Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA


7 403 views

NISEA: (¿Qué puede ser el secreto Aparte
en que tan ciegos están
que mirando no me han?)
LEUCATO: Que he de vengarme prometo.
¿Y, que has oído decir
que ya Nisea sabía
quién era?
ROBERTO: Así se decía.
Nada te debo encubrir.
Y diz que por la ventana
de noche con él hablaba.
LEUCATO: La paciencia se me acaba.
¡Oiga, tan flaca y liviana!
ROBERTO: Lo que yo he considerado
es, que no la vi salir
a caza nunca sin ir
el español a su lado.
Bien puede ser presunción
ruín, mas la autoridad
tanto como la verdad
daña la falsa opinión.
LEUCATO: Pues pienso volver por mí.
Primero averiguaré
si culpada mi hija fue.
ROBERTO: Paso, señor, que está aquí.
NISEA: (Que no he podido entender Aparte
palabra aunque más he hecho.
Que ya me ha visto, sospecho.
No sé qué medio tener.
LEUCATO: ¿Nisea?
NISEA: Señor.
LEUCATO: Escucha.
Bien puedo yo de tu seso
aconsejarme.
NISEA: Confieso
que la prudencia no es mucha;
mas el buen deseo hará
que acierte.
LEUCATO: De él estoy cierto.
No te desvíes, Roberto
pues que lo más sabes ya.
El príncipe te me pide
para ese forastero
aunque confesarte quiero
que con mi intención se mide;
porque tras la relación
que el príncipe de él ha hecho,
estoy yo muy satisfecho
de sus prendas y opinión;
porque estando yo en su tierra,
oí esto mismo de él.
Sólo dudo de si es él.
Este temor me hace guerra;
que en Florencio, el de Valencia,
hay las partes que contó
el príncipe, sélo yo.
En eso no hay diferencia.
Mas, ¿qué sé yo si éste es
Florencio o algún perdido
que con su nombre ha venido
a la pretensión que ves?
De este solo me recelo;
que a estar esta verdad clara
esta noche te casar.
NISEA: Muy prudente es tu recelo,
y por no cansarte en él,
puedes no tratar más de ello.
LEUCATO: No es caso para tenello
en poco.
NISEA: Ríete de él.
¿Tanta priesa te doy yo
en casarme?
LEUCATO: No está en eso
sin en ser éste un suceso,
el mejor que se pensó.
Si, como digo, es verdad
que éste es Florencio.
NISEA: No puedo
yo asegurar a tu miedo;
que sería liviandad.
El recato nunca daña;
mas yo no puedo pensar
que te había de engañar
el príncipe.
LEUCATO: ¿Y si él le engaña?
NISEA: Afirma con evidencia
conocerle, y me parece
que la memoria me ofrece
que es el que yo vi en Valencia;
que allá bien le conocía
aunque en traje diferente,
y andar descuidadamente.
Olvidada me tenía.
LEUCATO: ¡Notable ventura fuera
conocerle tú!
NISEA: ¿Qué digo?
Que pudiera ser testigo
si a mal no se me tuviera;
mas no está a doncellas bien
abonar a quien las pide.

ROBERTO habla aparte con LEUCATO

ROBERTO: (Si uno con otro se mide,
por probado el hecho tengo.)
LEUCATO: (¿Qué mayor indicio quieres
de que es cómplice en el trato?
No sé cómo no la mato
pues yo ya de rabia muero.)
ROBERTO: (Mejor es disimular.
No alborotemos la [caza].)
NISEA: (Si esta dicha se me traza,
¿qué tengo que desear?)
LEUCATO: No hay de qué informarme más.
Con esto el proceso sello;
que, pues me va tanto en ello,
sé que no me engañarás.
Lo que conviene es que calles.
NISEA: ¿Había yo de hablar en esto?
LEUCATO: Vete adentro; que muy presto
haré que marido halles.
NISEA: Hija humilde tuya soy.
(Mi gusto ha echado de ver. Aparte
¡Qué mal se encubre en placer!)

Vase [NISEA]

LEUCATO: De todo informado estoy.
Ésta le conoce y trata.
Demasiada es la paciencia
que [he] tenido en su presencia.
Tal infame y, ¿no le mata?
ROBERTO: No se remedia con eso
tu pasión.
LEUCATO: Por eso espero,
en medio que intentar quiero
sea cuál fuere el suceso.
Florencio se ha de casar
luego o morir a mis manos.
ROBERTO: Mira los medios más sanos
que a eso puedes hallar.
Habla al príncipe primero.
LEUCATO: Ausentaráse el traidor
y padecerá mi honor
si a cumplimientos espero.
ROBERTO: ¿No ves que podrá quejarse
el príncipe?
LEUCATO: También yo,
pues es el que me engañó.
Mi honor tiene de cobrarse
venga después lo que venga.
ROBERTO: Míralo primero.
LEUCATO: El seso
me harás perder.
ROBERTO: El suceso
que yo te deseo venga.

Salen ARSINDA y FLORELA

FLORELA: Si ya mi desventura no es tan grande
que a la clemencia los caminos cierra;
si queda algún amparo más que ande
la flaca mocedad que una vez yerra;
tu pecho noble mi desdicha ablande
y si humana piedad en ti se encierra,
muéstralo agora en amparar mi vida
hasta del mismo padre perseguida.
Bien conozco que parte te ha tocado
no pequeña de aqueste yerro mío;
mas por esto será más estimado.
En el valor de tu clemencia fío.
ARSINDA: ¡Oh, loca, en cuántos miedos y cuidados
nos tiene tu pesado desvarío!
¡Cuántos seguros ánimos alteras!
FLORELA: A no ser esto, en perdonar, ¿qué hicieras?

Sale SILENO

SILENO: Oye, Arsinda, gran mal nos amenaza.
¿Aquí estás? ¡Fin amargo de mis años!
¿Cómo mi furia no te despedaza,
autora miserable de mis daños?
FLORELA: ¡Ampárame, señora! ¡A él te abraza!
SILENO: No tendrás lengua para más engaños.
ARSINDA: Tente, Sileno, y el furor reporta.
SILENO: ¡Mataréla!
ARSINDA: El daño hecho, ¿qué importa?
SILENO: Para que no haga más.
ARSINDA: Después de aquéste,
mas, ¿qué haga más?
SILENO: Saldrále aquéste caro.
No es bien que via semejante peste.
FLORELA: Mira, señora, que de ti me amparo.
ARSINDA: Paso, que no es lugar para eso este.
Dime, ¿qué ha habido?
SILENO: Ya te lo declaro.
En este sentimiento que en mí miras
hoy llueve el cielo en este monte iras.
ARSINDA: Acaba de decirlo.
SILENO: Sólo digo
que al español le tienen encerrado
y un clérigo allá dentro; yo testigo.
Mirad de esto que puedo haber pensado.
Ariadeno, que crïado le es y amigo,
partió, como es razón, alborotado
a dar cuenta al príncipe.
ARSINDA: ¡Mal triste!
......................... [-iste].

Sale ROBERTO

ROBERTO: Siempre vi en la vida toda
de un daño nacer un bien.
¿No le das el parabién
a Nisea de su boda?
ARSINDA: Diferente nueva es ésta
si no lo dice al revés.
Dinos, Roberto, lo que es.
ROBERTO: Id a celebrar la fiesta
que está Nisea casada.
SILENO: Eso, ¿qué camino lleva?

Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA
Tagged on:                                 

Залишити відповідь

1 visitors online now
1 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 12:34 am UTC
This month: 52 at 11-07-2017 10:00 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Luís Vélez de Guevara. Reinar después de morir

Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Vélez de Guevara, Luís. Reinar después de morir

del.icio.us Bloknot links for 2006-11-08

Close