Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA


7 252 views

ARIADENO: No va en eso muy errada.
ROBERTO: Procúrala consolar
diciendo que venía malo
y que ni cura o regalo
le pudieron remediar;
que esto debe de querer
saber de ti, según creo,
y según muestra el deseo,
algún bien te quiere hacer.
Y si acomodarte quieres
con el príncipe, sospecho
que tenemos lo más hecho.
FLORENCIO: Bueno es, mientras no te fueres.
Este cómodo procura.
ARIADENO: Tendríalo a dicha extraña;
que no quiero ver a España
sino con buena ventura.
ROBERTO: Di a Nisea que lo pida
y si mi abono vale algo,
harélo con pecho hidalgo.
ARIADENO: Prospere el cielo tu vida.
ROBERTO: Quiérola entrar a avisar.
Vete llegando a la torre.
Tú, amigo, un pedazo corre
del monte que has de guardar
y en casa me buscarás
cuando ya se ponga el sol.
¿Cómo es tu nombre?
FLORENCIO: Español.
ROBERTO: Con solo él guardar podrás.

Vase [ROBERTO]

ARIADENO: ¿Tengo en efecto de hablarla?
FLORENCIO: No le podemos ya huir.
ARIADENO: ¿Qué la tengo de decir?
¿Podré ya desengañarla?
Que disparate sería
decir ya que estás difunto
si ha de verte luego al punto,
y pesada grosería.
Pues en fin, ¿qué le diré?
¿Diré que eres vivo?
FLORENCIO: Sí.
Díselo.
ARIADENO: ¿Y que estás aquí?
FLORENCIO: Di que aún no me levanté.
Informaréme primero
de cómo las cosas van.
ARIADENO: Mira que quizá saldrán
a llamarme. Mirar quiero.
FLORENCIO: Aquí detrás de la torre
aguardo a que me refieras
lo que pasare.
ARIADENO: ¿Aquí esperas?
FLORENCIO: Junto a este río.
ARIADENO: Voy.
FLORENCIO: Corre.

Vase ARIADENO

Fáciles aguas de este manso río
que por su margen desigual, torcida,
lleváis vuestra corriente recogida
al valle melancólico y soberbio,
olas cobardes, que os detiene el brío,
arena, a nuestra costa humedecida,
y de la opuesta peña endurecida,
blandas mojáis el pie, de algas vestido.
¿Por qué estáis murmurándome si digo
que he de elegir sin orden mi discurso
al dueño ingrato de mi vida triste?
Torcida o no, su condición la digo
como seguís vosotras vuestro curso;
que fuerza natural mal se resiste.

Salen NISEA y ROBERTO

ROBERTO: Haces bien, por vida mía,
en salirte por aquí;
que ya templarás ansí
algo la melancolía.
NISEA: ¿Adónde está ese crïado
que me dices?
ROBERTO: No le veas
si de ver triste deseas;
que está tan desesperado
que es gran lástima escucharle
y te ha de entristecer.
NISEA: Si el mal no puede crecer
de todo podemos darle,
no importa, mirado está.
ROBERTO: A la puerta principal
debe de guardarme, mal
podremos hallarle acá.
Como por la falsa puerta
que sale al río saliste.
No es mucho que no le viste.
FLORENCIO: (¿Yerra mi dicha o acierta? Aparte
No sé qué sienta de haber
encontrado aquí a Nisea;
que aunque el gusto lo desea
sospechas le hacen temer.)
ROBERTO: Llamarále aquesta guarda.
Español, llama al amigo.
.....................[-igo]
FLORENCIO: ¿Dónde está?
ROBERTO: A la puerta aguarda.
NISEA: Espera.
FLORENCIO: ¿Qué es lo que mandas?
NISEA: Roberto, ¿quién es aquéste?
ROBERTO: Guarda de este monte.
NISEA: ¿De éste?
ROBERTO: De éste.
NISEA: (Fortuna, ¿en qué andas?) Aparte
¿Cuándo le trujiste?
ROBERTO: Agora.
NISEA: Pues si ha tan poco que vino,
no la mandes ir camino
en que nos detenga un hora.
Ve tú, y que te espero advierto.
ROBERTO: Voy. No te quites de aquí,
Español.

Vase [ROBERTO]

FLORENCIO: Harélo ansí.
(Echada es ya la suerte.) Aparte
NISEA: ¿Florencio?
FLORENCIO: ¿Señora?
NISEA: Espera.
Llégate. ¿Eres tú?
FLORENCIO: Yo soy.
NISEA: ¿Que estás vivo?
FLORENCIO: Vivo estoy.
NISEA: ¿Das en tu tema primera
o burlaste de ella. Llega.
¿Quién se ha trocado? ¿Tú o yo?
FLORENCIO: ¿No me ves, señora?
NISEA: No;
que estoy de llorarte ciega.
FLORENCIO: ¿No me conoces, a fe?
¿Tanto el traje te divierte?
NISEA: Pudiera no conocerte
si fuera menor mi fe.
¿Quién habrá que no se ataje,
mirando no prevenida,
a un hombre muerto con vida
y a un caballero este traje?
Crüel, ¿qué quisiste hacer
con publicar que eras muerto?
FLORENCIO: Poder estar encubierto
y poder venirte a ver.
NISEA: Aquí, ¿quién te conocía
que verme a mí no pudieras
sin que muerto te fingieras?
¿Quién andaba ya en tu espía?
Y, si es que te conocían,
para disimulación,
¿qué importaba esa acción
si vivo después te veían?
Ya que [fuera] traza buena
--que creerte no lo quiero--
¿no me avisaras primero
para excusarme la pena?
FLORENCIO: Si confesar tu razón
y pesarme de la culpa
basta ya para mi disculpa,
ya yo merezco perdón.
Y por alcanzarla quiero
hacer confesión entera
y la ocasión verdadera
de huir de mi error grosero.
Sospechas, señora, dieron
a mi locura aparejo
y, como de su consejo,
los disparates salieron.
Ver tu pecho descubierto
quise, y tus entrañas claras,
sin que de mí te guardaras,
creyendo que ya era muerto.
Y, pues llego a descubrirlo,
sin duda que me arrepiento,
básteme para escarmiento
la vergünza de decirlo.
NISEA: ¿Con alma tan temerosa
miras a mi voluntad
que buscas de mi verdad
experiencia tan costosa?
Y, ¿de dónde ocasión das
a tus sospechas?
FLORENCIO: No sé;
mas he dicho que pensé;
no me preguntes ya más.
NISEA: Fácilmente lo adivino;
que te quiero confesar.
No en todo es de disculpar
aquése tu desatino;
que, según lo que pasó
aquel día que viniste,
ocasión de temor diste
a no saber quién soy yo.
FLORENCIO: Sé quién eres, mas también
de tu casa me vi echar
y, alegre en ella quedar,
un rey que te quiere bien.
No es mucho que yo me ablande
y dé lugar al temor;
que, si es mucho tu valor,
también la conquista es grande.
NISEA: Pues, ¿qué pude más hacer
para que tú te quedaras?
FLORENCIO: Vi tus entrañas bien claras;
mas vi también qué temer.
NISEA: ¿Quién aseguró, me di,
que mudas ya de sentencia
y dejas esa experiencia
que hacer quieres de mí?
¿Por podérteme esconder,
te disfrabas ansí?
FLORENCIO: Y para vivir aquí
adonde te pueda ver.
NISEA: ¿Quién te recibió?

Мигель Санчес. Бдительная смотрительница. Miguel Sаnchez. LA GUARDA CUIDADOSA
Tagged on:                                 

Залишити відповідь

8 visitors online now
8 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 13 at 01:50 am UTC
This month: 43 at 09-12-2017 03:19 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Luís Vélez de Guevara. Reinar después de morir

Луис Велес де Гевара. Царствовать после смерти. Vélez de Guevara, Luís. Reinar después de morir

del.icio.us Bloknot links for 2006-11-08

Close