Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA


7 262 views

FLORENCIO: ¿Arsinda dijiste? Aguarda,
¿dónde está mi amiga fiel?
NISEA: Una cama fue a poner.
FLORENCIO: Luego, ¿quiéresme hospedar?
NISEA: Pues, ¿téngote de dejar
que te vayas de esta suerte?
FLORENCIO: Pues tu padre, ¿dónde está?
NISEA: A caza agora salió
con el príncipe, que da
en venírsenos acá.
FLORENCIO: ¿Que está acá el príncipe?
NISEA: Sí;
de que harto cansada estoy.
FLORENCIO: Pues, ¿ha mucho?
NISEA: Vino hoy.
FLORENCIO: Y, ¿suele venir aquí?
NISEA: Aquesta es la vez primera
que venir aquí le veo
a cansarnos, y deseo
que ella sea la postrera.
FLORENCIO: ¿La primera y cansa ya?
¿Trata más que de cazar?
NISEA: ¿De qué había de cazar?
FLORENCIO: Pregunto y, ¿dormirá acá?

Levántase [FLORENCIO]

NISEA: Sospecho que sí; que hoy
no habrá para irse día.
¿Que vuelves a esa porfía?
Siéntate.
FLORENCIO: Bien estoy.
NISEA: ¿Quieres volverme a burlar?
FLORENCIO: No; sino que me parece
que el pie se desentumece
andando.
NISEA: Y, ¿podrás andar?
FLORENCIO: Probarélo.
NISEA: A mí te arrima.
FLORENCIO: Y, ¿dices que aquesta ha sido
la primera vez que ha venido?
NISEA: Por lo que es de más estima
en mi alma, que es tu vida,
por la salud que aventuras,
te juro...
FLORENCIO: ¿Para qué juras?
Sin jurar serás creída.
¿Qué importa que haya venido
mil veces, o qué se sigue
de eso, para que me obligue
a dudar? Hele creído.
NISEA: Mira que te cansas.
FLORENCIO: Antes,
me siento desenfadado
que me congojo sentado.
NISEA: Andas en fin.
FLORENCIO: No te espantes
que haya sentido la espuela.
NISEA: Mucho tarda Arsinda. Entremos.
Acostaráste y sabremos
qué mal sea el que te duela.
El médico vendrá en tanto
que le fueron a llamar.
FLORENCIO: ¿Que me quieras hospedar?
¿En casa hay lugar tanto
que teniendo huésped tal
otro más que a él convidas?
NISEA: Aunque aventure mil vidas,
quedarás aquí.
FLORENCIO: Haría mal,
pues sería descubrirme
y no trayendo qué hacer
en estas tierras, de ser
forzoso, en cenando, irme.
Y no es ésa mi intención,
y tú, tan sin compañía,
meterme en casa sería
mucha determinación.
NISEA: Pues, ¿qué podremos hacer?
FLORENCIO: Irme yo a la ciudad
pues que ya mi enfermedad
estorbo no puede ser.
Antes me será mejor
y medicina sospecho,
pues ha de hacerme provecho
volver a tomar calor.

Sale ARIADENO

ARIADENO: ¿Cómo está mi señor ya?
NISEA: Te dirá él que está bueno.
ARIADENO: Señor del alma...
FLORENCIO: Ariadeno.
ARIADENO: ¿En pie te veo?
NISEA: En pie está.
De este milagro, ¿qué dices?
ARIADENO: ¿Qué le pudo hacer tu fe?
¡Dichosa desgracia fue!
¡Jesús!
FLORENCIO: No te escandalices
que vivo estoy. No comiences
a duda en que yo me vi.
Abrázame, mas si ansí
sospechas y dudas vences,
pero, ¿cómo me dejaste
muerto solo en tierra ajena?
ARIADENO: La pregunta es, a fe, buena.
¿Tan mal guardado quedaste?
A guardar un cojín fui
donde viene recogida
la sangre y segunda vida.
FLORENCIO: ¿Por él me dejaste a mí?
ARIADENO: Pues, ¿qué querías? ¿Que echara
la soga tras el caldero
y que también el dinero
tras tu salud arrojara?
Más riñeras, a fe mía,
si guardado no lo hubiera
pues que su périda hiciera
ausada tu mejoría.
Mas, ¿en efecto estás bueno?
FLORENCIO: Sí, si esto que duele en mí
fuera tuyo.
ARIADENO: Si está en ti,
no podré llevar lo ajeno.
Por propio lo siento y lloro
y lo comienzo a temer;
que los que caen suelen ser
como los que coge el toro,
que con fuerzas lisonjeras
que les da el corazón loco,
corren alegres un poco
hasta que caen de veras.
Razón será que te cures;
no te estés, señor, ansí.
NISEA: ¿No quieres quedarte aquí?
ARIADENO: Sí hará, como lo procures.
Vente, Florencio, a acostar.
FLORENCIO: Hay huésped de gran respeto.
ARIADENO: En eso no me entremeto;
pues, ¿quién viene acá a posar?
FLORENCIO: En príncipe, cuando menos,
que está en ese monte a caza.
ARIADENO: Pues, ¡sus! A dar otra traza;
que esto pasa por mil buenos.
Sentencia es ejecutada
desde que el mundo nació
que si Abindarraez tardó
que lo tome en la posada.
FLORENCIO: Poca culpa puede echarme
de que negligente fui;
que pues por correr caí,
¿qué más prisa pude darme?
NISEA: Luego, ¿sientes que esté acá
el príncipe?
FLORENCIO: Por tus ojos,
que fueran necios enojos
de eso. En ti, ¿qué culpa está?

Sale ARSINDA

ARSINDA: Es milagro.
ARIADENO: De Mahoma.
ARSINDA: ¿Que hablas ya?
NISEA: Él te lo diga.
FLORENCIO: Arsinda del slam, amiga,
¿no me das los brazos?
ARSINDA: Toma.
Y ojalá pudiera darte
los bienes que más codicias
y el mundo todo en albricias
del contento de mirarte.
FLORENCIO: Mira qué dicha he tenido.
ARSINDA: Por desgracia la he llorado.
ARIADENO: Cayendo hemos caminado
más que en cuanto se ha corrido.
ARSINDA: ¿Cómo estás?
FLORENCIO: Pues que me ves
con vida, ¿qué quieres más?
ARSINDA: Herido en el rostro estás.
.....................[-és].
Éntrate a acostar si quieres.
FLORENCIO: De otro acuerdo estamos ya;
que diz que hay huésped acá.
ARSINDA: A todos tú te prefieres.
NISEA: Ha dado en esta porfía.
ARSINDA: Y que lo acierta sospecho;
que pensara que lo ha hecho
adrede, por vida mía.
Y aun yo no sé si imagino
que la caída fingiste,
y en aquesta traza diste
que aquí tu entrada encamine.
FLORENCIO: Otras buscara mejores.
ARIADENO: Si tú la posada dieras,
que era buena traza vieras
para juguete de amores.
Miren qué guantes perdidos
fingió que venía a buscar,
pues si no te has de quedar,
irnos hemos ya perdidos,
y sangraráste en llegando
que lo has harto menester.
FLORENCIO: Los caballos haz traer.
ARIADENO: Por ellos parto volando.
NISEA: ¿En irte, en fin te resuelves?
Quédate, no seas extraño,
que te hará el camino daño.
FLORENCIO: ¿Eso a persuadirme vuelves?
ARSINDA: El príncipe vuelve ya.
FLORENCIO: Pésame que me halle aquí.

Desvíase a un lado [cubierto el
rostro con un paño], y [salen] el
PRÍNCIPE y TREBACIO

PRÍNCIPE: Gran fuerza tira de mí,
pues me trae tan presto acá.
NISEA: ¿Tan presto vuelves, señor?
PRÍNCIPE: Heme sentido cansado.
ARSINDA: ¿Cosa que sea de cuidado?
PRÍNCIPE: El cansancio fuera error.
No es para mí tan crüel
su fuerza terrible y mansa,

Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA
Tagged on:                                 

Залишити відповідь

7 visitors online now
7 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 31 at 11:29 am UTC
This month: 43 at 09-12-2017 03:19 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Luís Vélez de Guevara. Reinar después de morir

Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Vélez de Guevara, Luís. Reinar después de morir

del.icio.us Bloknot links for 2006-11-08

Close