Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA


7 394 views

cómo tú podrás curar.
PRÍNCIPE: Con el gusto que podrá
quedarte de haberme muerto.
NISEA: También el yerro o acierto
en mí de la cura está.
También puedo matar yo;
que no te entiendo aseguro
si que no soy yo quien curo.
PRÍNCIPE: Bien sé que hasta agora no.
Más remedio podrás dar
con que tu nombre eternices.
NISEA: También a lo que me dices
el pulso importa tomar.
Materia se me hace oscura.
Arsinda, ¿haslo tú entendido?
ARSINDA: En lo que hasta aquí he oído,
todo el príncipe lo cura.
PRÍNCIPE: No la llamaré yo ansí
pues me fundo en razón tanta;
antes mi alma se espanta
de ver tanto exceso en ti.
Desde el tiempo que volviste
de España a traerme enojos
y que bebieron mis ojos
el veneno que les diste,
un no escuchado proceso
que no osaré yo contallo
de males padezco y callo.
Mira si tengo harto exceso.
NISEA: ¿Aquesto llamas callar,
príncipe? Me correré
a no saber como sé
que te vienes a holgar.
Y por no perder aquí
este tiempo que gastamos,
mientras vas a correr gamos,
correrme de espacio a mí.
PRÍNCIPE: Si te afirma cuando digo
lengua traidora, en celada
me mate traidora espada
de mi mayor enemigo.
Si no arrastras y despeñas
mi deseo en mal desastre,
traidor caballo me arrastre
por lo agrio de estas peñas.
Si mi sueño o mi sentido
otro cuidado recuerda,
mala víbora me muerda
entre la yerba dormido.
Y porque sea, a Dios ruego
que si la vida me quite,
una de ellas resucite
para dar en otro luego.
ARSINDA: ¡Ay, príncipe, Dios te guarde!
Calla, que pones espanto.
Si llevas hoy qué hacer tanto,
Mira, señor, que es ya tarde.
No te debes detener
si a tantos negocios vas,
que en una muerte no más
dicen que hay mucho que hacer.
En cien años hombres fuertes
la hallan dificultosa.
¿Qué hará quien buscar osa
en un día tantas muertes?
Que puede ser burla echallo,
cierto que oírlo no oso.
NISEA: Sí, que no está aquí algún oso,
traidor, víbora o caballo
que la palabra le pida
y tome aquesto de veras.
PRÍNCIPE: ¿No lo oyes tú? ¿Qué más fieras
para perseguir mi vida?
ARSINDA: Por tu fe, que aquí te quedes,
no salgas por hoy a caza;
que ruin agüero amenaza
lo poco que holgarte puedes.
PRÍNCIPE: Arsinda, si mi verdad
es quien tiene de valerme,
a todo puedo ponerme
con mucha seguridad.
NISEA: Nunca en agüeros reparan
animosos campeones;
que a cumplirse maldiciones
pocos hombres se lograran.

Sale TREBACIO

TREBACIO: Señor, ya es hora.
PRÍNCIPE: Ya voy,
y sólo de eso contento;
que cuanto en irme más siento
más sirvo al bien cuyo soy.
ARSINDA: Pues vuélvate Dios con bien.
NISEA: De Él fío ese beneficio.
PRÍNCIPE: Trebacio, ¡feliz servicio!
Mitad es comenzar bien.

[Vanse el PRÍNCIPE y TREBACIO]

ARSINDA: ¿Qué dices, señora, aquí
de la dicha que te viene?
NISEA: Aquestas venturas tiene
la Fortuna para mí.
ARSINDA: ¿A quién se ha de dedicar
tal galán sino a tu nombre?
NISEA: Sólo faltaba que este hombre
me viniese a atormentar.
ARSINDA: Calla; quizá con aquesto
olvidarás penas viejas.
NISEA: ¿Eso, Arsinda, me aconsejas?
¿Que te mudaste tan presto?
¿Eso tiene en ti un ausente
que fió de tu amistad
más que de mi voluntad
que olvidas tan fácilmente?
Pues yo puedo ser testigo
de que más quedó fïado
de verte a ti a mi lado
que de ver su alma conmigo.
Y dos palabras, no en veras,
¿te ponen como te ves?
¡Quejarémonos después
de que nos llamen ligeras!
ARSINDA: Estoy enojada, a fe,
con tu Florencio, no hay duda.
NISEA: La fe, que un enojo muda,
fe no muy segura fue.
ARSINDA: ¿Qué ha que hebemos venido
de España?
NISEA: Más de seis meses.
ARSINDA: Y, ¿qué en ellos no confieses
de Florencia tanto olvido
y no le olvidas tú a él?
A lo viejo estás templada.
NISEA: Quiero, amiga, como honrada
y no olvido, como fiel.
Una mujer principal
cuando elija considere,
pero en la elección que hiciere
muera allí ua bien o mal.
ARSINDA: Graciosa melancolía
estarse en un bosque agora
donde parece que llora
cuanto se ve noche y día.
Con solos pastores rudos
puede un alegre alegrarse
y si está triste, quejarse
a solos árboles mudos.
La murmuración, hallada
para entretener las gentes
sólo aquí se escucha en fuentes,
y al fin, fin, no dicen nada.
Músicas no las tenemos
más de solos pajarillos,
y galanes tan sencillos
pocas veces los queremos.
Su canto al cielo penetra;
pero está de gusto ajeno
pues aunque el canto sea bueno,
no hay entenderles la letra.
NISEA: ¡Ay! Cómo conoces mal,
Arsinda, la pena mía,
pues si algo la templa oída
es hallarme en lugar tal.
Aquí descansa mi pecho
contándola a un tronco duro
y, aunque me la escucha muro,
que se lastima sospecho.
Los pajarillos, que al día
le despiertan y levantan,
imagino yo que cantan
esta triste historia mía.
Con esto engaño la vida
más enojosa y cansada
que un alma desesperada
pasa memoria afligida.

Sale FLORELA, labradora

FLORELA: ¡Gran lástima!
ARSINDA: Si es verdad
lo temo.
NISEA: ¿Qué fue? Acaba.
FLORELA: Un caballero pasaba
por la posta a la ciudad
y aquí a la puerta cayó
del caballo, y hale muerto.
NISEA: ¿Muerto?
FLORELA: Téngolo por cierto.
ARSINDA: Y, ¿sabes tú quién es?
FLORELA: No.
Un crïado que traía
dice que era español.
NISEA: Corre.
Haz que le entren en la torre.
ARSINDA: ¡Desgracia grande!
NISEA: ¡Si es mía,
que mucho el alma lo siente!
ARSINDA: Parece te duele a ti.
¿Basta ser español?
NISEA: Sí;
pero no tan tiernamente.
ARSINDA: Ya le traen.
NISEA: Arsinda, llega;
que yo no lo osaré ver.

[Salen] ARIADENO y SILENO. En una silla sacan a
FLORENCIO, desmayado

SILENO: Veces hay que, por correr,
mucho más tarde se llega.
ARSINDA: Vuelve.
SILENO: Haciéndole de nuevo,
le volverán en su acuerdo.
ARIADENO: Señor mío, ¿qué te pierdo?
¡Ay, desdichado mancebo,
cuál te puso tu deseo!
ARSINDA: ¿Qué es esto, suerte enemiga?
NISEA: No me le escondas, amiga,
que ya mi desdicha veo.

Desmáyase

ARSINDA: Señora, para este punto
es menester la cordura.
¡Señora! ¡Gran desventura!
SILENO: Fue yerro llegar tan junto;
que el corazón de mujer

Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA
Tagged on:                                 

Залишити відповідь

1 visitors online now
1 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 12:34 am UTC
This month: 52 at 11-07-2017 10:00 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Luís Vélez de Guevara. Reinar después de morir

Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Vélez de Guevara, Luís. Reinar después de morir

del.icio.us Bloknot links for 2006-11-08

Close