Sebastian Lorente. HISTORIA DE LA CIVILIZACIÓN PERUANA.

Sebastian Lorente. HISTORIA DE LA CIVILIZACIÓN PERUANA.
Себастьян Лоренте. История перуанской цивилизации.

289
HISTORIA DE LA CIVILIZACIÓN
PERUANA
289
290
290
291
291
292
292
293
Introducción
—I—
Interés de la civilización peruana
Sus atractivos.- La civilización peruana por su notable antigüedad, sus
variadas formas, su grandioso desarrollo y sus violentísimos contrastes
ha atraído poderosamente la atención de propios y extraños. Si bien presentida
más que conocida su grandeza después de la conquista, y perdida
hasta principios de este siglo su existencia en la de la metrópoli, no
había ni la libertad de pensamiento ni los vivos deseos, ni la conciencia
clara, que multiplican los estudios filosóficos-históricos sobre los progresos
de las naciones independientes, los del Perú no han dejado de excitar
el más alto interés desde el siglo XVI hasta nuestros días: gobiernos y
particulares, historiadores y hombres de ciencia, curiosos viajeros y sabios
naturalistas, diligentes observadores, sagaces anticuarios, espíritus
dados a las especulaciones abstractas y espíritus que sólo buscan resultados
prácticos, han examinado con inteligente solicitud una cultura sumamente
atractiva por su expansión en el tiempo y en el espacio, de formas
tan variadas, como extraordinarias, dulce, benéfica y ostentando
siempre entre los mayores contrates y ruinas el porvenir más brillante.
Su antigüedad.- País del Nuevo Mundo no ha podido entrar el Perú en la
carrera de la civilización, tan pronto como las naciones del antiguo continente
próximas a la cuna del linaje humano, pero desde una antigüedad
muy notable no sólo con relación a los pueblos americanos, sino
respecto de muchos pueblos hoy muy cultos en Europa, fue habitado por
tribus de índole apacible, que no obstante la barbarie circunvecina gozaban
las dulzuras de la vida civil y habían adelantado notablemente así en
poder, como en las principales artes. Aunque el transcurso de los siglos,
el desborde de las pasiones políticas, las invasiones desoladoras y las
[293] 293
294
catástrofes naturales hayan acumulado ruinas sobre ruinas, sepultando
en el olvido razas y cultura, todavía quedan vestigios de ésta y de aquéllas,
que nos llevan a épocas muy lejanas. Donde quiera aparecen restos
de una agricultura adelantada, arte, que sólo poseen los pueblos civilizados.
Abundan también los escombros de poblaciones, y sabido es que los
hombres nunca levantan edificios duraderos, si no después de haber salido
de su existencia vagabunda y bárbara; además en el Perú necesitaron
períodos más que seculares para descender gradualmente desde las cumbres
a las laderas, y desde las punas a los valles, a medida que las relaciones
entre las tribus colindantes eran más pacíficas y seguras. Por otra
parte varios monumentos, unos de imponente grandeza, otros de hábiles
labores remontaban según las tradiciones recogidas en el siglo de la conquista
a miles de años, revelaban una vetustez incalculable en sus durísimas
piedras, que la acción lenta de los elementos había corroído. Prueba
más clara de esa inmemorial cultura han dado en nuestros días los ídolos
y otros artefactos descubiertos a 33 pies de profundidad bajo las capas de
guano en las islas de Guañape y 62 en las de Chincha.
Sus variadas formas.- La variedad sorprendente de civilización se manifiesta
en las diversas formas de gobierno, religión y género de vida, que
simultánea o sucesivamente han prevalecido en el Perú. Han existido
multitud de comunidades, ya sin jefes vitalicios, ya sometidas a curacas
hereditarios —unos de reducida dominación y otros ejerciendo su autoridad
en dilatados señoríos—, como los del gran Chimú; todas ellas fueron
absorbidas en el vastísimo imperio de los incas, el que formó la parte
principal de un virreinato sometido a España y una vez roto el yugo
colonial se estableció la república democrática. Entre las creencias religiosas
resaltan desde luego las tradiciones primitivas extrañamente alteradas
por toda suerte de idolatrías y de supersticiones; sin desterrarlas
los pretendidos descendientes del Sol generalizaron el culto espléndido
y civilizador del astro del día. Bajo la dominación española fue el catolicismo
la religión exclusiva de los peruanos civilizados; la república independiente,
si bien la reconoce como religión del estado, ha hecho predominar
en las costumbres la tolerancia religiosa sobreponiéndose a las
prohibiciones legales. En cuanto al modo de vivir, si las condiciones del
territorio hacen prevalecer fuera de los bosques la vida de los labradores,
no por eso dejan de haber pueblos pastores, mineros, comerciantes y en
menor escala pueblos manufactureros. Lo que la civilización del Perú ha
ofrecido de más extraordinario y permanente en el estado social ha sido
el espíritu comunal, que apareció desde los primeros albores de la vida
civil, recibió una organización admirable en el imperio incaico, dejó sentir
su influencia bajo los virreyes y aún no ha desaparecido enteramente;
294
295
lo que entre los griegos consiguió difícilmente Licurgo en el reducido
territorio de Esparta, lo que en nuestros días se relega entre las peligrosas
utopías del socialismo, fue realizado por Manco-Capac y sus sucesores
en escala vastísima, haciéndose solidario el destino de las comunidades
y provincias, sin trastornos, ni crímenes, sin holgazanería, ni violencias,
en dulce paz, con bienestar común, con la regularidad de un
convento y con las aspiraciones concertadas de una familia, cuyos individuos
están cordialmente unidos.
Su grandioso desarrollo.- La civilización del Perú hubo de producir bajo
los incas sorprendentes efectos por la solidaridad de acción entre algunos
millones de hombres, por la continuidad de los mismos esfuerzos
durante siglos y por su propia fuerza de desarrollo. Mientras en el interior
se levantaban obras colosales y adelantaban las artes de la paz y se
gozaba más suma de bienestar que en la mayoría de los países civilizados,
se extendieron a lo lejos el ascendiente y los beneficios de aquella
singular cultura; así los hijos del Sol, bajo cuyo gobierno se confundía el
interés de la patria con el de la autoridad, llegaron a formar un imperio
rival de los grandes imperios del Asia por la extensión, y superior a
todos ellos por el orden social y por el carácter paternal de la administración.
Aún bajo la tutela extranjera, de suyo inclinada a sacrificar los
intereses de la colonia a las pequeñas y desacertadas aspiraciones de
una corte y de una metrópoli situadas a más de tres mil leguas de distancia,
ejerció el Perú influencia muy poderosa desde Panamá hasta Buenos
Aires; Lima, que en casi todo el período del virreinato fue el centro del
poder, del comercio y de la ilustración, contribuyó de todos modos a
formar las nuevas sociedades, con las que la emancipación había de
establecer siete repúblicas hispanoamericanas y uno de los estados de la
federación colombiana; a donde no llegaba la acción de las autoridades
coloniales, en regiones en que no habían podido penetrar las armas de
los incas, se hizo sentir el celo de los misioneros enviados a la inhospitalaria
tierra de los salvajes por la deliciosa Ciudad de los Reyes. Tan
eficaz era el influjo del Perú sobre la América del Sur, que la independencia
de los nuevos estados hubo de sellarse en el campo de Ayacucho con
el concurso de las huestes libertadoras, originarias de todos ellos. Después
de la emancipación, sea para conjurar peligros más o menos generales,
sea para facilitar el progreso común, el centro de las negociaciones
y tratados ha sido la capital del Perú.
Sus violentos contrastes.- Tan grandioso desarrollo no ha podido preservar
a la cultura peruana de perturbaciones y caídas, que más de una vez
han comprometido su porvenir y aun han hecho dudar de los adelantos
295
296
alcanzados. Prescindiendo de los contrastes, que ocurrieron en las épocas
prehistóricas, y que por lo mismo están envueltos en densas tinieblas,
la civilización de los incas con todo su esplendor y grandeza, apareció
tan frágil y cayó de súbito con tan pequeño ataque, que juzgándola
de ligero se la tomaría por una obra puramente fantástica o por un vano
simulacro. El cúmulo de abusos, miserias, humillación y rémoras inherentes
a la civilización colonial ha dado ocasión a que no sólo se nieguen
todos sus beneficios, sino a que se tenga ese período trisecular como un
paréntesis en la cultura de los peruanos, como un retroceso o un letargo.
Si los progresos del Perú independiente aparecen claros, grandes y rápidos,
los gravísimos desórdenes causados por las prolongadas convulsiones
de la república, permiten a sus enemigos poner en tela de juicio
así su magnífico porvenir, como sus más valiosas conquistas. En verdad
es incuestionable, que entre mil inapreciables elementos de prosperidad
y engrandecimiento quedan otros refractarios a la acción civilizadora;
sin hablar de los gérmenes de perturbación y de retroceso, que todavía
aparecen en los bajos fondos de la sociedad, y de que las naciones más
adelantadas nunca se vieron enteramente libres; la inmensa y riquísima
región de la montaña está casi enteramente en poder de hordas diminutas,
que vegetan en los horrores y miserias de la vida salvaje. Por cierto,
no hay el más lejano peligro de que tan débiles sostenedores de la barbarie
hagan retroceder al Perú civilizado; pero no sería infundado el recelo
de que en esa codiciada porción del territorio peruano pudieran establecerse
razas más inteligentes y audaces, las que opondrían obstáculos
invencibles al desarrollo nacional y tal vez amenazarían a la autonomía
de la república.
Importancia de su estudio.- Realzando las ventajas de la filosofía y de la
historia con el interés que inspiran las cosas de la patria, el estudio de la
civilización peruana, al mismo tiempo que ofrece a la curiosidad un
espectáculo tan grato como sorprendente, suministra enseñanzas tan
variadas como útiles: con las luces, que el pasado proyecta sobre el presente,
disipa las sombras del incierto porvenir, como los rayos solares
reflejados por la luna esclarecen la noche tenebrosa; en todas las esferas
de la vida hace saborear los dulces frutos de la experiencia sin necesidad
de someterse a las amarguras de las pruebas personales; da una instrucción
vasta y despierta el deseo de saber más; eleva y extiende el pensamiento
haciendo ver el conjunto de los hechos desde la altura de sus
causas; precave los extravíos de la imaginación y madura el juicio con la
realidad, piedra de toque para todos los proyectos y teorías; perfeccionando
las ideas favorece la perfección de los sentimientos y vivifica especialmente
los afectos patrióticos, la dignidad personal y la tolerancia
296
297
política; comunica a la voluntad la adhesión firme y generosa al bien
público sosteniéndola y depurándola con la fuerza de las convicciones y
la abnegación heroica; precave las tormentas revolucionarias señalando
la oportunidad y urgencia de las reformas; establece los progresos sólidos
sobre la base de la libertad, que a su vez se apoya en la educación del
pueblo, y salva a la democracia así de sus propios extravíos, como de los
golpes de la tiranía; retempla el carácter nacional; y como la civilización
viene a ser el triunfo del hombre sobre la naturaleza, del espíritu sobre la
materia, de la razón sobre la sensualidad, del derecho sobre el fraude y la
violencia; sus conquistas se extienden y consolidan con el perfeccionamiento
de los individuos y de las instituciones mediante el conocimiento
claro y persuasivo de las leyes del movimiento civilizador, conforme a
las imperiosas exigencias de la conciencia social y por el impulso irresistible
de la verdad presentada con la elocuencia de los grandes sucesos.
Especial importancia recibe el estudio de la civilización peruana de
las condiciones particulares de la república: la conocida grandeza de la
patria ha de levantar el espíritu a las altas aspiraciones, que son el principio
de los grandes adelantos; las glorias del pasado y los terribles contrastes
han de moderar el enervante desaliento y las locas esperanzas,
muy de temerse en almas muy impresionables, que atraviesan días difíciles
o ceden al entusiasmo excitado por la prosperidad súbita; lo que en
otro tiempo hicieron las razas indígenas, es indicio seguro de lo que la
civilización puede esperar de ellas, y revelándose tan claramente su capacidad,
se desvanecerán las preocupaciones, que por su pretendida
inhabilidad las condenan a perpetua servidumbre, y al país a no aguardar
mejoras de la mayoría de sus habitantes; las exageraciones del socialismo,
que en la actualidad son el mayor peligro del mundo civilizado,
habrán de moderarse por el desengaño, que ofreció la organización social
de los incas, sin que por eso haya de renunciarse a los inestimables
beneficios producidos por la armonía de los asociados y por la participación
de trabajos y de goces. Como era de prever, cuanto se ha hecho de
precioso y duradero aparece en nuestra civilización como el efecto del
esfuerzo unánime de los peruanos y del concierto entre la administración
y la opinión pública; las catástrofes y perturbaciones han dependido
de la colisión y del aislamiento: lección elocuentísima, que predica a
los partidos y a los gobiernos la necesidad vital de unión, de respeto a la
conciencia social y de obediencia a las leyes. Tantas y tan señaladas
ventajas derivadas de su estudio ponen en evidencia que no es infundado,
ni habrá de disminuir el alto interés que ha excitado la civilización
peruana en europeos y americanos.
297
298
—II—
Relaciones entre la civilización y el territorio del Perú
Influencia del medio social.- El interés de la civilización peruana se acrecienta
al considerar su estrecha conexión con el territorio, que es la más
sólida garantía de su magnífico porvenir. Siendo el hombre el centro de
la creación terrestre, donde se reúnen como en un pequeño mundo todas
las fuerzas físicas y todos los poderes del espíritu, existiendo las más
íntimas y constantes relaciones entre el alma y el cuerpo, y estando subordinada
la actividad humana en mucha parte a las condiciones exteriores,
se ha dicho con razón que la tierra es la profecía de la historia. El
territorio con su aspecto, clima y recursos ejerce la influencia más decidida
en el pensamiento y acciones de los individuos, en las instituciones y
usos de la sociedad y en todas las manifestaciones del progreso: lo favorece
o contraría presentándole los más poderosos elementos u obstáculos;
facilita a la cultura los medios de defensa o la expone a peligrosos
ataques; ejerce un influjo preponderante en la salud y longevidad de los
habitantes; multiplica los tipos bellos o mal conformados, el humor alegre
o melancólico, el ingenio vivo o tardo y los caracteres suaves o ásperos,
muelles o enérgicos; contribuye a la corrupción y a la pureza de las
costumbres ofreciendo un teatro más o menos adaptado al vicio y a la
virtud; se refleja en las creaciones del arte con las imágenes e impresiones
que de continuo alimentan el genio y el gusto; determina el modo
común de vivir; imprime a la inteligencia cierta dirección, que se deja
sentir fuertemente en la marcha religiosa y política; y por los hábitos de
indolencia o laboriosidad, que generaliza, comunica a la civilización
una fisonomía característica.
Si es tan extensa y manifiesta la influencia del territorio en el progreso
de las naciones, no es menos cierto que desde Montesquieu y Herder
hasta Buckle y demás positivistas de nuestros días ha sido exagerada
extrañamente, suponiendo que el mundo moral está bajo la absoluta
dependencia del mundo físico; que el desenvolvimiento de los pueblos
corre parejo con la vida de las plantas, y que la civilización entera es hija
de las condiciones territoriales. Semejante teoría lleva directamente al
sensualismo y al fatalismo; por más que sus partidarios se proclamen
los mejores amigos de la libertad y del progreso, el triunfo de tales doctrinas
precipitaría a las sociedades modernas en la tiranía más insoportable
y en una barbarie odiosa a los mismos salvajes. No: el hombre dotado
de razón y de libertad no es el esclavo de la materia, en cuyo seno despliega
sus facultades divinas; ni como la planta ha de tener fatalmente
su sepulcro en el suelo, que fue su cuna, ni como el bruto se halla dominado
por las impresiones de los sentidos; con su inteligencia universal y
298
299
el poder de su libre albedrío puede resistir dentro de ciertos límites a las
influencias exteriores, modificar profundamente la naturaleza que le
rodea, sustraerse a su acción exclusiva cambiando de lugar, y neutralizar
en parte sus efectos mediante los movimientos inteligentes y espontáneos.
Las vicisitudes de Tiro, Palmira, Babilonia, Egipto, Cartago,
Esparta, Atenas, pueblos latinos y germánicos ora sumidos en la desolación
y barbarie, ora ostentando esplendente cultura según el carácter de
sus ideas, instituciones y costumbres emanadas de la razón y de la libertad
bien o mal ejercitadas, demuestran sin necesidad de reflexiones profundas
que, si la acción del medio físico es muy poderosa, no es irresistible
en el destino de los pueblos. Reducida a sus justos límites aclarará
mucho el pasado y el porvenir de la civilización peruana, si se fija bien la
consideración en la posición y grandeza territorial del Perú, en el diverso
aspecto de sus regiones, en la variedad de sus climas y en la riqueza
de sus producciones naturales.
Posición y extensión del Perú.- Situado el Perú en la región occidental e
intertropical de la América del Sur, teniendo un límite fijo en las aguas
del Pacífico y hallando en los vínculos naturales que unen las principales
regiones, poderosos medios para resistir a las desmembraciones políticas,
está llamado por la naturaleza a formar de una manera permanente
un estado mucho mayor que la España, su antigua metrópoli, y
cediendo en extensión tan solamente al Brasil, los Estados Unidos, el
imperio Británico, la China y el imperio Ruso. En verdad su vastísima
superficie, que aumentan extraordinariamente las prolongadas alturas
y depresiones, no es una condición indispensable, ni un elemento seguro
de grandes adelantos; puesto que más de una vez se han realizado
éstos en pequeños países y han faltado constantemente en otros muy
dilatados; pero es evidente que en igualdad de circunstancias el estado
mayor ofrece más medios de engrandecimiento. Éste se halla facilitado
en el Perú por la posición central en América, por el gran número de
cómodos y seguros puertos, entre ellos el incomparable del Callao, y por
una costa accesible en una extensión de más de quinientas leguas: condiciones
muy apropiadas para el desarrollo de las relaciones marítimas,
altamente civilizadoras, y principio de poderosa influencia sobre el resto
del mundo oceánico. Los adelantos en el interior del Perú no pueden
ser favorecidos por ese trato fácil; pero en cambio la defensa de todo el
estado halla en las tierras de adentro fortificaciones naturales, excelentes
posiciones militares, y el valor, principal escudo de los pueblos, el
que se forma de suyo en alturas tempestuosas y en moradas, donde el
hombre crece en toda su independencia. En la situación intertropical ha
visto el ingenioso Buckle un obstáculo invencible para el progreso inde-
299
300
finido del Perú, suponiendo que, como ha sucedido a muchos pueblos
orientales de antiquísima cultura, el clima caluroso y la tierra ferocísima,
si bien contribuyeron a su precoz desarrollo, lo condenan a vegetar en la
inmovilidad por la indolencia de la sociedad y la tiranía del gobierno.
Mas esas suposiciones del historiador inglés parten de un error acerca
del territorio peruano, que en sus aspectos, clima y producciones ofrece
un compendio de las diversas regiones del globo.
Aspectos del Perú.- Los Andes que atraviesan el Perú de Sur a Norte divididos
en dos o tres cadenas principales y en un laberinto de cadenas
secundarias, y cuyos picos llegan a rivalizar con los del Himalaya, forman
dos mundos superior e inferior, que marchan juntos y a cada paso
se penetran; por esa diferencia de alturas están escalonados en el territorio
peruano todos los climas desde el calor abrasador del África en las
tierras bajas hasta los hielos polares en altiplanicies y cumbres. Subiendo
de las orillas del Pacífico a la región de las nieves o descendiendo de
ésta por las vertientes del Atlántico, pueden recorrerse en breves días y a
veces en pocas horas localidades que por su diversidad de configuración
y de influjo sobre los seres vivientes representan países separados
entre sí por enormes distancias; desde alturas que gozan de una perpetua
primavera, la vista puede descubrir profundidades donde a favor
del calor ostentan su exuberancia de vida las plantas intertropicales, y
cumbres condenadas a la esterilidad por su glacial clima. La más trascendental
división del Perú es en tres grandes regiones, costa, sierra y
montaña, en las cuales se marcan por caracteres muy distintos otras
muchas regiones secundarias: éstas ofrecieron muchos focos a la naciente
cultura, mientras las grandes regiones neutralizaron la acción
inmovilizadora de la naturaleza exclusivamente intertropical.
La costa.- La región cisandina llamada costa es una sucesión de desiertos,
entre ellos los de Sechura, Huarmey, Nazca, Islay y Tarapacá, que se
extienden en plano inclinado de las orillas del Pacífico al pie de la cordillera
hasta 400 ó 500 msnm, con una anchura de 15 a 25 leguas, hallándose
cortados por oasis en formas de valles o de lomas. La aridez de la costa
depende de la falta de lluvias y de aguas corrientes; sólo llueve en la parte
del norte cada cinco o siete años, en el resto del litoral caen de mayo a
septiembre menudas lloviznas llamadas garúas; las gotas gruesas son
raras y de corta duración; hay pocos ríos, por lo común de corto curso y de
escaso caudal, excepto cuando llueve mucho en la sierra, y varios de ellos
desaparecen antes de llegar al mar; la temperatura, con algunas excepciones
de días y localidades ardientes, es primaveral, porque el calor de los
trópicos se halla moderado por la corriente marina, las brisas de mar y
300
301
tierra, los sures y un pabellón de ligeras nubes durante la estación húmeda.
El cielo es extraordinariamente sereno, contándose entre los fenómenos
seculares el estallido de algún trueno. En cambio la tierra tiembla
todos los años especialmente en las cercanías de los equinoccios, y si bien
de tarde en tarde, los terremotos llegan a igualar la desolación con el
espanto: el suelo ya agitándose en diversos sentidos como el hombre embriagado,
ya entreabriéndose profundamente reduce a escombros grandes
poblaciones y sepulta a los míseros habitantes, sea entre las ruinas,
sea en las simas del campo; el Pacífico desmintiendo su nombre brama
como en las regiones polares, cubre los pueblos con sus olas y arroja las
aves a la campiña. Mayores trastornos ha debido sufrir la costa en épocas
remotas; puesto que de haber estado bajo el mar son seguro indicio las
llanuras cubiertas de los guijarros, que ruedan entre las ondas, altas rocas
horadadas por su choque secular, peñascos con los tintes sombríos,
que el océano sólo ha podido comunicarles después de haberlos bañado
por mucho tiempo, cerros abundantes en conchas marinas y, según las
sabias observaciones de Raimondi, mezclas y combinaciones minerales
que suponen una fortísima y prolongada presión marítima.
Sea por el terror que causan las convulsiones de la tierra, sea por el
melancólico aspecto del desierto, cuya monotonía apenas se halla interrumpida
por fatigosos médanos y deslucidos cerros, la costa suele producir
muy penosas impresiones apareciendo a primera vista como un
país inhospitalario; mas son muy pocos los hombres sensibles, que después
de reconocer toda su belleza, pueden resistir a sus encantos. Bastaría
para hacer olvidar los horrores del árido arenal, el magnífico espectáculo
del gran océano; las galas de los trópicos desplegadas en floridas
lomas, amenas praderas y frondosas plantaciones aparecen tanto más
hermosas, cuanto mayor es su contraste con la aridez que las circunda;
en los afortunados valles, que reciben el beneficio constante de los ríos,
en las islas de verdura con atmósfera perfumada, siempre serena y tibia
puede deslizarse la vida como sueño de bienestar, admirando a toda
hora la lozanía de las nuevas plantas, la abundancia de las cosechas, la
variedad de las más vistosas flores y la renovación constante de los frutos
más sabrosos. En el invierno las ligeras nubes son como un velo
transparente, que realza la belleza del suelo; en el verano presentan
matices encantadores los celajes de la tarde, y en las noches serenas que
no son raras durante los mayores calores, la luna brillando apacible en
un cielo despejado trasporta a los objetos terrestres su resplandor suave
y la naturaleza entera se halla envuelta en inefables encantos.
La sierra.- La región andina recibe el nombre general de sierra, y el particular
de puna en sus rígidas alturas; su terreno es sumamente escabroso,
301
302
erizado de precipicios, profundidades que causan vértigos, rocas colosales
suspendidas entre el cielo y el abismo, y un laberinto de cerros y
quebradas que se tocan, cruzan, confunden y amontonan; no escasea de
aguas, ni es de humedad sobreabundante, teniendo su estación lluviosa
en los meses más secos de la costa, es decir, desde octubre a mayo; por la
enorme desigualdad de alturas es ardiente en las quebradas muy bajas,
templada en los valles de tres mil a cuatro mil metros sobre el nivel del
mar, fría en las altiplanicies y glacial en las cimas de la cordillera; en
general la temperatura de un mismo lugar está sujeta a considerables
variaciones del día a la noche, del sol a la sombra, en tiempo ventoso o
sereno. Las tempestades son frecuentes, sobre todo en las punas y cumbres,
convirtiéndose en verdadera lluvia de rayos mayormente por la
tarde; a gran elevación menudean más la nieve y el granizo que la verdadera
lluvia. Los terremotos pocas veces dejan sentir toda su violencia en
el interior de la sierra; pero la tierra henchida de agua ocasiona enormes
derrumbes, y por el desencadenamiento de las fuerzas atmosféricas o
subterráneas ocurren espantosos trastornos. Pónese la honda quebrada
al nivel de la llanura, caen altos montes o son trasportados a distancia
admirable, la altiplanicie queda cortada por hendiduras anchísimas o
profundas, el lago hallando súbita salida deja a descubierto un ameno
valle, el río, cuyo curso se ha obstruido, todo lo inunda. En tiempos prehistóricos,
cuando las convulsiones terrestres eran más frecuentes e intensas,
hubo enormes levantamientos, grandes depresiones y erupciones
repetidas de volcanes hoy sin actividad o destrozados, surgieron
grandes cordilleras, y se trasformaron los terrenos. Entre las grandes
masas, que la naturaleza acumula o dispersa como elementos de una
nueva creación, o como ruinas de un mundo destruido; entre el caos de
formaciones y destrucciones que presenta el suelo atormentado de la
sierra; en las deshechas tormentas y rígido clima de las alturas; en el
aspecto monótono y amarillento de punas, que forman horizonte, y entre
las nieves, que borran la huella de la vida y apenas dejan respirar, no es
fácil sentir de continuo los atractivos que a la región andina dan bellezas
de todo género.
En el terreno más escabroso los paisajes cambian a cada instante y
son en extremo pintorescos; el suelo suele ostentar en los valles, altiplanicies
y cimas una transparencia sin igual; su azul intenso y puro comunica
a las estrellas extraordinario resplandor y a veces deja ver algunas
de ellas a las once del día; nubes fantásticas forman cuadros bellísimos
proyectando formas vigorosamente dibujadas; el brillante arco iris aparece
no sólo en el firmamento, sino en la pendiente de altísimos montes;
desde una atmósfera serena puede gozarse el magnífico espectáculo de
la tempestad, que forma perspectivas mágicas en el bajo horizonte. To-
302
303
dos los grados de belleza pueden admirarse contemplando a su vez los
picos nevados, los campos de nieve, lagos vastos como un mar interior o
de graciosísimo aspecto, corrientes de todo género, valles amenísimos de
formas tan variadas como poéticas, y que aparecen como otras tantas
perlas engastadas en la cordillera. Las más imponentes revoluciones del
globo se recuerdan viva y distintamente mirando desde una de las vecinas
explanadas profundidades que parecen atravesar toda la corteza
terrestre y poner de manifiesto sus diversas capas.
La montaña.- La parte del Perú situada al este de los Andes debiera llamarse
la región de los bosques, que le imprimen un aspecto característico;
pero es más conocida con el nombre de montaña, a causa de que la
parte más vecina a la sierra y por lo mismo explorada de más antiguo es
realmente montuosa. Esa vertiente oriental de los Andes no cede en escabrosidad
a la sierra; mas en la parte baja se suceden llanuras interminables,
cuyo verdor contrasta singularmente con la aridez de la costa. La
fuerza maravillosa de la vegetación depende del terreno fertilizado con
el continuo aluvión de la cordillera, de la elevada temperatura, que reina
todo el año, y de la humedad permanente. Durante nueve meses, de octubre
a junio, caen lluvias torrenciales, las avenidas suelen tomar espantosas
proporciones y la tierra, que recibe tanta agua, y a causa de la espesa
arboleda o del suelo bajo no puede descargarse de ella, está por lo común
inundada y rebosando humedad. La desfavorable acción del clima, el
cielo más o menos nebuloso, cuando no se muestra iluminado con los
rayos de un sol abrasador, las nubes de insectos, el terror inspirado por
animales más peligrosos aun cuando no son muy numerosos y la insidiosa
flecha del salvaje impiden a menudo gozar con espíritu tranquilo
del majestuoso espectáculo de las selvas vírgenes; pero al que una vez lo
ha contemplado pudiendo admirar toda su sublimidad, parecen juegos
de niños todas las magnificencias vegetales de la costa y de la sierra.
La región trasandina, cuya feracidad es verdaderamente intertropical,
despliega en sus plantas todo el lujo de la fuerza creadora: cuando
a ella se desciende, se camina entre bosques de majestad inconmensurable,
viéndolos a los lados, a los pies y sobre la cabeza, elevados sobre los
aires en serie interminable, y saliendo del abismo con el principio de
unos árboles gigantescos sobre las copas de otros colosos; desde que se
penetra en la profundidad de las selvas primitivas, en vez de piedras,
que allí son tan raras, como la arboleda en las altiplanicies, se vaga por
un océano de verdura, océano inmenso, que sólo parece ocultar el cielo y
la tierra para abismarnos en éxtasis silencioso, como en alta mar que a
veces suspendido el ánimo en la contemplación de la inmensidad celestial
y acuática lejos de todo espectáculo terrestre. Hay en la montaña real
303
304
colosos de vegetación, que alimentando brillantes y numerosos parásitos,
cubiertos de bejucos más gruesos que los mayores cables, y sirviendo
de madre tierra a varios árboles de robusto tronco y de frondosas ramas,
forman un bosque en compendio. Ante tales maravillas, bajo bóvedas
vegetales de incomparable pompa, en presencia de la vida exuberante y
al aspecto de formas tan lujosas no sólo se experimentan las emociones
del éxtasis y del entusiasmo; el espíritu queda anonadado contemplando
la fuerza ilimitada de la vegetación y halla deficientes las más artísticas
descripciones, la realidad superior al ideal, la naturaleza venciendo
a la fantasía. El esplendor de tan poéticas escenas se realza por los misterios
de la soledad, y por el curso majestuoso de los ríos, cuyo soberano
es el incomparable Amazonas.
Opulencia del Perú.- Más que por las bellezas de su territorio, que al primer
aspecto no siempre se reconocen, es renombrado el Perú por su proverbial
opulencia. Vale un Perú suele decirse, cuando se trata de encarecer
el valor de las cosas, y esta expresión hiperbólica no es impropia,
porque la riqueza del territorio peruano excede a todo encarecimiento.
Los tesoros, que después de la conquista han cambiado la situación económica
del mundo civilizado, están muy lejos de haberse agotado; lo que
hasta hoy ha podido extraerse, es nada en comparación de lo que todavía
reserva la tierra en sus entrañas o en su superficie; cada día se descubren
nuevas fuentes de prosperidad; cada lugar ostenta inapreciables
dones: los tres reinos de la naturaleza rivalizan en el valor de sus producciones.
Mas el abuso ruinoso que se ha hecho del guano está manifestando
que no todo son ventajas en la opulencia natural; también hay
en ella gravísimos peligros para la civilización del Perú. Semejante a los
premios de la lotería, la riqueza, que poco cuesta, después de disiparse
con una rapidez que parece un sueño, suele dejar a los individuos y a los
pueblos imprevisores hábitos dispendiosos, descrédito y miseria. Hay
además el riesgo de que las tentaciones de la abundancia causen estragos
profundos en la moral pública y privada, gasten la energía nacional
en la molicie, atraigan formidables agresiones de parte de potencias ávidas
de fortuna y poco escrupulosas, y según han observado historiadores
filósofos, faciliten la dominación de clases opresoras y de gobiernos
tiránicos. Acumulando sin dificultad los más audaces e intrigantes grandes
elementos de influencia, explotan a la muchedumbre sin misericordia
y la condenan a la miseria, mientras ellos nadan en la abundancia.
De esa manera se perpetúan el despotismo, la degradante servidumbre y
el atraso por el abuso de los dones, que la Providencia sólo concede para
la prosperidad del hombre bajo la condición de que se haga digno de
gozarlos mediante el trabajo y el uso provechoso.
304
305
Riqueza mineral.- Las minas, que tanta fama han dado al Perú, conservan
todavía casi toda su incalculable riqueza; si un cierto número de ellas no
se pudiesen explotar ya con ventaja, son innumerables las descubiertas
o por descubrir que retribuirán con usura los gastos de una explotación
emprendida con elementos poderosos y con una dirección inteligente.
Como si la Providencia hubiera querido prodigar sus beneficios a todas
las regiones del Perú, ha derramado la riqueza mineral en los terrenos
estériles que la vida no podía enriquecer, en el árido arenal, en el inclemente
nevado, y bajo las capas terrestres a donde no alcanza la fertilidad.
Como ha observado el sabio Raimondi, esa proverbial opulencia
suele ocultarse en muchas partes, porque los más preciosos minerales
son difíciles de distinguir a causa de que no afectan formas cristalinas,
están mezclados confusamente o presentan apariencias terrosas. La plata,
de la que se reconocen ricas minas en la costa de Tarapacá, la ofrece
también en todas las provincias de la sierra, hinchiendo las entrañas de
los Andes; si bien aparece a veces bajo la forma de plata nativa, sus
cantidades más notables se ocultan bajo las apariencias de galenas
(sulfuro de plomo) y de cobre argentíferos; sus principales variedades
son el cascajo y otros pacos de aspecto deslucido, el plomo ronco, la
polvorilla, el cochizo, el rosicler, el lechedor y otras mezclas cuyo valor
desconocen las personas inexpertas. El oro, que suele hallarse en todas
las regiones en vetas más o menos explotables, presenta los minerales de
más provecho en las vertientes orientales de la cordillera, ya en vetas
sobre cuarzo, ya en lavaderos a las orillas del Marañón, de los ríos de
Carabaya y Paucartambo y otras márgenes, de donde se ha alejado la
industria minera, sea a causa del clima, sea por temor a los salvajes. El
cobre sobreabunda en casi toda la costa y no falta en el interior presentándose
por lo común sumamente mezclado; sus principales tipos son el
cobre nativo, el cobre rojo, la panabasa o cobre gris, la chalkosina, la
cobellina, el pecho de paloma, la gualda, la malinowskita, la malaquita
y la crisocola. El mineral de plomo, apreciable no tanto por el valor de este
metal cuanto por la plata que suelen tener sus mezclas, ofrece gran diversidad
de galenas, la anglesita (sulfato de plomo), arequipita (silicio
antimoniato de plomo), la piromorfita (fosfato de plomo) la mathlockita
(oxicloruro de plomo), la cotunnita (cloruro de plomo) y la bleinienta
(antimoniato de plomo). El mercurio, que tantos servicios presta en la
explotación de los metales preciosos, además de la famosa mina de
Huancavelica, aparece en varias provincias bajo la forma nativa y bajo
la de cinabrio o bermellón (sulfuro de mercurio). El hierro, hasta hoy poco
o nada explotado, es abundantísimo y sus formas más comunes son las
piritas o bronces (sulfuros de hierro), el imán, el oligisto, el mispickel
(sulfoarseniazo de hierro), la limonita (peróxido de hierro hidratado), la
305
306
alcaparrosa (sulfato de hierro). El arsénico, el antimonio y el manganeso
acompañan a menudo a los metales más valiosos; el bismuto, el estaño, el
zinc, el cobalto, el molibdeno y la barita son mucho más raros. Los minerales
de alúmina, además de acompañar a los silicatos, están representados
por el alumbre, la turquesa y otros muy raros; los de magnesia, que entra
a veces en los silicatos, por la dolomita (carbonato de cal y magnesia), la
sideroplexita (carbonato de hierro y magnesia) y la sal de la higuera
(sulfato de magnesia); los de cal abundantísimos en todo el globo por
mármoles, estalactitas y otros varios carbonatos, por el yeso (sulfato de
cal) y muy diversas mezclas. La sílice ya aparece en los cuarzos (pedernal,
ópalo, cristal de roca y otras ágatas vistosas) ya entre importantes
silicatos, como los que forman el caolín o tierra de porcelana, otras arcillas,
el amianto, el talco, el anfíbol, la serpentina, la piedra pómez, el
vidrio volcánico, los granates, la turmalina, la lazulita, la ortosa, el
feldespato y la labradorita. Los más importantes minerales de soda son
la sal común (cloruro de sodio) y el salitre de Tarapacá (nitrato de soda);
la primera que sobreabunda en las orillas del mar, en el lecho de ciertos
ríos y en varios cerros, puede satisfacer todas las necesidades del país y
suministrar a la exportación un artículo valioso; el salitre que cubre la
pampa del Tamarugal por decenas de leguas; más o menos oculto en las
mezclas del caliche, se exporta ya por más de seis millones de quintales.
Por lo tanto, sin contar el azufre y otros productos muy útiles, el reino
mineral justificará por muchos siglos la opinión de que el Perú es el país
más rico del globo.
Riqueza vegetal.- Acostumbrados algunos escritores extranjeros a no oír
hablar del Perú sino como de un país de minas, creen que el cielo no le ha
prodigado la riqueza mineral sino bajo la condición de esterilizarlo. Mas
si bien es cierto que son muy escasos de vegetación los desiertos de la
costa y las heladas alturas de la sierra, esa esterilidad, que no es absoluta,
se halla bien compensada en otras partes del territorio; además como
goza de todos los climas y el de cada localidad suele ofrecer una fijeza
favorable al desarrollo de las plantas, puede enriquecerse con las de
todas las zonas, y por la especialidad de sus condiciones posee una de
las floras más ricas y mejor caracterizadas. El botánico Weddel en su
Flora andina ha manifestado que hay una admirable variedad en las alturas,
donde la vida presenta apariencias más uniformes y deslucidas; en
su bosquejo de Geografía botánica ha dado Raimondi idea de los múltiples
cuadros que la vegetación ofrece, sea que se suba de las orillas del Pacífico
a las cumbres de la cordillera occidental, sea que de esas alturas
atravesando la sierra se descienda a las pampas de la montaña. Sin ser
un eminente botánico, cualquiera puede señalar la infinita multiplica-
306
307
ción de formas vegetales que imprimen una fisonomía especial a los
diversos paisajes y hacen resaltar su peculiar hermosura: aquí están los
sargazos de la playa, la carnosa salicornia y otras especies marítimas;
ahí algunos cactos, arbustos espinosos, las secas tillandsias y otros vegetales
deslucidos, que invaden el desierto; en las colinas, que reverdecen
en el invierno, flores de grato perfume o muy vistosas entre otras de
mal olor o sin brillo; en el valle el variado verdor de útiles plantaciones,
frondosos árboles de ribera y las gracias del jardín; a mayor altura primero
los hermosos campos cultivados, luego el amarillo pajonal de las
punas, todavía más arriba el polvo informe y sin brillo, líquenes semejantes
a una nevada de papelillos, tallos rastreros cubiertos de espesa
borra y al nivel del suelo yerbas floridas, todo resintiéndose de aquella
atmósfera helada; por el contrario en la parte baja de la región trasandina,
milagros de vegetación no sólo en los amontonados colosos del bosque,
sino también a las orillas de ríos caudalosos, en elegantísimos tallos y
entre otras flores magníficas en la Victoria regia, que es la verdadera
reina de las plantas acuáticas.
Aunque la industria está todavía muy distante de explotar, como lo
merece, la rica vegetación del Perú, la agricultura, la medicina, la tintorería
y otras artes útiles sacan de ella inapreciables ventajas: a la cría de
animales sirven los pastos naturales y artificiales especialmente en la
costa y en la sierra; al uso del hombre se aplican el plátano, la yuca, el
camote, el maíz, la papa, la quinua, la chirimoya, la palta, la piña, la
granadilla, otra gran variedad de raíces, frutas y legumbres indígenas, el
trigo, cebada, arroz y otros comestibles introducidos de Europa, el fruto
y jugo de la vid y del olivo, el azúcar de caña, el cacao, el café, la coca, el
culén, la vainilla, la quinua, la ratania, la hipecacuana, el matico, algunos
bálsamos y otros preciosos medicamentos, el algodón y el maguey, el
achiote, el añil y otras materias colorantes, el tabaco, la leche y ceras de
ciertos árboles, maderas de construcción y ebanistería, leña de diversas
clases, paja para los sombreros, las más delicadas producciones de la
jardinería, que crecen como por encinto, y para que nada falte a los usos
de la vida el combustible fósil que se presenta bajo todas formas y en
todas las regiones, como grafito, hulla, asfaltado, ardilla bituminosa y
carbón de tierra propiamente dicho. Todas las producciones se hallan
en inmensas cantidades, y en las selvas trasandinas hay para el Perú un
porvenir comparable al de las minas.
Riqueza animal.- Donde tanto abunda la riqueza vegetal, y en un vastísimo
territorio en que cada animal puede hallar el clima más adaptado
a su organización, han de ser tan abundantes como diversificadas las
producciones animales. La fauna del Perú es de las más ricas y reúne
307
308
representantes de las diferentes faunas. No hablando sino de los más
útiles animales, que se multiplican por el cuidado del hombre, o que el
pescador y el cazador buscan en el agua, en la tierra o en el aire, se podría
formar una lista muy larga. Antes de la conquista el Perú y sólo el Perú
poseía rebaños de llamas y alpacas, sacando al mismo tiempo provecho
de las montaraces vicuñas y guanacos, que pertenecen al mismo género;
criábanse también cuyes, patos, perros y algunas aves domésticas. Bajo
la dominación española se introdujeron los ganados, aves de corral y
demás animales domesticados en Europa, todos los que se han multiplicado
sin sufrir desmejora. El Pacífico, los ríos y los lagos presentan a la
pesca valiosas entradas en corvinas, pejerreyes, lenguados, robalos y
otros apreciados peces, muchas focas, vacas marinas, tortugas, camarones,
etc. La caza se encuentra también recompensada con la captura de
fieras de piel apreciable, aves de dulcísimo canto, lindo plumaje, graciosas
formas, exquisitas carnes o al menos notables por su tamaño desde el
diminuto colibrí hasta el gracioso candor, vicuñas, guanacos, chinchillas,
vizcachas, venados, pecaríes, dantas y otros cuadrúpedos nada temibles,
y en escala más modesta lindas mariposas, especies dañinas o
extrañas que se buscan para exterminarlas o por reunir objetos curiosos.
No debemos olvidar a las abejas que dan la miel, al gusano de seda y al
insecto de la cochinilla, especies que especialmente en la costa pueden
criarse con gran provecho. Sin más cuidado, que el sacarlo de sus depósitos
para abonar sus campos o para venderlo en el extranjero, ha encontrado
el Perú la riqueza más envidiada en el guano acumulado por las
aves marítimas durante largos siglos en islas, islotes y sitios poco frecuentados
de la playa. La cantidad del precioso abono puede calcularse
aproximadamente en 20 millones de toneladas, y aunque lentamente
todavía se acumula en los sitio donde hallan no turbado asilo dichas
aves, las bandadas de éstas que a veces desfilan por horas enteras formando
nubes cerca de su acostumbrada residencia nocturna y la falta de
lluvias, que no arrebatan al guano sus principios fertilizantes, han dado
al Perú ese tesoro comparable al sacado de las más valiosas minas.
Desarrollo del hombre en el Perú.- Aunque el Perú sea la más rica y una de
las más bellas regiones del globo y por lo mismo haya podido ser llamada
por viajeros entusiastas el mejor país del mundo, nunca habría alcanzado
su actual cultura, ni podría aspirar a mayores progresos, si el desarrollo
del hombre encontrara en su territorio los obstáculos que le ponen
otras regiones intertropicales. En realidad no escasean en él las dificultades,
ni los peligros para el perfeccionamiento físico y moral. En lugares
pantanosos grasan las fiebres palúdicas perniciosas o rebeldes; la tisis y
la disentería hacen numerosas víctimas en climas enervantes; la mala
308
309
calidad de las aguas o el aire viciado producen dolorosas verrugas, alteraciones
semejantes a la lepra y cotos monstruosos, que no sólo deforman
al paciente, sino que le exponen a tener hijos idiotas; la uta o llaga
cancerosa amenaza en algunas quebradas; en gran parte de la montaña
la anemia puede matar por sí sola o agravando males accidentales, si
bien de tarde en tarde la fiebre amarilla y tifoidea invaden con toda la
fuerza de epidemias mortíferas. Al par que la vida y la salud corren
graves riesgos, son de temer en ciertos lugares las influencias contrarias
al desarrollo moral: en valles, cuyas delicias recuerdan la feliz existencia
del Paraíso, el ocio enervante, la pérfida suavidad del clima y las tentaciones
de la abundancia pueden dañar a las facultades del alma: sobre
todo en la ceja de la montaña, como ha observado Carrey, «al cabo de
algunos días de residencia, en el dulce país se siente uno atacado por el
bienestar del farniente hasta tal punto, que lo olvida todo aun la patria,
el pesar permanente del viajero lejano: el calor húmedo de días soñolientos,
la tibia y perfumada belleza de las noches, la quietud de las
necesidades materiales fácilmente satisfechas, el ejemplo del reposo físico
y moral que os rodea, la calma universal de esta naturaleza grandiosa,
todo os adormece poco a poco, como un baño de indolencia voluptuosa
». En general, donde el aspecto de la tierra es imponente y avasallador,
el hombre necesita esforzarse mucho para no empequeñecerse, y al mismo
tiempo se sienten el desapego al trabajo fortificante y el ardor por
placeres, que debilitan. El efecto, que sobre almas muy impresionables y
de viva fantasía producen las catástrofes naturales de tempestades, terremotos,
inundaciones y erupciones volcánicas, arraiga los terrores supersticiosos
y las preocupaciones más perjudiciales al adelanto de los
pueblos. La civilización, que de suyo expresa el agrupamiento de hombres,
sufre mucho por la falta de comunicaciones expeditas, que los condena
al aislamiento o a un trato difícil; y en esta parte tienen que superar
los peruanos toda suerte de penalidades; los horrores del desierto; los
indecibles padecimientos de la marcha por senderos escalonados, resbalosos,
pendientes, entre espantosos precipicios o alternados con atolladeros
y maleza impenetrables, en gran parte del tránsito de la sierra, y de
ésta a la montaña; las molestias gravísimas de la cordillera, donde la
falta de presión atmosférica produce el mareo más insoportable, y la
reverberación de la nieve causa a la vista desde el deslumbramiento hasta
la ceguera; en fin, los azares de la aclimatación, cuando por viajes
rápidos se cambia súbitamente el frío por el calor, la atmósfera pura de
las alturas por el aire infecto de los bajíos, y el aire enrarecido, que dilata
los pulmones, por el aire comprimido, que oprime el pecho como una
masa de plomo.
309
310
Ninguno de los obstáculos, que en el territorio del Perú encuentra el
movimiento civilizador, es general ni insuperable. Su clima está lejos de
presentar la insalubridad permanente de otras regiones; las dolencias
más comunes sólo se agravan por falta de higiene; las no frecuentes
epidemias únicamente se hacen desoladoras porque no son combatidas
con los convenientes remedios, y para toda clase de males físicos y morales
ha prodigado la Providencia los recursos más eficaces. Las aguas
fortificantes del océano están junto a climas que enervan; la altura
vivificadora sobre la honda y mortífera quebrada; las mesetas y lagos
descubiertos no lejos de la inundada montaña; los baños minerales de
singular virtud en todas las regiones. La sierra suele gozar de una salubridad
incomparable; en valles como el de Jauja hay restablecimientos
que rayan en prodigio; el agonizante se reanima, el débil se vigoriza, y
algún desahuciado en años juveniles llega a la vejez con salud envidiable.
Aun en la tierra caliente, que no es tan saludable, ciertos lugares
como Piura poseen el inestimable privilegio de curar sin necesidad de
medicamentos dolencias que hacían la desesperación del arte. En cuanto
a las influencias desmoralizadoras, es evidente que la buena educación
y la fuerza de voluntad las combaten con el más feliz éxito. El efecto
de las grandes perturbaciones terrestres y atmosféricas sobre el espíritu
del hombre es, en el Perú, efímero y sin trascendencia general. La dificultad
de comunicaciones puede ser vencida por el arte sea con la navegación
del Pacífico, del Titicaca, del Amazonas y de sus afluentes, para lo
que la naturaleza ofrece grandes elementos; sea con la mejora de las vías
terrestres, que también hallan poderosos recursos en el mismo territorio,
susceptible de ser cruzado por ferrocarriles desde la costa hasta la montaña.
Los azares de la aclimatación sólo exigen prudentes precauciones
para dejar de ser temibles; ni entre los aclimatados en suelo extraño, ni
entre los que no han salido del suelo nativo, son raros los hombres vigorosos,
ni faltan centenarios que conserven los dientes, los cabellos, la
soltura de los miembros y el buen uso de los sentidos.
Lo que allana singularmente todos los obstáculos y atenúa las mayores
dificultades para el perfeccionamiento físico y moral es lo favorable
que, en general, son las influencias territoriales del Perú a la constitución
del hombre. En cuanto al aspecto físico, los peruanos son por lo
común de talla bien proporcionada y con algunas excepciones más bien
un poco pequeños que altos, de rasgos finos, de fisonomía regular, de
mirada dulce e inteligente, de aire afable y no privado de elegancia; en el
bello sexo hay tipos de hermosura que encanta y que realzada por las
seducciones del carácter más amable asegura un imperio legítimo sobre
el sexo, especialmente a las bellas de Lima, Trujillo, Ica, Piura, Arequipa,
Tarma, Huánuco y Huaraz. En ambos sexos las dotes corporales suelen
310
311
estar acompañadas de las prendas más apreciables del alma: la viveza
del ingenio se deja ver desde la infancia en los costeños; los hijos de la
sierra sobresalen más por el buen juicio; la inteligencia clara es común a
unos y otros. En todas las fases de la civilización peruana han aparecido
hombres eminentes por su ilustración relativamente a la época, por su
amor al progreso, por su adhesión entusiasta a todo lo grande, bueno y
verdadero, por su constancia en el trabajo civilizador, y no pocos por sus
felices disposiciones para las artes; los distintivos más honrosos del carácter
nacional son la dulzura, que aleja o amortigua las luchas públicas
o privadas, dulzura no desmentida en la exaltación de las contiendas
políticas más violentas, y la bondad, que se muestra de todos modos en
la incomparable generosidad para con los extraños, en la ilimitada beneficencia,
cualesquiera que sean las necesidades, en la tolerancia que toca
los límites de la debilidad, y en la indulgencia a veces excesiva respecto
de criminales peligrosos e incorregibles. Carácter tan bondadoso que
asegura al extranjero la acogida más hospitalaria, unido a los alicientes
de un país bellísimo, opulento y saludable, no podrá menos de atraer y
de retener en el Perú una inmigración muy numerosa, cuando su estado
político se halle más asentado y se reconozcan mejor sus inestimables
ventajas. Así no es infundada la esperanza de que en un período no muy
lejano alcance el envidiable destino, que le prometen su glorioso pasado
y sus elementos permanentes de engrandecimiento.
—III—
Estudio metódico de la civilización peruana
Método histórico.- El orden es tan necesario en la historia como en la vida;
ambas se destruyen cuando falta la armonía íntima entre sus partes.
Además, siendo constante la relación entre las causas y los efectos, enlazándose
siempre el pasado con el presente, no sucediéndose nunca los
hechos según los caprichos del acaso, y estando sujetas a las leyes físicas
y morales las evoluciones de la humanidad por la doble acción de la
Providencia y de la libertad humana, toda exposición desordenada en
que aparezcan los sucesos sin relaciones con el tiempo, con los lugares,
con las personas y con las demás influencias, no será la pintura fiel y
viva de la realidad, será la imagen del caos, el tenebroso reflejo de siglos
vacíos o turbulentos, apariencias fugitivas sin significación para el progreso,
las que a lo más podrán alimentar la vana curiosidad, ya que no
extravíen el pensamiento. Por el contrario, la historia metódica de la
civilización, la verdadera historia presentando los hechos en su unidad
viviente y luminosa, merecerá llamarse según el lenguaje de Cicerón, luz
de la verdad y maestra de la vida.
311
312
Como en la historia de la civilización están absorbidos todos los hechos,
debe presentar cierto carácter de universalidad, ocupándose de las
influencias físicas y morales, de las instituciones políticas y religiosas, de
la industria, el arte y la ciencia, de las costumbres y de toda suerte de usos;
mas no por eso ha de degenerar en una exposición enciclopédica, que se
haría interminable, enojosa y confusa; bástale para sus altos fines que los
hechos estén perfectamente determinados y atribuidos a sus verdaderas
causas; el que desee más amplios datos y explicaciones más detenidas
debe buscar la ilustración en otro género de estudios. Lo que el historiador
de la cultura peruana no debe perder nunca de vista es la armonía entre
todos los elementos civilizadores; el todo orgánico, que constituye la civilización,
ha de reaparecer distintamente en el conjunto armonioso de su
historia. De aquí la necesidad de remontar y descender la corriente de los
siglos para contemplar el desarrollo nacional en sus más remotos orígenes,
siguiéndolo sin saltos en las diversas épocas; la necesidad de no
olvidar ningún principio, ni rémora alguna de la cultura; la necesidad de
no exagerar conquista alguna, ni de atenuar los contrastes.
Aplicación de la filosofía a la historia.- Sólo un espíritu filosófico en posesión
de amplios y bien meditados datos podrá emprender con facilidad
la exposición ordenada de la civilización peruana; para presentarla en
orden luminoso es necesario poder reunir en una vasta síntesis los conocimientos
suministrados por el análisis, y esa aptitud sólo puede darla
la filosofía aplicada a la historia. No hablamos de la filosofía armada de
fórmulas nebulosas y entregada a las suposiciones más gratuitas, que
todo lo oscurece, lo desfigura todo, y semejante al lecho de Procusto tortura
la realidad para acomodarla a teorías fantásticas; éstas nunca deben
sobreponerse a los hechos, los que están llamados a servirles de
piedra de toque; toda doctrina desmentida por los hechos debe rechazarse
como un error manifiesto. Tampoco debemos abandonarnos en esta historia
a las especulaciones de la alta filosofía acerca del ideal de la existencia
humana; nuestras aplicaciones filosóficas han de limitarse, y no
por eso perderán su importancia, a la valorización de los hechos según
las leyes conocidas que presiden al destino del hombre, y a la apreciación
juiciosa de los testimonios por los que el pasado llega al conocimiento
de las generaciones futuras. Iluminados con la inteligencia de las
leyes históricas, nuestro juicio será más seguro, nuestras miras de mayor
trascendencia, y más copioso el fruto de nuestros estudios. Con la aplicación
de la filosofía a la crítica histórica dejará la narración de ser una
mezcla incoherente de fábulas y de sucesos reales, una transmisión de
errores acreditados por historiadores apasionados o crédulos y un edificio
ruinoso incapaz de resistir a la acción del escepticismo, que hoy
312
313
pretende echar por tierra los hechos más incontestables y grandiosos. La
crítica, ejercida con acierto, ha renovado en nuestro siglo la historia del
antiguo mundo, y aplicada al Perú puede desvanecer las ficciones novelescas
que, acogidas por los poco severos historiadores del siglo XVI, han
llegado hasta nosotros como verdades pasadas por la tela del buen juicio;
al mismo tiempo afirmará la creencia en los progresos realizados
antes o después de la conquista, que son rotundamente negados o puestos
en duda por la superficialidad o por el espíritu sistemático y sacará
luces inesperadas de copiosos manantiales, todavía no bien utilizados
para ilustrar la historia de la civilización peruana.
Fuentes históricas.- La historia del Perú puede ilustrarse con las tradiciones,
las costumbres, las antigüedades, las lenguas, los restos humanos,
los documentos y los trabajos históricos. Las tradiciones de épocas remotas,
a las que principalmente se aplican, apenas inspiran por sí solas
más confianza que las simples fábulas: la espantosa facilidad con que
los indígenas forjaban y creían los cuentos más absurdos, la incoherencia
de sus relaciones, el haber sido recogidas demasiado tarde, y el hallarse
profundamente alteradas por el cambio de creencias o por la oposición
de intereses, las despojan de casi todo su valor histórico, y la
crítica sólo puede aceptarlas con grandes reservas. Aun en épocas más
recientes, como las tradiciones no son generales, uniformes y sin mezcla
de maravillas, deben inspirar mucha desconfianza por la impresionabilidad
infantil de la muchedumbre, que las hacía fácilmente cómplice de
las imposturas religiosas o políticas y atribuía un carácter sobrenatural
a las cosas más sencillas: si el arroyo debe al lecho por donde corre, un
tinte rojizo, es que todavía están teñidas sus aguas con la sangre de los
que en el campo inmediato trabaron una lucha a muerte; las piedras allí
esparcidas son guerreros petrificados; las rocas sonoras son campanas
del diablo o del milagro; los peñascos pendientes en la ladera, los picos
de los Andes, los árboles extraños, las fuentes escondidas son otros tantos
personajes misteriosos. Ningún suceso natural carece de su comentario
maravilloso, ningún hecho de los hombres se recuerda como fue,
todo pierde su carácter o sus proporciones. Las costumbres suelen robustecer
la tradición, por la tenacidad con que los indios se adhieren a los
usos recibidos; pero su significación tiene más valor respecto de las ideas
y de las instituciones que de los sucesos siempre más o menos alterados
por caprichosas interpretaciones. Lo mismo debe decirse de las antigüedades,
las que pocas veces son un indicio seguro de lo que directamente
se quiso expresar con ellas; pero no dejan duda acerca del movimiento
industrial y artístico, del género de vida y del pensamiento religioso,
político o social dominantes en el tiempo a que pertenecen. Mucha luz
313
314
derraman sobre el origen, vicisitudes y cultura de las naciones los idiomas,
no sólo porque en sus expresiones está encarnada la manera de
pensar, sino porque de su comparación con otras lenguas brota gran
claridad acerca de los vínculos internacionales; sin embargo, al hacer
uso de esta gran fuente histórica no debe olvidarse que, abusando de la
etimología, se prueba cuanto quiere probarse. La atenta observación de
los restos humanos, especialmente de los cráneos, revela grandes analogías
y diferencias de raza, con tal que no se olvide un doble origen de
errores: primero, que el clima y el modo de vivir modifican profundamente
la conformación del hombre; y en segundo lugar que, como otros
pueblos más o menos cultos, muchas tribus peruanas tuvieron la costumbre
de desfigurar las cabezas ejerciendo una fuerte presión en diversos
sentidos. En cuanto a los documentos, una vez reconocida su autenticidad
e integridad, claro está que todo su valor histórico depende de la
veracidad e inteligencia de sus autores; la crítica escrupulosa no puede
menos de acoger con desconfianza todo testimonio hijo de la ciega ignorancia,
de la engañosa pasión y del interés fecundo en imposturas; por lo
tanto, los documentos oficiales a que algunos prestan entera fe han de
tenerse en poco cuando la causa de la verdad ha sido probablemente
sacrificada por la adulación, el miedo, el entusiasmo, las aspiraciones
políticas o cualquier otro sentimiento que induce a dar falsos testimonios;
también pesa mucho en la balanza de la crítica el estado general de
los espíritus, que por falta de instrucción y de libertad los expone, más o
menos, a engañar y a ser engañados. Los trabajos históricos tienen una
aplicación ilimitada porque todos los hechos caen bajo el dominio de la
historia, así los hechos de la naturaleza, como los del hombre, y los de
éste sólo pueden ser bien apreciados a la doble luz de las ciencias físicas
y de las ciencias morales; por la estrechísima conexión que existe entre
ambos mundos, todo adelanto en la historia natural rectifica y aclara la
historia del género humano. Así, son un manantial de luces para la historia
de la civilización, de suyo más universal que las historias particulares,
las obras históricas de cualquier género; pero a fin de darles el
legítimo valor deben tenerse en cuenta la inteligencia y la veracidad de
sus autores, las que no se reconocen, como algunos creen, por la simple
acumulación de citas, sino por los antecedentes morales, por los medios
de información de que han dispuesto, y en mucha parte por el estilo y el
fondo de las mismas obras. Estas bases de crítica son las principales,
cuando no se trata de rehacer exposiciones anteriores, por compilaciones
más o menos sabias, sino de exponer los diversos aspectos de la civilización,
según las observaciones propias en el teatro mismo de los hechos.
Fases de la civilización peruana.- La analogía de los sucesos determina en
la historia del Perú seis épocas bien marcadas, la dominación de los
314
315
curacas, el imperio de los incas, la conquista, el virreinato, la emancipación
y la república; pero la conquista, si bien abundó en sucesos de altísimo
interés dramático, no fue sino el principio de la dominación española;
la rápida epopeya de la emancipación se confunde con la existencia
del Perú independiente; y por lo tanto, sólo deben considerarse cuatro
fases en la civilización peruana: la civilización primitiva, la de los
incas, la colonial y la contemporánea.
Antes de que en el Perú se estableciera el conocido señorío de los
curacas, la civilización peruana hubo de presentar muchas y muy trascendentales
vicisitudes; pero como la historia sólo puede penetrar hasta
aquel período, su cultura merece el nombre de primitiva; así como la
química coloca entre los simples, los cuerpos que ya no puede resolver el
análisis en elementos diferentes. Aun esa cultura, absorbida y desfigurada,
cuando no destruida y apagada por los incas, sólo entra en los dominios
de la historia de un modo muy limitado; apenas ha llegado entre
sombras uno que otro nombre propio, todo suele ser igualmente incierto
en ella: fechas, lugares y paisajes. Mas por muy difícil que sea seguir en
época tan oscura el movimiento civilizador, hay necesidad de estudiarla
para no suponer falsamente con los ciegos panegiristas de los hijos del
Sol, que la civilización incásica fue un golpe de Providencia sin preparación
alguna; que antes de Manco-Capac yacían los peruanos en el estado
más estúpido y miserable, sin culto y sin leyes, faltos de ideas y de industria,
vagando desnudos por los campos, como las fieras del bosque, y
excediéndolas en imprevisión y fiereza.
La misma civilización de los incas, con todo su esplendor, se presta
más a la epopeya que a la historia respecto a los hechos particulares. La
política de aquellos soberanos, que quisieron dar a su señorío un origen
divino y presentarse como superiores a las debilidades e infortunios de
los frágiles mortales, envolvió los anales del imperio en fabulosas narraciones
de las que la verdad no puede salir muy bien librada. Sin embargo,
el carácter general de las instituciones es perfectamente conocido
porque, en parte, se ha reflejado en costumbres que aún subsisten, y en
parte fue observado estando en pie el régimen imperial. Entre los hombres
de destrucción, que sólo buscaban en el Perú riquezas y ningún
interés tenían en reconocer la cultura de sus víctimas, vinieron otros que,
haciéndoles cumplida justicia, quisieron estudiarla. El gobierno español,
ya por respeto a los usos del pueblo conquistado, ya con miras fiscales,
pidió informes y promovió sabias investigaciones.
Desde la conquista hasta nuestros días no es la falta de fuentes
históricas, sino el embarazo en la elección y la vacilación entre testimonios
contradictorios lo que puede dificultar el estudio filosófico de las
civilizaciones colonial y contemporánea. La impresión intensa, que en el
315
316
mundo civilizado produjeron la grandeza y los extraordinarios sucesos
del Perú; la lucha de los conquistadores entre sí y con la corte; la obligación
que tenían las autoridades coloniales de referir todo lo importante;
las pretensiones de los particulares, que debían resolverse en la audiencia
o en los tribunales de España; el celo del clero por extender o ensalzar
los triunfos de la religión; el interés mercantil, político o científico que
varias naciones de Europa tuvieron por sorprender los secretos del coloniaje;
el desarrollo del patriotismo peruano, la vida independiente y republicana,
la ilustración del siglo y toda suerte de móviles han multiplicado,
más de lo que pudiera creerse, los documentos y trabajos históricos.
De los primeros están henchidos los archivos nacionales, los salones
de la antigua casa de contratación en Sevilla y la Academia de Historia
en Madrid, en la que así la colección de Muñoz, como la de Mata-
Linares, pasan de cien volúmenes. En cuanto a los trabajos publicados,
todavía hay quienes repiten, en público y en secreto, que nada se sabe
acerca de la historia del Perú, con la misma ligereza de los que se hacen
eco irreflexivo del dicho vulgar: de gustos no hay nada escrito; mas para
confundirlos, basta recordar las indicaciones bibliográficas de cualquiera
de las siguientes obras: Epítome, de la biblioteca oriental y occidental de
León Pinelo, adicionado por Barcia; Catálogo de los autores que han escrito
de América por Antonio Alcedo; Disertación preliminar de Cerdan; la
lista inserta por Mendiburu en su Diccionario histórico-biográfico del Perú;
los apéndices bibliográficos que acompañan a la Historia del Perú independiente
y Diccionario de Paz Soldán; los catálogos franceses de Bossange,
Ternæux Compans, Tromel y Leclerc, los ingleses de Hower, O’Rich,
Stevens, Sabiny, Harisse, el de Muller, etc. Ya teníamos formada una
lista de más de 140 obras cuya consulta podía ofrecer aplicación más
inmediata al estudio de la civilización peruana y en ella no estaban
incluidas las relativas a las historias —universal— de España, del Brasil
y de las repúblicas sudamericanas en que, con mayor o menor extensión,
se trata del Perú, ni tampoco se incluían las biografías, ni las
monografías sobre objetos muy especiales; pero dejamos de publicarla,
prefiriendo citar oportunamente los escritores de más peso y apreciar en
lo que valga su respectivo testimonio en determinadas materias; además
las obras nacionales serán juzgadas con toda la extensión que aconseje
su importancia en la literatura del Perú, parte importante de la cultura
patria. Los que deseen datos más amplios acerca de la bibliografía, los
hallarán en la «Biblioteca Peruana» que, con extraordinario desarrollo y
orden luminoso, publica don Mariano Felipe Paz Soldán.
316
317
Civilización primitiva
317
318
318
319
Influencia de la raza en la cultura nacional.- Sea por considerar al hombre
enteramente sujeto al clima en que vive, sea obedeciendo a cualquier otra
pretensión sistemática, algunos historiadores de mérito prescinden del
influjo de las razas en la civilización de los pueblos; pero no es posible
olvidarlo sin incurrir en graves errores. Las varias formas y las desigualdades
que ofrece el progreso dependen en mucha parte de las modificaciones
profundas, que por la acción prolongada y más o menos misteriosa
de causas poderosas ha sufrido la especie humana, y que trasmitiéndose
de padres a hijos por una larga serie de generaciones constituyen
los diversos tipos conocidos con el nombre de razas humanas. Sabido es
que tanto los chinos como los egipcios hicieron desde remotísimos siglos
admirables adelantos para inmovilizarse luego y presentar una sociedad
y una cultura tan inalterables como sus instituciones y sus momias;
los árabes y judíos, después de haber ejercido en la suerte del mundo
civilizado la acción más decidida por su espíritu entusiasta y sus
elevadas ideas religiosas, han quedado reducidos a tribus errantes y a
familias dispersas a causa de su carácter indisciplinado e individualista.
Por el contrario, las razas arias audaces, amantes de la libertad, del
orden y del cambio, dotadas de inteligencia superior, dieron días de
gloria a la India y a la Persia, elevaron la filosofía y el arte de la Grecia a
la mayor altura, fundaron el grandioso imperio romano y lo derribaron
para levantar sobre sus ruinas las naciones modernas de Europa, las
que han dado nacimiento a la joven América y comparten con ella el
predominio universal y están a la cabeza del movimiento civilizador; los
tártaros, que a las órdenes de Atila, Gengiskan, Tamerlán y varios sultanes
turcos pasaron sobre la tierra difundiendo la devastación y el terror, no
fueron grandes sino para destruir: su poder, más físico que moral, desapareció
ante el progreso de la inteligencia, como el formidable ascendiente
de la naturaleza inculta cede a las conquistas de la industria
[319] Capítulo I
Razas indias
319
320
cualquiera que llegue a ser la posición de las diversas razas en el teatro
de la humanidad a través del tiempo y del espacio, su carácter especial
se revela siempre por sus ideas, sus sentimientos, su género de vida, sus
instituciones políticas, sus costumbres y sobre todo sus producciones
artísticas, que llevan el sello de su espíritu en caracteres tan brillantes
como duraderos, y esa expresión del tipo particular aparece tanto más
marcada, cuanto mayor es su antigüedad.
Antigüedad de los peruanos.- Pudiera creerse que los primitivos peruanos
son de origen reciente, por cuanto la situación del Perú en el Nuevo
Mundo y los profundos trastornos a que ha estado sujeto su territorio,
sólo tras largo transcurso de siglos de establecida la humanidad sobre la
superficie del globo, le han permitido recibir y conservar sus más antiguos
pobladores. En primer lugar, la escasa población de la América
comparada con sus ilimitados recursos, el estado poco artificioso de su
organización social, la ausencia de grandes estados, si se exceptúan los
imperios de México y el Perú, la falta de recuerdos locales, todo prueba,
al parecer, que con justicia se llama Nuevo Mundo al mundo de Colón.
Ahora bien, situado el Perú en una de las regiones más apartadas y
menos expeditas para comunicarse con la cuna del linaje humano, había
de recibir tarde la hueste colonizadora, tal vez, cuando los inmigrantes
rebosaran en países más dispuestos a hospedarlos por su menor distancia
al punto de partida. En segundo lugar, las violentísimas sacudidas a
que hasta nuestros días se halla expuesto el Perú, dan lugar a creer que
sólo después de muchos períodos milenarios ha ofrecido seguro asiento
a la frágil existencia de los mortales: mal podrían subsistir y multiplicarse
las generaciones en costas que el océano devoraba a veces con invasiones
graduales, a veces con asaltos instantáneos, y en las tierras interiores
a las que casi de continuo combatían las convulsiones periódicas,
el agua con sus inundaciones y la tempestad con el furor de los desencadenados
elementos. ¿Qué pueblo habría podido tener asilo estable en un
país en que eran destrozadas cordilleras enteras dividiéndose en nuevas
cadenas, como la cordillera negra de Huaraz, o reduciéndose a montes
aislados, como los volcanes del Sur?
No obstante las anteriores presunciones, es indudable la mucha
antigüedad de las razas indígenas. Desde luego, el Nuevo Mundo sólo lo
es en el nombre; donde quiera abundan los indicios seguros de haber
tenido población en época remotísima. Hay ruinas tan vastas como numerosas
perdidas en la soledad de las selvas, llegando a 11 mil sólo las
de el Ohio y midiendo la de Florencia en Alabama 45 pies de alto con 440
de circunferencia. En el país árido de Yucatán, la antigua ruta de Izamal
está cubierta por una capa de humus de más de 40 centímetros; sobre las
320
321
ruinas de Palenque han crecido árboles de nueve pies de diámetro, y el
humus se ha acumulado a más de tres metros de altura según el testimonio
de Waldeck; Lubbock, refiriéndose al capitán Pock, asegura que cerca
del río Ontanogon se ha encontrado utensilios de piedra a 25 pies bajo
una veta de cobre y, sobre ésta, el tronco de un cedro que servía de suelo
a otro árbol trisecular. Si en el Perú la falta de exploraciones no ha permitido
acumular descubrimientos tan notables, no faltan pruebas concluyentes
de una población antiquísima: entre ellas están los adelantos y
extensión de la agricultura, los escombros de pueblos escalonados desde
las cumbres a los valles, los monumentos de vetustez incalculable, los
artefactos descubiertos a gran profundidad bajo las capas de guano y
todos los demás restos de antiquísima cultura, la que evidentemente presupone
habitantes mucho más antiguos. Por otra parte, así como en la
corteza terrestre la sucesión de capas estratificadas está manifestando la
de largos períodos geológicos, de la misma manera en el territorio peruano
la aparición de diversas poblaciones separadas entre sí por largos
intervalos de siglos se manifiesta por una serie de culturas heterogéneas
que, sobreponiéndose unas a otras, dejaron huellas indelebles en ruinas,
tradiciones e idiomas. Largo debió ser también el transcurso indispensable
para que tuviese lugar la fusión realizada entre pueblos muy hostiles,
para que pudieran multiplicarse habiendo de sostener al mismo tiempo
una lucha azarosa con una naturaleza de no domada y titánica energía,
y para que olvidados enteramente de la patria de sus mayores se
creyeran autóctonos, buscando unos sus progenitores entre las aves o
las fieras, y creyéndose otros hijos de las fuentes, los ríos, las lagunas, las
cuevas o los cerros. Los obstáculos, al parecer insuperables para que allá
en remotos siglos pudiera poblarse el Perú, tienen mucho de imaginarios:
su inmemorial aptitud para que en sus diversas regiones pudiera
tener asiento estable la vida se demuestra ya por los enormes depósitos
de guano, el cual nunca habría podido acumularse ni conservar sus
propiedades fertilizantes sin las actuales condiciones del suelo y de la
atmósfera, ya por los árboles colosales de la montaña, cuyas capas verticales
son anales incontestables de una vegetación muchas veces
milenaria. Las largas y difíciles comunicaciones habrían relegado al Perú
al extremo del mundo habitado si conforme a la creencia más admitida
hubiera necesitado recibir toda su población de la región más apartada
al través del continente americano; pero los viajes marítimos, que en todo
tiempo han sido frecuentes en el Pacífico y probablemente en alguna
época lo fueron también en el Atlántico, acortaron extraordinariamente
las distancias y facilitaron la llegada de numerosos inmigrantes, unos
procedentes de las islas de la Polinesia, otros establecidos antes en alguna
región de América más o menos próxima al territorio peruano.
321
322
Sus primeros padres.- En nuestro ilustrado siglo, la filiación de las naciones
se ha aclarado mucho con los grandes progresos de la lingüística, la
comparación de los cráneos y los descubrimientos geológicos; pero las
teorías de Lamark sobre las generaciones espontáneas, las del célebre
Darwin sobre la formación de las especies por vía de selección, la del
sabio Agassiz que admite muchos centros de creación, y la doctrina de
los poligenistas norteamericanos que reconocen tantos orígenes como
tipos, han venido a confundir todas las ideas acerca del principio del
género humano. Se considera por los pretendidos representantes de la
ciencia contemporánea como una simple preocupación tradicional la
creencia común a judíos, cristianos y mahometanos, que mira a todos los
hombres como descendientes de Adán y Eva. Prescindiendo del respecto
que se merece la tradición consignada en el Génesis, en armonía con las
más puras fuentes de la historia, la unidad de la especie humana está
sostenida por los sabios más eminentes, entre ellos Linneo, Buffon, Cuvier,
Muller, Flourens y Quatrefages; toda la historia natural viene en apoyo
de una verdad, que ilumina y vivifica la civilización entera; la unión
fecunda entre los diversos tipos de la familia humana, y las perfectas
analogías que ofrecen las modificaciones de nuestra especie con las más
profundas experimentadas por las especies animales y vegetales, confirman
la tradición de un origen único, probado igualmente por la comunidad
de ideas, sentimientos, recuerdos, usos y lenguaje. Como ha dicho
Fleury, «la ciencia es una demostración firme de lo que se ha aprendido
por la fe».
Las razones alegadas para combatir la creencia común sólo pueden
deslumbrar al pensador irreflexivo o que presta el engañoso resplandor
de la pasión a hechos mal observados y peor interpretados. Ante todo,
para hacer a los peruanos junto con otros habitantes de América mucho
más antiguos y por lo mismo de otro origen que los descendientes de
Adán y Eva, pueden recordarse los restos humanos encontrados en el
territorio de Tarapacá bajo las capas de caliche, cuya formación exige
centenares de siglos, en el Brasil bajo terrenos anteriores, en el viejo continente
a la presencia del hombre, y en el delta del Misisipi a una profundidad,
que según Rougemont, citado por Gaffarel en su estudio sobre las
relaciones de la América con el antiguo continente antes de Colón, revela
una antigüedad de 50 mil años. Nada cuesta a la paleontología acumular
centenas de siglos, dando a sus observaciones la elasticidad con que
los chinos, caldeos, egipcios y bracmanes proceden en sus fabulosos
anales, o partiendo de cálculos semejantes a los de Agassiz, quien supone
haber trascurrido 135 mil años para la formación de la mitad meridional
de la Florida. La asombrosa antigüedad de América nada tiene que
ver con la aparición de sus primeros habitantes, y esos períodos
322
323
milenarios que atribuyen al desarrollo de la población, estando vacíos
de acontecimientos humanos, se desvanecen a la simple consideración
indicada por Cuvier de que la presencia de un fósil bajo tal o cual capa
terrestre de ninguna manera prueba que el viviente haya preexistido a la
formación de aquel terreno. Nada más natural en las violentas revoluciones
del globo, ni más fácil de concebir, que, como sucede en las revoluciones
políticas, lo que estuvo encima venga a colocarse debajo, y los
venidos últimamente ocupen el lugar de los más antiguos.
De solución mucho más sencilla son las dificultades fundadas: 1º
en la diversidad de colores; 2º en la desigualdad de los ángulos faciales;
3º en las difíciles comunicaciones entre el viejo y nuevo mundo; 4º en la
mortífera influencia de las aclimataciones violentas; 5º en la índole especial
de las lenguas americanas; 6º en el carácter singular de la cultura, la
flora y la fauna de estos países; 7º en la falta de las tradiciones bíblicas y
8º en la carencia absoluta así de herramientas como de los animales
domésticos que de tiempo inmemorial poseyeron las naciones asiáticas,
europeas y africanas. Pocas palabras bastan para reducir a polvo esos
argumentos que parten de bases falsas o son ilógicos en sus conclusiones:
1º nada más sujeto a variar por la acción del clima, ni nada se presenta
en efecto más variado que el color de los americanos; 2º el ángulo
facial, como las demás formas corporales, se desarrolla con sorprendente
desigualdad según es desigual el desarrollo de los órganos, y es evidente
que el de los contenidos en el cráneo ha de modificarse conforme
sea la cultura de las facultades mentales; 3º en todo tiempo fue expedita
la comunicación de América con Asia por el estrecho de Bering que los
hielos convierten en istmo, y con Europa por las islas septentrionales;
otras vías sea por tierra, sea por agua, no ofrecieron dificultad en épocas
remotísimas, ya porque entonces facilitaban las comunicaciones tierras
sepultadas después en el océano, de lo que hay todavía inequívocos
indicios, ya porque se emprendieron largas navegaciones, unas veces
facilitadas por los vientos y las corrientes marinas, otras acabadas con el
espíritu audaz y emprendedor que caracteriza a los pueblos marítimos;
4º si la aclimatación enerva y aniquila cuando se quiere forzar la naturaleza
con transiciones violentas, en nada compromete el vigor, ni la vida,
cuando los inmigrantes marchan paso a paso de uno a otro clima adquiriendo
en cada residencia más o menos prolongada, según exijan las
condiciones climatológicas, mayor aptitud para doblegarse a la acción
de nuevos medios; 5º los caracteres más notables de las lenguas americanas
ni se hallan en todas, ni faltan enteramente en las de otras regiones;
6º la diversidad de culturas, floras y faunas no puede traer para los
hombres de América la necesidad de una creación especial, como no la
trae para otros países del viejo mundo que con luces, plantas y animales
323
324
diversos incluyen razas humanas cuyo origen común está puesto fuera
de duda; ese hecho se explica fácilmente por la índole cosmopolita del
hombre, que no comparte con el resto de las criaturas vivientes; 7º es
falso que la cultura de los americanos difiera enteramente de las demás
naciones y que hayan olvidado de todo punto las tradiciones religiosas;
8º si antes de Colón no supieron forjar útiles de hierro y no aprovecharon
los servicios del caballo, ni de otras bestias auxiliares del hombre en el
antiguo mundo, a primera vista se concibe que pudieron partir de la
cuna del linaje humano, antes de que éste hubiera realizado tan preciosas
adquisiciones, o que las perdieron en su prolongada, penosa y azarosa
travesía al través de anchos mares o de tierras inhospitalarias.
Aun cuando todavía quedara alguna duda para ligar a todos los
americanos al tronco del género humano, sería incuestionable que los
peruanos son una de sus ramas: conservaron, con más o menos alteración,
las tradiciones sobre la creación del hombre, el diluvio, el espíritu
del mal y la vida futura; el sistema decimal de numeración que, fuera de
las tribus embrutecidas por la vida selvática, se conserva en su admirable
y sabia simplicidad, y que les es común con los pueblos más avanzados,
revela claramente su comunidad de origen; ésta se evidencia igualmente
por otras analogías de cultura tan numerosas como extendidas,
las que serían inconcebibles faltando la identidad de fondo entre los
pueblos de ambos mundos; si —como se ha dicho por Robertson y otros
grandes historiadores— nada tiene de extraño que las sociedades humanas
en igualdad de condiciones se parezcan mucho en su modo de pensar
y vivir, esa semejanza de pensamientos y usos sería imposible si por
su primer origen ofrecieran diferencias radicales, las que resaltarían tanto
más, cuanto más semejantes fueran sus posiciones; cantidades desiguales
nunca pueden igualarse añadiéndoles o quitándoles los mismos
valores. Prescindiendo de otras pruebas, la multitud de voces peruanas,
que en el sonido o en la significación y a veces bajo entrambos aspectos
se identifican con las voces de las lenguas más antiguas, junto con cierta
comunidad de leyes gramaticales, demuestra la común naturaleza de las
naciones que las hablan; si la etimología, de la que tanto se ha abusado,
es de poco valor para deducir la presunta filiación directa entre dos
pueblos, vale mucho cuando sólo se aduce para demostrar el origen común.
En la suposición de los poligenistas, especialmente de aquellos
que dan al hombre por padre un mono perfeccionado, ¿cómo partiendo
de gritos inarticulados, sin relación alguna entre las diversas razas, llegarían
éstas a articular las mismas palabras, a darles idéntico sentido y
a construirlas de igual manera? Semejante suposición equivale a sacar
la identidad de la diferencia, el orden del caos, la luz de las tinieblas y la
inteligencia de la materia bruta. Es verdad que tan absurdas doctrinas
324
325
no son de extrañar en sistemas que forzosamente nos conducen del positivismo
al materialismo, a la negación del alma y de Dios, de la libertad
y del orden moral, y que no retrocediendo ante ninguna contradicción
hacen remontar el origen del género humano hasta el átomo desorganizado,
que por las fatalidades del acaso se convirtió un día en molécula
viviente para transformarse después de la más simple planta en el mono
de formas humanas. Tales hipótesis, que el amor de la novedad o aspiraciones
más vituperables hacen aplaudir un día, no pueden resistir al
examen imparcial y reflexivo. El origen adánico de los peruanos, en vez
de relegarse entre las viejas supersticiones, recibirá cada día de la ciencia
comprobaciones más espléndidas.
Su parentesco con diversas naciones.- Si los rasgos físicos, las facultades
morales, las creencias religiosas, el sistema de numeración y gobierno,
las costumbres y los idiomas nos revelan la fraternidad de los indios con
el resto de los hombres, explicándose las diferencias físicas y morales
por la diferencia de los medios a que estuvieron sueltos durante una
larga serie de siglos; si todo nos mueve a buscar la cuna de los primitivos
peruanos en la cuna misma de los primeros hombres, nada es más oscuro
que su próximo parentesco con determinadas naciones; nada más
difícil de averiguar que la ruta o los rumbos seguidos por ellos para
trasladarse del Asia central al territorio peruano atravesando continentes,
islas y mares; estos orígenes, que no pueden ser aclarados por la falta
de letras y de tradiciones locales, por la incomunicación prolongada de
la América con el mundo civilizado, y por el vacío que ofrecen los anales
del Asia oriental, han de ocultarse necesariamente en el doble misterio
que envuelve las primeras edades de los americanos como pueblos antiquísimos
y como pueblos aislados. Con razón califica el padre Acosta de
arrojado y temerario al que pretendiera determinar la procedencia de los
indios; pero la poderosa atracción que ejerce sobre la inteligencia todo lo
desconocido, el interés, que inspira el principio de cuanto llega a ser
grande, el deseo de hallar luces en las más altas fuente de la historia, y
otros poderosos móviles multiplicaron desde el siglo XVI las investigaciones,
hipótesis y conjeturas para resolver un problema que irrita más y
más la curiosidad, según que se presenta más irresoluble. Las engañosas
analogías, que nunca pueden faltar entre las diversas ramas de la
gran familia humana, sobre todo si se hallan sometidas a influencias
semejantes, dan apariencias de verdad a las más diversas opiniones
sobre el origen de los peruanos; las suposiciones más aventuradas han
de parecer verosímiles si la filiación se busca en otros pueblos primitivos,
los que estando más próximos al tronco común y no habiendo sufrido
modificaciones muy considerables, necesariamente han de presentar
325
326
una suma mayor de semejanzas, y menos diferencias en la organización
física, disposiciones morales, ideas, lenguaje y costumbres.
Los que gustan vagar por el ilimitado campo de las conjeturas acogerán
con singular favor la vieja hipótesis que da a los pretendidos habitantes
de la Atlántida por padres de los americanos, bereberes, egipcios y
vascos o antiguos íberos. Ese continente, que un día hubo de acercar el
nuevo al antiguo y del que pueden ser restos las Antillas y muchos escollos
hoy esparcidos por el Atlántico, se supone haber sido el centro de la
raza roja, la primogénita de Adán (formado de tierra roja), la primera en
influencia y cultura, la que extendió su dominación del estrecho de
Magallanes al de Bering, poblando al mismo tiempo el África septentrional
y el sudoeste de Europa hasta la Etruria. Tomando el vuelo audaz de
Platón y embarcándose ya con poetas, ya con historiadores visionarios en
el mar de las suposiciones, nada más sencillo que la identificación de los
atlantes y peruanos. Mas quien no da las simples presunciones por cosa
averiguada, buscará origen menos incierto a los primeros pobladores del
Perú. Pudiera buscarse entre los egipcios, sin suponer que éstos reconocían
por padres a los hijos de la mitológica Atlántida: la comparación
entre las antigüedades de los incas, que ha publicado Castelnau, con las
de Egipto, hace pensar en una misma raza; idénticos son los tipos de los
personajes, idénticos los caballitos de totora hasta ahora empleados en la
costa peruana del Norte, idénticas las balsas con que hasta hoy se navega
en el lago Titicaca; hay también cierto aire egipcio en las ruinas de Huánuco
el viejo y en otras muchas esparcidas por toda la sierra, en las ideas acerca
de la vida futura, en las momias y en gran número de instituciones.
Como los hebreos adquirieron el carácter nacional en el Bajo Egipto,
puede verse sin extrañeza que también ellos presentan muchos usos
comunes con los antiguos peruanos, y esta semejanza ha bastado para
que desde el siglo XVI se haya pretendido que originariamente fueron un
solo y mismo pueblo. Desde entonces se dijo que Ophir, nombre de un
nieto de Heber de quien descienden los israelitas, era sinónimo de Perú,
no obstante la diferencia de sonidos, fácil de explicar por las leyes de la
etimología; en el siglo siguiente, Montesinos consagró muchos capítulos
de sus Memorias históricas a probar esa pretendida sinonimia, y en nuestros
días Onfroy de Thoron ha consagrado un opúsculo al mismo tema,
añadiendo que en la montaña hay muchos nombres de origen hebreo, así
como en la Biblia se encuentran otros originarios de la montaña. Los
defensores de esa opinión sostienen que las naves de Salomón e Hiram
venían a tomar el oro en nuestra rica región oriental; otros hebraístas se
limitan a sostener que Ophir es el abuelo de nuestros indígenas o que el
Perú fue poblado por las diez tribus de Israel que los reyes de Nínive
llevaron al cautiverio. En apoyo de ideas tan singulares suelen alegarse
326
327
falaces analogías y violentadas etimologías; otra prueba que, si bien está
lejos de demostrar el pretendido origen, revela claramente cierta comunidad
de idiomas es la observación de una misma ley gramatical; por
ejemplo, la posesión de la primera persona se expresa en hebreo y en
quechua añadiendo una y al nombre de la cosa poseída: el judío dice
Adonai (mi señor), y el peruano Yaytay (mi padre); identidad que sería
inexplicable si no recordásemos que, antes de la confusión de Babel, el
género humano hablaba un solo idioma, del que deben haber quedado
restos en los idiomas más heterogéneos.
Habiendo sido habitada la tierra de Canaán por hebreos y fenicios,
quienes tuvieron entre sí todo género de relaciones, estos últimos, que
tanto se distinguieron por sus atrevidas empresas marítimas y por sus
lejanas colonias, no pueden menos de ser contados por algunos investigadores
de orígenes entre los progenitores de los indios. A las analogías,
que les son comunes con los hebreos, hay que añadir razones de mucho
mayor peso: Cabrera en Guatemala, el venezolano Rojas y muchos que
se han ocupado del Brasil, dan por seguro el descubrimiento de inscripciones
fenicias, así en Yucatán como en el imperio vecino, las cuales
declaran expresamente la venida de cananeos a entrambas regiones;
muchos monumentos, entre ellos los célebres de Tiahuanaco, parecen
corroborar ese testimonio y, prescindiendo de otras semejanzas de menor
valor, es sorprendente la que hay entre los guanchos, antiguos habitantes
de Canarias, y los aimaras del Collao, tanto en la forma de los
cráneos, como en la manera de conservar los cadáveres.
Los vascos bien se consideren emparentados con los atlantes, bien
en estrechas relaciones con las colonias fenicias, audaces navegantes
fuera de toda suposición, pueden haber tenido en la remota antigüedad
íntimo trato y vínculos de familia con los pobladores de América. La
simple posibilidad se convierte en verosimilitud cuando, a más de ciertos
rasgos comunes así en el orden físico como en el orden moral, se descubren
notables semejanzas entre el escalduna y las lenguas americanas;
esas semejanzas, sobre las que Guillermo Humboldt llamó la atención,
pueden ser reconocidas sin necesidad de profundos conocimientos
filológicos, porque resaltan ya en el sonido y significación de las voces, ya
en la estructura gramatical, y han movido a varios filólogos contemporáneos
a considerar unos y otros idiomas como pertenecientes a la misma
familia; a nuestro parecer, más bien que una estrecha filiación directa, el
mayor número de analogías está revelando la gran antigüedad y, por
consiguiente, la mayor aproximación al tronco común lingüístico.
Se ha pretendido también hallar el origen de los indios en romanos,
griegos, germanos, escandinavos y en otras naciones europeas. En verdad
no es dudoso que, desde el siglo X tuvieron los noruegos florecientes
327
328
colonias al norte de los Estados Unidos, y es fácil hallar voces y usos
parecidos entre los antiguos habitantes de Europa y de América; mas
respecto del Perú es poco verosímil que llegara hasta él la inmigración
europea, cuyas huellas se pierden mucho antes del golfo de México, y
cuyo parecido se concibe sin dificultad recordando que ambos países
recibieron razas arias emparentadas con las del Indostán. Bajo este concepto
se ha observado con razón que si Colón cometió un error geográfico
llamando a los americanos indios, como si habitasen en las conocidas
indias orientales, estaba más cerca de la verdad de lo que a primera vista
parece. En efecto, los indios de América y de Asia presentan muchos
vínculos de fraternidad; por su aspecto se les tendría por hijos de una
misma familia, y en el fondo moral hay sorprendentes analogías; limitándonos
a los indios del Perú, su espíritu es decididamente oriental, sus
viudas se sepultaban con los esposos como las del Indostán, algunos
creían en la trasmigración de las almas, tenían otras creencias comunes,
había mucho de parecido en la organización social dominante; lo que es
más significativo, según han observado Fidel López y otros filólogos, las
principales lenguas del Perú son muy afines con el sánscrito: omitiendo
otros ejemplos sorprendentes de voz Chunchos, que en el código de Manu
significaba una raza maldita condenada a vagar en los bosques, se aplicaba
bajo los incas, entre otros salvajes, a los que habitaban en las montañas
del Cuzco. Por lo demás, sabido es que del Indostán, a menudo turbado
por guerras ya políticas, ya religiosas, salieron numerosas emigraciones,
cuya presencia se descubre en las más apartadas islas de la Oceanía.
Otra raza asiática ha dado sin duda muchos pobladores a la América:
los tártaros, que de antiguo se hallaban establecidos en el Asia septentrional,
en la China y en el Japón, pasaban fácilmente al Nuevo Mundo,
ya por el estrecho de Bering y por las islas vecinas, ya a favor del
viento y de las corrientes hasta la península de California; de esta inmigración
dan incontestable testimonio los monumentos de esa península,
los anales de México y los de la China; por los últimos se sabe que en el
siglo V existían relaciones comerciales entre los dos países. Si bien la
llegada de chinos al Perú era en aquellos tiempos mucho más difícil y
debió ser mucho más rara, probablemente después de establecerse en
regiones más septentrionales, abundan las razones para admitirla dentro
de ciertos límites: no son por cierto, según se dice vulgarmente, ni el
uso del idioma chino por los indios de Etén y por una tribu del Huallaga,
suposición que los hechos desmienten, ni la lectura de ciertos jeroglíficos
peruanos por los hijos del celeste imperio, lo que está lejos de haberse
probado alejando todo temor de superchería; pero dicen mucho a favor
de inmigraciones congéneres a los chinos indios, que no se prestan a
ficciones, ni exigen interpretaciones violentas: la fisonomía y cuerpo de
328
329
algunos indígenas tienen tal parecido con los de aquellos asiáticos, que
más de una vez han sido tomados unos por otros; la civilización de los
incas hijos del Sol parece calcada sobre la de los hijos del cielo; el mismo
nombre de inca, los de Manco, Sinchi, Inti, quipo y otros que se refieren a
usos oficiales, nos llevan a las lenguas mogolas por el sonido y por las
cosas significadas.
Cualquiera opinión que se acepte sobre la filiación asiática de los
peruanos haciéndoles venir del Indostán o de la China, descendientes
de hindúes o mogoles, no podrá dejar de reconocer que muchos procedían
directamente de la Oceanía: la larga navegación, que antes se tenía
como un obstáculo insuperable, ha dejado de mirarse como una dificultad
seria desde que se sabe que los isleños del mar del sur han dispuesto
de buques aptos para cualquier travesía, que desde la isla Haití navegaban
hasta la Nueva Zelanda, y que se emprendían guerras marítimas de
archipiélago contra archipiélago, trasportándose en sus flotas tribus
enteras, sea por escapar de enemigos superiores, sea para conquistar
otras naciones. Las expediciones no eran impulsadas siempre por móviles
políticos, pues a veces les daba origen el amor a las aventuras marítimas
y el espíritu mercantil. De que tuvieron relaciones con el Perú son
clara prueba la memoria que conservaban los habitantes de Arica, Acarí,
Ica y otros costeños, de largos viajes a las islas del Pacífico, la analogía
entre algunos monumentos peruanos con los de la remota isla de Pascua,
afinidades manifiestas en los idiomas, la semejanza de tipos, y la
comunidad de algunos usos.
Fácil nos sería multiplicar las observaciones y conjeturas acerca del
origen de los indios desde que este problema ha ocupado, fuera de otros
muchos que lo trataron de paso, a los Acosta, Torquemada, Solórzano,
Jiménez, Grocio, Laet, Horn, Gaffarel, etc., y que desde principios del
siglo XVII fue tratado por el padre Gregorio García con tanto caudal de
erudición como de ingenio; muchas apreciaciones que hoy se dan por
nuevas fueron expuestas hábilmente por el dicho dominico. Por tanto,
sin detenernos más en un campo trillado y sin pretender haber resuelto
lo que tal vez es irresoluble, podemos llegar a las siguientes conclusiones
acerca de los antiguos peruanos. El Perú no fue poblado de una sola
vez y por una sola nación. En diversos tiempos recibió pobladores originarios
del antiguo continente, sea por la parte oriental, sea del lado del
Pacífico. El mayor número de los colonizadores hubo de venir por tierra;
los que llegaron por mar, o habían estado antes en otra región de América,
o procedían de la Polinesia; pocos llegarían directamente del Asia.
Pluralidad de razas.- No sólo el vulgo inclinado a juzgar por las primeras
apariencias, sino sabios tan eminentes como Robertson, Herder,
329
330
Blumenbach y Humboldt han creído que todos los americanos pertenecían
a una sola raza. Cuando se oponen sus rasgos a los que ofrecen los
habitantes de la Europa occidental, es natural que el observador vivamente
impresionado por el contraste no vea en ellos sino el carácter común,
que les distingue del europeo, y en ese carácter le llamen preferentemente
la atención las analogías debidas a las influencias generales del
nuevo continente, tanto más notables cuanto que la incomunicación pocas
veces interrumpida con el viejo mundo les permitía ostentarse con
toda su fuerza y sin mezcla de modificaciones extrañas; es el juicio que de
ordinario formamos de todo grupo natural al compararlo por primera vez
con otro grupo diverso cuya vista nos es familiar: desde luego no descubrimos
en él sino objetos semejantes, y con dificultad apercibimos o apreciamos
debidamente aquellas diferencias que no escapan al observador
ejercitado y reflexivo. Por lo mismo, la diversidad de razas americanas
desconocida por observadores vulgares o vivamente impresionados por
la comparación con los europeos es manifiesta desde que se observa detenidamente
sin prevención de ningún género; no es fácil que en esa situación
se confunda al esquimal con el patagón, al iroqués con el guaraní, ni
al quechua con el californiano. Fijándonos sólo en los primitivos peruanos,
la pluralidad de razas atestiguada por la multitud de inmigraciones
se comprueba por las más fuertes razones; en todas las regiones del Perú
se recordaba la llegada de hombres barbados, mientras la mayoría de los
habitantes era de escasa barba; en algunas se hablaba de gigantes y en
otras de pigmeos, lo que dando a la exageración y a la fábula la parte
correspondiente deja todavía diferencias de talla incompatibles con la
unidad de la raza; aparecieron personajes extraordinarios cuya procedencia
era un misterio y que traían ideas enteramente nuevas; se repitieron
las invasiones y los cambios radicales, sobreponiéndose unas colonias
a otras colonias, unas costumbres a otras costumbres, unas lenguas
a otras lenguas. Es cierto que éstas no prueban siempre la diversidad de
razas por su diversidad, ni una raza idéntica por su unidad, puesto que
un mismo pueblo puede cambiar de idioma con el transcurso de los siglos
y un mismo idioma ser hablado por diferentes razas, pero esos fenómenos
lingüísticos reconocen siempre por causa grandes revoluciones políticas,
la absorción de unos pueblos por otros y la expansión del más
poderoso o la disolución nacional; nunca pueden realizarse no habiendo
ocurrido violentas perturbaciones, que en las mismas lenguas se dejan
reconocer. Por lo tanto, en el antiguo Perú la coexistencia de muchas
lenguas indicaba claramente la pluralidad de las razas; fuera de las muchas
que las conquistas hicieron desaparecer hallamos todavía entre los
indios civilizados la quechua, que no sin razón ha sido llamada lengua
general, la aimara bastante extendida en el Collao y serranías inmedia-
330
331
tas, la puquina, menos empleada en la misma región, la cauquí relegada
en Yauyos al pueblo de Tupí y la mochica, que sólo se habla en el de Etén.
Entre los salvajes han contado unos 150 dialectos, y más de 40 idiomas
diversos los jesuitas Velasco en su Historia de Quito y Hervas en su Catálogo
de las lenguas conocidas refiriéndose sólo a las habladas en las misiones
del Marañón y sus dependencias.
Sin necesidad de estudios lingüísticos ni de sospechosas tradiciones,
los rasgos exteriores revelan la diversidad de razas en los antiguos
peruanos; fuera del color y la talla, cuyo valor es secundario y no siempre
fácil de precisar, reinaba la mayor diversidad en las cabezas, que es
de primera importancia en la etnografía. En verdad, la costumbre de los
collas y de otras varias tribus, las que a fin de conseguir la forma tenida
por más bella o por más honrosa comprimían con tablillas las cabezas
de sus tiernos vástagos, pudo producir y perpetuar diversas trasformaciones,
alargando los cráneos de la parte frontal hacia atrás, de uno a
otro lado, o haciendo coronillas puntiagudas; pero independientemente
de esa diversidad artificial hubo otra que manifiesta indudablemente la
antigua diferencia de razas, por haberse anunciado desde el seno materno,
subsistir con independencia de la bárbara costumbre y ser más general
y profunda. Tales son las variadas formas de fisonomías redondeadas
u ovales, de frentes salientes o que huyen, de ángulos faciales que
varían de 68 a 69 grados.
Una vez admitida la pluralidad de razas peruanas, se ha pretendido
reducir a un cierto número las de los indios civilizados, únicos, que se
prestaban a observaciones generales. Orbigni ha admitido las razas de
los quechuas, aimaras, atacamas y changos fijándose no tanto en los
rasgos físicos, cuanto en los usos e idiomas; Tschudi y Rivero, en sus
Antigüedades, distinguen tres razas: la chincha, la aimara y la huanca
caracterizadas, principalmente la primera, por su cráneo piramidal y
ángulo facial de 79º, la segunda por el cráneo redondo y el ángulo facial
de 69º y la tercera por el cráneo oval y el ángulo facial de 68º. Cualquiera
que haya examinado cráneos recogidos en toda la extensión de la costa y
de la sierra, y no en regiones muy reducidas, se convencerá pronto de que
las dos clasificaciones citadas no descansan sobre bases sólidas: la variedad
de cráneos no se encierra en tan estrechos límites; por ahora el punto
de vista más interesante bajo el que pueden considerarse es el propuesto
por Raimondi, que está reducido a levantar una línea vertical desde el
agujero externo de la oreja con la que se fija fácilmente la proporción entre
la parte frontal y la occipital; procediendo así, se descubre la relación que
existe entre los órganos puestos al servicio de la inteligencia y los destinados
a la vida animal, y ese estudio cranoscópico indica que en el antiguo
Perú hubo razas muy inteligentes y otras muy embrutecidas.
331
332
Carácter de los indios.- Por mucho tiempo han predominado las opiniones
más desfavorables al carácter de los indígenas: hubo una época en que
se dudó si eran hombres; aun después de que se desvaneció esa duda tan
impía como absurda, se disputaba sobre si serían capaces de sacramentos.
Puestos ya en posesión de todos los goces de cristianos, un virrey
—y era de los mejor intencionados— decía que su capacidad no se mide
por preceptos de razón, y no sólo los interesados en calumniarlos para
justificar su inicua explotación, sino personas que abogaban por ellos,
los han presentado como estúpidos animales. Son vulgares y alguna vez
se dejan oír desde alturas a donde sólo debía llegar la voz de la verdad y
de la justicia, las declamaciones ya frías, ya vehementes contra su rudeza,
ingratitud, pereza, indolencia, incapacidad y otros defectos más graves
que se suponen ingénitos e incurables. Es la vieja calumnia de las
razas opresoras contra las razas oprimidas; junto con la libertad se les
arrebata parte de las facultades morales pues, según la observación de
Homero, Júpiter quita la mitad de la inteligencia a los esclavos; se les
niega la educación y en vista de la inhabilidad, que es la consecuencia
forzosa, se les declara condenados por la naturaleza a perpetua servidumbre;
corrompiéndolos y degradándolos se les hace responsables de
la corrupción y del envilecimiento, que son el crimen de sus inhumanos
tutores. Con la opresión secular llega a deteriorarse el cuerpo junto con
las dotes del espíritu: la fisonomía de ciertos indígenas ofrece el aire de
las razas decrépitas, hay ausencia total de lozanía, falta la frescura que
anima las razas llenas de juventud y de porvenir. Tal es la obra impía y
destructora, no del tiempo, que gastará un día las razas como gastará la
tierra, sino de hombres, cuya imprevisión no se hace escrúpulos en convertir
a otros hombres en simples instrumentos de su prosperidad y de
sus locuras.
Afortunadamente, la servidumbre inmemorial no ha llegado a degradar
de una manera general y permanente el carácter del indio, convirtiéndolo
en un ser estúpido sin aspiraciones, indiferente a todo, sólo
capaz de ser llevado por el mal, como han repetido sus opresores. Aun
cuando la degradación se hubiera consumado, ahí está la historia, que
desmentiría su pretendida ineptitud con los hechos que atestiguan su
cultura; pero no es necesario evocar el pasado para poner fuera de duda
los bellos rasgos que le caracterizan: aparece de un valor sereno en el
campo de batalla; brilla en la enseñanza superior, en la prensa, en la
tribuna y en los libros; ha dado a la Iglesia santos y a la patria héroes; su
dulzura rara vez se ha desmentido, siendo en sus razas más raros los
atentados, que en las razas de mejores costumbres; su docilidad, que la
ambición ajena ha explotado, puede arraigar el orden social más perfecto;
cuando se le acusa de insensible, derrama raudales de ternura en sus
332
333
cantares, y con frecuencia el dolor comprimido causa en su corazón estragos
irreparables; no son raras las muestras que da de abnegación
sublime; su pereza, que es consiguiente al trabajo mal retribuido, se
convierte en laboriosidad, desde que está seguro de alcanzar la recompensa
merecida; es reservado, porque tiene justos motivos para no expresar
lo que siente, y si no se distingue por el respeto a la verdad, de ese
achaque adolecen cuantos han crecido en la servidumbre, cuna de la
doblez y de la mentira. No hay, pues, en los vicios que se atribuyen a los
indígenas, nada que no sea obra del artificio y de la violencia, y por lo
tanto todos han de desaparecer y están desapareciendo con una cultura
más liberal, inteligente y moralizadora; lo que los indios ofrecen de espontáneo
y duradero, son las dotes del corazón y de la cabeza, que permiten
a los individuos bien educados aspirar a los más brillantes destinos;
y esas prendas del espíritu son muy naturales en razas mixtas, en
las que la combinación de los elementos arios, semíticos y de otras razas
superiores ha podido desarrollarse en un medio tan favorable a la constitución
del hombre como lo es el territorio peruano.
333
334
334
335
Diseminación de los antiguos peruanos.- La pluralidad de las razas, la diversidad
de inmigraciones y la poca cohesión que caracteriza a las
sociedades nacientes hicieron que los primeros peruanos, en vez de formar
grandes estados, se separasen en pequeñas tribus y a veces en familias
aisladas. La diseminación fue favorecida por la naturaleza del territorio:
los valles están separados en la costa por largos desiertos; el terreno,
sumamente accidentado, aísla igualmente los lugares más habitables
de la sierra; y, a causa de las espesas selvas, grupos humanos muy
próximos se aíslan en la soledad como si estuvieran separados en la
costa por la inmensidad del océano. Una vez divididos los peruanos por
el origen y por la habitación, cada día se pronunció más y más el antagonismo
entre las diversas tribus por los contrastes consiguientes en carácter,
usos, ideas, intereses y aspiraciones; habitualmente no se acercaron
unos a otros sino para destruirse en guerras sin piedad y sin esperanzas
de paz; si la indolencia, el temor o los obstáculos naturales prolongaban
por algún tiempo la suspensión de las hostilidades, las ocupaciones
pacíficas como que no tendían por lo común a estrechar los vínculos
sociales, sino que dispersaban ya a las familias, ya a los individuos por
campos y por aguas navegables, sostenían la separación primitiva solamente
favorable al desarrollo de rudos instintos y de tendencias solitarias.
Sin embargo, la dulce sociabilidad de que nunca puede el hombre
despojarse, la atracción más viva entre los miembros de una misma familia,
la multiplicación de los pobladores sobremanera fácil en sitios donde
sobreabundaban las subsistencias, estrechas relaciones de localidad
y otras afinidades enérgicas hubieron de engrandecer las más de las
asociaciones primitivas, hacerlas más compactas y aproximarlas entre
sí con mayor o menor rapidez, a medida que las fuerzas atractivas fueron
venciendo la resistencia opuesta por las causas disociadoras. Todo
el porvenir de la civilización peruana estaba pendiente de la difícil y
[335] Capítulo II
Primeras divisiones del Perú
335
336
lenta victoria: ni la humanidad en general, ni ninguno de sus grupos
pueden realizar grandes y continuados progresos sino mediante la reunión
de esfuerzos y la solidaridad de pensamientos que iluminan la
inteligencia, ensanchan las aspiraciones y fecundan la actividad humana;
la unión de las almas es tan necesaria a la vida moral como lo es para
la vida del cuerpo la acción armónica de todos sus órganos. El transcurso
del tiempo no podía menos de acercar unas a otras las diversas tribus
de la costa, donde la separación reconocía causas menos poderosas. La
unión debía ser más lenta en la sierra, que la naturaleza tiene dividida
con vallas más difíciles de superar, pero de ninguna manera insuperables.
La diseminación había de prolongarse por un tiempo indefinido en
la montaña, por la influencia predominante del medio aislado y por el
carácter antisocial de los salvajes. Si éstos, en vez de tender a la unión,
propendían casi irresistiblemente a fraccionarse más y más, con mayor
fuerza se alejaban de las tribus de la sierra, cuyo clima les era insoportable
y en donde habrían necesitado de esfuerzos incompatibles con su
arraigada pereza para adquirir los recursos que Dios ha derramado con
mano pródiga en la selva virgen. Esa abundancia de subsistencias no
podría tentar a los serranos para cambiar por sitios mortíferos, nebulosos,
rebosando molestias y peligros de todo género sus alturas saludables
de cielo esplendente y de suelo descubierto, donde el hombre no es
atormentado, ni amenazado a cada instante por fieras, reptiles ponzoñosos,
mosquitos y hormigas. Tampoco eran muy inclinados los hijos de
la sierra a descender a los llanos de la costa, en que la mayor presión
atmosférica oprimía por de pronto sus pechos como una inmensa columna
de plomo y en que estaban expuestos por la variación de clima y
gravísimas enfermedades. Por su parte los costeños rehuían de subir a la
sierra, en cuyas alturas el aire enrarecido les causaba un penoso mareo
semejante, a veces, a las angustias de la muerte; la reverberación de la
nieve mortificaba a sus ojos y podía cegarlos; nunca vistas tempestades
les infundían pavor y la existencia aparecía desde luego más atormentada
y más difícil. Por lo tanto la separación de los peruanos, ya bastante
desarrollada entre los habitantes de una misma región, debía marcarse y
prolongarse mucho más entre los que a los principios poblaron la costa,
la sierra y las selvas. Las causas de retraimiento habían de ejercer un
influjo incalculable, en una época en que la escasa cultura sujetada al
hombre, de lleno, a la acción de los agentes naturales; la ignorancia le
impedía emplear los mejores medios de resistir al medio físico; la falta de
hábitos de resistencia le hacía esclavo del clima, y el poder de la naturaleza
había de avasallar su voluntad, a la que faltaba la fe en el ilimitado
poder de la inteligencia. En las sociedades adelantadas, en las que el ser
racional ha dominado al mundo exterior convirtiendo en auxiliares de
336
337
la industria y siervos de la idea a los elementos más refractarios y formidables,
difícilmente puede formarse juicio completo del ascendiente de
la materia sobre el espíritu en las sociedades primitivas; entonces la sierra
imprime con profundo sello sus diferencias locales, sus intersecciones
violentas y sus oposiciones, en las diversas razas que la pueblan, y
de aquí las grandes divergencias entre montañeses, serranos y costeños,
las que sólo pueden atenuarse por el trabajo civilizador de los siglos.
Costeños.- Habitando llanuras sobreabundantes en recursos, no lejos de
un mar apacible que rebosa en peces sabrosos, con necesidades escasas
en un clima benigno, bajo un cielo sereno y sobre un suelo placentero, los
costeños pasaban una vida alegre, entregados a diversiones francas, sin
grandes inquietudes, ni rudas labores. La vida sencilla, en parte campestre
y en parte marítima, vigorizaba su constitución; criándose sanos,
robustos y sin los impedimentos que una existencia artificial y estrecha
opone a la multiplicación de las familias, solían tener numerosa prole,
que daba incremento rápido a las poblaciones. Como el mayor número
hubo de venir por mar, puesto que ni la sierra que es su límite oriental, ni
el desierto meridional de Atacama y las selvas del norte podían enviarles
numerosas colonias, procedían probablemente de naciones que habían
alcanzado cierta cultura, los únicos capaces de emprender largas
navegaciones; y como en su nueva patria no tenían que luchar con una
naturaleza favorable a la barbarie, los principales habitantes de la costa
no descendieron al estado salvaje: como los antiguos egipcios, que vivían
en un clima análogo, desde su origen conocieron y amaron las dulzuras
de la vida civil. Unos y otros adolecieron de las debilidades inherentes
a una vida regalada y muelle; pero siempre estuvieron exentos de
la rudeza, ferocidad y miserias propias de tribus dispersas en poco fértiles
campos o en selvas de vegetación exuberante.
La naturaleza trazaba con la combinación variada de valles y desiertos
los límites que en su primitivo desarrollo separaron a las antiguas
tribus de la costa. El fértil valle de Tumbes formaba una sección natural
con los isleños de la Puná y los ribereños del golfo de Guayaquil. Piura,
que goza igualmente de territorio fertilísimo, extendía su población por el
valle que le da el nombre, por el de La Chira y por las diversas quebradas
que se pierden en las cabeceras de Ayabaca y Huancabamba. Desde los
confines de Sechura hasta Pacasmayo podían extenderse los yungas, poblando
entre otros menores valles los de Motupe, Jaranca, Túcume,
Lambayeque, Chiclayo, Saña y Jequetepeque. El de Chimú, que sirvió de
centro a los habitantes del más extenso de Chicama y del pequeño de
Virú, sostenía una población tan numerosa como influyente. El gran valle
de Santa no sólo ofreció ancho teatro a la civilización en las cercanías del
337
338
mar, sino también en la larga, bellísima, fértil y saludable quebrada que
sube a la sierra con el nombre de Callejón de Huaylas; también pudo
extender la acción de sus pobladores por la pequeña quebrada de Cao al
norte y por las de Nepeña, Casma, Huarmey, Huamanga (sic) y Pativilca
al sur. Numerosos hubieron de ser los pobladores que de la Barranca a
Chancay se establecieron en las llanuras regadas por los ríos de Supe,
Huanta y Pasamayo (sic). Más influyente y considerable fue sin duda la
población que de los confines de Ancón se extiende a los de Chilca; ya
bastante numerosa en el valle de Lima y en la quebrada que baja de Canta,
se multiplicó extraordinariamente en el privilegiado y extenso territorio
que fertilizan las aguas del Rímac. El valle de Huasco, que ofrece ancho
campo a la cultura desde las playas de Cañete hasta Lunahuaná, fue un
gran núcleo de población, que naturalmente había de dominar las más
reducidas de Asia, Mala y Chilca. Chincha, que toca al valle de Pisco, a
pocos valles de la costa hubo de ceder en el número y ascendiente de sus
habitantes. De menos influencia, pero bastante poblado, fue el aislado y
ancho valle de Ica. Más aislado y menos extenso no careció de pobladores
ni de cultura el regado por el río de Nazca, cuyas ramas descienden por
las quebradas del mismo nombre, de Palpa y del Ingenio. Separado al
norte por un largo desierto, estrecho por sí, y no estando en relaciones al
sur sino con los de Caravelí, Atico, el reducido y fértil territorio de Atiquipa,
otros menos importantes, el valle de Acarí nunca se hizo notar por la
importancia de sus pobladores. Los grandes valles de Ocoña y Camaná
tampoco aparecen muy influyentes ni en la historia, ni en las remotas
tradiciones. Los de Arequipa, cuyo valor se acrecienta extraordinariamente
con el de Tambo, fueron en la antigüedad poco poblados, sea por
su primitivo aislamiento, sea porque desoladoras calamidades naturales
acabaron más de una vez con sus más antiguos habitantes. Desde la
costa de Arequipa hasta el desierto de Atacama el territorio, si ofrece
inapreciables elementos de prosperidad a poblaciones adelantadas, desde
luego no presenta fuera de otros más pequeños, sino los estrechos
valles de Moquegua, Locumba, Tarma, Tacna, Pica, Piragua, Camarones
y Loa, en los que durante muchos siglos sólo pudieron subsistir tribus
poco numerosas y de expansión muy limitada.
Abierta la costa a todos los invasores, los que una vez llegados a ella
se fijaban con lazos tan dulces como poderosos en sus deliciosos oasis,
hubo de ser habitada por diversas razas, cuyas diferencias no eran fáciles
de borrar enteramente ni por la conquista, que todo lo confunde, ni por las
relaciones pacíficas que mezclan unas generaciones con otras. Así es que
la dominación absorbente de los incas, quienes no ejercieron en la costa
una influencia muy intensa, ni muy duradera, no impidió que a la llegada
de los españoles, y aun durante el coloniaje, se marcase la diversidad
338
339
de razas entre los costeños por la diversidad de idiomas, distinguiéndose
entre otros el sec, rudo dialecto de pescadores al sur del desierto de Sechura,
el mochic o mochica hablado en muchos valles del norte, el guingnan, que se
habló en Trujillo, el chinchaysuyo que prevaleció en la parte central y en
las serranías vecinas, el aimara dominante por el lado de Arequipa, el
puquina usado en algunos lugares de Moquegua y el atacama relegado a la
extremidad meridional de Tarapacá. En medio de la oscuridad que oculta
los primero orígenes de los peruanos, se observa con cierta sorpresa una
semejanza muy significativa en los nombres de varios lugares del norte
con los de otros lugares pertenecientes a México, a la América central y el
istmo; por ejemplo, Lambayeque y Jequetepeque con Cojuteque. Otusco
con Soconusco, Gusmango con Guesattemango, Virú al sur de Trujillo
con Virú del Darién, Chicama o Chiama cerca de Chimú con Chicama
próximo a Panamá. Esas analogías, cuya importancia no puede escapar
al observador común y que trascienden del sonido a la significación,
hacen muy verosímil la comunidad lingüística y dan derecho a suponer
que dichas regiones recibieron pobladores de una misma raza, o que de
las unas pasaron habitantes a las otras. Vista la progenidad de la cultura
peruana, no falta quienes hagan emigrar los pobladores del Perú a la
América septentrional, aunque la opinión contraria está más admitida.
De las tribus costeñas fueron las más expansivas los chinchas y los chimús.
Los tallanes del norte no tuvieron importancia conocida.
Serranos.- Los bajíos ardientes y las cimas heladas de la sierra difícilmente
podían conservar una población numerosa y dispuesta por su
concentración a una cultura superior: la existencia es precaria, o por lo
menos la salud corre gravísimos riesgos y la constitución se deteriora
cuando el hombre está sometido a temperaturas extremas, vive en lugares
infectos o se expone de continuo al furor de las tempestades; además
el espíritu se abate siempre que el exceso de la vegetación, o las desmesuradas
rocas que estrechan el horizonte, apenas lo dejan contemplar el
cielo y lo tienen como encerrado en una cárcel de plantas o de piedras.
Muy diferentes eran las impresiones y muy otro hubo de ser el destino de
los serranos que habitaban en valles amenos o en dilatadas altiplanicies;
los afortunados moradores del valle crecían vigorosos, contentos y
dispuestos a las reuniones apacibles en una tierra que no era ingrata al
trabajo del cultivador, disfrutando de una temperatura tan suave como
vivificante, y de un bellísimo cielo; los habitantes de la puna, que hallaban
en la ganadería los recursos pedidos por sus vecinos a la agricultura,
creciendo en una vida más aislada, rodeados de una naturaleza más
severa y expuestos a mayores sufrimientos y peligros, no debían ser de
índole tan dulce, ni tan expansivos. Pero unos y otros se multiplicaban a
339
340
beneficio del clima saludable y de las no escasas subsistencias que debían
a sus respectivas industrias, cuando las furiosas contiendas por los
pastos y por las tierras cultivables no destruían al mismo tiempo las
subsistencias y los hombres. Por cuanto las hostilidades eran frecuentes
y las conquistas del trabajo son necesariamente muy lentas en las sociedades
primitivas, la población y cultura de la sierra hubieron de ser más
tardías que en la costa; pero una vez realizados los progresos fundamentales,
su adelanto descansaba sobre bases más sólidas y debía desplegar
mayor fuerza de expansión, puesto que el clima dispone más al trabajo y
permite esfuerzos más sostenidos: igual observación he podido hacer
comparando la población grecolatina de la Europa meridional con las
razas sajonas de la Europa septentrional.
Las divisiones de los antiguos serranos hubieron de ser sin comparación
más numerosas y más indeterminadas que las de los habitantes
de la costa, el terreno mucho más extenso ofrece a cada paso elevaciones
y quebradas que, mezclándose y confundiéndose a menudo, disponen la
población a fraccionarse indefinidamente a la par que facilitan sus confusas
marchas; por su parte los moradores ya abandonándose al humor
antisocial, ya pendencieros y poco apegados por su género de vida a
determinadas residencias, debían turbar, deshacer o dilatar con frecuencia
las más antiguas agrupaciones. No es por lo tanto posible señalar en
la sierra los centros primitivos de desarrollo, sino en grande y con cierta
vaguedad. Indudablemente, el núcleo más considerable de población y
cultura fue en los remotos siglos la gran meseta del Titicaca; su elevación
a más de 4 500 varas sobre el nivel del mar, altura que fuera de los trópicos
es inhabitable por las nieves eternas, lejos de permitirle la lozana
vegetación del ameno valle, tiene oprimida la vida, haciendo sentir el
rigor de los hielos; mas no por eso deja de ofrecer pastos suficientes para
criar innumerables rebaños, ni se niega al cultivo de la papa, la quinua,
la oca y otras plantas alimenticias; ofrece además preciosos elementos
de subsistencia, ya en los animales que vagan por la puna, ya en las aves
acuáticas y en los peces de su grandioso lago comparable a un mar interior;
así el clima saludable, los hábitos sencillos de la vida pastoral y la
ordinaria abundancia de recursos desde tiempo inmemorial sostuvieron
en el Collao, nombre que se da a dicha altiplanicie, gran número de
habitantes, activos, influyentes y con una cultura superior al del mayor
número de sus contemporáneos en América. De la situación de los collas
y por lo mismo de sus condiciones sociales participaban hasta cierto
grado sus vecinos del Cuzco, diseminados en las vastas punas que se
extienden hasta las cabeceras de Arequipa, señalándose entre ellos por
su mayor afinidad con los antiguos habitantes de Puno los coras, canchas,
aimaras, chumbivilcos y collaguas. Los serranos que moraban en la región
340
341
más templada del Cuzco, que es al mismo tiempo la más accidentada, si
bien se distinguían por su carácter dulce y por la docilidad de su espíritu,
calidades favorables a la cultura ulterior, habían de recibirla mucho
más tarde a causa de su mayor aislamiento. El amenísimo valle de
Andahuaylas y sus templadas cercanías fueron la antigua residencia de
los quechuas, menos conocidos por su influencia política que por haber
dado su nombre a la lengua general del Perú, y casi gran motivo a la
raza, que algunos suponen la primera civilizadora de sus compatriotas.
Menor nombradía alcanzaron los fieros chancas, que vinieron a lanzar a
los quechuas al sur del Pachachaca, después de haber predominado
desde los confines de Andahuaylas a los de Jauja, sobreponiéndose
—cuando no dando su sangre— a los pocces de Huamanga, a los eucones
y soras, confinantes con Ica, a los vilcas de Cangallo, a los sullas de Huancavelica
y a otras tribus menos numerosas. Los huancas, que poblaron el
privilegiado valle de Jauja y la larga quebrada de Tayacaja, si bien fueron
en gran número y no escasos de audacia, ejercieron escasa influencia
exterior, siendo poco inclinados a salir de su envidiable territorio, y gastando
su actividad en luchas intestinas, no muy lejos de las punas, a que
ellos enviaban su rebaños con parte de su población; conservaban los
yauyos una independencia semisalvaje en situación sumamente escabrosa.
De más cerca tocaban a los huancas los tarumas, que en la bellísima
quebrada de Tarma pasaban una vida alegre y cómoda, sin inquietar
a sus vecinos, ni ser inquietados por ellos. Muy diversa era la existencia
de los plumpos residentes en la cercana meseta de Bombón: bajo un cielo
inclemente, en tierra poco fértil y dispersos entre la llanura, el extenso
lago de Junín y cimas escabrosas, si bien tenían para subsistir ganados,
aves acuáticas, alguna que otra caza y el cultivo de las papas, maíz y
otras plantas alimenticias, no sobreabundaban en subsistencias y hacían
su vida más atormentada y precaria con las no interrumpidas contiendas;
en ellas se destrozaban sin piedad, envalentonados con la falsa
confianza de que en el caso de ser derrotados podían hallar refugio seguro,
ya en cimas inaccesibles, ya en islotes de secretos senderos. Desde el
nudo de Pasco, la sierra del norte es por lo común muy fragosa: las punas
se estrechan y se hacen muy pendientes; entre los valles sólo se hacen
notar por su anchura, los de Huánuco, Condebamba, Cajamarca y Chota;
son hondísimas las quebradas por donde corre el Marañón y sus
afluentes; la del Huallaga no tarda en ocultarse en espesa selva. Por esta
causa los serranos del norte no pudieron ofrecer, en general, poblaciones
tan concentradas, ni de una cultura tan marcada como las del centro y
del sur; pero la vegetación más desarrollada en la parte baja y las alturas,
pasadas las de Conchucos, más templadas, como más próximas al ecuador
y por lo mismo más fértiles, facilitan el desarrollo de tribus numerosas.
Las de mayor importancia fueron, entre el Marañón y el Huallaga,
341
342
los huanucuyas, huancalles, huacrachucos y chachapoyas; entre el Marañón y
las cabeceras de la costa los huaylas, conchucos, huamachucos, cajamarquinos
y chotanos; los huancuyos y huamalíes, esforzados y de buen sentido, vivían
dispersos y casi sin saber unos de otros, reuniéndose raras veces,
sea para gozar de las fiestas religiosas, sea para rechazar las invasiones
de los salvajes; los huamachucos (gorro de venado), así llamados porque
traían sobre sus cabezas un cuero, desplegaban un carácter fiero a favor
de los arqueros de Pataz, que era su residencia; los chachas o chachapoyas
(varones por excelencia) llamaban singularmente la atención por la blancura
de su cutis y sus bellas formas, siendo sus mujeres de extraordinaria
hermosura; los huaylas pasaban por entendidos y valerosos, pero
eran mal vistos por sus inclinaciones nefandas; entre las restantes tribus
al oeste del Marañón había muchos puntos de contacto, singularizándose
los de Cajamarca por su inteligencia y amable carácter.
La varia procedencia de las tribus serranas se marcó hasta la conquista
española por la diversidad de tradiciones, usos e idiomas: éstos
variaban a pequeña distancia; hoy sólo se conservan vivos el puquina,
limitado a parte del Collao y de las vecinas cabeceras, el aimara muy
extendido por el sur y que ha dejado huellas en casi todo el Perú, el
quechua que llegó a ser la lengua cortesana y general bajo la dominación
de los incas, y el canqui, dialecto que en Yauyos hablan los indios de
Tapi. La situación interior de la sierra hace el origen de sus pobladores
aún más oscuro que el de los costeños; probablemente el mayor número
había subido de la costa que era la parte del Perú culto más accesible a la
inmigración: pocos vendrían de la montaña, ya porque ésta nunca pudo
ser el asiento de una población exuberante, ya por la repugnancia de los
salvajes a la sierra, sin embargo, como el principio de los ríos más caudalosos
se encuentra en la región andina, y en ciertas vertientes la transición
es insensible de la montaña a la sierra, pudo salvarse poco a poco la
travesía por alguna horda, sea que cediese al simple deseo del cambio,
sea que fuese rechazada por otras más poderosas; también pudo suceder
que colonos recién llegados del antiguo continente a la boca del Amazonas,
no hallándose bien en la región calurosa, cerrada y malsana de los
bosques primitivos, fueran remontando el curso de las aguas hasta fijarse
en tierras catas, descubiertas, frescas, de clima vivificante y de cielo
risueño. Así sucedió a los españoles que, habiendo entrado a Nueva
Granada por el Magdalena, no hallaron el país deseado sino en la meseta
de Cundinamarca, cuyos aires saludables, fresca sabana y montes
pedregosos saludaron con el entusiasmo del náufrago que llega al puerto
de salvación. Una de las más antiguas razas de la sierra parece haber
sido los uros, especie de parias o proscritos, relegados de muy atrás a los
pantanos e islotes del Titicaca.
342
343
Salvajes.- Habitando la más vasta y feraz región del Perú, con pocas
necesidades y con ilimitados recursos, parece que los salvajes debían ser
más numerosos que los serranos y costeños juntos. Así se creería si hubiera
de prestarse fe a ciertos viajeros, o si nos dejáramos llevar de las
primeras impresiones; cuando tras prolongados aullidos que atruenan
como la tempestad, se ve salir semejantes a una tropa de demonios a los
feroces habitantes del bosque en espantoso desorden, con el cuerpo pintado
de rojo o negro, con el semblante desfigurado y estúpido, adornados
con despojos mortales y disparando una granizada de flechas; la
sorpresa y el terror hacen que esos pequeños grupos parezcan innumerables
enjambres; viajeros asustadizos o ponderativos confirman las exageraciones
producidas por el espanto, describiendo a la larga como naciones
considerables, que se subdividen en numerosas tribus, las reuniones
formadas en diversos lugares por un corto número de familias que
hablan diversos dialectos; los mismos salvajes, sea porque tenían por
cantidad innumerable la que pasa de cinco, sea por llamar la atención
con el gran número, han contribuido a propagar y acreditar los cálculos
más erróneos; uno de los cofanes decía al misionero Ferrer que los indios
de la montaña eran tantos como las hojas de los árboles. En verdad, la
región trasandina del Perú pudiera sostener muchos millones de habitantes
si estuviera bien cultivada; la Europa entera subsistiría holgadamente
en el inmenso espacio que ocupan los dilatados bosques de Jaén y
Quijos, las pampas del Sacramento, el gran Pajonal, el Pongo y las montañas
de Huanta, Santana, Paucartambo y Carabaya y llanuras inexploradas,
que se dilatan desde las márgenes del Ucayali hasta los confines
occidentales del Brasil.
Ni en la actualidad, ni juzgando por inducción en los tiempos antiguos,
ha podido contarse el número de salvajes por millones, sino por
miles. Aun cuando la observación no nos decidiera a formar ese juicio, lo
sacaríamos de sencillas reflexiones: el clima malsano y enervante predispone
cuando no produce gravísimas enfermedades a veces de un
carácter epidémico que, agravadas extraordinariamente por la incuria y
por los desaciertos, determinan una mortandad espantosa; aunque la
selva sobreabunda en elementos de subsistencia, sus habitantes carecen
de la laboriosidad y previsión indispensables para hacer las provisiones
que su conservación reclama, durante las avenidas que todo lo inundan,
y las lluvias torrenciales que impiden vagar por las selvas; por lo
que no es raro que entonces sean víctimas de las privaciones o de la mala
aclimatación, están también expuestos a perecer por los ataques de animales
feroces o venenosos que suelen enseñorearse de la soledad como
de su propio dominio; sus más terribles enemigos son su furor indomable
y sus excesos de todo género. Esos hijos de la naturaleza, que escri-
343
344
tores visionarios y exaltados contra la civilización han pintado como
dechados de inocencia y de tranquila dicha, perezosos, lascivos y crueles,
viven en la embriaguez, se duermen en la lascivia y por lo común
sólo salen de su letargo para exterminarse en las asechanzas más pérfidas,
con armas envenenadas, con refinamientos de inhumanidad, cuya sola
consideración estremece a las almas sensibles; matan por el más leve
interés, por puro pasatiempo; la destrucción por la destrucción es uno de
sus más gratos placeres. Sólo alguna tribu sencilla o alguna familia aislada,
que en sitio privilegiado y protegida por el misterio había podido
libertarse de la ferocidad y corrupción dominantes en los bosques, llevaba
una existencia asible, inocente y cómoda. Las demás parece que estaban
lejos de la patria de sus abuelos; pocos matrimonios tenían más de
cuatro hijos e iban extinguiéndose por sí mismos.
Con la escasa población de las selvas contrasta el gran número de
tribus, que han podido calcularse en más de doscientas. Esa gran diversidad
de pequeños grupos nada presenta de extraordinario cuando se
reflexiona que el salvajismo tiende a fraccionar indefinidamente la sociedad
hasta tocar los últimos límites del individualismo, y que esos
fragmentos aislados cuando no irreconciliables, no recibiendo la menor
cultura y olvidando fácilmente sus tradiciones en una existencia bestial,
pronto alteran su vocabulario, pronuncian las mismas voces del modo
más extraño y, así por su divergencia de expresiones como por la oposición
de sus usos, parecen descender de naciones enteramente diversas.
Por esta razón es de creer que los salvajes no descienden de tantas distintas
razas como pudiera creerse atendida la diversidad de idiomas. Algunos
proceden sin duda de tribus que dejaron la sierra por escapar de la
violencia, y esto es lo que sucedió con una hueste de huanaca que no
quiso soportar el yugo de los incas, y en más vasta escala con los indios
que huyeron de la opresión colonial; pero el mayor número se internó en
la región cisandina por el lado del Atlántico, y en medio de sus grandes
diferencias y de su profunda abyección resalta con frecuencia su común
procedencia de una nación culta. El aire de familia se vislumbra en tribus
esenciales desde el gran Chaco hasta las Antillas; las inscripciones
halladas en las selvas y los jeroglíficos con que una tribu de los penos
establecida en las orillas del Ucayali recordaba los hechos de sus mayores,
revelaban si no un origen fenicio, como algunos pretenden, por lo
menos accidentes venidos de lejos y una cultura que no se adquiere, sino
que fatalmente ha de perderse en la soledad de las selvas. Por otra parte,
la afinidad incuestionable entre las lenguas guaraní dominante en el
Paraguay, el tijú, cuyos dialectos están muy esparcidos por el Brasil, el
idioma de los omaguas, la nación más importante del Amazonas peruano,
y otros idiomas que se hablan por salvajes del Orinoco, no deja duda
344
345
de que antiguamente se extendió por una región tan vasta como un continente,
un pueblo aficionado a largas correrías, diestro navegante, en
posesión de un lenguaje bien formado, emprendedor, de un carácter cuya
dulzura no se ha extinguido todavía en una existencia feroz, y cuya
identidad racial reaparece al través de los mayores contrastes.
Ni sería posible, ni es de vital interés hacer una enumeración prolija
de las antiguas tribus salvajes. Muchas de ellas se extinguieron sin dejar
de sí otra huella que el recuerdo confuso y tal vez alterado de su insignificante
denominación; otras han sufrido cambios desconocidos, y las
que subsisten con cierta uniformidad difícil de comprobar, están lejos de
ofrecer el interesante espectáculo de una cultura progresiva: no son como
la planta naciente, en cuyo débil tallo contemplamos con placer el principio
del árbol frondoso, cubierto de flores y de frutos; son la rama desprendida
del tronco, que se está secando por falta de savia y que nos
aflige con la triste memoria de la muerte. El salvaje no es el hombre que
da los primeros pasos en la carrera de la civilización; es un tránsfuga del
mundo civilizado que se precipita en el abismo de la barbarie hasta dejar,
si la cultura exterior no le liberta, en su insondable profundidad los
últimos restos de una existencia degradada y miserable.
345
346
346
347
Relaciones entre las tribus.- Por más diseminados que estuvieran los antiguos
peruanos, rara fue y tal vez no hubo ninguna tribu que permaneciera
completamente aislada. El parentesco, la comunidad de usos, el comercio,
la guerra, el gobierno y la religión solían establecer entre ellos
relaciones más o menos duraderas y de algún modo favorables a su
mutua cultura. Los mismos salvajes, no obstante su disposición habitual
a considerar como enemigos a los demás habitantes de la montaña,
tratan de parientes a los que hablan el mismo dialecto, y estos recuerdos
de familia suelen convertirse en vínculos, si no civilizadores, al menos
no contagiados con la ferocidad de las selvas. Los pueblos, que vivían en
el mismo medio físico o moral, naturalmente se parecían mucho en su
género de vida, y esta analogía de costumbres contribuía a que se miraran
como no extraños entre sí, aun aquellos que diferían mucho por su
origen y por sus idiomas. Lo que apenas podía esperarse en vista de la
dispersión y del estado vacilante de los primitivos peruanos, el comercio
solía acercar no sólo a los que habitaban territorios próximos y de comunicación
expedita, sino a los costeños y serranos, que sólo podían comunicarse
por senderos difíciles y arrastrando toda suerte de peligros: los
primeros llevaban a las vecinas serranías pescado, ají y otros productos
de la tierra caliente, a cambio de metales preciosos, lanas, papas y algunos
otros artículos más abundantes en las regiones frías. De estas apacibles
relaciones daban testimonio no sólo tradiciones más o menos sospechosas,
sino también el consumo inveterado durante la vida y la existencia,
en las tumbas, de varios objetos que no podían producirse en aquellos
lugares donde se consumían o fueron encontrados. La misma guerra,
si a menudo era de exterminio, no pocas veces fue acompañada del
bárbaro sacrificio de los prisioneros. En el Perú, como sucedió en casi
todas las naciones antiguas, según las sabias observaciones de Lawrence,
preservó al hombre del completo aislamiento, que es el mayor obstáculo
[347] Capítulo III
Principios de la cultura peruana
347
348
para el adelanto de las naciones: moderados poco a poco los furores
implacables, ya las mujeres y los niños, a quienes el vencedor había
perdonado, se incorporaban al pueblo enemigo y tanto con el número,
cuanto con el carácter especial modificaban favorablemente en constitución
social y sus hábitos; ya varias tribus concertaban sus esfuerzos y se
unían estrechamente, sea para conjurar los peligros comunes, sea para
secundar las miras de algún caudillo ambicioso que pretendía engrandecerse
por la conquista o por simples depredaciones. De esas varias
uniones producidas por la guerra abundan incontestables pruebas; hubo
tribus en las que el lenguaje usado por las mujeres difería radicalmente
del que usaban los hombres, indicio inequívoco de su diversa nacionalidad;
como asegura Cieza de León en su fidedigna crónica, nada era más
vulgar entre los indios del Perú que el recuerdo de expediciones y guerras
más o menos lejanas, seguidas de un engrandecimiento más o menos
prolongado: del poderío ejercido por los chimús en al sierra del norte
y en mucha parte de la costa se conservaron huellas manifiestas; no sin
razón se jactaban los chinchas de haber llevado sus armas triunfadoras
hasta las inmediaciones del Collao; a su vez podían recordar los collas
que habían ejercido la más extensa influencia en las provincias más
distantes, influencia que ponían de manifiesto las denominaciones
aimaras, hasta ahora persistentes, y muy importantes obras de arte. Por
otra parte hubo en el norte, entre los habitantes de Ayabaca y otras cabeceras
de Piura, una especie de federación permanente que les hacía concertar
sus fuerzas y someterse a un caudillo de su propia elección a fin de
rechazar a los enemigos de su independencia; no contentos con ella, los
chancas que ocupaban el centro del Perú cayeron más de una vez sobre
sus vecinos del sur con todo el peso de sus numerosas y bien concertadas
huestes. Claro está que unidos bajo el mismo gobierno diversos pueblos,
sea por la federación, sea por la conquista, la unión política fue uno
de los más poderosos elementos de grandeza y adelantamiento. En verdad
deben relegarse entre las fábulas los reinados de monarcas peruanos,
que Montesinos y otros analistas faltos de crítica hacen remontar
hasta el siglo V después del diluvio, llenándolos de conquistas, guerras
civiles, invasiones extranjeras, pestes, terremotos, inundaciones, erupciones
volcánicas y otros sucesos tan notables como faltos de comprobantes.
También debe tenerse al menos por incierta la existencia de
Huyustos, antiquísimo monarca del Perú, al que algunos atribuían las
maravillosas construcciones de Tiahuanaco; pero ésos y otros grandes
monumentos, que sólo han podido ser levantados por el trabajo secular
de naciones cultas y obedientes a una dirección común, regular y apacible,
hacen evidente una unión antigua, tan vasta como duradera. Cuando
flaquearon los no muy fuertes vínculos políticos, fue sin duda, como
348
349
sucede siempre en las sociedades primitivas, la comunidad de creencias
religiosas, el lazo más general y poderoso; aunque los huanucuyos vivían
dispersos y casi sin saber unos de otros, solían reunirse en templos que
habían erigido en las alturas, ya atraídos por las pompas de un culto
común, ya por tomar parte en alegres fiestas en las que bailaban, cantaban
y bebían a placer; al templo de Pachacamac acudían de largas distancias
los devotos costeños para consultar al reverenciado oráculo y
atraerse la protección de la divinidad más eminente, trayendo peticiones
y ofrendas; los peregrinos viajaban sin peligro por entre las tribus beligerantes
y aun eran respetados por los enemigos, con tal que por su número
no formaran una hueste sospechosa. ¡Tal era el poder de la fe común
para moderar las crueles disensiones que trae consigo la guerra! Las
relaciones pacíficas debían de ser tan fecundas como sólidas, cuando
las poblaciones estuvieran al mismo tiempo unidas por los lazos políticos
y por el espíritu religioso.
Gobierno.- Aunque habían desaparecido con el largo transcurso de los
siglos las pruebas directas de que la mayor parte del Perú estuvo sujeto
desde la más remota antigüedad a gobiernos más o menos regulares, el
espíritu de comunidad, que siempre caracterizó a sus habitantes, no
dejaría duda de que formaron casi todos sociedades verdaderamente
políticas: se unían para el trabajo y para los placeres, para buscar subsistencias
en la caza, en la pesca y en las labores agrícolas, para levantar
la casa de los recién casados, para celebrar las fiestas de familia,
para enterrar a los muertos, para defenderse y solazarse en común; mas
esta participación de fatigas y goces no habría podido perpetuarse faltando
una autoridad acatada por los asociados que dirigiera hacia el
mismo objeto los pensamientos divergentes, estableciendo la unidad de
voluntades y de esfuerzos. La fuerza del gobierno había de variar según
la naturaleza de los lugares; como observó ya el juicioso Cieza de León,
en la montaña, que por doquier ofrece al salvaje recursos y ancho campo
de acción, la obediencia política estuvo poco asegurada, y desde que la
autoridad de un caudillo dejaba de imponerse por las supremas necesidades
de la guerra, cada uno se abandonaba a sus caprichosos impulsos;
mas en la sierra y en la costa, en donde casi siempre la tierra fecunda
está limitada por inhospitalarias soledades, la permanencia casi
forzada de los habitantes hubo de someterlos casi siempre y con raros
intervalos de libertad a gobiernos despóticos, aunque muchos estuvieran
animados de un espíritu patriarcal. En valles como el de Jauja, en
que podían existir muchos centros de acción y no faltaban así los cercanos
a los caracteres independientes, el poder no estuvo concentrado
en una sola mano, sino que se formaron comunidades aristocráticas,
349
350
gobernándose los pueblos por el concejo de los principales, según hoy se
llaman los que por su opulencia relativa, sus cargos públicos u otros
medios de influencia política ejercen una superioridad reconocida sobre
los indios de su parcialidad. Pero el gobierno casi universal en el
antiguo Perú fue el de ciertos señores, verdaderos dueños de vidas y
haciendas, a los que obedecían los pueblos con tanta resignación como
el manso rebaño obedece a su pastor sin queja y sin reclamar ningún
derecho: esos mandones, o si se quiere reyezuelos, llevaban de ordinario
el título de curacas o apus que los españoles convirtieron en el de
caciques generalmente usado en las Antillas.
La autoridad de los curacas, además de absoluta, solía ser vitalicia
y hereditaria; en casi todos los señoríos el hijo mayor sucedía al padre, y
la herencia seguía en los varones el orden directo de primogenitura; en
ciertas provincias, muerto el primogénito la sucesión pasaba no a su hijo
mayor, sino al segundo de su padre, y a falta de aquél, al hermano de
mayor edad; hubo también alguna provincia en la que muerto el curaca,
se le nombraba el sucesor eligiéndole entre sus hijos y dando la preferencia,
si había de respetarse la costumbre, al más benemérito. El gran ascendiente,
que por su viveza ejercían ciertas mujeres de la costa, hizo que
alguna vez recayera en ellas el señorío con el título de Capallunas o
Sagapullas; sabido es que una de estas señoras dispensó a Pizarro, cuando
estaba descubriendo la costa del Perú, una hospitalidad regia. A ser
cierta, habría sido más admirable la situación de algunas mujeres de la
sierra, las cuales según contaban a Cieza de León, habían vivido como
las fabulosas Amazonas de Oriente, no admitiendo entre ellas hombre
alguno, y haciéndose respetar de sus vecinos canchis por su organización
guerrera, hasta que fueron exterminadas por un caudillo del Collao.
Los curacas conservaban su prestigio rodeándose de un lujo imponente:
habitaban edificios que podían llamarse palacios si se comparaban
a los miserables albergues del pueblo; en el Collao acostumbraban
salir en andas, llevados por respetuosos cargadores; en gran parte de la
costa se hacían acompañar de bailarines, cantores y juglares, teniendo
una mesa que merecía llamarse de estado, así para obsequiar a cuantas
personas les visitaban, como para alimentar con los restos a su numerosa
comitiva; donde quiera los homenajes supersticiosos llegaban hasta
enterrarse con ellos sus mujeres y servidores, a fin de continuar agradándoles
y sirviéndoles más allá de la tumba. Por lo demás las pompas ya
fúnebres, ya festivas, habían de variar mucho, así en grandeza como en
carácter, según la naturaleza del señorío: no podían ser muy importantes
las de aquellos curacas cuya dominación estaba reducida al rincón
de un valle, habiendo al mismo tiempo varios curacazgos en un estrecho
territorio así como el de Acarí, La Chira y otras quebradas de extensión
350
351
poco considerable; pero, así en la costa como en la sierra, ciertos señores
podían aspirar al honor de grandes príncipes. Tales fueron entre otros el
gran Chimú, cuya dominación llegó alguna vez desde Tumbes hasta
Pativilca; Cuismancu, su confinante, quien señoreaba los valles de Supe,
Huaura, Chancay, Chillón, Rímac y Lurín; Chuquimancu señor de Chilca,
Mala, Huarco y las cabeceras de Lunahuaná; el poderoso caudillo de los
altivos chinchas; los señores de Cajamarca, Huamachuco, y Huaylas;
Ancohuallu, Astohuaraca y otros jefes de chancas, en el Collao; Zapana, que
tenía su corte en Hatuncolla y su rival Cari, cuya capital era Chucuito. Si
Tiahuanaco fue un centro político, y no un gran santuario comparable y
tal vez superior al de Pachacamac, el curaca, de quien dependía aquella
imponente población, hubo de contarse entre los más poderosos.
Religión.- Si el transcurso de los siglos, la distancia del Asia central
donde junto con el género humano nació la religión, si el atraso inevitable
en las sociedades dispersas y otras causas fecundas en errores e
ideas tenebrosas habían confundido y oscurecido extraordinariamente
las creencias de los antiguos peruanos, no se había apagado enteramente
entre ellos la luz de las tradiciones primitivas; aunque confusas y
profundamente alteradas, conservaban los más algunas ideas sobre el
creador del universo, el diluvio, la vida futura y la resurrección de la
carne. El Ser Supremo era conocido con los nombres de Viracocha, Pachacamac,
Con, Illaticiviracocha, Ataguju, Tepuaca y otros menos usuales.
El diablo era llamado supay, lo mismo en quechua que en aimara. Del
diluvio contaban que inundada toda la tierra, se refugiaron siete personas
en una cueva que tapiaron con piedras para que no penetraran las
aguas; habiendo cesado las lluvias echaron afuera algunos perros, los
que, regresando limpios y mojados, fueron la señal segura de que aún
estaban bañadas las cumbres por el inmenso océano; echados por segunda
vez volvieron los animales cubiertos de lodo, y con la fundada
esperanza de hallar lugares habitables, dejaron los hombres su asilo;
pero hubieron de sufrir mucho, porque en el fango pululaban culebras
enormes y otros reptiles monstruosos, como debió suceder en los períodos
geológicos en que el exceso de humedad sólo dejaba lugar al desarrollo
espantoso de vertebrados inferiores. Ninguna creencia fue tan general,
tan viva y tan influyente como la creencia en la vida futura; la fe en
la existencia de ultratumba dominaba toda la existencia actual, con la
misma fuerza que en el antiguo Egipto; y verdaderamente me admiraba
en pensar, dice Cieza de León hablando de los Collas, cómo los vivos
se daban poco afán por tener casas grandes y galanas, y con tanto cuidado
adornaban las sepulturas donde se habían de enterrar, como si
toda su felicidad no consistiera en otra cosa. Sabido es que enterraban
351
352
con el cadáver provisiones, utensilios, armas y otros objetos apreciados:
que para servirles en el otro mundo se sepultaban con ellos, hombres,
mujeres y niños, y que a veces se encerraban en el sepulcro algunas
personas vivas, entre ellas sus esposas más hermosas o más amadas. En
general, se suponía que la vida futura sería semejante a la presente, y
también se creía que los buenos irían a un lugar de delicias y los malos a
un lugar de tormentos, llamados respectivamente en quechua hananpacha
y ucupacha. La creencia en la resurrección de la carne se manifestaba de
varios modos: por la diligencia para la conservación de las momias, por
los tesoros que se procuraba guardar a fin de que los resucitados no
escasearan de recursos, por la especial solicitud con que se colocaban
las tumbas a cubierto de las violencias e injurias exteriores, y por el
cuidado que ponían los vivos en ocultar sus uñas y cabellos en sitios en
donde fácilmente pudieran recogerlos cuando volvieran a la tierra.
Los hombres de una inteligencia superior conservaron la idea de
Dios en su pureza espiritual, y más que homenajes materiales le tributaban
el culto del alma, adorándole con ideas verdaderas y con sentimientos
elevados. Pero la viva imaginación del pueblo, que desfiguraba todas
las verdades con las más absurdas ficciones, y daba a todos los seres
formas corporales y pasiones humanas, mezcló con diversas fábulas la
tradición acerca del Ser Supremo. Según las leyendas más esparcidas
Viracocha (espuma de la laguna), después de crear el cielo y la tierra y
antes de crear la luz y el día, creó los primeros hombres, quienes habiendo
agraviado a su creador fueron convertidos en piedras. Para disipar
las tinieblas y dar pobladores al Perú, salió Viracocha de la laguna de
Titicaca, hizo brillar en el cielo el sol y las estrellas, y formando los modelos
de los futuros peruanos, colocó estas imágenes en las diversas provincias;
a la voz de sus mensajeros fueron saliendo hombres de las fuentes,
ríos, cerros y cuevas; el dios animó con su palabra varias naciones,
desde el Collao hasta la costa de Guayaquil, sin accidente extraordinario;
pero habiendo dado vida a los canas, se alzaron éstos armados y
quisieron matarle, porque no le conocían; el fuego del cielo, lanzado
contra los sacrílegos, iba devorando valles y cordilleras; todo habría perecido
en el incendio, del que la tradición daba por irrecusables pruebas
las allí abundantes piedras volcánicas, si habiendo arrojado los culpables
las armas al suelo y pedido humildemente misericordia, no hubieran
conseguido aplacar la celeste cólera y junto con ella las llamas que
consumían la tierra. Concluida la animación de los peruanos, entre otros
la de los cuzqueños, a quienes dio por señor a Alcavilca, se reunió
Viracocha en Puerto Viejo con sus mensajeros, y todos entraron en el
Pacífico, marchando sobre el agua, como si fuera tierra firme, y desapareciendo
entre las ondas.
352
353
Según otra tradición, recogida por Calancha en su crónica moralizada
de San Agustín, Pachacamac, el que anima el mundo, después de
haber creado el mundo, creó un hombre y una mujer sin proveerles de
suficientes medios de subsistencia; muerto el esposo, y luchando la viuda
con las mayores privaciones, dirigió al dios la siguiente plegaria:
«Amado criador de todas las cosas, ¿para qué me sacaste a la luz del
mundo si había de ser para matarme con pobreza y consumirme con
hambre? ¡Oh! Nunca te acordaste de criarme o me consumiste en el momento
de nacer. Yo sola vivo, sin sucesión de hijos, pobre, afligida y sola.
¿Por qué, oh Sol, si nos creaste nos consumes? ¿Y cómo si eres el que
repartes luces, muestras ser miserable, negándome el sustento?». Compadecido
el Sol de la desventurada mujer, la fecundó con uno de sus
rayos; pero el hijo que ella dio a luz fue muerto por Pachacamac, que
estaba muy irritado porque la plegaria no había sido dirigida a él mismo;
sin embargo, un movimiento de compasión le hizo convertir en toda
especie de alimentos los miembros del niño muerto: el maíz procede de
los dientes, de la carne los pepinos, pacaes y otras frutas, de los huesos
las yucas, etc. El Sol formó con el ombligo a Vichama o Villama, bellísimo
mancebo, el que mientras recorría el mundo tuvo la desgracia de que el
dios enemigo matara a su vieja madre y creara otra generación con sus
respectivos curacas, mas alcanzó del astro del día que le enviara tres
huevos, uno de oro, otro de plata y el tercero de cobre; de éste nacieron los
plebeyos, del segundo las esposas de la nobleza y del tercero los nobles.
Según la relación, que insertó Gomara en su historia de Indias, al
principio del mundo apareció Con por la parte del norte, marchando con
la celeridad de los espíritus y sin tener carne ni huesos; con sólo su
palabra allanaba las sierras, llenaba los valles, y cubría el suelo de alimentos
abundantes y de pobladores de ambos sexos. Habiéndose indignado
contra los costeños porque, olvidados de su criador se habían
entregado a toda clase de desórdenes, convirtió el país antes ameno
en árido desierto nunca regado por el agua del cielo, y a sus habitantes
en gatos negros y otros animales horribles. Con fue ahuyentado por
Pachacamac, divinidad mucho más poderosa, la que creó una nueva
generación de peruanos, y los instruyó en las artes de la vida civil y
religiosa.
Uno de los misioneros agustinos, pocos años después de la conquista,
insertó en una carta, que está en la colección de Mendoza, ficciones
más complicadas. Según ellas el padre de los dioses y de los hombres
fue Ataguju, quien viéndose solo, creó primero otras divinidades Sagad-
Zama y Vaungausad, a fin de que le ayudaran en el gobierno del mundo;
después dio el ser a tres de sus principales ministros, Uvigaicho, Urisiqui
y Huamanisi; este último le dio por coadjutores a sus hijos Pigarao y
353
354
Apucatequil; el gran Catequil, dios que lanza el rayo, fue temido por sus
tempestuosas iras, y muchos llegaron a tenerle por el verdadero Creador;
de su veneración participaban su hermano Piquecao y su madre Mama-
Catequil, personificados los tres en los elevados cerros de Huamachuco.
También era muy venerado su hijo Tanta-Guaganay y otros nuevos huacos
o ídolos llamados Ulpillo, Pomacama, Caoquilca, Quingachuco, Nomadoi,
Garacayoc, Huana-Catequil, Caripoma y Llaihuen; el penúltimo fue uno de
los más temidos. Además, en la provincia de Huamachuco se invocaba a
Mailloxpara que paralizaba las fuerzas de los enemigos, a Yanahuanca y
Julcahuaca para someter a los rebeldes a la piedra tutelar de cada pueblo
para su defensa, a cierto ídolo para que las telas saliesen bien teñidas.
No es extraño que cada profesión y cada localidad tuviese allí objetos
especiales de culto cuando, según dijo con razón Garcilaso, cada provincia,
cada nación, cada pueblo, cada barrio, cada linaje y cada casa
tenía dioses diferentes unos de otros.
El padre Arriaga, que a principios del siglo XVII visitó algunas provincias
inmediatas a Lima para desterrar las arraigadas supersticiones,
ha dado en su Extirpación de la idolatría una larga lista de ídolos; por su
relación y las de otras conversiones, así como por las consignadas en las
crónicas religiosas y en diversas historias se sabe que según era la tendencia
a la idolatría de la muchedumbre, apenas hubo objeto notable
que no lo fuera de supersticiosos homenajes; se adoró al mar, a la ballena,
a diversos peces, a ciertos ríos y lagos; fue adorada la tierra en general
y en particular los cerros y cuevas; también se contaron entre las
huacas, vilcus o cosas sagradas, las piedras que llamaban la atención por
sus colores o por sus formas; en el culto de los astros predominaron el del
Sol, el de la Luna, el de Venus y el de determinadas constelaciones; el
cóndor, el tigre, las llamas blancas, las serpientes y algunas aves obtuvieron
la preferencia en el de los animales; lo mismo sucedió al maíz en
señaladas mazorcas tocante al de los frutos; las pacarinas, o lugares de
donde se creía que salieron las diversas tribus, recibían homenajes religiosos
filiales; más respetuosos y solemnes eran los tributados a benéficos
personajes, a los taitallactas (fundadores de los pueblos) a los malquis
o munaos, cadáveres de los mayores conservados con especial solicitud
en el valle de Jauja y en algunas provincias de la costa. De la misma
manera que en la India oriental, había en el antiguo Perú dioses del lugar,
dioses de la familia, corropas o dioses de cada particular; éstos solían enterarse
con el difunto y su culto no le sobrevivía, mientras que el ídolo de la
familia pasaba del padre a su sucesor como la herencia más preciosa y el
del pueblo recibía constantemente los homenajes comunes.
Sin entrar en más pormenores se reconocerá claramente que, mientras
los espíritus superiores conservaban la religión del dios verdadero,
354
355
el vulgo caía en el fetichismo, peligro de que no le ha libertado completamente
la imperfecta conversión al cristianismo. Mas, aun antes de haber
recibido la luz del Evangelio, las personas reflexivas solían depurar sus
creencias, sea no considerando a los pequeños ídolos sino como simples
símbolos de las fuerzas elementales del aire, agua, fuego y tierra, sea reconociendo
en cada objeto adorado una madre o espíritu, al que dirigían sus
plegarias. Partiendo de esta base se han hecho vanos esfuerzos para
reducir a sistema la antigua idolatría; en primer lugar nunca podrá
sistematizarse la obra incoherente, cuando no contradictoria, de una
imaginación desenfrenada, cuyas ficciones varían al infinito por la variedad
de influencias exteriores, siendo tan inconsistentes hasta en un
mismo individuo, como las visiones del ensueño y del delirio; en segundo
lugar, los que recogieron las leyendas difícilmente podrían ser el eco
fiel del pensamiento vulgar, y sobre todo los que aspiran a interpretarlas
a favor de las más aventuradas explicaciones, no pueden menos de falsificarlas
con sus comentarios. Las únicas conclusiones a que la crítica
concienzuda puede llegar son las que donde quiera comprueba la historia
de la idolatría, mezcla confusa de verdad y de mentira, amalgama
inconsistente de creencias racionales y de ficciones absurdas. En general
todo lo grande, lo raro, cuanto ofrece algo de sorprendente o excita la
gratitud, el temor o cualquier otro sentimiento poderoso, bien fuera obra
de la naturaleza, bien hubiese salido de las manos del hombre, dio lugar
a la adoración del vulgo.
La idolatría trajo aquí, como en todas partes, oráculos, adivinos y
presagios de todo género. En Pachacamac se daban los vaticinios con imponente
aparato: venerados sacerdotes no osaban acercarse al formidable
santuario sino con las espaldas vueltas al ídolo, baja la cabeza y
temblorosos los miembros; la respuesta salía de sus labios convulsos,
como si todo su cuerpo sintiera la impresión del dios que los oprimía. El
oráculo Rímac, que en el vecino valle era consultado por el vulgo, respondía
sin ceremonial tan sorprendente. Y tampoco afectaban tanta solemnidad
Chinchacamayoc, dios de los chinchas; Huarivilca, adorado por los
huancas; Huanacause, venerado en las inmediaciones del Cuzco; el ídolo
de Copacabana; los de Huamachuco y otros varios oráculos consultados
en diversas regiones del territorio. Aun entre los salvajes, cuyo sentimiento
religioso fue más débil, hubo adivinos a quienes se daba mucho
crédito, ya respondieran después de interpretar sencillamente ciertos
hechos insignificantes, ya se fingieran inspirados; en el primer caso declaraban
el sentido oculto de los sueños, arrojaban la coca al aire, examinaban
las patas caídas a las arañas, a las que habían perseguido con un
palito, seguían el vuelo de las aves, inspeccionaban las entrañas de las
víctimas o daban valor misterioso a otros acontecimientos o maniobras;
355
356
en el segundo caso, cuando no simulaban, se esforzaban por sufrir los
trasportes de la antigua sibila. Habiéndose preparado con algún narcótico,
como la bebida del ornamo, del datura sanguínea, y de la yerbavilca,
o las unturas de todo el cuerpo con una confección de sabandijas y plantas
que atacaban al cerebro, y después de un encierro más o menos prolongado
y molesto en alguna cueva o en otro lugar oscuro, se presentaban
con la mente iluminada y agitados por visiones prodigiosas; espantoso
el semblante, erizado el cabello, indeciso el color y con una voz que
no parecía humana, solían referir las cosas más extrañas: convertidos en
aves o mediante otra trasformación no menos extraña, habían visto y
oído lo que iban a relatar; un acierto casual o hijo de la malicia bastaba
para que el adivino fuera siempre creído, aun cuando cayera repetidas
veces en los engaños más groseros.
Las creencias supersticiosas daban origen a prácticas fútiles. Viendo
en todo una intervención misteriosa, personificando hasta la fiebre y
los útiles de cocina, esperándolo todo de pueriles conjuros, dirigían plegarias
a todas las cosas naturales o artificiales, y querían cambiar el
curso de la naturaleza con gritos u otros procederes sin conexión alguna
con el suceso que temían o deseaban. Según puede deducirse de preocupaciones
que persistieron en siglos posteriores, decían a las estrellas:
Señoras estrellas, que sustentáis mis ovejas, multiplicadlas más y más y
a mis corderos; a la tierra: Madre tierra, larga y extendida, tráeme entre
tus brazos con bien; al mar: Madre mar, del cabo del mundo llueve y
rocía, pues te adoro; a la cueva: He de dormir en ti, hazme soñar bien; a la
epidemia: ¡Oh rey de las enfermedades!, pasa y déjame, que soy pobre y
miserable; a la chicha: Madre achua, clara como el oro, guárdame y no me
emborraches… Para impedir la destrucción del mundo, durante los eclipses
de Sol o de Luna, tocaban tambores y hacían ladrar con fuerza a los
perros golpeándoles reciamente. Daban gritos atronadores a fin de que
ni la helada inminente en noches serenas, ni una fuerte granizada malograran
sus sementeras. Pretendían que el terremoto no les arrebatara el
maíz, ni los órganos de sus cuerpos, dando fuertes golpes en los orones,
y exclamando: Temblor, no me lleves la carne, la que tenían asida vigorosamente.
Creían que era necesario ponerse tierra en las narices para
impedir que por su abertura penetrara el arco iris. El feliz regreso a casa
se tenía por más fácil cuando al salir de ella se arrojaba un poco de
chicha al aire o se daba un soplido en vago. Se esperaba atravesar los
ríos sin daño, arrojando en ellos algunos granos de maíz o bebiendo sus
aguas. Al terminar la subida a las cumbres, se tiraba una piedra, habiéndose
formado grandes montones, llamados apachetas, los que todavía
suelen aumentar los indios, siempre con miras supersticiosas. Una llama
enteramente negra, a la que se dejaba sin comer y en torno de la cual
356
357
se derramaba mucha chicha, era el medio escogido para conseguir las
lluvias si faltaban para la siembra a fines de octubre. Contra los enemigos,
a quienes se pretendía debilitar, se empleaban dos medios de igual
virtud: unas veces se echaban a grandes hogueras algunos pájaros de la
puna, gritando con mucha ceremonia: Piérdanse las fuerzas del contrario
y suceda nuestra pelea bien; otras veces se privaban por muchos días
de sustento a ciertas llamas, y después de que se hallaban extenuadas, se
exclamaba: Desmayen nuestros enemigos, como están desmayados los
corazones de estos animales. Prácticas de una eficacia semejante eran
empleadas para inspirar el amor y la aversión, atraer la fertilidad al
campo propio y la esterilidad al ajeno, dar la salud y la enfermedad, o
lograr cualquier otro fin a que ardientemente se aspiraba.
Las principales formas del culto, sin contar las plegarias, eran la
simple adoración, las fiestas solemnes y las penitencias particulares.
Para mochar o hacer la reverencia religiosa se encorvaba el cuerpo llevándole
hacia delante, se encogían los hombros, se alzaban las manos a la
altura del rostro, se inclinaba la cabeza y se movían los labios, como para
dar besos al aire. Las fiestas se celebraban, sea a la vista de los cerros,
fuentes o lagos consagrados, sea llevando los ídolos portátiles a la plaza
pública o dándoles culto solemne en los templos, que solían ser grandes
patios cercados de altas paredes con algunos palos o árboles en su centro;
bailes prolongados por muchos días, con su acompañamiento de
cánticos y abundante chicha, formaban la parte más animada del ceremonial;
los sacrificios eran muy variados, siendo los más usuales los de
maíz, coca y plantas olorosas, el oro, la plata y las piedras notables, los
cuyes, llamas, fieras, aves y, en las ocasiones más importantes, las víctimas
humanas. La penitencia más común era el ayuno reducido a guardar
continencia, a no comer sino por la mañana y a no sazonar los manjares
con sal, ni ají; en Tarma hubo devotos que ayunaron un año entero
por la salud de la comunidad. Mortificaciones más llevaderas solían ser
impuestas por los ichusis, confesores elegidos en cualquiera de los sexos;
hecho un pequeño sacrificio, sobre cuyas cenizas soplaba, y habiéndose
lavado la cabeza en agua corriente, entregaba el penitente al ichusi una
bolita de barro clavada en una espina de gigantón, y principiaba la declaración
de sus culpas exclamando: «Oídme cerros y llanos, cóndores
que voláis, lechuzas, sabandijas y todos los animales, yo quiero confesar
mis pecados». La confesión se tenía por buena si la bolita arrojada al aire
se partía en tres fragmentos, si salían pares los granos de maíz echados
en una vasija, o mediante otras pruebas, que ninguna relación guardaban
con el arrepentimiento sincero. Las obras expiatorias eran el ayuno,
las ofrendas, el lavarse el cuerpo con maíz mojado cuidando que la punta
de los granos estuviesen vueltas hacia arriba, y el quebrar hilos de
357
358
lana torcida al revés gritando: «Así se quiebren tus desdichas y pecados
». Mas, si un padre había perdido a sus hijos, era reputado gran
pecador y, mientras se lavaba de sus culpas, le azotaba un corcovado u
otro sujeto contrahecho.
Costumbres.- Hay mucho peligro de caer en gravísimos errores sobre las
costumbres primitivas de los indios; sea para ensalzar las civilizaciones
posteriores, sea por justificar las conquistas violentas, muchos escritores
han presentado a los antiguos peruanos encenagados en los mayores
vicios, y estas falsas y denigrantes pinturas han sido miradas como el fiel
retrato de la común degradación moral, porque se han atribuido a las
naciones cultas el cinismo y la ferocidad de los salvajes, o porque en ellas
prevalecían ciertos usos sumamente inmorales; se ha olvidado, sin duda,
que aun los pueblos más civilizados, así antiguos como modernos, han
adolecido de restos de barbarie sostenidos por la preocupación o por la
rutina no obstante los progresos de todo género. Por otra parte, unas
veces la indignación exagerada contra los excesos de los conquistadores
y otras veces la propensión ordinaria a confundir la rusticidad con la
inocencia, han hecho que se tome a las tribus más rudas como tipos de
candorosas virtudes, como los mejores representantes de la humanidad
en su pureza original. Esos errores, en sentido adverso o favorable, han
podido perpetuarse por cuanto, tratándose de una antigüedad remota y
hasta cierto punto prehistórica, las suposiciones y las conjeturas ocupaban
fácilmente el lugar de las observaciones directas y de los hechos bien
comprobados. Mas la verdadera crítica no está destituida de medios apropiados
para la dilucidación del estado moral primitivo; en primer lugar,
la tenacidad con que los indios conservan los usos de sus mayores hace
que sus costumbres permanezcan inalterables en una larga sucesión de
siglos, no obstante el cambio de creencias, gobiernos e idiomas; la persuasión
y la violencia se estrellan igualmente contra inveteradas rutinas; se
practica hoy lo que se practicó durante el virreinato, el imperio y la dominación
de los curacas; en segundo lugar, las antigüedades cada día mejor
exploradas apoyan con las reliquias del pasado el testimonio de los usos,
que han persistido hasta nuestros días.
Como era de creer, visto el espíritu general de la humanidad, en las
costumbres de los antiguos peruanos había una mezcla de buenas y
malas calidades determinadas en gran parte por las influencias dominantes:
el imperfecto desarrollo de la vida política, la opresión de los
curacas, las supersticiones corruptoras, la falta de luces, las guerras frecuentes
y los fáciles deleites, cuando no desmoralizaban al pueblo entero,
favorecían los vicios de individuos mal inclinados; por esta causa la
embriaguez y los excesos que trae consigo fueron la parte más censura-
358
359
ble de aquella situación moral; ese estado, en que el hombre por la pérdida
de la razón y por la exaltación de sus pasiones se pone al nivel de los
animales estúpidos y feroces, no fue un estado excepcional y aislado;
con la mayor frecuencia se embriagaban familias, linajes, pueblos y comarcas;
tan lamentable abuso formaba parte obligada de las alegrías y
dolores privados, de las fiestas religiosas y de todas las solemnidades
nacionales. En cuanto a los vicios privados más notables pueden especificarse
los siguientes: el envenenamiento lento con que en algunas serranías
se vengaban implacables resentimientos reduciendo las víctimas
a la imbecilidad y desfigurándolas con manchas de diversos colores;
los deleites nefandos que, si en casi todo el país eran abominados
por la conciencia pública, en muy reducidas localidades estaban consagrados
por la superstición, educándose en ciertos templos como sacerdotes
consagrados a la prostitución en fiestas solemnes y en obsequio de
los curacas hombres afeminados, que afectaban las inclinaciones, gracias
y maneras del sexo débil; el bárbaro sacrificio de los prisioneros por
ciego furor o para aterrar a los enemigos, formando de sus pieles tambores
de guerra o trofeos de victoria, y de sus cabezas desecadas y sin
huesos espantosas mascarillas; la no menos bárbara y harta más frecuente
inmolación de seres adictos o queridos sobre el sepulcro de los
magnates; otros sacrificios humanos de carácter puramente religioso y
de personas inofensivas, escogidas por su inocencia o por su hermosura;
y la castidad muchas veces inmolada a las exigencias de una mal
entendida hospitalidad, a ciertas fórmulas nupciales y fuera de otras
preocupaciones menos esparcidas, a la opinión vulgar, que acordaba
mayor estimación a la joven más disoluta. Con estas aberraciones particulares
del sentido moral contrastaban felizmente el respeto general a la
santidad del matrimonio, el carácter apacible con muy raras excepciones,
la generosidad habitual, la vida regular y sencilla, las ocupaciones
propias de una cultura inocente y las diversiones, que revelaban un gusto
no estragado por la rudeza ni por el refinamiento.
El baile, que fue la diversión favorita desde la antigüedad más remota,
era de un hombre con una mujer, de muchas personas en cadena, de
dar vueltas al derredor, de adelantarse y retroceder pausadamente; se
acompañaba de cantares y bebidas, se ejecutaba a veces por hombres
armados o colocados el uno sobre los hombros del otro, los que desplegaban
muestras sorprendentes de ligereza y habilidad; otras veces, sencillo
y gracioso, cautivaba los sentidos y el corazón con movimientos artísticos
y con la expresión afectuosa; mas a menudo reflejaba la regularidad
y apatía predominantes con su compás pausado y su aire monótono.
Eran también diversiones inocentes y que no podían exaltar la codicia,
ni otros afectos peligrosos, el acertar el número de granos arrojando pu-
359
360
ñados de maíz, el dar con pequeñas bolitas a otras colocadas a diversas
distancias, el echar al azar semillas por una cara negras y por otra coloradas,
y el juego con el bailador de cuatro caras, que respectivamente
marcaban ganancia total, pérdida total, ganancia parcial y pérdida parcial.
Otros entretenimientos, como el de la pelota, bolas y sus semejantes,
servían para ejercitar la agilidad, la fuerza o la destreza, y se desplegaba
todo el ardor de los combates en las pullas, diversión muy peligrosa en la
que con ciego furor se daban y recibían a veces heridas mortales sin apiadarse
de los caídos, antes complaciéndose en el número de las víctimas,
sobre todo si al bárbaro placer se mezclaba alguna aspiración religiosa.
Del amor a la belleza, que prevalece en los pasatiempos de los pueblos
cultos, son testimonios irrecusables los restos numerosos de obras artísticas,
el deseo general de lucir sea por las gracias, sea por el adorno de las
personas que se descubría en las grandes fiestas, el cultivo de las flores,
la cría de hermosos pájaros y la predilección por los sitios pintorescos.
El modo de vivir, que necesariamente había de variar con el estado
social y con las condiciones del clima, correspondía a pueblos cultos, si
se exceptúan las toscas enramadas, las cuevas, la desnudez más o menos
completa y el alimentarse con las carnes de sus semejantes, en uso en
unas pocas hordas salvajes. Los serranos vivían en casas hechas con
piedras o adobes, cubiertas de paja, sin chimeneas ni ventanas, con simples
agujeros por puertas casi siempre muy estrechas y de un solo piso;
si esa estrechez y formas primitivas no se adaptaban a una vida lujosa,
ni aun a las comodidades de la vida, solían estar en relación con las
exigencias del clima, poniendo a los habitantes a cubierto de hielos y
lluvias. Las viviendas de los costeños, que ante todo necesitaban de luz
y de aire renovado, eran por lo común más espaciosas, ya se formaran de
adobes, ya fueran construidas con cañas y otros materiales ligeros y
apropiados para cubrir sin gran trabajo grandes espacios. Así en la sierra
como en la costa, los edificios públicos y las residencias de los curacas
llegaron a ser suntuosos y en las tribus más poderosas adquirieron grandiosas
proporciones. No faltaron en una ni en otra región habitaciones
rurales diseminadas por la ancha comarca; mas en general, y ésta era
una necesidad impuesta por el riesgo constante de las agresiones, los
habitantes se hacinaban en pueblos, formando cierta especie de colmenas,
sin forma regular, con pasadizos estrechos y en situación fortificada
por la naturaleza o por el arte.
Los alimentos, que por lo común eran sencillos y en cantidad moderada,
variaban principalmente según la diversidad de regiones. El pescado
formaba la base de la alimentación a las orillas del mar, del lago
Titicaca y de los ríos más caudalosos; solía comerse crudo, pero como
casi todos los manjares, sazonados con la sal y el ají. En las punas el
360
361
sustento principal era suministrado por los ganados y la caza. En todos
los valles, así calientes como templados, se hacía uso preferente del maíz
tostado, cocido y bajo otras muchas formas. La papa, que se cría espontáneamente
y era objeto del más extenso cultivo, usada donde quiera, se
consumía principalmente en la sierra y, para que pudiera conservarse
mejor en la región alta, se reducía a chuño o masa helada exponiéndola al
frío riguroso de la puna; en los mismos lugares se usaba mucho la quinua.
El plátano, que según los cálculos de Humboldt es en sus cualidades
prolíficas comparado con la papa como 1 a 44 y con las del trigo como 1
a 133, no fue desconocido de los antiguos peruanos, como han supuesto
algunos historiadores, pues se ha encontrado en las huacas y figura en
varios dibujos; mas no es posible determinar la extensión de su uso, que
en los lugares donde crece podía ser fácilmente suplido por las yucas,
camotes y otros productos más nutritivos. El uso del cacao no hubo de
ser desconocido en la costa, pues en los últimos meses se han hallado
algunos granos en las excavaciones hechas en una hacienda del valle de
Chancay; la coca, que los incas quisieron reservar para su regalo exclusivo,
fue antes de ellos del dominio común. Sabido es que el licor favorito,
el alma de los banquetes y fiestas, el quitapesares universal, fue la chicha
ordinariamente preparada con el maíz fermentado, pero que también se
preparaba con el maguey, las semillas del molle y otros frutos. Las principales
comidas tenían lugar por la mañana temprano y al ponerse el
sol; la chicha se bebía a todas horas.
Tan sencillos como los alimentos fueron los vestidos compuestos de
telas de lana, en la sierra, y de telas de algodón, en la costa; en ambas
regiones, hombres y mujeres usaban una larga túnica o camisa y sobre
ella una especie de manta, que el bello sexo prendía con alfileres metálicos
o con simples espinas; a estas prendas añadían las mujeres el anaco,
especie de polleras sujetas con ceñidor más o menos lujoso, y los varones
de la sierra para resguardarse del frío usaban calzones o pañetes que
cubrían la parte inferior del cuerpo. Pocas personas andaban descalzas;
los más resguardaban el pie con hojotas, calzado de piel o de pita, de
forma primitiva; las cabezas se cubrían con gorros en la región fría, pareciéndose
los de las mujeres en el Collao a capuchas de fraile; pero estuviera
o no cubierta la cabeza, era fácil distinguir las diversas tribus por la
variedad de sus tocados. Unas llevaban el cabello cortado, otras en ondulantes
rizos, algunas en trenzas largas; ostentaban sobre él simples cuerdas,
hondas, diademas de diversas formas, plumajes y otros adornos más
o menos extraños. Los que se usaban en forma de zarcillos, pulseras,
collares, pendientes de la nariz o del labio, variaron mucho en su valor y
tamaño. Naturalmente todo era común y de bajo precio en el ornato del
pueblo, todo más o menos raro y precioso en el lujo de los poderosos.
361
362
En los actos que formaban el gran drama en la vida de la familia,
existió cierta uniformidad, que no era de esperar de una sociedad
heterogénea. El matrimonio, acompañado o no de solemnidades religiosas
y consagrado a veces por un ósculo, fue el origen de los lazos conyugales,
que los consortes reconocían por toda su vida y que los extraños
solían respetar más de lo que se acostumbra en pueblos muy civilizados;
no se miraban sin horror las uniones incestuosas y sólo los poderosos
tenían varias mujeres, reconociendo siempre a una como a su principal
esposa. Los hijos eran por lo común objeto de una tierna solicitud, especialmente
de parte de las madres, las que en las casas solían tenerlos en
cunas sencillas y en las jornadas los llevaban cargados a las espaldas; el
ponerles nombre a pocos días de nacidos y su entrada a la pubertad eran
una gran fiesta de familia; pero nada podía compararse al duelo o festín
de la muerte. La grandeza del difunto se medía, como suele hacerse en
las poblaciones más adelantadas, por el lujo de las pompas fúnebres;
preparado por la familia y acrecentado con los obsequios de los amigos,
el banquete podía saciar el apetito y la extraordinaria afición a la chicha
de los convidados más golosos y de los bebedores más intrépidos; los
lamentos eran una verdadera tempestad de gritos y llantos lanzados no
tanto por los verdaderos dolientes, cuanto por las plañideras de oficio o
de rutina; el lamentable cortejo no sólo se entregaba a sus explosiones de
dolor en la residencia mortuoria, y junto a la tumba, sino que clamaba
por los campos, ensalzando las prendas y altos hechos del difunto, sobre
todo si había sido un caudillo valeroso. Razón habrían tenido para
excederse en las clamorosas demostraciones de desesperación varias
mujeres que se distinguían en la doliente comitiva, puesto que siendo
jóvenes hermosas, rebosando salud y viviendo en la abundancia estaban
cerca de bajar al sepulcro; pero exaltadas por la embriaguez, el amor
y las locuras del sacrificio se enterraban voluntariamente vivas, o recibían
alegres la muerte ya de manos ajenas, ya de las propias. Las pompas
del tumultuoso duelo solían renovarse al cabo del año, y en algunas
tribus, mientras vivían los allegados del difunto, las viudas que no le
habían seguido a la sepultura conservaban en Tarma un año de luto,
trayendo cortado el cabello, ennegrecido el rostro y negros vestidos.
Artes.- Sea para honrar a los muertos, sea para satisfacer las necesidades
de los vivos, las diversas artes produjeron obras que, conservadas hasta
ahora en buen estado, arruinadas o conocidas solamente por fieles descripciones,
atestiguan una cultura material antigua, variada y extendida.
La explotación mineral hubo de suministrar a los antiguos peruanos
materiales de construcción, armas, utensilios y otros muchos objetos de
utilidad o de lujo; extrajeron tierras para sus paredes y trabajos de alfare-
362
363
ría; piedras para edificar, para batanes, para instrumentos de industria
y de guerra, aplicándolas a tantos usos que por esta razón aquella edad
pudiera llamarse edad de piedra; cobre, que unido a una corta cantidad de
estaño prestó todos los servicios del hierro, metal conocido pero no forjado
entonces en el Perú; plata y oro, que a todo se aplicaron menos a servir
de moneda metálica desconocida en aquellos tiempos; y fuera de otros
minerales, la sal, que abundante en todas partes y tomada por todos,
menos por algunos indios de las montañas vecinas al ecuador, dio lugar
a muy extenso consumo: en los altos de Junín no lejos de Ondores se
explotaron salinas que aún no están agotadas, siendo tan considerable
la extracción que de las vasijas rotas después de haber servido a la separación
de la sal se formó un cerro de considerable altura. En general, la
industria extractiva no exigió ni conocimientos profundos ni esfuerzos
ingentes, sino cuando se trataba de remover y cortar masas colosales.
Sólo en la región de los bosques, en que se multiplican los animales
como en su suelo nativo, recibió la caza un desarrollo considerable; pero
donde quiera se desplegaron arbitrios más o menos ingeniosos para coger
a los que vagan por la tierra o surcan los aires. Sin hablar de la flecha,
ni del dardo disparados por los salvajes con maravillosa destreza, se
tomaba a los cuadrúpedos con lazos armados de bolas, lanzados a veces
de larga distancia; se les hacía caer en bien escondidas trampas, a las
fieras se les daba caza uniendo la astucia a la audacia; las tímidas vicuñas,
merced a su carácter medroso, eran tomadas por el arbitrio singular
llamado llipi. En las rígidas punas que ellas frecuentan, se formaba un
cerco de estacas, que dejaban entre sí anchos claros y sostenían a cierta
altura un cordón cargado de colgajos de diferentes colores; multitud de
cazadores las hacían entrar a fuerza de gritos por la abertura, que al
efecto habían dejado en aquel círculo, y una vez entradas era fácil tomarlas
a mano, por el espanto que les causaba la vista de los colgajos; sin
embargo, la cacería solía malograrse si junto con ellas se había encerrado
algún atrevido guanaco, el cual salvaba pronto la débil valla, y sus tímidas
compañeras le seguían como una manada de carneros. Fieras y toda
suerte de animales montañeses eran objeto de las inmensas cacerías llamadas
chacos, en las cuales millares de indios ahuyentaban a todos los de
la puna haciendo espantoso estruendo, los iban reduciendo a espacios
cada vez más estrechos, y cuando los tenían aglomerados, los mataban a
palos o por otros medios más o menos expeditos. También se encerraban
a las aves de ribera en estrecho círculo para tomarlas a mano; las perdices
eran muertas a palos, después que habiendo dado dos o tres vuelos se las
podía alcanzar en la carrera; otros cazadores las tomaban en sus nidos,
deslumbrándolas en la noche con hachones encendidos: se empleaban
además en la caza de las aves la oculta liga, las redes verdes, que ellas
363
364
equivocaban con la hierba, y entre otros engaños menos ingeniosos los
granos de maíz sujetos a un hilo del que se tiraba cuando habían tragado
el cebo. El más violento recurso para tomar a cuadrúpedos y aves fueron
las flechas envenenadas con el urari, que las mataba instantáneamente
sin dañar sus carnes para la alimentación del hombre.
La pesca alcanzó las más vastas proporciones cerca del mar, de los
lagos y de aquellos ríos que ofrecen presas ricas y variadas: se tomaban
inmensas cantidades de las anchovetas varadas en la playa, como podía
tomarse la arena, y no había sino el sencillo trabajo de voltearlas para
coger un gran número de las tortugas, que en la montaña salen de las
corrientes más caudalosas a dejar sus huevos en la ribera, objeto también
de una captura estimable; se embriagaba a los peces con verbasco u otras
yerbas en las aguas estancadas; otros eran tomados flechándolos a cierta
profundidad, arponeándolos si eran de gran tamaño, usando el anzuelo
o la red para los menores: las ballenas, las vacas marinas, los lobos
y otros monstruos acuáticos eran víctimas ya del arpón, ya de la lanza;
contra los caimanes, que son el terror de las aguas dulces y de sus orillas,
había necesidad de arrojo sorprendente o de astucia refinada: a veces se
les atraía a un foso cubierto de caediza enramada, excitando su voracidad
con los gritos de un animal, que allí estaba atado, y a veces se les
atacaba de frente en su propio dominio sin más armas que una estaquilla
puntiaguda, la que clavándose dentro de su enorme boca, cuando la
abrían para acometer, les impedía hacer uso de su formidable dentadura,
y reducidos a la impotencia eran arrastrados sin peligro a tierra por
su sereno y hábil adversario. En las pescas llamadas calas, en las que se
necesita luchar no con espantosos monstruos a los que se puede desarmar,
sino con el furor de indomables olas, no son menos de admirar la
intrepidez y destreza de los indios. El mar agitado por la resaca y quebrándose
en las rocas se levanta a espantosa altura y retumba como el
trueno; la débil embarcación se vuelca a menudo, y entre tanto los pescadores
serenos y alegres navegan sobre montes de agua, juegan con el
océano embravecido, y suben una y otra vez sobre la volteada canoa;
saliendo al fin a la playa salvos ellos y su abundante pesca. El hábito y la
necesidad multiplicaron en todo tiempo los hábiles y animosos navegantes,
así en las aguas marinas como en las terrestres, enseñándoles a
surcarlas con balsas formadas de ligera madera, con haces de totora, con
cueros de lobos marinos henchidos de viento, y con canoas formadas de
una o varias piezas, pequeñísimas o de grandes dimensiones; para atravesar
simplemente los ríos se emplearon entre otros medios un conjunto
de calabazas, que flotaban llevando cargas de consideración y que el nadador
iba empujando, oroyas o cuerdas pendientes de una a otra ribera y
sobre las que desliza una canasta en la que es trasportado el pasajero,
364
365
puentes de balsas y puentes suspendidos, compuestos principalmente de un
tejido de mimbres y usados en la China desde remotos siglos.
La cría de ganados hubo de ser antiquísima en el Perú, porque sin
ellos no habrían podido subsistir las poblaciones que de tiempo inmemorial
prosperaron en las punas donde la escasez, cuando no la absoluta
falta de cosechas, sólo ofrecía a las sociedades primitivas una alimentación
insuficiente y precaria: la abundancia de llamas y alpacas multiplicadas
por la ganadería suministraba al mismo tiempo carnes para el
sustento, lanas para el abrigo, piel para el calzado y otros usos, taquía o
excremento que servía de combustible, y bestias de carga, que pueden
hacer jornadas de cuatro leguas, llevando las llamas unas cuatro arrobas
y las alpacas poco menos de dos. No es extraño que fueran desconocidas
en otros países, porque la naturaleza parece haberlas organizado exclusivamente
para vivir en el terreno frío y escabroso de la cordillera: se
vigorizan respirando el aire ligero de las alturas nevadas; hallan apropiado
sustento en los pajonales; su pezuña hendida cubierta de flexible
zapatilla les permite escalar resbalosas pendientes y vagar seguras por
entre los mayores precipicios; su porte y sus inclinaciones guardan perfecta
armonía con el aspecto severo de las punas. Entre otros animales de
menos importancia se criaban en las casas los alcos o perros semidesnudos,
los cuyes de extraordinaria fecundidad y cierta variedad de patos llamados
ñuñumas. Así en el Perú como en el resto de América fue desconocido
el uso de la leche de los animales, mientras que en la montaña se tomaba
con placer la leche suministrada por algunos árboles.
La industria, a que los indígenas debieron principalmente sus elementos
de subsistencia y que más influyó en su dulce civilización, fue el
cultivo de la tierra. Las producciones espontáneas que puede suministrar
el reino vegetal para el sustento del hombre, escasas en unas regiones
y perdidas en otras entre árboles y maleza impenetrables, apenas
habrían bastado para mantener reducidas hordas salvajes en lucha azarosa
con las más crueles privaciones en tanto que la agricultura sacó en
todo tiempo de un suelo siempre agradecido al trabajo recursos tan cuantiosos
como inapreciables. El cultivo de la tierra produjo en abundancia
maíz, papas, yucas, camotes, quinua, plátanos, ollucos, ocas, macas, piñas,
paltas, chirimoyas y otros sabrosos manjares; para darle la suficiente
extensión se despejaron los terrenos pedregosos, en las pendientes
rápidas se establecieron andenes, bien dividiéndolas en terrazas con las
respectivas paredes, bien cubriendo con humus la roca desnuda, y se
llevó la fecundidad al desierto, sea mediante acequias que facilitaran el
oportuno riego, sea abriendo hoyas en las que la humedad subterránea
supliera la falta de otras aguas; también fueron empleados en la costa
para sostener la fertilidad del guano, ese incomparable abono suminis-
365
366
trado por las aves marinas y las anchovetas, el mismo que se enterraba
en las hoyas en suficiente cantidad al sembrar los granos de maíz; en la
sierra se usó el abono humano o se dejaba descansar a la tierra por algunos
años a fin de que pudiera cultivarse después con su anterior aprovechamiento.
Usose un arado rudimentario reducido a una estaca puntiaguda
con una pieza trasversal; sobre ésta apoyaba su pie un indio para
que la punta del arado penetrara en tierra mientras otros seis o siete lo
iban arrastrando. A fin de defender los sembrados los cercaban con paredones
o con setos vivos. Los estragos de la helada se precavían en
parte con grandes fogatas que esparcían mucho humo. Todo se facilitaba
y embellecía en la agricultura mediante los auxilios recíprocos de los
agricultores, que convertían en fiesta popular las más penosas faenas.
Igual asistencia solían prestarse los indios para construir sus modestos
albergues, y en todo podrían ayudarse unos a otros, sabiendo
ejercer la inmensa mayoría las industrias de primera necesidad. Para las
obras de lujo hubo artífices especiales, los que si bien carecían de nociones
científicas y de instrumentos perfeccionados, hicieron trabajos admirables
que suponen singular paciencia y extraordinaria habilidad trasmitida
de padres a hijos: entre estas obras maestras merecen especial
mención las grandes construcciones, los tejidos y las labores esmeradas
de plateros y alfareros, de que es necesario ocuparse con alguna detención
al hablar de las antigüedades primitivas; por ahora baste recordar
que, si las formas solían ser muy imperfectas, la ejecución llegaba a ostentar
suma delicadeza, y en los colores no se sabe qué admirar más, si la
brillantez o la secular tenacidad: los sacaban del reino animal, de cierto
molusco análogo al de la púrpura tiria, del magno o cochinilla silvestre,
del liquen llamado orchilla y de otras muchas materias vegetales.
De las artes, que más de cerca influyen en el hombre, debemos decir
unas pocas palabras relativas a la medicina, la guerra y la conservación
de los restos mortales. En la conservación y restablecimiento de la salud
se emplearon los baños, las sangrías locales mediante piedrecillas cortantes
que hacían las veces de lancetas, y multitud de remedios vegetales,
algunos de singular eficacia, los más ya empleados por la ciencia y unos
pocos, que son todavía el secreto de los curanderos; pero la curación de
las enfermedades era más bien la obra de la constitución robusta, del
clima y de la Divina Providencia, que de una inteligente y solícita asistencia:
por incuria o por medicaciones absurdas leves epidemias tomaban
un carácter exterminador y las indisposiciones se hacían gravísimas;
los males se aceptaban a veces con estúpida resignación como un azote
de la fatalidad; otras veces atribuyéndolos sea a los hechizos, sea a la
cólera de los dioses, se pretendía conjurarlos con otros hechizos o con
vanas plegarias; en ciertos lugares se dejaba perecer en el mayor desam-
366
367
paro al enfermo, al que se declaraba pasado, es decir, sin remedio, y en
otros hubo despenadores que abreviaban la agonía oprimiendo el pecho o
apretando la garganta de los moribundos. La guerra, aunque fuera de
espantosa frecuencia, se elevó apenas sobre las astucias de los salvajes,
procurándose por lo común sorprender al enemigo, aterrarlo y cuando
no exterminarlo, paralizar para siempre sus fuerzas; las armas empleadas
para acometer fueron flechas, dardos, lanzas, macanas, piedras arrojadas
con honda o precipitadas de gran altura, en suma casi todas las
conocidas antes del descubrimiento de la pólvora; en cuanto a los medios
de defensa, se hallan en todas partes los puntos fortificados, y pueden
contarse entre los monumentos más admirables ciertas fortalezas.
En la conservación de los cadáveres se desplegó todo el arte que era de
esperar de la influencia predominante que ejercía el pensamiento de la
vida futura: reducíanse al estado de momia, sea exponiéndolos en la
sierra a la acción del hielo y en la costa a la de tierras secas y salitrosas,
sea desecándoles con el fuego e impregnándoles del vapor de sustancias
resinosas o por otros medios desconocidos; se les enterraba echados, en
pie y más comúnmente sentados, con las rodillas juntas y dobladas sobre
el vientre, los brazos traídos sobre el pecho y las manos unidas sobre
el rostro, como la criatura que se desarrolla en el seno materno; estaban
de ordinario con grandes envolturas, de toscas esteras o tejidos más o
menos finos, según la fortuna de la familia, varios con una pieza metálica
en la boca, como para pagar su entrada en el nuevo mundo, y todos
abundantemente provistos de alimentos, útiles, armas, tesoros o servidores
según su rango. Los sepulcros, cuya gran variedad hicieron notar
ya Cieza de León y el venerable Las Casas, eran subterráneos, al nivel del
suelo en forma de pirámides y de huacas o cerros artificiales, esparcidos
por la campiña o reunidos en vastas necrópolis; para defenderlos de
sacrílegas violencias se guardó a los difuntos en el hogar como el objeto
más precioso, se les enterró en lugares ocultos, se les puso bajo enormes
peñascos, y a veces fueron colocados en precipicios, a donde nadie podía
descender sino estando colgado y sostenido desde la cumbre. Semejante
solicitud ha permitido que haya un mundo de momias rodeado de
otro mundo de obras de arte, imagen permanente de la cultura primitiva.
Por mucho tiempo los sepulcros han sido profanados por los que buscaban
tesoros, desechando todo escrúpulo y sin dejarse intimidar por la
influencia mortífera que la opinión atribuía al aire de gentil; la historia
busca hoy la luz entre las sombras sepulcrales y espera hallar en los
despojos de la muerte más elocuencia que en el testimonio de los vivos,
profundamente alterado por los siglos: eco siempre débil e infiel de la
palabra viviente cuando faltan las letras, que dan al pensamiento alas y
duración perpetua.
367
368
368
369
Primeras impresiones.- Las antigüedades del Perú rara vez llaman fuertemente
la atención a primera vista: la sencillez que las caracteriza suele
impedir que causen efectos sorprendentes, sobre todo cuando están como
perdidas entre estupendas escenas naturales de una grandeza titánica;
cubriendo el desierto por millas enteras, llenando los valles y escalando
altas cumbres, se hacen tan comunes que sólo producen la débil impresión
de los objetos muy ordinarios; envueltas en las densas nubes con
que oscurece el tiempo las cosas más claras, por lo común no pueden ser
objeto de ideas muy vivas; hay, en fin, grave riesgo de confundirlas con
las obras de la naturaleza, y desde que la confusión tiene lugar, todo
interés especial ha desaparecido. Las colinas, levantadas por el arte para
servir de tumbas, fortificaciones o templos, pierden a menudo su aspecto
de artefactos no sólo por la enormidad de su masa, sino también por
haber sido extraordinariamente desfiguradas, en parte por la acción secular
de los elementos, y en parte por la mano del hombre ávido de tesoros
o necesitado de materiales, sea para las construcciones mecánicas,
sea para levantar el edificio de la ciencia. Con mayor frecuencia, las
obras naturales parecen obras hechas a mano por su regularidad y su
disposición artística: no sólo el vulgo irreflexivo, que se deja llevar de las
primeras apariencias, sino viajeros científicos como Ulloa, han tomado
por obeliscos artificiales el considerable número de pirámides que cuatro
leguas al norte de Acobamba en la provincia de Angaraes se levantan
en las alturas de Paucará, haciéndola aparecer como una ciudad fortificada
con innumerables castillos; esas masas regulares están hendidas
transversalmente hacia el vértice, algunas con la cúspide caída al pie,
otras con la cúspide todavía sobre el tronco amenazando caer, y se creería
que todas han de perder a su tiempo la pared más alta, como si hubieran
sido heridas simultáneamente por una lluvia de rayos. Estas apariencias
singulares, la regularidad de las formas y la tradición de que las
[369] Capítulo IV
Antigüedades primitivas del Perú
369
370
pirámides tuvieron un destino sepulcral, hubieran podido inducirnos
en el error vulgar; pero el número de ellas, su situación y la analogía con
otras columnas naturales de la cordillera, nos inclinaron a crecer hace
un cuarto de siglo que eran obra exclusiva de la naturaleza. El señor
Raimondi lo ha probado después con esta exposición luminosa: «las
inmediaciones de Paucará llaman la atención del viajero científico de un
modo particular. Con efecto, numerosas y grandes peñas de conglomerato
traquítico de forma cónica o piramidal se elevan sobre la superficie del
terreno por todas partes y, vistas acierta distancia, ofrecen el aspecto de
un campamento militar con sus toldos tendidos. Muchos viajeros han
creído que estas singulares pirámides fuesen obras del hombre cuando
por lo contrario no son sino monumentos históricos de la naturaleza.
Imagínese que todo este terreno haya estado en otra época cubierto con
una espesa capa de conglomerato traquítico hasta la altura que tienen
las más elevadas de las citadas masas; y que, enseguida, el agua de las
lluvias haya escavado pequeños surcos en esta roca, que ofrece tan poca
resistencia a la acción del agua. Continúese ahora con la imaginación el
mismo fenómeno durante el período de algunos siglos, y se comprenderá
cómo los surcos se fueron haciendo tan profundos hasta partir en todo
su espesor las capas de conglomerato traquítico en numerosas masas
aisladas. Si después de haber dividido el terreno en tantas masas, continúa
todavía la acción erosiva de las aguas, se concebirá fácilmente que
poco a poco dichas masas deben ir tomando la forma cónica o piramidal,
que ofrecen las de Paucará, y que sólo las más grandes pueden conservar
una especie de meseta en su parte superior. Ejemplos de esta naturaleza
tenemos en varios puntos del Perú, y podemos decir, en todos los lugares,
de conglomerato traquítico en terreno un poco inclinado; allí se observa
una disposición análoga a la que se presenta en las inmediaciones
de Paucará, o formas todavía más caprichosas, que simulan torres, fortalezas,
antiguos castillos».
Las formas más o menos artísticas de las grandes masas terrestres y
sus transformaciones tan frecuentes como admirables han hecho creer a
muchos que en la región más escabrosa de los Andes abundan las ciudades
arruinadas y otros estupendos monumentos del arte. Esa falsa creencia
se propaga y arraiga tanto más fácilmente cuanto que a menudo los
lugares donde se descubren esas aparentes construcciones son de difícil
acceso, y la ilusión suele hallarse favorecida por las nubes, el reflejo de la
nieve u otros falaces meteoros. Cuando un viajero muy impresionable
marcha por asperísimas alturas, donde la nevada ha borrado todos los
senderos, o cuando otros peligros exaltan su fantasía entre los precipicios
y derrumbes andinos, todo se presenta ante sus ojos deslumbrados
con formas sorprendentes, todo reviste las apariencias, ya amenazado-
370
371
ras, ya propicias, de construcciones humanas, cuyos moradores pueden
agravar o terminar sus padecimientos ya casi insoportables.
Por más difícil que a primera vista parezca el reconocimiento de las
antigüedades peruanas, para no confundirlas con las formaciones naturales
suele bastar el examinarlas con ánimo tranquilo, sin dejarse llevar
ni de la opinión vulgar, ni de las primeras impresiones; al no haber sido
enteramente destruidas, queda siempre en las obras del hombre algún
vestigio del pensamiento humano, cierto sello de razón y de libertad que
la inspección atenta reconoce pronto y pone fuera de duda. No es tan
fácil distinguir las antigüedades primitivas de las que pertenecen a la
civilización de los incas, a quienes suele atribuirse toda la cultura del
antiguo Perú; los hijos del Sol, en el interés de su dominación y de su
culto, acostumbraron transformar los anteriores monumentos cubriéndolos
de nuevas construcciones o, al menos, los circundaron de edificios
consagrados a la adoración solar, que dejan en débil luz las creencias y
trabajos más antiguos; sin embargo el lugar, el tiempo y el estilo de las
diversas obras permiten al crítico inteligente reconocer su verdadero carácter,
aunque para confundirle se hayan acumulado las tinieblas. Los
grandes monumentos, que nunca pueden improvisarse y que se hallan
en lugares adonde no llegó o sólo ejerció una influencia efímera la dominación
de los incas, ciertamente que no fueron levantados por su gobierno.
Tampoco hay razón para atribuirles construcciones que, por su vetustez,
recuerdan remotísimas épocas. Aun las obras que se descubren
en la vasta extensión de su imperio, sin indicios seguros de que pertenecieran
a siglos anteriores, son sin duda de otro origen, si difieren enteramente
de las que ejecutaron sus súbditos, por los procederes de ejecución
y por las ideas que revelan.
Por más penoso que sea el reconocimiento de las antigüedades primitivas,
y aunque desde luego su sencillez, abundancia, oscuridad y
confusión amortigüen el interés que deben excitar, desde Cieza de León
llamaron la atención de los arqueólogos, y en nuestro siglo, cuyo positivismo
está lejos de haber proscrito las meditaciones sabias, son objeto de
estudios profundos. La edad inmemorial a que nos llevan las rodea del
prestigio que prestan las canas al anciano venerable; el investigador
diligente recibe las más gratas emociones viendo aparecer la luz en la
noche de los tiempos, brillar antiquísima cultura cerca de las hordas
más bárbaras y enlazarse con la marcha general de la humanidad la
vida de tribus, que tal vez habrían podido tenerse por extrañas a la gran
familia humana; prescindiendo de la ilustración que derrama no sólo
sobre la historia del Perú, sino sobre la historia universal, para toda
alma accesible a las impresiones más puras, la contemplación de las
generaciones y de las cosas que florecieron en siglos remotísimos, es
371
372
fecunda en contrastes de delicia inefable. Una dulce melancolía se apodera
del ánimo en presencia de misteriosas y grandes ruinas; la soledad
se enseñorea sobre ciudades, que estuvieron muy pobladas; el desierto
ha invadido regiones, en que sobreabundó la vida; pavoroso silencio ha
sucedido a la alegría que por doquier estallaba; los lugares más solitarios,
áridos y silenciosos ofrecen en sus ruinosos o arruinados monumentos
toda la elocuencia de la tumba. También dan lugar a contemplaciones
tan graves, como deliciosos lugares, donde se agita un pueblo
alegre y se ostenta una vegetación espléndida entre escombros de poblaciones
y campiñas, que allá en apartados tiempos tuvieron extrañas
maneras de cultura; el cielo es el mismo, la tierra está vivificada por el
mismo sol, soplan vientos iguales, corren las aguas del antiguo manantial;
y sin embargo los hombres, y cuanto de ellos pende, han sufrido los
cambios más profundos; variaciones de suma trascendencia ponen de
manifiesto la incalculable influencia que en el destino de las naciones
ejercen las ideas y la dirección de la libertad humana. Al través de los
mayores contrastes se percibe claramente el orden universal, la invariabilidad
de las leyes que rigen en el mundo físico y en el mundo moral; de
aquí se desprenden las enseñanzas más provechosas; junto con la solidaridad
de nuestro porvenir aparece la necesidad de reconocer los elementos
que nos ha suministrado la Providencia, y las vías que nos ha
trazado para mejorar la condición de nuestro pueblo.
Restos humanos.- Nada puede hacernos pensar con más seriedad, ni con
más provecho en el destino común de la humanidad y en sus relaciones
con el universo, que las reliquias del cuerpo humano perdidas entre el
polvo inorgánico y los restos de otros vivientes: desde que el hombre
vuelve al seno de la madre tierra van borrándose las vanas distinciones
que tan desigualmente distribuían la estimación entre los favoritos y las
víctimas de la fortuna; el cadáver del abyecto esclavo puede excitar tanto
interés como el del altivo dueño; la momia y el cráneo son para la ciencia
restos preciosos, por más despreciadas que hayan sido las personas durante
la vida; todos conmueven profundamente al hombre reflexivo, todos
dan lecciones inestimables envueltas en graves emociones. Dejando
a los moralistas las reflexiones filosóficas, que los tristes despojos de la
muerte sugieren en todos los países, indiquemos a grandes rasgos los que
más de cerca se ligan a la civilización primitiva del Perú.
En ciertos lugares, como en el Arenal, que cerca de Trujillo media
entre el mar y las antiguas ruinas de Chanchán, un área de muchos acres
está cubierta de esqueletos, sepultados en desorden como después de
una gran batalla, según ha observado el diligente Squier; esta presunción
se halla confirmada por el hecho de que todos los huesos descubier-
372
373
tos son de adultos, y la mayor parte de los cráneos presentan señales
inequívocas de violencia; algunos parecen golpeados con espadones,
otros atravesados por las puntas que erizaban las porras; ciertas lesiones
son iguales a las que producen las flechas o las lanzas, y en algún
cráneo se ha visto un agujero semejante al que hubieron de abrir armas
esparcidas en la arena inmediata. Entre las ruinas de Pachacamac
sobreabundan las momias, enterradas a diversas profundidades, las unas
encima de las otras formando capas sepulcrales sobrepuestas, y comprobando
la tradición de que al gran santuario de la costa afluía desde
remotos siglos gran número de peregrinos, muchos de ellos con la resolución
de dejar sus restos mortales en aquella tierra santificada. En varios
puntos de la sierra y de la costa se hallan cadáveres cuya posición y
contextura manifiestan que los cuerpos fueron enterrados vivos para
continuar prestando sus servicios a los magnates en la vida futura. Otras
aspiraciones de ultratumba están reveladas por los objetos que se pusieron
en torno del difunto, quedando de manifiesto la creencia unánime de
una existencia ulterior, enteramente análoga a la existencia actual. La
diversidad de posiciones sociales se demuestra en la humildad o suntuosidad
de las tumbas, en su agrupamiento o especialidad, sea para
familias poderosas, sea para ciertas edades o sexos.
La exploración atenta de las momias y huesos humanos descubre
mucha semejanza, cuando no absoluta identidad, entre las más antiguas
razas de la América y los actuales indígenas: hay conformaciones
idénticas en los cráneos; la bella nariz aguileña, diversa de la nariz
griega y de la nariz hebrea, que con razón se ha caracterizado de nariz
americana, se encuentra en los que hoy viven y en los más antiguos
difuntos; también suelen hallarse en unos y otros como caracteres más
generales, el pie pequeño y arqueado, la estatura mediana, el pecho
ancho, las formas regulares y robustas, la barba escasa, el cabello negro
y lacio, la frente deprimida y como que huye; sin embargo no faltan
cráneos, como el de un niño de Chachapoyas que se halla en la escogida
colección de Raimondi, tan perfectamente conformados como el del mejor
tipo caucásico; mientras en otros la degradación de la forma toca los
límites de los animales herbívoros. Lo que hace más inciertos los resultados
de la craneoscopia es la deformación artificial, que incuestionablemente
se practicó en muchas tribus y cuya influencia no está bien
determinada: en tanto que alguna vez el gran coleccionador Morton y
como heredero de su primera opinión Wilson, Blake y otros etnólogos,
así norteamericanos como ingleses, admiten razas dolicocéfalas o de
cráneo naturalmente prolongado, Wilmore y la mayoría de los observadores
atribuyen a la presión lateral destinada a producir un embellecimiento
fantástico la prolongación de las cabezas aimaras y sus congé-
373
374
neres; todavía no puede decirse hasta qué punto el artificio desfiguró o
secundó las formas de la naturaleza. También se han suscitado dudas
menos fundadas respecto al color negro del cabello; por cuanto a menudo
se hallan pelos de tintes más o menos claros, y aun se dice que en el
departamento de Amazonas se han descubierto cabezas antiguas con
pelo rubio; pero esta aserción necesita comprobarse, y por otra parte es
fácil equivocar los matices naturalmente claros con la alteración rojiza
que producen las influencias sepulcrales. Además, enfermedades endémicas
o individuales decoloran profundamente así la piel como el cabello,
no faltando personas ni pueblos de pelo y cutis tan descoloridos y
alterados que, a no ser por su debilidad y achaques, se les tendría por
tan rubios como la raza sajona, aunque su tipo general sea esencialmente
americano.
Las viejas tradiciones de pigmeos y gigantes están completamente
desmentidas por el examen atento de los restos humanos; en ningún
punto se han encontrado esqueletos cuya talla difiera de las dimensiones
reconocidas en nuestra especie, y los enormes huesos con que en otro
tiempo quiso probarse la anterior existencia de cuerpos gigantescos, son
de elefantes, de mastodontes u otros fósiles de grandes cuadrúpedos
extinguidos. En cambio, con estudios incompletos y con las más aventuradas
suposiciones se ha pretendido acreditar otro error de harto más
grave trascendencia práctica: operando sobre un reducido número de
cráneos, sin tener en cuenta las diferencias de edad, ni de sexo, no dando
el valor correspondiente a la deformación artificial, y ocultando la debilidad
de las razones con el lujo de las medidas en todos sentidos, se ha
concluido del examen comparativo de las dimensiones craneanas, que
las razas indígenas del Perú no poseían un órgano de inteligencia más
aventajado que el de los hotentotes y el de los antiguos negros oceánicos;
la capacidad media del antiguo cráneo peruano sería según unos de 65
pulgadas cúbicas y según otros de 80; el peso de la masa cerebral no
pasaría de 45 onzas. Como ha manifestado Wilmore, aunque la cantidad
de cerebro estuviese al mismo nivel entre las razas más degradadas y las
razas que de todos modos han mostrado una esplendente cultura, todo
eso probaría únicamente que la capacidad relativa del cráneo debe considerarse
meramente como un carácter anatómico, no como un carácter
fisiológico; si los cerebros de Cuvier y Schiller fueron del tamaño máximo,
en el mismo caso se hallaban los de tres individuos desconocidos;
mientras que el de Dante se elevó muy poco sobre el término medio, y
probablemente no alcanzó esta dimensión el de Byron. Recordamos a
este propósito que, ni toda la masa encefálica sirve de instrumento a las
operaciones de la inteligencia, ni el poder de un órgano se mide exclusivamente
por su magnitud: aun para las funciones más mecánicas, la
374
375
textura íntima y otras modificaciones inapreciables influyen más que el
volumen; nada hay más poderoso que los agentes imponderables.
Monumentos primitivos.- Para confundir a cuantos pongan en duda las
superiores aptitudes de los antiguos peruanos, no hay necesidad de
examinar uno por uno los pueblos y los cementerios, las fortalezas y los
santuarios, los acueductos y los andenes; con sólo considerar su portentoso
conjunto se convencerá cualquiera de que esas empresas ciclópeas
no tienen rival ni aun en este siglo, cuya industria es fecunda en obras
maravillosas. Se ha calculado que la longitud de los paredones destinados
a hacer cultivables las pendientes de las quebradas forman una muralla
de piedra de 250 mil millas con una altura de 304 pies, o sea lo
bastante para dar diez vueltas al globo terrestre; y Heath, que ha dado
sorprendentes pormenores de las antiguas construcciones peruanas,
asegura que la obra indicada es de una extensión superior al doble de la
calculada. Por grande que sea la parte de estos andenes construidos bajo
la dominación de los incas, la perteneciente a la cultura primitiva, especialmente
en el norte donde los trabajos imperiales fueron de reducida
duración, aumentada con las construcciones de otro género, dejaría siempre
una masa estupenda de monumentos primitivos que revelan, junto
con la energía de los Hércules, la incansable actividad de la abeja y de
la hormiga.
Entre los monumentos primitivos ninguno ha llamado tanto la
atención ni excitado tan alto interés como los del pequeño pueblo de
Tiahuanaco; hoy, no obstante hallarse en la más completa ruina, suelen
tenerse por señales evidentes de la cultura más antigua y más avanzada
de las dos Américas, y se les cree contemporáneos de los primeros monumentos
del Egipto y del Asia; Garcilaso y otros ciegos partidarios de la
cultura de los incas reconocían que ésta les era posterior, y Cieza de
León, cuyo espíritu observador y buen juicio no dejaron de extraviarse
por los apasionados informes de la nobleza cuzqueña, decía: «yo para
mí tengo esta antigualla por la más antigua de todo el Perú, y así se tiene,
que antes que los Yncas reinasen, con muchos tiempos estaban hechos
algunos edificios de éstos, porque yo he oído afirmar a indios, que los
Yncas hicieron los edificios grandes del Cuzco por la forma, que vieron
tener la muralla o pared, que se ve en este pueblo, y aún dicen más, que
los primeros Yncas platicaron de hacer la corte en este Tiahuanaco».
Conociendo tan importantes ruinas por las descripciones y por el grabado,
el viajero que las encuentra circunscritas a una milla cuadrada, junto
a una triste aldea, con las apariencias de colinas artificiales y de piedras
ya en hilazas, ya esparcidas en confuso desorden, recibe impresiones
poco favorables, y sólo después de un examen inteligente puede for-
375
376
marse idea del grandioso conjunto. Convertido el Baalbeck del Perú, como
le llama Squier, en una cantera para las iglesias y casas de la comarca y
hasta para la catedral de La Paz, sus piedras mejor labradas están empleadas
en las paredes puertas, pisos, pilas y pedestales de obras cristianas,
con cuya imperfección forman un desagradable contraste; pero no
obstante una destrucción tan continuada, que ha adelantado la acción
de los siglos y que a la vez ha sido agravada por buscadores de tesoros y
por anticuarios poco escrupulosos, todavía hay en tan antiguas ruinas
materiales bastantes para una admiración ilimitada.
A considerar sólo las piedras, diseminadas en Tiahuanaco o dispuestas
en forma de murallas, son muy admirables, sea por su grandeza,
sea por la perfección de sus labores; una de ellas medida por el padre
Acosta tenía 30 pies de largo, 18 de ancho y seis de grueso; Cieza notó con
sorpresa muchas portadas grandes, con sus quicios, umbrales y portaletes,
todo de una sola pieza, y que de estas portadas salían otras mayores
piedras, sobre las que estaban formadas, de las cuales algunas tenían 30
pies de largo, más de 15 de ancho y seis de frente. En cuanto a la labor,
algunas la presentan muy tosca, otras están por desbastar, como si todavía
no hubiera llegado la oportunidad de fijar su destino; pero el mayor
número sorprende por lo pulido de sus caras, la precisión de sus cortes y
lo acabado de sus ángulos. El concienzudo Squier, nada propenso a las
exageraciones, da idea de tan admirables labores en los siguientes términos:
«separad las construcciones superiores de los mejores edificios de
nuestras ciudades, y pocos, si hay alguno, dejarán a descubierto cimientos
puestos con igual cuidado y ninguna de las piedras cortadas con tal
esmero o tan admirablemente ajustadas. Y yo puedo decirlo [de] una vez
por todas, pesando cuidadosamente mis palabras, que en ninguna parte
del mundo he visto piedras cortadas con tal precisión matemática y admirable
habilidad, como en el Perú, y que en ninguna parte del Perú hay
alguna que sobrepuje a las que están esparcidas sobre la llanura de
Tiahuanaco». Lo que acrecienta la admiración es que sin bestias de tiro,
ni vehículos apropiados, ni ninguna máquina poderosa, debieron traerse
esas ingentes masas, las más cercanas de la distancia de cinco leguas,
donde existen lechos de arenisca roja; y un número asombroso del istmo
de Yunguyo, que dista unas 40 millas y tiene rocas traquíticas y basálticas
que sirvieron de principal cantera, como muestran los cantos allí trabajados
en todo o en parte y los esparcidos por el tránsito.
Entre las construcciones más notables se distinguen las conocidas
con las denominaciones más o menos fundadas de fortaleza, templo,
salón de justicia, palacio y santuario. La llamada fortaleza es un grandioso
túmulo, o como dice Cieza, un collado hecho a mano, de 620 pies
de largo, 450 de ancho y cerca de 50 de alto; se componía por lo menos de
376
377
tres terrazas sostenidas por muros de piedra, que respectivamente se
elevaban sobre la base 9, 18 y 30 pies; en su base superior sostenía edificios,
cuyos cimientos se conservan en parte; tanto allí como en los costados
hay piedras de cortes regulares, y con varias esculturas, que debían
unirse ordenadamente para formar un todo artístico; tenían la disposición
conveniente para conservar la posición vertical de los muros, ya
con la correspondencia exacta de las superficies, ya con la clavazón de
bronce, a la que sin duda se destinaban los agujeros redondos abiertos
en gran número de ellos. Hacia el lado oriental de la fortaleza se ve una
terraza, que debía estarle subordinada, no alcanzando a la mitad de su
elevación y siendo de 360 pies de largo, y de 186 de ancho. Tschudi
encontró, en su inmediación, cavernas en las que le impidió penetrar el
aire sofocante. Por lo demás, puede conjeturarse que este túmulo, si hizo
las veces de castillo, lo debió más al carácter sagrado de sus construcciones
superiores, como sucedió con otros santuarios fortificados del Perú y
de México, que a sus débiles obras de defensa.
El llamado templo dista 64 pies de la fortaleza en la dirección NE;
forma un rectángulo de 445 pies de largo y 388 de ancho; por la rudeza
de sus piedras arenisco-rojas y lo gastada que se hallaban antes de la
conquista española puede tenerse por el más antiguo monumento de
Tiahuanaco; un muro exterior de materiales toscos sostiene una terraza
a la altura de unos ocho pies sobre la llanura; en ese terraplén hay un
recinto descubierto también cercado por un muro de piedras sin labrar
semejante a un templo de druidas. También hubo aquí excavaciones,
cuyo destino es un misterio y una especie de columnata o propileo que
debió acrecentar la majestad de edificio sagrado, cuyo carácter acababan
de precisar los ídolos y las esculturas simbólicas. El palacio y el salón de
justicia, que no ofrecen ningún rasgo primitivo, probablemente fueron
construidos bajo la dominación imperial. Cieza habla del santuario como
de un pequeño retrete en que estaba puesto un ídolo junto al que, según
la fama, se halló alguna cantidad de oro; según Squier se hallaba al este
del salón de justicia en un terraplén de 173 pies cuadrados, y de 8 a 10 de
altura, formando una construcción de cerca de 30 pies cuadrados, cuya
parte más notable es un sillar escavado en forma de miniatura o pequeño
modelo del sagrado edificio.
Entre los ídolos describió Cieza dos gigantescos, cuyas formas revelaban
la mano de un artista: vestían ropas telares más largas y de otra
forma que las túnicas usadas por los collas; tenían las cabezas cubiertas
con gorros de un pie y siete pulgadas de alto; su cara estaba surcada por
listones, de los que uno terminaba en cabeza de fiera, y en el cuello aparecían
diversas figuras con rostro humano; Orbigni halló otros ídolos,
uno de ellos alado también con rostro humano, y otro representando un
377
378
tigre. Caltelnau habla de una piedra tallada en forma de lagarto y de
otras figuras esculpidas. En general, ruda o artística, la labor suele ofrecer
un carácter simbólico, cuya significación parece religiosa. Este sentido
se hace más evidente en las esculturas de la gran portada monolítica,
que hoy se halla en el templo, y que no sólo puede considerarse como la
principal maravilla de Tiahuanaco, sino como el monumento más interesante
y misterioso de la antigua América.
El célebre monolito según Squier, se levanta sobre el suelo 7 pies 5
pulgadas, su mayor ancho es de 5 pies, 10 y media pulgadas, y su grueso
de 16 y media pulgadas; la abertura de la puerta es de 6 pies 2 pulgadas
de alto y 2 pies 10 pulgadas de ancho. En el frontispicio hay cuatro
líneas de escultura en bajo relieve, con una figura esculpida de alto relieve
en el centro de las tres líneas superiores, y con ocho figuras secundarias
en cada una de las tres filas laterales; la línea inferior es una repetición,
en pequeño, de la figura central. Ésta se halla sobre una base de
grecas terminadas en cabezas de tigre o de cóndor; tiene en cada mano
dos cetros semejantes a serpientes enroscadas, terminando el de la derecha
en cabeza de tigre por arriba y en cabeza de cóndor por abajo, y
floreciendo el de la izquierda una disposición opuesta; de la cabeza de
esta figura salen cierta especie de rayos, cuyos remates son círculos, cabezas
de tigre, o de cóndor; el rostro está surcado por rasgos que tienen
una imperfecta semejanza con las imágenes de los animales representados
en los remates. Las figuras laterales son de hombres: en el tronco,
pies y manos llevan alas, y mientras las otras tienen también cabezas
humanas con coronas, las de la línea intermedia las presentan de tigre o
de cóndor; todas están en aptitud de adorar a la figura del centro, mirándola
con una rodilla hincada, y dirigiendo sus cetros al respectivo centro.
En las extremidades de la línea inferior ciertas figuritas de hombres,
que llevan gorros adornados con plumas, acercan a sus labios un instrumento
semejante a la trompeta. En el reverso del monolito se ha esculpido
un friso, y se han escavado un nicho a cada lado en la parte de arriba
y dos nichos menores bajo de ellos, pareciendo que una parte de esta
obra quedó por concluir. Estos evidentes símbolos tenían según Orbigni
un sentido político, representando la figura central al curaca o príncipe
de Tiahuanaco, a quien rinden homenaje los jefes representados por las
figuras laterales, cuya buena o mala voluntad están indicadas por las
cabezas de hombres o de fieras. Con más fundamento atribuye Angrand
a las esculturas del monolito una significación religiosa, suponiendo
que en el centro se halla representado el Sol, imagen de la fuerza suprema
a cuyo poder se somete todo; aunque varias de las suposiciones del
último anticuario, quien refiere la cultura primitiva del Perú a las de
México y Centroamérica fundándola en ciertas analogías del culto, sean
378
379
más ingeniosas que razonadas, las ruinas de Tiahuanaco revelan más
bien una ciudad santa que una gran corte. Nada indica que allí haya
existido una población muy numerosa, la que difícilmente habría hallado
medios abundantes de subsistencia; el suelo a unos 13 mil pies sobre
el nivel del mar, con una vegetación tan precaria como escasa, y la región
vecina pobre de atractivos y de recursos impedían la formación de un
poderoso centro político; en tanto que para el florecimiento de un venerado
santuario bastaban un oráculo, un sueño o cualquier otro accidente
supersticioso.
La hipótesis del ingenioso Falb, quien considera a Tiahuanaco como
la segunda cuna del linaje humano, hallando en los símbolos del monolito
la representación más completa del diluvio, no necesita de refutación
detenida, aunque aparezca apoyada en las conjeturas acumuladas
por una vasta erudición y la más poderosa fantasía.
También debió ejercerse desde remota edad alguna atracción religiosa
cerca de Ilave, a donde en el siglo XVII destruyeron los extirpadores
de la idolatría un ídolo de formas muy extrañas: era una estatua de piedra
levantada a dos leguas de la población a la altura de tres estados; en
ella se habían esculpido dos figuras monstruosas, una de varón, que
miraba al oriente, y otra de mujer vuelta al occidente; a sus plantas se
arrastran reptiles parecidos a sapos, y de los pies a la cabeza trepaban
unas serpientes; cada figura tenía por delante una piedra cuadrada, que
tal vez hubo de servir de ara para sacrificios sangrientos.
Los monumentos más abundantes en el Collao, que se extendieron
hasta las cabeceras de Tacna, fueron las chulpas (sepulcros), especies de
torrecillas de diverso tamaño y estructura: el mayor número tiene una
pequeña abertura dirigida al oriente, otras carecen de puerta o la tienen
en diversa dirección; la forma más común es de pirámides cuadrangulares,
aunque no faltan algunas chulpas cilíndricas; las labores son rudas
o artísticas: en el interior hay uno o más pisos, con fosa o sin ella en el
más bajo, y con más o menos nichos en las paredes, sirviendo unas y
otras cavidades para guardar cadáveres. Ninguno de estos sepulcros
puede compararse con los de Silustani, panteón de los zapanas, o antiguos
jefes de Katuncolla situado en un promontorio del lago de Umayo,
a cinco leguas de Puno y no lejos de Vilque, célebre por sus ferias. Uno de
los mayores y mejor conservados, descrito por Squier, está cerca del precipicio
que por la parte del lago limita el promontorio: es redondo, de 39
pies de alto, de 16 en el diámetro de la base, y de algo mayor anchura al
principiar el pequeño domo o coronación; a la altura de 30 pies aproximadamente
ofrece una cornisa que sobresale tres pulgadas; sus piedras
presentan cortes admirables, y su puerta está bien orientada, hallándose
escavada en una de ellas; sus dos pisos se comunican por una abertura
379
380
del más alto. En general, las chulpas, fijándose sólo en la cúpula, son
semejantes a los topos de la India y pagodas de Ceilán, destinados a
contener pretendidas reliquias de Buda.
En Silustani y en otras regiones del Perú se encuentran también
antiquísimos círculos solares que suelen confundirse con los cercos
formados por cazadores y pastores para coger animales montaraces y
servir de rediles: se componen de grandes piedras dispuestas en círculo
o en varios círculos concéntricos y en nada difieren de las construcciones
del mismo género que se hallan en la India, Siria, Dinamarca, Bretaña,
Inglaterra, y se califican de monumentos ciclópeos, pelásgicos o
megalíticos (de grandes piedras).
En el vasto territorio que se extiende del Collao al Pachachaca y de la
montaña a las cabeceras de Arequipa, como que allí se ejerció de lleno por
algunos siglos la dominación de los incas, no pueden distinguirse bien
los monumentos primitivos; pero no es difícil de reconocer este carácter
en algunos templos, fortalezas y sepulcros. El templo de Cacha, que los
Canas habían elevado al dios Viracocha, si bien fue rehecho y embellecido
por el octavo inca, hubo de ser muy antiguo; porque antiquísimo
era aquel culto, y la forma del santuario difería enteramente de los edificios
sagrados construidos por los hijos del Sol; a la fundación del Cuzco
precedió también el santuario de Huanacaure, distante más de una legua
de la ciudad imperial, al que se ligaba el origen de los incas, y cuyo ídolo
invocaban éstos en sus grandes expediciones; tampoco hubieron de ser
creación incásica las rocas sagradas, como las de Calca y Conchagua
artificiosamente escavadas y según todas las apariencias dispuestas a
recibir la sangre de víctimas humanas, ni las obras accesorias a estupendos
nevados, como los de Coropuna, Sarasara y Solimana, objetos de una
adoración tan antigua como duradera. Muchas fortalezas del lado de la
montaña, como las de Chitabamba, Písac, Ollantaytambo, Toronto y
Chuquillusca, precedieron igualmente al período incásico: su estructura
ciclópea revela mayor antigüedad, y como ha observado Göhring, no parecen
construidas por una raza que viniera conquistando del sur, sino
por conquistadores venidos del norte; puesto que sus obras defensivas
tienden a rechazar las agresiones meridionales con una marcada preferencia.
En cuanto a los sepulcros, hay muchos que en vez de ser subterráneos,
como fue la tendencia imperial, están a grandes alturas, ya escavados
en los costados de altos cerros, como los de Tantanamarca cerca de Písac,
ya formando pirámides, forma que en verdad es muy rara.
Desde el norte del Pachachaca hasta los orígenes del Marañón las
numerosas y potentes tribus de Chancas, Huancas, Ppunpus, Huanucuyos,
etc., levantaron en muy apartados tiempos construcciones muy
notables que los últimos incas destruyeron o desfiguraron haciendo re-
380
381
saltar su predominio con las magníficas obras de Vilcas, Jauja, Tarmatambo,
Huánuco el viejo y otros centros de su dominación. De los grandiosos
monumentos, que hubieron de ser muy numerosos, sólo son
conocidos por la descripción de Cieza los de Vivaque y Huarivilca; del
primero dice: «[...] el mayor río de ellos tiene por nombre Vinaque, a
donde están unos grandes y muy antiquísimos edificios, que cierto,
según están desgastados y ruinados, hubieron de pasar por ellos muchas
edades. Preguntando a los indios comarcanos, quién hizo aquella
antigualla, responden que otras gentes barbadas y blancas como nosotros;
los cuales muchos tiempos antes que los Incas reinasen, dicen que
vinieron a estas partes y hicieron allí su morada. Y de éstos y de otros
edificios antiguos, que hay en este reino, me parece, que no son la traza
de ellos, como los que los Incas hicieron o mandaron hacer; porque este
edificio era cuadrado y los de los Incas largos y angostos». Del santuario
de Huarivilca había dicho Cieza: «[...] yo lo vi y junto a él estaban tres o
cuatro árboles llamados molles como grandes nogales. A éstos tenían
por sagrados, y junto a ellos estaba un asiento hecho para los señores,
que venían a sacrificar; de donde se bajaba por unas losas hasta la fuente
ya dicha de Huarivilca a donde está una gran muralla antigua hecha
en triángulo». En el territorio de Ayacucho y Junín no son raras las
torrecillas análogas a las del Collao, que Rivero y Tschudi han descrito
como viviendas ordinarias, pero que probablemente sirvieron de tumbas
o fortines.
Pasado el nudo de Pasco, los monumentos primitivos que más llaman
la atención al este del Marañón son las fortalezas, que contra toda
razón suelen contarse entre los monumentos de los incas: casi todas las
quebradas que descienden al Marañón, y muchas de las que llevan sus
vertientes al Huallaga, en las provincias de Huamalíes y Dos de Mayo,
están defendidas por fuertes y bien labradas construcciones, levantadas
en la parte más accesible de sus cuchillas; los antiguos castillos protegen
sepulcros, de los que se han sacado valiosos artefactos; suelen tener
garitas, aposentos con nichos y otras viviendas: cerca de Chupan hay
uno con una ancha escalera de poca inclinación que sube hasta la cumbre;
son de materiales toscos o de piedras bien labradas, sin mezcla o
unidas con argamasa; entre los más conocidos se cuentan el de Masor
cerca de Chavinillo, el de Huata a poco más de una legua de Singa que
está muy bien conservado y el de Urpi que se interna en la montaña a
cinco leguas de Tantamayo, camino para Monzón y Chicoplay, siendo el
más grande y mejor construido. La más admirable de las obras militares
son las murallas de Kuélap, hacienda de la provincia de Luya en el
distrito de Santo Tomás. Por primera vez fueron descritas en 1843 por el
juez Nieto, con la natural exageración que de suyo llevan los descubri-
381
382
mientos inesperados: son dos, la inferior de 3 600 pies de largo, 560 de
ancho y 150 de alto, la superior de la misma altura, de 500 pies de ancho
y de 600 de largo: ambas presentan nichos de una vara de largo y media
vara en las otras dimensiones, en los cuales, así como en cierta especie de
hornos de 6 pies de alto y 24 de circunferencia se ocultan cadáveres; las
puertas ofrecen la particularidad de que el lado derecho es circular, y el
izquierdo angular; la subida es poco sensible, y hacia la parte media
presenta una especie de garita; otro mirador escondido en la parte superior
da vista a una gran parte de la provincia; una altísima pared situada
a la parte del norte es poco accesible a causa del espeso monte. Sin embargo,
de encerrarse allí muchas preciosidades, los indígenas miran con
el horror que en general les infunde el aire de gentil, una obra tan digna
de examen por sus dimensiones titánicas y sus hábiles labores.
El sabio Unanue dio cuenta a fines del siglo pasado, en el Mercurio
Peruano, de otros monumentos sepulcrales de Chachapoyas en forma de
conos sustentando bustos corpulentos: están colocados en las pendientes
de los cerros y en otros lugares inaccesibles, de suerte que sólo pudieron
ser fabricados descolgando con maromas el material y los artífices;
parecen mausoleos de curacas o principales, quienes para preservar sus
restos mortales de cualquier violencia los colocaron al abrigo de durísimos
peñascos, y en situación que hiciera alejar a los profanadores de las
tumbas por el temor del precipicio. No mostraron menos solicitud para
poner los restos humanos a cubierto de violentos ataques los pueblos
situados al oeste del Marañón; a veces los colocaron en excavaciones
semejantes a nidos de cóndor, practicadas en paredes casi perpendiculares
de hondas quebradas, a las que no se descubre acceso que no sea
aéreo, suspendido sobre el abismo: en las alturas de Yanacancha, a cuatro
leguas de Hualgayoc, camino de Cajamarca se ven más de doce promontorios
artificiales, semiesféricos o semejantes a panes de azúcar muy
achatados, que hubieron de ser sepulcros de ricos curacas a juzgar por el
oro sacado de alguno de ellos; se componen del enorme casquete a que
deben su conformación exterior, cuya magnitud variable llega en los
mayores a cinco metros de alto y cuatro de diámetro, son parecidos a
otros de la provincia de Chota al norte y de Pomabamba en el sur; hay en
el departamento de Áncash, en las antiguas provincias de Conchucos y
Huaylas, otras tumbas de diversa forma pero no menos resguardadas,
unas como pozos cilíndricos con excavaciones laterales para los cadáveres,
otras que los tienen encerrados en tinas de piedra, algunas que
están rodeadas de piedras dispuestas o no en muros, y todas más o
menos ocultas por peñascos y tierra.
En el mismo territorio abundan importantes ruinas sea de poblaciones,
sea de fortificaciones o templos de los que ya Cieza había hecho
382
383
algunas indicaciones y cuya importancia han dado a conocer recientemente
Raimondi y Wiener. Ninguna ofrece un carácter tan misterioso
como el llamado castillo de Chavín de Huántar, en la provincia de Huari,
que en verdad no podría resolverse si fue una simple fortaleza, o si también
sirvió de prisión y santuario: al exterior dos terraplenes, que están
cerca del río, parecen obras avanzadas de fortificación, y el mismo carácter
ostenta una pared aún en pie, especie de ala lateral de un paralelogramo,
que hubo de estar abierto por el frente; pero una abertura de
media vara escasa conduce a un laberinto de galerías subterráneas, que
se cruzan en ángulos rectos, teniendo aproximadamente un metro de
ancho y un metro ochenta centímetros de alto, presentando en el espesor
de sus paredes canales cuadrados de 40 ó 45 centímetros, conduciendo a
veces a cuartos de una sola entrada, largos de cuatro a cinco metros por
casi dos de ancho, y hallándose bajo de ellos otros estrechos socavones,
que según la creencia del país pasaban debajo del río; casi en la parte
central del edificio, en el crucero de dos galerías, hay una especie de
columna granítica en forma de prisma triangular con dibujos muy caprichosos,
entre ellos de ojos y de bocas con grandes colmillos. Del mismo
castillo se ha sacado una piedra de granito de forma rectangular, de un
1,88 metros de largo, 70 centímetros de ancho y 15 de grueso; monumento
precioso que hoy se halla en el Palacio de la Exposición y en el que no
obstante haberse deteriorado el dibujo se admira junto con la labor difícil,
simétrica y delicada, una figura grotesca de hombre tridáctilo, que
lleva en las manos serpientes enroscadas formando un cetro y sobre la
cabeza un adorno complicado con otras culebras y bocas de grandes
colmillos. Raimondi, a quien se debe el descubrimiento de estas galerías
y esculturas, se inclina a creer que las serpientes representan aquí el
genio del mal, como en algunas teogonías orientales; pero como ese símbolo,
que figura con mucha distinción en las pompas de los Incas y de los
poderosos Chimús, fue consagrado con más frecuencia al Sol y a la madre
tierra por sus respectivos adoradores, es más probable que las figuras
esculpidas se ligaran al culto de estas divinidades benéficas.
Descendiendo a la costa, así en el litoral como en las cabeceras, los
monumentos primitivos se hallan en número sorprendente: Stevenson,
Tschudi, Rivero, Squier, Raimondi, Hutcherson, Heath, Bastian y otros
exploradores han descrito muchos, y de los que hay por describir y explorar
podría formarse un volumen muy grueso, aunque los más hubieran
de expresarse a grandes rasgos; su independencia de la cultura incásica
no puede desconocerse, porque además de ofrecer por lo común
diversos caracteres, sobreabundan más en la región, donde la dominación
de los incas fue de más corta duración, se aceptó con mayor resistencia,
y alcanzó menor éxito. No hay para qué insistir en los trabajos
383
384
destinados a hacer cultivables las pendientes más espesas y llevar las
aguas fertilizantes al desierto, los que fueron de una extensión asombrosa;
también sería interminable y poco necesaria la enumeración de
poblaciones arruinadas que ocupan de ordinario terrenos muy áridos,
altos o escabrosos para reservar las mejores tierras, buscar posición más
saludable o estar menos expuestas a siempre inminentes agresiones; más
difusa y menos necesaria sería la descripción de los sepulcros, que todo
lo invaden ya esparcidos por la marisma, cerros y arenales, ya formando
vastas necrópolis: ni había un interés general en detallar la estructura de
las numerosas fortalezas, que desde puntos culminantes defienden la
entrada de las quebradas o previenen los ataques por varios lados, aunque
entre ellas hay algunas como la de Calaveras en el valle de Casma,
cuyo triple muro, puertas de difícil acceso por los recodos y fortines interiores
son una bella muestra del arte militar; todo el mundo conoce los
enormes cerros artificiales llamados huacas, que no siempre tuvieron un
destino sepulcral y que se hacen notar tanto en la campiña intermedia
entre el Callao, Lima, Miraflores y la Magdalena; la llamada Juliana contiene
más de 12 millones de pies cúbicos de materiales acumulados por
la mano del hombre; después de las huacas llaman altamente la atención
las murallas, a veces de un espesor a prueba de las descargas de la más
gruesa artillería, que se encuentran en muchos recintos arruinados y que
son bastante aparentes en las extensas ruinas de Huatica, ciudad que
cerca del mar existió entre la Magdalena y Bellavista. La solidez de las
construcciones costeñas es tanto más admirable, cuanto que la piedra
fuera de las cabeceras únicamente suele emplearse en los cimientos; casi
todo el edificio es de tierra, ya reunida en adobes consolidados por el
calor del sol, ya aprensada entre moldes abiertos por tres lados, como los
que todavía se usan para levantar algunas cercas, así en el litoral como
en el interior.
Aunque nuestro examen de los monumentos primitivos limitado
sólo a hacer patente y caracterizar la cultura anterior o independiente de
los incas nos obliga a prescindir de las descripciones particulares, debemos
consagrar unas pocas palabras a las ciudades de Pachacamac y
Chanchán, la meca y el mayor centro político de la costa. La ciudad de
los peregrinos costeños se alzaba como el santuario favorito del Creador
del mundo sobre el valle de Lurín, que tenía al sur el Pacífico que le
servia de límite occidental, y el desierto que le circundaba por el norte y
oriente; fue muy grande y estaba defendida por una muralla ya en ruinas
con otros muchos edificios cuando, prisionero de Pizarro en Cajamarca
el infortunado Atahualpa, vino Hernando a recoger para su rescate los
tesoros del opulento templo. Este santuario, que lleva el nombre de castillo,
lo merece bien, por cuanto estaba en una posición dominante, forma-
384
385
do por terraplenes altos y escalonados que sostenían paredones de excelente
construcción, dados de un color rojo, que el tiempo ha respetado en
mucha parte; la capilla del venerado ídolo, situada en el punto más alto
y recóndito, era oscura y hedionda, sin duda por causa de los secretos
sacrificios cruentos; sólo tenían a ella acceso los ministros de los oráculos
y de las ofrendas; los devotos la contemplaban de respetuosa distancia
contentos con adorar las efigies de la suprema deidad colocadas en
las calles y puertas de Pachacamac, hoy no menos desolada y más desierta
que Palmira. La arena ha cubierto casi todas las construcciones no
devoradas por los siglos: adonde resonaron las plegarias y los sagrados
cantares sólo llega el debilitado estrépito de las olas, que espiran a los
pies del castillo; la presencia de innumerables peregrinos ha sido reemplazada
por algún cóndor, que se cierne en el alto cielo, y por alguna
lagartija, que se arrastra entre los escombros.
La capital del gran Chimú, que debió sufrir incalculables quebrantos
bajo el yugo de los incas, cayó en completa ruina una vez consumada
la conquista española y principiando a florecer la inmediata ciudad de
Trujillo; los buscadores de tesoros han completado la obra de destrucción
halagados por el descubrimiento del pez chico o tapado cuyo valor
hubo de pasar de un millón de pesos a juzgar por los quintos del rey,
probablemente mal pagados, y esperando descubrir el peje grande o inestimable
depósito de las riquezas del antiguo soberano; hoy al primer
aspecto sólo muestra las huacas de Toledo, las Conchas, el Obispo y
otros cerros, cuya formación artificial aparece desde luego increíble, junto
con largas filas de gruesas murallas, el hueco de antiguos estanques
secos, extensas huertas convertidas en desiertos, escombros de toda suerte
de edificios y una masa confusa de tierra, piedras y adobones. Mas en
esa región desolada existió la mayor ciudad del antiguo Perú: incluyendo
sus arrabales, que hubieron de encerrarse dentro de la gran muralla,
tuvo de 12 a 15 millas de largo, y unas 5 a 6 de ancho; entre los edificios
había jardines espaciosos y se levantaban pirámides sagradas semejantes
a los Teocalis o templos de México, de diversos terraplenes sostenidos
por muros y coronados por el santuario; hubo también cementerios
especiales, sea para las personas de rango, sea para diferente sexo o
edad; grandes muros interiores muestran también que hubo diversidad
de recintos con dependencias múltiples, palacios con sus accesorios de
servicio u ornato, oficinas de fundición y otros talleres, casa de cabildo y
mercado, una verdadera penitenciaria o presidio sujeto al régimen celular,
cuarteles de la plebe con una disposición que se acerca a la de los
falansterios; las construcciones eran pobres o lujosas según la posición
de sus moradores, resaltando en las residencias de la clase opulenta los
arabescos complicados, las pinturas brillantes y cierta especie de estuca-
385
386
do con fragmentos de conchas todavía usado en algunas decoraciones
de poblaciones no muy lejanas; en suma, presentó Chanchán la estructura
diversiforme y avanzada de una corte magnífica. No puede asegurarse
si los ocultos tesoros satisfarán algún día las ávidas esperanzas por
tres siglos alimentadas; pero es indudable que bajo esas ruinas tan difíciles
de ponerse al descubierto como las de Pompeya hay una mina
inagotable para la ciencia del anticuario.
Las incomparables riquezas descubiertas en el Perú civilizado hicieron
pensar, desde los primeros años de la dominación española, que
en la región de los salvajes se ocultaban mayores tesoros; la codicia, la
impostura y la credulidad no tardaron en dar por cierta la existencia de
un Dorado y de los imperios del gran Paititi y de Enim; la exploración de
la montaña ha desmentido esos sueños deslumbradores, como el reconocimiento
de las islas británicas ahuyentó los monstruos y sobrios fantasmas,
que entre sus nieblas aseguraban haber visto narradores visionarios.
Mas todavía leemos con extrañeza, en publicaciones científicas,
que en medio del bosque no explorado y casi impenetrable también se
encuentran ruinas como testigos mudos de imperios que se alzaron, florecieron
y cayeron en donde ahora no hay más que soledad y desierto…
No, los rudos y débiles hijos de la selva nunca pudieron erigir monumentos
grandiosos, que inmortalizaran una cultura ceñida a las necesidades
de un día; sus obras medianas o pequeñas son pronto devoradas
por la exuberante vida vegetal, por lluvias torrenciales y por ríos prontos
a desbordarse y cambiar enteramente de cauce: nada hay de estable en la
montaña sino el predominio de la naturaleza sobre el hombre; lo que
ayer era bosque, está hoy cubierto por las aguas corrientes o estancadas,
el antiguo lecho del río rebosa en colosos vegetales.
Pequeños artefactos.- Aunque no suelen excitar tanta admiración, como
las grandes construcciones, las pequeñas obras de mano pueden derramar
mayor luz sobre la cultura primitiva del Perú: más apreciadas comúnmente
por el valor de su materia que por la trascendencia de la
hechura, mientras cayeron en manos ávidas de riqueza, o se destruían
para sacar su equivalente en moneda, cuando eran de oro o de plata o se
arrojaban con desprecio, siendo de barro o de otro material que no pudiera
ofrecer ganancias a los ciegos buscadores de tesoros; mas desde que la
ciencia ha hecho que se miren con el interés de preciosas antigüedades
se buscan todas y se guardan con especial solicitud, así en los museos
públicos de las naciones más ilustradas, como en las colecciones particulares
de los aficionados a los estudios arqueológicos. Tan marcada
consideración no puede ser más fundada: las creaciones manuales del
arte peruano se prestan más que los monumentos a la conservación y
386
387
comparaciones ya entre sí, ya con las de otros pueblos más o menos
célebres; entre las ruinas y en las huacas se hallan en cantidad inagotable;
y un gran número de ellas habiéndose hallado a cubierto de toda
violencia, han podido sobreponerse a la acción destructora de los siglos
y son testigos irrecusables de lo que sucedió en tiempos muy remotos.
Sea porque en la sierra los más cayeran en destructor abandono bajo la
dominación absorbente de los incas, sea porque la población estuviese
allí menos dispuesta a fabricarlos y a depositarlos en los sepulcros, que
donde quiera fuesen los asilos más sagrados, los artefactos primitivos
sólo sobreabundan en la costa, estando formados principalmente de los
encontrados en el dominio del gran Chimú y en las provincias limítrofes
las colecciones más importantes. Este hecho bastaría por sí solo para
dejar fuera de duda la existencia de una civilización, cuando no anterior,
independiente de la civilización imperial; lo que se comprueba con
el examen particular de las antigüedades de este género, atendiendo a su
materia, sus formas, sus usos, su grado de perfección técnica o artística,
y su significación directa o simbólica.
Considerando en los pequeños artefactos primitivos la materia de
que están formados, se la encuentra tan variada como en los países más
adelantados; los hay de piedra, cobre solo o unido al estaño en combinaciones
más o menos bronceadas, oro, plata, madera, algodón, lana, huesos,
pieles, plumas, etc. Los objetos trabajados en piedra no pertenecen
sólo al arte naciente, sino que revelan a veces labores más hábiles, especialmente
si como las zarapmamas (mazorcas de piedra) formaban conopas
o ídolos de familia. El cobre reemplazó al hierro, y por lo mismo fue de
uso tan extenso como duradero. El oro y la plata tuvieron también un
empleo ilimitado, que se facilitó ya por hallarse los metales preciosos
más o menos abundantes en todas las regiones del Perú, ya porque hábiles
artífices supieron dividirlos en láminas e hilos sumamente delgados.
La madera, que la falta de cómodas herramientas dificultó labrar y que
en la sierra únicamente tuvo aplicaciones excepcionales, se empleó bastante
en la costa, donde sobre todo en forma de ídolos se hicieron algunos
trabajos verdaderamente sorprendentes cuando se tiene en cuenta la
carencia de útiles apropiados para la carpintería, ebanistería y escultura.
El algodón y la lana, que por su abundancia y fáciles transformaciones
se prestan a toda suerte de tejidos, son tal vez las materias más usadas,
siendo por el contrario de reducido uso las pieles y plumas. La
arcilla compartió con las materias textiles la frecuencia de empleos, por
lo que los huacos (vasijas de barro) y otras obras de cerámica en las que la
industria desplegó extraordinaria pericia, son de los objetos más apreciados
entre las antigüedades primitivas.
387
388
Como era de esperarse, los artefactos ofrecían mayor variedad en
sus formas que en su materia: la naturaleza y la sociedad les prestaron
una multitud de modelos; se imitó la conformación de los objetos aéreos,
terrestres y aéreos; la geometría suministró sus figuras; la humanidad
ofreció escenas de paz y de guerra, representaciones religiosas y lúbricas,
expuestas éstas con la ausencia de pudor que caracterizó al antiguo
paganismo; la fantasía abandonándose a sus caprichosas ficciones dio
lugar a caricaturas y grupos grotescos que, sin embargo de la falta de
freno artístico, nunca fueron tan monstruosas y extravagantes como las
de los antiguos mexicanos y chinos.
Los usos de objetos tan variados fueron tantos como exigían las
necesidades, comodidad y el lujo de pueblos, que aspiraban a una existencia
agradable y en general no carecían de medios: hubo prendas para
el vestido, que al buen tejido de algodón o de lana añadían hilos o franjas
de metales preciosos; adornos igualmente ricos en forma de pescados
delgados que se ajustaban a la tela; topos o prendedores de oro, plata o
cobre, preciosos ceñidores, chaquiras o tenues cuentas de oro, brazaletes,
collares, diademas, hojotas, etc.; como útiles de tocador no faltaron
cajitas de cosméticos, espejos de luciente mármol, peines y abanicos;
entre los utensilios domésticos basta enumerar las tinajas, ollas, vasijas
para beber, los batanes, mates o platos, asientos, etc., el pescador tuvo
anzuelos, redes y embarcaciones, el guerrero sus diversas armas, el labrador
azadones, arado, instrumentos cortantes, etc.; cada profesión los
útiles indispensables. La religión, que hacía sentir sus inspiraciones en
todas las esferas de acción, lo mismo durante la vida que para después
de la muerte, produjo mayor número de obras; aun las que se aplican a la
satisfacción de las necesidades más vulgares suelen revestir un carácter
religioso por las representaciones con que están decoradas.
En cuanto al mérito del trabajo, si hay obras muy imperfectas y rudas,
no faltan otras muchas que no sólo se hacen admirar, comparadas
con las de los indios bárbaros y aun con las del Cuzco, sino que revelan
una habilidad rara vez excedida por artífices más cultos; la superioridad
de los costeños sobre los del interior resalta sobre todo en los huacos.
Algunos vasos tienen cavidades dobles, triples o cuádruples, partiendo
de un cuello común. Otros están dispuestos con tal artificio que, al salir
el líquido, imita con su ruido el grito del animal que allí está esculpido; a
veces es tal la estructura interior que, si se voltea el huaco, no se derrama
una sola gota de su contenido. Por otra parte, el barro es más fino, su
consistencia mayor, sus formas más perfectas; si el vaso lleva alguna
escultura, la idea aparece más precisa, los caracteres más determinados,
la acción más viva y las proporciones mejor observadas. Este progreso
artístico suele hallarse también en las obras de platería y parece que fue
388
389
reconocido por los mismos incas; pues, según cuentan, Pachacutec, después
de haber sometido al gran Chimú, se llevó a la corte imperial algunos
plateros de Chanchán, reconociendo de ese modo su pericia. Entre
un gran número de obras admirables pueden citarse las siguientes: vasos
de oro y plata con dibujos de grupos han llamado la atención en el
museo de Lima; un huaco con la representación de una batalla entre
desnudos salvajes y soldados bien vestidos ha sido bien reproducido
por el grabado en Alemania; otro hay con la representación de una danza
muy animada; un grupo de tres figuras humanas entre algarrobos está
lleno de vida, pero debe relegarse entre las exhibiciones secretas; de la
rica colección de Sanz, sacada casi en su totalidad de huacas costeñas,
las vasijas más sencillas llaman la atención por la expresión de la gravedad
característica de los curacas, el aire burlón, o la emoción profunda
que resalta en la fisonomía de sus figuras; entre varios grupos hemos
señalado con especial interés siete de carácter muy marcado. Dos indios
llevan un pequeño cadáver en una especie de canasta pendiente de un
palo, que apoyan en sus hombros; dos figuras fantásticas, en parte humanas
y en parte volátiles, tienen cogido fuertemente de los brazos a un
personaje que manifiesta su violenta contrariedad; una madre da el pecho
a un niño, tiene echado a sus pies otro pequeñito, al lado a su marido,
a cuya izquierda está otro muchacho; un indio está echado sobre el
lomo de una llama con los pies hacia la cabeza del animal y su cabeza
hacia la cola; un hombre, que lleva un gorro coronado con la imagen de
un tigre, tiene en las manos una larga serpiente a la que un ser fantástico
trata de herir con un hacha y al lado opuesto hay un pescado de formas
regulares; un ave nocturna se halla entre dos niños dormidos, uno de
ellos cubierto de cruces, que Sanz considera representaciones de estrellas,
en la parte baja del huaco hay un monstruo de enorme boca; en otro
huaco están representadas dos cabezas de hombre y dos de llama, cada
una con sus dos ojos y sin embargo la representación sólo consta de
cuatro ojos, porque cada uno de ellos sirve al mismo tiempo al rostro
humano y al del animal.
Más que por su mérito intrínseco, son de mucho valor las reliquias
del arte primitivo por las inestimables luces que derraman sobre aquella
época tenebrosa: además de presentar un testimonio irrecusable de la
cultura técnica y artística, ofrecen muestras claras de aquella sociedad
presentándola bajo sus diversos aspectos; nos dan a conocer el tipo, el
tocado y la manera de vestirse de los antiguos peruanos, la estructura de
edificios así públicos, como privados, las insignias de las autoridades,
las plantas que se cultivaban, los animales que se conocían, las diversiones,
las ocupaciones habituales, los instrumentos de todo género, los
juguetes, lo que se creía y lo que se esperaba.
389
390
Usos extraños, como los de los caballitos de cañas o totora para la
navegación y la pesca, y el de los despenadores para cortar la agonía de
los desahuciados; otros ordinarios, pero que pudieran tenerse por recientes,
y peculiaridades notables del culto, se representan por su formas
propias o se expresan con símbolos convencionales. Las grandes
divinidades del agua, de la tierra y del aire, que forman el fondo de las
idolatrías más antiguas, están significadas respectivamente por las figuras
simbólicas de peces, cangrejos y tortugas habitantes del mar, de serpientes
y lagartos, que se arrastran por el suelo, y de la lanza, que recuerda
el rayo lanzado de las nubes. El último símbolo, imagen viva del
poder, era común a la majestad del soberano humano y a la majestad
celeste, por lo que se halla a cada paso en Trujillo. Es muy común que las
cabezas lleven un tigre sobre los gorros que las cubren, tal vez como
signo de superioridad o de pretendido origen, tal vez como un simple
adorno extendido por la moda caprichosa. En muchas representaciones
abundan los círculos ya aislados, ya concéntricos, las cruces, o los
paralelogramos sencillos o con alguna otra figura en medio; no falta
quien dé a estos dibujos geométricos un sentido profundo, viendo en los
primeros el símbolo del aire, en los segundos el del fuego y en los últimos
el del agua. Con interpretaciones arbitrarias es fácil construir un sistema
entero de antigüedades, desgraciadamente no menos frágil que las visiones
de la astrología, o las adivinaciones de la quiromancia. La crítica
juiciosa no puede menos de recibir con prevención las suposiciones aventuradas
y las deducciones atrevidas a que se abandonan fácilmente los
espíritus sistemáticos, siempre propensos a reemplazar la observación
concienzuda de las antigüedades con el vuelo de la imaginación, cerniéndose
a placer en las tenebrosas alturas del pasado; la historia se
confunde con las quimeras de la fábula, y la antiquísima cultura se oscurece
en vez de ilustrarse cuando a todo artefacto quiere darse un sentido
tan misterioso como vasto, convirtiendo en arcanos las representaciones
más claras y buscando la sabiduría prehistórica en los juguetes más
insignificantes. Muy espesas son las tinieblas en que yacen envueltas
las épocas primitivas para que convenga apagar la luz directa que arrojan
las representaciones sencillas y luminosas de escenas y de objetos
conocidos y preciosos, amontonando sobre ellas nebulosas conjeturas
por el vano empeño de reconstituir un pasado imaginario.
Jeroglíficos.- Además de los símbolos particulares, emplearon los antiguos
peruanos la escritura jeroglífica que, a no haber caído en desuso
bajo los incas, podría haber aclarado mucho la cultura primitiva. Algunos
escritores han puesto en duda la existencia de esos caracteres simbólicos
alegando que no hablaron de ellos los primeros historiadores y que
390
391
sólo se ha pretendido reconocer su presencia en ciertas piedras; pero
aunque los hechos alegados fuesen ciertos, con argumentos puramente
negativos nunca se refutará sólidamente lo que consta de datos positivos;
sobre todo cuando sería muy fácil explicar el silencio de los historiadores
acerca de los jeroglíficos peruanos en un siglo en que aun los célebres de
Egipto apenas llamaban la atención, y en que dirigida ésta casi exclusivamente
en el Perú a la civilización de los incas, sólo debían tomarse en
consideración los quipos, escritura más imperfecta, pero que había sido
preferida por los hijos del Sol por ser más acomodada a los secretos designios
de su política cautelosa. En cuanto a hallarse exclusivamente los
jeroglíficos en piedras, si así pudo creerse al hacer los primeros descubrimientos,
ya es incontestable su existencia en varios tejidos y huacos: en
éstos resaltan a veces tanto que se les ha asimilado a los caracteres chinos
hasta el punto de suponer que habían sido leídos por hijos del celeste
imperio; en algunos paños o velos mortuorios encontrados en los sepulcros
de Ancón y que posee Macedo, los hemos reconocido a primera vista
con la satisfacción de que, según nos informaron, el entendido Wiener
nos había precedido en su reconocimiento. Por lo demás, el silencio de los
historiadores primitivos acerca de esa antigua escritura no es absoluta:
explícitamente la menciona el padre Acosta, y Cieza parece referirse a ella
cuando dice, hablando de las vetustas construcciones de Vivaque: «y
también hay fama, que se hallaron ciertas letras en una loza de ese edificio;
lo cual, ni lo afirmo, ni dejo de tener para mí, que en los tiempos
pasados hubiese llegado aquí alguna gente de tal juicio y razón, que
hiciese estas cosas y otras, que no vemos». Por lo demás, hubiera sido una
anomalía difícil de explicar la falta de jeroglíficos entre las tribus cultas
del Perú, cuando tanto se desarrollaron en México y, lo que es más notable,
se les ha encontrado en el territorio salvaje.
Tan importantes muestras de una escritura que, prescindiendo de
su significación particular, revela siempre una cultura duradera y animada
de altas aspiraciones, no consiguieron de los sabios la consideración
merecida hasta que Rivero habló de ella en su Memoria a la sociedad
anticuaria de Copenhague, dando cuenta de los grabados, que se
ven en los altos de la Caldera a ocho leguas de Arequipa, junto al tambo
de Corralones, camino de Víctor: son figuras de hombres y animales,
líneas rectas y curvas, círculos, paralelogramos, cierta especie de cruces
y aun de letras. No son menos visibles los jeroglíficos en el valle de
Locumba, en unas piedras dioríticas inmediatas a un cementerio; y precisamente
sobre piedras de igual clase los ha hallado Raimondi en un
sitio igualmente solitario, a menos de una legua del caserío de Janca y a
media legua de una mina de oro en la provincia de Santa. La situación
impide atribuirlos a una cultura posterior a la de los curacas, y esta
391
392
presunción se garantiza por el color rojizo de las inscripciones: según ha
hecho notar nuestro sabio viajero, las piedras dioríticas, que son de color
verdoso, se cubren de una costra rojiza debida a la descomposición de
los elementos de la roca por los agentes atmosféricos que transforman el
protóxido de hierro del anfíbol en peróxido de hierro de color rojizo; los
grabados recientes por la destrucción de la superficie exterior ofrecen el
color verdoso de la diorita, y a medida que se prolonga su exposición al
aire, se van enrojeciendo por una nueva descomposición de la roca; siendo
esta acción tan lenta que los dibujos hechos años atrás aparecen tan
verdosos como si hubieran sido grabados ayer, el color rojizo sólo se
caracteriza perfectamente después de períodos seculares. La piedra principal
de Santa ofrece un dato más para atribuir una alta antigüedad a
sus grabados, y es que la arena levantada por el viento durante varios
siglos ha dejado los dibujos casi completamente borrados y enteramente
pulida la superficie expuesta a sus débiles pero repetidos golpes.
No necesitamos hacer observaciones especiales sobre inscripciones
halladas en Huaitará, cerca de Tacna, en Huaraz, en el paso de Yonan
del río de Jequetepeque y en otros varios puntos para que, puesta fuera
de duda la múltiple existencia de los jeroglíficos, se reconozca su valor
absoluto como signos de una cultura muy antigua y muy notable; aunque
desgraciadamente haya poca esperanza de descifrar algún día su
hasta hoy misteriosa significación que pudiera suministrar las más interesantes
revelaciones de los tiempos prehistóricos.
Conclusiones arqueológicas.- Aunque las tinieblas envuelvan todavía los
primeros pasos dados por los peruanos en la carrera de la civilización,
las antigüedades señaladas, que bastan para dar un valor histórico a las
tradiciones, ponen en evidencia los siguientes hechos capitales. 1º En el
Perú existió una cultura primitiva, en algunas regiones incuestionablemente
anteriores a la de los incas, y en otras muchas coexistiendo
con ella, pero desarrollándose con independencia. 2º Hay manifiestas
relaciones, sino de origen al menos de carácter, entre la cultura antigua
del Perú y las de América Septentrional, el Oriente y algunas islas de la
Oceanía. 3º En la remota antigüedad no fue uno solo, sino que fueron
muchos los focos de la civilización peruana. 4º No es posible determinar
la antigüedad relativa de los diversos focos; si comúnmente se da por el
más antiguo el de Tiahuanaco, parece más verosímil la opinión de
Angrand, que concede la precedencia a los de la costa; puesto que la
marcha general de la civilización suele ser del exterior al interior, y el
litoral del Perú ofrecía mayores facilidades que la sierra para sus primeras
manifestaciones. 5º Muchos focos estuvieron en relación entre sí;
aunque Squier cree los monumentos de Tiahuanaco aislados, y tan ex-
392
393
traños a los demás del Perú como los de Nueva York, son manifiestas sus
analogías con las construcciones ciclópeas del resto del país, los templos
abiertos, la piedra gravada de Chavín, etc. 6º Antes de los incas no existió
de una manera estable ninguna cultura general, la que habría dejado
huellas indelebles en las razas, monumentos, lenguas y costumbres
imponiéndoles el sello de la unidad y de la influencia predominante;
aun era de temer que los diversos focos se extinguieran por el antagonismo
de los habitantes o por calamidades naturales; y la Providencia
reservó a los hijos del Sol encender en el Cuzco una antorcha que iluminara
al Perú entero, así como el astro del día difunde la claridad por
toda la tierra.
393
394
394
395
Civilización de los incas
395
396
396
397
Elementos para la historia de los incas.- Semejante al Sol, que reconocían
por padre, la civilización de los incas se presenta al mismo tiempo brillante
y misteriosa: nada hay más claro que el esplendor de su culto, la
magnificencia de sus monumentos, la grandeza de su imperio y la trascendental
influencia de su organización social y política; sin embargo, el
origen de la dinastía está envuelto entre las tinieblas de la fábula; el
desarrollo de la dominación imperial sólo en los últimos reinados deja
de ocultarse entre oscuras sombras; los sucesos particulares de cada
reinado y el verdadero carácter de casi todos los soberanos, cuando no
son enteramente desconocidos, dan lugar a dudas tan multiplicadas,
como de solución dificilísima. Las tradiciones, los usos, el quechua o lengua
general, los quipos, los monumentos, los restos humanos y los informes contemporáneos
suministraron a la historia muchos y muy preciosos elementos;
pero la abundancia y valor de los datos ofrecidos por las diversas
fuentes históricas no han sido, ni serán nunca bastantes para disipar la
incertidumbre que deja la mayor parte del período imperial en la región
de los tiempos fabulosos y con enormes vacíos en su parte verdaderamente
histórica.
La tradición oral, que es la fuente más copiosa, pocas veces puede
inspirar gran confianza: acostumbrados por lo común los indígenas a
meterse en cama muy temprano, apiñándose las familias en estrecho
recinto y pasando desvelados largas horas de la noche, solían tener conversaciones
interminables acerca de los sucesos trasmitidos por las leyendas
populares; éstas suministraban a la curiosidad sobreabundante
alimento, que se acrecentaba de mes en mes con la expansión de las
festivas reuniones periódicas; por su parte el gobierno imperial cuidaba
mucho de hacer pasar a la posteridad los hechos más interesantes, encargando
a los amautas o sabios, que los consignaran en relaciones fáciles
de retener en la memoria y a los haravees o poetas, que los populariza-
Capítulo I
Crítica histórica
[397] 397
398
ran con sus cantos épicos. A primera vista se conoce que, ni la verdad
histórica podía salir muy bien librada de su alianza con la poesía, ni las
relaciones oficiales en prosa habían de estar exentas de las mentiras, que
de intento o cediendo a falaces instintos se empeña en propagar todo
déspota, cuyo poder está basado en la superstición del pueblo. A su vez,
la irreflexiva y crédula muchedumbre, ya que no forjara los cuentos más
absurdos y prestara fe ciega a sus propias ficciones, había de adoptar y
trasmitir a las generaciones futuras como cosa juzgada las falsas tradiciones
acreditadas por la autoridad y a menudo confundidas con las
creencias religiosas. Por esta mezcla íntima de la realidad con la ficción,
sólo llegan a adquirir valor histórico las tradiciones cuando a la constancia
y generalidad del testimonio, garantías respetables de veracidad,
se une la comprobación de otras fuentes, que son menos sospechosas.
Los usos nacionales, si no siempre comprueban los hechos en que al
parecer tuvieron origen, ni en general ofrecen datos muy copiosos, suelen
atestiguar con bastante seguridad las tendencias y el carácter de la
cultura incásica, en el ramo a que se refieren directamente: los usos políticos
de los incas se perpetuaron en costumbres que aún subsisten en
parte, y entraron en la formación de las leyes de Indias y de las ordenanzas
de los virreyes; todavía se recuerdan las pompas de las fiestas dedicadas
al Sol en las mayores solemnidades del culto católico; las prácticas
rurales, diversas industrias y muchos actos de la vida doméstica
reproducen los usos del imperio sin alteraciones sustanciales.
La lengua quechua, que no sólo fue hablada en la corte, sino que llegó
a ser el idioma oficial del vastísimo imperio, es un manantial inagotable
de revelaciones históricas; ante todo pone en evidencia y de una manera
incontestable un grado sorprendente de cultura, y saca de la oscuridad y
de la duda los hechos más variados y trascendentales. La lengua cortesana
y general de los incas, rica en sus voces, enérgica en la expresión, de
sonidos muy dulces, de admirable regularidad y pudiendo plegarse a
todas las exigencias del arte y de la ciencia, revela en la perfección de sus
formas el perfeccionamiento de la inteligencia; denominaciones aplicadas
así a los objetos naturales, como a los productos de la actividad
humana con una propiedad que a menudo sorprende a los sabios, descubren
la extensión y exactitud de los conocimientos, mientras que la
falta de términos propios para expresar ideas del orden moral o de la
vida práctica, como los de libertad y leche, manifiesta que no se pensaba
o no se conocía un valor especial en tan importantes objetos. Por lo demás,
para sacar deducciones legítimas de los datos suministrados por el
quechua, es necesario no partir de bases imaginarias que falsearían completamente
el juicio: en primer lugar debemos alejarnos de etimologistas
temerarios que torturando las palabras, añadiéndoles, quitando, invir-
398
399
tiendo o cambiando letras descubren en las más diversas por el sonido o
por la significación, semejanza perfecta, y basado en sutilísimas analogías
hallan fácilmente en la etimología la demostración de los más extraños
asertos. En segundo lugar, para que la actual pronunciación de nombres
vulgares no nos induzca en error debemos recordar que en la lengua
cortesana faltaban la r doble, la l sencilla, las b, v, d, f, g, j, x, y en cambio
hay algunos sonidos particulares que exigían caracteres especiales, y
que en vano se ha pretendido expresar convenientemente con las combinaciones
ce, ch, pp, qq, tt, chh y con otros procederes imperfectos; de la
imperfección en la escritura y de la viciosa articulación de las letras ha
nacido el llamar a los hijos del Sol ingas e incas, al fundador del imperio
Manco y Mango, a Huiracocha Viracocha, a Cochapampa Cochabamba,
etc. En fin, una falsa suposición, que ha hallado eco en historiadores
eminentes, tiene al quechua por un simple dialecto nacido en una de las
provincias más insignificantes, enriquecido con voces exóticas por la
extensión de las conquistas y convertido por el uso cortesano en cierta
especie de mosaico que, como la capital, reflejaba todos los usos del imperio;
para no caer en un error, que es el origen de otros muchos, respecto
a las denominaciones locales y a varios ramos de la cultura antigua,
basta saber que el quechua se hablaba en casi todo el norte del Perú, hasta
en el reino de Quito, antes de la dominación imperial que, por lo demás,
fue en esa región de muy corta duración para haber podido cambiar,
cualquiera que fuera su ascendiente, la lengua nativa de numerosas naciones
esparcidas por vastísimo territorio.
Sabido es que la escritura usual de los incas fueron los quipos, los
cuales, heredados de las razas mogolas del Asia septentrional, recibieron
en el Perú las más extensas aplicaciones y un maravilloso desarrollo.
Esos manojos de hilos con diversidad de colores y de nudos expresaban
con éstos el número de objetos y con aquéllos su diversa naturaleza:
los nudos sencillos las unidades simples, los dobles las decenas, los
triples las centenas, etc.; el color blanco indicaba plata, el amarillo oro,
etc., y por analogía el blanco la paz, el rojo la guerra, y así de otros
matices bien marcados; ya como instrumentos expeditos de cálculo, ya
como un medio mnemónico fundado en la asociación de ideas, confiados
a hábiles quipocamayos (cuidadores de quipos) no sólo satisfacían
éstos todas las necesidades de la estadística, siendo la expresión fiel del
movimiento de la población, del estado financiero y de otros datos numéricos,
sino que conservaban archivados los más variados y preciosos
recuerdos. Según el testimonio del licenciado Polo de Ondegardo, «en
aquella ciudad [el Cuzco] se hallaron muchos oficiales antiguos del Inga,
así de la religión, como del gobierno; y otra cosa que no pudiera creer, si
no lo viera, que por hilos y nudos se hallan figuradas las leyes y estatu-
399
400
tos así de lo uno como de lo otro, y las sucesiones de los reyes y tiempos
que gobernaron, y hallose que lo que todo esto tenía a su cargo, no fue
poco, y aun tuvo alguna claridad de los estatutos, que en tiempo de cada
uno se habían puesto». Según el padre Acosta, así como nosotros de 24
letras sacamos tanta infinidad de vocablos, así los quipocamayos de sus
nudos y colores sacaban innumerables significaciones. No hay duda de
que por combinaciones bien sistematizadas los quipos hubieran podido
reemplazar a la escritura fonética, como pretendió el príncipe de San
Severo, y así habría tenido fundamento la quípola o pretendido arte de
interpretar los quipos; mas éstos nunca tuvieron el valor de letras: quedaron
siempre reducidos a una significación simbólica y arbitraria, cuya
perfecta inteligencia exigía un comentario verbal; faltando éste, quedaba
el sentido envuelto en el misterio; para no confundirse los mismos
quipocamayos, ponían mucho cuidado en tener los cordones separados,
y desde que se olvidó la interpretación tradicional o se mezclaron los
quipos, su sentido fue indeterminado no pudiendo decirse si los descubiertos
o por descubrir expresan cosas materiales o abstractas, de ésta o
de la otra especie. Aunque todavía se usan entre algunos pastores para
llevar la cuenta de su ganado, son puras mistificaciones las explicaciones
dadas en el primer tercio de este siglo sobre antiguos manojos, que se
suponía fueron descubiertos en poder de un cacique araucano.
Prestándose a las reticencias y falsificaciones habituales a un gobierno
que procuraba ocultar la verdad al pueblo para tenerlo en sujeción
muy estrecha, los quipos formaron los anales del imperio; pero no
fueron la escritura usada exclusivamente bajo la dominación de los incas.
Según el padre Acosta se suplía en parte la falta de letras con pinturas
como las de México, pero muy groseras y muy toscas; el mismo hecho fue
consignado por testigos muy respetables, examinados por orden del virrey
Toledo, quienes en sus declaraciones se refirieron a los quipos y a
las tablas. Montesinos afirma en sus memorias historiales, que el uso de
las letras, muy antiguo en el Perú, fue proscrito con penas severas por
Pachacutec VII, cuyo noveno año de reinado coincidió con el año 3500
después del diluvio, y que el mismo soberano hizo quemar vivo a un
amauta por haber inventado una nueva especie de caracteres. En verdad,
la autoridad del citado cronista no es de gran peso, y como ha
observado Desjardins, es bien difícil admitir que un pueblo haya perdido
la noción de la escritura después de haberla conocido; pero muchos
observadores, así en el siglo XVI como en el nuestro, han creído hallar
letras en inscripciones antiquísimas, y su proscripción no habría estado
en oposición con la política de déspotas, que procuraban absorber el
pensamiento de todos sus vasallos. El fidedigno Cieza asegura que a
sólo determinados empleados se permitía por los incas consignar los
400
401
sucesos de cada reinado; que se relegaban al olvido los pocos honrosos a
la dinastía, cuidando borrar hasta el nombre de los monarcas indignos,
y que sólo se toleraba recordar públicamente las glorias de los mejores en
ciertos casos y con severas restricciones.
El vacío que dejaron los quipos se llenó en la parte más interesante
con grandiosos monumentos, los cuales dan de la civilización incásica
ideas tan altas como ciertas: semejantes a las obras de los romanos, ya se
hallen aislados, como en el Cuzco, ya estén incorporados a construcciones
primitivas, como en Tiahuanaco y Pachacamac, donde quiera revelan
que por allí pasó un gobierno organizador de elevadas aspiraciones;
las ruinas de templos y de otras casas religiosas comprueban los esplendores
del culto, los palacios la magnificencia de la corte, las fortalezas la
pericia militar, los caminos, puentes y tambos la actividad de la vida
política, los andenes y las obras hidráulicas una agricultura muy esmerada,
las tumbas y sus accesorios las creencias sobre la vida futura, una
gran variedad de artefactos el desarrollo de las principales artes.
Por hallarse confundidos los cráneos y momias de diversas épocas,
los restos humanos arrojan escasa luz sobre la cultura de los incas; los
pocos cráneos que han podido considerarse de linaje imperial no han
manifestado en su mayor ángulo facial la superioridad intelectual de la
raza dominante, según ha pretendido Prescott, apoyándose en las observaciones
de Morton. Sin embargo, los despojos de la muerte no han dejado
de suministrar algunos datos interesantes; por ellos se probó en el
siglo de la conquista la existencia y larga vida de los últimos y más
eminentes príncipes; la traslación de los habitantes de una provincia a
otra para formar colonias agrícolas o militares se evidencia con la forma
de los cráneos, esparcidos en estos lugares [y de forma] diversa de las
que caracteriza a los moradores del contorno; la variedad de los esparcidos
en gran cantidad por los campos de batalla recuerda la magnitud de
la lucha y la procedencia de los combatientes; pasando en silencio otros
recuerdos menos importantes, la operación del trepano reconocida en
un cráneo, sacado del cementerio de Yucay por Nelaton y otros hábiles
profesores extranjeros, no deja duda de los adelantos de la cirugía en la
época incásica.
Aunque el imperio de los incas fue destruido antes de ser conocido,
vivamente impresionados por su grandeza, se apresuraron a informar
acerca de ella los jefes españoles, desde que dieron principio a la conquista.
Hernando Pizarro, que partió para la península antes del suplicio
de Atahualpa, no la olvidó en su carta a la audiencia de Santo Domingo;
el veedor Astete, que dio cuenta del viaje de Hernando a
Pachacamac, aumentó las noticias; el mismo Francisco Pizarro suministró
más datos en las relaciones escritas por sus secretarios Jerez y San-
401
402
cho, si bien el último limitó sus más importantes informes a la capital del
imperio, y el primero la confundió con el monarca llamando a Huaina-
Capac viejo Cuzco y a Huascar joven Cuzco; el fanático Valverde no dejó
de hacer justicia a la civilización imperial en una carta a Carlos V; apenas
pasados los primeros furores de la desoladora invasión y de las
guerras civiles entre los conquistadores, a los hombres de destrucción,
que todo lo sacrificaban a la codicia, sucedieron hombres de gobierno, de
celo evangélico y de ciencia, quienes procuraron recoger inapreciables
informes que pueden llamarse contemporáneos, por cuanto los escritores
vieron o conocieron por testigos de vista las instituciones en vigor,
los grandes monumentos en pie, las tradiciones viviendo a la par de los
hechos y las costumbres no alteradas por la presión y el contacto extranjeros;
el gobierno colonial promovió con loable solicitud extensas investigaciones,
si no siempre con miras desinteresadas, al menos procurando
ilustrarse acerca del pasado y facilitar el acierto administrativo. Vaca
de Castro, que sucedió a Pizarro, encargó a Juan de Betanzos, acreditado
de lenguaraz, y a otros intérpretes, que interrogaran a los quipocamayos
de Pacaritambo, donde según todas las apariencias dio principio a su
misión civilizadora el primer inca; el mismo Betanzos recibió del buen
virrey Mendoza la comisión de escribir la historia incásica; varios virreyes
y el arzobispo Loaysa obtuvieron del licenciado Polo de Ondegardo
relaciones, que pueden aspirar al honor de historias especiales; el virrey
Toledo, que por la sabiduría de sus ordenanzas mereció ser llamado el
Solón peruano, hizo levantar de junio a agosto de 1571 un solemnísimo
informe sobre idolatrías, entierros y otras costumbres de los indios, en el
que declararon bajo la fe del juramento cerca de cien personas de edad
avanzada, siendo varias de ellas más que centenarias, de regia estirpe,
curacas o altos empleados que habían conocido a los últimos soberanos
y alcanzado los días más prósperos del imperio; la audiencia de Lima,
los cabildos de Jauja y del Cuzco, y otras autoridades en sus exposiciones
al emperador, hicieron mención de las grandezas incorporadas en el
Perú a sus dominios; Titucusi-Yupanqui, el penúltimo inca, desde su
destierro de Vilcabamba le dirigió una larga instrucción, en que no podía
menos de recordar las glorias de sus antepasados; ya para satisfacer
la justa curiosidad de la corte española, ya para contribuir a la conversión
de las almas, o para publicar trabajos históricos muchos hombres
de buena fe y de recto juicio consultaron las tradiciones y pidieron noticias
a los quipocamayos, y sus relaciones impresas o inéditas, anónimas
o llevando un nombre respetable, son copiosas fuentes históricas. Las
falsas interpretaciones a que se prestaban los quipos; la incoherencia,
inseguridad y vaguedad de las tradiciones; la mala voluntad con que la
raza oprimida hubo de comunicarlas; la peor inteligencia que hubieron
402
403
de darles intérpretes poco peritos, y el criterio histórico extraviado por
las preocupaciones, la pasión o el amor a lo maravilloso, no pudieron
menos de dejar en la oscuridad e incertidumbre la mayor parte de los
sucesos particulares, que por lo mismo han quedado relegados en los
dominios de la leyenda; pero la marcha general y el carácter de aquella
civilización pertenecen de lleno a la historia, que aparece formada desde
el siglo XVI, y no merece considerarse en el estado embrionario, del que no
habría salido todavía, a ser ciertas las aserciones avanzadas por hombres
de talento con pasmoso aplomo. Mas como la historia es un proceso
siempre abierto, no hay duda de que la de los incas podrá ilustrarse más
y más, mediante la mejor explotación de sus fuentes, la crítica más juiciosa
de los documentos, la exposición más ordenada de los hechos, el
examen comparativo de las antigüedades peruanas y de otros pueblos,
las mayores luces de las ciencias así naturales, como filosóficas y el constante
progreso de la historia universal.
Primeros historiadores de los incas.- Sin hacer alto en el terreno de la bibliografía,
que no pertenece por entero a nuestro campo y que puede ser
recorrido con más provecho por don Manuel Gonzales la Rosa, don José
Toribio Polo y otros entendidos bibliógrafos, vamos a bosquejar a grandes
rasgos el movimiento histórico haciendo la crítica rápida de los principales
escritores. El primer lugar pertenece de derecho a Pedro Cieza de
León por haber sido el más antiguo historiador de los incas y por la
importancia de sus escritos; nacido en Llerena según Gonzales la Rosa,
aunque él se llama vecino de Sevilla, vino al Nuevo Mundo de tan tierna
edad que casi no había enteros 13 años según sus expresiones; pasó al
Perú por tierra desde Cartagena, permaneciendo aquí dos años y gastados
17 en América, regresó a España e imprimió en Sevilla en 1553 la
primera parte de su inapreciable crónica, la obra debía constar de cuatro,
destinadas respectivamente a la geografía histórica, la sucesión de los
incas, la conquista española y las guerras civiles de los conquistadores;
la segunda parte, que es la más conducente a nuestro objeto y que se
tenía por perdida, siendo ésta según Markham la mayor de las pérdidas
sufridas por la literatura sudamericana, fue hábilmente explotada por el
sabio Prescott, quien sin embargo por no haber reflexionado bastante la
atribuyó a don Pedro Sarmiento, Presidente del Concejo de Indias; el
sagaz Gonzales la Rosa la reivindicó para su autor con pruebas incontestables
y la dio a luz en 1873. La crónica de Cieza es de aquellas obras
que nunca dejarán de elogiarse, ni de leerse sin gran provecho: su inteligente
autor, aunque había recibido una instrucción muy limitada y pasó
en las rudas campañas de la conquista americana la mayor parte del
tiempo, celoso porque no cayesen en eterno olvido hechos memorables y
403
404
temiendo por la verdad histórica un culto religioso, anduvo más de mil
leguas y sufrió increíbles padecimientos a fin de descubrirla con sus
propios ojos o con informaciones ciertas de personas de crédito que pudo
alcanzar; dedicaba al estudio los pocos ocios que le dejaba la milicia, y
así logró llevar a cabo una obra que, no obstante carecer de formas científicas
y literarias, se recomienda altamente por algunas bellezas de estilo
y por un precioso fondo. Las descripciones resaltan por aquel aspecto
pintoresco que sólo puede darles un fiel observador dotado de genio; la
narración libre de pretensiones y hecha con mucho candor inspira la
mayor confianza en todo lo que Cieza asegura haber visto, y como él lo
distingue cuidadosamente de lo que le han contado y no toma el menor
empeño en dar por ciertas las leyendas, nunca puede inducir en error al
lector reflexivo. Las únicas precauciones que exige su lectura son respecto
de los sucesos en que su superstición, común a las inteligencias más
cultivadas del siglo XVI, le hacía atribuir a la acción del diablo los efectos
de la humana malicia, y respecto a la exagerada influencia civilizadora
de los incas, la que escribió toda por la relación que, según confiesa,
tomó en el Cuzco; mas aunque a veces se dejó llevar de testimonio tan
parcial, nos ha preservado del engaño con las fieles observaciones que
hizo, y con relaciones recogidas en otras provincias. Lástima grande es
que, habiendo muerto a la edad temprana de 42 años, no pudiera dar a
luz sin las incorrecciones de las obras póstumas la mayor parte de su
inestimable crónica.
Juan de Betanzos componía la Suma y narración de los incas, que piensa
publicar Gonzales la Rosa, y cuyo manuscrito fue consultado por fray
Gregorio García y otros muchos escritores, por los años en que Cieza
daba a luz la primera parte de su crónica; menos inteligente y laborioso
que su contemporáneo, sin miras tan elevadas y sin las dotes de carácter
que inspiran plena confianza, está muy lejos de merecer su altísimo aprecio;
pero habiéndose casado con doña Angelina, la hija de Atahualpa,
que estuvo en relaciones con Pizarro, conociendo el quechua y sabedor
por los quipocamayos de los registros públicos, pudo recoger en largos
años noticias tan copiosas como interesantes; no sólo fue ocupado por
Vaca de Castro en la investigación de las antigüedades y encargado por
Mendoza de escribirlas, sino que el marqués de Cañete le envió con otros
a facilitar la reducción del inca Sairi Tupac; poco después de este penoso
viaje le sorprendió la muerte.
Por este tiempo ofrecieron algunos datos acerca de los incas escritores
de nombradía en sus historias generales de América o en sus particulares
de la conquista y pacificación del Perú, siendo los más notables
entre los primeros Gomara y Oviedo, y entre los segundos Pedro Pizarro,
Zárate, Fernández, Levino Apolonio y algunos conquistadores anóni-
404
405
mos. Como estos historiadores tienen mayor relación con el coloniaje,
reservamos su crítica para el tratado de la civilización colonial; por ahora
baste manifestar que en lo relativo a la incásica ocupan un rango
secundario, no sólo por la escasez de sus datos, sino porque de ordinario
no hicieron en esta parte investigaciones dignas de todo crédito.
Un lugar mucho más alto debe ocupar entre los primeros historiadores
de los incas el licenciado Polo de Ondegardo, aunque en sus varias
relaciones nunca aspiró a presentar un cuerpo de historia: eminente jurisconsulto,
corregidor de La Plata y del Cuzco, honrado con la estimación
de los virreyes y del arzobispo, habiendo merecido la confianza de
los indios por su justificación y su prudencia, en su larga residencia en
el Perú y en su influyente posición tuvo ocasiones inmejorables para
estudiar las antiguas instituciones: sus investigaciones abrazaron la
cultura entera, y logró presentar en sus memorias un cuadro tan fiel
como completo. Ondegardo aparece en sus escritos como un letrado entendido
y circunspecto, que nunca se deja llevar de las primeras apariencias
y todo lo pone en tela de juicio, examinando fríamente los testimonios
contradictorios, dando lo cierto como cierto, lo probable como probable
y lo dudoso como dudoso; el sentimiento de humanidad que le
inspira, el imparcial examen de los mejores fundamentos históricos, y su
buen juicio libre de la superstición dominante dan a sus apreciaciones
una autoridad superior a las demás hechas en su época; los sabios Acosta
y Herrera les dieron entero crédito, Prescott les ha prestado la estimación
merecida, y desde que han empezado a publicarse, van adquiriendo el
general aprecio. Las memorias de Cristóbal de Molina, eclesiástico ilustrado
y bien intencionado, han sido consultadas por antiguos escritores
y deben ser publicadas por Gonzáles la Rosa para ser explotadas por los
nuevos historiadores. El padre Jerónimo Román, que publicó sus Repúblicas
del mundo en 1584, concedió en su tercera parte, que lleva el título
de Repúblicas occidentales, el lugar merecido al imperio de los incas;
este tratado sucinto, como exigía el plan de la obra, merece mayor nombradía
de la que ha alcanzado; las páginas son pocas, pero pueden contarse
entre las páginas de oro por lo escogido de los datos y por el mérito
de las apreciaciones. Miguel Cabello Balboa, natural de Archidona según
Toribio Polo, abrazó la carrera eclesiástica después de haber militado
en Francia y habiendo pasado a la América en 1566 residió diez años
en Bogotá, a donde tuvo conocimiento de varios escritos del franciscano
Orosco sobre antigüedades indias; habiéndose trasladado a Quito en
1576 y protegido allí por el obispo don Pedro de la Peña, compuso en
diez años una especie de repertorio histórico con el título de Miscelánea
antártica según León Pinelo y Toribio Polo y de Miscelánea austral según
Ternaux y Compans, quien ha dado a luz con el nombre de Historia del
405
406
Perú la parte relativa a los incas; es obra notable por la relación de hechos
curiosos, y presenta los anales del imperio con alguna novedad y a veces
contradiciendo las relaciones más recibidas; sin ofrecer la certeza, ni
aun la probabilidad tranquilizadora que en vano pediríamos a las relaciones
de tiempos semifabulosos, refleja con cierto color de verdad la
marcha general de los acontecimientos. Un repertorio análogo pero menos
interesante fue publicado en Lima en 1602 con el título de Miscelánea
austral por don Diego Dávalos y Figueroa. Cuatro años antes había publicado
el sabio huamanguino fray Luis Oré, quien llegó a ser obispo de
Concepción en Chile, su Símbolo católico indiano, en cuya introducción
hay pocos pero muy valiosos datos acerca de los incas.
Otros dos distinguidos mestizos, pertenecientes a la primera generación
hispanoperuana, cierran con dos doctos españoles el ciclo de los
primeros historiadores de los incas; los nacidos en el Perú fueron el padre
Blas Valera y el inca Garcilaso; los peninsulares: el padre José Acosta
y el gran cronista de indias Antonio Herrera. Por Toribio Polo sabemos
que Valera era natural de un pueblo de Chachapoyas; entró en la Compañía
de Jesús, y habiendo hecho buenos estudios clásicos escribió en
elegante latín la historia incásica, de la que sólo pudieron llegar a poder
de Garcilaso papeles rotos, cuyo valor hacen muy lamentable la pérdida
del resto. El padre Anello Oliva vio en la biblioteca de la Compañía perteneciente
al colegio de La Paz un vocabulario quechua que el padre
Diego de Torres Vásquez había depositado como obra de Valera; aunque
sólo llegaba hasta la letra H, hablaba de Raimi como 39º soberano del
Perú, de Capac Yupanqui como del 45º, de Cuyus Manco como del 64º y
de Capac Yupanqui Amauteo como del 95º; estos príncipes ofrecen todo
el aspecto de imaginarios, no precisamente porque entre los antiguos
curacas no haya podido haber muchos monarcas de vastos dominios,
sino porque todas las antigüedades manifiestan que antes de los incas
no existió una larga serie de dominadores del Perú, que estuvo dividido
por muchos siglos en pequeños señoríos, y aun dando esa serie por cierta,
su memoria no habría podido conservarse con el orden cronológico
que el vocabulario les atribuye. Por esta causa dudamos mucho de que
esa obra sea del juicioso Valera, y nuestra duda se fortifica al leer en ella
que Atahualpa sólo reinó tres años, el último después de muerto su hermano
Huascar, quien falleció en el Cuzco a causa de las heridas recibidas
en un combate: tan claro error no se concibe en un sabio escritor que
nació poco después de sucesos tan ruidosos y tuvo la mejor oportunidad
para averiguar lo cierto.
El padre José de Acosta nació en Medina del Campo hacia 1539,
entró en la Compañía en 1553, pronto se distinguió entre los discípulos
y maestros por su instrucción y elocuencia; en 1571 vino al Perú para ser
406
407
el segundo provincial de los jesuitas, fue consultado por el virrey Toledo
y por los obispos reunidos en el tercer Concilio de Lima, restituyose a
España en 1587, tres años después publicó su Historia natural y moral de
las indias. Felipe II, que gustaba mucho oírle contar las particularidades
más interesantes de esta inmensa región, le dispensaba especiales consideraciones,
y aunque su espíritu independiente no fue muy grato a la
Sociedad, no dejó de ejercer varias rectorías y otros altos cargos hasta su
muerte acaecida en 1600. La historia de Acosta, fruto de 17 años de estudios
hechos sobre los lugares por uno de los hombres más inteligentes e
instruidos no tardó en adquirir gran aceptación entre propios y extraños;
Feijoo llamó al docto jesuita el Plinio del Nuevo Mundo; la Academia
española le escogió por uno de los maestros de la lengua para la
formación de su diccionario; aunque la ciencia y la crítica hayan adelantado
mucho en los tres últimos siglos, todavía se hace admirar aquel
primer historiador filósofo por sus observaciones y sus juicios. Con todo,
no es guía muy seguro, ni da mucha luz tocante a la sucesión de los
incas, ya porque su exposición es más filosófica que narrativa, ya porque
encerrando un vastísimo plan en muy estrechos límites no pudo prestar
a los sucesos particulares la suficiente atención.
El inca Garcilaso, hijo de una sobrina de Huayna-Capac y de uno de
los conquistadores más distinguidos por sus prendas personales y por
su ilustre cuna, aprendió desde la niñez en las graves conversaciones
que en su casa tenían sus parientes maternos, a rodear las glorias de sus
mayores del prestigio que les prestan los grandes infortunios y la vanidad
de los descendientes; habiendo dejado el Cuzco a la edad de 20
años, y no de 17, como afirman Ternauxe, Compans y Desjardins, nunca
olvidó en España las grandezas del Perú, y en edad avanzada quiso
cumplir con su augusta familia y su amada patria publicando sus Comentarios
reales, llenos del interés que el asunto le inspiraba. Los datos
suministrados por los escritores españoles, que él completó con sus recuerdos
personales y con los informes pedidos a sus condiscípulos y
amigos, le permitieron formar el cuadro más rico en pormenores, más
brillante, más animado y con el colorido más característico: candoroso,
pintoresco, afectuoso, con una sencillez de estilo que encanta, ofreciendo
a la más exigente curiosidad suficiente alimento, y comunicando al
lector la fe que le inspira calurosamente, ha sido y será siempre uno de
los escritores más populares; pero por su credulidad, que a veces raya en
infantil, por su viva imaginación, que en todo lo maravilloso suele prevenir
su juicio, y por la misión de panegirista que había aceptado con
pasión, si bien en sus mayores exageraciones hay cierto fondo de verdad
y su buena fe no puede ponerse en discusión, ha autorizado con su
incomparable popularidad muchas narraciones fabulosas.
407
408
El cronista Herrera en su Historia general de indias, que es el mayor
monumento erigido a la de América y será siempre la obra de consulta
para cuantos quieran emprender sobre sólidas bases estudios relativos a
los tiempos que abraza, concentró en la década quinta cuanto se sabía
acerca de los incas. Ningún escritor poseyó tantos, ni tan preciosos documentos,
y ninguno estaba dotado de mejor criterio para sacar de ellos
mayor fruto; en sus páginas están incluidas a menudo al pie de la letra
las más escogidas de Cieza, Ondegardo y Acosta, siempre con juiciosa
apreciación y formando con las demás un conjunto armonioso. Mas habiéndose
impuesto el doctísimo cronista una tarea tal vez superior a la
inteligencia del hombre, no pudiendo sobreponerse enteramente a las
preocupaciones de su tiempo y no habiendo rectificado los juicios ajenos
con observaciones suyas en el teatro de los hechos, su obra necesariamente
ha de presentar vacíos, errores y lunares, que impiden atribuirle
en todos los casos una autoridad incontestable.
El progreso histórico durante el coloniaje.- Una vez organizado el virreinato
del Perú, se hizo sumamente difícil que mientras estuviesen en vigor las
instituciones coloniales se levantara la historia de los incas a mayor
altura de la alcanzada por los primeros historiadores, insignes por la
diligencia, la circunspección, las miras filosóficas, el espíritu patriótico
o el caudal de doctrina; durante el siglo XVII el despotismo privaba a las
inteligencias del vigor necesario al florecimiento de los altos estudios; el
temor a la inquisición detenía la lengua y la pluma de cuantos hubieran
podido ilustrar los hechos sometiéndolos al libre examen; la falta de
luces haciendo ver un prodigio en los sucesos más conformes al orden
de la naturaleza impedía investigar las verdaderas causas, y las preocupaciones
a la estrechísima condición de una plaza sitiada. Además no
podía haber mucha decisión por el adelanto de la historia nacional, desde
que los colonos de pura raza española buscaban por lo común recuerdos
de la madre patria más allá de los mares, y los que llevaban en sus
venas sangre peruana, no podían recordar con vivo interés las antiguas
grandezas del Perú sin ser sospechados de miras revolucionarias con
inminente riesgo de sus personas. En la espantosa decadencia a que fue
precipitada la España por los últimos monarcas de la dinastía austriaca,
y en el profundo letargo en que yacían sus colonias, se habrían inutilizado
los elementos del progreso histórico, si no hubieran sido aprovechados
por el celo religioso, que sostenía la actividad de los espíritus, inspirándoles
miras elevadas.
Para doctrinar con fruto a los indios hubieron de cultivarse lenguas,
que eran el depósito del pensamiento antiguo: el concilio tercero de Lima,
que fijó la disciplina de la Iglesia en la América del Sur, promovió con
408
409
especial celo la traducción del catecismo y de algunas oraciones; el arzobispo
Loaysa había creado en la Universidad de Lima una cátedra
de quechua; Santo Toribio desplegó su apostólica solicitud enseñando
y traduciendo la doctrina en dicho idioma; el docto Oré publicó, entre
otras obras análogas, el Ritual peruano en cinco lenguas, y fuera de muchos
trabajos que facilitaban la instrucción en los indígenas más importantes,
se dieron a luz varias gramáticas y vocabularios. Desde 1560, fray
Domingo de Santo Tomás había impreso en Valladolid su pequeña gramática
quechua, que fue la primera de las publicadas; en el siglo XVII se
publicaron la de Holguín y su diccionario, que forman la obra más considerable,
las de Torres Rubio, Canto Olmos, Rojo Mejía, Huerta y Esteban
Sancho; Figueredo compuso un vocabulario del dialecto chinchasuyo.
El jesuita Ludovico Bertonio con su gramática y diccionario sirvió de
guía a cuantos después cultivaron el aimara, que sólo cede en importancia
a la lengua general. Don Fernando de la Carrera, cura de Reque,
publicó una gramática sobre el mochica, que merced al celo lingüístico
del doctor Villar puede imprimirse hoy en la Revista Peruana. El jesuita
limeño Antonio Ruiz de Montoya, venerable varón apostólico del Paraguay,
compuso sus Tesoros de la lengua guaraní, ligada a las principales
de la montaña; obra que, según el doctísimo abate Hervás, no se puede
leer sin admirar en su autor un prodigio de talento y de fatiga para reducir
a reglas claras el artificio gramatical y las muchas y diversas pronunciaciones
de la lengua guaraní, que es de las más difíciles de América.
Tan loables esfuerzos no produjeron por entonces ventajas notables en
las investigaciones históricas; porque no se hicieron estudios lingüísticos
comparativos, que pudieron derramar abundante claridad sobre hechos
de suma trascendencia. Las más importantes aplicaciones hechas en
este sentido, las que por cierto no son de gran valor, se debieron al padre
Gregorio García y al doctor Rocha con el objeto de esclarecer el misterioso
origen de los indios.
Para desarraigar en los indígenas errores y vicios heredados de sus
mayores se compusieron sermones bilingües como los de Ávila y
Avendaño, y fórmulas de confesión que dan alguna luz sobre antigüedades;
útil es también para conocer las antiguas idolatrías la pastoral del
arzobispo Villagómez; pero ninguna publicación puede compararse en
interés a la Extirpación de la idolatría por el jesuita Arriaga, obra que
contiene las extensas observaciones de su autor, quien visitó muchas
provincias con el encargo de extirpar las supersticiones. Desgraciadamente
los visitadores tenían mayor facilidad para destruir artefactos
destinados a prácticas supersticiosas, que para arrancar de raíz el culto
de los ídolos apoyado no sólo en hábitos tenacísimos, sino también en la
influencia permanente de las maravillas naturales; por eso decía cierto
409
410
cacique, cuyos ídolos manuales procuró destruir un visitador: «Destruye
ese cerro, pues él es el Dios que yo adoro».
Sea para celebrar los triunfos de la Iglesia, sea para recordar las
glorias de su orden, los cronistas de las religiones recordaban con más o
menos extensión las grandezas del Perú antes de ser convertido: Calancha
dejó datos apreciables en su crónica moralizada de San Agustín, Córdoba
en la franciscana, Remon en la general de La Merced y el padre Oliva
en su vida de los jesuitas ilustres del Perú. A esta última obra se ha dado
por Ternaux Compans un valor especial poco merecido, publicando la
introducción con el título de Historia del Perú, como una de las piedras
con que podrá construirse el edificio de la historia americana, sobre la
que según el editor todavía es demasiado pronto para escribir nada de
positivo. Verdaderamente hace poco honor al buen juicio del traductor
francés tener en tan poco muchos trabajos tan luminosos como graves y
esperar notable fruto de unas cuantas páginas de las que más de un
tercio está destinado a reproducir relaciones fabulosas de Catari, cacique
de Cochabamba, quien se decía descendiente de Illa, el pretendido
inventor de los quipos. Algunas biografías de santos, varias descripciones
de fiestas religiosas, memoriales como el de Salinas y otros tratados,
que abundan en pormenores, suelen tener algunos relativos a la época
imperial, por lo común en corto número y sin novedad interesante ni en
las reflexiones, ni en los datos.
Las dos historias del siglo XVII dedicadas de una manera especial a
recordar los incas son las Memorias historiales antiguas del Perú compuestas
por Montesinos hacia 1650 y la Narración de los ritos y leyes de los incas,
obra que por el mismo tiempo compuso Juan de Santa Cruz, Pachacutec,
Yupanqui, Calca-Mayhuac, descendiente de Manco-Capac. Fernando
Montesinos era, según Muñoz, natural de Csuna, y estuvo en el Perú
unos 15 años ejerciendo el influyente cargo de visitador regio; pudo adquirir
muchos datos no sólo por las facilidades que le proporcionaba su
posición, sino por haber conseguido en Lima importantes manuscritos
trabajados bajo la dirección de fray Luis López, Obispo de Quito y, según
presume con razón Gonzales la Rosa leído los de Valera; algunos escritores
elogiaron su diligencia y su caudal de noticias; su traductor Ternaux
Compans ha imaginado que su lista de soberanos remontándose al siglo
XV después del diluvio pudiera hacer cambiar completamente de faz la
historia antigua del Perú; el mismo autor, al terminar su volumen con
una gloria a Dios, asegura que no lo ha forjado sino que lo ha sacado de
los quipos y de las antiguas tradiciones, con muchas penas y cuidados.
Mas haciendo a su buena fe todas las concesiones posibles, nos vemos
obligados a reconocer con Prescott que los escritos de Montesinos no
parecen dignos de gran elogio ni por la exactitud de los hechos, ni por la
410
411
sagacidad de las reflexiones: no será un visionario, ni un forjador de
ficciones, pero al menos aparece adoptando sin criterio toda suerte de
sueños y leyendas, como la del Dorado, la de salones que con el oro y las
pedrerías habían eclipsado los fantásticos palacios de las Mil y una
noches, los de encantadores, de gigantes y de Ophir identificado con el
Perú, que todo lector juicioso rechazará sin duda sin temor de que le
acusen de rutinario. La obra del descendiente de los incas, que traducida
por Markham ha sido publicada por la Sociedad de Hakluit en 1873, y
que Hutchesson no ha vacilado en oponer a los comentarios del inca
Garcilaso, ciertamente merece menos fe por haberse hallado a mayor
distancia de las fuentes históricas, y porque adolece de contrasentido e
inconsecuencia en sus reflexiones. La época a que pertenece Juan Santos
y Montesinos era muy desfavorable al criterio histórico.
Sabios de mayores alcances como Antonio León Pinelo, Torquemada
y Solórzano no han consagrado en sus extensos trabajos una atención
especial a la historia incásica; otros que, como García y Teruel se proponían
tratarla con la merecida extensión, o no lo hicieron o son desconocidas
sus obras. El vacío que en el siglo XVII dejaban los estudios nacionales,
no puede suplirse con las publicaciones de autores extranjeros, quienes
no tenían acceso al gran archivo de Lima, vasto depósito de los documentos
relativos a Indias, ni podían poner el pie en la América española
sin arriesgar la cabeza. La obra más considerable en este género es la
Historia del Nuevo Orbe por Laet.
Con el siglo XVIII principió un período más favorable al progreso histórico:
rotas por el advenimiento de los Borbones las fuertes vallas que
separaban a la España de la Francia y relajándose a consecuencia de la
guerra de sucesión la severa interdicción del sistema colonial, salió la
metrópoli de su espantoso abatimiento y las colonias de su duradero
letargo: algunos viajeros explorando el Perú y algún historiador conociendo
informes y otros documentos secretos difundieron por Europa
noticias y apreciaciones que inspiraron un interés creciente por la historia
incásica; ya los novelistas enalteciendo la cultura imperial, ya filósofos
más pretenciosos que instruidos, poniéndola en tela de juicio excitaron
la atención general; la España cada día más ilustrada, sobre todo
después del memorable reinado de Carlos III, y celosa por su buen nombre,
acumuló y preparó los materiales para rectificar las apreciaciones
temerarias y confundir a sus calumniadores con la incontestable exposición
de los hechos; en la colonia, donde junto con ideas más claras se
desarrollaban sentimientos más patrióticos, se hicieron mejores estudios
sobre el glorioso pasado de la patria; de esa manera, al mismo tiempo que
se iba preparando el recobro de la independencia, se restablecía el conocimiento
de antiguas glorias, precursor de un porvenir más brillante.
411
412
El sabio Peralta, que reunía a los talentos más variados la instrucción
más vasta, inauguró en el Perú la nueva era con sus Júbilos de Lima
y su Lima fundada, obras más ricas en noticias nacionales que en bellezas
de estilo y donde el genio superior y el criterio histórico mejorado
brillan al través de las preocupaciones coloniales y de los resabios
gongorinos. La Condamine, miembro de la comisión astronómica que
vino a medir un grado de meridiano, aunque recibió de las autoridades
locales el aviso de que explorase cuanto quisiera los cielos pero que se
guardara de investigar las cosas de la tierra, observó bien y pudo describir
los grandiosos monumentos del reino de Quito erigidos por los
últimos incas. Ulloa, que había venido asociado a los académicos franceses
y tenía mayor libertad para explorarlo todo, ofreció en la relación
de su viaje y en sus noticias datos más variados, en mayor número y de
superior importancia.
Mientras que sabios europeos observaban las cosas del Perú, el peruano
Llano Zapata se proponía publicar en Europa memorias que dieran
a conocer ventajosamente su patria; apenas pudo dar a luz una introducción
en que estaba el programa de su colosal empresa; mas
Gonzales la Rosa le atribuye un precioso manuscrito sobre inscripciones,
medallas, templos, antigüedades del Perú, que de la colección del
Dr. Robinson pasó al Museo británico. El sabio historiador de Carlos V
concedió un lugar notable al antiguo Perú en su gran historia de América;
el conde Carli no lo olvidó en sus preciosas cartas americanas; en
cambio el abate Paw, Rainal y los enciclopedistas animados del espíritu
escéptico, burlón y destructor que caracterizó a la filosofía francesa del
siglo XVIII, cuando no combatieron con razones frívolas la grandeza tradicional
del Perú, la desdeñaron o la hicieron objeto de apreciaciones
tan superficiales como falsas. En Europa, Muñoz, encargado de restablecer
la verdad de los hechos como cronista de indias, se ocupó durante
medio siglo en formar la inestimable colección de documentos que, sorprendido
por la muerte, sólo pudo aprovechar en muy pequeña parte,
pero que ha sido la mina más opulenta para los historiadores y editores
de nuestro tiempo. El jesuita quiteño Velasco, envuelto en la proscripción
de la Compañía y conocedor de los manuscritos del cacique
Tambohuaso, componía en Italia la historia del reino de Quito, que antes
de la conquista española tuvo relaciones íntimas con la del imperio
incásico. El jesuita español Hervás, con su catálogo de las lenguas en el
que daba ancha cabida a las de Sudamérica, echó las bases de la filología
comparada tan cultivada en nuestro siglo. Como fuente popular de noticias
americanas pueden citarse entre otras obras europeas los diccionarios
histórico-geográficos del jesuita Coletti y de Alcedo.
412
413
En el último tercio del siglo XVIII don Cosme Bueno, español que hizo
del Perú su segunda patria, publicó sus descripciones de las provincias
con tal acierto que su obra impresa por Odriozola unida a la primera
parte de la crónica de Cieza, verdadera geografía histórica, suministra los
mejores materiales para reconstruir científicamente el imperio de los incas.
Miguel Feijoo reunió importantes datos geográficos e históricos en su
descripción de Trujillo. El franciscano Tena destinó la última parte de su
historia inédita de las misiones a la de estos monarcas peruanos. El Mercurio
Peruano, espléndido foco de la ilustración nacional a fines del siglo
pasado, se proponía hacer más conocido el país contra el cual los autores
extranjeros habían publicado tantos paralogismos; para ello se inauguraba
el memorable periódico con una idea general del Perú; el sabio Unanue
llamaba la atención sobre los monumentos, el oidor Cerdan sobre las
fuentes históricas, algunos hombres doctos sobre las provincias y los
establecimientos más notables, Pastor con la relación poética de los incas
y otros corresponsales con datos importantes o reflexiones muy juiciosas.
La publicación de ese órgano inestimable de los adelantos históricos y las
investigaciones profundas quedaron paralizadas con las guerras que,
partiendo de la Francia revolucionaria, habían de terminar con el triunfo
de la independencia. Si a favor de las complicaciones políticas o de un
régimen más liberal pudieron venir al Perú más viajeros ilustrados, ya el
espíritu del siglo, ya las tendencias especiales de los observadores impidieron
por de pronto sacar gran luz de la venida de sabios huéspedes: el
naturalista Haenke se ocupó ante todo de Botánica y de exploraciones
geográficas; el gran Humboldt, incomparable por la feliz cuanto rara
reunión del genio experimental con las vastas miras del filósofo, sólo visitó
parte muy reducida del territorio como de paso y por lo tanto tan sólo dejó
unos pocos rasgos dignos de su eminente genio; el inglés Stevenson que
residió aquí mucho tiempo aplazó la publicación de su viaje para algunos
años después de haber sido derrocada la dominación española.
Estado de la historia incásica después de la Emancipación.- La acción fecunda
de la libertad, las relaciones expeditas con el resto del mundo civilizado y
el espíritu progresista del siglo no han dejado de dar un fuerte impulso a
la historia de los incas desde que, roto el yugo colonial, fue el Perú árbitro
de sus destinos y dejó el campo abierto a la exploración de los sabios
extranjeros, al mismo tiempo que los estímulos del patriotismo le movieron
a buscar poderosos elementos de adelanto en el estudio de su pasada
grandeza. Una cohorte de ilustrados viajeros ha explorado su territorio,
si bien el mayor número ha dirigido de preferencia la atención a las condiciones
físicas, que pueden enriquecer las ciencias naturales o proporcionar
ventajas económicas. Publicaciones de muy importantes documen-
413
414
tos, los unos inéditos y los otros cuya reimpresión era necesaria, se han
hecho en el mismo Perú, España, Inglaterra y Francia, sea por los esfuerzos
aislados de particulares, sea por corporaciones sabias, alcanzando
en gran número de casos la protección de los gobiernos. Los museos públicos
y las colecciones privadas han suministrado a los solícitos investigadores
de la antigüedad objetos tan variados, como propios para esclarecer
los puntos más tenebrosos. La filología comparada ha ofrecido también
copiosa fuente de datos, los que a menudo han extraviado a los
anticuarios por el abuso de interpretaciones caprichosas. De todas las
fuentes históricas se han sacado copiosas noticias, más o menos envueltas
en falaces conjeturas y en deducciones temerarias. Como la tolerancia
universal ha permitido vagar por la región de lo desconocido con todo el
vuelo del pensamiento y escribir cuanto se ha pensado, ha surgido la luz
del choque de las opiniones, y las hipótesis más aventuradas, abriendo
nuevos rumbos a la inteligencia, han favorecido indirectamente el descubrimiento
o la difusión de verdades muy interesantes.
Tratándose de escritores contemporáneos, cuyas obras son muy conocidas
o fáciles de juzgar y cuyo juicioso podríamos nosotros exponer
con la ligereza propia de esta reseña sin graves inconvenientes, debemos
limitarnos a señalar los más notables, sea por su mérito intrínseco, sea
por el valor dependiente de las circunstancias, absteniéndonos de mencionar
los compendios, capítulos de historia universal o de historias
particulares, catálogos de libros, folletos y otras publicaciones en que sin
novedad de datos o reflexiones graves se trata de los incas por incidencia
o de paso. Entre los escritores ingleses y norteamericanos merecen a
este respecto mención especial Ranking por sus investigaciones acerca
de la conquista del Perú por los Mongoles, Maculloh por las relativas al
origen de la civilización peruana, Markham por sus traducciones y concienzudas
observaciones, Bollaert por sus trabajos etnológicos, Morton
por sus cráneos americanos, Prescott por sus sabias observaciones sobre
la civilización de los incas y Squier por sus exactas descripciones de
monumentos peruanos. La Alemania nos ha dado después del gran
Humboldt a Tschudi, insigne por estudios sobre antigüedades y sobre el
quechua, y a Bastian, uno de los más ilustrados etnógrafos. Entre los
viajeros y compiladores franceses ocupan el lugar preferente Castelnau,
D’Orbigni, Angrand, Vivien, Lacroix y Desjardins. De los muchos que
han escrito en castellano para ilustrar o dar a conocer la civilización de
los incas directamente o por sus trabajos sobre la lengua general, son los
más conocidos Rivero, Córdova Urrutia, Sahuarahua, Mendiburu, Lorente,
Fidel Lopez, Mossi, Pacheco, Zegarra, Anchorena, Barranca y
Nadal, a los que podemos añadir, teniendo en cuenta preciosas indicaciones
o la publicación de importantes documentos, Raimondi, Odriozola,
Fuentes, Gonzáles la Rosa y José Toribio Polo.
414
415
En verdad está lejos de ser muy satisfactorio el estado en que hacen
aparecer la historia de los incas las observaciones superficiales, el espíritu
de sistema y las exageraciones de algunos escritores. A primera vista
sólo se descubren narraciones fantásticas reemplazando a la fiel relación
de los hechos, novelas históricas en vez de historias verdaderas, generalizaciones
sin fundamento, que usurpan el nombre de filosofía de la historia,
contradicciones, vacíos, incoherencia en los principales historiadores.
En el mismo tiempo, ciertos críticos declaran que no pueden existir
historias filosóficas, ni aún simples historias, mientras no se haya hecho
el estudio minucioso de todos los documentos y la relación aislada de
cada suceso por testigos u otras personas dignas de fe; como si no existieran
monumentos y otros testimonios incontestables; como si los documentos,
que merecen entero crédito, perdieran su autoridad por la ignorancia
de otros más o menos valiosos, y como si de un conjunto de hechos
bien probados no pudieran sacarse inducciones legítimas; a ser la opinión
indicada la base de la crítica histórica, habríamos de reconocer que
no sólo la imperfecta historia de los incas, sino las historias de todos los
pueblos mejor conocidos en los tiempos antiguos y modernos están en
germen y sin esperanza de desarrollo, que pueda satisfacer a un espíritu
juicioso. Otros escritores más pretenciosos piensan rehacer, sea la historia
antigua del Perú, sea los anales de todo el género humano, quienes por
haber dado a luz documentos ya consultados por historiadores graves,
ya poco dignos de especial consideración, quienes partiendo de una etimología
arbitraria o insignificante, éstos fundando un vasto sistema en
una antigualla mal observada y peor interpretada, aquéllos deduciendo
de alguna anomalía del cráneo o de otra peculiaridad física de poca trascendencia
el desarrollo de la humanidad entera y el destino de las diversas
razas. Como consecuencia de doctrinas tan poco sólidas se deja sentir
en el público cierto vértigo en las creencias más comunes, una tristísima
propagación del escepticismo a que por diversas causas se inclina demasiado
nuestro siglo; y como la duda no puede ser el estado permanente de
la inteligencia, con frecuencia es pronto reemplazada por las conjeturas
más aventuradas y por las suposiciones más absurdas, que por propia
autoridad erigen sus autores en dogmas históricos. En sus obras se ve
reemplazada la credulidad del siglo XVI por la fe en las opiniones propias,
la acción superior de la Providencia por la ciega fatalidad y los poderes
morales por las fuerzas brutas; llámase rutina al concierto secular de las
inteligencias más circunspectas y progreso histórico a las temeridades de
la negación sistemática y del espíritu sofístico.
Si hubiera de durar indefinidamente y generalizarse una crítica
tan desorganizadora y falsa, sería mil veces preferible la ingenua, modesta
y laboriosa marcha de historiadores crédulos y candorosos, como
415
416
Garcilaso, a quien los innovadores han declarado una oposición intransigente:
sus poéticas leyendas, ya que no reflejan con fidelidad los sucesos,
tienen algo de verdaderas reproduciendo el modo de sentir y, junto
con las principales instituciones, costumbres y artes, el pensamiento
dominante; en tanto que sus rigurosos críticos sólo esparcen errores y
dudas en confuso desorden. Felizmente el buen sentido cumple pronta
justicia a las pretensiones exageradas o temerarias; disipada en breve la
anarquía intelectual que distingue a las épocas de transición se consolidan
y adquieren mayor crédito las creencias bien fundadas; depurada la
verdad histórica de las consejas, que la adulteraban, se restablecen en el
juicio público la autoridad de los hechos capitales y su trascendental
influencia en el porvenir de las naciones. Así está realizándose en la
historia de los incas respecto a su civilización y a la marcha general del
imperio: es cuanto pudiera desearse tratándose de un estado cuyos anales
no pudieron ser ilustrados por las letras propias, ni por el contacto
con otros pueblos letrados.
416
417
Número de monarcas.- No obstante la falta de letras hay abundantes datos
acerca del número de los incas y sólo ocurren dudas fundadas sobre la
existencia de uno o dos monarcas. Las notables diferencias que aparecen
en las listas presentadas por varios historiadores, si al echar la primera
ojeada sobre el siguiente cuadro comparativo pueden causar alguna confusión,
no turbarán mucho nuestro juicio después de haberlo sometido a
un examen atento.
Cuadro de los incas
Cieza Fernández
Manco-Capac Maugo-Capa
Sinchi-Roca Sinchi-Roca
Lloque-Yupanqui Lloque-Yupanque
Maita-Capac Maita-Capac
Capac-Yupanqui Capac-Yupanque
Inca-Roca Inga-Ruca
Inca-Yupanqui ...
Viracocha-Inca Viracocha-Inga
Inca-Urco ...
Inca-Yupanqui Pachacote-Inga
Tupac-Inca Tupac Inga-Yupanque
Huaina-Capac Huaina-Capa
Huascar Huascar
Atahualpa Atabaliba
Capítulo II
Sucesión de los incas
[417] 417
418
Roman Balboa
Ayar-Mango Manco-Capac
Sinchi-Roca Sinchi-Roca
Lloque-Yupangui Lloque-Yupanqui
Maita-Capac Maita-Capac
Capac-Yupanqui Capac-Yupanqui
Inga-Roca Inca-Roca
Yahuar-Huaccaci Yahuar-huaca
Viracocha Viracocha
... ...
Pachacutec Inca-Yupanqui
Tupac-Inca Tupa-Inca-Pachacuti
Huaina-Capac Guaina-Capac
Huascar Huascar
Atabaliba Atahualpa
Acosta Garcilaso
Mango-Capac Manco-Capac
... Sinchi-Roca
... Lloque-Yupanqui
... Maita-Capac
... Capac-Yupanqui
Inca-Roca Roca
Yahuar-Huaccaci Yahuar-Huacac
Viracocha Viracocha
Pachacuti-Inga-Yupangui Pachacutec
Tupac-Inca Yupanqui
Tupac-Inca hijo Tupac-Inca-Yuoanqui
Huaina-Capac Huaina-Capac
Huascar Huascar
Atahualpa Atahualpa
Oliva Montesinos
Manco-Capac ...
Sinchi-Roca Roca
Lloque-Yupanqui Halloque-Yupanqui
Maita-Capac-Amara Maita-Capac
Capac-Yupangui Capac-Yupanqui
Quispi-Yupangui Cinchi-Roca
Yahuar-Huacac Guarguacae
Viracocha-Paulle Huiracocha
Pachacuti-Tupa ...
... ...
... Topa-Yupanqui
Huaina-Capac Huaina-Capac
Huascar Huascar
Atau-Valpa Atahualpa
418
419
Los demás historiadores del Perú o no han hecho la enumeración de
los incas o presentan una semejante a las del cuadro comparativo; por
ejemplo, Herrera ha seguido a Cieza, Córdova al padre Acosta y casi
todos los historiadores de los dos últimos siglos a Garcilaso, cuya lista
ha prevalecido, ya por su mayor popularidad, ya por la presunción de
que él debía ser el mejor informado acerca de sus ascendientes.
Según la razón que ha tenido la bondad de entregarnos Gonzáles la
Rosa de Betanzos, además de los incas incluidos en la de Garcilaso admite
otros dos Yupanqui, intercalados el primero entre el séptimo y el
octavo inca, y el segundo entre el octavo y el noveno, teniendo todos los
Yupanquis la apariencia de duplicados; además invierte el orden de
Capac-Yupanqui y Maita-Capac; como era de esperar de sus relaciones
de familia, coloca a su padre político en la misma línea que a Huascar.
Comparando entre sí las diversas listas se nota absoluta conformidad
en los cuatro últimos incas, lo que es una garantía de su exactitud; y
así debía suceder, porque muchos personajes fidedignos, quienes fueron
contemporáneos de la conquista española, habían conocido a Tupac-
Inca, padre de Huaina-Capac y abuelo de Huascar y de Atahualpa. Aunque
vivieron en tiempo más remoto y menos accesible a la historia, no
deja de haber notable acuerdo con respecto a los ocho primeros incas, a
saber desde Manco-Capac a Viracocha, ambos inclusive; en general la
divergencia de los historiadores recae sobre los nombres, en parte por
variantes en la pronunciación o por error de copistas y en parte por la
variedad de sobrenombres que se dieron a un mismo soberano. La lista
más embarazosa y que en efecto ha sido opuesta por Ternaux Compans
a la de Garcilaso, es la del padre Acosta, quien suprime a Sinchi-Roca,
Lloque-Yupanqui, Maita-Capac y Capac-Yupanqui, cuatro incas intermedios
entre el primero y el sexto; pero si la autoridad del sabio jesuita es
por lo común muy respetable, pesa poco tratándose de la sucesión de los
incas, que señaló a la ligera defiriendo enteramente a una averiguación
hecha por orden de Felipe II; así es que, si bien omitió los citados nombres
en la lista de los señores de la tierra, como él llama a los descendientes de
Manco-Capac por el linaje de Hanan-Cuzco, los incluye en la parcialidad
de Urin-Cuzco. La supresión de Manco-Capac en la serie incásica
presentada por Montesinos es de ninguna importancia por la insignificancia
de semejante testimonio, y tampoco pesa mucho en la balanza de
la crítica la supresión de Yahuar-Huacac entre los doce incas enumerados
por Fernández; desde luego porque este historiador de las guerras
civiles de los conquistadores sólo por vía de apéndice se ocupó del imperio
conquistado, y principalmente porque reparó su extraña omisión
hablando en el contexto del citado monarca como de un hijo de Inga-
Ruca, que le sucedió en el reino.
419
420
La principal dificultad para fijar con certeza el número de los incas
está en el intervalo de Viracocha al padre de Huaina-Capac; Oliva y
Montesinos no admiten ningún soberano intermedio aglomerando en la
persona de Viracocha empresas que indudablemente no pudieron realizarse
en un solo reinado, y que la tradición distribuye en dos o más; así es
que ese doble testimonio, de suyo muy débil, pierde toda su fuerza desde
que se pesan bien los hechos, y además Oliva, que había autorizado su
enumeración con el sospechoso quipocamayo Catari, no deja de oponerle
la autoridad de Garcilaso contando las empresas de Pacha-Cutec hijo de
Viracocha. Cieza da por inmediato sucesor de éste al estúpido y corrompido
Inca Urco, que pasó rápidamente sobre el trono aún viviendo su
padre, habiendo sido depuesto por su cobardía y libertinaje; esto explicaría
la falta de su nombre en la serie imperial: pues es sabido, que los hijos
del Sol procuraban relegar al eterno olvido a los príncipes que degeneraban
de su clara estirpe. Acosta habla de dos Tupac-Inca, padre e hijo,
limitándose a nombrar el segundo, del que ningún historiador refiere la
menor particularidad y que, si realmente gobernó el imperio, fue sólo
como regente por ausencia de su hermano Huaina-Capac en una de sus
expediciones al norte del Perú. El verdadero embarazo en el punto sometido
a discusión nace cuando Garcilaso considera como dos soberanos
distintos a Pachacutec e Inca-Yupanqui, y casi los historiadores, que le
habían precedido, lo tenían por uno sólo, a quien designan por uno u otro
nombre, o por ambos juntos. El embarazo sería mucho mayor, si como ha
creído Desjardins por mala inteligencia del texto hubiera contado
Garcilaso, que antes de su partida para España habiendo ido a visitar en
el Cuzco al licenciado Polo Ondegardo, había visto reunidos en una sala
los cuerpos de los cinco últimos incas embalsamados, revestidos de su traje,
la frente ceñida de real diadema y las manos cruzadas sobre el pecho,
hallándose entre ellos Pachacutec. Mas Garcilaso da un testimonio muy
distinto en el pasaje siguiente copiado a la letra: «en el aposento hallé
cinco cuerpos de los reyes Incas, tres de varón y dos de mujer. El uno de
ellos decían los indios, que era este Inca Viracocha; mostraba bien su
larga edad; tenía la cabeza blanca como la nieve. El segundo decían, que
era el gran Tupac Inca Yupanqui, que fue bisnieto de Viracocha Inca. El
tercero era Huaina-Capac, hijo de Tupac Inca Yupanqui y tataranieto del
Inca Viracocha. Los dos últimos no mostraban haber vivido tanto, que
aunque tenían canas, eran menos, que las del Viracocha. La una de las
mujeres era la reina Mama Runtu, mujer de este Inca Viracocha. La otra
era la Coya Mama-Ocllo, madre de Huaina-Capac».
Por la anterior cita aparece que no está en discusión tratándose de
Pachacutec e Inca Yupanqui la veracidad de Garcilaso como un testigo
que habría visto sus cuerpos, deposición que, conocida su buena fe, sería
una prueba incontestable de que habían sido dos soberanos distintos: se
420
421
trata simplemente de una opinión suya opuesta a la de historiadores que
pudieron conseguir informes más amplios y seguros; él cree que sus
predecesores confundieron a dos reyes, padre e hijo, dando los nombres
de ambos a uno solo, que el padre se llamó Pachacutec, siendo éste su
nombre propio y sólo por el calificativo Inca Yupanqui, análogo al de
César Augusto y aplicable a todos los emperadores del Perú, fue llamado
también Pachacutec Inca Yupanqui. Es muy probable que el popular
cronista fuera quien incurrió en una equivocación, adoptada ciegamente
por casi todos sus sucesores. Fijándonos desde luego en el sistema de
conquistas adoptado y continuado hábilmente por los últimos soberanos,
con tanta constancia como si todos ellos hubiesen tenido un solo
pensamiento, vemos que si Inca Yupanqui hubiese sido un soberano
distinto de Pachacutec, se habría separado de la hábil política imperial,
olvidando por las lejanas y menos importantes expediciones a Chile,
Chirihuanas y Mojos la conquista del territorio peruano ya bastante avanzada
y pendiente en el norte. Por otra parte, en el árbol genealógico remitido
a Felipe III por 567 descendientes de Manco-Capac y firmado por
once incas conforme a once descendencias, aparecían los linajes o aillos
siguientes: de Manco-Capac el Chima-Panaca, de Sinchi-Roca Raruaca-
Panaca, de Lloque-Yupanqui el Hanuanina Ayllu, de Maita-Capac Urco-
Manta, de Capac-Yupanqui Apu-Maita, de Inca Roca Viraquirau, de
Yahuar-Huaccac Ayllu-Panaca, de Viracocha Zozo-Panaca, de Pachacutec
Inca-Yupanqui Inca Panaca, de Tupa Inca Yupanqui Capac-Ayllu
y de Huaina-Capac el Tumipampa. No hay pues constancia de doce
soberanos en las once descendencias imperiales; si bien pretende
Garcilaso que en la Inca Panaca están incluidas las de dos monarcas
distintos, alegando sólo que es muy numerosa. Una prueba que parece
decisiva contra su pretensión es que en el informe solemne del virrey
Toledo en el que declararon personajes mayores de 130 años, quienes en
sus años juveniles habían podido conocer al abuelo de Huaina-Capac,
se da por tal a Pachacutec y por hijo suyo a Tupac-Inca.
Salvo la duplicación de Pachacutec Inca-Yupanqui, la lista de
Garcilaso no reposa sólo sobre la incierta tradición oral, sino sobre la
genealogía conservada por la estirpe imperial, con la solicitud que aconsejaba
su excelso origen: para hacer la serie de los incas más cierta que la
de todo otro pueblo sin letras se unían las tablas, las estatuas erigidas a
los soberanos, los palacios, huacas y riquezas destinadas al culto de su
cuerpo y al sostenimiento de su familia, las honras solemnes, que periódicamente
se les tributaban con el respeto que alcanzaron en vida, y la
distribución de sus linajes en los barrios del Cuzco, según afirma el padre
Román: de esa manera todo conservaba su memoria y garantiza la
existencia de los sucesores de Manco, familias, usos, efigies, construcciones
y hasta las calles.
421
422
Duración de la monarquía.- Es imposible fijar el tiempo que duró el imperio
de los incas porque no se sabe de cierto la duración de cada reinado: la
señalada sin conocido fundamento por ciertos historiadores ya es notoriamente
falsa, ya aparece muy inverosímil; por ejemplo, Oliva hace durar
el reinado de Manco-Capac 118 años y el de Sinchi-Roca su hijo y
sucesor 72, lo que supondría vidas tan largas como la de los antiguos
patriarcas. Sin hablar de otros historiadores destituidos de toda autoridad,
Balboa hace morir a los incas en las siguientes fechas: Manco-Capac
1006, Sinchi Roca 1082, Lloque-Yupanqui 1161, Maita-Capac 1226,
Capac-Yupanqui 1306, Inca Ruca 1356, Yahuar-Huacac 1386, Viracocha
1438, Inca-Yupanqui 1471, Tupac-Inca Pachacuti 1493, Guiana-Capac
1525; aunque no expresa el fin de Huascar y Atahualpa, sabido es que
éste murió en 1533, y aquél pocos meses antes. Fuera de que las más
datas son arbitrarias, a primera vista se descubre la exageración en la
duración de los primeros reinados y en la total del imperio; éste habría
subsistido unos cinco siglos y medio desde el X al primer tercio del XVI;
aunque Valera manifiesta igual opinión en sus fragmentos, es demasiado
tiempo para trece monarcas, de los cuales por lo menos los dos últimos
tuvieron reinados muy cortos. Por el contrario, la Audiencia de Lima
parece haber acortado en demasía la duración del imperio reduciéndolo
a unos doscientos años, si bien es cierto que apenas duraría tanto su
florecimiento. Lo más probable es que haya durado unos tres siglos y
medio, de fines del siglo XII a 1533; es la suma aproximada que resulta
juzgando la duración de los siete primeros reinados enteramente desconocida
por la de los últimos acerca de los cuales se poseen algunos datos.
Ese cálculo se encuentra apoyado por las siguientes palabras del
padre Acosta: «el tiempo, que se halla por sus memorias haber gobernado,
no llega a cuatrocientos años y pasa de trescientos». Lo mismo dice el
juicioso Ondegardo.
Origen de los incas.- El origen de Manco-Capac está envuelto en las fábulas.
Éstas suelen multiplicarse junto a la cuna de los grandes hombres
fundadores de poderosos estados, como crecen los vegetales parásitos
sobre los corpulentos árboles de las selvas primitivas: la admiración
causada por sus altos hechos mueve a prestarles un carácter sobrehumano;
el entusiasta reconocimiento que inspiran sus inestimables beneficios
llega a divinizarlos; el interés de sus descendientes y la adulación
hacia los poderes ya consolidados hacen degenerar en cierta especie de
mito al hombre, de donde se deriva sus gloriosos títulos una excelsa
familia. En el Perú la transformación mitológica del primer inca era tanto
más natural y más fácil, cuanto que los antiguos peruanos solían colocar
entre los objetos del culto a los taita-llactas o padres de pueblos, y los
422
423
pretendidos hijos del Sol nunca descuidaron ya las pompas reales, ya
las grandezas fantásticas, que pudieran fascinar a la demasiado impresionable
muchedumbre.
Las tradiciones vulgares en el Collao y en Condesuyo suponían que
el señorío del Cuzco fue dado, al principio del mundo, a Manco-Capac
por un hombre poderoso de Tiahuanaco, quien dividió el imperio de la
tierra entre él y sus tres hermanos: Tocay, Pinahua y Colla. Otra tradición,
de que habló Betanzos citado por García, le hacía descendiente de
Alcavilca, el señor dado por Viracocha a los cuzqueños. Mas los indios
próximos al Cuzco contaban que después del diluvio salieron de las
cavernas de Pacaritambo (posada de la aurora o de la producción), por
la venerada abertura de Capac-Toco (ventana real), cuatro hermanos y
cuatro hermanas llamadas éstas Mama-Guaco, Mama-Cora, Mama-Ocllo
y Mama-Aragua, y aquéllos Mango-Capac, Ayar-Cacha, Ayar-Sauca y
Ayar-Sauco; Mango-Capac logró prevalecer sobre los otros tres por medios
que variaban según las diversas relaciones, pero que revestían en
común un carácter maravilloso. Ayar-Ucho, el mayor de los cuatro hermanos,
habría excitado la envidia de los demás lanzando de su honda
de oro piedras que llegaban hasta las nubes y hacían caer los cerros, y
para hacerlo perecer le encerraron en una caverna, cuya entrada cerraron
inmediatamente con grandes piedras: el cielo aterró con un
violentísimo terremoto a los fratricidas, quienes huyeron a Tamboquiro
(posada de dientes). Allí se les apareció Ayar-Ucho con grandes alas de
brillantes colores, les aconsejó que se dirigieran a Huanacaure, donde le
erigirían altares como al numen tutelar de la familia, y una vez llegados
a dicho cerro Ayar-Ucho y Ayar-Sauca fueron convertidos en figuras
humanas petrificadas, quedando sólo Manco con las mujeres para echar
las bases del colosal imperio con la fundación del Cuzco. Conservando
el mismo origen fabuloso, contaban algunos que Ayar-Sauca había sido
encerrado en la cueva porque censuraba el incesto de Manco con Mama-
Ocllo; Ayar-Cachi había sido petrificado por un mágico (sic), de cuya
persona quería apoderarse por sorpresa, y los dos hermanos sobrevivientes
se unieron para establecer su dominación sobre las tribus vecinas.
Los menos amigos de maravillas referían, que Ayar-Manco se deshizo
de los otros tres encerrando al uno en una caverna, despeñando al
segundo y obligando al tercero a buscar su seguridad en la fuga.
La narración de Catari, según lo expone el padre Oliva, es al mismo
tiempo absurda y complicada. Tumbe, tatarabuelo de Manco-Capac, se
estableció después del diluvio en la punta de Santa Elena; prosperando
su gente con el buen gobierno, envió él una parte al descubrimiento de
nuevas tierras con orden de regresar al cabo de un año, y no habiendo
vuelto ninguno de los expedicionarios encargó al morir que se empren-
423
424
diera otra expedición. Su hijo y sucesor Quitumbe la realizó fundando la
ciudad de Tumbes, haciendo otro establecimiento en Quito al que dio su
nombre, y fijándose a las orillas del Rímac, cerca del que erigió el templo
de Pachacamac. La hermosa Llira, su esposa, dio a luz después de su
partida a Guayanay, y desesperada por el abandono del padre quiso
sacrificar al niño, el que fue arrebatado de la hoguera por un águila y
llevado a la isla de Guayan, así llamada por estar cubierta de sauces.
Llegado Guayanay a la edad de unos 22 años y cansado de la vida solitaria
se embarcó para el vecino continente, en donde habría sido sacrificado
por los salvajes moradores si la bella Ciguar, hija del cacique, no le
hubiera sacado de la prisión para refugiarse ambos en la isla. Atau, hijo
de la amorosa pareja, viendo que su reducido asilo no bastaba ya para
sostener a la creciente población, se propuso emigrar a tierra firme, y no
habiendo podido realizar su proyecto a causa de su edad avanzada, encargó
la ejecución a su hijo Manco-Capac, a quien el cielo había anunciado
los más brillantes destinos; al nacer se serenó la atmósfera, que durante
los dolores de la madre había sido turbada por la tempestad más espantosa;
al salir de la infancia, un águila real principió a cernerse de
continuo sobre su cabeza, como para resguardarle del sol, y anidó en la
casa paterna. Con tan felices auspicios no vaciló, siendo ya adulto, en
emprender la expedición encargada por su padre: un terremoto y un temporal
violentísimos le hicieron dejar las playas del Rímac, a donde había
desembarcado, y después de una larga navegación arribó a Ica, e internándose
de aquí a la sierra llegó al lago de Titicaca; separándose allí de
su comitiva, después de muchos días de marcha, hizo alto en Mamaota a
legua y media del Cuzco, y se encerró en la caverna de Capac-Toco para
salir oportunamente cuando sus artificios y los de sus compañeros, que
había dejado atrás bien advertidos, pudieron hacerle pasar por hijo del
Sol, e imponer su autoridad por la aceptación de su origen celestial.
Todas las tradiciones pueriles han sido relegadas al olvido por la
magnífica leyenda popularizada por Garcilaso, la cual, si está en abierta
oposición con el orden natural y las antigüedades peruanas, presenta
verdaderamente bajo el velo de la poesía las pretensiones de los incas al
imperio universal por su misión divina, sus tendencias brillantes y benéficas,
así en religión como en gobierno, el fundamento de su autoridad
ilimitada y la fragilidad de su poder como basado en una impostura
incapaz de ocultarse ante los primeros albores de una cultura racional.
Según refirió al citado historiador su anciano tío en una de las visitas
de los parientes en que recordaban tristemente las prosperidades pasadas
y los infortunios presentes, apiadado el Sol al ver a los peruanos
viviendo como fieras sin policía, sin culto y sin los dulces vínculos de
familia, alimentados de carne humana o de plantas silvestres, desnudos
424
425
o cubiertos ya de cortezas, ya de pieles, sin más albergues que las cavernas,
envió para sacarles de la barbarie a sus dos hijos Manco-Capac y
Mama-Ocllo, que a más de los lazos fraternales estaban unidos con los
del matrimonio: habiéndolos colocado en la isla de Titicaca les dio una
barreta de oro diciéndoles: «Tomadla y haced alto en el sitio en que al
primer golpe se hundiere: allí enseñareis a los hombres la veneración
que deben tributarme por mis beneficios diarios y por los que vosotros
vais a prestarles; os han de obedecer como hijos míos encargados de
conducirlos a una vida más arreglada y más dichosa». Los esposos hermanos,
dirigiéndose al norte y después de haber golpeado con la cuña
en diversos lugares sin el efecto deseado, se establecieron junto al cerro
de Huanacaure, porque allí desapareció en las entrañas de la tierra al
primer golpe que con ella dieron.
Descendiendo de las alturas poéticas al resbaladizo terreno de las
conjeturas se han aventurado las más infundadas acerca del origen del
primer inca: quien le ha tomado por un misionero de Buda; quien jugando
con la etimología de Manco-Capac hasta convertir este nombre en
englishman le ha supuesto un náufrago inglés; Ranking, partiendo de la
imaginaria conquista del Perú por los mongoles, cree muy probable que el
primer inca del Perú fuese hijo del gran Kan Kublai; no falta quien en su
exaltado horror a las ficciones lleva la duda hasta considerar como un
puro mito, sin ningún elemento de realidad, al eminente personaje cuya
existencia atestiguan de una manera incontestable los monumentos y
tradiciones. Cuando no se quiere violentar el juicio con sutiles cavilaciones,
ni con suposiciones aventuradas, parece muy verosímil que el fundador
del imperio incásico fue un peruano criado en las inmediaciones
del Cuzco: con excepción de las leyendas conocidamente fabulosas, no
hay el menor indicio de su existencia anterior en cualquier otro punto
fuera o dentro del Perú, y su vida entera aparece encerrada en Pacaritambo,
Huanacaure, Tamboquiro y otros lugares no muy lejanos de la futura
ciudad imperial. Su obra no forma un contraste inconcebible con la cultura
anterior de los cuzqueños: lleva el sello de la raza y del país; es la
expresión de su tiempo, tal como podía comprenderlo un hombre más
hábil que sus vecinos contemporáneos y dotado de un genio organizador
para encaminarlos a mejores destinos. Su naturaleza se refleja en todas
las tradiciones, desde que principian a apoyarse en un terreno algo sólido:
en la relación de Catari aparece saliendo de Capac-Toco para deslumbrar
a la muchedumbre con resplandecientes vestidos, cuyo brillo eclipsaba
el del Sol, fascinarla con su porte majestuoso y traerla encantada ya
con sus sabias lecciones, ya con alegres fiestas. Los indios que repetían el
cuento de los cuatro hermanos, después de referir mil disparates, concluían
con decir que Manco-Capac había salido de Pacaritambo solo y
425
426
había recibido cuatro nombres del pueblo agradecido, llamándose Capac
por sus grandes hechos, Cachi (sal) por su enseñanza, Sauca (regocijo)
por su alegre aparición, y Uchu (ají) por el gusto que dio a los cuzqueños;
en ésa y otras leyendas, que le hacían venir de Titicaca, su existencia real
solamente en el contorno del Cuzco se hace reconocer por apariencias
imponentes. Así lo reconoció ya el licenciado Polo.
No faltan los testimonios directos de que el primer inca fue un
cuzqueño que se impuso a sus paisanos, ya con su conducta benéfica, ya
con fascinadores artificios. Según la relación dada a Betanzos por los
quipocamayos del lugar, el curaca de Pacaritambo solía llamar hijo del
Sol al hermoso niño que desde la cuna había quedado sin madre y, habiendo
perdido después a su amoroso padre, el huérfano Manco se dejó
persuadir fácilmente del origen celestial que le daban los oráculos; convirtiéndose
en misionero del Sol con todo el celo que podía inspirarle la
fe en su brillante padre, se atrajo numerosos prosélitos; levantó un oratorio
a Huanacaure personificado en el monte vecino, y poco a poco logró
establecer su dominación imponiendo a unos con la majestad de su persona,
a otros con el lujo deslumbrador, a algunos con sus luces, a los más
con sus servicios y a no pocos con su poder naciente.
Montesinos da la misma idea del primer inca, si bien supone que
éste fue Roca y no Manco. La monarquía peruana, que había durado
unos 35 siglos, siendo regida por unos 87 soberanos, cayó a fines del
cuarto ciclo milenario después del diluvio en el más espantoso abatimiento:
los reyes del Cuzco sólo lo eran en el nombre; el país retrocedía al
estado salvaje; los hombres se encenagaban en deleites bestiales y nefandos;
las mujeres no podían asegurar sus derechos ni aun empleando los
hechizos más poderosos; Mama-Cibaco, princesa de la sangre imperial
que era acatada del bello sexo y de algunos varones honrados por su
digna conducta tanto como por su esclarecido origen, aspiró a restablecer
la moral y las instituciones regias valiéndose del ascendiente de su
hijo, el bello joven Roca, quien por la autoridad debida a sólo sus dotes
personales era conocido con el sobrenombre de inca (señor). Puesto de
acuerdo con él, con una hermana suya, que era hechicera y con otras seis
personas cuya reserva inspiraba la mayor confianza, se llevó a cabo un
hábil plan que fue coronado con el más feliz éxito. De repente desapareció
Roca y se esparció la voz de que el Sol, envolviéndole en sus rayos, le
había arrebatado para darle instrucciones a fin de que pudiera ser el
deseado rey del Cuzco. Cuatro días después, cuando la gran lumbrera
del mundo brillaba con todo su esplendor en el alto cielo, se dejó ver el
joven en las alturas que dominan el Cuzco, junto a la caverna llamada
Chingana; el brillo de las piedras preciosas y de las láminas de oro con
que estaba ataviado oscurecía el de los rayos solares; la multitud, que le
426
427
miraba encantada, se afligió al verlo desaparecer trascurridos breves
instantes; la fascinadora aparición se renovó por tres veces con la misma
rapidez en ocultarse, dos días después; y cuando la sencilla muchedumbre
estuvo enteramente alucinada, madre y tía la persuadieron a que en
solemne procesión con alegres cantares y danzas fuera a traer al templo
al hijo del Sol, que debía restablecer el floreciente imperio. Manco, que
estaba vestido con el lujo más deslumbrador y echado sobre una piedra
primorosamente esculpida, fingió despertarse de un profundo sueño y
sorprendido de hallarse en aquel lugar rodeado de tales concurrentes;
dijo a éstos con tono solemne: «id al templo donde os haré conocer la
voluntad de mi padre Sol»; y cuando hubieron llegado al sagrado recinto,
sentándose en un trono magnífico, les manifestó su misión restauradora
diciendo al terminar su discurso: «Mi padre el Sol os protegerá
con sus rayos, impedirá a la tierra secarse y a la luna inundaros, como lo
habéis experimentado muchas veces por vuestra falta. Yo os gobernaré
no según leyes nuevas, sino conforme a las antiguas. Mi padre el Sol,
que no puede mentir, os hace esta promesa y también os manda que
me obedezcais; si rehusais hacerlo, os forzará a ello enviando contra
vosotros el rayo y las tempestades. Aquél os matará y la lluvia destruirá
vuestras cosechas». Tales amenazas hechas con aterradora majestad
acallaron toda resistencia.
Peralta se hizo el eco de tradiciones análogas en su Lima fundada,
refiriendo en una nota que Mama-Huaco habiendo dado a luz un hijo
hermoso lo ocultó en una cueva, de donde ya crecido lo sacó y vestido
con orejeras de oro que llamaban paco, y calzado con abarcas del mismo
metal dichas osutas (hoy ojotas) lo expuso en la cumbre de un monte,
diciendo ser el hijo del Sol, que allí le había enviado, y adorándolo ella y
su hermano Pilcanisa de rodillas. La misma exposición hizo en estas
dos octavas:
Después la astuta Huaco a infante hermoso
Criado en el seno de una gruta umbría,
Para darle por padre luminoso
Del día al claro autor le negó el día:
Luego en un monte al parto prodigioso
A quien oro calzaba, oro vestía,
Lo expuso al vulgo infiel, que lo juzgaba
No hijo ya, el mismo sol, que lo alumbraba.
De Llanto real, de que lució pendiente
Purpúrea Mascaypacha o flueco bello
Insignia augusta de su augusta gente,
Cubrió las sienes, coronó el cabello:
427
428
De igual púrpura la manta refulgente
Sobre azul traje tan vivaz destello
Daba de luz, que poco hacer presumen
En admitirlo rey, al verlo numen.
Principios del imperio.- Las tenebrosas ficciones en que está envuelto el
origen de los incas oscurecen profundamente los débiles principios de
su imperio, sin que se disipe de todo punto la oscuridad, ni aun después
de haber llegado al término de su maravilloso engrandecimiento. Según
Acosta, su señorío por gran tiempo no se extendió más de cinco o seis
leguas al derredor del Cuzco. Por el contrario, Garcilaso le hace salvar
tan estrechos límites desde el primer inca y, asegurando que los hijos del
Sol marcharon de triunfo en triunfo, los presenta dominando en dilatados
territorios antes de emprender las conquistas, que son del dominio
de la historia; la constante expansión del imperio antes de Viracocha se
habría realizado en el orden siguiente:
—Manco-Capac se dirigió de Huanacaure al norte y Mama-Ocllo al
sur para atraer los salvajes a la vida civil con sus beneficios y maravillas;
de los primeros prosélitos formó el núcleo del Cuzco (ombligo) estableciéndose
los reducidos por él en la parte alta (Hanan-Cuzco) y los reducidos
por su esposa en la parte baja (Hurin-Cuzco); secundado por los
fundadores de la capital convirtió a otros muchos bárbaros formando
con ellos más de 100 pueblos, los mayores de unas 100 casas, los menores
de 25 a 30; su señorío se extendió más de 10 leguas de Paucartambo al
Apurímac, y 13 desde Quiquijana a Rimactampu; había enseñado a sus
vasallos el cultivo de la tierra, la construcción de las casas, otros artes
indispensables, el culto del Sol, la moral social y la obediencia a los
curacas, mientras las mujeres aprendían de la reina el hilado, el tejido, la
costura y los demás quehaceres domésticos; dio a sus compañeros los
privilegios del llautu, el pelo trasquilado, las orejas horadadas, y el acatado
título de incas; los vasallos agradecidos le llamaron Capac (poderoso)
Zapallan-Inca (sólo señor), Yutip Churi (hijo del Sol) y Huacha-Cuyac
(amante de los pobres); cuando se vio próximo a morir hizo una exhortación
amorosa a los principales y a sus hijos diciendo poco antes de expirar
que, llamado por su padre el Sol, iba a descansar con él, y que desde
el cielo los socorrería en todas sus necesidades.
—Sinchi-Roca (valeroso prudente) casado con su hermana Mama-
Ocllo o Mama-Cora, como otros dicen, fiel a las últimas instrucciones de
su padre y secundado por los curacas, continuó su pacífica y benéfica
cruzada como misionero del Sol; aunque no tuvo ocasión de desplegar el
esfuerzo guerrero, alcanzó el renombre de valeroso porque era el más
veloz en la carrera, el más ágil en el salto, el más diestro en el manejo de
428
429
la honda y el de mayor pujanza en la lucha; mereció el renombre de
prudente por su sabia política, que le permitió extender su dominación
hasta Chuncara, 20 leguas adelante de lo que había ganado su padre;
según algunos logró reducir otros muchos pueblos hasta el de Pucará de
Uma-Suyo.
—Lloque-Yupanqui (el izquierdo memorable) fue así llamado por ser
zurdo y por sus altos hechos; estuvo casado con su hermana Mama-
Cava, cuyo hijo único fue Maita-Capac, y disponiendo ya de fuerzas imponentes,
quiso apoyar con las armas su misión civilizadora. Llevando
consigo seis o siete mil guerreros se dirigió al sur para dar principio a sus
conquistas ya con la persuasión, ya con irresistible violencia: los Canas
aceptaron el yugo sin oposición alguna; los de Ayaviri (río de muertos),
que estaban resueltos a morir independientes, hubieron de someterse después
de una lucha desigual en la que perecieron muchos; también resistieron
en vano los del pueblo vecino, que recibió el nombre de Pucará
(fortaleza) por la que allí dejó el vencedor para asegurar la obediencia.
Escarmentadas con uno y otro ejemplo las naciones que poblaban el Collao
al oeste del lago de Titicaca, en el actual departamento de Puno, cedieron
a las primeras intimaciones; los indios, que en la provincia de Hurin-
Pacasa vivían entre las fragosidades de la cordillera occidental, sin orden
ni policía, exigieron tres años para su reducción, gastándose más tiempo
en doctrinarlos, según eran de brutos, que en sujetarlos.
—Maita-Capac, casado con su hermana Mama-Cuca, guerrero como
su padre y con mayores elementos políticos y militares, se ilustró con
triunfos más gloriosos: en su primera campaña, habiendo pasado el Desaguadero
en balsas, redujo entre otros pueblos el de Tiahuanaco, donde
encontró maravillosas antigüedades; con poca resistencia sometió igualmente
la provincia de Hatumpacasa; los habitantes de Cacyaviri, que
desde un débil cerro tenido por cosa sagrada defendieron su libertad con
más tenacidad que elementos bélicos, después de sufrir gran mortandad
se presentaron humildes al sitiador primero niños, mujeres y ancianos, y
luego los hombres de acción descalzos, las manos atadas y sendas sogas
al cuello implorando misericordia; habiendo sido perdonados de buena
voluntad, la pujanza y la clemencia del vencedor le dieron sin necesidad
de nuevos combates la posesión de las provincias de Cauquira, Mallama
y Huarina. Un ejército a las órdenes de cuatro mariscales de campo,
pasando las despobladas punas del oeste, descendió la cordillera occidental
y redujo a los naturales más con los socorros a los hambrientos
que con los hechos de armas; enviando más gente porque la población
era escasa y parecía prudente tener allí alguno que sirviese de guarnición,
se fundaron los pueblos de Cuchuna y Moquegua, y el nuevo
gobierno se ganó la estimación común acabando con los envenenadores,
429
430
que eran el azote de la comarca. Pasados algunos años emprendió Maita-
Capac otra gran expedición al Collao, dirigiéndola por la parte oriental
del Titicaca: sometió por la persuasión las provincias de Llaricasa y
Sancaván; después de una batalla muy reñida con los de Huaichu, la
victoria y el generoso perdón de los vencidos hicieron que se rindieran
sin combate muchos pueblos, extendiéndose la dominación imperial
hasta la laguna de Paria por el sur y hasta la región templada próxima a
Chuquiapu, donde se establecieron colonias para cultivar el maíz, que
no podía cosecharse en las frías altiplanicies del Collao. Para adelantar
la conquista por el lado de Cuntisuyo se cruzó el Apurímac con un puente
de mimbres; con la fama de esta admirable obra se redujeron los indios
de Chumpivilca; los de Vililli, que para resistir se habían encerrado
en un fuerte, se rindieron a los pocos días, siendo fácilmente perdonados;
el imponente espectáculo de una magnífica calzada, y la derrota de
los habitantes de Allca no obstante haber esforzado la resistencia en
pasos fragosos, determinaron la sumisión de Taunaima, Cotahuaci,
Pumatampu, Parihuana-Cocha y otras provincias vecinas; pasado el
despoblado de Coropuna, fueron sometidas con suavidad las de Aruni y
Collagua, que llega hasta el valle de Arequipa; como esta fértil y amena
región estaba sin habitantes, se llevaron de otras en número suficiente
para formar los pueblos de Chimpa, Sucahuaya y otros dos o tres. Cargado
de laureles pasó Maita-Capac sus últimos años en el Cuzco ilustrando
sus hazañas con los beneficios de su gobierno, y dejando una numerosa
descendencia.
—Capac-Yupanqui, cuya esposa fue su hermana Mama-Curyllpai,
no fue indigno de su glorioso padre. Hecho un puente colgante para
pasar el Apurímac en Huacachaca, y llevando consigo unos 20 mil hombres
de guerra, obtuvo la espontánea sumisión de los yanahuaras y conquistó
a los aimaras, reduciendo a los más obstinados por hambre y a
otros cortando sus inveteradas disensiones por los pastos mediante el
establecimiento de mojones. Los quechuas, a cuya conquista había sido
enviado un hermano del inca, dijeron que de antes estaban resueltos a
ponerse bajo su protección para libertarse de los fieros Chancas y, sin
dejar atrás embarazos, los expedicionarios salieron hasta los llanos de
Acarí para establecer la dominación imperial en los valles de Camaná,
castigándose después con el último suplicio el pecado nefando, vicio
secreto en ciertos naturales. Volviendo a expedicionar sobre el Collasuyo,
y pasados los términos de Paria, se facilitaron grandes conquistas porque
dos poderosos curacas Cari y Chipana, que habían heredado de sus
mayores contiendas sin tregua, dejaron la decisión de sus diferencias al
arbitrio del inca, del que se reconocieron vasallos, y de ese modo llegó el
imperio hasta Tapacasi y Cochapampa. En otra nueva campaña em-
430
431
prendida también por el sur se echó un puente de totora sobre el Desaguadero;
pasadas las tierras de Cari y Chipana, se intimó la sumisión a
los indios de Chayanta, quienes la prestaron después de haber vacilado
algunos días entre encontrados pareceres; sometidos ellos, lo hicieron
poco después con expresivas manifestaciones de adhesión las provincias
de Tutuca, Sipisipi, Chaqui, Chamuru, Sacaca y otras varias de Charcas.
Satisfecho con ver dilatado el imperio más de 180 leguas por el sur,
y hasta el Pacífico por el oeste, pasó Capac-Yupanqui sus últimos años
consagrando su actividad a las obras públicas, mientras el príncipe heredero
llevaba las armas imperiales por el lado del norte, avasallando
con sólo recorrer las pequeñas poblaciones esparcidas del Apurímac
hasta Abancay, esta provincia y las de Sura, Apucara y Rucanas hasta el
caluroso valle de Nanasca; de aquí sacó alguna gente para poblar la
estrecha quebrada del Apurímac.
—Inca-Roca, cuya esposa fue su hermana Mama-Micay, una vez sobre
el trono siguió su carrera triunfal por el norte y por el sur; echado un
nuevo puente sobre el Apurímac por la vía más directa, y sometidos sin
amagos de oposición los pocos pueblos que halló hasta las inmediaciones
de Antahuaylla, los belicosos chancas, que no podían resignarse a
cambiar su antigua preponderancia con la humilde sujeción, hubieron
de aceptar el yugo de mala voluntad por no hallarse preparados para
rechazar a los invasores; esta conducta fue imitada por igual causa por
los Uramarca, Villca, Sulla y Utunsulla. En su segunda campaña hecha
en el territorio de los Charcas consiguió Inca-Roca la sumisión de las
provincias de Chuncuri, Pucuna y Muyumuyo, habiendo prevalecido
sobre la altiva juventud, que quería resistirle, el dictamen de los viejos
adictos al benéfico gobierno de los hijos del Sol, y presentándoles los
primeros sus armas y los segundos los frutos de la tierra. Una expedición,
que a las órdenes del príncipe heredero fue dirigida contra los antis,
salvajes de las montañas vecinas al Cuzco, no pudiendo internarse a
causa de los obstáculos naturales, se limitó a tomar posesión de
Challapampa, Pillcupata, Havisca y Tunu, donde se hicieron algunas
plantaciones de la deliciosa coca. El soberano coronó sus empresas militares
fundando en el Cuzco escuelas para la educación de la nobleza y
levantando cerca de ellas su casa real.
—Yahuar-Huacac (llora sangre) recibió este nombre fatídico, sea porque
alguna vez la derramó de sus ojos, sea porque los tuvo ensangrentados;
tímido por carácter y siempre receloso de que la guerra le atrajera
los infortunios predichos por los agoreros, nunca quiso hacerla por sí
mismo, y sólo encargó dos expediciones poco arriesgadas a su hermano
Apumaita; con la primera quedaron unidas al imperio las costas del
sur, desde Arequipa hasta Atacama, las que desiertas en su mayor parte
431
432
ofrecieron más dificultad para ser visitadas que para quedar sometidas;
con la segunda campaña se pensaba completar la posesión de Charcas
con las de Carancas, Ullaca, Llipi, Chicha y Ampara, de suyo belicosas;
pero las operaciones militares se paralizaron por causa de inquietudes
domésticas.
Como suele suceder, el ciego temor hizo a Yahuar-Huacac víctima
de peligros, de que habría podido libertarle la prudente serenidad. El
príncipe heredero, cuya naturaleza altiva e indomable se mostraba reacia
a las ásperas concesiones de su receloso padre, fue confinado a las
solitarias punas de Chita a una legua del Cuzco para llevar la vida de los
pastores que cuidaban de los rebaños del Sol; a los tres años de su duro
destierro se presentó un día en palacio, sin ser llamado, pidiendo audiencia
para dar cuenta de un mensaje importantísimo; aunque fue rechazado
con dureza, insistió en que debía ser oído por venir enviado
de un personaje más alto que el inca; tan extraño lenguaje hizo que el
soberano se decidiera a recibirle, y una vez en su presencia manifestó el
joven desterrado que estando recostado al mediodía debajo de una gran
peña se le había aparecido un hombre cuyas barbas eran de más de un
palmo, con un vestido largo y suelto que le cubría hasta los pies, el que
traía atado por el pescuezo un animal no conocido, y le había dicho:
«Sobrino, yo soy hijo del Sol y hermano del Inca Manco-Capac y de la
Coya Mama-Ocllo-Huaca, su mujer y hermana, los primeros de tus antepasados;
por lo cual soy hermano de tu padre y de todos vosotros.
Llámome Viracocha Inca; vengo de parte del Sol nuestro padre a darte
aviso, para que se lo des al inca mi hermano, como toda la mayor parte
de las provincias de Chinchasuyo, sujetas a su imperio y otras de las
no sujetas están rebeladas y juntan mucha gente para venir con poderoso
ejército a derribarle de su trono y destruir la imperial ciudad del
Cuzco. Por tanto ve al inca mi hermano y dile de mi parte que se aperciba
y prevenga, y mire por lo que conviene acerca de este caso. Y en particular
te digo a ti, que en cualquiera adversidad que te suceda, no temas
que yo te falte, que en todas ellas te socorreré como a mi carne y sangre.
Por tanto no dejes de acometer cualquiera hazaña, por grande que sea,
que convenga a la majestad de tu sangre y a la grandeza de tu imperio,
que yo seré siempre en tu favor y amparo, y te buscaré los socorros, que
hubieses menester».
El mensajero de Viracocha fue recibido con desdén tomándolo por
un impostor o un visionario; y no habiéndose adoptado ninguna providencia
para conjurar la tempestad anunciada, se supo que los chancas
se acercaban al Cuzco con formidable ejército a las órdenes de un terrible
caudillo llamado Ancohuallu. Pusilánime y desprevenido el inca ante la
formidable invasión, desamparó la ciudad para refugiarse en la angos-
432
433
tura de Muina; el heredero del trono, que volaba a la defensa de la capital,
no pudiendo reducir a su padre a volver honrosamente sobre sus
pasos, marchó al encuentro de los invasores recogiendo millares de fugitivos
a los que infundía aliento con su valor y la protección ofrecida por
Viracocha; su reducida hueste recibió a tiempo el refuerzo de 12 mil
quechuas y otros vasallos amenazados de cerca por el enemigo; aunque
ya estaba en aptitud de disputar la victoria, envió a los chancas mensajes
de paz que fueron desairados y casi a las puertas de la ciudad se dio
una batalla sostenida por ambas partes con igual ardor, hasta que los de
Ancohuallu principiaron a flaquear a la llegada de cinco mil quechuas y
otra multitud de gente que venía de refresco a engrosar las filas del príncipe;
éste esparció la voz de que Viracocha a fin de protegerle convertía
en guerreros a las piedras y a las matas de aquellos campos; y con semejante
fábula quebró enteramente los bríos de sus contrarios, que con su
sangrienta y completa derrota dieron lugar a que el llano, donde habían
combatido, recibiese el nombre de Yahuarpampa (pampa de sangre).
El vencedor ordenó que se diera sepultura a los muertos, socorro a
los heridos y libertad a los prisioneros, de cuyo número era Ancohuallu;
anunció su victoria a los sacerdotes, a las vírgenes del Sol y a su padre;
siguió el alcance de los derrotados, restableciendo la calma en las provincias
sublevadas con un perdón general; de regreso fue acogido en el
Cuzco como salvador del imperio, y pasando a Muina decidió a Yahuar-
Huacac a la renuncia de la corona, que ya no podía llevar dignamente, ni
con el beneplácito de los cobardemente desamparados. El monarca destronado
pasó en la oscuridad sus últimos años, conservando la vana
insignia de la borla imperial, con la servidumbre necesaria y en compañía
de su esposa y hermana Mama-Chiaya...
La relación de Garcilaso agrada no solamente por sus bellas pinturas,
sino también por sus apariencias de verdad: presenta un conjunto
armonioso sin ninguna parte que discuerde del resto; los hechos aparecen
conformes al carácter que se atribuye a las personas y, sin repugnar
a las circunstancias, apenas se dejan percibir ligeras inexactitudes geográficas,
y en general está salvado el orden de los tiempos. Sin embargo,
por más grata y brillante que sea la leyenda, ante una sucesión de monarcas
que tienen el aspecto de divinidades bienhechoras, extrañas a las
flaquezas y desdichas de la especie humana, al contemplar una monarquía
siempre próspera victorias sin mezcla de reveses, vencedores tan
generosos como intrépidos, una cruzada civilizadora extraña a todo interés
mezquino y a todo sentimiento bastardo, no podemos menos de
repetir la exclamación de Argensola: «¡Lástima grande que no sea verdad
tanta belleza!».
433
434
Los hermosos discursos no son sino las flores retóricas con que en
tiempo de Garcilaso solían falsificar la historia pensando embellecerla;
los curiosos pormenores, que no se sabe cómo hayan podido libertarse
del olvido faltando de letras, no tienen ninguna garantía de exactitud;
aun los principales sucesos constan casi exclusivamente por las sospechosas
narraciones de parientes nada imparciales y de amigos crédulos.
La gloriosa misión de arrancar los peruanos a las miserias de la vida
salvaje, atribuida a los hijos del Sol, está en abierta contradicción con la
incontestable existencia de la cultura preincásica; el rápido y fácil desarrollo
del imperio no era posible existiendo no lejos de su centro señores
muy poderosos y más dispuestos a extender su dominación que a
renunciar a su independencia; la constante prosperidad y nunca desmentida
magnanimidad de los incas son difíciles de conciliar con la
mezcla de felicidad e infortunios de virtudes y vicios, que forman el accidentado
drama de las dinastías más ilustres; en fin, el relato de Garcilaso
se opone a otros que no pueden menos de hacer vacilar el juicio.
No pesan por cierto mucho en la balanza de la crítica los testimonios
de Oliva y Montesinos: según la relación de Catari expuesta por el
primero, Manco-Capac al año de su exaltación habría hecho matar junto
con sus mujeres e hijos a cuantos caciques vinieron a saludarle sin traerle
tributos. Sinchi-Roca, hecho el censo del imperio, encontró dos millones
de hombres en estado de llevar las armas, conquistó parte del reino
de Quito y de regreso tocó en Tiahuanaco, que era llamado entonces
Chucaya, y recibió la actual denominación porque el inca dijo a un veloz
mensajero, Tiahuanaco (siéntate huanaco). Lloque-Yupanqui, después
de fundar o al menos embellecer el Cuzco, prometió erigir en la ciudad
un templo a Pachacamac, y su voto fue cumplido por sus sucesores.
Maita-Capac, que tenía horror a las mujeres y era muy aficionado a la
caza, nunca tuvo hijos, y por haber muerto en rudo combate a una serpiente
con alas de murciélago recibió el sobrenombre de Amaru. Su sobrino
Capac-Yupanqui ordenó que todos los caciques residieran en la
corte, y precipitó de una roca al de Quito por haber quebrantado su mandato.
Quispi-Yupanqui estuvo cerca de ser el Rodrigo del Perú, después
de haber violentado a la bella Chalcha, hija del sucesor del cacique precipitado,
porque su padre vino a vengar su honor ultrajado con formidable
ejército hasta las puertas del Cuzco. Yahuar-Huacac fue un príncipe
hábil y prudente que levantó muchas fortificaciones y, para asegurar
más la paz interior, mandó que los dos tercios de cada población la
abandonaran para ser reemplazados por habitantes de otras provincias.
Semejantes desatinos no se discuten, y tampoco merecen ser tomadas en
consideración las fábulas de Montesinos, quien hace triunfar a Sinchi-
Roca y a Inca Roca, cuya sucesión invierte después de haber sometido a
434
435
los chancas, el uno por la intimidación y el otro tras victoria sangrienta,
con pompas fantásticas, añadiendo que el primero había destruido un
falaz oráculo de donde salió un papagayo para introducirse en una piedra
venerada en tiempo del autor; hace de Lloque-Yupanqui un soberano
apacible y de Maita-Capac nada cuenta; dice de Capac-Yupanqui,
que hizo enterrar vivo a su hermano Putano-Uman por conspirador y
arrojar a sus cómplices en fosos donde había leones, tigres y serpientes;
Guarguacac, sabio, religioso y pacífico habría triunfado de los chancas y
reinado hasta su muerte, siendo siempre amado de sus súbditos.
Si la autoridad de Garcilaso nada puede sufrir del testimonio opuesto
de Oliva y Montesinos, pierde mucho con la oposición de Cieza, Balboa,
Acosta, Herrera y otros graves historiadores. Prescindiendo de la larga
enumeración de los puntos especiales en que no están acordes con él,
notaremos algunos que son capitales: no admiten que los primeros incas
se casaran siempre con sus hermanas, y aunque ésta parece una divergencia
insignificante, a ser cierta probaría que los hijos del Sol no se consideraron
en los principios bastante poderosos para desafiar con el incesto
elevado a ley soberana la conciencia universal, y que no prefirieron la
pureza de la sangre solar a las alianzas de familia con caciques poderosos.
En vez de que en su narración aparezcan Lloque-Yupanqui y Maita-
Capac como grandes conquistadores, se les ve luchando penosamente
para sofocar pequeños motines en su misma corte ocasionados según
Balboa por el humor pendenciero de Maita-Capac, quien molestaba a sus
compañeros de juego, entre ellos a los hijos del curaca Alcavilca, y según
Herrera por haber roto el muchacho de un barrio el cántaro de una mujer
que pertenecía al barrio opuesto. Las relaciones con Cari y Chipana llamado
por Cieza Zapana sólo habrían tenido lugar en el reinado de
Viracocha; lo que, habiendo establecido esos curacas sus cortes en
Chucuito y Hatun-Colla y no en provincias más distantes, había de retardar
mucho la conquista del Collao. En fin, Yahuar-Huacac, que se preparaba
para ella, habría sido muerto por los capitanes de Cuntisuyu, que
miraban como un peligro para su libertad la proyectada campaña, aunque
el inca había buscado un asilo sagrado en el venerable templo del Sol.
Siendo contradictorias las relaciones de los historiadores más fidedignos,
y habiendo sido inevitable la contradicción por la divergencia
de las inciertas tradiciones, en vano aspiraríamos a dar por averiguado
lo que está por averiguar, y por cierto lo que permanece dudoso o cuando
más pueda llegar a ser probable. Lamentando pues las sombras, que no
dejan percibir claramente los principios del imperio, debemos contentarnos
con señalar los puntos principales sobre los que pueden ilustrarnos
en mayor o menor grado los datos más aceptables, las analogías con la
marcha de otros estados, las influencias topográficas, el estado social y
435
436
político del Perú antes de los incas y cualquier otra conjetura que nos
ponga en el camino del acierto. La cuna del poder incásico fue el valle del
Cuzco, centro de otros como el de Anta, Andahuaylillas y Yucay, que
facilitaban el desarrollo pacífico de una cultura superior, cuando se presentara
el hombre destinado por la Divina Providencia para encaminar
el Perú a destinos más brillantes: el bello cielo de la sierra, la tierra fértil
y el clima saludable favorecían la multiplicación de los habitantes; los
cuzqueños numerosos, dóciles y juiciosos, dirigidos por un hábil jefe
podían formar la base de un señorío preponderante; los montes vecinos,
dejando entradas estrechas al invasor, y las barreras difíciles de expugnar
por la región más distante del Apurímac y de las codilleras, protegían
al naciente Estado. Manco-Capac se hizo reconocer sin dificultad
como hijo del Sol por pueblos que adoraban al astro del día, y se atribuían
orígenes más extraños; él y sus inmediatos sucesores pudieron
extender dentro de reducidos límites su propaganda religiosa y militar,
ya con el ascendiente de su política fascinadora y benéfica, ya haciendo
valer sus exhortaciones con el uso de fuerzas irresistibles. El señorío de
los incas hubo de tardar mucho tiempo en adquirir extensas dimensiones,
por cuanto sus extraordinarias instituciones sólo podían arraigarse
muy lentamente, y se oponían a su expansión ingentes obstáculos; por el
norte la impedían ríos muy caudalosos y el poder de los chancas, por el
este el terreno fragoso y selvas casi impenetrables, por el sur la cordillera
de Vilcanota y las armas de curacas poderosos; sólo se prestaba a la fácil
dominación la región occidental con poblaciones pequeñas, dispersas y
poco cultas. De aquí resultó, según todas las apariencias, que hasta
Viracocha la dominación imperial sólo se estableció sólidamente en las
cercanías del Cuzco, del lado oriental hasta Paucartambo, Carabaya y
curso inferior del Vilcamayo; del septentrional hasta el Pachachaca; del
meridional hasta los confines del Collao; y del occidental, donde no
halló considerables resistencias, hasta las vecinas costas. Si algunos soberanos
extendieron más lejos su influencia a favor de las alianzas o
aventuraron el poder de sus armas en expediciones más distantes, ciertamente
que no lograron una gran dominación estable, la que estaría
atestiguada por grandes monumentos o con otros recuerdos inequívocos
de su preponderancia, como quedaron fuera de duda las grandiosas
conquistas de los últimos incas.
Grandes conquistas.- Pasados unos dos siglos de lento desarrollo, se engrandeció
rápidamente el imperio en los reinados de Viracocha, Pachacutec,
Tupac-Yupanqui y Huaina-Capac: las instituciones de Manco-
Capac habían echado ya profundas raíces y la cultura imperial había
adquirido suficiente fuerza de expansión para extenderse prontamente
436
437
por dilatadas regiones sobreponiéndose a los obstáculos exteriores y a
las debilidades del gobierno; por esto a una gran conquista sucedía otra
conquista mayor; el sucesor llevaba a feliz término las empresas que un
monarca había dejado adelantadas o en situación de empezar. Continuando
la incertidumbre y el choque de las tradiciones, no es posible
deslindar completamente la parte que en el engrandecimiento de sus dominios
cupo a cada uno de los cuatro príncipes más eminentes; pero de
una manera general puede creerse que el primero de ellos completó y
consolidó las conquistas por el Alto Perú, Pachacutec sometió por el norte
la mayor parte de la costa y de la sierra peruana, Tupac-Yupanqui fue el
conquistador del reino de Chile y el de Quito fue conquistado por Huaina-
Capac. En cuanto a la grandeza de carácter común a los cuatro incas, en
el primero está envuelta entre las tinieblas de la fábula, en el segundo se
anubla con ciertas sombras de crueldad, en el tercero llamado también
Tupac-Yaya (padre resplandeciente) despide puros resplandores de bondad
paternal, y en el cuarto se eclipsa con rasgos de debilidad que personifican
en Huaina-Capac el apogeo y la fragilidad del imperio.
Colocado Viracocha en los confines de la fábula y de la historia,
aparece entre claros hechos y tenebrosas ficciones, como en la atmósfera
despejada de Egipto se levantan las pirámides sobre oscuras ruinas y
desierto arenal. No se sabe de cierto si el octavo inca destronó a su padre
o le vengó de los que le habían asesinado en el templo del Sol; en el
primer caso habría perpetuado el recuerdo de su triunfo y de su ingratitud
filial con dos obras notables: un templo erigido en Cacha al dios
Viracocha con una estatua semejante al fantasma que se le presentó en
Chita, y con la pintura de dos cóndores —el uno con alas desplegadas y
el rostro vuelto hacia el Cuzco y el otro en actitud opuesta—, símbolos
expresivos del monarca fugitivo y del príncipe que iba al encuentro de
los invasores. Si es cierto que ambos monumentos subsistían a la llegada
de los españoles, no es tan concluyente su significación a favor de los
triunfos de Viracocha sobre los chancas: la pintura podía aplicarse a
otro soberano, y el templo, el que no fue un pensamiento enteramente
nuevo sino embellecimiento del que en apartados siglos erigieron los
canas al Creador, lo que probaría mejor es que el octavo inca quiso restablecer
y propagar ideas religiosas más elevadas que las de la idolatría
del Sol, y que éste fue el verdadero secreto de sus grandes hazañas. Por lo
demás la suposición que hace de Viracocha el vengador de su padre,
víctima de sediciosos capitanes, aunque no es la más popular, se apoya
en el testimonio de los más graves historiadores; según éstos, el reinado
del hijo de Yahuar-Huacac tuvo principios azarosos. La nobleza del
Cuzco quería suplantar el señorío con la behetría o comunidad sin jefe
permanente o aspiraba a la oligarquía; pero se decidió fácilmente por la
437
438
conservación de la monarquía después de que una señora principal,
habiendo distribuido abundante chicha entre los que deliberaban acerca
de la forma de gobierno, les manifestó que Viracocha sería un buen rey.
No obstante haber sido bien aceptado este nombramiento, el nuevo monarca,
que estaba en campaña, fue sorprendido por una revolución que
encabezaba su tío; volvió sobre los rebeldes antes de que pudieran organizar
la resistencia; el impotente cabecilla se suicidó, y sus cómplices
fueron castigados con el último suplicio al mismo tiempo que algunas
vírgenes del Sol, olvidadas de sus votos durante la sedición.
Libre de enemigos domésticos emprendió Viracocha grandes conquistas
por el norte y por el sur: según Montesinos, que absorbe en él la
enérgica personalidad de Pachacutec, habría sido el Alejandro Magno
del Perú habiendo llevado sus huestes vencedoras de una parte hasta la
extremidad meridional de América y de otra hasta Quito, expedicionando
en los bosques más allá del Ecuador donde llevaban vida salvaje las
numerosas tribus de cofanes; por sus hechos sobrehumanos recibió el
sobrenombre del Dios Supremo, y realmente habría gozado de un poder
sobrenatural si, como afirma el crédulo analista, hizo abrir un camino al
través de Chile desde Charcas hasta el estrecho de Magallanes. Teniendo
en lo poco que valen tan absurdos cuentos, queda sin embargo para el
octavo inca el honor de haber hecho reconocer la autoridad de los hijos
del Sol hasta el apartado Tucumán por el mediodía y hasta los confines
de Jauja por el septentrión; los medios políticos y militares con que alcanzó
tan extensa dominación no pueden ser bien determinados por la historia
a causa de la incoherencia de los testimonios. Se presume que se ganó
la posesión del Collao y de Charcas a favor de hábiles negociaciones con
Zapana y Cari; que sin grandes azares sometió las provincias de Llipi,
Ampara y demás abandonadas por su receloso padre, y que del Tucumán
le enviaron mensajeros ofreciendo la espontánea sumisión. Garcilaso ha
presentado el mensaje en el siguiente discurso, donde está de manifiesto
la acción de su viva fantasía: «Capa Inca Viracocha, la fama de las hazañas
de los incas, tus progenitores, la rectitud e igualdad de su justicia, la
bondad de sus leyes, el gobierno tan a favor y beneficio de los súbditos, la
excelencia de su religión, la piedad, clemencia y mansedumbre de la real
condición de todos vosotros, y las grandes maravillas, que tu padre el Sol
nuevamente ha hecho por ti, han penetrado hasta los últimos fines de
nuestra tierra y aun pasan adelante. De las cuales grandezas aficionados
los curacas de todo el reino Tucma, envían a suplicarte, hagas por bien de
recibirlos bajo tu imperio y permitas, que se llamen tus vasallos para que
gocen de tus beneficios, y te dignes de darnos incas de tu sangre real, que
vayan con nosotros a sacarnos de nuestras bárbaras leyes y costumbres,
y enseñarnos la religión, que debemos tener, y los fueros, que debemos
438
439
guardar. Para lo cual en nombre de todo nuestro reino te adoramos por
hijo del Sol y te recibimos por rey y señor nuestro, en testimonio de lo cual
te ofrecemos nuestras personas y los frutos de nuestra tierra para que sea
señal y muestra de que somos tuyos».
El panegirista de los incas refiere también que el octavo sometió
importantes provincias en el territorio de los chancas con el ascendiente
de su genio militar y político. La terrible derrota de Yahuarpampa hizo
que los andahuaylas temiendo siempre un terrible castigo por su rebelión
recibieran con humildes muestras de agradecimiento al bondadoso
soberano, que a su generoso perdón añadió toda suerte de beneficios; los
de Huaitará, Huamanga, Parco, Picoy, Azángaro y Acos se sometieron
por iguales motivos; un canal de riego, que partiendo de Angaraes estaba
destinado a dar agua en la estación seca a los pastos de Castrovirreina,
Cangallo y parte de Lucanas en la extensión de más de 120 leguas, obra
tan imponente como benéfica, les adhirió más a la dominación imperial,
y ésta quedó afirmada no sólo con importantes fortalezas, sino con el
establecimiento de colonias en los pueblos abandonados por el valeroso
caudillo Ancohuallu, quien no pudiendo resignarse a vivir vasallo
donde había sido señor, partió con numerosa hueste a la montaña de
Moyobamba arrollando cuanta tribu quiso impedirle el tránsito. Viracocha
después de haber visitado el vasto imperio por dos veces derramando
favores y recibiendo entusiastas ovaciones, pasó sus últimos días
en su deliciosa residencia de Yucay, que llegó a ser el paraíso de los
incas, y le sucedió en el trono Pachacutec, su primogénito en Mama-
Runtu, su hermana y esposa.
No fue tan dichoso el fin del hijo de Yahuar-Huacac según los historiadores
que precedieron a Garcilaso. Habiendo abandonado en su vejez
las riendas del gobierno al estúpido y corrompido Inca Urca, quien degradó
la majestad real con la embriaguez y el más desenfrenado libertinaje,
Astohuaraca, curaca de Huaitará, secundado por otros caudillos
de su raza y al frente de aguerrida tropa vino de triunfo en triunfo hasta
las inmediaciones del Cuzco; afortunadamente para los hijos del Sol las
fáciles victorias le infundieron una confianza desastrosa para su hueste;
el valeroso Inca Yupanqui, heredero según unos y según otros aspirante
impaciente a la corona, logró sorprenderle en una noche en que yacía
sepultado en el letargo de la embriaguez y del deleite; dueño del jefe
impuso la ley a los invasores; vencedor arrebató el poder a su hermano y
a su padre, y éste murió o de despecho o del dolor de ver asesinado a su
hijo predilecto.
Montesinos atribuye la muerte de Viracocha a la melancolía que le
causó el saber por un vaticinio que extranjeros barbudos vendrían algún
día a destruir su religión y el poder de sus descendientes. Esa predicción
439
440
hecha en términos oscuros no habría encontrado eco hasta los últimos
años de Huaina-Capac, en que la presencia de los españoles en el Pacífico
revelaba la inminencia del peligro.
Desjardins cree que la palabra Viracocha es seguramente de origen
extranjero, lo mismo que las ideas religiosas que representa; no habría
tenido tal seguridad fijándose más en las etimologías y antigüedades
indígenas. Viracocha significa laguna de sebo, o separándose de la composición
ordinaria, sebo de la laguna; con esa denominación se designaba
de tiempo inmemorial al Ser Supremo. Para que todo se oscurezca en
la existencia de Viracocha, hay motivos de dudar acerca de su momia.
Mientras Garcilaso asegura haberla visto en 1560 en casa del corregidor
del Cuzco, Polo de Ondegardo, Acosta afirma que había sido quemada
en el valle de Sacsahuana por Gonzalo Pizarro.
Aunque hay mucha diversidad de opiniones sobre la persona y hechos
de Pachacutec, es indudable que ocupa un lugar muy alto entre los
civilizadores del Perú. Así lo manifiesta el nombre Pachacutec (el que
cambia el mundo, el que le da nuevo ser); podría decirse que le fue dado
por un capricho de su padre o por la adulación cortesana, pero la voz
pública y la experiencia secular no dejan duda de que lo llevó con honor.
En su tiempo le llamaron también el gran Titu segundo Manco-Capac; en
el gobierno del virrey Toledo, el hábil y activo organizador del virreinato,
decían los indios en vista de sus sabias ordenanzas y enérgicas providencias,
que era un nuevo Pachacutec. Éste, dotado de una inteligencia
superior a su siglo, con mucha fuerza de voluntad y animado por el celo
reformador, no sólo engrandeció el imperio con maravillosa rapidez,
sino que levantó sobre bases indestructibles la unidad nacional: puede
ser considerado como el verdadero creador del Perú, que ha subsistido y
subsistirá, sobreponiéndose a conquistas destructoras, a revoluciones
disolventes, a la caída de dinastías y al cambio de instituciones.
Estando confundidas muchas hazañas de Pachacutec Inca Yupanqui
con las de su padre y de su hijo, no es posible señalar con exactitud
la extensión de sus propias conquistas; pero en la gran obra de haber
formado un cuerpo nacional de las diversas provincias del Perú, cúpole
la parte más gloriosa por haber unido con fuertes vínculos lo que estaba
débilmente adherido, conquistado para siempre el centro de la nación y
allanado a sus sucesores el camino para extender la denominación imperial.
Él redujo definitivamente a perfecta sumisión a las tribus del Collao
y a los chancas, quienes más o menos sojuzgados por Viracocha, pero
dispuestos siempre a sublevarse, eran un peligro permanente para la
paz e integridad del imperio. Él conquistó, principalmente en campañas
confiadas a su valeroso hermano Capac-Yupanqui y a su digno heredero
Tupac-Yupanqui, por la sierra desde los confines de Jauja hasta los
440
441
últimos términos de Cajamarca y por la costa desde Ica a los dominios
del gran Chimú, ambos inclusive. Según la relación de Garcilaso, que en
lo principal está confirmada por los testimonios de más peso, los huancas
hubieron de ceder ya a la superioridad de fuerzas, ya a seductoras dádivas;
los de Tarma y Bombón cedieron a los dones y a las promesas; los
bárbaros moradores de Chucurpu y de otros escabrosos lugares de ambas
cordilleras sintieron quebrantada su fiereza por el ascendiente de
una cultura superior; no pudieron sostener por largo tiempo la proyectada
oposición ni los huaylas ni los conchucos; el viejo curaca de Huamachuco
manifestó a los expedicionarios que mucho antes había resuelto
ponerse bajo la protección de los hijos del Sol; la resistencia de los
cajamarquinos cesó después de algunas derrotas y de halagüeños ofrecimientos;
los yauyos fueron conquistados fácilmente al regreso de las
huestes vencedoras; en la costa de Ica y de Pisco se rindieron sin combatir
Chincha y el curaca de Runahuanac después de haber combatido con
señalado valor; el señor de Pachacamac, por las concesiones que se le
hicieron en favor de su religión y señorío; el gran Chimú, que defendió
valle tras valle, posición tras posición, hubo de aceptar al fin el humillante
yugo, estando combatido no sólo por las armas imperiales y por
las de sus antiguos enemigos Chuquimancu y Cuismancu, sino por el
desaliento de sus vasallos, cuyas familias habían caído prisioneras y
cuyos campos estaban desolados ya por la rotura de las acequias, ya por
la devastación de los sembrados. Cualquiera que sea la incertidumbre de
los sucesos de la guerra por el olvido o la alteración de las tradiciones, es
indudable que serranos y costeños divididos, sin planes bien concertados
y sin una voluntad de resistir a prueba de reveses y de seducciones,
tenían que sucumbir en la lucha desigual con un conquistador que les
superaba así en el número y disciplina de los ejércitos, como en recursos
y habilidad.
Las expediciones emprendidas en tiempo del gran conquistador del
Perú para atraer hordas salvajes a la vida civil tuvieron el mal éxito que
era de temer ante los ingentes obstáculos acumulados por el mortífero
clima, la selva impenetrable, el terreno anegadizo, la falta de provisiones
y la índole indomable de hordas errantes tan difíciles de ser reducidas
por la fuerza, como los animales del bosque de ser encerrados en el redil.
Unos 10 mil hombres que penetraron entre los chunchos embarcándose
en el Amarumaru o Madre de Dios, fueron en su mayor parte víctimas de
la insalubre habitación, de las flechas disparadas por salvajes ocultos
en la espesura, y de toda suerte de privaciones; un número muy reducido,
que sobrevivió a la penosa travesía, se estableció en la lejana montaña
de Mojos, donde los expedicionarios lograron hospitalaria acogida.
La hueste, que había ido a conquistar a los chirihuanas, huyó espantada
441
442
de una tierra sin atractivos, y sin las subsistencias indispensables ante
enemigos que tenían la carne humana por exquisito manjar.
Mientras los salvajes se mostraban refractarios a la acción civilizadora
de los incas, ésta alcanzaba espléndidos triunfos en la vasta extensión
del imperio: por doquier se levantaban construcciones magníficas
para asegurar la dominación, albergar al ejército sin molestia de los pueblos,
encerrar las provisiones de muchos años y realzar la adoración del
Sol o la majestad del soberano; se desterraban usos bárbaros y se introducía
una admirable policía; pueblos y provincias tenían asegurada la propiedad
común; se fijaba la suerte de las familias con el matrimonio legal y
los testamentos autorizados; se determinaba el pago de tributos junto con
el servicio militar; se precavía la ociosidad al mismo tiempo que en la
distribución del año se señalaban días para la diversión popular; la ley
fijaba los gastos reprimiendo los excesos del lujo, y prescribía a los magistrados
procedimientos que garantizaran la recta administración de justicia;
castigos rigurosos contra los grandes crímenes aseguraban la conservación
del orden social; la ilustración nacional era favorecida con la protección
de las escuelas destinadas a la nobleza y con el uso del quechua
impuesto a cuantos tomaran parte en la administración. Pachacutec, haciendo
de pontífice sin dejar de ser legislador, realizó una gran reforma
religiosa, sistematizando los ritos, proscribiendo algunas supersticiones
y haciendo predominar el culto visible del Sol y el invisible de Pachacamac;
según el testimonio valioso del padre Acosta, fue el inventor de la mayor
parte de los ritos y supersticiones de su idolatría.
La grandeza del imperio, para la que Viracocha había dejado poderosos
elementos en un reinado de medio siglo, quedó asegurada en el de
Pachacutec, que duró de 60 a 70 años según los informes más respetables.
Sin embargo, el segundo Manco-Capac no ha alcanzado una nombradía
comparable a la del jefe de la dinastía; probablemente su menor
celebridad provino de haber deslucido sus altos hechos con no pocos
actos de crueldad. Balboa le atribuye varios de que fueron víctimas no
sólo prisioneros de raza enemiga, sino su ilustre hermano Capac-
Yupanqui y uno de sus hijos; indicios son también de una conducta
cruel los cueros [hechos con la piel de] los chancas sirviendo de tambores,
campos cubiertos de huesos humanos y entre otros los nombres
de Ayahuarcuna (lugar donde se cuelgan cadáveres), Huarco (horca),
Ayacucho (rincón de muertos), Ayaviri (río de muertos) en Yauyos y otros,
que se refieren a su época. Prescindiendo de falaces conjeturas, su doble
destino de conquistador y reformador rara vez pudo cumplirse sin enormes
atentados; no es por lo tanto sorprendente que la humanidad haya
rehusado su alta estimación a un príncipe inhumano.
442
443
Tupac Inca-Yupanqui, hijo de Pachacutec y de Mama-Anahuarque,
hermanos consortes, y casado con su hermana Mama-Ocllo, subió al
trono sin oposición, aunque según la tradición había dejado su padre
más de 300 hijos, y la ambición creciendo con la prosperidad excitaba en
la familia imperial intrigas sediciosas. Si hemos de creer a Balboa, la
transmisión apacible del poder se habría facilitado por la abdicación
espontánea del anciano monarca en su primogénito. Según el mismo
historiador habría conspirado contra él uno de sus hermanos, abusando
de la protección que se le dispensaba por los esposos reinantes; pero
descubierto a tiempo fue castigado con el último suplicio junto con sus
principales cómplices, los demás conspiradores fueron reducidos a la
servidumbre con el nombre de yanaconas, que les fue dado por Yanaco,
lugar de su mitigado castigo. Haya sido o no cierta la conjuración reprimida
con moderada severidad, Tupac-Yupanqui, de carácter bondadoso,
rara vez tuvo que hacer usos de los extremos rigores demasiado gratos
a su padre: la obediencia estaba ya arraigada, sea con leyes draconianas,
sea por el respeto a la divina autoridad de los incas; reformas
radicales habían desterrado los más graves abusos; la manifiesta preponderancia
de las armas imperiales facilitaba el engrandecimiento
sin guerras exterminadoras; la universal ley de la alternativa que, rigiendo
constantemente en la sucesión del día y de la noche, no deja de aplicarse
con frecuencia en el cambio de gobierno, hacía natural que a la
dura y tirante administración de Pachacutec sucediera la blanda y
aflojada de su hijo.
La primera conquista de Tupac-Yupanqui fue la de Chile, que desde
Viracocha hacía desear las noticias recibidas en el Tucumán, y que según
algunos historiadores había adelantado mucho Pachacutec Inca-
Yupanqui; se duda si fue emprendida por la fría y escabrosa vía de la
cordillera o al través de la desierta costa; es más probable la relación de
Garcilaso, que presenta a los expedicionarios marchando de Atacama a
Copiapó, de Copiapó a Coquimbo y del último valle a los del sur hasta
más allá del Maule. La penosa cuanto difícil travesía se habría superado
adelantando escalonadas las provisiones en numerosos rebaños de llamas
y avanzando igualmente en escalones cuerpos de 10 mil hombres.
La mayor parte de los chilenos se habría sometido sin gran resistencia en
vista del número creciente de los invasores y de su cultura bienhechora;
pero, pasado el río Maule, los promaucaes y otras esforzadas tribus,
prefiriendo la muerte a la pérdida de la independencia, salieron al encuentro
de la hueste imperial; habiéndose combatido con igual valor por
una y otra parte, y teniendo ambas bajas enormes en sus filas, se mantuvieron
otros tres días en sus respectivos puestos aguardando y no arriesgando
nuevo ataque; el respeto, que mutuamente se impusieron, hizo
443
444
que los imperialistas regresaran al norte, y sus contrarios satisfechos
con haber escapado al yugo extranjero, se abstuvieran de perseguirlos.
Puesto un término a las conquistas por el sur, se dirigieron las expediciones
conquistadoras a las provincias septentrionales del Perú y al
vecino reino de Quito: habiendo pasado el Marañón por la frontera de
Cajamarca y vencidos con alguna dificultad los obstáculos naturales y
el que en ciertos pasos opuso el valor de los chachapoyanos, quedaron
sometidos, después de los huacrachucos, que no habían resistido, los
pueblos de Chachapoyas; el imperio se extendió hasta Moyobamba, y al
regreso de los expedicionarios se sometieron los huanucuyus, en otras
expediciones al oeste del Marañón fueron sojuzgados los huambos con
otras tribus de Chota, Huancabamba, Cajas, Ayabaca, Chalhuas, Zarza,
Paltas y Cañaris, unos casi sin combatir, otras después de prolongada
lucha. La campaña contra los bracamoros de Jaén fue tan estéril como las
demás emprendidas por los incas en el territorio de los salvajes. Sometida
la pequeña provincia de Alahuasi, que era limítrofe de Quito, se hizo
inevitable la lucha entre los hijos del Sol y los Scirés, señores de ese reino:
unos y otros estaban poseídos de ambición insaciable, y revelaban un
origen común en el uso del quechua, en el culto del astro del día y en
algunas tradiciones. En los principios de la azarosa contienda dejó
Tupac-Yupanqui confiado el ejército al príncipe heredero con experimentados
consejeros y también le encargó el castigo de los huancavilcas
que, después de haber ofrecido la sumisión espontánea, habían dado
muerte cruel a los agentes imperiales enviados a ruego suyo.
Balboa refiere una larga navegación hecha por Tupac-Yupanqui a
islas desconocidas antes de retirarse al Cuzco; pero ese viaje, de que
ningún otro historiador da cuenta, no se concilia con haber dejado impunes
a los huancavilcas, cuyo castigo no habría diferido si hubiera
bajado a la costa de Guayaquil para embarcarse, según se supone, en
una gran flota con victoriosa hueste. Lo más probable es que el padre de
Huaina-Capac, abandonados los cuidados de la guerra a su hijo, pasó
sus últimos días, que no fueron muchos, embelleciendo la corte con obras
monumentales; su reinado duró poco más de 20 años, si bien en la edad
avanzada de Pachacutec estuvo mucho tiempo a la cabeza del gobierno.
Estaba reservado a Huaina-Capac elevar el imperio a la cumbre de
la grandeza y dejarlo en la pendiente del abismo: su exaltación al poder
supremo se realizó aproximadamente hacia el tiempo en que Colón descubrió
la América, y su muerte por el año de 1525, mientras Pizarro hacía
sus viajes de descubrimiento; antes de que el hijo de Tupac-Yupanqui
diera pasos avanzados en su gloriosa carrera, tuvo que combatir graves
peligros sea para su persona, sea para el prestigio de la dominación
imperial. Según Balboa, Capac-Huari, su hermano bastardo y objeto de
444
445
la predilección paternal, le habría suplantado en el trono, si no fueran
cruzados los planes de usurpación por su madre Mama-Ocllo, la que
hizo matar a la poderosa madre del pretendiente acusándola de haber
envenenado al esposo común. Un tío del joven inca, que gobernaba en su
nombre, quiso arrebatarle el poder en beneficio de un hijo suyo, y hubo
de ser castigado como merecía su enorme abuso de confianza. Los
huancavilcas, después de condenada a último suplicio la décima parte
de los culpables, fueron obligados a sacarse cuatro dientes, cuando antes
solían sacarse dos en honor de sus dioses. Los habitantes de la Puná,
que habían hecho morir en el mar o a golpes de remo desfondando las
barcas en que navegaban a muchos nobles incas acogidos por los isleños
con pérfida hospitalidad, recibieron un castigo análogo a su crimen.
Más felices lo chachapoyanos, que habían dado principio a un motín
asesinando la guarnición, fueron perdonados por la intercesión de una
señora que había sido concubina de Tupac-Yupanqui. Afirmado en el
trono y escarmentados los reos de lesa majestad imperial, hizo Huaina-
Capac no difíciles conquistas en la costa desde el valle de Chicama a los
confines del Choco, y deteniéndose conforme a la acostumbrada política
imperial ante la indómita fiereza de los salvajes de barbacoas, se dedicó
enteramente a completar la sumisión de los cultos serranos dando feliz
término a la prolongada lucha con los Scirés.
El antiguo y poderoso reino de Quito se había engrandecido en los
últimos siglos con las conquistas de los Scirés o Qutius los que, desembarcados
hacia el octavo siglo de nuestra era en las costas de Cara, subieron
por el río de Esmeraldas y después de 200 años de combates, despojando
enteramente a los anteriores señores, habían adquirido entre otras
provincias menos importantes las de Cayambe, Otavalo, Carangue, Quito,
Latacunga y Puruoa. Su autoridad, muy inferior a la de los incas,
estaba limitada por un cuerpo aristocrático sin cuya aprobación no podía
ejecutarse ninguna resolución grave, y no había lugar al reconocimiento
del príncipe heredero; la limitación del poder monárquico, la
política menos hábil y la cultura no tan expansiva habían impedido a
los Scirés engrandecerse tanto como los hijos del Sol; por lo que su caída
era inevitable, una vez declarada la lucha sin tregua con sus rivales de
ambición. Según la relación de Velasco, que en este punto es de gran
valor, los primeros combates nada tuvieron de decisivo inclinándose ya
a una, ya a otra parte la suerte de la guerra; pero las armas imperiales
alcanzaron el triunfo definitivo en Tiacaja y Hatuntaqui, en aquel campo
por la defección de algunos jefes quiteños y en esta principal plaza de
armas por haber caído mortalmente herido el rey de Quito, del que los
suyos aclamaron sucesora a la bella Pacha, su única hija. Huaina-Capac,
obedeciendo más bien a los impulsos del corazón que a los cálculos de la
445
446
política, tomó por una de sus mujeres a la hermosa prisionera y así aseguró
la posesión pacífica de un gran reino. Reforzado con nuevos súbditos,
continuó sus conquistas por el norte, haciendo cruda guerra entre
otras tribus bárbaras a los de Pasto, tan esforzados como amantes de su
independencia, que sometió en parte. La resistencia de los carangas, los
cuales, sea antes, sea después de haberse mostrado dispuestos a la obediencia,
hicieron sufrir a los imperialistas pérdidas muy sensibles, dio
ocasión a una de las más inhumanas venganzas: los incas arrogándose
la dominación imperial a nombre de su origen divino consideraban rebeldes
indignos de misericordia a cuantos rechazaban con tenacidad su
yugo, y Huaina-Capac, quien llegó a ser adorado por Dios en vida, una
vez vencidos los carangas, dio la más terrible muestra de cólera celestial
manchando con la sangre de unos 20 mil prisioneros, según Cieza, la
laguna de Otavalo, que por eso recibió el nombre de Yahuar-Cocha (laguna
de sangre), y quitando la vida a todos los que podían llevar las
armas; por lo que los restos de los carangas fueron llamados los
Huarmacunas (los muchachos).
Rodeado ya el imperio por el Pacífico, por donde no parecía que
pudiera venir ningún peligro, y por naciones bárbaras, cuya sumisión
ofrecía escasa gloria, insignificante interés y dificultades casi insuperables,
pudo consagrar Huaina-Capac toda la actividad de su genio emprendedor
a la administración interior, que nunca había descuidado, y
así disponiendo de mayores recursos que sus antecesores, logró presentar
el vastísimo imperio en un estado de incomparable prosperidad. Según
Montesinos, en una asamblea legislativa organizó el gobierno en
todos sus ramos; por testimonios más seguros consta que, con sabias
ordenanzas y oportunas concesiones de ganados hechas a los curacas y
a las comunidades, acrecentó extraordinariamente la riqueza pública; es
evidente que sólo él pudo acabar la gran maravilla del imperio que fueron
los caminos abiertos desde el centro a la extremidades; de palacios,
fortalezas y templos hizo levantar un gran número, distinguiéndose por
la magnificencia los de Tumibamba en la provincia de los Cañaris, donde
se cree que nació, y de donde ciertamente sacó los mejores auxiliares
para su gloriosa conquista de Quito. La obra más célebre entre las mandadas
hacer por el opulento monarca es la cadena de oro que dio nuevo
nombre a su primogénito Huascar (soga) llamado antes Inti-Cusi-Hualpa
(sol de alegría, bondad): según Garcilaso era de 700 pies, con eslabones
gruesos como la muñeca y, según Zárate, tan pesada que con dificultad
podían alzarla del suelo 200 indios. Es demasiado peso para adoptarlo
sin otro testimonio que el de testigos dispuestos a exagerarlo, y cuando
su objeto, que fue servir para un baile en cadena ejecutado con gravedad
y gracia por la nobleza imperial, exigía un asidero harto más ligero.
446
447
Todos los excesos de lujo son creíbles tratándose del más rico de los
incas, quien para solemnizar con pompa desusada el primer corte de
cabello hecho a su heredero tenía motivos especiales: su hermana mayor
no le había dado sucesor, y le fue necesario legitimar su unión con otra
hermana que había dado a luz a Huascar. Tomó también por esposa
legítima a una prima suya, que fue madre de Manco-Inca, y tuvo entre
700 concubinas por favorita a la princesa Pacha, de la que fue hijo
Atahualpa; según cuentan, el número de sus hijos y nietos en el Cuzco
pasaba de 300. Fue muy afecto a las mujeres a cuyos ruegos jamás supo
negar cosa alguna; de rostro afable y majestuoso, grande en los hechos y
corto en las palabras, magnánimo en sus proyectos, esforzado en la guerra,
solicitó por la prosperidad de su estado, participando según las
ocasiones de la bondad paterna y de la crueldad de su abuelo, fácil de ser
engañado por los que lisonjeaban su orgullo, y demasiado propenso a
tomar por sabiduría política lo que convenía a sus pasiones. Tan peligros
defectos de carácter debían ser fatales al imperio, desde que su Dios
rey podía sobreponerse a todas las leyes y conveniencias, seguro de que
su palabra se tomaba por la expresión de la justicia humana y divina.
La grandeza imperial había tocado a la altura, que en las cosas
humanas está a un paso de la ruina, cuando fatídicos presagios vinieron
a turbar los ánimos: el rayo destrozó una de las mansiones imperiales;
un arca o águila imperial perseguida por varios halcones cayó en la
plaza mayor del Cuzco durante una gran fiesta, y se la vio desplumada,
sarnosa y moribunda; la luna apareció con tres cercos, el interior rojo, el
medio negro y el exterior deshaciéndose en humo, indicios todos de que
la discordia desharía la familia imperial y arrastraría en su ruina a la
religión y el imperio; grandes infortunios eran también anunciados por
extraordinarias salidas del mar y por violentísimos terremotos que derrumbaban
los cerros. La aparición de los españoles en el Pacífico vino a
ser el más funesto agüero; el lejano rumor los presentaba como especie de
monstruos con barbas, que en el mar marchaban sobre casas flotantes y
en tierra montaban fieras de extraña magnitud, y fulminaban rayos. Su
venida al Pacífico hizo recordar o suponer el vaticinio atribuido a Viracocha,
y algunos declararon después de la conquista que Huaina-Capac
poco antes de morir había ordenado que no se hiciera resistencia a enviados
del cielo, de cultura superior y de armas irresistibles. La orden imperial,
que toda la marcha de la conquista desmiente, es una falsa suposición;
la noticia de que los blancos barbudos navegaban en grandes barcas
por las aguas del Choco provistos de caballos y armas de fuego pudo
temerse desde 1515, época en que Balboa se acercó a esas costas; porque
el tráfico marítimo de los costeños y las correrías de los salvajes llevaban
y traían nuevas del istmo de Panamá al territorio peruano. Es incalificable
447
448
la seguridad con que Desjardins califica esas noticias como un error de
Garcilaso, afirmando que el descubridor del mar del sur jamás navegó
en el océano Pacífico.
La prueba de que Huaina-Capac no percibió con claridad el peligro
inminente es la fatal división que hizo de sus dominios entre Atahualpa
y Huascar, legando al hijo de Pacha el reino de Quito poseído por sus
abuelos maternos y al legítimo heredero el resto del imperio. Acaso adoptó
medida tan impolítica que conducía de la discordia a la ruina asediado
en sus últimos momentos por los quiteños por haber fallecido en
Tumibamba de una mortal fiebre que le causaron los placeres, las fatigas
y un imprudente baño; acaso lo hizo imaginándose que la división convenía
al buen gobierno de tan apartadas provincias; pero es más verosímil
que engañado o dejándose persuadir fácilmente de que lo más grato
a su corazón era lo más conveniente al Estado, la más trascendental de
sus faltas fue efecto del ciego cariño que profesaba al más amable vástago
de su favorita, al que según Cieza llevaba consigo a la guerra y hacía
comer de su plato.
Muerto el gran monarca, sus entrañas quedaron en Quito según su
última voluntad, y el cuerpo fue llevado al Cuzco en solemne y fúnebre
procesión para ser colocado en el santuario del Sol, frente al astro venerado.
Más de mil personas y según algunos cuatro mil recibieron la muerte
de buena voluntad para continuar sirviéndole en el otro mundo. El luto
fue universal y extremado; no parece sino que el presentimiento de la
nación lamentara con el fin prematuro de Huaina-Capac a los 30 años de
reinado el último día de gloria, de prosperidad y de grandeza para el
dividido imperio.
Caída de los incas.- Huascar, cuyos derechos habían sido sacrificados a
favor de Atahualpa, aunque no había dado su consentimiento, ni estuvo
al lado de su moribundo padre, como supone Garcilaso, no se mostró por
de pronto dispuesto a recobrar el desmembrado reino de Quito; tal vez su
aparente resignación nació de su respeto a la última voluntad paterna;
tal vez no se creía bastante fuerte para despojar al agraciado quien, criado
en el ejército, se hallaba muy querido de los soldados y contaba con la
adhesión de Calcuchima, su tío materno, vencedor de los cuzqueños en
la guerra de los Scirís, Quizquis, el mejor general del imperio, Rumiñahui,
Sotahurco y otros jefes muy distinguidos. Por otra parte, el heredero legítimo
de Huaina-Capac era poco ambicioso, más inclinado a la vida de
corte que a los campamentos, y así pasó cerca de cinco años gozando
tranquilamente las delicias del poder supremo, entre los encantos del
serrallo, y teniendo según Balboa mucha pasión por una bellísima iqueña
llamada Cusicoillur (estrella de oro), la que le fue enviada como el más
448
449
grato presente al felicitarle por su exaltación al trono. Atahualpa, que no
tenía motivos de queja, sino de satisfacción por haberle dejado la herencia
de sus abuelos maternos, empleaba sus recursos militares sometiendo
las provincias independientes inmediatas a su reino. De ese modo
pudo subsistir la paz entre los dos hermanos por más tiempo del que
permitían esperar la colisión de intereses y la discordia promovida por
egoístas cortesanos. Los del Cuzco, que veían en la división del imperio
la más fuerte valla a sus pretensiones, hacían presente que en provecho
de un bastardo no debía faltarse a la misión sagrada de los incas destinados
por su padre el Sol a dominar solos en el mundo. En Quito se
susurraba que Huascar no podía ser el soberano legítimo habiendo nacido
antes de que su madre, por la legitimación de su unión conyugal,
dejara de ser una simple concubina; con tal oposición de ideas y de
aspiraciones, la discordia fratricida no podía menos de estallar al primer
motivo grave de desacuerdo; y aunque el espíritu de partido no tardó en
oscurecer el curso de la guerra civil, que coincidió con los aprestos para
la conquista española, todo hace creer que las hostilidades se rompieron
con ocasión del fallecimiento del gobernador de los cañaris. Éstos, aunque
estaban más próximos a Quito, eran decididos partidarios del inca,
quien no sólo logró que su autoridad suprema prevaleciese en la provincia,
sino que exigió pleno homenaje del monarca quiteño. Mientras éste
hacía secretos preparativos para rechazar con las armas la humillación,
fue enviado de la corte el general Atoc, a quien Cieza llama Atoco, y
apoyado por los cañaris pudo dar principio a la campaña con auspicios
felices para el imperio.
Se dice que en el primer encuentro cayó prisionero Atahualpa con
gran estrago de los suyos y que logró recobrar su libertad por haber
embriagado una mujer a los que le custodiaban mientras los vencedores
se abandonaban a la imprevisora alegría en una orgía nocturna. Otros
creen que el mismo príncipe esparció la voz falsa de su prisión, añadiendo
para dar prestigio a su causa, que su padre el Sol le había sacado del
poder de su enemigo, convirtiéndole en culebra. Lo cierto es que el fugitivo
llegó a Quito, decidió en su favor a sus vasallos, y estuvo al frente de
un poderoso ejército a las órdenes de los mejores generales. A las faldas
del Chimboraso alcanzaron los quiteños una gran victoria que hubo de
ser muy disputada, pues algunos años después escribía Cieza: «yo he
pasado por este pueblo y he visto el lugar, donde dicen, que esta batalla
se dio y cierto, según hay la osamenta, debieron aún morir más gente de
lo que cuentan». La venganza del inhumano vencedor está atestiguada
por el mismo historiador en los siguientes términos: «cuentan muchos
indios, a quien yo los oí, que por amansar su ira, mandaron a un escuadrón
grande de niños y a otro de hombres de toda edad, que saliesen
hasta las ricas andas, donde venía con gran pompa, llevando en las
449
450
manos ramos verdes y hojas de palma, y que le pidiesen la gracia y
amistad suya para el pueblo (Tumibamba) sin mirar la injuria pasada y
que con tantos clamores se lo suplicaron y con tanta humildad, que bastara
a quebrantar corazones de piedra, mas poca impresión hicieron en
el cruel Atahualpa, porque dicen que mandó a sus capitanes y gentes,
que matasen a todos aquellos, que habían venido, lo cual fue hecho, no
perdonando sino a algunos niños y a las mujeres sagradas del templo».
El infortunio de los cañaris, el exterminio de las familias que se
mostraban indecisas y la buena acogida de cuantos venían a engrosar
las filas aun cuando antes hubieran peleado en las del enemigo, reforzaban
de día en día al ejército vencedor, y nuevos triunfos en los confines
de los paltas cerca del Marañón, en la meseta de Bombón, en el valle de
Andamarca que domina el de Jauja, en el paso de Angoyacu y en otros
encuentros hasta el sur del Apurímac, le fueron dando la posesión del
país, desapareciendo unas tras otras con muerte de los caudillos las
numerosas huestes que, reclutadas de prisa en todas las provincias aún
no declaradas por ellos, se enviaban del Cuzco para detener la marcha
triunfal de los quiteños. Mientras Atahualpa hacía alto en Cajamarca
para consolidar su reciente dominación, y según algunos para curarse
de una herida recibida en un ataque a los isleños de la Puná; Quizquis y
Calcuchima conseguían en Quepaipan, a las puertas del Cuzco, no lejos
de Yahuarpampa, una victoria decisiva, quedando entre los prisioneros
el infortunado Huascar.
Si se ha de creer a Garcilaso, el bastardo de Quito para estar seguro
en el imperio usurpado y saciar su sed de venganza, procuró exterminar
a la familia real con salvajes refinamientos de crueldad: sus parientes
cuzqueños atraídos pérfidamente al campo enemigo fueron asesinados
por la soldadesca; y, pasando la inhumanidad de los hombres al débil
sexo, a las mujeres hermanas, tías, sobrinas, primas hermanas y madrastras
de Atahualpa colgaban de los árboles y de muchas horcas muy altas
que hicieron: a unas colgaron de los cabellos, a otras por debajo de los
brazos y a otras de unas maneras muy feas que por la honestidad se
callan: dándoles sus hijuelos, que los tuviesen en brazos, teníanlos hasta
que se les caían y aporreaban. Prescott tiene semejante tejido de atrocidades
por demasiado repugnante a la naturaleza humana y al sentido
común para que le demos crédito sin más seguridad que el dicho de
Garcilaso, acumulando dudas que nos indujeron a considerarlo inverosímil.
Desgraciadamente el suceso, que según el eminente escritor no
habría sido referido por ninguno de los que escribieron medio siglo antes
que Garcilaso, lo está en la parte substancial por Fernández y con
circunstancias agravantes por Balboa, según el cual fueron asesinadas
en presencia de Huascar todas sus concubinas, las unas estando encinta
450
451
y las otras junto con sus tiernos niños, se quemó el cadáver de Tupac-
Inca y se exterminó a sus descendientes, escapando sólo de la matanza
los que se habían ocultado en humildes aillos.
Teniendo en su poder al inca destronado, al que hizo traer a la fortaleza
de Jauja, tomó Atahualpa la borla imperial, y cuando todos le felicitaban
por su exaltación, le dijo según Oliva, Chalco, célebre adivino:
«Señor, yo he observado la última noche los astros, y he visto en ellos el
presagio de una gran calamidad. De qué te servirá haber vencido y hecho
prisionero al descendiente del Gran Manco-Capac, si tú has de experimentar
pronto la misma suerte. Tú no caerás entre las manos de Huascar,
de quien, como hermano tuyo, podías esperar alguna misericordia, sino
entre las manos de los extranjeros feroces, que destruirán tus ejércitos y
acabarán por darte la muerte. Ved, cual es la causa de mi dolor». El
vaticinio de Chalco tiene todo el aire de haber sido inventado después
del suceso; mas sin estar dotado del don de profecía, ni leer en los cielos
los secretos de la tierra, un hombre previsor podía anunciar grandes
infortunios sabiendo que los conquistadores estaban ya en el Perú. Cuando
meses después supieron los cuzqueños que Atahualpa había sido
capturado por los españoles, principiaron a llamarlos Viracochas,
creyéndolos enviados del Dios, cuya protección habían invocado a favor
de Huascar. Muerto éste por orden de su hermano y el fratricida por sus
desapiadados, cuanto pérfidos espoliadores, los acogieron en el Cuzco
como libertadores y saludaron con entusiasmo la exaltación de Manco-
Inca. Cansado el legítimo sucesor de Huascar de ser vil instrumento de
la tiranía extranjera, encabezó un levantamiento terrible; vencido en la
desigualdad de la contienda se refugió en la cordillera oriental, donde
murió a manos de un español asilado en su precaria corte. Sus cuatro
hijos recibieron de algunos peruanos, fieles a la desgracia, el homenaje
tributado a los incas, y Sairi-Tupac murió después de haber reconocido
al gobierno español; Titu-Cusi-Yupanqui, en su refugio de Viticos;
Hualpa-Titu, desterrado en Lima; y Tupac-Amaru, degollado en el Cuzco.
Años antes habían sido llevados a la capital del virreinato las regias
momias que la muchedumbre veneraba con idolatría para recibir pobre
sepultura en el patio del hospital general.
Las causas principales de la caída de los incas fueron la influencia
de las instituciones, la guerra civil y la preponderancia de los españoles.
El imperio era un coloso con pies de barro, y su ruina se hizo inminente
con la desmesurada grandeza de los soberanos: estando todo pendiente
de una sola cabeza, todo estaba expuesto a caer con sólo derribarla o con
que ella se precipitara locamente desde su altura vertiginosa; desde que
Huaina-Capac fue adorado como Dios en vida, y puesto frente al Sol
después de muerto, no participaron los incas del esplendor y elevación
451
452
celestial, sino que, puesto al nivel del mortal el astro, cuya veneración era
el principio de la autoridad de sus pretendidos hijos, se confundió con
los ídolos menos respetables; la muerte de Huascar como un oscuro cautivo
y la exaltación de un bastardo despojaron a la majestad imperial de
su fascinador prestigio. Los nobles divididos en intereses y afectos eran
un peligro permanente para la unión de que pende la conservación de
los estados: los pequeños señores hereditarios estaban dispuestos a hacer
causa común con invasores que no les impusieran una sujeción tan
estrecha, como los autócratas descendientes de Manco-Capac; los grandes
curacas aspiraban a sacudir todo yugo; los príncipes de la sangre,
aunque su porvenir era el de la dinastía, comprometían sus glorias con
el orgullo y la corrupción inseparable de la excelsa cuna y de la impunidad
casi segura; la multitud de concubinas, que solía dar al monarca
centenares de vástagos, traía consigo continuas disensiones de serrallo,
y desde Viracocha, si no mucho antes, puso al imperio en riesgo de ser
destrozado por las guerras civiles; la de Atahualpa reunió todos los peligros,
porque el usurpador descendía al mismo tiempo de Huaina-Capac
y de la poderosa señora de Quito; sus monstruosas atrocidades, que
acabaron con el ascendiente de la nobleza, fueron efecto de los furiosos
odios de familia, que son triste privilegio de las razas divinizadas, y de
que los déspotas de oriente han dado ejemplos horribles. El pueblo, que
con milagros de patriotismo y con indomable espíritu de independencia
salva a veces a las naciones abandonadas de sus reyes y de sus grandes,
era incapaz de heroicos y bien concertados esfuerzos; porque carecía de
voluntad propia, no sentía los enérgicos estímulos de la familia sacrificada
a la comunidad, de la patria reducida al barrio o perdida en el
gobierno, de la propiedad tan escasa como precaria, y de la libertad personal
que no era conocida ni aun de nombre; como la obediencia pasiva
y el socialismo habían reemplazado al sentimiento ilustrado del deber,
descompuesta aquella artificiosa máquina social por la lucha interior y
la invasión extranjera, todo se hundió en el abismo de la anarquía y se
hizo irresistible la violencia de los conquistadores, que disponían de
medios superiores. La audacia del intrépido aventurero se sobreponía a
la timidez del asustadizo indio; las armas de acero y de fuego, al palo y
a la piedra; el impetuoso jinete, al peón aturdido y la cohorte hábilmente
capitaneada, a la desordenada muchedumbre que no formaba ejército
sino número; el poder de los incas, basado en la fascinación religiosa, en
los beneficios y en la fuerza, necesariamente hubo de anonadarse ante la
ilustración evangélica, cuando el terror y la opresión fueron empleados
en vez de la amorosa política de Manco, y la desordenada monarquía
tuvo que resistir a la de España, puesta en la época de la conquista a la
cabeza del mundo civilizado.
452
453
Sistema de gobierno.- Los incas fueron menos admirables por la grandeza
de su imperio sin igual en el Nuevo Mundo, que por sus extraordinarias
instituciones políticas, mezcla singular de teocracia y de socialismo, en
ningún otro Estado desarrolladas en tan vasta escala y con éxito tan
completo. No gobernaban los hijos del Sol como los Califas y los Papas
en calidad de simples sucesores del Profeta y de San Pedro, sino como
dioses; más que simples legisladores eran la ley viviente, y no sólo imponían
la sumisión exterior con su irresistible poderío, sino que exigían a
nombre de su padre celestial la adhesión completa de la inteligencia y de
la voluntad: resistir a sus órdenes era un crimen contra la religión, tenerlas
en poco era un pensamiento sacrílego. El prestigio divino del gobierno
imperial permitía realizar lo que habría podido considerarse como
una utopía socialista: el egoísmo cedía al espíritu de fraternidad; la familia
se subordinaba a la comunidad; y comprimido el libre albedrío perdían
su individualidad todas las personas desde el humilde yanacona
hasta las más encumbradas en la jerarquía social. La teocracia y el socialismo
se prestaban apoyo recíproco, viniendo las creencias en apoyo de
la sociabilidad, y haciendo posible en un imperio de ilimitada extensión
un orden de cosas verdaderamente singular, millones de hombres pendientes
de un solo hombre, partícipes todos de los mismos afectos, trabajos,
ideas y goces: las instituciones de Licurgo, que han sido tan admiradas,
estaban por su naturaleza relegadas al reducido territorio de
Lacedemonia rigiendo solamente sobre algunos miles de espartanos,
mientras las de Manco-Capac estuvieron en vigor en el Tahuantisuyu,
dilatándose por regiones indefinidas, haciendo una nación de innumerables
tribus, y lo que es más, dejando huellas indelebles en el carácter y
en las costumbres.
El pensamiento civilizador del primer inca pasó a sus sucesores,
como si todos ellos hubiesen tenido una sola alma; y la cruzada que
Capítulo III
Gobierno de los incas
[453] 453
454
llamaba a los pueblos dispersos a formar un todo compacto bajo un solo
régimen político, religioso y social, fue engrandeciendo en la sucesión de
once reinados el círculo de los adoradores del Sol, sujetos a sus hijos en
cuerpo y alma, y unidos entre sí en estrecha comunidad. Sin embargo,
aunque la duración entera del imperio no fue sino la existencia desarrollada
de la sociedad fundada en el Cuzco, como el árbol no es sino el
desarrollo de la semilla, las limitaciones necesarias en todas las creaciones
humanas nunca permitieron que el gobierno de los incas desplegase
de lleno todo su carácter en todas las provincias y en sus diversos períodos.
Aun se puede decir que las instituciones imperiales nunca rigieron
en toda su pureza, ni en parte alguna estuvieron en pleno vigor: el numeroso
cuerpo de la nobleza, cuya cooperación fue necesaria para que la
organización comunista no degenerase en simple utopía, era por sus
privilegios y abusos tolerados una odiosa y muy extendida excepción;
los mismos incas, como hombres que no estaban exentos de pasiones y
demás flaquezas de los débiles mortales, desvirtuaron a veces la constitución
paternal, que constituía su grandeza y su gloria, por los insensatos
caprichos y los fatales desaciertos de su venerada tiranía. Así, cuando
se presenta el maravilloso conjunto de las instituciones imperiales,
no vaya a creerse que rigieron simultáneamente sin modificaciones notables
donde quiera que fue acatada la autoridad de los señores del Cuzco:
fueron únicamente las sucesivas y variadas evoluciones de una civilización
especial.
Considerado en general, el gobierno de los incas era más imponente
por las apariencias que por la fuerza real, más brillante que sólido, y
adolecía de enormes imperfecciones que apenas podía ocultar su orden
fascinador. Hallándose en oposición con las tendencias universales y
constantes de la naturaleza humana, estaba condenado a desvanecerse
como los sueños de felicidad y de gloria, de los que sólo queda un recuerdo
vago al despertar: aquel mecanismo político era demasiado artificial
para que no tuviese la suerte de ciertos relojes, cuyos complicados movimientos
señalan todas las divisiones del tiempo desde los segundos hasta
los siglos y que se desordenan y paralizan inevitablemente por el
entorpecimiento de sus muchos resortes. Además, toda teocracia, especialmente
si como es su tendencia natural, sobreabunda en prácticas
socialistas, atrae sobre las naciones las irreparables plagas del despotismo,
que las llevan a la muerte por degradación y debilidad. Por esto ha
dicho Prescott: «si es el mejor gobierno aquel que menos se siente, el que
usurpa menos parte de la libertad natural del súbdito, la parte esencial a
la conservación de la civilización civil, entonces de todas las clases de
gobierno inventadas por el hombre, la de los peruanos es la que menos
derecho tiene a nuestra admiración». Mas, si no consideramos las insti-
454
455
tuciones incásicas en su relación con el ideal, sino que las comparamos
con otros gobiernos imperfectos, sobre todo si tomamos en consideración
las insuperables dificultades del tiempo y del lugar para hacer otra cosa
mejor, las creeremos sin duda dignas de elogio y admiración: ofrecieron
un sistema admirable por sus proporciones, el vasto conjunto de sus
partes y su general armonía; evitaron grandes males; produjeron gran
suma de bienestar, y echaron las bases para la unidad y engrandecimiento
del Perú.
El inca.- Más venerados que el vicario de Jesucristo, y más temidos que
los déspotas del Oriente, los sucesores de Manco-Capac ejercían la plenitud
de la soberanía: su palabra era la ley; la justicia se administraba
por ellos o por sus delegados, y de sus órdenes pendía todo el movimiento
social; su voluntad, que era tan sagrada al proteger la vida del último
yanacona, como al decretar el exterminio de una provincia entera, dejaba
sentir su influencia en la dilatada esfera de la administración. Los
incas estaban a la cabeza de los sacrificadores en las mayores solemnidades
del culto; dirigían la guerra, y en las principales expediciones
solían mandar el ejército; inauguraban en el Cuzco los trabajos agrícolas,
que eran la gran industria nacional; consagraban la unión conyugal
en la juventud de regia estirpe; distribuían las labores sociales y
acordaban la satisfacción de las necesidades públicas; nobles y plebeyos
residían en determinado lugar, viajaban, se divertían, vivían y
morían según el beneplácito imperial.
La incomparable autocracia de los hijos del Sol se imponía a la inteligencia
por la superstición, a la imaginación por deslumbradores esplendores
y a toda el alma por irresistibles móviles de miedo y de amor.
Nadie habría osado poner en discusión el origen divino de Manco-Capac,
y para que una sangre impura no hiciese desmerecer a sus sucesores,
prevaleció al menos en los últimos tiempos la creencia que autorizada
por la tradición oficial exigía que el heredero de la corona fuese hijo de
dos consortes hermanos, de la pura estirpe solar; su exaltación era precedida
de ayunos, acompañada de sacrificios humanos y seguida de las
mayores pompas religiosas; sus enfermedades, sus peligros, sus triunfos
y su muerte se revestían del carácter solemne de la religión; el Dios rey
recibía homenajes supersticiosos en vida y, después de muerto, participaba
del culto tributado al Sol, si es que no le había recibido antes de
morir, como sucedió a Huina-Capac. Nadie osaba acercarse a la majestad
reinante sino descalzo y llevando una carga a la espalda en señal de
humilde sumisión; nadie sin su licencia alzaba los ojos para mirarle, ni
mucho menos se permitía tocar su cuerpo venerable; si salía fuera de
palacio, cuantos se hallaban al paso, le hacían la mocha o reverencia con
455
456
rendidas muestras de adoración; cuando se dignaba visitar las provincias,
la multitud se precipitaba a los caminos, limpios de piedras y cubiertos
de flores, y la explosión de aclamaciones al verle era tal que,
según Cieza, hacía caer a las aves aturdidas por aquel nunca oído estruendo.
El respeto, que se rendía a la imperial persona, trascendía a
todos los lugares consagrados por su residencia estable o accidental.
Los vestidos que había desechado, los huesos desprendidos de la carne
que comía, los juncos sobre que estuvieron colocados los platos de sus
manjares, todo objeto tocado por su mano o por su pie para servirle de
algún modo, era preservado de aplicaciones profanas y o se consumía
por inútil o se destinaba al uso de la familia imperial.
Los homenajes póstumos tributados a los incas eran más sorprendentes
que los recibidos en vida. Al saber su fallecimiento, el luto se
hacía universal; un mes entero era llorado, así en la capital como en las
provincias, excediéndose en el llanto las plañideras de oficio, y recordándose
en desgarradores lamentos sus beneficios y altos hechos; las
demostraciones de dolor se renovaban cada quince días, y en el primer
aniversario las honras se hacían con la mayor solemnidad. Para seguir a
sus órdenes más allá de la tumba se daban la muerte muchos de sus
principales criados y concubinas, habiendo llegado el número de las
víctimas en los funerales de Huaina-Capac, según Cieza, a unas cuatro
mil. El palacio que un soberano había habitado en el Cuzco se conservaba
con todos sus muebles y servicio, como si esperaran su vuelta de uno
a otro día; sus tesoros y haciendas, fuera de la parte que se depositaba en
el sepulcro, se reservaban para el culto de su cuerpo y sostenimiento de
su aillo; los descendientes y allegados sacaban en solemne procesión su
guaoqui o efigie de piedra en las grandes solemnidades a la plaza mayor,
honrándole con un espléndido festín y guardando la etiqueta, que les
habría impuesto la presencia del augusto difunto. Según dice Cieza: «ni
en Jerusalén, Roma, ni en Persia, ni en ninguna otra parte del mundo por
ninguna república, ni rey de él se juntaba en un lugar tanta riqueza de
metales de oro, plata y pedrería, como en esta plaza del Cuzco, cuando
estas fiestas y otras semejantes tenían lugar». Según Garcilaso, «los cuerpos
de los reyes después de embalsamados ponían delante de la figura
del sol en el templo del Cuzco, donde les ofrecían muchos sacrificios a
hombres divinos que se decían hijos de ese sol». Partiendo de ese hecho
ha representado Prescott las momias regias colocadas en dos filas opuestas,
los hombres a la derecha y sus esposas a la izquierda del gran luminar,
que brillaba en oro refulgente, revestidos los cuerpos con el ropaje
real, sentadas en sillas de oro, con las cabezas inclinadas al suelo y las
manos tranquilamente cruzadas sobre el pecho, semejantes a un grupo
solemne de adoradores abrumados en el silencio de la adoración. Séanos
456
457
permitido, mirar esta brillante pintura como una obra de fantasía: si se
exceptúa a Huaina-Capac, cuya apoteosis en vida le ponía a salvo de
todo recelo, el pensamiento acerca de la vida futura que dominaba en los
incas era el de no sufrir ni en su persona, ni en sus bienes ningún ataque
que les expusiera a los padecimientos corporales o a la penuria; por lo
tanto, según los testimonios recogidos en el informe de Toledo y otros
datos muy valiosos, acostumbraron enterrarse con parte de sus riquezas
en sitios ocultos, tomando precauciones para no ser descubiertos. No es
por lo tanto verosímil que sus cadáveres estuviesen en Coricancha y
mucho menos que periódicamente fueran sacados a la plaza; esos homenajes
se dirigían a sus simulacros, como se deduce de las relaciones más
fidedignas.
Los incas habían procurado rodearse del esplendente lujo que pudiera
hacer sensible su majestad al sencillo vulgo: la yacolla, o manto
imperial, el Capac-Unco o túnica regia, las ojotas o sandalias, la chuspa o
bolsita para la coca y las demás prendas del vestido deslumbraban por
su preciosa materia, por la finura de la tela que rivaliza con la de la más
delicada seda, por sus labores artísticas o por la opulencia de los adornos
como collares, brazaletes y joyas para pies y piernas; las orejeras
(ccoripacorincri), especie de cilindros de oro colocados en la hendidura de
sus orejas, las alargaban enormemente embelleciéndolos a los ojos vulgares
con las dimensiones monstruosas; la borla encarnada (mascaypaccha),
que les cubría la mayor parte de la frente, les daba un semblante
augusto, realzado por las dos plumas blanquinegras del misterioso
Coraquenque que, según la opinión común, sólo aparecía en apartadas
punas al advenimiento del Soberano; por el finísimo llauto de vicuña,
que ceñía sus sienes, y por la lámina de oro (tupa-cochu) que retenía la
regia banda; la señal de la autoridad suprema o cetro imperial era el
hacha de armas o champi, que se distinguía con el nombre de Tupac-curi
(hacha real). Los palacios, así del Cuzco como de las residencias vecinas
y de las lejanas metrópolis, el trono y la litera realizaban los cuentos de
las Mil y una noches. La imperial servidumbre, en la que ningún puesto
dejaba de ser hermoso, se contaba por miles; la numerosa provincia de
Lucanas proveía de conductores de las andas, acostumbrándose sus
habitantes desde tiernos años a llevar el paso igual y suave con la perspectiva
de que el menor tropezón les deshonraba y la caída era castigada
con pena capital según Levino Apolonio; Chumbibilcas surtía de graciosos
bailarines y otras provincias o pueblos suministraban los mejores
criados o artículos de servicio en otros ramos; la cocina y la mesa eran
servidas por las princesas de la sangre.
El ascendiente que a los incas daban su imponente majestad y su
presunto origen divino se afianzaba con el amor inspirado a sus vasallos
457
458
por su bondadosa solicitud; la magnitud de los beneficios a que su misión
civilizadora los inclinaba, administrados con sabiduría y constancia,
era el verdadero secreto de su autocracia, tanto más suave, cuanto
que era aceptada sin resistencia por espíritus sumamente dóciles; querían
reinar sobre los corazones según la siguiente máxima, que el padre
Valera atribuye a Pachacutec: «Cuando los súbditos, los capitanes y
curacas obedecen de buen ánimo al Inca, entonces goza de perfecta paz
el imperio». Los hermosos dictados de Capac, rico en virtudes, Tupac resplandeciente,
Yupanqui memorable, Titu augusto, Huachacuyac amante
de los pobres, y otros que en reconocimiento de su celo paternal y de sus
virtudes aplicó el pueblo a muchos soberanos, si alguna vez pudieron
atribuirse a la lisonja cortesana, son junto con el prestigio duradero de
ellos prueba inequívoca de sus sabias y benéficas miras. Con todo, la
formidable autoridad de dioses reyes hacía muy precaria la felicidad de
los pueblos puestos bajo su tutela: el orgullo creciente inclinaba violentamente
a los tutores a no mirarlos sino como simples rebaños o máquinas
de gobierno; los arranques de inhumanidad a que esas miras llevaban
eran tanto más de temer cuanto que los deleites del serrallo en todas
partes han multiplicado los caracteres crueles; fuera de que, gastando
las razas más excelentes física y moralmente, dan al fin una estirpe degenerada
incapaz de aspiraciones generosas y de pensamientos elevados.
Los nobles.- Aunque ningún inca degenerara de su glorioso progenitor,
la nobleza, rueda esencial de su gobierno, lo habría desarreglado por la
irregularidad de sus movimientos: desde luego era un cuerpo heterogéneo
capaz de comprometer la marcha regular del Estado por la colisión
de intereses y de afectos, en él podían distinguirse tres clases muy diversas
por la posición y por el nacimiento, la familia imperial, los curacas y los
indios principales. Formaban parte de la primera la Coya o reina madre,
las shipacoyas o concubinas de la misma raza que el inca, las mamacunas
o concubinas escogidas por éste en otros linajes, las ñustas o doncellas de
sangre imperial, las pallas o casadas del mismo origen, los auquis o príncipes
solteros y los incas o príncipes casados. Los miembros de la augusta
estirpe eran en gran número, no sólo porque la poligamia dio a varios
soberanos más de 100 hijos, y según Garcilaso alguno tuvo 300, sino
principalmente porque los recursos del imperio puestos a su disposición
les permitían crecer y multiplicarse en el seno de la abundancia;
sabido es que en el combate de la vida pertenece la victoria a las razas
superiores, las cuales se posesionan de la mayor parte de las subsistencias,
mientras las inferiores son desposeídas y desaparecen, a veces con
rapidez espantosa. Los nobles de la sangre para ejercer incomparable
ascendiente no necesitaban de una preeminencia intelectual, que sin
458
459
razón se atribuye a su raza, ni del uso exclusivo de un dialecto particular,
del que sólo habla Garcilaso y que, si existió, pudo ser cierta fraseología
o algunas formas introducidas en el quechua para guardar mejor los
secretos de familia: bastábanles la superior jerarquía derivada del nacimiento,
el reflejo de la gloria del soberano como sus inmediatos parientes,
la educación distinguida, la posesión de grandes riquezas, el lujo
que les rodeaba, las grandes orejas, el pelo corto y las demás insignias
características, sin contar el ejercicio accidental de los altos cargos que
monopolizaban en gran parte. Al fallecimiento del monarca, mientras el
heredero se preparaba a tomar el cetro con el largo ceremonial de estilo,
uno de sus tíos se encargaba de la regencia, y de aquí procedió tal vez el
error de Acosta, que da por sucesor inmediato del inca difunto no a su
hijo, sino a su hermano. También estaban a la cabeza del gobierno en el
Cuzco, la Coya, o algunos de los príncipes de la sangre por ausencia o
enfermedad del soberano y, según se dice, por la menor edad de Huaina-
Capac, uno de sus tíos gobernó en su nombre hasta que intentó suplantarle.
El Villac-Umu (sumo sacerdote) y los principales ministros del culto
eran igualmente de la estirpe imperial, y solía componerse también de
esta alta nobleza el consejo de Estado, que no tuvo una organización fija.
A ella se reservaba de ordinario el mando superior del ejército, el gobierno
de las provincias y otros puestos de la mayor confianza, si bien por
haber abusado alguna vez de su influyente posición en perjuicio del
monarca, se asegura que llegó a reusárseles el mando de las grandes
divisiones territoriales.
El vulgo decía, y Garcilaso se detiene en dar razones para probar,
que ninguno de los incas cometió delito grave al menos en público; pero
él mismo habla de hechos de rebelión que prueban lo contrario, y que
según varios historiadores más imparciales, quienes mencionan también
envenenamientos y otros crímenes, no fueron ni secretos, ni raros.
Aunque la historia hubiera pasado en silencio las faltas de la familia
imperial, el conocimiento de la naturaleza humana pondría de manifiesto
que una raza tan privilegiada, y casi segura de la impunidad por su
elevación y aun por su pretendida impecabilidad, debía adolecer de la
lascivia y del orgullo de que le acusa Pedro Pizarro, junto con otros grandes
vicios, difíciles de evitar, cuando todo exalta las pasiones y facilita
sus excesos en superior grado. Por lo tanto, si no hay duda de que la
numerosa nobleza de la sangre acrecentaba el esplendor del trono, y
estaba llamada a prestar servicios de inapreciable importancia, estamos
lejos de creer con Prescott que ella constituyera la verdadera fuerza de la
monarquía peruana, formando una falange insensible que la defendiera
así de las conspiraciones secretas, como de la abierta insurrección. Creemos
que sucedía y debía suceder todo lo contrario: entre los hijos del Sol,
459
460
como entre los Califas y los antiguos reyes de Persia, lo que comprometía
más la suerte de la dinastía no era el pueblo sumido en la abyección más
impotente, ni la aristocracia de origen extraño, que rara vez podía alcanzar
el ascendiente peligroso de los príncipes de la sangre, sino éstos
mismos, a quienes la cuna daba una ambición ilimitada, el mérito personal
realzado por la educación, y el puesto permitían eclipsar a menudo
la gloria del soberano y una intriga de palacio o un motín militar ponían
en aptitud de suplantarle.
Tampoco dejaban de ser un peligro permanente para la estabilidad
del imperio los curacas, que estaban en posesión de un prestigio inmemorial,
eran siempre muy influyentes sobre sus vasallos por extensión
de su patrimonio, y tenían intereses o al menos aspiraciones poco compatibles
con la autocracia absorbente de los incas. Cuando el gobierno
imperial florecía, no faltaron algunos que para derrocarlo llevaron sus
armas vencedoras hasta las puertas de la capital, y durante la invasión
española contribuyeron a la gran catástrofe, unos viéndola llegar con
indiferencia, y otros poniéndose al lado del conquistador extranjero, del
que aguardaban mayores deferencias, o al menos sujeción no tan estricta.
Los incas, sea para hacerla más llevadera, sea para no estrellarse
contra un poder firmemente apoyado en el prestigio local, acostumbraban
conservar a los antiguos señores en posesión de sus dominios; y si
por la tenaz resistencia se creían obligados a despojarlos, colocaban en
lugar de ellos a los hijos o hermanos, respetando por lo común el orden
de la sucesión hereditaria; además los lisonjeaban con presentes, a los
que daba singular valor el venir de la mano imperial y, lo que se estimaba
más, los casaban con alguna joven hermosa. Mas éstas y otras distinguidas
pruebas de consideración no quitaban que los curacas vieran con
disgusto su autoridad soberana suplantada por el gobernador de la provincia,
sus vasallos llevados a lejanas tierras para alguna expedición
militar o para formar colonias, las leyes de sucesión alteradas por un
capricho imperial, la lengua materna y las costumbres veneradas de sus
mayores cediendo la supremacía al quechua y usos nuevos, ellos mismos
y sus hijos obligados a permanecer en la corte en calidad de rehenes.
Los grandes auxiliares del inca, los que mayor confianza podían
inspirarle en su lealtad y los que cuando no con más inteligencia solían
contribuir con mayor decisión a la prosperidad del Estado, eran los indios
principales, cuya nobleza de origen más o menos reciente se basaba
por lo común sobre el mérito y sobre los servicios prestados. Los más
adictos de estos nobles fueron los Hurincuzcos y Hanaicuzcos, descendientes
de los compañeros de Manco-Capac, que formaron el núcleo del Cuzco;
Garcilaso los llama Incas de privilegio; los conquistadores los confundían
con los nobles de la sangre, dando a unos y a otros el nombre de
460
461
Orejones; y Ondegardo da a entender que estaban exentos de tributos,
comían de las provisiones imperiales, eran por la mayor parte gobernadores
en todo el reino, y por donde quería que iban se les hacía mucha
honra. En verdad constituían el principal elemento de progreso en aquella
sociedad estacionaria, cuidando de los quipos, de la tradición oral,
que consignaba los altos hechos, sea en cantos épicos, sea en sencillas
relaciones, de la perfección de las artes, del culto y del buen desempeño
en importantes empleos; en todo lo que, habiendo sido destinados por
favor imperial, sabían desplegar doble celo, ya por convicción, ya por
agradecimiento. El número de indios principales, y no su valiosa cooperación,
se aumentaba con el engrandecimiento del imperio, reclutándose
entre las familias y allegados de los curacas; la conquista del reino de
Quito les dio un incremento tan considerable como peligroso, incorporando
en sus filas la altiva nobleza, que había divido con los Scirís la
autoridad soberana.
Las comunidades.- Aunque había en el imperio provincias muy dilatadas
y pueblos considerables, ni éstos ni aquéllas tenían reconocida importancia
política por carecer de representación legal y de todo derecho
para influir directamente en la administración pública; las partes integrantes
del Estado, la base permanente de la constitución social, eran las
comunidades en que venían a resolverse pueblos y provincias, en cuyo
seno quedaban absorbidas las familias, y de que los individuos formaban
simples fragmentos o números sin verdadero valor personal. Esas
colecciones, que pueden considerarse como la personificación de la parentela,
que tienen asociaciones análogas en muchos pueblos primitivos,
y a las que se adaptaba muy bien la índole de los primeros peruanos,
no sólo florecieron en el gobierno de los incas, sino que subsistieron en
mucha parte después de su destrucción, durante el coloniaje y aun en la
república peruana. Cuando se trata de poblaciones habitadas exclusivamente
por indígenas o de que éstos forman barrios determinados, sea
para la administración, sea para sus diversiones y tareas especiales, la
autoridad o las personas influyentes se dirigen a la comunidad llamándola
con el nombre de su residencia, o con los de los respectivos aillos o
parcialidades.
En la comunidad incásica se distribuían los bienes y trabajos, sea
por casas, sea por individuos según las circunstancias; la corporación
proveía de domicilio al recién casado, venía en auxilio del desvalido y
prestaba su poderosa cooperación al que necesitaba de esfuerzos ajenos;
en realidad, como los matrimonios debían verificarse entre individuos
de un mismo linaje que reconocían un tronco común y seguían los mismos
usos, la comunidad era una familia ensanchada y robustecida por
461
462
la reciprocidad de afectos y por la solidaridad de destinos. La concentración
de esfuerzos, que el ciego egoísmo y las rivalidades entre las familias
no debilitaban ni exponían a destructores extravíos, fue uno de los
medios más eficaces para llevar a cabo las grandiosas obras de los incas;
al mismo tiempo que previno los desórdenes y miserias, de que en las
naciones más adelantadas suelen ser víctimas las clases desfavorecidas
por la fortuna. Para espíritus independientes y celosos de la dignidad
humana habría sido insoportable la situación personal en que el cónyuge
era impuesto por la autoridad, no se podía cambiar de residencia, ni
de vestido, estaba determinado el empleo del tiempo y casi se desconocía
la espontaneidad para el trabajo y para la diversión; pero la falta de
libertad no podía afectar mucho a los que nacieron y vivieron en la servidumbre,
desnudos de ambición y sin la menor inquietud para el porvenir.
El gran vacío de la comunidad, vacío en verdad de las más trascendentales
consecuencias, era la imperfecta organización de la familia, de
la que están pendientes el destino de los individuos y el de las naciones:
los tiernos afectos y la providencial solicitud que en las sociedades bien
constituidas deben unir entre sí a esposos, padres, hijos y hermanos,
perdían en intensidad y dulzura cuanto los lazos de la parentela habían
ganado en expansión; debilitados los afectos de la sangre por los sentimientos
comunistas, y prevaleciendo los instintos de la fuerza sobre las
delicadas consideraciones que la cultura superior presta a la debilidad,
los seres flacos por el sexo o por la edad tenían mucho que sufrir. La
mujer, más que la compañera, era la sierva del marido; los niños se consideraban
como elementos del bienestar doméstico en vez de ser objeto
de entrañable y abnegado cariño; a su vez los ancianos y cualquier individuo
de la familia, que por sus achaques habría necesitado de la más
cariñosa solicitud, solían ser vistos con indolente indiferencia, cuando
no eran dejados en el más lamentable abandono. Tales serán siempre los
efectos de socialismo que, violentado el corazón humano, sacrifica a la
fraternidad oficial los sentimientos más íntimos, más dulces y más generosos,
fuente inagotable y pura de la más deliciosa abnegación. Si su
glacial influencia no se dejó sentir de lleno en las comunidades del imperio,
debiose en parte a otras instituciones más humanitarias, y en parte a
la inalterable ternura del carácter nacional.
La división de los bienes.- El interés que siempre inspiró el bienestar de la
familia, el amor que en cualquier grado de la civilización tiene el hombre
a lo suyo, el respeto a la posesión inmemorial de los curacas, la hacienda
señalada a los linajes reales para sostener su rango y el culto de los
monarcas difuntos, las mercedes otorgadas al favor o al mérito y otras
causas más o menos influyentes, moderando la rigurosa aplicación del
462
463
socialismo, hicieron que junto con la propiedad de un carácter social
existiera la propiedad privada, que en verdad sólo formaba una peligrosa
excepción de las leyes destinadas a impedir la desigual repartición de
riquezas, espantoso contraste de opulencia y de miseria. Los curacas conservaron
sus patrimonios más o menos considerables según la extensión
de sus señoríos, y el resto de la nobleza tuvo también posesiones particulares;
de unos y otras han dado testimonios más o menos explícitos los
historiadores, que sólo admiten las de carácter social, fueron una prueba
los pleitos suscitados después de la conquista y las donaciones hechas
por los propietarios a santuarios y conventos; todavía quedan algunas en
poder de los herederos legítimos. Por otra parte, rindiendo homenaje la
ley incásica a los derechos del individuo y de la familia, tomó bajo su
protección el peculio del indio menos acaudalado: el padre podía dejar
sus bienes muebles a cualquiera de los hijos; si él no había tomado ninguna
disposición acerca de la herencia, quedaba ésta para la familia en
común, y sólo por falta de descendientes pertenecía al gobierno.
Las tierras de labor o de pasto que no eran del dominio privado se
dividían en tres clases: tierras destinadas especialmente al culto, que
Garcilaso llama del Sol y con más propiedad llaman Ondegardo y Acosta
de las huacas; tierras del inca cuyo producto se invertía en la satisfacción de
las necesidades políticas, y tierras de comunidad, que se distribuían entre
las familias dando una medida o topo por cada jefe de casa, otro topo por
cada hijo varón y medio topo por cada hija; estos lotes no se heredaban
ni se vendían sino que, faltando el agraciado, volvían a la comunidad;
sólo el hijo, y no la hija que se casaba, llevaba el suyo al matrimonio en
calidad de cabeza de una nueva familia. Según Ondegardo no existía
una proporción fija entre las tres clases de tierras sino que, como debía
ser, variaba según el número de indios y la cantidad de terreno disponible;
difícilmente habría podido hacerse una distribución igual e invariable
en la costa, donde el vecindario se hallaba a veces aglomerado en
estrechas quebradas, o el cultivo se limitaba a simples hoyas; los nuevos
andenes y las tierras mejores recién roturadas en la sierra solían aplicarse
al inca y al Sol, salvo el conceder parte de ellas a la comunidad, cuando
llegaba a exigirlo el aumento del pueblo. En cuanto a la cabida de los
topos, Garcilaso la hace equivalente a una fanega de tierra para sembrar
maíz, pero que tiene fanega y media de la de España. Don Juan José
Lesero, contador general de tributos a fines del siglo XVII, dice en un libro
de repartimientos citado por Córdoba Urrutia: «un topo de tierra tiene 96
varas de longitud y 48 de latitud, que hacen 4 608 varas. A cada indio
tributario se le aplicó (en tiempo del virrey Palata) cuatro topos de tierra,
que componen 18 432 varas planas, y admiten de sembradura 16 almudes
de semilla que es una fanega y tercio, y a las indias viudas un topo,
463
464
cuando las tierras son fértiles; cada almud se compone de dos celemines…
En unos autos de 1647 el licenciado Alonso Maldonado, oidor de
Lima y visitador de tierras de la provincia del Cuzco repartió 645 topos
y expresa, que cada topo tiene 96 varas de largo y 48 de ancho... A fojas
73 del libro primero del señor Toledo, se ordena, que al cacique se le
siembre una fanegada y media de sembradura (tres fanegas) y en las
ordenanzas del Duque de la Palata, se previene sean seis topos...». Es
manifiesto que la desigual fertilidad de las tierras en valles calientes o
templados, y en punas, junto con la diversidad de cultivos y de necesidades
hacían inevitable la desigualdad de medidas, si es que habían de
ofrecer la conveniente subsistencia a los indios de las diversas regiones.
El riego de los campos cultivados y de las dehesas cuando el agua
era escasa se sujetaba a medidas de tiempo, tocándole a cada poseedor
su turno y duración, según se sucedían las posesiones y había mayor o
menor superficie que regar. El guano, con que solían fertilizarse los próximos
campos de la costa, se distribuía también con cierta medida: a cada
provincia correspondía un depósito del litoral o de las islas, y si el depósito
era grande, se dividía con linderos entre dos o más provincias; a su
vez la parte de cada una de ellas se dividía entre sus pueblos, y la de
cada pueblo entre sus vecinos.
Garcilaso cree que las minas pertenecían a los curacas y a los indios
de comunidad, quienes obsequiaban al inca el oro y la plata cuando
venía a visitarles; pero la audiencia, Ondegardo y otros escritores, que
hacen autoridad en materias fiscales, aseguran que las minas pertenecían
al Estado; aun se dice que todo poseedor de metales preciosos estaba
obligado a manifestar su procedencia, a fin de que el gobierno pudiera
explotar el mineral de donde habían sido extraídos. Sin embargo, es probable
que el oro recogido en los lavaderos quedara muchas veces a disposición
de los particulares por la dificultad de vigilar la extracción.
Los reglamentos relativos a la distribución de los ganados variaron
mucho y estuvieron sujetos a excepciones notables: en general pertenecían
al inca y al Sol los grandes rebaños (Hatun llama) concediéndose a
muy pocos curacas la posesión de mil cabezas; los pueblos y particulares
sólo llegaron a poseer muy pocas, siendo muy reducidos sus ganados
(Huacha llama). De los animales montaraces, los guanacos, vicuñas,
venados y otros de gran cuerpo se reservaban para las grandes cacerías
imperiales; los pequeños, excepto los que vivían en los sotos reales, estaban
a disposición de cualquier cazador. Asimismo eran de libre adquisición
los frutos espontáneos, los peces y demás animales acuáticos, el
agua que no se consumía en el riego, la sal y otros minerales útiles. El
comunismo primitivo no podía menos de prevalecer tocante a riquezas
indefinidas o de difícil apropiación.
464
465
La lana recogida en la sierra y el algodón producido en las yungas
se distribuían, fuera de la pequeña cantidad manufacturada por nobles
doncellas, en las diversas comunidades, ya para que sus individuos se
proveyeran de vestidos, ya para que trabajasen los pedidos por el gobierno.
Las demás cosechas conseguidas en las tierras del inca y del Sol se
depositaban en tres especies de positos o almacenes establecidos sea en
las ciudades, sea en los tambos, los del soberano, los del culto y los
comunes; las provisiones de los últimos se repartían en las comunidades
si el año era de carestía, y en todo tiempo entre los desvalidos, y
cualquier escasez se suplía con las de los otros dos depósitos, especialmente
los del Sol. Por esto decía la audiencia de Lima: «todos los dichos
tributos y servicios, que el Inca llevaba, eran con color, y para efecto del
gobierno y procomún de todos, así como todo lo que se ponía en depósitos,
todo se convertía y distribuía entre los mismos naturales».
Organización del trabajo.- Los principios del socialismo se aplicaron con
señalado rigor en la organización del trabajo que, con excepción de los
nobles, fue impuesto a los indios como fuente de la riqueza social y como
el tributo que se pagaba al soberano; considerada la pereza como un
crimen contra el Estado, fue reprimida con la severidad de las leyes; y el
tiempo que los plebeyos no ocupaban en sus quehaceres propios, los
cuales tampoco les era permitido desatender, debían emplearlo en el
cultivo de los campos asignados al inca y al Sol, en las manufacturas
para el ejército, en las obras públicas y en otros servicios de la religión o
del gobierno. Los hábiles en minería se ocupaban en el beneficio de los
metales, los artesanos peritos en sus diversas manufacturas, los músicos
y bailarines en divertir a la corte; los ágiles en la carrera servían de correos,
hasta los niños, los viejos y los privados de algún sentido desempeñaban
las tareas compatibles con su debilidad y defectuosa conformación;
las mujeres ayudaban a sus maridos en las tareas domésticas y a
veces en las faenas públicas; los quillacingas, tribu miserable que vivía
en la extremidad septentrional del imperio, y otros pueblos degradados
por la miseria, que no podían ofrecer al Estado ningún producto apreciable,
estaban obligados a presentar a la autoridad canutos llenos de los
parásitos, que el desaseo habría multiplicado para su tormento y que
alguna vez tuvieron por apetitosa golosina.
Todos los trabajos estaban perfectamente reglamentados, sea consultando
las conveniencias sociales, sea procurando el alivio de los trabajadores.
El cultivo de las tierras principiaba por las del Sol y seguía
con el de las pertenecientes a los pobres, huérfanos, viudas, soldados en
campaña y personas impedidas por la vejez o la enfermedad, y la preferencia
de este cultivo era exigida con tal rigor que, según Garcilaso, hizo
465
466
ahorcar Huaina-Capac a un indio de Chachapoyas en el campo de su
injusta prelación por haber antepuesto las labores de un curaca, pariente
suyo, a las que reclamaba el campo de un huérfano. Concluidos los
dos primeros cultivos, principiaba el de las demás tierras, y las últimas
cultivadas eran las del inca. Especialmente al sembrar y recoger las cosechas
en éstas y en las del Sol, las faenas campestres tomaban el carácter
de alegres fiestas: el pito y el tambor llamaban la comunidad al trabajo
común; todos acudían con sus mejores galas, se comía de regalo, se bebía
abundante chicha, se bailaba a placer y la fatiga desaparecía oyendo
entusiastas cantares de triunfo (hailli). Aun en las labores particulares,
por la ayuda que unos a otros se prestaban, por los festines con que
terminaban, y por la música que les acompañaba, la pena del trabajo
solía convertirse en alegría. Por otra parte, para aliviar las cargas más
pesadas se habían tomado todo género de precauciones: al que estaba
encargado de una tarea lo dispensaban de las demás; corría de cuenta
del Estado el sostenimiento de los empleados en su servicio, y se hacía
con las rentas del Sol el de cuantos estaban sirviendo en el templo; se
había establecido la mita o rotación de servicios por provincias, comunidades
y secciones menores, según la índole de las obras, cuidando de no
imponer al mitayo tareas superiores a sus fuerzas, y no trasladándole a
lugares insalubres. Según Ondegardo: «se tenía cuenta que el trabajo,
que pasaban, fuese moderado y con el menor riesgo que fuese posible.
Era tanta la orden, que tuvieron estos indios —añade— que a mi parecer
aunque mucho se piense en ello, sería dificultoso mejorarla, conocida su
condición y costumbres».
Lo que hacía más soportables los trabajos era que con ellos se aseguraba
el bienestar común, no pudiendo sufrir ninguna familia los rigores
de la indigencia por la pereza, la disipación, las desgracias o las aventuradas
especulaciones de los encargados de sostenerla. Como dice
Ondegardo, era el único tributo que se exigía del pueblo para el sostenimiento
del Estado; y Garcilaso supone que esa contribución era inferior
a la exigida en los pueblos mejor gobernados en la antigüedad, calculándola
en cuatro reales de su tiempo y hasta llegando a tenerla por cosa de
burla... Por cierto no puede contarse entre las cargas livianas el triple
tributo de las tareas campestres, de los vestidos y armas para el ejército y
de las obras públicas, prescindiendo de otros servicios secundarios: la
masa de trabajos que ese tributo imponía al pueblo era enorme, estando
exentos de faenas los nobles, el sacerdocio, los soldados sobre las armas,
cerca de un millón de empleados, los inválidos, los que no habían cumplido
20 años y los que pasaban de 50; excedía a lo que habría demandado
el sostenimiento de una numerosa familia; y se agravaba, ya con las
ilimitadas exigencias de los curacas, cuando podían sustraerse a la pro-
466
467
tectora vigilancia del gobierno, ya con labores de puro lujo, como el cubrir
con arena de mar la plaza mayor del Cuzco, y el llevar de la ciudad
santa piedras para los regios edificios de Tumibamba. El mismo Garcilaso
confiesa que, si los indios no tenían familia que les ayudara en sus faenas,
muchos de ellos enfermaban por el largo tiempo que ocupaban en el
trabajo hasta cumplir con el tributo. Como ha dicho Prescott «el peruano,
trabajando toda su vida para otros, podía compararse al presidiario que
todos los días desempeña la misma tarea penosa y triste, sabiendo que
por útiles que sean sus esfuerzos al Estado, a él nada le producen».
Además, lo que fue una calamidad duradera para el oprimido indígena,
la aversión que en él debía arraigarse para los trabajos espontáneos con
los trabajos forzados, ha hecho considerarle por sus antiguos y modernos
opresores como incapaz de laboriosidad voluntaria; y con esta opinión,
que parecía justificada por engañosas apariencias, se han disculpado
las explotaciones más desmedidas y más violentas.
Gobierno interior.- El pueblo anulado políticamente por la constitución
imperial estaba siempre dispuesto a obedecer cuanto se le mandara y a
trabajar cuanto pudiera; la cautelosa política de los incas lo tenía dividido
de tal suerte que no cayera en la tentación de resistir a la autoridad, y
lo agrupaba en secciones que facilitaran la acción administrativa. Una
de las divisiones de los pueblos, que mejor podía impedir las tentativas
sediciosas y secundar al mismo tiempo las grandiosas miras de la administración,
era la de originario o llactarunas y mitimaes o trasportados de
una a otra región del territorio peruano, siempre que era de recelar la
menor resistencia de las provincias conquistadas a la cultura imperial;
cuando la población se hallaba escasa de recursos en región poco fértil,
o sobreabundaba en estrechas localidades, se transportaba un gran número
de habitantes de entre los más fieles al país nuevamente sometido,
de éste a las provincias antiguas, del país estéril al de gran fertilidad, o
del muy poblado al de escasa población, y con esta traslación se facilitaba
la obediencia y se venía en auxilio de los necesitados. Como tan violenta
emigración no podía ser aceptada de buen grado, sin dejar de imponer
graves penas al mitimae fugitivo, se recompensaba a los que permanecían
en su nueva residencia con muestras especiales de estimación,
procurando en todo caso que ni en sus hábitos, ni en el clima sufriesen
cambios peligrosos o muy desagradables. El pescador era llevado a
las orillas del mar, de lagos, o de ríos abundantes en peces; el cazador, a
montes donde no escaseaba la caza; el ganadero, a tierra de pastos; el
agricultor, a tierras de labor; el hijo de los yungas, a otros valles calurosos;
y el serrano, a otras serranías. Esas colonias, adhiriéndose con fuertes
vínculos al lugar donde eran trasplantadas, subsistieron en gran
467
468
parte después de la caída del imperio; en la relación de tributarios dada
a fines del siglo XVI al marqués de Cañete por Morales Figueroa y en listas
posteriores aparecen muchos mitimaes; aun en el último censo manifiestan
esa procedencia algunos pueblos; y es muy fácil descubrir la antigua
traslación de chimús a las orillas del Marañón, de cañaris al departamento
del Cuzco, de collas al norte y de huancas y huailas a diversas
provincias. Así, los indios trasladados, como otros muchos que de tiempo
inmemorial reconocían diversos orígenes, aunque vivieran muy próximos
conservaban su carácter especial distinguiéndose, cuando no por el
idioma, en costumbres y peculiaridades del vestido, casas o sepulcros; y
esta marcada distinción de aillos o linajes, que servía de base a las comunidades,
establecía entre los pueblos de una misma provincia y a veces
en el seno de un mismo pueblo un antagonismo favorable a las aspiraciones
del gobierno imperial. Éste cuidaba especialmente de que en los
grandes centros se perpetuara la división que desde su cuna se estableció
en el Cuzco, entre los pobladores del barrio alto y los del barrio bajo,
hanan cuzcos y hurin cuzcos, no confundiéndose nunca los hanan suyos o
distritos altos con los hurin suyos, o distritos bajos, si bien esos calificativos
no siempre indicaron la diversa altura de la respectiva localidad,
sino simplemente el orden de la parcialidad considerada como primera
o segunda. La distribución que más influjo ejercía en el orden social era
la que agrupaba los indios en décadas o secciones de a diez, las décadas
en cincuentenas, las secciones de cincuenta en centenas, cinco de éstas en
secciones de a quinientos, dos de quinientos en una de a mil y diez de a mil
en la sección mayor. Algunos admiten también divisiones de a cinco indios,
que al parecer sólo existieron de una manera accidental.
La marcha regular de la sociedad se facilitaba con la vigilancia del
gobierno, estando tan sometidos los indígenas a sus respectivas autoridades,
como el religioso en su convento y el soldado en su cuartel. La
autoridad del padre de familia en la casa reflejaba la del inca en el imperio,
si bien mientras el soberano era irresponsable y aun pasaba por
incapaz de delinquir, los grandes excesos del primero se reprimían con
severidad. Cada pueblo tenía su respectivo Llacta-camayoc, y los curacas
conservaban su jurisdicción, si bien estaban subordinados al gobernador
de la provincia. Los grupos tenían a su cabezaa los chuncamayoc,
cuidadores de cincuenta, pachacamayoc, cuidadores de a quinientos,
guaranga-camayos cuidadores de mil y cuidadores de a diez mil llamados
hunos, según el número de miembros. El Tucuiricue (el que lo ve todo)
vigilaba la conservación del orden en toda la provincia, teniendo por
auxiliar a un teniente o michuc. Ningún grupo ni función social dejaba
de estar bajo la vigilancia de empleados permanentes o elegidos ad hoc,
teniendo todos los cuidadores la doble misión de procurar el mayor
468
469
orden, precaviendo o notando las faltas, y de hacerlas llegar al conocimiento
del superior; para que su celo no decayera, no sólo se les amenazaba
con la pérdida del destino por no haber cumplido fielmente
su obligación, sino que quedaban expuestos a sufrir la pena del delito,
objeto de su culpable descuido.
El legislador había llevado su previsión hasta un exceso de refinamiento
que, como dice Prescott, era ciertamente el último defecto que se
hubiera podido esperar entre los indígenas de América: nada fue dejado
al acaso, ni a la libre elección, todo fue minuciosamente determinado por
la ley; por eso, fuera de las ordenanzas relativas al culto, señoríos, matrimonios,
herencia, jueces, milicia, cuenta de años, quipos y otras innumerables
de carácter moral o político existieron las que el padre Valera comparaba
con satisfacción a las de griegos y romanos. Según los fragmentos
conservados por Garcilaso, y al decir del primer historiador nacional:
Tuvieron la ley municipal que hablaba acerca de los particulares provechos
que cada nación o pueblo tenía dentro de su jurisdicción. Y la ley
agraria, que trataba del dividir y medir las tierras y repartirlas por los
vecinos de cada pueblo, la cual se cumplía con grandísima diligencia y
rectitud; que los medidores medían las tierras con sus cordeles por fanegas,
que llaman Tupu, y las repartían por los vecinos, señalando a cada
uno su parte. Llamaban ley común a la que mandaba, que los indios
acudiesen en común (sacando los viejos, muchachos y enfermos) a hacer
y trabajar en las cosas de la república, como era edificar los templos, y las
casas de los reyes o de los señores, y labrar sus tierras, hacer puentes,
aderezar los caminos, y otras cosas semejantes. Llamaban ley de hermandad
a la que mandaba, que todos los vecinos de cada pueblo se ayudasen
unos a otros a barbechar y a sembrar, y a coger sus cosechas, y a labrar
sus casas, y otras cosas de esta suerte, y que fuese sin llevar paga ninguna.
La ley que llamaban Mitachanacuy, que es mudarse a veces por su rueda
o por linajes; la cual mandaba que en todas las obras y fábricas de trabajo,
que se hacían y acababan con el trabajo común, hubiese la misma cuenta,
medida y repartimiento que había en las tierras, para que cada provincia,
cada linaje, cada persona trabajase lo que le pertenecía y no más; y aquel
trabajo fuese remudándose a veces, porque fuesen trabajando y descansando.
Tuvieron ley sobre el gasto ordinario, que les prohibía el fausto en
los vestidos ordinarios y las cosas preciosas, como el oro y la plata, y
piedras; y totalmente quitado la superfluidad en los banquetes y comidas.
Y mandaba que dos o tres veces al mes comiesen juntos los vecinos
de cada pueblo delante de sus curacas, y se ejercitasen en juegos militares
o populares, para que se reconciliasen los ánimos y guardasen perpetua
paz, y para que los ganaderos y otros trabajadores de campo se alentasen
y regocijasen. La ley a favor de los que llamaban pobres, la cual mandaba
469
470
que los ciegos, mudos y cojos, los tullidos, los viejos y viejas decrépitos,
los enfermos de larga enfermedad, y otros impedidos que no podían
labrar sus tierras para vestir y comer por sus manos y trabajo, los alimentasen
de los positos públicos. También tenían ley que mandaba que de los
mismos positos públicos proveyesen los huéspedes que recibiesen, los
extranjeros, peregrinos, y los caminantes, para todos los cuales tenían
casas públicas, que llamaban Corpahuasi, que es casa de hospedería, donde
les daban de gracia y de balde todo lo necesario. Demás de esto mandaba,
la misma ley, que dos o tres veces al mes llamasen a los necesitados,
que arriba nombramos, a los convites y comidas públicas, para que con el
regocijo común desechasen parte de su miseria. Otra ley que llamaban
casera, contenía dos cosas: la primera que ninguno estuviese ocioso; por
lo cual como atrás dijimos, aun los niños de cinco años se ocupaban en
cosas muy livianas, conforme a su edad: los ciegos, cojos y mudos, si no
tenían otras enfermedades, también les hacían trabajar en diversas cosas.
La demás gente, mientras tenía salud, se ocupaba cada uno en su oficio y
beneficio, y era entre ellos cosa de mucha infamia y deshonra castigar en
público a alguno por ocioso. Después de esto mandaba la misma ley, que
los indios comiesen y cenasen con las puertas abiertas, para que los ministros
de los jueces pudiesen entrar más libremente a visitarles. Porque
había ciertos jueces que tenían cargo de visitar los templos, los lugares y
edificios públicos, y las casas particulares: llamábanse Llactacamayu. Estos
por sí o por sus ministros, visitaban a menudo las casas para ver el cuidado
y diligencia que así el varón como la mujer tenía acerca de su casa y
familia, y la obediencia, solicitud y ocupación de los hijos. Colegían y
sacaban la diligencia de ellos del ornamento, atavío, limpieza y buen aliño
de su casa, de sus alhajas, vestidos, hasta los vasos y demás cosas caseras.
Y a los que hallaban aliñosos, premiaban con loarlos en público, y a los
desaliñados castigaban con azotes en brazos y pernas, o con otras penas
que la ley mandaba. De cuya causa había tanta abundancia de las cosas
necesarias para la vida humana, que casi se daban de balde, y aun las que
hoy tanto estiman.
El cumplimiento de las obligaciones se procuraba asegurar con el
rigor de los castigos: castigábanse con la muerte la rebelión, la traición,
la blasfemia contra el Sol o contra el inca, el robo de sus bienes, la desobediencia
contumaz a las autoridades, las graves mentiras ante los tribunales,
el incendio de un puente, la muerte de las aves guaneras y la ida a
las islas en tiempo de cría, el homicidio no siendo en pendencia o in
fraganti de la esposa adúltera por su cónyuge, el aborto provocado, la
profanación de la casa de las escogidas, la violación o el adulterio con
mujer noble, el adulterio de cualquier mujer, la fuga reiterada del mitimae
y las extorsiones del soldado al pasar por pueblos pacíficos. La pena de
470
471
los rebeldes se extendía a provincias enteras, y la de los traidores solía
trascender a sus tiernos hijos; el violador de una escogida era ahorcado
y ella enterrada viva, o sufrían ambos otro suplicio cruel; el homicidio
agravado con el robo traía consigo la pena capital, precedida del tormento;
el practicado con veneno o pretendidos hechizos envolvía en el castigo
del delincuente a sus próximos parientes, a los que se suponía cómplices
del crimen; la mujer que mataba a su esposo era colgada de los
pies. El quitar los linderos, el entrarse en tierra ajena, el regar su chacra
con el agua correspondiente a otra, la relajación de costumbres, el cambio
de vestido o de residencia no siendo mitimae, las desobediencias no
obstinadas, los golpes no graves, las simples injurias de palabra y las
mentiras sin circunstancias agravantes se castigaban con penas arbitrarias.
El raptor de una doncella, en caso de quejarse el padre, era separado
de ella y recibía golpes con piedra en la espalda a más de otros castigos
discrecionales; las mujeres públicas, infamadas con el nombre de
pamparunas (mujeres de la plaza o del campo), tenían que vivir fuera de
las poblaciones, sin rozarse con las honradas. El padre castigaba privada
o públicamente al hijo desobediente, y el que faltaba a la autoridad,
no siendo contumaz en el desacato, era golpeado con piedra en la espalda,
quedaba preso o recibía otro castigo discrecional. Perdían su cargo,
además del empleado negligente, el magistrado prevaricador y el curaca
que dejaba de asistir a las comidas públicas o mataba sin razón a uno de
sus súbditos. Cuando el homicidio se cometía en alguna pendencia, el
provocado salía absuelto, y el provocador por lo menos iba confinado a
los yungas, que para los serranos solía ser una muerte lenta. Cualquiera
que robaba algo de comer aguijoneado por el hambre, la primera vez
pagaba a lo más con una simple reprensión, mas se exponía a ser golpeado
en la espalda en caso de reincidencia; el perezoso a más de ser afrentado
llamándole por repetidas veces misquitullu (huesos dulces) sufría
golpes de piedra o latigazos. No se consideraban reos de adulterio, sino
de libertinaje, los que faltaban a la castidad con las concubinas; por lo
tanto, sólo incurrían en la pena capital los hombres y mujeres que violaban
los derechos conyugales, tratándose de huarmimamas, o esposas
únicas, que el matrimonio conforme a la ley declaraba legítimas.
Hubo diversas formas de aplicar el último suplicio, siendo las más
notables el echar a las fieras o enterrar vivo al delincuente, apedrearlo,
precipitarlo, decapitarlo o estrangularlo. Respecto a las cárceles, nos
dice Balboa que Tupac Inca-Yupanqui las estableció de tres clases: las
más terribles fueron unos subterráneos tortuosos, comparables al laberinto
de Creta, con el suelo erizado de agudos guijarros sobre el que se
arrastran ponzoñosos reptiles y por donde vagaban hambrientas fieras;
el traidor que era arrojado en aquella espantosa caverna, no tardaba en
471
472
ser destrozado por los tigres, leones u osos, o en recibir venenosas heridas;
el segundo género de prisiones establecidas cerca de la montaña
servía de reclusión perpetua a los reos de maleficio, hechicerías, falsas
profecías y delitos sacerdotales; las últimas cárceles eran simples lugares
de detención.
Si en el sistema penal de los incas no había el refinamiento cruel de
suplicios, de que raras veces se ha libertado la mayor parte de las naciones
aun después de haber salido de la barbarie, no deja de formar un
lamentable contraste con la benignidad dominante en su gobierno y con
la índole suave de sus súbditos la aplicación de la pena capital con
prodigalidad verdaderamente draconiana. La causa de esta anomalía
era según ciertos historiadores el carácter teocrático de las instituciones:
según Garcilaso, si aun los delitos livianos se castigaban con la muerte,
era porque decían que se había quebrantado el mandamiento o la palabra
del inca, a quien respetaban como Dios; abundando en las mismas
ideas, dice Prescott: «las leyes emanaban del soberano, y ese soberano
tenía una misión divina y era de naturaleza divina; violar la ley no era
tan sólo insultar la majestad del trono, sino cometer un sacrilegio; así
considerado el menor delito merecía la pena de muerte, y el más grave no
podía incurrir en pena mayor». Séanos permitido separarnos de un parecer
que ciertamente es muy autorizado pero que está en contradicción
abierta con el código penal de los incas, en el que hay diversidad de
penas según la gravedad verdadera o supuesta de los delitos, y si hubiera
dominado la consideración señalada por Garcilaso, Robertson, Prescott
y sus copistas, para todas las faltas sólo habría existido la indivisible
pena de muerte. La severidad legal, si en parte se debió al espíritu
teocrático de suyo propenso a exagerar la criminalidad, nació principalmente
de dos causas: el gobierno de los incas, tan reglamentario o más
que el monasterio más rígido y el ejército más sujeto, llevaba consigo la
necesidad de una disciplina muy dura, sin la cual las ordenanzas estrictas
son una letra muerta; al mismo tiempo, las instituciones imperiales
estaban profundamente penetradas del socialismo, cuyas inspiraciones
mueven a sacrificar los individuos tomados por simples fracciones a la
comunidad, que es el todo. Por lo demás, cualquiera que haya sido el
móvil de esa penalidad draconiana, junto con los actos de inhumanidad
a que arrastraba, traía por consecuencia tan fatal como duradera una
profunda perversión de las ideas morales, no inspirando el amor
vivificante del deber, sino el horror al castigo, y como resultado de esta
influencia, dando apariencias de verdad a la perniciosa máxima de que
el indio sólo es llevado por el mal.
La expedita administración, aunque por lo común ofrecía inapreciables
ventajas, no dejó de agravar, a veces con grandes desaciertos e
472
473
iniquidades, la influencia desmoralizadora del excesivo rigor en las penas.
Aunque se haya hablado de tribunales como de una institución
separada, este aserto no halla apoyo en la historia y se encuentra en
oposición con la naturaleza del gobierno imperial: era harto despótico
para que diese lugar a la división de poderes, que caracteriza al régimen
liberal; el inca, que los reunía todos en sumo grado, los comunicaba a las
autoridades subalternas según la extensión de sus jurisdicciones, siendo
el juez natural de sus subordinados el jefe de cada división; las faltas
leves eran juzgadas por los cuidadores subalternos, y las graves por el
curaca o las autoridades provinciales; el último suplicio fuera de campaña
sólo podía ser aplicado por el Tucuiricuc o por el soberano. Las pocas
causas civiles que ocurrían se terminaban una vez oídos los alegatos de
las partes; en las causas criminales se principiaba por oír al reo y a los
testigos; estando las declaraciones conformes, se decidía de acuerdo con
la ley, y si el acusado negaba, se pedían informes acerca de su conducta
al curaca, absolviéndole si éste informaba favorablemente, y sometiéndole
al tormento en el caso contrario; confesándose culpable el atormentado
sufría el castigo legal, y cuando persistía en declararse inocente, se
le ponía en libertad, pero dejándole bajo la amenaza del último suplicio
por el primer delito grave que cometiera. Por regla general la causa debía
quedar resuelta en el término de cinco días. El temor que inspiraba la
severidad del inca contra los magistrados prevaricadores, la necesidad
de informar mensualmente a las autoridades superiores, y el riesgo de
que la prevariación fuera descubierta por los visitadores extraordinarios,
garantizaban la recta administración de justicia en los casos comunes,
y así lo acredita la audiencia de Lima diciendo: «los vicios eran bien
castigados, y la gente estaba bien sujeta y obediente; y aunque en las
dichas penas había exceso, redundaba en buen gobierno y policía suya,
mediante ella eran aumentados». Sin embargo, administrándose la justicia
a la turca, y corriendo la verdad graves riesgos en la boca de cuantos
intervenían en los juicios, se daba lugar al castigo de los inocentes y a la
absolución de los culpables: sea por la timidez excesiva, que suele desconcertar
al indígena viendo al superior indignado, sea por la tenacidad
con que niega los hechos, aunque se le sorprenda con el cuerpo del delito,
ya se declararía reo de faltas imaginarias e incurriría en penas no
merecidas, ya lograría la impunidad del crimen con su obstinada negativa;
la recta administración de justicia tenía también que luchar con las
falaces deposiciones de testigos poco veraces o turbados y con la injusticia
de magistrados mal inclinados o prevenidos; el peligro de la prevaricación
era tanto más de temer, cuanto que podía encubrirse con artificiosos
procedimientos, y las quejas de los agraviados, a quienes aterraba la
enemistad de los poderosos, casi nunca se elevaban hasta el trono.
473
474
La visita del soberano, que no podía menos de ser de paso y de tarde
en tarde al menos para los pequeños pueblos más expuestos a ser víctimas
de la opresión, era más bien una majestuosa procesión y un triunfo
continuado, que una inspección reflexiva y escudriñadora capaz de deshacer
los agravios: los humildes y fervientes homenajes que recibía la
majestad del Dios rey impedían que su majestad humana viese las llagas
ocultas de su pueblo entre las alegrías y encantadoras pompas de una
reverente adhesión. Hasta cierto punto estaban también expuestos a no
penetrar en la profundidad de las injusticias secretas los visitadores
extraordinarios, quienes también eran objeto de pomposos recibimientos.
En los informes ordinarios todo debía aparecer en regla, y por su
constitución social la atención de informantes e informados debía dirigirse
de preferencia a los intereses generales. Acerca de éstos podía reunir
el gobierno los datos más amplios y más exactos: por relaciones especiales,
que se le dirigían cada mes, cada año o en períodos oportunos,
más largos o más cortos, conocía el movimiento anual de la población, la
producción aproximada, la existencia de los depósitos adonde todo entraba
y de donde todo salía con medidas ciertas, el Estado de las obras
públicas, en suma las diversas necesidades del estado y los recursos
necesarios para verificarlos. Las luces de la estadística, más abundantes
y seguras que las conseguidas hoy en varios ramos por administraciones
bien sistematizadas, eran recibidas oportunamente y permitían proceder
a ciencia cierta, no aventurando mejoras imposibles, y no dejando
de emprender en vasta escala las que eran realizables.
No obstante los inmensos obstáculos que ofrecían el territorio y las
tribus menos adelantadas, las comunicaciones se hacían con la rapidez
necesaria para que las noticias trasmitidas al gobierno y las órdenes de
la autoridad llegaran a tiempo de conjurar las desgracias remediables y
de realizar los beneficios a que alcanzaba la acción de la autoridad. Los
caminos, cuyo principal destino era facilitar el trato oficial, acercaban
las extremidades del imperio a la capital mucho más de lo que en aquella
época solían estarlo de las provincias próximas las capitales europeas;
cuando había necesidad de propagar las noticias con suma rapidez se
encendían hogueras en las alturas para dar la señal de alarma; de continuo
había cuatro correos (chasquis) dispuestos para volar de su puesto al
vecino, y como estaban acostumbrados a marchas, que por su celeridad
hacen pensar en los viajes de vapor, trasmitían los encargos y mensajes
con prontitud asombrosa; el pescado y fruta de las costas distantes 80 o
más leguas podían comerse frescos en el Cuzco, y de ordinario en las 24
horas se llevaban las comunicaciones a distancia de 150 millas; a veces
el recado era verbal y antes de llegar a la casa de postas, lo comunicaba
a gritos un chasqui para que otro en oyéndolo echara a correr y lo trasmi-
474
475
tiera de igual modo al del puesto inmediato; más a menudo se hacía la
comunicación por expresivos quipos y, si la gravedad del caso lo exigía,
se autorizaba el mensaje con un hilo tomado de la mascaypacha. Por este
medio, según dice Zárate, y puede inferirse de su incomparable autoridad,
«gobernaban la tierra y proveían lo que querían con mayor obediencia,
que en ninguna provincia del mundo se ha visto tener a las provisiones
de su rey».
La extensión del quechua, que para el uso oficial llegó a convertirse
de lengua cortesana en lengua general, contribuyó eficazmente a la buena
administración, facilitando las relaciones entre gobernantes y gobernados.
Sabido es que el quechua se hablaba en gran parte del norte hasta
en el reino de Quito, antes de haberse extendido hasta allí la dominación
imperial; y que el aimara y el puquina no dejaron de hablarse en provincias
cercanas al Cuzco, lo mismo que el mochica en el territorio del gran
Chimú. No es por lo tanto exacta la aserción de Prescott, quien, fundado
en las exageradas o mal entendidas relaciones de Cieza, Ondegardo,
Valera y Garcilaso, da por una de las medidas más atrevidas y más
originales de los incas la abolición del idioma del país, y como ejemplo
de la autoridad más absoluta la de una revolución en el idioma de un
imperio al disponerlo así el amo. Lo que los últimos soberanos con sabia
previsión se limitaron a promover y consiguieron con su política prudente,
empleada también con éxito en otras monarquías, fue el uso de
una lengua general en las relaciones con la autoridad: los hijos de los
curacas la aprendían durante su residencia en la corte o con maestros
particulares; los indios principales, y cuantos habían de ejercer cargos
públicos, la necesitaban estudiar para adquirir influencia o brillar en
altos puestos; como era de esperar, los que estaban en posesión del instrumento
de la cultura superior solían distinguirse por sus mayores luces,
y de alto a bajo se iba extendiendo el uso de la lengua cortesana, sin
que cayeran en desuso los idiomas locales. Así se allanaba la marcha
regular del gobierno, y lograba grandes triunfos su política unificadora
sin suscitar la formidable oposición que, sin duda, habría causado la
decretada abolición de la lengua materna, objeto para todos los pueblos
de afecto entrañable.
Conquistas.- Los hijos del Sol eran una raza conquistadora que no podía
abandonar el proselitismo armado sin renunciar a su pretendida misión
divina, que era el principio vital de su autoridad, de su grandeza y de su
gloria. El entusiasmo religioso se unía a la ambición creciente con el
engrandecimiento para que no pusieran término a su cruzada civilizadora;
aunque tomaban el mayor empeño en que los pueblos gozaran de
los inestimables beneficios de la paz, nunca faltaba la guerra en las fron-
475
476
teras del imperio; después de que se formaron un señorío como pacíficos
misioneros del Sol, hubieron de lanzarse a la conquista guerrera, a que
de continuo los llamaban la fe en su destino, el espíritu belicoso de los
nobles, las hostilidades de las tribus fronterizas y la pendiente fatal en
que, una vez colocadas las razas conquistadoras, no dejan de marchar,
hasta que caen por la sucesión misma de sus victorias: tarde o temprano
los ejércitos vencedores, colocados o formados en provincias muy distantes
del centro de las inspiraciones patrióticas y leales a instigación de
caudillos audaces y prestigiosos, vuelven las armas contra el gobierno
legítimo; las naciones son al fin víctimas de la violencia que desencadenaron
contra sus independientes vecinos.
El heredero de la corona se educaba para la conquista junto con la
noble juventud de su estirpe, al mismo tiempo que aprendía las prácticas
religiosas y el arte del gobierno. Al entrar en la edad viril recibía la solemne
investidura del huaraco, o como le llama Balboa, del huarochiqui, semejante
al ingreso de los donceles en el orden de la caballería, tan celebrado
en la edad media: los adolescentes incas pasaban la luna entera de noviembre
a diciembre en duras pruebas, durmiendo en el suelo, comiendo
mal y estando pobremente vestidos; en los seis últimos días del noviciado
militar ayunaban rigurosamente a maíz y agua, absteniéndose de sal
y de ají; concluido el ayuno, comían opíparamente para que no les faltase
el vigor indispensable en los simulacros de batalla. La fortaleza de
Sacsahuaman era asaltada y defendida alternativamente por los donceles,
quienes daban y recibían heridas muy graves, a veces mortales,
aunque hacían uso de armas sin filo; luchaban a brazo partido, saltaban
a porfía y se disputaban el premio de la carrera y el de la habilidad en el
manejo de armas arrojadizas, corriendo desde el cerro de Huanacaure a
Sacsahuaman y disparando flechas al blanco. La resistencia física se
comprobaba pasando en vela varias noches, y la serenidad del ánimo,
permaneciendo impasibles mientras se blandían espadas y lanzas sobre
la cabeza y en torno del cuerpo. Terminadas satisfactoriamente todas las
pruebas, se presentaban los candidatos armados y, según Fernández,
vestidos de blanco con cierta insignia parecida a las cruces militares; se
les recordaba por el soberano o por el que hacía sus veces, la misión de
los hijos del Sol, exhortándoles al cumplimiento de sus excelsos deberes;
se le abrían las orejas con un alfiler de oro para que pudiese llevar los
enormes pendientes propios de su alta clase; sus parientes más considerados
por la edad o por las prendas civiles y militares les ponían en los
pies un calzado de lana y ajustaban secretamente a las cinturas los
pañetes o huaro, de que recibía su nombre la investidura; sus madres
colocaban sobre las sienes guirnaldas entretejidas de las hojas verdes
del viñac huaina (siempre mozo) de las amarillas flores del chihuahua
476
477
semejantes a clavelinas, y de las diversamente matizadas flores llamadas
del inca o cantu, graciosos emblemas de las virtudes que nunca debían
abandonar a los descendientes de Manco-Capac. La guirnalda del
príncipe sólo se distinguía de las demás por una especie de borla amarilla,
que caía unos cuatro dedos entre las dos sienes; al ponerle en la
mano el champi, le decían aucacunapac (para los traidores, rebeldes, enemigos);
y terminaba la ceremonia reconociéndole de rodillas toda la familia
imperial por futuro soberano. El huaracu coincidía con el Raimi, la
mayor de las fiestas nacionales.
La educación militar del príncipe y de sus esclarecidos parientes se
completaba en las primeras campañas, que en el estado permanente de
guerra exterior no se hacían esperar por largo tiempo; en ellas se fortificaba
también el espíritu militar de la tropa, que había principiado a
desarrollarse durante la paz con ejercicios militares, practicados dos o
tres veces al mes. Muchas provincias eran un semillero de excelentes
soldados, muy dispuestos para adquirir pronto el diestro manejo de las
armas, corderos para sus jefes, leones contra el enemigo, capaces de sufrir
las mayores privaciones y de hacer las más largas marchas, ejemplares
en la observancia de la disciplina y sin temor para morir en su puesto
o lanzarse al mayor peligro. La organización de grandes ejércitos era
sobremanera fácil, porque decenas, compañías, mitades, batallones y
grandes cuerpos no hacían sino reproducir las divisiones administrativas
de los pueblos. Cada compañía tenía su bandera particular, y el
estandarte general llevaba la insignia imperial del arco iris; los individuos
de tropa usaban el traje de sus provincias con cierta especie de
vistoso turbante; los jefes se distinguían por plumajes, cascos de oro o
plata y otros vistosos adornos. Las armas más empleadas eran entre las
ofensivas piedras lanzadas con hondas, flechas disparadas por arcos,
lanzas, hachas cortantes, macanas, rompecabezas y porras erizadas de
puntas; entre las defensivas se contaban los cascos (humachinas), las celadas
(ñahuichinas), los escudos (haulcancas), y los petos, que eran jubones
embutidos de algodón; los metales preferidos solían ser el oro, plata y
cobre, y las maderas las de chonta y guayacán. Instrumentos guerreros
facilitaban las evoluciones regulares con su concertado estruendo.
Como la victoria después de una o más campañas solía coronar las
expediciones militares, se celebraba con una pompa que recuerda los
triunfos de los romanos. Los vencedores entran en el Cuzco por un camino
cubierto de flores y de yerbas olorosas, levantándose a veces en el
tránsito magníficos arcos triunfales; abríales la marcha ya una escogida
vanguardia del ejército, ya la gran muchedumbre, que había acudido de
la comarca, deseosa de tomar parte en la alegría triunfal, con vivas entusiastas
y con cantares de triunfo; los vencidos formaban el centro de la
477
478
comitiva, ya marchando en silenciosa sumisión, ya exhalando desgarradores
lamentos, según se les había prevenido; el grueso de la tropa
seguía en pos de ellos celebrando las últimas hazañas, alteradas a menudo
por fábulas que suponían la conversión de piedras en paruraucas o
auxiliares humanados y vueltos a petrificarse, terminada su maravillosa
cooperación, el retroceso de las flechas disparadas por el enemigo,
varillas y otras armas mágicas enviadas por el Sol a sus descendientes,
la intervención directa del astro del día, que durante la noche alumbraba
a los suyos dejando a los contrarios en oscuridad profunda, y otras ficciones
absurdas fácilmente creídas del supersticioso vulgo; alzábase el
inca en su deslumbradora litera vestido de ceremonia, entre los personajes
más esclarecidos; bellísimas doncellas de la alta nobleza llevaban
floridos ramos, bailando con animada gracia; el cortejo se cerraba por
soldados, que con la viveza de sus movimientos querían representar el
ardor desplegado en las operaciones militares; alternando el estruendo
de los tambores y trompetas con los clamores de alegría, se llegaba a la
plaza mayor o al templo del Sol para dar al Dios las debidas gracias por
su eficaz protección; y por una semana o más días continuaban los regocijos
públicos y privados, a veces sin ningún acto bárbaro y a veces sacrificando
víctimas humanas. Los goces del triunfo avivaban el entusiasmo
guerrero, y para que el ardor no se debilitara en la calma de la paz, la
poesía perpetuaba la memoria de las grandes proezas en cánticos que
repetía el pueblo hasta en las faenas rurales.
Los medios materiales, que son el nervio de la guerra, nunca podían
faltar a los ejercicios imperiales: los españoles hallaron los depósitos de
las ciudades y tambos con una provisión de víveres, armas, ropas y calzado,
que podía bastar a una campaña prolongada por algunos años;
los admirables caminos del imperio permitían marchas rápidas y cómodas;
numerosas reservas llenaban a tiempo las filas aclaradas por el
clima, por los combates o por las fatigosas operaciones; cuando los incas
llegaron a contar más de diez millones de vasallos, podían poner sobre
las armas 100 ó 200 mil soldados, porque la organización militar dejaba
disponible para la guerra a la inmensa mayoría de los hombres vigorosos.
Con ejércitos tan considerables renovados cuantas veces fuese necesario,
con operaciones bien dirigidas y con la constancia en la cruzada
conquistadora, no les era difícil someter las tribus más aguerridas, a no
ser que la situación demasiado lejana, los bosques impenetrables o su
poco atractiva y casi insuperable rudeza obligaran al conquistador a
dejarlas en su bárbara independencia. Las que eran sensibles a las dulzuras
de una cultura superior solían aceptar el yugo espontáneamente o
con débil resistencia; para reducir a las más refractarias se ponían en
juego toda clase de seducciones y de ardides. Se prodigaban los ofreci-
478
479
mientos y las dádivas; se solicitaban las alianzas o la simple neutralidad;
se dejaban sentir las ventajas de la pacífica sumisión entre los estragos
de la guerra, no tratando de destruir, ni de exasperar a los que resistían,
sino socorriendo a esposas, ancianos y tiernos hijos, y procediendo
con ellos, como si ya fuesen fieles súbditos, según la siguiente máxima:
«no conviene hacer mucho daño en los mantenimientos y casas de los
enemigos, porque presto serán éstos nuestros, como los que ya lo son».
Así adelantó en los principios la dominación imperial, según el dicho de
Cieza, más con la maña que con la fuerza; pero cuando la preponderancia
manifiesta hizo preferir las rápidas anexiones de la violencia a las
lentas conquistas de la propaganda benévola, desde que se veía el poco
fruto de las medidas suaves, no se retrocedía ante los últimos extremos
de la inhumanidad, devastación y perfidia. Taláronse los campos,
incendiáronse los pueblos, fueron destruidos los canales de riego; las
tribus que tenazmente resistían, calificadas de rebeldes, recibieron los
castigos más crueles, ya ejecutados a viva fuerza, ya por medio de asechanzas
aleves; se descendía al rango de los conquistadores vulgares,
azote del linaje humano.
Cualquiera que hubiese sido el carácter de la lucha, procuraban los
incas consolidar la sumisión de sus nuevos vasallos con prudentes medidas
que reunían la energía a la suavidad habitual de su gobierno. Los
curacas o sus herederos, si los primeros faltaban, eran llevados al Cuzco
en calidad de bien tratados rehenes, junto con los dioses de la tribu, que
hallaban su lugar en la Ciudad Santa, verdadero panteón nacional. Se
dejaba en la recién conquistada provincia una guarnición imponente;
fuertes castillos de triple muro se levantaban en lugares difíciles de expugnar,
y los mitimaes formaban una colonia militar, que dificultaba así
las insurrecciones generales, como las conspiraciones aisladas. La acción
avasalladora de la fuerza, acrecentada con el recuerdo de terribles
escarmientos, era eficazmente secundada por una política sabia y benéfica:
después de reparar los quebrantos de la guerra se aseguraba el
bienestar con el perfeccionamiento de la agricultura y con la organización
socialista de la propiedad y del trabajo; se construían palacios y
templos que excitaran el interés y la admiración de la muchedumbre: y al
mismo tiempo que se respetaban las creencias y costumbres locales, se
ganaban los ánimos a las instituciones religiosas y políticas del imperio.
479
480
480
481
Objetos de adoración.- Majestuoso, resplandeciente y benéfico hubo de
ser el Sol, el objeto preferente del culto, desde que su adoración fue impuesta
a los pueblos sometidos por los incas a favor de la cultura nacional
y en el interés de la dinastía: si en todas las regiones derrama la luz,
el calor y la vida, en la sierra, centro de la dominación imperial, infunde
aliento y alegría a los seres animados, que el hielo nocturno había dejado
triste y abatidos, da hermosos reflejos al monte y a la llanura, presta al
cielo matices de incomparable belleza, y por doquiera hacer brotar hierbas,
flores y frutos para el sustento y recreo de hombres y animales; nada
era por lo tanto más fácil a los incas que imponer su culto a idólatras
sencillos, quienes le adoraban ya como la más bella y bienhechora de las
criaturas visibles, y prevaleciendo las nuevas creencias, debían mirarle
en adelante como el alma del imperio. El astro del día había enviado a
sus hijos para sacar a los peruanos de la miserable barbarie; a su nombre
se hacían las conquistas, se daban las leyes, se regía la sociedad y se
difundía el bienestar; la blasfemia se castigaba con el último suplicio; los
homenajes religiosos más que hijos del terror, lo eran de la acción fascinadora
ejercida sobre los sentidos y sobre el espíritu por la magnificencia
de los templos, por la pompa de las fiestas, por el aparato de los
sacrificios y por el prestigio del sacerdocio.
No obstante que la adoración del Sol fuera el culto dominante, la luz
no extinguida de la revelación, los resplandores de la razón que crecían
con la superior cultura y la política imperial que buscaba en las creencias
la principal fuerza del gobierno fueron extendiendo de día en día al culto
del Hacedor Supremo. Según Garcilaso, el creador era el Dios desconocido
que no recibía homenajes visibles, ni se tomaba en los labios sino con
temor reverencial, y sólo era adorado en el corazón silenciosamente. Mas
abundan las pruebas inequívocas de que también recibía un culto público
el templo de Pachacamac, verdadera cava de los costeños, y en la sierra
Capítulo IV
Religión de los incas
[481] 481
482
junto con el de Cacha tuvo otros santuarios antiquísimos; y según Acosta,
Pachacutec, a quien él atribuye el triunfo sobre los chancas comúnmente
atribuido al octavo inca, instituyó que Viracocha fuese tenido por señor
universal, y que las estatuas del sol y del trueno le hiciesen reverencia y
acatamiento, y desde aquel tiempo se puso la estatua del Viracocha más
alta que la del sol y del trueno y de las demás huacas. Cristóbal Molina y
Juan de Santa Cruz Salcamaihua están acordes en que el Creador era
simbolizado por un anillo o lámina de oro, y sabido es que Hernando
Pizarro en su viaje a Pachacamac vio al Dios Supremo bajo la figura de un
ídolo de madera en forma humana, no sólo adorado en el recinto más
secreto del famoso templo, sino expuesto a los ojos de la devota muchedumbre
en las esquinas de las calles y en las puertas de las casas.
Aunque las pompas con que se veneraba al Ser Supremo fueran
inferiores a las del culto solar, y aunque la muchedumbre llevada de las
impresiones sensibles propendiera a confundirle con los demás ídolos,
los espíritus ilustrados reconocían su inmensa superioridad sobre el
astro del día. Si se ha de creer a Balboa, Inca-Yupanqui, concluido el
magnífico templo de Coricancha y después de que una asamblea religiosa
había decidido que el Sol era el más poderoso de los seres, echó en
rostro a los sacerdotes la ignorancia en que estaban sumidos, y concluyó
su discurso diciendo: «Hermanos y padres míos, buscad aquel que manda
al Sol ordenándole recorrer su carrera, y miradle como al criador
universal y omnipotente. Si alguno de vosotros puede responder a mi
razonamiento, que lo haga, pues sin esto yo negaré el poder del Sol. Yo le
miro como mi padre, pero niego su omnipotencia sobre los negocios del
mundo». La asamblea convino en la existencia de una primera causa, a
la cual se dio el nombre de Ticci-Viracocha Pachacamac, que quiere decir
principio de todo lo bueno y Creador del mundo. Iguales ideas debió
tener Tupac-Yupanqui si es verdaderamente suya la siguiente máxima:
«Dicen que el Sol vive y que es el hacedor de todas las cosas; pero mal
puede hacer las que se verifican estando él ausente; y el que no vive, se
colige, de que dando siempre vueltas, no se cansa. Es como una res atada,
que siempre hace un mismo cerco, y como una saeta, que va donde la
envían, no donde ella querría». El mismo pensamiento aparece claramente
en los términos con que Huaina-Capac replicó a su tío el sumo
sacerdote en una fiesta solemne: «Pues yo te digo, que nuestro padre el
Sol debe tener otro señor más grande y más poderoso que él; porque el Sol
nunca descansa en el camino que hace todos los días, y el Supremo
Señor ha de ejecutar las cosas con gran sosiego y detenerse por su gusto,
aunque no tenga necesidad de reposo». Cuando Huascar cayó prisionero,
invocaron los cuzqueños el auxilio de Viracocha, y sabida la captura
de Atahualpa llamaron Viracochas a los españoles creyéndoles envia-
482
483
dos en protección del prisionero por el Dios supremo. El mismo Atahualpa,
contestando la incalificable amonestación de Valverde precursora
del más alevoso ataque, dijo según Zárate, que Pachacamac lo había
criado todo lo que allí había. Calcuchima al ser arrojado a la hoguera
exclamó ¡Pachacamac!, ¡Pachacamac! Los principales nombres que según
entendidos intérpretes se daban a la divinidad invocada en momentos
supremos significan el Ser, el ilimitado, el grande, el admirable, el
principio de todo, el brillante, el sabio, el alma del mundo, el hacedor del
cielo y de la tierra. Si algunas interpretaciones pudieran calificarse de
arbitrarias, no puede hacerse lo mismo con el sentido de la siguiente
oración conservada por Oré en la introducción al Símbolo católico indiano:
«O Hacedor, que estás desde los cimientos y principio del mundo hasta
en los fines de él, poderoso, rico, misericordioso, que distes ser y valor a
los hombres, y con decir, sea este hombre y ésta sea mujer, hiciste, formaste
y pintaste a los hombres y a las mujeres; a todos éstos, que hiciste
y diste ser, guárdalos y vivan sanos y salvos, sin peligro y en paz. ¿En
dónde estás? ¿Por ventura en lo alto del cielo y en las nubes y nublados
o en los abismos? Óyeme y respóndeme y concédeme lo que te pido.
Danos perpetua vida para siempre, tennos de tu mano, y esta ofrenda
recíbela, a donde quiera que estuvieses, o Hacedor».
Ni las ideas elevadas acerca del Creador, ni el dominante culto del
Sol podían impedir que en el imperio se perpetuara el politeísmo con su
inseparable cortejo de supersticiones más o menos fetichistas. Más bien
tolerada que autorizada, seguía la veneración a las diversas conopas llamadas
en el Cuzco chancas, a las zarapconopas para guardia de maíz, a las
papapconopas tutelares de las papas, a las cuillamas, que defendían el
ganado, a las chacrayoc, defensores de la chacra, a las larca-wilcas compas
protectoras de las acequias, a las piedrecillas pintadas o de formas singulares,
a los llacas o pequeños cristales, y a los quicu o piedras bezoares,
que ya las familias, ya los individuos aislados tomaban por penates o
por numen de la persona. Si bien los incas propendían a desterrar el
estúpido culto de los animales, no pudieron impedir que los huancas
continuasen venerando a los perros, muchos pueblos de la costa a ciertos
pescados y en Pachacamac mismo a la zorra. El culto de los antepasados
era directamente estimulado por la deificación de los hijos del Sol,
y se conservó entre los costeños con el nombre de Munaos (amados) por
amor (cuyacpa) según el arzobispo Villagómez, y entre los serranos con el
de Mallquis (almácigo) en señal de la fecunda estirpe. También estimularon
los incas con su ejemplo la adoración de los héroes o huaris, dando
mucho culto a Huanacauri, su pariente o protector convertido en cerro, y
las transformaciones fácilmente creídas popularizaban y hasta cierto
punto acreditaban la veneración de los montes, cuevas, fuentes, ríos,
483
484
lagos, mar y tierra, que tenían bien por madres, bien por pacarinas o lugares
de origen. En general, las huacas o ídolos de cada nacionalidad, si
podían transportarse, eran llevadas al Cuzco, cuyo santuario fue justamente
calificado por Ondegardo y García de panteón del imperio, y en el
caso contrario recibían tierras, ganado y el correspondiente servicio para
que no decayera el culto recibido de los mayores. El de los cuerpos celestes
estaba íntimamente unido al del Sol, del que eran considerados poderosos
ministros o brillantes cortesanos; el formidable Illapa, que lanza el
trueno, el relámpago y el rayo y también envía el granizo y las lluvias, era
la divinidad más respetada después del Sol y de Pachacamac; la Luna o
astro de la noche recibía los homenajes correspondientes a la hermana
del astro del día, y en Pacasmayo era aún más venerada que su hermano
por la especiosa razón de que le aventajaba en alumbrar a veces por la
noche y a veces por el día. El arco iris, que embelleció el estandarte del
imperio, se tenía por mensajero del divino padre de los incas. Todos los
demás astros, en particular Venus, el Chasca o paje de bella cabellera, las
siete cabrillas (oncoy), la Lira y otros a los que se admiraba por su especial
hermosura o se les atribuía una protección señalada de los ganados
o influjo poderoso en los destinos humanos, participaban de la veneración
del esplendente astro, cuya celestial comitiva formaban.
Garcilaso, a quien ha seguido Desjardins sin alegar mayores fundamentos,
pretendió que la religión de los incas sólo reconocía dos dioses,
el invisible o Pachacamac, y el visible o el Sol, y suponía que los demás
historiadores habían sido inducidos en error por la significación vaga
de la palabra huaca, que se aplica a toda cosa sagrada y aun a todo lo
extraordinario, como los seres naturales de enorme tamaño o de formas
raras, los mellizos, los niños, que nacen de pies, y cualquier criatura
monstruosa. Pero al considerar los principales huacas como dioses no
se apoyaron los historiadores anteriores y posteriores a Garcilaso en
indicios más o menos equívocos: basaron sus aserciones en hechos de
un carácter tan manifiesto como decisivo, en el culto protegido por las
leyes, en las creencias autorizadas, en la existencia de templos, sacerdocio,
fiestas, sacrificios y bienes especiales. El testimonio de Garcilaso
no puede pesar por cierto en la balanza de la crítica tanto como el de
Cieza, Ondegardo, Molina, Acosta, Montesinos, Santa Cruz, el concilio
de Lima, Arteaga, Ávila, Villagómez y otros que observaron la idolatría
como jueces diligentes y entendidos; por lo que merecieron la adhesión
de Román, Herrera y otros eminentes historiadores antiguos, y han obtenido
en nuestros días la de escritores tan eruditos y juiciosos como
Prescott, Dapper y Bastian. Por otra parte, aunque la historia no hubiese
dado testimonios tan explícitos, y aunque hasta el día no se conservaran
en pueblos aislados de la puna indicios claros de la antigua idolatría, la
484
485
razón la dejaría fuera de duda: dadas las instituciones de los incas y la
ignorancia sistemática a que estaba reducida la muchedumbre era imposible
que no subsistiese el politeísmo; mientras los espíritus superiores
se elevaban al conocimiento de la primera causa acercándose más y más
al puro deísmo, la nación cuya religión venía casi exclusivamente del
corazón y estaba amoldada a las imágenes suministradas por los sentidos
o por la fantasía, forzosamente había de reconocer muchas causas,
poderes o fuerzas revestidas de formas humanas o de seres inferiores; la
gratitud, el terror o la admiración que naturalmente excitan las criaturas
benéficas, formidables o hermosas, llevados al grado que suelen presentar
en espíritus sencillos o muy impresionables, habían de convertirse en
sentimientos religiosos, desviando así hacia los seres criados y a aun a
los simples fantasmas de la imaginación los homenajes exclusivamente
debidos al ser supremo. La tierra y el mar continuaban siendo objeto de
especial adoración.
Personal del culto.- Sacerdotes de diversas categorías y denominaciones
estaban encargados del culto de los dioses: los Macsas y Vihas, que ocupaban
la posición más modesta, entendían en las cosas de las conopas,
y una de sus principales funciones era declarar a los indios, que habían
encontrado piedrecillas notables, el carácter divino de su feliz hallazgo
y la veneración que debían tributar a su Dios tutelar; los sacerdotes de
los huacas eran llamados Villac (profetas o adivinos) Laicas, Chachas,
Uma (el que habla), Auquis o Auquillas (padres); los de Pachacamac recibían
el nombres especial de Cushipatas, el principal de cada ídolo el de
Guacavillac, el del rayo, el de Liviapac-Villac, el de los antecesores Malqui-
Villac, y los del Sol Puncha-Villac o Intip-Villac. Los demás ministros del
culto se llamaban de una manera general Yanapac (auxiliares) y Camayoc
(cuidadores). El sacerdocio se obtenía como un cargo hereditario, por
elección, por vocación o por algún grave accidente: el que había sido
herido del rayo y sobrevivía a tan peligroso golpe, se miraba como una
persona consagrada por el cielo para ejercer funciones sacerdotales.
Aunque los sacerdotes no formaran una casta privilegiada, ni siquiera
se distinguieran por sus luces superiores, ni aun por vestidos reverenciados,
no dejaban de alcanzar una estimación proporcionada a la elevación
de sus funciones y ejercían notable influencia en la marcha de los
asuntos públicos y privados; tenidos por medianeros entre los dioses y
los hombres, recibían de tan importante cargo una investidura venerable;
consultados a menudo acerca del porvenir, participaban de la consideración
inherente a los diversos oráculos; empleados a veces como ichuris
o confesores adquirían el poderoso influjo reservado a los directores de
las conciencias; sobre todo solían recomendarse al respeto común por su
485
486
reputación de santidad o por su vida austera: algunos guardaban continencia
perpetua y todos debían observarla durante el ejercicio de su
ministerio sagrado; sus ayunos, sea por la felicidad pública, sea para
entrar en la carrera sacerdotal, eran de ordinario rigurosos y largos; al
acercarse como consultores a los más reverenciados huacas, temblaban
de pies y cabeza, llevando la vista baja para no ofenderlos con su mirada,
y según Gomara algunos se quebraban los ojos por no caer en semejante
peligro; entre otras penitencias no fue raro el azotarse con espinas
y el golpearse con piedras.
Si bien el gran sacerdote de Huamacchuco, el pontífice de Pachacamac,
el de Copacabana y algunos otros gozaban de altísima y secular
influencia, la de todo el sacerdocio extraño al culto del Sol era muy inferior
a la ejercida por los ministros de la religión nacional, y no podía
menos de ser así, desde que su número igualaba, si no excedía, al de los
soldados del ejército imperial, su posición oficial les hacía intervenir en
los negocios de mayor trascendencia y en la marcha general de la sociedad;
la educación larga y esmerada los iniciaba en las minuciosas prácticas
religiosas, que tomaban las proporciones y les daban el prestigio
del mucho saber, y el nacimiento los tenía de antemano señalados al
respeto del pueblo. El Villac-Umu, que estaba a la cabeza de los demás,
era casi siempre tío o hermano del inca, poseía su altísimo cargo por
vida, sólo cedía en consideración al soberano, y así en su coronación
como en los grandes actos de la monarquía tomaba una parte muy activa.
También pertenecían a la familia imperial los otros sacerdotes de
Coricancha y los jefes de los demás templos del Sol; otros ministros eran
parientes de los curacas o al menos indios principales.
Las mujeres no estaban enteramente excluidas del ministerio sacerdotal:
algunas doncellas hermosas presidían al servicio de ciertas huacas,
y entre los confesores los había pertenecientes al bello sexo. Las auxiliares
del culto que gozaron de mayor consideración fueron las ocllos y las
acllas o escogidas; las primeras distinguidas con el mismo calificativo
que llevó la hermana de Manco-Capac eran venerables matronas que
vivían en el siglo, fieles al voto de perpetua castidad, y así por su reputación
de beatas como por su opulencia obtenían la veneración del público,
y señalada influencia en las principales familias; las escogidas eran
llamadas según algunos autores Coyas, como las esposas del inca, y
vivían en monasterios cuyo lujo interior rivalizaba con el de los palacios
imperiales. Nadie podía violar la clausura de sus veneradas casas (acllahuasi)
sin exponerse al último suplicio, y las faltas contra la castidad
debían ser expiadas por ellas, por sus cómplices, y aun por sus parientes
y paisanos con crudelísimas muertes; más que por el temor del espantoso
castigo, el atentado sacrílego se precavía con el sentimiento religioso,
486
487
igualmente enérgico en las personas sagradas y en las profanas.
Garcilaso, demasiado inclinado a creer en la impecabilidad de la raza
divina, supone que jamás llegó el caso de aplicar las terribles leyes; por el
contrario, Pedro Pizarro y otros conquistadores aseguran que las escogidas
tenían pocos derechos a la reputación de castas. En el estado normal
de la sociedad, delitos cuyo solo nombre causaba espanto debieron ser
raros, pero en tiempos de revueltas, o en lugares donde sacerdotes y
acllas vivían poco separados y lejos de la vigilancia suprema como en la
isla de Coati, no pudieron menos de ocurrir las infracciones a que la
fragilidad humana está por desgracia muy expuesta, y de que los historiadores
han dado testimonios incontestables.
Donde quiera que se elevaba un templo del Sol, se construía también
una casa de escogidas. Un Tumirico según Balboa, al que otros escritores
llaman Apupanaca, pedía para el monasterio a los respectivos padres las
más bellas hijas de tierna edad, a veces de menos de seis años, sin que
ninguno de ellos osara negarlas; algunos se adelantaban a ofrecerlas:
todas las escogidas habían de ser insignes por la hermosura o por la
nobleza. El monasterio del Cuzco sólo era habitado por doncellas de la
familia imperial y temporalmente por lo más selecto de las provincias:
entre sus vírgenes se distinguían las Mamacunas (madres elevadas, ancianas),
que dirigían la educación de las jóvenes; las Guayor-aclla de 15 ó
20 años, entre las que el inca elegía sus concubinas o las esposas destinadas
a los jefes más favorecidos y las Saya-pallas, que aún no habían
cumplido 15 años y eran enviadas de otros monasterios antes de haber
llegado a la edad de 12. El porvenir de las escogidas variaba mucho: el
mayor número consagraba su virginidad al Sol; algunas, que todavía no
habían hecho votos perpetuos, contraían enlaces ventajosos y de entre
las niñas no pocas eran inmoladas en honor de Pachacamac, del Sol o
del rayo. Mientas vivían en el claustro, la ocupación profesional de las
vírgenes se reducía a hacer vestidos finísimos para los dioses y para el
soberano, a conservar el fuego sagrado y en la víspera de ciertas fiestas a
componer excelente chicha y cocer bollitos de la más fina harina de maíz,
llamados zancu, para que fuesen distribuidos de la manera más solemne
a la distinguida concurrencia.
Fiestas y sacrificios.- La influencia predominante de la religión, así en la
vida privada como en la pública, y la desmedida afición a las pompas
religiosas habían multiplicado las fiestas, que se asociaban a las alegrías
particulares y comunes, a las faenas del campo y de la casa, a todos
los acontecimientos de interés más o menos general, a la tradición inmemorial
y a los usos más recientes. Cada conopa y cada huaca tenían sus
tiempos de veneración solemne, y en circunstancias críticas, cuando
487
488
amenazaban gravísimos peligros o se padecían grandes calamidades, se
celebraba con imponente solemnidad el Capacocha (adoración real, gran
ofrenda) en al que todos los ídolos eran llevados a la plaza mayor del
Cuzco para recibir el homenaje universal junto con los más imponentes
sacrificios. Mas en la marcha del imperio las fiestas comunes y más populares
eran las del Sol que, repitiéndose en períodos muy cortos y siendo
tan pomposas como alegres, satisfacían las más vivas aspiraciones
de la multitud dominada por la imaginación y por el amor desenfrenado
a los placeres sensuales; las ordinarias tenían lugar todos los meses, y
las extraordinarias se celebraban por el advenimiento del nuevo soberano,
por el nacimiento del príncipe heredero, por una señalada victoria o
por cualquier otro acontecimiento de tanta importancia, como de satisfacción
general. En diciembre (Raimi) había la fiesta del Capac Raimi o
fiesta por excelencia; en enero (Camay o Rura Opiaquiz), después de grandes
fiestas, se arrojaban a los arroyos las cenizas de las víctimas pensando
que las aguas se llevarían los pecados de la nación; en febrero (Hatun
Pucuy) las fiestas eran acompañadas de muchas ceremonias supersticiosas;
en marzo (Ingalamo Pachapacuy) y en abril (Ariguaguiz) las había
también muy ceremoniosas, y probablemente hacia el equinoccio se solemnizaba
la del Paucar Hatay durante la cual se encendía el fuego nuevo
(Mosoc nina) recogiendo los rayos del sol en un espejo metálico o en la
piedra llamada incarirpo; mayo (Atuncuzqui Ayrmoay) era un mes de grandes
regocijos, porque en ese mes de recogía el maíz entre especiales sacrificios,
danzas y cánticos; junio (Aucay Cuzqui) era la época señalada
para la fiesta singular del Sol llamada Intip Raimi; en julio (Chahuahuarquiz)
las fiestas ofrecían un carácter menos determinado, pero se
ilustraban con danzas militares; en agosto (Yapaquis) el sacrificio ordinario
de 100 llamas era acompañado con el de micuques, a fin de que ni
el sol ardiente, ni la lluvia, ni el hielo, ni los vientos dañasen las chacras;
al mes de septiembre (Coya Raimi) correspondía la gran fiesta de expiación
llamada Citua; en el de octubre (Huanai Raimi Punchaiquis) además
de sacrificarse las 100 llamas de costumbre se dejaba una o más sin
comer en la pampa, mientras no llovía en abundancia; y en noviembre
(Ayamarca Raimi) que recuerda el día de difuntos, junto con la celebración
de la fiesta denominada (Raimi cantara Raiquiz) tenía lugar la preparación
de los candidatos a la investidura del huaracu, que se verificaba
en diciembre.
Para la celebración del Capac Raimi no estaban reunidos en el Cuzco
los nobles del imperio, como han creído graves historiadores, atribuyendo
a esta fiesta pompas que pertenecían al Intip Raimi; por el contrario,
según Acosta, Balboa y otros escritores cuya autoridad es de gran
peso en la materia, los forasteros debían estar fuera de la ciudad hasta
488
489
que terminaran las largas ceremonias del huaracu y otras solemnidades
características de la familia imperial, y sólo trascurrido el mes o por lo
menos muchos días regresaban a la capital para recibir el zancu en señal
de alianza y como prenda de que serían fieles al inca. Lo que daba una
singular importancia a esta fiesta es que al fin habían llegado a formar
parte de ella la mayor parte de las festivas alegrías de familia antes dispersas
en el año, desde el primer corte del cabello hasta la entrada en la
pubertad, y la solemne inauguración de los trabajos agrícolas, abriendo
el soberano los primeros surcos en el andén de Colcampata, entre entusiastas
cantares de triunfo; también entraban por mucho en el esplendor
de la fiesta las graves danzas en cadena llamadas Capac Raimi ejecutadas
por la primera nobleza y la multitud de las víctimas, cuya carne
distribuida en abundancia hacía saborear al pueblo el alimento animal,
que el raro uso en el resto del año le hacía esperar con ansía.
Garcilaso califica de primera fiesta, de fiesta por excelencia, a la del
Intip Raimi, la que en verdad recibía un valor singular por estar dedicada
especialmente al astro del día, de la gran concurrencia que sus alegres
pompas atraían al Cuzco y de los prolongados regocijos que la acompañaban
o le habían precedido de cerca. Casi todos los curacas, y a falta
de ellos sus hijos, tomaban parte en los festivos homenajes tributados al
Dios tutelar del imperio; unos traían los más lujosos aparatos y un lucido
séquito; otros se disfrazaban de leones o se ponían alas tan largas
como las del cóndor para recordar sus pretendidos ascendientes; algunos
tomaban máscaras o disfraces grotescos, sea para divertir con su
extraña figura, sea para hacer el papel de bobos o payasos; los habitantes
del Cuzco y de las cercanías acudían en tropel con sus mejores galas
o con ruidosos instrumentos para animar la fiesta. Al amanecer del
solsticio de junio se hallaba reunido innumerable concurso, ocupando
la plaza mayor la familia imperial, la de Cusipata los demás nobles y las
avenidas el vulgo, todos en expectación ansiosa del astro venerado; al
presentarse sobre el horizonte era saludado con una explosión de voces
y de sonoros golpes en los diversos instrumentos; puestos en cuclillas
los asistentes, lo que equivalía a nuestra humilde genuflexión, se dirigía
una plegaria al Sol y alzándose luego con dos aquillas o grandes vasos de
oro henchidos de chicha hacía el inca la libación a su padre celestial con
el de la mano derecha derramando el licor en una dorada tina que por
oculto conducto lo llevaba a Coricancha, bebía un poco del contenido en
el vaso de la izquierda, y del resto cebado oportunamente bebían parcamente
sus parientes; entre los nobles de extraña estirpe se distribuía
chicha hecha también por las escogidas, y las personas vulgares bebían
de la preparada por otras doncellas. Enseguida se encaminaba la devota
procesión a Coricancha, descalzándose y haciendo alto los profanos al
489
490
llegar a Intipata y penetrando sólo con pies desnudos en el sagrado
recinto los príncipes de la sangre; el inca ofrecía su aquilla y los sacerdotes
recibían los demás vasos junto con las diversas figuras de animales,
plantas o cualquier otro objeto trabajadas en oro y plata en las diversas
provincias. Terminadas las ofrendas, volvía la religiosa comitiva a
Cusipata, el soberano ofrecía una víctima, y este sacrificio, que servía
también de agüero, era seguido de la matanza de muchas llamas para
alimentar a la muchedumbre. La danza llamada cayo estaba especialmente
en uso durante esta solemnidad, y también se acostumbraba esparcir
flores y exponer en los lugares figuras de madera toscamente esculpidas
y vestidas con mucho lujo.
Pocos días antes del Intip Raimi había tenido lugar la fiesta del
Oncoy celebrada en honor de las pléyades entre diversiones semejantes a
las del carnaval. Desde un mes antes habían principiado las minuciosas
ceremonias y borracheras a que prestaba la mejor oportunidad la sucesiva
recolección de la cosecha del maíz y que eran conocidas con los nombres
de Aymoray y de Arahuanita; esta denominación se daba a la más
alegre de las fiestas a causa de una danza así llamada, que en esa ocasión
se ejecutaba de preferencia; lo más característico de esta solemnidad
era la consagración de las pirhuas u orones en que se depositaban la
mazorcas señaladas por la disposición de sus granos, el color o la abundancia.
Estas futuras zaraconopas, que habían de favorecer las venideras
cosechas, se traían de la chacra con mucha pompa y adornos, cubriéndolas
de ricas mantas se dejaban en su depósito, que era velado tres
noches consecutivas, se ofrecía sebo a la huaca, y la consagración quedaba
perfeccionada con otros ritos. Al año siguiente el ministro del culto
preguntaba a la pirhua si todavía conservaba su fuerza, y en el caso de
decir que no, se quemaban las conopas con religioso aparato para ser
reemplazadas por otras cuya energía inspirara confianza, empleando
para la renovación el anterior ceremonial.
La fiesta del citua, sea por su carácter expiatorio, sea por la intervención
particular de la luna, difería mucho de las anteriores. Según
Garcilaso, en la víspera, que según el rito común a las principales fiestas
era de riguroso ayuno, se untaban las puertas y se frotaba el cuerpo con
los bollitos de zancu a cuya harina se habían mezclado algunas gotas de
sangre sacada del entrecejo o de la nariz de los niños; al rayar el día en el
equinoccio de septiembre bajaba de Sacsahuaman un noble inca ricamente
vestido y blandiendo una lanza coronada de plumas; al llegar a la
plaza central tocaba con su arma la de otros cuatro parientes que le
estaban aguardando y les gritaba: ¡Salid a desterrar los males de la ciudad!
A esta voz partían a carrera los cuatro desterradores de las miserias
hacia los cuatro rumbos cardinales; al cuarto de legua encontraba cada
490
491
uno de ellos otro armado con lanza, que le reemplazaba para ser reemplazado
por un tercero una vez recorrida igual distancia, y de esa manera
continuaba la carrera expiatoria hasta alejar los males fuera de los
términos de la capital. Molina hace mención especial de los aillos imperiales
y de los mitimaes que partían hacia las diversas regiones, hasta
que los últimos emisarios llegaban respectivamente al Apurímac y a los
ríos de Quiquijana, Cusibamba y Písac. Los indios del tránsito sacudían
con fuerza sus vestidos para echar fuera de su persona las calamidades;
por la noche al salir la luna se esparcían los cuzqueños por las calles
agitando puncuncus o bolas de paja encendida, las que tardaban mucho
en quemarse a fin de libertarse de males nocturnos, y al extinguirse las
arrojaban en la corriente más próxima para que el agua las arrastrara
junto con el alejado infortunio.
También se repartía el zancu en esta festividad a los curacas para
estrechar las relaciones cordiales con el gobierno imperial y aun se
enviaban a las principales huacas. La danza más usada era la llamada
de los guacones, y las víctimas ordinarias eran las alpacas, tal vez porque
su color blanco parecía más grato al argentado astro de la noche. Solía
dar mucho interés a la solemnidad el matrimonio de las princesas, al que
seguía el de otras doncellas nobles.
Otra especie de rogativa llamada Itu, que pertenecía a las fiestas
extraordinarias, ha sido descrita en los siguientes términos por Acosta,
que todavía pudo verla en uso: «la fiesta del Itu no tenía tiempo señalado,
más de que en tiempo de necesidad se hacía. Para ella ayunaba toda
la gente dos días, en los cuales no llegaban a mujeres, ni comían cosa con
sal, ni ají, y todos se juntaban en una plaza, donde no hubiese forasteros,
ni animales, y para esta fiesta tenían ciertas mantas y vestidos y aderezos,
que sólo servían para ella y andaban en procesión, cubiertas las
cabezas con sus mantas, muy despacio, tocando sus tambores y sin hablar
uno con otro. Duraba esto un día y una noche, y el día siguiente
comían, bebían y bailaban dos días con sus noches, diciendo que su
oración había sido aceptada».
El color de los animales sacrificados, la especie y aun el género solían
variar en las diferentes fiestas; por ejemplo, en las de mayor interés
se sacrificaban llamas negras por considerarse este color más puro, en el
Intip Raimi las víctimas pertenecían a la especie de guanacos, en el sacrificio
llamado contivizca y destinado a quebrantar las fuerzas de los enemigos,
se inmolaban aves de la puna. Los cuyes, de los que se mataba un
millar en la fiesta de agosto, por ser abundantes y poco costosos, solían
proveer a las fiestas caseras o de pobres huacas. Los perros apenas eran
victimados sino por los huancas. Entre los despojos animales servían al
holocausto la grasa, las plumas y, a falta de ofrenda mejor, los pelos de
491
492
las cejas. Del reino vegetal la sustancia más empleada en los sacrificios
era el maíz en grano, amasado en zancu o convertido en chicha; se miraban
también como un perfume grato a los dioses, las de la coca, resina de
molle, hierbas y madera olorosa quemadas en los altares. Los minerales
suministraban oro y plata, piedras preciosas, piedrecillas vistosas y tierra
de que se hacían imágenes. El sacrificio reservado para las mayores
solemnidades, a fin de calmar la irritación o atraerse los favores de dioses
tan venerados como el Creador, el sol y el rayo, érale de hermosas
doncellas o niños tiernos sin mancha, ni defectos. Este inhumano holocausto
estaba en relación con las ideas acerca de la existencia ultraterrestre,
la que se tenía por igual a la de los hombres que viven en la
tierra y por eso se ofrecían estimables servidores a los nobles difuntos y
a las divinidades, siendo extraordinario el número de hombres y mujeres
que se mataron para servir a Huaina-Capac más allá de la tumba, no
siendo pocas las mujeres que quisieron suicidarse después de muerto
Atahualpa, y habiendo ocurrido algunas de estas inmolaciones años
después de consumada la conquista. Por lo demás, los sacrificios humanos,
que según ha evidenciado Augusto Nicolás, fueron comunes a los
pueblos más ilustrados antes de la redención, no tanto son un testimonio
de cruel barbarie, cuanto un efecto de creencias vivas, como se probó
en el sacrifico de Abraham, y muestran de la varonil abnegación que
forma los héroes y los mártires. Aunque en el Perú después de entronizados
los hijos del Sol no fueron tan numerosos y tan bárbaros como en el
imperio mexicano, no dejaban de practicarse algunas veces en el año por
la salud del soberano, buenas cosechas y otros sucesos prósperos, en la
coronación del nuevo monarca, al emprender importantes expediciones
y en otras ocasiones que exaltaban el terror y la esperanza. Según Acosta,
al tomar el inca la borla imperial el Villac Umu ofrecía un niño a la
estatua de Viracocha, diciendo: «Señor, éste te ofrecemos, porque nos
tengas en sosiego, nos ayudes en nuestras guerras, conserves a nuestro
inca en su grandeza, y le des mucho saber, para que nos gobierne».
Lacroix, Desjardins y Squier, siguiendo el dictamen de Valera y
Garcilaso, quienes se dejaron llevar del mal entendido amor a la patria y
a la raza, en vez de guiarse por la fiel observación y el imparcial razonamiento
han afirmado que los incas abolieron los sacrificios humanos.
Mas su autoridad no puede debilitar el testimonio contrario de los demás
historiadores que pudieron recibir los mejores informes y razonar
sin prevenciones engañosas. Para resolver la cuestión bastarían las deposiciones
unánimes de los muchos y competentes testigos examinados
por orden del virrey Toledo: todos declararon como testigos de vista o
refiriéndose a sus ilustres padres que el inhumano holocausto había
sido ofrecido por Huaina-Capac y por Tupac-Yupanqui; alguno de ellos
492
493
alegó, para atenuar el horror del bárbaro uso, que éste había sido tomado
de los Collas como un medio de asegurar el triunfo sobre sus enemigos.
La declaración más concluyente fue la de don Martín Yupanqui, descendiente
de Viracocha y cuyo padre había sido regente del imperio, reinando
aquellos dos incas: el respetable anciano, que pasaba los 80 años,
confesó que él mismo había escogido muchas veces las criaturas para el
cruento sacrificio.
Vaticinios y prodigios.- A los animales que iban a ser sacrificados se les
tenía fuertemente sujetos entre varios indios; haciéndoles dirigir la cabeza
hacia el sol, se les abría vivos por el costado izquierdo y se les sacaban
unidas las entrañas desde el corazón hasta la traquearteria a fin de conocer,
por el estado de ellas, si el porvenir sería favorable o adverso: la
palpitación de los pulmones se tenía por tan feliz agüero, que ella sola
bastaba para neutralizar todos los presagios fatídicos; también se tomaba
por anuncio de buena fortuna el que se presentasen henchidas las
vesículas pulmonares, cuando se soplaba y apretaba fuertemente el conducto
aéreo; en el caso de ser poco lisonjeras las primeras señales, se
buscaban otras matando más víctimas. Inspiraban mucho recelo la imposibilidad
de encender el fuego sagrado con los rayos del sol por hallarse
el día nublado, y su extinción en el resto del año. Cuando había
motivos de grave inquietud, para serenar el ánimo vivamente agitado
por el temor y la esperanza se consultaban los oráculos, ya aisladamente,
ya reuniendo a sus ministros en la solemnidad del Capacocha: si el
éxito justificaba las predicciones de buena fortuna, el oráculo no sólo
adquiría crédito, sino que era recompensado con regia liberalidad; mas,
si en vez de la dicha anunciada sobrevenían graves infortunios, el falso
profeta recibía severos castigos; Atahualpa después de su captura redujo
a prisión al Sumo Pontífice de Pachacamac, quien le había predicho la
victoria sobre los extranjeros y le dijo, según Jerez, veamos ahora si te
quita las cadenas ese que dices que es tu Dios. Los adivinos eran favorecidos
o perseguidos por los incas, según que como Maita-Capac los tomaban
por instrumentos de la dominación imperial o como Tupac-
Yupanqui los considerasen como impostores más o menos perjudiciales
al orden social; pero siempre hallaban favor y recompensas en el pueblo
crédulo y ávido de conocer las desgracias y prosperidades futuras. La
estimación de esos falsos profetas variaba según eran sus medios de
imponer al vulgo y la elevación de su pretendida ciencia: los Hachus o
Aillacos leían el porvenir en los granos del maíz o en las heces animales,
los Hechecoc por medio de la coca y del tabaco, los Caviacoc embriagándose,
los Pacharicuc persiguiendo a grandes arañas, los Accac o Asuac
inspeccionando la chicha, los Cuiricuc por el aspecto de los cuyes, los
493
494
Pichiuricuc por el vuelo de las aves, los Yacarcaes por el fuego, los Camascas
por el rayo que examinaban con cierta magnificencia y, prescindiendo
de otros menos notables, los Huacarimachis haciendo hablar a las huacas
y los Ayatapuc aparentando que hablaban con los muertos; algunas veces
procuraban que hablasen las personas a las cuales habían adormecido
mediante artificios que hacen pensar en el magnetismo.
A menudo se pretendía rasgar el denso velo del porvenir con la
simple interpretación de los sueños o de cualquier accidente grande o
insignificante. Si entre los fantasmas nocturnos aparecía una persona
arrebozada con manta, se la tomaba por mensajero de la muerte o por la
muerte misma; el sol y la luna anunciaban la de algún pariente del soñador;
un perro, grandes desgracias; las aves, el miedo; las redes, la tristeza;
la quinua, el abatimiento; la comida de pescados, una borrachera; el
tránsito por puente, la separación de alguna persona; la leña de quinua,
que se tendrá mucha ropa; los buitres, que se tendrán hijos; hombres o
animales con la cabeza o las manos cortadas, que fracasarían los proyectos
concebidos al acostarse. De las cosas que acaecían o se veían estando
despierto, el rayo, que caía en un edificio, los eclipses del sol y luna, los
grandes terremotos y las extraordinarias salidas del mar se contaban
entre los más funestos presagios; el picor de las manos prometía algún
regalo, y el de pies, que se había de emprender alguna marcha; el temblor
de los párpados, especialmente del superior, era un agüero feliz, y el de
los inferiores, sobre todo del izquierdo, presagiaba desgracias; zumbando
el oído derecho se creía que hablaban de uno para decir bienes, y para
murmurar si el zumbido acaecía en el oído izquierdo; de la misma manera
se anunciaba la prosperidad o el infortunio, cuando al salir de casa se
tropezaba con el pie derecho o con el izquierdo; pero se tenían siempre
por señales supersticiosas el encuentro de un pancunco después de la
fiesta nocturna del citua, las lechuzas, serpientes, perros, grandes mariposas
o quinua amarga por cualquier persona, y para el enamorado el
ratón que pasa, los gusanos del cuy, cuando sobrenadan en la chicha, y
la coronta del maíz, que arrojada al aire cae con la base vuelta al que la
tira; el velo de las escogidas roído por los ratones manifestaba que alguna
de ellas había faltado a la pureza y daba lugar a pesquisas inquisitoriales.
Nada ofrecen de extraño estas y otras creencias supersticiosas en un
pueblo sumido en la ignorancia, cuando se hallan iguales errores en las
naciones más ilustradas, y ciertos sabios o poetas que dudaban de Dios
creían en duendes, en la fascinación de perros y en otras puerilidades.
La misma ignorancia, que perpetuaba la fe en los más ridículos
vaticinios, hacía admitir sin dificultad los prodigios más absurdos. Algunos
adivinos, que se narcotizaban por largas horas, decían y eran
creídos que durante su enajenación mental habían hecho largos viajes
494
495
mediante su conversión en aves, y habían sido testigos de las cosas más
extrañas. Los Canchusó Runa-Micuc (come gente) aseguraban, aunque por
ello hubieran de ser castigados, que tenían el poder de hacerse invisibles,
de penetrar por casas cuyas puertas estuviesen cerradas, y de chupar
la sangre de niños u otras personas durante el sueño, bastando a su
alimento algunas gotas que se aumentaban prodigiosamente. Los Runatinguis
prometían a los perdidamente enamorados huancanquis u otros
filtros irresistibles, y entre sus hechizos figuran piedrecillas con groseras
esculturas de hombres y mujeres dándose un abrazo. Otros encantos, ya
maléficos, ya bienhechores, eran capaces de causar muertes, esterilidad
y enfermedades o de traer el restablecimiento de la salud, de las fuerzas
y de la fecundidad perdidas. Todo era creíble para los que pretendían
conjurar la ruina inminente del universo durante los eclipses de luna o
los estragos del terremoto con el ruido y los golpes, esperaban las mayores
maravillas de la protección de los huacas o conopas, y pretendían
sobreponerse a las leyes naturales con palabras mágicas u otras prácticas
fútiles. Los incas sostenían cuando no fomentaban los engaños de
viles impostores o de miserables alucinados, sea participando de la credulidad
vulgar, sea explotándola con falaces invenciones tales como los
pururaucas que llevaban a la guerra, la piedra mágica en que Inca-
Yupanqui pretendía leerlo todo y las flechas de efecto prodigioso que
algunos de ellos lanzaron contra fortalezas o huestes enemigas; la teocracia,
que subsistía por la intervención del Sol y exaltaba el sentimiento
y la imaginación del pueblo a expensas del juicio, no podía menos producir
supersticiones, como cada árbol da los frutos propios.
Analogías religiosas.- Entre las innumerables supersticiones que tenían
los súbditos de los incas, hay muchas comunes a otros pueblos del antiguo
continente y del Nuevo Mundo; el docto Bastian ha señalado con
detención semejanzas muy notables, y sin necesidad de largas y profundas
reflexiones se perciben varias que no pueden atribuirse a coincidencias
casuales, ni al influjo de una situación análoga. Desde luego, nos ha
llamado la atención la coincidencia de las fiestas principales del Sol con
los equinoccios y los solsticios, pareciéndonos un hecho sin explicación
plausible a no admitir antiguas relaciones de origen o de cultura con
naciones, situadas fuera de los trópicos, en que iguales fiestas tenían
lugar al principiar las cuatro estaciones; no era natural que en el imperio
incásico, tendido sólo en los últimos reinados fuera de la zona tórrida,
fuese originaria semejante coincidencia, cuando sólo se marcan bien dos
estaciones, la lluviosa y la seca, cuyo principio no coincide con la aparición
del Sol en los puntos equinocciales y solsticiales. La fiesta del citua
recordaba la expiación que practicaron los judíos hacia el equinoccio de
495
496
septiembre; el fuego sagrado, de cuya conservación cuidaban las escogidas,
se diferenciaba muy poco del confiado en Roma a las vestales, y lo
mismo sucedía con los agüeros sacados de las víctimas; éstos y otros
vaticinios fueron comunes a los griegos; de los sacrificios hay notables
analogías en toda la antigüedad pagana. La inmolación de las mujeres
hace pensar en las viudas de la India, el culto de los malquis y otros ritos
en las costumbres religiosas de la China, la consagración de cuanto estaba
en contacto íntimo con el inca, en el tabú de los polinesios. Como era
de esperar, las semejanzas son más numerosas y visibles comparando
las creencias y prácticas de los peruanos con las que prevalecieron entre
los antiguos habitantes de México y Guatemala, los muisas, quitus, tribus
de Arauco y hordas de la montaña.
Desde el principio de la conquista llamaron especialmente la atención
de misioneros y observadores profanos las creencias y las ceremonias
que parecían tomadas del cristianismo. El oráculo decía que
Pachacamac y el Dios de los cristianos eran uno mismo; de la trinidad
parecían ser un vago recuerdo el ídolo Tangatanga (tres en uno), que era
adorado en Chuquisaca según los informes dados al padre Acosta, las
tres estatuas del Sol: Apu-Inti, Churi-Inti e Inti-Huaqui (señor sol, hijo
sol, hermano sol) y las tres estatuas del rayo: Chuqui-Illa, Catuilla e
Intillapa (rayo, relámpago y trueno); una cruz era tenida en mucha veneración
por los cuzqueños; la fe en la existencia futura, el cielo, el infierno
y la resurrección era general y muy viva; no se dudaba de la acción
maléfica del diablo (supay) al que no se nombraba sin escupir al suelo.
Ciertas prácticas recordaban los sacramentos: los del bautismo, confirmación,
matrimonio, orden y extremaunción con ligera semejanza entre
los ritos católicos y el lavatorio de los recién nacidos, la ceremoniosa
designación de la pubertad, la manera de contraer legalmente relaciones
conyugales, la elevación al sacerdocio y los conjuros pronunciados sobre
el moribundo; y los de la penitencia y comunión con semejanza tan
grande como clara. La distribución de la chicha y del zancu en las fiestas
del Capacraimi y del Citua representan el sacramento de la eucaristía
bajo las especies de pan y vino, y nada hay más parecido al de la penitencia
que la confesión y las obras expiatorias. Estando el inca enfermo, se
confesaban y mortificaban por su salud muchos de sus vasallos, especialmente
las collas; el mismo soberano solía confesarse no con otros
hombres, sino con su padre el Sol, lavándose en el tingo o confluencia de
dos corrientes, que tenían el nombre de opacunas, y exclamando: «Yo he
dicho mis pecados al Sol, tú, oh río, recíbelos y llévalos al mar, donde
nunca más parezcan».
Interpretando a placer algunas tradiciones, tomando por huellas
humanas las señales de ciertas piedras y apoyados en indicios que ha-
496
497
brían sido más concluyentes, a no ser la obra artificiosa de misioneros
que habían procurado facilitar la conversión con esculturas sujetas a
engaño, creyeron muchos españoles de los siglos XVI y XVII que Santo
Tomás había traído a la América Meridional las semillas evangélicas de
que eran seguras reliquias las supersticiones análogas halladas entre
los indios. El padre Acosta, Herrera y otros historiadores las suponían
obra exclusiva de Satanás que, como padre de la mentira, había procurado
falsificar las doctrinas religiosas robando a la revelada todo cuanto
pudo. Prescott, cuyo espíritu filosófico y erudición histórica rechazaban
tales suposiciones, ha dicho: «apenas parece necesario invocar al príncipe
de las tinieblas, ni la intervención de los santos para explicar coincidencias,
que han existido en países muy distantes de la luz del cristianismo
y hasta en siglos, en que su luz no había aparecido aún al mando.
Más racional es atribuir esas semejanzas casuales a la constitución general
del hombre y a las necesidades de su naturaleza moral». Semejante
manera de discurrir no es indigna del sabio historiador citado; mas,
como ha observado Desjardins, es necesario distinguir los caracteres
generales de toda civilización de las formas accidentales, cuya coincidencia
no podría explicarse por la sola conformidad de las tendencias
del espíritu humano; más lógico es juzgar que esas formas análogas son
un reflejo del cristianismo cuyas ideas, dogmas, liturgia y prácticas se
encuentran desde la antigüedad en Oriente, del que parecen originarias
las naciones americanas, y con el que probablemente han tenido relaciones
numerosas y seguidas después de la era cristiana.
497
498
498
499
Educación.- La maravillosa armonía que caracteriza a las instituciones
de los incas no podía faltar en la educación, la cual se adoptó perfectamente
al diverso destino de nobles y plebeyos. Si se ha de creer al padre
Valera, Inca Roca, fundador de las sachahuasi o escuelas para la nobleza,
había dicho: «no conviene que los hijos de la gente común aprendan las
ciencias, las cuales pertenecen solamente a los nobles, no sea que se
ensoberbezcan y amengüen la república». Tupac Yupanqui dijo, según
el mismo historiador: «No es lícito que se enseñe a los hijos de los plebeyos
las ciencias, que pertenecen a los generosos y no más; porque, como
gente baja, no se eleven y ensoberbezcan y apoquen la república: basta
que aprendan los oficios de sus padres; que el mandar y gobernar no es
de plebeyos, que es hacer agravio al oficio y a la república encomendárselo
a gente común». Sean o no ciertos esos dichos, no hay duda de que
expresan bien las tendencias de la política imperial: para el pueblo no se
abrió ningún establecimiento de enseñanza; las escuelas públicas le estuvieron
cerradas; en las reuniones periódicas, las cuales participaban
más de la disipación y del espectáculo que de la conversación instructiva,
cuando más podía aprender las supersticiones y las prácticas sociales
dominantes; sus padres y señores apenas le enseñaban otra cosa que
a trabajar y obedecer; así es que su inteligencia solía permanecer inculta,
ruda y comprimida por obstáculos casi insuperables; por lo que sus interesados
tutores, fundándose en una incapacidad que era obra exclusiva
de la mala dirección, le declaraban incapaz de dirigirse por sí mismo.
Entre tanto, la raza privilegiada podía desarrollar sus talentos cultivándolos;
desde la infancia sus hijos aprendían cuanto se creía necesario
para gobernar y cumplir con acierto otras funciones sabias; los colegios
en que se educaban eran vigilados de cerca por los soberanos, habiendo
edificado Pachacutec un palacio muy próximo a ellos a fin de poder
[499] Capítulo V
Cultura moral y física
499
500
seguir de cerca la marcha de las lecciones y aun dirigir a los alumnos
discursos provechosos.
Por más desigualdad que existiera entre la enseñanza del pueblo y
la de sus tutores, era común a los nacidos en noble y humilde cuna la
dureza en la crianza: unos y otros se acostumbraban desde los primeros
años a poco blancos tratamientos, a cuyo rigor sucumbían en edad temprana
o debían una constitución vigorosa, y a prueba de las privaciones
y de violentas influencias. Según Garcilaso:
Los hijos criaban extrañamente, así los Incas como la gente común, ricos
y pobres, sin distinción alguna, con el menos regalo que les podían dar.
Luego que nacía la criatura, la bañaban con agua fría para envolverla en
sus mantillas, y cada mañana que la envolvían, la habían de lavar con
agua fría, y las más veces puesta al sereno; y cuando la madre la hacía
mucho regalo, tomaba el agua en la boca y le lavaba todo el cuerpo,
salvo la cabeza, particularmente la mollera que nunca le llegaban a ella.
Decían que hacían esto para acostumbrarlos al frío y al trabajo, y también
porque los miembros se fortaleciesen. No les soltaban los brazos de
las envolturas por más de tres meses, porque decían que soltándoselos
antes los hacían flojos de brazos. Teníanlos siempre echados en sus cunas,
que era un banquillo mal aliñado de cuatro pies, y el un pie era más
corto que los otros para que se pudiese mecer. El asiento o lecho donde
echaban el niño, era de una red gruesa, porque no fuese tan dura, si fuese
de tabla; y con la misma red lo abrazaban por un lado y otro de la cuna,
y lo liaban porque no se cayese de ella.
Al darles la leche, ni en otro tiempo alguno, no los tomaban en el regazo
ni en los brazos, porque decían que haciéndose a ello, se hacían llorones
y no querían estar en la cuna, sino siempre en brazos. La madre se
recostaba sobre el niño y le daba el pecho, y el dárselo era tres veces al
día. Por la mañana, y a medio día, y a la tarde, fuera de estas horas no les
daban leche aunque llorasen, porque decían que se habitaban a mamar
todo el día, se criaban sucios y con vómitos y cámaras; y que cuando
hombres, eran comilones y glotones. Decían que los animales no estaban
dando leche a sus hijos todo el día, ni toda la noche, sino a ciertas
horas. La madre propia criaba su hijo, no se permitía darlo a criar por
gran señora que fuese, sino era por enfermedad: mientras criaban, se
abstenían del coito, porque decían que era malo para la leche y encanijaba
la criatura. A los tales encanijados llamaban Ayusca, es participio de
pretérito, quiere decir en toda su significación, el negado, y más propiamente
el trocado por otro de sus padres.
Si la madre tenía leche bastante para sustentar su hijo, nunca jamás le
daba de comer hasta que lo destetaba; porque decían, que ofendía el
500
501
manjar a la leche, y se criaban hediondos y sucios. Cuando era tiempo de
sacarlos de la cuna, por no traerlos en brazos, les hacían un hoyo en el
suelo que les llegaba a los pechos; aforrábanlos con algunos trapos viejos,
y allí los metían y les ponían delante algunos juguetes en que se
entretuviesen. Allí dentro podía el niño saltar y brincar, mas en brazos
no lo habían de traer aunque fuese hijo del mayor curaca del reino.
Ya cuando el niño andaba a gatas, llegaba por el un lado o el otro lado de
la madre a tomar el pecho, había de mamar de rodillas en el suelo;
empero no entrar en el regazo de la madre; y cuando quería el otro
pecho, le señalaban que rodease a tomarlo por no tomarlo la madre en
sus brazos. La parida se regalaba menos que regalaba a su hijo, porque
en pariendo se iba a un arroyo, o en casa se lavaba con agua fría, y lavaba
su hijo, y se volvía a hacer las haciendas de su casa como si nunca hubiera
parido. Parían sin partera, ni la hubo entre ellas: si alguna hacía el oficio
de partera, más era hechicera que partera. Esta era la común costumbre
que las indias del Perú tenían en el parir y criar sus hijos, hecha ya naturaleza,
sin distinción de ricas a pobres, ni de nobles a plebeyas.
La enseñanza principal de las escuelas abrazaba las artes del gobierno
y de la guerra, la religión, las hazañas de los incas, la lengua
cortesana y los quipos. Para probar que aprendían también una lengua
particular de uso exclusivo por los nobles de la sangre, ha citado el padre
Oliva, según Bastian, las voces Manco, Cuzco, Ayar, Raurana, Socso,
Collam, Coraquenque, Hahuanina, Panaca, Ucsa, y Vicaquirau; pero,
como observa el último escritor, no faltan en la lengua vulgar medios de
aclararlas; la misma palabra Manco, que como otros nombres propios
pudiera escapar a las comparaciones etimológicas, ofrece una analogía
evidente con Chuiquimancu, Cuismancu y Guzmango, denominaciones
llevadas respectivamente por los curacas que tenían su corte en
Lunahuaná, Pachacamac y Cajamarca.
El estudio preferente de los quipos, como el medio empleado por los
incas para suplir a las letras o desconocidas enteramente de los antiguos
peruanos o severamente proscritas en siglos anteriores, no excluía el
conocimiento de otras escrituras simbólicas; el vulgo mismo solía reemplazar
los quipos, cuya completa inteligencia estaba reservada a los
quipocamayos, sea con pedrezuelas, sea con granos de maíz de los que
hacía uso para sus cuentas con una habilidad que el padre Acosta ha
elogiado en los términos siguientes: «Fuera de estos quipos de hilo tienen
otros de pedrezuelas, por donde puntualmente aprenden las palabras,
que quieren tomar de memoria; es cosa de ver a los viejos ya caducos
con una rueda hecha de pedrezuelas aprender el Padre nuestro y con
otra el Ave María y con otra el Credo, y saber cuál piedra es: que fue
501
502
concebido por el Espíritu Santo, y cuál: que padeció debajo del poder de
Poncio Pilatos, y no hay más que verlos enmendar, cuando yerran, y
toda la enmienda consiste en mirar las pedrezuelas, que a mí para olvidar,
cuanto sé de coro, me bastara una rueda de aquéllas. De éstas suele
haber no pocas en los cementerios de las iglesias para este efecto; pues
verles otra suerte de quipos, que usan de granos de maíz, es cosa que
encanta; porque una cuenta muy embarazosa, en que tendrá un muy
buen contador, que hacer por pluma y tinta, para ver a cómo les cabe
entre tantos, tanto de contribución, sacando tanto de ella, y añadiendo
tanto de acá, con otras cien retartalillas, tomarán estos indios sus granos
y pondrán unos aquí, tres allá, ocho no sé donde; pasarán un grano de
aquí, tocarán tres de allá; y en efecto, ellos salen con su cuenta hecha
puntualísimamente sin errar en tilde; y mucho mejor se saben ellos poner
en cuenta y razón de lo que cabe a cada uno de pagar o dar, que
sabemos nosotros dárselo por pluma y tinta averiguado. Si esto no es
ingenio, y si estos hombres son bestias, júzguelo quien quisiere, que lo
que yo juzgo de cierto es, que en aquello a que se aplican, nos hacen
grandes ventajas».
Si bien los jeroglíficos habían cedido a los quipos el primer puesto
en la escritura, no por eso estaban olvidados enteramente. Según Balboa,
escribió Huaina-Capac su testamento en cierta especie de cayado con
rayas de diversos colores y por el informe de Toledo consta que los hechos
de los monarcas se consignan en tablas con más o menos extensión.
El padre Acosta, quien habla de pinturas más imperfectas que las de
México, dice en otra parte: «por la misma forma de pinturas y caracteres
vi en el Perú escrita la confesión, que de todos sus pecados un indio traía
para confesarse, pintando cada uno de los diez mandamientos por cierto
modo, y luego allí haciendo ciertas señales con cifras, que eran los pecados,
que había hecho contra aquel mandamiento». A fines del siglo pasado
el padre Girval halló entre los panos, que habitan las orillas del
Ucuyali cerca de Sarayacu, jeroglíficos recientes y d’Orbigni los ha hallado
entre los mojos. Lo que prueba más el uso persistente de esta escritura
bajo la dominación imperial y da alguna esperanza de arrancarle
algunos secretos, es lo que Barranca se ha informado en su viaje al Collao
sobre que en algunos pueblos retirados hay todavía quienes saben escribir
sus pensamientos mediante variedad de figuras y colores, y que con
esa especie de signos se ha escrito el catecismo. Por otraparte, Mosbac
asegura haber visto cerca del Titicaca pieles y tablas llenas de jeroglíficos
formados ya por puntos, líneas, círculos y otras figuras, ya por imágenes
de hombres, animales, árboles, el sol, la media luna y su cuadrante.
Difícil habría sido el olvido completo de una escritura conocida desde
tiempo inmemorial, más o menos usada en los pueblos más bárbaros, y
502
503
que constantemente recordaban en el Perú las antiguas inscripciones en
rocas, huacas y tablas, sobre todo cuando varios de estos trabajos nunca
dejaron de ser imitados o reproducidos por el arte.
Instrucción.- Ni los quipos, ni los jeroglíficos podían llenar el vacío dejado
en la instrucción por la falta de letras; vacío a que daban enormes
proporciones la ignorancia sistemática en que estaba sumido el pueblo,
y los invencibles obstáculos que impedían a la nobleza elevarse a la
altura de la ciencia. El libre examen que es necesario a la razón para sus
altas y fecundas especulaciones estaba proscrito por la recelosa teocracia,
cuyo poder se basaba en absurdas creencias, no tolerándose ni aun
al inca mirar al Sol con ojos escudriñadores: «¿Qué hacéis Inca?, le dijo
a Huaina-Capac, el sumo sacerdote cierto día solemne, viéndole con los
ojos fijos en el astro del día; piensa, que no es lícito mirar tan libremente
a nuestro padre el Sol, y que con tu desacato estás causando gran escándalo
a tu corte y a todo tu imperio reunido aquí para venerar a nuestro
solo supremo señor». La enseñanza tomaba formas exclusivamente
empíricas y revestía un carácter decididamente práctico, exigiendo para
las aplicaciones rutinarias la atención que habrían reclamado las meditaciones
sabias, e imponiendo las doctrinas más bien con ejercicios de
memoria, que con luminosas explicaciones. El tiempo, que la noble juventud
salida de las escuelas hubiera podido destinar a ilustrarse por
reflexiones profundas, era absorbido por sus numerosas y reglamentarias
ocupaciones en la vida pública que apenas le dejaban holgura para
pensar en otra cosa. En fin, poco o nada podía esperar los estudios
filosóficos de inteligencias, cuyo vigor gastaban los fáciles abusos del
deleite, a las que la preponderancia asegurada por el nacimiento dispensaba
de distinguirse por luces superiores, y que con el resto de los
vasallos tomaban por la más alta sabiduría las creencias más absurdas,
subordinaban el juicio a la inteligencia y todo lo veían al través de ilusiones
pueriles.
Como confiesa el mismo Garcilaso, de la filosofía natural alcanzaron
poco o nada, y no podía ser de otro modo desde que en la naturaleza
buscaban únicamente la acción de seres fantásticos en vez de fuerzas
reales, y prodigios en lugar de orden constante: cielos, mares y tierra,
astros y meteoros no ofrecían fenómenos regulares, sino caprichos y achaques
de seres parecidos a los veleidosos y frágiles mortales. El Sol se
eclipsa porque está enojado; los eclipses de luna dependen de una nube
de arañas que la atormentan y la hacen enfermar, y sus manchas del
abrazo que le dio una zorra prendada de su hermosura; el dios tronante
o el Illapa produce los truenos, relámpagos y rayos, goleando fuertemente
en un cántaro del que su bella hermana (la luna) vierte las lluvias; las
503
504
lágrimas del Sol se han formado del oro; a la caída de la tarde va el astro
del día a sepultarse en el gran océano para saltar de debajo de la tierra
después del reposo nocturno; todos los animales tienen su origen y su
guía en las estrellas del cielo; así como las aguas, las rocas, las hierbas, la
chicha y las ollas tienen su madre, no se sabe dónde; en las nebulosidades
de la Vía Láctea se imaginaban ver una oveja amamantando un cordero.
Aunque sólo distinguían bien al Sol, la Luna, la estrella de Venus y
dos o tres constelaciones, y el sistema del mundo se les presentada envuelto
en tenebrosas fábulas, tuvieron los antiguos peruanos los conocimientos
astronómicos indispensables para dividir el tiempo, conforme
exigían la celebración de las fiestas y sus atenciones profanas. En la
sucesión del día y de la noche sólo distinguían las alternativas, que
saltan a la vista, las horas de tiniebla y de claridad, el mediodía y la medianoche,
el amanecer y el ocaso; tuvieron un año de 365 días dividido
en 12 meses o lunas, añadiendo al fin de los 12 los días vacantes y complementarios;
según Montesinos, formaron períodos de diez años,
de cien y de mil, llamando al más largo intiphuata o año solar; aunque en
la mayor parte del imperio no se marcaran bien las cuatro estaciones,
distinguían la época primaveral con el nombre panchin, la de otoño con
el de umaraimi, y llamaban rupacmita a los meses de mayor calor y
casacpuchu a los de mayor frío. Aunque Velasco asegura que dividían el
mes en cuatro semanas correspondientes a la luna nueva, cuarto creciente,
luna llena y cuarto menguante (mosocquilla, puca-quilla, quillahuañuy
y huañu-quilla); no es creíble que tuvieran una idea clara de la
semana correspondiente a otro orden de ideas y, probablemente, subordinaron
la división del mes a las fiestas o reuniones periódicas que desde
Pachacutec fueron en número de tres. La época de los equinoccios se
determinaba por los intiphuatana (lugar donde se detiene el Sol) que eran
columnas erigidas en un patio o llano inmediato a los templos en el
centro de un círculo en el cual se trazaba el diámetro sombreado por el
Sol en el día equinoccial; estas columnas se adornaban entonces con
vistosas flores y recibían homenajes supersticiosos, tanto mayores cuanto
se hallaban más próximas al ecuador; la de Quito situada casi en la
misma línea fue objeto de especial veneración por cuanto al mediodía al
pasar el Sol por su meridiano, parecía descansar allí por completo, dejando
el intiphuatana de arrojar la menor sombra. Según Garcilaso, la
época de los solsticios era determinada en el Cuzco por ocho torres colocadas
(en el cerro de Carmenca) de cuatro en cuatro, dos mayores en las
extremidades y dos pequeñas en medio; el Sol salía y se ponía en el
respectivo solsticio por el intervalo que había en el centro. Acosta cree
que dichas torres llamadas Succallunga fueron en número de doce y que
su destino era marcar, por las respectivas sombras, el principio de los
504
505
meses del año. Esta opinión es más plausible, pues difícil sería señalar
en la de Garcilaso el objeto de las cuatro torres mayores.
Para los estudios cronológicos y astronómicos, que tanto favorecen
el calculo, ofrecía facilidades el sistema de numeración, que fue el decimal,
exento de toda anomalía; los indios contaban como nosotros por
unidades, decenas, centenas, millares y decenas de millar; pero por falta
de hábito llegando a cien mil declaraban los objetos innumerables, porque
se confundían sus ideas numéricas. Nociones de geometría práctica
bastante desarrolladas no pueden negarse a hombres que sobresalían en
la nivelación del terreno, en el aplomo de las paredes, en artefactos de
formas geométricas y en general en la medida de extensiones poco considerarles.
Mas no parece que jamás se propusieran medir las dimensiones,
ni la distancia de los cuerpos celestes. El atraso en este ramo es,
según Prescott, sorprendente en un pueblo que adoraba al astro del día;
pero en nuestra humilde opinión esa adoración lo explica perfectamente:
toda observación escudriñadora y toda explicación sabia habían de
ser reemplazadas por tímidos, supersticiosos y ciegos homenajes.
A la falta de conocimientos astronómicos era consiguiente la ignorancia
en geografía, que por otra parte apenas podía salvar los límites
del imperio por la incomunicación casi absoluta con las regiones vecinas;
sin embargo, para los detalles topográficos se formaron mapas de
relieve en los que, según vio Garcilaso, se marcaban perfectamente los
accidentes del terreno. Todo contribuía a retener por mucho tiempo la
historia en los confines de la fábula: además de no prestarle sino muy
escasos auxilios la cronología y la geografía, que con razón han sido
llamadas sus ojos, las falsificaciones o errores oficiales habían de ser
muy frecuentes desde que la exposición de los hechos estaba monopolizada
por los poetas y amautas cortesanos; las tradiciones que hubieran
debido rectificar la historia forjada según las exigencias del gobierno
habían de confundirlo y oscurecerlo todo, no sólo por la ignorancia de
los tiempos y de los lugares, sino porque los sucesos más sencillos y
claros se complicaban y oscurecían con la mezcla incoherente que se
hacía de lo divino en lo humano, de lo fantástico y real, de seres
irracionales, hombres y divinidades. Los profetas y los héroes convertidos
en dioses, y las múltiples y alternadas transformaciones que según
las creencias vulgares habían tenido lugar entre los seres humanos y los
cerros, corrientes, plantas y animales, dejaban el pasado entre fantasmas
y sombras. Ni en aquella época de ilimitada credulidad, ni en nuestro
siglo que todo lo somete al análisis, pudo constituirse una verdadera
historia de los primeros tiempos con tan inciertas y vagas tradiciones;
los esfuerzos de Bastian por aclararla con datos y testimonios de ese
505
506
origen hacen honor a su erudición, pero no ofrecen luces hasta ahora
apreciables.
Desde que los hechos de la naturaleza y los del hombre presentaban
un carácter falso o enigmático, no podía recibir las luces de la ciencia el
difícil arte de la medicina, cuyos progresos eran detenidos por otros obstáculos
muy poderosos: personificadas las epidemias y atribuida la mayor
parte de otras enfermedades a maleficios y a diversas influencias
quiméricas, era inevitable el empleo de conjuros y otros remedios sin la
menor eficacia; los curanderos solían ser viejos y otras personas inhábiles
a los que, por falta de ocupación más provechosa, se confiaba ese
oficio unido casi siempre al de hechiceros o brujos. Mas, no obstante esas
causas de error y de rémora, la casualidad, el instinto y la solicitud por el
restablecimiento de enfermos muy amados permitieron el conocimiento
de medicamentos preciosos y operaciones quirúrgicas, figurando entre
éstas las sangrías locales y la dificilísima de la trepanación; de los medicamentos
más eficaces pueden dar idea la cascarilla, la ratania, la
huachangana, el matico y varios que todavía son el secreto de los camatas
o curanderos vagabundos, procedentes del Collao.
Como era de esperar de la naturaleza de la civilización incásica, el
conocimiento del hombre moral era superior al del hombre físico: fuera
de las ideas sobre el alma y sobre la vida futura, que presentan un carácter
decididamente religioso, es digna de admiración, aunque no por eso
deba ponerse en práctica aquella concepción socialista verdaderamente
singular por la grandeza de las proporciones, por la fortísima trabazón
de las partes y por la armonía del conjunto. Mas, aun aunque el mecanismo
social, que se aplicó con éxito sorprendente a un imperio muy dilatado,
exigiese vastos conocimientos, mucho juicio práctico y consumada
prudencia, no puede decirse que constituyera la verdadera ciencia del
gobierno, ni mucho menos la filosofía de las costumbres: ésta en vez de
presidir, estaba subordinada a la política, que no partía de principios
humanitarios, sino de aspiraciones más o menos ambiciosas; así los individuos
como los pueblos carecían de derechos, no habiendo para éstos
otra alternativa que la de someterse a la conquista o ser exterminados
como rebeldes, y para aquéllos otra función que la de simples instrumentos
de la autoridad, moviéndose tan pasivamente como las ruedas de
una máquina; la libertad, tan esencial en la moral como el movimiento en
la mecánica, se hallaba comprimida en todas sus manifestaciones, y aun
la conciencia social suplantada por la conciencia del autócrata. Todo el
saber respecto a las conveniencias y los deberes privados se hallaba
reducido a simples consejos, como no seas ladrón, ni embustero, ni perezoso
(ama-sua, ama-llulla, ama-qquella); y toda la ciencia acerca de la vida
506
507
moral se encerraba en las leyes o en máximas, como las siguientes atribuidas
por Valera al inca Pachacutec:
«Cuando los súbditos y sus capitanes y curacas obedecen de buen
ánimo al rey, entonces goza el reino de toda paz y quietud.»
«La envidia es una carcoma que roe y consume las entrañas de
los envidiosos.»
«El que tiene envidia y es envidiado, tiene doblado tormento.»
«Mejor es que otros por ser tú bueno te hallen envidia, que no que
la halles tú a otros por ser tú malo.»
«Quien tiene envidia de otro, a sí propio se daña.»
«El que tiene envidia de los buenos, saca de ellos mal para sí como
hace la araña en sacar de las flores ponzoñas.»
«La embriaguez, la ira y locura corren igualmente; sino que las
dos primeras son voluntarias y mudables, y la tercera es perpetua.»
«El que mata a su semejante, necesario es que muera; por lo cual
los reyes antiguos, progenitores nuestros, instituyeron que cualquiera
homicida fuese castigado con muerte violenta, y nos lo confirmaron
de nuevo.»
«En ninguna manera se deben permitir ladrones; los cuales pudiendo
ganar hacienda con honesto trabajo, y poseerla con buen derecho,
quieren más haberla hurtando o robando; por lo cual es muy justo que
sea ahorcado el que fuere ladrón.»
«Los adúlteros, que afean la fama y la calidad ajena, y quitan la
paz y la quietud a otros, deben ser declarados por ladrones, y por ende
condenados a muerte sin remisión alguna.»
«El varón noble y animoso es conocido por la paciencia que muestra
en las adversidades.»
«La impaciencia es señal de ánimo vil y bajo, mal enseñado y peor
acostumbrado.»
«Cuando los súbditos obedecen lo que pueden sin contradicción
alguna, deben los reyes y gobernadores usar con ellos de liberalidad
y clemencia; más de otra manera de rigor y justicia, pero siempre con
prudencia.»
«Los jueces que reciben a escondidas las dádivas de los negociantes
y pleiteantes, deben ser tenidos por ladrones, y castigados con muerte
como tales.»
«Los gobernadores deben advertir y mirar dos cosas con mucha
atención; la primera, que ellos y sus súbditos guarden y cumplan perfectamente
las leyes de sus reyes. La segunda, que se aconsejen con mucha
vigilancia y cuidado para las comodidades comunes y particulares
de su provincia. El indio que no sabe gobernar su casa y familia, menos
sabrá gobernar la república, este tal no debe ser preferido a otros.»
507
508
«El médico o herbolario que ignora las virtudes de las hierbas, o que
sabiendo las de algunas no procura saber las de todas, sabe poco o nada.
Conviénele trabajar hasta conocerlas todas, así las provechosas, como
las dañosas para merecer el nombre que pretende.»
«El que procura contar las estrellas no sabiendo aún contar los
tantos y ñudos de las cuentas, digno es de risa.»
Bellas artes.- Influencias análogas a las que hasta hoy detienen en Oriente
los progresos del arte, impedían en el imperio de los incas el perfeccionamiento:
el despotismo, que pesaba sobre las almas tanto como sobre los
cuerpos, imposibilitaba el pleno desarrollo de la libertad en una de sus
aplicaciones más naturales; la rutina y los reglamentos encadenaban el
genio; la superstición ejerciendo la superior influencia proponía a los
artistas tipos monstruosos; el simbolismo, que era su consecuencia, hacía
mirar con indiferencia, cuando no con veneración, las formas imperfectas;
y el deleite sensual, lamentable compensación con que los déspotas
hacen olvidar a los siervos la miserable abyección de su estado, debilitaba
ya que no corrompiera el amor a lo bello. La acción de tan poderosos
obstáculos para el desarrollo de las bellas artes se neutralizaba en
gran parte por las influencias estéticas que les eran favorables: la viva y
tierna sensibilidad de la raza disponía a las más felices inspiraciones; la
imaginación, que todo lo personificaba, daba fácilmente bellas formas a
las vagas aspiraciones del corazón apasionado; los hábitos de orden y la
armonía que reinaba entre todas las instituciones perfeccionaban las
creaciones de la fantasía, y para estimular la fuerza creadora se reunían
las variadas bellezas en que reboza el país, las brillantes escenas del
socialismo, los esplendores del culto, las pompas del gobierno, el lujo de
la nobleza, y el amor del pueblo a las fiestas magníficas que podían
celebrarse con frecuencia en el seno de la paz y de la abundancia.
La poesía, verdadera síntesis del arte, además de sentir las influencias
inspiradoras, hallaba el instrumento más favorable para las composiciones
más variadas en el quechua, de sonidos musicales, de enérgica
concisión, pintoresco y apropiado para expresar con viveza y dulzura
toda suerte de conceptos. Los haravec o poetas se distinguieron en los
principales géneros poéticos, luciendo su genio inventivo en versos por
lo común cortos, inciertos en la rima, sin sujeción a cantidad y acentos,
pero haciendo sentir los encantos del ritmo en la sucesión melódica de
las sílabas, que con visos de verdad hace depender Pacheco Zegarra de
la alternativa regular de vocales. El género épico se consagró a celebrar
los sucesos más o menos interesantes, mostrándose elevado y sencillo al
referir los altos hechos de los incas y la producción fabulosa de los grandes
meteoros: de esta última aplicación puede formarse idea por el si-
508
509
guiente romance acerca de la causa de las lluvias y tempestades conservado
por el padre Valera:
Sumac Ñusta Hermosa princesa
Tora llaiquin Tu hermano
Puyñuy quita El cántaro tuyo
Paqui cayan Ahora quiebra
Hina mantara Y por esto
Cunuñu mun Truena relampaguea
Illac Pantac Caen rayos
Camri Ñusta Tus aguas
Unuy quita Nos llueves
Para munqui Y a veces
May nimpiri Granizas
Chichimunqui Y nievas
Pacha rurac El hacedor del mundo
Pachacamac Pachacamac
Viracocha Viracocha
Cay hinapac Para eso
Churasunqui Te destinó
Camasunqui Te dio alma.
En el género lírico ya se cantaban afectos apacibles, ya hacía su
explosión el entusiasmo guerrero, y con tanta frecuencia como buen éxito
se exhalaban los sentimientos de tierna melancolía con una dulzura y
dolor incomparables: en los yaravíes o composiciones elegíacas, los poetas
quechuas representan a las rocas quebrantándose por la pena, al
pecho humano deshaciéndose en lágrimas y a la naturaleza entera conmoviéndose
y simpatizando con las quejas, y suspiros de un infeliz amante.
Muestra de apacible cántico es éste citado por Garcilaso:
Caylla Ilapi Al cantar
Puñunqui Dormirás
Chaupi tuta A media noche
Samasuc Yo vendré.
De expresión más sentida es el siguiente:
Phurum pampapi En la solitaria pampa
Pisccocunata A los pájaros
Ricciemi canchis Ver olíamos
Ccesaman nispa A su nido yendo
509
510
Cuyay huaccata Con lástima llorar
Chayhinam ñoca Así yo
Cam ripunqui Al irte tú
Munacusccallay Mi amado.
Son de Job los acentos en que el mendigo (huaccacha) lamenta su
indigencia, y varias canciones intercaladas en la célebre tragedia de
Ollanta llegan a la profundidad del alma conmovida, arrancando lágrimas
al hombre más insensible. La poesía dramática, que sólo puede florecer
en un elevado grado de cultura, no fue desconocida en la corte
imperial; la nobleza se hacía un honor de representar en las mayores
solemnidades tragedias y comedias cuyos argumentos eran, según
Garcilaso, de hechos militares, triunfos y victorias, hazañas y grandezas
de los reyes pasados y de otros heroicos varones en las primeras, de
agricultura, hacienda, cosas caseras y familiares en las segundas, siendo
todo de cosas graves y honestas, con sentencias y donaires permitidos
en tal lugar. Santa Cruz Salcamayhua menciona como dramas representados
delante del inca los llamados Haya-chuco y Amaysanca; la interesante
tragedia de Ollanta ha merecido ser traducida al castellano
por Barranca, Carrasco y Nadal, al alemán por Tschudi, al inglés por
Markham, y al francés por Pacheco Zegarra: no sólo los traductores sino
otros distinguidos literatos la han considerado como una producción
inestimable de la época incásica, fundándose así en su mérito especial,
como en los indicios de antigüedad, que hallan en ciertas locuciones ya
desusadas, en la ausencia de sentimientos e ideas posteriores al imperio,
en la representación continuada sin entreactos, ni escenas bien enlazadas,
en el aislamiento de los versos dichos por cada personaje y en otras
diferencias que la pieza ofrece comparada con los dramas castellanos.
Estas razones no han debilitado en nada nuestra convicción de que el
Ollanta ha sido rehecho del todo después de la conquista, y creemos
que será de nuestra opinión todo crítico imparcial que lo examine detenidamente
a la luz de las antigüedades peruanas y de sólidos estudios
dramáticos. Sin descender a un análisis, que no corresponde a nuestras
observaciones de un carácter general, podemos señalar estos indicios
claros de una refundición hecha probablemente en la segunda mitad
del siglo XVII por algún cuzqueño tan hábil e ilustrado como Espinosa
Medrano (el Lunarejo), quien compuso algunos dramas en quechua, o el
historiador Santa Cruz, que conocía otros del tiempo de sus ascendientes:
desde la primera escena, como ha notado Palma, el estilo y el plan
recuerdan las obras de los dramáticos españoles; según la incontestable
observación de Gonzales la Rosa hay osadías de lenguaje que no habrían
tolerado los incas; además el desarrollo de los caracteres, el olvido
510
511
de las conveniencias cortesanas, el martirio de Cusicuyllur en Acllahuasi,
el perdón y elevación de Ollanta a la regencia después de su rebelión
escandalosa, el desprecio del pérfido amigo que le entregó y que
según la moral imperial habría sido el tipo de los servidores heroicos, los
sentimientos de casi todos los personajes y hasta ciertos nombres propios
poco usados entre los nobles del Cuzco ponen en evidencia que por
la antigua obra, por otra parte difícil de conservar íntegra sin letras, pasó
la pluma de un poeta cristiano que había leído a Calderón y a otros
dramáticos castellanos del Siglo de Oro. Esta refundición no quita que la
obra peruana haya retenido preciosos trozos líricos de la antigüedad,
frases de la corte imperial, la sencillez primitiva de muchas escenas y
sobre todo la semejanza con los coros, que dieron origen a la tragedia
griega, representando todos los sucesos a la vista del público sin interrumpir
la presentación y acompañándose de música y danzas.
Según la tendencia constante de los pueblos, cuya educación musical
no está muy avanzada, los antiguos peruanos en vez de sabias armonías
y de melodías puras buscaban los sonidos muy ruidosos con la
multiplicación de voces e instrumentos: especialmente las composiciones
alegres y guerreras eran cantadas por numerosos grupos, siendo los
versos entonados por una o más voces, y repitiéndose estrepitosamente
el estribillo por el coro. Los instrumentos más usados fueron la tristísima
quena, el huacra o cuerno, el tambor (huanca), el pito (pincullo), la tinia
especie de guitarra, los chilchiles cascabeles, el ccuyor flautín, el pututu o
concha, la queppa o trompa guerrera, y la antara el más dulce de todos,
que componiéndose de tubos de mayor a menor puede formar armonía
entre varios tocadores. A este propósito dice Garcilaso:
De música alcanzaron algunas consonancias, las cuales tenían los indios
collas, o de su distrito en unos instrumentos hechos de cañutos de caña,
cuatro o cinco cañutos atados a la par: cada cañuto tenía un punto más
alto que el otro, a manera de órganos. Estos cañutos atados eran cuatro,
diferentes unos de otros. Uno de ellos andaba en puntos bajos, y otro en
más altos, y otro en más y más: como las cuatro voces naturales, tiple,
tenor, contra alto y contra bajo. Cuando un indio tocaba un cañuto,
respondía el otro en consonancia de quinta o de otra cualquiera, unas
veces subiendo a los puntos altos, y otras bajando a los bajos, siempre en
compás. No supieron echar glosa con puntos diminutos, todos eran enteros
de un compás. Los tañedores eran indios enseñados para dar música
al rey y a los señores de vasallos, que con ser tan rústica la música no
era común, sino que la aprendían y alcanzaban con su trabajo. Tuvieron
flautas de cuatro o cinco puntos como las de los pastores, no las tenían
juntas en consonancia, sino cada una de por sí, porque no las supieron
511
512
concertar, por ellas tañían sus cantares compuestos en verso medido,
los cuales, por la mayor parte, eran de pasiones amorosas y de placer,
ya de pesar, de favores o disfavores de la dama.
Cada canción tenía su tonada conocida por sí, y no podían decir dos
canciones diferentes por una tonada; y esto era porque el galán enamorado,
dando música de noche con su flauta por la tonada que tenía, decía
a la dama y a todo el mundo el contento o descontento de su ánimo,
conforme al favor o disfavor que se le hacía; y si se dijeran dos cantares
diferentes por una tonada, no se supiera cuál de ellos era el que quería
decir el galán, de manera que se puede decir, que hablaba por la flauta.
Un español topó una noche, a deshoras en el Cozco, una india que él
conocía, y queriendo volverla a su posada, le dijo la india: señor, déjame
ir donde voy, sábete que aquella flauta, que oyes en aquel otero me
llama con mucha pasión y ternura, de manera que me fuerza a ir allá;
déjame por tu vida que no puedo dejar de ir allá, que el amor me lleva
arrastrando para que yo sea su mujer y él mi marido.
El baile (taqui), al que casi siempre acompañaba la música, sumamente
variado en sus formas y expresión, se revestía en las ocasiones
solemnes de un carácter religioso y guerrero, sobre todo cuanto entre los
danzantes se mezclaban el inca y los nobles más distinguidos: no faltaban
danzas tan animadas como airosas, en las que se hacía ostentación
de habilidad y destreza sorprendentes; en las de huaicones y otros enmascarados,
más que la gracia se pretendía lucir lo raro del disfraz en que
se prefería lo monstruoso y los gestos grotescos, que podrían hacer reír al
más melancólico; pero, como ha observado Acosta, «ordinariamente eran
todas con sonido, pausa y compás muy espacioso y flemático».
En todas las artes subjetivas predominaba la expresión melancólica,
y no podía menos de ser así, si habían de reflejar fielmente la vida,
pues los puros indígenas, sea que bailen, sea que adoren, ora se lamenten,
ora rían, ya canten, ya representen, parece que siempre lloraran.
Aunque su existencia se pasara entre fiestas sucediéndose a cortos intervalos
las rurales y las urbanas, las públicas y las domésticas, las sagradas
y las profanas, la melancolía constituía su estado habitual; cuando
nada venía a turbar el orden de sus pensamientos permanecían largas
horas inmóviles y silenciosos, pudiendo tomárseles por la estatua del
dolor; las mujeres amorosas y mal correspondidas, víctimas de la tiranía
conyugal, condenadas a las más rudas faenas, rara vez admitidas a
la mesa y a menudo pospuestas cínicamente a la concubina, al verlas
desfallecer por la tristeza, y al oír sus suspiros arrancados del corazón
aparecían las más infelices así como las más llorosas entre las hijas de
los hombres. Chateaubriand ha comparado en los Natches la mirada
512
513
melancólica de Celuta a la tristeza de la noche, y esta aflictiva situación
de la bella mitad del género humano, llamada a esparcir por doquier la
alegría y la risa, debió contribuir mucho al humor triste de los súbditos
del inca, que les fue común con las demás razas americanas; además no
permitían entregarse a las expansiones del gozo la estrechísima sujeción
y el régimen monástico en que vivían, el espionaje inquisitorial que de
continuo se ejercía sobre sus palabras y movimientos, la disciplina rigurosa
que reprimía sus menores extravíos, y el pensamiento de la muerte
que se mezclaba a todos sus actos y pensamientos. Para los que vivían
retirados en heladas punas, los colosales nevados, los horribles precipicios,
las lluvias de rayos, y el aspecto monótono del amarillo pajonal, no
podían menos de llevar el desaliento y a veces la desesperación a los
espíritus que la heredada tristeza había abatido: era de recelar la muerte
por consunción o el suicidio, siempre que el pastor de los Andes huía de
sus compañeros, y prefería estar echado sobre desnudas rocas, ocultas
en las heladas y solitarias alturas.
En cuanto a las artes objetivas, la escultura y la pintura, cuya belleza
ideal sólo puede ser alcanzada por pueblos de una cultura privilegiada,
permanecieron en la infancia. Las estatuas formadas por lo común
de barro, piedra, metales o madera, fueron relativamente pocas, y las
más representaron objetos de culto; casi todas tuvieron formas monstruosas,
con enormes cabezas, miembros rudimentarios, poca o ninguna
expresión, mucha rigidez y la inmovilidad característica de las egipcias,
de las que a veces es muy difícil distinguirlas; algunos tipos grotescos
son más expresivos, y ciertos animales menos informes. La pintura nunca
tuvo una existencia independiente: la de las tablas, donde las imágenes
hubieran podido tomar un carácter más artístico, se confundía con
la escritura, que suplía con símbolos más o menos arbitrarios e imperfectos;
el mosaico formado en el suelo con piedrezuelas, el bordado de las
telas más delicadas, el dibujo bosquejado en los huacos o en otros útiles
y las grandes figuras trazadas sobre los muros de palacios, templos y
fortalezas participaban más de la decoración, que del cuadro interesante
por sí mismo; con todo encanta y revelan un sentimiento delicado de la
belleza visible la armonía y viveza de los colores, verdaderamente dignas
de la nación más civilizada. Los más usados fueron el rojo de diversos
matices, el azul, el negro y el blanco.
Como era de esperar de la civilización incásica, cuyo poderoso y
opulento gobierno se interesaba en rodear las instituciones religiosas,
políticas y militares de apariencias imponentes, la arquitectura elevó
para el servicio público muy bellos monumentos, siendo dignos de la
grandeza del imperio los templos, casas de escogidas, palacios, salones
públicos, fortificaciones, cuarteles y depósitos. Los edificios de los incas
513
514
considerados sólo bajo su aspecto artístico son de una uniformidad que
recuerda la marcha uniforme del Estado, como ha dicho Humboldt: «imposible
es examinar con atención un solo edificio del tiempo de los incas,
sin reconocer el mismo tipo en todos los demás, que existen en la superficie
de los Andes en una extensión de más de cuatrocientas leguas,
desde mil hasta cuatro mil metros de elevación sobre el nivel de océano.
Parece que un solo arquitecto ha construido este gran número de monumentos
». El sabio viajero ha dicho en otra parte: «sencillez, simetría y
solidez, he aquí los tres rasgos característicos que distinguen de una
manera ventajosa a todos los edificios peruanos». En efecto, por la sencillez
corresponden a las costumbres de un pueblo agricultor; por la solidez
representan el pensamiento de un gobierno que se creía perpetuo
con el paternal apoyo del poderoso astro del día; y por la simetría, que
resalta en todas sus partes, reproducen el orden maravilloso que caracterizó
a la civilización imperial. Todo hombre sensible a la acción de la
armonía no puede menos de reconocer una sociedad apacible y completamente
arreglada al percibir las formas simétricas de los edificios, el
concierto de los colores, las dulces melodías y los encantos de las armonías
poéticas, vivos y fieles reflejos de las aspiraciones, leyes y costumbres
que bajo los sucesores de Manco-Capac regularizaban la vida de los
antiguos peruanos.
Moralidad.- Se han formado diversos y aun opuestos juicios sobre el estado
moral del imperio. El testimonio más favorable a los indios fue dado
por Mancio Sierra de Leguizamo, quien gozó de cierta nombradía entre
los conquistadores, así por sus hazañas, como por haber perdido al juego
en una partida nocturna la efigie dorada del sol, dando origen al
proverbio, juega el sol antes que amanezca; en el preámbulo del testamento
hecho en 1589, más de medio siglo después de la conquista, dijo:
Primeramente, antes de empezar el dicho mi testamento, declaro que há
muchos años que yo he deseado tener orden de advertir a la católica real
majestad del rey don Phelipe, nuestro señor, viendo cuán católico y
cristianísimo es y cuán celoso del servicio de Dios nuestro señor, por lo
que toca al descargo de mi ánima, a causa de haber yo sido mucha parte
en el descubrimiento y conquista y población de estos reinos, cuando los
quitamos a los que eran ingas que los poseían y regían como suyos, y los
pusimos debajo de la real corona, que entienda su majestad católica que
hallamos estos reinos de tal manera que en todos ellos no había un
ladrón, ni hombre vicioso, ni holgazán, ni había mujer adúltera ni mala,
ni se permitía entre ellos, ni gente mala vivía en lo moral y que los
hombres tenían sus ocupaciones honestas y provechosas. Y que las
tierras y montes y minas y pastos y caza y maderas y todo género de
514
515
aprovechamientos estaba gobernado y repartido de suerte que cada
uno conocía y tenía su hacienda, sin que otro ninguno se la ocupase ni
tomase, ni sobre ello había pleitos; y que las cosas de la guerra aunque
eran muchas, no impedían a las del comercio ni éstas a las cosas de
labranzas y cultivar de las tierras ni otra cosa alguna; y que en todo desde
lo mayor hasta lo más menudo, tenía su orden y concierto con mucho
asiento; y que los ingas eran temidos y obedecidos y respetados y acatados
de sus súbditos como a gente muy capaz y de mucho gobierno y que
lo mismo eran sus gobernadores y capitanes; y como en éstos hallamos
la fuerza y el mando y la resistencia, para poderlos sujetar y oprimir al
servicio de Dios nuestro señor y quitarles su tierra y ponerla debajo de la
real corona, fue necesario quitarles totalmente el poder y mando y los
bienes, como se los quitamos a fuerza de armas: y que mediante esto y
haberlo permitido Dios nuestro señor, nos fue posible sujetar este reino
de tanta multitud de gente y riqueza y que de señores los hicimos siervos,
tan sujetos como es notorio, siendo nosotros tan pequeño número
de españoles como entramos conquistándolos: y que entienda su majestad
católica que el intento que me mueve a hacer esta relación es por el
descargo de mi conciencia y por hallarme culpado en ello; pues habemos
pervertido gente de tanto gobierno, como eran estos naturales y tan
quitados de cometer delitos, ni excesos ni exhorbitancias así hombres
como mujeres, tanto que el que tenía cien mil pesos de oro y plata en su
casa, la dejaba abierta, puesta una escoba o un palo pequeño atravesado
en la puerta para seña que no estaba allí su dueño y con esto, según su
costumbre, no podía entrar nadie dentro, ni tomar cosa de lo que allí
había. Y cuando ellos vieron que nosotros poníamos puertas y llaves en
nuestras casas, entendieron que era de miedo que teníamos de ellos que
no nos matasen; pero no porque creyesen que era posible que ninguno
hurtase, ni tomase a otro su hacienda; y así cuando vieron que había
entre nosotros ladrones y hombres que incitaban a pecar a sus mujeres
e hijas, nos tuvieron en poco; y habiendo venido este reino a tal rotura,
en ofensa de Dios, entre los naturales por el mal ejemplo que les habemos
dado en todo, que aquel estremo de no hacer cosa mala, se ha convertido
en que hoy ninguna o pocas se hacen buenas, y requiere remedio y esto
toca a su majestad [...] La declaración del arrepentido moribundo pierde mucha parte de su
peso por ser hija del deseo escrupuloso de reparar en lo posible antiguos
escesos, y estar en contradicción con hechos incontestables. Mas por
mucho, que se rebaje del elogio hiperbólico dictado por el confesor a una
conciencia atormentada por el remordimiento, siempre quedará una
confesión tan sincera, como honrosa a la moralidad de los indígenas,
hecha con la mayor solemnidad en instantes supremos.
515
516
Otros testimonios favorables han sido dados por jueces tan competentes,
como Cieza, el cual asegura que, «si con celo de cristiandad, y no
con ramo de codicia en lo pasado (se) les diera entera noticia de nuestra
sagrada religión, era gente en quien bien imprimiera». En el siglo pasado,
después de otros encarecimientos debidos a sabios distinguidos, declaró
Carli que «el hombre moral en el Perú era infinitamente superior al europeo
». Mas, según Prescott, «estos resultados se concilian difícilmente con
la teoría del gobierno (que estaba analizado). Donde no hay libre albedrío,
no puede haber moralidad. Donde no hay tentación, pocos derechos puede
haber a llamarse virtuoso. Donde la ley dispone rigurosamente la rutina,
a la ley no al hombre pertenece el mérito de la conducta». No sólo
rudos conquistadores como Pedro Pizarro, naturalmente inclinados a calumniar
sus víctimas, sino misioneros animados del puro celo de la conversión,
autoridades políticas y eclesiásticas tan ilustradas como bien
intencionadas, filósofos e historiadores que buscaban la verdad con hábil
solicitud, y lo que es más, distinguidos y bien informados indios han
representado las costumbres imperiales bajo aspectos poco lisonjeros, reconociendo
unos la descarada corrupción de las clases superiores y presentando
otros al pueblo con los vicios inseparables de su servidumbre.
En general, las pinturas del antiguo peruano considerado bajo el
aspecto moral han de resentirse de las prevenciones políticas con que
sea mirado. Los conservadores y socialistas, cuyo respectivo ideal es el
orden en el absolutismo y la igualdad de la fortuna bajo el régimen paternal,
no podrán menos de conceder a la sociedad incásica el tributo de
admiración y de alabanza que se ha concedido a los egipcios y espartanos.
Por el contrario los progresistas y liberales, que esperan de los adelantos
debidos a la libertad el perfeccionamiento de las sociedades humanas,
han de mirar con poco interés, ya que no con aversión, las bellas apariencias
del orden imperial, atentos sólo a la desmoralizadora abyección,
que hay en el fondo del despotismo teocrático.
La misma divergencia de apreciaciones ha de ser el resultado de la
atención exclusiva sea a los malos efectos, sea a la benéfica influencia de
las instituciones del imperio. El culto del Sol, participando más del espectáculo
divertido que de la enseñanza religiosa, había de inclinar los
espíritus al sensualismo y las supersticiones que traía consigo, junto con
las toleradas por los incas, habían de ejercer la influencia viciosa que es
inseparable de los errores, así como el perfeccionamiento es el efecto
natural de las verdades. La acción absorbente del gobierno despojaba a
la sociedad de los principios de la vida moral turbando las conciencias y
arrebatando la energía de la libre elección: como se indicó oportunamente,
el rigor de los castigos, en vez de inspirar el sentimiento puro del
deber y de hacer más distinta su noción, sólo retraía del mal por el temor
516
517
de la pena y confundía todas las ideas de virtud. La educación, que
infundía en las clases privilegiadas un orgullo y una confianza capaces
de llevar a los mayores excesos y condenaba a las clases abatidas a perpetua
tutela como ignorantes e incapaces de dirección propia, necesariamente
había de agravar con la tenacidad de los hábitos y la inflexibilidad
del carácter la influencia inmoral del absolutismo y de las falsas
creencias. Por otra parte, las apacibles emociones excitadas por la festiva
adoración del astro benéfico, y la pureza que se exigía de sus sacerdotes
y vírgenes, favorecían las aspiraciones virtuosas que se encontraban fortificadas
por la convicción de que las desgracias públicas y privadas
procedían del pecado, y que a su remedio contribuía eficazmente el arrepentimiento,
después de haber declarado en secreto al confesor los homicidios,
hurtos, adulterios, maleficios, faltas contra los huacas o contra
el inca o cualquier otro delito. El ocio y la mendicidad, peste de las almas,
desterrada por la organización socialista, los deseos ambiciosos sofocados
por la organización política, y los excesos reprimidos por la vigilancia
constante de los cuidadores y por la inexorable severidad de los magistrados
ahuyentaban las más peligrosas y frecuentes tentaciones. La
educación no obstante sus gravísimos defectos arraigaba los hábitos de
orden, la dulzura, la sumisión y el espíritu de fraternidad. Esa mezcla de
bien y de mal, de perfeccionamiento y degradación, que ejercían las principales
instituciones, había de manifestarse por resultados tan generales
como duraderos; así en el individuo, como en la familia y en la sociedad
política había de marcarse por grandes ventajas en el orden moral
mezcladas a notables imperfecciones; la existencia de unas y otras, que a
falta de datos históricos hubiera podido deducirse de la naturaleza de
las cosas, se pone en evidencia al examinar las costumbres que subsistieron
después de la caída del imperio y todavía prevalecen donde quiera
que no han podido influir de lleno otras razas y la civilización exótica.
Los incas arraigaron el espíritu de rutina, que suele mostrarse refractario
lo mismo a la persuasión, que a la violencia, a la educación, que a la
política; la sumisión llegó a ser el rasgo más característico de la índole del
indio, que vivió y murió no tanto por sus propias determinaciones, cuanto
obedeciendo a la voluntad de sus tutores, faltáronle la audacia y la
iniciativa, entre tanto que sucumbió con sublime abnegación en el puesto
que le señalaba la obediencia, y realizó grandes cosas iniciadas por los
que mandaban; como los niños, se pagó más de la exterioridad, que del
fondo, apegándose extraordinariamente a las formas imponentes y al
curso reglamentado de las labores y diversiones. Sus defectos más comunes
fueron la embriaguez, que solía ostentar como una grandeza o como
una dicha, la desmedida afición a los bailes y banquetes prolongados, la
lascivia, que condujo a extravíos indecibles, la poca dignidad personal,
517
518
la debilidad del patriotismo y del imperio sobre sí mismo, la subordinación
del deber a la inclinación o a la conveniencia, la frialdad con la
familia, la indiferencia por los intereses públicos y la indolencia en lo que
tocaba a su propia persona. Como ventajosa compensación de esos defectos
e imperfecciones se presentan la rareza de crímenes, tal que en un
vastísimo imperio hubo menos asesinos, ladrones y adúlteros, que en las
pequeñas ciudades, los sentimientos de una dulzura incomparable, la
fraternidad y la hospitalidad ejercidas en la más vasta escala, y los sacrificios
heroicos por los objetos de su amor.
Las mujeres, llamadas por el Supremo Hacedor a ser la providencia
de la débil infancia, el ángel tutelar de la familia, y el genio encantador
que ha de esparcir la suavidad y los atractivos en las relaciones sociales,
ejercieron en el imperio una influencia que no sin razón ha caracterizado
Bastian de ginacocrática, y contribuyeron mucho a sostener el nivel
moral a gran altura: su benéfica cooperación fue debida a cualidades
que las distinguieron ventajosamente, ya sobresaliendo en la amabilidad
característica del bello sexo, ya desplegando las dotes del carácter
varonil. Las gracias personales les prestaban encantos; causaban admiración
por la viveza del ingenio o por el buen juicio; cautivaban con su
amor a prueba de todo sacrificio, con su dulce ternura y con su resignación
de mártires; merecían el respeto y la veneración como fieles esposas
y como castas escogidas; en la paz eran laboriosas hasta el punto de ir
hilando por los caminos y de llevar o pedir algún quehacer en las visitas;
en la guerra sufrían las mayores privaciones y arrostraban los grandes
peligros con la fortaleza del varón más constante. La historia y la leyenda
atestiguan igualmente su esclarecido mérito y su influjo bienhechor.
Mama-Ocllo comparte con Manco-Capac la misión civilizadora y la princesa
Cibaco con Inca-Roca la regeneración del imperio; los inmediatos
sucesores del primer inca engrandecen el naciente estado tomando por
esposas a las hijas de poderosos curacas; una matrona salva la monarquía
aconsejando la elección de Viracocha, quien probablemente debió a
la educación materna la resolución de erigir un templo al Creador del
universo; otra Mamacuna obtiene del irritado Huaina-Capac el perdón
para los chachapoyanos; la bella Pacha le facilita la posesión apacible
del reino de Quito, y su madre Mama-Ocllo, después de haberle asegurado
la del trono, lleva con mano firme las riendas del gobierno durante
largas ausencias del deificado monarca. Las repetidas pruebas de talentos
políticos dieron a ciertos señores de la costa el imperio local con el
nombre de capullanas y sayapullas, y las señaladas muestras de esfuerzo
bélico acreditaron la creencia de que habían existido estados de naciones
guerreras al sur del Cuzco, en los confines de Quito y en el caudaloso
río que se llama de Amazonas.
518
519
Industria.- No pudiendo existir la cultura moral sin la física por la estrechísima
conexión que hay entre la satisfacción de las necesidades del
cuerpo con la de las aspiraciones espirituales, la industria hubo de florecer
bajo los incas, quienes sin olvidar las exigencias superiores de la
religión, del gobierno y de la educación desplegaron un celo esencial por
el bienestar de sus súbditos. Entre las industrias extractivas la minería,
que por la profusión de riquezas minerales tiene en el Perú el porvenir
más brillante, a causa de esa misma abundancia que dificultó o más bien
no exigía una reglamentación severa, estuvo lejos de llevar al desarrollo
alcanzado en la época colonial. Sin embargo, no dejó de ser admirable la
explotación de las grandes canteras que suministraron materiales para
los monumentos del Cuzco, Ollantaytambo y otras construcciones estupendas:
parece increíble que fuerzas humanas no auxiliadas por agentes
explosivos, ni por máquinas poderosas, ni aun por bestias de tiro,
pudieran haber separado de la durísima roca tan colosales masas y las
hubieran trasportado a distancias muy considerables. Hablando de la
explotación de los metales más preciosos o más útiles dice Unanue: «los
socavones de Escamoza, Chilleo y Mitanis, minerales de oro; los de
Choquipiña y Porco de Plata; Carahuara de cobre; Carabuco de plomo; y
las magníficas labores de Ancoraimes de fierro, todos trabajados bajo el
imperio de los incas dan una idea de su arquitectura subterránea y metalúrgica
». La extracción del hierro, porque no se sabía la manera de beneficiarlo,
fue poco considerable, siendo reemplazado en sus principales
usos por el cobre, que por lo tanto tuvo que explotarse en grande. De oro
y plata se extrajeron ingentes cantidades, aunque ninguno de los metales
preciosos se empleara como moneda, ni se extrajera de grandes profundidades,
ni se beneficiara con azogue: el oro era separado de las materias
extrañas lavando las arenas o las otras tierras con que está mezclado,
y la plata se beneficiaba por fundición, quemando el metal plomizo
en huairas u hornillos abiertos de todos lados y expuestos a todo viento
en las laderas de altos cerros. El azogue puro sólo era conocido por sus
efectos dañinos; por lo que únicamente se extraía bajo la mezcla que da el
bermellón, y que los indios conocían con los nombres de Ichma y llimpi,
para dar un subido color a los rostros de las mujeres nobles, de los guerreros
y de los ídolos. Sin embargo, su explotación era muy considerable,
habiéndose formado en uno de los cerros próximos al de Santa Bárbara
un verdadero laberinto de minas.
Bajo un régimen que dejaba muy poco al acaso y no daba mucho
lugar a las ocupaciones enteramente espontáneas, las industrias, en que
preponderan los hallazgos casuales sobre las conquistas de la actividad
diligente, y no es fácil sujetar a minuciosas reglas, en vez de adelantar
solían retroceder quedando por lo común en un grado inferior al de la
519
520
cultura primitiva, que gozó de mayor independencia. Por lo tanto, no
avanzaron mucho los procedimientos para sacar provecho de las plantas,
que crecen espontáneamente, ni para apoderarse de los animales
acuáticos, ni para cazar los del aire o los de la tierra. Lo principal que se
hizo respecto de la pesca fue la traslación de algunos pescadores que
habitaban junto al Pacífico a las orillas del Titicaca, donde todavía pueden
reconocerse vestigios de los chimús trasladados, y a las márgenes
del Marañón, en las que algunas comunidades se distinguían por el uso
de la lengua mochica. Lo más reglamentado en la caza fueron los chacos
o rodeos reservados al gobierno: se había prohibido a los particulares
cazar, sea en sotos como el de Huamachuco, cuya extensión era de muchas
leguas, sea en ilimitadas regiones, donde los animales montaraces
se multiplicaban prodigiosamente en plena libertad, como en su propio
y bien provisto dominio; al cabo de cuatro o más años se emprendía el
rodeo con 50 ó 60 mil personas, y según Cieza hasta 100 mil, las que
levantando la caza con gritos, pedradas y palos, la encerraban en estrecho
círculo; allí se exterminaba a las fieras, se trasquilaba a los guanacos
y vicuñas, se daba soltura a las hembras de ambas razas y de los tarugas
(ciervos), y muertos los machos, la parte de carne que no era consumida
por los cazadores se convertía en charqui para ser repartida entre plebeyos
y nobles; las pieles y las lanas quedaban reservadas para los diversos
usos de la industria fabril. Así se conciliaban los goces del presente
con las providencias para el porvenir. A aquel fin y con éxito más seguro
se dirigían las severas prescripciones contra los que mataran las aves
guaneras o entraran en las islas en la época de la incubación.
La cría de llamas y alpacas, que venía de la cultura primitiva, fue
favorecida por los incas del modo más decidido; de las ordenanzas dadas
al efecto decía Polo de Ondegardo: «en esto de los ganados pareció
haber hecho muchas constituciones en diferentes tiempos, o algunas tan
útiles y provechosas para su conservación, que convendría que también
se guardasen agora». Especialmente los rebaños del Sol se multiplicaron
extraordinariamente por estar puestos bajo la protección del Dios nacional
y pastando en moyas o abundosas praderas. Con la eficaz protección
de Huaina-Capac fue también increíble el incremento que recibieron los
ganados de las comunidades y de los particulares agraciados con mayor
o menor número de cabezas. No era desconocido la trashumación o viajes
periódicos que tanta celebridad dieron en Europa a los marinos de España.
Cuando alguna res aparecía con caracha o sarna, se la enterraba viva,
a fin de evitar el contagio. De los animales caseros no necesitó ocuparse
mucho la autoridad, porque los apetecidos y prolíficos cuyes no faltaban
en la más humilde choza; y los aficionados no descuidaban la cría de
perros, patos y algunas otras aves. Sólo los pumas, jaguares, ucumaris
520
521
(osos), las serpientes y otros animales, que llamaban la atención por
fieros o raros, estaban reservados a los cuidados del gobierno, que los
criaba en casas de fieras, en el Cuzco o en otras residencias imperiales.
Nada mereció mayor solicitud de parte de gobernantes y gobernados,
que la agricultura, alma de la civilización incásica: las labores del
campo suministran los principales recursos a las familias y al Estado, se
confundían con las pompas del culto y con las alegrías privadas, sostenían
el espíritu socialista y conservaban así la dulzura de carácter, como
la sencillez de costumbres; por eso grandes y pequeños se honraban con
tomar parte en ellos, festejando el triunfo sobre la tierra, como las victorias
que dilataban el imperio. Los incas inauguraban los trabajos agrícolas
surcando el andén de Colcampata con un arado dorado al terminar
la fiesta más solemne; así dice un escritor anónimo: «pasadas todas las
fiestas, en la última llevan muchos arados de manos, los cuales antiguamente
eran de oro, y hechos los oficios tomaba el Inga un arado y comenzaba
con él a romper la tierra, y lo mismo los demás señores, para que de
allí adelante en todo su señorío hiciesen lo mismo; y sin que el Inga
hiciese esto, no había indio, que osase romper la tierra, ni pensaban, que
produjese, si el Inga no la rompía primero».
A los estímulos del honor se añadieron medios más eficaces a favor
del progreso agrícola, que floreció desde tiempo inmemorial, sino porque
se aplicaron en más vasta escala, con mayor regularidad y con mayor
constancia los buenos procederes que estaban ya en uso en las diversas
provincias del imperio. La paz y concordia establecidas entre tribus
antes destrozadas por hostilidades y disensiones permitieron dar a los
trabajos hidráulicos extraordinaria extensión, abriéndose canales de riego
como el de Lucanas, que tenía más de 100 leguas, y conduciendo el
agua fertilizante por cumbres, laderas y hondonadas. Multiplicáronse
los andenes hasta el punto de no dejar en las pendientes de la sierra y en
las quebradas de las cabeceras sin aprovechar el más pequeño espacio
de tierra cultivable. La parte pedregosa fue despejada de las piedras que
embarazaban el cultivo; echose buena tierra sobre las rocas desnudas y
en el desierto se aumentó el número de hoyas. Colonias numerosas dieron
cultivadores a valles muy fértiles, como los de Carabaya, en donde
sin dificultad pudieron lograrse cosechas que no sólo hicieran vivir en la
abundancia a sus habitantes, sino que dejaran un gran sobrante para la
población escasa de recursos en las vecinas alturas de Puno. El respeto a
la propiedad, que sólo había estado protegido por la veneración al ídolo
tutelar de la chacra, se afianzó mucho, sea con el riguroso castigo de los
ladrones, sea con cercos, cuando no de piedras aplicadas o de adobes,
con tierra aprensada en moldes y con el foso, que dejaba en el lugar de su
extracción. Reglamentos severos acerca del riego y del guano, provisión
521
522
de semillas en tiempo de carestía, y brazos auxiliares si para la siembra
y cosecha eran necesarios, favorecían eficazmente la agricultura. No sólo
se hizo uso para los trabajos rurales del imperfecto arado, conocido desde
la remota antigüedad, sino que se aplicaron entre otros varios útiles
rastrillos, azadones, palas cuchillos de monte y los demás indispensables
para limpiar la mala hierba y cortar las provechosas.
Como era natural, las plantas más cultivadas fueron las que formaban
la base de la subsistencia general, llevándose la referencia el maíz, la
papa, la quinua, el plátano, la yuca, el camote y otras raíces comestibles;
también se cultivaron mucho el ají, que es el condimento general, el algodón
y el maguey que se empleaban como las principales materias textiles
tomadas del reino vegetal. Aunque la coca fuera universalmente estimada,
los incas reservaron el uso de ella para sí y para sus favorecidos,
quedando por lo tanto restringido el cultivo a pocos valles de la montaña
y otras quebradas ardientes en chacras contadas, y mezclándose sus aplicaciones
ya con ridículas fábulas, ya con desmoralizadoras supersticiones.
Las flores fueron más cultivadas, sea para embellecer los jardines,
sea para derramarse por caminos, calles y plazas en el tránsito del inca o
en las entradas triunfales del ejército y en ciertas fiestas para adornar las
cabezas o perfumar los aposentos. La arboricultura recibió algún impulso
por las plantaciones que se hacían a lo largo de los caminos en la tierra
caliente, por la arboleda, que crecía espontáneamente en las orillas de las
acequias, y por la veneración de los bosquecillos o árboles sagrados, contiguos
a huacas como la de Huarivilca en el valle de Jauja.
En estrecha conexión con la floreciente agricultura, enlazadas con la
satisfacción de las necesidades a que proveía con solicitud la benéfica
política de los incas, fomentadas por las exigencias del lujo cortesano y
pudiendo reunir todas las mejoras de la cultura primitiva, las artes no
podían menos de presentar considerable desarrollo. En los vestidos de
uso popular, en los albergues y mobiliario del vulgo, en todos aquellos
artefactos que el común de los indios fabricaba para su uso exclusivo, y en
que no había otra enseñanza, ni otra tradición, que la práctica rutinaria
trasmitida de una generación a la siguiente, el trabajo fabril ganó mucho
en la cantidad, poco o nada en la calidad de los productos; pero no dejó de
producir obras menos imperfectas, desde que como las construcciones
monumentales, los tejidos finos y los artefactos sea de cerámica, sea de
platería, se ejecutaron por los artífices más peritos, cuya habilidad podía
luchar con todas las dificultades de ejecución, merced a las luces vinculadas
en los individuos de una profesión hereditaria, y al talento personal
desarrollado ya con la larga práctica, ya por muy poderosos estímulos.
En la parte mecánica de las bellas construcciones, apenas se concibe
cómo sin buenas herramientas pudieron pulirse hasta una tersura admi-
522
523
rable duras y escabrosas piedras, y ajustarse los sillares como si fueran
un monolito. Respecto de los grandes monumentos de los incas se discute
todavía si se empleó alguna especie de argamasa, o las piedras se
ajustaron por la exacta correspondencia de sus superficies contiguas; la
opinión más plausible niega con Acosta y Squier la existencia de toda
mezcla intermedia en los del Cuzco, y admite una muy sutil para los de
Quito y otras ciudades del norte con Velasco, Ulloa y Humboldt. La existencia
de ventanas, que ha sido negada por Prescott, está fuera de duda;
aunque de uso excepcional, tampoco es dudosa la del arco, que aparece
muy perfecto en el arruinado monasterio de las vírgenes, que se conoce
en Pachacamac con el nombre de Mamacona; los techos, que generalmente
se suponen de paja, fueron también de cobre y de otros materiales. Lo
más característico en las grandes edificios del imperio eran la disposición
alargada, las paredes inclinadas hacia adentro, las puertas con el
dintel más estrecho que el umbral, y los nichos simétricamente colocados
en el interior de las piezas, las que sin comunicación entre sí, a no ser
los pequeños retretes, daban a un patio común. Lo que nunca será bastante
admirado fueron los labores incomparables, sea para pulir, sea
para unir estrechamente las piedras.
Los artífices imperiales se señalaron mucho por sus labores en esmeraldas
y en otras piedras durísimas, de que supieron formar complicadas
estatuas y joyas primorosas. La Condamine vio en Hatun-Cañare ciertas
figuras de granito con argolla en la nariz, que se movía junto con el hocico,
sacado de la misma pieza; en la colección de Romanville hay un admirable
lagarto de piedra, y no son raros los animales y conopas trabajados en
el mismo material. Parece que en la cerámica no lograron los hijos del Sol
productos tan admirables, como los régulos del Chimú. Unos y otros los
consiguieron muy dignos de admiración en platería y tejidos; porque sus
artífices sabían hilar, tejer y colorear la más fina lana de vicuña y hacer
telas maravillosas por la finura de la hebra más que de seda, la textura
artística y la magia del colorido, distinguiéndose en este trabajo las escogidas
de diversos monasterios y los obreros de Capachica; fundían perfectamente
el oro y la plata, estiraban los metales preciosos en hilos finísimos,
los extendían en láminas tenues, los combinaban en multiplicadas
capas, los unían sin señales de soldadura y los doblegaban según las
exigencias del caprichoso lujo. En otro orden de trabajos es tan misterioso
como sorprendente el embalsamamiento de los cadáveres de los últimos
incas, hecho con éxito tan feliz que según el respetable testimonio de
Garcilaso y Acosta, testigos de vista, las regias momias presentaban las
carnes llenas, las facciones sin alteración, y el cutis blando y suave.
Pocos datos poseemos acerca del comercio al que los incas dieron
algunas facilidades, y opusieron grandes obstáculos por la estrecha es-
523
524
fera de acción dejada a la libertad individual. Se dice que Pachacutec
ordenó que hubiese tres días de mercado (catu) cada mes, y que Tupac-
Yupanqui acordó garantías a los traficantes. Se sabe que los tumbecinos
traficaban en la costa del Ecuador navegando en grandes balsas a vela y
remo; que la falta de moneda metálica se suplía con el ají, la sal, la coca y
otros objetos de estimación general; que al pasar las mercaderías por
algunos puentes, era necesario pagar cierto derecho; y que para pesar el
oro y la plata había balanzas de mucha precisión, unas con platillos
metálicos y otras con saquillos de tela que contenían las pesas y los
objetos ponderables. En la colección de Sanz hay una de estas últimas,
que se inclina con la más leve diferencia de peso. Usaban también piedras
de toque para medir los quilates del oro.
Adelantos materiales.- La escasa actividad del comercio, la imperfección
de las artes y la situación precaria de las industrias extractivas no permitieron
alcanzar la plenitud de las grandes ventajas que prometían la
ganadería y labores rurales florecientes bajo la dominación imperial.
Entre otras poderosas rémoras impedían los rápidos adelantos materiales,
la falta de libertad y de ciencia, que junto con las necesidades de una
cultura superior trae la mejora de todas las industrias; la imperfección
de los instrumentos, la acumulación de oficios, la consiguiente limitación
de los cambios, la fuerza creciente de inercia, la aversión a las innovaciones
y la debilidad del interés privado, que estimula para redoblar
los esfuerzos espontáneos y para inventar mejores procedimientos,
perpetuaban las prácticas rutinarias, el atraso industrial y la ignorancia
casi absoluta de ciertas artes de suma importancia, como las del carpintero
y del ebanista; la organización socialista de la propiedad y del trabajo
era tan contraria al progreso material, como al perfeccionamiento
moral. Además, semejantes a los romanos y a otras razas conquistadoras,
no se distinguieron los incas por la originalidad de sus obras: ocupados
de continuo en someter y gobernar pueblos, no tenían tiempo para
ocuparse de descubrimientos industriales; todo lo que en este género
podían hacer a favor de sus súbditos aumentados asombrosamente de
año en año por el rápido incremento de poblaciones no escasas de subsistencias,
y por la no interrumpida sucesión de conquistas, era la generalización
de las mejores prácticas encontradas en las nuevas o en las
antiguas provincias; era por lo tanto imposible que en su imperio se
realizaran los maravillosos progresos de las naciones modernas, desde
que su civilización carecía de ciencia y de máquinas, del trabajo libre y
dividido, de concurrencia y dilatados mercados, de moneda metálica y
crédito, de una extensa propiedad privada y de otras muchas condiciones,
que son esenciales en la vida económica. Sin embargo hicieron sor-
524
525
prendentes adelantos: porque a ellos los estimulaban sus ilimitadas aspiraciones,
la magnificencia de que querían rodear al culto y al gobierno,
la necesidad de ostentación creciente en las clases superiores con la
prosperidad pública, y la solicitud por el bienestar de los pueblos; los
beneficios, que en el seno de la paz derrama la Providencia en el privilegiado
territorio del Perú, facilitaban la realización de las grandiosas
miras y podían conseguirse prodigiosas mejoras con la universalidad,
orden, constancia y solidaridad de esfuerzos hechos en la más vasta
escala por millones de hombres no destituidos del talento de imitación y
obedeciendo a un impulso común. Hábiles artífices se distinguieron
mucho en las profesiones especiales.
La cantidad de riquezas producidas estaba lejos de guardar proporción
con la enormidad de los trabajos; porque muchos no tenían por
objeto producir, sino evitar el ocio, y no pocos se perdían en la traslación
de los trabajadores y en las minuciosas formalidades de una reglamentación,
tan complicada, como inflexible. Mas no por eso dejó la producción
de elevarse a sumas ingentes de que no dejan la menor duda los más
seguros indicios: todo el país está cubierto de ruinas monumentales,
restos de caminos y acueductos, andenes y otras obras de interés público;
al fin del imperio, los ganados poblaban regiones inmensas; los conquistadores
hallaron los depósitos henchidos de ropas, armas, utensilios
de oro, plata y cobre, toda suerte de manufacturas y provisiones
bastantes para alimentar los ejércitos imperiales y las comunidades afligidas
por la carestía durante diez o más años; el ingente botín de
Cajamarca y del Cuzco era bien poca cosa comparado con los tesoros que
se ocultaron para burlar la rapacidad de los aventureros o que de siglos
atrás venían ocultándose con el fin de que sirvieran a los ilustres difuntos
en la vida futura. Donde quiera se habla de riquezas arrojadas a los
lagos o de cargas de oro y plata dejadas en el desconocido desierto cuando,
los que las conducían para el rescate de Atahualpa, tuvieron noticia
de su inicuo suplicio. Prescott ha vulgarizado la leyenda dorada que
acerca de don Carlos Inca, nieto o bisnieto de Huaina-Capac recogió
León Pinelo, y fue reproducida por Llano Zapata: «Doña María Esquivel,
esposa del desposeído príncipe, le echaba en rostro el contraste de su
pobreza con su pomposo título; para manifestarle que ningún noble ni
rey del mundo tenía tesoros más ricos que él, la llevó una noche con ojos
vendados al interior de la fortaleza del Cuzco, y andados apenas unos
doscientos pasos, bajados unos pocos escalones y quitado el pañuelo, se
halló aquella señora en un gran salón cuadrado, donde colocadas en
bancos o potros alrededor de la pared vio las estatuas de los incas, cada
una del tamaño como de un niño de doce años y todas de oro macizo.
También vio muchos vasos de oro y plata; en una palabra, según ella
525
526
decía, era uno de los tesoros más magníficos del mundo entero». Si bien
semejantes relaciones inspiran justa desconfianza, la ocultación de inestimables
tesoros está fuera de duda: los que se han descubierto en varias
huacas atestiguan el hecho de una manera incontestable y, entre otras
pruebas, por el informe de Toledo consta que los hijos del Sol enterraban
en la campiña la mayor parte del oro y plata de su uso, no dando parte
del secreto sino a la más segura de sus mujeres o ancianos favoritos con
la esperanza de que lo llevarían consigo a la tumba.
Como se ve por lo expuesto, ni la tendencia niveladora del socialismo,
ni la previsora política del gobierno impedían que la riqueza producida
se distribuyese con mucha desigualdad entre nobles y plebeyos, ni
que el bienestar se sacrificara a gastos impuestos por la superstición y
por el lujo. Las habitaciones del pueblo, especialmente en la sierra, fueron
siempre estrechas, escasas de luz, sucias y poco ventiladas; los vestidos
de abasca u otra tela basta y no tan renovados como habría exigido
la limpieza; los muebles se reducían a pocas ollas de barro (manca), platos
de zapallos (mate), vasijas para la chicha (puiño), alguna estera (caya),
uso (puchica), batán de piedra (cutana), y vasos de barro o tosca madera; la
alimentación fue tan parca que sin el frecuente abuso de la chicha y otros
excesos se habrían tomado las comunidades de indios por comunidades
de anacoretas; entre tanto, la nobleza residía en palacios suntuosos, podía
solazarse en amenos jardines, saboreaba platos exquisitos, se adornaba
con vestidos magníficos de cumbi (lana de vicuña), descansaba en
ricos asientos (tiana), lucía en su persona y casa las piedras y metales
preciosos, las plumas y pieles vistosas, daba a sus hijos juguetes de gran
valor y encerraba en su sepulcro riquezas que habrían hecho la fortuna
de muchas familias. Todos, pobres y ricos, prodigaban sus bienes, sea
para la vana ostentación en las fiestas públicas, sea para alegrarse con
sus parientes y allegados en las festivas reuniones privadas. Si las labores
campestres se convertían a menudo en fiesta; si también era una
fiesta de la muerte, renovada periódicamente, el duelo de los poderosos
y de los humildes; si en fin tomaban un carácter festivo el nacimiento, el
corte del primer cabello y la entrada a la pubertad; el matrimonio, como
que solía celebrarse simultáneamente uniendo con lazos conyugales el
inca a sus parientes y los gobernadores a las doncellas que tenían de
dieciocho a veinte años con jóvenes de veinticuatro años a veintiséis,
siendo obligatorio para los de treinta, era la fiesta nupcial de todas las
familias: en ella y en las demás, no habiendo inquietudes por el porvenir,
de que la autoridad se encargaba, se consumía cuanto se tenía, impidiendo
limitar los gastos la competencia y la imprevisión inevitable en
cabezas acaloradas por la embriaguez incipiente.
526
527
No obstante los usos poco económicos, en el vastísimo imperio de
los incas fue desconocido el pauperismo, la más terrible plaga de las
naciones modernas que marchan a la cabeza del mundo civilizado. La
suerte común del pueblo era muy superior a la que entonces tenían las
demás tribus de América y la clase plebeya en toda la Europa feudal; la
nobleza imperial gozaba de una opulencia que hubieran podido envidiar
los príncipes de feudalismo. Al considerar el espléndido lujo de los
poderosos y la holgada situación de la muchedumbre nadie puede negar
su admiración, ni sus elogios a los hijos del Sol; en nombre de la libertad
ilustrada será censurada la absurda teocracia; invocando los derechos
de la conciencia se presentará muy bajo el nivel de la moralidad, que no
podía levantarse sobre la obediencia ciega y absoluta; ante el progreso
indefinido aparecerán reaccionarias las instituciones incásicas; pero todo
hombre de buena fe reconocerá en aquella civilización dos beneficios
inapreciables, la difusión del bienestar y el establecimiento de la nacionalidad
peruana sobre bases indestructibles. El Perú creado por los incas
ha resistido y resistirá a las conquistas desoladoras, a las veleidades del
despotismo y a la disolvente discordia.
527
528

529
Idea general.- Aunque los incas aspiraban a la conquista del mundo la
naturaleza de las cosas, más poderosa que la voluntad de los hombres,
limitó su imperio al oeste por las aguas del Pacífico, y en las demás
direcciones por territorios que ocupaban hordas bárbaras, cuya reducción
no les inspiraba mucho interés y ofrecía dificultades casi insuperables.
Por esta causa la dominación imperial sólo se extendió de Oriente
a Occidente en la parte más ancha, unas ciento veinte leguas o seis
grados de longitud, y de Norte a Sur unas ochocientas leguas o cerca de
cuarenta grados de latitud, estando poco más o menos el río Angasmayo,
que fue su límite septentrional, a 2º latitud N y el río Maule, su límite
meridional a 37º latitud S. Sin embargo, el largo del imperio, si se tienen
en cuenta los rodeos, pasó de mil doscientas leguas y en él estuvieron
incluidos los vastos territorios que hoy posee la parte civilizada del
Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y parte de la Confederación Argentina y
Colombia.
Sobre la conocida división del imperio en cuatro partes ha dicho
Cieza, refiriéndose a la plaza mayor del Cuzco, «de esta plaza salían
cuatro caminos reales; en el que llamaban Chinchasuyo, se camina a las
tierras de los llanos con toda la serranía hasta las provincias de Quito y
Pasto; por el segundo camino, que nombran Condesuyo, entran las provincias
que son sujetas a esta ciudad y a la de Arequipa. Por el tercer
camino real, que tiene por nombre Andesuyo, se va a las provincias que
caen en las faldas de los Andes y a algunos pueblos que están pasada la
cordillera. En el último camino de éstos, que dicen Collasuyo, entran las
provincias, que llegan hasta Chile. De manera que, como en España los
antiguos hacían división de toda ella por las provincias así estos indios
para contar lo que había en tierra tan grande, lo entendían por sus caminos
». En realidad las denominaciones Andesuyo, Collasuyo, Cuntisuyo
y Chinchasuyo no expresaban las cuatro mayores provincias del impe-
Capítulo VI
Descripción del imperio
[529] 529
530
rio regidas por cuatro virreyes, como han creído varios historiadores:
eran cuatro regiones muy desiguales en el número y extensión de las
provincias que en ellas se encerraban. Tampoco correspondían, según se
cree comúnmente, a los cuatro puntos cardinales; como ha notado Squier,
Andesuyo se extendía entre E y S, Collasuyo entre S y O, Condesuyo
entre S y O, Chinchasuyo entre O y N.
Las divisiones provinciales del imperio hubieron de variar necesariamente
con los progresos de la conquista y las necesidades de la administración,
siéndonos desconocida su última forma; pero entre las provincias
que ofrecen mayor interés histórico por haber sido de más extensión,
de mayor importancia o de carácter más permanente, se distinguen
las siguientes:
En Antisuyo los Andes de Vilcabama, valle de Yucay, Calca, Lares,
Paucartambo, Callahuaya (Carabaya) y Llaricasa (Larccaja). En
Collasuyo el territorio meridional del Cuzco con Quispicanchi, Canas y
Canchas; el Collao con Orcosuyo al O., Umasuyo al E., islas de Titicaca
en el centro, Pacages (Pacasa) al S.; fuera del Collao Paria, Chayanta,
Sicsica, Cochabamba, Amparaes, Caranca, Llipi y Chichas en el Alto
Perú y más allá los reinos de Tucumán y Chile. En Cuntisuyo por la
sierra Chilques y Masques (Paruro), Quechuas, Aimaras, Chumpivilcas,
Collaguas, Condesuyos y Parihuanacochas; por la costa Camaná.
Arequipa, Monquehua, Arica, Tarapacá, Tacna, Atacama. En Chinchasuyo,
entre los Andes Abancay, Andahuaylas, Soras y Andamarcas,
Vilcas, Huamanga, Tayacaja; Angaraes, Sullas, Huancas, Tarama,
Chinchaycocha, Huánuco, Huamalies, Conchucos de Este, Cajamarquilla,
Pataz, Chachapoyas, la sierra de Cajamarca y Huamachuco;
al O. de los Andes Lucanas; Chocorvos, Huaitará, Yauyos, Huarochirí,
Canta, Cajatambo, Huailas, Cabeceras de Conchudos, Huamachuco,
Cajamarca y Huancabamba, valles de Nazca, Ica, Pisco, y Chincha, Señoríos
de Chuquimanca, Cuismancu y Chimnu, valles de Lambayeque y
Piura; al norte del Perú el reino de Quito con gran número de provincias
en la sierra y en la costa. Las subdivisiones de las grandes provincias en
otras más o menos considerables, y las de éstas en las inferiores secciones
administrativas son poco conocidas; pero no por eso deja de reconocerse
la existencia del mayor número de agrupaciones, las cuales revelan
su antigüedad, sea por su nombre y conformación o la raza pura de
sus habitantes actuales, sea por los recuerdos y ruinas. El coloniaje fuera
de la costa y algunos centros minerales de la sierra, cambió muy poco la
situación y denominaciones que habían dejado los incas: las violentas
reducciones de Toledo, quien reunió al de su preferencia varios pueblos
y estancias fueron poco estables ya por la dispersión de los indígenas
que querían librarse de intolerables vejaciones, ya por el invencible
apego al suelo nativo.
530
531
La grandeza del imperio, la extensión del cultivo, innumerables ruinas
y la conocida solicitud de los incas por el bienestar de sus vasallos
no dejan duda de que la población pasó de algunos millones; pero, no
habiéndose conservado los censos imperiales, es imposible determinar,
ni aun aproximadamente el número de habitantes. Fijándose, en que
antes de la conquista faltaban los cereales y los animales domésticos
importados de Europa, que hoy forman gran parte de la subsistencia,
han creído algunos que la población sujeta a los incas apenas pudo
llegar a cinco millones; pero al fijar ese número de habitantes, que por
cierto es demasiado bajo, han olvidado la sobriedad habitual de los indígenas,
que permitía subsistir a familias enteras con el sustento necesario
para algún individuo europeo, y no han tenido en cuenta los innumerables
rebaños de llamas, que entonces se criaban en las punas, ni los
muchos terrenos hoy eriales, que producían abundantes cosechas a beneficio
del riego. Incurriendo en el extremo contrario, ciertos escritores
han asegurado que el imperio debió contener más de veinte millones de
almas, no dando ninguna prueba de su aserción, o fundándose en que
las poblaciones ya subsistentes con el mismo o con nombre diferente, ya
enteramente arruinadas, sobreabundan en las quebradas, a las orillas
del mar, en las punas y sobre todo en las laderas: el valle de Santa y otras
regiones hoy casi desiertas fueron un semillero de pueblos; y grande fue
tambien el número de los que entonces existieron en las que ahora son
simples haciendas. Mas el cálculo basado en las ruinas es por extremo
aventurado: suelen pertenecer a diversas épocas, y en varias de ellas
están confundidos los sepulcros y los campos cultivados con la morada
de los habitantes, los que a veces se hacinaban en cierta especie de colmenas,
y a veces se diseminaban en caseríos por la dilatada campiña. No
obstante las causas de incertidumbre, creemos no alejarnos mucho de la
verdad, estimando la población del imperio en algo más de diez millones:
es aproximadamente la que hoy vive en el territorio dominado por
los incas, y fuera de otras valiosas conjeturas se encuentra conforme a
las numeraciones acabadas en 1551 y 1581; la primera que había sido
decretada por Gasca, fue ejecutada por el oidor Cianca, el arzobispo
Loaisa y los dominicos fray Domingo de Santo Tomas y fray Tomás de
San Martín, que llegaron a ser obispos de Chuquisaca; y sin incluir Chile
y algunas otras provincias, dio 8 285 000 habitantes. En la numeración
de Toledo resultaron 1 067 697 indios varones tributarios, es decir, de la
edad de 18 a 50 años, no habiéndose incluido en la visita general, que al
efecto se hizo, Quito, Tucumán, ni Chile: a razón de cinco indios por
cada tributario, esa numeración daría 5 338 485 almas. Cualquiera que
tome en consideración las bajas producidas por las guerras civiles por la
conquista, las omisiones expresadas y otras inevitables, cuando se trata
531
532
de impuestos, se convencerá fácilmente de que los súbditos de Huaina-
Capac pasaron de los diez millones indicados.
Bajo los incas la población no podía aglomerarse en grandes ciudades,
porque la vida rural, a que estaba entregada la inmensa mayoría de
habitantes, los dispersaba por campos y punas; además faltaban los
vastos emporios de las manufacturas y del comercio, que forman otros
tantos centros muy poblados, y ni los incas, cuya hábil política nunca
violentó los hábitos inveterados, pusieron empeño en aglomerar la población
diseminada ni ésta se prestaba de buen grado a separarse de su
venerada pacarina, y del sitio en que su vida se deslizaba agradablemente
entre rústicas ocupaciones. Las alegres solemnidades del culto, si
atraían numeroso gentío, no podían retenerlo cerca del santuario, sino
días contados; y la concentración producida por las empresas políticas
y militares, era de suyo poco duradera. Por estas causas sólo eran poblaciones
de consideración el Cuzco, como capital del imperio y de veinte a
treinta ciudades metropolitanas, como capitales de muchas provincias
reunidas en una circunscripción administrativa. Entre estas metrópolis,
algunas equivalían a capitales de reino y otras a capitales de departamento;
las principales eran por el norte Vilcas, Pucará, Jauja, Huánuco,
Cajamarca, Huancabamba, Tumibamba, Lacatunga y Quito; por el Sur,
Ayaviri, Hatuncolla y Paria, y todas se hallan en la sierra. En la costa,
aunque hubo poblaciones antiquísimas y de gran vecindario, sea porque
en gran parte de ella la dominación imperial sólo llegó a establecerse en
los últimos reinados, sea principalmente porque los incas considerando
la resistencia de los yungas, sus recursos y su espíritu de independencia
tendieran de ordinario más bien a debilitar que a engrandecer los centros
políticos, no existieron verdaderas ciudades metropolitanas; apenas
conservaron restos de su pasada preponderancia Pachacamac,
Chanchán y Chincha, y sólo recibieron débiles incrementos Tumbes,
Tarapacá y algún otro centro secundario. Cieza lo atestigua con estas
palabras: «los tributos, que daban a los reyes ingas, unos de ellos los
llevaban al Cuzco, otros a Hatuncolla, otros a Vilcas, algunos a Cajamarca;
porque las grandezas de los incas y las cabezas de las provincias lo más
sustancial era en la sierra». Sin contar las metrópolis hubo de cien a
doscientas poblaciones algo considerables; el número de las pequeñas
fue de algunos miles, como es fácil reconocer examinando los restos de
caseríos, que a cortos intervalos se suceden casi sin interrupción en la
mayor parte de los valles; y como puede comprobarse entre otros testimonios
por los de Cieza, Garcilaso, Balboa, Diego León Pinelo, repartimientos
de Toledo, razón de Morales Figueroa, primeras doctrinas y otras relaciones
nominales.
532
533
El Cuzco.- La capital del imperio recibió, según algunos historiadores, el
nombre de Cuzco de una palabra que significa piedra, por las muchas
que había en aquel sitio. Otra opinión más verosímil deriva dicho nombre
de un verbo, que significa allanar, porque en efecto hubo necesidad de
terraplenar el terreno, que era muy desigual y se hallaba inundado en la
parte baja. La etimología adoptada por Garcilaso, que hace a Cuzco sinónimo
de ombligo o centro en sentido metafórico, no está fundada en las
lenguas indígenas, y no parece conforme al orden de los hechos: no era
natural, que una naciente población se considerase centro de un Estado
por crearse, y en realidad la parte central del imperio no fue el Cuzco, sino
la ciudad de Vilcas, equidistante de Chile y de Quito. Si se dice, con Squier,
que la denominación de centro se refiere a la posición central del valle del
Cuzco con relación a los de Anta y Andahuaylillas, pocos lugares hay
que no pudieran recibir igual calificativo; porque casi todos ocupan igual
posición respecto a otros del contorno.
No es seguro que el Cuzco haya sido fundado por Manco-Capac,
según se cree comúnmente: algunos historiadores suponen la fundación
anterior en muchos siglos a la aparición del primer inca y otros la creen
obra de Lloque Yupanqui. Sin embargo, es muy probable, que Manco-
Capac fundara la humilde cuna del grandioso imperio a las faldas de
Sacsahuaman, porque allí existía el modesto palacio, que la tradición
tuvo siempre por suyo. Esto no obsta, para que más abajo existiera desde
tiempo inmemorial un caserío llamado Cuzco, patrimonio de los Alca-
Vilcas, antiquísimos curacas de la comarca; ni para que el tercer inca
fuera considerado fundador de la ciudad, por haberla engrandecido y
embellecido mucho.
El núcleo del Cuzco, donde se levantaron los suntuosos edificios del
culto y de la nobleza, estuvo encerrado entre los ríos Huatanay, que baja
por el oeste de Sacsahuaman, y el Tulumayo, que viene del Rodadero; el
camino de Antisuyu separaba a Hanan-Cuzco situado hacia el norte, de
Hurin-Cuzco constituido en el sur; en la extremidad septentrional estaba
el barrio de Colcampata; en la meridional, cerca de la confluencia de
los ríos el Pumapchupan (cola del león); entre ambos barrios por el lado
oriental los de Cantutpata (andén de las flores llamadas Cantuta)
Pumacunco (viga de leones), Tocacachi, Munaicenca y Rimacpampa (plaza
de los pregones), por el lado occidental los de Huacapunco (puerta
del santuario), Carmenca, Quillipata, Pichu, Chaquilchaca y Cayancachi.
La gran plaza llamada Haucaypata (plaza de regocijos) ocupaba el centro
de la ciudad; por tres costados estaba ocupada por los mayores palacios
y al occidente, que había quedado vacío, la separaba el Huatanay de
otra plaza menor llamada Cusipata (plaza de la alegría). Tres calles, que
corrían del medio de la ciudad hacía Pumapchupan, terminaban en
533
534
Intipampa (plaza del Sol), la que estaba delante de Coricancha (cerco de
oro) el opulento santuario dedicado al astro del día. El prolongado monasterio
de las Vírgenes del Sol se extendía desde Haucaypata hasta las
casas adyacentes a Coricancha, destinadas a los sacerdotes. Detrás del
lado oriental de Haucaypata se hallaban las escuelas, llamadas Sacha-
Huasi (casa de enseñanza) en conexión con otros palacios. Sobre el
Sacsahuaman se alzaba la estupenda fortaleza, como la acrópolis de
Atenas dominando la ciudad y coronando su grandeza.
La hermosura del valle, el clima saludable, los abundantes recursos
de todo género y la poderosa atracción de la corte imperial hubieran podido
hacer del Cuzco una de las mayores capitales del mundo; pero, como
los incas no dejaban a sus súbditos la libre elección de su residencia, el
número de los establecidos en el Cuzco, lugar privilegiado, nunca pasó
de cincuenta mil; de lo que es fácil convencerse observando que su recinto
fue algo inferior al de la ciudad actual, que no cuenta mayor vecindario.
Los conquistadores, que la vieron en todo su ser, no le dieron una población
superior; es verdad que el escritor anónimo citado por Prescott habla
de cuarenta mil vecinos, y que representando generalmente cada vecino
cinco individuos, resultarían doscientos mil habitantes; pero dicho escritor
ha tomado la palabra vecino por individuo, como aparece de sus expresiones,
que son las siguientes: «sería pueblo de cuarenta mil vecinos
solamente lo que tomaba la ciudad, que arrabales y comarcas en derredor
del Cuzco a diez o doce leguas, creo yo, que había doscientos mil indios,
porque esto era lo más poblado de todos estos reinos».
Aunque el Cuzco no fuera la ciudad más populosa del Nuevo Mundo,
y ni siquiera tuviera la extensión de Chanchán, la capital de Chimú,
se aventajaba a todas de la América y aun a las más de Europa durante la
Edad Media, por su aspecto regular e imponente. Las calles, si bien eran
angostas, estaban regularmente dispuestas y pavimentadas primorosamente
con pequeñas piedras. Aunque constaban de un solo piso, las
casas principales llamaban la atención por ser de piedras admirablemente
labradas y colocadas con artificio sorprendente; no perjudicaban
al efecto general los techos de paja, que hacían olvidar la inferioridad del
material con la primorosa disposición, y no podían menos de causar
gran sorpresa monumentos grandiosos que aparecían por todas partes.
El Huatanay se hallaba canalizado hasta su salida del valle, y dentro de
la población había sido cubierto con losas, que descansaban sobre ambas
orillas o sobre puentes de madera. Los conquistadores, no obstante
que nada podía igualar al Dorado de sus sueños, saludaron a la ciudad
imperial con admiración entusiasta y de este sentimiento han participado
cuantos viajeros han podido reconstruirla en su imaginación por el
espectáculo de las ruinas. La veneración, que en los días de esplendor de
534
535
tributaban los antiguos peruanos, era incomparable: para ellos reunía el
doble prestigio de la Roma de los Césares y de la Roma de los Papas; de
ella partían la acción política y la militar, que unían en el vastísimo
imperio las mil naciones antes rivales, y allí existían más de trescientos
adoratorios, sin contar el fascinador de Coricancha; teniéndola por cosa
santa, habían llamado a uno de los barrios de entrada Huacapuncu;
cuanto de ella salía, era objeto de preferente estimación; el caminante que
se dirigía a su recinto sagrado cedía el paso al que había tenido la dicha
de visitarla.
El palacio de Manco-Capac excitaba singular veneración, por su
antigüedad y por lo sagrada que se había hecho la memoria del primer
inca. El de Inca Roca, que estaba junto a las escuelas en Coracora (herbazal)
se hacía admirar por sus paredes ciclopeas en las que había piedras
del peso de muchas toneladas, distinguiéndose la llamada de doce esquinas
por sus doce ángulos, a los que se ajustaban perfectamente otras
tantas piedras. El palacio de Pachacutec, situado al oeste de Coracora,
había recibido el nombre de Cassana (cosa para helar) porque su construcción
podía pasmar al que lo mira atentamente. El de Viracocha, que
formaba el costado oriental de la plaza mayor, ocupado hoy por la catedral,
tenía galpones o grandes salones cubiertos para las reuniones populares
en los días de lluvia, donde podían divertirse más de tres mil
personas, y maniobrar sin embarazo sesenta soldados de a caballo.
Amarucancha (cerco de culebras), que era el palacio de Huaina-Capac,
llenaba casi todo el costado meridional de Haucaypata y excedía a los
demás en grandeza y en el lujo de las decoraciones. Todas las mansiones
regias presentaban magníficas portadas, muros de imponente sencillez,
ya labrados con la perfección del gusto clásico, ya con el aspecto rústico,
que hermosea varios monumentos de Florencia, un vastísimo patio en el
que se abrían las principales habitaciones y gran número de grandes
piezas, sin comunicación entre sí, y ofreciendo a lo más en su interior
pequeños cuartos reservados. En el exterior del edificio lo más admirable
eran las piedras: éstas se hallaban tan unidas sin mezcla alguna, no
obstante la desigualdad de tamaño y formas, que no pudiendo pasar por
entre sus junturas la más delgada hoja de cuchillo, se habrían tomado
por un colosal monolito; los hombres más competentes convienen en que
pudieran tomarse por obras de bárbaros las más perfectas de nuestros
días, comparado su trabajo con el de las construcciones imperiales. El
lujo interior parece un cuento de las Mil y una noches, cuando se consideran
las maravillosas alfombras, la profusión de piedras preciosas, el
oro y la plata prodigados en muebles, decoraciones y toda suerte de
utensilios. Hubo también grandiosas escuelas, prisiones muy notables,
magníficos baños y depósitos de fieras, aves y reptiles.
535
536
Las materias preciosas se habían prodigado sobre todo en Coricancha,
convertido hoy en convento de Santo Domingo. Según Cieza, el
cerco de oro tenía unos cuatrocientos pasos de circuito, y a su admirable
estructura sólo podía compararse a la de dos edificios españoles, uno en
Córdoba y otro en Toledo. El templo del Sol propiamente dicho ocupaba
todo un lado de Coricancha, tenía su puerta principal hacia el nordeste
mirando a la plaza del Sol, y su testero oriental estaba ocupado por la
radiante imagen del astro del día, cubierta de esmeraldas. Aunque la
posición de la brillante efigie no le permitiera reflejar, como se ha creído,
la luz del sol saliente; en los clarísimos días de la sierra todo el santuario
despedía resplandores deslumbrantes; porque se hallaban cubiertas de
oro y piedras preciosas sus paredes y puertas, y corría una ancha cornisa
del rico metal por dentro y fuera de sus muros. Las estatuas de los
incas y no sus momias, si se exceptúa la de Huaina-Capac, según los
indicios más verosímiles, eran con la imagen de su celestial padre los
únicos objetos que allí se presentaban a la adoración pública. Para el
soberano reinante había cierta especie de tabernáculos escavados en la
pared, donde podía descansar sobre asiento de oro, entre adornos de
turquesas y esmeraldas.
Adyacentes al santuario del Sol, se veían cuatro capillas menores
consagradas respectivamente a su hermana la Luna, a las estrellas, especialmente
Venus, que forman su celeste comitiva, al Illapa, que con el
trueno, rayo y relámpago ejecuta sus venganzas, y al arco iris su bellísimo
mensajero: en ésta y en la primera capilla, los adornos eran plateados,
en las otras dos de oro. En el adoratorio de la Luna se veneraban
también las estatuas de las reinas.
Se hallaban igualmente adornados con lujo los departamentos destinados
al sumo sacerdote y a los demás guardianes del santuario. Doce
pirhuas u orones, en que se depositaba el maíz, eran de oro, lo mismo que
los útiles del culto, y lo que es más sorprendente, las llamas, pastores,
plantas artificiales, herramientas, terrones y otra gran variedad de objetos
con que se había procurado realzar las bellezas naturales del jardín
plantado sobre vistosas terrazas que dominaban el Huatanay. Hasta los
conductos que llevaban el agua y las fuentes que recibían la destinada a
los sacrificios, eran dorados o plateados.
La opulencia se hacía admirar igualmente en la decoración interior
de Acllahuasi (casa de las escogidas); el exterior sólo ofrecía un gran
edificio, de unas ochocientas varas de largo y unas doscientas de ancho,
situado al oriente de Amarucancha, de la misma imponente sencillez, y
con el aspecto de austero recogimiento, que hoy corresponde al monasterio
de Santa Catalina, colocado en el sitio que antes ocuparon las Vírgenes
del Sol.
536
537
Se ha tachado de exageración a Sancho, Cieza, Garcilaso y demás
escritores españoles que han pintado con mágico colorido las riquezas
acumuladas en los palacios y casas religiosas del Cuzco. Mas desde
luego no parece cuerdo rechazar de ligero testimonios respetables: además
nada tiene de increíble la acumulación de ingentes tesoros en la
capital de un imperio abundante en metales preciosos, donde no estaba
en uso la moneda metálica y el oro y la plata afluían en corriente continua
para realzar la majestad del Monarca y de su divino padre. Por otra
parte, habiendo llegado los artífices a disponer los valiosos adornos en
muy delgadas láminas, la cantidad aparente superaba en mucho a la
existencia efectiva de la plata y del oro manufacturados.
Sin necesidad de ostentar un Dorado, aunque no carecía de ricos
adornos en todas sus partes, la fortaleza de Sacsahuaman fue un monumento
rival de las pirámides de Egipto; si en sus estupendas tumbas
desplegaron los Faraones todo su poderío y la cultura entera de sus
vasallos, en su titánico baluarte legaron los incas a las generaciones
futuras una maravilla igual y no menos duradera.
Por la parte que mira a la ciudad, siendo un verdadero precipicio, no
necesitaba la fortaleza de grandes obras de defensa; por lo tanto, sólo se
levantaron algunos terraplenes y una muralla de 1 200 pies en la explanada.
Como las piedras eran medianas y estaban labradas con primor,
fácilmente fueron separadas y precipitadas por la pendiente para ser
empleadas en las construcciones privadas o públicas de los vecinos españoles,
arrancando sentidas lamentaciones a las personas que, con
razón, deseaban que se respetara el portentoso monumento. Felizmente
para los admiradores de la venerable antigüedad han quedado en pie las
tres murallas semicirculares que defendían la posición por la parte accesible;
eran también de 1 200 varas de largo, siendo sus respectivas alturas
de 27, 18 y 14 pies; la inferior, que era la más alta, distaba 35 pies de
la media, y ésta 18 de la superior. Las principales entradas, fuera de los
portillos, yendo desde la explanada, fueron tres: Tiapuncu (puerta del
arenal), Acahuanapuncu (puerta de Acahuana, uno de los grandes arquitectos),
y Viracochapuncu (puerta de Viracocha) consagrada al Dios
protector de la ciudad santa. En el último recinto se levantaban tres
torreones, el del centro en forma de cubo (Moyoc Marca) y los laterales
cuadrados (Paucar Marca y Sallac Marca); el inca se alojaba en el circular,
que ostentaba todo el lujo imperial, y en los laterales una guarnición
escogida, a las órdenes de algún príncipe de la sangre; los tres torreones
se comunicaban entre sí, y el principal estaba en comunicación, por un
desfiladero subterráneo, con los palacios del Cuzco; las excavaciones
formaban un verdadero laberinto, casi impenetrable por los extraños.
537
538
En la fortaleza de Sacsahuaman el militar podía admirar los parapetos
y ángulos de los muros, que satisfacían las exigencias más avanzadas
del arte; el artista debía contemplar con entusiasmo el primoroso
artificio de las labores; la curiosidad vulgar se extasiaba ante tantas y
tan grandes piedras, que en el muro inferior eran verdaderas rocas y
fueron reunidas en la maravillosa cristalización por constructores que
no disponían de bestias de tiro, ni de maquinaria perfeccionada, ni de
otros procederes para vencer ingentes resistencias. Considerando la inmensidad
de las dificultades y la escasez de medios mecánicos, los admiradores
sencillos se inclinaban a tomar la titánica construcción por
obra del diablo o de una raza extinguida de gigantes; otros, que aspiraban
a explicarlo todo por procederes científicos, suponían que las piedras
habían sido artificiales y hechas en el mismo sitio imitando las
formaciones de la naturaleza en aguas petrificantes como las de
Huancavelica; pero no entraron para nada la magia, ni los gigantes, ni
los procederes científicos: todo lo hicieron el número de trabajadores,
que subió a veinte mil, y la constancia en los trabajos, que duraron más
de cincuenta años, desde el reinado de Pachacutec hasta el de Huaina-
Capac. El prodigio habría sido inexplicable si, como asegura Garcilaso,
una de las rocas trasportadas hubiera sido la llamada sacayusca (piedra
cansada), la que empujada por veinte mil acarreadores en una caída
mató trescientos, y por eso se dijo que había llorado sangre; pero según la
juiciosa observación de Squier, esa roca, que pesa más de mil toneladas,
nunca fue removida de su actual sitio por fuerzas humanas. El sabio
viajero nota con igual razón que otras grandes piedras no fueron traídas
atravesando ríos y cerros de la distancia de cinco y de quince leguas,
sino que con menores obstáculos se trasportaron de canteras que distan
una milla escasa. Para elevarlas a más o menos altura, bastó formar
planos inclinados, amontonando convenientemente la tierra.
A unos trescientos pies en frente de la fortaleza se levanta la piedra
lisa del Rodadero, en la que hubo terraplenes, escalinatas, asientos y
otras varias labores, y por cuya resbaladiza pendiente se ha entretenido
desde tiempo muy atrás en deslizarse la juventud cuzqueña. Squier ridiculiza
con razón el error de los que han hablado como de una piedra, que
se hacía rodar por pasatiempo, de aquella roca, que tendrá media milla
de circuito y al menos ochenta pies de altura.
No lejos del Rodadero está la Chingana, otra gran roca llena de
hendiduras naturales que, aumentadas por el arte, forman un peligroso
laberinto en cuyas secretas cavidades ha supuesto la leyenda, fácilmente
acogida por la crédula codicia, la existencia de inapreciables tesoros
ocultados durante la conquista.
Los arrabales del Cuzco, aunque no podían ostentar la opulencia
del recinto habitado por la nobleza, llamaban la atención por la varie
538
539
dad de usos que allí desplegaba la multitud de habitantes transportados
de las diversas regiones: era aquélla una miniatura del imperio, porque
cada raza se establecía en la parte que miraba a su provincia, conservando
sus individuos el tocado respectivo. La comarca entera parecía una
prolongada población, sucediéndose los caseríos y aun los verdaderos
pueblos a distancias poco considerables. Hasta el valle de Anta abundaban
las casas de recreo con suntuosos aposentos para la familia imperial;
allí había una ancha y fuerte calzada, y eran muy pintorescos los
andenes, cubiertos de plantas lozanas. En toda la campiña eran de ver
no solamente las amenas plantaciones, sino también las magníficas residencias
del numeroso cuanto lucido cortejo, que de continuo rendía culto
a los incas difuntos enterrados secretamente junto con grandes tesoros
para que estuvieran los hijos del Sol libres de la indigencia, una vez
resucitados. En las alturas se habían construido muchos santuarios, siendo
el de Huanacauri el más venerado.
Antisuyu.- Aunque la región de Antisuyu era inmensa y sobreabundaba
en recursos, los incas sólo poseían en ella territorios muy reducidos con
escaso número de habitantes. Los Andes de Vilcabamba, que fueron el
refugio de Manco-Inca y de sus hijos después de la conquista, por su
difícil acceso, su escabroso suelo, sus tupidos bosques y sus alturas casi
inaccesibles, florecieron a los fugitivos y a más de 60 mil partidarios
suyos un asilo segurísimo. Choqquequircio (cuna de oro) corte de los destronados
monarcas, estaba como suspendida entre cimas coronadas de
nieves eternas y la profundísima quebrada, por donde corre el Apurímac;
sus ruinas, de que la tradición local conservaba vagos recuerdos, fueron
visitadas a fines del siglo pasado por algunos curiosos, de cuya superficial
observación dio cuenta Cosme Bueno, y habiendo sido mejor examinadas
en nuestros días por Angrand, han llamado la atención del mundo
sabio por la interesante descripción de Desjardins: hoy están reducidas
a paredes de palacios, salón para fiestas, casa de fieras, plaza de
armas, fortines, prisiones, baños, garitas y algunos restos confusos perdidos
en la selva pantanosa; si bien el todo no es indigno de las grandes
residencias imperiales, el aislamiento y el mal clima hacen inverosímil,
que allí pasaran su juventud los herederos del imperio, como se ha supuesto
por algunos. Vilcabamba, principal población de esta provincia,
estaba situada en la falda oriental de los Andes, a la cabeza de un afluente
del río de Santa Ana, y su numeroso vecindario se ha reducido a unos
pocos habitantes dispersos en caseríos. La misma suerte han corrido los
del inmediato pueblo de Puquiura (Pucyura), Huarancalla, Occobamba,
Amaibamba, Quillobamba, Huayonata, Lucuma, Viticos, Chuquipalpa,
Pambacona y Marcahuasi.
539
540
El valle de Yucay, de encantadores paisajes, fue la más placentera
residencia de los incas en sus días más prósperos: sus variadas perspectivas,
en que se mezclan toda suerte de bellezas naturales; sus artísticos
andenes, que eran una vistosa sucesión de jardines escalonados; sus
magníficos palacios, en que había otros jardines de plantas, animales y
útiles campestres, hechos de oro; el clima primaveral, las producciones
tan abundantes como delicadas y los goces de la espléndida corte incesantemente
renovados en aquel apacible albergue, todo convertía en un
edén al sitio real de los afortunados descendientes de Manco-Capac. La
fortaleza, llamada entonces por excelencia Tambo, a la que aventuras
novelescas han hecho célebre con el nombre de Ollantaytambo, presentaba
asilos casi inexpugnables por los fortísimos medios de defensa, que
allí habían acumulado la naturaleza y el arte: éste había multiplicado,
desde tiempo inmemorial hasta el levantamiento de Manco Inca, las
murallas ciclopeas de bien dispuestas almenas, los torrones avanzados,
toda suerte de construcciones gigantescas, colocadas ya en tortuosos
escalones, ya en plano inclinado, que sube por terraplenes; las
fortificaciones naturales son la quebrada de Urubamba, la garganta o
precipicio de Patacancha, el Pithocuna (cuesta de flautas) masa de rocas
que se elevan a miles de pies de altura, el imponente nevado de Chicón y
otros obstáculos que cierran el paso a los agresores; junto con la seguridad
se habían consultado en Tambo las conveniencias imperiales con
las habitaciones regias, vastos edificios para la guarnición y servidumbre,
lugares de suplicio (horcas de hombre y mujer) acueductos, jardines
y demás necesarios para la vida cómoda así en la paz como en la guerra;
por la variedad, contrastes, grandeza y hermosura de las obras, sea del
hombre, sea del Hacedor Supremo, Ollantaytambo ha excitado justamente
el asombro de los viajeros desde los primeros conquistadores hasta
Squier, que ha dado de ellas la descripción más notable. Sin ser tan
sorprendentes no dejaban de ser muy vistosas otras construcciones de
Iucay, Urubamba, Maras, Guallaibamba, Mahuaypampa, Chequere,
Bimbilla, Quiralla, Caitomarca, Osma, Managua, Canto y otras antiquísimas
poblaciones hacia este lado en posición incierta.
La provincia de Calca, en la que está enclavado el ameno valle de
Yucay, tenía en sus templadas alturas gran número de florecientes pueblos,
siendo los más señalados Calca, que le da nombre y posee un antiquísimo
santuario en su roca sagrada, Llamay, Coya, Zaquicancha,
Omasbamba, Poqués, Chinchero con palacio y vistas muy bellas, Toray,
Matinga, Masca, Cupirpongo tambo (Cuper), Písac de imponente fortaleza,
grandiosa intiphuatana y cuesta de sepulcros (Tantana Marca). Pasadas
las nevadas alturas de los Andes, se descendía a Lares, que poseía
540
541
en vez de pueblos formados las rancherías de Chuquibamba,
Chuquicancha, Cachin, Huaylla y otras.
De mayor población e importancia eran los ricos valles de
Paucartambo, donde se cultivaba de preferencia la apetecida coca para
el placer del Monarca y de sus favorecidos. Los pueblos más conocidos
fueron el de Paucartambo, que Herrera llama de Pacual, y los de
Challapampa, Characay, Havisca, Tunu (Tono), Guacanga, Chemor,
Atacallanga, Patamarca, Colquepata, Caycay, Huasa y Opotarí fundado
con los primeros chunchos, que logró reducir la expedición llevada en
tiempo de Inca Yupanqui por el Amarumasu (Madre de Dios) y el Beni
hasta el territorio de los Musus (Mojos).
La provincia de Carabaya, llamada entonces de Callahuaya y
Sancabán, es sin duda una de las más opulentas regiones del mundo,
abundando las producciones vegetales de valor inestimable y derramando
allí las lluvias el oro de subida ley hasta en las calles de los pueblos.
Mas éstos no pudieron ser en número considerable, ni florecer mucho,
porque la tierra, a cuyos ricos valles no baja cómodamente, sino que casi
ha de precipitarse el viajero, no puede ser más inhospitalaria: el clima es
en general muy insaluble; nieblas casi continuas impiden deleitarse en
las bellezas del paisaje; lluvias torrenciales traen enormes y frecuentes
derrumbes; la tradición recordaba con espanto la desaparición de muchas
poblaciones por causa de los terremotos; en los bajíos, en que las
sacudidas del suelo inspiraban menos terror, causaban grave inquietud
los siempre inminentes asaltos de los feroces hijos de las selvas.
Con alguna probabilidad pueden referirse a la época incásica entre
otros pueblos sea de la nebulosa ceja, sea de los inundados bosques,
ocupados los naturales, unos en la industria agrícola y otros uniendo al
cultivo de la tierra la extracción del oro: Ayapata, situada en la vertiente
oriental de la cordillera, Ollachea en quebrada templada, Sancabán en
región mucho más baja y cálida, Inambarí en la confluencia del Sangabán
con el río caudaloso de aquel nombre, Coasa y Usicayos en la altura con
antiguas chulpas en el tránsito, Chaluma, Cangali, Callahuya,
Quinsamayo y otros lavaderos. Cuyocuyo de aguas termales, Patambuco
cubierto de plantas hasta en las paredes y techos, Sandia, Iparo y otros
con cultivo de vegetales intertropicales, Quiaca de benigno clima, y Chia
con andenes y extensas ruinas no lejanas. De la próxima quebrada de
Palca, pasando un ramal de la cordillera se iba a los Andes llamados de
Cuchoa, a los que se descendía por Marcapata viniendo del Cuzco, y en
los que se hallaba el rico mineral de oro llamado cerro de Camanti.
Aunque muy distante del Cuzco y situada al Este de los Andes la
provincia de Llaricasa (Lasecaja en el virreinato y Muñecas en la República
de Bolivia), era muy poblada y bastante cultivada: la prolongada
541
542
quebrada que la forma, dilatándose del bosque a las cumbres andinas,
ofrece gran diversidad de climas, por lo común saludables, toda suerte
de producciones y no muy difíciles vías para comunicarse. Sus condiciones
favorables al desarrollo humano acreditaron la fábula del opulento
imperio del Paititi, que se suponía oculto en las selvas vecinas. Probablemente
fueron antiguas poblaciones o al menos ocuparon su lugar,
Charazani, Pelechuco, Camata, Ayata, Mocomoco, Italaque, Combaya,
Ilabaya, Challana, Zorata, Songo, Quiabaya y otras posteriores cabezas
de doctrina.
Collasuyo.- Tomando la dirección del Collao, y pasados los arrabales de
la capital, se encontraban a uno y otro lado del camino unos dieciocho
pueblos de la nación Ayamarca, cuya reducción se atribuía al primer
inca. Al dejar la comarca del Cuzco, se entraba en los amenos valles de
Oropesa y Andahuailillas, donde existían poblaciones y edificios muy
notables: Quespicancha, situada hacia la izquierda y que ha dado nombre
a la provincia de Quispicanchi, tenía magníficos aposentos; en Muina,
no obstante sus cenagosas cercanías, estaban el palacio de Huascar,
otras casas reales con algunas estatuas y chinganas o laberintos subterráneos
en el cerro de Rumicolca, que según la tradición ocultan grandes
tesoros; Urcos, según se cree comúnmente, recibió en su pequeño y acaso
artificial lago la cadena de Huascar; Cangalla gozaba de tambo;
Yanamanche grande y chico, está hoy reducido a dos caseríos; Piquillacta
se hacía notar por un fortísimo muro, que según Squier hubo de ser el
límite fortificado del primitivo señorío y en la opinión más común fue un
acueducto con una especie de portazgo en que se cobraban derechos de
entrada y se impedía la salida de metales preciosos. El pueblo de
Quiquijana, al que se iba por ásperas sierras, estaba inmediato a los
Caviñas, cuya principal huaca se hallaba en Anzangata (Ocongate) donde
veneraban un ídolo semejante a ellos, de espantoso aspecto, haciéndole
bárbaros sacrificios; entre los pueblos afines se contaban Acomayo,
cabeza hoy de una provincia, Acos, Huaruc, Acopia, cerca de una laguna,
Pomacanche, Ccuñotambo o Sañu residencia de un supuesto mágico;
entre otros de los Quechuares, que vivían en punas con árboles de ese
nombre, había Punaquehuar, Rondocan, actual cabeza de distrito,
Marcoconga y Sangarará, que posee un crucifijo muy venerado. Lucre,
Lauramarca, Yanapampa, Saihua, Paprés, Pirque, Corma y Zancá. Siguiendo
el camino del sur se llegaba al dilatado y en la mayor parte frío
territorio de los Canas y Canchis, los cuales fueron atraídos con dificultad
por los incas de las rígidas punas en que se encastillaban, a más
templadas y accesibles laderas, siendo los siguientes las poblaciones
mas notables: Tintacanche (Tinta) y Sicuani, capitales posteriores de pro
542
543
vincia, Tungasuca patria del segundo Tupac-Amaru, Layosupa (Layo),
Languisupa (Langui) con gran lago, Pomachape, Combapara, Combapata
con puente de suspensión, Surimana, Sincahurucache, Llanaoca
(Yanaoca) sobre altura fría, Marangani, Pampamarca en la orilla de una
laguna, Pitumarca, Checacupi, Ancasaya, Anta, Lloto, Marquire,
Huascapampa, Pichigua cerca del rico mineral de Condoroma, Yauri
con minas de cobre, Llala, Consa, Cotomatinta, Cricoca, Quechua,
Sahuasahua, Ocoruro, Huisa, Ampotusa, Ccahuaya, Chani, Alccasana,
Ccama Checa, Coporaque, Chungará, a donde según cierta leyenda fueron
exterminadas por Zapana las guerreras que dominaban en aquella
región, Aconcagua de antiquísimo templo Checasupa, Charrachape,
Ancocara, Coyopata y Cacha, que junto con otras admirables construcciones
ostentaba el dedicado al dios Viracocha. El santuario se levantaba
sobre grandes terraplenes, con cimientos de piedra y parte superior
de adobe; tenía dos pisos, sostenido el alto por paredes formando callejones
según Garcilaso y por simples pilares según Squier; en su capilla
principal estaba la estatua del Dios, semejante a la aparición de
Chitapampa, y en las laterales, se ignora, si hubo o no divinidades secundarias,
rindiéndole homenaje.
Pasada la raya o cumbre meridional de Vilcanota, el primer pueblo
considerable del Collao era Ayaviri que, después de arruinado, había
sido repoblado por los incas, y se había ido engrandeciendo con palacio,
templo, cuarteles, depósitos y demás edificios correspondientes a la capital
de varias provincias. Pucará de Orcosuyo llamaba la atención por
su fortaleza y por un cerro inmediato, muy pendiente y de maravillosas
tradiciones; las ciudades principales al O del Titicaca eran Hatun-Colla
y Chucuito. La antigua capital de los Zapanas, situada al pie de una
lomada en una gran llanura, fue embellecida por los incas con las acostumbradas
construcciones de las grandes metrópolis, y conservó su influencia
sobre gran número de pueblos, que forman hoy la mayor parte
del departamento de Puno: entre ellos se contaban Silustani con panteón
de los poderosos curacas, Llamico, Condormilla, Pirhuani, Sunimarca,
Humasuyo, Cacobamba, Carauco, Huayta, Chanahuayta, Champihuayta,
Payllá, Antanta, Capacaypi, Achaya, Chaycosalla, Cupisalla,
Caquixa, Churani, Allacatura, Queta, Pichacani, Nuñimarca, Mansaya,
Ticoca, Sulcata, Callopoca, Tancuaña, Quinsachata, Hatunsayna,
Huamanruro, Sellque, Sullcasaina, Quepa, Angara, los aillos hoy incorporados
a Santa Rosa, Munibilata, Siali, Capano, Hicho, Llachon, Cotos,
Ypusa, Amantini y Taquili en las islas de su nombre, Capachica en
una península, Iscallani, Utuata, Hachasulcata, Hachacallata, Huancho,
Taypioco, Yanchuco, Chicasco, Huaraya, Yuca, Ocapampa, Pomaoca,
Paru, Marcayoca, Huaysapata, Huatasani, Paucorcolla, Lampa,
543
544
Umachiri, Ocuviri, Nicasio, Juliaca, Caracoto, Nuño, Mañzo, Macari,
Cavanilla y Hatuncavanilla separados por un fuerte río, Tocani, Oruro,
Calapuja, Caminaca, Laicacota, cuya laguna se tenía por encantada,
Toquepani, Llalli, Tiquillaca, Coata, Huancané, Cojata, Moho, Conima
casi en la orilla de la laguna, Vilque chico en una hermosa ensenada, la
pintoresca Chupa, la inmediata Arapa, que explota un lago salado, Putina
de aguas termales, Inchupalla expuesta a vientos muy fríos, Azángaro
que conserva la antigua casa llamada Sondorhuasi, Pusi con manantial
de petróleo, Quia, Sillota, Anorasi, Hila, Chaca, Llanahua, Mataró,
Huatasani, Yacani, Ccasana, Ocalla, Taraco, Saman, Asillo, Muñani,
Potoni, Papuja, Ainu, Chejachi, Accapisco, Apice, Chucaripu, Chaura,
Yauli, Licos, Supirú, Huancalloso, Sucasco, Patascachi, Sahuaya, Poto,
Mallcosuca, Challapa, Rurucachi, Escoma a las orillas del Titicaca, Ramis
en la desembocadura de ese río, que también se llama Pucará, Phaca,
Queneque, Huaca, Ilasin, Ananca, Vilque hoy célebre por sus ferias,
Sayani, Ñacoregue, Limbani, Chejani, en fin, muy poblados caseríos,
cuya importancia se expresaba con el calificativo Collana. Chuchuito la
antigua rival de Hatuncolla, todavía en el primer siglo de la conquista
extendía su jurisdicción sobre más de cien mil indios, mereciendo por
sus ricos tributos ser repartimiento de la Corona; los principales pueblos
de su dependencia fueron Acora, Zepita, Pomata, Chuli (Juli), Ilave,
Pichacani, Zaacata, Huacallumi, Calocoto, Copani, Pavita, Patacollo,
Vilcallamas, Isani, Pacota, Copata, Ayrahilata, Sullcamaquera, Yaja,
Huahuachi, Maquera, Sallasi, Huahuayco, Yaccacañi, Ayrihuas,
Aracachi, Totorhuma, Poccona, Amoquilla, Chambi, Yanapata, Imicata,
Unicachi, Anapia en una isla, Pisacoma, Chambalaya, Yunguyo en el
istmo de su nombre, y los aillos, que se incorporaron después al pueblo
llamado por los españoles Desaguadero. Muchas parcialidades conservan
todavía su nombre antiguo de Collanas (principales), Hurinsaya,
Hanansaya, Sullcas (inferiores), Hilayas, Hilacaturas (superiores).
La próxima península de Copacabana, que hoy posee uno de los
más venerados santuarios de la Virgen Santísima, en la antigüedad pagana,
atraía igualmente innumerables devotos por un ídolo que recibía
aquel nombre (piedra preciosa, que hace ver) por representar en una
piedra de bello azul un rostro humano y atribuírsele maravillosas visiones;
los peregrinos, que iban a embarcarse para la isla sagrada de Titicaca,
tenían que pasar por tres puertas, pumacunco (puerta de los leones),
kentipunco (puerta de las aves) y pillcopunco (puerta de la huaca); según
Ramos, cronista del Santuario cristiano, los incas habían llevado allí
mitimaes de las principales provincias. La isla de Titicaca fue así llamada
según la etimología vulgar por una roca (caca) de plomo (titi); pero
como este metal no existe en ella, es más probable que dicha denomina
544
545
ción venga del mono llamado también titi, que natural o figurado pudo
existir antiguamente: de tiempo inmemorial era venerada, porque se creía
haber sido la primera tierra alumbrada por el astro del día, y desde que
los incas se hicieron pasar por hijos del Sol colocados allí para civilizar
el mundo, procuraron embellecerla con las más ricas construcciones;
según Valera, con el oro y plata atesorados en su templo hubiera podido
levantarse desde los cimientos el deslumbrador edificio; opulentos eran
también el palacio, los baños y los jardines. La inmediata isla de Coati,
que fue consagrada a la Luna, conserva todavía admirables restos del
santuario de la diosa y del monasterio de las vestales. Las demás islas en
parte fueron habitadas por los uros, cuya rudeza resistió tenazmente a la
cultura incásica o a favor del clima menos rígido, que el de la tierra firme
dieron a la agricultura producciones muy estimadas por su rareza en
aquellas alturas; el maíz cosechado en la de Titicaca, se tenía por una de
las más enérgicas zaraconopas.
Si en lugar de dirigirse a Orcosuyo se tomaba el camino de Umasuyo,
una vez pasada la actual frontera con Bolivia, se hallaban entre otras las
siguientes poblaciones: Huaichu, que resistió tenazmente a los incas,
Chuquiapu (heredad de oro) futuro asiento de la Paz, Tanahuacas con
una fortaleza de piedra, que da vista a la laguna, Oyune junto a un
nevado, donde se creía haber oculto un gran tesoro, Ancoanco, que fue
destruido por una tempestad, Huarina de grandes construcciones y célebre
por una victoria de Gonzalo Pizarro, Pucarani, Ancoraimes,
Ancoamayo, Huangaco, Tajara, Huata, Aygachi, Iscacachi, Lacsa, Llollo.
Achacache, de gran población, Carabuco, que una leyenda supone visitado
por San Bartolomé y Tiquina lugar delicioso en el estrecho de su
nombre. La provincia de Pacasa, no obstante ser toda de punas, tuvo
entre otros pueblos el antiquísimo Tiahuanaco, dotado por los incas de
una casa real, en la que nació Manco-Inca; Cacyavirí, cuyos moradores
adoraban un cerro a causa de su hermosura singular y esperaron de tan
débil fortaleza una vana protección; Guaqui, Cajas, Viacha, Achocalla,
Caquingora, Callapa, Curahuara, Hulloma, Calacoto, Machaca y
Nasacará junto al Desaguadero.
Fuera del Collao las provincias más atendidas en el Alto Perú por
los incas fueron las de Paria y Chayanta o Charcas. La ciudad, que daba
nombre a la primera, fue metrópoli de muchas otras y como tal estuvo
dotada de palacio, templo y depósitos, llamando todavía la atención las
muchas y grandes sepulturas levantadas en las cercanías; pueblos de su
dependencia fueron Condocondo, cuya cordillera abunda en oro y plata,
Poopo, Challapata, Challacata, Challarcolla, Cuicari, Urmiay, Carahuay,
Uros, Ancacata, Huancané, Huari, Cacachaca, Culta, Cahuayo,
Hatunquillacaca, Usmara, Huancarama, Chocoña, Copacabana, Micani,
545
546
Moscari, Culluri, Curicasi, Machocomarca, Capanota y Aullagas junto a
la laguna, en que entra el Desaguadero. La provincia de Charcas, que
recibía su nombre de una tribu extendida por otras varias, se llamó también
de Chayanta por su principal población, e incluía el asiento de
Chuquisaca, futura capital del Alto Perú; el mineral de Porco, de donde
se sacó la mayor parte de la plata empleada en Coricancha; el cerro de
Potosí, cuya incomparable riqueza aún no era explotada; los pueblos de
Murumuru, Macha, Pocoata, Panacachi, Amaya, Pitantora, Micani,
Surrumi, Torocari, Huaicoma, Tutora, Sipisipi, Chiqui, Laimes, Catacollo,
Chayala, Carimbuco, Marahua, Sacaca, Ocuri, Acaiso, Caiza, Yura,
Tomahave, Coroma, Tacobamba, Pitobamba, Cauna, Sipoco, Miculpaya,
Esquiri, Pocoporo, Turuchipa, Turupalca, Chuncuri, Pucuna, Caracara,
Misque, Sacaca, Machaca y otros muchos, que después han figurado en
diversas provincias. Las de Carancas, Ullaca, Llipi y Chicha situadas al
O en terreno generalmente estéril, frío y escabroso, carecieron de pueblos
dignos de especial mención. Aunque poco conocidos por estar los más
fuera del gran camino, no dejaron de ser notables varias de las provincias
orientales, cuyo territorio gozando de los más variados climas, se
prestaba a producciones tan abundantes como variadas: pueden
recordarse en Yamparaes, Quillaquilla, Amparaes, Mojotoro, Yotola,
Churumatas, Pacha, Capavilque, Puruma, Sapci, Huanipaya y Huata;
en Sicasica, que llegaba hasta la montaña, Mecapaca, Calamarca, Cooni,
Collana de costumbres puras, Ocabaya, Calacoto, Zapaoqui, Palco, Yaco,
Luribay, Mohomoho, Zuri, Cabari, Lala, Chulumani, Coroico, Yanacache,
Huayrapata, Cotypata, Milluhuay, Choxlla, Irupana, Mohoso, Colquite,
Ichoca, Quimi, Haraca, Hayohayo y Chamuru; en Cochabamba, cuyos
fértiles valles son el granero de aquella serranía, Cochabamba, Sacaba,
Choquemata, Yani, Arque, Capinota, Sipaya, Calliri, Tapacrí,
Colcapirhua, Carasa, Sunata, Quillacoyo, Tarata, Tiquipaya.
En los confines del Tucumán y del gran Chocó existían los pueblos
de Cotagaita, Tupiza y otros del linaje chicha (sic), los de Pilaya, Finti,
Pomabamba y Tomina, cuya prosperidad y existencia estaban comprometidas
por la aproximidad de los Chirihuanas y otras hordas bárbaras.
El dilatado reino de Tucumán, si bien por su espontánea adhesión mereció
especiales consideraciones, y así por sus abundantes pastos, como
por el fecundo cultivo de sus valles alimentó muchos miles de indios, no
puedo tener pueblos muy grandes, ni muy estables, porque también estaba
expuesto a continuas irrupciones de salvajes, y porque sus naturales,
especialmente los Chalcaquies y otras tribus celosas por su independencia,
solían dispersarse en la ilimitada pampa o refugiarse en el Chocó
(reunión). El remoto reino de Chile, aunque hizo conocidos adelantos
bajo la organizadora administración de los incas, tampoco pudo osten
546
547
tar grandes poblaciones, sea porque a larga distancia, las difíciles comunicaciones
y el corto tiempo de dominación debilitaban el influjo del
gobierno imperial, sea a causa de los hábitos de aislamiento, que prevalecían
entre los belicosos naturales y que hubo de respetar una política
prudente.
Cuntisuyu.- Las provincias occidentales, cediendo más bien al prestigio
de un gobierno sabio y benéfico, que al temor infundido por grandes
ejércitos, se sometieron sin combate a los incas, antes que las fuerzas del
imperio parecieran irresistibles; su pronta sumisión fue recompensada
entre otros beneficios con puentes, calzadas y un canal de riego, que
superando los mayores obstáculos llevaba la fecundidad a las dehesas
en la extensión de más de 150 leguas; la protección imperial hubo de ser
tanto más eficaz, cuanto que duró más de dos siglos, y en muchos lugares
se hallaba favorecida por la proximidad a la capital. Sin embargo de
estas condiciones favorables, tampoco pudieron formarse grandes pueblos
en la dilatada región de Cuntisuyu: en la sierra, el terreno, casi todo
frío y escabroso, disponía más a la dispersión propia de la vida pastoral,
que a las vastas aglomeraciones producidas por otras industrias; en la
costa, que nunca había sido muy poblada, el horror a la tierra caliente,
peligrosa para la salud y para la vida de los serranos, solía retraerlos de
establecerse en valles que tenían por mortífero destierro.
En la provincia de Chilques y Masques Pacaritambo fue de mucha
nombradía no tanto por su grandeza, cuanto por haber sido el lugar
donde se crió o al menos apareció el primer inca, debió existir en las
ruinas llamadas Mauca Llacta (pueblo viejo); no muy lejos se hallaban
Paruro que ha dado nuevo nombre a la provincia, y Yaurisque cabeza de
aquel curato; a diversas distancias estaban Accha, subdividido en Aillo
alto y Aillo bajo, y con uno de los primeros puentes de suspensión, Pilpinto,
Huanoquite, Huancahuanca, Colca, Capi, Coyabamba, Tucuyachi,
Omacha, Huillque, Hacca, Antapalpa, Araypalpa, Cusibamba, las fortalezas
de Checcapucara y Cajapucara, Cuchirihuay, Pacopata,
Pampacuchó, Pocora, Colcha, Capa, Huayaconga, Parco, Pocorhuary y
Coror con vetusto, árbol, que sostiene las campanas. En el territorio de
los quechuas se señalaban Cotabambas, que ha dado nombre a una provincia;
Cotanera de menos nombradía; Apumarca, Chalhuahuacho,
Pisabaya, Queuña, Piti y otros pueblos de Yanahuaras, Mara,
Tambobamba, Mamará, Ayrihuanca, sobre una loma, Churoc suspendido
sobre el abismo, Aquira, Ccyllurqui, Chuquibamba, Cocha, Palcaro,
Llachua, Patahuasi, Acaro, Totorhuaila, Llachivilca, Palpocachi,
Curpahuasi, Chirirqui, Turpay, Totora, Pituhuanca, Corasco, Choqquera,
Pamparacay, Apomarca y Vilcabamba. En la provincia de Aymará los
547
548
pueblos más notables, cuyo mayor número estuvo situado a los lados del
Pachachaca, fueron Chalhuanca, Pampamarcal, Mollebamba, Sabaino,
Huaquirca, Pachaconas, Pocamarca, Yanaca, Colcabamba, Saraya,
Chuquinga, célebre por la victoria de Girón, las parcialidades de
Huallaripa con lavadero de oro, Mutca, Chaupimarca, Tiaparo, Pampallacta,
Virahuacho, Chacocha, Maraypata, Ancobamba, Chacha, Sillco,
Pachaconas, Subcunga, Ayabaya, Yacobamba, Sarayca, Huancaray,
Caraybamba, Catarasi, las parcialidades de Umasuyos, Chacna, Tintay,
Huayquipa, Tapayrihua, Colca, Calcauzo, Matora, Totora, Vitoc, Antilla,
Antabamba cabeza de una nueva provincia, Amoca, Chacoche,
Chalhuani, Atancama, Caypi, Lucre, Caracara, Tobaya, Capaga, Sañaica,
Payraca, Colpa, Lucuchanga y Ruerí. Los Chumbivilcas, que habitaban
en una región poco favorecida por la naturaleza, tuvieron por residencias
principales a Villille, Livítaca con la llamada cueva de Huararí,
bellísima gruta de estalactitas, Chamaca, Coquelmarca, Cotahuasi, las
parcialidades reunidas hoy en Santo Tomás, Lluzco, Quinota, Yanqui,
Achambi, Huaynacota, Totora, Toro, Capacmarca, Tomepampa, diversas
parcialidades de Alcas, Puyca, Ayacasi, Quibio, Cancahuanis,
Quillunza, Cuspi y Cupi. La provincia de Collahuas se llamó de Cailloma
en la época colonial por su rico mineral de plata; en la del imperio su
población más notable fue Coporaque, donde según los informes de Oré
existió un palacio de cobre fabricado a Maita-Capac por los paisanos de
una de sus concubinas; eran también de cierta importancia Yanque, que
llegó a ser capital de la provincia, Tisco, Callalli, Sibayo, Maca, Chopampa,
Chivay, Tuti, Lari, Lluta, Tapay, Cabanaconde, Pinchollo,
Achoma, Chigna, Canacota, Huambo, Huanca, Murco, Taya, Yura,
Ichupampa, Hucan, las parcialidades del valle de Sihuas. Aunque
Cuntisuyu (Condesuyos) daba nombre a toda la región, y según una
opinión aventurada lo había recibido del gran dios Con, su clima rígido
y su terreno sumamente escabroso la hicieron de población muy escasa,
la que se recogió especialmente en Chuquibamba, Andaray, Chachas,
Huaman, Yanaquihua, Viraco, Cayarani, Choco, Pampacolca, Ayo,
Machahuay, la provincia llamada por Garcilaso, Aruni, otras parcialidades
llamadas Arones por Morales Figueroa, a Toro, Tomepampa,
Illiomas, Andahua, Quechualla, Belinga, Chorungo, Arirahua, Ucuchaca,
Llanca, Tipan, Cayarani, Umochulco y Zaina, Parinacochas, así llamada
por su hermosa laguna frecuentada de parihuanas (flamencos) gozaba
de terreno más llano y de mejor clima; entre sus numerosos pueblos se
distinguían Coracora de amena pradera, Chumpi con mina de brea, Pullo
en situación pintoresca, Chaipi, donde había de existir un santuario,
Ingahuasi de futura feria, Pacca enteramente arruinada, Corculla, Pausa,
Caciri, Oyolo, Paracca, Chaicana, Zaila, Colta, Pampamarca,
548
549
Taurisma, Huataca, Chiasa, Quilcota, Cotocaca, Rivacaico, Pomacha,
Alpabamba, Huachua, Huaynacotas, Sahua, Acos, Monguy, Andamarca,
Huanacmarca, Ampi, Opahuacho, Huataca, Carcara, Lampa, Chacoray,
Pacapausa, Mirmac, Susará, Ushua.
En la costa de Cuntisuyu la provincia de Camaná, que era la más
septentrional, presentaba los pueblos de Acarí con antigua fortaleza y
resonante cerro, Jaqui, Yauca, Quiracha, Huanohuanu, Achaniso,
Atiquipa, de bellísimas lomas, Atico, Caravelí en la cabecera, Ocoña de
gran río, Camaná (la dilatada) con extensa y fértil comarca, Quilca con
embarcadero, Mollehuaca, Chala, Chaparras, Tocotay y las parcialidades
diseminadas en los valles de Majes y de Víctor. El de Arequipa según
la etimología más recibida fue llamado así por haber dicho Maita-Capac
a ciertos capitanes prendados de su hermosura: «Ariquepay» (bien está,
quedaos); pero según la opinión más plausible de Valera viene de quepay
(caracol marino o trompeta) y arí (sonoro), trompeta sonora, nombre que
pudo recibir por el ruido del Misti o por el uso de aquel instrumento
guerrero; por lo demás, lo mismo que el resto de la costa meridional,
parece que recibió de muy antiguo colonias que hablaban el aimara,
lengua a que pertenece su denominación; los principales pueblos de esta
provincia fueron Chimpa (la Chimba) Sucahuaya (Socabaya) Tiabaya,
Pancarpata, Yanahuara, Yuminas, Caina, Sachaca, Quequeña, Cacapata,
Usuña, Piaca, Socay, Chihuata, Characoto, Mollebaya, Pocsi, Sabandía,
el puerto de Chule (Mollendo) y varias parcialidades de Tambopalla
(valle de Tambo). A Moquehua pertenecían su capital no lejos de la ciudad
actual, Samehua alto y bajo, el puerto de Ilo, Torata, Yacango,
Tumillaca, Cochuna, Sahuanay, Corahuaya, Catataque, Cambrune,
Calacoa, Yunga, Puquina, Omate, Quinistacas y otros pueblecitos destruidos
enteramente por la erupción volcánica de 1600, Ubinas al otro
lado de la cordillera, Zarunas, (Carumas) Challahuaya, Locumba, Ite,
Cayrani, Camilaca, Quilahuani, Candarave, Ilabaya, Befren, Pachano,
Soray, Peconchile. El puerto de Arica, para la habilidad e intrepidez de
sus pescadores, ofrecía recursos al pueblo vecino y a los de Lluita,
Pachica, Esquiña, Putre, Ticnamar, Timar, Cacsama, Livilcas, Cotpa,
Socoroma y otros poco lejanos. Subsistían principalmente de la agricultura
las parcialidades del valle de Sama, Azapa, Painacota, Choqueumbe,
Huayaquirí, Tacana (Tacna), Pachia, Calana, Putina, Toquella, Caplira,
Ticaco, Challahuaya, Estique, Curibaya, Huanuará, Ilmagata, Ticaco,
Chaspayo, Tarucachi, Maure, Tacatá y otras poblaciones interiores. Sea
por la escasez de agua, sea por insuficiencia de alimentos eran de reducido
vecindario Tarapacá, que llevaba uno de los nombres del Ser Supremo,
Pisagua, Mejillones, Patache, Matilia, Tirana, Quisma, Pipirá,
Cumiñaya, Pachica, Onsana, Coscaya, Miñimiñe, Usmagorna, Iquique,
549
550
Pica, Camiña, Mamina, Sibaya, Chiapa, Isluga de imponente volcán,
Chanavaya, Guatacondo, Cancana, Huavina, Usma, Mocha, Sotoca,
Estacama y otros perdidos en los desiertos del Sur. El de Atacama había
recibido pobladores de la pobre provincia de Lipes y contaba a más de
pequeños caseríos los pocos considerables pueblos de Tacama,
Antofagasta, Cobija, Chiuchiu, Calama, Quillahua, Tocona, Soncor, Socaire,
Hiquina y Cospana.
Cinchasuyu.- La dilatada región de Chinchasuyo aventajaba a las demás
del imperio juntas en el número y en la importancia de los pueblos. Los de
Anta, que principiaban en el fértil valle de Sacsahuana contiguo al Cuzco,
fueron Anta y Sacsahuana que le dan nombre a diversas parcialidades de
Cancu y Mayu, Chacona, Puquiura, Huaracondo, Zurite, Chinchaypuquio
cercado de extraños cantos rodados, Zumara, Rimactampu (Limatambo)
con suntuosos aposentos y Mollepata. La provincia de Abancay además
de este pueblo tuvo los de Concacha con una antiquísima piedra de sacrificios
cruentos, otra cubierta de figuras simbólicas y un palacio o templo
en ruina; Calpa, Pantipata, Pibil, Chonta, Caspique, tiene madrigueras en
vez de casas, Circa rodeada de perros a manera de un anfiteatro, la pintoresca
Pichirhua, Lambrama, Ibin, muchas aldeas pertenecientes a las naciones
Tacmara y Quinualla hacia la cordillera occidental; Cochapasa al
norte de un gran despoblado, y Curampa donde existe una de las raras
pirámides sepulcrales. La provincia de Andahuaylas, centro de los valerosos
Chancas, tuvo una población continuada en el hermoso valle de
Andahuaylas; junto al de Chincheros las de Uripa, Cayara, Caxabamba,
Cocharcas, Uchubamba, Urcumarca y Maray; a diversas alturas y distancias
los de Ongoy, Huancohuallu residencia de valerosos jefes, Ocobamba,
Piscobamba, Huancaray, Turpo, Cachi, Tambo viejo, Pincos, Paccha,
Topajalla, Anansaya, Chuzero, Huancarama, Andarapa, Cascabamba,
Pampachisi, Umamarca, Chiara, Pomacocha, Huayana, Chacrapampa,
Cotarma, Cachi y Chulisana. En la parte oriental de Lucanas habitada
principalmente por los Soras y Andamarcas existían Soras, Carcaya,
Andamarcas, Sondondo, Auaycahuacho, Apucara (Aucará) que fue capital
de la provincia y conserva ruinas, Ishua, Chacralla, Pampamarca,
Cabana, Huacaña, Choschama, Morocolla, Tintay, Payco, Paucará, Matará,
Quero, Quije, Chilcayo, Chalcos, Chipau, Queca, Moyobamba,
Carhuanca y Poma.
Entre Andahuailas, Lucanas, Vilcaschuaman y territorio de los
Pocras se levantaba Vilcas, la ciudad central del imperio, que según la
descripción de Cieza sólo cedía al Cuzco en lo imponente del culto y en
la extensión de los edificios públicos: el templo era servido por cuarenta
mil indios alternativamente, llegando a cincuenta el número de los por
550
551
teros; para el maíz y demás provisiones de guerra había más de setecientas
casas; la fortaleza estaba defendida por triple número cíclopeo; todo
era rico y grandioso en el palacio, santuario y lugares de regocijo. Los
demás pueblos de Vilcas eran Cangallo, que ha dado nombre a la provincia,
Putica, Pantin, Hualchaucca, Huancarucma, Pomabamba,
Huambalpa, Acamarca, Huanmarca, Cocha, Huaccay, Vischongo,
Chacamacca, Chumpis, Ocros, Zancos, del que estaban próximas las
imponentes fortalezas de Lucanamarca y Sacsamarca, los aillos hoy agregados
a Canaria, Apongo, Hualla de paisaje muy pintoresco, Tiquihua,
Cayara, Moyabamba, Cachi, Colca, Huancapí Quilla, Pitohua,
Huancaraillac, Quispellacta, Huamanquiquia, Huambalpa, Lucamarca,
Alcamenga y otros lugares hoy despoblados, Chuschi, Sarhua, Anquilla,
Tomanga, Canchacancha, Huaroaya, Totos, Paras, Espiti, Vilcancho,
Cocas, Aspilipampa y Moros. Los Pocras o naturales de Huamanga residían
principalmente en Quinoa con antiquísimos edificios y cercana al
campo de Ayacucho, Copavilca, Acocro, Socos, Vinchos, Huaychao
Tambillo, Huayhuaunto, Suz, Charca, Maynas, Viruviru, Porquía, Ticllos,
Pacha, Picha, Cachi, Ñeque, Huamanguilla, Quintapa, Huayhua,
Chilcacasa, Pacaycasa, Macachacra, Chihua, Azángaro (Huanta), a la
cabeza de fertilísimo valle, Julcamarca, sobre las alturas que lo dominan
por el oeste gozando de la más vasta y hermosa perspectiva, Pata,
Cangallo, Antaparca, Carcosa, los fieros habitantes de Iquiche en las
alturas orientales, Lauricocha dentro de un bosque de elegantes molles,
Ayohuan, Calano, Huayllay y Secce.
Al terminar la fértil hoya regada por el Vinaque, hoy llamado
Pangora, se entraba en el territorio de los Angaraes, que era la principal
tribu de Huancavelica, o se pasaba al de los Huancas por la provincia de
Tayacaja, que con su serpenteo forma el río de Jauja recibiendo por el
mismo el nombre de Angoyaco (río de culebra). Los principales pueblos
Angaraes eran Acobamba en fértil campiña, Parco y Picoy con tambos,
Pucará con pirámides naturales, Caja, Andabamba, Anta, Choclococha
con lago y hermosa campiña, Pomacocha, Carhuapata, Pirca, Lircay de
ricas minas, Huayllay, Callanmarca, Huancahuanca, Huachocolpa,
Anchonga, Vilca, Huailachucho, varias parcialidades sobre el cerro de
Santa Bárbara, que ya extraían el cinabrio, Acoria, Huando, Palpa,
Yananaco, Pachaclla, Pallalla, Anancusi, Huanaspampa, Tinyacclla,
Pillchaca, Manta, Conaica, las parcialidades incorporadas a Cuenca,
Chupaca, Acobambilla, Vilca, Moya con pradera reservada a los rebaños
del Sol, y Angoyaco con baños para el inca y puente de piedra reemplazado
por el de Izcuchaca. Entre las fragosidades de la cordillera existían
Choclococha en puna rígida junto a la pacarina de los Chancas,
Pilpichaca, Llillinta, Ingahuasi, Sulla, Hatunsulla, Astobamba y otras
551
552
pequeñas poblaciones. Dotada de buen clima y de rico suelo Tayacaja
tenía entre otras más o menos considerables las de Locroja, Mayoc,
Churcumpa, Ayasi, Paucarbambilla, Huanchos, Coray, Tucuma, Anco,
Colcabamba, Ocoro, Tocllacuri, Huaribamba, Talcabamba, Paucarbamba,
Cosme, Anchan, Picchos, Roea, Tongos, Ila, Ayacocha, las parcialidades
hoy incorporadas al pueblo de Pampas, en los confines de Jauja, Huallua,
Ñahuinpiquio y Acos provisto de tambo; en la ceja de la montaña,
Surcobamba y Huachocolpa. En la misma situación se extiende con inciertos
límites y habitantes inestables el valle de Mayocmarca, que en el
virreinato formó la provincia de Anco llamada hoy de La Mar, y que está
más próximo a Huamanga, de cuya jurisdicción depende.
Los incas habían dividido el territorio de los Huancas, concentrados
en el valle de Jauja, en tres provincias con los nombres de
Llasapallanca, Marcavilca y Xauxa, las que conforme al orden de las
divisiones imperiales debían contener cada una por lo menos diez mil
familias, formando una población de más de ciento cincuenta mil indios.
Al regresar Hernando Pizarro de Pachamac se reunían habitualmente
en la plaza de Jauja unas cien mil almas, a cuya numerosa reunión
podría contribuir la presencia del ejército quiteño; y aunque algunos
historiadores hayan tenido semejante reunión por increíble o muy exageradas
no serán de su parecer los que hayan observado atentamente la
población del valle muy superior al censo, tengan en cuenta sus incalculables
recursos, y además de los lugares, que todavía conservan la situación
y denominación antiguas, tomen en consideración los muchos, que
se han convertido en haciendas, y otros de que apenas quedan ruinas o
un confuso recuerdo. Al este del principal río se hallaban Pucará, fortaleza
a la entrada meridional del valle, Zapallanga, Huayacachi, Huacrapuquio
el hoy llamado la Punta, Viques, Huamanmarca, Huancayoc (el
señor de los Huancas, o el que lleva piedras), Cajas, Pachas, Umuto,
Huari, Patancoto devorado por las avenidas, Hualhuas, Tunan (hoy San
Gerónimo), Viloy, Huanchar, Alayo, Caricancha, Quichuay, Quilcay,
Qcopa, Apata, Matahuasi, Ataura, Huamalili, Pucucho, Hatún Sausa
con templo y palacio servido por más de ocho mil indios, casas de escogidas,
cuarteles y depósitos muy grandes, los Huancas cuyas ruinas se
ven en las alturas vecinas, Acolla de pequeña laguna, Yanamarca, hoy
simple hacienda, Marco, Julcan, Concho, Masma, Yauli, Paucan, Chunan,
Huala, Paca, con otra pintoresca laguna, Ricran en la puna y hacia la
ceja de la montaña, Uchubamba, Comas, Andamarca, Lampa, Cochangara,
Monobamba, Acobamba y Pariahuanca. La región occidental con menor
recursos y habitantes tenía entre otros varios pueblos Ahuacpacta,
Chongos, Huamancaca, Chupaca, Pillo, Ahuac, Yscos, Huayao, Pincha,
Huarisca, Sicaya, Huachac, Mito, Aco, Chambara, Llacnas, Zincos,
552
553
Huancani, Muqui, Huaripampa, Muquiyauyo, Parco, Paecha, Llocllapampa,
Yanama, Canchaillo, Pachacayo y en las alturas Colca,
Carhuacallanga, Huaricancha, Chacapampa, Potaca, Ingahuasi y otros
hoy reducidos a simples estancias o haciendas.
Las provincias de Tarama y Chinchaycocha, que estaban íntimamente
unidas, aunque en la mayor parte eran de rígida puna, tenían
también muchas poblaciones. En las cumbres, que forman la raya de
Jauja, estaba Porsi del que pueden reconocerse algunos vestigios; en la
bajada al hermoso valle de Tarma se admiraban los grandiosos aposentos
de Tarmatambo bárbaramente destruidos para ensanchar las chacras
y extraer salitre; en las faldas de la pintorezca quebrada eran numerosas
las parcialidades de Taramas, entre ellas Collana, Chancha,
Huancoy y Cayao, y más abajo existían Acobamba, Palca, Palcamayo,
Tapu, Picoy, Huaracayo, Morocancha, Tapin y varios caseríos. Por las
faldas de la cordillera de Yauli había muchas aldeas ya en las orillas de
ese río, ya en diversas mesetas de los Andes, como Chacapalpa,
Huayhuay, Pucara, Tucto y la Oroya. La gran mesa de Junín o
Chinchaycocha presentaba en torno de la espaciosa laguna Pumpu
(Bembón) asiento principal de aquellos tempestuosos altos, Chacamarca
junto al origen del Parí o río de Jauja, Junín que ha dado nombre a una
célebre batalla, Raccas, Huasahuasi, Yañec, Carhuamayo, Yanacachi,
Vico, Cacas, Ninacaca, Ondores, Anticona y otros muchos caseríos. A la
montaña se internaban Colla, Carhuamayo, Quiparacra, Paucartambo,
Ulucmayo y otras rancherías. Por las quebradas del norte se diseminaban
las parcialidades de Huariaca, Tusi, Cachacalla, Caina, Chicayan,
Yarusyacan, Pallanchacra, Pillao, Yacan, Chaupimarca, Antapirca,
Huayllay, Pasco, Llanamate, Llanacachi, Tullacayan, Chinchan, Chacos,
Marcan, Angasmarca, Mosca, Rondosa, Sarria, Caina, Tangos, Coquin,
Llama, Paucar, Vilca, Camlla, Llanococna, Huaylashura, Roca,
Yanahuana, Mito, Michivilca, Cajamarquilla, Chango, Pilcabamba,
Yanahuanca, Yanacochas, Tapuc, Margos, Cauri y otras.
En el norte de la altiplanicie cerca de los orígenes del marañón y no
lejos del actual pueblo de Baños era una floreciente metrópoli Huánuco,
llamada por los primeros españoles Guaneso y Guanuco el viejo y del
que dice Cieza: «en lo que llaman Guanucu, había una casa real de admirable
edificio, por que las piedras eran grandes estaban admirablemente
asentadas. Este palacio o aposento era cabeza de las provincias
comarcanas a los Andes, y junto a él había templo del sol con número de
vírgenes y ministros y fue tan gran cosa en tiempo de los incas, que había
a la continua solamente para servicio de él más de treinta mil indios». La
ciudad poseía además del santuario, palacio, fortaleza, vastos depósitos,
baños y otros edificios correspondientes a una metrópoli de más de
553
554
doscientos pueblos situados desde Tarma, a las fronteras de Chachapoyas
y desde la montaña hasta el Callejón de Huaylas. Los principales de
Conchucos en la región interandina fueron Huari, que ha dado nombre
a una provincia, Pomabamba cabeza de otra, Huanta, el inmediato
Chavín de misterioso castillo o santuario, Uchupincos y Collapincospincos
(Pinca), Piscobamba, Andaibamba, Llamellin de extrañas piedras,
Yunga, Parara, que ha dejado importantes ruinas, Pasacancha de
admirables sepulcros, Tumaringa, Sihuas, Llaco, Chacas, Siccibamba,
Umbe, Chullin, Huaillan, Chogo, Quiches, Chingalpo, Ullullua,
Cutamayo, Pegallo, Puruay, Yanana, Huachis, los caseríos de Rupa,
Jaquia, Aczo, Mirga, Paucar, Siccican, Chacas, Pomabamba, Uco,
Rapayan, Malla, Masin, Yauya, Huacachi, Chana, Xunguillo, Llama,
Lisco, Cuzca, Parco, Yurma, Llumpa, Camaybamba, Caviñas, Poma, Cauchos,
Parobamba, Quinuabamba y Piscos. En la provincia de Huamalies
entre más de cincuenta pueblos merecen especificarse el llamado
Tuparomarca en la relación de Estete y que según Raymondi hubo de ser
Aguamiro, Llata, Huacrachuco, Yamos, Huambo, Pinza, Cajan,
Huayotuno, Huarazillo, Singa, Punchao, Huacaybamba, Rondobamba,
Arancay, Huallanca, Sillapata, las parcialidades de Raños, Rondos,
Cosma, Quipas, Chuquis, Margos, Jirca, Huacora, Choras, Llacos,
Punchao, Huacachi, Chipaco, Huacaybamba, Runtuamba, Huaricancha,
Quirin, los aillos del valle de Arancay, Chupan, Chavín de Pariarca Jacas,
Tantamayo, Jicán, Ovas, Chavinillos, Cuhuac, Urpi, Pachas, Yanos
y las parcialidades de Jesús. En la actual provincia de Huánuco la proximidad
a la montaña hacía más incierta la estabilidad de las poblaciones
expuestas a las irrupciones de los Panataguas, Carapachos o Chupachos,
Callisecas y otras hordas feroces, siendo las principales agrupaciones
las de Chinchao, Pillao, Acomayo, Aromayo, Cani, Chullay, Panao,
Chaglla, Muña, Churubamba, Pachabamba, Quera, Rondos, Quican,
Cayran, las que tomaron después de la conquista los nombres de Guanuco
y Santa María del Valle, Tomayquichua, Ambo, Huacar, Allancahuari,
Allavipincos, Huaricancha, Lampas, Yaros, Ichoguan, Mancha, Yacllas,
Yanate, Lampas, Canchamarca, Ñaura, Llacón y Pumacucho.
En la parte septentrional de Chinchasuyo encerrada entre el bajo
Marañón y Huallaga, además de los tribus errantes en los bosques vecinos,
existían los esforzados Chachas en la actual provincia Pataz, y en el
departamento de Amazonas: perteneciendo a la primera Cajamarquilla,
Bambamarca, Cuntumarca, Calcamar, Chilia, Pias, Queros, Bulbiduyo,
Huayo, Challas, Tayabamba, Ullos, Uchumarca y las parcialidades donde
se establecieron las conversiones de Cajamarquilla y los asientos minerales
de Parcoy y Pataz; a la provincia de Chachapoyas la principal de
Amazonas pertenecían Llavantu, uno de los asientos de la moderna
554
555
Chachapoyas Huancas más cerca de su actual sitio, Leimebamba, las
parcialidades del hermoso valle de Huillabamba, Caimal, Chazmal,
Taulia, Colquemarca, Chilco, Chupata, Milmar, Cicamar, Llapa, Collay,
Chiliquin, Kuélap, Timorbamba, Choco, Sopla, Timal, Comacocha,
Culquimangla, Casjayjungas, Acobamba Cuelcho, Tracta, Chicbata,
Quinalca, Omia, Yampit, Chisgo, Utac, Quillay, Tingo, Ponaya,
Corobamba, Chirquilla, Tiatilla, Yambrabamba, Chirta, Yapa Goncha,
Taupa, Yuamarca, Vituya, Diosan, Yambajalca, Sonche, Muyapampa
(Moyobamba), Chuquipampa, Lamud, Vilaya, Palcas, Tumbilla, Ocalli,
Pisuquia, Cumba, Pomacochas Shipasbamba, Copallin, Peca, Papamarca,
Raimipampa, Soritor, Yantato, Nijaque, Palanca y Thoe; en la provincia
de Luya y Chillaos se hallaban Luya, Jalca, Coamal, Paclas, Jacapata,
Jucusbamba, Olto, Cumumal, Chusgon, Jamalca, Bagua, Cheto, Soloco,
Chetel, Cochama, Tiapollo, Balcho, Cumba, Yamon, Lonia y Conila.
Al oeste del Marañon, dando frente a Chachapoyas, dilataba su
influencia por la sierra y por la costa la bella Cajamarca, recostada sobre
vistosas colinas, gozando de fértil valle, con lujosas construcciones de
metrópoli en su recinto y con baños termales a la vista. Por el sur, prescindiendo
de los pueblos de costa, tenía sujetos a Llacanora, Matará, las
parcialidades de Jesús y entre ellas la bien encastillada descrita por
Stevenson, Ychocán, Amarcucho y otros dispersos caseríos; en el valle
de Condebamba, la comarca asignada al culto del Sol, Sitacocha,
Lluchubamba, Colcabamba, Guayllabamba, Nuñamabamba y Cajabamba;
en Huamachuco a Marcahuamachuco con magníficos aposentos,
el soto reservado para las grandes caserías, Sarin Sanagoran, Chuco,
Cachicadan, Cachilla, Tulpo, Chulite, Huaran, Sartimbamba,
Mollebamba, Angasmarca, Porcon, Sangual, Uningambal, los innumerables
caseríos y estancias diseminados en torno de Mollepata,
Jucusbanca, Marcabal, Chuquisongo, entre otros el de Andamarca, donde
hubo de ser muerto sin duda Huascar y no en Andamarca de Jauja,
situada hacia la montaña, fuera del tránsito del ejército quiteño y más
atrás de aquella capital, donde el desgraciado inca fue encontrado por
los comisionados de Pizarro, que iban al Cuzco; en la inmediata dependencia
de la ciudad estaba Pacha, Hualanga, Tual, Pariamarca, y otras
aldeas; en el valle de Celendín, Sorochuco, Salacate, Cochapampa,
Huauco, Ocsamarca, Chumuch, Pallan, Huashmin, Lucmapampa e innumerables
estancias; en el malsano y fértil valle de San Marcos grandes
caseríos; por las punas y quebradas del norte los Llaucanes, que han
dejado grandes sepulcros, Pupuje, Moran, Tocmache, Putig, Cochaden y
otras aldeas próximas al río mineral de Hualgayoc; Bambamarca en bella
explanada con Lacamaca, Huacar, Tallamac, Lucma y otras importantes
dependencias; en el dilatado pintoresco y fértil territorio de los
555
556
Huambos, que después se ha llamado provincia de Chota, las poblaciones
así nombradas, Copas, Yurayacu, Cuyumalca, Chipopon, Cochapampa,
Iraca, Chubamba, Llasavilca, Shivingan, Jaihua de habitantes
albinos, grandiosos aposentos en la cordillera próxima a Chota,
Tacabamba, Chiquirip, Conchán, Chetilla, Turpon, Lajas, Olmos,
Chontabamba, Challuaracra, Llama, Cutervo, hoy conocido por sus ferias
y de que dependían innumerables caseríos, Cachen, Querecoto,
Socota camino para el Marañón y Pion, uno de los más frecuentes embarcaderos;
por último, en los confines de los Paccamoros (Jaén), quienes
resistieron tenazmente la dominación imperial a favor de su clima y
espesas selvas, varias rancherías y fortines avanzados.
La parte occidental de Chinchasuyo no abundó menos en poblaciones
que la región interandina. Bien entrado ya el siglo diecisiete se contaban
de Nazca a Tumbes, en la costa y en las cabeceras más de seiscientas
agrupaciones de indios entre pueblos y aldeas, fáciles de reconocer
por ruinas, caseríos, haciendas y lugares que han conservado iguales
denominaciones más o menos ligeramente alteradas; en la época citada
ya había desaparecido un número muy considerable de pueblos indígenas,
sea por los estragos de la conquista o por las reducciones del virrey
Toledo, sea porque la colonización española devoraba a éstas y a los
demás establecimientos de indios, a que alcanzaban eficazmente su influencia,
con la espantosa rapidez propia de las razas dominantes, que
suplantan a los vencidos siempre que no los protege decididamente una
cultura previsora y benéfica.
En los valles de Nazca la población más considerable era la que hoy
lleva ese nombre y entonces se llamaba Cajamarca; según Acosta, sus
habitantes adoraban un gran cerro admirándose de que existiera allí
aislado y con vistosa forma; eran numerosos porque los célebres acueductos
que con notable artificio utilizaban las aguas subterráneas, permitían
el cultivo provechoso de campos dilatados. Tenían menos importancia
dos caseríos de Palpa, Tivillo, Changuillo y otros varios, que subían
por diversas quebradas hasta las cabeceras de Lucanas. En la parte
occidental de esta provincia se hallaban Paray, Zancos, Otoca, Chavincha,
Cojas, Sarla, Huallhuas, Uchumaran, los aposentos llamados Tambos,
Chiques, Palco, Uruisa, Lucanas y Puquio cerca de ricos minerales,
Laramate, Carhuacucho, Llanta, Huacas y el aillo, que después tomó el
nombre de Ocaña. El valle de Ica, para cuyo riego se había sacado la gran
acequia llamada la Chirana, fue de los más florecientes y poblados:
Ocucaje, hoy simple hacienda, muestra parte de su grandeza en las ruinas
y pudo sostener gran número de habitantes, sea con la pesca, sea con
el cultivo; Hananica cerca de la ciudad actual y Hurinica (Luren) contuvieron
el vecindario más considerable; menos favorecidos con su situa
556
557
ción tuvieron menor importancia Curis, Tingo, Tingue y Yanca que se
hallaban hacia al E, a diversa distancia, los caseríos del contorno y
Villacuri, que con sus fértiles hoyas interrumpía la triste uniformidad
del desierto intermedio hasta los valles del norte. Los de Pisco y Chincha,
estrechamente unidos formaban uno de los señoríos más poderosos: cuando
Pizarro vino descubriendo el Perú hasta Santa, todos los costeños del
tránsito le encarecieron tanto la grandeza de Chincha, que le movieron a
hacerla incluir en su futuro gobierno al capitular con Carlos V la conquista;
Almagro quiso hacerla capital de la Nueva Toledo y el Rey se
reservó la encomienda. Si bien todo el valle podía considerarse como
una vasta ciudad, cuyos edificios se continuaban en la campiña sin
ninguna o con cortas distancias, las agrupaciones más considerables
eran Hananchincha y Hurinchincha, (Chincha alta y Chincha baja); en
el de Pisco, y sus dependencias los pueblos más conocidos fueron Yumay
según Balboa (Humay) que Almagro el joven llama en el documento
publicado por Mendoza pueblo o asiento de Limaycasca, con una de las
denominaciones complejas muy usadas en el imperio, Chunchanga, Pisco
y Sangallán. De la actual provincia de Castrovirreina, los pueblos
occidentales en relación con Ica, Pisco y Chincha fueron Cinto,
Sacsaquero, Huacahuaca, Huallanto, Huallanga, Chiris, Cocas, Colcrillo,
Yanan, Tantara, Huanca, Huañupisa, Tana, Ongos, Chacla, Huiatara
dotada de templo, inyphuatana y fortaleza, en bella situación y próxima
a pequeños pueblos, los de Chocorvos que hoy pertenecen a Santiago,
los incorporados a Córdoba, Arma, Chavín, Huachos y los numerosos
caseríos de Huangasca.
El antiguo señorío de Chuquimancu poseía en el valle de Cañete,
Huarco (pueblo viejo) y Hervy con palacio, fuera de muchos caseríos; en
la quebrada de Lunahuaná (escarmienta gente según Garcilaso, gente
corregible según el padre Cobo), el pueblo así llamado y el de Pacaran; en
el distrito de Coaillo este pueblo escaso de agua, el de Mala no lejos del
río del mismo nombre y los caseríos llamados hoy de Asia; en el distrito
de Chilca el pueblo así llamado que a los recursos suministrados por la
pesca y las salinas añadía el reducido cultivo de los hoyas, el de Calango,
donde la tradición fabulosa quiso reconocer las huellas de un apóstol y
Tanqui colindante con Yauyos. Esta provincia sumamente escabrosa y
fría, excepto en pequeñas quebradas, contenía los pequeños pueblos de
Hatun-Yauyu, Aquicha, Huantan y Ayanco (Anco), en el distrito de
Yauyos; en el de Laraos, Cocha, Laraos, Caranca, Piños, Huaquis, Vito,
Huancaya, Vilco, Tangayo, Huancache y Alis; en el de Huañec los aillos
de Huañec, Cochas, Suticancha, Huacracocha y Quinche; en el de Ayaviri,
el pueblo de este nombre, Huampara, Quinocay y Viscas; en el de Omas,
Pilas, Omas, Tamara; en el de Tauripampa, Porococha, Allanca,
557
558
Capilluca, Picomaran, Chupamarca, Huanaco, Huamatambo, Viñac,
Chocos, Apuri, en el distrito de Pampas el pueblo de este nombre, Cusi,
Quisque, Chachui, Catahuasi y Tupe.
Sometidas a la inmediata influencia de la antigua y venerada
Pachacamac, estaban innumerables poblaciones esparcidas en los valles
que riegan los ríos de Lurín, Rímac, Chillón y Pasamayo o en sus cercanías.
Aquel santuario que dominaba los pueblos de Lurín, Pachacamac y
otros, había sido embellecido por los incas con magnífico templo del Sol,
depósitos y una cerca de escogidas, en cuyas ruinas se admira un raro
ejemplar de arco perfecto. El litoral comprendido entre Pachacamac y el
río de Chillón estaba dividido, según Cobo, en tres hunos o secciones de
a diez mil familias, encabezada la del sur por Surco, la del centro por
Maranga, la del norte por Caracaillo, todas tres con grandes construcciones
y algunas adornadas de vistosos dibujos; más de ciento cincuenta mil
habitantes establecidos en tan bella comarca formaban además de los
dichos pueblos y de otros muy pequeños los de Limatambo, Lima a lo
largo del río y cuyo curaca tenía su asiento en el lugar ocupado hoy por la
plaza mayor, Huatica, Lati (Ate), Huanchihuailas, Pariache, Huaycán,
Pocorucho, Huachipa, Lurigancho y los cuatro de Chuquitanta, Huancané,
Comas y Collique, que arruinados dieron vecinos a Carabaillo. El aislado
Ancón debió contar además de las subsistencias que le ofrecía la abundante
pesca, algunos pozos hoy cegados o manantiales invadidos por el
mar; pues de otro modo la falta de agua le habría impedido contener el
numeroso y floreciente vecindario de que las muchas huacas dan un
testimonio incontestable. El valle de Chancay y demás territorio regado
por el Pasamayo o por las acequias sacadas de este río, donde desde hace
tres siglos es poco considerable la raza indígena, tuvo en él dieciséis unos
(sic), 30 mil tributarios o sea más de 150 mil almas: su capital era la hoy
insignificante Aucallama, de la que dependían Huaral (llamado hoy el
viejo, en ruinas), Chacaillo con depósitos subterráneos y otros dieciséis o
dieciocho pueblos, en la extensión de doce o catorce leguas, según el
padre Meléndez. En las provincias de Huarochirí y Canta, que son casi
tan escabrosas como la de Yauyos y que dominan los últimos valles, las
poblaciones eran también muy pequeñas y en gran número: pertenecían
a la primera Huarochirí, Calahuara, Huancayre, Tantaranche,
Carhuapampa, Matará, Chatacancha, Matucana, Huanchor (San Mateo),
Surco, Huariquiña, Mama, Choclla, Jicamarca, Collata, Quilcamachay,
Carampona, Larao, Acobamba, Huanta, Casta, Huachupampa, Chauca,
Otao, Viso, Checa, Mujica, Sunicancha, Tupicocha Tuna, los caseríos de
Chorrillos, Olleros y Quintí; las estancias de Santa Olaya eran pueblos de
Canta el que le da nombre, Pariamarca, Carhua, Lachaque, Huamantanga,
célebre por su santuario, Quipan, Cayo, Marco, Zumbilca, Rauma,
558
559
Huandaro, Chulluay, Huaros, Lampian con varias aldeas, Pacaraos con
siete, Arahuay con otras que colindan con las quebradas del Rímac, siendo
una de ellas la arruinada Quibe donde vivió y fue conformada Santa
Rosa, los seis pequeños pueblos de Atabillos bajos y los siete de Atabillos
altos, cuyo conjunto fue bastante considerable para que de ellos tomara el
título de marqués Francisco Pizarro, Pomacocha, Carhuacayan, Pari con
una docena de dependencias y las estancias incorporadas hoy a San
Buenaventura.
Al norte de Chancay, dirigiéndose a la sierra de Cajatambo, existían
Zapillán (más adentro) llamado hoy Sayán por corrupción, Quintay,
Topaya, en territorio escabroso y sobre la cabecera los doce pueblecillos
de Checras, los nueve de Paccho y los siete de Huari; en llana y amena
costa, Llachay de bellísimas lomas, Huacho entonces ranchería de pescadores
y de navegantes, que iban por guano y homenajes supersticiosos,
Huarmey, Lauriama y otros muchos caseríos, Huaura, la floreciente
Vilcahuara, Mazo, Begueta, Supi (Supe), Pativilca y Huamanmayo cerca
del torrentoso río de su nombre llamado hoy de la Barranca; como otros
tantos pequeños oasis en el prolongado desierto, Parmunga junto al río
llamado de la Fortaleza, Hualmi (Huarmey) de afamada chicha, Casma
baja y alta con notable castillo, Nepeña, Huacatambo, Huambacho y Moro;
más adentro Quisquis, Quillo, Huambo, Cusmo, Yautan, Simbe y Sanca.
La dilatada, fragosa y con excepción de pequeñas quebradas, fría provincia
de Cajatambo dominaba estas costas, teniendo entre más de sesenta
pueblos por los más notables a Cajatambo, Astobambas, Utcas, Mangas
con sus aldeas, Chiquian, Matara, con manantial de agua negra, Huaita,
Aquia, Ticllos con cinco o seis dependencias, Acas con cuatro, Ocros con
tres, Canjacay con cinco, Gorgor con cuatro, Churín de baños termales,
con once, Andax o Andages con seis, Cochamarca con cinco, Ambar,
Cochis Huanchay, Oyon, Picos, Carcas, Cajamarquilla, Paellón y Llaclla
pequeño, pero de un aspecto alegre, raro en la provincia.
Entre los pequeños oasis de la desierta costa ostentaba su grandeza
el hoy también desolado valle de Santa, en el que un hábil sistema de
irrigación extendido hasta Chimbote hacía vivir en la abundancia a millares
de indios. En una quebrada interior regada por un arroyo, que
pocas veces llega hasta el río de Santa, existió el pueblo de Lacramarca,
que todavía conserva dos huacas a poca distancia. En el bellísimo Callejón
de Huaylas, de apacicible cielo y las más pintorescas vistas, fertilísimo,
rico, sano, y rebosando vecindario, las poblaciones más señaladas fueron
Huaraz, Carhuaz, Recuay, llamado entonces Suca, Recuay, Huaylas,
Yungay, Áncash destruido al principio del siglo dieciocho por un derrumbe
de nieve, Pariahuanca, Marcará, Yangas, Mancos, Huacra (pueblo
libre), Huata, Mato, Huasca e innumerables caseríos muy poblados,
559
560
que aún subsisten o se han perdido en las haciendas. Dominando por el
nordeste el Callejón de Huaylas y en las vertientes, que tributan sus
aguas al caudaloso Santa, existían Pallasca, capital de una reciente provincia,
Conchucos, que daba nombre a otra más dilatada, Tauca, de extrañas
idolatrías, Corongo, Cabana, Huandoval, Llapo, Tupan, Auco,
Puydi, Pampas, Lacabamba, Yanac, Cuzca, Pachamaca, con gran número
de caseríos y aldeas. Hacia la parte occidental de la cordillera negra,
que cierra el callejón por el lado de la costa, estaban Pamparomas, Coler,
Quilo, Macata y entre otros pueblos llamados de vertiente, Marca, Huambo,
Ichoca, Chancayan, Pararin, con aldeas insignificantes, Cotaparaco,
Tapacocha, Cochapeti, Aya, Laccha, con pequeñas dependencias, Pampas,
Cochabamba, Huanchay, Pira, Cajamarquilla y Pariacoto, que por
su clima y producciones puede considerarse como límite entre la sierra y
la vecina costa.
El territorio, que se extendía de Santa a paramazo y donde tenía su
centro el señorío del gran Chimú, sólo pudo alimentar en los pequeños
valles de Chao y Virú las relacionadas poblaciones así llamadas y la de
Guañape con varios caseríos; pero en la espaciosa llanura, que hoy domina
Trujillo, existían además de la populosa Chanchán, Mansiche,
Huanchaco, Huaman y Moche; subiendo el valle, se hallaba Simba; en
las cabeceras se distinguían entre otros varios, que hoy forman las provincias
de Otuzco y Contumazá, los pueblos que llevan esos nombres,
Lucma, Usquil, Chota, Lluin, Huancamarca, Carata, Culnnalca,
Cuichugo, Ramuso, Pumaquia, Choquisongo, Copachic, Tinacap,
Zincapaci, Charat, Marmot, Coipin, Huaranchal, Chacas, Cheten, Cotan,
Calata y varios incorporados hoy a Guzmango y Trinidad; el valle fértil
y prolongado de Chicama formaba una población no interrumpida, cuyos
principales pueblos fueron la antigua Chicama, Cao, Paijan, Chicote,
Talape y Facalan.
De Pacasmayo a Sechura vivía una raza tan numerosa, como activa,
conservando en el mochica, que era el idioma de la mayoría, en las tradiciones
de la venida por mar con un jefe llamado Nainlap, y en diversos
usos pruebas incontestables de su espíritu independiente y de su procedencia
lejana. Las poblaciones más conocidas en esta región fueron
Pacatuamu, que dejó considerables ruinas, Lloc, que cambió de situación
al llamarse San Pedro, Jequetepeque, que da nombre al río, Cherrepe
abandonado para formar el Pueblo nuevo, Lurificio, Talambo y otras
parcialidades a que han reemplazado grandes haciendas, Chepentecapa
(ChepÉn), Niepos, Nancha, Chalique (San Pablo), Tambanden, Cuños,
Pallasque (San Miguel, Colquir, Chuad, Nuden, Chancay, Ussindud,
Udime, Quinden, Catamuche, Canchán, Catache, Yauyucan y otras parcialidades
de Santa Cruz, Llapa, Cechún, Llalen, los aillos de San
560
561
Gregorio, Collique y Cinto (Chiclayo), Saña, Mocupe, Pacora, Etén,
Ferreñafe, Llampallec (Lambayeque), Chot con huaca célebre, Jayacá centro
de muchas poblaciones, Callanca y Naugal, Tucmi, Tacume, Illimo,
Muchumi, Monsefú, Pomalca, Picsi, Patapo, Tumun, Cayalti,
Chongollape, Requen y Morrote. Aunque habitaban dentro de los límites
naturales del mismo territorio, pertenecían a la raza de los Tallanes y
procedían de la sierra los naturales de Motupe, Cañares, Ingahuasi,
Chochope, Colaya, Penacho, Copiz y Olmos, dos poblaciones que parecen
en la razón de Morales Figueroa por separado, si bien hubieran de
existir muy próximas.
Del desierto de Sechura al golfo de Guayaquil fueron pocas las localidades
habitadas a causa del árido arenal que domina en la prolongada
costa; pero se aglomeró innumerable gentío, donde quiera que la
feracísima tierra alcanzó el beneficio del agua. Allí existieron entre otras
poblaciones Sechura, Catacaos, según Morales Figueroa, Lamunera
(Yapatera), los indios llamados después de Castillo, los Paitas, Colanes,
Poechos, Maizabelica, Tangarará, Huacha, Sullana, Mancora, Pavor, los
Piuras, Serrán, Huaura, Amotape, La Chira, cera del río que entonces se
llamaba Turicara o Tuccarami, Casarana, Chaz, Vichayal, Simbita,
Cumbilica, Llicuar, Moscata, Morropon, Chilcal, Muñuela, Malingas,
Ceren, Locuto, Huapalas, Ñomala, Chapica, Chulucanas, Qterecotillo,
Mosolaque, Menon, Micama, Bitanera, Chinchara, Chaparro, Malaca,
Tumbes, que fue el baluarte y la capital floreciente de la región vecina. La
metrópoli general de aquella provincia y de la inmediata serranía fue
Huancabamba, dotada de los correspondientes edificios religiosos, políticos
y militares; de sus cercanas dependencias las más notables eran
Ayabaca, Cajas y Colhuas.
El dilatado y poderoso reino de Quito, cuyas principales provincias
contaban muchos siglos de cultura y según la detallada enumeración de
Velasco pasaban de cincuenta, presentó muchas grandes poblaciones
que el poderoso Huaina-Capac embelleció y protegió eficazmente, haciendo
de ellas su residencia favorita. Según la relación dada por Cieza,
después de su inteligente viaje, en la sierra viniendo de norte a sur se
encontraban algunas fortificaciones para contener a los pastusos;
Caranque con cuarteles para la guarnición, rico templo con doscientas
hermosas vertales, un bello estanque y palacios hechos con piedras galanas,
bien asentadas sin mezcla; Otavalo dotado también de aposentos
muy grandes y muy ricos, con las poblaciones de Poritaco, Collaguazo,
Huancas y Cayambes al poniente y las tribus de Quijos dispersas por la
montaña; Cochasquí, después de pasar un puesto nevado; Quillabamba
y Quito la capital del reino; Panzaleo, que tiene al oeste los montes de
Yumba, y al oeste los de Quijos; Mulahaló pequeño, pero con regios apo
561
562
sentos; Latacunga una de las metrópolis de aquella región; Muliambato
de tambo ordinario; Ambato con iguales aposentos; Mocha con otros
muy admirables por su grandeza y por su número; los de Riobamba, que
no era menos de ver en la provincia de Puruaes; Cayambi y Teocajas en
llanos no poco fríos; Tiquirambi en terreno más templado y Chupán en
tierra de Yungas; en el país de los Cañaris muchos aposentos distantes
entre sí de tres a cuatro leguas, entre ellos los de Cañaribamba y Hatun-
Cañari y los incomparables de Tomebamba, que Huaina-Capac por amor
a su suelo nativo dotó con opulentos adornos, trabajos artísticos y según
decían, hasta con piedras llevadas del Cuzco; pasando de los Cañaris
hasta la provincia de los Pastos se encontraban entre otros aposentos los
llamados de las piedras y los de Tambo blanco a causa de sus materiales
y aspecto y al sur de los Paltas otros muy notables pertenecientes a la
provincia de Zarza, donde se fundó Loja. Además de los lugares indicados
por Cieza tuvieron su importancia otros muchos, como Curibamba y
Callo; en la relación de Morales Figueroa aparecen más de ciento veinte,
siendo de los más poblados Colambo, Cariamanga, Huachamama,
Ahuazochamba, Sosoranga, Turu, Sicho, Pinta, Calicali, Angamarca, Puni,
Macaxi, Octaval, Luiza, Tacunga, Alaque, Mulabaló, Ambato,
Cañaribamba, Tomavela, Lita, Puichuqui, Anamigal, Tulcán, Achambo,
Caparica, Puellaro, Chumchi, Pacharacapa, Penolli, Ciceyhualacio,
Pallatanga, Zangola, Amahuaña, Biumbicho, Cayambi, Pancallo,
Pacaybamba, Cotocollao, Huacán, Namba, Sicho y Mira.
En la costa del Ecuador, aunque el terreno montuoso, los hábitos
selváticos, la corta duración del gobierno imperial y el poco interés de los
incas por lugares malsanos y por tribus refractarias a su política impidieran
la formación de grandes ciudades; la abundancia de subsistencias
y la antigüedad de la colonización habían multiplicado extraordinariamente
el número de poblaciones, contando Coaque y algunas otras,
algunos miles de habitantes. Las principales divisiones políticas fueron
la Puná henchida de deliciosos naturales, los Huancavilcas cercanos a
Guayaquil, las tribus de Jocay llamada después Manta, que según la
leyenda habían reemplazado a una raza gigantesca exterminada por el
fuego del cielo, los de Cara, que habían sucedido a los Quitus y los
Tacames, que confinaban con los salvajes del Choco. Cieza nombra en
esta región unos veinte pueblos y entre más de sesenta enumerados por
Morales Figueroa aparecen como los más considerables en el distrito de
Guayaquil la Puná, Chongon, Daule, Yontomo, Baba, Pimocha,
Yaguachi, Baltao, Yagual, Yanco y Chanduy en el de Puerto Viejo;
Picoacán, Apechinque, Pipay, Apelope, Pasao, Catarama Xipexapa la
alta y Xipexapa la baja.
562
563
Vías de comunicación.- La obra más grandiosa y la más característica de la
benéfica cultura de los incas fueron los caminos, que llevaban la acción
administrativa a todas las partes del vastísimo imperio, como los vasos
circulatorios llevan la sangre a todos los órganos. La comunicación expedita
en un Estado de desmesurada extensión era de primera necesidad
para dar unidad al cuerpo político, fuerza al gobierno, mejoras a los
pueblos y facilidades al progreso nacional; mientras la naturaleza parecía
haber condenado al aislamiento las regiones más próximas, separándolas
por áridos desiertos, desoladas punas, bosques impenetrables, furiosos
torrentes, nevados, ciénegas, alturas inaccesibles, quebradas de
vertiginosa profundidad, precipicios horribles y sus cerros de montes,
desfiladeros y hondas depresiones. El arte imperial hubo de superar tan
ingentes obstáculos, operando en la más vasta escala, con titánica osadía
y con una constancia singular, que preservaba las estupendas construcciones
de la acción constructora de las lluvias, tempestades, erupciones
volcánicas y convulsiones terrestres. No sólo se allanaron las
mayores dificultades, sino que en los principales caminos hubo magníficas
casas reales (Incahuasi), tambos extensos, albergues para los correos
y Corpahuasi (hospederías) para los traficantes.
Las vías de comunicación fueron de tres órdenes: las más cortas
ponían en relaciones expeditas a los pueblos de una misma provincia,
las de segundo orden a las metrópolis con las provincias de su dependencia
y las más largas a la capital del imperio con las fronteras de los
bárbaros en los reinos de Chile y de Quito. La corte comunicaba con los
sitios reales por excelentes caminos de pocas leguas. Aunque algún sabio
viajero haya afirmado lo contrario, consta por el verídico Cieza, que
existía uno digno de admiración de Lima a Jauja, atravesando las asperezas
de Huarochirí y las nieves de la cordillera. Los caminos generales
fueron dos: uno por la sierra y otro por la costa. Éste, que iba siempre por
terreno llano, presentaba en los valles una calzada poco elevada con
paredes, que le daban el aspecto de un largísimo callejón, y con hileras
de árboles, que con sus sombras moderaban el calor del sol intertropical
difícil de soportar en los días despejados; al atravesar el desierto estaba
reducido a estacadas, que permitieran al viajero tener rumbo cierto, no
obstante que el instable médano borra a menudo todas las huellas y
comunica un aspecto enteramente desconocido a los parajes más frecuentados;
los tambos y casas de posta se hallaban más o menos distantes
entre sí, según el intervalo, que mediaba entre las diversas aguadas.
El camino general de la sierra, cuya longitud se ha calculado en mil
quinientas a dos mil millas, fue una verdadera maravilla del mundo,
comparado con razón a los mayores de Egipto y como ha dicho Humboldt
nada inclinado a los elogios hiperbólicos, una de las otras más útiles y al
563
564
mismo tiempo más gigantescas ejecutadas por el hombre. Tenía unos
veinte pies de anchura, edificios para los chasquis (correos) a cada tres
cuartos de legua o según otros de cinco en cinco millas; los tambos se
sucedían de cuatro en cuatro leguas aproximadamente, siendo unas veces
aposentos grandiosos, pero aislados y tomando otras las proporciones
de populosas ciudades. En la maravillosa vía se atravesaban las
corrientes con puentes de piedra, como en Angoyacu y Pachachaca,
con puentes de mimbres suspendidos como en el Apurímac, Pampas y
Santa, con balsas o cables al nivel del agua como en el Desaguadero; se
cruzaban las cienegas por calzadas magníficas; se ascendía a cumbres
altísimas y se bajaba a hondas quebradas por rampas suaves y perfectamente
empedradas con los convenientes descansos y en los lugares que
lo permitían, con bellísimos miradores; para conseguirlo se habían allanado
los montes y se habían salvado los barrancos con obras de mampostería
que, según el testimonio de Velasco, horadadas en su parte inferior
por lluvias torrenciales habían quedado suspendidas en el aire como
puentes hechos de una sola pieza; en las más duras rocas suspendidas
entre el nevado y el abismo se abrieron sendas aéreas con parapetos que
daban seguridad junto al derrumbadero. Algunos escritores, en cuya
fantasía se exalta describiendo por ajenos relatos tan asombrosas construcciones,
han exagerado su grandeza, hablando de leguas enteras de
galerías abiertas en peña viva, de barrancos cruzados con sólidas paredes
de ladrillo y de otras labores imaginarias. Por otra parte, filósofos
pretenciosos dispuestos a negar cuanto no cabe en su estrecho sistema y
viajeros que sólo admiten lo visto en sus limitadas excursiones han puesto
en duda la realización de una obra que eclipsa las de los romanos. Pero
no sólo irrecusables testimonios de muchos escritores que la vieron, cuando
aún estaba perfectamente conservada, sino los preciosos restos, que
todavía pueden admirare entre Jauja y Tarma y en otros muchos lugares,
justifican plenamente el siguiente parecer de Cieza: «Si el Emperador
Carlos V quisiese hacer otro camino real, como el que va del Quito al
Cuzco o sale del Cuzco para ir a Chile, ciertamente creo con todo su
poder, para ello no fuese poderoso, ni fuerzas de hombres lo pudiesen
hacer, sino fuese con la orden tan grande, que para ello los incas mandaron
que hubiese».
564

Поділитись
44 274 views
КУПРІЄНКО - науково-публіцистичний блог: книги, статті, публікації. Україна. Київ. KUPRIENKO - Scientific blog: books, articles, publications.
Сайт розроблено, як науковj-gjge онлайн видання. Напрями - Історія України, Історія цивілізацій Доколумбової Америки: документи, джерела, література, підручники, статті, малюнки, схеми, таблиці. Most texts not copyrighted in Ukraine. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading.

5 visitors online now
5 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 11 at 12:23 am UTC
This month: 137 at 03-19-2019 12:48 am UTC
This year: 151 at 01-03-2019 12:45 am UTC