados
campos apascentando doce y quince mill ovejas, pudiese hacer una menos, ni una tajada
de carne ni un pelo de lana dellas, fingiendo que los lobos, o tigres o perros la comieron,
o que hobo entrellas morrina. Cuando alguno se encargaba de aquel oficio, tomaba por
cuenta tantas mil cabezas o las que eran; este era obligado a tornallas por cuenta, y si
alguna se perdia, padecia el el riesgo. Si se le moria, tenia obligacion a poner el cuero a
una parte y la lana a otra, la cual daba por peso y cuenta; y toda la carne, por piezas, lo
de dentro y lo de fuera, habia de salar con sus huesos; por manera, que cuando le pedian
la cuenta, cuasi tornaba a reintegrar la oveja, poniendo y mostrando pieza por pieza; y
asi, ni un dedo de carne ni otra cosa podia comer ni aprovecharse el pastor della sin que
se viese; y si algo faltaba de todo esto, lo pagaba de su hacienda; y si mill ovejas desta
manera daba muertas, no tenia culpa ni pena. Si el lobo o tigre la llevaba y el pastor lo
alcanzaba y de acabarla de comer lo impedia, era obligado a mostrar los bocados y
dentelladas de tal bestia y lo demas habia de dar salado de la manera dicha. Parece no
ser chica orden y recaudo para evitar las fraudes que cerca de los
ganados por parte de los pastores ofrecerse podian.
016014 CAPITULO IV. (Apologetica, Capitulo
016015 De los oficiales de todos oficios, principalmente arquitectos, alarifes, tejedores,
plateros y mineros Y tratemos un poco en los reinos del Peru cuanto a este articulo de
los oficiales.
016019 Ser grandes geometras intellectuales, que llamamos arquitectos, que tractan la
obra y ordenan y mandan lo que se ha de hacer, y manuales, que son los que en la obra
ponen las manos, creo que traer muchos testigos no sera muy necesario, pues los
grandes y ricos y sumptuosos edificios de pueblos, y casas, y templos y acequias de
aguas, que arriba, destos reinos, habemos referido, son, no solo primisimos, pero
admirables y espantables; para edificacion de los cuales, manifiesto es no solo concurrir
canteros o picapedreros, albaniles y asentadores de aquellas piedras, sacadoras dellas en
las canteras, traedores tambien dellas a las obras de muchas leguas, cortadores de
madera traedores della, carpinteros, labradores y asentadores della, caleros, hacedores
de mezcla, pintores y de otros oficiales muchas diferencias. Todas estas obras, aunque
eran muy perfectas, como se ha visto, empero, lo que excede toda industria e humano
ingenio, es la maravilla de hacellas todas sin hierro y sin herramientas, mas de con unas
piedras. Y porque hace poco al caso de lo que probar queremos referir
particularizadamente todos los oficios que estas gentes tenian, sobra, segun creo, solo
mostrar las obras y edificios hechos, de los cuales se puede tomar cierto y no dudoso
argumento abundar en otros muchos diversos oficios, que particularizallos seria mucho
supe rfluo al presente; con los siguientes dos quiero a esta materia de edificios dar fin y
concluilla brevemente.
017016 El uno es las ropas de algodon y de lana que hacian y hoy hacen muy polidas,
muy pintadas de diversas y finas colores. (Estas colores hacen de ciertas yerbas).
Muchas mantas de que hacen sus vestidos se han visto de muy fina lana y de diversidad
de colores, blanco, negro, verde, azul, amarillo, bien matizadas y proporcionadas, y tan
ricas, que parecen almaizares moriscos. Pero lo que mas es de admiracion, que hagan
tapaceria (sic) de la de Flandes, muy rica, y no como aquella que tiene revez, y en que
las que hacen toda es a dos haces, tan bien hecha y enves, que de una parte sola suele y
puede servir, sino que la que hacen todas es a dos haces, tan bien hecha y hermosa la
una como la otra, de la cual en Castilla vide algunos panos que pudieran ponerse y
adornar con ellos los palacios del rey. Muchas obras destas hacen cada dia, de lana y
algodon, muy primas y muy delgadas y finas. Del pelo de unos animales que son del
tamano de liebres, hacen tambien muy buenas mantas para cubrirse y para la cama,
porque son muy blandas, como seda, y calientes, y por ende bien estimadas.
018004 El otro oficio es el de los plateros. Destos hobo infinitos y hay hoy no pocos,
cuyo ingenio, industria y sotileza quererla encarecer parece, y lo es, cosa superflua y
aun imposible. Debia bastar lo que arriba, puesto que poco, se ha dicho, y las piezas y
obras de oro y plata que se han llevado de aquellos reinos a Castilla, de las cuales
testigos son infinitas gentes que las vieron descargar por muchas veces en la ciudad de
Sevilla. Tantas ni tanta diversidad de piezas y de tal hechura, invenciones dellas y otras
tan primas de oro y plata y tan facilmente y con tanta penuria de instrumentos, nunca
jamas los vivos ni los muertos entre algunas naciones del mundo se vieron ni oyeron.
Tinajas, cantaros, fuentes, jarros, platos, escudillas, aves, animales, hombres, yerbas y
todas las cosas posibles hacerse de plata y oro, y otras que no les sabemos el nombre
sino llamalles piezas, y de todas en numero infinitas, en aquellos reinos por los
naturales vecinos dellos hechas, con los ojos de la cara se vieron, y con las manos se
palparon, y por todos los sentidos (sino fue el del gusto, aunque no falto el gusto del
entendimiento) se cognoscieron.
019001 Dos casas se dijo que tenia el Rey del Cusco en cierto lugar cerca de alli que
eran todas de oro, y la paja con que estaban cubiertas era de oro. Estas no se vieron,
pero argumento dellas hobo, y fue, que con la riqueza que se trujo del Cuzco, preso
Atabalipa, se trujeron pajas macizas con sus espigue tas, de la manera propria
contrahecha que en el campo nacen, todas de oro. Piezas hobo de asiento, y creo que fue
silla, que peso ocho arrobas. Agui las de plata muy hermosamente hechas, cabia en su
vientre dos cantaros de agua. Muchas ollas de oro y otras de plata, en cada una de las
cuales se cociera una vaca despedazada. Ovejas del tamano de las naturales de aquella
tierra, con sus pastores que las guardaban, tan grandes como hombres, todo hecho de
oro. Fuentes grandes con sus canos, corriendo agua en un lago hecho en las mismas
fuentes, donde habia muchas aves hechas de diversas maneras, y hombres sacando agua
de la fuente, todo hecho de oro. Vajillas de todas piezas, y fuentes y candeleros, llenos
de follajes y labores admirables, hechos sin instrumentos, mas de con dos pedazos de
cobre y con dos o tres piedras, sin otra cosa alguna de que se ayuden. La chaquira que
son unas cuentecitas no mayores que cabezas de chequitos alfileres y horadadas, que es
joya entre ellos muy preciada, y que hay en su sarta infinitas muy menudas que apenas
se divisan o pueden ver, es obra sobre todas las que hacen prima, sotilisima y muy
extrana.
020005 Labran piezas espantables, juntando plata con cro y oro y plata con barro sin
soldadura, que no hay oficial de los nuestros que alcance y que no se espante como
puedan cosas tan diversas juntarse; por manera que hacen una tinaja que el pie tiene
hecho de barro y el medio della es de plata y lo alto es de oro; esto, tan prima y
sotilmente asentado o pegado lo uno con lo otro, sin estar, como dije, soldado, que en
sola la color se distinguen los diversos metales.
020014 Otro primor tienen aqui grande: que como va llegandose la plata hacia el oro,
va perdiendo la color y tomando la del oro, y como el oro se va llegando a la plata, va
perdiendo su color y tomando la de la plata.
020018 Hacen asimismo estampas y cordones de oro y muchas otras cosas de oro, sin
los vasos. Y destos oficiales hay muchos tan muchachos, que apenas saben bien hablar.
020021 El sacar de las minas la plata no ha sido menos la manera ingeniosa que lo
questa dellos relatado. En muchas partes de aquella tierra donde hay grandes mineros de
plata, como es en el Cerro de Potosi, y no era posible por via humana con fuego
encendido y avivado con fuelles hacer correr el metal, por la fortaleza del o por otro
secreto natural, inventaron esta manera y arte para lo hacer contra toda su fortaleza o
secreta fuerza natural, (conviene a saber): hicieron ciertas como macetas o vasos de
barro llenos todos de agujeros, como suelen ser los albahaqueros en Espana, por donde,
cuando los riegan, se distila el agua. Con estos se suben a los cerros mas altos y
hinchenlos de carbon, y encima del carbon ponen el metal: viene el viento Sur, o
mareros o embates de dia y de noche, cuando vienta, y entra por aquellos agujeros y a
cabo de su rato corre por ellos el metal; despues de lo cual, con unos fuelles chiquitos
que ellos tienen, lo apuran y afinan y ponen con buena industria en perfeccion su plata.
Y asi, en las minas desta especie, sin el viento, plata ninguna se podra sacar; y cuanto
mas el viento es mayor, mayor es la cantidad de la plata que se saca.
021014 Cosa es de ver y maravillar de noche como los cerros estan llenos de infinitas
luminarias por la lumbre que resulta y sale por los agujeros de aquellas hornillas, o mas
proprios albahaqueros, como cada uno tenga muchos y los indios que a este oficio vacan
sean innumerables, y tambien muchos espanoles.
021020 En las otras minas de plata donde no es tan fuerte como aquesto el metal, su
comun sacar dellos la plata, es haciendo un hornillo de barro, y poniendo en el su
carbon y sobre el su metal, soplanlo y enciendenlo y avivanlo con un canuto hueco de
cana o de palo, hecho para aquel oficio y este es su modo de sacar tan inmenso e
inaudito peso y numero como en aquellos reinos las gentes naturales dellos han sacado
de plata. El oro de las minas por otra manera y arte, aunque con grandisimo trabajo,
pero no con tantos achaques y dificultades y rodeos, se saca.
021030 Y con esto damos conclusion a la segunda parte de la republica por si
suficiente y bien ordenada, que, segun Aristoteles fue y es que haya en ella oficiales,
etc. etc.
022001 CAPITULO V. (Apologetica, Capitulo 68)
022002 De la gente militar, su educacion y disciplina; armas, provisiones y almacenes
para ellas; tactica y politica en la guerra.
022005 Yendo, pues, por este camino, y prosiguiendo la materia comenzada de la gente
de guerra, entremos en la relacion de las gentes del Peru, dejados otros reinos y
provincias.
022009 Grande solia ser la provision y cuidado que se tenia della, para que fuesen
proveidos todos los hombres de guerra en aquella tierra. De aqui e de otros muchos
argumentos que abajo se traeran, parece seguirse que en aquellos reinos del Peru habia
gente senalada y dedicada para solo la guerra, sin tener ni que vacasen a otro ningun
oficio ; y es asi, segun afirman los religiosos que por muchos anos de conversacion y
experiencia la lengua de aquella tierra estudiaron y supieron y de proposito han
inquirido las leyes y costumbres y secretos y antig|ruedades de aquellas gentes
penetrado. Tenian, pues, ordinarias guarniciones y gente de armas que no entendian en
otra cosa sino en las guerras y estar aparejados para ellas. Por esto eran muy
privilegiados y exentos de otros servicios.
022023 El modo que se tenian en elegir los hombres para la milicia, era este: En cada
pueblo habia maestros de ensenar la manera de pelear y ejercitarse en las armas. Estos
tenian cargo de tomar todos los ninos de diez hasta diez y ocho anos, en cierta hora o
horas del dia, e dabanles forma de renir de burlas o de veras entre si, e (que) se
ejercitasen como quiera en las armas; y los que destos salian de mas fuerzas y mas
valientes, mas ligeros y aptos para la guerra, y feroces, aquellos mandaba el Rey que los
senalasen y fuesen dedicados al ejercicio be lico, y desde adelante cada dia mas usasen a
pelear de burlas o de veras, hasta que fuesen de edad para servirse dellos en las guerras.
Mandabales dar sueldo conveniente de que comiesen y se criasen, y que gozasen de sus
privilegios.
023013 Tenian otra manera de probar los ninos y cognoscer lo que despues de grades
harian en las peleas. Despues de llegados a los diez y ocho anos, ponianlos delante del
capitan general o de aquel maestro que tenia cargo deste ejercicio, y mandaba a uno que
tenia una porra o alguna otra arma en la mano, ”ven aca, matame aquel”, (e) iba y alzaba
la porra como que le queria dar; y si el mozo rehuia la cara de miedo, apartabalo y
dejabalo para que toda su vida fuese labrador, y su oficio y ocupacion fuesen obras
serviles; pero al que no huia la cara, dedicabanlo para el arte militar, mandandole que
siempre se ocupase en ella; y desde luego era hidalgo y gozaba de los militares
privilegios. Por estas vias tenian los Reyes de aquellos reinos de senalados hombres
muchas grandes guarniciones.
023027 Todos los privilegios y exenciones que la gente de guerra de los Reyes
concedidos tenian, eran a costa del rey; y cuando movia guerra alguna, de sus rentas
todos los gastos y sueldo de la gente pagaba, porque el pueblo en cosa ninguna fuese
gravado. Para provision de lo cual, tenian los Reyes modo y providencia admirables.
Habian mandado edificar en los cerros muy altos y lugares comodos, segun la calidad y
disposicion de las provincias, muchas casas en renglera y juntas unas con otras, muy
grandes, y estas eran los depositos de todas las cosas de provision que habia en todo el
reino, que ninguna cosa faltaba. Unas estaban llenas de maiz o trigo, pan comun de la
tierra firme destas Indias, y frisoles, habas, papas, camotes, xicamas, que todas son
raices comestibles y buenas, con otras especies dellas. Habia depositos de sal, de carne
seca y curada al sol sin sal, carne tambien salada, pescado salado y pescado sin sal,
curado al sol, y otras cecinas; y finalmente, grandisima provision y abundancia de
comida, cuanta e podia haber y habia por todo el reino.
024014 Habia otros depositos de ovejas y carneros vivos, asi para comer como para
llevar cargas. Habia casas y depositos llenos de lana en gran cantidad, y de mucho
algodon con sus capullos y en pelo, y tambien hilado. Otras casas llenas de camisetas y
mantas hechas de lana fina y de lindos colores, y de camisetas y mantas de algodon.
Casas llenas de cabuya, inequen y de pita, que ya dijimos ser especie de lino y de
canamo; desta mucha en pelo y en cerro, y de hilada y torcida, e infinitas sogas y
cabestros dello hechos. De inmensa (|C innumera ?) cantidad de cotaras, que son su
calzado para los pies, como alpargatas, (?) hechos de diversas y lindas maneras. Habia
depositos tambien de mantas muy ricas y de naguas, que son las faldillas o medias
faldillas, y camisas riquisimas para solas las grandes senoras. Habia depositos de gran
numero de toldos que son como tiendas de campo, para la gente de guerra. Infinita
cantidad de hondas y piedras hechizas para tirar con ellas; arcos y flechas y hachas de
armas y porras de cobre y de plata, macanas, que son llanas, aunque sirven como porras;
rodelas, plumajes infinita bixa, ques la color bermeja, conque se untaban para separar
horribles y feroces en las batallas; de manera, que ninguna cosa en aquestos depositos
de provision faltaba, ni para guerra ni para paz. Las porras eran a manera de estrellas, y
pasaba el palo por medio con un
astil cuasi de cuatro palmos, y traianlas cenidas al cuerpo del brazo, y las hachuelas de
armas, con otro hastil de tres palmos, al otro lado, atadas a la muneca del brazo.
Algunas porras eran de piedra labrada. Estos vocablos cotaras, macanas, bixa y maiz y
maguez, fueron vocablos DESTA isla, y no de la Tierra Firme, porque por otros
vocablos alla estas cosas llaman.
025017 Las causas porque movian comunmente sus guerras eran, o porque alguna
provincia de las subjetas se venia a quejar de otra que no era subdita, por alguna injuria
o dano della recebido, o porque alguna de las subjetas contra el Rey se rebelaba; y estas
eran las causas ordinarias. Otras hobo algunas veces por ambicion del Rey, queriendo
dilatar su imperio y senorio, como hacen muchos tiranos en el mundo.
025025 Antiguamente, antes que senoreasen aquellos reinos los Reyes Ingas, tenian
guerra sobre las aguas y tierras; y por estas causas tenian sus pueblos en cerros altos y
en penas, y hacian fortalezas donde subian su comida con mucho trabajo y pena. No
tenian otras armas sino hondas y unas rodelas. Estos eran los de las sierras; pero los de
los Llanos, que se llaman yungas, tenian flechas y unos dardos que tiraban con amiento,
y debian ser como las tiraderas de ESTA isla.
026003 Cuando la provincia era pequena contra la cual se determinaba la guerra,
enviaba el Rey a un deudo suyo por capitan general; pero si era grande, iba el en
persona a dar la batalla.
026007 La gente de guerra estaba tan bien morigerada, tan modesta, tan ordenada y tan
contenida dentro de los limites de la razon, que cincuenta mill hombres y muchos mas
que solian, si era menester, juntarse, iban por los caminos reales; y llegando y pasando
por los terminos de cualquiera lugar chico o grande, no entraba en el pueblo hombre
alguno dellos, sino todos se aposentaban en el campo; y si convenia, por la comodidad,
entrar en el pueblo, estabanse en la plaza sin entrar en alguna casa; y aunque viniesen
rabiando de hambre, no osaria hombre de ellos tomar un pollo ni grano de maiz, ni
hacer menos a ningun vecino, contra su voluntad, un hilo de lana.
026019 Luego, los oficiales que para esto alli el Rey tenia puestos, sacaban las
provisiones de comida y bastimento que tenian ya guisada y aparejada, y de todas las
otras cosas que al ejercito y a cada particular persona del eran necesarias. Repartianse
por sus cohortes y capitanias los vestidos, calzados, tiendas y armas y todo lo demas que
le faltaba. Hurto, agravio, fuerza, mala palabra a ninguna persona era dicha ni hecho, ni
habia quien ninguno del ejercito se quejase, porque hobiera gran castigo, y sobre ello
habia gran orden y cuidosisimo recaudo. Pero principalmente procedia esta observancia
de ser la gente de su naturaleza mas que otra del mundo subjectisima y obedientisima a
sus Reyes y Senores, por su innata mansedumbre y humildad. Y asi, aquellos ejercitos,
tanta era su modestia, su orden, su regla y la justicia que para con todos guardaban, que
mas se podian decir parecer convento de frailes muy regulados, no quiero decir que
destos soldados, pero que ni muy quietos y honestos ciudadanos.
027008 La misma provision y en toda abundancia de las cosas necesarias hallaba el
ejercito en cualquiera despoblado por donde pasaba, porque en todas partes habia los
grandes depositos llenos de las cosas de provision de uso senaladas.
027013 Cuando comenzaban a pelear, lo primero era con las hondas, en que eran muy
diestros y con que disparaban infinita pedreria, como entre nosotros disparamos nuestra
artilleria, cuando al ejercito contrario puede alcanzar; despues que mas se acercaban,
peleaban con las flechas; a la postre venian a las manos y usaban de las porras y
macanas y las otras armas.
027020 Si la gente contraria o culpada salia a recibir de paz con humildad y satisfacia y
aplacaba de obra o por palabra, siempre los recebian con benignidad, y a los que les
hacian guerra solamente peleaban hasta subjetarlos. Despues de subjectos, tomabanles
alguna gente para su servicio, a manera de esclavos, los cuales poco difirian de libres en
los trabajos que los imponian y en el ordinario tratamiento. No eran crueles contra los
enemigos ni se holgaban de matar ni hacer en ellos crueldades despues de rendidos,
antes facilmente se aplacaban y perdonaban las injurias recebidas, desque vian las
victorias ser concluidas.
028004 Tenian cierta manera de orden de caballeria, cuasi como los de la Nueva Espa
na, aunque no con tantas cerimonias ni a tanta costa, puesto que, por ventura, de mas
alta guisa; y debia ser para obligar los caballeros a hacer valentias en las guerras. Esta
era la de los Orejones, la cual no podia ninguno tomar ni profesar sino los del linaje de
los Senores Ingas, y con licencia y privilegios del Rey. Las ceremonias que para esto
hacian eran estas: el que habia de ser orejon y armado caballero, habia de ayunar cuatro
dias sin comer cosa alguna, y al cabo dellos, hacianle correr por unos cerros mirandolo
todo el pueblo. Despues mandabanle luchar con otros mancebos, y ejercitado y probado
en esto, horadabanle las orejas por el cabo de abajo, ques lo mas blando dellas, y
metianle por el agujero un palillo delgado y pequeno. Luego hacianles mas grandes
aquellos agujeros, y mas y mas, hasta ser tan vueltas como un aro de cedazo chequito
con que suelen grandes y (son) de barriga muy anchos; los pescuezos los taberneros
colar el vino. Si es gran Senor el caballero, poneselo de oro o de plata. E aina pareceran
estas orejas a las de los fanesios, gentes de unas islas que estan en el Oceano
septentrional; los cuales, segun Plinio (lib. 4o., cap. 27), viven desnudos, pero tiene
unas orejas tan grandes, que les cubren todo el cuerpo.
028028 Esta era y es la suprema hidalguia, honra y caballeria entre ellos, y manera de
armarlos caballeros o hacer profesion en ella, despues de ser Supremo Senor en aquella
tierra. Ninguno podia usar de esta insignia, que era tener las orejas tan grandes como
dicho es, sino los del linaje del Senor Supremo, ni sin su autoridad y licencia, ni sin
haber hecho las cerimonias ya dichas. Hacia, empero, el Rey mercedes, aunque raras
veces, a algunos senores grandes que pudiesen hacer estas cerimonias y usar de aquel
privilegio, trayendo las orejas de aquella manera.
029009 Despues que los espanoles entraron en aquellos reinos, muchos de los Senores
que hoy usan ya libremente de aquella preeminencia, como falta quien se lo impida;
pero en tiempo de los Reyes, ninguno lo osara hacer.
029013 En estos actos y cerimonias se les ponia el nombre con que aquellos caballeros
para toda su vida habian de quedar, quitado el que hasta alli habian tenido. Habia
costumbre entre todas aquellas gentes de mudar tres veces los nombres: uno ponian al
nino o a la nina de cuatro dias nacido, el cual era puesto ab eventu, (conviene a saber)
por alguna cosa que a el o a otros aquel tiempo acaeciese. El segundo, en llegando el
nino a los ocho anos, y entonces le tresquilaban los cabellos y ponianle aquel nombre
que su padre o ag|ruelo habia tenido cuando nino. La tercera mutacion del nombre
acostumbraban hacer a los diez y ocho anos, y tresquilabanlo otra vez, ponianle nombre
comunmente de su padre o ag|ruelo, y con este se quedaba, y nunca mas se habia de
tresquilar; pero a los senores y caballeros de la dicha caballeria, ponian el nombre con
que habia de quedar en aquellos actos de la profesion que dijimos, lo cual concluido,
todos los parientes y amigos hacian muy senalada y regocijada fiesta de comer y beber,
con bailes y danzas y todas las maneras que tenian de alegria y regocijo. Y con esto se
fenecian las cerimonias de aquella orden y caballeria, y asi quedaban en gran dignidad y
estima de todos, aquestos los caballeros armados asi, aunque harto a menos costa de
trabajos y penitencia y ayunos y vigilias y devocion y bendiciones sacerdotales y
tambien peligros, que los caballeros de la Nueva Espana que profesaban la orden y
caballeria de
Tecuitli; y aunque parece aquesta de los orejones de mas autoridad y dignidad y estima,
empero la de los Tecuitles cierto mas pomposa y mas celebre y adornada de cerimonias
y con mas propios y trabajosos actos del caballero que la profesaba se merecia. Y esto,
cuanto a la tercera parte de la republica bien ordenada, que es estar proveida de gente de
guerra, que la hobo entre aquestas indianas gentes, sufficial.
030015 CAPITULO VI (Apologetica, Capitulo 69)
030016 De la riqueza de los Senores y particulares. Comercio y moneda.
030018 Los Reyes y gentes del Peru asaz ricos eran y suficientisimamente proveidos
estaban de las cosas necesarias para las guerras que quisiesen mover contra otras gentes
(como parece por el capitulo precedente), y pocos Reyes del mundo leemos que tal
provision para ellas ni tal orden hobiesen tenido; y si de oro y plata hablamos, pocos o
ninguno de los Reyes que se leen fueron tan ricos. Sobraba, pues, la provision que tan
abundante y cierta y continua y prompta y perpetua tenian en aquellos depositos, para
que cuanta gente de guerra quisiesen los Reyes juntar fuese muy suficientemente
proveida. Era mirable la industria, orden y providencia que los Reyes tenian puesta en
que aquellas alhondigas y depositos estuviesen siempre llenos de todas las cosas
necesarias, no solo para la guerra, pero para otros bienes publicos. Estos depositos
estaban edificados junto a los Caminos Reales, y a sus trechos y jornadas convinientes
en los despoblados, y otros en las ciudades. Cada provincia comarcana era obligada, por
titulo de tributos para el Rey, a labrar o hacer labranzas y sementeras cuando el pan,
ques el grano del maiz, y las otras cosas de mantenimiento de los frutos de la tierra, en
ciertas tierras que estaban senaladas e se nombraban del Rey e Senor. Cogidos los
frutos, encerrabanlos en aquellos depositos, que eran unas casas muy grandes. Lo
mismo se hacia de las carnes y pescados
en cecinas, lo mismo de las mantas para vestidos y calzados; lo mismo de las armas y
de todas las otras cosas que arriba se senalaron, porque todo esto tributaban. Y estas
casas de depositos y las cosas que en ellas se metian y guardaban, tenian titulo del Rey,
como quien dijese las Atarazanas Reales.
031020 Cuando estas provisiones no se gastaban, porque no habia guerras o porque de
las fiestas que los Reyes hacian (porque de aquellos depositos para ellas gastaban)
sobraban, y tambien porque no se danasen, tenian ordenado y mandado que cada tres
anos se renovasen y tornasen a hinchir de todas las cosas que de antes llenas estaban. Y
lo que para reyes gentiles y sin lumbre de fe, y aun para reyes catolicos y buenos
cristianos, es cosa de grande ejemplo e imitable, que tenian tanto cuidado de los pobres,
que cada vez que los depositos se renovaban, todo lo que en estos habia de lo viejo, se
repartia por los pobres, comenzando de las viudas y huerfanos y otras personas
necesitadas. Esta obra y providencia era digna de rey prudentisimo, piisimo y digno de
reinar y gozar de sus reinos por muchos anos.
032003 Item de ganados habia muchas personas riquisimas, que ni los ganaderos de
Soria ni aun los Padres antiguos parece haber tenido tan grandes ayuntamientos y hatos
de ovejas, ni en tantas partes, como aquellos tenian.
032007 Cuanto a los tratos, comercios y contrataciones, en los reinos del Peru tenian
tambien sus comercios y lugares senalados para ellos, donde compraban y vendian, y la
moneda, o en lugar de moneda, que usan, es cierta yerba que llaman en su lengua Coco,
que es como hoja de arrayan, la cual, trayendola en la boca, no sienten hambre ni sed
por todo el dia. Yo la he visto traer continuamente (si quiza no es otra) a la gente de la
provincia de Cumana y aquella costa que dicen de Paria abajo, hacia donde se solian
pescar las perlas; la cual les causaba una grande fealdad, que teniendo los dientes de su
naturaleza muy blancos y muy buenos, se les hacia sobrellos una costra gruesa tan negra
como si fuera de azabaja (azabache). Tambien se usa traer yerba en la boca en las
provincias dentro en la tierra que van a Popayan, y asi debe ser por toda aquella tierra y
reinos o por mucha parte dellos, puesto que no sabre decir si es toda una la Coca del
Peru y las yerbas que por las otras provincias traen las naciones dellas en la boca. Si son
diversas, deben tener la misma virtud, y el fin de traellas debe ser por conseguir el
mismo fruto.
033001 CAPITULO VII. (Apologetica, Capitulo
033002 De los dioses, idolos y fabulas religiosas
033003 Primero que descendamos a la multitud de los dioses, se ha de saber que antes
que el capital enemigo de los hombres y usurpador de la reverencia que a la verdadera
deidad es debida, corrompiese los corazones humanos, en muchas partes de la Tierra
Firme tenian cognoscimiento particular del verdadero Dios, teniendo creencia que habia
criado el mundo y era senor del y lo gobernaba, y a el acudian con sus sacrificios, culto
y veneracion y en sus necesidades. Y en los reinos del Peru le llamaban Viracocha, que
quiere decir Criador y Haccdor y Senor y Dios de todo.
034001 Y para que se tenga noticia de los dioses que aquellas tan infinitas naciones
tenian y adoraban, es de tomar por regla general, que por todo aquello que se sabe de
aquella vastisima Tierra Firme, al menos desde la Nueva Espana y atras mucha tierra de
la Florida y de la de Cibola, y adelante hasta los reinos del Peru inclusive, todos
veneraban el Sol y estimaban por el mayor y mas poderoso y digno de los dioses, y a
este dedicaban el mayor y mas sumptuoso y rico y mejor templo, como parece por aquel
grandisimo y riquisimo templo de la ciudad del Cusco, y otros, en el Peru. El cual en
riquezas nunca otro en el mundo se vido, ni en suenos se imagino, por ser todo vestido
de dentro, paredes y el suelo, y el cielo o lo alto del, de chapas de oro y de plata,
cntretegidas la plata con el oro, no piezas de a dos dedos en el tamano ni delgadas como
telas de arana, sino de a vara de medir, y de ancho de a palmo y de dos palmos, gruesas
de a poco menos que media mano, y de media y de una arroba de peso. Los vasos del
servicio del Sol( tinajas y cantaros, de los mismos metales, tan grandes, que, si no los
vieramos, fuera dificil y casi imposible creerlo; cabian a tres y cuatro arrobas de agua o
de vino o de otro licor, como arriba mas largo en el capitulo 2 lo referimos.
034025 Entremos ya finalmente a tratar y fenecer la materia de los dioses en las
grandes regicnes y reinos del Peru, donde tanta multitud de naciones y tan bien
ordenadas y regidas vivian, y muy dadas y ejercitadas en la religion. Todas ellas tenian
sus idolos y dioses artificiados de piedra y madera, cada pueblo y quiza cada casa y
vecino en particular. En ellos, segun se decia, les aparecia el Demonio en diversas
figuras, conviene a saber, que aparecia a los sacerdotes y hablaba con ellos; porque no
se tiene el traidor en tan poco, que se deje ver de todos.
035008 Dos especies de gente eran mas que las otras religiosas y a los dioses mas
devotas (conviene a saber), las que vivian en las sierras y las de la costa. Los serranos,
por lo que toca a sus sementeras, las cuales muchas veces se les perdian, dellas por falta
de lluvia y dellas por sobra de nieves o hielo; los de la costa de la mar por sus
pesquerias. Por estas necesidades tenian sus dioses que en aquellas cosas presidian, y a
ellos, cuando les convenia, con sus devociones y sacrificios acudian. Tenian para ellos
sus templos en los picos de las sierras altisimas y asperisimas, y en la mar dentro de
algunas islas. A todas las cosas que les parescia tener alguna cualidad senalada mas que
las otras, como si una sierra tenia un pico o alguna pena que diferenciaba de las otras y
parecia mejor puesta o de mas agradable, a su parecer, hechura, o alguna concavidad,
creian tener alguna participacion de deidad, por lo cual le tenian especial devocion y le
hacian reverencia y sacrificio.
035026 En aquellos tiempos se tuvo por dios una muy rica esmeralda en la provincia de
Manta, que es la que agora llaman Puerto Viejo, la cual ponian en publico algunos dias
y la gente simple la adoraba. Y cuando algunos estaban malos, ibanse a encomendar a la
esmeralda, y llevaban otras piedras esmeraldas para el ofrecer, por persuacion del
sacerdote, dandole a entender, que por aquella ofrenda la slud le seria restaurada.
036003 Tenian tambien a los Senores que les habian bien y justamente y con amor y
suavidad gobernado y sido provechosos a los pueblos, por mas que hombres, y poco a
poco vinieron a los estimar por dioses y a ofrecelles sacrificios y acudir a ellos,
invocandoles en sus necesidades.
036009 Estas y otras cosas tenian en veneracion las gentes de aquellas provincias en
todo el tiempo que precedio al senorio y reinado de los Reyes Ingas, mayormente al
primero, que llamaron Pachacuti Inga, que quiere decir “Vuelta del Mundo”, porque los
puso en mucha y
036014 mas polida policia que la que antes tenian, y por esta polideza y mejoria les
parecia que se volvia el Mundo de un lado a otro.
036017 Pero este Rey y sus sucesores, mas discreto y verdadero conoscimiento
tuvieron del verdadero Dios, porque tuvieron que habia Dios que habia hecho el Cielo y
la Tierra, y el Sol, y Luna, y estrellas y a todo el Mundo, al cual llamaban
Condicibiracocha, que en la lengua del Cusco suena “Hacedor del Mundo”. Decian que
este dios estaba en el cabo postrero del Mundo, y que desalli lo miraba, gobernaba y
proveia todo; al cual tenian por Dios y Senor, y le ofrecian los principales sacrificios.
Afirmaban que tuvo un hijo muy malo, antes que criase las cosas, que tenia por nombre
Taguapicaviracocha; y este contradecia al padre en todas las cosas, porque el padre
hacia los hombres buenos y el los hacia malos en los cuerpos y en las animas; el padre
hacia montes, y el los hacia llanos, y los llanos convertian en montes; las fuentes que el
padre hacia, el las secaba; y finalmente, en todo era contrario al padre; por lo cual, el
padre, muy enojado, lo lanzo en la mar para que mala muerte muriese, pero que nunca
murio. Parece aquesta ficcion o imaginacion signifcar la caida del primer Angel malo,
hijo de Dios por la criacion, pero malo por su elacion (sic) siempre contraio de Dios su
Criador. Fue lanzado en la mar, segun aquelo del Apocallpsi, capitulo 20: Diabolus
missus est in stagnum, etcetera. Decian tambien que el Sol era el principal criado de
Dios, y que os el que habla y significa lo que Dios manda; y no iban en esto muy lejos
de la verdad, porque ninguna criatura
(sacados los angeles y los hombres) asi representa los atributos y excelencias de Dios
(segun San Dionisio, 4o. de los Divinos nombres), como el Sol. Y asi, como tenga y
produzga tan excelentes y diversos efectos |C que otra cosa parece sino manifestar y
publicar las excelencias y operaciones que en estas cosas criadas obra el Criador y
verdadero Dios? Por lo cual lo servian y honraban y ofrecian sacrificios; pero primero y
principalmente a Conditiviracocha, Hacedor del Mundo, como a Senor de todo.
037024 Aquel Rey Pachacuti, como comenzo a gobernar aquellos reinos, como fueran
muchos juntos, como se dira, lo primero en que puso orden fue en las cosas del culto
divino, y para esto quiso informarse de todos los dioses que cada pueblo y provincia y
casa tenia; y cuando le venian a dar la obediencia, inquiria que dioses tenian y ofrecian
sacrificio y acudian en sus necesidades. Cada uno le daba cuenta de su dios, diciendo
unos que tenian por su dios a la mar, como los pescadores; otros a las penas altas, o
sierras o cerros, como los labradores y gente serrana; otros a las aves o a tales aves;
otros a los arboles o a maderos que ellos labraban; otros habia que adoraban las zorras,
o leones o tigres, porque no les hiciesen danos y por persuasion de los demonics que en
aquellas bestias o en figuras dellas respondian y hablaban con los sacerdotes. Otros
tambien decian que veneraban a Senores que habian tenido, porque los habian blanda y
suavemente gobernado; y asi poco a poco vinieron en opinion que aquellos eran mas
que hombres.
038014 Dandole cada uno cuenta de los dioses a quien servian y adoraban, dicen que
de muchos de los dioses que le referian se reia y burlaba, dando a entender que aquellas
cosas no eran dignas de ser dioses, y asi se lo declaro diciendo que era escarnio tener y
adorar cosas tan bajas y viles por dioses, y que no los debian de reverenciar ni ofrecer
sacrificio; pero que, por no dalles pena, les daba licencia que los tuviesen como antes
los tenian, si quisieren, con tal condicion que sirviesen y reverenciasen por sumo y
mayor dios que todos los dioses al Sol. Porque, decia el, que el Sol era la mejor cosa de
todas y la que mas bienes y provechos hacia a los hombres, por lo cual los hombres eran
obligados a servirlo y venerarlo mas que otra cosa alguna por Dios y Senor. Y para
inclinarlos mas a la veneracion y reverencia y aceptacion por cosa mas veneranda que
otra, despues de Dios, al Sol, por su mismo ejemplo dedico luego las casas que tenia en
la ciudad del Cuzco de su padre y ag|ruelo y predecesores, donde al presente, su padre,
que aun era vivo, y el habitaban, para templo del Sol; de las cuales se salieron y en ellas
le hicieron aquel solenisimo, riquisimo y admirable templo, de que arriba en el cap. 2
hecimos mencion. Estas Casas y Palacios Reales hasta entonces se llamaban
Chumbichuncha, y de alli adelante se llamaron Coricancha, que quiere decir “cercado
de oro”, porque hizo labrar en muchas piezas excelentes mas y mayores que las que
habia de piedra maravillosamente
labrada, cercadas de planchas de oro y plata enrededor, y por mezcla en algunas partes
se puso plata, como en el cap. 55 ya se refirio.
039012 Puso en una pieza muy rica y senalada dellas la estatua del Sol, de bulto, toda
de oro, con el rostro de hombre y los rayos de oro como se pinta entre nosotros. Esta
sacaban algunas veces al Sol, porque decian que le comunicaba el sol verdadero a aquel
de oro su virtud. Hacianle cada dia dentro de aquella capilla o pieza rica grandes
sacrificios, como se dira. Mand o hacer mucho numero de mazorcas de Maiz, todas de
oro fino, que estaban delante del Sol. Tenia dentro del mismo templo o del circuito de
los edificios una huerta mediana, que hoy tambien vive, trayendo la tierra muy fertil de
muy lejos para plantalla, y para la regar se trujo una fuente de luenga distancia por
canos labrados de maravilloso artificio, que hoy tambien sirve de su oficio en la misma
huerta. En esta huerta se sembraba cada ano maiz e otras sementeras para comida, que
se ofrecia todo al Sol en sacrificio. Esta huerta cavaba y sembraba con sus propias
manos el mismo Rey Pachacuti Inga y sus hermanos y deudos mas cercanos, y esto
estimaban por grande honor y dignidad, asi en el tiempo del sembrar como en el de la
cosecha. En estos dos tiempos se hacian grandes fiestas, convites, alegrias y regocijos.
040004 Puso en este templo, para servicio del Sol, gran numero de mujeres y doncellas,
hijas de Senores, unas, las mas principales, consagradas para mujeres del Sol; otras para
criadas y sirvientas suyas; otras para criadas destas mujeres; otras para criadas de sus
criadas. Sus mujeres y criadas le servian haciendole ropa muy rica labrada por
maravilla, y vino y las comidas que le ofrecian. Todas estas mujeres y criadas eran
doncellas virgenes, y guardabase con tanto rigor, que si se quebrantara, se tuviera por
inexpiable delito, y no se castigara con menos que con crudelisima muerte. Afirman
nuestros religiosos, muy entendidos y expertos en aquella lengua, que muchas veces
oyeron afirmar a los viejos dellos, nunca haberse hallado jamas falta en esto en aquellas
mujeres. Era inestimable honra y dignidad ser del numero dellas. Llamabanse
Mamaconas, que en su lengua quiere decir Senoras Madres. Puso eso mismo en aquel
templo sacerdotes que celebrasen y ejercitasen su oficio cerca del culto del Sol.
Adornolo de maravillosos y ricos y grandes vasos de oro y plata para servicio del Sol.
Finalmente, lo proveyo en edificios, vasos, ministros varones y mujeres, riquisima y
abundantisimamente, como pru dentisimo y religiosisimo, devoto y magnanimo Rey o
Senor. En tanto grado se halla este Rey haber sido estudioso y vigilante cerca del culto
del Sol, tenido cuasi por Dios, aunque falso Dios, que afirman los
nuestros que pluguiese al verdadero Dios, que, a ejemplo de aquel que le ignoraba,
nosotros que por su benigna (sic) cond escendencia le cognoscemos, cerca de su
servicio fuesemos tan solicitos y devotos como el lo era para con el Sol, que creia, y
estimando erraba, ser poco menos que Dios, o quiza lo igualaba con Dios,
aunque confesaba haber sido hechura del verdadero Dios.
041005 Hizo edicto publico y universal en todos sus reinos y senorios, mandando a
todos los Senores, sus antiguos subjectos, y a todos los que de nuevo, por sus nuevas y
fama loable, venian a se le subjectar, que cada uno hiciese en los pueblos de su senorio
y gobernacion, conforme a la calidad del pueblo, un templo al Sol, y lo adornase y
proveyese de suficiente servicio, sacerdotes y otros ministros, a la manera de aquel que
en la ciudad del Cusco el habia constituido; y que puesto que les dejaba los dioses
antiguos que cada uno tenia, esto no era porque aquellos fuesen dioses, sino por
condescender con ellos y contentarlos; por tanto, que ya que se quedasen con aquellos,
tuviesen por principal Dios y Senor al Sol, y como a tal le edificasen los templos y
adornasen y sirviesen. Lo cual se puso asi por obra por todas las tierras de su Senorio,
que ni poco ni mucho era sino unas mil y tantas leguas.
041022 Y asi, en cada provincia, aunque habia templos dedicados a particulares dioses,
siempre el mas principal y suntuoso y de mayor veneracion era el del Sol, a ejemplo y
semejanza del que el gran Rey constituyo en la ciudad Real del Cusco al Sol. Del cual
esta hoy en pie la mayor parte de los edificios, aunque no con la riqueza y servicio que
antes tenia, porque alli se hizo un convento de la Orden de Santo Domingo; pero hay
hoy vivos algunos viejos, que eran de los dedicados al servicio de aquel templo, y viejas
de las virgenes Mamaconas.
042001 Digna cosa es esta de mucha consideracion, que un hombre sin fe ni
cognoscimiento del verdadero Dios, o al menos no parecia que tenia mas que los
otros, con sola la lumbre de la razon natural conosciese que aquellas cosas que los otros
estimaban y servian por dioses, no merecian tal reverencia y servicio como se debe a
Dios; e ya que el erraba, escogia al menos la mas excelente de las criaturas por Dios,
entendiendo y confesando tacitamente, que la cosa que en las cosas es la mejor, aquella
merecia y merece ser Dios; y cuanto mas que, como arriba queda dicho, expresamente
cognoscia que el Sol era criatura del verdadero Dios.
042013 Consideremos tambien, que si aquel alcanzara fe y cognoscimiento del
verdadero Dios, |Cque fueran los templos, cuales los ministros, cuantas las riquezas, las
cerimonias, los sacrificios que constituyera por honra del divino nombre y ejercicio de
la cristiana religion? Al menos, creible cosa es, que si no pudiera hacer mas y mejores
las cosas, hicierelas con mayor certidumbre y confianza de la remuneracion, y mas
intima y suave devocion que las hacia por el Sol.
042022 Con esto cierro la materia y relacion de los dioses de mas de tres mil leguas de
tierra destas nuestras Indias; lo cual basta para conjeturar que todas las demas naciones
que hay, de que aun no tenemos noticias, seran en esto semejantes a las referidas, poco
menos o poco mas.
043001 CAPITULO VIII.
043002 De otros templos famosos que habia en el Peru, su forma y edificio.
043004 Resta, para concluir esta materia de templos, referir en breve lo mucho que
habia que tratar de los templos solemnisimos y riquisimos mas que alguno pueda con
exceso encarecer, que tenian las ciudades y pueblos celebratisimos de los reinos del
Peru. Y solo se ofrece decir de la forma de sus edificios, la cual no del todo se me ha
expresado, porque los primeros que alli entraron no curaron de espectacular.
043012 Dos maneras de templos hobo en aquellos reinos, que diferian en la forma: una
dedicada a los dioses antiguos que aquellas gentes, antes que reinasen los Reyes Incas,
reverenciaban por dioses, y otra los templos consagrados al Sol. Ya queda dicho arriba,
como, cuando comenzo a
043017 reinar aquel prudentisimo y religioso Rey Pachacuti, Primer Inga, quisiera
quitar todos los dioses de la tierra, por parecelle que no merecian ser dioses, pero por no
dar pena ni entristecer a los pueblos, permitio que se quedasen cada uno con los suyos,
con tanto que rescibiesen y venerasen al Sol por verdadero y principalisimo Dios. Y
para diferenciarlo de los otros dioses, ordeno muchas cerimonias, sacrificios y servicios
y ministros servidores y otras cosas cuantas pudo.
043026 Entre aquellas fue una, conviene a saber: que los templos se le edificasen de
otra manera y en otros lugares que a los otros dioses (de quien el burlaba) solian
edificarse. A los otros edificaban los templos dentro de los pueblos y en lugares llanos y
bajos. Todos los aposentos y retretes y partes dellos eran muy menudos y escurisimos,
que a cualquiera que hobiese de entrar en ellos, habia primero de se angustiar y
temblarle las carnes. Bien parecia que el que alli queria ser reverenciado, en tinieblas
vive y en tinieblas anda; y a los que le sirven, a las tinieblas sempiternas negocia de
llevar.
044010 Pues como el Rey Pachacuti estimase de aquellos dioses o que eran falsos o
que eran malos, como en la verdad lo eran, porque el Demonio en algunos aparecia y
queria ser adorado, y tuviese al Sol por dios bueno y mejor que los suyos, y, por
consiguiente siempre quisiere de aquellos diferenciarle, mando hacer los templos del
Sol siempre en los lugares mas eminentes y altos; esto es, que los mandaba edificar en
los cerros que las ciudades por su eminencia y altura senoreaban; y si cerros o sierras no
habia naturales, por ser la tierra toda llana, mandaba hacer los altos de tierra junta
mucha, que se allegaba con industria humana. En el cerro o sierra natural o hechos
industriosamente de tierra aquel mogote alto, la forma del templo desta manera se
ordenaba: Haciase una cerca de pared muy gruesa y redonda, de cinco o seis estados
alta; dentro de aquella y apartada por alguna distancia, se edificaba otra, tambien
redonda, y, segun la proporcion que convenia, alta; y en algunos templos se hacian
cinco cercas, y la postrera ya era en lo postrero del cerro, que era suelo llano o porque lo
allanaban. Alli, en aquel suelo, edificaban cuatro cuartos en cuadra, como los que tienen
en los monasterios los claustros. Las paredes tienen muchas ventanas y muy grandes por
donde entra la luz y estan todas las piezas muy claras.
045003 Dentro de aquel cuadro o cuartos estaban los altares, y alli era la Sancta
Sanctorum del Sol. Estaban cubiertos de su madera muy bien labrada, como el que
llamamos zaquizami en nuestra Espana. Tenia el templo dos grandes portadas por donde
se entraba, y subian a ellas por dos escaleras de piedra mucho bien labradas, cada una de
treinta gradas. Todo lo alto del zaquizami estaba cubierto de planchas de oro, el suelo y
las paredes lo mismo, y muy pintadas, y en ellas ciertos encajes donde se ponian ovejas
de oro y otras piezas dello, que se ofrecian al Sol. A una parte del templo habia cierta
pieza como oratorio hacia la parte del Oriente donde nasce el Sol, con una muralla
grande, y de aquella salia un terrado de anchura de seis pies, y en la pared habia un
encaje donde se ponian la imagen grande del Sol de la manera que nosotros lo pintamos,
figurada la cara con sus rayos. Esta ponian, cuando el Sol salia, en aquel encaje las
mananas, que le diese de cara el Sol; y despues de mediodia pasaban la imagen a la
contraria parte, en otro encaje, para que tambien le diese, cuando se iba a poner el Sol
de cara.
045024 Dentro de las dos cercas que primero dijimos, estaban los aposentos de los
sacerdotes y de las virgenes consagradas al Sol, y de los otros ministros y servidores y
oficiales del templo, y oficinas para labrar y guardar las joyas y las ropas de lana
finisima y de algodon para el Sol, y para bodegas de los vinos y las aves y otras cosas
vivas y no vivas que se le ofrecian y sacrificaban, que eran cuasi sin numero. Y estos
eran anchos y grandes, y asi, el numero y circuito e capacidad de todo el templo y de los
aposentos y camaras o piezas del, no podia ser sino muy grande; y todo ello era muy
claro por todas partes, para diferenciar (como dijimos) el templo del Sol, que a todas las
cosas hace claras, de los templos de los otros dioses, que eran todos obscuros y tristes y
atenebrados.
046009 Esto parecio muy bien cuando los primeros espanoles en el Peru entraron y
llegaron a la ciudad de Pachacama, donde hallaron el templo del dios Pachacama o
demonio, que asi se llamaba, el cual estaba muy escuro y hidiondo y muy cerrado, a
donde tenian un idolo de palo hecho, muy sucio y negro y abominable, con el cual
tenian mucha gente gran devocion, y venian a serville y adoralle de trescientas leguas
con su votos y peregrinaciones y dones y joyas de oro y plata.
046018 Creyeron los espanoles, y asi debia ser, que el Demonio entraba en aquel idolo
y les hablaba. Y habiales hecho entender que el era el que habia hecho la tierra y criado
los mantenimientos y todo lo que en ella esta; y asi, Pachacama quiere decir en aquella
lengua “Hacedor de la tierra”. Y despues que por la ida de los religiosos y por su
predicacion, plugo a Dios que algunas gentes de aquellas se convirtiesen, hizo mucho
del enojado y fuese a los montes o al Infierno, que siempre trae a cuestas, no queriendo
muchos dias venirles a hablar. Pero viendo que por aquella via perdia mas que ganaba,
determino llevar otro camino y aparecio a quien solia, que son los sacerdotes, a quien
suele (como queda dicho) primero enganar, y dijoles: “Yo he estado de vosotros muy
enojado, porque me habeis dejado y tomado el dios de los cristianos; pero he perdido el
enojo, porque ya estamos concertados y confederados el dios de los cristianos y yo que
nos adoreis y sirvais a ambos, y a mi y a el que asi se haga nos place”. Porque se vea
cuantas manas y cautelas tiene aquel malaventurado, para llevar consigo las animas.
Sabia bien que por esta via y con esta industria, no solo no perdia nada, pero ganaba
mucho mas; porque, baptizandose la gente y baptizados adorando los idolos juntamente,
a Dios causaban mayor ofensa y mayores tormentos a los que por este camino
enganaba. Y que usase deste nuevo engano debese tener por verdad, porque nuestros
religiosos por cierto lo averiguaron.
047014 El templo del Sol que alli habia, estaba deste sobre un cerro hecho a mano de
adobes y tierra bien alto desviado, con cinco cercas y maravillosamente labrado, todo
muy patente, lleno de luz y claro, segun que los Reyes mandaban asi edificarlos. De la
materia de que todos aquellos templos se hacian, y cuan polida, rica, sumptuosa y
artificiosamente los edificaban, en los capitulos 2 y 7 queda bien declarado.
047022 CAPITULO IX.
047023 Sobre la riqueza y hacienda de los templos.-Ganados.
047024 Y en lo de las riquezas que procedian de los ganados pertenecientes a los
templos, es tan inmensa la ventaja que a todas aquellas riquezas que de los ganados
salian hacian los ganados que los templos de los reinos del Peru dedicados al Sol
poseian, y tambien las muchas y grandes heredades y sementeras de vino y de todas las
cosas de mantenimiento, para los sacrificios y sustentacion de los sacerdotes y ministros
de los templos, que duda ninguna tienen los que de los nuestros de aquello tuvieron
alguna noticia, que no subiesen de mas en numero de un millon o cuento de ovejas las
que habia consagradas al Sol en aquellos templos, cada una de las cuales tiene mas valor
en carne y en grandeza, en lana y su fineza, que cuatro de las nuestras; lo mismo era en
las otras heredades y haciendas. Los hatos de estas tenian sus dehesas muy grandes y
muy complidas, que llamaban moyas, tambien dedicadas al Sol, y como cosas sagradas
y diputadas al culto divino, donde pascian; y los pastores, cuyo nombre era michi, que
las guardaban, diligentisimos en la guarda y en la conservacion dellas fidelisimos; y
aunque anduviesen sin guarda, ninguno fuera osado a hurtar o hacer menos una ni
ninguna, ni aun una verija de lana dellas, que no creyera ser luego hundido debajo de la
tierra. Y esto era harto de maravillar, por la creencia, reverencia y devocion y fidelidad
que al Sol, que por dios estimaban, tenian; lo cual es mas de estimar que los milagros
que dice Tito Livio que
cerca de los ganados de la diosa Juno hacerse fingian. Que tambien los templos del Sol,
no uno sino muchos, y todos los de las provincias del Peru, al segundo de que habla Tito
Livio edificado y dedicado a Jupiter en Antiochia en magnificencia y riqueza hayan
excedido, parece muy claro por las muchas, ricas, admirables y nuevas cosas que de
aquellos templos en los capitulos 2 y 7 quedan referidas.
048030 De aquel de Jupiter dice Tito Livio que tenia el zaquizami labrado de oro y las
paredes con hojas de oro cubiertas o cerradas, pero que hobiese oro en el pavimento o
suelo no dice nada. De los templos del Peru sabemos de cierto ser verdad que, no solo el
zaquizami y las paredes estaban cubiertas y enforradas de oro, pero el suelo sobre que se
andaba era de oro fino cubierto y aforrado. Y es aqui de notar, que las laminas de oro de
que dice Titu Libio (sic) que estaban cubiertas las paredes de aquel templo de Jupiter,
significan en latin comunmente hojas delgadas como las hojas de Milan; pero las piezas
de que estaban cubiertos aquellos templos del Peru, no eran hojas que pudiera pesar
cada una, cuando mas pesara, diez castellanos, sino eran planchas de tres palmos de
largo y de un jeme bueno de ancho y de un dedo de grueso o de alto, de la hechura de
los espaldares de nuestras sillas de espaldas, que cada una pesaba quinientos castellanos,
como queda declarado.
049016 Y que comparacion puede haber de la riqueza y magnificencia de aquel templo
que asi encarece Tito Livio y de todos los demas, que fueron, cuando muchos, tres o
cuatro o cinco los que hallamos muy celebrados entre los idolatras y gentiles antiguos,
al templo de gran majestad que habia pasada la provincia de Pasto, hacia la de Quito,
del cual agora se veen aun las senales de planchas de oro y plata en las paredes, donde
parece haber estado todas chapadas y cubiertas de oro y plata; donde tambien hobo
grandisima copia de vasijas de oro y de plata para los vinos y las otras cosas de los
sacrificios y servicios del templo? Era cosa en el mundo nunca vista ni oida entre los
antiguous gentiles, segun el numero, cantidad, diversidad, hechura y grandeza y riqueza
dellas de que estaban todos los templos del Sol proveidos. De los cuales mucho numero
y admirables piezas en hechura y grandeza en esta Isla Espanola vimos; pero muchas
mas y de admiracion dignas se vieron por todo el mundo (porque asi lo diga) no una,
sino muchas naos descargar, que iban cargadas dellas, en Sevilla.
050010 Hicieron los templos destos nuestros indios a todos cuantos edificaron y
tuvieron los idolatras antiguos senalada y extrana ventaja. Los templos de la provincia
del Quito. lo mismo. El templo de la ciudad de Tacunga, adelante del Quito, donde
allende las chapas o planchas de que las paredes eran cubiertas, estaban mucho numero
encajadas en ellas de ovejas y otras figuras de bulto, todas de oro fino. |CQue
comparacion puede haber deste templo al de los antiguos? Y el templo famosisimo y
nunca otro tan rico jamas imaginado cuanto menos oido ni visto, que estaba en la ciudad
de Thomebamba, las paredes del cual no solo eran chapadas y cubiertas de oro y
esculpidas en ellas muchas figuras, pero encajadas muchas ovejas y corderos y aves
diversas y manojos de pajas, todo de fino oro; y en muchas partes del templo,
mayormente en las portadas y en algunas piezas senaladas, numero de esmeraldas y
otras piedras de diversas especies preciosas, puestas y asentadas, y todo hecho y labrado
por maravilloso artificio, allende de otras muchas piezas pintadas con donosos colores,
que el oro las ilustraba y hermoseaba. Pues las tinajas y cantaros e infinitas otras vasijas
de oro y de plata con otro mucho tesoro, |Cquien lo apreciara |CPues que comparacion
se puede hacer deste tal templo a cuantos en el universo mundo se alaban? Bien, sera,
pues, que los que fueren prudentes juntamente y de buena voluntad, concedan a
este templo la ventaja, y a los que lo constituyeron juzguen no por de menos juic io y
sotileza de ingenio que a las mas sotiles y prudentes naciones antiguas e idolatras
pasadas; antes pueden colegir argumento desto y de muchisimas otras cosas de las ya
dichas, para tener a estas gentes por mas vivas, sotiles, prudentes y racionales.
051011 Y aunque aqueste ya encarecido templo sobre para mostrar la ventaja que a
todos los del mundo que los infieles tuvieron hace, considerese otro que a este y los
demas sobrepujaba, que tuvo nombre Pachacama. Este fue de los mas antiguos, y quiza
el mas que todos antiguo de todos aquellos reinos, y con quien mayor devocion y mas
universal, aun antes de la gobernacion de los Reyes Inguas (sic) se tenia. Ya arriba
queda dicho que solian concurrir a el las gentes de trescientas leguas en romeria con sus
votos y con sus dones, como al mayor y mas estimado y unico santuario donde creian
recebir remision de sus pectados y salud para sus animas. Este, allende tener la hechura
y edificios, oro y plata y vasos riquisimos y todo el ornato y atavio que el pasado y que
los otros, tenia mas debajo de si, en algunos soterranos, grandisimos tesoros, por la
infinidad de las joyas de oro y plata que de tantas tierras y de tantas gentes cada dia se le
ofrecian; y puesto que el pasado y otros muchos eran riquisimos, pero este a todos en
riquezas excedia. De aqui fue originada la grande y extendida fama que por todos
aquellos reinos de las riquezas ayuntadas en este templo, sobre todos los demas florecia;
por lo cual principalmente Francisco Pizarro envio a su hermano Hernando Pizarro,
luego que entraron en la tierra, mas que a otra parte, para que cogiese las riquezas, que
no habian sembrado ni sudado, que habia (como ellos decian y escrebieron) en esta
mezquita. Dicese, y
asi por algunos se ha escrito, que aunque Hernando Pizarro hallo y saco deste templo, y
despues del otros, gran suma y peso de oro y plata; pero que cuando el llego, ya estaba
puesto en cobro por los sacerdotes y Senores la mayor cantidad de los tesoros, que se
cree haber sido sin numero. Algunos dicen que se alzaron mas de cuatrocientas cargas.
052014 Pues el templo de Vilcas, donde habia la muy rica figura del Sol, y los Asientos
Reales en una piedra de once pies de largo y siete de ancho, cubiertos de joyas
riquisimas de oro y de piedras preciosas adornados, y cuarenta porteros que lo
guardaban, y cuarenta mil personas por todos los que para el servicio del templo y de
los Palacios Reales estaban deputados. Item el celebratisimo y real templo del Cusco,
Ciudad Real y cabeza de aquellos reinos y que tanto quisieron noblecer y adornar y
enriquecer los Reyes Ingas, el cual fue fundado y ampliado en los Palacios Reales,
como arriba queda dicho, y de donde tan extranas riquezas e incomparables tesoros se
sacaron, como vimos, de lo cual principalmente se hincho una casa o sala o cuadra que
tenia veinte y cinco pies en largo y quince de ancho, y era tan alta que un hombre alto
no llegaba a ella con un palmo, que fue lo que se ofrecio el rey Atabalipa dar cuando lo
prendieron los espanoles, porque lo soltasen y de plata diez mil indios cargados; y que
se hiciese un cercado en medio de la plaza, y que lo hinchiria de tinajas y cantaros y
otros diversos vasos de plata; y esto cumplio y mucho mas de lo que habia ofrecido; |
Cque templo en todo el Orbe, aunque fuese sonado o de industria compuesto y fingido,
se pudo comparar con este? Y no solo aqueste tan estupendo y nunca suficientemente
loable ni encarecible habia solo en aquella ciudad del Cusco, pero muchos otros menos
principales, aunque de oro
y de plata toldados y cubiertos, y de vasos grandes y chicos muy proveidos y muy
ricos. Tampoco, y aun mucho menos, tuvo alguno de todos los del mundo cualidad ni
cantidad ni riqueza para poderse comparar al templo del Tambo, en el valle de Yucay,
cuatro o seis leguas de la ciudad del Cusco, donde los Reyes, por su templanza y
amenidad, lo mas del tiempo conversaban; cuyo edificio fue construido de aquellas
monstruosas y espantables piedras que en capitulo 2 dimos relacion, las cuales tenian
por mezcla, a vueltas de cierto betun, oro derretido, de donde los espanoles hobieron
mucho oro antes que los indios hobiesen derrocado muchas partes de aquellos edificios.
053054 Este fue muy rico templo y muy nombrado y afamado, y por las senales que en
los muros y paredes y edificios y piedras dellos y otros vestigios y riquezas de oro y
plata que del se hobo, y la fama que tenia, y tener los Reyes mas aficion a la morada y
habitacion de aquel valle, por ser tal la tierra y ser los Aposentos Reales alli
sumptuosisimos y los Reyes al Sol devotisimos, se arguye haber sido este templo
mucho mas que los pasados o que los mas dellos riquisimo y venerabilisimo; sino que
los nuestros no curaron de mucho escudrinar estos secretos, como estuviesen tan
ocupados en allegar el oro y plata que podian, viniese de donde viniese.
054066 CAPITULO X.
054067 Del sacerdocio y de los ministros de los templos y dioses.
054068 Del sacerdocio y ministros de los templos y dioses de los reinos del Peru, no se
ha podido colegir su cierta orden, su numero y distincion, mas de que habia Sumo
Sacerdote, que llamaban en su lengua Vilaoma, y otros sacerdotes a aquel subjectos e
inferiores, y aun esto no se sabe decir en particular; los sacerdotes que habia dicen que
eran casados. La causa fue, que, como las riquezas que habia en aquellos reinos fueron
las mayores que juntas se hallaron en todo el mundo, y estas, por la mayor parte,
poseian los templos, y las guardaban y conservaban los sacerdotes, como los nuestros
entraron tan de supito y todo su principal negocio era recoger y no dejar punta de todo
aquello que fuese y aun que pareciese oro, y lo primero que los sacerdotes, cuando lo
pudieron hacer, procuraron, fue trasportallo y ponello en cobro; por miedo de que no los
atormentasen, desaparecieron, y asi se cuasi enterro aquel nombre de sacerdote. Sucedio
la eversion y el deshacimiento y anichillacion (sic) intempestiva, celerrima y
momentanea de toda su republica, que los nuestros en mas breves dias que en ninguna
de los otras regiones destas Indias hicieron con sus mismas que entre si tuvieron
discordias; y asi, como desaparecio tan presto el sacedocio de la manera que se ha
referido, no se ha podido alcanzar en particular la distincion y numero de sus individuos
y su orden. Podra tambien haber concurrido alguna inadvertencia de los religiosos que
despues
supieron las lenguas, los cuales, como preguntaron y escudrinaron muchas otras costas
de la religion, no miraron con preguntar lo que tccaba a esta del sacerdocio. Solamente
no se ha podido ignorar, por ser cosa mas que otra senalada y muy notoria, la orden que
en los templos habia de las monjas.
055101 Esta, segun que arriba en el cap. 7 se dijo, eran en cada templo muchas, y entre
ellas habia distincion y orden y gran religion, consagradas todas al Sol; y oficio tenian
de sacerdotes, pues ofrecian sacrificio de muchas cosas que por sus manos obraban para
el divino culto y servicio, principalmente del Sol y quiza tambien de otros dioses.
Destas, todo su negocio era obrar de sus manos ropa de lana finisima para el templo,
tenida de diversas y muy vivas y graciosas colores. Hacian del mas excelente y fino y
delicado vino, para ofrecer en sacrificio al Sol, que en la tierra se usaba, porque diversos
vinos parece que entrellos se solian beber y usar.
056113 Servian de noche y de dia en los templos del Sol con gran cuidado y solicitud,
y de creer es que las cerimonias y devociones que ejercitaban debian ser muchas y muy
de notar, pues tan religiosos y diligentes y esmerados y curiosos fueron los Reyes Ingas
cerca del culto divino, mayormente del Sol. Los cuales, en todo lo que pertenecio a toda
especie de gobernacion, en grande manera (como por mucho de lo que queda dicho y se
dira parece), sobre muchos Principes del mundo se senalaron; y asi, no pudo ser si no
que fueron muchas y notables las ocupaciones que para el servicio espiritual que en los
templos se habia de obrar, los Reyes ordenaron. Porque tanto numero de virgenes hijas
de Senores, que pasaban muchas veces de docientas, y para el culto divino alli
ayuntadas, no habian de estar ociosas ni en obras profanas ocupadas, luego creer
debemos que entendian en los sacrificios y tenian muchos ejercicios espirituales.
056130 De tres en tres anos se renovaban estas virgenes desta manera: quel Rey, si
estaba presente, o su Gobernador y Virrey, que se llamaban Tocrico (Tucuiricuo), en su
absencia, hacialas presentar ante si, y de las que ya estaban en edad de casarse, escogian
tres, o cuatro o cinco, las mas hermosas y de mayor dignidad, para mujeres del Sol;
apartaba otras tres o cuatro, las de mayor hermosura, para si mismo el Rey, o si estaba
ausente, apartabala el susodico Tocrico o Gobernador; las demas casabalas con hijos de
los Senores, y algunas daba el Rey a grandes Senores sus vasallos, aunque tuviesen
otras mujeres, lo cual ellos tenian por muy gran favor y merced: las que restaban, que
no eran de tan buenos linajes, daba licencia a sus padres para que buscasen con quien
las quisiesen casar. Casadas todas las que habia para casar, mandaba el Senor a los
oficiales que dello tenian cargo, que tornase a hinchir el numero de las virgenes que
faltaban de diez anos arriba, hijas de Senores, para que, como las pasadas, en el templo
se criasen y sirviesen de los oficios en que aquellos se habian ejercitado.
057150 Como arriba en el cap. 7 se toco, guardaban estas monjas Mamaconas en si, al
menos exteriormente, tanta castidad, que se cree no haber habido personas en alguna
parte del mundo que mas dignamente puedan de esta virtud ser alabadas. Religioso de
los nuestros alcanzo a ver y baptizar una destas ya bien vieja, que habia sido escogida
para mujer del rey Guaynacaba, padre de los Reyes Guascar y Atabaliba, y porque
murio el Rey presto, no llego a su talamo, y viviendo ella muchos anos despues. jamas
quiso casarse, y asi permanecio en su virginidad; al tiempo de cuya muerte, llorandola
un Senor hermano suyo, entre otras cosas de que la loaba o causaban lastima, decia: “|
Ghermana mia, que mueras virgen a cabo de tantos anos!”.
057164 Y con esto acabamos lo que de los ministros y sacerdotes de los templos y
dioses tenian en su religion supersticiosa estas gentes que arriba comentamos.
057167 CAPITULO XI.
057168 De las pensiones y rentas para sustentacion de los sacerdotes y otros ministros
de los templos, reparacion de sus edificios y gastos de culto
057171 Y porque los templos y sacerdotes y ministros de los dioses, que eran muchos
(como parece por lo dicho), hacian muchos gastos, necesaria cosa es dar noticia de que
o de donde de mantenian y proveian. Para sustentacion, pues, de los sacerdotes y otros
ministros y para refeccion y reparacion de los edificios y para los otros gastos ordinarios
que en los templos se hacian, habia en los reinos del Peru provisiones y reditos propios
de los templos y sacerdotes de aquellos reinos; y puesto que no nos conste muy en
particular cuantas ni cuales fueron, podemos, empero, de la gran religion que los Reyes
alli tuvieron y devocion a los templos del Sol, y de la senalada prudencia y solicitud que
tuvieron en la gobernacion, conjeturar que no fueron cualesquiera, si no muy grandes,
opulentas y copiosas mas que en ninguna otra parte, cuanto mas que de lo poco que
vieron aun los nuestros, de que arriba hemos hecho alguna mencion, podemos tener por
constante.
058189 Tenian, pues, los templos de los reinos del Peru, mayormente los consagrados
al Sol, grandes heredades y en las mas fertiles y gruesas tierras para sus trigos o maiz e
las otras cosas de comida y cosas que se habian de sacrificar; las cuales, primero que las
de los Reyes se mandaban labrar y cultivar, cuyo cargo tenia toda la comunidad de la
provincia. Para la consecha y guarda o encerramiento de los frutos, habia grandes trojes
y graneros Reales. De estas se mantenian los sacerdotes y ministros del templo y
suplianles otros gastos que se habian de hacer.
058200 Tenian tambien grandes hatos de guanado, carneros y ovejas de todas especies,
como en el cap. 9 se refirio, para los sacrificios que se hacian en honor del Sol y
mantenimiento de los sacerdotes y ministros y de las monjas y los demas servidores.
Estos ganados eran innumerables en cada provincia y pueblos, y si se hobieran de
vender, fueran de grandisimo valor.
059004 Todas las dichas heredades y ganados, y pastores que los guardaben, tenian
titulo de ser dedicados para servicio del Sol; y asi, se llamaban las heredades, los
ganados, las dehesas, los hatos los pastores del Sol.
059008 Mas particularidades de los que esta dicho no habemos podido alcanzar; por
esta cuasi generalidad desto y de lo demas se podra mucho entender y juzgar.
059011 CAPITULO XII.
059012 De los sacrificios, ritos, adoraciones y fiestas religiosas
059013 Restanos de aqui adelante por referir, para fenecer la materia que traemos entre
manos, los sacrificios que las naciones infinitas de los reinos del Peru ofrecian a Dios y
a sus dioses. Para comienzo de lo cual, hase de considerar que dos estados tuvieron
aquellos reinos principales: uno fue antes que los Reyes Ingas comenzasen a reinar,
cuando las gentes dellos vivian mas simple y rudamente, contentandose con solo lo
natural, sin tanta delicadez de policia como despues introdujeron los Reyes Ingas. En
este tiempo primero fueron muy religiosos para con sus dioses, los cuales arriba
dijimos, hablando dellos, eran los buenos Senores que bien y amorosamente lo habian
gobernado, y otros, en cuyo error la ignorancia e industria de los malos angeles los
habia precipitado. A estos servian con gran vigilancia, y en cuanto ellos podian los
agradaban o agradarlos imaginaban, mayormente los habitadores de la sierra y los que
carca de la mar moraban. Los primeros, porque los dioses les diesen los frutos de la
tierra; y los de la costa, que comunmente suelen ser pescadores, porque les deparasen
buenos lances del pescado y los guardasen de los peligros de la mar; por lo cual tenian
sus templos en ciertas isletas. Las ofrendas y sacrificios que les hacian eran de ovejas,
de plumas pintadas, de maiz, de vino, y de ropa hecha de lana de muchos colores, y de
todas las otras cosas que ellos tenian entonces por preciosas. Nunca se ha entendido que
por aquellos tiempos se
ofreciesen hombres.
060013 El otro estado y tiempo fue despues que comenzaron a senorear y gobernar lo
Reyes Ingas, los cuales en lo temporal y espiritual fueron muy delicados y muy
proveidos en la orden que dieron en su policia. Desde aqueste gobierno destos Reyes
Ingas comenzo la religion, asi como todo lo demas, a florecer y afinarse mas que en los
tiempos antiguos. Fueron, pues, los sacrificios destos tiempos, postreros en dos
maneras: unos generales que se ofrecian por toda la republica y en su nombre; otros,
particulares, que cada persona particular ofrecia por su devocion y segun sus
necesidades.
060024 Los generales fueron en tres maneras: porque unos eran cuasi diarios y
comunes; otros, en ciertos tiempos del ano; otros en tiempo de algun infortunio y
necesidad de hambre, o enfermedades o semejantes adversidades. Los comunes eran
como haciendo gracias a los dioses, principalmente al Sol, por los beneficios rescebidos
060030 y que se recibian cada dia; y estos eran de cosa comunes, como de unos
animalejos que parecen gazapos de conejos, que en la lengua de la isla Espanola
llamaban curies (la penultima silaba luenga), y sebo de animales, ovejas y carneros, uno
o dos dellos. Estos sacrificios se ofrecian en los templos principales del Sol cada dia,
quemando todas aquellas cosas los sacerdotes que estaban deputados para ello. Tambien
ofrecian de sus vinos en mucha cantidad, y ofrecianlo desta manera: que tenian en los
templos una pileta de piedra muy linda, debajo de la cual habia un sumidero, donde lo
derramaban y se consumia.
061010 Otros sacrificios se ofrecian en ciertos tiempos, unos cada mes al principio que
parecia la Luna: estos eran de las mismas cosas, puesto que en mayor cantidad, como
tres veces mas de lo comun de cada dia. Otros eran mas grandes, dos veces en el ano
(conviene a saber), una cuando hacian sus sementeras porque fuesen fertiles y
prosperas; y otra cuando las cogian, porque se las habia dado de Dios o el que ellos
pensaban que lo era.
061019 Estos sacrificios eran de las mismas cosas, pero en mucho mayor cantidad y
copia, y de otros cosas particulares, como de la yerba coca, que tanto entre ellos vale y
es preciosa. Ofrecianles tambien ropa de lana hecha en vestidos; vestidos de varon si
fingian el idolo ser hombre, y de mujer, si la fingian diosa mujer.
061025 Tenian otros sacrificios generales en los tiempos de gran necesidad, de hambre
o mortandad, la cual, si era muy grande, sacrificaban ninos y ninas inocentisimas, que
no tuviesen pecado alguno; y estos sin los animales y las otras cosas, porque tales
sacrificios eran mas que otros copiosos, siempre mas o menos, segun el infortunio que
ocurria era mayor o menor.
062004 Todos estos sacrificios eran de bienes de la comunidad, y para que siempre
hobiese provision, habia ovejas en gran numero, y otros animales que el Rey habia
mandado recoger de todo el reino y de las ciudades, dedicadas y consagradas a esto de
muchos anos antes. Daban tambien de sus ganados para estos sacrificios, por su
devocion, muchas personas particulares. Todo lo cual se contaba y se hacia trato o tratos
dello, y con aquel titulo se guardaba y beneficiaba.
062013 Ya dijimos arriba en el cap. 7, donde hablamos de los dioses, como en aquellos
reinos principalmente se adoraba Conditiviracocha, que tenian ser el Criador del Mundo
y Senor de el y de todas las cosas; y que el Sol decian ser el mayor y mejor criado suyo,
el cual hacia todo lo que su senor Conditiviracocha le mandaba y que hiciese ordenaba.
Y asi, todos los sacrificios que hacian principalmente al Criador y Senor de las cosas
Conditiviracocha los enderezaba. A este, pues, en especial, tenian costumbre de
sacrificar cada Luna nueva, cuatro o cinco hombres, mujeres y mancebos, todos
virgenes, que no tuviesen alguna mancha de pecado. Estos sacrificaban en dos isletas
que habia en dos lagunas, la una en el Collao, cuyo templo se llamo Titicaca; la otra
laguna es en la provincia de los Carangas. Al Sol, que era el principal criado de Dios
Criador, honraban y sacrificaban grandes sacrificios, quemandole ovejas, carneros y
sebo, coca y otras cosas muchas, cosas (sic) que se podian quemar; vino (sic) y de lo
mejor de sus vinos. Ofrecianle chaquira, que son unas cuentas muy menudas como
aljofar muy menudo, y aquella de oro, que es de las mas artificiosas y preciosas que
ellos hacen y en mas estiman. Algunas veces, dicen, que, aunque muy raro, le ofrecian
algun hombre. Pero para mas dar a entender, porque es digno de oir e nuestros
espanoles vieron una fiesta que hacian al Sol, dandole gracias, mayormente por la
cosecha de los frutos, sera bien aqui referilla.
063011 Habia un llano a la salida de la ciudad del Cusco, hacia donde sale el Sol, al
cual sacaban en amaneciendo todos los bultos de los Reyes y Senores pasados que
estaban en los templos de la ciudad, que eran muchos. Los mas dignos y de mayor
autoridad poneian debajo de muy ricos toldos hechos de pluma, por muy lindo artificio
hermosos y labrados. Desta tolderia, de una banda y de otra se formaba una gran calle,
que ternia un tiro bueno de herron de treinta pasos de ancho. Salia el Rey Inga con mas
de trescientos Senores todos orejones caballeros de gran nobleza y sangre, a los cuales
ninguno se allegaba, por Senor que fuese, si era de otro linaje. Hacian dos coros estos
Senores como procesion, en medio de la calle, tanto a una como a otra parte. El Rey
Inga tenia su tienda en un cercado con una silla y escano de oro muy rico un poco
partado de la hila de los dos coros. Salian todos aquellos caballeros orejones muy
ricamente vestidos con mantos, camisetas ricas de argenteria y brazaletes y patenas en
las cabezas, de oro fino muy relumbrante. El Rey siempre salia mas rico que todos.
Salidos alli, estaban muy callando esperando que saliese el Sol, el cual, asi como
comenzaba a salir, comenzaban ellos a entonar con gran orden y concierto un canto,
meneando cada uno dellos un pie a manera de comp as, como nuestros cantores de canto
de organo. Y como el Sol se iba levantando, ellos entonaban su canto mas alto, y al
entonar, levantabase el Rey con grande
autoridad y poniase en el principio de todos y era el primero que comenzaba el canto, y
como decia, decian todos. E ya que habia estado un poco en pie, volviase a su silla y alli
estaba negociando y despachando a los que negocios traian; y algunas veces, de rato en
rato, ibase a su coro, y estaba un poco cantando y volviase a su silla y negociaba y
proveian lo que ocurria ser necesario. Y cuanto el Sol se iba encumbrando hasta el
Mediodia, tanto levantaban ellos las voces; y de Mediodia abajo las iban ellos bajando,
teniendo gran cuenta con lo que el Sol caminaba; y asi estaban todos cantando desde
que el Sol salia hasta que se ponia del todo.
064018 En todo este tiempo se hacian grandes oblaciones al Sol. En una parte donde
cerca de un arbol estaba un terrapleno, estaban unos indios que en un gran huego
echaban carnes de ovejas donde las quemaban y consumian en el. En otra parte
mandaba el Rey echar muchas ovejas a la gente pobre que alli estaba llegada, que
anduviesen a la rebatina, quien mas pudiese haber, cosa que causaba mucha alegria y
pasatiempo. A las ocho del dia, salian de la ciudad mas de doscientas mujeres mozas,
cada una con su cantaro nuevo grande, que cabia mas de arroba y media, llenos de
chicha, que es su vino, embarrados, con sus tapaderos, los cuales todos eran todos
nuevos y de una misma forma y manera y con un mismo embarramiento. Venian estas
de cinco en cinco con mucha orden y concierto, esperando de trecho en trecho, y
ofrecian aquello al Sol y muchos cestos de la yerba coca, que ellos tienen por tan
preciosa.
065007 Hacian muchas y diversas cerimonias, que serian largas de contar, y baste decir
que, a la tarde, cuando el Sol queria ponerse, mostraban ellos en el canto y en sus
meneos gran tristeza por su ausencia, enflaqueciendo de industria las voces mucho; e ya
cuando del todo desaparesciese el Sol de la vista dellos, hacian una grande admiracion y
alzadas o puestas las manos, lo reverenciaban con profundisima humildad. Luego
alzaban el aparato puesto para la fiesta, qiutandose la tolderia o tiendas y cada uno a su
casa se iba, llevando las estatuas a sus adoratorios. Todo esto hicieron ocho y nueve dias
arreo con la mesma orden e solemnidad y autoridad quel primero.
065020 Aquellos bultos o estatuas que ponian en los toldos eran de los Reyes Ingas
pasados Senores de la ciudad y reino del Cusco; cada uno de los cuales tenia muchos
hombres de servicio, que les estaban todo el dia mosqueando con unos ventalles de
pluma de cisnes de espejuelos, muy ricos. Ternian tambien sus mujeres Mamaconas en
cada toldo doce y quince, las monjas y beatas que habemos dicho.
065028 Concluidas todas las fiestas, el ultimo dia llevaban muchos arados de mano, los
cuales antiguamente solian ser de oro, y acabados los oficios, tomaba el Rey un arado y
comenzaba a romper y arar la tierra, y lo mismo hacian todos los otros Senores, para
que de alli adelante por todos sus reinos hiciesen lo mismo; porque sin que el Rey
hiciese esto, ningun hombre habia que osase arar la tierra ni tocar en ella, porque tenian
por cierto que ningun fruto daria.
066005 Hacianle otra manera de servicio y honra: que tenian su imagen o figura hecha
de bulto de oro toda, con su rostro de hombre, con sus rayos alrededor, como le
pintamos nosotros. Esta tenian siempre aposentada en cierta capilla dentro del templo
muy rica de oro, la cual sacaban ciertas veces al Sol, porque tenian opinion que le daba
virtud el Sol, sacandolo a el. Ternianle tambien hechas mucha cantidad de mazorcas de
mahiz (como arriba dijimos hablando de los templos), todas macizas de finisimo oro,
puestas antes que entrasen donde estaba el Sol.-El Sol escondieron los indios que nunca
parecio. Dicen los indios que el Inca que esta alzado lo tiene consigo.-Ningun indio
comun osaba pasar por la calle del Sol calzado, ni aunque fuese gran Senor entraba en
las casas del Sol con zapatos. Y esto todo cuanto a los sacrificios generales y comunes.
066021 Cuanto a los particulares que cada uno de su voluntad ofrecia sin necesidad y
por su devocion o segun la ocasion que se le ofrecia, era sacarse los pelos de las cejas y
soplabalas hacia el Sol o hacia el templo; echar plumas pintadas; echar coca; quemar
sebo y de (sic) los animalejos dichos curies. Si la persona que ofrecia tenia mas caudal,
quemaba ovejas; echar vino de lo que ellos tienen por mejor; ofrecer pedacillos de oro y
de plata y de cobre, cada uno del metal que puede y asi la cantidad.
067001 Lo mismo era de las comunidades, que segun cada pueblo y lugar era poderoso
en bienes y riquezas, asi mas o menos en los sacrifioios se esmeraba. Para cumplimiento
de lo cual tenian sus ganados y heredades y bienes hechas y contribuidas (sic) por toda
la comunidad. Y esto conforma mucho con lo que el Filosofo dice en el 7o. de la
Politica, cap. 10, De la ciudad bien ordenada (conviene a saber), que los sacrificios que
se han de ofrecer a los dioses por la ciudad, se contribuyan y cojan de todos los vecinos,
dando cada uno su parte: proeterea in sacrificiis cultuque deorum, sumptus comunes
esse debeat totius civitatis, etc. Hec Philosophus.
067013 Todas las veces que comian coca, ofrecian coca al Sol, y si se hallaban junto al
huego, la echaban en el, por manera de adoracion o reverencia, como a criatura de Dios.
Cada vez que sobian algun puerto de nieve o frio, en la cumbre tenian un gran monton
de piedras como por altar, y en algunas partes puestas alli muchas ensangrentadas
saetas, y alli ofrecian de lo que llevaban. Algunos dejaban alli algunos pedazos de plata,
otros de oro, otros, pelos de las pestanas, otros de las cejas, otros, de algunos cabellos.
Tienen por costumbre caminar por alli con gran silencio; porque dicen que si hablan, se
enojaran los vientos y echaran mucha nieve y los mataran.
067026 El fundamento sobre que fundaban toda la veneracion del Sol, era porque
decian que criaba todas las cosas y que les daba madre. Al agua, porque mojaba la
tierra, decian que tenia madre, y tenianle hecho cierto bulto. Al huego y al maiz y a las
otras sementeras decian que tenian madre y a las ovejas y ganados. Del vino decean que
la madre era el vinagre. A la mar decian que tenia madre (sic) y que se llamaba
Machimacocha (sic, por Mamacocha). El oro tenian que eran lagrimas del Sol cuando el
Sol lloraba.
068004 Era tanta la religion y ejercicio della que aquellas gentes tenian, que si les nacia
un hijo o tenian alguna prosperidad o cosa que les diese placer, o habian de comenzar
alguna obra, primero ofrecian sacrificios al Sol, por el beneficio rescebido, dandole
gracias copiosas.
068010 Todos los sacrificios dichos que se hacian a los idolos y cosas inanimadas,
aunque iban todos enderezados, como se dijo, principalmente a Conditiviracocha,
Criador de todo, tambien los hacian a los cuerpos muertos de los Reyes y de otras
notables personas que habian hecho algunos bienes senalados a las republicas; para lo
cual tenian heredades y hatos de ganados y servicio de hombres y mujeres que las
servian, y vasos de plata y oro como lo tenian y eran servidos cuando eran vivos.
068020 Hacian una cerimonia como penitencia cuando se hallaban haber ofendido en
algun pecado, y esta era, que se iban al rio y se desnudaban y lavaban todo. Creian,
como ya es dicho, muchas naciones, que las aguas tenian virtud de quitar o lavar los
pecados; y esta erronea opinion creo que tenian y tuvieron todas estas indianas
naciones, pues tan frecuentes y espesas veces se lavaban todos, no solo cuando estaban
sanos, pero cuando muy enfermos y como primer remedio y ultimo. Y en ESTA ISLA e
islas fue muy ejercitada y frecuentada esta cerimonia y uso. Si sentia el pecador que su
pecado era grande, tomaba por penitencia y remedio quemar los vestidos que a la sazon
tenia cuando lo cometio.
069003 Ya se dijo arriba, cuando de los sacerdotes y monjas que habia en aquellos
reinos del Peru, como ordinaria y perpetuamente aquellas tenian cargo de hacer y labrar
muy rica ropa y alhajas y hacer los vinos y tener provision y abundancia dellos, todo
para los sacrificios y servicio y culto del Sol.
069009 Y con todo esto damos fin a la materia de los sacrificios antiguos de las gentes
idolatras antiguas y de las modernos, que para que las convirtiesemos ensenandoles la
via de salvacion nos las descubrio Dios: |Ggracias a Dios Creo que por los unos y por
los otros ritos y religion tantos y tan innumerables han sido los que habemos recitado,
que no puede descubrirse alguna otra nacion que por pocos o por muchos diversos y
exquisitos que sean los que a sus dioses ofrezca, que no se pueda reducir a alguna
especie de los dichos, y lo mismo de la que mas concierne a la religion o supersticion.
069020 CAPITULO XIII
069021 De la honestidad y recato en la practica de sus ritos y cerimonias religiosas
069023 Lo postrero que resta para cerrar esta principal y quinta parte de la bien
proveida y ordenada republica que el Filosofo dice (conviene a saber), del sacerdocio y
sacrificios, es contejar (sic) la religion de los reinos del Peru a las otras gentes antiguas;
de lo cual, placiendo a Dios, pronto nos expediremos, porque, aunque fueron muy
religiosos y devotos, tuvieron menos cerimonias, y no muchos sacrificios, ni de muchas
especies de cosas de que los formaban, ni aun tanto numero y diversidad de dioses,
como las gentes de la Nueva Espana; y en todo esto dellas fueron los del Peru
sobrepujados.
070007 Fueron en su religion y culto, principalmente del Sol, muy solicitos y
diligentes, temerosos, humildes, modestos y devotos; fueron lo mismo discretos,
prudentes y honestisimos sobre todo. No se hallara que en sus fiestas y sacrificios, ni
cerimonias, ni en cosa que tocase a su religion interviniese cosa deshonesta ni
desordenada, ni de burlerias y gasajos, sino todo bien ordenado y razonable, con mucho
seso y reposo, gravedad y auctor dad y atencion y duracion dispuesta y celebrado, etc.,
etc.
070017 CAPITULO XIV
070018 Del nombre del Peru y de como se gobernaban las gentes de el en los tiempos
primeros de su gentilidad.
070021 Queriendo comenzar la relacion de la gobernacion que las gentes del Peru
tenian en tiempo de su infidelidad, y en que las hallaran nuestros primeros espanoles
que alli entraron, sera bien primero acordarnos de lo que queda escripto en los capitulos
precedentes de los edificios de los templos, de la religion, de los dioses y de los
sacrificios y de la gente de guerra y de otras muchas cosas que quedan explanadas y
otras tocadas, que no podian introducirse y usarse y conservarse sin grande prudencia y
sabiduria natural de los gobernantes, y de los gobernados tambien, y digna de ser a otras
muchas naciones puesta por dechado y ejemplo de bien y de muy ordenadas y
suficientisimas republicas; lo cual, en la memoria reducido, sin que mas dello
tratasemos, podria y deberia bastar sin duda, para que todo el mundo tuviese a aquellas
gentes por capacisimas y ordenatisimas y ejercitadas muy mucho en los actos del bueno
y sotil juicio de razon, y florecer en todas las tres especies de prudencia monastica,
economica y politica, de que arriba en el capitulo 42 y siguientes a la larga queda
escrito. Pero todavia mas en particular y copiosamente quiero referir la perfeccion y
suficiencia de sus republicas, cuanto a la Real y unica gobernacion, segun que ya es
publico, no solo a religiosos, que son
los que mas desas cosas de los indios antiguos por trabajar de saber las lenguas, para
las predicar, penetran y alcanzan, pero a los mismos seglares que a aquellos reinos han
pasado; y dellos tengo tambien por escrito mucho de lo que aqui dire, que me han dado.
071026 Es, pues, de saber, para principio desta nuestra relacion, que este vocablo o
nombre Peru, por el cual los espanoles llaman y significan todos aquellos reinos, no es
nombre que los indios jamas conoscieron, sino que, porque la primera villa que
poblaron y llamaron Sant Miguel, fue poblada en un valle que los indios llamaban
Piura, la ultima luegua (sic, por luenga), de alli se origino nombrar los espanoles todas
aquellas grandes tierras y reinos Peru. Y las tierras y reinos que los nuestros entienden
por el Peru, son todo lo que se comprende desde la provincia de Quito, donde fundaron
una villa que dijeron de Sant Francisco y que parte limites y terminos con la provincia
que dijimos de Pasto, hasta la villa de la Plata con los suyos. Esta distancia, de largo,
sera de mas de setecientas leguas, y de ancho terna, por lo mas, ciento y diez o ciento y
quince leguas, y por los menos, mas de cincuenta. Esto es lo que llaman nuestros
espanoles Peru. Y pues hablamos de nombres, digamos aqui como aquellas gentes no
solo habian puesto nombres a cada provincia, pero a cada pueblo, y no solamente a cada
pueblo, mas aun a cada cerro y valle y rincon de toda la tierra, que aun no es mal indicio
de tener buena policia.
072019 Y cuanto a la especie de su gobernacion, es de saber que siempre fue desde su
principio Real y de uno, que es la mas noble y mas natural, como muchas veces arriba
se ha dicho; y esta tuvo dos estados, o se hobo de dos maneras. El uno fue a los
principios, que duro, segun se ha podido examinar por nuestros religiosos, hasta
quinientos o seiscientos anos. Todo este tiempo se gobernaron aquellas naciones por
Reyes o Senores, y estos eran como parientes mayores y padres de familias, de quien se
puede conjeturar que habian todos aquellos procedido; cuya jurisdiccion y poderio no
excedia los terminos de cada pueblo; y estos pueblos, unos eran mayores y otros
menores. Tenianle todos gran reverencia y obediencia, y ellos los tractaban y amaban
como a hijos. Tenian gran rigor en que unos a otros no hiciesen agravios e injusticias, y
senaladamente castigaban el hurto y fuerza de mujeres y adulterio. Y esta gobernacion
es naturalisima como trae Aristoteles cuasi al principio de su Politica, de la cual queda
en los capitulos de arriba hecha larga mencion.
073011 Destos Senores y Reyes pequenos (que pluguiera a Dios asi fueran hoy los de
todo el mundo), cada uno tenia su manera de gobierno en su pueblo, segun que mejor le
parecia convenia al bien publico de su comunidad; y asi cada uno abundaba en su
sentido, segun dice cierto decreto de las provincias. Tenia cada pueblo su policia; tenian
sus comercios y contractaciones, comutando unas cosas con otras; tenian sus leyes
particulares y costumbres; su peso y medida y cuenta en todo, y lengua particular, por la
cual entre si comunicando se entendian. Tenian poca contratacion con otros pueblos y
provincias, si no eran estos muy propincuos. Vivian a los principios muy pacificos
pueblos con pueblos, contentos cada uno con lo que tenia; despues hobo entre unos
pueblos y otros algunas guerras y discordias (porque los hombres, desde la primera quel
Demonio tuvo con nosotros, por simples y buenos de su naturaleza que sean, siendo
muchos y se multiplican (do)? mucho, no se pueden evadir que algunas veces no rifen),
principalmente sobre aguas y tierras y terminos dellas. De donde vino que hacian sus
pueblos en los cerros mas altos y en penas, donde subian los mantenimientos y bebida
con harto trabajo; y tenian sus fortalezas muy fuertes de canteria para su defensa. como
queda tocado arriba.
074006 Las armas suyas principales eran hondas; no tenian flechas ni arcos, mas de
unas como rodelas para se defender de las piedras. Esto era en las gentes de las sierras;
pero en los llanos que llamaban yungas, peleaban algunos con flechas sin yerba; en
otras partes con dardos hechos de unas canahejas, y en lugar de caxquillos, puntas de
palmas o de g|rueso, y tirabanlos con amiento, los cuales eran en tirallos muy diestros y
certeros. Por aquellos llanos o valles hacian los Senores sus casas en cerros, y si no les
habia, con amontonar mucha tierra, lo componian por artificio.
074017 Toda la tierra que decimos ser comprendida en lo que llaman el Peru, nunca se
supo que fuese comer carne humana, si no fue un pedasillo de tierra, en la entrada, hacia
Panama. En toda la cual, eso mismo tuvieron siempre por abominable el vicio nefando
de contra natura, excepto en alguna parte de la costa de la mar, como se dice de Puerto
Viejo, que algunos y no todos cometian el tal vicio; pero no por eso se dejaba entre ellos
de tener por cosa vilisima. En las montanas, algunos andaban desnudos; en todo lo
demas de toda la tierra, todos andaban vestidos.
075005 La costumbre y ley que tenian de suceder en los estados y Senorios, era: que
cuando el Senor se via viejo, y cercano por naturaleza o por enfermedad a la muerte,
ponia los ojos en el hijo que para la gobernacion del pueblo y bien de los subditos le
parecia; y si no tenia hijo que fuese ya hombre y para regir dispuesto, consideraba un
hermano suyo o otro pariente, el mas cercano, si de hermano carecia; y finalmente, si no
tenia pariente, nombraba otra persona, que, consideradas muchas, escogia, que tuviese
prudencia para regir o procurar la utilidad del pueblo y a el fuese agradecido. Este, asi,
dentro de si, elegido y por tal cognoscido, encomendabale para proballo cosas del
gobierno. Enviabalo con negocios y para que mandase poner en ejecucion algunos
mandamientos suyos en el pueblo; lo uno, para quel pueblo cognosciese que aquel habia
(de ser) el sucesor en el Senorio, y ser su Rey e Senor, y comenzacen a tractar con el y a
cobralle amor; lo otro, para que el se ejercitase y entendiese la practica de los negocios
y la gente, y cobrase buena opinion entre ellos, haciendo algunos buenos actos de
gobernacion, y asi se ensenase a mandar y gobernar, teniendo aun el Senor vivo, que le
corrigiria y emendaria lo que errase. Esta era infalible regla y costumbre alli, e aun en
todas las Indias, segun lo que tenemos entendido: nunca encargar la gobernacion a
muchachos, aunque fuesen sus propios hijos. Tampoco cometian gobernacion a quien
no
supiera bien gobernar y tuviese autoridad con el pueblo. Finalmente, la sucesion de los
Senorios en aquellos tiempos, era por eleccion del Senor de aquella persona que mayor
probabilidad y concepto se tenia que habia de gobernar bien y a provecho de la
republica, y no por herencia, puesto que, si se hallaba hijo o pariente cercano del Senor,
si era tal, aquel era preferido a los demas. Creese haber sido la razon, parte el amor
natural que los hombres a los hijos y a los que mas les toca (tienen); parte, porque
parece que cuanto la persona fuese mas conjunta al Senor pasado, el pueblo le tendra
mayor respeto, reverencia y amor. En algunas provincias de los yungas que se llaman
tallanas, y algunos de los guacauilcas (sic, por huancavilcas) cortas naciones tenian
costumbre que no heredaban varones, sino mujeres; y la Senora se llamaba capullana.
076016 Los yungas son los gentes de Los Llanos.
076017 CAPITULO XV.
076018 En el cual se prosiguen la gobernacion antigua y costumbres de las gentes del
Peru (conviene a saber), la diligencia que ten an en cultivar la tierra, de las acequias, de
los tributos que daban en aquel tiempo primero a los Senores, de los casamientos, de las
sepulturas y muchas cerimonias en ellas notables.
076025 Tenian estas gentes gran policia y cuidado en la labor y cultura de las
heredades, que alla llaman chacaras, en todo genero de comida. Labrabanlas y
cultivabanlas mucho bien. Tenian lo mismo gran policia por la industria que ponian en
sacar las aguas de los rios para las tierras de regadios, primero por acequias principales
que sacaban por los cerros y sierras con admirable artificio, que parece imposible venir
por las quebradas y alturas por donde venia. Comenzabanlas de tres y cuatro leguas y
mas de donde sacaban el agua. Despues, de aquellas acequias grandes sacaban otras
pequenas para regar las heredades, y en esto tenian muy delicada y maravillosa orden, y
en repartir el agua para que todos gozasen della, que una gota no se les perdia.
077013 Los tributos que por aquellos tiempos daban a los Senores, estos eran,
(conviene a saber): que se juntaba todo el pueblo a edificarles sus casas y hacerles sus
sementeras y beneficiarselas en sus tiempos, y hacian de comun todas las otras cosas
publicas; y asi eran muy pocos y muy livianos los tributos que daban los pueblos a los
Reyes y Senores. Hacianles algunos servicios de algunas cosas menudas de comer,
como fructas y otras semejantes. Cuando la comunidad se juntaba a hacer cosas que
pertenecian al servicio y utilidad del Senor o de la republica, el Senor los mantenia.
077024 Guardaban grande orden cerca de sus casamientos: ninguno se casaba con su
hermana, ni con su prima hermana, ni con su tia, ni con su sobrina, hija de su hermano o
hermana de su madre. Teniase tal abuso por gran delito, porque no solamente llamaban
hermanas, ni madres ni hijos, a los que verdaderamente lo eran, pero a los primos
hermanos llamaban hermanos y a los tios padres y a los sobrinos hijos. Casabanse
siempre con sus iguales: los Senores con Senoras y los plebeyos con las plebeyas. La
edad de que se casaban era desque llegaban y subian de veinte anos. Cuando se casaban
los Senores que tenian licencia de tener muchas mujeres, con la mujer que recibian por
principal, que siempre tenian entre las demas una dellas por tal, obraban ciertas
cerimonias mas que con las otras, en senal de que habia de ser la principal; y destas eran
comer y beber y hacer ciertos bailes y danzas y otras alegrlas mas que en las otras
esmeradas. Cuando habia entre ambos, marido y mujer, igualdad o mayoria de parte de
la mujer, siempre el varon daba a los padres de la mujer algunos dones, como eran
cantidad de ovejas, carneros, vasos de plata, ciertas sillas o asientos de los en que se
solian asentar, y algunas veces alguna mujer. Todo esto daban en recognoscimiento del
beneficio que por dalle su hija rescibian, y en senal de la confirmacion de la perpetua
confederacion, deudo y amistad
que por el tal casamiento entrellos se contraia. Tambien para que la misma mujer
cognosciese que tenia mayor obligacion a amar y servir a su marido, por el servicio que
por aquello se hacia a sus padres.
078022 Y puesto que, como es dicho, se hacian algunas cerimonias para hacer
diferencia de la mujer que se admitia por princ ipal, pero de tal manera tomaban aquella
una, que se casaban tambien con otros mas o menos cuanto al numero, conforme a la
cualidad y posibilidad del que se casaba, no derogando a la que se admitia por principal;
y esta era comunmente la que era de mas noble generacion y mas ilustre linaje; y si
acaecia ser algunas iguales o cuasi iguales, aquella lo era que servia a su marido mejor o
era dotada de algunas gracias naturales, como de mayor hermosura y disposicion, o mas
alegre y afable, o tejia mas rica ropa, o guisaba mejor de comer para su marido, y asi en
lo demas. Por manera, que siempre habia de ser una principal, y esta tenia cargo y
cuidado de la guarda de las obras y mandarles lo que habian de hacer, y con esta tenia el
marido mas frecuente comunicacion en lo publico y secreto. porque con las demas se
habia mas como con criadas que como mujeres iguales. Y asi, los hijos de aquella
principal eran mas favorecidos y en todo mejorados; y si alguno dellos salia tal que
merecia suceder en el Estado y Senorio, era preferido en el a los demas. La gente comun
y vulgar comunmente no tenia mas de una; tratabanse ambos como hermanos en las
obras y amor, y asi se llamaban entre si hermanos.
079017 En las gentes de las sierras, el oficio de los varones comunmente era entender
en las cosas del campo, como en las sementeras y heredades, y cazas y pesquerias y
otras semejantes; y el de las mujeres en criar sus hijos, hilar y tejer y hacer ropa para si
o sus maridos y familia, guardar y curar y administrar las cosas domesticas y de por
casa. Iban tambien con los maridos a los ayudar en las labranzas cuando habia
necesidad. En algunas provincias o pueblos particulares, aunque raro, tenian costumbre
contraria; porque las mujeres salian a ejercitar las obras del campo, como las labranzas,
y los maridos se quedaban en casa hilando y tejiendo y haciendo lo demas. Y aunque
parece costumbre irracional, pero bien hay quien los excuse della, pues hobo algunas
naciones que primero la usaron, y aun las de Espana, segun queda declarado atras. Y
aquello era solo en algunas partes de los serranos: en las gentes de los Llanos, que
llaman yungas, nunca la mujer se ocupaba en las cosas del campo, sino en las de casa;
los maridos en las cosas que requerian salir fuera, como queda declarado.
080008 No tenian moneda alguna para contratar, sino solo aquello que al principio
ensena la razon natural, que se llama y es el derecho de las gentes, (conviene a saber):
comutar unas cosas por otras, como ropa por comida, carne por pan, frutas por pescado,
y asi en las demas de que unas personas carecian y otras abundaban. En aquellos
tiempos vivian muy templadamente cuanto al comer y beber y el apetito de mandar y
senorear. Contentabanse con lo que habia en su tierra y pueblo. No hacian pan de
mahyz, sino que lo comian tostado y cocido, excepto en la provincia de Puerto Viejo,
que hacian pan dello. Era gente muy partida y que comunicaba y partia con los demas
cuanto comian, como si fueran ejercitados en obras de verdadera caridad. Y esto es en
tanto grado y en todas las Indias comun y general (de lo cual en otras gentes podriamos
dar verdadero testimonio, por lo haber visto muchas veces), que, si estan comiendo, por
poco que sea lo que tienen, y llegan otros, aunque sean muchos, todo lo reparten y todos
han dello de gustar, aunque no sea lo que a cada uno cupiere sino tanto como una una, y
porque lo resciba, si no quisiese, lo han de forzar.
080030 Era grande el cuidado que tenian cerca de sus entierros y sepolturas y difuntos,
en lo cual eran en gran manera religiosos, celando y guardando los cuerpos de sus
difunctos. Los yungas, que son las gentes de Los Llanos, hacian sus sepolturas grandes
y guecas en los campos y arenales debajo del arena, donde los enterraban. Estas eran de
forma de una alberca cuadrada de quince o veinte pies de cuadra y honda de dos
estados, unas mayores y otras menores, segun era la cualidad de la persona que se habia
de sepultar. En cada pared de las cuatro, por la parte de adentro, hacian una boveda
donde cupiesen cuatro o cinco personas, tan alta como un hombre, con una puerta
pequenita y angosta. Dentro de aquella boveda entierran al Senor con algunas personas
que el mas amaba y con algunos servidores que le iban a servir alla, no tantas como de
algunas de la Nueva Espana. Entierranlas alrededor del y alli todas sus joyas y vasos y
piedras preciosas, y tornan luego a cerrar la portezuela con barro y piedra o adobes, que
parece no haber alli nada. Hacen lo mismo a las otras tres partes o bovedas, que son
para que los hijos y nietos se han de sepultar. Despues hinchen de arena todo el hoyo,
que dijimos ser como alberca cuadrada, hasta con el otro suelo la emparejar. Otras veces
la ciegan de arena hasta el medio, por no tener quiza tanto trabajo. La gente comun hace
sus sepolturas mayores o menores, segun la calidad de cada uno, pero todos se entierran
en hueco y cubiertos con maderos y
barro y como tienen la posibilidad.
081027 Sepultanlos a todos envueltos en muchas mantas, cada uno segun so tiene el
caudal, cubiertos los rostros, calzados los pies, y los hombres con sus panos menores.
Lavanlos primero que los envuelvan en las mantas. Entierran con los hombres los
instrumentos con que la tierra o las otras cosas de sus oficios labraban; con las mujeres
las ruecas y husos y los telares y aspas con que tejian y devanaban. Ponianles comida y
bebida para tres o cuatro dias, guisada, y en ellos no cerraban las sepolturas, parece
creyendo que habian menester comer aquel tiempo que debia de dudar el camino que
llevaban. Ponianlos echados, el rostro hacia arriba, y atabanles con unas cuerdas recias
los muslos y los brazos junto al pecho, como nosotros, e cruzados.
082009 De la misma manera que los servian en la vida era servido despues de muerto
de sus familiares, (conviene a saber), poniendo delante la sepultura comida y bebida,
donde la quemaban; desta traian mucha todos los que lo venian en su muerte a honrar.
Renovabanle la ropa, y del ganado que poseia cuando vivo, le senalaban cierta parte,
que tambien le quemaban. Finalmente, en muchas cosas le servian despues (de) muerto,
como en la vida servirle acostumbraban, creyendo que su anima vivia en otro mundo,
aunque de la presente faltaba. Tenianle gran reverencia, veneracion y amor y temor, lo
cual, despues de muchos tiempos, yendo creciendo, llegaba y se convertia en idolatria;
porque muchas veces acaecia que, habiendo sido algunos Senores buenos y para sus
pueblos provechosos y dellos muy amados, acaecia (sic) que, andando el tiempo, crescia
tanto el amor y veneracion, que por dioses los reputaban, y con sus ofrendas y
sacrificios y plegarias ocurrian a ellos en sus necesidades, como a tales. Y este discurso
al principio llevo en el mundo poco a poco, cuando se introdujo estimar los hombres ser
dioses, la idolatria, como parece por el Libro de la Sabiduria, cap. 14, donde se asignan
della algunas causas; y aunque los errores destas gentes, haciendo de hombres dioses,
los movian a ofrecerles dones y sacrificios, y a los idolos ropa, maiz, vino, plumas,
ovejas, oro y plata y otras cosas preciosas suyas; pero que en los tiempos antiguos,
que ofreciesen hombres, nunca se ha entendido ni sospechado.
083006 Despues de sepultado el cuerpo, volvianse todos los que a las obsequias habian
venido a la casa del difunto, y alli comian y bebian lo que habian traido y ofrecido los
parientes y amigos antes, y si era Senor o persona principal, juntabase todo el pueblo y
tambien pueblos comarcanos y haciase gran limosna a los pobres que concurrian,
dandoles de comer y de beber y tambien de vestir, al menos a algunos. A la comida
estaba presente la silla o asiento en que se solia el Senor asentar, y si el Rey o Senor
principal era el difunto, habia un bulto en el mismo asiento, y si no, estaba la ropa de su
vestir. Ponianle tambien delante de la comida que si el fuera vivo habia de comer. Los
yentes y vinientes que entraban y salian, hacian grande acatamiento al mismo asiento,
como si alli estuviera viva la persona real. Tenia cuidado de todo este oficio funeral y
que se cumpla y ordene todo y no falte alguna de las cerimonias, y de como y donde se
ha de abrir la sepoltura y de lo que en ella con el difunnto se habia de sepultar, el que
sucedia en el estado, y el era solo el que los ojos le cerraba de la manera que arriba
dijimos que en tiempo de Santa Lucia se acostumbraba por los romanos; lo que no
habemos dicho tampoco entre aquestas gentes visto, ni oido ni hallado. Este lo
amortajaba y hacia todas las otras cosas principales que hacerse convenia por su
persona, y otras que en su presencia se hiciesen mandaba.
084004 Llorabanlo cinco y seis dias y aun diez, y si era el Senor, concurria todo el
pueblo a llorallo. Habia mujeres que tenian el oficio de endecheras, como dijimos arriba
que las tenian los varones ilustres de Roma. Estas lloran por todos y cuentan las
perfecciones y virtudes del difunto y el bien que hizo al pueblo, la falta que por su
murte al bien publico y a su casa y deudos hace, llorando y cantando, a la cual responde
otro gran numero de gente, tambien llorando, al propio de lo que las endechaderas
refieren y cantan. Todas estas endechaderas y endechaderos cantan esto estando el
cuerpo del difunto puesto en una plaza o patio antes de sepultado; andan en rededor del,
y en algunas partes traen los lloradores bordones en las manos, al cuerpo cenidas las
mantas. Hay otros que tanen dolorosamente flautas. Despues que aquellos estan
cansados, asientanse y levantanse otros a llorar y hacen otro tanto. Asi le lloran de
noche y de dia hasta que acuerdan de lo sepultar. Ponenle cada dia ropa y vestidos
nuevos sobre los que tiene, sin quitalle nada. Asimismo le sirven de comida fresca,
quemandosela delante. Esta a la cabecera la principal mujer en amor y la madre, si la
tiene, y la segunda mujer a los pies; las demas llorando bajo al rededor. De cuando en
cuando todos los llorantes levantaban un ahullido muy alto y doloroso que causaba
espanto. De las ovejas que para la comida mataban, las asaduras tenian puestas en unos
palos colgadas delante
del cuerpo todo el tiempo que no lo sepultaban, las cuales miraban de rato en rato los
sacerdotes y adevinos o hechiceros, y segun de la color que se paraban, mayormente los
livianos, decian el estado en que el difunto en la otra vida estaba.
085009 Encima de las sepolturas edificaban ciertas paredes y casas sin cubierta del
mismo tamano, y alli echaban la comida ordinaria y quemaban ovejas y sebo y conejos
y otras cosas, como por sufragios que, segun creian, se consolaban las animas. Sus
mujeres andabanlos llorando por las heredades y por los otros lugares donde mas ellos
conversaban, y en algunas partes traian bordones en las manos. Por luto se tresquilan las
mujeres y traen un pano grande sobre la cabeza y guardan el luto por lo menos un ano; y
muchas traen luto toda la vida.
085020 De diversa manera se habian las gentes de la Sierra en hacer las sepolturas y en
los entierros y cerimonias; porque en algunas provincias dellas hacian por sepolturas
unas torres altas. Eran guecas en lo bajo dellas, obra de un estado en alto; lo demas todo
era macizo, que, o era lleno de tierra o de piedra y canto labrado, y todas muy
blanqueadas. En unas partes las hacian redondas y en otras cuadradas, muy altas y
juntas unas con otras y en el campo. Algunas hacian en cerrillos, media o una legua del
pueblo desviadas, que parecian otro pueblo muy poblado, y cada uno tenia la sepoltura
de su abolorio y linaje. Metian los cuerpos en unos cueros de ovejas, cerrados por de
fuera, senalados los ojos y narices; vistenles sus ropas; tienen el rostro descubierto de la
ropa aunque cubierto con el pellejo de la oveja. Ponen los cuerpos asentados; las puertas
de las sepolturas todas al Oriente; cierranlas con piedra y barro por espacio de un ano;
ya que los cuerpos estan secos, luego abren las puertas dellas; y en algunos lugares,
donde los vivos duermen y comen, ponen y tienen los cuerpos de sus difuntos. No hay
mal olor, porque, allende que los meten dentro de aquellos cueros y les cosen muy junto
y recio, con el mismo frio que siempre alli hace, tornanse los cuerpos como carne
momia. Los Senores ponian sus cuerpos en una pieza grande y principal de su casa, y en
ella las joyas y vasos de su servicio y vestidos que se vestia y plumajes con que
hacia sus fiestas; y el mismo servicio que se le hacia y tenia siendo vivo, se le hacia y
tenia despues de muerto; porque se le hacia su sementera de mahyz y de las demas
comidas, y su vino y guisados de manjares, y poniansele delante como si estuviera vivo.
De alli se repartia entre sus criados y los que le servian como el lo solia hacer cuando
vivia. Las fiestas que el celebraba y bailes y danzas viviendo, se le hacen y festejan
despues de muerto, y traen su cuerpo en unas andas por la plaza y por las heredades mas
principales por donde solia el andar. Esto era cuando eran muy grandes Senores y
habian sido buenos para sus republicas; y todo lo proporcionaban mas o menos, segun la
grandeza del estado y dignidad del Senor era mayor o menor.
086029 Tenian en gran reverencia y usaban y guardaban exatisima religion con sus
difuntos y sepolturas y entierros, y ninguna injuria se les podia cometer ni que mas
sintiesen, que tocarles a sus difuntos y violalles sus sepolturas. Y cerca desta materia,
dicen nuestros religiosos que habria muchas cosas notables que decir, si el tiempo diera
lugar. Pero las dichas sobran para entender a cuantas naciones de las arriba recitadas
hicieron ventaja en este tan senalado indicio y obra de razon (coviene a saber), en tener
tan notable cuidado y solicitud de las sepolturas, entierros y obsequias y honra de sus
difunctos; y no solo a las naciones que fueron en esto tan negligentes y cuasi bestiales,
pero a muchas de las que cerca dellos fueron solicitas y cuidosas y bien racionales; y
tambien no poca hicieron en algunas particularidades a las de las (sic) Nueva Espana,
como podran ver los que las cosas referidas de los unos y de los otros leyeren y
consideraren.
087015 CAPITULO XVI.
087016 De la gobernacion de los Ingas, su origen, y sucesion hasta Pachacutec.
087018 Todo lo que dicho queda en estos dos capitulos precedentes, pertenece al
primero y mas antiguo estado y gobierno de Reyes que en aquellos reinos del Peru
antiguamente hobo; de aqui adelante converna decirse lo que tocare al segundo que
sucedio a aquel despues de buenos quinientos o seiscientos anos. En este segundo
estado se cuenta todo el tiempo que reinaron los reyes llamados Ingas, cuyo Imperio y
Senorio Real duro hasta que llegaron nuestros espanoles cristianos. No he oido que
tiempo duraria este Imperio ni cuantos anos. Segun nuestros religiosos expertos en la
lengua de aquellas gentes han podido con diligencia inquirir y escudrinar las antig|
ruedades de aquellos tiempos de los mas viejos y mas sabios a quien vino la noticia por
relacion de otros y por sus romances y cantares de mano en mano, porque carecian de
historia escripta como todas las demas destas Indias, lo que mas semejanza tiene de
verdad, no curando de lo que algunos escriben, que, no teniendo ni sabiendo la lengua,
hobieron lo que dijeron truncada y confusamente y a pedazos, y por consiguiente no se
pudo sino en algo y mucho errar, es, sacado en limpio, lo que aqui parecera.
088014 Para dar noticia del origen de los Reyes Ingas, primero quiero referir una
fabula que cuentan los indios, que parte puede contener de fabula y el fundamento pudo
ser historia, como harto de esta mezcla hobo entrc las gentes antiguas.
088019 Junto con la ciudad del Cuzco, cuatro leguas, esta un pueblo muy antiguo,
llamado Pacaritango, donde hay ciertas cuevas antiguas, en las cuales dicen los indios
que habitaban tres hermanos con otras tres hermanas suyas y mujeres; los cuales dicen
que los crio alli Dios. Llamabase el mayor dellos Ayarudio, el segundo Ayarancha, el
tercero Ayarmango; la muejer del primero Mamaragua, la del segundo Mamacora, la del
tercero Mamaocllo. La cvonversacion de ellos con ellas no era como de marido y mujer,
sino solo como de hermanos y hermanas. Salidos de las cuevas los tres hermanos con
sus mujeres y hermanas, para poblar en el valle donde despues fue la ciudad del Cusco
edificada y hoy esta en el medio del camino, a las dos leguas esta un cerro llamado
Guaynacauri, donde los dos primeros hermanos con sus mujeres desaparecieron y nunca
despues se supo que se hubiesen hecho; por lo cual tuvieron opinion, y dura hasta hoy,
que se subieron al Cielo. De la manera que los romanos tuvieron que de Romulo fue lo
mismo, y hobo entrellos persona de grande autoridad que afirmo haberle visto el por sus
ojos subir con juramento; y otras opiniones vanas tuvieron los gentiles desta manera,
segun que arriba queda escripto. Provino de alli, que aquellas gentes tuvieron en gran
reverencia el dicho cerro, en el cual edificaron un solemnisimo templo, del cual hasta
hoy duran los edificios.
089019 El tercer hermano menor, llamado Ayarmango con su mujer y hermana
Mamacllo (sic), dicen que vino al Cusco, que estaba ya poblado de alguna gente, y alli
moro con ellos mansa y pacificamente. Los del pueblo le cobraron mucho amor, por
verle persona quieta y prudente. Edifico sus casas en el asiento donde, muerto el y
pasando mucho tiempo, se constituyo aquel riquisimo y admirable templo del Cusco, de
que ya grande mencion orriba hecimos. Pudo ser que aquellos le elije sen por Senor y de
alli los yngas tener origen, y asi fundarse la fabula sobre alguna parte de historia. Pero
lo que parece a los religiosos que con diligencia tuvieron muchas platicas de propositos
sobre esto con viejos y diversas veces, y examinaron y coligeron lo que mas verisimile
y conforme a razon y a verdadera historia era, es esto: que debio de vivir algun Senor o
persona principal en el susodicho pueblo llamado Pacaritango, que tuvo los tres hijos y
hijas, las cuales quizas no fueron hijas sino mujeres de los hijos, y muerto el y oyendo
ellos la fama de la fertilidad y buena tierra del valle del Cusco, que distaba de alli (como
se dijo) cuatro leguas, se quisieron venir con sus mujeres, que por la simplicidad de
aquel tiempo llamaban hermanas (como Abraham llamo hermana a Sara, su mujer), y
con sus familias a vivir a el; y en el camino, llegando al cerro dicho de Guaynacauri
(sic), los dos hermanos mayores con sus mujeres, o se murieron, o se apartaron (lo que
es mas verisimile segun aquellos tiempos) a poblar en otra tierra o provincia; y con el
poco tacto y comunicacion que tenian entonces unos pueblos con otros, no se supo mas
dellos; de donde pudo salir la fabula y ficion que se habian subido al Cielo.
090022 Venido, pues, Ayarmango al Cusco, rescibieronlo con buena voluntad y
dieronle lugar donde hiciese su casa y tierra para su heredad o heredades; despues,
viendo su buena y pacifica conversacion y cordura, y que parecia ser hombre justo y de
buena gobernacion, acordaron de elegille por Rey y Senor de comun y uniforme
consentimiento. Tuvo en su mujer un hijo llamado Chinchiroca Inga, (1) el cual sucedio
al padre en la casa y senorio. Tuvo este por mujer una Senora que llamaron Mamacona,
natural e hija de un Senor de un pueblo media legua del Cusco. En esta hobo un hijo
llamado Lluchiyupangui. Este fue tercero inga; el cual caso con otra Senora que tenia
por nombre Mamacaguapata, (3) hija de un Senor de un pueblo nombrado Omas, tres
leguas del Cusco. Este tuvo un hijo en su mujer, que dijeron Indimaythacapac, (4) que
fue el cuarto inga; el cual tomo por mujer una senora dicha Mamadiancha, hija de un
Senor, de un Senor (sic) de un pueblo que se llamaba Sane, una legua del Cuzco. Este
Indimaythacapac era ya Senor de aquellos pueblos de donde eran las mujeres de su
padre y ag|ruelo y suya. Este tuvo entre otros un hijo que nombro Capacyupangi (sic), el
cual, muerto su padre, sucedio en el Senorio y caso con una Senora hija del Senor del
pueblo Ayarmacha cerca del Cusco; llamabase la Senora Indichi gia; fue aqueste quinto
inga. Hobo aqueste Capacyupangi un hijo en su mujer, que tuvo nombre Ingarocainga,
que sucedio en el estado a su padre; caso con una Senora
hija del Senor del pueblo Guayllaca, en el valle de Yucay, llamada Mamamicay; el cual
fue sexto inga. Tuvo un hijo en ella que se llamo Yaguarguacacingayupangui, el cual
sucediendo en el Senorio y siendo el septimo inga y tomando por mujer una Senora
llamada Mamachiguia, hija del Senor del pueblo Ayarmacha cerca del Cusco, tuvo en
ella un hijo que nombro Viracochainga, que sucedio al padre en el Senorio; caso con
una Senora llamada Miamaruntocaya, hija del Senor del pueblo de Tntha en el valle de
Jachijaguana, cuatro leguas del Cusco. Este fue senaladamente muy bien quisto de los
suyos y de quien sonaba la fama por los otros pueblos; de donde, un cierto Senor,
llamado Pinagua, del pueblo de Mohina cinco leguas del Cusco, por pura envidia
movido junto consigo cuatro Senores otros comarcanos y vino a dalle guerra; la cual le
dieron cerca del pueblo dicho Mohina cabe una legua grande que alli habia; el cual salio
vencedor subjetando al envidioso Pinagua y a los que trujo en su ayuda; de donde quedo
por Senor de toda aquella provincia. Dicen los indios que los vencio por haber sido
provocado y acometido sin razon y justicia. Este fue octavo inga; tuvo hijo e su mujer
que llamo Pachaqutiingayupangui el cual fue Senor despues del. En cuyo tiempo ya el
nombre de los ingas era muy afamado y estimado por muchas provincias y habiase
multiplicado en mucha gente su Senorio asi por los muchos anos que habian reinado,
como porque como tenian muchas mujeres, tenian muchos hijos,
y asi crecieron en gran numero. Este tuvo muchos hermanos, entre los cuales fueron
tres dellos muy valerosos. Caso con una hija del Senor de un pueblo llamado Chuco,
cerca del Cusco, llamada Mamahanaguarqui. Fue muy gran Senor, porque senoreo cuasi
todo lo que hoy llamamos Peru. Crescio su Senorio para ser tan grande, por esta
manera:
093003 Hay una provincia principal, treinta leguas del Cuzco, que se llama
Andaguaylas, de la cual eran Senores dos hombres muy esforzados y de grande
autoridad, hermanos; el uno se llamaba Guamanguaraca, y el otro Alcosguaraca. Estos,
o con causa justa o can injusticia, tuvieron muchas guerras con otras gentes comarcanas,
y ganaronles, subjectandolos, sus tierras y provincias y otras mas desviadas de las
suyas, y llegaron hasta la provincia que agora se llama de Condesuyo, cosa muy
principal y de mucha gente y poblaciones, y pasaron mas adelante a la de Collassuyo,
mas grande y de mas gentes y poder. Finalmente, viendose tan poderosos, no se
contentaron con senorear todo lo que esta dicho, pero pretedieron ampliar mas su estado
y subjectar y senorear los Ingas. Reyes y Senores del Cusco.
093018 Con este proposito salieron con mucha gente de guerra, camino del Cusco, y
venian subjetando todas las gentes que se hallaban en las provincias por donde pasaban.
Llegados cerca del Cusco, Viracochainga, padre deste Pachacutiingayupangi, era ya
viejo, aunque todavia senoreaba y mandaba; pero viendo el gran poder que traian los
dos hermanos, Senores de Andaguayas (sic), y como casi toda la tierra les obedecia, por
no podelles resistir, hobo miedo y quisose absentar con su casa y gente a ciertas
fortalezas que estan en el valle de Xaquijaguana, el cual proposito dijo a sus hijos y
mujeda su casa, hijos, mujeres y los que del pueblo le quisieron seguir. Fuese a una
fortaleza questa en el cabo del valle dicho, llamada Oaquiaxatxaguanu, muy fuerte.
094001 El Pachacuti, hijo menor de aqueste Senor, que seria hasta de catorce o quince
anos, era de mas esfuerzo y valeroso, animo que los demas, y procuro de persuadir al
padre y a las demas gente que no desamparasen la ciudad, y que tuviesen temor, porque
el Sol le habia aparecido una noche so nando y le habia dicho, que no se fuese de la
ciudad ni tuviese miedo a la gente que venia, porque le ayudaria para que los venciese a
todos, y despues lo haria muy gran Senor. Esto persuadio al pueblo, fuese verdad el
sueno o lo fingiese para animar al padre y a la gente. Finalmente, no pudo con su padre
ni hermanos persuadirles a que esperasen, y asi se fueron a la fortaleza dicha.
094014 Con todo esto, dos tios suyos, hermanos de su padre, llamados Apomayta y
Vicaquiray, viendo el gran animo del muchacho, determinaron de quedarse con el con la
mas de la gente de la ciudad que quiso esperar, y puesta la gente toda en orden de guerra
para se defender, y sus espias y corredores de campo, ya que los contrarios llegaron
medio cuarto de legua del Cusco, en un llano que se hace arriba de Carmenga, llamado
Qujachilli, salio el mozo Pachacuti con sus tios y la gente que con el habia querido
quedar, anim andolos con gran esfuerzo y dandoles certidumbre de vencer y salir con la
victoria, y afirmandoles quel Sol le habia della dado palabra, y que no le habia de
mentir. Finalmente, llegado al llano con su gente, aunque mucha menos que la de los
dos hermanos, y rompiendo por ellos con gran impetu, como leones, hizoles gran dano;
y aunque de una parte y de la otra cayeron innumerables, porque duro mucho la batalla,
pero diose tan buena mana e industria el buen muchacho Pachaqutiingayupangi con sus
tios y con la fe que tuvo que el Sol le habia de ayudar, que al cabo desbarato la
muchedumbre de gentes que traian los dos hermanos, y a ellos y a sus capitanes
prendio, y a otros muchos Senores y personas principales, y asi quedo por el el campo.
095006 Dicen los indios, que las piedras que habia por aquel llano y comarca, se
tornaron hombres por mandado del Sol, para que le ayudasen, por cumplir su palabra.
095010 Habida tan senalada victoria, los Senores hermanos presos enviaron luego sus
mensajeros a todos los capitanes y gentes que tenian repartidos en diversas guarniciones
y partes, mandandoles que luego viniesen a hacer reverencia y subjectarse al Senor
Pachaqutiingayupangi, porquel merecia reinar por el valor y estuerzo de su persona, y
dende adelante lo tuviesen todos por Senor. Los cuales vinieron luego, y tras ellos todos
los Senores y principales de las tierras y Senorios que los dichos dos hermanos tenian
subjectos, corrieron a dalle gracias, porque los habia libertado de la tirania con que los
capitanes de aqu ellos y gentes de guerra los comenzaban a opremir, habiendolos contra
justicia subjectado por fuerza de armas, suplicandole que desde adelante los rescibiese
por suyos y fuese su Senor, para que los defendiese y tuviese en paz. Lo mismo hicieron
muchas de las provincias lejanas que eran infestadas con guerras injustas de otros, oida
y estendido por muchas regiones su gran valor y fama.
095029 Sabida por Viracochainga la victoria de su hijo y bienandanza no esperada del,
al menos, no sera menester con encarecimiento decir haber rescibido alegria
inestimable. Diose luego prisa con sus mujeres y hijos y toda su casa (a) venirse a la
ciudad del Cuzco donde grandes fiestas y solemnes regocijos y con maravillosas
ceremonias se celebraron. Visto por el viejo la prudencia y esfuerzo y valor de su hijo
Pachaquti, y que con el Sol tenia tan familiar privanza, determino de renunciarle el
reino y estado quel poseia, con todas las provincias que se le habian venido a ofrecer al
muchacho. El mozo acepto la renunciacion del padre y comenzo a gobernar los reinos
con tanta prudencia, majestad, gravedad y auctoridad, como si fuera de sesenta anos, y
con tanto amor y acepcion de todos los pueblos, que por ser tan alta y tan recta y tan
felice y tan util a todos los subditos la gobernacion que comenzo y tuvo, merecio que le
pusiesen aqueste nombre Pachaquti, que quiere decir, “vuelta del mundo”; porque
parecio a los pueblos que por la reformacion y nuevo lustre y utilidad que les habia
sucedido entrando el a gobernar a todos aquellos reinos y provincias, se habia vuelto el
mundo de una parte a otra, o que habia renovadose el mundo o aparecido otro nuevo
mundo. Antes se llamaba Pachaquti Ingayupangi, que quiere decir “vuelta del mundo
(sic)”, y por esta hazana tan senalada, que si fuera entre cristianos se tuviera por
miraculosa, le anadieron
un sobrenombre, y este fue Pachaquti capac inga ynpangi, que significa “el Rey que
volvio y trastorno el mundo digno es de ser amado y reverenciado”.
096027 Volo esta fama por todo aquel mundo, por la cual, muchos Senores de partes
muy lejanas, como a otro Salomon la Reina Saba, le vinieron a visitar y hacer
reverencia y darle salud con sus presentes y dones.
097001 CAPITULO XVII.
097032 Que continua el reinado y sucesion de los Ingas, con los hechos y obras
memorables de Pachacutec.
097034 Aqui ocurre buena materia de considerar el modo por que los Reyes Ingas que
a este Pachacuticapacingayupangi sucedieron, fueron tan grandes Senores y tuvieron tan
dilatados reinos como se dira. Fue el mismo (al menos en cierto tiempo) con que los
romanos, segun cuenta San Agustin en los libros de la Ciudad de Dios, alcanzaron la
monarquia del mundo viejo de por aca, conviene a saber: que puesto que a los
principios los romanos algunas guerras injustas movieron, o fueron caujas dellos a
festejallas a Roma, y despues alzaronse con ellas, tom andolas por mujeres contra su
voluntad, como cuenta Titulivio libro 1o. de la dec. 1a, y despues de ya ser poderosos la
codicia y ambicion de dilatar su Imperio, como toca San Agustin, lib. 1o., capitulo 31o.
de la Ciudad de Dios, y en otras partes hicieron hartas injustas guerras, y dello tambien
testifica Paulo Orosio y otros muchos historiadores; pero, en el tiempo del medio, las
guerras injustas que algunas naciones contra ellos movieron, fueron causa que ellos, por
su defension peleando, los venciesen y subjectasen, porque desde adelante no
presumiesen a se levantar. Asi lo testifica el mismo sancto, lib. 4o., cap. 15o.,
diciendo:”Iniquita, n. eorum cum quibus justa bella gesta sunt, regnum adjuvit ut
cresceret; y mas abajo: Multum. n. ad istam latitudinem imperii, eam scilicet
iniquitatem alienam cooperatum videmus, que faciebat injuriosos ut essent cum quibus
justa bella gererentur et
auger etur imperium.” Hec ille. Los cuales, vencidas algunas batallas de los enemigos,
que sin razon movian guerras contra ellos, volaba la fama de su valentia y esfuerzo y
buen gobierno, de donde muchos se les vinieron a ofrecer por amigos y otros por
subjectos, y asi fueron mucho cresciendo como hizo este. Desto hace mencion el lib.
1o., cap. 8o. de los Machabeos, donde se dice que Judas Machabeo, oidas las nuevas de
las virtudes de los romanos y su gran esfuerzo, envio embajadores para confederarse en
amistad con el pueblo romano.
098011 De lo dicho parece cuanto mas justo y recto fue el imperio y reinado y
dilatacion de la monarquia que tuvo este Rey Pachaquticapacyngayupangi, al menos en
todo su tiempo, que el de los romanos; pues hasta este tiempo que rescibio en si el reino,
no se ha visto que sus predecesores lo hubiesen augmentado por injustas guerras, segun
lo que habemos podido entender con verdad.
098018 Tornando a la historia de la excelencia del Estado Real, dilatado imperio, suave
y felice gobernacion del Rey Pachaquti, lo primero en que, rescibido el reino en si por la
renunciacion de su padre, se ocupo, fue en ordenar y proveer las cosas de la religion,
obra digna de Principe optimo, prudente y devoto, y que no puede no ser felice y
bienaventurado, haciendo principio en su gobernacion de lo divino, ques lo mejor; y
cuanto mas cierto estara de la felicidad espiritual y temporal cuando el Principe,
habiendo profesado la verdadera religion, las cosas concernientes a ella entre todos sus
cuidados tuviere ante los ojos! Ejemplo singular imitable da este Principe infiel, guiado
por sola lumbre natural, a los Reyes y Emperadores catolicos, como se deban haber en
las cosas de Dios, y cuan gratos hayan de serle a quien en tan soberano estado los
sublimo, pues este tan agradecido se monstro al Sol, que segun su erronea opinion le
ayudo a conseguir tan maravillosa victoria, y por ella tan temprano al Estado Real
subio.
099009 En el cap. 7 queda largamnte dicho, como al principio de su reinado trato de
introducir en todos sus reinos el cultu y religion del Sol, y mando que todos le
constituyesen templos en los lugares mas eminentes, y como para por su ejemplo
animarlos, sus Palacios y Casas Reales, donde los Reyes, sus antecesores, habian
morado, y su padre y el actualmente habitaban, saliendose dellos, los dedico para
templo del Sol, el cual fue uno, y quiza unico, el mas rico de oro y plata y proveido de
servicio que hobo en el mundo; y lo adorno de grandes y admirables vasos de oro y
plata y riquezas otras inextimables (sic), y de aquellas monjas doncellas, hijas de
Senores, para que siempre vacasen al servicio y ministerio del Sol, con otras cosas
admirables que alli referimos.
099024 Ordenadas las cosas espirituales del culto divino y todo lo que concernia a la
religion, dios luego este bueno y prudentisimo Rey a ordenar lo que convenia a la
gobernacion y comun utilidad de sus reinos a polir y a esmerar todas sus republicas con
hermosa y perfecta (cuanto sin fe de Dios verdadero fue posible) y nueva manera de
policia. Esta comenzo a fundar en su Real ciudad del Cusco, para que todos los Senores
que le obedecian, en sus ciudades y pueblos, y todos sus gobenadores que en su lugar en
las provincias y pueblos grandes ponia, tomasen de alli el ejemplo y forma como habian
de ordenar las republicas, polir e las gobernar. Y para tener credito con todas sus gentes
y que las cosas que determinase tuviesen autoridad, uso desta industria, ilamandose hijo
del Sol; y asi se intitulaba por este vocablo Capaynga, que quiere decir “solo Senor”, y
anidia otro titulo de que mas el gloriaba por gran excelencia, y este era Indichuri, que
significa “hijo del Sol”. Y asi decia quel Sol no tenia otro hijo ni el tenia otro padre sino
al Sol. Y asi, cuanto hacia y ordenaba, decia que lo hacia y ordenaba y mandaba el Sol.
Semejante fue esta industria, para cobrar con los pueblos autoridad, a la de Numa
Pompilio, segundo Rey de Roma, que fingio tener por mujer a la ninfa Egeria, y que de
noche tenia con ella sus coloquios y conversacion, y que de parecer
della constituia las leyes, asi las del regimiento temporal, como las que tocaban a la
religion; aunque mas honesta fue la industria deste que la de Numa, llamandose hijo del
Sol.
100021 Lo primero que cerca desto hizo, fue dividir toda la ciudad del Cusco, que ya
era muy populosa, en dos barrios o partes o bandos. El uno y mas principal llamo
Hanancusquo, que quiere decir “la parte o barrio o bando de arriba del Cusco”; a la otra
puso nombre Rurincusquo, que significa, “la parte o barrio de bajo del Cusco”. El barrio
y parte Huanancusquo, que era el principal, subdividio en cinco barrios o partes: al uno
y principal nombro Capac ayllo que quiere decir “el linaje del Rey”; con este junto gran
multitud de gente y parte de la ciudad, que fuesen de aquel bando; al segundo llamo
Inaca panaca; el tercero Cuccopanaca; el cuarto Auca yllipanaca, el quinto Vicaquirau
panaca; a cada uno de los cuales senalo su numero grande de gente, y asi repartio por
bandos toda la ciudad. Del primer barrio o bando hizo capitan a su hijo mayor y que le
habia de suceder en el reino; el segundo y tercero senalo a su padre y descendientes por
la linea trasversal; el cuarto a su ag|ruelo y descendientes tambien por la linea
transversal; el quinto a su visag|ruelo, por la misma linea.
101013 Asimismo la parte y bando segundo y principal de la ciudad que llamo de
Rurincuzco, barrio de abajo del Cusco, subdividio en otras cinco partes o parcialidades:
a la primera llamo Uscamayta, y deste hizo capitanes a los descendiente del segundo
hijo del primer Rey Inga; a la segunda nombro Apomaytha, de la cual constituyo
capitan y capitanes al segundo hijo y descendientes del segundo Inga; a la tercera
parcialidad o bando puso nombre Haguayni, del cual nombro por capitan y capitanes al
segundo y descendientes del tercer Inga; al cuarto barrio nombro Rauraupanaca, cuya
capitania encomendo al segundo hijo y descendientes del cuarto Inga; al quinto barrio
llamo Chinapanaca, y diole por capitan y capitanes al segundo hijo y sus descendientes
del quinto Inga.
101028 Esta orden y division hizo (segun cuentan los viejos, en quien permanecen las
historias de sus antig|ruedades) por dos razones o para dos efecto s: el uno, para que
estando asi divididos por sus barrios y capitan ias o parcialidades, y reducidos a orden,
se pudiese tener con toda la gente y comunidad mejor y mas cierta cuenta y razon, asi
para las obras publicas que se hobiesen de hacer, como para los tributos que habian de
pagar. Lo segundo, para que como hombres que tenian diversas partes y lugares
diversos de la ciudad, y les eran mas proprias que las de los otros, y asi estaban como
contrapuestos , cada y cuando que hobiesen de ser llamados para efectuar cualquier
obra, presumiesen los de cada barrio o bando o parcialidad de hacerlo mejor que los de
la otra, cuasi emulando y teniendo envidia virtuosa los unos de los otros, como vemos
entre nosotros en las ciudades questan repartidas en collaciones, que cuando son
llamados los vecinos d ellas para guerra o para otras obras del bien publico, cada una
presume de se aventajar sobre la otra, asi en sacar mejor lebrea (stc), como haciendo lo
mejor que puede la parte que le cabe; y esto es harto natural.
102021 No fue chico argumento esta division y orden que este Rey puso, de su gran
prudencia, juicio sotil, largo discurso de razon y amplisima capacidad. Hizo desto edito
publico, mandando que todos los Senores y gobernadores de todo su reinado dividiesen
cada provincia en dos partes principales, y cada una dellas se subdividiese en otras
cinco, de la misma manera que en la ciudad del Cusco habia hecho y ordenado. Despues
dividio toda la tierra en otras dos partes, debajo de terminos y vocablos mas generales,
conviene a saber: de Hanan y Ruri; e mando que todos los de la parcialidad de Hanan
que se llamasen Hanansaya, que quiere decir ” el bando de los de arriba “; y a todos
los de la de Rurin se llamasen rurinsaya, que quiere decir “el bando de los de abajo”;
como si dijera los andaluces, por los de Andalucia, los castellanos por los de Castilla. Y
asi, cuando alguna provincia por mandado del Rey habia de hacer alguna obra publica o
contribuir con tributos o servicios, todos los de Hanan, como todos los andaluces,
acudian a una, y cada parcialidad de aquellos a su parte por si, como digamos cada
ciudad; y de cada ciudad, cada bando o parcialidad de las ciudades acudia con lo que le
cabia. Los de Rurinsaya, como los castellanos, hacian lo mismo y acudian de la manera
dicha; lo uno, porque hobiese orden y concierto en todo y se evitase confusion; lo otro
porque, a porfia los unos de los otros, cada uno lo hiciese
mejor y se senalase mas en la parte que le cupiese de la obra. Los mismo era en las
guerras y fiestas y sacrificios que se hacian.
103018 CAPITULO XVIII.
103019 Continua la gobernacion, sabias providencias y hechos memorables de Inga
Pachacutic.
103021 Tuvo este Rey Pachacutic otra notable providencia para perfecionar las policias
y republicas, y esta fue que salio a visitar por su Real persona toda la tierra y provincias
comarcanas de su ciudad del Cusco, donde principalmente residia; en la cual visita miro
y considero la disposicion de cada provincia y de cada pueblo, y los terminos que tenia
y los vecinos dellos; y si hallaba que en algunos pueblos no habia oficiales de algunos
oficios y habia necesidad dellos y en el pueblo disposicion para habellos, sacaba de otro
pueblo donde los habia los que le parecia, sin dano del mismo pueblo, con sus mujeres y
hijos y familia, y mandabalos ir a vivir al pueblo donde faltaban y dallos sus tierras y
solares y hacerles las casas para que alli usasen sus oficios como en el otro los usaban.
Otras veces se trocaban, yendo los de un pueblo a otro; como si en este sobraban
plateros y faltaban labradores, iban deste al otro plateros; y de aquel venian a este
labradores, cuando labradores para la sustentacion de aquel, labradores (sic) le
sobraban. Y asi trocaba las heredades y casas, haciendo recompensa en ctras cosas, si
las de los unos hacian a las de los otros en valo r ventaja.
104013 Consideraba en esta visita de la tierra, si se podia hacer alguna semilla o
arboles y frutales que no fructificaban, no tanto, en otras partes, y era necesaria, y traia
de otra tierra hombres que la supiesen sembrar y cultivar y a los naturales de alli lo
ensenasen; a los cuales mandaba galardonar y repartir tierras y solares para sus casas y
heredades. Consideraba asimismo la condicion c inclinaciones de las gentes, y si
entendia que eran orgullosos o inquietos, traia de otros pueblos, mayormente de los que
tenia mas cognoscidos y experimentados por fieles y obedientes, aprobados y leales,
donde mandaba que morasen y usasen de sus oficios o ejercicios que en su naturaleza
usaban, para que los de alli aprendiesen a vivir quietos, y para que, entendiendo quel
Rey los madaba poner alli por esta causa, temiesen de hacer novedades, como quien
tenia cabe si las espias y testigos que habian luego de avisar al Senor, y por
consiguiente, de causar en el pueblo inquietud se descuidasen.
105001 En todas las fronteras y limites de su imperio traia de los mas esforzados y
belicosos de su reino con sus mujeres y casas, mandandoles que alli poblasen y
rompiesen las tierras para sus labranzas, dandoles privilegios y exenciones, para que
con mejor gana lo aceptasen. Hacianles edificar fortalezas para su defension y de los
pueblos y provincias comarcanos; y esto principalmente se hacia en los confines de las
gentes que vivian en las montanas, porque era gente idomita y que salian muchas veces
a inquietar y danar los pacificos, haciendo saltos. Cuando sentia que algunas gentes de
su imperio eran bulliciosas, sacabalos de aquella provincia y dabales tierras en otra parte
donde no tuviesen ocasion de bullir o levantarse, cuidando siempre que el temple de la
tierra donde los pasaba fuere al de la tierra que dejaban semejante. Estos que asi ponia,
y los que mandaba en otros pueblos, llamaban mithimaes. Dejabalos en su vestido y
traje y en su lengua, puesto que les mandaba que aprendiesen la natural del pueblo.
Subjectabalos a la jurisdiccion del Senor o gobernador que alli presidia. Tenia tambien
singular cuidado que los vecinos que de una parte a otra mandaba, fuesen a tierra que
tuviese el temple mismo y cielo y disposicion, o muy propincua de aquella de donde los
traian e mandaban; porque esta es regla general en todas las Indias, que mudandose los
indios de tierra caliente a fria, o de fria a la caliente, o que tenga mucha diferencia en
estas cualidades, que han
de perecer de la gente que hace esta mudanza la mayor parte.
105030 Tuvo una diligencia, como Principe prudentisimo, en tener cuenta de todos
sus vasallos, conviene a saber: el numero de los viejos y viejas, de los de mediana edad,
por si los mancebos, los mochachos, los ninos de cuatro anos abajo, de los recien
nacidos y de cuatro hasta diez anos; a otra parte, los de diez hasta diez y ocho; a otra
desde alli hasta veinte y cinco y en este tiempo entendia en mandar que se casasen. Y
tuvo en esto tanto cuidado, que no habia persona, chica ni grande y de cualquiera edad
en su reino, que no tuviese cuenta della y no supiese donde y de que lugar.
106011 Dividio y puso esta orden en todas las provincias, (conviene a saber) : que cada
cien indios, que llamaban padiaca, tenian uno como jurado o capitan o principal; y cada
mil hombres o vecinos, que llamaban guaranga, otro; cada provincia , que contenia diez
mil, que llamaban hemo, tenia otro; y estos eran sus propios y naturales Senores que
tenian de antes que fuesen sus vasallos; y sobre la tal provincia de diez mil vecinos
ponia el una persona muy principal y de autoridad, y era uno de sus deudos, como
corregidor o justicia mayor, que se llamaba tocrito, que quiere decir “veedor de todas las
cosas”; porque tenia este cuenta de ver y entender todo lo que se hacia en toda su
provincia y en no consentir que los Senores de los pueblos hiciesen agravio a los menos
principales, ni ellos ni los menos principales al comun y personas bajas.
106027 Los Senores menos principales tenian cada uno cargo particular de sus vasallos
y tenia la jurisdiccion limitada, porque no podian matar por algun delito ni hacer otros
castigos graves en sus mismos vasallos; solamente cognoscian de los agravios menores,
como eran rencillas livianas, si acaecian entre unos particulares y otros,
componiendolos y dandoles algunos castigos moderados. Los Senores de mil vecinos
entendian en otros negocios y causas mayores, pero nunca o muy raro a muerte
condenaban, al menos sin dar noticia del delito y del castigo que parecia que se debia
dar, al teocrico, que parece tenia oficio y poder como el que tenia el proconsul e legado
de que hacen mencion las leyes de los Emperadores, segun parece en el Digesto.
107012 Cuando el delito era muy gr