5 192 views

Las yerbas con que se curan los indios, raíces y plantas, granos y semillas, son muchos, así de los que se dan en esta ciudad, como de las que de fuera de ella se traen, de las cuales el doctor Francisco Hernández, protomédico de S. M., tomó muy larga y entera razón, escribió pinto en unos libros que de estas calidades y naturalezas hizo, en donde se verán sus propiedades y efectos, muy en particular de cada cosa, y así se satisfará a este capítulo, de lo que más generalmente usan y que más conocidos efectos hace en sus curas y medicamentos, porque tratar de todos era menester hacer un proceso y escritura de mucho volumen. La yerba que llaman picietl, que según dicen es la misma que en España llaman beleño, aprovéchanse de ella para dormir y amortiguar las carnes y no sentir el mucho trabajo que padece el cuerpo trabajando, la cual toman seca, molida y mojada y envuelta con una poca de cal en la boca, puesta entre el labio y las encías, tanta cantidad como cabrá en una avellana, al tiempo que se van a dormir o a trabajar; aunque muy pocos de los indios que se crían con españoles usan de ella, ni aun de la gente política y ciudadana, sino hombres rústicos y trabajadores. También toman de esta yerba por humo en cañutos de caña, envuelta con liquidámbar, porque atestados de ella los encienden por el un cabo, y por el otro lo chupan, con que dicen que enjugan el cerebro y purgan las reumas por la boca; y está ya tan admitido de los españoles que padecen estas enfermedades, que la usan para su remedio, y se hallan muy bien con ellos; y también usan de ella para ciciones, tercianas y cuartanas, tomándolo por vía de calilla, por que les hace purgar. Asimismo las hojas tostadas y puestas en la hijada, cuando hay dolor se quita con ellas. Tienen otra yerba que llaman cihuapatli, que quiere decir «medicina de mujeres», la cual bebida les hace luego parir y echar las pares, y ayuda a limpiarlas presto. Tienen otra yerba, la que se llama xiuhquilitl, que traen de tierra caliente, la cual molida y hecha masa se la ponen en la cabeza, y les quita el dolor de ella, y aprovecha para el empacho del estómago o ahito, y lo mesmo hace para el molimiento del cuerpo. Tienen un grano que se llama ololiuhqui, [que] también traen de tierra caliente, el cual molido y hecho masa y puesto en las partes hinchadas que proceden de dolores interiores, quita el dolor y la hinchazón; y asimismo tostado y molido y deshecho en agua y bebido, quita el molimiento del cuerpo, porque hace sudar. Raíces tienen muchas para purgar todo género de humores, y muy buenas, a opinión de los que lo entienden, salvo que no las saben aplicar, y así se curan por acertamiento y ventura y a poco más o menos. Plantas tienen algunas, y entre ellas por principal un género de maguey que llaman coxamalometl, con que se curan todo género de heridas, porque toman una penca y la asan en el rescoldo, y con el zumo de él caliente lavan la herida y le ponen encima la penca, y con esto la aseguran de pasmo. Es tan maravillosa su virtud y efecto, que se hacen curas con él que a juicio de médicos son tenidas por milagrosas. Tienen otra planta que también traen de tierra caliente, que llaman cuauhpatli, con cuya corteza hacen el vino blanco, y el mejor que ellos tienen, porque echado en la miel que sacan de los magueyes, y puesto en botijas y parte abrigada le hace hervir y convertir en vino. Este maguey [es] común y general; aunque hay muchas especies de él, unos mejores que otros, todos tienen una calidad. Es de mucho aprovechamiento para sustento de la vida humana, y aunque de él hay mucho escrito, por satisfacer a este capítulo se dirán algunos de sus aprovechamientos. Lo primero es, de la miel que sacan de él, virgen y pura, y de la color de una agua blanquizca, se hace el vino con el cuauhpatli que ya se ha referido,y también con una raíz que se dice ocpatli. Hácese de él miel para comer, porque sacada de él la que se ha dicho, la cuecen hasta espesarse y tornarse de color de un arrope muy encendido. Es singular provisión y mantenimiento. Hácese de ésta, azúcar que llaman chiancaca, y azúcar candi buena; y a falta de azúcar de Castilla o miel de abejas, se hacen con ella razonables conservas. De esta misma miel hacen otro género de vino que llaman aoctli, pero no tan bueno como el que hacen de la miel simple y por cocer, y así no usaban de él sino en las tierras donde no se criaba esta planta. Su tronco tierno y pencas cocido en barbacoa es buena comida y dulce. Del hilo y nequén de sus pencas hacen muchos géneros de mantas, de que generalmente usan los otomíes. Hácese de él todo género de sogas y cuerdas, hilo para coser cosas bastas. Finalmente, que es de tanta utilidad y provecho, que hasta de sus troncos y pencas hacen chozas y bohíos. Es muy buena para quemar y aun de su ceniza se hacen muy buenas cendradas en que los mineros sacan la plata. La lejía que de ella se saca es muy buena para los cabellos, y para otros muchos efectos. Las púas que estas pencas crían son muy agudas: enconosas si pican con ellas. Arrancadas de sus pencas, salen con cada una las hebras de su hilo que quiere el que las saca, con que se cocen muchas cosas groseras; de manera que para este proveyó naturaleza de hilo y aguja en un sujeto, sin usar de artificio ni industria humana. Por la mayor parte, en las regiones donde esta planta se cría es tierra seca y fría, y generalmente poblada de otomíes, indios muy poco labradores, y que suplen la falta de maíz con el provecho de esta planta. Tienen otras muchas plantas, raíces, yerbas buenas y malas, de que no se trata por no hacer largo proceso en esta relación; especialmente porque de ellas y de sus propiedades escribió muy largo el protomédico de S.M.

[XXVII. Los animales y aves, bravos y domésticos de la tierra, y los que de España se han llevado, y cómo se crían y multiplican en ella.]

No tenían ningún genero de animal para su servicio ni comer, si no era un género de perros del tamaño, de perdigueros que engordaban para comer la gente plebeya. Eran estos perros pelados y mudos, porque no ladraban, y engordaban tanto como puercos, porque los cebaban con pan de maíz y con el yzcahuidi que se ha dicho que cría la laguna. De los bravos hay venados de cuatro géneros, como son los grandes pardos, que llaman ciervos, de grandes cuernos aspas, que se crían en serranías peladas, y de otros algo menores, que llaman rabudos, que se crían en montes y espesuras, y otros que llaman corzos, de que se sacan las piedras que llaman bezares, y otros que llaman berrendos, aunque éstos no son de ningún provecho. Hay liebres y conejos y leones pardos y tigres y un género de gatos pintados que llaman ocotochtli, con cuyos pellejos se aforran ropas y zorras que llaman coyotes, y lobos como los de España, y un género de puercos que tienen el ombligo en el espinazo. De los domésticos traídos de España se dan muy abundantemente como son vacas, ovejas, puercos y yeguas Y algunos indios los crían y tienen, especialmente ovejas, y sin las enfermedades que comúnmente tienen en España, pero sin comparación es en mucha más cantidad las que de todo género crían los españoles, por la anchura de muchos sitios de estancias que se le han dado.

[XXX. Si hay salinas en el dicho pueblo o cerca dél, o de donde se proveen de sal, y de todas las otras cosas de que tuvieren falta para el mantenimiento o el vestido.]

No tienen salinas naturales, sino que la sal que gastan y de que usan es de panes, y sacada por artificio de cierta tierra salitral que se cría en algunas partes de la ribera de la laguna. El algodón de capullo que gastan para su ropa y vestido lo traen de las tierras calientes comarcanas, especialmente del Marquesado.

[XXXI. La forma y edificio de las casas, y los materiales que hay para edificarlas, en los dichos pueblos, o en otras partes de donde los trujesen.]

Juan Bautista Pomar. Relación de Tezcoco
Tagged on:

Залишити відповідь

10 visitors online now
10 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 33 at 11:59 am UTC
This month: 52 at 11-07-2017 10:00 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Pedro de Valdivia. Cartas

Pedro de Valdivia. Cartas   Carta a Gonzalo Pizarro. 20 de Agosto de 1545. Magnífico señor: La carta de vuestra...

Острирова Елена Сергеевна. Социально-политическая организация доиспанских вождеств Колумбии

Острирова Елена Сергеевна. Социально-политическая организация доиспанских вождеств Колумбии   На правах рукописи    Острирова Елена Сергеевна Социально-политическая организация доиспанских вождеств...

Close