6 963 views

Acarette du Biscay. Relación de un viaje al Río de la Plata.

Prólogo

Los viajeros que recorrieron en la época colonial el actual territorio argentino, tienen ganado un puesto en el conocimiento de nuestra historia. No se puede prescindir de sus juicios, apreciaciones, informes o referencias, acerca del estado político, social, militar o religioso en el momento en que visitaron el Río de la Plata. Ofrecen en sus relatos coloridas pinceladas de la vida colonial. Algunos de ellos estuvieron vinculados a las cuestiones comerciales, por donde es posible conocer precisos datos acerca del desenvolvimiento económico; otros, trajinaron sotanas por casi todo el territorio, empeñados en la catequización, pero atentos al movimiento general de la sociedad de entonces, y no son los menos los que deambularon atraídos por yacimientos metalíferos, conquistados por la belleza serrana del norte, los nevados picos del oeste, las frías soledades del sur o la inalterable y serena majestad de la pampa. Ninguno, bueno es recalcarlo, puede ser despreciado por sus informaciones.

El rastreo atento entre la documentación o el cotejo con obras clásicas de nuestra historiografía —los cronistas en primer término—, hace posible confirmar o aclarar numerosas cuestiones. Paul Groussac nos dejó inquieto y erudito comentario en torno de un viajero holandés a bordo del Mundo de Plata; Vicente G. Quesada, en su introducción a las cartas de los jesuitas Gervasoni y Cattaneo, realizó igual intento, no así José Manuel Estrada en sus comentarios acerca de las dos siguientes cartas de los nombrados religiosos, en que realiza simplemente acotaciones al método histórico de Macaulay; Ernesto Quesada volvió a la senda de Groussac, empleando el material proporcionado por los viajeros en su estudio acerca de La Ciudad de Buenos Aires en el siglo XVIII y Luis María Torres en la introducción al tomo documental sobre Cuestiones de administración edilicia de la ciudad de Buenos Aires, discrimina el valor histórico de los relatos.

Tampoco puede esperarse una utilización consciente de todo el material proporcionado por quienes han visitado el Río de la Plata entre los siglos XVI y XIX, faltando —como faltan— colecciones a la manera de las compilaciones europeas de Thevenot, Harris, Churchill, etc., o ediciones en cuya traducción se pueda confiar. Raras son también las relaciones bibliográficas y recién en nuestros días tenemos dos estudios generales acerca de los viajeros, debidos al distinguido investigador José Torre Revello y al bibliófilo Alejo González Garaño, sin que olvidemos un estudio similar para los viajeros de la época independiente de Carlos J. Cordero. Esos trabajos cumplen con eficacia y son de indudable utilidad como instrumento de orientación para los estudiosos. Han abierto una huella en un tema escasamente recorrido y es de desear que inspiren a otros un análisis menudo y circunstanciado de las memorias y relaciones de cada uno de los viajeros, en los cuales se apunten los más variados problemas bio-bibliográficos y se coordinen y anoten críticamente sus relatos conforme con los conocimientos históricos correspondientes. Cumplimentada esta tarea previa de discriminación, devendrán las colecciones críticas, que depararán novedosas conclusiones, ratificando o rectificando cuestiones que son actualmente objeto de polémica o incertidumbre.

Acarette realizó dos viajes al Río de la Plata. El primero, bien determinado, se inicia a fines de diciembre de 1657, finalizándolo en Buenos Aires a los ciento cinco días de navegación, entre los meses de marzo o abril del año siguiente. Recorrió luego la ruta desde el Plata hasta Potosí, y vuelto a Buenos Aires partió de regreso en mayo de 1659, arribando a Santander con algún retraso, a causa de la colaboración que debió prestar en la isla de Fernando de Noronha a la nao holandesa del capitán Isaac de Brac.

El segundo viaje de Acarette, sin licencia real y con el pretexto de perseguir a los lusitanos en las costas brasileñas, se verificó sin fecha precisa, si bien sabemos que tuvo lugar durante el gobierno de Alonso Mercado y Villacorta (1660-1663).

Las alternativas de estos dos viajes de Acarette constituyen «uno de los más fieles reflejos de la realidad en la época en que visitara a Buenos Aires, haciendo descripción amena de la ciudad y su campaña, habitantes y costumbres, aportando a la vez valiosas informaciones sobre el aspecto económico». Sin embargo, recayó sobre él un largo silencio, y un olvido completo. Se lo mencionaba como ejemplo de exageración y ausencia de sentido crítico, pues más se leyó como disparatado relato de un visionario o fantástico viajero, que como obra basada en un viaje efectuado con inquietud y espíritu atento a las novedades que como europeo se le ofrecían. Como si ello no fuera bastante, la segunda edición inglesa del relato de Acarette aparece como obra anónima, dedicada al Directorio de la South Sea Company y entre nosotros se mantiene casi totalmente ignorada la edición original que en idioma francés apareció en la Colección de Thevenot, que tan sólo hemos podido manejar a través de los comentarios de Camus en su Mémoire sur la collection des grands et petits voyages, et sur la collection des voyages de Melchisedech Thevenot, a quien han seguido todos los tratadistas bibliográficos.

Esta rara colección de viajeros se titula Relation de divers voyages curiex qui n'ont pas été publiés, et qu'on a traduits ou tirés des originaux y consta de cuatro partes agrupadas en dos volúmenes. «Les collecctions complètes sont excessivement rares chez l'étranger; elles ne sont pas communes même en France», podía decir Camus en 1802, y Brunet, sesenta años más tarde, también señalaba la rareza de esta «Collection intéressante, dont il est difficile de trouver des exemplaires complets, parce que chaque partie est composée de pièces séparées».

La primera parte apareció en 1663 —con nuevo título en 1666—y la segunda y tercera en 1666 y la cuarta en 1672. A la muerte de Thevenot, el librero Thomas Moëtte publicó la colección con nuevos frontispicios datados en 1696, y agregándoles los trabajos que estaban destinados a constituir una quinta parte.

Pues bien, en la cuarta parte y con el número XXXVII apareció, por primera vez, en 1672 la Relation des voyages du S.... dans la riviére de la Plate, et de lá par terre au Pérou. Camus expresa que «le nom de Vauteur de cette relation est resté en blanc, tant dans ce titre, que dans le cours de la relation. Il est exprimé dans le frontispice particulier, qui porte: Voyage du S. Acarette à Buenos Ayres, etc.» Respecto del autor del relato no aporta Thevenot ningún antecedente, limitándose a decir que «l'auteur ne lui est connu que sous le nom du S. Acarette, qui est peutêtre supposé». «C'est apparentement —agrega por su parte Camus— cette raison qui l'a empêche d'exprimer le nom dans le cours de la relation».

Como Camus advierte que «n'en connois pas d'autre édition que celle de Thevenot», debemos estimar que fue el texto utilizado en la primera edición inglesa de 1698 y en donde ya aparece Acarette convertido en Acarette du Biscay; es decir, que al nombre del viajero los editores consideraron conveniente agregarle el lugar de origen. Esta segunda edición corrió bajo el siguiente título: An / account / of a / voyage / up the River de la Plata, / and thence over Land to / Peru. With observations on the inhabi / tants, as well Indians and Spaniards; / the cities, commerce, fertility, and / riches of that part of America / by Mons. Acarete du Biscay / London: / Printed for Samuel Buckley, at the Dolphin / over agait St. Dunstans Church in / Fleetstreet. 1698, integrando un volumen de viajes que se titula Voyages and Discoveries in South America, The First up the River of Amazons to Quito in Peru, and back again to Brazil, perform'd at the Coinmand of the King of Spain by Christopher D'Acvgna. The second up the River of Plata, and thence by Land of the Mines of Potosi. By Mons Acarete. The third from Cayenne into Guiana in search of the Lake of Parima, reputed the richest Place in the World. By M. Grillet and and Bechamel. Done into English from the Originals, being the only accounts of those Parts hitler to extant. The whole illustrated with Notes and Maps. London, 1698.

Acarette du Biscay. Relación de un viaje al Río de la Plata.

Залишити відповідь

9 visitors online now
9 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 52 at 12:24 pm UTC
This month: 114 at 12-11-2017 09:03 pm UTC
This year: 114 at 12-11-2017 09:03 pm UTC
Read previous post:
INFORMACIONES ACERCA DEL SEÑORÍO Y GOBIERNO DE LOS INGAS HECHAS POR MANDADO DE DON FRANCISCO DE TOLEDO VIREY DEL PERÚ. 1570—1572.

INFORMACIONES ACERCA DEL SEÑORÍO Y GOBIERNO DE LOS INGAS HECHAS POR MANDADO DE DON FRANCISCO DE TOLEDO VIREY DEL PERÚ....

HERNANDO PIZARRO. CARTA DE HERNANDO PIZARRO A LOS OIDORES DE LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO (1533).

HERNANDO PIZARRO. CARTA DE HERNANDO PIZARRO A LOS OIDORES DE LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO (1533).

Close