Правильно писать по-испански. ESCRIBIR CORRECTAMENTE en español o castellana


31 852 views

Правильно писать по-испански
ESCRIBIR CORRECTAMENTE en español o castellana

Правильно писать по-испански
ESCRIBIR CORRECTAMENTE en español o castellana

IDIOMA
I
En un primer acercamiento, llamaremos léxico al conjunto, caudal o sistema de palabras y voces que componen una lengua; mientras que con el término semántica aludiremos al significado o sentido de las palabras.
Hablar y escribir con propiedad
El vocablo propiedad, según una de las acepciones que recoge la Real Academia Española en su Diccionario de la Lengua Española, aparece definido del siguiente modo: Significado o sentido peculiar y exacto de las voces o frases.
Por otra parte, se escucha con cierta frecuencia, refiriéndose a una persona concreta, que sabe hablar con propiedad; o, por el contrario, a veces se dice que esa persona no sabe hablar con propiedad.
Sea como fuere, lo cierto es que para hablar o escribir con propiedad hay que saber seleccionar las palabras adecuadas en cada momento y, en consecuencia, es preciso conocer su sentido y su significado. De aquí la importancia del Léxico y la Semántica. Como ya hemos dicho el Léxico es el vocabulario, el conjunto de palabras que componen una lengua; mientras que la Semántica estudia el significado de las palabras. Para hablar con propiedad una lengua, hay que conocer el mayor número de palabras y emplearlas con su sentido preciso en cada contexto o situación. En español se cometen incorrecciones léxicas y semánticas, por parte de algunos hablantes cuando, por ejemplo, dicen cocretas en vez de croquetas; dentrífico, en lugar de dentífrico; tortículis por tortícolis; cuete, aunque la palabra correcta sea cohete...
Con cierta frecuencia se cometen incorrecciones léxicas y semánticas en ambientes cultos, que repugnan al instinto lingüístico y chocan con el buen sentido del castellano moderno y de todos los tiempos; lo cual revela que en todas las profesiones hay personas mal instruidas. Y así, se escuchan vocablos como posicionamiento para referirse a posición, toma de postura o actitud. También se dice redimensionar, cuando, para referirse a variaciones o cambios en la dimensión, lo correcto es reajustar, reducir, adecuar o aumentar. A veces, se oye el barbarismo publicitar, cuando en el idioma español las palabras correctas, en este caso, son: anunciar, divulgar, hacer publicidad, hacer propaganda, dar a la publicidad, publicar...
Incorrecciones semánticas
En ocasiones, tanto en el habla como en la escritura, se incurre en errores y faltas semánticas. Así, por ejemplo, se ha popularizado el empleo del verbo coger con el sentido de caber, lo cual constituye un vulgarismo semántico.
Ejemplo Incorrecto: El coche nuevo es tan grande que no coge en el garaje.
Ejemplo correcto: E coche nuevo es tan grande que no cabe en el garaje.
Ejemplo correcto: Ya llegó el taxi, coge tus maletas.
Otro tanto sucede con el vocablo especular, que viene a convertirse en término socorrido con harta frecuencia. Y así, en vez de prever, sospechar, calcular, opinar, presumir, conjeturar, creer... se utiliza, exclusivamente, especular. Sin embargo, en español, la palabra especular no tiene el sentido que, erróneamente, se le atribuye.
No obstante, es admisible el empleo del vocablo especular en construcciones como especular con algo y especular en papel (Manuel Seco, en su Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. También la Agencia Efe, en su Manual de español urgente).
Veamos, pues, la totalidad de significados de la palabra especular en el Diccionario de la Real Academia:
especular (1). Transparente, diáfano. Perteneciente al espejo.
especular (2). Registrar, mirar con atención una cosa para reconocerla y examinarla. Meditar, contemplar, considerar, reflexionar. Comerciar, traficar. Procurar provecho o ganancia fuera del tráfico mercantil.
Ejemplo incorrecto: Se especula que habrá acuerdo entre trabajadores y empresarios.
Ejemplo correcto: Se cree que habrá acuerdo entre trabajadores y empresarios.
Ejemplo correcto: Las especulaciones de los antiguos filósofos han sido provechosas para la ciencia moderna.
Ejemplo correcto: Las leyes prohiben la especulación con los alquileres de pisos y locales.
Ejemplo correcto: La hermosa ninfa se miraba en la tersa superficie especular del lago de aguas transparentes.
La incorrección semántica alcanza, también, al vocablo puntual que, en ocasiones, se emplea en el sentido de concreto o de detalle, esto es, opuesto a los términos global, general, universal... Y así, se habla de asunto puntual, cuando lo correcto es decir asunto concreto.
II
La lengua española o castellana aparece clasificada por los lingüistas en el conjunto propio de las cuatro lenguas mayores del mundo y, dentro del denominado grupo de lengua materna, ocupa el segundo lugar: es un inestimable patrimonio colectivo que sus hablantes han de valorar y cuidar.
Para valorar y cuidar nuestro idioma debemos conocerlo y usarlo correctamente; por ello, procuraremos siempre que en nuestros mensajes y expresiones no aparezcan términos impropios, carentes de sentido o incluso extravagantes.
La Agencia EFE, en su Manual de español urgente, califica de extravagancias léxicas a determinados términos empleados con profusión —y como si fueran comodines, ya que sus mentores los acoplan a cualquier oración contexto o frase, lo que indica que no dicen lo que piensan ni hablan de lo que saben— por personajes públicos que, desgraciadamente, no conocen el valor de las palabras y, en consecuencia, ignoran cómo ordenar y comunicar sus propios pensamientos.
En ocasiones, se falta a la norma idiomática por pereza, es decir, en vez de consultar el diccionario cuando se duda sobre la impropiedad o inexistencia de un vocablo determinado se prefiere repetir ese vocablo.
Constituyen claros ejemplos de pereza el empleo reiterativo del verbo realizar, el uso indebido de las locuciones a nivel de o en base a y el abuso de los vocablos posicionamiento y posicionar. Los vocablos posicionamiento y posicionar no están registrados en el Diccionario de la Real Academia porque se consideran neologismos innecesarios; y ciertamente, así es, pues el Diccionario ya contiene los términos correctos —a los que se quiere emular cuando se emplean los neologismos citados— que deben usarse siempre que el contexto lo requiera; esos términos, o expresiones, correctos son: actitud, postura, toma de postura, posición, situar, colocar...
Otra impropiedad léxica, bastante manoseada por los perezosos, es aquella que consiste en atribuir a la palabra puntual el sentido de concreto o de detalle. Y así, con frecuencia se oye hablar de temas puntuales con el sentido de casos concretos o casos actuales; como si puntual fuera un término equivalente —un sinónimo— a concreto o al vocablo actual. Señalaremos, en cambio, que puntual es un adjetivo que significa diligente, pronto, pormenorizado...; y también se dice que una persona es puntual porque ha llegado a la hora en punto a una cita.
No obstante, quienes emplean erróneamente el vocablo puntual se quieren referir, por lo general, a los términos concreto y actual, lo que constituye una impropiedad léxica que conviene evitar.
También se encuentra muy extendido el uso del vocablo tema (con el que se alude a la idea central o al asunto de que se trata en una conferencia, discurso, escrito...), con el significado equivalente a las palabras cuestión, motivo o asunto. El abuso del término tema empobrece el léxico de nuestro idioma.
En ocasiones, y para no ser tachados de puristas (purista = Extremadamente riguroso en evitar o censurar toda palabra o giro de origen extranjero), conviene emplear palabras que, por no tener equivalencia con ninguna otra ya existente, parecen firmemente instaladas en la lengua, según el instinto idiomático, esto es, en general el uso debe prevalecer sobre consideraciones etimológicas o ante cualesquiera otros criterios.
Tal sucede con los vocablos competitividad (capacidad para competir) y privatizar (confiar, o transferir, bienes públicos al sector privado) que recientemente han sido aceptados por la Real Academia por considerar que son palabras necesarias. Y así, se oye muy a menudo hablar de: competitividad de las empresas, privatizar un servicio, privatizar los transportes, privatizar las empresas deficitarias,...
Sin embargo, el vocablo desafortunadamente, por ejemplo, no existe en español, aunque los despreciadores del idioma, particularmente ciertos traductores (?) perezosos, lo utilicen en sus escritos con el sentido de infortunadamente, desgraciadamente, desdichadamente...
En cuanto al término desafortunado, que equivale a sin fortuna, conviene señalar que hoy día se ha generalizado su uso con el significado de no oportuno o desacertado. Y así, se oye habitualmente decir de un personaje público, por ejemplo, que estuvo desafortunado en sus declaraciones.
III
La palabra, entronque léxico de la estructura de la frase, expresa y representa ideas. Mediante las palabras se transmiten los pensamientos y se dota de contenido al mensaje que el hablante transmitirá al oyente; luego, las palabras también conforman la realidad.

Правильно писать по-испански. ESCRIBIR CORRECTAMENTE en español o castellana
Tagged on:                                                                                                     

Залишити відповідь

5 visitors online now
5 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 17 at 06:01 pm UTC
This month: 33 at 06-25-2017 06:59 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Генерал Эмилиано Сапата. Манифесты. Manifiestos del General Emiliano Zapata

Генерал Эмилиано Сапата. Манифесты. Manifiestos del General Emiliano Zapata

Рикардо Э. Родригес Молас. Социальная история гаучо. Ricardo E. Rodríguez Molas. Historia social del gaucho

Рикардо Э. Родригес Молас. Социальная история гаучо. Ricardo E. Rodríguez Molas. Historia social del gaucho

Close