Reginaldo de LIZARRAGA. Descripcion breve de toda la tierra del Peru, Tucuman, Rio de La Plata y Chile 1605 (1968)

Reginaldo de LIZARRAGA. Descripcion breve de toda la tierra del Peru, Tucuman, Rio de La Plata y Chile 1605 (1968).

LIZARRAGA, Reginaldo de
1605/1968 Descripcion breve de toda la tierra del Peru, Tucuman, Rio de La Plata y
Chile.
Biblioteca de Autores Espanoles, tomo 216, pp. 1-213.
Madrid: Ediciones Atlas.
pp. 1-83.
003001 CAPITULO PRIMERO
003002 De la descripcion del Peru. De que gente procedan los indios.
003004 Lo mas dificultoso de toda esta materia es averiguar de que gentes procedan los
indios que habitan estos larguisimos y anchisimos reinos, porque, como no tengan
escrituras, ni ellos ni nosotros sabemos quienes fueron sus predecesores ni pobladores
de estas tierras, mucha parte de ellas despobladas o por la destemplanza del calor, o por
el demasiado frio, o por los medanos de arena y llanos esteriles por falta de las aguas.
Porque afirmar lo que dice Platon en el libro que intitulo Timeo, que desembocando por
el estrecho de Gibraltar en el mar Oceano, no muy lejos de la tierra firme, se descubria
una isla mayor que Europa y toda Asia, que contenia en si diez reinos, la cual, con una
inundacion del mar toda se anego y destruyo de tal manera que no quedo rastro de ella,
sino el mar ancho que hay por ventura desde Cabo Verde al Brasil; lo cual no es creible,
por no hallarse en ningun autor mencion de ello, ni es posible. Lo que parece se puede
rastrear de los primogenitores de estos indios descubiertos desde las primeras islas:
Deseada, Marigalante, Dominica y las demas, Santo Domingo, Cuba, Habana, Puerto
Rico y la Tierra Firme, reinos de Mexico y del Peru, es llegarnos a lo que dice Floriano
de Ocampo en la Historia General que comenzo de Espana, que es lo siguiente: Que
cuando los cartagineses eran senores de alguna parte de Andalucia, desembocando con
temporal por el estrecho de Gibraltar ciertos navios de los cartagineses se derrotaron
hacia el Occidente, corriendo la derrota que ahora se navega por aquel mar ancho, y no
pararon hasta descubrir unas islas que por ventura son las arriba referidas, y viendolas
tan fertiles, pobladas de arboledas, rios y sabanas, que son llanos abundantes de hierba,
como vegas de pastos, los mas alli se quedaron, y volvieron los otros a Cartago, los
cuales proponiendo en el Senado lo que habian descubierto, y fertilidad de la tierra,
convenia poblar aquellas islas despobladas. Empero por aquellos senadores cartagineses
fue acordapo por entonces se dejase de tratar de aquello, mandando con mucho rigor
que nadie volviese a aquellas islas, porque tenian por mas importante el senorio y
riqueza de nuestra Espana que poblar nuevas tierras.
003063 De estos pudo ser que navegando y buscando tierra firme diesen con ella, y de
ellos se poblasen estos reinos; y esto no parece dificultoso de imaginar, porque los
cartagineses que se quedaron en aquellas islas, con algunos navios se habian de quedar,
con los cuales pudo ser que navegando para Espana o buscando tierra firme se
derrotaron y dieron en ella, que por lo menos en aquella derecera dista de las islas cien
leguas, y mas y menos como corre la costa, asi de las islas como de la tierra firme;
porque el dia de hoy, como me refirio un espanol que estuvo preso y cautivo en la
Deseada, que los indios de ella, en sus canoas, que son unas vigas mas gruesas que un
buey, de madera liviana, cavadas, largas y angostas, atraviesan a la tierra firme a la
gobernacion de Venezuela, cien leguas por mar, y mas; cuando hay viento, a vela, y
cuando les falta, a remo, guiandose de noche por las estrellas que tienen marcadas en
aquel tiempo, que es verano; donde el pobre remaba como cautivo hasta que, huyendose
al tiempo que las flotas nuestras vienen a Tierra Firme, suelen aportar a la Deseada a
tomar agua y lena; fue su ventura buena que, al cabo de pocos dias despues de huido y
llegado al puerto, surgio la flota en el y le tomaron los nuestros. De dia estaba
escondido arriba en las copas de los arboles, que son muy grandes y altos y muy
coposos y de ramas espesas, y de noche descendia, con no poco temor, a buscar algunas
raices de el conocidas o algun poco de marisco para comer, porque si sus amos le
hallaran, como luego salieron, en echandole de menos, en busca de el, sin duda le
flecharan y luego se le comieran. Son todos estos indios carbes, que quiere decir
comedores de carne humana; bien dispuestos de cuerpo, morenotes, y asi los varones
como las mujeres andan desnudos, como si vivieran en el estado de la ignocencia; son
grandes flecheros y muy ligeros, y el cuero de su cuerpo, por el mucho calor, muy duro.
Estas islas son abundantes de muchas viboras ponzonosas y culebras muy grandes que
llaman bobas, y muy gruesas; tienen muchas aves de monte y crianse en ellas muchos
venados. Lo que con mucha verdad podemos afirmar, que no se sabe hasta hoy, ni en
los siglos venideros naturalmente se sabra, de que hijos o nietos o descendientes de Noe
los indios de todas estas islas, ni Tierra Firme, ni Mexico, ni del Peru, hayan procedido.
004125 CAPITULO II
004126 De la descripcion del Peru.
004127 Descendiendo en particular a nuestro intento, tratare lo que he visto, como
hombre que llegue a este Peru ha mas de cincuenta anos el dia que esto escribo,
muchacho de quince anos, con mis padres, que vinieron a Quito, desde donde, aunque
en diferentes tiempos y edades, he visto muchas veces lo mas y mejor de este Peru, de
alli hasta Potosi, que son mas de 600 leguas, y desde Potosi al reino de Chile, por tierra,
que hay mas de 500, atravesando todo el reino de Tucuman, y a Chile me ha mandado la
obediencia ir dos veces; esta que acabo de decir fue la segunda, y la primera por mar
desde el puerto de la ciudad de Los Reyes; he dicho esto porque no hablare de oidas,
sino muy poco, y entonces dire haberlo oido mas a personas fidedignas; lo demas he
visto con mis propios ojos y, como dicen, palpado con las manos; por lo cual lo visto es
verdad, y lo oido, no menos; algunas cosas dire que parece van contra toda razon
natural, a las cuales el incredulo dira que de largas vias, etc., mas el tal dara muestras de
un corto entendimiento, porque no creer los hombres sino lo que en sus patrias ven, es
de los tales.
004157 CAPITULO III
004158 Prosiguese la descripcion del Peru.
004159 Este reino, tomandolo por lo que habitamos lcs espanoles, es largo y angosto;
comienza, digamos, desde el puerto o, por mejor decir, plaza, llamado Manta, y por otro
nombre Puerto Viejo.
004164 Llamase Puerto Viejo por un pueblo de espanoles, asi llamado, que dista del
puerto la tierra adentro ocho o diez leguas; no le he visto, pero si es abundante de trigo y
maiz y otras comidas de la tierra, de vacas y ovejas, y es abundante de muchos caballos
y no malos; el temple es caliente, aunque templado el calor; cria la tierra muchas
sabandijas ponzonosas, y con estar en la linea equinoccial no es muy caluroso. Los aires
del mar le refrescan; llueve en el, aunque no mucho.
004177 Los induos de este puerto son grandes marineros y nadadores; tienen balsas de
madera liviana, grandes, que sufren vela y remo; los remos son canaletes; visten
algodon, manta y camiseta; desde este puerto, en viendo los navios que vienen la vuelta
de tierra, salen con sus balsas; llevan refresco, que venden; gallinas, pescado, maiz,
tortillas, bizcochadas, platanos, camotes y otras cosas. Tienen las narices encorvadas y
algun tanto grandes; dire lo que vi, porque pase por donaire: cuando veniamos
navegando cerca del puerto llego una balsa con refresco; diosele un cabo; traia lo que
tengo referido; un criado de mis padres, rescatando algunas cosas de estas, y no
queriendo el indio que era el principal piloto de la balsa (hablan un poco nuestra lengua)
quebrar de la plata que pedia por el refresco, dijole: iOh que pesado eres, no pareces
sino judio! En oyendo esto el indio, salto del navio en su balsa; larga el cabo y vira la
vuelta de tierra; ni por muchas voces que se le dieron para que volviese, no lo quiso
hacer; tan grande fue la afrenta que se le hizo y tanto lo sintio.
005014 CAPITULO IV
005015 De la punta de Santa Helena.
005016 Siguiendo la costa adelante, que toda ella desde punta de Manglares hasta el
estrecho de Magallanes, que sin duda hay mas de 1.000 leguas, corre NorteSur (no creo
son 20 leguas), esta la punta llamada de Santa Helena; tiene pocos o ningunos indios el
dia de hoy; cuando la vi y saltamos en ella eran muy pocos los que alli viven. En esta
punta, aunque es playa, suelen surgir los navios, que vienen de Panama, toman agua y
algun refresco. Hubo aqui antiguamente gigantes, que los naturales decian no saber
donde vinieron; sus casas tenian tres leguas mas abajo del surgidero, hechas a dos aguas
con vigas muy grandes; yo vi alli algunas traidas en balsas para hacer un tambo que alli
labraba el encomendero de aquellos indios, llamado Alonso de Vera y del Peso, vecino
de Guayaquil.
005037 Vi tambien una muela grande de un gigante, que pesaba diez onzas y mas.
Refieren los indios, por tradicion de sus antepasados, que como fuesen advenedizos, no
saben de donde, no tuviesen mujeres y las naturales no los aguardaban, dieron en el
vicio de la sodomia, la cual castigo Dios enviando sobre ellos fuego del cielo, y asi se
acabaron todos; no tiene este vicio nefando otra medicina.
005048 Hay tambien en este puerto, no lejos del tambo, una fuente oomo de brea
liquida, que mana y no en pequena cantidad; del agua se aprovechan algunos navios en
lugar de brea, como se aprovecho el nuestro, porque viniendonos anegandonos entramos
en la bahia de Caraques, doblado el cabo de Pasao, ocho leguas mas abajo de Manta, de
donde se envio el batel con ciertos marineros a.esta punta por esta brea (creo se llama
copey), y traida se descargo todo el navio; diosele lado y, con el copey cocido para que
se esperase mas, brearon el navio, y saliendo de alli navegamos sin tanto peligro.
005064 Dicen es bonisimo remedio para curar heridas frescas, como no haya rotura de
nervio.
005067 CAPITULO V
005068 Del pueblo de Guayaquil.
005069 De aqui que por mar, en balsas, se va al segundo pueblo de espanoles; no se las
leguas que hay, doblando esta punta hasta Santiago de Guayaquil, y tambien se camina
por tierra llana y, en tiempo de aguas, cenagosa. Este pueblo, Santiago de Guayaquil, es
muy caluroso por estar apartado del mar; tiene mal asiento, por ser edificado en terreno
alto, con figura como de silla estradiota, por lo cual no es de cuadras ni tiene plaza sino
muy pequena, no cuadrada. Por la una parte y por la otra deste cerro tiene la ribera de
un rio grande y caudaloso, navegabl; empero no se puede entrar en el si no es con
creciente del mar, ni salir si no es en menguante; tanta es la velocidad y violencia del
agua, creciendo o menguando. Crianse en las casas muchas sabandijas, cuales son
culebras y algunas viboras, sapos muy grandes, ratones en cantidad; estan cenando, o en
la cama, y vense las culebras correr por el techo tras el raton, que son como las ratas de
Espana; al tiempo de las aguas, infinitos mosquitos: unos zancudos, cantores, de noche
infectisimos, no dejan dormir; otros pequenos, que de dia solamente pican, llamados
rodadores, porque en teniendo llena la barriga, como no puedan volar, dejanse caer
rodando en el suelo, y otros, y los peores y mas pequenos, llamados jejenes o comijenes,
importunisimos; metense en los ojos, y donde pican dejan escociendo la carne por buen
rato, con no pequena comezon.
006005 Es pueblo de contratacion, por ser el puerto para la ciudad de Quito, y por
hacerse en el muchos muy buenos navios, y por las sierras de agua que tiene en las
montanas el rio arriba, de donde se lleva a la ciudad de Los Reyes mucha y muy buena
madera. Tiene dos o res excelencias notables: la primera, la carne de puerco es aqui
saludable, las aves bonisimas, y, sobre todo, el agua del rio, particularmente la que se
trae de Guayaquil el Viejo, que es donde se poblo este pueblo; van por ella en balsas
grandes, en una marea, y vuelven en otra; dicen que esta agua corre por encima de la
zarzaparrilla, hierba o bejuco notabilisimo en todo el mundo por sus buenos efectos para
el mal frances, o bubas por otro nombre, las cuales se veran aqui mejor que en parte de
todo el orbe, y sana muy en breve los pacientes, dejandoles la sangre purificada, como
si nn hubieran sido tocados de esta enfermedad, con solo tomarla por el orden que alli se
les manda guardar; empero, si no se guardan por lo menos seis meses, tornan a recaer;
yo vi un hombre gafo en un valle del distrito de Quito, llamado Riopampa, que no podia
comer con sus manos, y lo pusieron en una hamaca para llevarlo a que se curase en este
pueblo, y dentro de seis meses le vi en Los Reyes tan gordo y tan sano como si no
hubiera tenido enfermedad alguna, y otros he visto volver sanisimos: suficiente
excelencia para contrapeso de las plagas referidas. No se da trigo en este pueblo, mas
dase maiz muy blanco, y el pan que de el se hace es mejor y mas sabroso que el de
nuestro trigo; danse muchas naranjas y limas, y frutas de la tierra en cantidad, buenas y
sabrosas, y las mejores de todas ellas son las llamadas badeas por nosotros; son tan
grandes como melones, la cascara verde, la carne, digamos, blanca, no de mal sabor; por
dentro tienen unos granillos poco menores que garbarzos, con un caldillo que, lo uno y
lo otro comido sabe a uvas moscateles las mas finas; es regalada comida.
006056 Por este rio arriba se sube en balsas para ir a la ciudad de Quito, que dista de
este pueblo 60 leguas, en la sierra y tierra fria, las 25 por el rio arriba, las demas por
tierra.
006061 Al verano se sube en cuatro o cinco dias; al invierno en ocho cuando en menos
tiempo, porque se rodea mucho: dejase la madre del rio y declinando sobre la mano
derecha a las sabanas, que son unos llanos muy grandes llenos de carrizo, pero anegados
del agua que sale de la madre del rio, llevanse las balsas con botadores, porque el agua
esta embaisada y no corre; es cierto que si la tierra no fuera tan calida y llena de
mosquitos, causara mucha recreacion navegar por estas sabanas.
006075 En ellas hay algunos pedazos de tierras altas que son como islas, donde los
indios tienen sus poblaciones con abundancia de comidas y mantenimientos de los que
son naturales a sus tierras: mucha caza de venados y puercos de monte, que tienen el
ombligo en el espinazo; pavas, que son unas aves negras grandes, crestas coloradas y no
malas al gusto; hay tambien en estas islas tigres no poco danosos a los indios, y es cosa
de admiracion: en estas sabanas hay muchas casas, o barbacoas por mejor decir, puestas
en cuatro canas de las grandes, en cuadro, tan gruesas como un muslo y muy altos,
hincadas en el suelo; tienen tu escalera aogosta, por donde suben a la barbacoa o canizo
donde tienen su cama y un toldillo para guarecerse de los mosquitos; aqui duermen por
miedo de los tigres; muchos de estos indios estan toda la noche en peso sin dormir,
tocando una flautilla, aunque la musica, para nosotros a lo menos, no es muy suave;
estas barbacoas no sustentan mas que una persona.
006102 Todo este rio, a lo menos en la madre que yo vi, es abundante en caimanes o
lagartos, que son los cocodrilos del rio Nilo, muy grandes, de 25 pies en largo y desde
abajo, conforme a la edad que tienen; encima del agua no parecen sino vigas, y son
tantos que muchas veces vi a los indios que remaban y guiaban las balsas darles de
palos con los botadores para que los dejasen pasar.
007003 Y pues hemos venido a tratar de estos lagartos o caimanes, sera justo decir sus
propiedades, las cuales yo he visto. Tienen la misma figura que un lagarto, pero tan
largos como acabo de decir; son velocisimos en el agua, duermen en tierra, y en ella son
perezosisimos, y esto es necesario, por ser de cuerpos tan grandes y de barriga an-chos;
los pies y manos cortos; el sueno es pesadisimo, porque lo que sucedio con uno de estos
en Panama, y yo lo vi muerto en la playa, paso asi: que una manana de San Juan se
salieron tres mujeres enamoradas, las cuales vi en aquella ciudad, con sus hombres a
lavarse al rio, que es pequeno y cerca del pueblo; el tiempo es caluroso y de aguas, por
ser invierno, aunque por San Juan suelen cesar por algunos dias, y asi se llama el
veranillo de San Juan; llegaron al rio y en una poza se entraron a banar, en la cual se
habia quedado un caiman, que con avenida se subio del mar por el rio arriba, y como
ceso la avenida no pudo volverse al mar, donde hay muchos; en este arroyo no se crian.
007031 El caiman estaba durmiendo en tierra; banaronse estas mujeres, y saliendo una
a enjugarse, pareciendole pena el caman dormido, sentose encima de el una, y saliendo
la otra llamola, convidandola con la pena tan blanda; salio la tercera y, convidandola,
sentose mas hacia la cola, donde los caimanes tienen unas conchas agudas, y como se
espinase con ellas, dijo: “iOh!, que espinosa pena” y tentando con la mano, no era aun
de dia, levanto la cola del caiman y, conociendolo, dio voces: “iCaiman, caiman!” Las
demas levantanse, no poco alborotadas; llamaron a sus hombres, que se habian axartado
un poco rio abajo; a las voces acudieron y con sus espadas mataron al caiman antes que
entrase en el agua.
007050 El mismo dia, por la manana, le trajeron negros arrastrando a la ciudad y lo
pusieron en la playa, donde todo el pueblo lo fue a ver; conoci y trate a uno de los que
iban con estas mujeres que se hallo presente, llamado Bracamonte, de quien y de otros
of lo referido; tenia de largo 18 pies.
007058 Vi tambien en esta misma ciudad otro caiman muerto en el portete de ella, a
donde los navios pequenos y fragatas con la marea entran y con ella salen, que unos
negros de un vecino de aquella ciudad, llamado Cazalla, viniendo de una isla de su amo
a este portete con la creciente de la marea, acaso le hallaron, que se habia quedado en la
menguante precedente en la lama (aqui en esta playa de Panama crece y mengua el mar
tres leguas, y todo este espacio es lama); echaronle un lazo y, muerto, le trajeron por la
popa de la fragata; este caiman era muy grande, tenia de largo 22 pies; yo le vi medir, le
vi desollar, y del buche le sacaron muchas piedras, que me parece habria tres copas de
sombrero de los comunes, unas mayores y otras menores, y las mayores tan grandes
como huevo de gallina; es cierto comen piedras, y con el calor del buche las digieren;
estaban lisas, por algunas partes gastadas; vi tambien que debajo de los brazos, seame
licito decir del sobaco, le sacaron unas bolsillas llenas de un olor que no parece sino
almizcle; esto curan al sol y huele como el mismo almizcle, entonces llego del Peru un
hombre rico, llamado Bozmediano, y la piel de este animalazo le dieron; decia lo habia
de llevar a Espana y ponerlo en Santiago de Galicia.
007091 No tienen lengua, sino una paletilla pequena con que cubren y abren el
tragadero, por lo cual debajo del agua no pueden comer; tienen los dientes, por una
parte, agudisimos; por la otra encajan unos en otros; hecha presa, no la sueltan hasta que
la han depedazado.
007098 Es cosa graciosa verlos cazar gaviotas, pajaros bobos y cuervos marinos y otras
aves; cuando estas se abaten de arriba abajo a pescar, las ve venir el caiman, y por
debajo del agua va adonde la pobre ave da consigo en el agua, y viniendo con tanta
velocidad no puede declinar la caida, como el caballo en medio de la carrera; entonces
el caiman, antes que llegue al agua, abre la boca, y pensando el ave dar en el agua, da en
la boca del caiman, y pensando cazar la sardina u otro pez es cazada, y el caiman, la
cabeza fuera del agua levantada, tragase la gaviota o cuervo marino. El buche de esta
bestia es calidisimo; aprovechanse de el, bebido en polvos contra el dolor de la ijada;
son amicisimos de perros y caballos, y por esto la balsa donde van la siguen muchas
leguas.
008009 Cuando estan cebados y encarnizados en carne humana son muy danosos, y
hacen el dano de esta manera: para hacer la presa en el indio o negro que lava en el rio,
o coge agua, vinen muy ocultamente por debajo de ella, y, viendola suya, vuelven con
una velocidad extrana la cola y dan con ella un zapatazo en el indio o negro; cae el indio
en el agua, al cual al instante le echan mano, con la boca, de donde puedeo; llevanlo al
rio o mar adelante hasta que lo ahogan, y, sacandolo a tierra, se lo comen.
008023 De estos caimanes hay mucha cantidad en otros, asi de esta costa como de
Tierra Firme y Mexico, como el temple sea caluroso; en esta del Peru no pasan del gran
rio de Motape adelante.
008028 Por este rio de Guayaquil arriba (como hemos dicho) se sube en balsas grandes
hasta el desembarcadero, 25 leguas; hasta el dia de hoy hay recuas de mulas y caballos
que llevan las mercancias a aquella ciudad y a otros pueblos que de Panama vienen a
Guayaquil. Viven en esta ciudad y su distrito dos naciones de indios, unos llamados
Guamcavillcas, gente bien dispuesta y blanca, limpios en sus vestidos y de buen
parecer; los otros se llaman Chonos, morenos, no tan politicos como los Guamcavillcas;
los unos y los otros es gente guerrera; sus armas, arco y flecha. Tienen los Chonos mala
fama en el vicio nefando; el cabello traen un poco alto y el cogote tranquilado, con lo
cual los demas indios los afrentan en burlas y en veras; llamanlos perros chonos
cocotados, como luego diremos.
008049 Desde aqui a pocas leguas andadas se llega a un convento de San Agustin
fundado en el valle llamado Reque, que tiene por nombre Nuestra Senora de Guadalupe,
porque Francisco de Lezcano (a quien el marques de Canete, de buena memoria, por
ciertos indicios desterro a Espana), volviendo aca, trajo una imagen de Nuestra Senora,
del tamano de la de Guadalupe de Espana; pusola en la iglesia del pueblo de aquel valle
que los padres de San Agustin tenian a su cargo, dandola el nombre de Nuestra Senora
de Guadalupe.
008063 Luego que se puso hizo muchos milagros, sanando diversas enfermedades, y
particularmente a los quebrados. Oi decir al padre fray Gaspar de Carvajal (el cual me
dio la profesion) que estando muy enfermo, como tambien le vi para expirar de esta
enfermedad, fue a tener unas novenas, y las tuvo en aquel convento, y al cabo de los
nueve dias se hallo sano y salvo de su quebradura, como si en su vida no la hubiera
tenido. y nunca mas padecio aquella enfermedad, vivendo despues muchos anos; ya han
cesado estos milagros, y aun la devocion de la imagen, por la indevocion de los
circunvecinos. El convento es religioso y de mucha recreacion; sustentanse en el de 16 a
20 religiosos, con mucha clausura y ejercicio de letras.
008083 CAPITULO VI
008084 Del valle de Chicama.
008085 Pocas leguas adelante, no creo son dos jornadas, corre el valle de Chicama.
abundante; los hijos de los espanoles que nacen en este pueblo, por la mayor parte son
gentiles hombres, y las mujeres les hacen gran ventaja, y aun a todas las del Peru; creese
que el agua es gran parte en este particular, porque donde la hay buena las mujeres son
muy bien dispuestas que donde no es tal; esto lo dice la experiencia.
008096 Saliendo, pues, de la ciudad de Guayaquil para el mar en una marea o poco
mas, menguante, se llega a la isla Lampuna, cuyo nombre corrompido llaman La Puna,
cuyos indios fueron muy belicosos; comian carne humana; era bastantemente poblada.
Produce oro y mucha comida; toda su costa es abundantisima de pescado. Produce
tambien cantidad de sabandijas ponzonosas, culebras, viboras y otros animales; por la
costa de ella, particularmente la que mira la tierra, se ven muchos caimanes; dista de la
tierra firme poco mas de ocho leguas.
009005 Estos indios se comieron al primer obispo que hubo en estos reinos, llamado
Fr.Vicente de Valverde, religioso de nuestra sagrada Orden, con otros espanoles; fue
obispo de mas tierra que ha habido en el mundo, porque desde Panama hasta Chile se
prolongaba por mar y por tierra su obispado. Era fama en aquella isla haber un tesoro
riquisimo que los indios tenian escondido; despachole el marques de Pizarro desde la
ciudad de Los Reyes con poca gente para que lo descubriese y sacase; los indios eran
recien conquistados; los cuales, recibiendo a nuestro obispo y a los que con el iban, de
paz, y sabiendo a lo que venian, los descuidaron, y descuidados dan en ellos, matanlos y
comenselos; por esto son afrentados de los indios comarcanos, llamandoles perros
Lampuna, “comeobispos”. Estos indios son grandes marineros, tienen balsas grandes de
madera liviana, con las cuales navegan muchas leguas y se meten en el mar a pescar;
vienen a Guayaquil con ellas cargadas de pescado, lizas, tollos, camarones, etc., y suben
al desembarcadero que dejamos dicho del rio de Guayaquil; cuando en este rio se
encuentran estos indios con los Chones, se afrentan los unos a los otros; los Chonos
dicenles: “iAh, perro Lampuna, comeobispo!” Los Lampunas: “iAh, perro Chono,
cocotarro!”, notandolos del vicio nefando; esto vi y oi. Hay en esta isla plateros de oro
que labran una chaquira de oro, asi la llamamos aca, tan delicada que los mas famosos
artifices nuestros, ni los de otras naciones, la saben ni se atreven a labrar; de estas
usaban las mujeres principales collares para sus gargantas; llevose a Espana, donde era
en mucho tenida.
009048 CAPITULO VII
009049 De Tumbes.
009050 Prologando la costa y corriendo Norte-Sur, pocas leguas adelante, no son 20,
llegamos al puerto llamado Tumbes, que mas justamente se ha de llamar playa y costa
brava; tiene esta playa un rio grande y caudaloso de buena agua, pero los navios que
antiguamente alli aportaban no entraban en el por el mucho mar de tumbo y olas, unas
tras otras, que cuotidianamente quiebran en su boca, viniendo mas de media legua del
mar, por lo cual es dificultoso entrar en el aun balsas, y si son aguas vivas es imposible,
so pena de perderse.
009064 El rio tiene otro nombre, que es rio de Tumbez; solia ser mucho mas poblado
que que ahora, y los mas de los indios tenian su pueblo casi cuatro leguas el rio arriba,
donde ahora estan poblados. Los pescadores vivian en la costa; eran belicosos y
fornidos. Llueve raras veces en este paraje, y ya desde esta costa, si no es por maravilla,
no hay lluvias, y (como adelante diremos) hasta Coquimbo, el primer pueblo de Chile.
Los que no vivian de pescar tenian por oficio ser plateros de oro; labraban la chaquira,
que acabamos de decir en el capitulo precedente, tan delicada como los indios de La
Puna, y aun mas; labranla de esta suerte, como lo vi estando en aquel puerto: el indio
que labra tiendese de largo a largo sobre un banquillo tan largo como el, obra de un
jeme alto del suelo; la cabeza tiene fuera del banquillo y los brazos, tendiendo una
manta, y encima ponen sus instrumentos. Fueron no pocos, ahora casi no hay algunos;
se han consumido y se van consumiendo; la causa, las borracheras.
009090 CAPITULO VIII
009091 Del rio de Motape.
009092 Pasando la costa adelante y metiendonos un poco la tierra adentro, por ser la
costa muy brava, llegamos 20 leguas andadas, poco mas o menos, al gran rio de
Motape, donde hay un pueblo de este nombre. Quien antiguamente gobernaba en esta
provincia, que por pocas leguas se extiende, eran las mujeres, a quien los nuestros
llaman capullanas, por el vestido que traen y traian a manera de capuces, con que se
cubren desde la garganta a los pies, y el dia de hoy, casi en todos los llanos, usan las
indias este vestido; unas le cinen por la cintura, otras le traen en banda. Estas
capullanas, que eran las senoras, en su infidelidad se casaban las veces que querian,
porque en no contentandolas el marido, le desechaban y casabanse con otro. El dia de la
boda, el marido escogido se asentaba junto a la senora y se hacia gran fiesta de
borrachera; el desechado se hallaba alli, pero arrinconado, sentado en el suelo, llorando
su desventura, sin que nadie le diese una sed de agua. Los novios, con gran alegria,
haciendo burla del pobre.
010016 CAPITULO IX
010017 Del puerto de Paita.
010018 De aqui al puerto de Paita debe haber 10 leguas, poco mas o menos. Es muy
bueno y seguro; no le he visto; es escala de todos los navios que bajan del puerto de la
ciudad de Los Reyes a Panama y a Mexico y de los que suben de alla para estos reinos;
si tuviera agua y alguna tierra fructifera se hubiera alli poblado un pueblo grande;
empero, por esta falta, y de lena, hay en el pocas cosas; el suelo es arena; traen en balsas
grandes el agua de mas de 10 leguas los pocos indios que alli vien.
010032 Las balsas son mayores que las de Tumbez y La Puna; atrevense con ellas a
bajar hasta La Puna y hasta Guayaquil, y volver doblando el cabo Blanco, que es uno de
los trabajosos de doblar, y ninguno mas de los de esta costa del Peru; aprovechanse de
velas en estas balsas, y de remos en calmas.
010040 CAPITULO X
010041 De la ciudad de Piura.
010042 De aqui nos metemos un poco la tierra adentro, deben ser otras 12 leguas, a la
ciudad llamada San Miguel de Piura; esta fue la primera que edificaron los espanoles en
este reino. Era ciudad de razonables edificios, casas altas y los vecinos ricos;
participaban de los indios de los llanos y de la sierra. Llueve en esta ciudad, aunque
poco; es abundante de mantenimientos, asi de los de la tierra como de los nuestros, y de
ganados; es muy calida, por estar lejos del mar, y la tierra produce muchas sabandijas
sucias, y entre ellas viboras, culebras y aranas; de las frutas nuestras, cuales son
membrillos, granadas, manzanas y otras de muy buen sabor y grandes, son las mejores
del mundo. Pero tiene esta ciudad un contrapeso muy notable, que es ser enfermisima
de accidentes de ojos, y son incurables, porque al que no le salta el ojo queda ciego, con
unos dolores insoportables; apenas vi en aquella ciudad hombre que no fuese tuerto.
Esta enfermedad es comun en todos lcs valles que hay de esta ciudad a la de Trujillo,
aunque no son tan continuos ni asperos, y a quien mas frecuentemente les da es a los
espanoles; a los indios raras veces. En estos valles vi a hombres con semejantes
accidentes, encerrados en aposentos oscurisimos, y con el dolor renegaban de quien les
habia traido a estas partes; los vecinos de esta ciudad, dos o tres veces, por esta
enfermedad la han despoblado y pasadose a vivir los mas de ellos a un valle llamado
Catacaos (no le he visto); es muy fertil y libre de toda enfermedad, pero todavia han
quedado algunos en la ciudad por no dejar sus casas y heredades, aunque de pocos anos
a esta parte se han mudado seis u ocho leguas mas cerca del puerto de Paita, a la
barranca del rio de Motape.
010087 CAPITULO XI
010088 |bDel valle de Xayanca|c
010089 De aqui se camina la tierra adentro a 12, 10 y menos leguas de la costa del mar
hasta la ciudad de Trujo, que son 80 leguas tiradas, en cuyo camino hay un despoblado
de 12 leguas y mas sin agua hasta el valle de Xayanca; este es muy fertil y de muchos
indios, y el senor de el, indio muy espanolado; vistese como nosotros, sirvese de
espanoles, con su vajilla de plata; es rico y de buenas costumbres.
011001 El valle es tan abundante de mosquitos zancudos, cantores, y de los rodadores,
que es como milagro poderlos sufrir los indios ni los espanoles; yo he caminado veces
por los Llanos, y aunque en todos los valles hay mosquitos, no tantos como en este.
011008 CAPITULO XII
011009 De los Llanos.
011010 Y para que se entienda que llamamos Llanos y Sierra, adviertase que desde este
valle Xayanca, y aun mas abajo, desde Tumbez, aunque alli alcanzan (como dijimos)
algunos aguaceros hasta Copiapo, que es el primer valle del distrito del reino de Chile, a
lo menos desde el valle de Santa hasta Copiapo no llueve jamas, ni se acuerdan los
habitantes de ellos haber llovido. Todo el camino, 10 leguas en algunas partes, en otras
ocho, en otras seis y cuatro leguas en otras, hasta la costa del mar, es arena muerta,
aunque hay pedazos de arena o tierra fija en algunas partes y a trechos. Entre estos
arenales proveyo Dios valles anchos, unos mas que otros, por los cuales corren rios,
mayores o menores, conforme a como tienen mas cercana, o vienen de mas adentro de
la sierra, su nacimiento; la tierra de todos estos valles es de buen migajon, la cual,
regada con las acequias que los naturales tienen sacadas para regarlos, es abundantisima
de todo genero de comidas, asi suya como nuestra; cogese mucho maiz, trigo, cebada,
frijoles, pepinos, etcetera; tienen muchas huertas con mucho membrillo, manzana,
camuesa, naranjas, limas, olivos que llevan mucha y muy buena aceituna, la grande
mejor que la de Cordoba, porque tiene mas que comer; en muchos de ellos se da vino
muy bueno, y la cana dulce se cria mucha y gruesa, por lo cual son comodas para
ingenios de azucar, en muchos de los cuales los hay, como en su lugar diremos.
Extiendense estos Llanos que llamamos (aunque hay grandes medanos de arena) desde
el puerto de Paita hasta el valle que dijimos de Copiaco, por mas de 700 leguas o poco
menos, siguiendo la costa, sin que en ellas llueva; pero desde mayo comienzan unas
garuas, llamadas asi de los marineros, que duran hasta octubre; son unas nieblas
espesas, que mojan un poco la tierra, mas no son poderosas a hacerla fructificar; son con
todo eso necesarias para las sementeras, porque las defiende de cuando esta en berza de
los grandes calores del sol; con estas garuas en los cerros y medanos de arena se cria
mucha hierba y flores olorosas, las cuales son admirable pasto para el ganado vacuno y
yeguas; pero tiene un contrapeso grande, porque no falte a cada cosa su alguacil: cuando
estas garuas son muchas crianse gran cantidad de ratones entre estas hierbas, y venido el
verano, como se sequen y no tengan que comer, descienden ejercitos de ellos a buscar
comida a los valles, vinas y heredades; comense hasta las cascaras de arboles; esta plaga
es irremediable.
011075 El aire que corre por estos arenales es Sur, algunas temporadas muy recio, y es
cosa de ver que remolina en estos cerros de arena y levantando la arena la transporta a
otro lugar, y ha sucedido estar durmiendo en estos arenales (porque por ellos va el
camino) el pasajero, y viniendo un remolino de estos caer sobre el pobre viandante y
quedarse alli enterrado en la arena. Fuera de la abundancia que los valles tienen de
mieses, son abundantes de arboles frutales, como son guayabas, paltas, platanos,
melones, ciruelas de la tierra y otras frutas, mucho algarrobal; con la fruta de los arboles
engordan los ganados abundantisimamente, haciendo la carne muy sabrosa; pero hay en
algunas partes unos algarrobos parrados por el suelo, que llevan una algarrobilla, la
cual, comida de los caballos o yeguas, luego dan con la crin y cerdas de la cola en el
suelo, y porque en el valle de Santa hay mas que en otros valles, se llama la algarrobilla
de Santa, de donde, cuando algun hombre por enfermedad se pela, le dicen haber
comido la algarrobilla de Santa. El rey de esta tierra, a quien comunmente llamamos el
Inga, para que en estos arenales no se perdiesen los caminantes y se atinase con el
camino, tenia puestas de trecho en trecho unas vigas grandes hincadas muy adentro en
la arena, por las cuales se gobernaban los pasajeros. Ya esto se ha perdido por el
descuido de los corregidores de los distritos, por lo cual es necesaria guia.
012009 Entrando en el valle, por una parte y por otra iba el camino Real entre dos
paredes, a manera de tapias hechas de barro de mampuesto, de un estado en alto,
derecho como una vira, porque los caminantes no entrasen a hacer dano a las
sementeras, ni cogiesen una mazorca de maiz ni una guayaba, so pena de la vida, que
luego se ejecutaba.
012018 Estas paredes estan por muchas partes ya derribadas, y los caminos no en pocas
partes van por detras de las paredes; en tiempo del Inga no se consintiera. Por los
arenales ya dijimos no se puede caminar sin guia, y lo mas del ano se ha de caminar de
noche por los grandes calores del sol; los guias indios son tan diestros en no perder el
camino, de dia ni de noche, que parece cosa increible.
012029 Lo que llamamos y es sierra son unos cerros muy altos, muchos de los cuales,
por su altura, aunque estan en la misma linea equinoccial, como es Quito y mucha parte
de aquel distrito, y desde alli a Potosi, que son 600 leguas, incluidas entre el tropico de
Capricornio, porque Potosi esta en 20 grados, es muy frio siempre y no pocas las sierras
llenas de nieve todo el ano, y otros lugares, por el frio, inhabitales; lo cual los antiguos
filosofso tuvieron por inhabitable, respecto del mucho calor, por andar el sol entre estos
dos tropicos, de Cancro a la parte del Norte y de Capricornio a la parte del Sur, 22
grados y medio apartado cada uno de la linea.
012047 En esta sierra hay muchas y muy grandes poblaciones en valles que hay y en
llanos muy espaciosos, como son los del Collao; corre esta cordillera comunmente de
17 a 20 leguas del mar, y lo bueno de este Peru es esta tierra que dista de la cordillera al
mar, y aun de Chile, como en su lugar diremos.
012055 CAPITULO XIII
012056 Del camino de la costa.
012057 Volviendo a nuestro proposito, desde Xayanca a Trujillo, ahora cuarenta y tres
anos, poco mas o menos, se caminaba a la tierra adentro ocho leguas y diez de la costa
del mar, o se declinaba a la costa; yo vine por la costa, donde las bocas de los rios eran
pobladas de muchos pueblos de indios, muy abundantes de comida y pescado; aqui
hallabamos gallinas, cabritos y puercos, de balde, porque los mayordomos de los
encomenderos que en estos pueblos vivian no nos pedian mas precio que tomar las aves
y pelarlas, y los cabritos desollarlos, y el maiz desgranarlo. Todos estos indios se han
acabado, por lo cual ya no se camina por la costa, que era camino mas fresco y no
menos abundante que el otro. Los indios que quedaban, porque totalmente no faltasen,
los han reducido al valle arriba, donde los demas vivian. Era fealmente para dar gracias
a Nuestro Senor ver unos pueblos llenos de indios y de todo mantenimiento, el cual se
daba a todos de gracia. La causa de la destruccion de tanto indio dire cuando tratare de
sus costumbres, y para aqui sea suficiente decir las borracheras. Bajando, pues, de
Xayanca a la costa y caminando por ella se venia a salir a siete leguas de Trujillo, a un
valle llamado Licapa.
012089 CAPITULO XIV
012090 De los demas valles.
012091 Volviendo, pues, a Xayanca y continuando el camino la tierra adentro, a pocas
leguas unos de otros, se va de valle en valle, lo cual, si bien se considera, no parece sino
que desde Xayanca a Trujillo es todo un valle en diversos rios, empero todos de muy
buena agua, que los fertiliza en gran manera. Entre ellos hay uno, llamado Zana,
abundantisimo, adonde de pocos anos a esta parte se ha poblado un pueblo de espanoles
de no poca contratacion, por los ingenios de azucar y corambres de cordobanes y por las
muchas harinas que de el se sacan para el reino le Tierra Firme; el puerto no es muy
bueno; dista del pueblo algunas leguas; ni en toda esta costa, desde Paita a Chile, que es
lo ultimo poblado de Chile, los hay buenos; los mas son playas. Con el que tienen
embarcan sus mercaderias para la ciudad de Los Reyes y para Tierra Firme. Esta
poblacion de Zana destruye a la ciudad Trujillo. porque dejando sus casas los vecinos de
Trujillo se fueron a vivir a Zana.
013014 CAPITULO XV
013015 De Nuestra Senora de Guadalupe.
013016 CAPITULO XVI
013017 Del valle de Chicama
013018 |bEs el valle de Chicama|c abundante, ancho y largo, donde habia muchos
indios doctrinados por religiosos de nuestra Orden, encomendados en el capitan Diego
de Mora, varon muy principal en este reino. Entre otros religiosos nuestros de mucha
virtud y cristiandad que en la doctrina de aquel valle se han ocupado, fue uno el padre
fray Benito de Jarandilla, el cual, despues que entro en el nunca de el salio para vivir en
otra parte; aqui se consagro a Nuestro Senor, predicando el Evangelio a los indios con
admirable austeridad de vida en todo lo tocante a su profesion, sin jamas conocerse en
el cosa de mal ejemplo, sino gran celo a la conversion de aquellos naturales, donde
vivio mas de cincuenta y cinco anos, y ha pocos anos, no ha dos cuando escribi esto,
que Nuestro Senor le llevo, como piadosamente creemos, a pagarle sus trabajos. Los
indios de este valle tienen dos lenguas, que hablan: los pescadores una, y
dificultosisima, y otra no tanto; pocos hablan la general del Inga; este buen religioso las
sabia ambas, y la mas dificultosa, mejor. Su caridad para con los indios era muy grande,
porque curarlos en sus enfermedades, repartir con ellos su racion y quedarse o
contentarse para su mantenimiento con un poco de maiz tostado o cocido, era como
natural. Varon de mucha oracion y penitencia, doquiera que estaba se habia de levantar
a media noche a rezar maitines, y a cualquiera hora que le llamaban para confesar al
enfermo, con toda la alegria del mundo se levantaba, y aunque el rio viniese muy
crecido, no le temia mas que si no llevara agua, y es muy grande al verano. Este es
comun lenguaje entre los indios, que decian pasaba el rio en un macho que la Orden le
habia concedido a uso, por encima del agua, a cualquier hora y cuando mas agua traia el
rio. Esto no lo escribo por milagro, sino como cosa comunmente dicha entre los indios.
013067 En este valle tiene nuestra sagrada Religion un convento priorato que este
religioso venerable fundo, donde se sustentan de ocho a diez religiosos, y
favoreciendolo Nuestro Senor se sustentaran mas porque las haciendas van en
crecimiento. El valle es abundantisimo de pan, vino, maiz y demas mantenimientos;
danse en el admirablemente los olivos, que cargan de aceituna my buena. Los demas
mantenimientos a la tierra naturales, bonisimos; es famoso por un ingenio de azucar que
alli planto el capitan Diego de Mora; una cosa que por ser peregrina la dire, que hay en
este ingenio, y es que con ser calido el temple en todo tiempo y todos los valles de los
Llanos abunden en moscas y este las tenga dentro y fuera de las casas de los indios y de
los espanoles, en la casa que llaman del azucar y donde se hacen las conservas y estan
las tinajas llenas de todo genero de ellas, no se halle ni se vea una ni mas.
013091 Lo he visto, por eso lo digo, pues la miel y el azucar, madre es de las moscas.
013093 CAPITULO XVII
013094 De la ciudad de Trujillo.
013095 Dista la ciudad de Trujillo del valle de Chicama cinco leguas tiradas.
013097 La primera vez que la vi era muy abundante y muy rica; los vecinos,
conquistadores, unos hombrazos tan llenos de caridad para con los pasajeros, que en
viendo en la plaza un hombre no conocido o nuevo en la tierra (que llammmos
chapeton), a mia sobre tuya le llevaban a su casa, lo hospedaban, regalaban y ayudaban
para el camino, si alli no le daba gusto hacer asiento; un vecino de aquellos, cuando
salia de su casa ocupaba toda la calle; no habia meson entonces, ni en muchos anos
despues, ni carniceria; a todos sobraba lo necesario y aun mas, y el que no lo tenia no le
faltaba, porque los encomenderos les enviaban el carnero, vaca y lo demas cada dia.
Liberalisimos para con los pobres; sus casas muy hartas y sus cajas muy llenas de oro y
plata. Ya todo ha cesado y sus hijos han quedado pobres, porque no siguen la cordura, y
raras veces retienen las sillas de sus padres.
014023 Dista esta ciudad del puerto, si asi se ha de llamar siendo costa brava, dos
leguas; surgen los navios mas de legua y media de la playa; en el desembarcadero hay
mareas de tumbo, unas tras otras, con tanta violencia cuanta experimentan los que alli se
desembarcan. Aqui hay un poblezuelo que del puerto toma el nombre, llamado
Guanchaco. Los indios son grandes nadadores y pescadores; no temen las olas, por mas
que sean; entran y salen en unas balsillas de juncos gruesos, llamados eneas, que no
sufren dos personas, y las que las sufren han de ser muy grandes. En llegando a tierra,
cuando vienen de pescar, toman la balsa a cuestas y la llevan a su casa, donde, o en la
playa , la deshacen y enjugan, y cuando se quieren aprovechar de ella tornanla a atar.
014043 Conoci en esta ciudad, entre otros vecinos y encomenderos, al capitan don Juan
de Sandoval, hombre muy amigo de los pobres, gran cristiano, muy rico, casado con
una senora muy principal de no menores partes que su marido, nacida an el mismo
pueblo, llamada dona Florencia de Valverde, hija del capitan Diego de Mora y de dona
Ana de Valverde. Este caballero tenia antes que muriese capellanias instituidas en todos
los monasterios; su enterramiento escogio en el de San Agustin cuya capilla mayor
edifico; aunque no quiso, el altar mayor fue suyo; al lado del Evangelio hizo un altar
advocacion de los Angeles, que adorno con retablos famosos y muy ricos ornamentos
labrados en Espana; dejo mucha renta y poca carga de misas, con la cual se va
edificando el convento, o, por mejor decir, se ha edificado. En el convento de nuestro
padre Santo Domingo se le dice perpetuamente la misa de Nuestra Senora todos los
sabados del ano, y cada dia la Salve cantada, despues de Completas, como es antuguo
uso en la Orden desde su fundacion; dejo bastante renta.
014071 En el convento de San Francisco tambien tenia su memoria de misas, y dejo
renta para que se pague la limosna de ellas.
014075 Mucho tiempo del que vivio tenia en el puerto de esta ciudad indios pagados a
su costa, para que en llegando el navio al surgidero, que ya dije esta de la playa mas de
legua y media, saliesen en sus balsullas, fuesen al navio y avisasen saliesen o no
saliesen a tierra, porque como ela navio surge tan lejos, no venia quebrazon de las olas
en tierra; avisadog, no corren riesgo. Antes que este caballero tuviese pagados indios
para esta bonisima obra perdianse muchos bateles, y los que en ellos venian, porque
viniendo a desembarcar, metianse en tierra, no viendo el peligro, y cuando querian
volver al navio no podian, por lo cual era necesario zozobrar y perderse. Solia esta
ciudad ser de buena contratacion respecto del mucho azucar y corambre que los vecinos
tenian, y por el ganado porcino que de ella se llevaba a la de Los Reyes; ya se va
perdiendo.
014098 Aunque dije arriba que desde Xayanca a Copiapo no llueve, anadi que a lo
menos desde el Puerto de Santa, lo cual es asi, porque de cuando en cuando suele llover
en estos valles y arenales que hay desde Xayanca y aun mas abajo hasta Trujillo y un
poco mas arriba; y tan recio, y con sus truenos, y en tanta abundancia, que saliendo los
rios de madre destruyen los valles, pastos y heredades, como sucedio ahora dieciseis
anos, poco mas que se destruyeron muchas haciendas y hubo mucha hambre; oi
certificar en Trujillo, donde llegue acabada de pasar esta inundacion, que se temio
mucho no se llevase el rio la ciudad; hicieron los reparos posibles, pero como eran sobre
arena. permanecian poco tiempo; llego a tanto, que ya se habia pregonado que, oida la
campana, cada uno se pusiese en cobro como mejor pudiese. Proveyo Nuestro Senor
con su misericordia que el rio divertio por otra parte. Perdiose mucha cantidad de
vestidos; arruinaronse muchas casas, porque como no se cubren con tejas, ni son a dos
aguas, sino terrados y estos muy leves, llovianse todas y no habia donde guarecer la
ropa y comida. Los ornamentos de las iglesias, con dificultad se guardaron. Oi decir a
personas que se hallaron en Trujillo en aquella sazon, y a los que en ella habia, que
desde el valle de Chicama a Trujillo, que dijimos poner cinco leguas, corrian tres rios
que no se podian vadear. Las madres de ellos de muy antiguo se ven y se conocen haber
por alli corrido rios; los nuestros decian haber quedado desde el diluvio. Los indios
afirmaban haber oido a sus viejos que de muchos en muchos anos acontecian
semejantes aguas e inundaciones, y ahora un ano sucedio tal azote, aunque no tan
pesado.
015032 Viviendo yo ahora quince anos en Trujillo en nuestro convento (celebramos alli
la fiesta de Nuestra Senora de la Visitacion con toda la solemnidad posible), cuando
saliamos con la procesion ya se habia revuelto el cielo; trono, relampagueo, llovio, y si
las cubiertas de las casas fueran de tejas, corrieran las canales por un poco de tiempo.
015042 Empero estos aguaceros no llegan al valle de Santa. Pasadas estas aguas, son
tantos los grillos que se crian en los campos y tierras de pan, y en las casas, que es otro
azote y plaga no menor; comense lo sembrado y lo no sembrado, y en las casas hacen
no poco dano. Demas de esto, con la putrefaccion de la tierra con las aguas, crianse
muchos ratones, que es otra peor plaga. Llueve tambien en esta costa mas
continuamente que por estos llanos da Trujillo para abajo, en un asiento llamado, mejor
dire en unas lomas llamadas de Ariquipa; pero esto es porque el mar, haciendo una
grande ensenada, se mete casi a las faldas de la tierra, donde alcanzan muchos
aguaceros, por lo cual los indios que aqui habitan son mas serranos que yungas. Visten
como serranos.Lo.uno y lo otro he visto muchas veces.
015064 Es esta ciudad, como las demas de los Llanos, combatida de terremotos,
aunque no tan recios como desde ella para arriba.
015068 CAPITULO XVIII
015069 De la|bs|c guaca|bs|c de Trujillo.
015070 Hallanse en estos reinos, y particularmente en los Llanos, unos enterramientos,
comunmente llamados guacas, queson como unos cerros de tierra amontonada a manos,
debajo de la cual los senores de estos Llanos se enterraban, y con ellos, segun es fama, y
aun experiencia, ponian gran suma de tesoros de oro y plata y la mayor cantidad de
plata, tinajas grandes y otras vasijas y tazas para beber, que llamamos cocos. La guaca
mas famosa era una que estaba poco mas de media legua de la ciudad de Trujillo, de la
otra banda del rio, de un edificio en partes terrapleno, en partes de ladrillos grandes o,
por mejor decir, de adobes pequenos.
015087 Este edificio era muy alto, y en circuito o de box (si como marineros nos es
licito hablar) debia tener poco menos de media legua.
015091 Quien lo edificase no hay memoria, ni los indios tal oyeron decir a sus
antepasados. Para edificarlo es imposible, sino que se pasaron muchos anos y labraban
en el suma de indios. Si no se ve no puede creer. Siempre se entendio era enterramiento,
y aun enterramientos o sepultura de muchos senores, cuales fueron los de aquel valle de
Trujillo,que se entiende fueron mucho antes que los Ingas, y poderosisimos, asi en
riquezas como en animos para sujetar mucha parte de este reino, porque a cuatro leguas
de la ciudad de Guamanga se ha hallado otro edificio, aunque diferente, pero figuras de
indios como las de los de este valle de Trujillo, de donde se colige haber llegado hasta
alli el senorio de estos senores, y aun pasado hasta el Collao. Porque en un pueblo de
este Collao, Tiaguanuco, se ve otro edificio de canteria, y puedras muy grandes, muy
bien labradas, semejantes a este cerca de Guamanga, que los que alli hacen noche lo
iban a ver a maravilla; la primera vez que por alli pase hara veintinueve anos, con otros
dos religiosos, lo vimos y nos admiramos, porque no habiendo tenido estos indios picos
ni escodas ni escuadras para labrar aquellas piedras, verlas labradas como si canteros
muy finos las hubieran labrado, causaba admiracion; habia puertas de tres piedras y
grandes; las dos, que servian a los lados; la otra, de umbral alto. Vimos alli una figura
de sola una piedra que parecia de gigante, segun era de grande, corona en la cabeza y
talabarte como los anchos nuestros, con su hebilla.
016026 Preguntar que noticia se tiene de esta gente no hay quien la de, y porque este
edificio es semejante al de junto a Guamanga, se cree haberlo hecho un mismo senor, y
que este era senor de Trujillo, que para memoria suya donde le parecia lo mandaba
edificar. Cosa cierta no hay.
016034 Los senores principales de este valle de Trujillo se llamaban. como propio
nombre, Chimo, y de uno hasta el dia de hoy hay memoria de este nombre, anadiendole
otro como por sobrenombre, Capac, que junto se nombraba Chimocapac, que quiere
decir chico riquisimo. Lo que se colige es que de estos Chimos era la guaca de Trujillo
enterramiento. Los vecinos de Trujillo, viendo aquel famoso edificio y teniendo noticia
de haber alli gran tesoro enterrado, sin que hubiese rastro ni memoria de quien alli lo
puso, ni a que herederos les hubiese de venir, juntaronse algunos vecinos de indios y no
vecinos, y hecha compania determinaron de cavar a la ventura, como dicen; dieron en
algunos aposentos debajo de tierra, y, finalmente, dieron en mucho tesoro, y no en el
principal, como se tiene por cierto. Cupoles a mas de 160.000 pesos, pagados quintos;
pero no se que se tenia aquella plata, que ninguno la gozo; fueseles como en humo.
Verdad sea que gastaban a su albedrio y sin orden alguna; otros cavarian en otras partes
y sacaron alguna plata, no tanta como los de esta compania. Comenzando a sacar plata
de esta guaca, todos los valles de los Llanos se hundian cavando guacas, y registrando
sacaron plata de la bolsa pagando jornaleros cavadores y mucha tierra; nunca, empero,
hallaron lo que deseaban. Hubo en este tiempo en el valle de Lima un famoso hereje,
creo ingles, que junto al pueblo de Surco el solo cavaba una guaca, que llaman de
Surco, y por lo que despues, cuando preso y descubierto ser hereje se entendio,
aguardaba otros de su herejia que habian de venir; alli se estaba de dia y de noche
cavando y sacando la tierra el propio, mal vestido; venia a la ciudad, que dista de la
guaca una legua, pedia por amor de Dios y llevaba poco que comer, hasta que se
descubrio ser hereje, preso por el Santo Oficio justisimamente. Le quemaron en el
primer auto que los senores inquisidores hicieron.
016085 CAPITULO XIX
016086 Del valle de Santa.
016087 Desde esta ciudad de Trujillo, 18 leguas mas adelante la costa en la mano,
llegamos al valle y puerto llamado Santa, muy abundante de todo genero de
mantenimientos, donde se comienzan a hacer trapiches de azucar y muy bueno; muy
cerca del puerto se ha poblado un pueblo de espanoles, el cual si tuviera indios de
servicio fuera en mucho crecimiento; tiene pocos indios naturales; bajan los de la sierra
de la provincia que llamamos Guailas; es en notable dano de los indios; son serranos y
corren gran riesgo sus vidas, como en todas partes y todas las veces que a los Llanos
bajan. Tiene muchas y muy buenas tierras, todas de riego, con acequias de un rio de
bonisima agua y muy grande, que pocas veces se deja vadear; pasase en balsas de
calabazos, y es lo mas seguro. Estas balsas las hacen los indios mayores o menores,
como es la gente o hato que se ha de pasar. Los calabazos son muy grandes y redondos;
ponen en una red a la larga ocho o diez, otros tantos en otra, y asi la ensanchan
conforme son los que han de balsear; hacenla de seis,siete y ocho hileras de calabazos.
Las redes atan unas con otras; atadas, encima echan lena y rama por que no se mojen las
personas y el hato. Luego dos indios, grandes nadadores como lo son todos los de los
Llanos, atan unas sogas a la balsa, y cinendosela por el hombro toma cada uno su
calabazo grande, y echandose sobre el nadan, y de esta suerte llevan y pasan la balsa de
la otra parte del rio, por poco precio que se les da. Este rio desemboca, viniendo de
Trujillo, un poco mas abajo del puerto, por cuya boca no se puede entrar ni tomar agua;
empero, de la acequia principal que pasa por encima del pueblo, sale una pequena que
cae en la playa del puerto.
017026 CAPITULO XX
017027 De los demas valles a Los Reyes.
017028 Desde este valle al de Chancay ponen 50 leguas, en las cuales a trechos
pasamos por seis valles, todos abundantisimos, si los naturales no hubieran faltado, que
los labraban, para todo genero de manteniminto, con agua bastante de riego; sus
acequias sacadas, pero ya perdidas.
017036 EL primero es Cazmala Baja y Cazmala Alta, donde han quedado pocos indios,
que apenas pueden sustentar un sacerdote; de aqui vamos a Guarme, mejor valle y de
mas indios, con puerto no muy seguro por el mar de tumbo que hay al desembarcar;
tiene mucho pescado, mucha arboleda, algarrobas que se llevan a Los Reyes dara las
carretas, y yo vi desde este valle llevarse navios cargados a Los Reves de carbon, que no
era poco provecho a la ciudad y al senor del navio, llamado el Carbonero.
017050 Ocho leguas siguiendo la costa por do se caminaba es el de Parmunguilla, valle
estrecho, de bonisima agua el rio, y que en su nacimiento se halla oro; abundante de
trigo y maiz; ya no se camina por la costa, porque haberse consumido los indios fue
causa de cerrarse con mucho canaveral bravo; rodeanse mas de cuatro leguas
metiendonos la tierra adentro, el cual, pasado, parte terminos con el de la Barranca, que
le es muy cercano; las pocas tierras que tiene son muy buenas.
017063 Luego entramos en el de la Barranca, fertilisimo de trigo y maiz, de muchas
tierras y muy gruesas; de aqui se lleva la mayor parte del trigo que en Los Reyes se
gasta; hay en el dos ingenios de azucar bonisimo; el rio no es tan grande como raudo y
pedregoso, por lo cual en todo tiempo es dificultoso de pasar; tiene puente tres leguas
arriba, al cual por no ir, algunos se han ahogado.
017073 Aqui hay unos pocos de indios poblados; pasado al rio, luego se sigue el de
Gaura, que tiene las mismas calidades que este, con otros pocos de indios, y de donde se
lleva mucho miz y trigo a Los Reyes por mar; tiene puerto no muy seguro.
017080 Prosiguiendo por la costa adelante(si no nos queremos meter cuatro o cinco
leguas la tierra adentro) llegamos, ll leguas andadas, al valle de Chancay, donde hay un
pueblo de espanoles llamado Arnedo. Este valle es muy ancho y de bonisimas tierras
para todos mantenimientos, vino y olivares; de aqui se provee la ciudad de Los Reyes
de mucho maiz y otras cosas, y aun melones de los buenos del mundo. Hacese buen
vino, y fuera mejor si el vinedo fuera del que llamamos torrontes.
017093 Tiene puerto, donde los vecinos de Arnedo embarcan sus harinas para Tierra
Firme, y trigo y maiz para Los Reyes.
017097 EL rio es no de tan buena agua como los precedentes. De aqui a la ciudad de
Los Reyes ponen 11 leguas, en cuyo camino se atraviesa la sierra de la arena aspera, y
larga, por ser arena muerta; en tiempo de verano no se puede caminar sino de noche,
con riesgo de negros cimarrones.
017105 Ocho leguas andadas, entramos en el valle de Carvaillo, donde hay muy buenas
estancias o chacaras de maiz y trigo, con un rio de buena agua con que las tierras se
riegan; este velle dista de la ciudad de Los Reyes tres leguas, desde donde aun podemos
decir comienza el valle de esta ciudad, que tiene dos rios, porque en medio de un valle y
otro no hay arenales que los dividan, sino todo este trecho son tierras de pan, maiz,
vinas, aunque pocas, pobladas con sus casas de los senores de las heredades. Hay en
este valle de Carvaillo un poblezuelo de indios el rio arriba, donde se sustenta un
sacerdote con las chacaras anejas.
018016 CAPITULO XXI
018017 Del valle y ciudad de Los Reyes.
018018 EL valle donde se fundo la ciudad de Los Reyes, llamado Rimac en lengua de
los indios, sin hacer agravio a otro, es uno de los buenos, y si dijere, uno de los mejores
del mundo; muy ancho, abundante de muchas y muy buenas tierras, todas de riego,
pobladas de chacaras, como las llamamos en estas partes, que son heredades donde se
da trigo, maiz, cebada, vinas, olivares(a las aceitunas llamamos criollas: son las mejores
del mundo), camuesas, manzanas, ciruelas, peras, platanos y otros arboles frutales de la
tierra, membrillos y granadas, tantos y tan buenos como los de Zahara; las legumbres,
asi de unestra Espana como las de aca, en mucha abundancia en todo el ano.
018036 EL agua del rio no es tan buena como la de los demas valles de estos llanos,
respecto de juntarse con el rio principal otro no de tan buena que la dana. Pero
proveyole Dios de una fuente a tres cuartos de legua de la ciudad, de una agua tan buena
que los medicos no se si quisieron fuera tal. Oi decir a uno de ellos, y el mas antiguo
que hoy vive, que la fuente de esta agua le habria quitado mas de mil pesos de renta
cada ano, proque despues que el pueblo bebe de ella, las enfermedades no son tantas,
particularmente las camaras de sangre, que se llevaban a muchos.
018051 Esta agua se trajo a la ciudad, y en medio de la plaza hay una fuente muy
grande, bastante para dar la agua necesaria; pero porque es grande y mas sin costa se
aprovechase de ella, en los barrios hay sus fuentes, como en la placeta de la Inquisicion,
en la esquina de las casas del licenciado Rengifo, en el barrio de San Esteban y en todos
los monasterios y en casas de hombres principales, y en las carceles y en el palacio hay
dos, porque como las calles sean en cuadro, y el agua vaya encanada por medio de las
calles, es facil de la calle ponerla en casa.
018066 Llamaron los fundadores, que fueron el marques don Francisco Pizarro y sus
pocos companeros, a este pueblo, la ciudad de Los Reyes, porque en este dia la
fundaron; dieronle, aunque acaso, auspicatisimo nombre, porque si muchos Reyes la
hubieran ennoblecido, en tan breve tiempo como diremos, no hubiera crecido mas, ni
aun tanto; mas como el favor del cielo sea mayor que el de los hombres, Nuestro Senor,
por intercesion de los Santos Reyes, la ha multiplicado; es la silla metropolitana de todo
este reino de Quito a Chile; aqui reside el virrey con el audiencia, la Santa Inquisicion, y
aqui se fundo la Universidad.
018083 De todo diremos adelante mas en particular lo que a esto toca, cuando tratemos
de los virreyes y prelados eclesiasticos.
018087 El rio de esta ciudad, en tiempo de aguas en la sierra, que llueve como en
nuestra Espana, es muy grande y extendido; no tiene madre, como no la tienen los
demas de estos llanos; corre por encima de mucha piedra rolliza; antes que tuviese
puente, muchas personas se ahogaban en el, queriendole vadear, porque aunque tenia un
puente de madera hecho de horcones hincados en el suelo, estaba tan malparado, que no
se atrevian a pasar por el, y no podian pasar sino uno solo, y con sus pies. Lo cual visto
por el marques de Canete, don Andres Hurtado de Mendoza, de buena memoria,
llamado el limosnero, gran amigo de pabres, dio orden como se hiciese puente todo de
ladrillo y cal, de siete u ocho ojos, que comenzase desde la barranca del rio adonde casi
llegaban las casas Reales, y desde los molinos del capitan Jeronimo de Aliaga,
secretario que fue de la Audiencia, que hacen casi calle con las casas Reales; al cual
diciendo los oficiales maestros de la obra que mejor se fundaria mas abajo, donde estaba
el puente de madera que acabamos de decir, aunque habia de ser mas largo, porque
haciendolo alli el rio se iba su camino, sin echarlo a la ciudad, lo cual forzosamente se
habia de hacer haciendole donde el virrey mandaba, y que la barranca era senal
evidente, ya que el rio habia llegado una vez alli y habia de llegar otra, por el comun
refran, al cabo de los anos mil vuelve el rio a su carril, respondio lo mandaba hacer en
aquel sitio porque los pasajeros que viniesen de abajo,y pliegos de Su Majestad de
Espana, por tierra, entrasen a una cuadra de las casas Reales donde el virrey viviese, y
por la calle derecha a la plaza una cuadra de ella, y cuanto a echar el rio a la ciudad, que
no habian de ser los virreyes tan flojos que el rio la hiciese dano; palabras realmente de
gran requblicano, como lo era.
019029 Con todo eso, como diremos, ha hecho dano el rio si los virreyes no tienen
animo para remediarlo.
019032 CAPITULO XXII
019033 De la ciudad de Los Reyes.
019034 No creo ha habido en el mundo ciudad que en tan breve tiempo haya crecido en
numero de monasterios, ni iguale a los religiosos que en ellos sirven a Dios, alabandole
de dia y de noche, y ejercitandose en letras para el bien de las animas, como esta de Los
Reyes, habiendo ayudado muy poco o nada los principes y gobernadores de estos reinos
al edificio de ellos.
019044 El mas principal y el primero de ella es el nuestro, llamado Nuestra Senora del
Rosario; no ha sesenta y ocho anos que se fundo; el primer fundador fue el padre fray
Juan de Olias; su sitio es una cuadra de la plaza y muy cercano al rio. Oi decir a los
viejos lo que aqui referire de su fundacion.
019052 Llegado el marques Pizarro con los demas conquistadores a este valle, despues
de haber preso en Cajamarca a Atabalipa y habiendole muerto, vinieron con el dos
religiosos, uno nuestro, el sobredicho, y otro de la Orden del glorioso padre San
Francisco; eligieron para fundar su ciudad el sitio que ahora tiene, que es el mejor del
valle junto al rio, a la parte casi del Oriente; a la del Sur, por la parte de arriba, una
acequia de agua ancha que atraviesa todo el valle de Oriente a Poniente. Por la parte del
Poniente, el puerto llamado el Callao, dos leguas de la ciudad de Los Reyes; carreteras,
por la parte del Norte, el camino real para Trujillo, y desde abajo, senalaron sus cuadras
y sitios para casas, y a los dos religiosos dijeronles: “Vosotros no sois mas que dos,
vivid ahora juntos en este sitio que os senalamos”, que es el que tienen ahora nuestro
convento; llana la tierra, y conquistados los indios del valle (que a la sazon eran
muchos), el que se quisiese quedar con ese sitio se quedara con el; al otro le daremos el
que mas comodo le pareciere. Sucedio asi, aceptando los dos religiosos el partido, que
un dia vinieron todos los indios del valle, y otros llamados, sobre los nuestros, los
cuales dijeron a los religiosos: “Padres, vosotros no habeis de pelear; tomad en esas
botas vino y bizcochos, y a los que estuviesen cansados y flacos dadles de comer y
beber, y a los heridos recogedles y lavarles las heridas con vino.” Los indios llegaron
donde los nuestros les esperaban, con gran vocerio (asi pelean); el padre de San
Francisco, Pareciendole no le convenia esperar el fin de la batalla, ni hacer lo
encomendado, que en aquel trance le era muy licito, puso faldas en cinta, tomo la via
del puerto, llega cansado, lleno de polvo, sudando, y a los pocos de los nuestros que
aqui habia dejado el marques con dos navios y no muchos soldados con dos caballos,
dales nueva que el marques y los demas eran muertos, y solo el se habia escapado. El
capitan de los navios (creo era el capitan Juan Fernandez, de quien abajo haremos
mencion), con los demas, hicieron el sentimiento justo, tuvieron por perdido el mejor
reino del mundo, y perplejos no sabian que hacerse, si por ventura desamparaban el
puerto y se volverian a Panama o a Trujillo, o aguardarian otra nueva; el buen padre
instaba en ser verdad lo por el afirmado; finalmente, resolvieronse en que dos soldados,
los mas valientes, con sus armas tomasen los caballos, y caminando para la ciudad
fuesen a ver si era asi, y cuando lo fuese, no era posible todos quedasen muertos,
algunos se escaparian y encontrarian en el camino, o fuera de el, y a estos recogiesen y
volviesen al punto, y entonces deliberarian lo que mas conviniese. Salen nuestros dos
valientes soldados en sus caballos, armados, llenos de tristeza y no con menos temor; en
el camino, que muy poblado era de arboleda, a lo menos la legua y media, cada hoja que
se meneaba les parecia ejercitos de enemigos; pero, prosiguiendo su camino, sin
encontrar hombre viviente llegan a la ciudad y hallan a los nuestros, alcanzada la
victoria, curando a los heridos, y los sanos descansando del trabajo de la batalla.
020027 Su alegria fue muy grande cuando vieron cuan al contrario era que el padre de
San Francisco dijo, de lo que por sus ojos vieron; llegan donde estaba el marques, dan
cuenta de lo dicho y la razon por que vinieron, el cual con los demas estaban cuidadosos
que hubiese sido de aquel padre, no imaginando se hubiese huido, sino que por ventura
los indios se lo hubiesen llevado. Empero sabida la verdad del hecho, el marques mando
embarcarlo, y en el primer navio que despacho a Panama lo llevaron, con juramento que
hizo que mientras viviese no le habia de entrar fraile de San Francisco en su
gobernacion, y asi se cumplio, no siendo bien hecho ni licitamente jurado. Aquel no fue
defecto sino de un faile particular, pusilanime, y por este defecto no se habia de perder
ni carecer del bien grande que la religion del serafico padre San Francisco, donde quiera
que vive, hace Si los del puerto le desamparan, creyendo lo dicho por este religioso, en
gran riesgo ponian al marques y a los demas de perderse, porque como el reino sea muy
grande y muchos los indios, si les faltaran navios con que enviar a pedir socorro a Tierra
Firme, totalmente se perderia. Nuestro religioso puso tambien sus faldas en cinta,
arrebato su bota, bizcocho y queso; no tenian conservas, ni regalos, y a los cansados
dabales de beber y un bocado, a los heridos curaba como mejor podia, y asi andaba en
medio de los que peleaban. De esta suerte quedamos con el sitio que ahora tenemos, el
cual, aunque entonces parecio el mas comodo, ahora no lo es, por no poderse extender
tanto cuanto es necesario, y por el rio, que es mal vecino en todas partes.
020070 Despues muchos anos poblaron los padres he San Francisco y tienen el mejor
sitio del pueblo, y mas que todos los conventos juntos, aunque del rio corren un poco de
riesgo, como nosotros, y se correra mas si no se remedia.
020076 CAPITULO XXIII
020077 De nuestro convento.
020078 Quedando, pues, con este sitio, que es de cuadra y media de largo; de ancho no
tiene cuadra entera (porque la barranca del rio no da lugar a ello, por correr al sesgo), se
comenzo a edificar el convento; empero, quien con mas animo, fue el valeroso, y no
menos religisos, gran predicador, gran servidor de Su Majestad, fray Tomas de San
Martin, a quien por otro nombre llamaban el Regente, por haberlo sido en la Espanola o
isla de Santo Domingo.
020090 Este religiosisimo padre, siendo provincial en esta provincia, y el primero, a
quien dio por nombre San Juan Bautista, comenzo el edificio de la iglesia de boveda, de
tres naves, e hizo la mitad de la iglesia, dejando los cimientos de lo restante sacados.
020097 Oi decir al padre fray Antonio de Figueroa, un religioso nuestro muy esencial,
gran siervo de Dios, verdadero hijo de Santo Domingo, que fue mi maestro de novicios,
que le acaecia a este inclito religioso, giendo como era provincial, salir de casa por la
manana con un bordon a pie e ir una legua, poco mas o menos, a la Caleta, y estar alli
todo el dia en peso hasta noche, en que se venia al convento, sin comer, y lo que hallaba
en el convento era un poco de capado fiambre , porque entonces no se habia
multiplicado el ganado nuestro mayor ni menor, que hubiese carnero, ni se comia en la
ciudad, y con tanta alegria pasaba este trabajo como si tuviera todo el regalo del mundo.
Parecia adivinaba el aumento que Nuestro Senor habia de hacer en breve tiempo, de
religion, cristiandad y letras, en aquella casa. Despues fue esta varon heroico primer
obispo de la ciudad de La Plata, aunque no llego a sentarse en su silla, llevandole la
Majestad del Muy Alto primero a gozar de su gloria.
021017 El dia de hoy ya se ha acabado la iglesia con la buena diligencia del maestro
fray Salvador de Ribera, hijo de este convento, aplicando justisimamente todo cuanto
puepe de los religiosos que se ocupan en doctrinar a los indios, y tan bien acabada, que
en Indias ninguna hay mejor; sola una falta se le pone, y sin envidia, que la capilla
mayor es pequena, la cual tiene un retablo muy aventajado.
021028 CAPITULO XXIV
021029 De las capillas.
021030 Las capillas, colaterales por la parte del Evangelio. La primera se llama del
Crucifijo; esta es del capitan Diego de Ag-|ruero, varon famoso entre los conquistadores
de este reino, el segundo despues del marques Pizarro; dotola bastantemente; dicensele
dos misas cada semana, rezadas, sin visperas, y misa mayor el dia de Santiago, en el
cual dia tiene un jubileo plenisimo, y sin los aniversarios. Dejo, ademas de esto, la renta
de unas casas, para reparos de la capilla, que hoy rentan mas de 500 pesos cada ano. Su
hijo el capitan Diego de Ag-|ruero la ha ennoblecido mucho; puso en ella un retablo
grande a proporcion de la capilla, con un crucifijo de muy buena y devota figura, y en el
retablo muchas reliquias de santos en sus medallas que le dio el convento.
021050 Luego se sigue la capilla nombrada de San Juan de Letran, donde tiene un
enterramiento junto al altar, al lado del Evangelio, el capitan Juan Hernandez, quien
dijimos era capitan de los navios que estaban en el puerto cuando el padre de San
Francisco se huyo de la batalla que tuvo el marques Pizarro con los indios en la plaza.
021059 Dotola su dueno muy aventajadamente con limosna para dos misas rezadas
cada samana; en las octavas de Todos Santos, vigilia y misa cantada, y el dia de San
Juan Bautista, visperas y misa con sermon, con bastante limosna, y dejo para reparos de
la capulla y ornamentos buena renta que la cobra el convento y la gasta en el uso dicho.
021068 El arcediano de la santa iglesia de esta ceudad viene cada ano, por
nombramiento del senor de la capilla, a tomar cuentaen que se distribuye la renta para el
ornato de la capilla, y sea le da un tanto senalado por el capitan Juan Fernandez por este
cuidado y trabajo. Las he visto tomar a un provincial nuestro, fray Salvador de Ribera,
susodicho, con poco acuerdo y aun con no poca nota; quiso quitar esta capilla y la
advocacion de ella y darla a no se que otras personas; supolo el heredero, salio a la
contradiccion, y viendo el provincial el agravio, a lo menos avisado lo hacia por el senor
arzobispo de Mexico, Bonilla, la volvio a sus herederos. Y no se como tal cosa, no
quiero decir injusticia, pretendio hacer, ni como los padres de consejo en ello vinieron.
Porque esto oi decir muchas veces al padre fray Antonio de Figueroa, que fue mi
maestro de novicios, y si no fue el primero, a lo menos el segundo hijo de este
convento, varon verdaderamente hijo de Santo Domingo: que el capitan Juan Fernandez
trajo en sus navios la tierra de esta capilla desde Panama, porque en ella todos los que se
quieren enterrar se les da sepultura de gracia, y para que los cuerpos se comiesen presto
trajo esta tierra; vi un ano de un catarro pestilencial que la capilla, con ser espacio de
dos los que en ella se enterraban, que fueron muchos, al tercer dia los cuerpos estar
consumidos, y queria un provincial quitar esta capilla a su dueno y darla a otros. Pero
Dios volvio por la verdad y la justicia.
022003 Todos los que aqui se entierran ganan indulgencia plenaria y las gracias que los
que se entierran en San Juan de Letran en Roma, y para el dia de San Juan Bautista hay
jubileo plenisimo. Muchos anos vi que el dia de este gloriosisimo santo, virrey,
Audiencia y toda la ciudad venian a nuestra casa a celebrar en este dia la fiesta de San
Juan; ya por descuido de los padres prelados se ha caido, digo el venir los virreyes. El
oficio se celebra este dia en esta capilla.
022015 Luego se sigue la capilla de Santa Caterina de Sena, muy bien aderezada con
retablo e imagen de esta gloriosa santa; los tintoreros de esta ciudad la tomaron para su
enterramiento y la tienen muy bien adornada; celebrase en ella la fiesta de la gloriosa
virgen Caterina con mncha solemnidad y con un jubileo plenisimo, que los fundadores
trajeron para los cofrades, todo el pueblo con los cofrades, y si no me engano los
tintoreros instituyeron la cofradia de los nazarenos, que el Miercoes Santo, de noche,
sale de nuestra casa cos tunicas de buriel y grandes cruces a los hombros, y muchos
llevan consigo sus hijos ninos con sus cruces. Gastase mucha cera.
022032 CAPITULO XXV
022033 De las capillas del lado de la Epistola
022034 Por la parte del lado de la Epostola, la primera capilla es de San Jeronimo;
dotola el capitan Jeronimo de Aliaga con dos misas rezadas cada semana, visperas y
misa el dia de San Jeronimo y sus aniversarios; dejo bastnte limosna, pero como al
tiempo de la rebelion de Francisco Hernandez fuese a Espana por procurador de estos
reinos, y no volviese mas a ellos, muchos anos la vimos muy malparada, que no
deciamos misa en ella, por no tener ornato, hasta que hara seis anos que una nieta suya,
dona Juana de Aliaga, hizo un retablo al oleo, grande, a proporcion de la capilla, con
una imagen de la Concepcion arriba, que le costo mas de 3.000 pesos, anadiendo panos
de seda para las paredes y ornamentos para el altar; empero Nuestro Senor la llevo para
si a pagarle lo que en su servicio habia hecho, la cual, si mas vida le fuera concedida,
hiciera mas.
022057 A esta capilla se sigue la del Rosario, con un retablo hecho en Espana, bueno, y
una imagen de bulto de Nuestra Senora en el concavo del retablo, de las buenas piezas
que hay en toda Espana, porque en Indias ninguna llega. A la redonda de la imagen, los
15 misterios del Rosario, de bulto, cuanto la proporcion del retablo lo sufre. En el
pedestal, la muerte de los ninos inocentes, que parece cosa viva, con la adoracion de los
Reyes al Nino Jesus en el pesebre; fuera de esto, tiene en cuatro encasamentos cuatro
santos de la Orden, de bulto, de muy galana proporcion y figura.
022073 Lo alto de la capilla es dorado con unas pinas de yeso pendientes, grandes,
todas escarchadas de oro. Adornase la capilla en las fiestas del Rosario con panos de
damasco y terciopelo carmesi unas veces, otras con panos de damasco verde y
terciopelo verde. Tiene tres lamparas de plata grandes, que por lo menos la una arde
perpetuamente.
022082 Todo esto ha hecho la cofradia del Rosario con la industria de los devotos y
mayordomos. Los primeros domingos de cada mes se hace una procesion por el
claustro, que para los que en ella se hallaren cofrades (creo confesados) se les concede
indulgencia plenaria. Sacase una imagen de bulto de Nuestra Senora, muy devota, que
llevan diaconos. Sirvese de mucha cera de cirios que llevan los 24, sin la demas para los
demas cofrades religiosos. Concurre mucha gente por la devocion grande que se tiene
particularmente a la imagen puesta en el altar. El segundo domingo se hace procesion
con el Nino Jesus por la cofradia de los Juramentos, fundada en nuestra casa, ni puede
fundarse en otra parte, tor concesion de los Sumos Pontifeces, o con licencia cel
provincial donde no hubiera convento de la Orden, de la imagen de Nuestra Senora
puesta en el altar. Si no fueramos descuidados hubiera muchos milagros escritos que ha
hecho.
023001 Siendo yo prior de este convento pretendia, dandome los senores inquisidores
licencia para ello, sacarlos a luz, haciendo las diligencias necesarias; empero, el
provincial que a la sazon era, no se por que respeto lo impidio.
023007 CAPITULO XXVI
023008 De la capilla de las Reliquias.
023009 Luego mas abajo se sigue la capilla de las Reliquias; llamase asi porque tiene
un ratablo con sur vidrieras tan grande como un guadameci, lleno de ellas, traidas de
Roma. Trajolo el reverendisimo fray Francisco de Victoria, primer obispo de Tucuman,
hijo de esta casa, varon docto; fuimos novicios juntos y condiscipulos en las Artes y
Filosofia.
023018 Esta capilla de las Reliquias es celebrada por la multitud que de ellas hay,
mayores y menores en cantidad, de famosisimos santos; hay entre ellas un poquito del
verdadero lignum crucis, donde Cristo murio, y un cabello de Nuestra Senora. El
provincial que quiso mudar o quitar la capilla de San Juan de Letran dio esta capilla a
los ministros del Santo Oficio,con una carga pesadisima, que fuese el convento por sus
cuerpos y sacerdotes los trajesen en hombros, como si fueran sacerdotes, cosa bien
excusada, si se diera a los senores inquisidores y en ella se enterraran, pasara; pero darla
a oficiales no se puede tolerar, y sin ninguna limosna. Y aunque entre ellos hay personas
nobles, hay familiares que tienen oficios bajos, y a estos enserrarlos, como vi a uno,
como si fuera inquisidor, es igualar lo alto con lo bajo y la nobleza con los que no la
tienen, y con todo esto, algunos de estos familiares se entierran en otras partes y la
capilla esta sin marido, como las demas lo tienen, dotadas con muchas ventajas.
023045 Luego se sigue la del glorioso San Jacinto, con retablo dorado y figura del
santo muy buena; la capilla bien adornada; hizose una solemnisima fiesta el dia que en
esta ciudad se celebro la canonizacion del santo, con admirable adorno de la iglesia y
mas del claustro, con un coloquio famosisimo de la vida de este santisimo hermano
nuestro, con tanta riqueza que parecia incomparable, y con ser tanta, no se perdio ni un
alfiler.
023057 Aqui se ha juntado la imagen de San Raimundo, ahora nuevamente canonizado
por el mismo Clemente VIII, que canonizo a Jacinto, en cuya fiesta fue mucho mas el
ornato admirable del claustro e iglesia, que en tres dias no se pudo impedir al pueblo
que no viniese a verlo, y no se hartaba; tampoco falto cosa de momento.
023066 Debajo del coro, al uno y otro lado hay dos capillas; al de la Epistola, una de
los indios, con imagen de Nuestra Senora, de bulto, y otra de los negros, asimismo con
imagen de bulto, de la que, conforme a su posible, no estan mal aderezadas.
023073 Los mulatos toman otra, que esta por donde se sale al claustro; esta es la menos
adornada; sera Nuestro Senor servido se adorne a su servicio y de su santisima Madre.
023078 CAPITULO XXVII
023079 De los provinciales |bque|c han aumentado el convento.
023081 Dijimos arriba que el principal fundador de este convento fue el religioso y no
menos valeroso padre fray Tomas de San Martin, primer provincial, el cual, despues de
haber comenzado la obra de la iglesia, fue el que busco y atrajo a todos aquellos
capitanes y otras personas a que tomasen las capillas y las dotasen; busco y atrajo al
convento mucha renta de otras partes, como fue que a su persuasion el capitan Gabriel
de Rojas hizo limosna a este convento de 6.000 pesos ensayados, con no mas obli
gacion de que le encomendasen a Nuestro Senor en los capitulos, lo cual perpetuamente
se hace, y en las misas, como a principal bienhechor nuestro; gano chacaras y tierras de
pan y solares para casas, con no poco trabajo de su persona, a quien sucedio en
provincial fray Domingo de Santo Tomas, maestro en Santa Teologia, varon realmente
apostolico, castisimo, libre de toda codicia y ambicion, gran predicador, asi para los
espanoles como para los indios, y mas dado a la predicacion y conversion de los indios
que a la de los espanoles; fue el primero que imprimio y redujo a arte la lengua general
de esta reino. Varon de grande entendimiento y prudencia cristiana, ferventisimo en el
celo del bien y aumento de los naturales de este reino, por lo cual era de algunos
aborrecido; empero decia lo que San Pablo: “Si agradase a los apetitos danados de los
hombres, no seria siervo de Dios.” En el convento no se que haya aumentado, porque
siendo provincial le fue forzoso ir a Espana y desde alli pasar en Italia al capitulo
general que se celebraba de provinciales, y por esta razon no pudo aumentar como
quisiera, la casa, aunque, por no dar nota de aplicar mas para su casa que para otras
partes, hizo una cosa donde mostro el poco amor que a los bienes temporales tenia, ni
para su convento, que para si ninguno.
024027 Esto la ciudad toda lo vio y los religiosos, porque estabamos en el convento.
Habia en la ciudad un mercader llamado Nicolaso Corso, hermano de Juan Antonio
Corso, el rico; estando para irse a Espana con 80.000 ptas y mas, ensayados, diole el
mal de la muerte; envia a llamar al padre nuestro, fray Domingo de Santo Tomas, que
habia pocos dias llegado de Espana; dice le confiese y que alli tiene 80.000 pesos y mas,
ensayados; que como le fia el anima, le fia y entrega la hacienda para que haga de ella
lo que quisiere, en bien y descargo de su conciencia, porque no tiene heredero forzoso.
024043 No creo otro que este apostolico varon hiciera lo que el hizo. Toda la hacienda
repartio entre pobres, y particularmente al Hospital de los naturales de esta ciudad dejo
la mayor cantidad donde hizo una capilla y la doto; no a su convento, con poderle dejar
toda, instituyendo un colegio para bien de todo el reino, con renta, al modo de los de
San Gregorio, de Valladolid, y no fuera esta obra menos acepta a Nuestro Senor que
dejarlo al Hospital de Santa Ana. Porque no se dijese aplicaba para su casa, huyendo
esta nota, lo dejo al Hospital de los naturales, y no dejo a su convento mas que a los
otros, que fueron 100 pesos corrientes de limosna para 100 misas, ni en el
acompanamiento del difunto que de aquella enfermedad murio, pidio mas religiosos de
un convento que de otro. Bastante argumento es del poco amor que a la plata tenia.
Luego desde a poco, le hizo merced Su Majestad de la silla episcopal de la ciudad de La
Plata; lo que alli hizo y su muerte, cuando trataremos de los senores obispos de estos
reinos lo diremos.
024071 CAPITULO XXVIII
024072 De los provinciales de nuestra Orden.
024073 A este excelentisimo varon sucedio el gran fray Gaspar de Cervajal, religioso
de mucho pecho y no menos virtud carretera y llana, el cual a todos los conventos que
llegaba, cuando los iba a visitar, en lo espiritual y temporal, favoreciendolo el Senor,
dejaba aumentados. Varon abstinentisimo de gran ejemplo, de una simplicidad extrana.
En su tiempo, en parte de el fue prior de esta casa el muy religioso fray Tomas de
Argomedo, varon docto, de mucho ejemplo, buen predicador y acepto, el cual, el ano de
60 me dio el habito; a quienes, si no era cual o cual, nos quitaba los nombres y nos daba
otros, diciendo que a la nueva vida, nuevos nombres se requerian. Yo me llamaba
Baltasar; mandome llamar Reginaldo, y con el me quede hasta hoy.
024093 Este religiosisimo varon y padre fue el primero que en nuestro convento
comenzo a poner orden en el coro; hasta entonces no lo habia, por no haber religiosos
que lo sustentasen; en pocos meses tomamos el habito mas de 30, con los cuales y los
demas sacerdotes del convento se comenzo de dia y de noche, como en el mas religioso
de Espana, a guardar la observancia de la religion, y lo mismo se comenzo en los demas
de esta ciudad, porque hasta este ano de 60 muy pocos religiosos habia en los
conventos, los cuales faltando no puede haber tanto concierto en el coro ni en lo demas;
de suerte que podemos decir, y justisimamente, que desde este ano de 60, o cuando
mucho del 58, comenzaron los conventos a aumentarse; para que se vea cuan en breve
tiempo la mano del Senor ha venido favorabilisima sobre todos ellos. Diome la
profesion el padre provincial fray Gaspar de Carvajal, cumplido mi ano de noviciado,
que ojala y en la simplicidad que entonces tenia hubiera perseverado.
025013 CAPITULO XXIX
025014 De los demas provinciales de nuestra Orden.
025016 A este bonisimo varon sucedio el padre fray Francisco de San Miguel,
venerable por sus canas y vida ejemplar, gran predicador, conforme a lo que entonces se
usaba, que era (creo lo mejor) no tantas flores como ahora, ni vocablos galanos; no se
daba tanto pasto al entendimiento como ahora se da, pero dabase mas a la voluntad y
mas la aficionaban a la virtud; diole Nuestro Senor este don: tenia en su mano el
auditorio para alegrarle y para compungirle y hacer derramar lagrimas; era de su natural
gravedad mucha humildad y no menos sufrimiento; ninguna cosa aumento en el
convento, por no haber comodo para ello.
025033 Despues del cual fue provincial el padre fray Antonio de la Cerda, hijo de este
convento, varon recto, de unas entranas humanisimas y muy llanas, gran religioso y de
muy buen ejemplo, libre de toda codicia y muy observante; siendo prior compro el
retablo para el altar mayor, de madera, talla de bonisimas figuras, que costo 3.500 pesos
puesto en el altar; fue el primero que comenzo a edificar el convento, haciendo una
enfermeria muy buena, con muy alegres celdas altas y bajas, como se requieren para el
regalo de los enfermos. Ayudo mucho a esto una legitima que dejo, siendo novicio, para
edificarla, el padre fray Tomas de Heredia, que al presente vive, maestro en Santa
Teologia y lector que ha sido de ella, hombre religioso y de muy buen ejemplo, nacido
en Guanaco, de nobles padres. La legitima mando se echase en renta, y asi se echo y
permanece, y no se puede gastar en otra cosa que en el regalo de los enfermos.
025058 Todos los que en esta enfermeria mueren ganan indulgencia plenaria, como yo
he visto en las letras apostolicas que estan guardadas en el archivo del convento. Siendo
provincial el padre fray Alonso de la Cerda, fue prior el padre fray Antonio de Ervias,
doctisimo varon y maestro mio en la Teologia y no menos religioso; hizo el refectorio,
que es muy buena pieza; despues fue obispo de Cartagena, en el reino de Tierra Firme,
como despues diremos.
025070 Esta enfermeria se edifico en aquella parte del convento que cae sobre el rio, la
cual, con una avenida que el rio trajo se llego tanto a la barranca, que rompiendo por
ella se llevo un poco, y desda este tiempo no se puede pasar por detras de nuestra casa
entre la barranca del rio y nuestras paredes, por donde muy descansadamente podian ir
dos carretas a la par. Otra vez, siendo yo prior en este convento, me vi en gran riesgo de
que el rio rompiera por nuestra porteria que llamamos del rio. Fui a pedir favor de
indios para remediar mi casa y buena parte de la ciudad, al virrey, que era el conde del
Villar, y no le pedia sino indios para amontonar piedras y reparar el dano que se
esperaba; la paga de los jornales yo la daba, y respondiome con mucha flema: “iAh, este
rio!; iah, este rio!” Empero, viendo el poco remedio que se me daba, todas las noches de
estas avenidas, que son las mayores en Cuaresma, hice que despues de maitines a media
noche se rezase la letania de Nuestra Senora, mediante el favor de la cual una noche que
crei que el rio habia de romper por el convento, por ser la avenida muy crecida, y el
ruido de las piedras que traia notable, fue Nuestro Senor servido, por intercesion de su
santisima Madre, que nos amontono mucha piedra frontero de nuestra porteria, y
recodando hacia el Rastro, derribo parte de el, y nuestra casa hasta hoy, gracias a Dios,
quedo libre; ya aquel ano no hubo mas avenida; luego, con ayuda de la ciudad, que nos
dio 1.500 pesos de limosna, la cual ayude a pedir, y con otros tantos que el convento
gasto, hicimos un reparo de cal y canto, con que al convento y a la ciudad hemos librado
del rio, el cual, si hasta entonces el marques de Canete, de buena memoria, viviera, no
nos pusiera en tanto estrecho; pero no le merecio el reino y llevoselo Nuestro Senor para
Si.
026012 Volviendo a nuestro provincial fray Alonso de la Cerda, en los cargos que eb la
Orden tuvo fue muy bienquisto de los religiosos por su llanisima condicion y bondad.
Fue despues obispo de Puerto de Caballos, y luego de Los Charcas, como escribiremos
en su lugar.
026019 Sucediole en el provincialato el padre fray Andres Velez, hombre docto y buen
predicador, de agudo ingenio; fuese a Espana, y por eso no tenemos nada que tratar de
el en el aumento de este convento.
026025 A quien sucedio el padre fray Gaspar de Toledo, varon, cierto, religioso, de
bueno y galano entendimiento; pero no cumplio cosa en el convento, como se penso, y
en su eleccion lo prometio el virrey don Francisco de Toledo, deudo muy cercano suyo;
a cabo su cuatrienio, fue electo el padre fray Domingo de la Parra, tambien varon
religioso y muy observante, aunque nimio en algunas cosas muy menudas en que los
provinciales no se han de entremeter, sino avisar se guarden; donde no, castigar a los
prelados. El tiempo que fue provincial hizo guardar en este convento nuestra
constitucion, que no se coma perpetuamente carne en el refectorio, y el la guardaba
infaliblemente. Si no la guardabamos era por dispensacion que para ello tenemos en
estos reinos, respecto de ser la tierra de los llanos enferma y la de la sierra falta de
pescado, y en este convento haber cuotidianamente muchos enfermos, y la costa ser
mucho mayor; y con decirle los medicos el riesgo de la salud de los religiosos,
respondia un poco secamente: “Mueren en lo que profesaron.” Fue a Espana y no volvio
mas; en acabando fue electo en el Cuzco el padre fray Domingo de Valderrama, maestro
en santa Teologia, buen predicador, el cual comenzo la casa de novicios, de las buenas
que hay en la Orden y fuera de ella: tiene casi 50 celdas altas y bajas, frescas y alegres,
porque asi lo pide la tierra. Hizo este edificio, digo, la mayor parte de el, porque en su
tiempo no se pudo acabar, con lo que aplicaba de los salarios que se dan a los religiosos
que se ocupan en la doctrina de los naturales.
026066 CAPITULO XXX
026067 De los restantes provinciales de neistra Orden.
026069 Acabando el cuatrienio del mismo padre fray Domingo, fue electo en
provincial el padre fray Agustin Montes. Presentado en santa Teologia, hijo de este
convento, donde tomo el habito de quince anos, varon religioso y amigo de ampliar con
edificios su casa, el cual acabo la casa de novicios, lo tocante a las celdas de todo punto.
026078 Hizo el claustro bajo, adornondolo con unos lienzos al oleo de figuras e
imagenes de santos, muy perfectas y muy devotas; aumento la sacristia con ornamentos
y mucho servicio de plata y un caliz todo de oro. Aumento tambien el retablo del altar
mayor; a lo menos, dejo con un entablador concertado el aumento de imagenes de
media talla, y pagada la parte de la hechura; hizo un cofre grande de plata, en que en el
retablo se colocase el Santisimo Sacramento, porque hasta entonces no estaba sino en
una cajita de madera. Trabajo lo que pudo con mucho y buen ejemplo. Puso mucho
orden en las lecciones y estudio. Ordeno que hubiese cierto numero de religiosos
colegiales, y para ser recibidos pasasen por examen muy riguroso, lo cual hasta hoy se
guarda como conviene, porque de esta suerte los no muy habiles se animan y los habiles
trabajan mas, sin que el coro se pierda punto. A quien sucedio el padre maestro fray
Salvador de Ribera, hijo de este convento, en el cual tomo el habito de diecisiete o
dieciocho anos; buen predicador; es hijo de padres nobles de todos cuatro costados; su
padre se llamo Nicolas de Ribera el viejo, respecto de otro vecino de esta ciudad,
llamado del mismo nombre, pero el mozo. Su padre fue uno de los de la Fama de la isla
del Gallo, varon liberal; su casa era hospital de todos los de su patria y enfermfria de
este nuestro convento, porque todo lo necesario para los enfermos con toda liberalidad y
caridad se hacia, y con sus propios hijos se enviaba de dia y de noche, y de esto soy
testigo de vista. La madre se llamaba dona Elvira de Avalos, de cuya virtud en breve no
se puede tratar. En su tiempo se acabo, a gloria de Nuestro Senor, dichosamente, todo el
cuerpo de la iglesia, con tanta perfeccion que puede competir con las buenas iglesias de
mucha parte de Espana. Adorno la capilla mayor de tal manera que se encubre la falta
(que dijimos) ser pequena.Acabo el aumento del retablo; hicieronse panos de terciopelo
carmesi bordados para la capilla mayor, con oro, que la cubren de alto a bajo, tan
buenos, que en nuestra Espana se hallan pocos iguales. Acabo el claustro y la porteria,
tan buena como las muy buenas de Castilla, sin otras cosas tocantes a la sacristia. Todo
lo cual hasta aqui aumentado en este nuestro convento han hecho los provinciales con lo
que han aplicado de los salarios de las doctrinas donde viven los religiosos. Al
sobredicho padre sucedio el presentado fray Diego de Ayala, hijo tambien de este
convento, del cual, por vivir poco e irse a Espana, y pasando en Italia murio en Roma,
hay poco que decir de el. Sucediole el padre maestro fray Juan de Lorenzana, el mas
docto de estos reinos, hijo, creo, de Salamanca, buen religioso, de claro y galan ingenio,
el cual, despues de haber leido muchos anos Teologia en este convento, fue electo
provincial; gobierna a la hora que esto escribo; lo que haya aumentado no lo se.
027048 CAPITULO XXXI
027049 De los religiosos que sustenta.
027050 Y porque dije que en muy breve tiempo se ha multiplicado esta casa,
favoreciendolo la Majestad del Muy Alto, el dia de hoy sustenta 130 religiosos y desde
arriba, lo cual causa admiracion, porque no hay en toda la cristiandad conventos, de
cuatrocientos anos a esta parte fundados, si no son cual o cual, que sustenten otros
tantos. Celebranse en esta casa los oficios divinos, de dia y de noche, con tanto
concierto como en el mas religioso de la Orden.
027062 Los estudios, con todo el rigor posible, y las demas ceremonias muy al justo. El
coro tiene sillas altas y bajas, de madera de cedro, labrados los respaldares, altos, de
madera de talla, de admirables figuras de santos, que si fueran doradas no habia mas que
desear; costaron 18.500 pesos de a nueve reales, y el oficial perdio mucha plata.
027071 CAPITULO XXXII
027072 De los obispos.
027073 En este breve tiempo, como acabamos de decir, han salido de este convento
siete obispos, y tres casi a un tiempo juntamente, en lo cual excede a todos los
conventos, no solo de nuestra Orden, sino de las demas de Espana y fuera de Espana,
porque a conventos de muchos anos fundados no ha sucedido otro tanto. El primero fue
el reverendisimo fray Tomas de San Martin, de quien tratamos arriba y trataremos algo
mas cuando escribieremos los obispos que en este reino he conocido; primer obispo de
la ciudad de La Plata, el cual obispado incluia en si, entonces, todo el reino de Tucuman
y la provincia de Santa Cruz de la Sierra
027090 El segundo, el reverendisimo fray Domingo de Santo Tomas, de la misma
ciudad; el tercero, el reverencisimo fray Alonos de la Cerda, primer obispo del Puerto
de Caballos. El cuarto, el reverendisimo fray Alonso Guerra, primer obispo de la Plata,
y despues de Mechoacan o Yucatan; el quinto, el reverendisimo fray Francisco de
Victoria, primer obispo de Tucuman. Estos tres senores obispos son hijos de este
convento, y todos tres se vieron obispos juntos en su casa, y su madre, que es esta casa,
los vio todos juntos en ella. El sexto, el reverendisimo fray Antonio de Ervias, obispo de
Cartagena, eb el reino de Tierra Firme.
028005 En un mismo tiempo saco Su Majestad para obispos, estando todos tres
presentes, al reverendisimo fray Alonso de la Cerda, fray Alonso Guerra, fray Antonio
de Ervias, en lo cual, aunque hizo mucha merced a la Orden, sirviendose de ella, a
nosotros, llamo a nosotros a los que aca estabamos y tomamos el habito, la hizo, pero
dejonos sin canas que nos gobernasen, lo cual hasta hoy sentimos; no me acuerdo haber
leido que de un convento tres personas tal