Antonio de la Calancha. CRONICA MORALIZADA DEL ORDEN DE SAN AGUSTÍN EN EL PERÚ. TOMO 1

Antonio de la Calancha. CRONICA MORALIZADA DEL ORDEN DE SAN AGUSTÍN EN EL PERÚ CON SUCESOS EJEMPLARES EN ESTA MONARQUÍA. TOMO I .
Антонио де ла Каланча. Моральная хроника Ордена Святого Августина в Перу. Том 1.

APROBACION DEL MUY REVERENDO PADRE MAESTRO FR. AUGUSTIN OSORIO, PROVINCIAL ABSOLUTO DE LA ORDEN DE SAN AUGUSTIN EN LA PROVINCIA DE LA CORONA DE ARAGON Por comisión del muy ilustre señor don Ramón Santmenat, Canónigo i Arcediano mayor de la santa Iglesia de Barcelona, Vicario General en este Obispado e visto este libro, intitulado, Corónica moralizada del Orden de san Augustín en el Perú, con sucesos egenplares vistos en esta Monarquía, por el Padre fray Antonio de la Calancha graduado en la universidad de Lima: i me pesa de tener ingenio tan inpaciente, i tan conciso el estilo, que parece no puede conpreender grandes materias, no ya sólo por su grandeça, sino por la brevedad de palabras con que declaro mis sentimientos. En esta ocasión me alienta, que no parecerá afectación el afecto que tengo a las cosas grandes de mi Religión esta obra en dotrina, erudición, i genera inteligencia de su Autor. I ansi juzgo, que deve inprimirse, para que con la Inprenta se eterniza en la memoria de onbres la gloria de los ijos del gran Padre, que tan Católica i santamente va retratada en esta Corónica. Dada en este Convento de nuestro Padre san Augustín de Barcelona, a once de Dezienbre del año de mil i seycientos i treynta i siete. El Maestro Fr. Augustín Osorio. Santmenat Vic. Gen. et Offic.

2 APROBACIO I LICENCIA Per orde i comisio de V. S. e vist i considerat atentament vn libre compost en llengua Castellana, per lo Pare fray Antonio de la Calancha del Orde de sant Augusti intitulad Coronica moralizada del Orden de san Augustín en el Perú, con sucesos egenplares de aquella Provincia; i dich, que está escrit ab molta distincio, erudicio, i averigucio de las materias que se an ofert al Autor, í que no e trobat ab ell cosa contra la Religio Catolica, ni los bons costums, ans que conte dotrina solida i molt profitosa pera tots el its, i digne de que vingue per medi de la inpresio a mans de tots; i que axi pot V. S. mana se li done licencia para inprimirlo en la present ciutat de Barcelona, als 8 de Iunet del any 1637. Lo Doctor Felip Vinyes Oidor í Advotat Fiscal patrimonial, i Consulto del sant Oficio. D. Franciscus de Erill Canceli.

3 APROVACION DEL PADRE MAESTRO FR. LUCAS DE MENDOÇA.DOTOR GRADUADO POR LA UNIVERSIDAD REAL DE LIMA, CATEDRÁTICO DE SAGRADA ESCRITURA EN ELLA, I CALIFICADOR DEL SANTO OFICIO Quando por obedecer a V. P. pongo en la frente desta Corónica alabanças de su Autor, no sólo me parece que satisfago a las obligaciones de quien califica, sino tanbién a las de quien devía, pues lo mismo es saber la alabança del amigo, que contraer deuda de publicarla: sintiolo así primero el Nazianzeno, que predicando las onras del gran Basilio, dijo, que se librava entonces de la deuda en que avía vivido: Ita enim me primum ipse, velut aere quodam alieno, utcumque liberavero: debetur quippe, ut si quid aliud viris cum caetera egreijs, cum in dicendo copiosis oratio. Quarum enim rerum laudes novi, earum quoque haud dubie incrementa explorata habeo. Todos estos títulos allo en mí, para confesarme deudor a engrandecer al Padre Maestro, en cuyo ingenio i floridas letras conocí aun en la tierna edad de anbos, los que aora venero augmentos grandes de inteligencia en la sagrada Escritura, de erudición, de eloquencia, principalmente en la Predicación e istoria, tan notorios i aplaudidos en este Reyno, que pudieran difinir a su Autor, i darle a conocer, aun quando se callara su nonbre: que señas tan onrosas mejor que su proprio nonbre bastaran a publicar su dueño, como aquel a quien callando su nombre, difinió i dio a conocer por sus excelencias el Poeta. Quod minime volui, positis pro nomine signis, Dictus es: ignoscas laudibus ipse Tuis. Nil ego peccavi: tua te bona cognita produnt: Si quod es, appares, culpa soluta meta est. Mas porque las grandezas del Autor por tantos años gloriosamente conocidas, i con igual aplauso estimadas en los púlpitos de todo este nuevo orbe, no podían difinirle a los ojos de la Europa, pasa allá esta obra, como ija no menos que de su ingenio, de su lndefeso estudio, a darle a conocer. En una carta le pareció a san Basilio, que vía el retrato al vivo de su grande amigo el Nazianzeno, como suele un padre copiarse en su msimo ijo: Sic tuam epistolam agnovi, ut ii facere solent, qui amicorum líberos ex similitudine in ipsis conspicua agnoscunt. En esta Corónica verán entrambos mundos, no sólo que no ay cosa contra la Fe ni buenas costumbres, pero trasuntos admirables, no solamente de la perfeción de los santos Religiosos de

4 nuestra Orden i Provincia del Perú que refiere, pero también del zelo, de la piedad, de la conpreensión de varias materias, de la claridad verdadera en puntos difíciles de antigüedad, de la erudición ermosa en lo cosmografía i topografía de los sitios deste Reyno, de la utilidad de las moralidades i consejos santos que asta aquí han vivido vida de luz en su entendimiento, i ya de cy más vivirán vida de onra i fama en esta tabla, donde pintando los Santos desta Provincia, se retrató a sí mismo el Autor, como Fidias en el simulacro de Júpiter Olinpio: con que pensando el Padre Maestro que él sólo era el pregonero de los santos desta Provincia, an venido a serlo todos ellos de su Paternidad, como en el Júpiter Olinpio de Fidias, advirtió delgadamente Plinio, que el Dios avía quedado por pregonero eterno de su escultor: Phidiae Iupiter Olimpius quotidie testimonium perhibet: con que quedará de nuevo enpeñado el Autor para acabar esta Corónica i enplear su gran talento en usuras tan conocidas de onor. Fecha en este Colegio de san Ildefonso en once de Mayo de mil i seycíentos i treynta i tres años. Fr. Lucas de Mendoça

5 LICENCIAS APROVACION DEL PADRE FRAY FERNANDO DE VALVERDE DEL ORDEN DE NUESTRO PADRE SAN AUGUSTIN, MAESTRO REGENTE DE LOS ESTUDIOS GENERALES DESTA PROVINCIA, POR MANDATO DE NUESTRO MUY REVERENDO PADRE FR. PEDRO DE TORRES, PREDICADOR I RETOR PROVINCIAL DESTA PROVINCIA DEL PERU Lo que siento desta Corónica, que por mandato de Vuestra Paternidad e leído con igual gusto i atención, indignamente lo declaro: si las palabras no son agradecimientos, i las sílabas elogios, éstos merece la obra, no sólo porque no contiene cosa contra la Fe i buenas costumbres, sino por la exquisita diligencia con que el Padre Maestro aze, que vean la luz de entrambos mundos, las antigüedades onrosas que en éste nuestro de oro, tenía debajo de llave lo obscuridad del olvido, a sombra de la seguridad i confiança sencilla de nuestros Religiosos, que en todas regiones donde an vivido, tuvieron por único cuydado el servir eroicamente a Dios, estinto en ellos el apetito de la alabança en la prosperidad; sacrificando a la verdad del ser, lo más sabroso del plato del bien obrar. O que gloríosamenté nos aliamos los desta Provincia del Perú, ijos i ermanos de tan Ilustres Santos, a quien llamaré con el Nazianzeno: Holocausta ratione praedíta: Victimae parfectae; Oblationes Deo gratae et acceptae: veritatis praeconia: mendacii proscissiones : Legis, quae spirituali modo intelligitur, expletio: Erroris oppressio: Vitii insectatio: Peccati diluvium: Mundi lustratio. Tales vera el Letor a nuestros Religiosos pintados en esta Corónica, con pinceles de cuydado i de verdad, no de lisonja; pues para los santos ya difuntos fuera inútil, i para los que vivimos perniciosa; i sentirá leyendo estas vidas, que son rayos de Sol que alunbran i calientan, i acabará de leer fervorosamente émulo, las que avía començado por deleyte, o por curiosidad; que mirando a este fin, a mezclado tanta i tan ingeniosa el Autor; ablando al mundo en su lengua, para que guste de la de Dios, que son estas virtudes nunca más vivas al egenplo, que quando coronadas con muertes tan dichosas. Reparte la vista esta Corónica a todo este Nuevo mundo, i a vezes al antiguo, especialmente a España i Roma; condición a sido precisa de la grandeza de la Religión que celebra, que no a podido contenerse en rayos de Provincia, o vida solo monástica; pero ¿cómo pudiera dejar de alunbralo todo, siendo ija del grande Sol Augustino? La istoria de

6 todo el linage umano le pareció a Lucio Floro, que se obligava a escrivir quien tomava el oficio de Istoriador de Roma: Ita enim late ubique per orbem terrarum arma circumtulit, ut qui res eius legunt, non anius populi, sed generis humani facta distant. La misma obligación necesitó el Padre Maestro a tratar de las más cosas deste Reyno, pues en todas las partes del, i en todos sus estados, así Eclesiástico como secular, así de paz como de guerra, izo tan memorable servicios a Dios, al Rey i a la Iglesia, esta sagrada Religión de quien diré lo que ya Livio de su República: a Caeterum aut me amor negotii suscepti fallit, aut nulla unquam Respublica, nec maior, nec santior, nec bonis exemplis ditior tuit. Desta verdad (que pudiera parecer codicia del amor a la madre propia) es prueba elegante i eficaz esta Corónica, poniendo a los ojos tantos egenplares, i con tanta ánima, que aquellas dichosas no parece que vivieron mejor en sus cuerpos, que viven al provecho en estas planas. I si como dijo Séneca, aunque la virtud sea una, los egenplares an de ser muchos, porque nunca iguala la imitación al original: Non est uuns, quamvis praecipuus sit, imitandus, quia nunquam par fit imitator auctori: aqui verá el atento una misma Religión, tan varia i ermosamente copiada en tantos perfetos Religiosos, que le parezca muchas: i parecerale con provecho quando la variedad le iziere deleytosa la imitación. El estilo de la obra es grave, sentencioso i florido, mirando sienpre al útil del que leyere, por lo qual no atiende tanto a la concisión de la istoria, ni a lo preciso i seco de la narración, como al cuydado de sacar centellas vivas de fuego de tan divinos pedernales, que dados en bruto, ni parecieran tan ermosos, ni supiera el mundo ver, quan milagrosos incendios encerravan del divino amor: así escrivió san Atanasio la vida de san Antonio; así san Gerónimo la vida de san Pablo i Malco; así san Juan Damaceno la de Barlaan i Josafat; así san Pedro Damíano las de san Odilón i san Romualdo; así san Bernardo la de san Malachias. Porque como dijo el gran Basilio: El fin de escrivir echos de Santos, no es más que nuestra utilidad: Igitur nostri tanium causa protectus sat fuerit illorum celebrare memoriam: non enin nostris Indigent laudibus ornari: sed nos impsorum vite historia, et commemoratione, imitatonis gratia Indigenus: lo deleytoso de la istoria juntó el Autor con lo útil, i así sale la obra en tan subido punto, que no alto otra cosa que decir al Padre Maestro, sino lo que Libanio al mismo Basilio, aviendo visto cierta obra suya: Scribe similia, et vincent. Fecha en este Colegio de san Ildefonso de Lima, del Orden de nuestro Padre san Augusiín, a onze de Mayo, de mil i seycientos i treynta i tres años. Fr. Fernando de Valverde.

7 LICENCIA DEL PADRE RETOR PROVINCIAL Fray Pedro de Torres Predicador del Orden de los Ermitaños de san Augustin nuestro Padre, en estas Provincias del Perú, etc. Por quanto el Padre Maestro fray Antonio de la Calancha, a conpuesto por mandado de la obediencia, El primer tomo de la Corónica desta Provincia: i aviéndola examinado i aprobado el Padre Maestro fray Lucas de Mendoça Catedrático de sagrada Escritura en esta Universidad de los Reyes i Calificador del santo Oficio; i el Padre fray Fernando de Valverde Maestro Regente de los estudios generales desta Provincia, a quienes la cometí para que la viesen i examinasen, según lo ordenan, i mandan nuestras Constituciones; aviendo visto sus aprobaciones. Por la presente doy licencia para que se pueda inprimir, i llevar a los Reynos de España, precediendo las diligencias que el santo Concilio de Trento manda, i el Consejo Real del Rey nuestro Señor ordena; i porque tengo por cierto que a de ser para gloria i onra de Dios, provecho de las ánimas, i onor de nuestra Religión, le mando en virtud de santa obediencia, que inprima la dicha Crónica, i la saque a luz Dada en nuestro Convento de Lima en doze de Mayo, del año de mil i seysciento i treynta i tres. Firmada de nuestro nombre, sellada con el sello mayor de nuestro oficio, i refrendada de nuestro Secretario. Fr Pedro de Torres Retor Provincial

8 DEDICATORIA A NUESTRA SEÑORA DE GRACIA, VIRGEN MARIA MADRE DE DIOS, I PATRONA DE TODA LA ORDEN DE SAN AUGUSTIN Quien llegava sediento, o menesteroso a la fuente Cesarea, o curioso le sacava en taças o en cántaros el agua, tenía obligación entre los Romanos i Latinos, de poner al brocal una corona, i para el que ignorava este retorno, estava puesto en un mármol aqueste letrero: Qui aquan hauris, fontem corona; ola tú, que sacas del agua, pon a la fuente corona de flores; como que deuda en agua, que alienta a la vida, tuviese sólo por paga corona de onra, insignia de triunfos; o porque las flores reconocen mayor deuda a las aguas que las engendran, que a la tierra que las pare; o porque la liberalidad produce fuentes, como dijo Valerio Máximo, ruega con lo que tiene, o vierte lo que le sobra: llamado con lo transparente, linpio, lindo i claro, atrae a los más desganados, i atiendo sonajas con los cristales inquietos, llama a los menos advertidos. Porque el prodigo en liberalidades, (como dice Claudiano) da sin pedirle,i solicita por darse: Nil negat et sese vel non poscentibus offert; i sólo constituye a uno por Rey (como dijo Artaxerxes: Regalius est dare), no la corona que le dio su sangre, sino la liberalidad que le aconsejó su clemencia; pues el llamarse Reyes, se originó (como advierte san Isidoro) de azer bienes i distribuir provechos; i el que no los aze, inpropriamente le llamaron Rey, urtado tiene el nonbre: Reges a recte agendo vocati sunt, ideoque recte faciendo, et provide donando Regis nomen tuetur, peccando amittit i con nada se ará semejante a Dios el más umilde plebeyo (dijo Séneca) que con dar a todos sin mezquinar a ingratos: Officium liberalitatis est omni petenti dare Deos imitari, si Deos imitaris, da etiam in gratis: De manera, que el poner corona a los Reyes, nació de verles azer beneficios. Tanbién las ofrecieron a los Dioses los antiguos Gentiles, según refiere Plinio: Usu eius alio quam floribus ad Deos coronandos; más tenía esto de gratitud, que de sumisión; más era paga, que vasallage; en pago de favores les tegían a sus Dioses coronas, i en tributo de gratitud, se las ofrecían de flores. O Virgen sacrosanta de Gracia, vos soys la fuente de los jardines de la Iglesia, Fons hortorum, i el poço manantial de las aguas que riegan la gloria, Puteus aquarum viventium; el vaso soys en que encerró Dios la sabiduría, que (como dice el Eclesiástico) produjo fuentes í rebosando ríos: Ego sapientia effudi flumina. Río soys que naciendo en la tierra de Edén, entrava en las guertas del Paraíso, donde si allí dava fecundidades, diviniéndose en arroyos por quarteles, salía del

9 Paraíso dividido en quatro ríos a criar riqueças. Que no quiere Dios, que donde criava a Eva, que fue primer incendio de la culpa, tuviese su manantial i primero origen e: río que avía de regar al mundo. Poço de aguas vivas, como dijo Anbrosio, que avía de resucitar lo muerto, i apagar el incendio. Vos o fuente i manantial divino, (dice el Espíritu Santo) que estáys puesto al unbral de su puerta, no escondido en lo retirado de sus Palacios, sino en la calle patente para quien busca el agua: Beatus homno qui audit me, et qui vigilat ad fores meas quotidie et observat ad postes ostii met, qui me invenerit, inveniet vitam, et hauriet saiuten a Domino;i prometeys en esto (como advirtió el Obispo jansenio) no sólo dar salud al ánima dando con gracia vida, i con méritos gloria; sino que quien madrugare a vuestras puertas, sacara sin trabajo a cántaros el agua, a calderas la vida, i os allará aguardándole, madrugando más que el interesado, para que en aviendo sacado el agua, le vays guiando por caminos de cielo, i aconpañándole en acciones de gracia. O Virgen soberana, si como es verdad esto, i si como es infalible, que de vos como de fuente viva, no sólo sacó Dios la umanidad, sino que todas las criaturas sacan aguas de celestial sabor. Aguas de augilios los pecadores, cántaros de gracias los justos; arroyos de dotrina los doctos; i ríos de sabiduría los Santos. O Señora, si como esto es así, fuera verdad que éste mi libro era corona de flores, quan a la letra se avía cunplido aquel proverbio Romano: Ola tú que sacas el agua, pon a la fuente corona de flores, pues si alguna gota de agua tiene esta Corónica, de vos fuente celestial me a venido, de vos con súplicas la e sacado; i así aviendo tegdo las flores de vuestros milagros, las açucenas de vuestras maravillas, las rosas de las vidas de vuestros siervos, i los claveles de los echos de vuestros Religiosos (las flores lindas, pero el tegido feo). ¿A quién debía yo ofrecer la corona, sino a la fuente de quien saqué las aguas? Pues como pródiga en misericordias, dareys el agua para regar las flores, porque la disteys para criarlas. Admitid esta Corónica, Virgen de Gracia, que lo mismo es Corónica, que corona; pues si a Saturno lo llamaron Cronos que es el tienpo, a ese Saturno le pintaron en el braço una serpiente en forma de corona, porque lo circular del año es corona del tienpo, i las Corónicas tratan de los tiempos i los años, recebid esta Corónica en corona, que onrándola con ponerla a vuestros pies, será averme puesto corona Real en mi cabeça; i si lo que da vuestro ijo, i repartís vos, dice que lo recibe; azed el tanto conmigo, recebid soberana Enperatriz esta Corónica o corona, i avréysmela dado, ponedla a vuestras pies, i avreysme oído. Por fuente de aguas puras, que riega paraísos, se os debe corona; por Reyna de magnificencias, i Princesa de liberalidades, os da corona la

10 misericordia; por Madre de Dios os ofrece coronas la justicia; i así por Madre de pecadores debeys admitir la que os ofrece un pobre. De las más estimadas coronas que tenía el Inperio Romano, fue la que se llamava absidional, i ésta era la más noble (como dice Plinio) i de mayor gloria; dávanla al que los avía librado de algún penoso cerco, de algún asedio largo, confesavan con darla, deberle le vida al que les dio la libertad, i pagávanle con una corona la grandeza del beneficio; azíanle coronas de grama, i poníansela en la cabeça; i dice Plinio, que era la más gloriosa, el favor más deseado, i el premio más pretendido: Corona quidem nulla fiút graminea nobilior in maiestate populi ferrarum Principis praemiisque gloriae, i nunca se dava, sino quando uno librava a su República estando en los postreros filos de la esperança; dávala todo al egército reconociendo deverle la vida, i cogían la grama verde de la misma tierra, í parte donde se vieron cercados, i se vian ya libres, i que la más cierta señal de que avía sido la mayor, i más grande una vitoria, era arrancar grama los vencidos, i ofrecerla a los vencedores; destas coronas de grama abla con dulçura miPadre san Augustín en el sermón de la Asunción. Sino fuere de flores la corona que os ofrezco, Enperatriz divina, recebid la de grama, que ésta os devo por pobre, por vencido, i por averme vos librado del cerco i asedio del Demonio. I si el estimarse más esta corona de grama, que las de oro i flores, era como dice Plinio, porque las otras las davan los Enperadores a los soldados,i las de grama se las ofrecían los umildes libertados a los Emperadores: Caeteras Imperatores dedere, hanc solam miles Imperatori; i es, que Juzgavan aver mayor onra en la grama que ofrecía el agradecido, que en el oro que coronava al Potentado; más gloria en la yerveçuela tosca que tegía el umilde aziendo corona, que en el oro, laurel, mirto i flores, de que las adornava el Magistrado. Por todo deveys, o Virgen Madre, recebir estos manojuelos de grama, disculpa tengo, Enperatriz divina, pues los umildes las davan a los Emperadores, i a sus defensores los libertados. Yo la ofrezco a la Enperatriz de la gloria, a la Reyna de los Angeles, a la que se agrada más de la umilde grama por lo que tiene de umilde. que de las coronas de oro, I laureles por lo que tienen de ponpa: I como me aveys vencido con las obligaciones, a que me reronozco e cogido yerbas de mi tierra, grama destos paises. para que conozcan todos las vitorias de vuestra piedad en los efetos que vieren en mí de vuestra clemencia, quando vieren que arranco estas yerras, 1 os ofrezco esta grama. Quando no se uviera usado este ofrecer coronas de grama por tributo a la magestad, i por sumisión a la gratitud, las ofreciera mi pobreça. Pues si llamó Isaías grama a los temerosos quando confusos, a los afligidos quando atribulados, i a los infelices quando más dichosos. ¿Qué cosa

11 ay en mi i en mis acciones, que no tenga estos achaques? I así el libro y dueño que todo es grama, se arroja a vuestros pies. O si mereciera yo obraseys Virgen en mí, lo que Moisés pedía, i mereció cantar: Concrescat um pluvia doctrina mea, fluat ut ros eloquium meum quasiimber super herbam, et quasi estillae super gramina; llueva pluvias vuestra misericordia, i den fecundidad a mi dotrina, derrame rozíos vuestra gracia sobre esta yerva infrutifera, i distile agua de augilios vuestra piedad sobre esta umilde grama, que si llego a merecer tal dicha, lo estéril dará flores, la grama paraísos: que Moisés (a no querer que el mundo conociese las bizarrías de la omnipotencia) pidiera aguas de vuestra fuente, i rozíos de vuestra nube para fecundar jardines i regar vergeles; pero conociendo que si la grama diese florestas, i lo estéril frutos, se conocerían los riegos de la gracia, i las transformaciones de la piadosa clemencia, pide riegos en lo infrutífero, i rozios en la grama estéril, deseo lo que él pide, i espero de vos lo que él suplica. Dedicar los libros a Potentados del mundo, si no es ignorancia, tiene visos de adulación. Si se dedicaran con el intento que algunos santos dedicaron libros a Reyes o a Príncipes Eclesiásticos, que fue para obligarles a leer lo que a sus ánimas pretendían enseñar, siendo un sermón disimulado la dedicación de sus libros, fuera meritorio por lo que tiene da caritativo. Pero ofrecer sus trabajos con título de pedir proteción, al que alabando en sus dedicatorias desean granjear para sus medras; quando escapa de anbición, tira plaça de codicia, i deseando proteción, dan de ojos en ignorancia; pues mal podrá el mayor Potentado defender su libro del que quisiere murmurar su trabajo, ni echar frenos al vulgo que se espolea de su insipiencia, i se agrada de solo su discurso, murmura por costumbre i censura por condición; saetas que atemorizan al más sabio, i le estremece la calumnia, (como dice el Eclesiastes) al más valiente coraçón: Calumnia conturban sapientem, et perdit robur cordis illius. Pero el que dedica sus obras a Dios, í a vos Señora como a Madre suya, lleva adelantado el consuelo que dejó dicho David, cantando las proteciones de Dios: Abscondes eos in abscondito facíet tuae a conturbatione hominum. Proteges eos in tabernáculo tuo a contradictione linguarum. Escondes, Señor, a los que te dedican sus obras en lo escondido de tu rostro, para que no les dañe la altivez de los presumidos, la arrogancia de los profanos i la vanidad de los soberbios; anpáraslos de los que tienen coraçones duros, i de los que se agavillan a ofender sus prógimos, guárdaslos en tu tabernáculo para que no les empezcan maldicientes, i abrígaslos fuera de los mortales tumultos, como leyó Apolinario, para que no los lastimen los mal intencionados. En lo escondido de su rostro dice, que los esconde, i no allo cosa escondida en

12 un rostro, si no es lo que se esconde entre los párpados de los ojos, i allí debe de ser donde dice que los esconde; pues dijo por Zacarías: Qui enim tetigerit vos, tangil pupillam oculi mel. Que quien toca a los suyos, le toca en las niñas de sus ojos, i clara cosa es, que soys vos el rostro de Dios, como dijo mi Padre san Augustín, en el sermón treynta i cinco de la Asunción: Forman Dei te appellem, digna existís, i si los esconde Dios en lo oculto de sus ojos, soys los ojos de Dios, pues por serlo no quiso que diferenciándose todas las metáforas con que vos le pintays en los Cantares, de las metáforas con que él os pinta vuestras ermosuras, si vos le asemejays la cabeça al oro puro, él a vos al monte Carmelo; vos a él, la migillas a los jardines ermosos, él a vos a las tórtolas, i a esta traça os vays diferenciando las metáforas; en llegando a los ojos, no quiso que uviese diferencia, i así él dice, dos vezes que son vuestros ojos de paloma, oculi tui columbarum; i vos porque soys los ojos de ese Dios, le digistis: Tú, esposo mío tiene los ojos no de paloma, sino como yo, que soy tu paloma; Oculi tui sicut columbae. Los ojos de Dios son como los vuestros, Señora, allí se amparan los que a los dos se dedican; dichoso retraimiento, onroso albergue, dulce casa de refugio. Poco aprovecho (dice Augustino,) estar escondidos en el cielo, ocultos en el Paraíso, i encerrados en el seno de Abracen; en cada parte desta uvo riesgos, i se lloraron lástimas; pero en el rostro de Dios, ni temen golpes los que le buscan, ni atemorizan calumnias a los que se le dedican. Otra casa de aparo señala el Profeta David, i dice, que es el tabernáculo de Dios donde las maldicientes no tocan con sus lenguas, i los que tienen por oficio murmurar, no llegan con sus açotes. ¿Quién es este tabernáculo de Dios, Virgen soberana? ¿No soys vos? David lo dice: Sanctifiavit tabernacu lum suum Altissimus; i lo prueba Gerónimo: Latibulum se ipsum dixit inscripturis, in circuitu eius tabernaculum eius Christus in Maria, quasi sponsus in thalamo, et corpus Mariae, quasi tabernaculum. Tenebras dicit, eo quod nobis obscura est incarnatio, vel nativitas eius. En vos como en su tabernáculo se desposó con nuestra naturaleza; vos soys el tabernáculo que santificó el Altísimo; vos aquel tabernáculo que dice David, que puso el Padre en el Sol lunente: In Sole posuit tabernaculum suum. I el Ebreo, pareciendo que trueca las palabras, aze que resplandezca más el misterio; al Sol (dice) puso Dios en su tabernáculo; Solem posuit in tabernaculo suo. I dirá todo, que deseando Dios tener mas eminente i superior tabernáculo, que el que tenía en el cielo, os crió a vos, i desde el instante de vuestra Concepción os crió más pura i resplandeciente que al Sol, i os izo Sol de esfera más alta en que tener su cama, su tabernáculo i reposo; i añade el Ebreo, que si Dios se llama Sol en la lengua santa, ese puso el Padre Eterno en vuestra ánima pura, i en vuestras entrañas Deifica, i de

13 anbas a dos casas izo su tabernáculo. Luego quien huye de golpes enemigos, i procura defensas contra maldiciones, a vos sacrosanto Tabernáculo debe acogerse, en vos sola puede anpararse. Vean a Moisés i a Aarón, que van a todo huir corriendo; pregúntenles, ¿de qué huyen, i a dónde van? i dirá Moisés: Murmuró el vulgo i la multitud de mí, i de mi ermano Aarón; advirtionos Dios el remedio único i solo, que ay contra murmuradores, que es correr a su tabernáculo, i así vamos al anparo del: Murmuravit omnis multitudo filiorum Israel sequenti die contra Moysen, et Aaron. Cumque oriretur seditio, et tumultus incresceret, Moyses, el Aaron fugerunt ad tabernaculum foederis. I ¿qué os sucedió quando entrastis en ese tabernáculo santo? Bajó una nube, i cubrionos, i apareció la gloria de Dios, i vimos su gloria: Quod postquam ingressi sunt, operuit nubes, et apparuit gloria Domini. Tales anparos, tal defensa, tanta gloria, figuras eran de lo que allarian en vos, o Reyna Madre, los que huyendo de sus murmuradores, aunque fuesen multitudes, corriesen a este virginal tabernáculo, donde huyendo de rayos que disparan las lenguas, allan nubes ermosas que deyetan las ánimas, í corriendo por no ver la sepultura i el infierno (que así llama David a los maldicientes) allan cama de vida i gozos de gloria. ¿Quién si huye de contrarios, si teme murmuradores, si desea protecciones, i anela por onras, busca otro refugio que el de vuestras plantas? ¿ni escoge otro anparo que el de vuestras defensas? Dedicó el Evangelista san Lucas el libro de su Evangelio, i el de los echos Apostólicos a Teófilo: éste no era persona particular, ni nonbre propio, sino apelativo, como la afirma Salviano Obispo Masiliense antiquísimo escritor. Teófila quiere decir en Ebreo, como advierte san Gerónimo, el que sube a otro a lo alto, o el que convierte a otro, Theophile, sursum ferens, sive convertens, sed melius Graeca ethymologia ab eo, quod amatus sit a Deo; i con más propriedad significa en su matriz Griega el amigo de Dios, el que ama a Dios. Así lo dicen (sin san Gerónimo) Teofilato: Omnis horno Dei amans; i Beda: Theophilus interpretatur aman Deum. I así dedicó sus dos libros san Lucas, no a onbre Potentado, ni a Obispo de Asia, como algunos digeron, sino a todo onbre que fuese amigo de Dios, i amase a Jesu Cristo. Desde Evangelista aprendí a dedicar, i así dedico los aumentos del Evangelio de Cristo en este nuevo mundo, i los echos de mis Religiosos ministros Apostólicos desta predicación a la que con eminencia fue Teófilo; a vos Paloma Deifica, que subiendo a lo alto de la Magestad lo vil de nuestra naturaleza, subistis al pecador a pretensor de la gracia. Vos soys la que lo convertís todo; los rigores de la ira divina, en afable clemencia; las tristeças del ánima, en goços de espíritu; i los pecadores de mundo, en penitentes de cielo.

14 Vos soys la que tantas vezes llama amiga el Esposo de los Cantares, vos soys la que amó a Dios mas que todos los Angeles i onbres, i así imito al Evangelista, diferenciándonos en que era el santo cabal, yo pecador vil; el alumbrado del Espíritu Santo, i yo delinquente atrevido: i así dedico medroso lo que un santo dedicara obligado. Pero ¿quién os alaba, i se vale de vos, que no tire plaça de criado i gages de ijo? Quien os respeta temiendo, negocia favores medrando. Cubriese Moisés el rostro en el monte Oreb quando vido la çarça: Abscondit faciem suam. En este mismo monte bajó Dios a ablar a Elías, i se cubrió el rostro con la capa. Operuít vultum suum pallio. ¿Qué ceremonia es ésta? Otras muchas vezes ablaron con Dios Moisés i Elías, i no se taparon los rostros. ¿Quál sería la causa de azer esto en solo aqueste monte? La respuesta es, que en él estava la çarça que ardía, i no se quemava, viva figura de la Virgen María, como lo afirman Crisóstomo, Niseno, Teodoreto i Bernardo; y como le dijo Dios a Moisés: Descálçate, porque la tierra que pisas es tierra santa, i esto supo después Elías, se cubrieron los rostros en señal de reverencia, como dijo Leonardo Mario, i en muestra de respeto como diciendo: Reconocémonos indignos de ver a Dios en este monte en que se figura su madre. Parece que desde entonces el Verbo eterno, que esta segunda persona fue la que allí se vido, como la dice la letra Ebrea, i lo determinan Tertuliano, san Justino, Crisóstomo, Ilario, i san Ambrosio. Siendo pues el Verbo, parece que les dijo a Moisés i a Elías: Así, tanto venerays tierra i monte, ¿dónde apareció el retrato de María, que a de ser mi Madre; i os teneys por indignos de ver al ijo del Padre Eterno en ese monte, que ambas cosas anuncian mi encarnación, i las grandeças de María? Pues vereys quanto os agradece el Verbo, quando ya sea su ijo el no querer verle en ese monte, por mostrar umildad i reverencia, cubriendo los rostros en la tierra i çarça retrato de su madre, i será la paga que a vos Moisés, i a vos Elías os llevará a otro monte que será el Tabor, donde la umildad se os pague con Magestad suprema: Visi in maiestate. I el cubrir los rostros por no verme en tal monte juzgandoos indignos, os pagaré con que me veays glorioso. Si los miedos, el respeto, i el conocerse indignos, negocia por vos Virgen santa tan soberanos premios, ¿porqué yo conociendo vuestras magnificencias, no esperaré piedades quando más tímido? amparo ¿quándo más medroso? i favor ¿quando más indigno? Todo junto me alienta, Virgen soberana, a dedicaros este primer tomo, i a continuar el dedicaros el segundo; i discursando a que título de vuestras Imágenes, aria la ofrenda, me tirava el título de Copacabana, llamávame el de Pucarani, determiné que fuese el de

15 Guadalupe en nuestro Pacasmayo, Imágenes que siempre están aziendo milagros, i son de aquesta tierra. Pero conocí quantas obligaciones tiene toda mi Religión, al título de nuestra Señora de Gracia, Patrona de mi Orden, fiesta de mi óbito, Imagen Augustina, i renombre que tanto a menester mi ánima, i tanto necesita mi inpulso. A vuestra gracia le ofrezco, vuestra gracia pido, vuestra gracia me enseñe, pues para ganaros por mi amparo, por mi luz i maestra, os recuerdo vuestra gracia, i a vozes confieso, i moriré por este misterio, que soys María llena de gracia, desde el lnstante que fuisteis concebida. Imito en començar mi libro con vuestras alabanças a Moises, que començó el suyo del Genesis con vuestros privilegios, dijo: En el principio crio Dios el cielo i la tierra; la tierra estava sola, vazía, i no tenía nada. Si preguntamos a Moisés, ¿porqué dijo que la tierra estava sola i vazía? dirá, que porque asta el tercero día no avía Dios criado a los árboles i plantas, i asta el quinto no avía criado los peces i las aves, i asta el sexto no tenía criado animales i onbres; por eso, en el primero i segundo día dice, que estava la tierra vazía i sola. Arguyámosle a Moisés, diciendo: Si porque la tierra no tenía nada de lo que después tuvo, que le dio ermosura, gala, conpañía i adorno, decís que estava vazia: decid lo mesmo del cielo, pues allí se entienden todos los cielos. O sea usando Moisés de la figura Metonimia, refiriendo por mayor todos los cielos, siendo sentencia general, i suma de lo que Dios obró, como dicen san Augustín, san Crisóstomo i son Gregorio Niseno. O sea porque en inteleción de todos los mas, quando dijo allí cielo, conpreendió no sólo al Empíreo, sino todos los diez;" iasí lo explicó David repitiendo la misma cláusula, i porque no se entendiese que allí ablava Moisés del cielo Empíreo, cosa que algunos digeron, añadió, criaste los cielos, i esos perecerán, i como nuestros vestidos, se irán envegeciendo i acabando, lo qual no se compadece con el cielo Empíreo. Supuesto pues que allí abló Moisés de todos los cielos, i asta el quarto día no crió el Sol, la Luna, las estrellas, Signos 1 Planetas; ¿porqué no dijo que el primer día estavan solos i vazíos los cielos? que así como por no estar criadas las plantas, los animales i onbres, que adornavan la tierra, i la avían de abitar, dijo, que estava vazía i sola, deviera decir, que los cielos estavan primero, segundo i tercero día solos i vazios, pues de la misma suerte no tenían Sol, Luna i estrellas que los adornasen, ni iziesen conpañía. Luego de fuerça emos de rastrear el misterio, i pensar que sin duda encierra Sacramento el no decir, que los cielos estavan solos i vazíos, diciéndolo de la tierra. No pienso que ay que rastrear, pues a canpana tañida nos llamays Virgen santísima, a que os veamos encerrada en aquel misterio, í

16 conpreendida en aquel cuydado: vos soys ese cielo, que conpreende los cielos, esos materiales son vuestro retrato, vos el original. Cielo, i cielos os llamaron San Augustín, en el sermón 35 de vuestra Asunción: Si coelum te vocem altior, i san Juan, Geomatra; i el Imno segundo de la Iglesia Griega: Salve coelum homines lustraras, solemque reducens. I porque no se piense que estuvieron estos cielos vuestros vazios i sin astros, añade aquella Iglesia que erays el Sol, la Luna, las Estrellas, Zonas, Planetas, i Polos: Salve mille oculis pole praeditae sidera circum Solem clara regens, Salve ornate globis pole, septenisque decore zonis insignia spiritibus sophiae, salve versicolor coelum iridis instar amoenas virtutum ormans flori ferasque ferens. Vos soys cielo Divino la que teneys diez cielos, i en vos con eminencia están los Astros, las Zonas i los Polos: Ruperto dice, que soys el cielo figurado en esos materiales, por quien dijo Salomón, que la ciencia umana no alcança los pasos que dio el águila Dios paseando esos cielos. Por vos dijo David como primera en favores, que vuestros cielos cantavan las glorias de Dios, i en cada uno se vía la egecutoria de sus omnipotencias. Saquemos de todo la conclusión. De los cielos materiales con estar vazíos de astros, no dijo Moisés que estavan vazíos, luego mirava a esta Virgen santa cielo i cielos de Dios; i como desde el instante que los crió i fue concebida, estuvo no vana, por la culpa, sino llena i aconpañada de la gracia, i el Sol divino estava en ella, i todos los astros i planetas de virtudes en su ánima, no quiso decir Moises que los cielos materiales estavan (quando los acabaron de criar) vazios, porque eran figuras de la Virgen, i no se avia de dar lugar a que se pensase que uvo instante en que ese cielo estuvo sin Sol del Espíritu Santo, i sin las estrellas de sus virtudes i dones. Si preguntamos, ¿qué intento tuvo Dios en criar esos cielos? responderán san Anbrosio i san Crisóstomo, que fue azer i escrivir unos libros en que leyesen los onbres las omnipotencias de Dios. Libros para leer días i noches, los llamó el gran Ermitaño Antonio, como lo refiere en su vida san Atanasio, i libros los llaman Niceforo y Basilio; i dicenlo Isaías con palabras expresas Et complicabuntur sicut liber coeli; i san Juan en su Apocalipsis Caelum recessit liber ínvolutus. Començando pues Moisés su libro con cosa que figurava a la Virgen llena de gracia, i llamándola cielo i libro, que tiene escrito quanto Dios escrivió, i en una palabra, que fue el Verbo, está quanto Dios tiene, quanto puede i sabe, i en la Virgen pue den leer, i della colegir todas las cláusulas, misterios, omnipotencias, i ermosuras de aquella inmensa Trinidad. Bien podemos decir, que dedico este libro de nuestra Señora de Gracia a los onbres, i a los Angeles, para que cada uno lo lea, pues a

17 cada uno se dedica, o que Moisés lo dedicó a esta Virgen llena de gracia, pues quanto Dios crió, fue porque avía de criar a su madre. La fiesta de nuestra Señora de Gracia, es la del día de su Anunciacion, quando Gabriel vino a disponer la encarnacion del verbo, i claro es, que le envio el padre a dedicar el libro de la vida, que es su divinidad, a esta soberana Enperatriz. Con Ave Maria gracia plena, començo su dedicatoria; i con ecce concipies, et paries filium,. le dedico el libro de la esencia de Dios, copilada en una palabra, abreviada en un verbo, i cifrada en un nonbre, que es Jesús: Et vocabis nomen eius jesum; i ella retorno en la mesma moneda, si no infinita, la mejor despues de Dios; i asi diciendo: Aqui está la esclava del Senor, ágase en mí según tu enbajada, dedico a la Trinidad el libro de la generación de Cristo, a quien llamó libro san Mateo: Liber generationis Jesu Christi, començando el libro de su Evangelio, con este libro de la generación de Cristo. Pero todo esto arguye, que es grande mi atrevimiento, pues al tienpo de dedicar Gabriel a la Virgen este libro de la Trinidad, se turbó: Turbata est in sermone eius; ¿qué ará si le dedica un libro lleno de inperfeciones un idiota pecador? Consuélome, con que el Angel que le fue a dedicar el libro no se turbó, debiéndose turbar; con que nos dice, que aquella turbación fueron efetos de su umildad, i los brios del Arcángel, ánimos que da esta Emperatriz a quien umilde se prostará a sus pies. Diga, que se debiera turbar el Angel; porque para probar san Augustín mi Padre, que Dios era infinito, omnipotente, i no sugeto a los acidentes de miedo ni temor, dice en aquel Imno del Te Deum laudamus, que cada día i ora canta la gloria i la Iglesia: Tu ad liberandum suscepturus hominem non horruisti. Virginis uterum. Tú, o Verbo eterno, por librar al onbre umanándote, no tuviste error de entrar en las entrañas de la Virgen. Dirá alguno, que no entiende esto que dice Augustino, porque ablar de las sacrosantas entrañas de María; i decir que no tuvo orror, el Verbo, parece que da a entender que avía en sus entrañas de que tener orror, i siendo sus entrañas los jardines de Dios, su cielo, su Sol i su regalo, atrevimiento fuera nombrar error, donde todo es gloria, belleza i santidad. Entenderase a mí Padre san Augustín, advi rtiendo que abló en el lenguaje que abla el Espíritu santo en Daniel, i en el libro de Judit: Vide (dice Daniel) al ijo de Dios como ya umanado, i que le adoravan los Reynos i los Angeles; i viéndome cerca del, Horruit spiritus meas, tenblé, temí i tuvo error mi espíritu. Cantándole Judit después de su vitoria, sus glorias en cánticos de alabancas, decían los que se vieron vivos quando se juzgavan muertos estos versos: Tuvieron orror los Persas viendo la constancia de Judit ermosa, i los Medos temblando de orror se admiravan de su

18 audacia i ánimo; Horruerunt Persa constantiam eius, et Medi audaciam eius. Dirá pues Augustino: O Verbo Divino, que por salvar al onbre, probaste que eras Dios, i que tu poder era inmenso, en que ni te turbaste, ni te estremeciste, ni tuviste orror quando entraste en el vientre virginial; que otro que un Dios temblara, como Daniel quando vido a Dios, i muriera de orror como los valientes Persas i arriscados Medos, quando vieron el valor de Judit. Aora pues, si esto es prueba de que el Verbo era Dios en ponderación de Augustino, a buena razón se avía de turbar el Arcángel tenblando ante tanta magestad, i ablar medroso en presencia de tal resplandor; pero anima tanto esta Reyna sacra, que los umildes la miran como a Madre amorosa, los mayores santos como a señora afable, i los indignos como a protetora tierna. Esto que en vos conocemos, Virgen sacrosanta, animó a mi miedo, alentó a mi orror, levantó mi inpulso, i dio al deseo alas para llegar a vuestros pies; pidoos gracia, pues estays llena della: dedicoos esta obra para que alunbreys mi espíritu, realceys mis discursos, i santifiqueys mis palabras. Lo que en esta Corónica e de tratar, son maravillas vuestras, i obras virtuosas de vuestros frayles devotos; ricas joyas son estos materiales, i echaré a perderloss si vos no os servís de colocarlos. Dad vos la perfeción, pues medistis la voluntad. Recebid con ánimo grato lo que os ofrece un coracón senzillo; que si conociéndoos a vos, i a vuestro ijo san Anbrosio, dijo que es más fértil, i rinde más cosecha un maravedí del que tiene poco, que un tesoro del que le sobra mucho, porque no mensurays lo que os dan por el peso i tamaño que os le ofrecieron, sino por la medida del deseo, i voluntad con que os lo consagraron. Sea igual la piedad de los afectos, dijo san León Papa, si no fuere parejo el caudal de los posibles, porque el ser uno magnífico, no se mide, ni pesa por el caudal i dádiva que se recibe, sino por la cantidad de la benevolencia con que se ofrece. No obliga tanto, dijo Séneca, a los Dioses i a los grandes, el que dio con magnificencia, como el que igualó con el ánimo a la opulencia de los Reyes, que no se mira lo poco, sino la gana. Todo esto me valga, para que madre yo por el deseo (que creo que os ofreciera Reynos) lo que perdiera por la dádiva si se mira el tamaño, i supuesto que no serán mis deseos los que merecen cariño por ser de valadi moneda, i de dueño indigno. Recebidlos, no por dádiva, sino por tributo. Pero dad vos, no mirando a quien os pide, sino conociendo quien es la que a de darme, qual otro Alejandro, cuando le pidió su aficionado Perilo dote cara sus ijas, le mandó dar cincuenta talentos: i pareciéndole a Perilo excesiva cantidad, le dijo: Enperador, ¿bastan diez talentos? i respondió Alejandro, cromo

19 refiere Plutarco: Para tu tamaño, bastávate recebir lo que limitas, pero para el mío no conviniera darte lo poco que señalas. Con quanta más razón direys, i areys vos esto Enperatriz, no de Romanos, sino de Arcángeles, dando no como merece el que os pide, sino como debe dar una Madre de Dios al que la ruega. Ea, protetora de Gracia, i Madre de pecadores, por Justicia ya está dedicada esta obra a vuestra clemencia, socorred con augilios, concurrid con favores, i alumbradme con vuestras luzes, para que acabe esta Corónica de vuestros milagros, i de los hechos i vidas de mis frayles para servicio vuestro, gloria de Dios, i provecho de los fieles; I pues estando acabada a de ir a España a inprimirse, amparadla en los mares, libradla de peligros, i sacadla a la luz si a de azer provechos. Sucédale a mi libro, lo que mereció Moisés, porque os avía de adorar en la çarça, echáronlo recién nacido cenado en una cestilla de mimbres en el río Nilo expuesto a la ventura, si bien iva a la sombra de la eterna providencia; mirávale nadando María su ermana apartada en la orilla, pero cuydadosa en el agua. Stante procul sorore eius, et considerante eventum rei; no le perdía de vista, porque iva entre las olas el ánima. Llegó a bañarse al río la ija de Faraón (cuyo nonbre era Termutis, como dicen Josefo, i Suidas, la presumida, la ortelana, o el Idolo, que eso es Termutis). Vido nadando una cestilla, atizó al deseo la curiosidad, mandó que la cogiesen, trujósela una de sus damas, abrió el encierro, vido un niño llorando, enamorole lo ermoso que el texto encarece, llamándolo elegante, videns eum eleagantem, apiadose del guérfano, conoció que era Ebreo, acudió María su ermana a ver la cestilla i al niño a bueltas de las que andavan por el río; disrmulando la sanare por disnoner mejor el acierto. Ebreo es éste dijo la Infanta Termutis; dicen autores que dándole leche una Egipcia, no quiso tomar el pecho; i acudió María diciendo, si quieres me te trayga un ama Ebrea que lo críe, la traeré a propósito; mandó que la tragase, y trujo a su mesma madre, prometiole paga crió el expósito, mandó que se llamase Moisés, que quiere decir, el que se libró de las aguas, i adoptole por ijo asta darle corona. ¿De dónde le vino a Moisés, que ni se aogase en el río, ni lo matasen los que tenían a cargo el degollar niños Ebreos? ¿de qué le procedió la ventura de criarlo? i ¿el colmarlo de onras la Infanta, que no lo parió, amándole como a ijo, i onrándolo como a Príncipe? Clara está la respuesta, a distancia mucha se conoce la causa. Maria su ermana fue figura de nuestra Virgen María, así lo cantan todos: era Virgen, dicen san Gregorio Niseno, san Anbrosio, i Aponio, Virgen i profetiza, i María dicho se está que era figura expresa de nuestra María Virgen profetiza i

20 Madre, i así que mucho, si María lo estava mirando, i María no quitava la vista del muchacho, que ni se aogase el niño, ni se extraviase la caja, ¿cómo avía de aogarse, si lo anparava María? ¿Cómo no avía de engrandecerse, si María i Virgen no le perdía de vista? Sus enemigos lo anpararon, Termutis que deseava la muerte a los niños Ebreos (porque sabía que uno dellos avía de sacar de Egipto al pueblo, i destruir su Reyno) esa le proija. Que ojos de María, que era figura de María Madre de Cristo desde entonces con solo mirar anpara al arrojado, con tenerle a la vista da ventura al niño, que expuesto al agua se aogara, i a ojos de María subió a Príncipe. ijo, i libro con un mesmo nonbre, i vocablo se significan en la lengua Latina Liber: este libro, o este ijo arrojó al río caudaloso al Nilo del mundo. Mas como lo mireys vos María sacrosanta, i sin perderle de vista le agays ánparo, ni él se aogará entre las Inmensas aguas i libros que corren en el mundo, ni los que tienen por oficio degollar destos ijos le lastimarán como suelen, antes le arán amparo los contrarios, sienpre le darán corona los omicidas. El vulgo es otra Termutis. presumiendo quando más ignorarte ortelano que sienbra su semilla, i quiere arrancar la ajena ingiere lo que discursa, i así coge el fruto que jamás sozona, es ídolo que sin saber decir, desea que lo lleguen a adorar. Por esta ija de Faraón, dice san Gregorio Niseno, que se entienden los que crían ijos estraños, o libros agenos: ojalá i criara éste mío i lo onrara el que por guérfano le recogiera, i porque sienpre ande en peligros de aguas, irá a inprimirse a España, donde no estará su madre que lo mire en la Inprenta, i es fuerça que le de el pecho, ni quien lo parió, sino quien lo anpare de limosna, i este ijo no ará lo que Moisés, que fue no tomar de pecho ageno, aquél recibirá que le dieren, i tendrá los yerros i absurdos que le enseñaren; i por mucho que le agasajen piadosos, fuera mejor su madre. I así, o Madre de Dios, í Madre mía, porque lo soys de pecadores, llevadle a la vista, que entre las minbres de mi rudeza va escondido este ijo, no elegante, pero llorando, este guérfano que va por esas aguas del océano, i su dueño os dicen lo que por orla de vuestra Imagen pongo en la Estanpa, Tibi derelictus est pauper, orphano tu eris adiutor, a tus puertas nos arrojamos como pobres, í tú serás el refugio de los guérfanos. Llegue a nacer a vuestra vista, véanle criar a vuestro enparo, véale yo bolver a mis pechos, como vido a Moisés su madre, i podré llamar a mi libro otro Moisés, que quiere decir, el que se libró de las aguas. I si no mereciere corona como el niño Moisés de mano de Princesa, merezca, que anparándolo vos, Reyna santa, a quien le dedico, saque algún ánima del Egipto de la culpa, i avré dadoos

21 corona como a fuente de la gracia.

22 PROLOGO AL LETOR Lo que en este lugar suelen poner los escritores, pondré en el primer capítulo desta Corónica, donde estará el argumento de mi asunto. Dispóngolo así, porque ay pocos que lean el prólogo de un libro, i ay muchos que leen el primer capítulo de una Istoria; sólo quiero advertir aquí quatro cosas. La primera, que si leyeren en esta obra algunos sucesos, o antigüedades, que se diferencian en algo, o se encuentran en todo con lo que refieren otros escritores, adviertan, que sólo las pongo porque e visto sus yerros en testimonios auténticos, en provisiones de Audiencias, en informaciones jurídicas, en cédulas Reales, o por vista de ojos; i pretendo, que sabiéndose la verdad, se desvanezca la confusión, pues si algunos erraron, por ser noticias de Interesados las que tuvieron, yo que deseo la verdad sin aforro de segunda intención, diré lo cierto sin calificar lo dudoso; callaré las afrentas de algunos, donde no allaré Interesadas la justicia de Dios i su misericordia, o la justicia política, por ser uno de mis intentos advertir egenplares, de que saquen aprovechamiento los letores. También a mi me puede lastimar el escrivir algunas cosas singulares deste Reyno, que muchas son por noticias, i relaciones en materias de árboles, ríos, fuentes, animales i aves; pero o las pongo por ser vistas de muchos, o por averme informado de personas de crédito. Preguntó uno a Tales aquel gran sabio de Grecia, ¿quántas leguas avía desde la mentira asta la verdad? i respondió: Ay la mesma distancia que desde los oídos a los ojos. Quiso decir este sabio (añade Máximo) que sólo se tiene por verdad lo que se ve, i por sospechoso, o apócrifo lo que se oye, i es parte de temeridad escrivir aviendo de sugetarse a relación. En las leguas que pongo de unas partes a otras, podrá alguno censurar dos o tres leguas de diferencia: i advierto, que en este Reyno ay dos modos de contarlas, o por leguas Castellanas, o por leguas de Indios, i éstas son media legua mayores que las Castellanas, i así no califique por yerro el que leyere dos o quatro leguas más o menos en distancias de veynte, pues unos las oirán a los Indios, i otros a los Españoles, de que resulta diferenciarse los números. La segunda advertencia es, que si alguno leyere que ay tal cosa en tal provincia, o que sucedió tal caso en algún pueblo, Provincia, o antigüedad, i aviendo estado en ella, no la uviese oído, ni visto, no la censure, pues no todo lo que ay, o a pasado saben todos, que como los más que traginan este Reyno no atienden a curiosidades de la naturaleza, sino a medras i aumentos de su negociación o de su

23 codicia, no están atentos a lo que examina un escritor curioso, i que no platica comercios. Yo me reía de Enrico Langren, que pinta por singular cosa en estos Reynos un animal que trae sus ijuelos en unas bolsas conjuntas a los pechos; i decía, que si uviera estos animales, no dexara yo de saberlo, aviendo andado lo más deste Reyno, i refiriéndolo un día por apócrifo a personas curiosas en esta ciudad de Lima, me lo aseguraron, diciendo, las avían visto entre los trigos, i a pocos días vide yo el animal recién muerto en el cercado, que en Dotrina de los Religiosísimos padres de la Conpañía, i determiné no calificar escritos destas materias, aunque uviese asistido diez años en un pueblo, pues después de treynta años de asistencia en Lima, no avía oído, ni visto animal semejante. Agan todos lo mismo, i no caerá en mi yerro, i si no supieren una istoria, suceso o singularidad, no la censuren aunque piensen, que sin duda la supieran si uviera sucedido. A éstos le preguntaré yo, si ¿saben todas las oraciones que están en la cartilla? Los más me dirán que no, i que apenas saben las quatro oraciones, los mandamientos, i la confesión. I direles, que si rodando las cartillas por las escuelas, i dándose a medio real en los tenderos, no saben lo que debe estudiar un Católico, ni lo que es tan inportante a un Cristiano, como se atreven a censurar lo que oyen, sin más razón de que no lo saben, i dicen, que si lo uviera, no lo ignoraran, ignorando lo que a ley de Dios debieran saber; muchos supieron algún acaecimiento quando sucedió, i lo olvidan porque no les tocava. Otros se acuerdan de un pecado, o an oído diminuto, o trocado el suceso; leen la verdad en un libro, i porque no se refiere como él la sabe, calumnia al escritor, i debiera discursar, que lo que supo, i lo que otros dicen, averiguó el que escrive, i que puso lo más cierto, desechando lo intruso por seguir a testigos prudentes, í a personas atentas; i que si él lo supo de un ignorante, o moderno, el escritor que escrive en la mesma Provincia, la examinó con sabios, con platicos o antiguos, i que cogió como en arnero la paja que cría el vulgo, i el grano que guarda el cuerdo, i çarandándolo todo con discurso i prudencia, escrivió el grano i desechó la paja. La tercera advertencia (i que con súplicas pido, lleven de memoria los letores sabios) es, que este tomo se lleva a inprimir a España, donde no e de asistir a su Inprenta, ni advertir sus erratas, i que aún asistiendo el dueño, se suelen introducir absurdos, o dejar razones, con que se muda el sentido, o se despeñan las cláusulas, i por lo menos (que es el menor daño) paga en la ortografía el dueño los descuydos del Inpresor. Vide en un escrito en que con números Castellanos se ponían cinco leguas, puesta cinquenta por añadirle un

24 zero, i adelante en que se avía de poner el zero i decir sesenta estava un seys, con que se viciaron las dos verdades por trasegar el descuydo de los Inpresores las letras del escritor. ¿Quién si no es cuerdo o experimentado, no diría que el autor avía dicho en un renglón dos mentiras? Sin duda los Inpresores tienen la ventura de los médicos, que si mataron algunos al doliente, dicen que el ser mortal, i sus excesos, le an muerto; lleva la pena el Interesado, i tiene la culpa el que le llevó el dinero. A estos riesgos obliga el costar tantos pesos la Inprenta en este Reyno, i ser más baratas en los de Europa las inpresiones. A la Virgen, a quien dedico este tomo, le pido el anparo, rogándole que me defienda más de los malos Inpresores, que de los maldicientes. La quarta advertencia es, que el aver moralizado esta Corónica, tiene dos intentos; el primero querer introducir quanto en este Reyno a sucedido desde años antes de conquistado, para que quien leyere este tomo, sepa por mayor quanto en lo tenporal (así en conquistas, como en fundaciones) sucedió en esta Monarquía, i en lo espiritual quanto a sucedido en estas Indias: i el segundo, porque moralizando con lugares de Escritura, con dichos de Santos, i con sentencias de Filósofos, los acaecimientos, las virtudes, o los vicios, pondere el libro lo que no se a de parar a ponderar el Letor; í porque si disgustare esto al que sólo quiere la Istoria desnuda, i los sucesos descalços, agrade al que aborrece istorias, i desea dichos de Santos i lugares de Escritura; i con esta traça leerán los umanistas lo que apetecen, i los Eclesiásticos lo que desean, i unos i otros, las acciones í vidas de mis Religiosos, quiçá llamará lo ageno a que se lea el principal asunto. Yo escrivo, para que se aprovechen las ánimas, i no para entretener ociosos: mi estado no pide escrivir Corónicas que se queden en la esfera de istoria, sino Corónica que suba a provecho de ánimas; que como dilo Rodolfo Agrícola, no se a de escrivir para entener sino para aprovechar, i esto dice que conseguirá el escritor, si alabando lo virtuoso vituperare lo nocivo, i negociará provechos si enseñando con palabras refiere egenplares; que siendo eficacisimos, sirven de espuelas para el miedo, de freno para la temeridad, de alientos para la esperança í de espejos para el desengaño. De muchos grandes Letrados i Santos, e aprendido a moralizar istoria. Véanse las vidas de santos que oy se escriven; a nuestro san Jordano en las vidas de nuestros frayles, a san Atanasio en la vida de san Antonio, a san Gerónimo en la vida de Barlaan, o sólo vean a nuestro Sol el Maestro fray Juan Márquez en las vidas de Moisés i Josué, que tanto an admirado en su Gobernador Cristiano. Yo viendo quán pocos leen Corónicas de Religiones, por el astío que

25 da a los resfriados de espíritu el ver vidas de santos, quise guisar lo que desea el vagabundo, con especias de cosas espirituales que apetece el virtuoso; éste desea lo que inporta, i aquel lo que agrada. Pongo sucesos seculares, i sucesos deleytosos enbueltos en dotrina i moralidades, porque pase la píldora que le aproveche, por ver el oro que le enamora. Muchos yerros irán, (dicho se está) pues yo soy el dueño; pido perdón al sabio, í misericordia al maldiciente.

26 INTRODUCCION Por conveniente a la mayor gloria del govierno de nuestro Dios, quiso desde el primer escritor Moisés, hasta los últimos que nos sucederán, dejasen en escritos perpetuos los dichos i echos de los ilustres defuntos; éstos para egenplares, i aquéllos para despertadores; siendo sus memorias en la inprenta, i sus virtudes en la vida, fiscales que acusen nuestros descuydos, i abogados, que negocien su devoción. Si lo ermoso de la virtud rinde a los afables con violencia dulce, suele ganar perdidos con superioridad violenta, i a vezes lo que espanta ella al apetito quando la vemos, enamora a nuestro entendimiento quando la oímos; con que suelen los libros ganar las voluntades, i azer destierros de viciosos descuydos. Porque los ojos ven las cortezas de esta almendra de la virtud, que nos amarga, i los libros nos dizen lo dulce provechoso que nos encierra, advertencia de san Crisóstomo en la omilia treinta de la epístola de san Pablo a los Hebreos, que a falta de nuestra experiencia, nos dizen los libros los realces de la virtud agena, i los resabios de la malicia propria. Conociendo pues Dios los achaques de nuestra descaecida naturaleza, quiso remediar los daños de sus caídas, con poner delante de nuestra curiosidad echos loables de onbres como nosotros, i virtudes encarecidas en personas, que fueron otros tienpos indignos de alabança, porque pueda con nosotros la enbidia, o la verguença, lo que no negocia la razón, ni la gracia; que aun los Gentiles conocieron, que se lleva la virtud los ojos de quien la mira, i con agradable violencia granjea el amor del que la considera: Virgilio lo dijo en el libro quinto de su Eneida: Gratior, el pulchro veniens in corpore virtus, adiuvt i el ver virtudes va lerosas en coraçones fuertes, dize, que animando a los cuydadosos, avergonçava a los remisos, i podía tanto la verguença, que pocos en número arrastravan a millares tras su imitación. Tum pudor, incenditque; viros, et conscia virtus Exigui numero, sed bello vivida virtus. I suele crecer tanto el ardimiento de la emulación, i la enbidia de la onra, que apostando a llegar primero al puerto, reman añadiendo fuerças en los remos, queriendo más perder la vida, que ser postreros en merecer la onra, i a los que pueden menos, les atiza el aliento, a que se animen a conseguir grandezas, quando su virtud es niña, i sus fuerças cortas, pensando que podrán lo que no pueden; que tanto como esto engendra en los ánimos la virtud de otros. Hi proprium decus, el partum Indígnantur honorem. Ni teneant,

27 vitamque; volunt pro laude pascisci, Hos successus alit, possunt, quia posse videntur. ¿Y quién celebra virtudes en otros, que no los imite, o no se averguence? i para uno de estos efetos, se cuentan las virtudes de otros. Ut quos solenni veneratione prosequimur, etiam simili conversations sequamur, dijo san Bernardo con el sermón segundo de todos Santos, y no ay castigo para el culpado, como ver (aunque esté ciego) las aciones buenas del virtuoso. Notifícale Dios la rigurosa sentencia al sumo Sacerdote Heli, i después de las cláusulas de muertes, suya i de sus decendencias, por mayor pena puso por última, que vería a Samuel con sus ojos. Videbis aemulum tumn in Templo. Favor parece, pues estava Heli tan ciego, que no podía ver cosa del mundo: Heli iacebat in loco suo, et oculi eius caligaverant nec poterat videre. I dezirle a un ciego que verá, es lo más dulce que pudiera apetecer. Pero ya se ve lo que Dios nos quiso enseñar, que el mayor castigo de un malo, es que vea, aunque esté ciego, las virtudes de un bueno, porque es la virtud como Sol, que si pasa por el Planeta Júpiter, Influye riqueza, gozo i fecundidad; i si pasa por Saturno, influye tristeza, muerte i dolor; si pasa la virtud por ojos pecadores, causa en el alma dolor, tristeza i muerte, i si la ven ojos de un justo en otro que es perfeto, influye en su coraçón, gozo, riqueza i fecundidad. Tales efetos obra la virtud que se mira, i las gloriosas alabanças que se oyen. Alabemos, dize el Espíritu santo en el capítulo quarenta i quatro del Eclesiástico, a los varones gloriosos, que con los egemples de sus vidas, i con los echos excelentes de su celo, como padres más dignos de este nombre, por las virtudes que engendraron, que los naturales que en las riquezas temporales nos enriquecieron, los que dejando gloria en sus imitadores dicipulos, i onra a sus Religiones, i Provincias, vincularon censos eternos en las memorias, para que de uno de dos réditos no careciesen, o de la emulación santa de imitadores, que de ellos aprendieron, o de la gloria que resulta a las Religiones que los enseñaron. Excitat auditor stucilum, laudataque virtus Crescit, et ímmensum gloriae calcar habet, Dijo Ovidio. Que son partos de una virtud estimada aumentar al que obra, i espolear al que oye, animando deseos, i previniendo cuydados, que el oir onras, sirve de espuela al flojo, i de freno al precipitado. I siendo los echos de los varones justos egecutorias de la magnificencia divina, començada a provar desde el primero siglo, Potentados de los consejos de Dios, que sujetándose así, negociaron

28 dominio superior en las edades. Onbres dotados de cabal virtud i justificada prudencia, ilustres en las ciencias, cuyos estudios esplicando escrituras santas, i predicando contra costumbres malas, cogieron esquilmos de abundantes cosechas, i multiplicos de manadas benditas, varones si sienpre pobres de espíritu, sienpre muy ricos en los aumentos de espíritu, no ocupados en las ermosuras aparentes de los estudios sin provecho, sino zelosos enamorados de las bellezas, que la verdad divina muestra en los méritos que advierte, i en los premios que asegura, Pacíficos en sus aciones, i pacificadores entre sus pró gimos. Todos estos ganaron glorias en sus alabanças, de aquellos que conocieron sus virtudes en los felices días de sus recientes obras Alabémoslos (dize el Eclesiástico): al Laudemus viros gloriosos, et parentes nostros in generatione sua. Multara gloriam fecit Dominus magnificentiae suae a saeculo. Dominantes in potestatibus suis, homines magni virtute, et prudentia sua praediti nuncíantes in Prophetis dignitatem Prophetarum, et imperantes in praesenti populo, et virtute prudentiae populis sanctissima verba. In peritia sua requirentes modos musicos, et narrantes carmina scripturarum. Homines divites in virtute, pulchritudinis studium habentes pacificantes in domibus suis. Omnes isti in generationibus gentis suae gloriam adepti sunt, et in diebus suis habentur in laudibus. I egecuta en la obligación de sus decendientes el continuar sus onras, predicando sus memorias, i dejando en inprentas sus azañas: Qui de illis nati sunt, reliquerunt nomen narrandi laudes eorum. Que aun los Gentiles enseñados por el Maestro gratitud, i los fieles como dicipulos de su natural obligación, usavan (como escrive san Gerónimo a Heliodoro, ablando del epitafio de Nepociano) en los oficios fúnebres, i en los entierros proprios, referir los ijos las vidas loables de sus padres, siendo sermón de onras la plática de sus entierros, pudiendo entonces más la obligación, que la tristeza: Morís quondam tuit ut super cadavera parentum defunctorum in concione laudes liberi dicerent. I aunque conocían, que ponderando alabanças los ijos, pondrían en duda los méritos i azañas de sus padres (pues sienpre fue sospechoso el testigo casero, i no es admitido el ijo, o el deudo, porque la sangre aze gigante al mérito más enano, i tal vez alaba por onra lo que de suyo fue ignominia) con todo eso tenían por menor inconveniente la demasía en las alabanças de los padres, que el olvido en la gratitud de los ijos, por ser éste descomunión de la naturaleza, i le añadir onras exceso que disculpa el ardor de la sangre, i a falta de ijos naturales, sostituían este oficio los más obligados al defunto, que sienpre fueron iguales en el libro de la razón la sangre, i las

29 obligaciones; i si estas nacen de aver aprendido virtudes del que fue maestro con el egenplo, o con los consejos, este merece más el titulo de padre, que el natural, que sólo engendra. Véase en la carta, que el Rey de Tiro escrivió a Salomón, adonde le dize: Envíote a Hiran, para que labre las maderas del Tenplo, ombre sapientísimo, i padre mío. Sino era padre del Rey este carpintero, ¿porqué niega al que le engendró, i llama padre al que le servía? La interlineal declaró el misterio; enseñávale el carpintero Hiran al Rey de Tiro a temer a Dios, i a conocer la verdad, i así a éste reconoce por padre, i no se acuerda del que lo engendró: Mist ergo tibi virum scientissimum Hyram pattern meum, qui novit operari. I la interlineal: Patrem sum vocal, quia docuit timoren Domini, et cognitionem veritatis, i aora entenderá el que leyere, que el santo Joseph se llamaba padre del Rey Faraón, que no la naturaleza, sino la enseñança de los títulos de Padre; Deus me feat quasi pattern Pharaonis. I en la raíz Hebrea, y Caldayca: Posuit me in pattern Pharaonis. I esta sumisión tuvieron por onra los enperadores que nos dejaron las leyes con que nos governamos, pues elegían por padre al que los enseñava, i se Ilamavan Patricios, como lo prueva la Glosa primera sobre la ley final, C. de Senatoribus, i por esto, i no porque lo engendró, llama el Enperador a Ulpiano Jurisconsulto padre suyo, como se ve en la ley Ex divi, C. locatl. Otra misteriosa traça para engendrar ijos, descubre jeremías en el capítulo treze, profetizando el martirio de los niños inocentes, que mató Herodes; oyose un lamento triste de Raquel, que llorava sus ijos. Cómo, o porqué los llama suyos, arguye san Gerónymo, ¿si eran de Lía, i Belén no le pertenecía a Benjamín? Quaeritur ergo, quomodo Rachel filios Judae, idest Bethleem quasi suos ploret? I responde: Estava Raquel enterrada en Belén, i de sólo estar ospedado su cuerpo en aquella sepultura, le dio nonbre de madre; que el pisar la sepultura de un santo, aze ijos a los que no lo son; Respondebimus brevíter, quia sepulta sit Juxta Bethleem in Ephrata, el ex materno corpuscula hospicio, matris nomen acceperit, engendra vida una sepultura pisada. Luego si los Religiosos que fundaron esta Provincia, i los que después la an ido criando, fueron como los que pinta el Eclesiástico, i merecen por tantos títulos, que les demos el renombre de Padres, i nos onremos confesándonos por sus ijos; ya porque enseñaron a los que nos enseñan virtudes con palabras, i santidades con obras, i ya porque establecieron leyes con que oy los justos se goviernan, i los no perfetos se componen; ya porque pisamos sus sepulturas. La obligación de ijos en que nos egecuta el Eclesiástico, nos fuerça a que cantemos sus alabanças, i refiramos sus dichosas virtudes, si quando murieron las contaron

30 otros, aora que están muertas sus memorias, publiquémoslas los vivos, que cada ijo nace con la obligación de este censo, í son mellizos de un parto la filiación, i la correspondencia. Dulce elegancia tienen para este lugar las palabras del capítulo 46 del Eclesiástico. Sean (dize) eternas las memorias de aquellos justos, donde el contagio no inficionó sus coraçones, bendita sea su memoria, para que sus defuntos guesos estén brotando en sus dichosos sepulcros ijos proprios, renuevos santos, parecidos a su raíz en la igualdad del fruto, permanezcan sus nonbres en eternos días, í será permanente la gloria de los ijos de estos varones santos, cada nonbre de padre se bendiga, para que cada nonbre de ijo se eternize; Et Iudices singuli suo nomine, quorum non est corruptum cot, qui non aversi sunt a Domino, ut sit memoria illorum in benedictione, et ossa eorum pullulent de loco suo, et nomen eorum permanent in aeternum, permanens ad fillos illorum sanctorum virorum gloria. Ya se avrá reparado, que dize la infinita verdad del Espíritu santo, que en alabando los echos, i aplaudiendo las memorias de los Prelados,i primeros Padres, engendran sus guesos defuntos fijos proprius, como ellos santos. Engendrar onbres muertos ijos vivos, generación es, que desconoce la naturaleza, porque es creación que usa sólo la gracia. Hablemos pues sus alabanças, i engendrárannos segunda vez los defuntos guesos de nuestros antecesores, para que no contentos con las onras que nos dejaron, obremos sus ijos onras; que no se a de contentar el amigo de onra con la que le eredó, sino con la que gana, no mirando de donde viene, como dijo Séneca en la epístola quarenta i seys sino adonde camina: Intuendum est, non unde veniant, sed quo eant. Que los méritos preciados no merecen el favor de los que uno tiene adquiridos, i a mostrar esta diferencia, se ordenó el nombrar el Espíritu Santo los padres de Eliu amigo de Job: Filius Barachel Buzites de cognatione Ram. Y de los otros tres sus amigos ablando de ellos mucho, no refieren sus padres, porque estos tenían proprios méritos, eran sabios, zelosos i conpuestos; medre pues Eliu por sus padres, que los tres medrarán ventajas por sus virtudes, éstos tengan más onra porque la ganan, que Eliú porque la ereda. Con gala lo dijo todo san Crisóstomo: Quid prodest ei, quem sordidant mores, generatio clara? aut quid nocet Illi generatio vilis, quem mores adornant? Ipse se vacuum ab omnibus bonis actibus ostendit qui gloriatur in patribus. Lamentable caso, que como si fueran los de estas Provincias del Perú, no como los que retrata el Espíritu Santo, en lo que avemos dichos, sino como los malos pecadores, que pinta en la otra tabla el Eclesiástico, cuyas memorias no merecen recuerdos, porque sus

31 echos merecieron olvidos, así se an dejado olvidar sus Religiones de las eroicas virtudes, í echos egenplares de aquellos varones excelentes, que con sus egenplos las onraron, i con provechosos trabajos las luzieron: Et sunt quorum non est memoria, perierunt, quasi qui non fuerint, et nati sunt, quasi non nati. I advierte, que es justo castigo de los que son beneméritos de onrosas famas ver olvidar sus echos proprios, quando pudiendo olvidaron los de sus progenitores, pena de su olvido, si en los malos es parte de su erencia, et filli eorum cum ipsis. O Religiosos de mi Orden, que parece que azemos quarto voto de descuydo, dejando sin registro mil glorias pasadas i sin archivo millares de onras futuras. Si el otro en Roma nos pintó mirando al ratón que nos roía la cinta dejándosela roer, ya nos pudieran pintar echos ratones que se la ayudamos a gastar, sobran grandezas de la Religión, i faltan memorias a los Religiosos. Quantas vezes oygo vituperar los descuydos de nuestros antepasados en dejar al olvido las letras, famas, vidas i privilegios de los Religiosos que nos fundaran, de quienes nuestros Conventos oy no saben, i caemos en el mesmo delito que acusamos: In quo alium iudícas, te Ipsum condemnos. Triste cosa, que el castigo que da Dios a los mundanos de que perezcan sus glorias con las vidas, les dan nuestros olvidos a tan loables Religiosos, que fundando unos este Reyno, i otros nuestra observancia, i todos nuevas onras, parece que acabaron con su muerte con sólo el premio de estar escritos en el libro de la vida, i aunque esto les bastava, a nosotros nos faltan sus virtudes, que para egenplares de nuestros institutos, los quiere Dios escritos en anales, porque seamos lo que fueron, i subamos a lo que son: Possumus esse quo sunt, si faciamus ipsi, quod faciunt, dijo san Juan Crisóstomo en un sermón elegante de Mártires, í aunque tiene por mejor, o imitar al santo que se alaba, o no alabar al santo que no se imita; Quare aut imitare debet, si laudat, aut laudare non debet, sí imitare detractat. Con todo eso tiene pasos andados para imitar, el que se reduze a escrivir, pues el tienpo que en sus alabanças se gasta, todo se enplea estando en ellos el motivo, i en nosotros el interés, i quando no aya otro que onre el ábito con sus echos, queda la mano llena de loables medras. I si llama el Espíritu Santo, erencia de ijos, las onrosas virtudes de los padres, i dice, que ijos i nietos virtuosos son riqueza que eredan en testamento los progrenitores: Cum semina eorum permanent bona, hereditas sancta nepotes eorum, in testamentis stetit semen eorum: ¿quál erencia se queda sin inventarios? i más quando nuestros padres espirituales nos an dejado tan calificadas onras en erencia, gozando los mayorazgos de sus famas, de que cobramos

32 las rentas de sus méritos, i el fruto de sus continuos trabajos; intereses que sólo se usan en las mercancías del cielo i en los sembrados de la gracia, cogiendo unos lo que senbraron otros; librança que de Cristo a los sucesores con gozo de los que trabajaron: Qui seminat, simul gaudeat et qui metit, alii laboraverunt, et vos in labores eorum introistis I si nuestras obras son erencia de nuestros fundadores, ¿cuándo no se an dado siquiera alimentos al dueño de la erencia? Paguemos pues con sus memorias los alimentos de sus alabanças, y estaremos en sus testamentos echos cláusulas de sus inventarios, con esto les pagaremos nuestra deuda, i por ellos cobraremos toda la paga; Et filii eorum propter illus. I nunca fueron tan nuestros en la tierra, como lo son quando pisan los cielos; Abstulit, sed dedit, dijo Séneca; que quando quita Dios de una casa al virtuoso, entonces nos le da por tutor, i nos reparte lo que de Dios ereda; que no porque nos lo quita, nos desposee; pásalo a la gloria donde enriquezca, i de allí nos enbia de las ganancias que nos paga. I siendo así que a de ser sin fin la sucesión de nuestro gran Padre Augustino (como adelante se verá) i la que comengaron nuestros fundadores benditos, padres de tantos ijos santos como a tenido esta Provincia, niña en los años, i fecunda en los supuestos, privilegio de fundaciones santas: Usque in aeternum manet semen eorum, et gloria eorum non derelinquetur. Palabras en que el Eclesiástico trae pareadas perpetuidades en la sucesión de los ijos con obligación perpetua de cantar las glorias de los insignes padres; llegue ya el tienpo de perpetuarlas, que claman sus benditos cuerpos casi degollados de nuestro olvido como la sangre de Abel, no a pedir justicia contra nosotros sus ermanos, sino pidiendo de gracia lo que nuestra obligación les deve de justicia, i si declara el Espíritu Santo por obligación de los pueblos el contar, i escrivir los echos, i virtudes de los que con su asistencia los onraron, i con su ciencia los instruyeron: Sapientiam eorum narrent populi. Quanta más especial será nuestra ipoteca de eternizar sus onras, quando todas re sultan en nuestras medras, teniendo por proprias las agenas glorias, i dándonos derecho a sus eroicos méritos, tales, ¿qué si no los tiene canonizados la Iglesia, los tiene beatificados la fama? An quedado por mayor en las memorias las egenplares vidas de nuestros antecesores, llamávanlos Santos, i en muchos se conservan sus nombres, borraría el tienpo lo poco que a quedado, si la Inprenta no escriviese lo mucho que a sabido, que en materias de mundo se borra lo que se escrive, i en las de echos valerosos, lo que no se escrive se borra, i será parte de su gloria acidental, que leyendo sus vidas, imiten sus costumbres, siendo de ella Dios la causa, i los libros

33 de sus echos, la ocasión; y deverán más a los libros, que a la naturaleza, pues ésta si cría lo que engendra, limita la vida, i los libros alargan en siglos las virtudes de sus años, cuyo verdor conservan. Asta aura todos los de esta Provincia del Perú an deseado cumplir con estas obligaciones, i pudiendo con superiores ventajas averlo echo tantos, no se a dispuesto a egecutarlo ninguno; sino es pereza, será cobardía, i si fuere miedo, le llamaré recato. Yo solo era el que de los ijos de esta Provincia deviera callar echos, dichos, i virtudes de nuestros padres, i ermanos, aviendo leído a san Pedro Crisólogo, que ,repreendiendo al rico Avariento, dize: no llames padre al santo Abraan, aunque seas su decendiente, porque quien no imita en las obras a los que le engendraron, niega su generación, i pierde el título de ijo que desmerece, i sólo se le deve al que imitando a sus padres, ereda sus costunbres; que obras, i no sangre, semejança, i no profesión, pruevan en la chancillería de Dios las filiaciones, cláusula de Cristo, i primera pregunta de su interrogatorio: Qui genitoris opera non facia negat genus Domino, sic dicente; si filij Abrahae essetís, opera Abrahae faceretís, ille (idem generis probat, cui tantos paterni operis assertor assistit. Pero la obediencia, que me lo manda, devió de intentar mejorarme, obligándome a saber, i escrivir las virtudes de mis ermanos para corregirme, echómelos al onbro, como izo Dios quando mandó al sumo Sacerdote que pusiesse los nonbres de las doze Tribus de Israel, esculpidos en dos piedras sobre los onbros en el superumeral: Portabítque Aaron nomina eorum coram Domino super utrumque humerum ob recordationem. I advirtió el oficio que aquellos nonbres avían de tener, i era acordar, i traer a la memoria las vidas, los méritos, i las virtudes de sus Patriarcas, i progenitores, eso es, ob recordatíonem, no tanto para engrandecer sus memorias, como para que el sumo Sacerdote aprendiese sus virtudes, i cada vez que bolviese los ojos al un lado, i al otro, se acordase de aquellos santos de cada Tribu, enfrenándose, si se distraía, i aziendo penitencia si pecava. Assí lo esplican Mario ablando de la letra: ut Aaron, seu Ponifex recordetur monta Patriarcharum, Eaque conetur imitari; y beda se entró al espíritu diziendo, que esto ablaron los Dotores, con los Prelados, i con migo: Cum Doctor quisque, sive Praesul, in onmibus quae agit, patrum praecedentium facta considerat, atque ad eorum imitationem vitam dirigere, et onus evangelicae perfectionis ferre satagit. San Juan vido estos doze nonbres escritos en las doze puertas del cielo, como que todo fuese uno, onbros de Sacerdote, i puertas de la gloria, o advertir que

34 seamos tales, que los del siglo, o los súbditos suban (por nuestro egenplo, i dotrina) desde nuestros onbros al cielo, que por eso señalan solamente el mesón de donde salen, i la corte donde caminan. Para imitarlos, i azerme otro, me a echado la obediencia los Patriarcas de esta Provincia sobre los onbros, i a cada lado que miro, allo que imitar en sus aciones, i que enmendar en mis costumbres, considérolos en el cielo, i mírome en la profundidad, i veo cunplido en mí el misterio que encerró Dios, en mandar que los nonbres de aquellos Patriarcas se esculpiesen en la piedra Oniquino: Sumes que duos lapides Onychinos, et sculpes in eis nomina filíarum Israel. Piedra que como en espejo se ven los rostros de los que se miran, pero causa tristeza, i engendra miedo, como dize Dioscorides, i Bercorio; Excitat tristitiam, et timorem. Si en estos espejos me miro, la tristeza será grande, porque mis obras no son como las suyas, i el miedo será mayor de que no alcance mi alabança a sus encomios, deviendo ser perfeto Religioso, no sólo por la obligación del ábito, sino por la correspondencia que los ijos deven a continuar las virtudes de los padres; obligación le pareció, i no cortesía a san Gregorio Nazianzeno, ablando de las alabancas de Cesario: Ea Caesarij Fuit ratio, ut a parentibus ipsis virtutis colendae necessitate constringeretur. Necesidad lo llama, no conveniencia, pues la santidad de nuestros espirituales padres, quiere que sea sangre en nuestras venas, i no bienes eredados. Sujetos a renunciarlos. Duclome de que se pueda dezir con verdad, que no se cunple en mí, lo que dize en los Proverbios Salomón, que el varón justo primero que comienga a contar vidas i virtudes de otros, pregona sus culpas: lustus prior est accusator sui. I lo que me duele más, es que able conmigo David refiriendo lo que dize Dios a los malos, que escriven, o predican sus grandezas, i cuentan sus piedades. Como te atreves a contar mis justicias, i a escrivir mis clemencias, i tomas en la boca mis testamentos viejo, i nuevo, en que pongo las mandas que an de eredar mis siervos, ijos erederos de mis bienes, i en que están las cláusulas donde excluyo a los malos, como a indignos de que tengan parte en mis riquezas, ¿cómo te atreves a referir los favores que hize a mis amados siervos? ¿Si eres de los que aborrecieron la virtud, y menospreciaron mis precetos? Peccatori autem dixit Deus: Quare tu en arras iustitias meas, et assumis testamentum meum per os tuum? Tu vero odisti disciplinam, et proiecisti sermones meos retrosum. I así a no ser mas valiente la obediencia, que el conocimiento proprio, se rindiera la vana gloria a la covardía, i enmudeciera la propria culpa las alabanças de otros. Pero mandome la obediencia escrivir, quando mi poca virtud, i mucha insuficiencia me obligavan a callar, temí el

35 castigo de Dios sino escrivía, i animome el premio del cielo, si a caso acertava. Porque leí en el capítulo catorze del Apocalipsi, que quando le mandó Dios a san Juan que escriviese, que los que mueren en el Señor son bien aventurados, i que les dijo el Espíritu Santo que descansasen ya de sus trabajos, pues Ivan con ellos a la gloria sus dichosos méritos. Al punto dize san Juan que vido al ijo de Dios con una corona de oro en la cabeça, i con una hoz en la mano; ésta para castigar al inobediente, i la corona para premiar al que obedece: Et audivi vocero de coelo dicentem mihi: Scribe, beati mortui qui in Domino moriuntur. A modo iam dicit spiritus, ut requiescant a laborious suis. Opera enim illorum sequuntur illos. Et vidi, et ecce nubem candidam, et super nubem sedentem similem filio hominis habentem In capite suo coronara auream, et in mano sua faicem acutam. Reparé que otras muchas vezes le manda Dios a san Juan que escriva, i no le pone a los ojos coronas, ni hoces; i advertí, que en las otras ocasiones le mandava escrivir obras i aciones de los que estavan vivos, como se ve en muchas partes del capítulo segundo, i tercero, donde están las aciones, i obras de los siete Obispos; i desto ize argumento, que más premia Dios, i más castiga a los que obedecen, o son inobedientes en escrivir las obras, i virtudes de los ya defuntos, que los que escriven, o uyen de escrivir los echos de los que viven. I en ser hoz, está mi consuelo, que pues me mira Dios como a ierva, él quiere produzir todo el fruto, con que realçará más la vizarría de su omnipotencia, viendo los que me conocen, que a grama tan umilde, i a juncia tan infrutifera, izo dar frutos la obediencia. Suyo será el milagro, i esta Provincia verá cumplido su deseo. Gran trabajo a de costar la cierta inteligencia de los primeros aumentos, i las noticias de particulares virtudes, así de los primeros fundadores, como de acaecimientos en las primeras fundaciones, pero las que se allaren, serán mayores que andando más edades, pues oy viven los que conocieron a los primeros, i yo conocí, i traté algunos años a dos fundadores de los doze, i a dozenas estamos los que fuimos contemporáneos de los sucesores, ayuda que no pudieran acaudalar los venideros, i por lo menos el título de ingratos no tendremos, pues este beneficio no le retardamos. Sentencia de Ausonio: Ingratum gratia tarda facit, i añade, que el ser remisos aze, que lo que se da de gracia, se llame ingratitud, como si el detenerse en dar, fuese delito de no agradecer, o la dádiva graciosa, fuese deuda egecutiva, i lo que vale dos, si se mezquina, vale quatro si luego se da, de donde nació el refrán: Quien da presto, da dos vezes: Gratia quae tarda est, ingrata est: gratia nam que cum fieri praperat,

36 gratia grata magis, i más disculpa será pagar con algo, que escusarse por no pagar con poco; achaque inventado por la flogedad, i disculpa nacida de la ingratitud, como dixo Cicerón: Ingratus qui non reddit, at omnium ingratissimus, qui oblitus est. i así no querer pagar con algo, es quererse olvidar de todo. I Poción Ateniense tuvo por vergongosa afrenta dejar sin paga al que no pudo pagar toda la deuda: Puderet si huic, cui debeo, lure nihil redderem. Yo pagando con lo que puedo, aunque no alcance a lo que devo, espero ver chancelada mi obligación, porque la pobreza de caudal goza ante Dios privilegios de idalguia, i aze montón la obra con los deseos. A todo me espongo fiado de los milagros que aze cada día la obediencia, y trabajaré confiado de las intercesiones de los que gozan de Dios, i an de onrar esta Corónica, porque conozco a Dios, que cumplirá con la deuda que les prometió de eternizarlos, aziendo yo los bosquejos en borrón, para que otros ijos de esta Provincia saquen el liengo con perfeción del arte, i sutileza de mejor pinzel. i para mí avrán sido las cenizas muertas de estos siervos de Dios como las del santo Eliseo, quando arrojaron al defunto losque le Ivan a enterrar por huir mejor de los ladrones de Moab estando muerto, resucitó al defunto que en su sepulcro arrojaron: Quod cum tetigisset ossa Elisaei, revixit homo, et stein. I dize el Eclesiástico, que allí profetizó el cuerpo muerto de Elíseo: Etmortuum prophetavit corpus eius. I profetizar, cantar alabanzas quiere descir como se ve en tres lugares del Paralipomenón, y así no cantara sus alabanças, ni las de Dios Eliseo, sino resucitara al defunto. Llevase en esta obra dos provechos; el uno dar vida al que no se la pedía, i el otro resucitar su nombre, quando le olvidavan, i cantar sus maravillas, quando ya no le conocían. Mis Eliseos muertos an de resucitarme, si quieren que yo acuerde sus memorias, i renueve sus famas, con que sus cuerpos defuntos avrán cantado sus proprias maravillas, i si ellos estando vivos obligavan con sus virtudes, a que todos los proprios, i estrangeros los alabasen, lo mesmo pueden azer sus quesos entre las cenizas que no sólo el alma del justo se lleva las virtudes consigo, pues los cuerpos medran del aver tenido compañía con sus almas el azer milagros, i dar vida, quedándose en las cárceles de la sepultura. ¿Porqué Eliseo (pregunta san Cirilo) no resucitó, primero, que resucitase al dichoso defunto, i le dio vida quando él no la tenia? I responde, que fue para dejar asentada la gloria de las reliquias santas, i que los cuerpos de los justos en sus sepulturas tienen poderes de las ánimas, participados del tienpo que los acompañaron, i sostituidos en pago de lo que las sirvieron, para obrar portentos, i azer oficio de segundas causas, i aún vemos cada ora, que como si

37 contendieran de mayoría, azen mayores milagros las reliquias, que en vida izieron los supuestos, aziendo más los guesos muertos, que los cuerpos vivos: Mortuum corpus Prophetae perfícit opus animae, et mortuum, iacensque, vitam praebuit defuncto, exhibensque altera vitam, ipsum mortuum permansit: Qua de causa? Ne si resurrexisset Elisaeus, factum id soli animae adscribatur, et ut demonstretur, quod absente etiam anima, inest virtus quaedam corporibus propter tot annorum inhabitatas in illis animas iustas, quorum ministerio usae sunt. Al alma se atribuyeran los milagros, si Eliseo resucitara primero para resucitar al otro defunto, i se pudieran agraviar los cuerpos de los santos, si aviendo eredado con la muerte los privilegios de la buena vida, fuera menester el ánima para que izieran maravillas sus cuerpos. Los muertos pues (aunque padres míos, ermanos proprios) me darán vida al afeto, ya engendrándome de nuevo, como nos dijo el Eclesiástico, ya resucitando mi espíritu defunto, quando pisó sus sepulturas, i tocó sus bóvedas, para que yo les cante sus gloriosas memorias, como izo Elíseo, i todos gozen algo de sus azañas. Dios nuestro Señor, i su Madre santa, i su Padre putativo Joseph, i el mío Augustino me negociarán vida, i prestarán auxilio, para que se logren los comunes deseos de esta Provincia, i las umildes esperanças de mi zelo.

38 CAPÍTULO I DEL ARGUMENTO DE ESTE LIBRO, I FUNDASE EN UN DICHO DE JOB, QUE MIRAVA A LAS VETAS, I MINAS DE PLATA DE ESTE PERU, I EN SER SAN AUGUSTIN PATRON DEL CERRO DE POTOSI Dejando por sabido, que la Orden Inperial de San Augustín, (pues tantas Religiones Reynas cinquenta i cinco están a la obediencia de su regla, i a la sujeción de sus leyes) a poblado el mundo de Religiones, i sus quatro partes de santos Religiosos, sin que sus rayos ayan olvidado las Persias, Palestinas, Moscovias, Berberias, Chinas, Japonés, Turquía,, Filipinas, Indias Orientales, i Alemanias. Dirá esta Corónica los que an santificado estos Ocidentes, dándose las manos el egenplo de las vidas, i la predicación del Evangelio, declarando lo misterioso del con achicarse a la rudeza de este barbarismo, i ganando con las costumbres millares de animas de esta Gentilidad, predicando obras para calificar palabras, siendo cebo de su pesquería la ermosura de la ley, i el anzuelo de la predicación la observancia de sus vidas. I no se a de juzgar, que fue a caso, ni sin prevenido misterio, que antes que los Religiosos Augustinos pisasen este Reyno, diese Dios por Patrón de el cerro i villa Imperial de Potosí a nuestro gran Padre Augustino. Sucedió, que el año de 1545, por Abril se descubrió aquel tesoro, que según su duración, presume de eterno, criando cada dio nuevos metales, i subiendo de ley los que diez años antes desechan los mineros por desmontes. Es único en la opulencia, primero en la majestad, último fin de la codicia, es de la echura de un pan de azúcar, mejor diremos, que es como el azúcar, pues le buscan tantas ormigas, que crecen a gigantes, i atrayendo enjambres de moscas, es el dulce más sabroso que gustan los Reyes del mundo, con que nuestros Reynos conservan su grandeza, i la Fe tiene la defensa en su punto. Juntáronse corregidor, i pobladores a pedir a Dios, Protetor santo, que piadoso atendiese a sus anparos, i solicitó negociase sus aumentos. Esperaron entre muchas cédulas (que cada una sostituía un Santo) qual prevenia Dios para Patrón del cerro, i patrocinante de las aguas (no tiene río, i a menester para su beneficio, que llene el cielo dilatadas lagunas) i por tres vezes sin que otra cédula se interpusiese, salió por mano de un niño, San Augustin mi Padre por único Patrón de la mayor riqueza, i abogado de las aguas; que si un niño lo umilló en las playas de Civita vieja, otro lo engrandece en las aguas, i vetas de Potosí, que villa Inperial como ella, solo Imperial

39 ciudad como Augustino devía tener por dueño, i Potosí le pinta sobre su cerro, si la Iglesia le pone sobre sus montes: Non potest civitas abscondi supra montem posita, i quiso esta villa adquirir tanto derecho a su Protetor Augustino, que muchos años después que en ella se fundó su Religión, pleyteava que fuesen guéspedes de su fiesta (en la Iglesia Parroquial) sus frayles, alegando en concurso de acreedores su amor, sus recibos, i su antiguedad, como si aviendo ijos legítimos tuviese ación al padre el niño que crió, porque se le echaron a sus puertas, alabanças merece la devoción popular, i disculpas de amor el intento Eclesiástico. A ser esta diligencia de cédulas, i fuertes para elegir patrocinante de universidades, ponerla en suertes fuera escusado, quando tiene Dios elegido a san Augustín por Padre de las ciencias, i Maestro de las Teologías, pero Patrón de tesoros al pobre voluntario (que más menospreció riquezas, quando pudo aumentar sus ricos patrimonios con las ganancias de sus artes liberales, i asta quebrar los cálices para soldar pobrezas de menesterosos, se estendía su limosna, i se estrechava su pobreza) o fue porque tal Santo endereçase las intenciones de los codiciosos a fines meritorios, o porque fuese de tan gran tamaño el protetor, que grangease su misericordia, para no aniquilar cerro por quien tanto se irrita su justicia, o porque la maravilla que en aumentar sus metales, i en criar nuevos tesoros, aze la naturaleza, tuviese un Augustino que los aventajase con los milagros que cada día obra por él la gracia, i el no caerse cada ora una mina, donde muchas tienen de profundidad docientos estados, apuntalando palos media legua de cerro, débil estrivo para tan inmensa carga, milagro es de Dios, que negocia Augustino: i no espanto, porque cada ora se mira, i si nuestros Reyes quieren la plata de sus minas para castigar erejes, siendo Augustino el alfanje que los mata, i el martillo que los muele, como a votes clama la Iglesia; ¿quién pondrá en duda, que para aumentar la plata que los castiga, aya otra celestial influencia que su ruego? Aunque considerando, que este piadoso patrocinio pudieran azer otros grandes santos, que en las cédulas pusieron, quiero subir a fines superiores el caer la suerte en Augustino, quando deseos i oraciones pedían protetor, i sea, que entonces prevenía Dios una como profecía, i cierta promesa del tesoro que Augustino avía de aumentar en estas tierras, criando fijos de su Religión, i fieles a quien enriqueciesen con Fe, i virtudes sus Religiosos, más rico Potosí en las venas del cuerpo de su Orden para enriquecer con predicación i virtudes estas almas, que el cerro Potosí para llenar de tesoros la redondez del mundo, puesto que un ánima tiene más precios, que

40 mundos a dozenas, i el que la convierte, aze proprio el valor ageno, i suyo el precio grangeado, i no es nuevo en Cristo criar plata fuera del orden natural, i azar que la reporta uno (aunque se aya de dar a tiranos i codiosos) en señal i profecía, de que él i sus sucesores avían de ser cabeças de su Iglesia, i causa de que a Dios se convirtiesen muchos, llenando sus ánimas de tesoros celestiales. En la boca de un pece crió nuestro Redentor la moneda de plata, i le mandó a Pedro (como dize san Mateo) que lo pescase, i se la diese a los cobradores del César, señal cierta i profecía viva, de que Pedro avía de ser (como esplicó Augustino) cabeça, i él i sus sucerores los que avían de enriquecer las ánimas con dotrina, Fe i virtudes. Daré a entender en este libro, que los Religiosos Augustinos an sido montes con vetas ricas de virtudes, que enriqueciendo pobres ignorancias de esta gentilidad, sirven de cimientos a su Padre Augustino, para que con nuevo título le llame el Evangelio ciudad puesta sobre montes, i luz que alunbró tantos ciegos, i de los efetos que de la predicación de nuestros Religiosos an resultado, se conoce que sería la Religión de Augustino en estas tie rras, la que diese tesoros para el cielo en flotas ordinarias de infieles convertidos i de ánimas penitentes. Que fue i oy es cerro de vetas ricas, que como árbol se estendió en ramas, e de provar, porque el ser nuestros Religiosos como árboles fecundos i planteles frutíferos, que al mundo viejo de Europa, Asia i Africa colmaron de frutos, i a este nuevo mundo llenaron de frutales, ya lo aclamó en su Bula el Papa Sisto Quarto el año de 1574, con estos gloriosos encomios: Cum pro fidei Catholicae dilatatione continue indefesse laborent, fructusque; aflerant in Dei Ecclesia salutares, motivo que propone para darnos, sin pedírselos (como el Papa confiesa) varios i favorables privilegios, dejando antes dicho en el párrafo 39 de esta Bula: Nos igitur attendentes, quod dictus Ordo multa refulget gloria merítarum, et gratia redolet sanctitatis. Constávale al bendito Papa la santidad de tantos Religiosos, i las conversiones que avían echo de inumerables ánimas, estendida la Fe, I dilatada la Iglesia, quiso juntar los frutos que el árbol de mi Religión dava en aquel mundo, con los que estava produziendo en este nuevo orbe, i prorunpió alumbrado del cielo en dezir que la Orden de Augustino resplandecía en el universo con exuberante gloria de méritos, i esparzía olores con gracia de santidad; bastávale esta canonización a mi Provincia, si sólo deseara sus obras; pero como las virtudes singularizadas realgan más el crédito, mueven mas al nieto, i reduzen a la imitación, aviendo de referirlas, conviene que nos bolvamos al cerro, i veamos árboles en minas, que allí e de encerrar, o de allí sacaré el tesoro de mi

41 Provincia, de que e de escrivir. Esplicaré unas palabras, que dixo en el capítulo 28 Job, i en él cifraré, el intento de mi obra, i el argumento de mi asunto. En el capítulo antecedente acaba de predicar a los viciosos del mundo (detestando sus despeños) las aciones de sus malicias; asegúrales astrosos fines con amenagas de castigos eternos, i comienga su capítulo 28, diziendo: La plata nace en los montes, teniendo principio en sus raízes: Habet argentum venarum suarum principia, i continúa ablando de otros metales, oro, hierro, i bronze, i sólo a la plata le atribuye raíz, ramos i frutos, como las que tiene el árbol, i al modo de las parras, que produziendo ojas, se estiende en ramos, i multiplicando sarmientos se puebla de razimos, que eso dize en su raíz Hebrea lo que nuestra vulgata: Habet argentum principia, i así lee su original: Exitum, aut egressionem. I la palabra éxito, o egresión, es lenguaje con que se significa el modo de crecer las plantas, i frutificar los árboles, deviendo a sus raízes los aumentos, i así lo pruevan los dotos Padres, Sancio, Puteolano, i Pineda, esplicando a Job. Nomen Illud originale egressionis, aut exitus commune est ad stirpes, et germina, quae cum nascuntur, videntur exire ex sua radice, et produci foras. I siendo asentada dotrina en lenguaje de sagrada Escritura, que todas las metáforas, comparaciones, semejanças i tropos, corresponden a la propriedad de la cosa en que se fundan, o se asimilan, aziendo lo espiritual alusión verdadera a lo material de que se saca el misterio, como si para llamar a uno alto i derecho, dize, que se parece a las palmas de Cadés, i para pintarle loçano, ermoso i gallardo, dize, que se asemeja a los cedros del monte Líbano, i a los funestos cipreses del monte Sion, es fuerça que en Cadés sean las palmas altas i derechas, i los cedros del Líbano, i cipreses de Sion gallardo, ermosos i loçanos, que a no serlo, ni tuviera propriedad la alusión, ni correspondencia la metáfora; i así comparaciones, similitudes, metáforas i tropos sólo miran (para azer cama al misterio) a la cosa, o a la condición a que se ajustan. Sepamos pues a que minas de plata, i a que vetas de ceceos mirava Job, quando abló de este género de minas, i de esta calidad de plata. No a las de Europa, Asia, ni Africa, pues de aquella plata dize Plinio: Argentum non nisi in puteis reperitur, nullaque sui spe nascitur, en que ni le atribuye ramas, ni le conoce raíz. Lo mesmo alega Leonardo Mario sobre el capítulo 25 del Exodo. No a la Provincia de Panonia, donde dize Fulgosio en el capítulo sesto de su libro primero, que avía de estos árboles, i produzían al modo del almendro flores de plata, fición niña para entre muchachos. Ni miró a Germanio, donde dize Alejandro

42 Neapolitano en el libro 4, capítulo nueve, que unos sus amigos, fidedignos, le afirmaron, que cerca del Danubio avía parras, que enterradas en la nieve, i después derretidas las nieves con los soles, brotavan renuevos, produziendo pánpanos, todo de oro puro, i tan rubio, que era el color cándido: Ab amicis fidedignissimis accept in Germania intra Danubium loca esse in quibus vites primum nive obrutas, postea liquatis nivibus, claviculos, et plerumque candidantia folia ex puro auro germinare. De esta mentira se debió de aprovechar Virgilio para trasponer estas parras, i plantarlas en su paraíso Cumano, quando dijo en su Eneida sesta: Latet arbore opaca aureus, et foliis, et lento vimine ramus. I no se contentó con mentir en verano, sino que quiso uviese de esta fruta en el invierno, en el estio, i en el otoño, produziéndose un ramo de oro, al punto que se cortava un pánpano: Primo avulso non deficit alter aureus, et simile frondescit virga metallo. Traça, a no desengañarse los primeros burlados, para desploblar el mundo, i poblar al Danubio, i a Germania. No se alla parte en el mundo donde aya este género de minas a que aze alusión Job, sino sólo en este nuevo mundo del Perú, començando desde tierra firme, asta cincuenta leguas de Potosí, más de mil leguas, donde a trechos ay riquísimos cerros, i cada día se descubren prosperísimas vetas, sólo con estos metales dan propriedad a la metáfora de Job Sancio Puteolano i el doto Padre Pineda; el uno dize, que tiene consigo un pedaço de metal de este Perú, que por la piedra atraviesan venas, i se descubren ramos: Habeo apud me lapidem e Peruana regione, quem variae metallorum venae, el quasi lineae notant. I el Padre Pineda dize, que esto de tener ramos i varas el metal de plata al modo de árboles i frutales, es particular, i no se alla en otra parte del mundo, sino es en este Perú: Atque illud peculiare; quod etiam aurum, et argentum vere in modum stirpium nasci in Regno Peruano, quasi ex terra surgere, atque egredi, et adolescere, et iuxta arbores serpere. I no sólo se an aliado en este Perú, estas vetas encorporadas en los metales, como de ataugia, o nieladas, que esto en todas lo vemos, i en las entrañas de la tierra forman las vetas estos árboles ocultos i enbutidos. Pero tal vez, i no una sola, se an sacado arbolitos de plata de las minas de este Reyno sin mezcla de metal del tamaño de una quarta, i el Marqués de Cañete, don Andrés Hurtado de Mendoça Virrey tercero, envié un arbolito al Emperador don Carlos el año de 1557, que se allá entre las vetas del cerro de Potosí de poco menos de una vara con sus raízes, varas i ojas a modo de ciprés, verdad que graves i antiguos testigos de vista me an certificado. Yo tengo uno en la celda en un monte Sion de casi una quarta, donde el arte se da por vencido

43 de la naturaleza. Pero para que la alusión de Job sólo corresponda a estas minas del Perú; i con singularidad a las de Potosí, basta lo que siempre se a visto, i lo que oy se ve, que en las entrañas de los cerros son las vetas al modo de árbol, que tienen raíz, ramas i ojas, si bien las ojas i ramas son el fruto. Asentado pues, que mirra Job con ojos proféticos estas minas del Perú, asentemos también, que no dijo estas palabras para que se quedasen en la superficie de la letra, sino para que pasasen en tránsito a superiores misterios; i es claro, pues aviendo vituperado las buenas fortunas de los malos, comiença a consolar en este capítulo a los justos desconsolados, asegurándoles ricas esperanças de consuelo superior, i no lo fuera, si les quisiera dezir, que avía plata en las minas, i que estavan a modo de árboles las vetas, que sería consolar codiciosos, i no profetizar misterios. Acaba en un capítulo de abominar los vicios, i comiença el otro con proposición causal, sin guardar el orden que usan los Profetas, porque en la vulgata Hebrea comienza: quoniam habet, i los Setenta Intérpretes est enim, nuevo comiengo en el uso profético, i más discordando tanto el postre de un capítulo, con los comienços del otro: reparo que pondera Filipo esplicando a Job, i de que infiere, que en los metales quiso retratar Job las varias costumbres de los onbres, i las excelentes virtudes de los justos. I esplicando a Job san Gregorio, i aziendo plaça del misterio de su frasis, i oculta metáfora, dize en el libro diez i ocho de sus morales, que esta plata son los Predicadores Evangélicos: Ac si aperte dicat, qui ad verae praedicationis verba se praeparat, necesse est, ut causarum origines a sacris paginis sumat. I atáronse los fines de un capítulo con el principio del otro, diziendo: Todos los vicios aniquilará Dios, porque tiene la plata raizes i ramas como el árbol, i fue dezir, dará Dios al mundo tal género de justos, que destruirá los vicios, porque serán como la plata en conservar la fineza de su ley, i esa plata, no como en pella, o plancha que no se aumenta, sino que como vetas de plata del Perú se estenderán en ramas, que en las más duras piedras crien su riqueza abraçando toda su serranía; las palabras de Filipo dizen lo más; Quis non videat, quam dissonantia sint haec subíecta superioribus? Sed videtur mihi, quod per aenigma, et parabolam sub horum nominibus metallorum mores hominum, ac virtutes describat animorum, minime ordinis consequentiam Prophetarum more custodiens: ¿I para qué es ir a puertas agenas a pedir esplicación del intento de Job, querido él se aclara tanto, que a vista larga descubre su orizonte? Oygamosle, que con pinzel retrata la condición, obras i efetos de los justos de quien profetiza; Trahitur sapientia de occultis, fue dezir; la riqueza que se sacará del

44 escondido centro de esas minas no es plata, sino sabiduría; no es interés, sino salvación; estas minas, advertid, que no se allan en las tierras donde viven los regalados, ni conoce sus quilates el vicioso: Non scit homo pretium eius, nec invenitur in terra suaviter viventium. Los centros de la tierra dizen, que no tiene esa mina, i la mar que no la encierra. No tienen comparación con ella los colores de la India, o el oro de mejor color que produze Ofir no conpite con ella: así leen los Hebraizantes i Griegos, porque su original Griego i Hebreo es Chetem Ophir. De la India que abla aquí Job, afirman, que es el Perú, Arias Montano en su Aparato, Genebrardo en su Cronología i Goroplo Becano en las cosas de España Istela Maestro del sacro Palacio sobre el capítulo segundo del Génesis lo refiere de algunos, que del segundo libro del Paralipomenón capítulo tercero prueban ablar del oro, i plata del Perú; porque en su raíz, donde dize nuestra vulgata oro finísimo, dize el Hebreo: Parvaim, que en buena gramática Hebrea es plural, i dize los Perues, i por este, i por México lo entienden sus Autores, aunque la tierra de Hevilat es en la India Oriental, i no este Ocidente; i así el Génesis, i el Paralipomenón es más cierto, que ablan del oro Indico. Este oro pues, si es del Perú, dize Job, que no se puede atrever a conparar con la mina rica de la Sabiduría: porque ni le iguala en precio, ni a quintales la plata se parea a un grano, o pepita de aquel precioso metal. Luego no abla de minas materiales Job en su intento, aunque funda en ellas su alusión. Abla de los Predicadores santos de la Gentilidad, que siendo minas ricas de sabiduría santa, serían mineros sabios, que sólo poniendo la mano en pedernales, trasegarían de sus raizes los montes, i en piedras duras arían correr arroyos claros, i que verían sus ojos todo lo precioso, sacando a la luz lo que cubrían las tinieblas, siendo bultos que bajavan al centro de los mares, i ríos: Ad silicem extendit manum suam, subvertit a radicibus montes in petris, rivos excidit, et omne pretiosum vidit oculus eius, profunda quoque fluviorum scrutatus est, et abacondita in lucem produxit. ¿Esta no es la salvación de las ánimas i aquellos pedernales i montes en que se estiende la mano la dureza de la Gentilidad? ¿No es esta tierra donde anduvo en arroyos el bautismo? i ¿en lágrimas de arrepentimiento su conversión? lo que cubría la escura tiniebla de las idolatrías sacó a la luz el sol de la predicación, i a tantos idólatras, que en los abismos, i aguas del pecado se escondían, sacaron pasando tantos mares, que los ocultava. Aquí vemos lo precioso de la Fe, i en posesión lo rico del Evangelio. Profetizó pues Job de las Religiones, que serían raízes de familias, i estenderían ramas de dicípulos, más ricas en tesoros de espíritu, que las minas de oro, i

45 plata en quilates de ley, pintando con metáfora de metales las virtudes, i valerosos espíritus de los varones santos, que imitando a su raíz, o Fundador en la perfeción, se estenderían como ramas en el mundo, i darían frutos sazonados para el cielo trasegando montes, penetrando mares, encendiendo luzes, ablandando pedernales i encañando arroyos de gracia por aquedutos de egenplo i predicación. Entendido pues este privilegio i profecía de Job como excelencia de los fundadores, raízes de ricos árboles i minas de colmados tesoros, consequente será averse de entender por las Religiones que fundaron la ley Evangélica en este Perú; que si Job miró las minas de esta tierra, i los metales i vetas de sus cerros, para consolar celosos de la onra de Dios; ¿porqué no será particular privilegio de este Perú; i a nosotros sus favores, pues abla de nuestras minas su alusión, i de nuestros tesoros su metáfora? Que darnos Dios a nosotros solos las minas de que abla, i entender por otros los favores que promete, era urtarnos lo que es proprio para onrar otros Reynos con caudal ageno, i más quando se ven en este Perú estirpación de idolatrías por las Religiones, conversión de pedernales por sus Religiosos, destierro de vicios por su vida Apostólica i cosechas de virtud por su provechoso trabajo, aviendo estendido (en distancias de dos mil leguas de tierra) los Religiosos su predicación, como vetas de plata de toda ley, i la caridad como minas de oro del mayor quilate, i estendiendo la mano, se a visto correr arroyos del bautismo sobre pedernales de Gentilidad; i aquellos montes que profetiza Job, se ve, que en el Perú los a trasegado la Fe, arrojando a los demonios al mar de la infernal esclavitud, de donde sacó a los Indios, i los montes de Dios en que se da su ley los a puesto por linderos de su señorío a la luz de la verdad. I si David llamó Reyna vestida de brocados de oro con vistosos matizes de bordados a la Iglesia, i Reyes a los santos grandes que están a la diestra de Christo, estando no en la gloria ya sentados, sino acá en la tierra parados, señal que están (como dijo Rufino) sirviendo i batallando, bien saben los que leen antiguedades, que los que primero se llamaron frayles fueron los Reyes. Véase en lo que le dijo el Rey Cosroes a Justiniano, i en lo que escrive el Rey Alarico, como refiere Gregorio Turonense, al Rey Clodoveo, i por antiguedad cierta, i en aquellos tienpos vulgarmente usada, la refiere el Padre Juan Ludovico de la Conpañia de Jesús, i así era lo mismo llamar a uno frayle, o ermano, que todo es uno, que llamarlo Rey, i tanbién se sabe, que el primero que llamó frayles, o ermanos a sus Religiosos fue san Augustín. De aquesto colijo yo, que las ánimas de nuestros Religiosos siendo Reynas por la

46 santidad, i ellos Reyes por la adopción, frayles que estrenaron este nonbre, i Reyes que andavan a la diestra de Dios sirviendo con las vidas i batallando con la predicación, parados sienpre para socorrer las ánimas, no sólo fueron vetas de oro i ramos de plata deste árbol que introduze Job, sino tanbién Reynas sus ánimas i Reyes sus personas, vestidos del oro de la caridad con vistosos bordados que matizavan sus virtudes, parecidos al retrato que pintó David. Quiérome ya bolver a mi principio, si las minas que profetiza Job son los fundadores espirituales deste Perú, i los Religiosos que procedieron de su raíz son los que se an estendido como ramas para la predicación, i destas minas es único Patrón mi Padre san Augustín; ¿porqué todo junto no entenderé yo que lo previno Dios, para que la Religión de Augustino se juzgase más interesada en este favor? i ¿con más cercana obligación ipotecada a corresponder con los frutos a su primera raíz asegurados con tal Patrón de minas celestiales echo protector de minas Potosíes, creciendo en lo precioso de la virtud para aumentarse de ley, amoldándose en la de Dios? El argumento pues desta Corónica es probar que a sido i oy es, i asta la fin será en este Perú la Religión de san Augustín mina rica de espirituales vetas, i que su raíz que fueron los fundadores, correspondieron en las vidas a su Padre san Augustín, i en el zelo al oro de su paternal caridad, probaré que se an estendido sus Religiosos en este Reyno como ramas, i que ablandando pedernales an produzido tesoros en la pobreza desta gentilidad, verase que an sido los sucesores minas de apurada virtud, i que an dado mejores flotas de riquezas para el cielo, que Potosí a dado para el mundo, siendo presagio desta, que el primer Patrón que por suertes dio el cielo a este Perú fue Augustino, i los primeros (no que vinieron) sino que enbió el Emperador, fueron sus ijos. E de probar, que asta que los frayles Augustinos pasaron a este Reyno, aunque por las tres Religiones se trató de la predicación del Evangelio, no pudieron por el estorvo de las guerras civiles tratar en la conversión destos Indios, i que las ramas que estendimos en las predicación desta Gentilidad, si las otras entraron primero en la tierra, no dieron primero que las nuestras el fruto, i no fuimos novicios en el provecho, aunque las otras pudieron ser profesas en la antiguedad, i que en ningún rebelión se enpeñó, ni tuvo maleza el oro de su lealtad, siendo ministros verdaderos de Dios, i fieles vasallos a la sujeción de su Rey, oponiéndose a traiciones, i desvaneciendo alçamientos, mereciendo que las dos Magestades Dios i Rey los llamasen siervos fieles i vasallos leales.

47 Verase en mi Provincia el mayor tesoro de la gracia encerrado en quatro casas; en la de Lima se verá puesto en el árbol de la Cruz el tesoro del Padre Eterno, fiel retrato de su ijo crucificado obrando milagros, i llevándose la devoción, i en otras tres casos, Guadalupe, Copacabana i Pucarani, el tesoro de la Trinidad la Virgen Santísima María, donde aze inumerables milagros, mostrando en cada uno los erarios de su piedad, i en otros Conventos, donde tal vez a repartido en milagros su clemencia, probaré con evidencia, que las imágenes milagrosas del Perú nos las a dado el cielo, para que el ábito Augustino se autorize con ser su Sacristán i guarda joyas, que cada una es mina, donde en vez de plata, rebosa milagros, i produziendo riquezas la gracia, alla tesoros de salud i vida la naturaleza. Verán que los Augustinos fueron los primeros que dedicaron esposas para Dios i fundaron Monjas, que también estendieron ramas fundando otros Monasterios, que son el sagrado de la castidad. Entretegeré en esta Corónica en ilos de istoria, labores de acaecimientos, poniendo a los vasos de mi Religión, sobre puestos de sucesos egenplares, unos de castigos, i otros de premios sucedidos en este Perú donde la esperança, o el temor ase minas de enmienda o de emulación que si los tiempos las van enterrando, es metal rico, que se a de beneficiar con otro, si más pobre, menos duro. I para satisfacer a las obligaciones en que me ponen tan altos oficios, no perdonaré a digresiones importantes, como tengan dependencias del asunto, i sean convenientes; que mi deseo es recopilar quanto a sucedido en el Perú, como sea cosa que pueda aprovechar, pues como dijo Aristóteles en el libro segundo capítulo diez de sus Eticas, más mueven egenplos que razones; i al lado de diamantes santos arán labor rubíes seculares, porque ambos estados allen egenplos paisanos en sucesos caseros. Provaré que a de durar en el servicio de Dios i en la predica ción la Religión de San Augustín, asta la fin del mundo i juizio final, con tan iguales aumentos en sus minas, como tuvieron en su raíz i primitiva fundación, cunpliéndose en mi Orden el cuydado con que abló job, pues diziendo que tendrían principio las minas desta plata espiritual, no trató de que tendrían fin, porque negoció Augustino este mayorazgo con perpetuidad, i vinculó Dios con promesa el dar a sus frayles agua de sabiduría, concediéndole dones de caridad, veranse los efetos en este Perú, que publican estar en el cielo sus causas. Començando por esta verdad, diga el capitulo siguiente aquel favor i este privilegio.

48 CAPÍTULO II EN QUE SE PRUEVA LA PERPETUIDAD DE LA ORDEN DE SAN AUGUSTIN EN EL MUNDO, I LA PROMESA DE COMUNICAR LOS DONES DE SABIDURIA CELESTIAL, REPARTIENDOLA AUGUSTINO, I CONPRUEVASE EN EL PERU Siendo de infalible verdad los decretos de Dios, la Escritura sagrada i las determinaciones de la Iglesia; las demás verdades que en ella se permiten de apariciones celestiales, de visiones misteriosas, o de revelaciones proféticas, en que aún no a dado resolución el sumo Pontífice, tienen la autoridad que la persona que las afirma, i cobrarn los quilates que se conocen en el Autor que las dice: de suerte que siendo beatificada la persona, será canonizada su verdad, i en materias tan graves la fición más pequeña privará al más bueno del titulo de autoridad, i le iziera afrentosa su reputación. La visión auténtica i revelación celestial, en que se fundan estos privilegios de mi Religión, que pretendo provar la vido i la refiere el bienaventurado Beato Jordán de Saxonia, i aunque bastara estar santificada con la bendición del Papa Sisto V, con todo eso, para que esta visión i otros sucesos de Religiosos nuestros que cuenta i vendrán a propósito en esta Corónica tengan igual autoridad, i se le de el crédito a su verdad, que la Iglesia dio a su virtud, me ponía en obligación de referir sus letras, sus milagros i su santidad, i no desconociera esta Corónica a un santo Alemán, recibiendo por huésped a un frayle Augustino, i mas quando previno platos que se an de comer en esta Monarquía, i refiere vidas de Religiosos que se imitaron en estas Provincias; pero es el Beato Jordán una de las mejores joyas de la Corónica general de mi Religión, allí admirarán sus obras, si en esta se calificaren sus palabras. En breve se sepa, que este Beato Jordán santo beatificado i Dotor Ferratense, fue bien digno deste nonbre Jordán, porque en sus virtudes, milagros, letras i santidad, se remoçó la Orden de san Augustin, como en Jordán de aguas celestiales; i si se dice en vulgar refrán, que se remoçan los que entran en este río, no porque el viejo en edad se retire i buelva a la juventud, sino porque quando en él bautizava san Juan Bautista se bolvian moços por la virtud, los que entravan viejos en la maldad, así millares de erejes se remoçaron en la Fe, pasando por los libros, consejos i predicación deste soberano Jordán, i en él quiso Dios lavar de la lepra de ignorancias, eregías i errores a los de Saxonia su patria i a los de Alemania, así como Eliseo al gran privado Naaman con las aguas del otro Jordán

49 salutífero, menospreciando los intereses de codicia, i los altibajos de arbición, movido sólo del zelo santo en que Eliseo le dejó egenplar, que así se lo dijo Augustino Fibiciano al Papa Sisto Quinto en su dedicatoria, quantos pecados desterrase este santo con su predicación, quantos vicios iziese huir con su vida i egenplos, i quantos errores confundiese con sus libros i argumentos, dijera a no aver tantas calificaciones de grandes varones que lo celebran. Dicen sus eroicas virtudes, i la grave autoridad de sus escritos Jacobo Pergomense en el libro catorze del suplemento de las Corónicas; Artmano Esquedel en las Corónicas grandes de las edades del mundo; el Obispo Signino en la Coró nica de la Orden, el Abad Tritemio en el libro de los escritores Eclesiásticos, i refiriendo sus escritos, cuenta siete cuerpos, sin otros diversos tratados, que dice aver escrito fuera destos, de mucha gloria para Dios i provecho común para el mundo, sólo el libro que ordenó llamado Vitas fratrum bastara para onrar su Religión, dice el Abad Tritemio, que este santo fue varón con estremo doto, gran declarador de las divinas letras i egregio intérprete de la sagrada Escritura, i en la gracia de la predicación de ingenio ecelentisimo, i sin duda sus libras alcançaron de Dios la eficacia de espíritu, que el cielo le infundía quando predivada, pues quien los leyere, o trocará de vida, o crecerá en virtud; así se lo dijo Feliciano monseñor Sacristán del Papa Sisto a Gregorio Elparense General de mi Orden en su libro. Podrás decir, o General con justa razón, teniendo por tuyo tal Jordán i tales libros, lo que Jacob quando bolvió de Mesopotamia mirando al ría Jordán: Por este río pasé sin más animo ni caudal, que un bordón, i aora buelvo rico i con familias grandes en Lia i Rachel; así puedes decir con mayor razón, General de la Orden Augustina, que teniendo tal bordón, tan celestial báculo i tan soberano animo como tu Beato Jordán, as ilustrado tu Orden i doblado de riquezas de espíritu i de onras de santidad, los colmos i ecelencias de tu Religión, más yo sin trocar la letra, ni acer báculo al que es Jordán, sino entendiendo el ir con sólo un bordón, por la gran pobreza con que Jacob le vadeó, que así lo entienden les Dotores, diré lo que tantos escritores dicen de sus libros, que ninguno pasará leyéndolos, ni nadará en sus sentencias contenplándolas, que bolviéndolas a pasar en la consideración, no diga: Pobre de virtudes, comencé a vadear los libros deste Jordán, i ya me allo rico de desengaños, próspero de virtudes i coimado de méritos con la familia de Lia, medrando en la vida activa, ayunos, limosnas i penitencias; i en la familia de Rachel deseoso de oración, amigo de contenplaciones i rico de amor divino; al fin son muchas las conversiones que izo de erejes en Católicos, de

50 infieles en Cristianos i de pecadores en penitentes, i esto fue después que bebió el licor divino, que en un vaso a él i a muchos Frayles dio san Augustín. A este vaso bolveré, por ser el que más e menester. Entre las misteriosas revelaciones que tuvo el Beato Jordán, en que gozó ternísimas uniones, i favores de Dios, pone una, que es la que mayor consuelo da a mi Religión, i está en el capítulo diez i ocho del libro primero, intitulado Vitas fratrum, donde refiere la ocasión en que el Papa Juan XXII, concedió a nuestra Religión el santo cuerpo de nuestro gran Padre i Fundador san Augustin, i allí se alla la visión tras que voy caminando, i seguiré sus pasos por no caer, aunque vaya corriendo, no pondré las translaciones que uvo del consagrado cuerpo de mi Padre san Augustín con la estensión i singularidades que las centurias ponen, i nuestro rezo refiere, porque es punto de la Corónica General, pero direlas brevemente, porque sin duda devió de inportar, para que la visión tuviese su asiento, i el misterio resplandeciese en su proprio lugar. Pasaron los Vándalos con su Rey Gensérico a las Regiones de Africa echos águilas en la velocidad i anbrientos lobos en lo cruel, ivan destruyendo ciudades, pasando a cuchillo naciones i devastando Reynos, no se vido en ellos piedad de lástima, ni alguno mostró asomos de conpasión a su naturaleza; sólo se vían agravios inumanos, i no se oían sino sólo clamores lastimosos, no respetavan estados, ni perdonavan edades, siendo igualmente crueles con los onbres que les resistían, como con las mugeres que les lloravan. Llegó este bárbaro furor a la ciudad de Hiponia donde era Obispo el egenplar de los Prelados, i el más perfeto Obispo de la Iglesia san Augustín mi Padre, condolido el santo, no de los robos de aziendas, ni de la captividad de guerra injusta, no de los daños i muertes de los cuerpos, ni de las afrentas i abatimientos de los más ilustres; desastres que sólo lloran los mundos, sino atormentado de ver el peligro de las ánimas puestas al riesgo de la condenación, i la luz de la Fe entre vientos uracanes de infidelidad, i barbarismo. Llorava el padre común amargamente la desolación de los Tenplos sagrados, las tristes muertes de los Sacerdotes i Eclesiásticos, i la última ruina de la estimación Católica. Clamava noches i días a la piedad eterna (siendo su comida dolores, i su bebida lágrimas aconpañado de sus Frayles) pidiendo misericordia, i debía de estar bien irritada, i en último restó su justicia, pues ruegos i lágrimas de Augustino, se quedaron sin conseguir, que Africa i su Hiponia no fuese debastada; por entonces convino la justicia sangrienta para los fines de la eterna providencia.

51 Otras dos cosas pedía a la divina clemencia, calificando su caridad con tiernas lágrimas i ásperas penitencias, que si no quería librar a Hiponia destos crueles desalmados, que diese valor para sufrir martirios a los Católicos rendidos, i a él lo llevase desta vida, para no ver tan lastimosos casos, i a ver en sosiego su ermosura eterna; anbas cosas le otorgó la divina piedad, i así pasaron los más por el cuchillo al cielo, i muchos por fuegos i escarpias a la gloria, siendo a millares la multitud de Frayles i Monjas Augustinas, que en esta persecución murieron, pues la gran suma que en las istorias se pone de mártires Religiosos en Africa, todos fueron Augustinos, porque no uvo de otra Religión Frayles ni Monjas en aquella parte, como consta, entre otras graves probanças, de lo que escrive el mesmo san Augustín a Petiliano cabeça de los erejes de Africa, que mofava del santo, llamándole inventor de los Frayles i Monjas de Africa, i es el capítulo quarto de su libro tercero contra Petiliano. La muerte suya tanbién negoció el santo Dolor, i así dentro de tres meses del asedio i cerco de la ciudad de Hiponia a violencias de tormentos en el alma, i de martirios dolorosos en el coraçón, murió para la gloria mártir, i vivió para la Iglesia Confesor. Que fuese mártir el santo Cardenal Pedro Damiano en un sermón de san Augustín dice, que no fue mártir una vez sola, ni con un género de martirio, sino que de diversas maneras, i varias vezes ganó padeciendo corona de mártir. Que fue mártir de más cruel martirio que los mayores mártires: el mesmo lo dice en el sermón treinta de Sanctis ablando de san Lorenço, cuyo martirio afirma que padeció tanbien, i prueva que el suyo fue más cruel, pues si san Lorenço tenía entre llamas su cuerpo, él las tenía abrasándole la Fe el alma, i si los verdugos le atormentavan, a el las ansias i deseos le afligían, i que san Lorenço no sentía en el coraçón dolores del martirio, antes gozos mientras lo martirizavan, i Augustino en el coraçón tenía los tormentos, i como en parte más noble crecía el dolor de sus martirios i pena. Que no se dice sólo mártir el que muere a manos del verdugo, sino tanbién el que muere en el tienpo de la persecución entre afliciones, como santa Leocadia, i son Ponciano, que no recibieron golpe en vida, sino afliciones, con que en tienpo de la persecución los mataron las fatigas i penas. A veinte i ocho de Febrero canta el Martirologio por Mártires a los Sacerdotes i Diáconos, que en Alejandría curaron a los de peste, i murieron curándolos. I de san Martín Obispo dice la Iglesia: O alma santísima, a quien si el cuchillo del perseguidor no apartó del cuerpo, no por eso perdió la palma del martirio. Pero claramente le llamó Mártir san Gerónimo; en señal de mayor gloria (dice) fue tan aborrecido Augustino de los erejes a quienes abominó i

52 maldijo con sus disputas i libros, que no pudiendo matarle cada ora con cuchillos, o espadas, le matavan i erían cada momento con martirios, deseos, determinaciones, ofensas i vituperios. I su vulgar lenguaje era, como dice Posidio que lo de vían degollar como a lobo, que los despedaçava; i Cornelio Lancilo dijo, que Augustine no faltó al martirio, el martirio se le ausentó a Augustino, cada día le davan penas para matarlo; i Michael de Medina dice que fue a Etiopía a predicar la Fe, i a morir Mártir; i le llamó Mártir Nicolao Crusenio con razón, ¿porqué cual Mártir de los desta esfera murió entre mayores martirios de dolor, i en manos más crueles de la conpasión, que mi Padre san Augustín? Fue enterrado en la Iglesia de san Estevan Catedral de su Obispado, que el mesuro edificó para poner las reliquias del santo Protomártir, que a ruego i devoción suya le trajo san Paulo Orosio Frayle nuestro de Jerusalén, quando le envió a consultar cosas de la Escritura con san Gerónimo, allí estuvo sepultado su cuerpo sesenta i dos años, continuando milagros, i convirtiendo erejes, porque su cuerpo se juzgara ocioso, si de la sepultura no iziera púlpito, o si sus maravillas no ganaron pecadores. Colocaron los erejes sobre el cuerpo de Augustino (como los Judíos sobre la Cruz en que padeció Cristo) uno de los ídolos de su gentilidad, vengando el demonio en esta superchería las ánimas que le quitó, i los menosprecios que le izo. En breve lo sacó Dios con magestuoso onor, pues saliendo desterrados de Africa a Serdeña por el ereje Rey Trasimundo docientos i veynte Obispos, san Fulgencio Obispo Ruspense Frayle Augustino sacó el santo cuerpo, i con número de sus Frayles, i sesenta Obispos lo pasaron a Serdeña, siendo el más lúcido esquadrón qua antes, ni después juntó Dios para curar reliquia da santo, llevando el Pontifical con que san Augustín celebrava misa, cuyo báculo i mitra está en Valencia del Cid, como refiere Juan Damaceno Crisoros en el suplemento de las Corónicas de nuestro santo Eutropio. Colocase el cuerpo en la Iglesia Catedral de la ciudad Calerense, i después le pasaron sus Frayles al Convento de san Augustín, que le edificaron a onze de Otubre el año de 499. Aquí estuvo sepultado docientos i veynte i tres años; i oy aze la tierra donde le tuvieron maravillas grandes i milagros continuos, siendo el refugio de Serdeña, que lo eligió por Patrón. Llegó a Serdeña nuevo furor de bárbaros Sarracenos Moros, que la devastaron, i si la primera vez lo sacan de Africa Obispos desterrados; esta segunda envían a rescatar el santo cuerpo Principes devotos, que fingiéndose mercaderes compró la preciosa joya Luitprando Rey de Lombardos a precio de gran suma i plata,

53 menospreciavan al santo quando le poseían, i estimávanlo quando le tratavan de vender, acrecentaron su estimación movidos de codicia, si antes los vituperavan ciegos de razón, Judas avalío en trecientos dineros el unguento, i en sólo treynta a Cristo; aquello porque lo urtava su codicia, i a Cristo porque no lo estimava su ceguedad, él fue rico en la estima, i mísero en la venta; i estos bárbaros fueron ricos en la venta, i míseros en la estimación, i el Rey que lo compró, fue rico en la devoción pidiendo, i liberal en la paga comprando, echó a logro, i cobra en eternidades las ganancias de su celestial mercancía. Desenbarcaron el santo cuerpo en Génova, donde izo grandes milagros, i uno dellos fue, que no lo pudieron mover, de lo qual admirado el Rey, izo voto, que si Dios le dejava llevar el cuerpo a su ciudad de Pavia, le iría aziendo Tenplos en cada puesto donde cada día parase, i los dotaría magnificamente; i destocado, descalço i en traje umilde lo llevaría. Dios lo concedió con estas condiciones, i el Rey las cumplió, en que se verá, que lo que usó Cristo con su Cruz, quando no la dejó mover de la puerta de Jerusalén, asta que el Emperador Heraclio se quitó joyas de oro i vestidos de precio, i descalço la llevó a su Tenplos en que declaró Cristo, que Augustino i su Cruz merecían solamente este privilegio. Los Tenplos que en cada dormida edificó Luitprando, son oy santuarios de la Religión, el de Génova se llamó san Pedro de Arena, i oy nuestra Señora de la Cella; otro está en la villa de Sabinarola, memorable entonces, i oy pobre, i el tercero en Tortona. Salió el Rey a recebir el cuerpo descalço, destocado i en ábito plebeyo, i en concurso de (numerable multitud, así de Eclesiásticos revestidos, i con reliquias en las manos, como de grandes, títulos i nobleza, colocó a san Augustín en Pavia, o Ticinio corte de su Reyno en la Basílica de san Pedro llamada cielo de oro a veynte i nueve de Febrero año de 722, según nuestro rezo, i año de 725, según nuestra Centuria, Iglesia que fue después de nuestra Orden, i entonces era de Monjes Benitos, sucedió al enterrarlo aquel portento antes ni después visto en el mundo, que rebentó sobre su entierro un claro manantial de dulces aguas formando una fuente que srenpre manava, i jamás se asoló, izo más milagros con estas aguas, que millares de santos con sus intercesiones, mostrando Dios con este manantial milagroso, que allí está encerrado el que fue perene fuente de miríficas aguas de sabiduría con que se riega el mundo, i frutifica la Iglesia. Palabras que bendijo el Papa Clemente VIII, i de que aré mi argumento después. En la diversidad de tienpos que caben en seyscientos años (pues en menos los acidentes en los estados, son en la cantidad grandes, i en

54 la calidad diversos; sus partos legítimos son las mudanças,i monstruos sus permanencias) vino en desigual estimación la sagrada Reliquia, no siendo venerada con el culto que se le devía, ni su sepulcro con el aseo a que obligava. Trató el singular varón, i eminente Dotor Fray Guillermo de Cremona General de la Orden, que el Papa restituyese el cuerpo de nuestro Padre a sus legítimos ijos nuestros Frayles; pretensión para los más deseosos llena de dificultades, i para los menos aficionados rodeada de inposibles; los que le tenían lo estimavan para no darlo; ación de miserables, que esconden el oro por no repartirlo, i contentándose con tenerlo le defienden i lo sepultan, porque no lo estiman, i piensan que lo estiman, porque no lo gastan. El pleyto fue muy reñido, i el Papa, i el Consistorio de los Cardenales no querían dárnoslo, poseíanle Canónigos, que alegavan filiación primogénita. En esta ocasión vido el Beato Jordán la visión soberana i revelación divina. Desenbaracémonos para referirla, con dezir, que el Papa Juan XXII, que menos quería conceder la súplica, i los Cardenales, que más nos contrastavan la justicia, al punto de dar la sentencia los trocó Dios de tal manera, que no pudiendo resistir a fuerça tan superior, sin faltar voto determinaron que se diese el santo cuerpo de Augustino, como primero Padre de esta Religión a sus verdaderos ijos los Ermitaños Augustinos erederos legítimos de su fundador, añadiendo gloriosas alabanças de la Orden; publica esta resolución por debida justicia, i la moción por evidente milagro se despachó la Bula año de 1327, por el Papa Juan XXII. Atravesaronse al tienpo de tomar la posesión contradiciones de poderosos i emulaciones de interesados; el Cristianísimo Rey de Boemia don Juan señor de Pavia allanó contradiciones, i puso en gloriosa posesión del cuerpo santo a sus fijos Augustinos, i cobraron como el otro señor del Evangelio, no sólo el cuerpo que se nos devía, sino que mandó el Papa se nos diese la casa, claustro i Tenplo de los que pleyteavan.

55 CAPITULO III EN QUE SE PONE LA VISION, I SE PARAFRASEA, APLICANDOLA A LA PREDICACION DE NUESTROS FRAYLES AUGUSTINOS EN EL PERU Quando se estava tratando de conseguir esta justicia, a que se oponía el favor umano, se azian en la Religión perenes oraciones i continuos sacrificios pidiendo a nuestro Padre San Augustín alcánçase de Dios le sirviesen sus ijos poseyendole, i él los onrase acompañándolos. Un día estando el Beato Jordán en su fervorosa oración, se vido en concurso de gran multitud de Religiosos Ermitaños Augustinos, que estavan representando toda la Religión en una Iglesia, no de la Orden, en la qual parecía un túmulo grave, sepulcro magestuoso de un ilustre Obispo (que así lo dava a entender un bulto de talla que sobre el sepulcro estava) el túmulo no era venerado con la decencia que se le devía, ni servido con el culto a que obligava, porque sobre el sepulcro estavan arrojados púlpitos, atriles i trastes de sacristía, cubierto de polvo lo que no cubrían telas de araña, todo sin reverencia, i nada con aseo. Al punto pues que aquella bendita multitud de Religiosos estava en la Iglesia mirando el Pontifical sepulcro, se apareció un Obispo que de él se levantava, i barriendo con autoridad linpiava las escorias, polvos i desaseos de su túmulo, mostrando indignación en el áspero, i enojo magestuoso en sus movimientos, que el alma si en vida uye las estimaciones, después de gloriosa castiga faltas de respeto. El Obispo se fue apartando del sepulcro vestido de Pontifical, telas de oro en brocados de gloria, pagas de rico a menosprecios de pobre. Fuese delante del altar mayor, i llamando con amoroso afeto los Religiosos que le contenplavan, parado con dulce voz, i en suave tono comenpó a cantar: Venid ijos, venid, oidme, enseñareos el temor de Dios: Venite filii, audite me, timorem Domini docebo vos. Sentose el magestuoso Obispo, i mandando sentar a sus Religiosos por orden (que jamás mereció favores la confusión). No daría los lugares conforme a la antiguedad de ábito, sino conforme a la perfeción. Izoles una plática dulcísima de amor, exortandoles al temor de Dios con paternales afetos, i acariciándolos con gloriosos cariños, conducialos a la santidad, i alentávalos a la perfeción. Abló en aquellos a todos los sucesores, i allí nos dijo lo que en su Regla nos manda; conoció el Beato lordán que era su Padre Augustino, conociéndole, no en el ábito i magestad que tenía, sino en la dulçura de amor, i en la dotrina santa i aguda que les enseñava. Discreto conocedor Jordán, pues no

56 aguarda a conocer a su Maestro como los dicipulos de Emaus quando parte el pan, sino quando ellos devieron conocerle en la dotrina i plática celestial; que el enamorado de sí (dijo Augustino) conoce a su Maestro, quando le da, i el enamorado de Dios, quando le enseña. Queriendo pues el amoroso Padre mostrar a sus ijos finezas de su amor, i que gozasen de un soberano bien, endiosado favor que les avía negociado, le trajeron del cielo un vaso de cristal más linpio que los cielos, i en él venía un ermosísimo licor tan claro en lo trasparente como deleytoso en lo visible. Bebió Augustino primero aziendo gentilonbre de salva de los ijos que conbidava, i luego les fue dando de beber a todos por el orden de sus asientos, entonando dulcemente en canto Angelical estas palabras: Con el agua de sabiduría dará el Señor de beber, i satisfará las ganas a sus queridos. Aqua sapientiae potabit cae Dominus. I llegando Augustine al lugar donde estava Fray Jordán, le dio de la misteriosa bevida, con que el santo quedó rebosando gozos, i su alma se bañó en deleytes, juzgando en el sabor, nun ca otra vez gustado, i en los plazeres, jamás asta entonces conocidos, lo celestial de la bebida, i la alteza del favor llena de comunes provechos i de paladeos divinos. Aviendo Augustino dado de bever a todos (dichoso banquete donde no uvo que escluir a ninguno) les echó su bendición Obispal con autoridad mages tuosa i con benevolencia paterna, fue andando a encerrarse en su sepulcro. Començaron a llorar sus dichosos Frayles, tristes de que se les ausentava el Padre, i tierno de que se les iva el amado, más doloridos de verlo ausentar, que estuvieron alegres de verlo venir; como los Apóstoles de quien dice la Glosa, que les causó más dolor quando las Marías les dijeron que Cristo se ausentó del sepulcro, que les pudo ser de gozo quando les afirmaron que avían visto resucitado a su Señor; lo segundo les dio terror penoso, si lo primero les avía dado consuelo deleytable, que nunca iguala el gusto de ver al que se desea con la pena que causa ver ir al que se quiere. Volviese a sus Frayles el gran Padre Aygustino, i con muestras de agradecido porque le lloran, i de obligado porque le aman, les dijo lo que Cristo a sus Apóstoles: No lloreys ijos míos, veysme aquí, que os tengo de asistir i acompañar asta que se acabe el mundo: Nolite flere filii, ecce enim vobiscum ero, usque ad consummationem saeculi. Volviose a la gloria Augustino, dejando su cuerpo en el sepulcro, como Cristo al cielo, quando dijo otras tales palabras con cuerpo glorioso. Volvió en sí el Beato Jordán lleno de un dulce enbeleso, suave asombro i éxtasi divino, allose enriquecido con tal visión, i en deleytosos gustos con tal bebida; dio gracias a Dios por las

57 promesas que a su Religión asegurava, mostrando con rendimientos la gratitud, i con sumisiones amorosas la confiança. Después de esta celestial visita, dice el Beato Jordán, que Fray Ermano de Alis viendo traer a la Virgen santísima este vaso de soberana sabiduría, i que brindava con la bevida a los coros de Vírgenes que la venían festejando, con enbidia santa deseava bever de aquel licor; i la Virgen bajó a dársele, conociendo el Padre Fray Ermano que era del agua de sabiduría, que la fuente de la divinidad manava. ¡O ecesos de favor, que prometa Augustino ser el que negocie esta bevida, i el que la dará a beber a sus Frayles!, ¡i egercite el oficie la Virgen, aziendo la Emperatriz lo que prometió azer el vasallo¡ Si quando no baja Augustino viene por él la Virgen, o baja ello por desenpeñar la palabra de Augustino; ¿quién no dirá que en viendo María, que los fijos de Augustino tienen necesidad de esta bevida, ará lo que Izo en las bodas de Caná solicitando a su ijo para que les diese bino? que si a los convidados de un onbre infiel, no puede la piedad de esta Reyna, verlos un rato sin bebida, i les aze llenar los frascos, i los cántaros; ¿quál fineza no ará por su siervo, por su defensor, por su Coronista Augustino, i por sus Frayles oradores del favor, i siempre con aquella necesidad? Dentro de breves días llegó la nueva de que el Pontífice Juan avía dado a la Religión el cuerpo de su Padre, con que se estrenó la promesa de Augustino, de que estaría con sus Frayles asta la fin del mundo, dando en señal su cuerpo de que sería perpetua asta el juizio final su proteción. Que el dar Cristo su cuerpo en el Altar, ipotecar fue la asistencia, i que daría a manos llenas, i a cajas abiertas su divino favor, i así se llama este Sacramento (alabado sea por sienpre) prenda, porque nos debe Cristo la palabra que a su Iglesia dio, de que su cuerpo es el fiador; i llámase tanbién señal, porque comienga a pagar con su cuerpo los soberanos i gloriosos bienes que encerró su promesa. Entregar el cuerpo en vez de fianças de cumplir la palabra, sólo a Cristo, i a san Augustfn lo a concedido el Padre Eterno; privilegio, que si el mérito mayor no le merece, la santidad de Augustino le consigue; parezcanse en los indultos, pues tan semejantes fueron en los afetos. Esta es la visión, i esta la celestial promesa, i pide advertir lo misterioso que tiene en que reparar, i antes de ponderar las tres cláusulas, es conveniente presuponer; que quitadas las promesas, que en la sagrada Escritura se aten debajo de condición, o los precetos que se dan por tienpo determinado, o las amenaças que no pasan a la otra vida, i son de castigo temporal. Todas las demás promesas, favores, o misterios dicen perpetuidad, i continua duración, estas aunque no digan que serán eternas, o sempiternas, i

58 aquellas aunque lo especifiquen, porque la fuerga de la palabra sempiterno, o eterno en la sagrada Escritura, no quiere decir para siempre, sino para muchos años, como se ve (dejando un sin número de egenplares) que aviendo pecado David, le notificó Dios la sentencia de que no levantaría el cuchillo, i castigos de su casa senpiternamente; i dentro de poco se alteró la sentencia, i se trocaron en piedad las amenaças; i otra vez le dio palabra diziendo: Perpetuaré el Reyno de tu ijo, (que me edificará mi casa) por tienpo sempiterno, i en sucesión eterna serán fieles a mi ley los de tu casa I quando revalida la promesa, i repite al mesmo Salomón esta escritura de obligación que izo a su Padre David, le dize, que durará en su Reyno muchos días, i el efeto lo dijo, pues se dividió el Reyno después de su muerte, i se acabó en la venida de Cristo. Conque se verá, que estas palabras no dicen eterna duración en el echo, si lo muestran en lo gramatical; pero las promesas desta ley de gracia durarán mientras durare la Iglesia militante, que será asta el juizio final; i con más razón las que se prometen añadiendo, que durarán asta que se acabe el mundo. También es cosa asentada, que los conbites misteriosos, que se dan, i se prometen a las almas en esta vida, no ablan con solas aquellas que entonces asistían, sino aun todas las que an de nacer, i venir asta la fin del mundo. El agua de gracia que Cristo ofrecía a la Samaritana, no se limita a sola ella, que a todos se da, si todos la piden. La bebida del soberano bino con que en los Proverbios, i otra vez en los Cantares, conbida el Espíritu santo: no se estrechó a los que entonces lo oían, antes dándoselo a ellos, se aseguró a nosotros; i aunque dijera a vosotros os lo doy, pasa a los sucesores últimos, con la certeza que se dijo a los primeros. Cristo nuestro Salvador dijo a sus Apóstoles la noche de la Cena: Ya no beberé más de este género de bino, asta que yo, i vosotros le bebamos nuevo (nuevo para los onbres) en el Reyno de mi Padre. E aquí singularizados los Apóstoles, i abló con todos los justos, porque como dice mi Padre san Augustin. Aquella bebida es la inmortalidad de los cuerpos, quando estén en la gloria unidos a sus almas; dote común a los Apóstoles, i a los predestinados. Asentado esto, i que las tres promesas que en esta aparición izo mi Padre san Augustin (con poderes, que para ello le otorgó Dios) son tres cláusulas, que la primera vez las dijo el Espíritu santo, i Cristo nuestro Señor. La una por David, la segunda por el Eclesiástico, i la tercera por san Maleo; se saca evidente consequencia que contienen perpetuidad, i dicen continuada sucesión; porque es fueraa que traygan consigo las circunstancias concomitantes de su original, que son verdad, favor, comunicabilidad, premio i duración. Restringir

59 pues las dos primeras (que la tercera no tiene en que topar) a que sólo se entendiesen por aquella vez que las dijo san Augustin en presencia del Beato Jordán, no fueran favores pues se restringían, deviéndose anpliar por ser favores; léase la Regla quinze de Regulis iuris, i allí dozenas de testos del derecho Canónico i Civil, que todos pruevan el anpliar los favores, i más guando no son en odio i daño de otros: Estos de san Augustín eran favorables a todo el mundo, i así son perpetuos asta que se acaben; i allí la multitud de Frayles que aparecieron con el Beato Jordán, a la Orden toda representaron, i a los venideros por quien sustituían. A su pueblo prometió Dios darle la tierra de promisión, i dijo que se la daría a los que actualmente padecían en Egipto; destos no entraron más de dos, i se cunplió la promesa en los sucesores de aquellos cautivos. Con solos sus Apóstoles i dicípulos, parece que abla Cristo quando les dio la potestad de azer milagros, de predicar al mundo i de ser Obispos con jurisdición espiritual en los fieles; i en aquellos abló con todos los sucesores, así Obispos, como Eclesiásticos. Luego en los que san Augustin llamó, i en los que izo reseña, entran quantos después les van sucediendo, gozando del mesmo privilegio; pues como dice el derecho en la Regla diez i seys de Regulis iuris: Decet concessum a Príncipe beneficium, esse mansurum. Que el beneficio que el Príncipe concede, conviene que para sienpre dure; i más siendo privilegio no personal, que acaba con la persona privilegiada, como lo dice, la Regla séptima antecedente, sino real, i pruevase, que fue a todos los Religiosos de san Augustín, pues diciendo que duraría asta la fin del mundo, claro está que no ablava solamente con aquellos que morirían dentro de veinte, o cinquenta años, sino con todos los venideros. I es asentado en el derecho Canónico, que estos son privilegios perpetuos como se ve 25 quaest. 2, capítulo I, et 2, de Praebendis; i en todos los testos que se alegan en la glosa sobre esta regla 16, i allí se prueba que los favores echos, es contrato, si al principio voluntario, es después de dado, necesidad que obliga a continuarlo: Tale privilegium concessum, est contractus ab initio voluntarios, sed ex post facto necessitas. Con decir, que quando las dijo el Espíritu santo, i Cristo nuestro Salvador, fue para que se continuasen, i fuesen cumpliéndose eternamente, i que se las mandó decir Dios a san Augustín, queda del todo probado, que se an de continuar en mi Orden, i an de permanecer asta el juizio final, siendo acá la causa de celestiales méritos, i en el cielo la corona de gloriosos premios. Ajustemos las tres cláusulas a los Religiosos Augustinos deste Perú, i será menester esplicar la ocasión, i lo antecedente i consequente de

60 cada una, porque así se conprobará sin traer de los cabellos la aplicación, que por sus pasos deseo ajustar. Las primeras palabras son del Salmo treinta i tres, que comiença diciendo: Bendiga mi ánima a Dios en todo tienpo, i sienpre su alabança esté en mi boca. I gasta todo el Salmo en predicar maravillas de Dios, misterios de su Fe i motivos de su amor, i en las palabras, que escogió san Augustin se incluye toda la ley de Dios, pues el temor filial, es caridad perfeta con oservancia de la ley, i menosprecio de lo tenporal. Esto promete Augustino que continuamente enseñará a sus frayles, i ya se ve cunplido en tantos santos que le canoniza la Iglesia, i en los que a millares publica por benditos, la fama. En este Perú an sido muchos los dicípulos que an salido aprovechados desta soberana leción, i los ijos que se an santificado después desta paternal promesa; verdad que conprobará esta Corónica, refiriendo las vidas i echos de sus Religiosos, i que fueron ijos de tal Padre en el zelo, dicípulos desta leción en las obras i conprehendidos en esta promesa celestial, siendo en el Perú, Padres que a tantos ijos enseñaron a temer a Dios, i a tantos infieles a guardar su ley. En la segunda cláusula asegura Augustino los socorros, dones i gracia, que de Dios les repartirá para que le prediquen con palabras, si en la cláusula antecedente se obligó a perficionar las obras, véase la fecundidad de la promesa, i el efeto que causó la bebida, que siendo del mesmo vaso que pinta el Espíritu santo pues las palabras que dijo Augustino son las mesmas uno será el efeto, por ser una mesma la causa. Las palabras del Espiritu santo son las que se siguen. Con el agua de la sabiduría saludable daré de beber al que temiere a Dios, abrirele la boca en medio de la universal Iglesia i llenarela de sabiduría i entendimiento, después de averlo engrandecido a vista de sus prógimos; pondrele estola de gloria. I arele, tesoro de alegrías, poseyéndole por mío en las eternidades, i dándole título i posesión de eredero de mis eternos bienes. Los onbres necios pecadores, no echarán mano a esta sabiduría, ni se aprovecharán de sus precetos, i los prudentes se abraçarán con ella, i saldrán a recebirla. Claro se ve, que todo abla del perfeto predicador que a de convertir Gentiles. I lo que continúa asta acabar el capítulo, es pintar los frutos de la predicación, los premios del que ganare almas, los desprecios del que vive en culpas, i acaba con que no se deleyta con tener multitud de ijos que fueron infieles, si son inútiles. Luego el agua de sabiduría que reparte Augustino en sus ijos, será para predicar la fe, enmendar el mundo, convertir la gentilidad, i para poblar el cielo, cobrando aquellas onras en el mundo i las eternos

61 erencias en la gloria. Criar Dios fuente saludable en el sepulcro de Augustino, querrá decir, que si él murió, será la caja de agua saludable que beberán sus ijos, i regarán el mundo. I ¿quién negará, que los efetos que causa el agua que promete el Espíritu santo i sus provechos divinos no se consiguen por nuestros Religiosos? No desde que a Fray Jordán i a la multitud de sus conpañeros dio san Augustín esta bebida (si bien desde entonces obró la Religión mayores portentos i convirtió más escondidos Reynos) que antes los Frayles Augustinos avían obrado maravillas en la conversión de dos onbres. Ellos sin ayuda de otros Religiosos predicaron i convirtieron toda la mayor parte de Africa desde el año de trecientos i noventa i uno, asta el de quinientos i tres; i a España citerior Aragón, Valencia i Cataluña, i a toda nuestra España i Castilla, como adelante se verá. Fueron los primeros que pasaron a Francia, donde fundaron aquella memorable universidad, i pregonaron la Fe en las Islas, que están en el Mediterráneo, Sicilia, Serdoña, Génova i Córcega; i en las del Océano, Escocia, Inglaterra, Hibernia i Flandes: son testigos desto las memorias que oy se conservan i las antiguedades que alegan los libros. Desde que el Beato Jordán i los que concurrieron a la visión bebieron de aquel vaso celestial, araron Alemanias, arrancaron eregías i convirtieron Inperios (como dejé dicho del Beato Jordán, que tan valerosos ánimos, i tan redundantes provechos le engendró la bebida). Ordenó Dios, que de ciento i veinte años a esta parte conociese el mundo, que sienpre estava repartiendo Augustino deste vaso (que Dios le reinche) sabiduría a sus ijos, dotrina a sus Frayles i predicación (para mejorar las ánimas del siglo) a sus Religiosos. Pregúntenselo a Moscovia, que allí clamará la sangre reciente de nuestros Mártires: Able la China i responda el Japón, las inumerables conversiones de infieles, i adore tan ilustres Mártires Augustinos, como afirman las Istorias del Japón; dirá la gran Persia, que an sido i son de sus primeros Padres nuestros Religiosos, i nuestros Conventos, los que ganaron la palmatoria, como se ve en el libro de los sucesos de Persia de nuestro Obispo Govéa. El Inperio de la India confiesa que nos debe Provincias muchas de inumerable multitud, como se vee en el Governador Cristiano del eminente Maestro Fray Juan Márquez, i tuvo a nuestros Arçobispos i Prelados, a quien deve la Fe i la conversión de sus costunbres por fruto de mi Religión. Clamen a vozes las Filipinas (sin miedo de otro opositor) que fueron sus primeros Apóstoles los Frayles Augustinos, i los Angeles veloces, que les paladearon la Fe, como afirma el Dotor Antonio de Morga Oidor de Manila, i oy Presidente de Quito en su libro de las Filipinas. Pero si aquel vaso fuera agotable, i no tuviera

62 manantial el mesmo Dios, le uvieran agotado nuestros Religiosos en las conversiones del lnperio de Mégico, i desta dilatadisima Monarquía del Perú, donde en distancias de tres mil leguas an convertido millares de millares de idólatras esclavos del demonio, ciegos en su infidelidad i obstinados en sus costunbres. Pero an sido tales sus Predicadores, quales los pinta el Eclesiástico en el capítulo referido para merecer la bebida de aquel vaso del cielo, i del agua de sabiduría. Desta da a beber cada día, de que se miran los provechos cada ora, conservando en la Fe a los convertidos, i no siendo inútiles en la virtud gran suma de bautizados. La tercera cláusula no a menester exposición, ni apoyo, pues ella se lo dice todo sin mendigar comentas: No lloreys fijos, veysme aquí que os e de aconpañar asta que se acabe el mundo. Véase como sin duda abló en todas tres cláusulas, con quantos fueron i serán de su ábito Augustino, porque si ablara con solos aquellos que allí aparecieron, si eran deste mundo, asta el fin de sus días les prometiera aconpañar, i si eran de la gloria, desacuerdo fuera, decir que asta la fin del mundo, pues de fuerça avían de estar juntos por toda la eternidad. Asistir sienpre a sus Religiosos promete el Patriarca santo. ¡O favor a que no alcançan méritos! aver de durar la Religión Augustina asta que el mundo acabe i llame Cristo al juizio final, i esto asegurados que a de ser sirviendo a Dios i defendiendo su Fe, pues a de asistir entre sus fijos la santidad ya bienaventurada de tal Padre, que a no ser los más ministros evangélicos i virtuosos, ni Augustino los aconpañara, ni con título de ijos suyos los asistiera, que lo uno anda junto con lo otro; favores de padre si ay obediencia en el ijo, i asistencia amorosa si ay sujeción umilde, que este lenguaje corre en las promesas de Dios, i en los que abitan su cielo, de que ay varios lugares que lo pruevan en la escritura; i así negociado tenía ya de Dios Augustino, que sienpre tendría ijos santos que le sirviesen, quando promete acompañarlos mientras el mundo durase; i esta promesa de Augustino es afirmativa, sin tener nada de condicional, porque quando la dijo Cristo nuestro Salvador, ni la sujetó a condiciones, ni la limitó a personas, i así dijo: Veysme aquí que os e de acompañar asta la fin del mundo, i se cumplirá esta promesa, aunque en la Iglesia sobren pecadores, que bien sabia Cristo que la llenarían santos, i no porque unos le ofendan, deja (ni aún un instante) de asistir, favorecer i alunbar a su amada Iglesia en que le sirven. I porque esta cláusula tercera tiene otro resguardo valiente en la profecía del Abad Joachín, que escrivió por mandado de tres sumos Pontífices, Lucio, Urbano i Clemente, i este aprobó sus escritos,

63 como se ve en su libro, floreció por las años de mil i ciento i ochenta i siete en el Pontificado de Urbano III, como dice nuestra centuria, i entonces estávamos retirados en los iermos, i ochenta i seys años después desta profecía fue el gran Concilio Lateranense año de mil i docientos i setenta i tres, donde se abla de nuestra Orden, entre otras maravillas que dijo de esta Religión de san Augustín en su Apocalipsis capítulo veinte del introdutorio, dice en el capítulo catorce distinción sétima, esplicando unas palabras del Apocalipsi, con que se confirma quanto dejo dicho. Levantárase i parecerá a los ojos del mundo como de inproviso, una orden que parecerá nueva, i no lo es (porque abitavan en los montes, i estavan escondidos en grutas i cavernas en retirados desiertos vacando a sólo Dios, sin comunicar los onbres) andará vestida con ábitos negros, i ceñidos los ábitos con una cinta; estos crecerán i estenderanse por todas las tierras del mundo, i se divulgará su fama; predicarán la Fe, la qual defenderán asta que se acabe el mundo i llegue el juizio final, siendo semejantes en la virtud i en la eficacia del zelo, al espíritu de Elías: Esta Orden será de Ermitaños imitadores de los Angeles; i la vida destos santos será como un fuego resplandeciente i abrasador, i encendiéndose en el amor divino i en zelo de Dios (para provechos del prógimo i mayor onra de Cristo) consumirán malezas i bolverán en ceniza las espinas i abrojos de la vida perniciosa de los perversos pecadores. Esto i otras ecelencias dijo en su profecía el gran Abad Joachín, i las alega el bienaventurado Argobispo san Antonino de Florencia frayle Dominico en su tercera parte, con que prueva la antiquísima vejez de mi Religión, i se ve que que fue profetizado, que avian de pasar a este Perú, donde tantas espinas Ilenavan de vicios a esta gentilidad. I si dijo el Profeta Joel que saldría una fuente que regaría zarçales de espinas, destruyendo los pueblos idólatras; el salir fuente en la sepultura de Augustino, fue dezir: en el mundo dejo mi Religión, que regando espinos, destruya idolatrías. Con estos dos Patrones uno proprio, i otro estrangero, i anbos santos, queda sin duda la provança, i cierta la verdad de nuestra información. I para que la tercera cláusula desta perpetuidad en el mayorazgo de San Augustfn muestre el favor que Dios nos aze, i lo que della le cabe a este Perú, sólo se advierta el quando la dijo Cristo, i lo que les prometió en ella a sus Apóstoles, i en ellos a todos los que sostituyesen sus oficios. Lo primero después de aver comido, como advirtió san Marcos, i al tienpo que se avía de bolver a la gloria, los mesmos pasos, i la mesma forma anduvo i siguió san Augustín. I las palabras de Cristo i del santo Dotor sin duda es cláusula, que se debe decir después de muertos; i vese que si, pues pudiéndola

64 prometer Cristo mientras vivía, la guardó para después que resucitase, i una vez que se la prestó a su siervo Augustino (para que ablase como si fuera Cristo, sin que a otro santo lo aya concedido) fue muchos años después que murió, i el misterio es fácil de rastrear, porque si la dijera Cristo quando vivía, pensarán sus Apóstoles que nunca avía de morir, si asta la fin del mundo los avía de aconpañar, i viéndole muerto dudarán en su verdad, como después de tantos portentos dudaron en su Fe. Sea pues cláusula de testamento, que tiene su egecución después de la muerte del testador, i será firme con gloriosas circunstancias, pues se promete estando gloriosos, i se cunple gozando eternidades, para que los Apóstoles oyéndosela a Cristo después de muerto, crean que durará en ellos i en los sucesores de la Iglesia asta el final juizio; i oyéndosela sus frayles a san Augustín, estén seguros que los aconpañará con el amor de Padre, i con la proteción de fundador asta el mesmo día, pudiéndolo azer un bienaventurado por lo que tiene de eterno. La ocasión en que Cristo la dijo, fue al tienpo de subir al cielo, i quando enbiava a sus Apóstoles i dicipulos a predicar por todo el mundo su Fe, su ley i nuestra salvación, i así Augustino lo dijo a sus Religiosos quando los exortó a predicar la Fe, i a estenderse por la tierra universal; ¿qué mucho si Augustino i sus frayles fueron los primeros (que no siendo Obispos) predicaron en la Iglesia de Dios, como lo afirma el mesmo san Augustín, i se verá después? Las palabras que Cristo dijo i refiere san Mateo son estas: Caminad todas las tierras del mundo, enseñad mi Fe a todas las naciones, i que guarden la ley que os e enseñado, bautizándolas en el nonbre del Padre i del ijo i del Espíritu santo, que con vosotros estoy i estaré asta la fin del mundo. Luego para que anden en el mundo i conviertan infieles en Católicos i pecadores en penitentes asegura tanbién san Augustin, que sienpre aconpañará a sus fijos, i les negociará dones de sabiduría, alentándolos con su lado, i dando a sus frayles gracia para esplicar con genuina, aguda, provechosa i superior inteleción la sagrada Escritura, en que canpea esta Religión, confessando esta verdad todas las universidades, i dándolo a ver tan frutuosos i ecelentes Predicadores, con que cátedras i púlpitos lo testifican. Si los principales conprendidos en recebir este favor, son los que navegando mares i continuando tierras trabajan por convertir infieles i bautizar convertidos, claro se muestra, que a los Religiosos que a este Perú i medio mundo pasaron, i a los que sucedieron a los primeros, les cogió de lleno la promesa de san Augustin, i a vasos de aquel licor les dio la sabiduría que enseñaron, i a liciones interiores de caridad i temor de Dios les repartió las buenas costumbres que

65 introdugeron, siendo estos de los principales conbidados, matalotage, que como al Beato Jordán les dio para ir a convertir Inperios. Bien mostraron con las obras los que al Perú pasaron, lo que esta celestial bebida les infundió, i los que acá tomaron el ábito i nacieron, probaron con las obras lo que Augustino aseguró en sus promesas, i pues emos de durar predicando la Fe asta la fin del mundo, no es justo nos contentemos con la onra que nos dan tal Padre, tales fundadores i tales Maestros, que la onra verdadera no está en quien la da, sino en quien la merece, i antes será ignominia no continuarla, contentos con sólo recebirla, que los Padres i los Reyes pueden azer onbres onrados, pero no onbres onrosos, i vale más la pequeña onra que uno gana, que millares que de sus padres ereda. Para todos tiene Augustino bebida en el vaso, a todos conbida, i a todos aconpaña en la conquista del cielo, que el manantial junto a su cuerpo difunto, fue decir, que si él regó la Iglesia estando vivo, aún desde el cielo da aguas a sus fijos, i las dejó en sus libros, con que se riega la Iglesia; en que se anegan los errores, i se baña de gozos la gloria de Dios. Ya es tienpo que ablemos de las cosas i casos deste nuevo mundo, i con más singularidad deste Perú, que aunque del an escrito Autores graves, muchas cosas dejaron algunos de alcançar, otros añadieron algunas, que llegaron a saber, i los más no escrivieron muchas, que después se an llegado a descubrir, que el tienpo es el más sabio de la naturaleza, como dijo Thales Milesio, a quien refiere Laercio, i Tertuliano dijo, que el que descubre lo escondido i revela lo más secreto, es la sucesión del tienpo; mucho se sabe oy (dijo Séneca) que se ignoró ayer, i vemos en la naturaleza, i aún conocemos de los sucesos que se saben cosas de presente, que ignoraron los antiguos. Muchas cosas útiles va descubriendo el tienpo, dijo Sinesio Obispo Cirenense, unas descubre i otras enmienda i las corrige, i con lo que dijo Baldo, se aze callar a los que piensan que ya se dijo todo, siendo así, que mucho se descubre, i mucho más se a de ir descubriendo, porque no obsta lo que de nuevo se descubre, a lo antiguo que se supo.

66 CAPÍTULO IV DONDE SE DICE, EN QUE PARTE DEL MUNDO I EN QUE REYNO ESTA LA PROVINCIA DE QUE TRATA ESTA CORONICA,I EN QUE AN ACAECIDO LOS SUCESOS EGENPLARES QUE REFIERE, I EL VERDADERO NONBRE DESTA MONARQUIA: REFIERENSE ANTIGUEDADES GUSTOSAS No sólo escritores umanistas, como Cornelio Agripa, Rodolfo Agrícola, Mirabelio, Amancio, Josefo Langio i otros, pero los sagrados desde Moisés, asta los últimos Profetas i Evangelistas usaron, i nos enseñan, que de la istoria, o suceso que se trata, se diga la tierra, o parte donde sucede; las personas, el tiempo, la ocasión, i luego los acaecimientos, provechos, caídas, o misterios de que abla; obligaciones a que estrecha san Gregorio Papa en la esposición sobre Ezequiel, ponderando que se debe imitar lo que los Profetas usaron en su forma i modo de referir. Imitaré a los escritores sagrados en poner capítulos destas materias, sacando (como quinta esencia) lo más cierto de todos los escritores, siguiendo a los que las vieron, o an estado en este Perú, donde se informaron; añadiré en los antiguos, lo que después con la esperiencia i curiosidad an investigado los modernos, será más breve de lo que la materia pide, i más larga de lo que mi asunto profesa, a lo primero me enfrena el escrivir Corónica, aunque tiene mucho de istoria, i a lo segundo me espolea el ser nacido en esta tierra, deseando pagar lo que le debo, con lo que della escrivo. A esta tierra llaman los antiguos Cosmógrafos, i muchos Geógrafos quarta parte del mundo, India Ocidental, América i Perú; i porque se estendieron estos nonbres, se continúan; siendo cada uno contrario a la razón i opuesto a la verdad: llamáronla quarta parte, sólo porque se descubrió después de conocidas las tres, que a buena razón se avía de llamar siendo Ocidente, como lo dice el Papa Alejandro VI , en la Bula en que concedió estos Reynos a los Reyes don Femando i doña Isabel año de mil i quatrocientos i noventa i tres, la primera parte del mundo, que este lugar le da el Génesis en el capítulo veinte i ocho, o la segunda en orden, puesto que el mismo Dios enseñó a contar las quatro partes del mundo en el capitulc doze, i siendo común sentencia i verdad Matemática, que 1o más deste nuevo mundo es Ocidental, llámese la segunda parte. Así la llamó Gerardo Mercador, a quien alega Abrahan Ortelio Geógrafo eminentísimo de los Reyes de Castilla, poniendo por primera a Asia en el Oriente i a

67 esta tierra en el Ocidente. O llámese la primera del mundo, si se an de contar las quatro partes, como Dios se la enseñó a contar a Moysés i al Patriarca Abrahan en este i en otros lugares. I si digeren que debe llamarse quarta parte, por estar situada al medio día, llamada así, porque en esta tierra aze el Sol su medio día, i en ella corre la tierra más de mil leguas, continuándose por la parte Austral asta el Ocidente, como lo da a entender el mesmo Pontífice en aquella Bula. Llámese India meridional, o supuesto que se llama Ocidental, tenga el primero, o el segundo lugar entre las quatro partes del mundo, que no a de ser Ocidental en el nonbre i Meridional en la parte, sino que tenga el lugar que pide su nonbre. I sépase, que el llamarse Ocidental, fue por averse convenido en Tordesillas los Reyes de Castilla i Portugal el año de mil i quatrocientos i noventa i tres, para escusar contiendas en sus conquistas, que desde las Islas de los Azores, donde consideraron el meridiano fijó asta la India Oriental; ciento i ochenta grados de longitud fuese de la conquista de Portugal, i otros tantos grados al Ocidente fuesen de los Reyes de Castilla; confirmó el concierto el Papa Alejandro VI, i como cayó esta tierra destaparte, se llamó Ocidental, i pues tiene el nonbre i posee el asiento, sin justicia la dejan a la quarta. Tanpoco se debe llamar India, i a estos naturales que la abitan, no se con que título, o porque razón los començaron a llamar Indios (cosa de que los ladinos se afrentan mucho i se onran llamándose naturales). Indios se llamaron los de la India Oriental por el río Indo que les viene de Asia i pasa por Diul, ciudad sitia da en la primera entrada del río Indo, que de más de darle nonbre, aze con su corriente uno de los quatro lados de la tierra a que propriamente llaman India. Acá no conocemos al río Indo, que ni nos llega con tres mil leguas, ni nos divide con parte del mundo. Tanpoco lleva camino lo que otros an discursado, que por caer a la parte de medio día aziendo de un ablativo nonbre de nación sunt in die, que abitan en el medio día, o meridie se ayen de llamar Indios, que quien desquartiza vocablos, los juzga delinquentes. No tuvo más origen el llamarse Indias esta tierra, i sus naturales nonbrarse Indios, sino que aviendo don Cristóval Colón descubierto las tierras desta parte del Océano, llamadas de Barlovento, vido el gran nonbre que los Portugueses avían ganado con la conquista, o descubrimiento de las Indias del Oriente, sino adquiridas para su Rey como después, ya tratándolas de conquistar por las grandes noticias de antes, llegando sus armas el año de mil i quinientos i onze a la ciudad de Malaca, llamada por los antiguos Aureachersoneso, como dice en su libro de Filipinas el Presidente Antonio de Morga, i aviendo corrido los Portugueses i sus

68 navíos mas de ciento i cinquenta leguas adelante de Caboverde por la costa de Africa azia la India, el tienpo del Infante don Enrique, llevávase las voluntades i deseos de toda Europa la opinión de sus riquezas; todo era ablar de aquellas Indias, consolando la codicia con la esperanga. Quando volvió Colón de su viage a España, por ganar la gracia Real i la afición de todos (causa en que conoció estarían los efetos de sus desinios i la disposición de su conquista) dezía a los Reyes Católicos, a los consejos i a los pueblos, que avía descubierto otras Indias Ocidentales más ricas, más cercanas i con ventaja más pobladas que las del Oriente, traça para que la palabra Indias, se llevase consigo probança de ricas i crédito de opulentas, engolosinó con el nonbre la noticia de su allazgo, por agregar los ganosos de interés, (que aun de nonbres solos, aze anzuelos la codicia, i de parecerse los nombres que oyen a los nonbres de las cosas que desean, azen añagasas para el apetito i traen alcones a las piguelas del trabapo). Fuese ablando en este language a los principios, i continuase con los años, aziendo proverbio vulgar, voy a las Indias, i vuelvo de las Indias, i con esto se quedó introduzido el nonbre. Esto afirman (i es sin duda) fray Juan de Torquemada en su Monarquía Indiana, Antonio de Errera en su istoria general de las Indias, fray Juan de la Puente en la conveniencia, de anbas Monarquías, i el Doto i gran investigador destas Indias eminente Jurista Dotor Juan de Solorçano, oy Oidor del Consejo de Indias, i antes Oidor en Lima en el libro de iure Indiarum; véase que fundamento tan liviano para tan asentado título. El llamarse esta tierra América es digno de borrarse de las memorias de los onbres, i de que se teste i arranque de los escritores, pues apoyan un urto i conservan una injusticia; gran suma dellos incurren en lo mesmo que reprehenden, pues declarando ser título intruso i nonbre urtado, i mandado borrar por los Reyes Católicos; la nombran América por sólo irse con el lenguaje vulgar, pues ni Américo Vespucio vido las Islas de Barlovento, ni las conoció por arte, ni las dio a entender por ciencia, asta después que la descubrieron los que lo trabajaron, i fue el caso: Aviendo allado algunas tierras desta parte del Océano don Cristóval Colón, cuyo sobrenombre era Colonbo, no Colón (como prueva Gerónímo de Franqui Genovés, en su libro intitulado Unión de la Corona de Portugal a la de Castilla, i el Papa Alejandro VI, en la Bula que dio para la envestidura a nuestros Reyes) fue natural de uno de los pueblos Ligures, que se llaman la costa de Génova, unos dicen que fue de Cugureo, o Nervi, aldea de Génova; pero la verdad es, como afirma fray Gerónimo Román en su República destas Indias, que fue de Arbiçelo, lugar áspero i umilde,

69 salió a esta empresa alumbrado del cielo; o sea aver salido a buscar tierras, por lo que dijo Platón en su Timeo, o Séneca en sus versos fatídicos, o la Sibila que dice Navarcho averse allado año de mil i quinientos i cinco; de los quales dicen Pedro de Zieça, Zárate, Acosta i Botero, que se movió Colombo a pasar el Océano; o sea por tablas, cuerpos arrojados i otras alajas que arrojavan las corrientes del mar a los costas de Europa, arguyendo de las maderas nunca vistas a ver tierras no descubiertas, como piensan otros Autores; o áyalo colegido de las palabras del Paralipomenón, que dejó dichas en el capítulo primero, donde quieren que se aya ablado del Perú, i con menos trabajo lo pudiera colegir de la epístola de san Clemente, que fue el quarto Pontífice de la Iglesia después de san Pedro, i de la esposición de san Gerónimo sobre san Pablo, que presto veremos; o finalmente sea, (i es lo más cierto) que lo supo (según dicen) Colombo de un gran Marinero llamado Ruifalero Portugués uyendo de la India Oriental, o derrotado de tormenta vido unas Islas, i les izo derrotero, i llegando a Sevilla murió en casa de Colón i le dio la noticia. Esta muerte no viene bien aquí, porque Ruifalero pasava a este mar del Sur con Ernando Magallanes, como aora diré, i murió entonces loco. Otros dicen que le dio la noticia un onbre del Condado llamado Alonso Sanches de Guelva natural de Guelva Piloto de las Canarias; así lo dice Garcilaso. El Presbítero Gomara dice, que muchos afirman, que el marinero que dio la noticia era Andaluz, que tratava en Canaria, i en las Islas de la madera, donde Colón estava casado; i otros prueban que fue Vizcaíno que contratava en Inglaterra i Francia. Al fin Colón alló por su consistencia, por su arte i con insuperables trabajos, las Islas desta parte del Océano i mar del Norte el año de mil quetrocientos noventa i dos; sucedió que prometiendo Colón grandes albricias al marinero, o soldado, que primero viese tierra, se subía al tope un marinero llamado fulano del Condado, i era natural de Lepe, que todo el día se estava en la gabia por ganar las albricias; al fin la vido i a vozes lo publicó. Volvió Colón a España, llevó razón de su descubrimiento a los Reyes, que estavan en Barcelona, donde le izieron grandes onras, dándole silla, i a otros quatro de los más nobles. Allí estava el de Lepe aguardando onras i albricias, no se izo caso del, i corrido se pasó a Berberia, como dice Gomara i renegó de la Fe. Avía llevado Colón seys Indios, conmoviose España a verlos, bautizáronse, i fueron sus padrinos el Rey, la Reyna i el Príncipe don Juan. E aquí los Gentiles ya Cristianos, i el Español Católico buelto en Moro renegado; triste pronóstico el aver renegado el primero de estas tierras vido. Para asegurarse de la cierta verdad los Reyes

70 enviaron en conpañía de Colón al segundo viaje al capitán Alonso de Ojeda, para que les certificase la verdad tan jurada por Colón, i tan atestiguada por los que le aconpañaron, que el ver tan ornado de los Reyes a Colón quando volvió por las albricias del descubrimiento, crió envidias i engendró contradiciones, continuas sombras que siguen a las apenas prosperidades, Sol que pasa por cristal, i engendra fuego en el paño mejor. Salió Ojeda en esta demanda el año de mil i quatrocientos i noventa i nueve, i tardó solos cinco meses, volvió afirmando la verdad de Colón, i segunda vez izo Ojeda este viaje, con orden que singularizase más las derrotas, las Islas i los runbos viniendo Colón en su conpañía; i gastaron trezo meses. Esto juró ante los Reyes Ojeda, como averiguó el Provincial fray Pedro Simón, i lo trata en su istoria de tierra firme, que en este segundo viage trujo Colón por Piloto a Juan de la Cosa Viscaíno, i por Mercader contratante (aunque gran marino) a un Florentín llamado Américo Vespucio, diestro en su arte, i cabiloso en la intención, pues siguiendo los rumbos, i obrando conforme los derroteros, que le advirtió don Cristóval Colón, llegó a la tierra firme i volvió a Cádiz, pintó un mapa, i Corografía de aquellas tierras, señalando los grados, i advirtiendo los climas, sin que añadiese cosa considerable, ni novedad ija de su industria a los derroteros, i Topografía de Colón, sino sólo pintarlos en pergaminos, darles en tablas i distribuirlos (llamándolos América) por España i otros Reynos. Fuese estendiendo la fama de la tierra allada con nonbre de América, querellose Colón deste urto, i puso pleyto ante los Reyes Católicos, i con asistencia del fiscal, sustanciada la causa, se dio sentencia de vista i revista en favor de Colón, inponiendo penas a Vespucio si usurpase el título, i testáronle el nonbre postizo de América. Así lo testifican Antonio de Errera Coronista de nuestro Rey, que dice lo sacó de los Archivos Reales, Mosquera de Barnuevo en su Numantina, Malvenda de Antecristo, Carolo Estéfano en su dicionario en la palabra América, el Oidor Juan de Solorçano, i el Obispo Oré en su sinbolo Indiano. Todos esto Autores i otros muchos, juzgan por injusticia no llamar esta tierra Colonia, o Colorabania, supuesto que desde el principio del mundo tomaron las tierras los nonbres de los primeros que las descubrieron, o las abitaron. La Provincia de Evilat, que nonbra el Génesis, lo que cae en Getulia de Africa como dice Josepho, se llamó así por Evilat ijo de Chuz, i la otra Evilat que cae en Arabia, por otro Evilat ermano de Ofir, como se dice en el Génesis capítulo diez, i otros muchos a este tono, Ofir, Asia i Europa. Colunbania se avía de llamar nonbre de su legítimo descubridor i restitución echa a su dueño proprietario. El

71 Papa Alejandro VI, en la Bula que dio el año de mil i quatrocientos i noventa i tres, a los Reyes Católicos don Fernando i doña Isabel de la envestidura desta Monarquía dice i declara, que don Cristóval Colón es el único dueño desta azaña, i le da onras entre Pontificales alabanças, ponderando los trabajos de su viaje, i el ser el primero que navegó el Océano, las palabras están al margen, i esta questión bien probada con cédula de Reyes i Bula de Pontífice. Los que dicen que descubrió Américo Vespucio las tierras del Brasil no saben el suceso: a Pedro Alvarez Cabral enbió el Rey don Manuel a que sin entrar en las ensenadas de Angola i Monicongo, largo i penoso viaje, llegase al cabo de buena Esperanya para montar a la India, i un mal tenparal le arrojó al Brasil, costa fronteriza Sudueste Nordeste de Melegete en Africa; este Cabral la descubrió, llamándola tierra de santa Cruz; que el demonio traçó, porque se da un palo de colores, que le llamen palo del Brasil, con que se borró el nonbre del palo de la Cruz. Así lo dicen Juan de Barros en su Asia, i Pedro Magallanes en su istoria del Brasil. Después pasó un poco adelante Américo, i vido una parte del Paraguay, como dicen el Obispo Oré, í fray Pedro Simón; esta le degemos, pues lo que no era suyo le quitamos. Quatro vezes vino Colón a las Indias, murió en Valladolid por Mayo de mil i quinientos i seys, i de allí lo llevaron a enterrar a las cuevas de Sevilla, casa de Cartujos. Así lo afirma el Presbytero Francisco López de Gomara en su istoria de las Indias. Ilustres memorias le deben los onbres, pues pasó a otro nuevo mundo sin morir, i se le alça Américo Vespucio con su onra sin saberlo merecer. Pero si se a de ablar desta tierra llamada Perú i deste mar del Sur, ni Colón. ni Américo, ni Ogeda la conocieron. Porque descubiertas las Islas de Barlovento, Cuba, Tamaica i santo Domingo, pasaron a la Provincia del Darien, donde fundó lo que se llama Castilla del Oro, por el mucho que allaron en él, i un Alcalde desta villa llamado Blasco Núñez de Balboa, a quien un Cazique nonbrado Panquinaco ijo de un Comagre rico Bárbaro, viendo (como dice la Pontifical,) que reñía con otros Españoles por partir un poco de oro que les avía dado el mesmo Cazique, i su padre les abominó cosa tan fea, como reñir amigos por cosas de interés (no sabía que la codicia da libelos de repudio a la sangre, i desdenes a la amistad, debiera ser esclavo del interés, pero cubre cabeça ante las Magestades) admirado el Cazique de ver peleas entre amigos, les dijo, que colegía eran más bárbaros, que sus naturales, pues siendo amigos i en tierras agenas. estimasen más el interés que la amistad, pero que si eran tan codiciosos, no se matasen, que él les enseñaría tierras donde pudiesen satisfazer a sus codicias i colmar sus ganas. Rogole

72 Balboa, acariciáronle sus soldados, pidenle descubra lo que promete i les diga las ricas tierras que ofrece; bautizose el Cazique, llamose don Carlos, i con verdad i amor les dio noticia, que atravesadas pocas leguas verían su promesa, porque aquel isthmo, o tierra estrecha estava entre dos mares, i que el mar que avía a esta parte era tan grande como el del Norte i mar Océano. Luego trataron de ver nueva para ellos tan estraña, i no tanto por la nueva, como por la codicia caminaron, guiándolos Panquinaco i don Carlos, salieron Indios montaraçes a matarlos, diose batalla, vencieron nuestros fuegos a sus flechas, i en esta i otras guazabaras pelearon, poniendo en huida las tropas de Indios que les resistieron. Entró la conpañía en un pueblo ya confederado, donde vieron onbres en ábito de mugeres; supo Balboa que eran Sodomitas, i al Reyeguelo i a otros quarenta los izo comer vivos a sus perros, fineza de casto, i ación de Español Católico. Así lo dice Gerónimo Benzono en su América. Llegó Balboa con sumo trabajo, penosas descomodidades i continuadas peleas, a un cerro alto de Panamá, donde vio el ancho mar i descubrió primero que otro Español las aguas asta el Orizonte, i esto fue a veinticinco de Setiembre de mil i quinientos i treze. Tardó en bajar del monte a la playa quatro días, í tomó posesión del mar en nonbre del Enperador, día de san Miguel dentro del golfo, i por esto se llama el golfo de san Miguel. Su gozo según fue grande, no cabía en la anchura del mar. ¡O contentos umanos que poco que durays, i que dejos tan encontrados teneys! presto se verán. Fue acariciando a los Indios Balboa, volviéndose a su villa, los Caziques, unos le dieron batalla i otros oro, i en quatro meses que duró el viaje, juntó más de cien mil pesos en oro i plata, i al entrar en su villa de la Antigua, le salieron a recebir en procesión: estos Domingos de ramos, son siempre vísperas de un viernes de pasión. Enviole el Rey titulo de Adelantado del mar del Sur, uvo quejas, unas nacidas de culpas, i otras fulminadas de envidias, i envió el Rey por adelantado de lo que ya se llamava Castilla del oro a Pedro Arias de Avila; encontráronse el que estava i el que venía pleyteando jurisdiciones; el Obispo fray Juan Quevedo izo las pazes, i aseguráronlas con casar a Balboa con ija de Pedro Arias, vino el desposado a su conquista i descubrimiento del Sur. Garcilaso dice, que Balboa envió dos, o tres vezes navíos estas costas, i que uno llegó asta la tierra llamada Pelú, cuyo río se llama Verú, el año de mil i quinientos i quinze, por lo qual llamaron Perú esta tierra los Españoles. El suegro le fue levantando cargos, obrava la anbición, atizava la envidia, i sinrazón, injustamente le cortó la cabeça; que pudo la codicia mucho, i los ruegos i lágrimas de la ija negociaron poco. E aquí le mata al noble Balboa el mar que vido i el

73 tesoro que alló; caso egenplar i desengaño santo, ver la muerte quando esperava el premio, pagos de siglo i esperanças de mundo, que alçaprines de riqueza i autoridad no levantan por subir, porque oigan para sólo descomponer. Al premio i al castigo llamó el gran Filósofo Demócrito dioses eternos, pero la envidia aborrece a la naturaleza, i es castigo de si misma, vicio plebeyo, ación de ánimo vil i noviciado del infierno, desfigura méritos i aniquila premios. Publicase el nuevo mar, comovió la curiosidad a unos i la codicia a todos, i Ernando Magallanes Portugués gran Astrónomo i esperimentado marinero onbre afortunado, i de coraçón atrevido, deseó allar paso por donde, sin desembarcarse, pudiesen pasar del mar del Norte a este pacífico del Sur, intentó esta derrota, valiente resolución de ánima Español, atreviéndose a rodear el mundo, aventajándose al Sol, que el rodearle es sin riesgos, i caminando en su eclíptica, i el suyo fue restarse a mares incógnitos, a climas no conocidos, i a vientos i destenples encontrados. Pasó trabajos grandes, contrasto riesgos imposibles, sufrió quejas i amenaças de sus conpañeros, era buen Cristiano, i venciolo todo; que el ánimo, la virtud i la costancia i el trabajo rinden imposibles, facilitan espantos, i ermosean monstruos. Alló al estrecho, que oy se llama de Magallanes en cincuenta i dos grados; con él venía Ruifalero, i dejó de venir, porque enloqueciendo en Sevilla murió loco furioso, como advierte la Pontifical: éste dicen fue el que dio las noticias a Colón, váyase advirtiendo lo que después pondré en junto. Ruifalero que de lejos vio las Islas, muere loco bramando; el marinero de Lepe que primero las divisó reniega de la Fe i se vuelve Moro, Balboa que primero vido el mar del Sur muere degollado. Pasemos adelante, i veremos quando llegue la vez de cada uno de los que la conquistaron sus lastimosos postres i lamentables dejos. Pasó Magallanes con la armada, que la Pontifical dice era de tinca navíos, uno se bolvió a España, pasó Magallanes, i tomando la derrota descubrió las Malucas por el ocidente, llegó a la Isla de Zebud, allí predicó la Fe, i se dice, izo Dios por él un milagro, sanando a un sobrino del Rey Hamabar, i éste i sus familias se convirtieron i bautizaron: llamase el Rey Hamabar don Carlos, i su muger, se llamó doña Juana, onrándolos con los nombres del Emperador i de su madre, con estos se bautizaron ochocientas personas i todos los Isleños de Zebud. Trató Magallanes de convertir a los vasallos del Rey Calipulaco señor de la Isla de Maután; a veinte i siete de Abril de mil i quinientos i veinte i uno le mataron. Este muere con circunstancias de Mártir, porque va a convertir; i Balboa i otros mueren afrentados, porque ivan a enriquecer. Todos los bautizados

74 de Zebud renegaron por consejo de un Morisco llamado Manrique, mataron al capitán Juan Serrano, i a treinta Españoles, i con esto salieron ciento i cincuenta Castellanos, que quedaron vivos, en la nao llamada Vitoria, llevando por cabeça i capitán a Juan Sebastián del Caño, que por la India aportó a Castilla. Quatro años después don Francisco Pizarro, onbre de animoso espíritu, i criado para grandes aciones, siendo vezino de Panamá concertado con Diego de Almagro natural de Malagón, i Hernando de Luque Maestrescuela de Panamá, aziendo conpañia i junta de sus aziendas llevó Pizarro ciento i catorze onbres, i tomó puerto en Pelú, cuyo río se llama Berú, por quien llamaron Perú a esta Monarquía; i sin parar allí saltó en Tunbes la primera vez, el año de mil i quinientos i veinticinco, i la segunda vez que volvió de Panamá fue el año de mil i quinientos i treinta i dos, de donde començó su conquista ganando la tierra que dio de barato, i perdiendo la vida por la onra que le costó tan caro. Sabida esta verdad, por ningún título se debe llamar esta tierra América, i así yo no la nonbraré con este nonbre intruso en todo este libro, por no incurrir en la befa de Séneca aze de los que se van tras lo que otros dicen, i sólo lo ablan, porque otros lo an dicho: No seamos (dice en el libro de vita beata) imitadores de las manadas de ovejas, que se van por donde otras se fueron, sin atender por donde se a de ir, saltando por donde vieron a otras correr, abuso que nos enbuelve en daños grandes siguiendo al vulgo i continuando el uso, no buscamos la razón, porque pretendemos (sea qual fuere) la similitud. I aunque pudiera nonbrar Colonia, o Colunbania a esta tiera, no conoció a este Perú Colón, i aunque Balboa descubrió el mar del Sur, no le debe ningún buen efeto esta tierra, la qual de justicia se debiera llamar Piçarrina, pero por no ser particular no le daré este título, pues quiere la desgracia deste eroico varón, que se alçase después un ermano suyo, i en vez de eternizarse la onra del Marqués, se entrapase, i aún se cubriese de infamia en el Perú el nonbre de Piçarros, pagando la justicia delitos de la ignorancia, i dando a la verdad nonbres bastardos el olvido, disculpando el premio, con sin razones de la envidia; que los nonbres famosos pocas vezes son ijos de los merecimientos, i casi sienpre son ijos que pare monstruos la fortuna. Allá el estrangero Trajano Bocalini en sus avisos del Parnaso, que en su libro llamo Raguallos, aviendo sentenciado de berse nonbre inmortal a Colón, a Fernando Cortés, i a don Francisco Pizarro, revoca su sentencia, porque dice que lo contradijo un onbre comido de dolores i podrido de achaques, alegando que no merecían inmortalidad estos, porque la tierra que ganaron a dado al mundo las bubas; bárbaro discurso, i no se debió

75 de acordar, que este mal començó en Francia, i por eso se llama morbo Gálico, oyó Bocalini decir, que del Perú se llevava la çarçaparrilla con que se curan las bubas, i quiso que el remedio fuese la enfermedad, i que esta les quitase el nonbre de fama inmortal. Llamaré pues a esta tierra (de que ably esta Corónica,i sus acontecimientos egenplares) o medio mundo, como lo llama el Papa Adriano en su Bula, o mundo nuevo, como le intitulan grandes varones, i no en el lenguaje de Anagimandro i Demócrito, que davan muchos mundos, error que refutó Aristóteles en el libro de coelo, i mi Padre son Augustín en el libro contra ereges, i es de Fe, que es uno el universo, como se ve en las determinaciones de la Iglesia. Ablaré en el sentido que san Juan llamó en el Apocalipsi, tierra nueva, o mundo nuevo a lo que en Patmos vido, no porque sea otro mundo en la sustancia, sino en ser mejor i más ecelente en las condiciones, lenguaje, que también usó Isaías, i el Apóstol san Pedro. Por revelaciones, o noticias del tienpo i siglos de la ley antigua se lla mó esta tierra Nuevo mundo. San Clemente, que fue el Sumo Pontífice IV, después de san Pedro, en la epístola última que escrivió a los Corintios, dice que avía otro nuevo mundo desta parte del Océano. I san Gerónimo sobre las palabras de san Pablo quando dijo a los Efesios, vosotros como estuviesedes muertos en los pecados, en los quales andavades según el siglo deste mundo: pregunta san Gerónimo, ¿luego ay otro mundo? i responde que si, i que es el que dice el Papa san Clemente, que cae a esta parte del Océano. Abrahan Ortelio dice, que se a de intitular así, i el gran Gerardo Mercator, corifeo de los Geógrafos destos lienpos, i el Maestro Zamorano Cosmógrafo de nuestros Reyes en su Cronología. Juan Botero i Juan Laurencio Anania en su fábrica universal del mundo, le llaman mundo nuevo. También la tierra firme desta parte del Sur azia levante se llama el Perú, porque como digimos, la primera tierra que el navio que despachó Balboa alló, o Pizarro vido, fue la Isla, o cabo de Pelú, i su río Verú, tierra entre Panamá i Pasto, i corruto el nonbre, o no entendiendo bien la pronunciación a los Indios, a quien preguntaron que tierra era aquella, la llamaron nuestros Españoles Perú; pero en su antiguedad se llamó toda esta tierra Tavantinsuiu, que quiere decir las quatro partes, o sitios. Así lo dice Garcilaso, i lo alega el Oidor Solorçano. La palabra Verú con la mesma pronunciación en la última sílaba, que tiene la primera tierra, o río que allaron los Españoles (a cuya causa se debiera llamar este nuevo mundo Verú, i no Perú) la alló en la ciencia Cometografía, i es un cometa llamado Verú muy largo i

76 angosto, a manera de espada sin guarnición, anda cerca del Sol, es orrible i espantoso; su naturaleza es mezclada de la de Saturno i Mercurio; corronpe los frutos de la tierra i las mieses: significa muerte de Reyes, de nobles, de Príncipes, grandes señores i ricos onbres, con otros efetos que se allarán en la cometografía de Mizaldo, i en los Astrólogos que ablan de las nueve diferencias de cometas, i de sus condiciones Meteorológicas, i es la primera esta que se llama Verú. No se quien les enseñó a estos naturales semejante vocablo, sino es que digamos que entre inumerables vocablos que tienen, acertó este a tener las letras i pronunciación del suyo, como Pipas, que entre los Indios significa qualquiera, i en España es vasija de vino, Pata dicen a la escalera, uña al cordero, i llama a la oveja, vocablos Castellanos, i que sino la significación, son unas las vozes. Don Francisco Pizarro vido esta tierra Verú; para él i para muchos tuvo las condiciones del cometa; es larga esta tierra i no tan ancha, i causó su entrada, muertes de Reyes Ingas, de nobles Caziques, de principales Curacas, i la desastrada del Marqués, después de las de tantos ricos, así Españoles como Indios, que en guerras consumió la muerte, i a manos de agravios acabaron las aziendas, i las vidas los naturales i advenedizos. Algunos que an echo delineación i descripciones deste nuevo mundo, llaman Perú a lo que ay desde Segovia, i el cabo de la vela, que están leste oeste por las costas adelante de Panamá azia las Californias, i por nombre de Dios, o Portovelo asta santa Marta. I por la parte Austral i Ocidental Norte Sur, le ponen límite doze leguas de Potosí asta veintiún grados, como parece en el mapa que izo Diego Méndez, i tiene en su Teatro de la tierra Abrahan Ortelio, que es la tabla otava, ya no ay que limitar al Perú, puesto que nuestros Reyes más bien informados mandan llamar Perú desde tierra firme, Cartagena, Santa María i río de la Acha asta el Tucumán, Santa Cruz de la Sierra, Cordilleros de Tomina, Tanja i Chile, i a toda la tierra que está intermedia de los goviemos i distritos de las Audiencias del nuevo Reyno, Popayán, Panamá, Quito, Lima i Charcas, como se ve en las leyes primera, segunda, tercera, quarta i sétima del sumario de la recopilación de leyes de las Indias Ocidentales libro quarto, título quarto echas por Filipo tercero, i Filipo quarto. Esta Corónica pues trata de los Religiosos de san Augustín, que predicaron i ay están predicando en este medio mundo, o mum do nuevo, tierras ocidentales llamadas Perú, nonbres con que ablaré desta Monarquía, i de los sucesos egenplares que pueden aprovechar, i pues sabemos sus legítimos nombres, sepamos su cielo, sus climas, su longitud i latitud, su principio, origen i sus ecelentes

77 frutos, generaciones i filosofías, con que se conocerá ser la parte donde más ricos efetos cría el cielo, i que sobrándole lo precioso, no a menester otra tierra del mundo para el regalo, para la comodidad i para el gusto de la vida umana. Diré aora lo que ay en todo este Perú, sin referir de todo, donde se alla cada cosa en particular, i en aviendo de tratar de cada pueblo donde tiene Convento, o predio la Orden de san Augustín, singularizaré lo estimable, i añadiré lo conveniente, dividiendo esto en algunos capítulos.

78 CAPÍTULO V EN QUE SE TRATA DE TODO ESTE MEDIO MUNDO EN GENERAL, I TERMINANDO SU LONGITUD I LATITUD, SE PONEN CON CLARIDAD SUS LEGUAS, I SE DICEN COSAS DELEYTABLES Deste nuevo mundo se abitan la torrida zona en todos sus quarenta i siete grados, i las dos zonas tenperatas, i ya se sabe. que también se abitan la zona frígida deste Polo Antártico, como la del Polo Artico, Corte Real, Portugués, subió a sesenta grados, i Sebastián Gabela Italiano a sesenta i siete, i Juan Sebastián del Caño (como dice Gomara) rodeó la tierra navegando por debajo de ambos Polos, i Uvilelmo Scouten, quando pasó a estos mares, subió a sesenta grados, i otros a más, i aliaron gentes desnudas que abitavan, muy cercanos al Polo, que así como ay Hiperboreos, que están junto al exe i polo del Norte, ay Hipernocios, como dijo Heroto, que serán conjuntos al Sur; porque así como proveyó Dios cordilleras de nieve, que atraviesan la torrida, i corren más de quinientas leguas Norte Sur, tenplando el frío la malicia del fuego i mitigando la cordillera lo encendido de la zona; así proveyó de Volcanes en ambos Polos, para que calentando los ayres sujetasen los ielos i supliesen los fuegos las ausencias del Sol, sólo en las tierras que en Chile se van acercando al Polo, ay ocho Volcanes, el Guasco, el Guana, el Maule, Chillán, Notuco, Antoco, el de la Villa rica i Purailla; i entre Magallanes i el estrecho nuevo de Mayre, o de san Vicente: ésta es la Isla del fuego por otros Volcanes, i por muchos fuegos que en ella vieron, a cuya causa en los antiguos Mapas se nonbra aquella parte Austral, tierra de fuegos i tierra incógnita. En la zona frigida debajo del Polo Artico ay otros Volcanes, que calientan en setenta asta ochenta grados, i más lo elado de aquella zona. El Presbítero Gomate dice, que en Groenlandia en setenta i tres grados están tres montes estraños, que langan fuego por el pie, estando sienpre nevada la cunbre, i junto al uno dellos llamado Hecla, sale un fuego que no quema la estopa, i arde sobre el agua consumiéndola; i que ay dos manantiales, uno que mana sienpre un licor parecido a la cera derretida; i otro de agua irviendo, que convierte en piedra lo que recibe, dejándolo en su figura. En el Paraguay tenemos otras aguas semejantes a esta. Zenón capitán echo por un Ziquimno Príncipe de la Isla de Groenlandia, que la bojeó toda muchas vezes, afirma él i otros con Abrahan Ortelio, que crió Dios manantiales de agua tan caliente, que cosiendo con ellas las comidas, se riegan las guertas, i

79 siendo por el frío inabitable para los vivientes, se crían con estas aguas, guertas copiosas de flores i abundantes de frutos; entran en el mar, i asta donde alcanqa la corriente, el mar no se iela, elándose lo restante; i al calor destas aguas acuden diversos animales i aves varias, con que viene a ser regalado país. Está junto a este manantial un Convento de frayles Dominicos llamado santo Tomás. Así lo afirman Maluenda de Antecristo, Ortelio i otros. Demanera, que de Polo a Polo se abitan estas tierras del nuevo mundo, casi en todos sus ciento i ochenta grados de latitud, que azen tres mil i ciento i cincuenta leguas de ancho, como lo testifico Carolo Estéfano en su dicionario en la palabra América; i Maluenda prueva, que confino con el Oriente, i Septentrión; i Abraham Ortelio en la tabla noventa pone lo último deste nuevo mundo, confinante con el Septentrión más adelante del mar de Groenlandia en ochenta i cinco grados; i Gomara afirma, que Groenlandia está cinquenta leguas ansias Indias por la tierra que llaman del labrador, mediando sólo un braço de mar de menos de ocho leguas Castellanas entre ellos i nosotros. Algunos ponen ya más leguas, pero sienpre se mira como a estrecho. Su longitud tiene de largo más que toda Europa, toda Asia i toda Africa, siendo estas tierras mayores que las otras tres partes del mundo más de docientas leguas, i así demarcando las unas i las otras el gran Cosmógrafo i Matemático del Rey el Maestro Rodrigo Zamorano dice en su Cronología: El mundo nuevo de las Indias ocidentales quarta parte de la tierra, es mayor que todas las otras tres. Terminase al Oriente con el Océano Atlántico Ocidental. Al Ocidente con el estrecho de Anián, al Setentrión con un braco del mar Síntico Groenlándico al Polo Artico, i por el medio día asta el estrecho de Magallanes (ya se sube quatro grados más asta el de san Vicente), i la tierra no ganada confinante con la nueva Guinea i con las Islas de Salomón, como dice el Padre Acosta, i no sólo coge esta demarcación a la nueva Guinea, pero a las Islas Malucas que están adelante, que oy se llaman Filipinas, cosa que averiguó Magallanes aquel que con su ciencia, i con su prática alcançó, i cogió con las manos la buelta deste mundo, i allando nuestros Reyes ser así, le enviaron por este mar a descubrirlos, que a no conprehenderse en esta demarcacion de las Indias Ocidentales, ni el Rey le pudiera enviar por estarle prohibido por la Bula del Papa Alejandro VI, que ya digimos, i no a nuestro Rey, sino al de Portugal le compitiera. Luego, si por advertencia de Magallanes, como dice el Dotor Morga al principio de su libro, aquello toca a las Indias Ocidentales, llegará su longitud asta las Filipinas. Pero no las conprehenderemos en este nuevo mundo, porque no degemos al

80 otro tan pequeño. Si se va con la medida que izieron Gerardo Mercador, Pedro Damariz, Botero, i el eminente varón el capitán Pedro Fernández de Quirós, que todo lo navegó, descubriendo las Islas de Salomón, i volviendo a España, dicen que este nuevo mundo tiene tres mil i quatrocientas leguas de largo, que será tener decientas i cinquenta leguas más que todas las otras tres partes del mundo juntas. El Dotor Solorçano después de aver echo exacta diligencia, Acosta, i Tomás Bosio pruevan esto, i algunos lo llegan a tres mil i seycientas leguas, i basta decirlo don Francisco de Quirós ijo de aquel eminente, i que se adelantó a su padre con agudeza de ingenio i mayor capacidad aprendiendo a su lado, i en sus viajes la esperiencia, añadiéndole nueva investigación, i oy es el primer Cosmógrafo deste Reyno. Magia en su tabla treinta i quatro, que alega el Dotor Solorçano conprehende esta tierra entre el Meridiano grado ciento i noventa, i el meridiano grado trecientos i noventa, i le da tres mil i novecientas leguas, i siendo así, supuesto que todo el mundo tiene sólo seys mil i trecientas leguas en sentencia de todo Cosmógrafo conprehendidas en trecientos i sesenta grados, que teniendo a diez i siete leguas i media cada uno, montan las dichas, teniendo de diámetro, esto es desde la tierra que pisamos, asta nuestros Antípodas, tres tercios i un sétimo, que azen dos mil i quatro leguas Castellas, con que ay desde el suelo que se pisa asta el centro en medio del mundo, donde están el infierno i el purgatorio mil i dos leguas (que el poner en su Lunario el Cosmógrafo Chaves, que tiene el mundo seys mil i quatrocientas i ochenta leguas, i de diámetro dos mil i sesenta i una leguas i media, es porque le da a cada grado diez i ocho leguas, deviéndole dar diez i siete i media, según los mayores Matemáticos, Geógrafos i Astrólogos antiguos i modernos). Tendrá pues este nuevo mundo, según la última mensura, setecientas i cinquenta leguas más, que el otro medio mundo, en que es mayor que las otras tres juntas, Europa, Africa i Asia. Dicha su longitud i latitud, según los referidos Autores, se sigue el saber quanto tiene en redondo de circuitu, bogeada toda la tierra (la qual pondré con alguna curiosidad, i no adquirida con poco trabajo en un quaderno después de acabado todo el libro, donde se ablará de varias naciones, que abitan las costas, i adelante en otro las naciones que abitan las tierras de en medio, dándole sus signos i planetas a cada clima). Años a que escrivieron de su bogeo, i le ponen de circuito quatro mil i sesenta i cinco leguas; así se verá en la Cosmografía de Pedro Apiano, i en la añadida por Gema Frisio en la descripción de Gomara. Pero después acá se a echo más curiosa

81 investigación, allándose más tierras i conociéndose más dilatados mares, i se alla, que fuera de setecientas Islas que están a sujeción de España (como advirtieron Torquemada i Veracruz) quentan a la redonda, que tiene box por las costas nueve mil i quatrocientas leguas, las tres mil i trecientas i sesenta por la mar del Sur, i las restantes por la del Norte, cabiéndole a este Perú desde Portobelo, asta Magallanes pasando por Lima asta Panamá quatro mil i sesenta leguas de box, i volviendo por Magallanes asta Portobelo ay las seys mil i quarenta leguas restantes. Añadamos aura lo que desde Magallanes al nuevo estrecho de san Vicente, i veremos el libro de los dos ermanos Nodales, que por mandado del Consejo Real de Indias lo bogearon todo, i don Pedro Teigeyra Cosmógrafo de su Magestad, sacó en tabla el año de mil i seicientos i ventiuno, nos dicen, que desde la punta de los Evangelistas bogeando por el mar del Sur la costa por los Apóstoles, asta el cabo de san Vicente, por donde se entra al mar del Norte ay ciento i quarenta i tres leguas, i desde san Vicente, costeando asta el cabo de santa Inés, i bogeando por la entrada del estrecho de san Sebastián, por la punta de Arenas, asta el cabo del Espíritu Santo, por donde sale el estrecho de Magallanes, ay según su esquadra de leguas setenta i tres, que juntas todas, serán de box las de este nuevo mundo nueve mil i seycientas i diez i seys leguas. Yo e de seguir en todo lo más deste libro al eminente Abrahan Ortelio, Rey de los Cosmógrafos, porque e visto por las tierras que yo conozco la verdad de sus tablas, i así le e de seguir, teniendo por cierto, que este Perú tiene Norte Sur, (que es desde Cartagena a Magallanes) mil í docientas leguas de latitud Leste Oeste, que es desde el Brasil, o Fernanbuco asta Lima sesenta i tres grados, según su tabla universal del mundo, que a diez i siete leguas i media por grado, son mil i ciento i dos leguas i media, i según su tabla quinta, en que sólo se pone este nuevo mundo, ay grado i medio menos de diferencia, que son venticinco leguas i tres quartos, poca oposición en tan dilatadas tierras, i esta es su longitud. Mil leguas solas allá de Latitud el Padre Provincial fray Pedro Simón en su libro de tierrafirme; no tuvo noticia este Autor del nuevo estrecho de Mayre, o san Vicente, i lo que corre la tierra del un estrecho al otro, ni lo que se alla de millares de leguas en la nueva Guinea, i en las Islas de Salomón, que a saberlo, o se declarara más, o no parara en Magallanes. Lo cierto i sin duda, según los más sabios Geógrafos, es que son más leguas de box, i que sólo el Perú que le termina (por el Setentrión) Castilla del Oro, por el Ocidente el mar del Sur, a medio día Chile i al Oriente las Cordilleras, i en partes, algunas leguas adelante, como lo vimos en las leyes de nuestro Rey, tiene

82 sólo de largo mil i ochocientas leguas Castellanas, cosa sin contradición, asentada por los Geógrafos modernos. Queriendo yo medir todo este nuevo mundo, aviendo visto casi todos los Autores, libros i relaciones de los que le an caminado, i aviendo tenido curiosidad de informarme de los que al presente viven en las Provincias distantes i navegan sus mares, leí en el capítulo primero del Eclesiástico, donde dice el Espíritu santo, que nadie puede medir con ajustada mensura, lo que ay desde la tierra al cielo, ni con cabal medida lo que tiene de latitud la tierra. Si digera que no se podía medir la longitud de Oriente a Ocidente, todos enseñan, que por no aver punto fijo en el cielo, no es tan cierta la medida, como la de Norte a Sur, que por tener en el otro Polo la estrella del Norte i sus guardas, i en este el cruzero i las suyas, dicen que es certísima, probándolo cada día la esperiencia, pero desta abla el Espíritu santo, pues dice, que quien medirá la latitud de la tierra; consideré yo que no era muy cierta la mejor medida, sino es que se esplique, diziendo, que no se puede medir caminándola, pero que se puede medir por los grados rectos; luego degé el conpaz, pareciéndome ambición, lo que antes llamava curiosidad, i medir a ciegas lo que Dios reserva a su vista, i así dejo a su guarismo, lo que él reserva a su infinita Arismética, contentándome con poner todas las tierras, que este nuevo mundo tiene por sus costas, que diré en el quademo, acabado este libro, de que podrá otro más animoso medir el contorno deste nuevo mundo; sólo me alegra, que para gloria de Dios an predicado Religiosos Augustinos en más de las tres mil leguas destos Ocidentes con fecundisimos frutos de la Fe. I en este Perú los doze que nos fundaron, i los sucesores que los siguieron, i la an plantado en lo más de las mil i ochocientas leguas, padeciendo tanto, que a no sobrar la caridad, faltara la naturaleza, i se rindiera la mayor valentía.

83 CAPÍTULO VI DIZESE DE LOS ABITADORES DESTE PERU,I SU ORIGEN; SUS COSTUNBRES PRIMERAS; I REFUTASE EL PARECER DE ALGUNOS, QUE LOS AZEN DECENDIENTES DE CAM, O SUCESORES DEL JUDAISMO Ay grandes discursos echos por los istoriadores, ¿si este nuevo mundo se abitó antes del diluvio? i ¿cuáles fuesen los primeros después del diluvio que le abitaron? ¿si fueron Judíos sus progenitores? i de ¿quál de los tres ijos de Noé nació su principio? Muchos ablan a ciegas, porque escrivieron de lejos, i otros adivinan sin probar fundamentos, llamando conjeturas, lo que sin premisas no deduzen consequencias. Unos afrentan a estos Indios, porque a todos sirven, queriendo que sean Judíos, porque todos los mandan, azenlos decendientes de Cam, como si él fuese el desnudo, i danlos por conprehendidos en aquella maldición, como si fueran Gabaonitas, o Cananeos. Unos escritores pintan como quieren, i otros borran, como que aborrecen. Tengo por cierto, que este medio mundo fue abitado de onbres antes del diluvio, i es el argumento llano. A nuestros Padres Adán i Eva mandó Dios, i en ellos a todos sus decendientes, que fuesen engendrando ijos, i llenasen con ellos toda la tierra, sugetándola a su dominio, i desde la creación de los onbres, asta el diluvio, pasaron mil i seycientos i cinquenta i seys años, sobradísimo tienpo para llenar tres mundos, quarto más para poblar la mayor, o menor parte de cada Provincia, o región, en tienpo quando era tan grande el multiplico, i vivían ochocientos i novecientos años los onbres, sin menoscabo en las guerras, i sin apocarlos las pestes, pues ni pestes, ni guerras uvo antes del diluvio, como se ve en el Génesis, que el dicho del Profeta Ba.ruc, quando ablando de aquellos gigantes de que trata el Ge~ nesis, dijo aquellos tan nonbrados gigantes que uvo en los principios del mundo eran pláticas, i entendidos en materias de guerra, no es porque en batallas quitasen vidas i apocasen onbres, sino porque formando campos avasallavan Reynos, i ecediendo en fuerças aniquilavan gentes, i en el Génesis no se refieren muertes por guerras, ni mortandad por pestes. Luego si manda Dios que llenen la tierra, i tuvieron tienpo para poblarla, i multiplicaron sin menoscabarlos pestes, ni guerras, sin duda poblaron estas tierras, que a no averlas visto, más de medio mundo se uviera quedado, sin que el señorío que Dios concedió a los onbres tuviese la posesión del dominio, i el favor no fuesse más que nominal privilegio. Pero sin

84 duda en tienpo de Adán se dividieron sus ijos por todas las tierras del universo, como elegantemente prueba Josefo, a mi Padre san Augustín, Genebrardo, Antonio Posevino, i Pedro Opemero. De otro más ajustado principio se saca su probança: el Génesis dice, que castigó Dios con el diluvio a la tierra por las culpas de los onbres; tanbién dice, que el diluvio anegó toda la tierra, i que mató quantos animales i aves (ecepto los del Arca) la abitavan. ¿Luego avía onbres en este medio mundo, por cuyas culpas castigó la tierra? que a no averlos, i castigarla, ya no fuera por culpas de los abitadores, sino un castigo sin irritarle nadie; ación que no usa su justicia, ni lo consintiera la piedad de su clemencia. Luego toda la tierra, i todas las partes del mundo tenían pecadores, pues toda ella la anegó el diluvio, castigo que se envió contra los delinquentes. Millares de cargas conchas marítimas, apartadas del mar trecientas leguas, ¿quién las trujo al Perú i las repartió entre montes? Los que defienden que no fue abitada esta Monarquía antes del dilovio, eran los que avían de probar su opinión buscando testo, revelación, o antiguedades, i avían de reñir a dos braços para dar alguna çancadilla a verdad tan llana, i que tantos arrimos tiene en la Escritura, pues en buena ley el actor a de probar, i el reo pedir castigo contra la calunia del que no pudo satisfazer, como lo ordena el decreto en el capítulo Qui crimen segunda q. 1. El Padre Provincial fray Pedro Simón en su libro conquista de tierra firme dice, que es eficaz prueba de que uvo abitadores en este Perú antes del diluvio, averse allado en el Callao (puerto desta ciudad de Lima) al principio, quando entraron los Españoles en un socabón que se descubrió de minas en lo interior del, un navío diferente de los que usamos, cubierto con gran máquina de tierra, i que era de quando el diluvio anegó el universo. Tres cosas le faltaron por averiguar primero, si uvo en el diluvio más navío que el Arca, i si en el callao ay minas, o las uvo quando entraron los Españoles, pero ni probado esto (que ni asomos tuvo de verdad el que le dio la noticia; desdicha forçosa de los que an de escrivir por relaciones) no probava antiguedad de onbres, sino antiguedad de navíos. Sólo la razón universal apoya el aver estado poblado antes del diluvio, porque no ay otro memorial, ni se alla evidente indicio, cosa que corre en todo el mundo, pues con los onbres anegó las señales. Guesos de grandísimos gigantes, i cuerpos de a seys varas (como afirman los Visitadores de la idolatría, i el Padre Pablo Josef en su libro) se an allado; tamaño, que sólo dicen su usava antes del diluvio; uno está oy aquí en Lima, traído de junto a Potosí, que sus quesos son de ecesiva magnitud. Pero quien no a medido aquellos, sin medida

85 alucina en estos, i sólo debe estribar, en que esto que es más, que el otro medio mundo tuvo diluvio, porque tuvo pecadores. Los que azen decendientes a estos Indios de Cam segundo ijo de Noé, probándolo, con que se ven en ellos resabios de aquella maldición i la servidumbre, que fue pena de su desacato, o no an leído la sagrada Escritura, o no an estudiado el poderla ajustar, porque si la uvieran visto, no se uvieran cansado. Lo primero Cam nunca fue maldito, aunque fue el delinquente, sino Canaan uno de sus quatro ijos, como dice el Génesis: el porque maldijo a éste, i no al Padre, fue como dice san Crisóstomo, porque al salir del Arca bendijo Dios a Cam, a su padre Noé i a sus otros dos ermanos, i por no contravenir Noé a la bendición de Dios, no lo quiso maldezir. I lo segundo, porque Cam i su ijo Canaan fueron cómplices en el desacato de la irrisión; el ijo sea maldito porque pecó, i no lo sea su padre Cam, porque si la maldición se le echara a él, cogiera a todos sus ijos, i no quiso Dios que maldigesen al padre, porque no padeciesen la mesma ignominia sus otros tres ijos llamados Chus, Mefraim i Phut; i así quedaron libres de las penas desta maldición, lo qual no fuera así, a ser maldito el padre, porque estuvieran conprehendidos en esta pena capital todos sus decendientes. La maldición fue, que Canaan i sus sucesores fuesen siervos de los siervos, o esclavos de los esclavos de los ijos de Sem, de quien procedieron los doze Tribus; profecía i pena que se cumplió en los Gabaonitas Natineos siervos donados, como dijo san Gerónimo en las tradicionos Hebreas, pero los principales siervos fueron los Cananeos, i estos i aquellos eran decendientes de Canaan, que en la tierra de promisión les sirvieron de cargar agua i leña, i en todo oficio vil. I así los otros ijos de Camerán señores de Egipto i de la Libia adonde no se estendió la maldición, antes fueron muchos años señores de las doze Tribus de Israel; todo esto consta de la sagrada Escritura. Luego decir que son decendientes de Cam, no probava nada para deducir, que estos Indios porque sirven a los criados de los criados, son procedidos de Cam. Diranme que se erraron en las letras, i que por decir Canaan nonbre del ijo, pusieron con nonbre de su padre, i entonces les pondré los absurdos de su congetura. Sea el primero que Dios mandó, que los decendientes de Cam por lo línea de Cannan sirviesen a los Judíos decendientes de Sem, i no a otras naciones; i si en estos Indios quieren que se cunpla la maldición, o negocien con la nobleza de tantos cavalleros, idalgos i limpios, que sean judíos pues les sirven los Indios, o negocien los escritores consigo, que es más fácil, que estos Indios no sean Cananeos. Si lo prueban con que estos Indios son de color tostado, no se yo

86 quien les dijo que los Cananeos tenían este color; i no deben de aver reparado, que los Indios de las sierras son más blancos, que los de estos llanos, i los de las montañas, casi del color de quarterones, i en las cordilleras blancos; i así no ay color común, ni con él se prueba su intento; i quando le tuviesen, ay del color destos inumerables naciones en la India Oriental, en la Tartaria, i en lo más del Setentrión, i son decendientes de Sem i de Jafet. Lo segundo, que estos Indios, ni en su antiguedad fueron esclavos, ni su servidumbre es oy esclavitud, porque nacen libres, i todas las leyes reales se ordenan a que no los sugeten a esclavitud, ni aún los apremien a servicio personal. Su modo de servidunbre se usa, i es necesaria en todas las Monarquías, sirviendo los pobres a los ricos, los plebeyos a los señores, i los viles a los onbres nobles, sin que el señorío sugete la libertad, ni atribuya dominio sobre esclavitud; que una de las bendiciones de Jacob fue, que sería señor de sus ermanos, i este señorage no azia esclavos, sino vasallos, no cautivos, sino tributados, razón de estado con que se conserva el mundo, i diferencias de estados sustentan el comercio en todas las Monarquías. Conocen los Indios tanto, que son libres por naturaleza, que los muestran aún en ser libres en la condición, i si prueban su intento, con que estos Indios son tributarios, lean en Justo Lipsio como los Españoles, no sólo los plebeyos, pero las cabeças pagavan tributo a los Romanos; i a Sipión los Cartaginenses, como dice Apiano i Cicerón, Tertuliano dijo trituravan las personas, i las eredades; i Vulpiano dice de los de Siria, que los niños de catorze años, i las mugeres de doze lo pagavan. Primero avían de aver probado los de la opinión que los decendientes de Canaan eran tributarios, i que esta pena se avía espresado en la maldición; cosa que no pasó así, antes aviendo sugetado a los Cananeos el Tribu de Efraín no los mató como Dios mandada, i los izieron sus tributarios, culpa que acriminó Josué, viendo que antepusieron los de Efraín la codicia a la obediencia. El pagar tributo, es universal pensión en todos los Reynos del universo, sin que se conozca nación que no lo pague. Luego porque en nuestra España se pagan oy pechos, pedidos, monedas, rondas sol, chapin, vales, millones i otras gavelas, diríamos ¿qué son decendientes de Canaan? Los Indios pagan uno, i en otros Reynos pagan diez; y para que se vea la suma de encuentros, i el millar de dificultades que an de facilitar los desta opinión, vamonos al Génesis donde allaremos mi prueba, i su desengaño. En tienpo de Faleg tataranieto de Sem (este Sem prueban muchos, que fue Melchisedec) año de mil i setecientos i cinquenta i ocho de la

87 creación del mundo, i ciento i un años después del diluvio, se izo la división de las lenguas, de las tierras i de los enbres; que por esto su padre Haber, que fue Profeta, le puso por nonbre Faleg quando nació, que quiere decir, en tu tienpo se dividiran los onbres por el mundo. Este Haber tuvo por ijos a Faleg i a Yectun, i éste fue padre de Ofir por quien se llamó Ofir aquella parte de Asia en el Oriente, i así ijos, nietos i decendientes de Sem se fueron al Oriente a poblar; el otro ijo Jafet se fue con sus siete ijos i decendientes a Europa, i a la parte Setentrional de Asia, i se dividieron en aquellas tierras i lenguas de la Tartaria, i en las Islas de Groenlandia, i Estotilandia, que están al Setentrión, i los decendientes de Jafet,fueron los primeros que navegaron por la mar, aziendo navios, conociendo vientos i descubriendo tierras divididas de los mares, porque como dice el Génesis, estos abitaron las Islas i tierras marítimas. Cam que se llamó Zoroastes pobló a Bactria, Arabia, Egipto, Etiopía i toda Africa. Pero a toda la Palestina (que después se llamó Judea, o tierra de promisión) pobló Canaan (por quien es el pleyto) i procedieron de los Cananeos, Jebuseos i Gabaonitas, i las demás naciones, que refiere la Escritura. Esta parte de tierra, cae en medio del mundo, i así dijo David, que Cristo moriría en Jerusalén, que es el medio de la tierra. I Tolomeo i Mercero la sitúan en el medio deste mundo. Aora pues me digan los de la contraria opinión, ¿por dónde pasaron estos Cananeos a estas Indias? Si me digieren que por mar, los an de traer navegando por todo el mar mediterráneo, i sacarlos por el estrecho de Gibraltar, i azerles pasar todo el mar Océano del Norte, que como dice Céspedes Cosmógrafo de nuestros Reyes en su Idrografia ay desde Sevilla a Portobelo mil i quatrocientas leguas, viage, que asta el tienpo de Colon, ni lo conoció el mundo, ni se nudo persuadir a que se navegase onbre umano, Filósofo, Astrólogo, ni Santo. Mi Padre San Augustín dice, que es más que absurdo, el decir que onbres pudiesen pasar por ese mar Océano a este emisferio. No se savia aún en tienpo de san Augustín de la aguja tocada a la piedra Imán. I quando se pudiese navegar entonces, no son los decendientes de Cam los que savian de navegación, sino los de Jafer; no se porque van cinco mil leguas los Autores a traer por mar a los Cananeos, sólo porque fueron malditos para progenitores destos Indios, en pago de que enriquecen al mundo; i si el Padre Torquemada (que lleva la opinión de que decienden de Cam) dice que onbres muy dotos prueban, que diez años i mas anduvo Noé visitando sus decendientes, costeando el mar en navíos, sería no a los Cananeos que estavan metidos en medio de la tierra, distantes del mar

88 mediterráneo, i a estos que maldijo no les aria este favor, pero ayalos visitado, que no por eso se prueba, que sabían los Cananeos de navegación, ni la avían menester por vivir en tierras tan apartadas del mar Mediterráneo, i del Océano, que quando dice Moysés en los números, que algunos Cananeos abitavan costas del mar, añade que era él que estava junto al río Jordán, i era el mar de Tiberiadis pequeñuelo, poco mayor que laguna (la de nuestro chuquito es mucho mayor) propria para balsas, o barcas, o navichuelos, no para navíos que navegasen mares Océanos, ni el Mediterráneo, porque por lo más largo tiene doze leguas, i por lo más ancho siete i media. Pues si los quieren traer por tierra, avían de pasar, o por el Oriente, o por el Setentrión, tierras que ocupavan los decendientes de los otros dos ermanos, que quando los consintieran pasar a poblar nuevas tierras, intento que ellos pudieran escoger para si, son tan inumerables los caminos, mares i leguas, que ni aún imaginable se aze su tránsito; porque si avían de venir por el Oriente, era fuerça pasar toda la Asia, i salir por el Ocidente a esta nueva Guinea, o Islas de Salomón, i por sus Islas entrar a esta Monarquía, i si avían de venir por el Setentrión, tenían qua pasar todas las tierras de Europa, i entrar por Groelandia i Estotilandia a este medio mundo. Poco saben de Geografías los que les dan estos pasos a los Cananeos. ¿Quánto más sin inconvenientes i más linpio de inposibles será creer, que las naciones pegadas i convezinas a este nuevo mundo lo poblaron sin ir asta el medio del mundo por los Cananeos? ¿Quánto más cercanos están nuestros vezinos los Orientales, o los Setentrionales, para que sean nuestros huéspedes, que los Cananeos, que avían de ser peregrinos por todo el mundo (pasando tantas tierras agenas, que no podían teñir con las suyas, por mediar una de las cuatro partes del mundo entre su Palestina i estas Indias) para buscar un pan, o tierras tan distantes, i más siendo suya la tierra de promisión, que ahitaron aún después que los ijos de Israel la poseyeron, i eran de los ijos de Cam esas Babilonias, la rica Arabia, las tierras de Sodoma, llamada por la Escritura Paraíso por su belleza i fecundidad, ¿dejarían aquello por venir a nuestras tierras menos apetecibles i más distantes? Dirán que se quedaron los más en sus tierras, i que pasaron otros acá; i direlos yo, si los Cananeos no tuvieron ánimo, ni valor para estenderse, ni salir de su Palestina, que ay es llamada tierra Santa, i tiene setenta leguas del Setentrión al medio día, que eso ay desde el monte Líbano asta el monte Carmelo i montes de Seir, o al desierto de Maón, i cinquenta de oriente a poniente (que es la medida de Adricomio y fray Brocardo Monga , de quien lo sacó Abrahan Ortelio) ponen desde el monte Arnón asta el monte Sarón, i en este poco de

89 tierra no sólo avía Cananeos, sino siete naciones, Heteos, Amorreos, Gerseseos, Cananeos, Fereseos, Eveos i Gebuseos, quien se persuadirá a que vinieron caminando más de siete mil leguas que ay en circuito bogeándolas i batallando con inumerables naciones, los que estando en sus tierras, no fueron para salir de un rincón, donde vivían contentos siete Reyes, i si en setenta leguas se retiraron sin tomar un paso de otra tierra conjunta a la suya, ¿porqué quieren que caminen siete mil, abriendo paso por naciones estrañas? Demanera, que sin considerar tan graves inconvenientes, los quieren azer decendientes de Cam, o de Canaan, sin más conjetura, ni fundamento, que pagar tributo i servir si se lo pagan; i si añadiesen, que donde dice el Génesis, que Cam era el ijo menor, se escrive en Hebreo Katon, que significa onbre de poco entendimiento, de ánimo valadí i de estimación abatida, i lo probaron, con que la mesma palabra Katon, se alla en el capítulo nono de la Sabiduría, i que estos Indios por la mayor parte son de torpe juizio i de estimación valadí, se le respondiera, que Katon (allí donde se pone para Cam) no significa corto de juizio i de razón, sino menor que su ermano Sem, i pequeño en la edad, como lo dice nuestra Vulgatá i lo esplican los setenta Intérpretes, i a ser razonable prueba, rara fuera la nación, que no fuera semejante a Cam, pues en todas ay coraçones abatidos, ánimos cobardes i aciones viles. Muchas ocupaciones vilisimas (aunque son de linpiar) egercitan algunas naciones en España, que a palos no se las arán usar a estos Indios. Galván en su libro del descubrimiento de la India dice (como refiere el Padre Juan de Lucena, en la vida de san Francisco Xavier libro diez capítulo 22) que los Indios Chinos poblaron a nueva España, al Brasil i al Perú, i persuádase Galván a esto, porque estos Indios se parecen a los Chinos en las caras i talles. Debió de ver pocos Indios este Autor, i que no supieron escrivir. A otra ablilla de que son al parecer decendientes de Judíos i de algunos de los Tribus que se esparcieron por el mundo, no avía para que refutar, porque el mismo que leyere las razones en que se fundan sus Autores, no tropeçará en sus conjeturas. Unos dicen, que Indio buelta la, n, de arriba abajo, quiere decir Judío, que a valer lo bolteado en las letras, los que son Indios propriamente (que serán los que abitan el Oriente) corrieran esa fortuna, porque estos jamás se llamaron Indios, asta que los Españoles se lo quisieron llamar, como dejamos dicho. I quando valiera el bolteo de las letras los Judíos fueran Indios i los del Oriente Judíos, pues no ay más razón para esto, que para esotro. Otros lo prueban, con que uve en la antiguedad entre estos naturales algunos que se llamaron Paulo i

90 Tito, nonbres del Apóstol, i de su dicípulo, que a saber su lengua, o a pronunciarlos como son, no los aijarán a su probança. Paulo i Titu, son los nonbres originarios ijos de su lengua, i no adquiridos de idioma Judío, cosa que Garcilaso Inga repreende, que por no saber la lengua, caen los escritores en varios yerros, i no tienen lastre sus conjeturas. En sólo ser ingratisimos se les parecen estos, i los mestizos mucho; pero la ingratitud ya es ija bastarda de nuestra nación. Pasando a otras probanças, se atienda a la aplicación de una Profecía, que el Padre Provincial fray Pedro Simón aze en su conquista de tierrafirme, i un Dotor Jurista sobre las leyes de la recopilación, para probar que son del Tribu de Isacar, con que vendrían a ser del Tribu de que fue Judas Escariote el que vendió a Cristo. Estos Indios le conpran a precio de sus aziendas, i quieren que sean de la sangre de Judas, que lo vendió por tan corto interés, pecando tanto en venderlo tan barato, como en desesperar, cosa que le cuesta tan caro. Autor a de aver que los aga decendientes de Barrabás, o del mal ladrón, i tal vendrá, que los aga ijos de Caín. San Gerónimo esplicando el capítulo de san Mateo, como advierte la Catena de santo Tomás, dice, que Judas se llamó Scariot, o por el barrio en que nació, o porque era del Tribu de Isacar; i que fue profecía de que se avía de condenar por codicia i por mercader, porque Isacar quiere decir paga, significando el precio de su traición. De aquí argumentaron, que porque los Indios sienpre piden paga de su trabajo, o azer mal qualquiera cosa sino se la pagan, son deste Tribu, i semejantes a Judas. Pregúntoles yo, ¿quál nación en España sirve de limosna, buscando a quien servir devalde? ¿Quál del mundo aze algo por otro, que no le mueva interés? Pues aún los Santos como David, dicen que le sirven por la retribución. Oygamos al Padre Provincial fray Pedro Simón. Dice que Isacar fue a quien llamó su padre Jacob asno fuerte, que abitaría entre términos i ollas, i ello por bueno el descanso, i aquella tierra por abundante, puso el onbro a la carga, i quedó tributario en servidumbre. Todo esto quiere que se entienda por los Indios, i con sus mesmas esposiciones se puede aplicar a los de nuestra España i a diversas naciones. Lo primero dice, que se asimilan a los jumentos, porque parece que están sin sentido, según son de obedientes a la carga, i son olvidadizos para la dotrina. Los Cristianos entre Moros, i los negros entre Cristianos, los Palanquines entre Españoles, i los esportilleros en todas naciones i gentes, cargan porque sufren, i obedecen porque no los castiguen, i aquellos Palanquines i estos Indios lo usan, porque se lo pagan, i si no es con su gusto, i los oprimen, lo sienten tanto los Indios, que cada día piden Juezes contra sus Corregidores, i ponen capítulos a

91 sus curas, con que quitan a unos i destruyen a otros, teniendo de crueles lo que les sobra de cobardes. Dice que estos son como los jumentos melancólicos i lujuriosos, porque tenían diez i veinte mugeres, lo melancólico es trancedental a todo onbre, i estos Indios si entre nosotros muestran tristeza, es porque están aguardando el golpe, la afrenta, o el agravio, que entre sus naturales todo es festines i borracheras. En lo que toca a mugeres, Asuero, Salamón i otras naciones sin número en la Guinea, en la Africa i en la Asia, tienen quantas sustentan, i no son del Tribu de Isacar. Dice que Isacar, quiere decir según san Gerónimo, el que desea lo bueno, i que estos Indios se olgaron mucho de oír la Fe de Cristo. Acomódenme esto con el Tribu de Isacar, que tan mal llevó, i nunca cree los artículos de nuestra Fe, i si el que desea lo bueno es jumento, no se escapan los Santos, pues desean virtudes; ni los onbres de buen entendímiento, pues desean lo mejor. Lo contrario dice David, que por escoger lo peor, teniendo lo bueno, se izo semejante el onbre a los necios jumentos. Dice que según trasladó San Gerónimo, aquella palabra, términos, quiere decir, que dormirían entre las cargas, i que así azen estos. Lo mesmo se verá en los arrieros, lo mesmo azen los viandantes, quando caminan, i los egéreiios quando se mundan. Dice que Isacar pagara tributo; estos lo pagan como pechos i gavelas los Españoles, i muchos Indios no los pagan, como Caziques, segundas personas, cantores, cañares, ministros i inpedidos. I si advierte como esplica estas palabras la Parafrasis Caldea, podrá buscar respuesta el que se vale de la profecía de Isacar; sugetarán (dice) los del tribu de Isacar Provincias i pueblos, destruirán sus abitadores, i los que quedaron vivos pagarán tributos a los de Isacar, i serán sus siervos i sus esclavas. Acomódenme esto aora a estos Indios, pues ellos pagan tributo, a ellos les quitaron sus Provincias, i ellos son los que sirven. Baste de Isacar, i digamos la mejor prueba. Dicen que son estos Indios de aquellos Tribus que se esparzieron; véase aora su poco fundamento. Salmanapar Rey de Asiria (corno dice el libro de los Reyes) tomó a Samaria el año de tres mil i docientos i veintiocho, sacó diez Tribus para poblar desiertos, púsolos en Ala i en Abor, ríos de Gozán en tierras de los Medas, i pobló a Samaria de Babilonios. Los que congeturan que proceden estos Indios destos Tribus, debieran asentar primero dos principios: el uno que estando cautivos, les dio libertad el Rey para que fuesen a conquistar Reynos cinco mil leguas de donde los tenía, siendo cierto, que asta oy están cautivos, como lo afirman, sin otros muchos, san Gerónimo sobre Ezequiel, i sobre Zacarías: Josefo i san Pablo de

92 Orosio mi frayle, i asta que Dios los buelva a pasar por el río Eufrates, no an de salir de su cautiverio, como lo dice el libro 4 de Esdras capítulo 13. i lo otro que les dio navíos para tantos mares, i ayuda para ir pasando tan varias tierras, quando no savia onbre, ni lo advertía libro que uviese tierras a esta parte del Océano, i probado esto, no salieran con su intento, pues les quedava que probar, que en 3228 años i más los que duró su cautividad, no avían poblado onbres esta, que es mayor que las otras tres partes del mundo, siendo así, que ya por sus Quipos, que son sus Anales, de que diré adelante; ya por cantares i eventos en que conservavan las tradiciones, sabían ellos el suceso del Arca i el agua del diluvio, i lo contavan refiriendo noticias a los primeros Españoles, i que sabían eran decendientes de uno de los que se salvaron en el Arca. Así lo testifica el antiguo escritor deste Reyno i Secretario del Rey, i destos averiguaciones Augustín de Çárate, Francisco López de Gomara, Justo Lipsio, Juan Botero i Antonio de Errera; i a ser de los Tribus, supiera su istoria, su cautividad, o dispersión, supieran escrivir, circuncidáranse, o tuvieran alguna ceremonia, o sus familias algún apellido Judío, o rito Judaico, que en Babilonia introdugeron casi todos sus ritos, i les dejaron estendidos en sus istorias, i era bueno enseñar su ley quando cautivos, i no enseñar ni una ceremonia quando pobladores. El ábito Judío no es éste de los Indios, que aquel Ilegava a los pies, i éste cubre las rodillas, i los más Indios tras estas cordilleras, no usan mantas, ni traen camijetas, como lo afirman quantos lo ven i lo an visto. I así no aviendo más prueba, que el parecerse la manta destos del Perú, al palio, o capa de los Hebreos, no es bien sea sanbenito de Judíos, lo que es adorno de policía, pues dirán aquellos Indios, que tras las cordilleras andan desnudos, que los poblaron nobles, i a estos vestidos los poblaron Indios. Lo cuytado destos Indios, que al parecer es ajudiado, no se atribuya a la naturaleza, sino a la servidunbre; no al ánimo dellos, sino a la opresión que les azemos nosotros; que aún en Magestades vemos sumisiones, quando en plebeyos mandando vemos tiranías. Con estas refutaciones se pueden convencer los Autores, que dicen ser los primeros pobladores, a su parecer, los Españoles, o los Cartagineses, o los Romanos, porque los mesmos inconvenientes vienen a tener. E querido refutar estas sentencias, no como interesado en la calunia, ni como lastimado en el agravio, pues ni tengo parte de Indio, ni quiso Dios azerme trigueño, que sólo debo a esta tierra aver nacido en ella, i a le ilustre Andaluzia los padres i la linpieza. Sólo me a movido la justicia destos, que no se saben defender, i la poca razón de los que sin fundamento escriven sólo por

93 agraviar, o agravian por sólo escrivir; i sin azer inquisición de la verdad se azen inquisidores de la calunia; declárenlos en auto público por judíos, conociendo que en todo son Gentiles; i páganles aver recebido luego la Fe, con envolverlos en el judaismo; que a ser de su decendencia, fueran de su contumacia; resabio que no se despega de su obstinación; dureza (como dijo Isaías, i san Estevan) que se ereda con su sangre. Arguirame alguno, que siendo mi parecer, que estos Indios proceden de los Tártaros, es claro contra mí su argumento, i yo soy el que le descubro. El libro de Ester capítulo primero dice, que desde el cautiverio de Salmanaçar, se estendieron las diez Tribus por 127 Provincias de la Monarquía de los Persas i Medos, i una dellas tocava cerca de la Tartaria, coma dice Estrabón en el libro onze, i san Severo Sulpicio dice en el libro segundo de la sagrada istoria, que entre otras Provincias abitaron tierras de Indios i Etíopes, sujetándose a Bárbaros. Luego si los Indios abitaron entre Tártaros, i Tártaros poblaron las Indias, vendrían entre ellos muchos judíos. Destrúyese este argumento con dos respuestas. La primera que nunca dijo Estrabón. que los Judíos entraron en la Tartaria, aunque llegaron casi a sus contornos, ni san Severo abla destos Indios del Ocidente, sino de los Orientales, llamados propriamente Indios, nación conocida en aquellos tiempos, i esta nunca imaginada de los antiguos. La segunda es mejor, porque pueden alegar, que los Tártaros tienen muchas ceremonias de Indios, como afirma Matías Micou en el libro primero de Sarmacia capítulo quinto, circuncidanse, guardan las tres Pascuas, i sus familias, que ellos llaman Hordas, tienen apellidos Judíos, Dan, Nephtalí, Zabulón. Respondo con Rabí Salomón, que esto les enseñaron, no los Judíos que llevó Salmanaçar, sino otros, quando los Tártaros guardavan la seta de Maoma más de seicientos años después de la muerte de Christo, i más de dos mil años antes se pobló el Perú.

94 CAPÍTULO VII EN QUE SE PROSIGUE LA MESMA MATERIA, I SE DETERMINA LA NACION QUE POBLO ESTA TIERRA Ya que avemos dicho lo que no son, digamos lo que fueron. Genebrardo, fray Gregorio García, Enrico Langren, el Padre Acosta, Malvenda, Botero, el Padre Lorino, Benedicto Arias Montano i otros, dicen que los primeros abitadores destas Indias fueron Tártaros, o Indios Orientales, i Montano los llama Américos Ofiristas, que ascienden de Ofir primer abitador del Oriente, i sesta decendlente de Noé, como se dice en el Génesis, en los libros de los Reyes. El poder pasar del Oriente a estas Indias, tiene dificultad considerable en aquellos tienpos, ya que no aora; en Canoas, o juncos se pudieron venir de Isla en Isla por la nueva Guinea, i por las Islas de Salomón fronterizas del Perú, que como dicen los que cada día las navegan, i se ve en los mapas unas Islas confinan con las otras, i las de la nueva Guinea, si se va con Enrico Langren, es tierra firme, i continuada con las tierras del estrecho de Magallanes, i si se va con Abrahan Or, telio en la tabla primera de todo el mundo, sólo ay entre ellos i nosotros un estrecho pequeñuelo a esta parte del río de San Augustín, pero en su tabla quinta, que sólo muestra este nuevo mundo, que llama orbe nuevo, i alega veinte Autores, están continuas i seguidas la nueva Guinea i la tierra de Magallanes, que pasadas dos leguas de estrecho, se pasa a la tierra de Chile, tierra continuada con esta del Perú i Mégico, Pero lo más cierto es, como de pocos años acá se a visto por Mayre, por Euscoten i por nuestros Nodales, que aunque ay millares de leguas de tierra, que viene de la nueva Guinea a estas Indias, no son continuadas por aver mar en medio, pasado el estrecho nuevo de san Vicente, o de Mayre desde cinquenta i ocho grados adelante; al fin pasando bragos de mar, o navegando, que son destrísimos marineros, así los Orientales, como los de la nueva Guinea, i los de las Islas de los ladrones, o desde las Islas de Tapan i de las de Miaco, con más brevedad pueden ir a las costas de Quivira tierras Setentrionales seguidas con Mágico i el Perú, i con grandes dificultades pudieran pasar del Oriente a estas Indias. En tienpo del primer Marqués de Cañete vinieron Indios del Brasil en Canoas, costa a costa asta el paraje de Chachapoyas más de mil leguas. Diego Méndez en su tabla, i Corografía Peruana ablando de un braço de río que entra en el gran Marañón i corre por la Baia de los Caras, dice: Por este río bajaron los Indios Brasiles al Perú, que son los Indios Guarayos, i con más esperiencia lo afirma Pedro Magallanes

95 Gandabo, i así no fuera improbable el averse poblado estas Indias de los naturales del Oriente. Digamos aora nuestra sentencia. Los pobladores destas Indias fueron los fijos i decendientes de Jafet, tercero fijo de Noé; i pobláronla los Tártaros naturalmente inclinados a poblar, o vencer distantes i diversos Reynos, i así se an estendido en todo lo que ay de tierra desde el Océano Oriental, o Mángico, o mar elado, que topa con este nuevo mundo, asta la Laguna Meotis, que divide a Asia; o los Noruegos, Lupianas i Curlundios, naciones Selentrionales pegadas con este nuevo mundo, i parecidos a estos Indios en gestos, ábito, costumbres i religión. Demás de los Autores citados, que tiene por cierto proceder de los Tártaros (aunque ianbién se inclinan a que pudieron ser dei Oriente lo afirman Torniolo en el año de mil i novecientos i treinta i uno de la creación del mundo, i sin divertirse a otra parte Vulpelo, i Gomara, Enrico Martínez i otros. Ulrico Fabro en su descripción, que él llama verdaderísima, ablando de lo que vido en buenos ayres: dice Aquellos Indios no tienen pueblos ni abitaciones ciertas, andan vaqueando de una parte a otra, como verdaderos Tártaros. I Enrico Langren testigo de vista dice, que las tierras Setentrionales conjuntas a este nuevo mundo las abitan Tártaros, semejantes en todo a los Indios de Chile, i a los que abitan tras las cordilleras destas Indias. Asentemos nuestra opi. nión (que tengo por evidente discurso) con razones fundamentales, i fundemos la primera en testo de la sagrada Escritura. Quando le nació a Noé el tercero ijo, le puso por nombre jafet, que quiere decir, el que se a de dilatar por el mundo: i esta profecía la confirmó, querido echándole lo bendición (profetizando lo que se avian de estender sus decendientes) dijo, dilate, aga felices i estienda Dios tus decendientes por el mundo, i esos abiten después en los tabernáculos de tu ermano Sem. Si se esplica a la letra, 's" fue decir: Tendrás tantos decendientes, que abitarán las tierras fértiles i ricas, i multiplicarás tan inumerables naciones, que no cabiendo en la parte que primero poblarás, se irán dilatando por todo el mundo, i asta entrarse en las tierras de los decendientes de tu ermano Sem, no pararán. Si se esplica el misterio, dicen san Juan Crisóstomo, i mi Padre san Augustin en largas colunas prueba (con este lugar contra Fausto) que supuesto que de Sem procedieron los Judíos, i de Jafet los Gentiles, que se dilataron por todo el mundo con la venida de Cristo, se entraron los Gentiles en los tabernáculos de los Judíos apoderándose de la Iglesia, i Fe Católica, de donde se uyeron los judíos, i los arrojó su culpa. Añadámosle a esto para sacar la consequencia, que las tierras que les cupieron a los de Jafet de primer lance i primera partición, fue sólo (como dice Josefo) desde

96 los montes. Tauro i Amano asta el río Tancis, que divide a Europa de Asia (por estar en el paraje de la Laguna Meotis), i en Europa asta Gades en todas las tierras vacías, asta entonces no abitadas, i en esas partes Setentrionales i marítimas, como dice el Génesis. Aora pues, si sólo a Jafet se le izo esta promesa de estenderse por todo el mundo, sin limitarle tierras, i que él sería el progenitor de los Gentiles, i abitavan los de Jafet la tierra que se continúa desde Tártaria i costas Setentrionales, con estas Indias i con este Perú, siendo estos Indios Gentiles, i que oy están en la casa i en el tabernáculo de la Iglesia Católica, de donde se an uido los judíos decendientes de Sem, i a ellos se les prometió tierra fértil i rica, ¿quál iguala a esta, quál ampara más dichosos, pero quál engendra más desdichados? ¿porqué les andamos a buscar otros progenitores, ni quieren que se aya, dilatado a estas tierras los ijos de Sem, ni de Can, si a ellos no se lo prometió Dios, ni les cupo en la bendición de Noé? Degenlos venir por tierra a los de Jafet poco a poco, i no vayan a traer judíos ni Orientales (decendientes de Sem, ni Cananeos sucesores de Cam) por tantos Océanos de mar i Archipiélagos de Islas, en que ni se allan términos ábiles, ni tiene proporción la congetura. Viene con esto la antigua tradición de los Indios, que refiere el Presentado fray Gregorio García en su nuevo mundo, que dezian que el Señor que los crió avía venido del Setentrión. Los más bárbaros dicen, que los produjo la tierra; otros que el mar, i otros que los montes, i no ay que espantar, que lo mesmo creyeron de sí los Curetas, como dice Celio Rodigino, i con ser tan grandes Filósofos los Atenienses decían lo mismo de sus progenitores, como refieren Isócrates, Platón i Sófocles. Diranme que pruebe, que esta tierra se continúa con las tierras Setentrionales i Tártaria. Probarelo con casi evidencias, i de camino se sabrán las primeras costumbres destos Indios, i algunas cosas curiosas deste asunto. Sabida cosa es, que Groelandia tierra Setentrional, está conJunta: con las Norvegas i Tártaria, mediando un solo estrecho llamado Davis, braço elado de mar pequeño, i Groelandia está convezino a Estotilandia, que llaman cabo de labrador, que quien más leguas le pone es Gomara, i dice ay cinquenta, i esto es un estrecho de mar, o dos, como afirman los Ingleses, i cada uno de ocho, o diez leguas. Desde Estotilandia asta Mégico, Panamá, Lima i Chile es tierra firme, seguida i continuada. Esto se verá en quatro mapas, Geografias i descripciones, ay asta el día de oy escritas, sin que en estos aya contradición, lea el que dudare a los Autores que pasan de veinte, que trae Abraham Ortelio, i a Nicolao Zeno, Pedro Quirino, Enrico Langren, i a todos los antiguos i modernos. Siendo pues los

97 Setentrionales ijos de Jafet) los que supieron de navegación, i no teniendo más de dos braços de mar tan estrechos, ¿quién pondrá duda, que estos i no otros se vinieron por tierra poblando estos Ocidentes? i tengo por muy cierto, que pasado el diluvio, i bueltose a su cárcel el mar, i a sus sótanos el agua, era todo tierra continuada, i sin estrecho ninguno desde Tártaria, o desde las tierras Setentrionales asta Chile, i la probança es clara. Lo primero, porque diversas vezes,i en varios Reynos se a visto (como dice Plinio) ser oy mar, lo que ayer fue tierra: Sicilia i Italia, dice que fueron tierras continuadas. Lo mesmo afirma Ponponio Mela: de Grecia i de Negrofonte lo refiere Florián. De España i Africa en los tienpos antiquísimos lo prueba Eratóstenes en Estrabon y Séneca; i éste afirma lo mismo de Chipre i Suria, i lo alega Lorino sobre los Actos de los Apóstoles. Lo segundo, porque los animales que desta tierra pasaron al Arca de Noé, i los que volvieron después del diluvio, es fuerça que ayan pasado por tierra firme. I si me dijeren que en navíos traerían ovejas, toros, cabras i cavallos, como se trageron algunos de España, quando aora cien años conquistaron estas Indias, les diré, que ¿quién traeria osos, tigres, leones, lobos, zorras i otros animales feroces, que no a menester la comodidad umana? Mi Padre san Augustin en el libro de la ciudad de Dios, dice que tres modos pudo aver para que los animales pasasen a las tierras el mundo: el primero nadando los mares, i vadeando los ríos: el segundo trayéndolas consigo los onbres: i el tercero criándolos Dios otra vez en cada región. Esto tercero tiene ponderables inconvenientes, el primero escusadas dificultades, i el traerlos consigo, los onbres fatibles conveniencias, pero no el traer animales feroces, i bestias enemigas de quien los onbres uyen. Teodoro de Bry , que él i otros eran de opinión, que alguna tempestad dio con los primeros pobladores en las Indias, se rindieron a confesar, que los animales volvieran del diluvio por tierra; i confiesa Teodoro, que se rindió, obligado ya de los imposibles, ya de los inconvenientes, porque vido ir una nao desde los Bacallaos asta Europa, i que se continuava la tierra, i dice que certificó su desengaño, porque con cuydado notó que en las islas de Cubaabana isla Española, Tamaica i santo Domingo, por estar apartadas de tierras continentes, no ay, ni se crían leones, tigres, lobos, zorras, ni otros de los animales, que son nuestros enemigos, sino sólo ovejas, toros, cabras, lechones, cavallos i otros deste género, que los pasaron en navíos los Españoles por ser inportantes a la vida umana, i por no serlo las otras feroces, como los Españoles no las trajeron, ellos por ser islas no pasaron, de que tiene por evidente, que pues ay tantas bestias destas enemigas en el Perú,

98 vinieron por tierra firme i seguida desde el Setentrión i Europa, asta estas Indias. i desde Tártaria en el meridiano cinquenta, asta Estotilandia en el meriidano trecientos i veinte, ay noventa grados de leste oeste, que azen mil i quinientas i setenta i cinco leguas, i desde allí asta la ciudad de Lima, que está en doze grados, i tercio en el meridiano, trecientas al trópico de Capricornio, ay (dándole veinte grados demás por la buelta que aze la tierra) otros noventa grados Norte Sur, que juntos con los otros, azen tres mil i ciento i cinquenta leguas, que caminando cada día siete leguas, se pudieran poner en Lima en quatrocientos y quarenta días, que azen un año i dos meses i medio, i quando por los caminos i dificultades se estuvieron más, al fin por tierra, i en poco tiempo pudieron llegar al Perú, i poblar los Tártaros asta Chile. Que fuesen Tártaros, se prueba con una razón (que en todas naciones i edades a sido auténtica probança), i es traer el mesmo color, las mesmas costumbres, semejante Religión, y proprias condiciones. Son tan parecidos los Indios Chilenos a los Tártaros, que asta oy conservan de todo en todo lo que los Tártaros solían usar antes de tener Rey, ni dar título de gran Chamo a su Emperador, i aún oy ay Tártaros que viven como sus progenitores vivieron, aviendo destos millares de familias en varios Reynos. Lo mesmo tenían los Indios deste Perú antes que fuese Monarquía, i tuviesen Ingas que les diesen leyes. Quien leyere a Sigismundo de Herbesteim, i los comentarios Ungáricos de Antonio Bonfinio, a Josef, a Bárbaro, a Marco Pablo Veneciano, que vivió mucho tiempo entre ellos, a Niceforo, i a nuestro Coronista fray Gerónimo Roman en sus Repúblicas, en la que escrive de los Tártaros, verá que son estos Chilenos, i los inumerables Indios que abitan tras estas cordilleras nevadas, i los pasadizos, que oyendo del trabajo de las minas, i de la opresión de los Corregidores, i muchos de la dotrina viven entre infieles, son traslados en los rostros, remedos en las costumbres, i semejantes en las aciores, siendo oy lo que años después del diluvio fueron los Tártaros i Lupianas, que entre nuevas costumbres que an añadido los Tártaros, conservan las antiquísimas con que se estrenaron. A la letra pondré en Romance, lo que de varios Autores sacó Ortelio, i refiere en su tabla noventa i dos ablando de la Tartería, i verán los que conocen Indios, i an vistos Chilenos, o Chunchos un original en cada traslado; dice pues: Los Tártaros son divididos en Ordas, que quiere decir congregación, (lo que llaman Aillos estos Indios) más como abitan en diversas i muy distantes Provincias, asi no concuerdan todos en costumbres, ni en modo de vivir; los onbres son de estatura mediana, la cara tienen anCORÓNICA MORALIZADA DEL

99 cha i gorda, los ojos undidos, las barbas ásperas, todo lo demás trasquilado, son robustos de cuerpo, atrevidos de ánimo, comen carnes de animales; saben muy bien pasar pobreza i sueño, beben sangre, no tienen asientos ciertos, andan vagabundos, guianse por las estrellas. No ay entre ellos justicia alguna, son onbres inclidados a quitar, i son pobrísimos, i sienpre codician las cosas agenas; ningún uso tienen de plata, ni de oro, comen poco, i visten pobre. Asta aquí es de Sigismundo. Quitado el ser atrevidos de ánimo, que lo tienen los Chilenos i otros montarases, ¿no son su retrato destos? No tienen más cabeça, que el mejor de cada familia, ni más capitán, que el que se elige para el suceso; pintanse los cuerpos, cásanse con las mugeres que pueden sustentar admiten la ermana i la madrastra, no se pueblan en ciudad, pueblo, o villa, divídense por los canpos mudando sus aduares al sitio de su antojo, comen raízes, guisan iervas, i susténtanse de frutos, tratan de la pesca, i comen aves i animales que caçan, sin que el apetito invente potajes, ni busquen salça para lo más desabrido; azen bebidas de raízes i frutas, que los enfurece quando los enbriaga. No estiman el oro i plata, ni tienen rito, adoración, ni culto, ponderan supersticiones, i tírales la inclinación a crueldades. Al fin oy en todo, sin que desdigan en una costumbre, guardan los Chilenos i los Indios montarases, Cécares, Chunchos i Panataguas no conquistados, lo que de los Tártaros se dice antes de tener Inperio i sugetarse a Rey. Esto mesmo tuvieron los In dios desta parte de las cordilleras, que oy llamamos Perú, quando su govierno fue beetria, i no obedecian Rey, que les diese (como después) leyes, policía i adoración. Así lo afirma Tornielo en el año del mundo de mil i novecientos i treinta i uno. Destas fueron las costunbres destos naturales del nuevo mundo al principio bárbaras, a los medios políticas dadas por su Inga Rey, a los fines magestuosas por la multitud de vasallage i abundancia de las riquezas, i sienpre gentílicas con Idolos, i adoración. Desde su primero Rey, o Inga llamado Manco Cápac de aguda capacidad i de coraçón magnánimo, se fueron congregando en pueblos, estimando el oro, adorando ídolos, venerando agueros, egercitando armas i sugetando naciones, (quando i por quien diremos después). Eran obedientisimos a su Rey, i a los oráculos de su Dios, no pensando que fuese el demonio, que a sentirlo, como le blasfemaban escupiéndolo, le abominaran dejándolo; el demonio sufría sus leyes morales, porque se despeñasen en sus adoraciones. Cultivase mucho la adivinança, unos por sueños como los Telmíseos, otros por estrellas como los de Caria, muchos por el buelo de las aves como los de Frigía, los más por las entrañas de los animales, que ofrecían

100 en víctima, como los de Chipre, i los grandes echizeros eran diestros en la arte Mágica como los Persas. Sus leyes fueron de las más conformes a la razón natural, que Gentiles an tenido, ni otros precetos, fuera de los de nuestra Fe Católica, les an igualado. Eran inviolables en egecutar las penas, i cuydadosos en destruir los ecesos. Las penas eran, o castigo afrentoso, o muerte cruel; moría el que urtava, aogavan al que mentía, despeñavan al adúltero despedaçando al omicida, afrentavan al sensual, i moría con toda su familia el traydor; i por ser tan castigado el urto, i de tanto terror el omicidio, ni guardavan sus bienen en cajas, (aún oy dura aquesto) ni aseguravan la vida con paredes ni llaves. En esto consentía el demonio, porque a él le sacrificasen sus ijos; engañava a la curiosidad con enseñarles echizerias, i acudía a su odio con obligar a omicidios, engañando con título de adoración a los inorantes, que por tenerlo propicio, o desenojarlo, juzgavan por onor morir a ojos de sus crueldades. Así vivían quando entró el Evangelio, que dio forma a la verdadera virtud. De sus goviernos diré donde me llame la ocasión. No quede por discursar quantos años a que se pobló de Tártaros, Lupianas, o Noruegos este mundo Ocidental. El año de mil i setecientos i cinquenta i ocho después de la creación, i ciento i un años después del diluvio se izo la división de las gentes. I el año de mil i novecientos i treinta i uno, dice Tornielo, que este medio mundo se pobló docientos i setenta i quatro años después del diluvio, tienpo sobrado para poblar dos mundos en tienpo fecundo, i en tierras seguidas con las que le cupieron a Jafet, donde en año, i dos meses i medio, caminando cada día siete leguas, se pudo llegar asta lima i poblar este orbe; cosa de que presto bolveré a tratar. Con estos Párrafos les e pagado a los Indios la patria que nos dieron, i en que tantos favores nos aze el cielo i nos tributa su tierra, ya e dicho su tamaño i sus fundadores. Diré en breve su calidad benévola, sus riquezas particulares i sus ecelencias comunes.

101 CAPÍTULO VIII DIZESE LA VARIEDAD DE ECELENCIAS; OPULENCIA DE RIQUEZAS, SANIDAD DE CLIMAS, I ABUNDANCIA DE FRUTOS DESTE PERU A sido sienpre este Perú de un cielo benévolo, ermoso i claro, de ermosísimos celages i pintados arreboles, mitigando los ayres frescos del Sur a los ardientes calores de la tórrida. Este ayre es el primero de los vientos cardinales, si ofensivo en Europa, deleytable en el Perú, i débese atribuir a gran favor del cielo, que teniendo esta tierra dos vientos australes, nocivos según su naturaleza en opinión de todo Filósofo, que es el Sur, o Noto, que en España llaman Abrego, i es Susudueste llamado Austro, Africo, o Libanoto, que corre en la parte izquierda del Polo, i quando se enbravece, lo llaman en el Perú Tomahabi; anbos son Meridionales, i continuos en este emisferio. Nace el Sur (como dijo san Isidoro, a quien alega Bercorio) debajo del Polo Antártico, es frío i seco, si bien los ayres en la primera región son calientes i úmedos, como dijo Aristóteles, i en la segunda son fríos, como dice él mismo, causándose del antiparistasis, o contrariedad de sus naturalezas este trueque, a quien atribuyen la causa de las nieves i pluvias Aristóteles, i santo Tomás, el Libanoto, que es el Susudueste perjudicial i enemigo, i el Euronoto, o Susudueste, que con figuras de muerte, o forma de calaveras pintan los Cosmógrafos, porque destruyen quanto cogen, causarían continuas alteraciones en los tienpos, malicia en los ayres i contradición en las nubes, influyeran enfermedades en los onbres, pestes en los animales i conplexiones nocivas en los vivientes, como lo esperimenta España i lo repite Europa, a no aver proveído Dios de otro enemigo en el cielo, que es la torrida zona tan inabitable por encendida, como estos tres vientos en su nacimiento por elados, i lo que viento, o tórrida, cada uno a solas iziera inabitable, azen anbos tenperamento deleytoso; la zona corrige la maleza de los vientos, y quedan fríos i úmedos sin eceso, i ellos refrescan lo ardiente de sus rayos, con que se resfrían sus bochornos, i así sus peleas son nuestras paces, i su encuentro el provecho de nuestras comodidades, si bien el calentar más, o menos el Sol en la tierra, lo atribuye Galeno en su istoria Filosófica a la mayor, o menor demora, que él aze sobre la tierra, de suerte, que donde los días son más largos, será el calor más grande, i donde son las noches más prolijas, serán los fríos mayores; i así en España es calentísimo el mes de junio, porque dura el Sol en el Solsticio, i el día casi quinze oras, i es la

102 noche de poco más de nueve, i el mes de Decienbre es elado, porque siendo de poco más de nueve oras el día, es de casi quinze oras la noche. En este Perú como está debajo de la Tórrida zona (en que el Sol tiene su viaje, eclítica, o carrera) jamás eceden los días de las noches, aún en el día de los Solsticios en poco más de una ora, i así en dotrina de Galeno esta será la causa, de que ni son acá tan elados los inviernos como en España, ni tan ardientes los veranos, como en algunos lugares de Europa, porque enfría la noche, lo que calienta el día, i al igual en invierno nos calentará el día, lo que nos eló la noche. Pero diferente filosofía nos enseña la esperiencia, pues estando el Sol casi sobre nosotros por Otubre (porque pasa la línea a veintitres de Setienbre) aze grandes fríos aun en los llanos, i aún ay que es diez i siete de Decienbre ese en Lima el día muy fresco, i estos días atrás an sido los días muy fríos, siendo de los mayores días del año, puesto que a ventidos de Decienbre llega el Sol a nuestro trópico, i es acá el Solsticio estival de nuestro verano. En el Perú los vientos Australes goviernan los tenperamentos, ay bochorno si ellos no soplan, i ay frío o fresco quando ellos corren, i así porque es quotidiano el Sur, se conserva una simbolización tan agradable, que no se conoce en la redondez del mundo verano más fresco, ni invierno más templado, o ablando con rigor, ni el invierno aflige, ni el verano apura, porque las sonbras son frescas aun en los caniculares, i corriendo viento son agradables, i en guardándose el ayre en días más fríos, son los aposentos tenplados sin necesitar de estufas. En las sierras, no por estar unas en más grados de altura son más eladas en el Tucumán, que estotras pegadas, o conjuntas a la línea, como Quito, en todas yela, i cae nieve, corriendo la cordillera nevada Norte Sur más de quinientas leguas, donde el frío engendra salud, i el calor no cría putrefación. Luego a los vientos Australes que nos rodean, se atribuirán las causas eficientes, que nos favorecen. Los que contra esto arguyeren, no prueben lo incierto con lo dudoso, ni contradigan esperiencias que se ven, con argumentos que se oyen. Los muchos que se admiran de no saber la causa, porqué en el Perú estando en dos leguas de distancia, o en dos quadras de diferencia, i aun en un mesmo lugar i día i ora, ay tres i quatro tenples diferentes; tiene fácil respuesta, i clara filosofía. El viento Sur, o los ayres Australes, son los que refrescan si corren, o aze calor si no vienen, i así donde estuviere defendido del ayre, abra tenples calurosos, como vemos en los bajos de los montes, i en lo escondido de las quebradas, i donde le bañare de lleno algunos destos vientos, será frío, como se ve en las parases altos i cunbres de las sierras. Es pues la causa desto, la fuerça del calor que predomina sobre la az, o

103 superficie de la tierra, i el intenso frío (como dice Aristóteles en el tercero de los Físicos) de la media región del ayre, i así por poco que se desvíe algún sitio en esta tierra del un estremo, luego se va acercando al otro, por lo qual en siendo una tierra algo alta, es juntamente fría por la vecindad de la media región del ayre, i en siendo baja, es cálida por la vecindad de la tierra, donde repercuten i reberveran los rayos del Sol; i así tanto es una tierra más cálida, quanto está más baja i defendida del ayre, i quanto más alta, tanto es mas fría, porque la bañan más estos ayres. Esto vemos con la esperiencia en los bolcanes de tierras altas, que por acercarse mucho a la media región del ayre están continuamente cubiertas de nieve, i al contrario los valles, las tierras ondas, i abrigadas, son continuamente cálidas, por estar muy apartadas de la media región. En lo que llamamos Chaupiyungas (que ni son tan fríos como los altos, ni tan calientes como los llanos) cuelan pedaços de viento, con que ay medio en los tenples, i tenplança en las abitaciones; lo mesmo corre en una quadra donde es caliente la casa, i ay frío en los techos, i en una ora si corre viento, ay fresco, aunque sea en los caniculares, i sino corre viento, no da pena el frío, aunque sea en lo elado del invierno. Al fin los ayres que andan ambientes de las cordilleras nevadas, son la causa de nuestros temperamentos. Aora sabrán los muchos que preguntan, ¿porqué los onbres i animales tienen menos gana de comer, i se digiere menos en este Perú, i mucho menos en Lima, i en los llanos, que en España i Europa? Algunos dicen, que porque acá comen más de carne, i menos de verças, que trabajan poco en el Perú, i allá trabajan mucho. Pero lo cierto es, que estos nuestros vientos Austros, Sures, o Susuduestes quando llegan por la tórrida en verano al Perú, son algo calientes i úmedos, i por eso no muy sanos, i causan putrefaciones; abren los poros, resuélvese el calor del estómago i digiérese menos, que es lo que obra el Levante en Andaluzía, aunque allá es caliente i seco; i si se embravece el Sur, que entonces llamamos tomaavi, causa (como en Castilla el cierço) yelos i nieves. También procede de que los alimentos son de menos sustento, i más fáciles de digerir que en Europa, i la causa de esto es, que se aondan poco las raizes de las plantas, i las mieses en esta tierra, i así participan los frutos i bastimentos menos de la sustancia terrestre, i las carnes de los ganados, porque comen desta yerba que aonda poco las raízes, no son tan sustanciales, i así los alimentos son leves, buenos para los ingenios i entendimientos, i de menos sustancia para las fuerças corporales. Porque rastrearon estos efetos de los vientos, tuvieron por abitable esta zona ardiente, Tolomeo, Aliavenrodan, Macrobio,

104 Joan Estoferino i Plinio quando ablan de la Isla Taprobana, o sea Zeilán, o sea Sumatra, i por no averlo rastreado Aristóteles, Parmenides i Lactancio la tuvieron por inabitable. Los planetas, i signos son acá de aspetos alegres, influyendo ricas naturalezas, i obrando con el Sol, mixtos estimables; de diez Eclipses del Sol o de la Luna, no se ven acá los quatro, i no se sabe del Eclipse que infunda los resabios, que en la esperiencia a estudiado en otras tierras la Astrología, corren las oposiciones de estos luminares sin daño común, i lo nocivo nunca llega a ser universal. Aunque los Eclipses sean en qualquiera de los signos de fuego Aries, León i Sagitario, que suelen causar cometas, i visiones orribles en el ayre, i grandes incendios en la tierra, como se an visto i se ven en Asia, en Africa i en Europa, en el Perú jamás se an visto. Lo que causan en Géminis, Libra i Aquaria de anbres en estremo, pestes generales i corrupción de ayre, por acá no se a visto anbre, sólo llega la carestía a que se vea menos abundancia, con que sube el precio, mientras llegan socorros de los valles convezinos, con ser el pan de trigo mantenimiento común de todos géneros de gentes, las pestes no an sido por corrupción de ayre, ni llegan a ser generales, llamadas por los médicos epidemias, o populares; porque si se an visto algunas que llaman pestes, que an corrido lo más del Reyno, da unas vezes a los niños i mugeres, otras a los negros i viejos, i a vezes a los Españoles, i a Indios; al fin daña un género de edades, o lastima una especie de conplesiones, salpicando en unas, i reservando muchas, con que no viene a ser peste general, ni corrupción de ayre co mún, jamás se a visto landre. E observado, i muchos Médicos lo an advertido, que en dos, o tres ocasiones que estos años an muerto muchos de un género de enfermedad, tabardillo, o dolores de costado, no a muerto Religioso, ni Monja, i aunque se debe pensar, que los guarda Dios por quererlos favorecer, razón filosófica, se puede inferir, que el comer lo suficiente, i el abstraerse de vicios populares escusa enfermedad, i no da lugar a putrefacion; el aver enfermedades que parecen pestes, no proceden de los ayres, de las aguas, ni de la tierra, sino de la cantidad de negros, que cada año traen de Africa i de Guinea, i son males vagos, i no epidemias por corrupción de ayre, o contagio de aguas. Los que dan en verano, no son invernizos, i los que acometen en invierno, no son veraniegos, porque las mudanças del tienpo truecan las saludes, con que jamás dura un año enfermedad, ni peste, i vienen de siete a siete años comunmente. De Roma, i de la mayor Parte de Europa dice san Gregorio en su omilia primero sobre los Evangelios, que sin cesar se siguen unas pestilencias tras otras. I si en este Perú ay

105 tenblores siendo en los llanos más recios, i más continuos, en cien años no an derribado más de Arequipa i a Trugillo, guardando Dios lo restante del Reyno. San Gregorio dice, que son sin número las ciudades que los tenblores an destruido en todo el mundo, i después que el santo escrivió, son sin guarismo las que en cada Reyno se aniquilan, de que las istorias tanto ablan. Dicen deste cielo cosos grandes los que lo ven, i los Autores que del ablan, como advirtió el Padre Acosta. Vense más estrellas en este emisferio, que en el de Asia i Europa, descubriéndose más la vía láctea, que corre más descubierta en el trecho, i más poblada en la diversidad de estrellas, pues desde el Zénit de cada uno (esto es, desde lo que cae sobre cada cabeça) asta el Orizonte, donde parece a la vista que se junta la tierra, o el mar con el cielo, asta el encontrado Orizonte, donde es fuerça aver otros tantos grados, no sólo en la vía láctea, que llaman camino de Santiago, que esa corre, i se descubre el mayor trecho del Orizonte, pero lo restante del cielo está poblado de estrellas al Oriente, al Ocidente i al Setentrión, i de las quarenta i ocho imágenes que dividen los Astrólogos en tres partes, la una entera Meridional, que son quinze imágenes, que tienen trecientas i diez i seys estrellas, i de las mil i veintidos que los Astrólogos cuentan, i de que juzgan, la mayor parte se ven en este nuevo mundo, tienen felices influencias, ermosuras deleytosas i rayos lucidisimos, i de las estrellas nebulosas i oscuras, que advierte la Astrología, o ay pocas, o en este emisferio descubren su luz. Viendo yo quan poca se escrive, i quanto admirable avía que escrivir de varias estrellas de este cielo del Perú, que ni conocieron los antiguos por vivir en Europa i Asia, ni ponderan los modernos, o porque no las ven, o porque no las conocen, i diciéndolo de una vez, porque si unos lo desean no lo entienden, i si algunos saben, quieren más ocupar el trabajo en contar diez pesos, que cien estrellas; trabajé algunos días, i observé algunas curiosidades, allando a manos llenas las maravillas, i a pedaços de cielo quadrillas de estrellas, que ni están en Efeméridas, ni las an tocado con la pluma Astrólogos, ni marineros. Cotejé las estrellas nuestras de que ablan los de Europa, con las que mirava desde Lima, i allé absurdos, encuentros i noticias falsas, ize dos quadernos, uno de los signos i planetas que influyen en cada Provincia deste nuevo mundo, desde Estitolandia, asta Magallanes, nombrando las influencias a que inclinan, sin apartarme un punto de Tolomeo i de David Origano, i poniendo las naciones sobre que predominan, i de lo mucho que obran parecido a sus influencias. El otro es de nuevas imágenes de estrellas, i de las que caen verticalmente sobre cada pueblo, donde

106 tiene Convento mi Religión, sino fueren trabajos lúcidos, nadie me negará, que no fueron bien trabajados, i por lo menos siendo yo el primero que me ize descubridor de estrellas, otro por acusar mis yerros estudiará más doto, i no dirán los de Asia, i los de nuestra Europa; que no aver Escritores en las Indias, ignoran lo que desean, i que así ablan, a tiento en lo que escriven. No pongo aquí los dos cuadernos, que aunque son deleytosos, no son bien quistos, i no quise detener al Letor enemigo de estrellas, conbidando al curioso a que los lea en lo último desta Corónica, donde verá de cada estrella Peruana, su longitud, latitud i grandeza, i tanbién la naturaleza que tiene, i los resabios i provechos que influye, allará sus declinaciones, acensiones rectas, anplitudes ortivas, diferencias acensionales, acensiones i decensiones oblicuas, nacimientos i ocasos matutinos i vespertinos, allí lea el aficionado lo que quisiere, i creo que allará el curioso lo que deseare. Los antiguos Astrólogos (como dicen Pedro Apiano i Gema Frisio en su Cosmografía) partieron la tierra según su anchura solamente en siete partes, i a cada qual dellas llamaron clima, pero los modernos aviéndose descubierto más mundos la dividen en nueve: clima se dice el espacio de tierra que ay entre dos paralelos, en el cual espacio ay diferencia de media ora en el mayor día del año, desdel principio al fin del dicho espacio, porque quanto más se va apartando el Sol de la equinocial azia los polos, son los días mayores. De manera, que el primer clima será la tierra en que ay media ora de diferencia del mayor día, i el segundo, la tierra en que ay una ora, i así los demás. De todo se prueba, que desde Quito por donde pasa lo equinocial asta Cartagena, i desde Quito asta Lima no ay más (según la Geografía de Enrico Langren) que un solo clima, i desde Lima asta Chuquisaca i Potosí corre el segundo clima, i viene a tener cada uno poco más o menos de trecientas leguas. Pero de allí adelante seys grados más al polo, que son ciento i cinco leguas, tiene el tercero clima en que está el Reyno de Chile, el quarto noventa i seys leguas, el quinto setenta i ocho, el sesto setenta, el sétimo sesenta leguas, el otavo cinquenta leguas i media; en este clima está el estrecho de Magallanes, i el noveno tiene solas quarenta i tres leguas, i asi en cinquenta i cinco grados, como afirman los Nodales, es el día artificial de diez i siete oras, i la noche de siete no más. Este mar del Sur se llama el Pacífico, porque en cotejo del Océano, del Mediterráneo, del Vermejo i Pérsico, lo proceloso es menos bravo, i lo manso es más quieto, las tenpestades pocas, i los escollos, bancos, o arrecifes moderados, algunos poquísimos que tiene, o no se atraviesan, o se conocen, i siendo tres vientos los

107 comunes, no son los dañosos generales, quando se pierde un navío, la culpa es del piloto; que aprenden poco, porque el mar es seguro, i su confianga es más perjudicial, que una tormenta, mar de embriagados, llaman éste, no se si es porque un dormido puede gobernalle, o porque están muchos pilotos dormidos quando le goviernan. Pero que mucho que este mar se llame pacífico, i lo sea, pues se goviernan las naves por un crucero, que con cinco estrellas forma una Cruz ermosa; pronóstico dichoso el predominar Cruz sobre este mar i tierras, pues la figura sola aplaca a Dios quando más indignado, i retira al demonio quando más encendido; los elementos se amenaçan si la Cruz los mira. Y todas las criaturas nos favorecen, si la Cruz nos aconpaña. Y si dixo Cristo que a de aparecer en el cielo la señal de la Cruz quando nos venga a juzgar, esta señal nos puso en esta tierra por indicio de las misericordias que nos avía de azer. Es todo este mar, i sus costas abundante de peces todo el año, siendo más de cinquenta los géneros que se comen unos más sanos que otros, estos apetitosos, i aquellos regalados; la abundancia de unos los ase plebeyos, i la estimación de otros los aze cortesanos; que lo bueno por mucho suele avillanarse, i lo poco por raro suele ennoblecerse. No tiene pece regalado el Océano, que no lo críe este mar pacífico desde las vallenas gigantes asta los cachuelos pigmeos; sin que el marisco desde Chile a Panamá caresca de alguna especie, ni aya géneros en otros mares, que aventagen a los del Sur. En los ríos, lagunas i manantiales, que los más son claros, linpios i saludables se crían otros peces de menos cuerpo, pero de más regalo, i de mejor salud, con que todos los pueblos deste Reyno tienen pesca propria, o la gozan cercana. Entre varios modos, que Indios i Españoles usan de pesquerías, ay una abundante i deleytosa; ponen estacas en algún estrecho del río, i dos leguas antes muelen barbasco, que es un matorral de que ay muchos en las más Provincias del Reyno; échanlo en el río, i aze un color blanquezino como labagas, va corriendo con el agua, i quanto pescado coge en las dos leguas lo enborracha, i se viene con la corriente asta donde están las estacas, i ellos mismos saltan las orillas, o quedan sobre aguados la boca arriba, cógense inumerables; yo e visto algunas pescas, i es recreación gustosísima. En todo el Perú no ay peces de venenosa conplesión, ni aguas (en que es abundantísimo) de nociva calidad; erró diciendo lo contrario Ipócrates, pues afirma que son malísimas las aguas que nacen al Austro, o medio día; sacó de inciertos principios, dudosas consequencias, pues si por ser allá nocivos estos vientos Australes, quiso que acá lo fuessen las aguas; digera que estas aguas pasando a su

108 emisferio arian el daño que los vientos, i si lo infiere de los minerales por donde pasan, no debió de saber que crian oro, plata, i diversidad de yerbas i sinples salutíferos. Maravillas ponderan destas aguas Acosta, fray Gregorio García, Simón Mayolo, Mafeo, Botero i el Oidor Solorçano, sólo en las tierras del Cuzco i Chuquisaca ay alguna agua, que a tal, o tal persona crían inchazones en las gargantas, que llaman cotos; i en pueblos de las sierras azia Lima crían algunas aguas, berrugas a tales conpleciones de gente; destas aguas nos vienen acá, i no dañan a nadie; o deben de ser manantiales, o fuentes que no entran en ríos. No se ve en todo este Reyno daño común por las aguas, como en León de Francia que matan, en Egipto pelan, en Tracia pudren, i en Tascala de Mégico crían sarna. Tiene ríos memorables, el de Orellana, el Marañón, i el río de la plata; el primero se llamó así, porque el Capitán Orellana navegó por él i salió al Norte; i el segundo, porque lo descubrió Marañón otro Capitán; del primero abla mucho Botero, i pensó que Orellana i Marañón tienen una madre, o se ermanan en el camino; ya se a visto de pocos años a esta parte, que jamás se juntan, aunque tal vez se acercan. Anbas cosas dicen las relaciones, i que en el parage del dorado (aunque es muy apartado del) se dividen, si a caso antes se an ermanado. Nace el Marañón en la puna de Vilcuneta, que yo e visto junto al Cuzco, i nace arroyuelo de un manantial, i entra en el mar del Norte, con casi cinquenta leguas de boca, Orellana regando grandes Provincias llega a la nueva Andaluzía, i según unos con ochenta leguas de boca sale al mar, pero el Obispo Oré dice, que son cinquenta leguas. Destos tres ríos ponderan ecelencias Garcilaso i Juan Bautista Scortia, que siendo el Nilo llamado el rey de los ríos del mundo, como lo dice Silio Itálico í Agelio dice, que con ventajas le ecede nuestro Orellana i río de la plata, entrando en el mar con noventa i cinco leguas de boca, en otros Autores i en personas que le an corrido, no es este río tan desbocado, danle sólo cinquenta i siete, i el Obispo Oré treinta i sinco leguas. Este es el río de las Amazonas. Porque según Uvaltero Ralec i Diego Méndez cae en tierras de las Amazonas, que están desde dos grados de altura Austral, asta quatro, entra su río llamado Pigúrico en éste de Orellana, pero el contador Augustín de Zárate, en su libro tercero capítulo segundo, pone esta tierra de las Amazonas (donde no consienten varones sino a tal tienpo del año) a un lado de Chile en más de treinta grados de altura; dice que su Reyna se llama Guaboinilla, que en su lengua quiere decir cielo de Oro, por lo mucho que se cría allí. Confunden algunos destos Autores los tres ríos, queriendo que el Orellana sea el Marañón, i otros que sea el río de la plata, centenarios de leguas

109 distantes los unos de los otros; porque Orellana, sale al Setentrión por junto a la nueva Andalucía i Marañón al Nordeste, corriendo la costa al Brasil, i el río de la plata sale al Oriente, i del dice Gerónimo Cárdano , que es mayor que el río Nilo, i que beben los navegantes agua dulce cuarenta leguas el mar adentro; que tanto como esto le dura el ínpetu de su corriente, i la violencia de su monstruoso cuerpo; nace según Diego Méndez i Ortelio entre Chuquiago i Potosí, llámase en Chuquisaca, o cidad de la Plata donde yo nací, el río de Pilcomayo, que pasa seys leguas apartado de la ciudad, i atraviesa por el Paraguay, asta salir al mar Océano. En ciertos bra ços deste río llamados las siete corrientes, i el río Bermejo, quantas ramas, troncos, o árboles caen a su orilla desgajados se convierten en piedra blanquecina (que como el pedernal despide fuego) no muda forma, ni figura, mostrándose con claridad lo que fue coraçón, madera, o corteza, quedándose lo restante, que no entró en el agua, madero como antes, unido con la misma piedra que fue antes palo; yo tengo en nuestra celda un pedaço, i e visto otros, que la mitad es piedra pedernal, i la otra mitad palo, que sirve de yesca. La mesma transformación de palo en piedra azen las aguas del río Marañón en el parage de la governación de Yaguarzongo a un lado de Loja, que cae junto a Jaen de Bracamoros, i dista el Paraguay deste paraje, en que aze la transformación el río más de trecientas leguas, un cepo estava el año de 1621 en Jaen de Bracamoros, echo de un gran palo, que avía estado en estas aguas, i todo él en trechos estava con pedaços de piedra, que estavan, como manchas en el palo, que eran los lugares donde avía llegádole el agua. No se tenía allí por singular, pues destos palos convertidos en piedra, traen muchos por aquellas parles, sino por la novedad de estar a trechos el palo convertido en piedra formando las manchas ermosura. Lo que tantos Autores dicen que ay un agua en Guancabelica, que dentro de veintiquatro oras se convierte en piedra de que están echas las casas, i que no ay sino azer en molde de maderas los labores, i que sale otro día figurada la piedra, es engaño, i será sólo verdad, que con el tienpo, i corriendo años, se va criando del agua (que es mala i gruesa) piedra qua cortándola, sirve de lo que las comunes, i admite pico i cinzel, i se puede labrar como otras que ay para este efeto. Junto al Cuzco ay otro manantial que corre a levante, i aze el mesmo efeto. El agua es colorada, i baja por un repecho. Ay diversos ríos i manantiales, que crían varios maravillas, i muestran soberanos cuydados de su eterno Autor, de muchos diré en su proprio lugar. Pero de quatro diré con brevedad aquí. En Chile entre Atacama i Copiapó, ay en el despoblado un río, de quien todos

110 los que caminan por tierra saben, i pondera don Melchor Jofré en su libro Epítome de las cosas de Chile, al punto que sale el Sol comiença a salir el agua, i continúa corriendo asta que el Sol se pone, i al punto que se esconde tras nuestro Orizonte, se estanca de manera el agua, que una gota no buelve a manar en toda la noche asta el día siguiente, que sale el Sol por el contrario Orizonte. A este río llaman los Indios de aquellas costas, como dice don Melchor, Anchallullac, que en la lengua de los Indios quiere decir muy mentiroso i engañador. Diéronle este nonbre, porque viéndole los egércitos del Inga quando Ivan a conquistar a los Chilenos, de día con agua le vieron de noche seco, mal amigo le pudieran llamar, pues corre quando ve resplandor, i se esconde quando reconoce la escuridad; yo le llamara retrato de la fortuna, i espejo del umano deleyte, que sale con el sol, i acaba con la noche, o llamarais dechado del virtuoso, que camina con la luz, i se esconde uyendo de las tinieblas. Otro estero tiene cuyas aguas sin duda son milagrosas, i sin duda dignas de veneración en un vallecito llamado Peteguelen; de este arroyo, i de otro mayor se aze el río Elataquete; quantas piedras cría el estero, i quantas guijas bañan sus aguas, tienen una perfeta i formada Cruz del tamaño de una pulgada, de color de jaspe, i otras blancas, o negras del color del alabastro, o évano, i no para aquí la maravilla, pues por quantas partes quiebran las piedras, allan perfetísimas cruces, i bueltas a quebrar por qualquiera lado descubre la forma soberana de la Cruz. Los más del Reyno de Chile las traen en sus Rosarios, i yo e visto algunas traídas a Lima que como de ataugia, o enbutido están en la guija, i parecen en el coraçón de la piedra, o dichoso arroyo en todo bendito, pues si otros ríos de Chile i del Perú crían oro, lisonjas de la codicia, este peregrino arroyo cría Cruzes, adulación del cielo. En un pueblecito de la sierra llamado Pira, en la Provincia de Guailas, sale un gran arroyo de un manantial que jamás aunque llueva a cántaros, se a visto crecer, novedad que admira a quantos la ven, i en un pueblo de la Provincia de Cajatanbo junto a la puente de la Barranca, no tienen sus naturales (según me afirmó un Eclesiástico docto) más agua de que sustentarse, que la que mana de una fuente que los Indios llaman Puquio, i está en lo alto de una ladera, tierra fría, cuyas vertientes bajan a estos llanos, al punto que anochece comiença a manar el agua i corre toda la noche, i al salir del Sol, se estingue de manera, que no sale una gota, ni parece que ay allí manantial. Los Indios se van con sus cantarillos, i están aguardando a que se ponga el Sol, i toda la noche cogen agua, que siendo cristalina es regalada, i sale tanta, que ay para los Indios, i

111 para regar sus Maizales. A no estar el estero i río de Chile más de trecientas leguas de este, se pudiera pensar, que aquel que al punto de anochecer se esconde, es uno dellos este que a esa ora sale, los Indios le llaman Chicchi, que quiere dezir morcielago en aquella lengua, porque a su semejança sale de noche, i se esconde de día. O ermosuras de las obras de Dios, donde los encuentros forman belleza, i la variedad conpone galas i pinta deleytes. En varias partes destos llanos en tierras salitrales, ay lagunillas de agua salobre, pero si junto a ellas se caba poco, se ven manar aguas dulces. De otros arroyos, esteros i manantiales diré en sus proprios asientos, que unos dan pescado regalado, desde el Miércoles de Ceniza, asta el Sábado santo, i antes ni después no crían uno. Véase en el capítulo de la Provincia de los Conchucos el que está en Llamellin, i allí se verán otros dos de esta propriedad en nuestra Gorgona, i en Zarzania. El Padre Juan Vásquez de la Conpañía de Jesús Retor del Colegio de Lima, i otros de la mesma Religión me afirman, que tienen la mesma propriedad un manantial que está en una eredad suya junto al Cuzco llamada Guaraipata. I los mesmos i otros seculares dicen, que junto a Quito en el valle de Chile ay un manantial que aze una ancha fuente, donde si dan vozes, salta, bulle i se inquieta el agua, asta que callan los que dan las vozes, i estando una braça el agua mas baja que la superficie de la tierra, si multiplican las vozes, i las dan más altas, se inquieta demanera el agua, que bulle, i se enbravece tanto (al paso que le dan las vozes) que aze espumas, i sube el agua asta derramarse, i al punto que callan se buelve a su antiguo sosiego. De otra fuente semejante a esta, dice Aristóteles en el libro de las cosas admirables de la naturaleza. obrando en ella la música, lo que en nuestra fuente causan las vozes, i tiene esta otra propriedad, que si por el gueco, por donde sale el agua, le meten palos, o lanças las admite, i al punto las arroja con violencia, i las despide, como si manos de onbres la arrojasen. Otro manantial ay entre Quito en Sangolqui, que quanto le echan en el caño de agua que arroja, lo tira sorbiendo azia dentro, i lo esconde, i si le ponen la mano, la tira, cromo si otra mano la violentara; este es manantial codicioso. Tiene el Perú gran número de baños, i termas de aquas calientes en las más Provincias del Reyno, que sirven de botica a varias enfermedades, unos nacen irviendo, i se tenplan andando, otros nacen tan tentados, que en los mesmos manantiales dan salud i causan regalo, i muchos arrojan un cuerpo de agua, i en la mesma madre se divide en dos braços, i el uno sale irviendo, i conserva lo ardiente muchas leguas, i el otro sale tibio, i a dos quadras es ya frío, i al tienpo que los demás se yela. No se conoce en el mundo tierra,

112 que tantas salinas tenga, unas cría el mar, otras los ríos (en Chile ay uno que todo es de sal) otras crían arroyos, i es toda blanca, sana i mucha. En la cierra ay unos matorrales, cuyas ojas manoseadas despiden apetitosa sal, de que se proveen los Indios. Al salir del Cuzco está un manantial que se convierte en sal en unas pozas, i es riquísima; i en las salinas de Llocalla una jornada de Potosí, sus arroyos crían eccelente sal; finalmente es tanta i tan rica, la que en todo el Perú se cría, que pudiera dar abasto a todas las tierras del mundo. Por ser este cielo tan benévolo, sus estrellas tan favorables, sus ayres pocos i de calidad tenplada, sus aguas dulces, frutiferas i sin malicia, proviene que la tierra sea sana, deleytosa i regalada, i el Perú el más rico del mundo, i el más abastecido del Orbe. Ablemos de la tierra, pues emos dicho del agua i del ayre. Produze el oro mejor del universo en distancia de más de mil leguas, desde Castilla del Oro, asta el estrecho de Magallanes, en Çaragoça del nuevo Reyno de Granada, en el distrito de Popayam, en Gelima i Marmato, i en el Puerto de la Buenaventura, en Zaruma, en Zamora, en Sevilla del Oro, en la Provincia de Loja distritos de Quito, en toda la tierra de los Gíbaros Indios belicosos, en la Provincia de Macas, en Carabaya Rey del Oro, (afrenta de Arabia) que está en los parajes del Cuzco. En todo el Reyno de Chile, siendo más i mejor el de Valdivia, Quillota i Coquinbo. Dase en unas partes el oro en minas, i en otras entre las arenas de los ríos, unos minerales eceden en quilates a los que se crían en las tres partes del mundo, i otros en la cantidad i beneficio. Del río Fisón dice el Génesis, que 1o cría, i entre las arenas el oro en polvo, dice el libro de Esdras, que se engendra; en minas donde piedras crían metales, i los montes los paren en cavernas refiere Job, i lo llama oro obrizo purificado, brillante i rico. De manera, que si en las otras partes del mundo se da aquel oro, o el otro, en este Perú se dan todos juntos, como el Zaab, ya purificado, ya bruto, de que abla la escritura, ya como el de Ofir, o Salir, de que tratan David i Job, según los setenta Intérpretes, ya el oro Cefaz, llamado así por Filón, Reticio i san Anbrosio, por ser sólido i endurecido, i ya el oro llamado Faz i Eten (algunos leen Chetén) que es el más subido en quilates, i el más precioso en admitir esmaltes, i en sujetarse al arte, al buril i al torno; deste abla David i san Gerónimo, i lo alaba Salomón a quien comenta Jario. Fuera de los parajes nombrados, que son los más celebrados en el Perú, i a tiempos beneficiados, son muchos más los que, según fieles relaciones, están en las Provincias no sujetas, i entre nosotros, en minas aún no descubiertas, aunque fueron en

113 otros tienpos beneficiadas, que oy las oculta el desamor de los Indios, o las guarda Dios para mejores tiempos. Querer numerar los cerros, montes, laderas i socabones, donde en minas crían los metales la plata con decir, que desde el Tucumán asta el nuevo Reyno más de dos mil leguas, a no beneficiarse con azogue, de que asta aora no se a descubierto más que el cerro de Guancabelica, i a no aver falta de Indios para tantas minas, se pudiera sacar plata de más de docientos cerros mayores i medianos oy conocidos, i cada día se descubren cerros de grande riqueza, poblándose asientos, i formándose pueblos, el año pasado distantes más de docientas leguas se poblaron Caylloma i Guadalcaçar, i este año se an descubierto otros dos en la sierra no lejos de Lima. El emperador de todos es el inacabable de la villa Imperial de Potosí, de quien diremos en su lugar, i bastaran para enriquecer Asias i Europas los cerros del distrito de Chuquisaca en Oruro, en los Chichas, en los Lipes i en san Vicente a sobrar Indios, i a no faltar azogues. Las naciones estrangeras conocen las ventajas que en quilates ecede esta plata a la que allá tienen por de más ley, pues un peso Castellano aun entre los que no admiten que la liga entre al igual del precio con la plata a quien iguala el cuño Real, vale más que vale entre nosotros con la liga, i tiene más valor la plata en Reynos estrangeros, que en los nuestros, pues ay partes en Europa i en Africa, que vale un peso del Perú, diez i doze reales. De una mina sacaron una piedra, de que yo tengo un buen pedazo, que está listada toda, siendo una lista de oro fino, i otra de plata en grano, i así se van continuando las listas por toda ella brillando lo blanco de la plata al lado de lo rubio, i refulgente del oro. Es sin duda esta piedra el electro, de quien dice Ezequiel que vido salir del medio del fuego celestial, este es del que ablan san Gregorio, Ruperto i los Filósofos, que está mesclado de oro i plata, esclareciéndose ella, i enturbiándose el oro, aunque en ésta el oro brilla, i la plata luze. Muchas debe de aver desta especie, i como los Indios i los mineros no atienden a la curiosidad, sino a la codicia, echan al montón qualquiera metal, i así no se ven primores destos metéoros i piedras ricas. Críanse en el Perú cobre, plomo, estaño, yerro, en unas partes se beneficia, i en otras no se saca; ay inumerable yerva de vidrio en todos estos valles, desde Saña asta Camaná docientas leguas; sirve en los valles de Trugillo, Saña i Guadalupe para azer jabón, ayla en los valles de Cochabanba ochenta leguas pocas más o menos de Potosí. Pero los ornos de vidro an estado en Guanbacho i Lima, i oy están en Ica, no se labra ya con la yerva, sino son salitre, que es metal de los cristales, i deste ay una legua de gramadales, en que se

114 cría, que en Ica i Pisco Llaman Motaca i Villacuri. El primero que lo labró en este Perú fue Francisco del Guerto criollo de Ica. De piedras preciosas se cría diversidad i abundancia, i de perlas finísimas, la Provincia del río de la Acha, Cumana, las Islas de la Margarita i Cubagua, o nueva Cádiz. En las Islas del estrecho alló Sarmiento, General de la armada, que del Sur pasó al Norte, varios colores de perlas, como dice Argensola. El nuevo Reyno, i la tierra que llaman de las esmeraldas cerca de Manta i Puerto Viejo andando, i continúan produciendo las mayores, más linpias i perfetas esmeraldas que se conocen en las Monarquías. La tierra de Catamez da finísimas Turquesas; i varias Provincias crían perfetos cristales. En tierras del Paraguay i Brasil, se engendran en cajas de pedernal finísimas Amatistas, que jaqueló la naturaleza, como aze en otras piedras quando da forma i proporción la industria del mejor platero, estando maduras rebientan en los centros donde se crían, i abre roturas asta la superficie, dando tan grande trueno (como barril de pólvora) que avisa a los que están distantes una legua, i así la allan brillando con cada punta, como si fuera estrella, quájanse de penachos, que a trechos se levantan entre las puntas, siendo cada una de tres i quatro jaqueles; una tengo, (de quien saco este retrato) que el largo por el asiento es de media bara, va formándose como pan de açúcar, i remata en dos pepones como pechos, i tiene en las puntas dos óbolos abiertos por donde rebentó al despedirse de la mina, tan quajada toda en lo interior, que no deja lugar vacío entre una i otra, donde quepa la cabeça de un alfiler pequeño. Otras diversas piedras producen estos climas, jaspes i alabastros, aunque no muy finos. En Guamanga labran con yerro los Indios en estos alabastros burdos diversas imágenes de santos de media talla, i de talla entera, las más son pequeñuelas, pero sácanlas con tan linda perfeción, que ni el senblaje tiene mas primores, ni el arte del buril más sutilezas. Piedras medicinales cría muchas, para la sangre, ijada, orina, reuma, i leche, i la piedra que llaman de los lipes, azul i verde es el más provechoso sinple, que cría la naturaleza para curar ulceraciones, llagas i cicatrices; dase cardenillo, alunbre i gran copia de piedra açufre. En las cordilleras de Tomina, i Tarija ay unos animales a quien llaman antas, que nosotros llamamos gran bestia, i crían unas piedras en las entrañas del ancho de un real de aquatro i menores, i del grueso de medio dedo i más gruesas, eficaz antídoto contra el veneno, i ellas, i las uñas, píctima ecelente para el coraçón. Las piedras bezares que en el vientre crían las vicuñas i guanacos, animales montaraces de lana vermeja, i pechos blancos, mayores que terneros aunque no tan fornidos, son ligerísimos i de tierras frías

115 en que andan a millares, i se dividen en manadas, crían estas piedras bezares en unos bolsicos, i ay en ellos diez i quinze i veinte piedras al modo que los granos de la granada, pero sin tela; entre unas i otras e visto un bolsico destos, i es admirable la coloca ción de las piedras, i la diferencia de sus colores, ya verde claro, ya pardo, ya negro, ya dorado; susténtanse de yervas salutiferas i medicinales. Son tan celebradas sus piedras en Europa, que gastan colunas en sus encomios, Juan Metelo, el Padre Joseph de Acosta, Errera, Camilo Barrelo i otros. El Indio de edad de doze años, que les descubrió a los Españoles el secreto i virtudes de la piedra bézar, fue al punto sacrificado por los demás Indios (como dice el Oidor Solorçano). Castigo contra la caridad, o muestra de tener entonces contra los Españoles sobrada indignación. Las piedras que crían los guanacos, que son los machos, suelen ser más ecelentes, i de mayor virtud, que las que crían las vicuñas. Dos piedras andan en este Reyno bien admirables, la una formada sobre una aguja colchonera, i la otra sobre una asta de saeta, la una está en Lima, i quando no admire el aver entrado a las entrañas del animal sin quitarle la vida, se le debe admiración al aver formado en asta i en aguja las piedras, sin que en tanto tienpo causasen corrución, o rotura. En Chile se dan estas piedras muy salutíferas, i la más son muy livianas, i en todas las siegas del Perú se allan con abundancia. La piedra llamada de Guancabanba, dotrina que fue de san Augustín en los Conchucos de que trataré mucho en su lugar, es admirable, tiene el color blanco, i es negra la peña en que se cría; crece como si fuera viviente, i es único remedio para llagas, eridas i ulceraciones, tanto a los onbres, como a las bestias, cura disenterías i flujos de vientre, así los de umor, como los de sangre; sana de todo mal de orina, i remedia otros achaques de mugeres; crió Dios frontero otra peña, que es pernicioso veneno, tanto al que la bebe, como al que toca, pues a todos los mata, i sus polvos azen el mesmo efeto tocados a las ropas, o a las bebidas, i no tiene otro antídoto su contagio, que aplicar la piedra de Guancabanba, con que ni muere el inficionado, ni le atosiga el veneno; aplícase molida, i en vino, o chicha se bebe. Dos tiros de piedra junto al pueblo de Ethen dotrina de Religiosos de san Francisco en los llanos de Truxillo crió Dios en el campo dos piedras poco distantes una de otra; la primera de una braza algo más de largo, i la segunda de dos brazas poco más, o menos de color guijarreño, las quales dándoles con otra piedra, suenan como las canpanas de bronze, i se oye su sonido casi un quarto de legua, i es tan semejante al de nuestras canpanas, siendo el sonido de la una más grueso, que el de la otra, que quien no sabe la propriedad

116 destas piedras, las tiene, quando los muchachos las repican, por canpanas verdaderas; están unidas e la tierra, donde las crió con esta propriedad la naturaleza. Otra vide yo en el camino, viniendo de Arequipa a Lima del ancho de dos borras, i es casi redonda, i dificultosa de entender su filosofía, i pocos alcançan la causa. La piedra Imán se da en varias partes deste Reino, mucha en la cantidad, i eficaz en la virtud. Tengo una, que siendo grande la quebré para repartirla, i quebró en quatro partes, tengo echas varias esperiencias, i llamado a onbres de la mar para conprobarlas. La aguja, si se toca en el medio busca al Norte, i si se toca a la espalda frontera busca al Sur, i si esta punta de la aguja se la acerca la que inclina al Norte, uye como cosa viniente, i lo mesmo aze la punta tocada al Norte, si le llegan la az, que inclina al Sur, i si se van tocando agujas al rededor de cada uno de estos quatro pedaços, apuntan cada una, o al Susudueste, o al Sudueste, o al Esudueste, o a Oeste, lo mesmo a la buelta del Norte, así en las quatro partidas, como en los medios vientos i en las quartas, i a este modo a todos los treinta i dos parajes del Orizonte, de donde nacen los vientos, i tienen por runbos los navegantes; con que se ve, que quiso Dios poner en una pedreçuela todo el círculo del Orizonte,i que si admirase el ver el mundo entero con la armonía de treinta i dos vientos, o parajes, admirase más verlo estrechado en una piedra del tamaño de un guevo, í que viesen los sobervios (parecidos a los vientos) que tiene un umilde (figurado en esta pedreçuela) todo junto quanto ellos tienen entre sí dividido, i que si su eficacia es para arrojar, la de piedra imán es para atraer, esta atrae yerros para comunicarles virtud, i los sobervios azen los yerros uniéndolos con su anbición. No ello por buena Filosofía la que de Plinio i Dioscórides, alega el Padre fray Juan de la Puente, que por ser la piedra imán ija de las estrellas del Norte, se cría en las tierras más frías i más Setentrionales, i que por esto tiene tanta conveniencia con las causas de su ser, que apetece sienpre estar cerca de su principio, i que así la aguja tocada con la piedra imán anda sienpre ansiosa de acercarse a uno de los dos Polos. Aora digo yo que también se crían montes de piedra imán en las tierras del Oriente, i de uno que está no lejos del mar Arábico. En las Islas de Calecuf, dice Alonso Cadamusto, que obliga a edificar los navíos sin clavos de yerro, porque temen a la violencia de la piedra imán; lo mesmo refiere Luis Vivas en las anotaciones de mi Padre san Augustín, i destos, o de otros montes de piedra imán dice lo mesmo Simón Mayolo, al medio día i al ocidente se crían acá muchas en parages, donde jamás se vio la estrella del Norte, i nadie cría donde no influye. Si es la piedra

117 imán ija de las estrellas del Norte, ¿para qué dice que también anda ansiosa por acercarse al Polo del Sur? que con eso tanbién lo aze ija del Polo contrario, i no sería razón dar una ija sola a dos madres opuestas, i es ponerse al ruido en que se vio con un ijo i dos madres el sabio Salomón. ¿I si por ser la piedra imán criada en tierras frías, apetece ambos Polos, las que aten a la aguja inclinarse al Nordeste, o a Leste, cuyas ijas serán? ¿de fuerça abrá de dezirse, que será de tierra caliente el pedacito que inclina a parage cálido i templado el que busca tierra tenplada, con que daríamos treinta i dos madres a una piedra imán? En fin en este Perú se crían muchas, ya en partes frías, ya calientes, i son eficaces, activas i de cabal virtud. Ablemos de las plantas, sembrándolas en otro capítulo.

118 CAPÍTULO IX PROSIGUE EN LAS ECELENCIAS I ABUNDANCIAS DEL PERU: DIZESE DE LA CRUZ DE CAILLOMA, I DE OTRAS COSAS RARAS Es tierra el Perú abundantisima de árboles, unos canpesinos sin frutos, i otros frutales de regalo; muchos estrangeros, i muchísimos proprios i naturales, danse en Lima cabeça destos Reynos quantos se traen de España, i se cogen de Europa, frutificando la de país frío, coma la natural de los llanos, i la de terruno ardiente en tierra tenplada; i es tal el tenperamento, que todo el año ay variedad de frutas con abundancia, unas nobles i otras plebeyas, las más de regalo i todas de sazón, no se guardan secas, porque sobran las frescas, pues quando acaba la sierra de dar sus frutas, comienpan los llanos a sazonar las suyas. Guindas i otras frutas faltavan, i danse ya traídas de Chile, i presto serán vulgares; con que podrá dezirse del Perú, que tiene lo mejor de España, i que ecede en variedad de frutas a lo restante del mundo; i si en menos de cien años tiene tantos árboles proprios i estrangeros, en que ingiriendo unos, aumentan otra especie de regalo. Quien duda que las diferencias de cada fruta las tendrá todas, pues oy tiene ya dos i tres de cada una, de almendras ay tres géneros regaladísimos, el uno las almendras Castellanas ecelentes en la cantidad i en la sustancia, otras que se dan en las tierras de los Andes, tres veces mayores que los de Castilla, crianse en unos grandes cocos, donde ay muchas al modo que en la granada los granos; otras almendras ay que se crían en tierras de montañas, encerradas en un obillejo de espinas, i estos dos géneros son de ecelente sabor i provechosas, i que sea más fecunda esta tierra, que la de España i Europa, es evidente, pues acá se dan todas las frutas que de allá se traen, i allá no frutifican las más que de acá se llevan. Es tanto el vino, azeyte, miel, açucar i la abundancia del trigo, mais, arroz, i otras varias semillas i frutos sustanciales i legumbres proprias, que ecede al otro medio mundo; aquí sienbran, allí cogen, i acullá está en verza a un mismo tienpo. En los arenales de Arica i sus contornos, sienbran el mais en cabeças de sardinas, i da trecientas una anega en toda la costa, sienbran entre estiércol de pájaros marítimos, que llaman guano, i rinde centenarios de esquilmo; ay oyas, donde se dan fértiles viñas, i jamás se riegan. Todas las comidas valen acá dos tercios más baratas, que en España, i ay más plata que en todo el mundo. Tiene variedad de flores naturales i avenedizas, unas inverniças, i otras

119 veraniegas, i son las diferencias tantas, que ni aun nonbre tienen muchas que en España se estimarán, i acá cubren las lomas i las sierras. Todo el año ay en Lima clavelesnas i claveles, i unas flores que acá se estiman poco por aver tantas, se aprecian tanto en España, que aora veinte años, Ivan a ver el árbol al Aranjues, ponderando la fragrancia de su olor, que sin duda es regaladísimo, i de noche se dilata con el ayre a distancia de cinquenta pasos, en Europa la llaman açucenas del Perú, i acá las llamamos floripondios, son de echura de açucenas, aunque tres vezes mayores, el color es uno, pero la açucena es matoral pequeño, i el del floripondio, es árbol mediano, i da las flores a razimos, pero distintas. Otro género de flores ay en los llanos de Trugillos, que los curiales llaman flor del Paraíso. Confieso que en mi vida vide cosa tan ermosa, porque es un ramillete, que en un árbol mediano tiene veinte, o treinta flores, cada una distinta de la otra, variando los colores, i dando la naturaleza ramilletes nativos. Una sola flor, que acá tenemos, vale más que todas las del mundo, i acá no la estimamos como debiéramos, que es la flor de la granadilla, donde puso el cielo todos los instrumentos de la pasión de Cristo, tres clavos, columa, caña, sogas en las ramas, açotes, corona, esponja i lança (otra ay pequeñita, que no da fruto comestible, i tiene lo mismo) es del tamaño de dos reales, i junto a los tres clavos tiene cinco ilos, i en los remates cinco óbalos prolongados a la forma de cinco llagas, tiene tres coronas, la una rodea a la esponja, i esta es la lança con raíces moradas, la segunda rodea a la otra, i es amarilla, con botoncillos más rubios, i la tercera es en forma de ramales de açotes i baras; es planta que trepa, i todas las ramas tienen al pie de cada oja verde (que es como el asta de una lança) unos filos muy largos a manera de sogas, con que las ramas se atan con los árboles por donde trepan, i como sogas se enlaçan; la fruta es como un botón ordinario, aunque obado, de un morado finísimo como mançanitas en la echura. Esta planta, i su flor, (que pican como pimienta, i ormiguea la lengua desflemando salivas, que asta en esto tiene recuerdos de la pasión, i afrentas de Cristo) desvanece la cabeça con grandes baguidos, i aflige con ansias (tales las tuve quando la probé) que aun las fatigas de Cristo en su Pasión, causa esta flor, donde se retratan las pasiones de Cristo. Los Indios de Lima llaman a esta flor Cururuncu i Machacaquainavi, que en la lengua general quiere decir ojo de culebra, bebida en vino sana el mal de sangre. Otra ay casi la misma, i sólo diferencia en que es doblado mayor, i entre cinco ojas en que se funda, que tienen forma de yerro de lança, ay tres, que todas se quajan de ramales, mayores son las llagas, i la corona es de color cardeno, la oja como la de las

120 malvas, no es yerva que trepa, sino mata pequeña, la fruta es dulce, i la comen los Indios, llámanla los Jungas Potpic, i los Españoles Puchepuche, es linda flor. En toda tierra firme ay unas mançanillas de regalado i fragrante olor, i es veneno, danse en el campo, i enamoran la vista, an muerto a muchos, son de la echura de nuestras mançanas; convida su color lindo i olor suave a comerla, i quien no la conoce i la come llora el daño, retrato del deleyte. De la flor de la granadilla dicen dulces encomios celebrándola Juan Botero, fray Gregorio García, Carolo, sacado de Menardo en su istoria de plantas, el Padre Josef de Acosta, i en elegantes versos Jacobo Gretsero en su tratado de la Cruz, i estos versos refiere el Oidor Solorçano. Porque en el Perú no falte otro favor rey de los favores, crió Dios en muchas partes deste Reyno, i en particular en la Provincia de Cajatanbo, i en san Mateo pueblo comarcano a Lima en los principios de la sierra unos árboles pequeños copados con ojos muy chicas, i es su flor azul, que el fruto es una formada Cruz, como si la sacaran con esquadra i conpaz, crecen asta el largo de un geme, i es al modo de la Cruz de Cristo. En árboles espinosos tanbién se dan espinas en la sierra en forma de Cruz. En todos estos valles de Lima, i en lo más de todo el Perú ay unas cardones entre los trigos i en secadales; la flor es de seys ojos en dos andanas, todas amarillas, sin otro color, ni pintura, tiene en medio un botón prolongado, i al rededor de una borla de filos amarillos, que rematan en unos garavatillos de color de oro, i sobre el botón está una Cruz como la de san Juan en la echura, porque en el color es morada, i es tan formada, i de tan vivo color, que parece esmaltada, i echa por platero, i en creciendo el botón, se quaj a de espinas, i tiene la Cruz más negra que los évanos, como piedra puesta en anillo. Y no será malo advertir que la granadilla, con tener todos los instrumentos de la pasión, no tiene la Cruz, i ésta quien los Indios llaman Carguincho, i nosotros cardo santo, o cimarrón, tiene la Cruz rodeada de espina, que aún en esto nos dice Dios, que no ay espinas sin Cruz, ni Cruz que no tenga espinas. Este cardo es medicina de grandes enfermedades i purga de envegecidos umores, i su leche quita los dolores de muelas; la Cruz obra estos efetos corporales, i sienpre aplica Dios su Cruz, para linpiar de culpas envegecidas. Dichosa tierra donde se ve Cruz en el cielo en cinco estrellas, Cruzes en piedras que crían arroyos, i Cruzes en plantas, que son frutos de árboles, i toda la pasión de Cristo en una flor ermosa. En la Provincia de los Charcas, i por el río grande de Misque, i por los montes de aquellas comarcas crió Dios un género de árboles grandísimos en el tamaño, i las ojos pequeñas como las del Arrayán, la fruta que dan

121 no se come, i son razimos de coragones verdes, menores que la palma de la mano, abierto el coragón tiene dentro muchas telitas al modo que están las ojos de un libro, ellas son blancas, i en cada oja está formado un coragón perfetisimo como sobrepuesto, más grueso que la tela, i en medio del coragón está una perfetisima Cruz, que tiene tres clavos al pie, que con facilidad se despegan Cruzes i clavos, quedándose entera la tela; admirable árbol i fruto, siendo las telas destos coraçones, remedio eficaz para las llagas. En Cailloma, asiento nuevo de minas ricas, que sobervias quieren conpetir con su rey Potosí, un Indio barreteava cinquenta estados debajo de tierra en metal virgen, que quiere decir nunca otra vez tocado con barreta ni mano; i alló tres Cruces; él como i quando me dio por escrito el Licenciado don Juan de Valverde Visitador de aquel partido en la ocasión, que a la letra dice así. La víspera de la Cruz de Mayo deste año de mil i seicientos i treinta i uno a las ocho de la mañana se alló en la mina que llaman del difunto, que oy es del General don Diego de Saravia, barreteando un Indio en virgen, quebró una piedra, i apareció un Calvario de tres Cruzes, cosa de gran admiración, de un género de piedra a modo de cristal, que llaman los mineros diente de perro, labradas como de buril de platero, la mayor casi de un palmo en gran perfeción, con su rótulo sin letras del grosor de un dedo menique, la otra más pequeña con un clavo muy perfeto encima; a la otra le quebró un braço el golpe de la barreta, porque el Indio trabajava sin cuydado, de que allí uviese cosa tan preciosa. Después de esta relación tuve la que enbió el Vicario de Cailloma a la Sede Vacante de Arequipa, dándole noticia de los pleytos i diligencias suyas para cobrar con censuras la nueva Cruz, a quien los mineros pretendía azer Iglesia particular como a Cruz milagrosa allada en Cailloma la víspera que alló Elena madre del Enperador Constantino la de Cristo en Jerusalén. El pleyto sólo abla de una Cruz, sino es que por la mayor uviese los pleytos, i de las otras dos no uviese contienda. Adviertase de camino (cosa en que yo allo misterio) que el Domingo onze del mes de Mayo del mesmo año a las doze de la noche quitó del barrio de Malanbo en san Lázaro de Lima las Cruzes con irrisión, i menosprecio un mulato llamado Sebastián Vogado, comoviose la ciudad, irritose la devoción i clamó la república por el castigo, sin que se supiese del malechor; descubriole i castigolo el Santo Tribunal de la Inquisición, leyose su sentencia en la Iglesia de san Lázaro, i de allí fue llevado descalço, i con un saco por las mesmas calles de que quitó las Cruces, i cinco Sacerdotes que las llevavan, las colocaron en los puestos de donde el enemigo de la Cruz las arrancó. Allose a esta restitución lo más de

122 la ciudad, siendo el día de mayor aplauso, que en años atrás a tenido la Cruz. El misterio que yo allo es, que si el mulato por ver cuan enramados i llenos de flores, se ponen en Lima los Calvarios, i las Cruzes de las calles el día de la Cruz, los baldonó poniéndolas en lugares inmundos; en la mesma semana, mes i año, se adelantó Dios, i dio en una peña de metal de plata tres Cruzes, como diciendo, este es el tesoro que los onbres an de buscar. I la Cruz es la mina rica donde los codiciosos pueden enriquecer, i si vieren los fieles menospreciadas las Cruzes por un mulato, oygan i vean Cruzes que dan las peñas al golpe de un Indio, reverenciadas por admirables, i enriquecidas por misteriosas, i sean distantes tierras Cailloma donde se allan, i Lima donde so quitan, porque no malicie la enbidia, que fue traça de algún devoto, i no cuydado prevenido del cielo. En un engeño de açucar, que el año de mil i seycientos i veintiseys, era de un onbre llamado Masepedro, dormida precisa, caminando de Vilcas a Uranmarca catorze leguas de Guamanga en el camino real en un cimenterio de una capilla, donde se dice Misa, produjo Dios un árbol, que a muchos años que allí nació, i es una Cruz como labrada a mano de cinco baras casi de largo, i de tres los braços en admirable proporción, i al remate de cada braco otra Cruz de una quarta. Otro árbol como éste está cerca de éste, dan ojas verdes, i la flor i fruto son Cruzes. Al fin esta tierra produze Cruzes en aguas, árboles, flores i minas, i se govierna por un cruzero de cinco estrellas, ¿qué ventura le iguala? i ¿qué Reyna del mundo no la enbidia? Bolvamos a lo que produze el Perú, i veremos sus abundancias. De árboles i yervas salutiferas, que produze el Perú se pudiera llenar un tomo, i referir milagros de la naturaleza. Del árbol molle de que abunda todo el Perú en sierras i en llanos, dice (i es sin duda) don Diego Dávalos i Figueroa en su libro Mlcelánea Austral, coloquio treinta i seys lo siguiente. El Molle se puede celebrar, porque tiene propriedades provechosas, siendo como es árbol ermoso, i según dicen de madera fuerte i provechosa; de su fruto, que es como el del Lentisco de España, se aze miel para muchas cosas buenas, aunque no para comer, por ser de ecesivo calor; esta miel suele ser purga, i tanbién lo es la resina, que en su tronco se alla blanca desecha en agua, la qual se juzga por fácil i segura; echa enplasto resuelve, consume i estirpa fríos envegecidos; de sus ubas o fruto (que maduro es colorado) se aze de más de la miel dicha, vinagre comestible, i los Indios azen del bebida estimada; sus ramos i ojas cozidas azen saludable lavatorio i fomentaciones en algunos males, porque según los Médicos afirman, i por esperiencia vemos, todo lo que este árbol contiene en si, es caliente i estitico; su leche, que la

123 tiene en abundancia friendo su corteza, desaze las nubes de los ojos; i al fin sus cogollos linpian los dientes i aprietan las enzias con buen olor, i no mal gusto, no pierde la oja en ningún tienpo; dase en sierras i llanos. Del Maguey dice mucho, azese del miel, vinagre, chicha; de la vara i de las ojas se aze yesca, i dellas beneficiadas como el cáñamo se azen sogas fuertes, i de lo más sutil un ilo muy delgado, que llaman pita de color almacigado i fortísimo. Cubrense las casas, aunque es muy liviano, por ser muy derecho; de sus espinas se azen agujas, i su fruta sirve a los Indios de jabón, i todo es medicinal. Produze esta tierra un sin número de yervas medicinales i raízes provechosas, unas conocidas, que son la botica de los Indios, i curan a los Españoles donde no ay boticas, i muchas se aplican en las ciudades donde curan Médicos, i ojalá trataran de conocer las que no están esperimentadas, i estudiaran en ser erbolarios, que la salud no se espusiera a tantos peligros, ni los medicamentos sinples permitieran tantos achaques. Dase un árbol que llaman de calenturas en tierra de Loja, con cuyas cortezas, de color de canela, echas polvos dados en bebida el peso de dos reales, quitan las calenturas i tercianas; an echo en Lima efetos milagrosos. Dase cañasistola en abundancia, çarçaparrilla tanbién quista con los cortesanos i doloridos, la quinaquina remedio general (ya en pepitas, ya derretida en bollos) de varios males de cabeça i cuerpo, i de todas eridas; la quiuna semilla como la mostaça, aunque es blanca i no redonda, eficaz medicina contra molimientos de cuerpo, i peligros de pasmo; el pincopinco, remedio universal de varias enfermedades, nace en los Andes, i en otros paizes calientes; la coca, ojas de unos arbolillos, general sainete i continuo regalo de los Indios, que todo el día están mascando, i a echo esta yerba más onbres ricos, que las mercancías de mayor ganancia, sanan de reumas i conservan la dentadura, i por esto dicen muchas Españolas que la mascan. Ay otra yerba, que da una ermosa flor de la echura de ure erizo, redonda como un botón, toda de filos de color rosicler i morado, i cada punta tiene un aljofar amarillo de color del oro; el olor es apacible, i las ramas espinosas, las ojas están de seys en seys, tres a un lado i tres a otro; por todo el matorral ay muchas en estos llanos, i algunas en Lima: en esta granja del Convento ay algunas matas, llámase Tapatal; lo singular desta yerba es, que en llegando la mano a una oja, se van cerrando todas las tres, que están en una rama i se encogen; aplícase a raros efetos. Dase sangre de drago, ruibarbo, tamarosindos, bálsamo, aceyte de camima, alamaaca, i otras resinas i gomas para diferentes enfermedades, el tabaco milagroso sinple, si se aplica la oja para que aproveche su virtud, i dañosa si se continua por vicio. Un secreto

124 contra el tosigo se alló del tabaco en la Provincia de santa Cruz de la sierra, i fue el caso. Marchava con su conpañía el Maese de Canpo Juan de Montenegro, onbre valeroso, noble i el más ilustre de aquel Reyno, criollo de Chuquisaca, donde él me lo contó, pasaron por una montaña, donde en los cedros crían botijas de miel las abejas, de que ay en esta tierra, i en los charcas gran abundancia, llenaron los soldados calabaços de miel, i uno tapó el suyo con ojas de tabaco, que por entrar sin apretura cayó dentro de la miel, i así estuvo dos días, salioles una gran tropa de Indios Chiriguannes belicosos i sagitarios, contra quien iva el Maese de Canpo, i lloviendo flechas arboladas, i es la yerba con que se preparan las saetas tosigo tan activo i veneno tan presto, que en dos oras mata; pasole una saeta asta las entrañas al soldado, i como aquel tósigo causa entre las ansias una idrópica sed, no aliando a mano agua, se bebió la miel de abejas, i viendo que se le mitigaron las ansias, i se le estancó la sangre i el dolor, dio voces llamándolo milagro. Acabose la refriega, i platicando del caso, se conoció era efeto natural, que la miel i el tabaco avían causado; conprobáronlo en otro erido, i después se lleva confecionada a la guerra, con que ya ni los Españoles llevavan tanto miedo, ni los Indios mostravan tanto brío; que crió Dios esta yerba salutífera para remedio i antídoto de aquella venenosa. En todas las tierras del Paraguay se crían en diferentes árboles unos cardas de ojas muy anchas sobre las ramas, van criando raízes a echura de juncos, que sin pasar por la rama del árbol, se van descolgando al suelo, i sin entrarse en la tierra se estienden por ella veinte i treinta pasos, i destas raizes se azen las maromas fuertes para varios menesteres; produzen estos cordones una fruta que llaman Guenbe, son granos blancos i tiernos, que quajan una maçorca cubierta de ojas que le sirven de capas al modo de las maçorcas del mals, aunque dos vezes más gruesas; es la fruta más sabrosa que se conoce, jamás se le alló semilla, i tienese por cierto, que algún género de aves estercolan sobre las ramas de los árboles, i desto i de la umedad de ellos se producen los cordones, i fúndanse en que se crían en cedros, en ayas, i en todos especies de árboles. Es en todo maravillosa fruta. También me en certificado personas graves de autoridad i crédito, que en estas tierras ay un género de árboles en Bracamoros, que en cortando la rama, esparze por lo cortado luzes, como si tuviera fuego, o se encendiera lunbre, i al paso que se va secando la rama, se va achicando la luz; tras las montañas de Chachapoyas, refieren Corregidores que an sido allí, i en Bracamoros que ay estos árboles, i que a la luz se puede leer de noche una carta, es grande maravilla, i como tal aviendo visto el

125 Capitán Bernardino de Montoya unas rajas que le traían entre la leña, siendo Corregidor, pensó que se encendía fuego, i diciéndole la propriedad del árbol, izo que su escrivano Juan Goncález Pareja el año de 1621, diese Fe de tan admirable secreto de naturaleza. Destos árboles ay muchos junto a Bracamoros i en los Maynas, i los soldados se sirven desta luz de noche en el canpo. La contrayerba tan conocida ya en Europa, i remedio tan único para contagios venenosos, se da sólo en este Reyno, o se alló la primera vez en este Perú, i es gustoso saber el modo de su invención. Caminava de Cochabamba a Misque un mestizo, i vido a un lado del camino real en canpal batalla a una bíbora i a un urón (toda aquella tierra se quaja de bíboras pongoñosas) parase el mestizo a ver la pelea de los dos animales, I entre el gusto de verlos ofender i defenderse, reparó en que quando le picava la bíbora, corría el urón a unos matorralillos, i mordiendo apriesa con la boca azia agua i refregava el lugar mordido i bolvía corriendo a la pelea; viole azer esto algunas vezes, i que matando a la bíbora, quedó el urón vitorioso. Llegó el mestizo al pueblo de Misque, contó risueño la pelea del camino, i entre los oyentes advirtió uno cuerdo, que sin duda sería aquella yerba triaca de aquel veneno, fueron con él algunos del pueblo, guiándolos el mestizo, i puestos donde fue la palestra, allaron las ramas del matorral mordidas, i que de aquellos arbolillos se poblavan los campos, fueron arrancando matorrales, dávanlos a los mordidos de bíbora (que cada día avía muertes, i se despoblava el valle, por ser sin número las que allí se crían) allaron con la esperiencia, que la mayor virtud estava en la raíz, i sanavan todos, no sólo los mordidos de serpientes, sino los eridos de yerbas venenosas, que los Indios son crueles en egecutar con ellas sus venganças, i así la llamaron contrayerba. Cógese a carretas i repártese en el Reyno (aunque ya se a descubierto en otras Provincias) i se lleva mucha a España. (O piedad divina que crió la triaca donde se congelava el veneno i puso la botica donde estavan los ospitales! Por las tierras comarcanas del Marañón i por las Provincias de Chusgón, i Guamachuco ay otro género de contrayerba milagroso; estercolan un género de aves en los sauces i en árboles diferentes, i allí se crían unos matorrales, que las ramas están pobladas de ilos como cabellos largos, añudados a trechos, pican como pimienta i sanan de tosigos como atriaca. Con un género de conchuelas, i una yerba, mezclado lo uno i echo enplasto de lo otro, atajan el cáncer los Indios i curan llagas envegecidas. Dase en este Reyno un género de cardones (ay muchos en Misque, en Cochabamba i en los Charcas) que la fruta son unos granos negros,

126 al modo del agí, i parecidos a la estafisagra, llámase chamico. Si estas pepitillas se dan en vino, o en agua, sin que ayan comunicado su virtud, emborrachan, si se aumenta la cantidad, adormece todos los mienbros, i la toman los que an de ser atormentados; si se añade más, deja al que la toma dormido veintiquatro oras abiertos los ojos i riéndose, i si lo quieren despertar, se le pone vinagre en las narizes, o ceniza en la frente, pero si cargan la mano, mata. Criase otra yerba rara, que comunmente se llama la yerba del pito, porque un pájaro llamado así, la tiene por medicina quando a de purgarse; es yerbequela pequeña, i echándola molida, desaze al yerro, o al azero. Los delinquentes más aerrojados desazen las prisiones i uyen de las cárceles. En Potosí, en los Charcas i en aquellas comarcas i territorios se valen mucho de ella los ladrones i encarcelados. Si le yerba no es muy fina, quiebra el yerro por donde se ponen los polvos, i si es finísima o fresca, lo desaze, que lo más fuerte del mundo desate Dios con lo más umilde del canpo. Dase tanbién en este Reyno agengibre, i en la Provincia de Macas, montañas i andes, i en tierras de Gíbaros i Quijos cercanas a la ciudad de Loja i distritos de la Audiencia de Quito, se cría mucha canela en cortezas i flor, no tan aromática como la de Oriente, pero a sabérsele el beneficio, pudiera igualársele. Danse por allí aromas diversos i olorosos, i cae en los mismos grados de altura, que están algunas Islas Malucas donde se alla la especería. En el estrecho de Magallanes allaron muchos árboles de pimienta las dos Capitanes, Bartolomé de Nodal i Gonçalo de Nodal, personas que enbió su Magestad a descubrir el estrecho nuevo de san Vicente, i dicen en el Prólogo del libro, que los árboles de la pimienta tienen la oja como los madroños de España; en los andes del Cuzco, según me escriven personas de autoridad i letras, se comiençan a dar árboles de pimienta, mejor i más gruesa que la de las Indias Malucas; testigos de vista me lo aseguran, personas Religiosas, yo no la e visto. De los Chunchos conjuntos al Cuzco i Chuquiago se da canela i ecelente pimienta, i le sacan los infieles. Del Brasil se traen gatos de algalia, i en algunas costas deste mar an allado cantidades de ánbar, no perfeto, porque no saben beneficiarlo, i aviendo tantas ballenas en este mar, es fuerça aya mucho. Persona de entidad i todo crédito me a jurado, que viendo en un ancón, entre Guayaquil i Payta, muchos pájaros sobre un montoncillo comiéndolo, llegó a ver que era lo que comían, i alló que era ánbar bruto, que allí arrojó la mar. Mucho se allara, si algunos lo conocieran, o se quisieran ocupar en esta grangería. En el río del Paraná braço caudaloso, que se junta con el río de la plata, ay unos lagartos de dos bocas, i mayores; estos crían dos testículos

127 ocultos del tamaño de guevos de palomas, i es tanta la fragancia que dan ellos i la carne que los rodea, que ecede su olor a los ánbares i algalias, siendo tan penetrante, quando los acaban de sacar del lagarto, que da dolor de cabeça, i es necesario ponerlos al umo, para que mitiguen la fragancia de su olor, i en diez, i en quinze días no se quita de las manos por más lavatorios que agan, ni por mucho que en tierra, o en arena la refrieguen. Ay muchas diferencias de bálsamos i gomas. El aceyte de Megía echo de yervas, a sido milagro de la medicina, i a echo con él portentosas curas la cirugía. De las raízes de un árbol i del tronco se dan i se traen a Lima unos polvos leonados oscuro, de las comarcas de Quito, que dados en polvos, quitan la gota coral i el mal de coraçón, de que yo e visto admirables efetos. De aves tiene este Perú diversidad, ermosura i armonía, varios plumages, i en los andes ermosísimos pájaros, que al modo de las flores todos son de colores varios i de cantos suaves, son sin número, i así no las singularizo; ay para el regalo, i cetrería aves de todos géneros, unas en los canpos i otras en los pueblos; crianse en varias partes los mejores alcones del mundo, que piden nuestros Reyes a sus Governadores, i los que llegan a España son la estimación de Europa. Rara es el ave que tiene España, que no tenga el Perú, i ay gran suma en este Reyno, que no conoce Europa, ni Asia. Ay diversidad de avejas que labran diferentes colmenas, viéndose en los canpos i en los árboles gran suma de colmenares, sin más cuydado que el de la naturaleza. En las comarcas de mi tierra Chuquisaca i en los valles convezinos a Potosí, i en otras tierras de la governación de Santa Cruz ay diversas especies, i son tres las más conocidas; unas pequeñas como las de España, i estas labran el panal delgado, a quien los Indios llaman lichiguana; otras ay mayores, i crían el panal muy grueso, dulce i apetitoso, a quien los Indios llaman Putioguana; el tercer género de avejas es muy grande, casi del tamaño de un pajarillo llamado Tominejo, o Pica azaares, pero tiene pequeñas las alas, corto el aguijón i el buelo breve; estas avejas nunca labran juntas la colmena, cada una ace un oyo en la tierra, i dentro labra una bolsilla de barro, menor que el dedo de un guante, hace la miel muy rubia; i es sobro todas las del mundo dulcísima; a estas llaman Guancoyros. De todos estos géneros de avejas se saca a botijas la miel, i es para alabar a Dios, que en las montañas, en los cedros i en otros árboles crían por lo interior de las corteças colmenas, que quien no sabe, que allí se van criando los panales, piensa, que son inchazones del árbol, o preñeces del palo; pero los advertidos rompen lo inchado, i sacan botijuelas de almivar

128 líquido. De un género de aves, que otros llamaran animales, diré una propriedad rara, elos vistos muchas vezes, son de echura de una culebrilla, pero tiene seys pies grandes con dos coyunturas como la cigueña, i desde los pies más baxos asta el remate de la cola tiene siete ñudos, como los de las cañas, o carrizos, su volar es dando saltos, la enbra es doblado mayor que el macho, i ella es más larga que el dedo mayor de la mano, i poco mas gruesa que un ilo de acarreto, el macho es menor i más delgado, ella blanquisima, i él verdinegro; los Aymaraes los llaman lava lava, i en la lengua general yanta yanta; si el macho se llega a un árbol por florido que esté, lo seca asta la raíz, i el mesmo contagio causa si se pega a un onbre, i lo mata poco a poco con el daño que le deja, incita sobre manera, bebido en polvos, a la sensualidad, i suele matar al que bebe más de la medida; con estos polvos azen grande daño los Indios quando quieren que uno se vaya secando, i sin saber su mal se vaya muriendo. Para todos estos daños no tiene otro remedio, que aplicar la enbra, único antídoto de este contagio, ella apaga lo que el macho enciende, i revive lo que el otro seca, sana toda inchazón dañada, aunque este podrida, si un onbre está lisiado de muy gordo, saumándose con macho i enbra, i bebiéndolos en polvos se enjuga i queda bueno, i sin la enbra el macho es pestilencial veneno. En Lima los e visto traídos de estas sierras de Guarochirí, i sus contornos, traenlas los Indios en calabaços, i viven sin comer diez i doze días. En Provincias de la tierra de arriba ay unas ormigas grandes que crían alas i buelan en enjanbres; a los que pican, causan inchazones i dolores grandes; lo que estercolan en los ormigueros, que se diferencia poco del color de la tierra, si bien los diestros conocen el estiércol, es tan salutífero, que puesto sobre inchazones, aunque no sean causadas de las ormigas, i esté la parte muy inflamada, por golpe, o por umor malévolo, al punto desencona, cura i sana; traenlo algunos arrieros, o viandantes por eficaz remedio de daños deste porte. Ay diversísimas especies de animales feroces i caseros; los ganados bacunos, ovejas, cabras, lechones, yeguas, sardescos i mulas, es con tanta abundancia, que en el Tucumán vale una baca un peso, i en el Paraguay medio, i en Chile casi lo mesmo; a cinco i a seys reales se venden los carneros de tres años en la sierra, i a diez, que es lo más caro en Lima Corte del Perú, i en todas sus costas; es grande la abundancia que ay de carnes, el más valadí come todo el año carnero, cosa que en España comen solos los ricos, i come más acá un plebeyo en una semana, que allá el más liberal en un mes. Ay varios animales que no se comen en las otras partes del mundo,

129 carneros de la tierra de echura de camellos, aunque menores, vicuñas i guanacos, de que ya digimos, i sin otros diversos ay uno, que los Indios llaman mucamuca, i otros charachupa, por tener la cola sin pelo, i no es de la forma que los pinta Enrico Langren, ni otros Autores, que ablaron por noticias, yo e visto muchas, i entre los trigos i valles de Lima ay algunas; quando escrivo esto tengo uno delante; el color del pelo es vermejo i blanquisco, la forma es de un ratón, pero el tamaño i casi la figura es de un lechón de seys meses, el ozico más corto i la cola más larga, tiene los dientes en proporción, i no tienen desigualdad. Lo raro porque ablan los Autores deste animal, es porque sobre el vientre, i dividido del, tiene unos pellejos gruesos, como los de una baca, que al modo de un coleto le cierra i abre, i entre uno i otro tiene los pechos, i quando a de uir, o mudarse, encierra los ijos entre el pellejo del vientre, que es como jubón, i corre con estraña velocidad. Quien de lejos viere la madre con quatro i seys fijos, i al punto la viere sola, se admirará, sino conoce al animal, porque los encierra tanto, que si parece preñada, nadie juzgará que es más de una, i van sus ijuelos mamando, quando ella va corriendo, i tan asidos, que si con escopeta derriban la madre, en abriéndole las dos conpuertas los allan asidos cada uno a su peçón. Destruye uno destos un gallinero, i es animal tímido. En Provincias del nuevo Reyno, i del Paraguay se crían culebras, que llaman bobas, tan grandísimas, que dicen los muchos que las ven, que son algunas del tamaño en ancho i largo, de grandes bigas; no azen mal, ni engendran veneno. Ecesivas grandezas pone en su libro de tierra firme el Padre Provincial fray Pedro Simón destas culebras. Las del Paraguay (tierras continuadas con las de tierra firme) se sorben un venado; i es digno de saber, que sorbiéndose diez i veinte guevos de Abestruz (de que ay cantidades en aquellos canpos) i algunos guevos son poco menores, que las bolas de los bolos, no pudiéndolos digerir sin quebrar, usan de una diligencia artificiosa, vanse enroscando por un árbol i apretándose en él, i así los quiebran dando estrallidos en el vientre, como si fuera ruido de pólvora en instrumento de fuego. En el valle de Pampateco, donde oy tiene fundado un pueblo la Conpañía de Jesús, que se llama la Acensión en tierras no conquistadas de los Carapachos, diez jornadas de Lima en el territorio de Guánuco, i convezinos a los Indios Panatuas, se alla una cosa admirable: Ay unos gusanos grandes (que los Indios comen a sabor) estos al modo de los gusanos de seda crían una babaça blanquezina, i la van estendiendo por los árboles sobre las cortezas de lo más grueso de los troncos, i labran unas telas tan tupidas i tan iguales, que parecen vitelas toscas, i tienen de largo una

130 vara, i muchas de mayor tamaño, i sin otro beneficio, que despegallas de los árboles se escrive en este papel sin que le pase la tinta, ni sea mejor para escrivir el papel de Europa; de algunas telas se sacan tres pliegos de papel ordinarios. Un Religioso de la Conpañía de Jesús llamado Alonso Gómez escrivió la carta que yo tengo al Padre Lucas de Salaçar, i entre otras cosas le dice desde la Acensión: Paréceme Padre mío, que aze siesta con el papel, que con labor de gusanos le a dispuesto el Señor, van estendiendo en los árboles la babaça, i de donde este medio pliego se cortó, tenía bara i tercia de largo, i otros ay de bara i tres quartas, sin más beneficio, que el de la naturaleza. Quien leyere en Juan Testor Ravisio lo último de su cornucopia en el Epítome, verá que en varias tierras nos quiso Dios que se criasen tales especies de animales, como en Africa, ciervos, cabras, osos, ni javalíes, ni otros en diversas tierras, muriéndose luego si las traen. Pero en este Perú quantas se an traído procrean con abundancia, siendo apropriado para todas naturalezas. Si se uviera de tratar de las aves, animales, yervas, árboles, fuentes, mariscos peces, piedras, metales i de otros inumerables sinples i mistos del Perú, i ponderar sus efetos i propriedades, fuera grandísimo el volumen, i mayor la ocasión de alabar las obras de su eterno Criador. Es rara la sabandija, que en el Perú se alla ponçoñosa, i los alacranes nunca son nocivos. El Contador de mercedes que enbió el Emperador a fundar esta Audiencia de Lima, i era Secretario del Consejo Real, dice en su libro istoria del Perú, i Gomara, que en aquel navío que el Obispo de Plazencia don Gabriel de Carvajal enbió el año de 1544, a costear los mares del Norte, i entró por Magallanes al puerto de Lima, trujo los primeros ratones al Perú, donde jamás pericotes se avían visto. Jamás a rabiado perro con estar debajo de la tórrida, ni quando más arde la canícula; qual i qual a avido endemoniado; es linpia de fantasmas, i si alguno refiere averlas visto, la culpa es de su miedo, i no de las visiones. E inquirido de muchos atentos, i en quanto e andado deste Reyno, e advertido, que no se alla un Indio que sea loco furioso; e pensado que procede de ser su natural flemático; raro es (i no a llegado a mi noticia) el Indio que a tenido mal de orina, ni asma, ni gota, i muy singular al que da mal de coraçón; a su bebida la chicha lo atribuyen muchos, i como la beben algunos negros i Españoles, i no se les conocen estos privilegios, se debe atribuir a la conplesión, i no a la bebida.

131 CAPÍTULO X DE OTRAS COSAS SINGULARES DE ESTE PERU, I DE LA AGUDEZA DE ENTENDIMIENTOS, I NOBLEZA DE SUS CRIOLLOS, COTEJASE LA GRANDEZA DE ESPAÑA DESPUES QUE GANO AL PERU CON LA POBREZA QUE TENIA ANTES DE SU CONQUISTA Divídese la tierra en llanos, sierra i andes; los llanos caen a las costas del mar, donde en quinientas leguas, ni truena, ni llueve, ni caen rayos; más adentro a levante se continuan las sierras donde llueve en el verano, truena i a vezes caen rayos, i en invierno nieva, i suelen ser muy ásperos los fríos. Los andes caen tras las sierras, es tierra lluviosa, úmeda i enferma como Panamá i Cartagena; abunda en pájaros de diversos colores, i los más jaspeados; cría varios animales, i unos leoncillos leonados i rubios de menos de una quarta, dos, o tres e visto en Lima, en nada bravos, i en todo donayrosos; dicen que ay salbaginas; Religioso grave me afirmó aver visto la tierra dentro macho i enbra, muerto pues el macho de un balaso, i morir a la enbra, dando gemidos de pena. En estos Andes se dan varias frutas, i una nueva especie de almendras, que como granos en la granada, o cocos en las palmas, tiene una bayna cinquenta i ciento, son quatro tanto mayores, que las de España, i con regalo apetitosas i sanas, que llaman almendras de los Andes. Llueve en los Andes invierno i verano, todo montañas i todo sabandijas. Entre la sierra i los Andes media la cordillera corre Noroeste Sueste, son altísimas serranías, ensanchándose unas veces más i otras menos, aziendo en unas partes valles muy fértiles i tenplados, i en otras, o muy calientes donde no corren vientos, o muy fríos en las llanadas donde bañan los ayres; a los parages fríos llaman Punas; llega lo nevado de la cordillera desde Magallanes asta Guamachuco; de allí adelante no es tan nevada con acercarse más azia el Norte, i en partes no cae nieve; la distancia de lo nevado son cinquenta grados norte Sur, que azen ocho cientos i setenta i cinco leguas Castellanas. Las Provincias de los Chunchos son poblaciones de la otra parte de las cordilleras nevadas, cogen desde adelante de los Chachapoyas asta los parages de Chuquiago más de trecientas leguas, todos son infieles los naturales i apóstatas de la Fe los que allá se an uído, son sin número los que ay destos, que acosados de las codicias de los Corregidores i afligidos de los agravios de sus Caziques, uyendo del trabajo viven entre infieles. Destos Chunchos diremos mucho en su

132 lugar. Varios discursos se an escrito sobre las causas de no llover en todos estos llanos del Perú, i la filosofía más sin encuentro es la razón que la esperiencia a enseñado con evidentes efetos; dos causas le dan i son certísimos; la material es, que todos estos llanos son sequísimos arenales, a cuya causa no ay vapores gruesos que se levanten, i por esto no son suficientes a engendrar lluvia que se engruese, sino niebla, que llega a ser garúa, o rocío grueso. La causa eficiente es, que la altura ecesiva de la sierra, que corre por toda la costa, abriga los llanos de suerte, que no deja soplar viento de tierra, sino es que sea tan alto, que eceda a estas cumbres levantadas, i por esto no corre más que el viento del mar, el qual no teniendo contrario, no aprieta, ni esprime los vapores que se levantan para que agan lluvia, siendo el abrigo de la sierra el que estorva a que se condensen los vapores, i que se esparçan en nieblas, i así los llanos que se desvían de los cerros como en las costas de Arequipa i Guayaquil, o en los parages donde corren Nortes, llueve como en la sierra, aunque no tanto, ni congelan truenos, ni disparan rayos. Añádase a esto, que los vientos Sur i Susudueste, que pasan por las sierras a los llanos, aunque pudieran esgrimir los vapores bregando como contrarios con el viento del mar, por venir muy rápidos, i ser más continuos esparcen las nieblas, i desvanecen los vapores, i también como la pluvia es una inpresión del ayre engendrada de vapor frío i úmedo, congregado en nube, que resuelta por el calor, cae en aguacero, i sus pasos son elevarse a lo alto al medio intersticio del ayre los umos, o vapores úmedos, que el agua i la tierra exalan, i allí por la frialdad del lugar se condensa en cuer po de nube, i después con el calor de los rayos del Sol i con el movimiento del cielo i de la esfera del fuego que disuelven la umedad, se desaze en gotas, i se esparze en pluvias; este es aguacero, como dicen Beda i Bercorio, i es llana filosofía, aora pues como los vapores destos llanos no son gruesos, ni suben al medio de la región, ni al intersticio del ayre, repercuten en ellos los rayos del Sol, i así se desazen i desvanecen, con que no llegan a ser pluvias, ni a formar aguaceros. Con esta razón prueba Bercorio la causa de no llover en esta tierra, a quien él llama ciudad de Colón. La primavera comience en el Perú a seys de Setienbre,i dura el verano asta diez de Enero, el estío desde diez de Enero, asta quinze de Margo, el Otoño desde este día, asta quinze de Junio, i el invierno desde este día asta seys de Setienbre. Vese en estos llanos una rara maravilla de la naturaleza, i es, que ay dos primaveras en las flores. Por Setienbre salen las de los guertos i jardines, que riegan los

133 arroyos, acequias i aquedutos, i las de los árboles campestres i populares que beben estos riegos. Pero las flores de las lomas, cerros i quebradas, quajan estos sitios, en Abril, Mayo i Junio, i a vezes ven la cara a Agosto, la causa desto es, que en estos meses llueve, o caen las Garúas sobre los arenales, o tierras areniscas, i entonces son vergeles las arenas i campos de varias flores estos valles. Por esto dicen algunos ignorantes, que la primavera nuestra corresponde a la de España, no aciertan, porque estando en opuestos trópicos, era imposible igualdad en los tiempos. Seys oras i quinze minutos amanece antes en España, que en Lima, i diez, doze i quinte minutos más o menos en lo restante del Perú; serán menos en las partes que se acercan al Oriente como el Brasil, Paraguay i el Estrecho, i serán más desde Chile esto que mira al Ocidente asta Panamá en todos estas costas, pero nunca llega a diferenciar en media ora parte deste Perú con otra de sus Provincias. El Maestro Rodrigo Zamorano dice, que amanece primero en España que en Lima, cinco oras i quarenta i ocho minutos, que son casi seys oras; de suerte que según esta dotrina, si en algún Lunario digera, que en Sevilla, o en Toledo, sería un eclipse a las seys de la tarde, le avían de ver en Lima a las doze del día doze minutos más. Teodoro de Bry en su libro de la naturaleza de este nuevo Orbe dice que amanece seys oras antes en España que en el Perú, i que quando acá amanece, es en España medio día, i alega, que en tan poca distancia como ay desde Macao a Manila, se diferencian en un día entero; demanera que quando en Macao es Domingo, en las Filipinas es Sábado, allá sea lo que él quisiere, i valga la prueba que aze de su rezado el Padre Sánchez, los Cosmógrafos que oy están en Lima dicen, que varias vezes lo an observado, i estando atentos un año i otro, lo an manijado con la esperiencia i lo an conprobado con los eclipses de Sol i de Luna, i con las conjunciones i llenas según el Meridiano de Sevilla, i que no ay más diferencia de quatro oras i casi media en Lima, i al respeto en lo restante del Reyno, más cierto es (en las cosas umanas lo que se ve, que lo que se oye, i mejor testigo el que escrive en la patria, que el que asiste en Europa). Yo deseando averiguar lo cierto, e mirado con gran atención los eclipses del Sol, i e allado, que poniendo Cortés el Valenciano un eclipse de Sol, que sucedería el año de 1633, a ocho de Abril a las dos de la tarde según el Meridiano de Valencia. Le emos visto oy en Lima. En el mesmo año, mes i día, que començó a eclipsarse a las seys i media de la mañana, quando salía el Sol por nuestro Orizonte, fuese eclipsando asta un quarto de ora antes de las ocho; eclipsáronse de las quatro partes del Sol las tres, i pasó el eclipse, quedando el Sol

134 linpio a las nueve en punto; demanera que el medio que tuvo el eclipse, fue a las siete i tres quartos, i desde esta ora asta las dos de la tarde en que le pone el Cosmógrafo Cortés van a decir seys oras i quatro; en esto no ay que poner duda, i así no doy crédito a otras observaciones que me alegan de otros eclipses estos Cosmógrafos que oy están en Lima, i quiçá desde oy mudarán de parecer con una evidencia tan clara. Teodoro de Bry acertó, i el Maestro Zamorano no erró poco, i lo cierto es, que amanece en España más de seys oras antes que en el Perú; i advierta el que cotejare los repertorios de Cortés i de Zamorano, que dos quartos de ora más temprano amanece en Sevilla que en Valencia, como lo dice Cortés en su tabla fol. 153. Ya dige que el día más largo del Perú se diferencia del dia más corto, que son los Solsticios, en solo una ora poquito más, que tan parejos son los tiempos i tan iguales son como aquesto los días; antes que tenga veinte oras la Luna nueva después de la conjunción, se ve si el cielo está limpio en Lima i en sus costas, que tan claros como esto se muestran los astros en este emisferio. Pues que ya avemos dicho las nobleza, del cielo, ayres, aguas i tierra del Perú, sus abundancias de aves, flores, frutas, peces; de comidas, carnes, trigos, maís, aceyte, vinos, miel, açucar, salinas, riquezas de oro i plata, metales de yerro, cobre, plomo, azoque i agufre, i sin que nadie lo contradiga, no a menester este Reyno para el adorno, regalo i descanso de la vida umama, a otro ninguno. Pues si quieren sobrará la cera (ya se comiença a labrar) porque ay campos llenos de abejas i colmenares, como se dijo, sin más cuydado que el de la naturaleza. Danse en todos estos llanos (donde nunca truena) multitud de morales, donde en España se crían los gusanos de la seda, ya se trató de azerla, i quiso enriquecer más apriesa el artífice, i dio en pulpero; dávase buena, i diérase ecelente. El lino se da loçano i crecido, i si todo el año se siembra, todo el año produce; vendrá a más pobreza el Reyno, i quando ilen las mugeres sobrará todo; que los paños se van refinando, i los lienços en el Tucumán i otras partes a mucho que se van tegiendo; sobran lanas, algodón i aceyte, i así no avrán menester para paños finos a Reyno del mundo, siendo éste abundante de lo que les falta, i pródigo en darles lo que le sobra; más abundante es de ingratos, que creciendo en todo los que a ella vienen, pagan con apocarla, sin estimar lo que gozan, ya vituperan a España los que del Perú se an ido, i maldicen arrepentidos el averle dejado. Don Cristóval Colón tuvo por cierto, que en esta tierra estava el Paraíso, cromo lo alega Gomara, i el Padre Martín del Río, i el que más lo procura publicar es Antonio de Errera Coronista del Rey, i no era muy fuera de camino, porque el Paraíso

135 lo sitúan debajo de la tórrida zona santo Tomás, san Buenaventura i otros muchos con Durando i Nicolao de Lira, i aunque situarlo en el Perú es temeridad, por lo menos se colige quanto lo procuraron alabar aquellos Autores, pues con menos que azerlo Paraíso no se contentaron. El Padre Josef de Acosta dice, que ya que no se debe decir que es el Paraíso este Perú, pero que considerada la tenperie i dulce benignidad de su tierra i cielo, i casi perpetua primavera deste nuevo Orbe, se puede llamar el guerto de los deleytes, i otro tenperario de los plazeres, donde ni el frío aflige, i poca ropa le abriga, donde el calor no abrasa; i qualquier ayre lo refresca, donde sobra lo umano, i se alla con poco trabajo lo precioso. El Padre Josef de Acosta grave testigo de vista de cosas deste Reyno dice, que en muchas partes vido algunas especies de árboles, así parras, como igueras i otros diferentes, tener todo el año fruta ya verde, ya en sazón, porque davan los árboles dos vezes fruta al año. La banda que caía a la sierra i al Sur estava verde, i dava fruta quando era Verano en la sierra, i la otra mitad que estava a la banda de los llanos estava verde, i dava fruta en otro tienpo diferente, quando es verano en los llanos, i dice: Tanto como esto obra la variedad del tenple i ayre, que viene de una parte, o de otra. En Mala cerca de Lima, i en el Cuzco refiere que lo vido; en Guánuco se ve i en otros pueblos lo emos visto, siendo más común en las igueras. Tierra de promisión la an llamado muchos, i tierra de permisión la llaman los virtuosos. El Dotor Solorçano que tanto esperimentó las cosas desde Reyno, i con su gran talento descubrió sus secretos i averiguó sus causas, pone colonas enteras encareciendo sus ecelencias i cotejando con todas las pinturas de los canpos Elíseos sus alabanças. Botero dice, que no se puede negar que este nuevo mundo lleva conocidas ventajas a las otras tres partes del universo. Lean a Pedro Mártir, que no sólo llama maravillas las cosas deste Orbe, sino que las aventaja a todas las del mundo; vean a Oviedo, a Cadomusto, a Cortés, al Padre Acosta todo el libro tercero i quarto; a Pedro Megía en su Silva de varia leción, a Gema Frisio sobre Pedro Apiano, a Simón Mayolo en sus días caniculares, i a otros muchos, que sólo con ipérboles ajustan sus alabanças, i con decir que se aventaja a las tres partes del mundo descargan su conciencia. I porque no se piense, que cría este cielo i tierra cuerpos sin almas, o almas, sin entendimientos; cría en general este nuevo mundo buenos talles, ermosos rostros, afables condiciones i personas ayrosas, apetecen la gala, es común la linpieza, i en las mugeres eceso, estudiese el aseo i tiene donayre el atavío; asta los Indios, negros i personas viles gastan sedas i visten rajas, sino los negros esclavos i

136 los Indios valadies, lo gastan los libres i los Indios Ladinos; i aunque se proibe no se enmienda, porque cría el Perú magnánimos coraçones, i trueca ánimos cuytados; el oficial mecánico parece el día de fiesta regidor, o mayorazgo, lo más es capa negra i terciopelos; el que fue gañán en España cobra umos de noble, i el pechero estudia en parecer idalgo; el que en su linage no juntara cien pesos, los gasta en el Perú en un banquete, i el que tiene solos diez pesos, los desperdicia en dar una merienda; i si esto es desacuerdo en govierno político, es argumento del ánimo señoril, que engendra este terreno. Los criollos deste Perú son de agudos entendimientos i de felices memorias, acelerase en los niños el uso de la razón, i alcança más uno de doce años, que en otros Reynos uno de quarenta. Luis Cabrera de Córdova istoriador del Rey Filipo II, dice ablando de los ingenios de España: En tienpo del Rey Filipo los estudiantes particularmente tardavan ocho años en estudiar Latín, suficientes para saber las cosas i aprender las ciencias si las enseñaran en lengua Castellana; los ingenios de las Indias en ocho años an acabado todos sus estudios, i salen ecelentes supuestos en Filosofías, Metafísicas i Teologías, son grandes Juristas i cabales estudiantes en ambos derechos, ya lo va conociendo España, i lo ponderan ya los consejos; sobran abilidades i letras, i por estar lejos faltan la ventura i el premio. Pocos criollos se aplican a artes mecánicas, i menos a ser marineros, pulperos, ni alguaciles. Galeno siguiendo a Ipócrates en el libro de aere, aquis, et locis, dice que entre Asia i Europa ay gran diferencia, porque en Asia nacen todas las cosas mucho más ermosas, i las gentes más benignas i afables, que en Europa, i la razón dice Ipócrates, es la igual tenplança del año. De aquí saco yo mi argumento; si el Perú es la tierra en que más igualdad tienen los días, más tenplança los tiempos, más benignidad los ayres i las aguas, el suelo fértil, i el cielo amigable; luego criará las cosas más ermosas, i las gentes más benignas i afables, que Asia i Europa. La razón de ser mejores los ingenios de unas tierras que de otras, dan grandes Filósofos que apoyan con la sentencia quinze de Aristóteles en el libro catorze de sus Problemas, i es, que los que son criados, o abitan en regiones i tierras más calientes que frías, son generalmente de mejores ingenios i de entendimientos más agudos, que los que se crían, o abitan en tierras i regiones muy frías, porque así como la frialdad entorpece i amortigua las potencias sensitivas del celebro, así el calor las avive, i despierta, i nace esto, dice Aristóteles, de que los que viven en tierras frías por razón de la frialdad del lugar se azen de intenso calor interior, mucho mayor del que por naturaleza tienen, el qual

137 encerrado en las partes interiores del cuerpo, echa al celebro umos i vapores gruesos, que le ofuscan las aciones del entendimiento, por disponer mal los órganos de que se aprovecha para sus operaciones, críense más robustos, pero menos agudos. I si alguno arguyere, que según esta razón de Aristóteles, los Indios destos llanos avían de ser de más agudos ingenios, que las naciones que pasan acá i son nacidos, o criados en las tierras frías de Europa; i no siendo esto así, faltará la razón de Aristóteles i de los Filosófos en las tierras calientes del Perú. I responderase, que las causas universales se varían, i determinan según la calidad de la materia, aziendo en diversos sugetos diferentes efetos, más, o menos, conforme la materia en que obra. El Sol derrite la cera, i endurece el barro; el fuego consume la leña seca i tanbién la verde, más no tan fácilmente ésta como aquella; muy diferente es la conplesión del negro i la del Indio a la del Español, por lo qual las causas generales que en este Reyno ocurren, no pueden producir iguales efetos en todos, sino en cada uno según su tenperamento, disposición de celebro i órganos corporales; i desto procede la diversidad de ingenios, que se alla en las referidas naciones, pero si se aze conparación entre aquellos que son de una nación misma, se allará entre ellos notable diferencia, quiero decir, si connotamos los negros que en esta tierra nacen, o se crían con los de España i Guinea, i los Indios desta parte acá de las cordilleras, conocemos que eceden notablemente en talento i abilidad a los de otras tierras muy frías, donde viven bárbaros. I de lo dicho infiere Enrico Martínez en su Repertorio, ser esta la causa de que los que vienen de España son acá más agudos i ábiles, que guando estavan en España. Pregúntenselo a todos, i dirán que es verdad, i de todo lo dicho se saca, que ayudan los tenperamentos desta tierra a que los ingenios sean generalmente más agudos, que los de muchos países de Europa, i acá vemos con la esperiencia, que los criollos que nacen en tierras tenpladas son de más agudos ingenios, que los que nacen en tierras más frías. Está poblado todo el Reyno de nobilísimas sangres, pues no ay idalgo, cavallero, señor, o título en España, que en conocido grado dege de tener deudo, o pariente en este Reyno; a unos a traído la necesidad, a los más los oficios, a muchos los Virreyes, i a todos la codicia. Abitan este Perú sangres nobles, sabios letrados i conocidos santos; el comercio es de grandes i ricas mercancías, las limosnas más que en todo el mundo, i el culto divino de lo mejor i más ostentoso de la Cristiandad. Para gastar cera blanca en cantidad en España a de ser fiesta Real, i se espresa en las relaciones como circunstancia que pondera ostentación; i acá los negros esclavos sacan sesenta cirios quando

138 llevan un estandarte, o son priostes en una procesión; no ay Indio triste, ni el más pobre valadí, que gaste otra cera que la blanca, porque no se trae otra, i no se trae, porque no se gasta acá. En un mes gastan más cera blanca en Lima, o en Potosí, que en un año en Europa, i acá vale dos pesos, i a vezes tres cada libra. Comunmente los nacidos en este Reyno son dados a música i tienen buenas voces, las músicas en los coros de Lima, siendo las de los Religiosos ecelentes, son la de los Monasterios de Monjas superiores, a cuyos coros si iguala en Madrid la capilla Real, no llegan los de las más curiosas catedrales, i no se les parean los de las monjas de toda Europa; allá ay tal i tal monj a de ecelente voz, i acá son más en número las famosas voces, i con estremo las tropas, tañendo todos los instrumentos en que son diestrísimas. Para que se vea quanto debe España a estas Indias, ágase cotejo de las grandezas que oy tiene i de las pobrezas que tuvo, de las realeças, que ostenta i de las miserias que sufría; verase en la istoria de España escrita por el Rey don Alonso el Sabio; en la quarta parte capítulo diez dice. El Rey don Alosonso IX de León izo guerra contra su ijo don Fernando el santo, i el ijo viendo los grandes daños, enbió a saber de su padre, qual era la causa de tan sangrienta guerra, que se lo avisase, i lo enmendaría, i le respondió por escrito, que asía la guerra porque no le pagava diez mil maravedís que le debía; pagóselos i cesó la guerra; montan treinta i seys pesos, i seys reales i quatro maravedís. Un padre contra un ijo, i un Reyno Católico contra otro su vezino tratan de matarse por treinta i seys pesos, i seys reales, que oy los gasta un palanquín en dar un almuerço. Cuando el Infante don Sancho vino a ronpimiento dando batalla al Rey don Alonso el Sabio su padre pretensor del Inperio, se vido tan necesitado el Rey don Alonso de armas, favores i amigos, que enbió a pedir socorro al Rey Moro de Marruecos, i le pidió dineros prestados sobre su corona, que era de valor i estima; prestole el Moro plata, i vinieron a España Moros dos vezes, cosa que mueve a conpasión i a lástima. Así lo dicen las istorias de España i Remón en la istoria general de su Orden libro quinto capítulo once. E aquí una Corona Cristiana enpeñada en un Moro bárbaro por la gran pobreça de un Rey de España, que lo corona aunque fuera de oro, era caudal de un onbre plebeyo de los de aora, i obligó la pobreza de un Rey tan sabio a travar amistades i asentar comunicaciones entre Moros i Católicos, para que esparciesen el tósigo de su alcorán i el veneno de su seta en oídos Cristianos i en coraçones fieles, siendo la pobreza Española puerta de setarios, i riqueza de Maoma. En el capítulo veintinueve de la mesma istoria dice el Rey don Alonso, que

139 aviendo gran pleyto, porque el Rey don Fernando el III, quitava el Reyno de León a sus dos ermanas de padre Doña Sancha i Doña Dulce, trataron de partidos i convencionos entre los tres; Doña Teresa madre dellas i Doña Berenguela madre del Rey, juntáronse en Valencia, i determínose que Don Fernando poseyese el Reyno, con tal, que cada año diese a cada una de las Infantas quince mil maravedís, que son cinquenta i cinco pesos, un real i seys maravedís. El año de mil i quatrocientos i diez i siete, poco mas de cinquenta años antes que se descubriesen las IndiAs, dice en su testamento el Rey don Enrique tercero, que manda erigir i fundar siete capellanías en la santa Iglesia de Toledo, i señala mil i quinientos maravedís, de renta a cada una, que son cinco pesos, quatro reales i quatro maravedís, i manda que cada año se le agan doce aniversarios, i por cada uno se den a los señores del Cabildo (buenos Reyes, que llamavan señores a los Sacerdotes) docientos maravedís, que son menos de seys reales. Cotégense con estas las quantiosas memorias i los dotes ricos de capellanías, que oy dejan, no sólo nuestros Reyes, sino personas umildes. En el testamento de don Pedro Tenorio Arçobispo de Toledo, ay entre otras partidas de a treinta maravedís menos de un real, i a cinquenta maravedís que izo donación, las siguientes: Otro si mandamos a la obra de nuestra Iglesia mil maravedís; nuestro Misal que nos fecimos de nuevo, e en que celebramos, queremos para la nuestra capilla de San Blas en que digan Misa los Capellanes, por quanto no tiene Misal ninguno; otro si de estos cien mil maravedís de este año fecimos gracia a Ruí López Dávalos Camarero del señor Rey, e su adelantado mayor del Reyno de Murcia para ayuda de la conpra del Condado de Ribadeo; monta esta dádiva para conprar un Condado trecientos i sesenta í siete pesos i cinco reales i seys maravedís. Facemos gracia a nuestra Iglesia con que celebre el Prelado que viniere una cruzeta pequeña, Pectoral de oro, e un anillo Pontifical, que nos dio la Infanta, que es aora de Navarra, en que ay siete piedras, las seys grandes çáfires, i la una en medio valax, i una sábana listada de oro, e un libro blanco de los prefacios por do nos decimos Misa. Véase esta poquedad de renta, pues oy sube de docientos mil ducados, i entonces no Ilegava a quinientos pesos, i un solo Pectoral vale oy seys años de la renta de entonces. Acerquémonos más al tienpo, que se descubrió el Perú. Luis Cabrera de Córdova en la istoria del Rey Filipo segundo, ablando de lo que se vestían en España, en el tienpo que era Príncipe, poco i pobre, dice: Las medias eran de carisea, estameña, o paño, ligados con atapiernas, o cenogiles, aunque ya usava el Rey Filipo de las de punto de aguja de seda, que

140 le enbiava en presente i regalo desde Toledo la muger de Gutierre López de Padilla. A esta llamémosla modestia, i al uso de España pobreza i necesidad; que aunque es más dañosa la profanidad de aora, que la limitación de entonces, no lo obrava todo la virtud, porque a los mas obligava la suma necesidad. Garcilaso pone dos cotejos, el uno, que meses antes que se ganase el Perú se conpró un mayorazgo de los mejores de Estremadura en docientos mil maravedis de principal, que son setecientos i treinta i cinco pesos, dos reales i doce maravedís, i oy renta más de ocho mil ducados cada año; el otro es, que en Córdova dexó un cavallero en su testamento, quando se descubrían las Indias, que se iziese una fiesta a nuestra Señora, i que la Misa fuese cantada, i predicase a élla un Religioso del gran Patriarca San Francisco, i que se le diesen treinta maravedís, que es menos de un real, para que comiese aquel día el Convento, i a más de setenta años que le caben de parte a esta capellanía treinta ducados cada año, i muchos años quarenta i mas. Véase el libro de la bienaventurada virgen Juana de la Cruz, recopilado por el Padre fray Antonio Daca Coronista del Orden de san Francisco, i allarase, que más de diez años después que don Cristóval Colón descubrió estas Indias, pues fue el de 1492, no pasando de las Islas de Barlovento, tenía el Convento de monjas de santa María de la Cruz en Cubas, villa sinco leguas de Madrid, esto que a la letra dice en el capítulo nueve: El Monasterio estava tan pobre i necesitado, quando le començó a governar (fue el año de 1506) que sólo tenía unas tierrecillas donde senbravan una miseria, i nueve reales cada año de renta. Dirán que mejor tienpo era aquel, i que antes echó a perder a España, i a la Cristiandad el Perú, pues comía un Convento con menos de un real, i se azía una fiesta con solos treinta maravedís; i respóndeseles que discursan mal, porque si se mira al culto divino, en cálices de cobre i de plomo decían Misa en España, i en qual, o qual era de plata; i oy todos son de plata i muchos ay de oro; era singular la lánpara que avía de plata, i esa la dava el Rey, o Potentado, i aora se cuentan a millares, i las dan todos estados de onbres, asta plebeyos i oficiales, i son de cantidad de marcos, i de curiosidad de labor; el Santísimo Sacramento, que por sienpre sea alabado, estava en diversas partes entre ojas de lata, i en muchas en cestillas de mimbre, i oy están en ostiarios de plata i oro, i en custodios de esmaltados i sobrepuestos ricos, en varias partes los ornamentos sagrados eran de lana tosca, i esto era lo más general. En muchas Iglesias llamavan a Misa i a los oficios divinos con campanas de palo, como se prueba del segundo Sínodo Niseno, i en

141 otras con un cuerno. Tanta era la pobreza de Europa. No dirá ningún Católico que era mejor aquello, porque la riqueza en el culto divino es onra en la Iglesia i acreditan la Religión. La primera vez que Dios quiso dar forma a su Tenplo i egenplar a sus fieles, ordenó a Salomón, que asta los vasos de cozina fuesen de oro; i Cristo nuestro Señor una vez en vida se consagró i se oyó la primera Misa, fue el plato de una rica esmeralda, que oy se guarda en Génova, el cáliz precioso en Valencia i la mesa en Roma, que lo rico lo crió Dios para su culto, lo precioso para su sacrificio, los coraçones quiere pobres, pero sus altares conviene que sean riquísimos, tanto porque lo mejor se debe a Cristo, como porque nuestra condición estima poco lo que no está con adorno, aseo i ostentación. Con grandes encarecimientos amonestan los Santos, los Concilios i los decretos, que se pongan preciosísimos los adornos del culto i la magnificencia de los Tenplos; i refieren grandiosos adornos de oro i piedras preciosas que se usavan en los primeros tienpos de la Iglesia, guando se amava a Dios i se aborrecía la ostentación mundana; véanse admirables grandezas gastadas en el culto, i puestas en los Tenplos en el Metafraste; en la vida de Marciano i en el canon setenta i dos de los Apóstoles; refiere muchas el Papa Estéfano primero en la epístola primera a Hilario Obispo, san Gerónimo en el epitafio de Nepociano a Eliodoro, el Concilio Lateranense por Inocencio III, capítulo 19, el Papa san Clemente epist. 2, a Santiago Apóstol primo de Cristo. Constantino, como dice Anastasio, izo una pila de Baptisterio de plata fina, que pesava tres mil i ocho libras de plata, la taça de oro que pesava cinquenta i dos libras, i en el labio un cordero de oro que pesava treinta. Si se tantea lo tenporal, más doncellas se casan oy en un año, que entonces en quarenta, creciendo las dádivas son tolerables las pobrezas, i multiplicándose el caudal, se dan más onbres al estudio, con que goze España más ilustres ingenios, a quien si la abilidad les ponía alas para subir, la pobreza les oprimía como piedra para no poder bolar, i por eso dijo Alciato en su Enblema ablando del que teniendo gran ingenio vive pobre, i pinto un mancebo que en la una mano tenia alas que forcejavan a bolar para subirle sobre las altas nubes, i en la otra colgada una pesada piedra, que le azía abatir a la tierra umilde, i por letra Latina la que está al margen que en nuestro Español dirá: Pudiera bolar mi ingenio por las cunbres, si la pobreza vil no me abatiera. Antes salían seys eminentes en un año, i oy brotan a dozenas las universidades supuestos ecelentes. Mire España de cien años a esta parte los libros que sus fijos an escrito, i ponga los que en quinientos años antes escrivieron, i verá diez al lado de dos mil, i será la causa darse

142 al estudio más ingenios, porque tienen ya caudal para enbiarlos a las universidades, i por manejarse más plata para las inpresiones, se inprime tanto, i estudian varias ciencias por inprimir sus nonbres i trabajos; ¿quién inprimía aora cien años? ¿I cuántas inprentas tenía toda Castilla? Oy es nuestro Rey el mayor Monarca del mundo, el más temido de las nociones, i el de mayores ostentaciones de la tierra; los antecesores sin las Indias eran ultrajados de los estrangeros, i no tan obedecidos de los proprios; las comunidades en España lo digan, i las pobrezas del Rey Don Enrique lo cuenten. El enpeño de una corona en un Rey Moro por defenderse un padre Rey de un ijo altivo, i sufrir Moros, porque prestan mil pesos, publican aquel tienpo cuytado i azen lucir más esta edad opulenta; la falta de rentas necesitó a nuestros Reyes a sufrir trecientos mil Moriscos en España, que tiznando a muchas casas nobles, vivían entre Católicos como bárbaros, i burlando de la Fe, manzillavan la Religión; animó al celo el tributo del Perú, i quitó la mancha el barro de Potosí. Dege de ir un año flota de las Indias, i es en todo valle de lágrimas Europa, llorando tanto los pobres que no esperan, como los Mercaderes que pierden, pues a título de que una donzella tiene un tío en las Indias, espera estado i es partida de dote, i el más desvalido entra en parte i toca provechos en llegando la flota. El Perú a echo temer a los ereges, i por ál tienblan de nuestras dos Monarquías Eclesiástica i Real los infieles que nos enbidian, i los Maometanos que nos açechan; enfrénanse los enemigos, consérvense los confederados, amilánanse los sospechosos, castiganse los ereges, crece en ostentación el culto, i realçándose la estimación de los misterios i fiestas de la Iglesia, sirve lo precioso a su Criador, i crece la grandiosidad magestuosa de nuestro Rey. Más cavalleros an introduzido las riquezas del Perú, que las guerras de España, i muchos de los que blasfeman de esto, se huelgan quando preguntan por sus aguelos, i saben las mezclas de sus antepasados. Los nobles traen con más lustre su estimación, i los señores i títulos creciendo en rentas, dan cuerpo a la Española grandeza, i son armas de la Cristiana Magestad, i adviertan que la pobreza derribó grandes murallas de virtud. Por la mucha que tenía aquel Monasterio de Santa María de la Cruz que digimos de la villa de Cubas junto a Madrid, se destruyó la virtud i se borró la castidad, con aver fundado el Convento Inés la que en un año vido i abló nueve vezes a la Virgen Santísima, í mandó que allí le edificasen una Iglesia. Siendo esta Inés una de las perdidas, porque la pobreza les obligava a salir del Monasterio a pedir limosna, si bien Inés murió Santa por la gran penitencia que izo. Al fin la Bienaventurada Juana aumentó la renta i las obligó a

143 clausura i reformó aquella casa que fue después muy observante. Mírese aora lo que derriba la necesidad, i lo que enmienda tener lo necesario. Todo esto se debe al Perú, mejor diré a los que le ganaron i a los que con sus vidas le defendieron; miren la tierra con amor, pues que la buscan con codicia, no la murmuren quando la gozan, pues que la lloran quando la dejan; que los nacidos en ella son peregrinos en su patria, i los advenedizos son los oradores de sus onras. Era de Cristo el pozo de Samaria como legítimo eredero del Patriarca Jacob que le ganó con las armas, i moría de sed sin tener un jarro de agua quando a cántaros se la vía llevar a los Samaritanos. Consideren los cuerdos que dolor será ver, que llenan los que no ganaron el pozo en cántaros el provecho i en calderos la onra, i que ni un jarro les cabe a los decendientes de los que la ganaron. Pero porque no demos con el gozo en el pozo, ya que sabemos que tierra es esta, i que cielo la cubre; vamos por mis Religiosos a España, para que la santifiquen con su virtud i la mejoren con su predicación, que luego diré todas las cosas sucedidas en esta Monarquía, así de Reyes, como de guerras, porque inportan a la probança de mi asunto.

144 CAPITULO XI DIZESE LOS QUE GOVERNANDO LA RELIGION EN ROMA I EN ESPAÑA ENBIARON LOS RELIGIOSOS AUGUSTINOS AL PERU; LAS DIGNIDADES SUPREMAS DE FRAY GERONIMO SIRIPANDO, I EN BREVE SUS VIRTUDES I LAS DEL PADRE PROVINCIAL FRAY FRANCISCO SERRANO, I QUE PONTIFICE I REY LOS SEÑALO PARA LA CONQUISTA ESPIRITUAL DESTA MONARQUIA Governava la Iglesia Católica en el primero año de su Pontificado, por los años de mil i quinientos i cincuenta el Papa Julio III, natural de Roma, que fue Presbítero Cardenal del título de san Vidal; confirmó todos nuestros privilegios, rigió la Iglesia cinco años un mes i diez i seys días; prosiguió el santo Concilio Tridentino, que avía començado a treze de Decienbre del año de mil i quinientos i quarenta i cinco el Papa Paulo III, Diácono Cardenal del título de los santos Cosme i Damián, Romano de la casa Farnesia, i rigió la Iglesia quinze años; fue Protetor de la Orden de san Augustin, título de gran autoridad para el Cardenal que tiene la proteción, cosa en que ecede el que es nuestro Protetor a los que lo son de las más Religiones, porque lo da el Papa por onor; así lo testifica en sus Centurias el gran istoriador fray Gerónimo Roman. Paulo III deseó afetuosamente enbiarnos a estas Indias, no era aquella la ora que el Padre de familias nos conduzía para Ministros desta viña, donde el provecho fuera entonces poco i el peligro fuera en la ocasión muy grande. Los Autores ponderan los daños, i leyéndolos, se entenderá el frasis desta oscuridad, yo la callo porque devo; lean a los que an escrito las guerras del Perú, i entenderanme. Buena suerte fue de mi Religión, no allarse en los comienços, quando los quería enbiar Paulo III, i fue dicha venir quando los enbió el Papa Julio, pues vinieron quando aprovecharon derramando el trigo sin que ningún labrador fuese zizania. Este Pontífice nos colmó de privilegios i nos coronó de favores, i llamó muchos santos i dotísimos Padres Augustinos ijos de las dos Españas i de Italia, i a cinco Obispos i diez i siete Maestros, para que asistiessen por Oradores, Predicadores i aconpañados de otras Obispos de Europa en el santo Concilio de Trento, cuyos nonbres se verán en el tomo tercero de los Concilios i las Provincias, Reynos i Iglesias de que fueron Oradores; quiso que pasasen al Perú agradado del zelo que en sus afetos conoció, proveyendo como Padre i disponiendo como atento Pastor. Governava el Enperador Carlos V, esta Monarquía, donde era suyo todo este

145 nuevo mundo, i de su Inperio i corona, los mejores pedaços del mundo de Europa, Africa i Asia en el año cincuenta de su edad. Era General de toda nuestra Religión el Reverendísimo Maestro fray Gerónimo Siripando, i por la gran onra que a esta Provincia le resulta de averla fundado este singular varón, diré en breve la gravedad de su persona, el colmo de su virtud i la estimación que se izo de sus letras i santidad; que más dueño es de la cosecha el Padre de familias, que los gañanes, i a él más que a los Ministros se le debe el fruto de la sienbra i el premio de la labrança, i al capitán General, más que a los soldados las pagas de la vitoria; i pues fue nuestro Padre de familias i el General desta conquista, sépanse sus méritos, i arémosle alguna paga. Fue el Maestro fray Gerónimo Siripando, como refiere el Maestro Salón en la vida de nuestro santo Tomás de Villanueva Neapolitano, de sangre ilustre i criado en la congregación llamada nuestra Señora de la Carbonaria madre de toda la observancia de Italia, fue gran letrado i muy entendido en la divina Escritura, siendo lo agudo realces de lo fundamental, i el testimonio de anbas cosas prueban los comentarios, con que a declarado muchos libros della que andan inpresos, particularmente sobre las epístolas de san Pablo i sermones quadragesimales, donde la erudición canpea a las luzes de su ardiente espíritu. Subió después de otros muchos cargos al oficio de General, carga digna de tan valientes onbros debida a su gran talento i negociada por su cabal virtud. Governó la Religión diez i ocho años con admirable prudencia, siendo sus precetos amoldados en el yugo de Cristo, suaves en la disposición i ligeros en la caridad. Conóciose en la Religión aumento de frutos espirituales con estimación de los Reyes i pueblos, i estendiose el crédito con crecimientos de bienes temporales, ilustrándose la Religión con anbos provechos i llegando con sus frayles asta los fines de este nuevo mundo. A los doze años de su oficio, que fue el año de mil i quinientos i cincuenta enbió orden al perfeto varón fray Francisco Serrano Provincial de Castilla (de quien aremos debida comemoración) para que señalase los que conviniesen a tan importante conversión como la de esta Monarquía conquistada poco antes i en guerras civiles entonces; que diligencias uviesen antecedido diremos luego. No quiso Siripando allarse en el capítulo General, que se celebró en Bolonia año de mil i quinientos i cincuenta i uno; enbió el sello del oficio con su conpañero, renunciando del todo el Generalato, pidiendo le dejasen descansar de sus trabajos (que pocos ay en el mundo que conozcan que son cansancio los oficios i trabajo las dignidades, son como peces del mar en tener sobre sí montes de agua, pero si los peces no gimen,

146 están gimiendo los ambiciosos con el peso de las aguas, i sufren lo congojoso por gozar un gusto aparente, i fingen ánimo gigante aunque tengan coraçón, pigmeo). Peces llamó Cristo a los onbres, i en varios lugares los nombra peces la Escritura, i Job (como esplicó sin otros san Gregorio) llama a los ambiciosos gigantes que gimen como mugeres de parto debajo de las aguas, cargando sobre sí el terrible peso de las olas; i el mismo Job llamo peces a los sabios del mundo; que son cabeças entre los mienbros del demonio, porque quieren ser cabeças entre los mienbros de la Iglesia. Dicho esto se repare que quando Cristo quiso dar el oficio de Papa i la dignidad suprema de pastor a san Pedro, dio a comer primero, como advierte san Juan, a Pedro, i a otros seys de un pan i de un pece que crió allí Cristo nuestro Señor; creación divina que ponderan san Teofilato, san Eutimio, i san Juan Crisóstomo; ¿pareciera más corriente darles del pescado que san Pedro traía en la red, sin azer nueva creación? Pero esta diligencia llama a que le busquen el misterio advertida la ocasión. Tenía la anbición gimiendo con dolores de parto debajo de montañas de agua a los Apóstoles, i entre estos siete estavan Juan i Diego, todos deseavan ser cabeças i gemían por ser mayores (que la anbición es polilla que suele criarse en el paño más fino) dales de un pece que jamás se vio debajo de las aguas, ni tuvo sobre los onbros el peso de aquella inmensidad; para que adviertan los seys, i repare san Pedro (como esplicó Augustino) que en aquel pece asado se retratava Cristo, que jamás quiso parecer mayor i sienpre abominó asta las apariencias de la anbición; no quiso beber las aguas salobres del anbicioso mar, uyendo de prelacias, i arrojando de sí las ofertas de la Real dignidad, que la menor ola derriba torres de virtud, i anega i aoga a grandes penitentes. Y advirtió Alcuino, que tres vetes que Cristo examinó a san Pedro (después de aver comido del pece) Para darle el oficio Pontifical, ninguna vez lo llamó Pedro, sino Simón, i al parecer, Pedro lo avía de llamar, porque era el nonbre que el mismo Cristo le puso quando le prometió la suprema potestad, i entonces le mandó que ya no se llamase Simón, i tanbién porque Simón era nonbre de súbdito, i quiere dezir como dizen Alcuino i san Gerónimo obediente, i no venía bien esto con sugetarle a su dominio las puertas del cielo, los Reynos del mundo i los tesoros de la Iglesia, Pedro se avía de llamar quando le da la posesión, pues le puso el nonbre de Pedro quando le izo la promesa. Todo aze labor i prueba el pensamiento, pues fue dezirle; quando te veas con la suprema potestad, as de ser más umilde i más obediente a Dios, i siervo de los que as de ser pastor (que por esto se deben de llamar los Papas, siervos de los siervos de Dios); imítame en huir la anbición, no seas

147 pece del mar, que busca mayores cargas, i vive alegre entre confusas olas, sino pece criado a mis manos i echo a mi devoción; esto agan los seys que me oyen, i todos los Cristianos que en el pan me comen. Todo esto cunplió a la letra el Reverendísimo Siripando; uyó de la anbición en el mar del siglo i en las aguas de la Religión, i quando fue suprema cabeça, era en todo siervo obediente sin afetar deidad, uyó del oficio con renunciar el cargo después de aver visitado todas las Provincias de España i los Monasterios de Aragón, Cataluña, Valencia, Andaluzía i Castilla, i fue el primer General que se vio en España, sacando de la visita méritos de su trabajo, pruebas de su santidad, crédito de su virtud í grandes provechos en la observancia de la Religión. Acudió la Orden a consolar a Siripando, admitiendo la dejación del Generalato, mostrando pena toda Italia de verse sin su govierno i quejándose España de que le uviesen admitido la renunciación, que diez i ocho años no cansan a los súbditos, si endulçan el govierno con prudencia i sin codicia los Prelados. Ya pensava el santo varón que avía dado el último vale a otro cuydado que al de su quietud, siguiendo la vida común, i siendo el primero en las aciones i trabajos de la comunidad; dispuso como abeja, nacer sin pies para el siglo, i labrar panales de espíritu en lo estrecho de una celda, que en nada labra miel si tiene pies el que profesa celda; reparo de San Isidoro ablando de las abejas, sinbolo de Religiosos portales, pues ellas abitan sus cobachuelas, i no entran jamás en domicilio ajeno i añade San Anbrosio, que tienen sola una puerta; es común el trabajo en todas, común la comida, igual el egercicio, todas conservan virginidad, aunque sin mezcla sea fecunda su generación, cosa de que Avicena se admiró, ninguna descansa i es parejo en todas el fruto, aziendo dulce lo más amargo; así quiere Dios que sea el Religioso, dite Bercorio, i en todo fue abeja divina Siripando, enseñando a ser súbdito al mas entronizado, igualándose al más umilde Religioso, labrava panales de virtudes en su ánima, i así fue para Dios dulcísima colmena. Era uno con todos en las obediencias i el egenplar de todos en las observancias; crió su castidad gloriosos ijos, ecelentes supuestos, que imitándole unos en la virtud i aprendiendo otros en su govierno, luzieron con la cera de aquella colmena de virtudes, dando luzes en lo más retirado del universo, i en estos cabos escondidos del ocidente uvo en su tienpo memorables santos, que oy está canonizando la Iglesia. No le dejó descansar Dios, porque ganase en puestos mayores, méritos grandes al lado de dignidades, que otros juzgaran por premios de virtudes. Fue elegido por Enbajador del Reyno de

148 Nápoles ante el Emperador Carlos V, que militava en Alemania, i escusando la legacía, tanto por huir la onra, como por no enbaraçar con cuydados seculares su espíritu; pudieron con él más las conveniencias del común provecho, que el ruego i súplicas de los Príncipes del Reyno. Conoció el Emperador en las ocasiones de su legacía i en las materias grandes de su pretensa, lo sólido de sus letras, la prudencia de sus disposiciones, lo cuerdo de sus respuestas, lo Cristiano de sus súplicas, la virtud de sus obras i la gravedad de sus palabras, lo eligió después de aver negociado lo más de su legacía por Obispo Achilano, i luego fue promovido en Arçobispo de Salerno; contradijo sus eleciones, porque huía las dignidades, pero venció el ruego Inperial i rindió su inpulso a la voluntad de Dios. Vivió santamente en estas dos Iglesias onze años, siendo rico para los pobres i muy pobre para sí, contentándose con el poco basta que aconseja Tertuliano, i con desear lo suficiente que alaba san Pablo, i ambos ponen lo dichoso de la vida en ceñir los deseos, asta enfadarse de lo umano, i ajustar las ansias a una vida quieta para el ánima i e una piedad ardiente para el pobre, sobra lo necesario quando el ánima sólo apetece lo provechoso. Crecían en Siripando los enpeños de Dios, al rostro de lo que alabava Europa su santidad, derribándose a más umilde, quando lo bolava más alto la común aclamación. Conoció ya el mundo, ya la Iglesia la inculpable vida, i notoria santidad deste Prelado, i mucho más que todos el Papa Pío IV, pues en la primera creación de Cardenales (por laurear sus trabajos i dar copia para el luzimiento de otros) crió a nuestro fray Gerónimo Siripando en Presbytero Cardenal del título de san Mateo, así dize nuestra Centuria, aunque el Catálogo de los Padres, que está al fin del Concilio de Trento, dize que era del título de santa Susana, debió de acender del uno al otro, pues al peso que baldonava crecimientos, le acumulavan onras, no como otros, que muestran que uyen, quando más las apetecen, siendo el aborrecerlas, traça para conseguirlas, género de gente, que un Dotor llamó alcones de la vanidad, que dando puntas encontradas, no apartan la vista de la perdiz que siguen. Los Pontífices lo subían a lo supremo de la Iglesia, porque Siripando se achicava en los pobres, dándoles mayoría quando les dava sus rentas. El representar la persona del Papa i ser su Legado a latere, es el puesto mayor i el título primero de la Iglesia; no sólo le dio el Pontífice este oficio supremo, sino el de acerle Presidente, i que representase su persona en el Concilio Ecuménico de Trento, donde se juntaron las mejores letras, los varones más perfetos, las prudencias más cabales i las sangres más ilustres que en docientos años se pudieran juntar, de

149 aquí no puede pasar la soberanía, ni acender a más onra el mérito, ni la privança. Fue el caso, que tanteando el Papa de una en una las personas, capacidades i gravedad del Colegio de los Cardenales, para que fuese cabeça en su lugar de tantos millares de Arçobispos, Obispos, Patriarcas, Potentados, Enbajadores i concurso universal de Religiones, de Eclesiásticos, de Reynos i de eminentes letrados en todas facultades, i lo que es más, de Cardenales que asistieron al Concilio, remitiendo a Dios (a quien con sacrificios grandes i obligaciones pías se lo suplicó) escogiese su divina Magestad la persona que convenía para cabeça de tan universal Concilio, donde asistía el Espíritu santo, i en que se trataron las materias de mayor peso de la Iglesia i de mejor inportancia de la Fe, la reformación de estados i costumbres de la Cristiandad, i otros sin número casos graves, que causavan perniciosas contiendas i lamentables consequencias, en tiempo que se quemava el mundo en eregías i se aporavan por apóstatas potentados i por Reyes endurecidos. Alunbrole Dios, i advertido del cielo nombró el Papa a nuestro Cardenal fray Gerónimo Siripando por Presidente i su Legado a latere, i por conpañeros a otros dos Cardenales, que siendo cabeças en el Concilio, eran Juezes i Prelados para las causas de justicia i disposiciones del govierno, así en materias políticas, como en pleytos de particulares. Sintieron algunos Cardenales mucho, i algo más sus dos conpañeros el nonbramiento de Fray Gerónimo Siripando, azian resistencias valientes, porque no uviese Cardenal frayle Presidente en el Concilio (que es muy antigua esta emulación contra Religiosos, i de la mesma edad el favor que Dios nos aze, i las onras con que a las Religiones engrandece). Respondió a los Cardenales el Papa Pío IV, pío en el acuerdo, i entero en la resolución, mostrando enojo grave de inpulso zeloso: Yo quiero a Siripando, para que supla la ignorancia de Cardenales en el Concilio, que quiero concluir mediante Dios. ¿Qué onra mayor que está en contradictorio juizio? ¿ni que persona de su tamaño en muchas edades? Esto fue canonizar el Papa lo que aclamava Europa, i dar capelo de repreensión a los que sólo tenían capelo de púrpura Real. Obró Siripando en todas las materias de su potestad, aciones tan santas i despachos tan cuerdos, que adelantó las obras a las mayores esperanças, siendo su govierno, prático i teórico, linpio de acidentes i macizo de provechos sustanciales, dirigía los medios a mayores aciertos i conseguía los fines en servicio de Dios; atrevíase a resoluciones, donde si era difícil la enpresa, era la consequencia onrosa. Ganaron sus obras la suprema estimación, beatificándolos lo mejor de la Iglesia, desde el Papa al menor Sacristán, i aclamándolas

150 Europa desde el plebeyo asta el Enperador. Murió en Trento llorado con tres titulos, que cada uno iziera un celebrado varón i un ilustrísimo Prelado; Defensor integérrimo de la Fe, zelador ardiente de la reformación de costumbres Eclesiásticas i seculares, i el tercero, el santo más umilde quando más engrandecido; estas glorias aseguran las del cielo, i el solenísimo entierro que todo el Concilio le izo (de quien durará la memoria) prueba lo cabal de su vida i el aprecio que izieron de su muerte. Con esto poco paga su Corónica, lo que le debe esta Provincia; en mí está la cortedad, i en ella queda perpetua la gratitud. Este era el General, quando pasaron nuestros frayles al Perú, él los enbiá después de aver visitado las dos Españas, i de aver manejado los talentos. La venida se trató, siendo Provincial de Castilla el Padre fray Alonso de Madrid varón digno de renonbre inmortal por su santa vida, zelo de la Religión i gran onrador de letrados, que negoció la gracia de Filipo II, tanto, que era su consultor en las materias i su amigo en las caricias, i le fundó nuestro Convento de Madrid por tenerlo a su lado, i por el Rey se llamó san Felipe el Convento de san Augustín; no tuvo sazón la venida, porque el cielo no avía dado la ora; llegó siendo Provincial el Padre fray Francisco Serrano; digámosle una breve co memoración, aunque merecía oficio doble, tanto por sus méritos, como por nuestros provechos, pues fue el egecutor de nuestra venida, i el Prelado primero i legislador de nuestra Provincia, señalando los ministros i dando documentos a los Obreros. Fue perfeto varón en todas virtudes, de ánimo sencillo i talento doblado, tan observante por costumbre, como cuerdo por esperiencia; subió por méritos a prelacias, sin mendigar onras por ambiciones. Fue elegido en Provincial de Castilla en el capítulo que se izo en Toledo a ventiocho de Abril del año de 1548, i governó nueve años, cosa que no se vida en muchas Centurias de la Religión, pero abrió puerta su gran virtud, i mereció este privilegio su prudente govierno, aclamándole los Religiosos, i confirmando sus reeleciones el Reverendísimo General. ¿Qué mucho si vían el lustre de lo espiritual i temporal, tan adelantados provechos, no aguardando a que se los truxesen a las manos las ocasiones, sino estando atento a disponer lo presente para seguras medras en lo futuro? Era próvido sin codicia, i enmendava sin ofensa, era su govierno estable, i su cuydado mucho en cerrar puertas a inconvenientes peligrosos, ganando la reverencia de todos, sin afetar señorío con ninguno; no tratava de asentar Monarquía, porque sólo tratava de aumentar Religión. Tenía moderadas letras i govierno mucho, que a vezes traen enemistad el govierno i las letras, pero

151 esto es en los que con la ciencia se agradan, i de ordinario en las materias se achican. El cabal govierno pide letrados, pero no presumidos; pide padres i abomina Señores, que no es la eleción naturaleza, ni la obediencia tiranía. La verdad es, que no estima tanto la Religión ni el siglo, al Prelado de pocas letras, como al doto en púlpitos, o cátedras, pero suple la opinión de buen frayle por el aplauso de buen Predicador, que para los Religiosos más conviene el que obra con afabilidad, que el que predica, si es de altiva condición. Una de las principales aciones de su goviemo (i que más encargó a nuestros fundadores) fue señalarse en no ser amigo de novedades, que en materias de Religión no tienen el privilegio de las novedades comunes, pues ni acreditan al Prelado, ni agrandan a los súbditos, ni el tienpo que duran (que sienpre es poco) grangean provechos, i de ordinario resultan mayores pérdidas, i advierte san Crisóstomo, que todo lo nuevo introducido inventó la anbición, para que se destruiese lo antiguo provechoso. Esto aprendió el prudente Provincial fray Francisco Serrano de su antecesor santo Tomás de Villanueva, que aborreció novedades, i nunca se agradó de esteriores cuydadosos, i decía que los Religiosos iziesen más caso del interior, que aze frayles verdaderos, que de lo esterior, que cría ipócritas fingidos; consejo de Casiano, i eficaz medio para la perfeción. Tuvo España en tienpo de este Provincial lucidísimos frayles i perfetísimos varones; éste enbió Religiosos a las quatro partes del mundo, i parece que todos (sácase por lo que enbió al Perú) eran amoldados en una turquesa i traslados de un original, i es sin duda que sienpre se visten los súbditos del color de su Prelado. Moysés i Elías están con Cristo en el monte Tabor, vestidos estavan, pues aparecieron en toda magestad; el color del vestido no dicen los Evangelistas, i es que se está dicho, pues acaban de decir, que su Prelado Cristo estava de blanco i vestía resplandor, i así la Glosa dize, que obraron vivos, porque aparecieron blancos, i Dios enbió una nube blanca i resplandeciente, en que enbolvió a Juan, a Diego i a Pedro, que aunque el súbdito sea del otro mundo, o viva en lo escondido del universo, vestirá sus costumbres del color que tuviere su Prelado las acciones, que al resplandor del Prelado resplandecen los súbditos. Los Religiosos que vivían en este mumdo nuevo, i los que asistían en los Reynos remotos del antiguo, imitavan en los colores a su Provincial fray Francisco Serrano, llagando sus consejos donde aprovechavan sus avisos, sin que asistiesen sus ojos, aziéndose obedecer con Cristiana sumisión, que en nada se califica la fineza gallarda de un Prelado, como en lo que de sí dijo san Pablo: Sabed

152 Corintios, que aunque me juzgays ausente con el cuerpo, estoy entre vosotros presente con el espíritu; i juzgo al que peca, como si lo tuviera a la vista; que el espíritu zeloso del Prelado, mira también lo que está distante, como lo que está presente, i el que no es Prelado puesto por Dios, no ve aún lo mesmo que maneja, miren como remediará lo que no manocea. Este gran Prelado admira quan presente parecía que estava en las Indias, así de Mégico i nueva España, como en todo este Perú, pues de sus patentes i forma, que dava a las materías, parecía tener acá su espíritu, i es porque tenía en su ánima a Dios. Sustituían sus consejos, cartas, precetos i advertencias que enbiava al Perú, lo que su presencia iziera, i lo que su egenplo edificara. El fue singular varón, padre de santos fijos, i santo entre muchos buenos, fue el agricultor desta viña, i a quien dará Dios los diezmos desta cosecha, contándoselos desde el primer Agosto. Escogió doce Religiosos para Apóstoles destas gentes, imitando a Cristo, que los entresacó de los otros dicípulos, i veo aquí lo que con agudeza notó San Anbrosio, que quando Cristo tiene doze años comiença a enseñar en el Tenplo, i quando tiene juntos doce Apóstoles, comienga a azer milagros en las bodas de Caná; en estas aze el milagro, i en el Tenplo descubre misterios, i truécalo San Anbrosio diziendo, que quando más moço izo el milagro, i quando de más edad enseñó el misterio; i todo se eslavona con misterioso tegido; enseñar misterios un niño de doze años era gran milagro, i comentar sus milagros convirtiendo el agua en vino era gran misterio; qual misterio encerrase está claro, según San Juan, i en toda la sagrada Escritura significan las aguas a los pueblos Gentiles i diferentes lenguas, i el vino, como dijeron San Basilio, Origenes i Beda significa espiritual alegría i gozos del Espíritu santo; i así como dotrina común esplicó San Anbrosio, que el misterio se significó en que se avían de convertir las gentes a la Fe de Cristo, porque la agua significa a nuestra naturaleza umana, que resucitó a vida de gracia i se convirtió en vida espiritual de cielo, i por esto advirtió allí el mesmo San Juan, que en esta conversión manifestó Cristo su gloria, i creyeron entonces en Cristo sus Apóstoles. E aquí el misterio en el milagro, convertir Apóstoles, para que convirtiesen infieles en Católicos i pecadores en justos, i siendo dotrina de San Anbrosio, es lo mismo enseñar, que azer milagros. El Padre Provincial i bendito Religioso fray Francisco Serrano, enseñando virtudes izo milagros, pues redujo a doze dicipulos para pasar a Indias, i estos convertidos a padecer por las ánimas, convirtieron inumerables infieles, pueblos i lenguas, que siendo aguas encerradas en cántaros de vicios, fueron convertidas por la predicación destos doze en ánimos fieles i en

153 vinos celestiales. I pues en convertir i en escoger doze, sin que acá uviese Judas, se pareció a Cristo, ¿quién duda, sino que fue premiado de Cristo con abundantes premios? Sabido los que governavan la Iglesia universal, I el Rey dueño de su Monarquía, i el General de la Religión i Provincial de Castilla, a quien estava sugeta esta Provincia, dejando para su lugar el que governava este Perú, pide tratar con que cédulas pa saron, i quienes eran los primeros Religiosos que vinieron.

154 CAPÍTULO XII REFIERENSE LAS PATENTES I CEDULAS CON QUE PASARON NUESTROS FUNDADORES, I QUIENES ERAN LOS QUE NOS FUNDARON, I DE QUE PROVINCIAS El zelo santo del Enperador Carlos V, a quien le dio la providencia de Dios estas Monarquías para ensanches de su Inperio en quien tuviese la Fe estensión i sus fieles patrocinio, pidió con instancia al dicho General Siripando en conformidad de la Bula del Papa Adriano, que adelante se pondrá, le diese Religiosos de su Orden de las calidades i autoridad que requería tan dilatada tierra, i tan antigua Gentilidad, en ocasión que las guerras civiles azian sospechosos aun a los Eclesiásticos por la poca cordura de los que se azían parciales i andavan alterados, pidió a nuestros Religiosos, porque esperava iguales aumentos en estos ocidentes a los que se estavan continuando en Persia, India Oriental Mégico i Filipinas por los Religiosos Augustinos (que solía alabar el prudente Enperador de umildes i poco codiciosos) que aseguraría más su conciencia, teniendo en estas Indias Religiosos nuestros, i daría de sus cajas el gasto del viage, fundación de Conventos, adorno de altares, aceyte a las lánparas, vino a los Sacerdotes, i dietas i medicinas a los enfermos, asegurando todo lo tenporal a los que la Orden enbiase a esta predicación; imitó en esto al Rey don Fernando IV de Castilla, que en el año doze de su Reynado dio a cada uno de nuestros Conventos de Castilla veinte mil maravedís de renta, en tienpos que por diez mil maravedís izo guerra el Rey don Alonso el IX, al Rey don Fernando su ijo, como ya vimos. Estimó este Cristianísimo Emperador con favores, respetos i dádivas a todas las Religiones estrechándolas más con las Mendicantes i particularizándose con la Orden de san Augustín, así en Alemania, como en las dos Españas i Mégico, nombrando muchos Predicadores para su púlpito, algunos para su consejo i diversos para sus mitras, no queriendo que perdiese por uno, lo que merecen tantos. Por la gran veneración que tuvo a las Religiones, le premió Dios tan colmadamente en esta vida, no en sugetar el mundo con grandeza, sino en menospreciarlo en vida con desengaño, dejando el Inperio por una celda i los Reynos por un Convento, donde murió santo si vivió guerrero, conociendo el peligro de los Reyes que mueren entre privados, i la quietud con desengaño, con que muere un Príncipe entre Religiosos, onró con entrarse en Santi Juste a las Religiones tanto, que engrandeciendo la gloria de la vida Monástica,

155 dejó advertido al mundo i memoria a los siglos, que un tal Monarca lleno de esperiencias, conoció que para salvar el ánima inporta más un Religioso aliado, que muchos Príncipes, o Eclesiásticos al oído, i que una celda cerrada, es una puerta del cielo abierta, que si murmuran de los Religiosos los distraídos, los onran i veneran los predestinados, engrandeciéndolas los Pontífices Santos, i respetando las Religiones los Monarcas prudentes, conociendo, que lo que pierden por uno descuydado, ganan por muchos frayles egenplares. Ecelentes testos tiene el derecho en el decreto, i en las decretales abominando a los seculares, que los más aborrecen a los Religiosos, que tan antigua como esto es la enemiga que nos tienen, i el capítulo Cléricis dice, que aún entonces era antiquísimo este aborrecimiento, i allí el Papa Bonifacio lo pondera i dice, que la causa deste odio i persecución, es no ser los Eclesiásticos del trato i costumbres de los tales seculares, i así de balde i sin otra causa los murmuran; i en el capítulo Laici se dice quan indigno es que sean acusados de aquellos, que porque no imitan sus virtudes los murmuran sus malicias, siendo arañas, que las flores que en otras bocas fueran salutíferas, son en las suyas benenos, echando a la peor parte lo que ven loable, lo que de suyo es virtuoso, fingen ser la intención pecaminosa, i todo es, porque los Religiosos i Eclesiásticos no imitan sus vicios, o aplauden sus profanidades, encareciendo las culpas leves con ponderación de pecados enormes. Esto quiso atajar la Iglesia en el capítulo Sacerdotes donde el santo Pontífice Clemente manda que a los Prelados ni los murmuren ni ofendan, i en todo los obedezcan así Clérigos como seculares, aunque vivan mal, como no sean ereges; pero ni ay Obispo que desta saeta se escape, ni Religioso que salga sin erida, que si no uviera seculares cuerdos i virtuosos, que nos sustentan con sus aziendas i nos defienden con sus amparos, no uviera Religioso, por santo que fuese, que a manos de los distraídos, o en lenguas de los despeñados, no uviera perdido la onra i acabado la vida. Pero un Emperador como Carlos onra como supremo Monarca, i muere santo como Religioso pobre, i es reparo de gravísimos juizios; que es raro el que afrentó Religiones, o persiguió Religiosos, que le aya concedido Dios morir con Sacramentos, i a muchos Potentados les dejó su mano, permitiendo se despeñasen en eregias, porque desfavorecían Religiones; sino es que digamos, que tiene andado uno buen trecho para erege quando las murmura, porque es la primera lición que les dan los eresiarcas, i argumento de que aborrecen a Dios quando aborrecen Religiosos, decreto que Cristo nuestro Señor dejó publicado para terror de los maldicientes i consuelo de los Eclesiásticos, diziendo: El que os

156 aborrece, primero me aborreció a mí, i si tuvierays sus costumbres, ellos tuvieran vuestro amor; pero Carlos como coluna de la Fe los onra quando vive, i los califica quando muere. E dicho esto, porque se enfrene el plebeyo con el egenplo de un Emperador Monarca Santo, i porque aclamen nuestras gratitudes las grandes mercedes que nuestra Religión i esta Provincia recibió, i oy está recibiendo de sus favores, pues no merece tanto este César Católico con sujetar naciones, como por aver onrado, i dar tan grandes limosnas a pobres Religiosos. El General Siripando enbió a mandar al Padre Provincial fray Francisco Serrano que escogiese doze Religiosos amoldados en la petición del Emperador, i dignos ministros para tal conversión en tal tiempo, i en tierra tan distante. También le pidió el Emperador enbiase a mandar al Padre Provincial de Mégico, que de los Religiosos que en aquella conversión estavan, i de quien él i la Cristiandad estava informado, eran los convenientes ministros para la propagación de la Fe i aumento de virtudes, enbiase quatro, porque la esperiencia que ya tenían del trato i condiciones de los Indios Megicanos los aría menos novicios, i más práticos en la conversión destos del Perú, i serían soldados que de aquellas conquistas contra el demonio estarían diestros contra sus ardides i atentos en el remedio de las supersticiones. El bendito Padre Provincial fray Francisco Serrano ajustó con la obediencia el efeto, i mandó al, digno de gran memoria en govierno, letras i santidad, Maestro fray Alonso de la vera Cruz, Provincial de aquella Recoleta Provincia, enbiase los quatro que pedía en Enperador. I mientras los quedan entresacando de un concurso de siervos de Dios tales, que aunque allá por començar la Provincia les aria falta por ser tan dilatadas las de los Indios, acá iziesen el provecho que Dios, el Enperador i la Religión deseavan; fueron a una mano Apostólicos ministros los Religiosos que a Mégico pasaron; verá sus eroicas aciones, vidas santas i conversiones de grandes Provincias con muchos milagros, el que leyere nuestra Corónica de Mégico, que aora sacó el Padre Maestro fray Juan de Grijalva. Bolvámonos a España, que con la patente i órdenes del General se encendió en los más un fuego de caridad i deseos de esta conversión, que aviendo de ser solos doce los Apóstoles de este Nuevo mundo, avía para enchir número de otros setenta i dos dicípulos que se ofrecieron al trabajo i firmaron para esta conversión. Pero el prudente fray Francisco Serrano escogió solos doce, así por ajustarse con la obediencia, como por conocer que estos ardimientos primerizos si unas vezes los atiza la devoción, otras los conmueve la novedad, i tal vez el apetito, la curiosidad, el

157 enojo, o envidia, i conviene tomar el pulso a cada uno para ver si nace de espíritu, o de alguna de estas especies de enfermedad. Aunque el Enperador deseava con ainco i azía instancias en que pasasen de Castilla nuestros frayles al Perú, no disponía los despachos como se efetuara su zelo por estar en lo vivo de las guerras de Alemania; i así ni el Provincial de Castilla enbiava los doze, tanto porque no viniesen sin cédulas del Enperador, como por aguardar a que se iziese el capítulo; porque desde el año de quarenta i seys, que se ordenó la venida, asta el de quarenta i ocho que en Toledo fue elegido el Padre fray Francisco Serrano, i asta el de cincuenta se detuvo el Enperador en sus despachos i la Religión en escoger de anbas Provincias los doze convenientes; pero por pagar la señal i tener metida prenda en tan celestial conquista, ordenaron que mientras se escogían los onze viniese uno digno de ser el Precursor destos Cristos de Dios llamado el Padre fray Augustín de la santísima Trinidad, que allando de partida la flota para las Indias obedeció con gozo i egecutó la obediencia con aceleración, sin traer más de la licencia del Provincial, porque aún no tenia las demás cédulas, avisos i despachos. Vino este Angel veloz a estas tierras acoceadas, o del demonio, o de los Ingas Reyes, o de los Españoles Cristianos, brotando afetos de espíritu i deseando ocasiones de pelear. Pasó el año de quarenta i siete, o quarenta i ocho en la flota i navío, en que pasaron los primeros benditos Padres de san Francisco que trujo a su cargo, i fue el primer Comisario que pasó el Padre fray Francisco de la Vitoria; que aunque el año de mil i quinientos i quarenta i tres pasó de Mégico al Perú el Padre fray Marcos de Nisa con dos o tres conpañeros, como consta del libro que el Obispo de Chiapa fray Bartolomé de las casas Dominico inprimió por mandado del Enperador en Sevilla el año de mil i quinientos i cincuenta i dos, intitulado destruición de las Indias, donde ablando de las crueldades que en los principios obraron los conquistadores, pone a la letra la relación del Padre fray Marcos, que comiença así: Yo fray Marcos de Nisa de la Orden de san Francisco, Comisario sobre los frayles de la mesma Orden en las Provincias del Perú, que fue de los primeros Religiosos, que con los primeros Cristianos entraron en las dichas Provincias, digo, etc. Má abajo señalando en que año fue su venida al Perú, i las tierras que anduvo, dize que en cincuenta, o cien leguas vido lo que refiere, I que fue nueve, o diez años después que los Españoles entraron en la conquista i mataron al Inga en Cajamarca, que viene a ser el año de mil i quinientos i quarenta i dos, o quarenta i tres. Este Religioso se bolvió luego a Mégico, i quedáronse en tierra de Quito dos o tres de

158 los Religiosos que trujo, i bolviose con otro conpañero el año de 1543, como consta del mesmo libro, pues el año de quarenta i quatro dio la relación estando ya en su Provincia de Mégico. i toda ella abla de los sucesos acaecidos desde Cajamarca asta Quito, i no pasó a estas tierras de Lima. Deste Religioso fray Marcos no ay dos que tengan noticia en esta su Provincia; izo una breve descripción de las cosas i tierras que vido en su viaje, i así le pone entre los Escritores deste nuevo orbe Abraan Ortelio en el mapa quinto, i le llama fray Marcos Nisense. Muestra en su relación un zelo ardiente de la onra de Dios i dolor grande, viendo las ofensas que se le azían; demanera que el primer Religioso que pasó desta sagrada Orden a estas Indias del Perú fue el Padre fray Marcos, i esto en el año de quarenta i dos, o quarenta i tres según él declara, i se bolvió a España. Pero el que trajo frayles i vino a fundar, siendo el primer Comisario efetivo, i con Ministros de quien ser Comisario, fue el Padre fray Francisco de Vitoria, i deste comiença el primer Comisario del Perú, como se vera en su escritor fray Buenaventura de Salinas, que en su libro poniendo el árbol i sucesión de sus Comisarios dize: El muy Reverendo Padre fray Francisco de Vitoria, varón a todas luzes Apostólico, fue el primer Comisario General desta Provincia. Este pues pasó al Perú el año de mil i quinientos i quarenta i siete, o quarenta i ocho, como consta de varios testimonios que ay en registros conventuales. Fue muchos años Custodio de la Provincia de Mégico, i desde este Comisario començo su predicación la inclita Orden de san Francisco en el Perú, esclareciendo los Padres fray Francisco de los Angeles i fray Francisco de santa Ana luceros deste nuevo mundo i luzes santas que esparzieron rayos de soberana santidad. E dicho esto, porque se advierta, que en un navío pasó nuestro primer Religioso, con los Religiosos Padres de san Francisco, que fundaron en este Perú, i dos años después salieron los doze que nos fundaron de san Augustín. Venía el buen Padre fray Augustín en esta santa conpañía, aprendiendo como umilde en las vidas i perfeciones de los Religiosos Franciscos i enseñando como espiritual Predicador a los navegantes dotrinas de provecho en vida de cabal perfeción. En el navío venía la noble i virtuosa señora doña Juana de Cépeda, que la traía su tío el Padre Comisario de san Francisco (della diremos mucho después) inclinase esta señora a confesarse i tratar de espíritu con nuestro Religioso, en quien tenía filial devoción, no porque si quisiera escoger igual persona entre las que traía su tío no la allara en cada uno, o mejor, o igual, sino porque las inclinaciones tienen varios ogetos, i porque siendo más niña prometió en una grave enfermedad a nuestra Señora de Gracia, advocación de toda

159 la Religión Augustina, que toda su vida cada año le celebraría su fiesta; ordenolo Dios así para el anparo deste Religioso; llegaron todos a la ciudad de Lima, i cada uno atendió a su comodidad, en tienpo que nadie tratava de otra cosa, que de matar, o de huir de la muerte con alborotos de guerras civiles; acomodase nuestro Padre fray Augustín en una pobre casita en el lugar que oy es el Convento de la linpísima Concepción donde eran las carnicerías, allí vivía pobre, i entonces tratavan poco los ricos de limosnas, i de acariciar Religiosos, porque todo era guerras. Pasados pocos meses se casó con esta señora el noble cavallero Ernán Gonçález de la Torre, poderoso i rico, llevando ella de dote el tesoro i dotes de su virtud i nobleza; pubicose mucho este casamiento, así por las fiestas, como por la riqueza, i sabido por nuestro Religioso, fuele a dar el parabien i a mostrar el gozo de ver premiada su virtud con la opulencia de su casa, trataron de su descomodidad, i de que por no traer un tanto de la cédula del Enperador, no tenía socorro, ni le davan sitio para fundación, i pidiole, que pues Dios le avía dado tanta prosperidad, pagase a Dios ayudándole i le socorriese favoreciéndole. En todo le consoló la piadosa señora remitiendo la respuesta para después de aver comunicado a su marido; él se bolvió a su choça confiando más en Dios por quien venía, que en los respetos i esperanças del mundo en que otro confiara; enbió otro día a llamar al descarriado Padre, i llena de plazer le dijo como Dios avía cunplido sus deseos, pues su esposo le avía dado mano sin limitarle nada para sus socorros, i que para la mejor comodidad ordenava su marido se pasase a fundar cerca de sus casas proprias, donde con mano franca le sobraría lo que desease, i que luego quería se iziese una capilla de que sería Patrona, donde se colocase la Virgen Santísima con título de nuestra Señora de Gracia, con que cunpliría el voto i satisfaría su obligación. ¡O prevenciones de Dios i de su Madre, que dispuso la enfermedad quando niña, para que fuese socorro del pobre quando grande, i que inclinase su devoción quando era donzella pobre, para que fuese la protetora de una Religión quando rica! Diole casa i sitio, plata, oro, sustento, i colocase por primera imagen de este Reyno en casa Augustina el vulto de nuestra Señora de Gracia, que oy tiene en su ilustre capilla, i entonces en una casa de estos cavalleros una quadra de lo que oy es Parroquia de San Marcelo. Allí vivió este bendito Padre dos años que se tardaron en venir los otros Religiosos de España; su opinión era de Anacoreta aciendo provechos en la predicación i grandes enmiendas en los fieles, i en los infieles con la vida, predicando a unos i confesando a otros; i porque destos dos insignes benefatores Ernán Gongales de la Torre, i doña Juana de

160 Cépeda ay capítulos enteros en que ablar, sólo de nuestro Padre fray Augustín diré en breve su santidad, que no quiso la gloria de fundador por dejarla al que en España era su Prelado, i esperava a que viniendo dispusiese la fundación. Fue un espejo de la virtud, penitente, recogido, desinteresado, caritativo, eficaz en la predicación i santo en el aplauso de todos, nunca más le allo en otra ocasión de capítulos, oficios ni misiones, i así tengo por cierto, que como fue el primero en venir a egecutar el zelo de las ánimas i el preceto de la obediencia, lo llevó Dios por primicias desta labrança, i a que viese las troges de sus méritos en la gloria. Vivo lo pensaron allar los doze Padres de quien fue Precursor, que aunque con él se ajustava el número, no quisieron perder el privilegio de ser doze; número que en la Iglesia forma esquadrón i alienta el ánimo (quando enciende el espíritu) i consuela ir a predicar ánimas, i ser uno de los doze, pero murió antes de verlos, sólo con el dolor de no aconpañarlos. Fueronse congregando de las observantísimas casas de Salamanca, Burgos i Sevilla doze, unos dotos en letras fundamentadas i predicación; otros de prudencia esperimentada en goviemo, todos de virtudes egenplares, celosos de la onra de Dios, del provecho de las ánimas i del aumento espiritual de la Religión, algunos que estavan en oficios i avían tenido cargos de confiança i autoridad, todos pobres sin codicia i umildes sin ambición; pudiéronse escoger estos de Castilla i Andaluzía, porque era entonces una sola Provincia, que el General Siripando bolvió a juntarlas (como en otros tiempos solían estar) el año de mil i quinientos i quarenta i uno a doze del mes de Noviembre, asistiendo en el capítulo que se celebró este día en Dueñas, donde se ordenó, que el Provincial se nombrase Provincial de España de la observancia, ya oy están divididas, i a más de quarenta i dos años que se dividieron, a cuya causa despachó cédula el Rey Filipo II, en Madrid a quatro de Febrero de mil i quinientos i ochenta i ocho, que ya esta puesta por ley por Filipo IV, en el sumario de la recopilación de leyes para las Indias ocidentales, i es la ley sétima del libro primero del título diez de Religiosos, en que manda que el Provincial de san Augustín del Andaluzía, no dé licencia para pasar a las Indias Religiosos de su Orden, por estar esto a cargo del de Castilla, no alcanço el motivo de nuestros Reyes para esta ley, debió de ser a petición del Provincial de Castilla, como privilegio debido el aver fundado las Provincias de Mégico i del Perú. Fueron los escogidos el venerable Padre fray Andrés de Salaçar, a quien eligieron por Prelado i Vicario Provincial de los Padres fray Antonio Loçano, fray Juan de san Pedro, fray Gerónimo Meléndez, fray Diego Palomino, fray

161 Pedro de Cépeda, fray Andrés de Ortega, fray Baltasar Melgarejo, fray Juan del Canto, fray Juan Chamorro, fray Francisco de Frías i fray Juan Ramírez, doze Evangélicos varones todos Españoles, i no pudieran ser estrangeros por ley echa por el Enperador Don Carlos i la Emperatriz Doña Isabel, en ventisiete de Otubre de mil i quinientos i treinta i cinco, que es la ley sétima del título primero de Religiosos en la recopilación de leyes par las Indias ocidentales, en que proibe que pasen estrangeros Religiosos a las Indias; eran estos doze todos Sacerdotes, ecepto el Padre fray Baltasar Melgarejo, que vino de Evangelio. Estos se escogieron por más convenientes, si bien se pudieran escoger muchos por tan idóneos, que si para escoger por Apóstol a Matías se deja a Josef Barsabas, aquel lleva el Apostolado porque conviene, i a estotro le llama justo el Espíritu santo porque inporta, i será la inportancia uno de dos avisos, que si san Pedro i todo el Concilio, nombrando a dos para escoger a uno, nombró primero a Josef que a Matías, i a Josef le llamavan el justo, no escoge Dios al que todos llaman el santo, sino al que lo es sin que lo sepan todos, i que Dios no escoge al que el mundo canoniza, sino a quien el Espíritu santo aprueba; que no inporta ser primeros en la opinión, si son segundos en el merecimiento. El otro aviso lo advierten todos, que el espresar el testo, que Josef era justo, fue para que no se pensase, que el dejarle sin Apostolado, fue por falta de méritos pues era justo, sino por secretos de la providencia, pues lo escogía el cielo. Estos doze varones los escogió Dios por justos, i convenientes para la estensión de la Fe, dejando a otros que vinieron después para arrancar pecados i senbrar virtudes. Quien no encarece por gran prueba de santidad i con soberanos encomios de perfeción, caminar tres mil leguas, no por inquietud de la gana, ni por interés, codicia, facilidad, o anbición de propria naturaleza, sino por el amor de Dios, por aumentar la Fe, por ganar almas i por ermosear la Iglesia de que se llenase la gloria, i quantos méritos ganarían, pues acaudala más si más pasos diere el que busca a Dios, i el que más anduviere por predicarle, tantos más méritos gana i más favores merece; verdad que con dulce misterio dejó enseñada Cristo quando por san Marcos viendo a quatro mil ánimas que le seguían dijo a sus Apóstoles. Tres días a que estos padecen i me siguen, i algunos an venido de lejos, obligada tienen a mi piedad, i me enternece el ánima la conpasión; el venir de lejos pondera Cristo, como si sólo fuese este el motivo que obligó a su misericordia; i si queremos saber quantas leguas anduvieron por Cristo, nos las da medidas el gran Obispo i Padre de la Iglesia Aymon; unos dice, caminaron una legua, otros vinieron distancia de

162 dos i algunos anduvieron veinte leguas. Si tan breves caminos i tan cortos pasos obligan a Cristo, divino pagador, a obrar portentos, i a rogar con milagros, ¿qué favores, qué méritos i en qué obligaciones se allaría Dios, viendo caminar tres mil leguas por servirle i por buscar donde agradarle? I crece más el servicio que en este largo viage le izieron oyendo el reparo de san Crisóstomo; Advertid, dize, que los que otra vez sustentó Cristo fueron más de cinco mil, como dice san Mateo, i sólo les dio de cinco panes i dos peces, i a estos que refiere san Marcos, siendo solos quatro mil i no cabales, i les dio siete panes; a los otros les sobraron más canastas, pues fueron doze de cinco panes, i a estotros sobraron solas siete de mas cantidad de pan; el misterio que se encierra (dize el Santo) es, que quien más virtud, Fe i amor tiene a Cristo, come más de lo que nos reparte, i así sobra menos, i dales más, porque le obligaron más. Pero ¿quál será lo que le obligó a Cristo? él lo dijo que era el venir de lejos, i estarse tres días. Agase la cuenta de tres mil leguas por veinte, i de treinta i quarenta años por tres días, i verase lo que a Dios obligaron, i lo que merecieron nuestros Religiosos, í quanta comerían de los banquetes de Dios. La cédula del Enperador con que vinieron, que yo saqué de los libros Reales (i no ay otra antes despachada en favor de ninguna Religión de las que acá estavan, como se podrá ver en el Archivo Real i en el libro de cédulas inpreso, así en el antiguo, como en el nuevo, sino es que se ayan perdido). Aunque si se uvieran despachado, digiera en la de San Augustín que se iciese con nosotros más, o menos, o lo mesmo que con las otras tres Religiones como en cédulas se ve i en decretos de esta Audiencia acen egenplares de nuestra cédula sin nonbrar otra alguna de ninguna Religión, cromo se ve en el que se dio a la conpañia de Jesús, i esta nuestra ace consequencia de la que en favor de la Religión se despachó a los Religiosos de México, como se verá por el tenor de ella, que dize así: El Rey, Presidente i Oidores de la nuestra Audiencia Real de las Provincias del Perú. Nos somos informados, que en esa tierra al presente no ay Monasterio ninguno echo de la Orden de san Augustin, i porque aora Nos enbiamos a ella destos Reynos doze Religiosos de la dicha Orden. E de la nueva España proveemos que vayan otros quatro, que entiendan en la instrución, e conversión de los naturales desas Provincias, i porque no teniendo como al presente no tiene echo Monasterio donde residan, convendrá que se les aga. E porque Nos tenemos proveído en la dicha nueva España que se agan Monasterios en la parte donde más conviniere, i que en los lugares donde se uvieren de azer, si fueren pueblos que estuvieren en nuestra corona Real, se

163 aga a mi costa, e que ayuden a la obra i edificio dellos los Indios de los tales pueblos, i que si fueren en pueglos encomendados a personas particulares, se agan a mí costa, e de tal encomendero, i que tanbién ayuden los Indios de los tales pueblos encomendados, í la mesma Orden en nuestra merced i voluntad que se tenga en esa tierra en azer de los dichos Monasterios. Porende yo vos encargo i mando, que luego os informeys, e sepays en que partes e lugares de esas Provincias del Perú ay necesidad que se agan Monasterios de la dicha Orden, í en las partes que alláredes que conviene azerse, proveays como se agan teniendo intento a que las casas se agan umildes, i no aya en ellas superfluidad, i en los lugares donde se uvieren de azer, si fueren en pueblos que estuvieren en la corona Real, deys orden como se agan a nuestra costa, i que ayuden a la obra, e edificio dellos los Indios de los tales pueblos. Si fuere en pueblos encomendados a personas particulares, areys que se agan a nuestra costa, e de los tales encomenderos, que tanbién ayuden los Indios de los tales pueblos encomendados como dicho es, que siendo como a de ser en beneficio de todos, e la obra tan buena, justo es que todos ayuden a ella. Fecha en la villa de Valladolid a veinte i tres días del mes de Março de 1550 años. Maximiliano. Por mandado de su Magestad su Alteza en su nonbre, Juan de Samo. Adelante se dirá lo que a esto se decretó en la Audiencia de los Reyes en Lima. Estos favores i los de dar avisos, no se avía echo con otra orden, como se lo dize el Provincial de Castilla a los que acá pasaron nuestros, que pondré presto. Dos cosas se deben advertir de aquesta cédula; la una que por constarle al Enperador, que ya estava en este Reyno el Padre fray Augustín de la Trinidad, que como digimos se adelantó ganando las albricias i ansioso de ganar almas, i avisó a España que no fundava casa, porque la Audiencia aguardava la forma que el Enperador daría, i él esperava la venida de todos, para que con acuerdo de muchos se conviniese en el sitio, i se ordenase la fundación a espensas del Enperador i gasto de sus cajas, dijo en su cédula: I no teniendo como al presente no tiene echo Monasterio donde residan. La otra es, que por el tenor dalla se prueba lo que antes de referirla digimos, que los Religiosos primeros que pasaron al Perú con cédulas Reales, fueron los de la Orden de san Augustín, i edificaron a costa del Rey los Conventos, i pusieron adornos al culto divino; esto es certísimo como adelante lo probaré poniendo a la letra otras cédulas, que ablan con las santas Religiones de santo Domingo i nuestra Señora de las Mercedes, que para la del Seráfico Padre san Francisco, de más que pasamos casi juntos a este Perú, como ya se

164 dijo, me confirmo en que no vinieron con cédula particular del Emperador, después que e visto el libro que el año de mil i seyscientos i treinta imprimió el Padre Letor de Teología fray Buenaventura de Salinas, donde pone varias cosas deste Reyno, i con particularidad trata de las fundaciones, que las Ordenes izieron en él, quienes i quando las fundaron, sólo pone a mi Religión cédula en cuya conformidad fundó, i no lo dize de la suya, que es la del gran Patriarca san Francisco, ni de otra de las dos i es sin duda, que persona que tanto vido, i leyó, para tan onroso trabajo en gloria de los nacidos en este Perú, i de los supuestos i siervos de Dios que allí refiere, que pusiera la cédula de su Orden, pues sacó de los libros Reales esta nuestra, de que aze mensión, que más obligado estava a saber i escrivir los privilegios de su ábito, que los favores i secretos de mi Religión.

165 CAPITULO XIII ESPRESANSE LOS ORDENES I PRECETOS CON QUE PASARON, SU SALIDA DE ESPAÑA, VIAGE ASTA PANAMA I ENBARCACION PARA LIMA Congregados estos doze varones, dejando unos los oficios i Prelacias que tenían, i los otros las comodidas que esperavan, movidos de ardiente deseo de la conversión de tantos infieles, i de ganar el mérito de la obediencia que los escogía, a cuya cuenta les infundía Dios el zelo i caridad que los abrasava, renunciaron tierra, patria, deudos, amigos, unos a los ijos de ábito que avían criado, i otros a los padres espirituales de quien avían aprendido, que es un milagro el de la obediencia, que resucita coraçones difuntos i aze pasar montes de voluntades arraygadas en su tierra, i llevarlas por los mares a distancias remotas; milagro que vinculó Cristo nuestro Señor a la Fe, i ella se le deja egercitar a la obediencia, i se an visto muchísimos encendidos en Fe deseosos del martirio, que llevados de propria voluntad an perecido, i no se a visto ningún obediente que aya peligrado, antes iendo por Confesores de la obediencia los pasa Dios a Mártires de su Fe Católica. Los órdenes i precetos, que General i Provincial de Castilla les dieron, eran, que los superiores desta Provincia (asta que se dividiese de la de Castilla) se nombrasen Provinciales con subordinación al de Castilla; que no se inovase en ceremonia, ley, uso, o vida común, observando en todo las Actas i la costumbre de aquella Provincia, i sólo sacaron quatro dispensaciones, para añadir más penitencias a la comunidad, traer más recoleto el ábito, dezir más Misas por los Religiosos difuntos, azer tres diciplinas cada semana, i no tener rentas, sino sólo vivir de la contingencia de las limosnas (de lo que se estableció, i de lo que tuvo mudança se dirá en su lugar). Ordenaron que pudiesen administrar dotrinas, con tal, que no admitiesen interés, que no se previniesen para el viage de más alajas, que de solos sus ábitos i breviarios, con unos pocos libros de comunidad pertenecientes al espíritu i a la predicación, mostrando tanta pobreza en el carruage, que diese a conocer a estas tierras, como el interés que los traía era de la conversión de las ánimas, i no de la multiplicación de las riquezas, trayendo cada uno, o en papel, tabla, o bulto, un Cristo en quien llevasen sus esperanças i esperasen sus medras, puesto que para lo temporal dava el Emperador enbarcación, matalotages, dietas i medicinas. Lo más desto consta de una carta Pastoral patente del Padre fray Francisco

166 Serrano Provincial, que les enbió a Sevilla, que luego pondré, i de otras cartas patentes que les enbió. Estos órdenes trugeron estos benditos que nos fundaron; esta su recámara i sus motivos, que los que a conquistas de ánimas llevan más prevenciones, cobran del tienpo, i págales en buena comodidad, i es la paga de su predicación, sólo dádivas, o aplausos del que la oye, medran poco, i seméjanse menos a los dicípulos de Cristo nuestro Salvador, i sólo les sirve lo tenporal prevenido de armas contra el espíritu, i comodidad para el descanso. Demonios lançava Judas i enfermos sanava, quando, fue con los demás Apóstoles a predicar por Judea, llevaron orden de no tener, ni plata en la bolsa, ni dos camisas en la maleta, la alforja sin comida i los pies sin çapatos, i después teniendo a la vista la persona de Cristo todo el día, sus consejos cada ora i las acciones santas de que aprender por instantes, por traer bolsa en la mano dio de ojos i le governava ya el mesmo demonio, que él avía lançado antes; que el demonio es aforro del interés, i está más cerca del coraçón, izole desechar el dinero, quando lo disponía para desesperarlo, i nunca lo castigó el demonio más a su gusto, que quando le izo arrojar moneda al codicioso, que quien con capa de Cristo procura interés, no es mucho venda al dueño, quien se aprovecha de su capa, i luego arroge la capa i desespere del dueño. Al echar su bendición el Provincial a estos doze Apostólicos varones les dio la cédula del Enperador i la patente del General en la suya, oída con lágrimas de los que se quedavan, i con celosa caridad de los que se venían. Izoles una breve plática, más por acudir a su devoción i por ceremonias, que por necesaria a varones tan rendidos a Dios, en que les exortó a sufrir por Cristo trabajos en mundo nuevo i en Gentilidad tan vieja, i que si se ardían estos Reynos con guerras civiles entre traydores i leales, i por esto no se atendía a la conversión de los Indios; ellos pidiendo a Dios el remedio de las inquietudes, sólo se ocupasen en la conversión de los infieles. Llorando les pedía el bendito Prelado sirviesen a Jesu Cristo con valientes ánimos, i que cultivasen esta viña como Ministros Santos; que perdiesen la vida por el remedio de uno, i sienpre se ocupasen en la enseñança de todos; que fuesen dispuestos a sufrir descomodidades, i seguros de coger sazonados frutos, i sienpre animados con que Dios les favorecería, pues asían su causa, i los enbiava la obediencia; que nada esperasen de sí mismos, i todo lo esperasen de Dios. Los doze benditos besando los pies a su Prelado i las manos a los demás, pidiendo oraciones para el matalotage de su camino, dejando tristes a muchos i envidiosos a todos, salieron del Convento, i al bolver las espaldas, dijo el Provincial: Andad

167 dichosos, que la cosecha será abundante i el premio mayor. Salieron de Salamanca después de la fiesta de la Anunciación de Nuestra Santa Patrona de mi Religión a 25 de Março el año de mil i quinientos i cincuenta, año i mes en que murió en Granada aquel raro egenplar de pobres, i solícito enamorado del bien de los prógimos el bendito Juan de Dios, padre de enfermos i de su Religión ija de la Regla de nuestro Padre san Augustín, que quiso Dios que si moría, i sacava del mundo un Juan de Dios egenplo de caridad, viésemos que enbiava doze a otro nuevo mundo, i entre ellos quatro Juanes a curar enfermos de ánimas i pobres de Fe. I si este año como dite Genebrardo en la vida del Papa Julio III, a quien cita el Padre Gaulterio en su Cronografía, quemaron en Tolosa a uno, que afirmava tener el espíritu de San Juan Evangelista, i en París a otro que se gloriava que el Angel de san Pedro le regía, i en Basilea otro que defendía, que el Angel de Moisés le governava; el mesmo año salen de España doze, que cada uno traía no mintiendo, sino obrando, el zelo de convertir ánimas como el Evangelista, de multiplicar la Iglesia como san Pedro, i de sacar de la cautividad del demonio, peor Egipto, i llevarios a la tierra de promisión del cielo a los cautivos en esta Gentilidad, siendo cada uno Moisés desta Región. Llegaron a Sevilla, donde esperaron la embarcación; en Sevilla recibieron una carta patente, que por contener los avisos, dispensaciones i mandatos para la más estrecheza que avían de guardar, i porque se conozca la prudencia i santidad del Padre fray Francisco Serrano la pongo a la letra. Reverendos i carísimos Padres, la gracia i bendición de nuestro Señor Dios sea sienpre en su guarda, i los lleve i conserve en salvamento, para que dignamente le sirvan en las obras para que los escogió; yo e rogado al Padre Provincial de las Indias tomase ese trabajo por amor de Dios de querer ir asta Sevilla, para que los encaminase en su viage, i él por me azer plazer, i a vuesas Reverencias buena obra, lo a tenido por bien; por tanto en todas las cosas arán lo que él les digere asta su partida. El modo que se tendrá para el que a de ir por mayor, sea este; juntarsean un día, quando el Padre le pareciere, i dirán una Misa del Espíritu santo, i dicha juntarsean en un cierto lugar, i elegidos dos escudriñadores con el Padre Provincial de las Indias que se allará presente elijan un Prior canónicamente, i éste tal elegido i nombrado yo le confirmo por tal Prelado vuestro, in nomine Patris, et Filij, et Spiritus Sanctí, Amén. I al tal eleto le mando en virtud de santa obediencia que luego lo sea, i se tenga por tal Prelado, i mande en todas las cosas así como lo disponen nuestras constituciones i manera de vivir, i este tal sea

168 sienpre Prior i Prelado de todos vuesas Reverencias en esas partes del Perú, asta tanto que vayan los Religiosos que an de ir de Mégico; e idos juntaroseys todos en la ciudad o pueblo que os pareciere que más conviene, í dicha la Misa del Espíritu Santo, i guardado el modo i concierto que quieren nuestras constituciones eligirsea uno del cuerpo de esa congregación, i el tal eleto llamarsea Provincial, i su oficio será el que egercita el Provincial destas partes en Castilla, i este modo se guardará de ai adelante en todos los trienios que sucedieran, juntados en el día que en estas partes nos juntamos eligireys vuestro Prelado i Provincial por la manera susodicha, el qual tendrá la governación de esas partes i regirá sin ningún escrúpulo, porque en nuestros Capítulos, el que allá eligieredes, i los que fueren de ai adelante elegidos, serán él i todos los demás sugetos a esta Provincia de Castilla, i estará a su voluntad i determinación privar i suspender al tal Prelado, o Prelados que fueran, i proveer a quien é1 quisiere, i por bien tuuviere todas guantes vezes fuere su voluntad i parecer, porque con tal condición os damos la tal eleción i nombramiento, i así os mandamos en virtud de santa obediencia, i so pena de escomunión latae sententiae, que guardeys i cunplays todo lo sobredicho, porque ésta es nuestra determinada voluntad, í en lo demás i en otras cosas particulares, que se podrán ofrecer ai en Sevilla, remítome al Padre sobredicho, el qual les informará de algunas cosas que allá les serán provechosas. Iten mando so pena de escomunión latae sententiae trina canonica monltione praemissa, que ipso facto que eligiéredes mayor en Sevilla i Provincial en el Perú, donde vays, los que fueren elegidos luego lo aceten, guardando la forma sobre dicha. Quiero Padres míos advertíselo i juntamente mandárselo, que uyan de azer novedades, sino que procureys de plantar la Regla i manera de vivir de nuestra Orden, porque si otra cosa quisieren azer luego caerá. No os rijays por algunos ervorcillos, o devociones que suelen algunos tener, más mirad vuestras leyes, i con mucha prudencia, tened sienpre respeto a los tienpos venideros, que se mudan, lo qual podeys manifiestamente ver, guando los Apóstoles començaron a predicar, como en breves tienpos se mudaron muchas cosas de las que ellos instituyeron, i en sus mismos tienpos, i si al presente os pareciere no recibir rentas, sea en ora buena, más sea de tal manera, que no cerreys la puerta, para que quando os pareciere a vosotros, o a vuestros sucesores, podays recibir lo que os dieren sin escándalo, i si allá recibiéredes Religiosos, mandoos que las legítimas que dellos vinieren las eredeys í tomeys como lo manda nuestro Padre. Porque azer lo contrario, me parece ser muy

169 pernicioso, i en grande agravio de la Religión. Quiero mis carísimos Padres dar fin a esta carta, encomendándolos lo que Cristo nuestro Señor al fin de su partida encomendó a sus dicipulos, que fue la paz, que ésta procuren de guardar con gran diligencia i cuydado; tened sienpre mis amados Padres delante la obra de tan gran servicio de Dios, que vays a començar, i que el demonio nuestro adversario se a de esforçar a perturbaros, mirad que no le querays dar lugar, resistilde, i si alguno no le resistiere como es razón, vos qui spirituales estis, instruite ilium in spiritu lenitatis. Otras cosas mis Padres les quiero advertir, i es que uyan de opiniones, sino que prediquen su Evangelio, procurad de tener afabilidad con todos, i obedeced a los Governadores i Obispos, i con todos agradable conversación. Mirad que no querría que en menos posesión os tuviesen en esas partes, i el Enperador i su consejo que tienen a los Padres de nueva España. Por los quales tenemos mucha onra, i esto vereys claramente por lo que con vosotros se a echo, más que con ninguna otra Orden, lo qual os mostrará el Padre Provincial de las Indias. Suplico yo a nuestro Señor, que sienpre sea en su guarda, i les de gracia, para que sienpre aga su santa voluntad, i que oyga yo muy buenas nuevas sienpre de vuesas Reverencias, i ruegoles por amor de nuestro Señor me encomienden a Dios, que me de gracia, para que sienpre yo le sirva, i le de buena cuenta de lo que me a encomendado, lo qual espero alcançar por sus oraciones, i tengan por cierto, que en todo lo que yo pudiere les favoreceré aora i en todo tienpo. Deste nuestro Convento de Medina del Canpo, í de Abril a catorze, año de mil i quinientos i cincuenta. Pondérese que dos obediencias i descomuniones que aquí pone, cargan sobre que admitan los oficios en que les eligieren. Poca anbicion avía quando con descomunión se les mandava, i pocos lazos se ponían entonces, pues no usavan obediencias, ni descomuniones. Este que llama aquí Provincial de las Indias es el Padre fray Juan de san Roman, que lo era de Mégico, i avía ido a causas de su Provincia a España, i a la defensa de los conquistadores a inpedir las nuevas leyes que contra ellos avía ordenado el Enperador, causa que lo llevó asta Alemania con los Provinciales de santo Domingo i san Francisco, llevando los tres los poderes del Reyno, salieron año de quarenta i quatro de Mégico, i bolvió año de cinquenta i tres de España, como dize el Padre Maestro Grijalva. Digo esto porque no cause equivocación oír el título de Provincial de Indias. Enbarcados en Cádiz en navíos del Rey, i con todo lo nece serio que les mandó proveer, navegaron los mares del Norte asta Nonbre de

170 Dios, que no avía Portobelo, más de mil y quatrocientas leguas de mar, como dice Cespedes Cosmógrafo de nuestros Reyes en su Hidrografía capítulo ventidos; navegaron aziendo celdas de Recoleción los camarotes de las Naos, i púlpitos de Iglesia las escotillas i bordas, conponiendo con su modestia los más distraídos pasajeros, i enfrenando con sus amonestaciones los marineros más desconcertados. Azían ordinarias pláticas, i en las fiestas, i Domingos fundados sermones, obligando a enmiendas de vida, i a descargos de conciencias confesando a muchos, conmoviendo a la oración del Rosario santísimo, i a la asistencia de la Salve. Partían de lo que el Enperador les dava de raciones i regalo con los más pobres, sin admitir mesa, o banquete de los poderosos i ricos, mostrando en la gran abstinencia ordinaria, i en los ayunos continuos admirable mortificación. No quebrantavan el silencio en conversaciones vanas, ni consentían cuentos de vanidad. Conversavan con afable llaneza egenplos que introduzian, i vidas de Santos que platicavan; eran sufridos i procuravan no ser pesados, admitiendo de diez cortesías, o respetos que les azían uno con umildad, recibíanlos todos de gracia, dando a entender que ninguno se les debía de justicia, i mientras unos enseñavan con la lengua i con la vida, otros aprendían la lengua destos Indios con instancia, preguntando vocablos i facilitando pronunciaciones, i el verlos tan ansiosos de aprender la lengua para enseñar la Fe, engendrava en todos los pasageros prueba de santidad. Ellos ganaron tal crédito (sin que ninguno de todos doze echase a perder lo que todos ganavan) que no los nonbravan sino los santos Augustinos, olgándose cada Religioso, de que así llamasen a sus compañeros i confundiéndose de que a huellas de los otros se lo llamasen a él. Llegó la flota con próspero viage a Nombre de Dios, conociendo los que en ella venían, que los favores de Dios en las tormentas i peligros eran mercedes negociadas por estos siervos suyos, a quien llamavan santos. Saltaron en tierra, proveyoles la justicia mayor de casa acomodada para todos, i de lo necesario con abundancia, más por la opinión que traían, que por la cédula i encargos con que se lo mandavan. En Nonbre de Dios, i en Panamá estuvieron más de quatro meses, añadiendo egercicios de virtud, teniendo diciplinas comunes, i oras terminadas de oración predicando i moviendo a confesiones, i administrando el santo Sacramento de la comunión. Instancias azían los pueblos por detener algunos, i ellos acudieran a su devoción, a no ser preciso el viage i sin epiqueyas la fina obediencia; i aun llegara a pecado quedarse en tierra diferente, siendo enbiados a esta por el General i el Enperador, i nunca se vido

171 que aga provecho en un Reyno el Ministro Evangélico, que fue enbiado a otro, que Jonás luego se durmió, i en pesado sueño se dejava ir al fondo de la escotilla, quando trocó a Tarsis, donde él quería ir, por Nínive, donde le enbiava a predicar Dios, i después en tres días i tres noches no durmió orando en todas ellas, quando el pece lo encaminava a Nínive, donde le enbiava el Señor; que todo se le va en dormir en el fondo, en que sólo ay lastre, ascos i mal olor, al que sin lastre muda derrota por apetito, o comodidad, i sienpre vela i se enciende en la oración, i aún con sola una palabra convierte millares, el que llega donde la obediencia (que es Dios) le enbía Estos doze varones queriendo más ser obedientes, que cortesanos disculparon su viage, mostrando pena de no acudir a su devoción. Enbarcáronse en Panamá, i mientras llegan a Lima, que se tardaron más de quatro meses, porque entonces no estavan los Pilotos tan diestros en esta navegación, i se venían costa a costa, i aún aora tal vez se tardan siete meses i más; quiero referir en breve la sucesión de los Reyes antes de ganada esta Monarquía, la conquista della i sus guerras, i es me forçoso tratarlo para puntos particulares de mi asunto i cabal inteligencia desta Corónica. I porque sabidas las cosas universales desta Monarquía, se entiendan mejor las particulares de cada cosa, que lo primero si por universal tiene mucho de confuso, como dijo Aristóteles, el verdadero entender lo que es particular, conviene como dize Aristóteles, i le esplica santo Tomás, que sea después de sabidas i declaradas las cosas universales, con que todo se viene a entender, sin incurrir en el vicio de mezclarlas, lo antiguo desta Gentilidad, conviene saber para lo particular de que e de escrivir, i también porque con estas guerras e de probar particulares onras de mis Religiosos i casos egenplares, de que trata mi asunto, porque es singular onor, que de ninguna otra Religión se diga, que si entró primero, pudo antes que la nuestra tratar desla conversión; escojo este lugar para tratarlo muy en breve, con solo deseo de dar noticia por mayor, escogiendo lo mas concerniente, lo mas verdadero; y lo que yo e sabido tiene más apoyos en verdadera relación; i lo cierto de lo que los Autores an escrito deste Reyno, ya quando Monarquía, ya quando conquistada, i en sugeción Real; que puesto que la misma vida, exercicios i opinión traían i tuvieron en este mar del Sur que dejo dicho en el del Norte; mientras llegan como digo platiquemos desta materia, que como adelante se verá, no es lo menos inportante de mi asunpto, i en varias partes fuera forsoso repetir algunas cosas, i así diciéndose por el orden que sucedieron remitiré a estos captiulos lo que fuera penoso si se tratara en muchos.

172 CAPÍTULO XIV DASE NOTICIA DEL GOVIERNO DESTE NUEVO MUNDO EN SU ANTIGUEDAD, I DEL PRINCIPIO DE SU MONARQUIA ASTA SU CONQUISTA DESPUES DE DESCUBIERTO Fueron las noticias del Perú, antes que lo poblasen Españoles, sin escrituras ni testimonios auténticos, i aunque se ven deste nuevo mundo memoriales de antiguos casos, es fuerça apelar al refugio común de las tradiciones en que se allan reçagos de la antiguedad, i con ellas no queda sienpre vencedor el olvido. Las novedades fueron sienpre ocasión de que variasen las cosas, i como la voluntad umana anda al paso de la variación de los tienpos, demanera que lo que oy contenta, mañana da astío; así los sucesos que por nuevos se platican, quando se ven se olvidan, porque desagradan, i es que otra novedad que se mira borra la que se acabó de ver. Del descontento nace este abuso, de que proviene el olvido de lo pasado, i sirve la tradición después de largo tienpo de representar lo antiguo por nuevo; por lo qual Archimedes Siracusano llamó al tienpo, inventor de cosas nuevas i registro de las antiguas, i si bien tiene un resabio la tradición emana, que como a los principios quando sucede la cosa se cuenta por varias personas variamente, i cada una la pinta con los bisos i colores que le agrada (o siendo parciales, o enemigos) se inclinan sus relaciones al lado de su amor, de su odio, o de su condición, como dijo en su imno un Filósofo, o quan inciertos son (dijo Cicerón a Bruto) los ánimos de los onbres, oy abona i alaba uno lo que ayer vituperava; i oy baldona otro lo que ayer engrandecía; i esta es la causa de la poca firmeza que tienen las pasadas noticias. Pero como no ay a quien recurrir en la sucesión de los tienpos, donde no ay escritos, sino sólo a las tradiciones, dellos se valen los que después escriven. En esta Monarquía donde nunca uvo escritos, es fuerça valerse de sus tradiciones, teniendo por menos inciertas las que dejaron algunos memoriales, i el que las da todas por Apócrifas, porque no ve piedras, estatuas, o otros testigos de sus antiquísimos sucesos, a leído poco, o tiene mucho de incrédulo, que el daño de perderse las retiradas antiguedades cogió todas las Monarquías del mundo, i de no creer tradiciones, i de negar el crédito a memoriales nace el erético error que tuvo Aristóteles, pues porque no allá escritos de muchos Autores (aunque avía los de Moysés) i porque no allá figuras, ni otro modo de que colegir casos i cosas sucedidas antes del diluvio, no admitió el libro del Génesis que Moisés dejó; i dio por eterno el mundo, dándole por cosa sin principio; eregía loca, que

173 personas tan amigas de que todo lo antiquísimo tenga evidencias, caen en semejantes despeños, o faltan a la razón política, i aún parecen dicípulos del Régulo a quien dijo Cristo; vosotros sino veys con los ojos prodigios i señales, no days Fe, ni crédito a lo que os dicen. Mi padre san Augustin gasta todo el libro diez i ocho de la ciudad de Dios en probar que no uvo anales, ni memorias umanas de lo sucedido antes del diluvio, sino sólo el Génesis de Moisés, i se tiene por apócrifo lo que Josefo dice averse allado aquellas colunas con la relación de los principios del mundo. Plinio caminó por otro estremo persuadiendo a que el mundo uviese tenido principio, con decir que en cada edad se ivan achicando las estaturas de los onbres, i que a ser más antiguo ya fueran como ormigas. Al fin quando no se da crédito a memoriales de que se saquen congeturas, o a tradiciones con que se prueben antiguedades, o se da en grandes yerros, o no se averiguan verdades, o viene a ser todo cárcel de confusiones. I así para los sucesos desta Monarquía nos emos de valer de tradiciones, memoriales i congeturas; que el no aver piedras, estatuas, o otros tesigos de antes del diluvio, corre la mesma plaça que la redondez deste universo, i el no conocer oy todas las que quedaron de su antiguedad después del diluvio i antes de su conquista, no fue culpa de los naturales, sino descuydo de los Españoles; porque quando entraron, no atendían a saber las curiosidades desta Monarquía, sino a sugetar la tierra, sino es que digamos a egecutar, su codicia, i si algunos desearon saberlas, no podían inquirirlas; o sea por las guerras continuas que algunos años uvo con los Indios, i las civiles entre los mesmos Españoles, o no las inquirieron, porque no sabían las lenguas de estos naturales; i así por no entenderlos, no supieron sus antiguedades, i quando los pudieran entender, no sabían los Españoles escrivir, i los que escrivían, sabían poco más que firmar. Yo e visto en sus ajuntamientos de cabildos, que están originales en los registros de Lima, i aora tengo en mi poder, que algunos no firman, i otros ponen por firmas unos letrones mugeriles. Don Francisco Pizarro no supo escrivir, i su secretario tenía otras cosas que azer, que no le dejarían istoriar, por esto no se escrivieron las cosas que entonces pudieran estanparse; después vinieron otros, que por estar más pacífica la tierra, i ellos saber escrivir i entender a los Indios rastrearon algo i escrivieron poco, ya porque deseavan más sus presentes provechos que las antiguedades, ya porque de dos mil onbres no se allaran dos inclinados a descubrirlas, porque la curiosidad, o el zelo vive en pocos i enfada a mu~ chos. El Virrey Don Francisco de Toledo atendió con curiosidad a esto, i averiguó antiquedades, muchas

174 dellas diré aquí. Otros después examinaron a los Secretarios destos archivos, que llamavan Quipo Camayos, i supieron algunas tradiciones de antes de la conquista, i por guesos de gigantes, por piedras de Tiaguánaco, i de otras partes sacaron algunas antiguas congeturas de antes del diluvio. Después acá con más sosiego, i entendiendo mejor las lenguas, sabiendo preguntar antiguas tradiciones, se an descubierto mayores antiguedades; i para saber varios casos desde que començó la conquista a sido de gran importancia leer las informaciones que izieron las Audiencias i Virreyes, a petición de los primeros conquistadores, para negociar premios de nuestros Reyes, en ellas ay claridad de lo cierto, i se adelgaça la verdad. Yo e visto muchas, i por ellas allo, que los Autores que an escrito, o dejaron mucho, o trocaron gran parte, i por lo menos doraron, o desdoraron conforme las relaciones simples tuvieron; sepamos lo que acá avía después del diluvio, i antes de la conquista. Los que en el Perú llaman Quipos, fueron las escrituras, archivos i memoriales destos Indios; presto diremos la eminencia que en este modo de escrivir tenían. Conviene pues para que se aga fácil saber, que pudo aver memorias de personas, i de los sucesos de su antiguedad, dezir en breve el modo de los Quipos, i la certidunbre de sus anales. Quipu quiere dezir añudar, i ñudo (que sirve entre tos Indios este vocablo de verbo i nonbre) eran unos ilos de diversas colores de lana; unos eran de un color solo, otros de dos, otros de tres, i otros de más, porque los colores sinples i las mezcladas todas tenían sus significaciones de por sí, los ilos eran muy torcidos de tres, o quatro liñuelos i gruesos como un uso de yerro, o cordón, largos de a tres quartas de bara, los quales ensartavan en otro ilo por su orden a la larga a manera de rapacejos. Por las colores sacavan lo que se contenía en aquel tal ilo, como el oro por el amarillo, la plata por el blanco, por el colorado la gente de guerra. Las cosas que no tenían colores ivan puestas por su orden, enpezando de las de más calidad, i prece diendo asta las menos, cada cosa en su género, i así tanbién cuando davan cuenta de las armas, primero ponían las que tenían por más nobles, como lanças i luego dardos, arcos, flechas i ondas, i ablando de los vasallos, davan cuenta de los vezinos de cada pueblo, i luego en junto los de cada Provincia. En el primer ilo ponían las viejos de sesenta años arriba, en el segundo los de cincuenta, i asi de diez a diez años asta los niños de teta. Algunos destos ilos tenían otros ilitos delgados del mesmo color, como ecepciones de aquellas reglas generales; como digamos en el ilo de los onbres i mugeres de tal edad ponían otros, con que se entendía ser

175 casados, o viudos, i cada obillo dava cuenta de un año solo, i contavan desde un mil asta diez mil, i no pasavan de aquí. Para remedio de la falta que azía el no tener para tales echos, o palabras color, o cifra, era oficio de los Amautas, que eran sus Filósofos, o Letrados, azer cuentos en que legalmente se refería el suceso, la istoria, o el razonamiento, tomavan los de memoria los Quipo Camayos, que eran como Secretarios destos archivos, para dar cuenta al Inga, o al Cazique, o al que se la fuese a preguntar, i Arabicus que eran sus Poetas, componían versos breves i conpendiosos, en los quales encerravan la istoria, el suceso, o la enbajada, i se cantavan en los pueblos, o Provincias donde pasavan, enseñándoselos el padre al ijo, i éste al suyo; i los Quipo Camayos, ya por los privilegios con que les onrava el oficio, ya porque si no davan razón de lo que se les preguntava tenían grandes castigos, i asi estavan continuamente estudiando en las señales, cifras i relaciones, enseñándoselas a los que les avían de suceder en los oficios, i avía número destos Secretarios, que cada qual tenía repartido su género de materia, aviendo de corresponder el cuento, relación, o cantar a los ñudos que servían de índice, i punto para memoria local. Por la mesma orden davan cuenta de sus leyes, ordenanzas, ritos i ceremonias, ponían el premio, o el castigo de la virtud, o delito. Las ceremonias de cada fiesta, que azían al Sol, o al Dios invisible; aprendían con suma veneración las istorias de sus Reyes, o los oráculos i sacrificios de sus ídolos El Secretario, o Quipo Camayo, tenía pena de muerte, que al punto, i sin remisión se egecutava, si faltava algo de la verdad, o ignorava algo de lo que debía saber, o si desdezía en algo de lo que contenía el suceso, la legacía, o el oráculo. No dize particularidades el Inga Garcilaso, pero yo e trabajado algo en entender este modo de Quipos, i en breve lo daré a entender con este egenplo. Demos que quiso dezir uno destos Secretarios que antes de Mancocapac, que fue el primero Inga Rey, no avía en esta tierra Reyes, ni cabeças, ni culto, ni adoración, i que al quarto año de su Reynado sugetó diez Provincias, i que ganó alguna con muerte de sus enemigos, en la qual guerra murieron de las suyos tres mil, i que ganó en estos despojos mil libras de oro i treinta mil de plata, i que en agradecimiento de la vitoria izo tal fiesta al Sol. Pondría el Quipo Camayo, o Secretario en esta forma los ilos, i los ñudos en un cordón negro, que significava el tienpo, muchos ilos págiços, i millares de ñuditos sin color diferente, i en medio del un gran ñudo, i atravesado un ilo de color carmesí finísimo, que este significava el Rey, porque con lana deste color, i estanpas de oro se coronavan todos los Ingas

176 con uno como lauro, i en ninguna manera usavan de otro color, que al modo que Maoma escogió el color verde, proprio para su bestialidad, estos Reyes Ingas aplicaron para su grandeza el carmesí, color que tanto fe a onrado con nuestros Papas i con nuestros Cardenales, siendo la púrpura Real indicio de grandeza, prueba de Magestad i color de soberanía. Ningún vasallo del Inga podía usar deste color, i así significava sienpre la persona del Rey. Puesto este ilo carmesí en el cordón, pondría queatro ñuditos, que era significar, que sucedió la cosa al quarto año de su Reynado, i para dezir que sugetó diez Provincias, saldría deste ñudo otro ilo pardo con diez ñudillas, i en cada uno atado un ilo verde con los millares de Indios que murieron de los contrarios; los primeros los de setenta años arriba i los otros según sus edades, como acabamos de dezir; i para denotar las Provincias de donde eran, pondrían torçales de diferentes colores, en que se significava tales, o tales Provincias, porque cada una tenía misturas diferentes; luego pondrían otro ilo colorado con tantos ñudos como de su egército murieron en la guerra. Cada pueblo cabeça de Provincia tenía su cifra, el primero que ganó tenía un gran ñudo, el segundo dos, f así los demás. Pero el Cuzco cabeça del Inperio tenía tres, o quatro uno sobre otro, i así poniéndole de color verde al lado de los vencidos, dezia que aquel Rey lo avía ganado. I para dezir que tuvo de despojo mil libras de oro i treinta mil de plata, pondría al ramal de los contrarios un ilo amarillo con mil ñudos i treinta mil en ilo blanco; i para dezir que izo tal fiesta al Sol, pondría un torçal de blanco azul i amarillo, que era dezir: El Dios que vive en el cielo azul i cría el oro i la plata, a ése le izo la fiesta primera, i poniale un ñudo, i si era la tercera, o quarta de las que al año se azían, le pondría tres ñudos, o quatro. Aora pues los que viesen este cordón de la mitad para abajo con ilos de tantos colores, ñudos i ñuditos, i la otra mitad antecedente con sólo ilos págiços i millares de ñudos sin colores, dirían: Esta gente que avía antes deste Rey Mancocápac no tenia Rey, pues no ay ilo carmesí, ni tenían señor, ni cabeça que los governase, pues no ay ilo morado, ni tenían policía, pues no ay ilo pardo, ni Provincias, pues no ay torçales de diferentes colores, ni tenían guerras, pues no ay ilo colorado, ni se les dava nada del oro i plata, pues no ay ilo blanco, ni amarillo, ni tenían culto, adoración, ni sacrificios, pues no ay torçal de azul, amarillo i blanco; bárbaros eran antes que uviesen Reyes. De suerte que por negaciones socavan lo que no avía avido, i por los Quipos lo que avía pasado, i este uso de Quipos era inmemorial, i començava desde que vino al mundo su Dios Viracocha, que quiere dezir, el Dios que vino, o nació de la espuma del mar, i sería el

177 primero que pasado el diluvio vino a poblar esta tierra, i se izo adorar, o le adoraron después por Dios, i así se allaron Quipos con sólo ñudos en ilos págigos, en que se significava veetría de govierno sin cabeça ni señor, i obillos con ilos de color morado, en que significavan que ya avía Caziques i señores de uno, o dos pueblos, i después de Mancocápac por el color carmesí, que uvo Reyes i Monarquía. Este uso de Quipos si se perficionó en tienpo de los Ingas, tuvo principio inmemorial usándolo en pueblos, en familias i en reduciones. Eran tan diestros i tan entendidos en este modo de escrivir, que el Padre Acosta dize así. Es increíble lo que en este modo alcançaron (abla de estos Quipos) porque quanto los libros pueden dezir de istorias, leyes i ceremonias, i cuentas de negocios, todo eso suplen los Quipos tan puntualmente, que admiran. Yo vi un manojo de estos ilos en que una India traía escrita una confesión general de toda su vida, i por ellos se confesava, como lo iziera por escrito asta las mínimas circunstancias. Esto i otras cosas pone en aquel capítulo, exagerando el modo de estos Quipos. I el Padre Blas Valera Religioso tanbién de la Conpañia de Jesús de los primeros criollos deste Reyno, eminente lengua i curiosísimo investigador de sus antiguedades, sacó de los Quipos muchos romances Poéticos, que sus Arábicus conponían de istorias, sucesos, guerras i amores; de los quales refiere algunos Garcilaso Inga en sus comentarios. Asta oy usan los Indios principales este modo de Quipos, no deben de estar tan diestros como los antiguos; ¿i qué mucho si los Griegos donde estuvo Atenas, i con eminencia las ciencias del mundo son oy idiotas? Asentado esto podremos referir antiguedades i dezir acaecimientos, asegurando que lo más que digere, es sacado de informaciones antiguas, echas por mandado de los primeros Virreyes, i de probanças de abono, que las Audiencias a petición de los conquistadores izieran; i de papeles i escritos de antiguos Escritores, unos manuescritos, otros inpresos i muchos de personas antiguas curiosas i desapasionadas. E andado lo mas del Perú dos vezes, i así e podido saber más que otros: digo pues. De lo que pudo aver antes del diluvio dejo ya dicho lo suficiente, probandolo como allí se vido, i como poblaron Tártaros, o naciones Setentrionales estas dilatadisimas tierras, i que se estendio su propagación la mayor parte de tres mil i seyscientas leguas. Garcilaso a quien refiere el Presentado fray Gregorio García en su nuevo mundo, dizen, que de los Quipos i tradición eran comunmente los Indios del Collao, que aviendo cesado las aguas del diluvio se avía poblado esta tierra, i que se supo del diluvio por un onbre que

178 apareció en Tiaguánaco, i que fue tan poderoso, que repartió este mundo nuevo en quatro partes, i las dio a quatro onbres, que llamó Reyes Juan de Vetanços, que por orden del Virrey don Antonio de Mendoça por los años de mil i quinientos i cincuenta, diez i ocho años después que se començó la conquista izo antiquísimas informaciones: Dize que a este onbre llamaron Viracocha, porque vino por el agua, i se fue a Tiaguánaco aconpañado de número de gente que trujo. El Padre Josef de Acosta dize, que izo la mesma averiguación, i que dezían que deste començó segunda vez; i al modo que los Gentiles de Europa de las verdades que puso Moysés en el Génesis, añadiendo i quitando, fingieron fábulas; como se ve en las transformaciones de Ovidio; así tanbién izieron los desta Gentilidad, i davan título de Dios a este Viracocha, que como a Noé adoraron por Dios los de Asia i Europa, llamándole el Dios Jano, porque bolvió a reparar el mundo, i enseñó el uso del vino, que eso significa Jain en Ebreo; así a éste que pasó tras el diluvio le dieron el nonbre de espuma de la mar; así como por aver allado la ija de Faraón sobre las aguas a Moisés le dieron este nonbre, pues Moisés quiere dezir, el que allaron sobre las aguas; adoraron a este Viracocha unas Provincias por deidad celestial, i otras por verdadero Dios, i sólo Pachacamac era el Dios invisible para todas naciones, i el Sol el Dios visible. Del invisible les daría noticia éste que los multiplicó después del diluvio, de quien ablavan estos Indios a los primeros Españoles refiriendo particularidades del diluvio, como dizen Augustín de Zárate, Justo Lipsio, Antonio de Herrera, el Presbítero Gomara i Juan Botero. Continuose por estos naturales siendo constantes las memorias por estos Quipos. Y lo que les contó éste que pasó primero de que avía echo Noé repartición en tres ijos del mundo universal, se lo atribuían después a este Viracocha primer poblador. Y si los de Italia, i los Armenios (como dize Beroso) adoravan a Noé por Dios i creían que se avía convertido en cielo i sol; ¿qué mucho que estos Indios adorasen al que los multiplicó, i lo llamasen Dios? los de las Provincias del Cuzco diferenciavan en referir la procreación suya diziendo, que el que avía salido de las aguas era su Padre, su Progenitor i su Dios, i que se apareció en Tanbo, pueblo junto al Cuzco, i que salió por una ventana, i se convirtió en piedra a la qual azían gran adoración. Dirame alguno que de lo que se acaba de dezir, se colige que los primeros que poblaron esta Monarquía no vinieron por tierra; con que desflaquece el dezir que pasaron de las tierras Setentrionales por tierras consistentes asta entrar en el Perú; i pierde su fuerça el argumento con advertir que Tiaguánaco está la tierra muy adentro

179 retirado de la mar muchas leguas del Cuzco junto a la ciudad de Chuquiago una jornada norte Sur; donde yo e visto los edificios de piedra sin mezcla, i con admirable trabaçón; i para llegar allí, si uvieran venido por la mar, uvieran pasado número de muchas leguas para llegar allí, surgiendo en las costas desde Arica a Lima; i si vinieran de la India Oriental, tenían millares de tierras antes de llegar a estos parages, i si uvieran pasado por el estrecho de Groelandia, no avían de dejar tanta infinidad de tierras, que ay desde allí, asta las Provincias de Mégico, i desde estas asta Lima i el Cuzco: Lo mesmo se dize para la tradición de los del Cuzco i Tanbo. Lo cierto es, que lo que aquestos Indios referían, i la tradición que conservavan era, que los que avían poblado estas tierras eran ascendientes del que se libró en las aguas del diluvio que anegó al mundo, i que aqueste repartió las tierras en tres ijos, i que los que acá pasaron les cupo el enseñorearse destas; que como dejamos probado de la Escritura, fue Japhet tercer ijo de Noé. El Indio Mancocápac primer Rey del Perú era natural de Tiaguanaco, o de algún poblequelo conjunto a él; era de coraçón valeroso, como veremos presto, i al començar su tiranía, se debió de valer de introduzir a los Indios, que aquel que se libró en las aguas, i repartió los Reynos, avía dado a sus antecesores el señorío destas tierras; porque si no se juntan así las palabras de la tradición (dejando lo fabuloso de Tiaguanaco, i de la piedra de Tanbo) ni era posible entonces navegar tan inumerables mares, ni ir a fundar el primer pueblo a Tanbo, ni a Tiaguanaco. Este nonbre no le tuvo el pueblo antes que uviese Reyes, porque según constante tradición de los Indios, estando un Inga en este pueblo le vino un correo de azia las tierras de Quito con una nueva alegre de vitoria, que avían conseguido sus capitanes, i sabiendo el Inga por dicho del correo, que en pocos día avía caminado mucha suma de leguas, que un gamo ligerísimo no pudiera aver caminado tanto, i destos, animales los llaman ellos guanacos. Admirado el Inga de la brevedad de su viage i alegre de la nueva que le trufo, le dijo por onrarle Tiaguanaco, siéntate Guanaco. Estava el Inga edificando de aquellas piedras labradas, que oy admira tanto su tamaño, como su conexión sin mezcla; con que quiso illustrar, el pueblo en que nació, i llamase desde aquel dia Tiaguanaco. Lo que desta tradición avemos menester es, que platicavan vulgarmente los sucesos del diluvio general; i como los de Europa añadían a una istoria diez fábulas encontrándose unas a otras, estos Indios tanbién añadían otras tantas. Los Indios de Mégico, como dize Gomara en su segunda parte, afirmavan que avía avido cinco soles, i que avía avido cinco edades después que Dios avía criado el mundo; que el primer sol se perdió

180 por agua, con que se aogaron todos los onbres, i perecieron todas las cosas criadas; el segundo sol pereció cayendo el cielo sobre la tierra, cuya caída mató la gente, i que los quesos de gigantes quedaron de entonces, cuya estatura era de veinte palmos. El tercero sol saltó, i se consumió por fuego, con que ardió muchos días todo el mundo, i murió abrasada toda la gente i animales. El quarto sol feneció con ayre, que derribó todos los edificios i desizo las peñas, i que no perecieron los onbres, sino que se convirtieron en monas. El quinto sol, que es el presente, dicen que acabado el quarto sol, se escureció todo el mundo, i estuvo en tinieblas venticinco años; i que a los quinze formaron los Dioses un onbre i una muger, que luego tuvieron ijos, i a diez años apareció el sol rezién nacido, i desde aquel año, asta el de mil i quinientos i cincuenta i dos, tenía el sol quinto, ochocientos i cincuenta i ocho años. También cuentan, que tres días después que apareció este quinto sol se murieron los Dioses. E aquí en bueltas en dos, que acometen al diluvio i a la muerte de Cristo cinco fábulas. Sepamos los goviernos que uvo después del diluvio, dejando para otro libro la venida del Apóstol, i quando se predicó la Fe en estas tierras la primera vez.

181 CAPITULO XV DE LOS GOVIERNOS I REYES INGAS QUE TUVO ESTA MONARQUIA: SUS COSTUNBRES, LEYES I AUMENTOS El primero que estos Peruanos tuvieron, fue governarse cada uno a si mesmo, viviendo como de todas las naciones se cuenta, silvestres campesinos, sin ser sociables, ni tener cabeça; modo de vivir, que atribuye a las gentes Cicerón, i con singularidades lo prueba Vitruvio, Xuares, Pinelo, fray Marco Antonio de Camos, i con mayor claridad que todos Lactancio, i con elegancia Francisco Conano: brutalidad con que començaron las naciones del mundo. Que estos Indios uviesen vivido así como fieras en los canpos, i quando más sociables en confusa veetría, lo dize el Padre Acosta, i no a menester Autor quando oy nos lo dize la esperiencia, pues se ven en todas las más tierras que están por conquistar, que abitan los canpos, i son semejantes a las bestias, i donde ay menos desta bruteza, en la mayor parte viven sin Rey ni señor. No tienen policía, culto, ni adoración, trabajan por comer, i sólo tratan de vivir, cosa que oy usan los Chunchos, los Chiriguanaes, los Césares, los Puelches, los Carapachos, Patalones, i todos los más que viven tras estas cordilleras, i en esos Andes. I con ser los Chilenos arriscados i guerreros, ni tienen cabeça, sino es para la ocasión; ni policía, ni pueblo continuándolo desde su antiguedad, i asi evidencia será con lo que vemos, el aver vivido en esta bruteza en los tiempos de que ablamos, pues las noticias que allá en sus Provincias tienen de lo político, que usan otros Indios en nuestras tierras, no les a mejorado lo bruto en que an permanecido. Después se governó por la democrasia, pestilencial govierno, donde todos mandan, i sólo obedecen los que quieren; i aunque avía Caziques i Curacas en pueblos deste Reyno, en muchos no avía singular cabeça. El governarse cada pueblo por un Cazique, o Señor, tenía de político sólo el aver un dueño, que lo demás era brutezco, no allo que aya avido el govierno que se llama Aristocrasia, que es la governación de los sabios i poderosos en libertad, como oy día tiene la República de Venecia, govierno donde con facilidad se buelve en monipodio, lo que debiera ser bien común, i en anbición lo que debiera ser cuydado popular; este modo de governar, que los Griegos llaman Oligarcha no le uvo acá, porque nunca tuvieron govierno de muchos en un pueblo, en concurso de juezes para governar Provincias. Poco más, o menos de quinientos años antes que se conquistase por los Españoles, se fue resolviendo este género de govierno,

182 introduziéndose Monarquía, i teniendo Rey; i en conformidad de lo que afirman Garcilaso, Abraan Ortelio i el Padre Acosta, que dize que sacó todo la sucesión de los Ingas de las informaciones, que por mandado de nuestro Rey Filipo II, se izieron, son en esta manera: Un Indio llamado Mancocápac, que quiere dezir: el poderoso, de coragón magnánimo i de espíritu valiente, ayudado de su familia sugetó parcialidades, ganando amigos en otros pueblos con dádivas, caricias i sobornos, principio que an tenido las más Monarquías, i traça, con que de ordinario se ganan dignidades, que tiene cortas fuerças la ley Julia, si para estorvar estos medios malos estableció Julio César, dándole a la ley su mesmo nonbre, como dite Suetonio, ella enmienda poco, pues las penas que pone al que con dádivas i negociaciones, busca favores populares, son truenos sin rayo, i pocas vetes se interpone otro medio. Todos los que goviernan abominan el dar coechos para conseguir goviernos, i son como Licurgo que tantas leyes izo, i fue el que a precio de plata, como dizen Alejandro i Daciano, negoció el ser Rey de Esparta, que una cosa es mandarlo, i otra azerlo. Mancocápac gana confederados, fue rindiendo algunos pueblos, acometió al Cuzco, sugetó a su Cazique, izo la cabeça de su Reyno, asentó tiranía, i a fuerça de armas i de caricias se izo dueño de Provincias, i començó Monarquía; fuele fácil, porque como eran muchas las cabeças, i en solos algunos valles, o pueblos avía Curaca, o Cacique, venció menos dificultades, i cunpliose el dicho de san Cipriano, que govierno de muchos i diversidad de cabeças, ni tuvo otro principio que traición, ni otro postre, que ruina, siendo las sábanas de su muerte los riegos de su sangre. La primera Corte que se pobló con multitud en esta tierra, fue el Cuzco; no e podido saber lo que significa este nombre, ni la causa porque se llama Cuzco; cercole fundándole fortalezas de piedra, que sin mezcla conservan oy perpetua trabaçón, imitó a Caín, que fue el primero como dime el Génesis, que en aquel mundo viejo edificó la primera ciudad cabeça de su Corte, i la llamó Enoch, que era el nombre de su ijo, cercola de muros i congregó poblaciones, destruyolo todo el diluvio. Pero al que más se asimiló este Manco fue a Nemrod nieto de Cam ijo segundo de Noé, valiente onbre i robusto caçador; éste se introdujo Rey, valiendo la violencia, lo que no concedió la naturaleza, fue el primero después del diluvio que en aquel mundo urtó el título de Rey, i para principio de su Reyno fundó quatro ciudades, a Babilionia, Arach, Achad i Chalanne. Nombró por Tetrápoli a Babilonia, que como dize Vitervo sacado de Filón, refiriendo a Genofonte, quiere dezir repartición de quatro goviernos. Todo esto izo Mancocápac Nemrod desta tierra, siendo como el otro

183 robusto, flechero i batallador; asentó su Reyno i desplegó su tirania aziendo al Cuzco ciudad Tetrápoli, dividiendo en quatro partes su Principado, según las quatro partes de la tierra, oriente, ocldente, setentrión i medio día, que llaman Suyos estos Indios en su lengua, i sus quatro nombres, que asta oy se conservan en el Cuzco son, Collasuyo, Chinchaysuyo, Anifsuyo i Contisuyo, según las calles que miran azia las Provincias destos parages; i así como el llamarse Nemrod (que quiere dezir el rebelde que tiraniza con armas) fue después que introdujo su tiranía, así debió de ser el nonbre deste Mancocápac, llamándose el poderoso, el rico i el valiente, siendo tirano como Nemrod, i el primer Rey deste nuevo mundo. Este dio principio a esta Monarquía, estendiose en Provincias, imitáronle sus erederos en aumentar la tiranía, conquistaron Reynos, creció en infinito número el vasallaje, i estableciose en Inperio, que duró quinientos años pocos más, o menos, i llegó a tener de dilatación distancias de dos mil leguas, i de riquezas más que todos los Reyes de Europa, Africa i Asia, ízose llamar este Mancocápac, Inga, que es Rey, diziendo que él era el legítimo sucesor del que salió del diluvio i vino a poblar. Izo leyes políticas con castigos i premios, i las deste con las que añadieron los sucesores fueron de las más llegadas a la razón, i más conformes a la ley natural de quantas (ecepto las de la Iglesia Católica, i las de nuestros Reyes) an ordenado todas las naciones más políticas. Véanse en los Escritores i pondérense en el Coronista Real Antonio de Errera, i es para reir, que a los principios juzgaron (porque no les entendían sus lenguas) que eran bárbaros irracionales; opinión que corría en Roma i en España, i uvo de informarse al Papa Alejandro VI, i declaró en su Bula, que estos Indios eran verdaderos onbres. Manco izo leyes políticas para el gobierno de las costumbres i pueblos, que como dige se verán en Garcilaso i en Antonio de Errera. Dividió tierras, señaló peso i medida para el concierto de las cosas; policía, que según Josefo, introdujo Caín, i según Isidoro, a quien alegan los juristas, fue Moisés. Levantó Tenplos, i en ellos puso ídolo, que llaman Huaco, obligando que adorasen al Sol i al Dios Viracocha; enriqueció los Altares, i fue introduziendo sacrificios, mandó adorar al Dios invisible Pachacamac, que quiere decir el que cría i da vida al universo, declarándole por superior al sol, i que la luna era diosa i ermana del sol, i los demás ídolos no por dioses, sino por deidades. Por escusar villanías puso ley que se casasen los Reyes con sus ermanas (permisión sólo para el principio del mundo) i por enfrenar codiciosos, puso ley que el sucesor del Reyno nunca eredase las riquezas de su padre, sino que fuese erencia de su sepultura, dando

184 una tercia parte a su familia, i la otra al culto i magestad del Tenplo, para el sacrificio de sus dioses. La insignia Real que introdujo por corona de Rey, era una borla de color carmesí de finísima lana, llamada como dice el Obispo Maxcapaycha, que le ceñía la cabeça en redondo. Escogió por cetro Real el Chanpi i el Sunturpaucar, i desto eran sus armas; i se continuó este escudo i Real insignia, asta el último de sus decendientes. El governó con cautelosa prudencia, i supo el arte más dificultoso de entender, que es el governar Repúblicas, i el más superior de todos, como dijo santo Tomás, i si los sabios como dijo Lucio Durantino, decían ser ecelencia el fundar pueblo, i mucho más preclaro el saberle dar leyes después de fundado, i sobre todo el governarle bien según sus leyes; este Inga lo supo azer todo, i así merece memorias un tan gran entendimiento. El segundo Inga se llamó Sinchiroca, que quiere decir, el valiente anciano. Puso pena de muerte al Indio aragán, conociendo el natural dellos, así en ser araganes, como en ser los más ijos del temor. Un executor destos avían menester las repúblicas, aunque ay tantos araganes que las despoblaran. El tercero que fue ijo deste se llamó Lloqui Iupangui, que quiere decir el çurdo, que cuenta, porque contava quando niño con la mano çurda sus cuentas, i quando Rey sus egércitos. Fue lacivo, flojo i mal querido, i egecutava cruelmente la pena contra los flojos; condición de nuestra naturaleza quando ya está çurda, que el mejor verdugo se aze del mayor ladrón. El quarto Rey fue su ijo Maitacápac, que quiere decir, donde está el rico i poderoso. Conquistó los Charcas i las comarcas de Potosí; tuvo grandes riquezas, pero no supo de la que encerrava aquel cerro, que la guardava Dios para mayor Monarca. Izo preciosos ídolos, i dejoles a quintales el oro, i a cántaros la plata, que la nación más bárbara conoce que el dueño de lo que se adquiere es el Dios que se adora. El quinto fue su ijo Cápac Iupangui, que quiere decir, cuenta al rico; fue codicioso i avariento, ermanos mellisos tíos de un coraçón vellaco. Dávale mal de coraçón, i sólo con cargas de oro mostrava mitigársele; a darle el mal como a otros, tres i quatro vezes cada día murieran primero de mal de coraçón los que le avían de dar el oro, que a este bárbaro quando más le afligía el dolor. Juezes ay que tienen este achaque, que si no les aze erir el deseo, sólo con recebir se le mitigan las bascas. Mandó est e Inga, que el Indio que muriese, enterrasen con él toda su azienda; i de secreto la socava, que no iziera más un albacea. El sesto se llamó Incaroca, que quiere decir Rey anciano: Ordenó ídolos de oro, i estableció las leyes de su padre, olgándose más de la muerte de sus vasallos por eredarlos después de sepultados, que verlos en su servicio por más qua lo

185 adorasen: condición que an imitado los ijos de onbres ricos, i los mayorazgos que quieren más la erencia vil, que la presencia paternal, i quieren más la manda del testamento, que el servicio i lealtad del criado. Este Inga tuvo gran cantidad de ijos, i estos le apresuraron la muerte, digno castigo en la propria moneda. El sétimo se llamó Yahuarhuacae, que quiere dezir, el que llora sangre. Llames, así, según dicen unos, porque siendo niño, i queriéndolo matar un Cazique lloró sangre; o como otros Quipos dicen aviendo perdido una batalla, lloró sangre de corrido viéndose preso, que sienpre la sobervia aumentó el sentimiento, i la onra mundana fue castigo de si misma. El otavo fue su ijo Viracocha, que quiere dezir, espuma de la mar; púsose el nonbre del Dios que adorava, cosa que otro ningún Inga quiso azer. Fue muy sabio i riquísimo; izo inumerable bagilla de oro i plata, i toda la mandó enterrar consigo. Si dejaran azer esto a muchos miserables, fueran bien ricas sus sepulturas, i fueran menos tristes e ellas, que con saber que otros no las gozarían se ale graran. Antiquísima superstición fue aquesta, usáronla los Babi. lonios, como advierte Erodoto, i los Egipcios, como dize Diodoro, i de los Etíopes dite lo mesmo; tanbién lo usaron los Romanos, asta que Marciano mandó por ley, que no se enterrasen con ellos sus tesoros, i esta ley está en el derecho civil, i en los tienpos de san Juan Crisóstomo lo usavan los Griegos. De la mesma ceremonia eaze memoria el santo Job, i en el sepulcro del Profeta Zacarías dice Sozómeno que enterraron los Ebreos con el cuerpo del Profeta un niño vestido con aparato Real, que tenía en la cabeça una corona de oro, en los pies de oro fino los çapatos, i era el vestido precioso; i allose este sepulcro en tienpo del Enperador Onorio. En el deste Inga Viracocha se uvo de encerrar gran suma de tesoro, pues Gongalo Pizarro ocasionado de la gran fama que avía deste entierro, dio crueles tormentos a muchos Indios porque le digesen donde estuvo; allole en Saxaguana seys leguas del Cuzco, i sacando el tesoro quemó el cuerpo, cuyas ceniças guardaron los Indios, i puestas en una tinajuela las adoravan. Estas cenigas i otros cuerpos enbió el Licenciado Polo a Lima en tienpo del primer Marqués de Cañete, i están en un corral del Ospital de san Andrés, con que se escusaron las adoraciones que de sus Reyes azian los vasallos, i es muy de ponderar, que junto al mesmo entierro deste Inga justició a Gonçalo Pizarro, i le cortó la cabeça el Licenciado Gasca, para que viese su muerte en el mismo lugar, por quien atormentó a los Indios, i así egecutó Dios el castigo, donde Pizarro egecutó su codicia. Decían los Indios avía Dios castigado a este Rey Inga, permitiendo que le quemasen sus guesos, porque con sobervia se avía puesto el

186 nonbre de su Dios, llamándose Viracocha, i siendo Dios de las aguas, ríos i fuentes, le castigó con fuego, teniendo su idolo nonbre de agua. En tienpo de Nabucodonosor no fuera delito ponerse el nonbre de su Dios: pues porque Daniel se llamava Baltasar, nonbre de uno de sus Dioses, no lo quiso echar al orno de Babilonia con los tres mancebos, con ser él a quien más acusavan; porque juzgó sería sacrilegio dar castigo de fuego al que tenía nonbre de su Dios, sino es que lo iziese nuestro verdadero Dios, como dice san Isidoro Pelusiota, porque Nabucodonosor viendo que el fuego no quemava a Daniel, a quien llamavan Baltasar, no lo atribuyese a que lo defendía su Dios falso llamado Baltasar como Daniel, i quiso más Dios escusar una idolatría, que añadirle en el orno otro testigo de su Fe, i otro cantor de su omnipotencia. A este Indio lo queman, porque quiso que sus guesos los aconpañase el oro, i los codiciosos miserables son quemados en el fuego eterno, porque nunca quisieron apartarse del oro. El noveno Rey fue su ijo Pachacutec, que quiere decir, el que rebuelve el mundo; reynó sesenta años, quitó a su padre i ermano mayor el Reyrio, aunque Garcilaso dice, que el que quitó el Reyno a su padre fue el Inga Viracocha. Venció Pachacutec varias Provincias i distintas naciones, i ordenó que el Dios Viracocha fuese el mayor de los Dioses, porque conociendo que su egército estuvo medroso de ver al contrario con doblada multitud, les izo creer, que el Dios Viracocha le avía enbiado gran suma de soldados, que le ayudasen en la batalla; con esto acometieron tan furiosamente, que vencieron siendo menos en cantidad a los contrarios que eran más arriscados, i en mayor multitud, i deseando ellos ver a los soldados que su Dios les avía enbiado para rendirles las gracias, les izo creer que pasada la vitoria los avía convertido en piedras, i de aquí nació el llevar sienpre los Indios una piedra consigo, quando ivan a las guerras, creyendo que les ayudaría aquel soldado del cielo convertido en piedra; mentira que después iso gran provecho a los Españoles como presto veremos. Este Pachacutec fue dado a toda maldad, i eran los más de su tiempo Sodomitas. En siete años no llovió en este Reyno, negando el cielo su agua a los que sólo merecían su fuego; también el cuerpo deste se trujo a san Andrés. El décimo Rey fue su ijo Túpac Iupangui; fue Rey sabio, afable i bueno, mandava aorcar al que engañava a otro; dejara éste despobladas las plaças sin mercaderes, i sin los que permite Dios que a ellos los engañen. Las leyes que éste izo fueron admirables, i de todas las destos Indios dice el noble cavallero Pedro de Cieça de León, que manijó mucho esta tierra. Verdaderamente pocas naciones uvo en el mundo, a mi ver, que tuviesen recio, govierno, que los Ingas. Luego diré aciones

187 memorables deste Inga, que quiero que se sepa quan bien governada estava esta Monarquía antes que entrasen los Españoles, quando la governavan estos Ingas, i será con una cláusula de testamento de aquel valeroso Capitán Mancio Sierra de Leguizamo, que vino con Don Francisco Pizarro, i izo memorables azañas en Tumbes quando la guerra, en Cajamarca quando la prisión del Inga, en el Cuzco quando las guerras civiles, i en todo el Perú guando el alçamiento general de los Indios. Este es el que cogió en el Tenplo del Cuzco el sol de oro que adoravan los Indios i lo jugó una noche, i le perdió antes que amaneciese, por quien quedó en el Perú el ordinario refrán, quando de algún jugador quieren azer gran ponderación, dicen, juega el sol antes que salga. Este pues puso en su testamento una cláusula para descargo de su conciencia, i para que se le diese a nuestro Rey Filipo, otorgase el testamento en el Cuzco en 18 de Setiembre de 1589, ante Gerónimo Sánchez de Quesada Escrivano público, i la cláusula a la letra dice así: Primeramente antes de empegar el dicho mi testamento, declaro, que a muchos años que yo e deseado tener orden de advertir a la Católica Real Magestad del Rey Don Felipe nuestro señor, viendo quan Católico i Cristianísimo es, i quan celoso del servicio de Dios Nuestro Señor, por lo que toca al descargo de mi ánima, a causa de aver yo sido mucha parte en el descubrimiento i conquista i población destos Reynos, quando los quitamos a los que eran señores Ingas que los poseían i regían como suyos, i los pusimos debajo de la Real Corona, que entienda su Magestad Católico, que aliamos estos Reynos de tal manera, que los dichos Ingas los tenían governados de tal manera, que en todos ellos no avía un ladrón, ni onbre vicioso, ni olgagán, ni una muger adúltera, ni mala, ni se permitía entre ellos, ni gente de mal vivir en lo moral, que los onbres tenían sus ocupaciones onestas i provechosas, í que las tierras i montes i minas, pastos i casas i maderas i todo género de aprovechamientos estuvo governando i repartido de suerte, que cada uno conocía i tenía su azienda, sin que otro ninguno se la ocupase, ni tomase, ni sobre ello avía pleytos, i que las cosas de la guerra, aunque eran muchas, no inpedian a las del comercio, ni estas a las cosas de la labrança, e cultivar delas tierras, ni otra cosa alguna, i que en todo desde lo mayor, asta lo más menudo tenía su orden i concierto con mucho asiento, i que los Ingas eran temidos i obedecidos i respetados de sus súbditos, como gente muy capaz i de mucho govierno, i que lo mesmo eran sus Governadores i Capitanes, i que como en estos allamos la fuerça i el mando, i la resistencia para poderlos sugetar, e oprimir al servicio de Dios Nuestro Señor i

188 quitarle su tierra i ponerla debajo de la Real Corona, fue necesario quitarles totalmente el poder i mando, i los bienes como se los quitamos a fuerça de armas, i que mediante averlo permitido Nuestro Señor, nos fue posible sugetar este Reyno de tanta multitud de gente i riqueza, i de señores los izimos siervos tan sugetos, como se ve, i que entienda su Magestad, que el intento que me mueve a azer esta relación, es por el descargo de mi conciencia, i por allarme culpado en ello, pues avemos destruido con nuestro mal egenplo gente de tanto govierno, como eran estos naturales, i tan quitados de cometer delitos, ni ocasos, así onbres, como mugeres, tanto que el Indio que tenía cien mil pesos de oro i plata en su casa, i otros Indios, le dejavan abierta, puesta una escoba, o un palo pequeño, atravesado en la puerta por seña, que no estava allí su dueño, i con esto según su costunbre, no podía entrar nadie dentro, ni tomar cosa de las que allí avía, i quando ellos vieron que nosotros poniamos puertas i llaves en nuestras casas, entendieron que era de miedo dellos, porque no nos matasen, pero no porque creyesen que ninguno urtase, ni tomase otro su azienda, i así quando vieron que avía entre nosotros ladrones, i onbres que incitavan a pecado a sus mugeres, e ijas, nos tuvieron en poco, i an venido a tal rotura en ofensa de Dios estos naturales por el mal egenplo que les avemos dado en todo, que aquel estremo de no azer cosa mala, se a convertido en que oy ninguna, o pocas azen buenas, i requiere remedio, i éste toca a su Magestad, para que descargue su conciencia, i se lo advierto, pues no soy parte para más, i con esto suplico a mi Dios me perdone, i muéveme a dezirlo, por ver que soy el postrero que muero de todos los descubridores i conquistadores, que como es notorio, ya no ay ninguno sin yo en este Reyno, ni fuera del, i con esto ago lo que puedo para descargar mi conciencia. Antes i después desta cláusula ay otras declaraciones, que aora no son a propósito, si bien eran dignas de ponderación. Entre otras restituciones para que mandó tomar Bulas de conposición dice: E yo uve una figura del sol, que tenían echa de oro los Ingas en la casa del sol en el Cuzco, que aora es Convento de santo Domingo, donde azían sus idolatrías, que me parece valdría asta dos mil pesos, i con lo que me cupo en Cajamarca, i en el Cuzco seré en cargo doze mil pesos, muero pobre i con muchos ijos, pido a su Magestad se duela dellos, i a Dios que se duela de mi ánima. Desta declaración se prueba las costumbres i goviemo destos Indios antes de su conquista. Bolvamos al Inga Túpac Yupanqui, que fue el que dio la última forma a las leyes i goviemos desta Monarquía. Este Inga conquistó azia el Norte asta adelante de Quito pasada la línea, i azia el Sur llegó asta Chile,

189 segundo Flandes del mundo i primero del Perú, i es que no corrió el situado i las pagas por mano de Ministros codiciosos, ni se disponía la guerra por consejo de interesados. Izo los dos caminos que dice Gomara i los Autores, cuyos pedaços oy se ven a trechos desde Quito asta Chile más de mil i docientas leguas, el de los llanos, calle entre paredes de tapias, i el de la sierra de piedras unidas con betún, i para Igualar los caminos bajavan cerros i levantavan valles, obra que no enprendieran los Romanos, los Griegos, ni los Chinos juntándose todos. Izo Tenplo en Vilcas (que esta en medio del Reyno de los Ingas), porque desde Quito a Vilcas como dice Antonio de Errera ay tanto como de allí a Chile. Véase en Antonio de Errera la riqueza que este Inga puso en el Tenplo que en Vilcas edificó al sol, i en el de las vírgenes Mamaçonas, i como pasavan de quarenta mil personas las que allí servían. El undécimo Inga ijo deste se llamó Guaynacápac, que quiere decir mancebo poderoso i rico; deste dicen todos los Escritores verdades, que parecen increibles en materias de govierno, de magestad, de riquezas, en dominio de más de mil i quinientas Provincias i valles de ijos i nietos; pues de sólo ijos dice el Padre Acosta eran más de trecientos; i no se admirará quien uviere leído a Justino que afirma aver tenido Gerónimo seicientos ijos en diferentes mugeres, i de Lope García de Salaçar, nieto de Don Ortum Ortiz, Prestamero mayor de Vizcaya en tienpo del Rey Don Juan el II, dice Argote de Molina, que fuera de los fijos legítimos que tuvo en Doña Verenguela de Aguero tuvo más en diversas mugeres ciento i veinte ijos i ijas bastardas, i los más en mugeres de linage, que eredaron por sus madres casas antiguas i principales, cuyos señoríos refiere allí este Autor. Deste Guaynacápac se refieren infinitos tesoros. Pedro de Cieça, Francisco López de Gomara en su istoria de las Indias, a quien refiere Gualtero Raleg en su descripción aurífera dice estas palabras: Todo el servicio de su casa, mesa i cozina era de oro de plata, i quando menos de plata i cobre por más recio; tenía en su recámara estatuas echas de oro, que parecían gigantes, i figuras al proprio tamaño de quantos animales, aves, árboles i yerbas produce la tierra, i de quantos peces cría la mar i aguas de sus Reynos; tenía así sogas, costales, cestas i troges de oro i plata; rimero de palos de oro, que pareciesen leña bajada para quemar. En fin no avía cosa en su tierra, que no la tuviese contraecha de oro, i aún dicen que tenían los Ingas un vergel en una Isla cerca de Lapuna, donde se iva a olgar, i tenía la ortaliça, las flores i árboles de oro i plata contraechas, grandeza asta entonces nunca vista. Los que leyendo a estos Autores personas graves, i que fueron de los primeros del Perú, i les pareciere inasible, sino es que lo

190 llamen fábula lo que ellos dizen, se ponga al tienpo de la armada en este puerto del Callao, o se entre en la contratación de Sevilla, i quando vea tantos millones en oro i plata, sin lo que se oculta sin registro, considere veinte, o treinta, o quarenta flotas con otra tanta plata i oro, i luego me diga si se podrán azer quinte veces tanto como lo que de este Guaynacápae se dize, i luego añada tres cosas; lo primero que el oro i plata que en quinientos años se avía sacado en esta Monarquía la poseían los Reyes Ingas, sin que se sacase de acá para llevarla a ninguna parte del mundo, ni se undia en la mar, ni la escondían de enemigos; lo segundo, que avía más fundiciones de oro i plata entonces en mil leguas donde ay tantos cerros de metales de plata i oro, que aora beneficios de estos metales en quinze, o veinte partes donde se saca, i que aora están gastadas las minas que entonces començavan. Entonces avía en una Provincia treinta i quarenta mil Indios, donde oy ay solos veinte, o treinta. Lo tercero, que no dicen estos Autores, que eran las figuras maciças, i si lo digeran, considerando lo que queda dicho, les pareciera poco. Al fin este Guaynacápac fue valeroso i prudente, i puso en orden toda esta Monarquía, que llegó a lo sumo en su tienpo; fue a Quito a conquistar nuevas tierras, i a pacificar otras, i no contento con tan dilatado Imperio, que contando la latitud i longitud de su señorío, pasava de dos mil leguas, i fue el Rey de más vasallos i riquezas, que tanbién ay en Indios coraçones Alejandros, i prueba el coraçón su grandeza con que casi medio mundo le parecía corto, i todo un mundo nuevo le venía estrecho pero si llegó a la cunbre de grandeza esta Monarquía, presto le iremos viendo al margen de su caída, pero a los principios por la Fe que le vino de su mayor ventura. Este Inga Guaynacápac tuvo entre otros fijas a Guascar eredero del Reyno, i a Atagualpa ijo bastardo.

191 CAPITULO XVI DE LA CONQUISTA DEL PERU, I DE LOS ENCUENTROS DE PROSPERIDAD, I LASTIMAS EN LOS QUE LA CONQUISTARON, EN QUE SE VERAN MILAGROS DEL CIELO I SUCESOS EGENPLARES DEL MUNDO Siendo como es proprio de los Pontífices de Roma el señorío del mundo, no sólo sobre las Católicos Cristianos, sino sobre todas las naciones, Judías, infieles i demás setas; poder i jurisdición que Cristo como Dios i onbre concedió a san Pedro i a sus sucesores; el Papa Alejandro VI, por su Bula del año de 1493, concedió a nuestros Reyes de Castilla el dominio, jurisdición i señorío de todos estos Reynos Ocidentales, i Meridionales, no limitándola a lo que algunos Autores digeron, de que sólo avía concedido a los Reyes Católicos el cuydado de la conversión i proteción de los Indios deste nuevo mundo, pues sin duda pudo i le dio la posesión, i el verdadero dominio, en cuya conformidad descubrió, i sugetó Colón las Islas de Barlovento, i con la mesma ación los que continuaron estas nuevas conquistas. Ya dejamos antes de aora conquistado asta Panamá, i justiciado por mano de su suegro a Blasco Núñez de Balboa, que descubrió este mar del Sur i enbió navío a descubrir más costas; aunque Gomara dice, que Pedro Arias de Avila fue el que enbió a su Capitán Francisco Becerra, que salió a esto con ciento i cincuenta Españoles. Fundase Panamá, i entre los otros que allí abitavan, se allaron el Maestre escuela i señor de Taboga, el Licenciado Ernando de Luque, natural de Olivera junto a Sevilla, Francisco Pizarro i Diego de Almagro; entre estos se tratava de las conquistas, i resolviéronse de azer una compañía con sus aziendas, siendo la del Padre Luque la más considerable; a éste llamavan Ernando el loco, jurose la conpañía, aviendo de ser por igual las ganancias, Pedro Arias entrava en ella, i saliose fuera por las ruines noticias que le dio de las tierras de la línea su Capitán Francisco Becerra; nombraron a Francisco Pizarro por cabeça del descubrimiento, por ser más prático, que avía militado en España, Italia i Nicaragua, como consta de la cédula que le despachó el Enperador en Valladolid año de mil i quinientos i treinta i siete, a ventidos de Decienbre. También se avía allado en las conquistas de las Islas de Barlovento, i avía sido Tiniente de Governador en la ciudad de Uraba, que él i el Governador Alonso de Ogueda conquistaron, i en la conquista del Nombre de Dios i Panamá con Pedro Arias de Avila i con Balboa,

192 que descubrió este Sur. Armose un razonable navío, i salió Francisco Pizarro con ciento i catorze onbres, el año de mil i quinientos i venticinco, i en otro navío salió después Diego de Almagro, que avía quedado aziendo más gente, i previniendo más armas, socorros i matalotajes. Mientras navegan sepamos que el mesmo año, i quiçá el mesmo día que salieron de Panamá a la conquista de este Reyno, se vido en el cielo una singular maravilla, que rieferen Ugo Caroneo a quien alega el Padre Jacobo Gaulterio, de la Compañía de Jesús, en su Cronografía del estado de la Iglesia Católica, ablando destos años dize: En el año de mil i quinientos i ventiquatro, a seys de Junio en el pueblo de Annoneo en la Provincia Vivariense se vieron tres soles después de medio día, i duraron asta que se entró el sol en su ocidente. Muy bien se puede pensar, que este prodigio le quiso mostrar Dios, para que Europa supiese que enbiava a estos ocidentes a los Españoles Europeos, que avían de ser soles que alumbrasen este ocidente con los soles del Evangelio; i así salieron los tres soles de Europa, i duraron asta el ocidente del sol, que cae en estas tierras. Navegando Francisco Pizarro llegó a una tierra llamada Pelú cuyo río se Ilamava Verú, Preguntaron a los que en el río vieron, como se llamada aquella tierra, respondieron que el río se llamava Verú, i la tierra Pelú. Ablaron ellos cerrado, o los nuestros entendieron confuso i començaron a platicar los nuestros de esta tierra llamándola Perú, nonbre que se le a perpetuado: Garcilaso dice, que este suceso aconteció a los que enbió Blasco Núñez de Balboa, quando en aquel navio salieron a descubrir las costas; este parage está entre Panamá i la Gorgona cerca de lo que oy se llama Cabo de corrientes, i es uno de los ocho ríos, que ay desde Panamá a la Gorgona i a Pasto. Pizarro con su gente llegó el año de mil i quinientos i venticinco al puerto de Anbre, llamado así por la que allí pasaron él i sus conpañeros, i llegando a las tierras del Cazique de las piedras i barbacoas, costas de Indios belicosos; tuvieron sangrientas peleas, de que salió Francisco Pizarro con una erida i Nicolás de Ribera el viejo con dos lançadas, primera sangre derramada en la conquista digna de mayor gratitud; murieron tres Españoles, i bolviose Pizarro de allí, sin azer provecho, a Chuchama, parage junto a Panamá, arrepentido de aver intentado el viage (los que ponen siete eridas a Pizarro, i ventisiete soldados muertos, no an visto como yo las informaciones echas por la Audiencia Real, i así quede dicho, que quanta fuere escriviendo, es lo que consta por instrumentos auténticos, i lo contrario son relaciones sin probança). Diego de Almagro que le venía buscando con socorro, i setenta Españoles

193 llegó al mesmo parage, diose batalla, donde perdiendo un ojo, i muchos soldados las vidas; él no ganó palmo de tierra, i se le uyó la gente, i a no defenderle Juan Roldán i un negro suyo, muriera Almagro a manos de los Indios, como consta de la provisión de don Francisco Pizarro, quando le dio a Juan Roldán el repartimiento de los Indios de Tucuman, i de la probança echa con parte i fiscal por la Audiencia año de 1570. Juan Roldán era de Moguer, i aviase allado en la conquista del Darien i tierra firme. Buelve Almagro azia Panamá buscando a su compañero Pizarro, allole en Chuchama; va Ribera por gente, i júntanse docientos onbres, i algunos Indios de servicio, muriósele alguna gente, porque sólo comían palmitos, marisco i pesca; llegan a la tierra llamada Catames, donde se bastecieron de comidas i se consolaron de trabajos, viendo a los Indios que con clavos de oro, esmeraldas finas i perfetas, turquesas adornavan los rostros, que quien apetece las riquezas, tiene por alegres los trabajos, donde la codicia mira sus ogetos. Venían dos navíos i tres canoas grandes, i en ellos estos docientos Españoles. En breve salen de guerra otros Indios más belicosos, que abitavan tierras lluviosas, i vivían sobre árboles a manera de picaças, pero muy belicosos, i viéndolos tan armados los nuestros i con tan buen orden, dejan la tierra i escusan el reñir, con ser docientos los Españoles sin los Indios. Gomara dice que pelearon i que mataron muchos Españoles. Vanse Nicolás de Ribera el viejo i Almagro a Panamá a traer gente, i adereçan el navío, i Pizarro con la que allí quedava, se fue a esperarle a la Isla del Gallo; buelven Ribera i Almagro con gente a socorrer a Pizarro, i descubren la costa del río de san Juan, los que se fueron a la Isla del Gallo, viendo los grandes trabajos de la navegación, i las peleas en que perdiendo gente no medraron esperanças, estavan los más quejosos i descontentos; quedose Pizarro con la gente, i fue Almagro a Panamá a traer más soldados, sin querer llevar a ninguno de los que allí tenía, ni carta de ninguno de los que quedaran, porque no contasen sus trabajos i disfamasen sus conquistas: Valió poco el acuerdo, pues un soldado Sarabia natural de Trugillo enbió un obillo de lana a un amigo suyo para que le iziesen medias, i dentro una petición al Governador, que lo era Pedro de los Ríos, en que refería sus trabajos, i las pocas esperanças de tesoros, i al fin de la petición escrita aquella copla tan repetida de los antiguos del Perú, que dezía así: Pues señor Governador, mírelo bien por entero, que allá va el recogedor, i acá queda el carnicero. Esta petición i copla destruyó a Diego de Almagro, i no pudo reduzir un onbre solo, con que desasució la conquista. Enbió el Governador un Juez llamado Juan Tafur cavallero de Córdova, a que pusiese en

194 libertad a los que desesperaran en la Isla del Gallo. Llegó allí donde ni vizarrias de don Francisco Pizarro, ni promesas de esperanças calificadas con noticias, i probadas con razonables conjeturas pudieron medrar voluntades, antes le decían befas i le motejavan cabilaciones. Pizarro con ánimo valiente i prudente cordura, aziendo una raya con la punta de la espada en la tierra, quiso conocer los valerosos, que le quisiesen imitar, i solos trece pasaron la raya, i a toda priesa se enbarcaron los otros. Valerosos treze ánimos, i apocados coragones los demás, sino es que digamos fue prudencia juzgar por lo que avían visto, lo que pudieran esperar, i no padecer por lo que adivinavan riquezas por venir. Los treze dignos de memoria diré presto en lugar más acomodado. Pasaron estos treze por tierra a la Gorgona, nonbre que le puso Pizarro por sus muchas fuentes i arroyos, allí estuvieron padeciendo muchos meses increíbles trabajos, anbre, desnudez i enfermedades, sin casa, abrigo ni sustento, comían cangrejos leonados, culebras bobas i pesca, i si en sufrir mostravan valor, en muchas aciones parecían devotos i eran Cristianos egenplares; cada día dezían la Salve, cantavan las oraciones, rezavan Rosarios i escusavan juramentos i murmuraciones; a esto se debe atribuir el milagro de conservarse, i a favores de la Virgen el no morirse. Ya la providencia de Dios quería la conversión destos infieles, i que conociese el mundo, que no los onbres, sino él disponía esta predicación, dignándose ya de dar luz a esta Gentilidad, pues conservó treze soldados como cabellos de Sansón, que diesen valentía a todo el cuerpo, que avía de rendir a estos Filisteos, que si no la eran en la valentía i en los cuerpos giganteos,lo eran en la Gentilidad, i en no conocer al verdadero Dios. Allanan en la Gorgona la fuente que refiere Gerónmo Cortés gran Cosmógrafo, que ablando de las raras fuentes del mundo, i de los ríos tras ordinarios dize así: En la Gorgona ay otro río, que no lleva pescado, sino es en la Quaresma, i en acabándose los días Santos della, se acaban tanblén los peces deste río. Quiçá Dios obró esta maravilla, desde que nuestros Españoles asistieron allí, padeciendo tanta anbre con paciencia, i tantos trabajos, obligando con oraciones a la Virgen. Al cabo de muchos meses llegó a ellos el navío de Diego de Almagro, en que les enbió algún bastimento, pero sin gente; socorro que más fue para desmayarlos, que para socorrerlos. Bolvió Pizarro azia el río Chira, donde cogió para que comiese su gente ovejas servales, i para lenguas i servicio algunos Indios montaraces; animolos Dios, i esforçáronse ellos, i padeciendo tormentas, contrastaron peligros para salir de la Gorgona, seno malísimo de navegar, davan bordos a

195 mar i a tierra, nunca con bonança, i sienpre con riesgo por correr las aguas con gran violencia del Sur al Norte, i por no correr otras que parecen ríos, que pasan por lagunas. Desenbarcaron en la Baia de san Mateo, i pasaron a las Provincias de Lancebi, i por la costa los quatro ríos, que llaman los Quigimies, llevando a la vista el navío, padecieron anbres sin descaecer de valor, corriendo esta fortuna entre árboles manglares i por ciénegas no conocidas i peligrosas, navegavon unos días por la mar i otros por tierra, en que allavan grandes ríos, i se aogavan los que no sabían nadar, i Pizarro que en todo era valeroso pasava a los enfermos a cuestas, badeando cada río tres i quatro vezes. Navegaron por mar un buen trecho i saltaron en tierra; Nicolás de Ribera el viejo era cavallero arriscado, i siguiéndole otros, fue a verse con la señora de aquellas tierras llamada la Capullana, anduvo noble, i mostrose señora en darles socorro, pero estuvo entera en no permitirles anparo, ni asistencia. Ellos después de aver llegado a cabo de Pasaos, llamado así, porque pasa por allí la línea Equinocial; llegaron a Puerto viejo, i a santa Elena, donde vieron cantidad de guesos de gigantes, que según la proporción tenían veinte palmos de alto (destos gigantes tienen tradición los Indios, que eran gentes de antes del diluvio, porque nunca después conocieron gigantes de tan gran magnitud; otros dizen, que eran Sodomitas, i que en un día los abrasó fuego del cielo; a ser esto, tanbién les bolviera en ceniza los quesos). Después de varios sucesos, llegaron a la Puna Isla pequeña, pero entonces muy poblada, recelaron daño, i dejándola, saltaron en la tierra fronteriza donde está el río i el pueblo de Tunbes, i esto fue al cabo de dos años que avían salido de la Gorgona, que si se uviera de gratificar a estos treze como merecía su tolerancia, i lo que asta aquí padecieron desde la Isla del Gallo, otro gallo les cantara a sus decendientes. Viendo en Tunbes población, que en aquel tienpo fue de millares de Indios que pasavan de quarenta mil, i el año de mil i seicientos i venticinco, tenía solos quarenta i siete Indios tributarios, quisieron saber que gente fuese i probar ventura, no en batallar, sino en comer, o poder vivir, más temiendo ser muertos, no se atrevían a saltar, pero el animoso Griego Pedro de Candia, saltó solo con la confiança de un zelo Cristiano llevando cota, morrión i espada, mas para darse a mirar, que para ofender, con una Cruz de palo de más de una vara. Era corpulento i de aspeto feroz, quiso probar ventura, esperando en la Cruz una de las maravillas que suele azar. Los Indios admirados de aquella forma de varón lo miraron como a deidad, pero entre desengaño i rabia, le arrojaron un tigre i un león

196 furiosos, que allí tenía el Inga Guaynacápac, para que lo despedaçasen, pareciéndoles tras ordinario animal, o enemigo superior, pero viendo Candia las bestias que le arrojan, pide socorro al cielo i defensa a la Cruz, i al punto se fueron los dos animales a él trocando la fiereza natural en mansedumbre alagueña, i llegándose a él le alagaron i se rindieron a sus pies, blandiendo las colas como perrillos mansos. Candia animado con esta maravilla les trajo la mano por las cabeças, i les puso la Cruz sobre las frentes, dando a entender, que el dueño de aquel milagro era la Cruz. Sin otros muchos Autores refiere este suceso el Oidor Solorçano. Los Indios creyeron que Candia era ijo del Sol, o venido del cielo, i le llevaron a su Tenplo del Sol que avía edificado Guaynacápac junto a la fortaleza de Tunbes, en que avía gran suma de plateros, i estavan las paredes cubiertas con planchas de plata, i aquellos grandes tesoros que en el capítulo antecedente referimos de animales, aves, peces, bagillas i jardín de plata i oro, que por confesión deste Pedro de Candia refieren Pedro Cieça de León, Gomara, Garcilaso i otros. Venerando los Indios a Pedro de Candia se bolvió después de aver visto los grandes tesoros al navío i refirió a sus doze conpañeros las portentosas riquezas que avía visto, i el milagro de la Cruz con las bestias fieras, i así tomó por armas este milagro, como después veremos, i entenderá las armas de Pizarro quien no las a entendido. Consultaron que convendría dejar en Tunbes dos soldados, para que mientras ellos ivan por gente a Panamá fuesen aprendiendo la lengua de los Indios, i se informasen del estado i condiciones desta tierra, para que quando ellos bolviesen allasen noticias i mejor disposición en las cosas. Llevolos Pedro de Candia, i dejándolos encomendados a los Caziques navegaron a Panamá. Autores dicen, que fueron costeando asta llegar aquí a Santa, pero no consta tal de las informaciones, sino que de Tunbes se bolvieron a Panamá llevando ventinueve mil pesos de buen oro, que con cosas de rescate avían adquirido los treze. De Panamá salió Francisco Pizarro para España, ayudándole en todo el Maese escuela Luque i Diego de Almagro. Gomara dice, que Luque i Almagro le dieron mil pesos de oro que buscaron prestados; todo seria menester para ir a España. Llegó a la Corte, donde aviendo informado a su Magestad de los sucesos de su conquista, negoció el título de Adelantado mayor del Perú. Diole su Magestad el ábito de Santiago, azióndole Governador desta tierra i Capitán General del Perú i Tunbes, que asta entonces este fue su título. Trujo merced echa del Emperador por capitulación, que está inserta en una provisión Real del año de mil i quinientos i quarenta i uno, en que a los treze de la Isla del Gallo los azía idalgos,

197 si no lo fuesen, i a los que lo eran los azía cavalleros de espuela dorada; premio que estima el Español, i título que no remedia la necesidad, pues nobleza en los pobres es martirio en la onra, i como si fuera delito el ser noble, le sentencia la pobreza a que tenga la casa por cárcel, i a destierro de la plaça; a quantos decendientes destos les importará oy más siendo tan pobres, estar sin nobleza, que vivir con miseria, donde las obligaciones no permiten servir i condenan a no comer. Discretos los que sirven a Dios, que si derraman sangre, son mártires, i si conquistan un ánima, son Duques i Grandes en el cielo. Trujo consigo gente de Estremadura quatro ermanos i a fray Vicente de Valverde Religioso de santo Domingo; llegó a Panamá, alló con queja a Diego de Almagro, que aviendo sido su conpañero en el trabajo no le negoció parte en el onor, ni título en la conquista; reconciliolos Antonio de Gama Juez de residencia, con promesa que izo Pizarro de renunciar el título de Adelantado en Almagro, i pedir otro para sí. Mientras vienen navegando Pizarro i sus conpañeros, sepamos de Guaynacápac, que governava esta Monarquía quando bolvió Pizarro a España. Antes de morir Guaynacápac, llamó (cromo dicen Garcilaso, Gomara i Pedro Cieça) a sus deudos, Capitanes, Caziques i nobles, i les dijo, que él sabía por sus oráculos, que al duodécimo Rey de esta tierra se avía de acabar su Monarquía, i que él era el doceno Inga de este Inperio, i que así esperasen después de su muerte otros señores que avían de sojuzgar este Reyno los quales dentro de poco avían de venir siendo gentes no conocidas, i que destruyendo a los naturales se acabaría la religión i culto de sus ídolos, i que les dijo: Mirad que os mando que obedezcays i sirvays a estos onbres, porque será su ley mejor que la nuestra, ninguno tome armas contra estas gentes, antes le dareys socorros, dádivas i regalos. Esto pudo saber el demonio, viendo que ya ve nían de España soldados valientes, i deseosos de plata determinados a la conquista deste Inperio. Pero Antonio de Errera Coronista de nuestros Reyes dice, que en unos sacrificios avía días que los Indios consultaron un oráculo, i respondió, que guando reventase un bolcán que estava en la Tacunga, entraría en aquella tierra gente estrangera de región muy apartada, que mediante la guerra sojuzgaría aquellas Provincias; así sucedió como ellos la platicavan. I no se ará nuevo esto de pronosticar los demonios siglos antes, cosas de nuestra ley santa i misiones divinos, alabando sus ecelencias, i aconsejando los mesmos demonios a su pesar sus observancias, a los que (demás de varias ocasiones, que refieren graves Autores i santos) uvieren leído a san Procopio Mártir, i al

198 venerable Surio, que refieren, que en el año de dos mil i novecientos i noventa i ocho, que en buena Cronología sucedió dos mil i docientos i un años, antes que naciese nuestro Redentor, pues según el Martirologio Romano en la Calenda, nació el año de cinco mil i ciento i noventa i nueve de la creación, como Baronio prueba, según la suputación de los tienpos de los setenta Intérpretes: cuya cuenta sigue las más vezes la Iglesia, como dice san Augustin mi Padre i Juliano Epíscopo Toletano. Pero si sucedió lo que diremos, siendo Juez del pueblo de Dios Aelon, o como leen las Biblias Romanas i Beda, Ahialon, en cuyo tienpo floreció la Sibila Cumca, i era Pontífice Saraya, dice Pedro Opmero fue año de dos mil i setecientos i setenta i dos: lo mesmo dicen el Padre fray Juan de Pineda i Rodrigo Zamorano, i así sucedió la cosa dos mil i quatrocientos i ventisiete años, antes que naciese Cristo nuestro Redentor. Dicen pues san Procopio i Surio, que siendo Juez del pueblo de Dios Ahialon del Tribu de Zabulón, quando la Sibila Cumana profetizava i en Italia reynava Fauno; en la mayor Asia avía un pueblo llamado Zirico, acometiéronle los Argonautas, i venciéronle, i en acimiento de gracias, consultaron al Oráculo Délfico, que servicio arian, que fuese grato a su Dios, i a qual le consagrarían Tenplo: i respondió Lucifer en el Oráculo: Dedicad el Tenplo a una Virgen santísima Madre del Eterno Dios, linpia de culpa original, fuego Santo, la qual en los venideros tienpos tendrá por suyo el mundo. Pelbarto dice, que Otaviano Augusto pocos años antes que Cristo naciese, pues nació en el año quarenta i dos de su Inperio, consultando a su Oráculo, le preguntó ¿quién le sucedería en su Inperio? i le respondió: Dedícale un Tenplo a un niño eterno, que sucederá en tu Inperio, ijo de un Dios que eternamente vive, engendrado sin tienpo, que a de nacer dentro de pocos años de una Virgen entera linpia de toda culpa, i preservada de toda mancha. Quiere Dios que los mesmos demonios confiesen nuestros misterios, i sean pronosticantes de nuestra ley, ya porque todos confiesen a su Criador, i ya porque como dijo san Pablo, conviene a nuestra Fe, que publiquen las verdades de nuestra Iglesia, aun los escluidos de la gloria, i califiquen las aciones, pues tal vez (locura ciega) puede más con un Gentil una verdad dicha por el demonio, que un articulo de nuestra Fe repetido por la Iglesia. Dígalo San Cipriano, que siendo Mago encantador idólatra, nunca creyó milagros, ni le convirtieron Evangelios, i viendo que con sus encantos no enamoró a Justina, ni sus echizos lastimaron su castidad, preguntó al demonio la causa de no poder su mágica, i el modo como alcançar el efeto; respondiéndole que sus artes no estendían su jurisdición en los que

199 adoravan a Cristo, creyó en él juzgándole por Omnipotente; lloró su culpa, i mereció ser Mártir; fineza que consigue la gracia por medios estraviados de la providencia. Suelen las más vezes los demonios, como tan grandes Filósofos, colegir de lo que ven de presente, lo que podrá suceder de futuro, aciertan algunas cosas i mienten en las más. CONTINUASE LA MATERIA DEL CAPITULO ANTECEDENTE Murió Guaynacápac, i mataron mil personas de su casa, para que lo fuesen a servir a la otra vida, i a porfía pleyteavan el morir; ellos decían, que por amor que tenían a su Rey, i no era sino por ir a mandar; que los privados de los Reyes el noviciado pasan en Palacio, i van a profesar al infierno, o en castigo de lo que adulan en vida les negocia la muerte su misma adulación. Dejó parte de sus riquezas a sus ídolos, i dejó nombrado por sucesor de su Reyno a Cusi Guáscar, Inga ijo suyo mayor i avido en su ermana, que por anbos títulos era el forçoso eredero. Cusi Guáscar Inga, quiere decir la soga del contento, i llamáronle así, porque el día que nació se acabó aquella tan nonbrada soga de oro, de cuyo largo i grueso, dicen los Escritores era tal, que seicientos Indios orejones, que eran los de mas fuerças, no la podían alçar. Si la laguna de Chuquito, donde dicen la echaron porque los Españoles no la gozasen, nos la echara fuera lo creyeran los que la desean. Siendo pues este el eredero del Reyno, le coronaron sabida la muerte de su padre; más Atagualpa ijo bastardo menor, pero de mayor ánimo i de coracón valiente, viendo que su padre moría en Quito, i su ermano Guascar Inga era de coragón pacífico, i estava en el Cuzco, quiso tiranizar el Reyno, i allando a su devoción los egércitos que en Quito aconpañavan a su padre, se coronó por Rey, i enbiando millares de Indios con los más arriscados capitanes al Cuzco, alteró con promesas, amenaças i dádivas a los Indios, i aviendo dado aquella memorable batalla de Quipaypán junto al Cuzco, donde como dice el Palentino murieron de anbas partes más de ciento i cincuenta mil Indios, mandó a prender a su ermano Guáscar, i pasó a cuchillo, dando crueles muertes a quarenta i tres ermanos suyos ijos de su padre Guaynacápac. Imitó en esto al cruel Abimelech ijo de Gedeón, que fue juez en Israel, que mató 70 ermanos suyos legítimos, siendo Pontífice Bocchi, i porque en el número se asimilasen anbas, mató Atagualpa a todos los ijos de su ermano el Rey Guascar, ecediendo a Erodes, en que por su orden matavan los Capitanes asta las mugeres, que se decía estar preñadas de su ermano; sola una ija

200 escapó la diligencia de la muger de Guáscar, que después casó con Sayritúpac Inga, llamada Coya Cuxi. ¡O anbición madre de crueldades i madrastra de naturalezas! No se contentó la anbición de Atagualpa, con derramar tanta sangre de inocentes por estirpar todo sucesor legítimo, o pretensor de esperança, pero a quantos demostravan devoción el Inga Guáscar los pasó a cuchillo. Prendieron a su ermano Rey eredero, i lleváronsele a Xauxa, dándole a beber orines i a comer suciedades i sabandijas; en Xauxa lo encarcelaron, pueblo al Oriente de Lima i convezino a su comarca, i allí con guardas i seguros le degemos preso. Quando le vino correo con la relación de los Españoles a este cruel Atagualpa, que atentas oían sus mugeres, i ponderando el Indio la gala i bizarría de los Españoles se alegraron las más; cosa que le causó tan grandes zelos, que como dicen Autores las izo pasar todas a cuchillo, tan cruel es como esto un tirano codicioso i un idólatra enamorado. El tirano Atagualpa aunque le vencieron los de la Puna, i salió erido de la batalla cautivandole seicientas personas; vino sugetando a su dominio todas los tierras asta Caxamarca, i mientras llega a este pueblo, veamos lo que sucedió a nuestros Españoles. Navegando Pizarro tuvo tan recias tenporales, contrastes de mar i vientos del Sur, que le obligaron a saltar cien leguas antes de Tunbes. Bolvió el navío a Panamá por gente, i él i sus compañeros, que eran ciento i sesenta i nueve, los sesenta i quatro de a cavallo, i los 105 de a pie con el Padre fray Vicente, i Juan de Sosa Clérigo; caminaron a pie por tierra padeciendo tanto, co, mo la primera vez, i añadiéndoseles una gran enfermedad de berrugas, o pupas casi tan grandes como nuezes, penosos vultos en las partes del rostro, que les causavan rabioso dolor i sangre, de que murieron muchos, i les era fuerça al pasar los grandes ríos de los Quigimies, que los sanos cargasen a los enfermos. Por estas cosas dicen los Autores estrangeros, que los que ganaron estas tierras, eran locos, necios i porfiados. Yo diré que eran valerosos con deseo de fama, i enpeñados en continuarlo con codicia del interés. En el camino cogieron oro i plata, de que enbiaron después venticinco mil ducado en oro a Diego de Almagro, con que acreditó su conquista. Gomara dice, que eran veinte mil pesos de oro, enbiáronselos a Almagro, que se quedó en Panamá para que les enbiase socorros. Pizarro i su egército se fue a Coaque, pueblo conjunto a cabo de Pasaos, cuyas sierras altas se llaman de Coaque; no se si después de las reduciones a quedado este pueblo. Izo alto el egército en Coaque, i allí començó Pizarro como Governador, Adelantado i Capitán General del Perú i Tunbes, (que por entonces no tuvo más

201 título) a proveer autos, i fue el primero en catorze de Abril del año de mil i quinientos i treinta i uno ante Juan Alonso Escrivano del armada, i en él nonbra oficiales Reales; por Contador a Blas de Atiença, por Veedor a Francisco de la Serna i por Tesorero a Ernán Gonçales; después lo fue Nicolás de Ribera. Don Francisco Pizarro no sabía escrivir, sólo ponía dos rúbricas, apartada la una de la otra, i en medio firmava su Secretario por él, i ponía Francisco Pizarro, que nunca quiso firmar Don Francisco. En diez i seys de Abril izo información Pizarro de lo que avía sucedido de Alonso de Molina i de Fulano Xinés, que dejó en Tunbes la primera vez que allí llegó. E aquí los dos que faltan de los trece. Examinó por un Intérprete a Guantanguador, i a Tinguivir, i a Drinacan, i a Conton, Indios principales de las pesquerías de Tunbes, i estos declararon que los avían muerto los Caziques, Guaya, Sulpela, Yapan i Cotoy, i que estos i sus gentes avían sido en la muerte de los dichos Cristianos; i preguntándoles como, o porque los avían muerto, declararon que después de una borrachera los avían ido a matar, i que con palos les avían achocado, sin que asta entonces les uviesen echo aquellos dos Cristianos ofensa, ni disgusto. E aquí el fin i muertes de los dos que faltan de la Isla del Gallo, i los nonbres. Otro auto proveyó en ventidós de Abril, en que mandó azer sello Real, i le entregó a los oficiales Reales; era un león con una Cruz en la mano, con unas letras que decían alrededor, Enperador Carlos. Escogió estas armas (según se dice) por el león que en Tunbes quando saltó Candia en tierra se umilló a la Cruz; dejó en el sello Real la memoria del milagro, i el reconocimiento de su gratitud. Otro auto proveyó, en que con acuerdo de toda la conpañía adjudicavan a su ermano Ernando Pizarro su Tiniente General seys partes de todo lo que se uviese, i al pie estavan las firmas; pondré las de aquellos a quien los Escritores no an nonbrado, i si en otras aciones los nonbran, no ponen que fueron destos que primero saltaron, i tantos sirvieron; culpa grande, pues a estos se le debe el Reyno, i quedan enterradas sus memorias, por no aver visto los escritores estos autos originales. Son pues los olvidados los siguientes: Juan de Escobar, Ernando Alonso Meese de Canpo, Sancho de Marchena, Diego Palomino, Martín de Padilla, Juan de Coto, Gonçalo Milanés, Alonso Domínguez, Juan de Guzmán, Andrés de Tablada, Juan Vicaufo, Baltasar de Contreras, Diego Maldonado, Juan Cortés, Antonio de Cuevas, Juan Gutiérrez, Juan de Tiedra, Francisco Díaz, Francisco de Vargas, Diego Melgarejo, Juan de Betanços, Juan Sededo, Pedro de Linpias, Job Fernández, Pedro de Cuerba, Gil Pineda, Cristóval de Grado, Diego Delgadillo i Alonso Ximénez Calderón. Salió de Conque, i padeciendo

202 trabajos, aunque consolados con los pillages, llegaron a Puerto Viejo, i estando allí vinieron Sebastián de Venalcaçar i Juan Fernández con gente i cavallos de Nicaragua. Llegaron a la Isla de la Puna después de sus trabajos, donde se dio una batalla; i murieron muchos Indios en la refriega, i tres, o quatro Españoles, siendo muchos los eridos, i Ernando Pizarro en una rodilla, de que llegó a mayor daño. Peleose en tierra, i prendieron al Governador de la Puna, los Indios cercaron a los Españoles,i con canoas i balsas pelearon contra nuestros navios, i al fin vencieron los nuestros, cogiendo gran despojo, que luego repartió, porque no quisiesen parte los que venían con Fernando de Soto de Nicaragua. Alló Pizarro seicientas personas cautivas, que los de la Puna, defendiendo la parte de Guáscar Inga avían vencido a los de Tunbes, que azian la parte de Atagualpa, que salió erido, i se fue a Cajamarca. Cogieron quanto oro i plata pudieron aver a las manos, que fue en ecesiva cantidad; despojos de su batalla, i logros de su codicia. Deste saco enbió Pizarro mucho oro i esmeraldas a Panamá, i dádivas a Castilla, pasó a Tunbes, que es tierra firme, i cogió despojos. Gerónimo Besono ilustrado por Teodoro de Bri con imágenes finas pintó mejor las estanpas, que las mentiras, pues dice que los Indios esparcieron oro por las playas la segunda vez que bolvió Pizarro de Panamá a Tunbes, i que al tienpo que lo ivan a coger los Españoles mataron a muchos los Indios, i que izieron lo mismo en otra Isla antes de la que llaman del Gallo. Todo es falso, porque ni les arrojaron oro, ni cobre, ni mataron Español, i lo que sucedió a Pedro de Candia la primera vez que llegó Pizarro a Tunbes, lo pone sucedido la segunda vez que bolvieron; i de las riquezas que vido Pedro de Candia en Tunbes en el tenplo del sol, i en la casa de Guaynacápac (después de encarecer que fueron las mayores que la imaginación pudo pensar, i que de verlas Candia quedó tan espantado, que pensó que era sueño) dice que vido a la puerta Candia unos animales que parecían leones, i dos tigres mansos; que como este Autor huele a poco Católico, no puso el milagro de la Cruz, i quiere más, que los animales fuesen mansos, que no que la Cruz aga maravillas, i entre otros dislates dice que Pizarro con ciento i cinquenta soldados llegó al Puerto de Guancavelica, donde dice que se fue a retirar, i se izo amigo del Cazique. Buen dislate, pues está este pueblo más de ochenta leguas del mar al Oriente de Lima, i mas de docíentas i cincuenta Norte Sur de Tunbes, i de la Puna i del se saca el agogue para los beneficios de lo plata que ay en Oruro i en Potosí. Mientras descansa Don Francisco Pizarro en Tunbes, sepamos lo cierto en materia tan reñida, sobre quales fueron los trece tan

203 celebrados de la Isla del Gallo; ay confusión en cinco, o seys, i ningún Autor escrive con claridad, o añadiendo conforme tuvieron las relaciones, o no poniendo los verdaderos por falta de relaciones auténticas, de que a nacido la confusión. El Presbítero Gomara ablando de los trece, dice solamente: Uyeron de Pizarro quantos con él estavan, sino fueron Bartolomé Ruiz de Moguer su Piloto i otros doce, entre los quales fue Pedro de Candia Griego. Muy corto anduvo Gomara, siendo tan cercano a aquellos tienpos, aunque no devió de tener más anplia relación en Mégico, donde escrivió i estuvo. Augustin de Zárate pone los nonbres de solos nueve, i dice, que fueron doce los soldados, i que con Don Francisco Pizarro fueron trece, diciendo: Solos doce onbres se quisieron quedar con Don Francisco Pizarro; los nueve que nonbra son los siguientes: Nicolás de Ribera, Pedro de Candia, Juan de la Torre, Alonso Briceño, Cristóval de Peralta, Diego Alonso de Trugillo, Francisco de Cuéllar, Alonso de Molina i Bartolomé Ruiz. Estos mesmos pone Garcilaso, i añade otros dos, al uno llama Alonso, o Gerónimo de Ribera, a quien dice que llamavan Ribera el moço, a diferencia del otro Ribera; pensó mal, porque éste se llamava también Nicolás de Ribera, i por eso los diferenciavan, llamándolos el viejo i el moço; éste vino mucho después pasados más de tres años, i no se alló en la Gorgona, ni en la Isla del Gallo, ni en lo de Cajamarca; era natural de Vitigudino junto a Salamanca, de quien oy ay en Lima ilustre generación; el otro que añade, es a Francisco Rodríguez Villafuerte, vezino del Cuzco a quien no se alla en otro Autor, ni le e visto en otro escrito. Antonio de Errera Coronista de su Magestad pone trece, i sin estos a un mulato, añadiendo cinco Españoles, a ocho de los que refiere Agustin de Zárate, i déjase uno que Zárate pone; los que añade son: Domingo de Seraluse, Pedro Alcón, García de Xeréz, Antonio Carrión i Martín de Paz, i olvida a Diego Alonso de Trugillo, que es en quien jamás se puso duda, ni del puede aver questión. A quien en esto se debe dar más crédito, es a Augustín de Zárate, que siendo Contador del Consejo Real, le enbió a este Perú el Emperador a fundar la Audiencia de Lima, año de mil i quinientos i quarente i quatro por Contador de mercedes, i sabría bien por los títulos, mercedes i provisiones, quales eran los nonbres destos trece, porque Gomara i Antonio de Errera escrivieron ausentes, i sólo por relaciones, i lo mesmo Garcilaso, pues salió niño del Perú, i escribió en España. Los tres que deja de nombrar Zárate, son los que se desean conocer, estos dice que se quedaron en Tunbes a quien mataron los Indios. Yo quise dar otro paso adelante, i allé aquel auto original de Don Francisco Pizarro, que ya referí, donde en el pueblo

204 de Coaque izo la información contra los Indios de Tunbes, por aver muerto a los dos soldados, que dejó allí la primera que estuvo, para que aprendiesen la lengua, i se informasen de las cosas de la tierra; el otro que dice Zárate, se quedó sin su licencia, a quien mataron los Indios, con esotros dos que Pizarro dejó, y así con aquel Ginés son ya onze los que se saben destos trece. En el otro auto, que es el quarto, que ya referimos, proveyó Pizarro a petición de toda la conpañia, que de todo lo que se adquiriese en pillages, se le diesen a su ermano Ernando Pizarro seys partes, i allí firman todos los que venían con Pizarro, i no ay los nonbres de Seraluse, Alcón, Xeréz, Carrión, Paz, ni Villafuerte, i así el uno que falta, o murió desde la Isla del Gallo asta Tunbes, o en Panamá después que bolvieron; porque los que añade Errera i Garcilaso, no pueden ser de los trece, porque los tres, o quatro que ellos nonbran, fueron conocidos acá i tuvieron ijos, o encomiendas, i no se allan sus nonbres en las firmas; evidente prueba, de que vinieron después del año de treinta i uno, o eran de los que se bolvieron desde la Isla del Gallo con Tafur a Panamá. Lo cierto es, que de los trece murió el uno desde la Isla del Gallo asta Tunbes, o en Panamá de buelta de viage. El Licenciado don Francisco de Córdova en su istoria del Perú, dice que Pedro Alcón enamorado da la Capullana, viendo que le bolvfan a Panamá, murió alli loco de amores, i como deste, ni de Ginés, ni del otro que se quedó sin licencia en Tunbes no quedó ijo, ni eredero, que pidiese mercedes a la Audiencia, por eso no supo sus nonbres Augustin de Zárate, ni se platicava dellos, con ser así, que vino Zárate doce años después que sucedió lo de los trece; inprimió el año de 1555, quarenta i seys años antes que Antonio de Errera, i cincuenta i dos años antes que Garcilaso. Finalmente de todos trece, solos nueve quedaron vivos, que son. Don Francisco Pizarro natural de Trugillo en Estremadura, valiente coragón, i nacido para resoluciones grandes. Piensan que le afrentan los que escriven, quando con baldón le ponen, que era ijo natural de un idalgo de Trugillo, i que guardava puercos en las çaurdas de su padre, i no advierten que se realça más su gloria, pues no a sus pañales, ni a su criança, sino a su valor de su magnificencia, se le debe este nuevo mundo opulentísimo. Lean a Juan Testor Ravisio en su oficina, i verase, que el gran Taburlán siendo niño criava puercos, i siendo onbre fue Rey de los Sitas. Teléfanes de carrero subió a ser Rey de los Lidos. Lamisión fue allado en una asquerosisima picina, i subió a ser Rey de los Longobardos. Tolomeo de estado vil, i de guardar ganado, fue a Rey de Egipto i Príncipe de la Astrología, Valentiniano ijo de un torcedor de sogas fue Emperador. Ventidio

205 como dice Gelio, de albeitar subió ser Cónsul de Roma; i Pizarro el más leal de las naciones, i el coraçón más determinado de las gentes mereció más, i sólo subió a título de Marqués, acabando en él su estado, i desdorando el tiempo sus memorias. Si escogiesen, dijo Séneca los onbres su fortuna, sus padres i sus suertes, ninguno naciera umilde, ninguno pobre, todos fueran dichosos, prósperos i Reyes; pero más gloria merece, dijo san Juan Crisóstomo, i mayores onras, el que naciendo con abatido principio se ace por sus obras ecelente, que aquel que naciendo de prosapia magnífica, nació para ser abatida i contentible. Los otros doze fueron Nicolás de Rivera el viejo, natural de Olvera en Andaluzia, ijo legítimo de Alonso de Ribera, natural de Sevilla, Alcalde que fue de la Torre del Alaquime i Capitán de Olvera; fue casado con Beatriz de Laredo i Esquivel, ija de Francisco de Laredo, Mayordomo mayor que fue de los Reyes Católicos Don Fernando i Doña Isabel; deste Nicolás de Ribera el viejo, que casó con Doña Elvira de Avalos señora noble, son ijos Don Juan de Avalos i Ribera del ábito de Calatrava i Don Joseph de Ribera, cavalleros vezinos de Lima, de quien an procedido illustres sucesores, en quien vemos los ábitos de Santiago, Alcántara i Calatrava. Los otros de los treze fueron Juan de la Torre natural de Venavente en Castilla la vieja, avezindose en Arequipa de quien quedó lustrosa generación. Pedro de Candia de nación Griego. Bartholomé Ruiz, que era el Piloto natural de Moguer en el Condado. Alonso Brizeño natural de Venavente. Cristóval de Peralta Andaluz natural de Baeça. Diego Alonso de Trugillo natural de Trugillo en Estremadura i Francisco de Cuéllar, natural de Cuéllar en Castilla la vieja. Demanera, que de los trece se conocen por sus nonbres los onze, contando con Alonso de Molina a Ginés, que mataron en Tunbes. Los otros dos pues no están sus firmas en el auto de Pizarro, murieron, o se quedaron en Panamá. Bolvamos a saber de Pizarro, que dejamos en Tunbes. Enbió don Francisco Pizarro tres onbres, al Capitán que en Tunbes tenía el Inga, pidiendo paz, i al punto los sacrificaron los Indios a sus ídolos i huacas. Irrito esto tanto a Pizarro i a sus Españoles, que izo grandes matanças en los Indios siendo el despojo i pillage de grandísima cantidad de plata i oro, salió Pizarro con su egército para ir azia Cajamarca en busca del Inga Atagualpa, que sojuzgando Provincias marchava azia el Cuzco. El mes que salió nuestro canpo, i quiçá el mesmo día se vio segunda vez el prodigio de los soles en Europa, pues como dice Ugo Caroneo en sus Efemérides a quien alega el Padre Jacobo Gaulterio en su Cronogralía a doce de Mayo de mil i quinientos i treinta i uno se vieron dos soles poco después de

206 aver salido el sol, que nos da luz; i no será desacuerdo, pensar que mostró Dios este prodigio, porque se avía de mudar esta Monarquía saliendo de la oscuridad de sus ídolos i Reyes idólatras, i avía de entrar la Fe i nuestros Reyes Católicos, donde se viesen dos soles claros al amanecer deste Perú, tales como son la Monarquía de la Iglesia i la de nuestros Reyes; soles que alunbran verdades i luces que reparten justicias. Sienpre se an visto prodigios en mudanças de Monarquías. Dejo para otro lugar las que se vieron en Palestina, quando los Ebreos la perdieron, la espada en el cometa de fuego, aquella claridad mayor que la del sol, que salió del altar a las nueve de la noche, la baca que en el altar parió un cordero, los egércitos armados en los ayres, i los demás prodigios espantosos, que afirma Josefo, i refiere el Cardenal César Baronio. Léanse los Autores que ablan de las grandes Monarquías i sus postres, i verán los prodigios que mostró el cielo quando se acabaron las de los Persas, Medos, Troyanos, Griegos i Españoles, que sienpre muestra el cielo con visiones espantosas i meteoros raros quando se truecan Monarquías, o Inperios. En la conquista de Mégico se vido la llama piramidal que echó centellas un año, quemose el Tenplo del Dios principal; la laguna ervía como agua en fuego, i el año de mil i quinientos i onze aparecieron en el ayre onbres armados, que peleavan unos con otros; cogieron un ave a manera de espejo diáfano, por el qual se vian estrellas de día; i bolviendo a mirar, vieron onbres puestos en esquadrones en forma de guerra, i aquella Aguila que abló al Enperador Moteçuma le pronosticó su caída; cosa que tan repetida se alla en los escritores de Mégico. Destos i otros portentos abla dilatadamente en su Monarquía Indiana el Padre Provincial fray Juan de Torquema da, i no a avido trueque de Monarquía, donde no se ayan visto raros portentos para avisar Dios a los que a de castigar, o señalar mercedes a los que a de favorecer. En este Perú uvo los pronósticos del Inga Guaynacápac, que a él le digeron sus oráculos, i él repitió, como dejamos dicho, a sus Indios. En el Cuzco parió una India dos niños, uno blanquísimo i rubio, i otro muy negro i crespo; i pidiendo al demonio la declaración de aquel prodigio les respondió, que ya venían por la mar gentes blancas i negras, que los avían de sugetar i quitarles el Reyno. Un Ave de diversísimos colores estando los Indios en un gran sacrificio en el Cuzco les dijo: Presto se acabarán vuestros sacrificios, i por muchos días se vido a la parte de oriente un cometa i una pirámide de fuego. Con el dicho de Guaynacápac, que tanta autoridad tenía entre ellos, i se dice que venía por tradición desde Mancocápac primero Inga, i con estos portentos anduvo, todos los Indios del Perú atemorizados; i

207 luego que oyeron la nueva de que avían aportado a sus tierras nuevas gentes, se estremecieron todos. Pizarro por agradar al Inga Atagualpa dio libertad a las seyscientas personas cautivas que allá en la Puna, que avían sido de su parte quando en la batalla salió Atagualpa mal erido en un muslo, que le obligó a irse a curar a Cajamarca, pero los Indios olvidaron el beneficio porque les quitavan sus mugeres i sus ropas, i fueron con sus quejas a Cajamarca. El Inga Atagualpa oyendo las muertes i robos, que los nuestros avían dado a los Indios en las Guasávaras que referimos i en los pillajes de Tunbes, tuvo por cierto que ya se cunplía el pronóstico de su padre; i dice Garcilaso que mandó a todos sus Indios, que no iziesen ningún mal a los Españoles, que así lo avía mandado antes de morir su padre, i que les iziesen todo el regalo i buen pasaje que les fue posible. Llegó la nueva de la llegada de nuestros Españoles a Xauxa donde estava preso el legítimo Inga Cusi Guascar, en tienpos que él i los que seguían su parte se ocupavan en azer sacrificios, i dar oblaciones al Dios Viracocha que, como se dijo, creían que era el ídolo que enbiava soldados del cielo a defender agraviados i a vengar ofendidos. Al punto que supo el Guáscar Inga, que Don Francisco Pizarro i los suyos venían conquistando la tierra, quitando vidas i cobrando oro, tuvieron por certísimo que el Dios Viracocha los avía enbiado, i que eran de los cielos venidos a su desagravio, i por esto llamaron a los Españoles Viracochas, vocablo de su lengua materna i nonbre de su Dios Protetor, i se les a quedado el nonbre. Debió de soñar Gerónimo Bezono Milanés quando dijo, que no se persuaden los Indios a que los Españoles son como los otros onbres, porque gente tan feroz i tan inumana, no puede ser decendiente de género umano, sino que nacieron del mar, i que por eso los llaman Viracochas, espuma del mar; abló como ignorante. Y Gomara no advirtió que en las tierras junto a Panamá no se abla la lengua general, i que Viracocha es vocablo de la lengua Quichua de los del Cuzco, que a saberlo, no digera, que allá pusieron a los Españoles el nonbre de Viracochas por baldón, pues por pensar los Indios parciales de Guáscar Inga, que eran deidades, les dieron renonbres de sus Dioses, i siendo entre ellos título divino, quiere Bezono que sea nonbre infame. Pobló Pizarro la ciudad de Piura con título de san Miguel, para que tuviesen los Españoles, que aguordavan de Panamá, acogida, i los que ivan a conquistar allasen retirada; nonbró Alcaldes i Regidores, i salió para Cajamarca a quatro de Setienbre; ay desde Piura a Cajamarca largas doce jornadas. Enbió Guáscar un Cazique a Pizarro con enbajada, allole pocas leguas después que salió para Cajamarca; la enbajada contenía; que pues aviendo oído

208 el Dios Viracocha sus clamores, le avía enbiado, que sin duda el i los suyos eran ijos deste Dios, i que así le fuese a desagraviar sacándole de la prisión i restituyéndole en su Reyno. Con esto publicó Pizarro que iva a castigar traydores i a desazer agravios. Llegole nueva a Pizarro, de que avía llegado al puerto el General Benalcaçar, que venía de Nicaragua a conquistar esta tierra, pensando que Pizarro no avía buelto del viage de España, i como alló que ya iva Pizarro i los suyos a la conquista, uvo conciertos i permutas, i dándoles lo que avían gastado en el viage se bolvieron algunos i se quedaron los más; i a estos llamavan después, los pagados.

209 CAPÍTULO XVII PROSIGUE LA CONQUISTA, ASTA QUE MUEREN REYES INGAS PIZARROS I ALMAGROS, EN QUE AY SUCESOS I CASOS EGENPLARISIMOS Continuando Pizarro i sus conpañías la conquista destos Reynos, se acercó a Cajamarca, pueblo de grandes millares de Indios, en siete grados de altura Austral Norte quarta del Noroeste de Lima, donde se avía de ver con el Rey Atagualpa. Fue muy regalado el canpo de Pizarro en aquellos contornos, porque Alagualpa mandó (en conformidad de lo que su padre dejó ordenado antes de morir) que les iziesen toda amistad, como dejamos dicho, i deseava verse con Pizarro, para darle sus quejas en razón de las muertes i sacos que avían echos los Españoles en sus pueblos. Entró Pizarro en Cajamarca, i enbió a Ernando de Soto con enbajada al Inga, asegurando paz i conformidad, si dava la sugeción a nuestros Reyes, aziéndole saber por medio de un intérprete llamado Felipe Guancabilca Indio de la Puna, i de otro Indio Francisco natural de Poechos, como estos Reynos se los avía dado el Papa, cabeça espiritual i tenporal de todo el mundo, i todo aquello que por instrución le avían dado nuestros Reyes a Pizarro en que le puso la jurisdición, que para esto le avía dado Dios a san Pedro i a sus sucesores, que por ser muy larga no la pongo. Verase en el quarto tomo de las cédulas Reales inpresas en la página 226. El Inga respondió con sentimiento por los agravios echos a sus pueblos, i que él se vería el día siguiente con él en Cajamarca, donde se trataría de todo, i dándole un gran regalo a Soto, le despidió. Pizarro ordenó su gente, poniéndola en tres mangas, ocultándolas tras paredones i tapias, por Capitán de acavallo a Ernando de Soto, por General de la cavallería a su ermano Gonçalo Pizarro, i él se quedó por Capitán de la Infantería. El día siguiente entró el Inga en Cajamarca con inumerable multitud, así de Indios i festines, como de riqueza i magestad. Al entrar por la plaça en unas riquísimas andas, que lo más dellas era de oro i venía en onbros de Caziques, dejando orden, que quando un Indio iziese una seña, acometiesen a los Españoles. Salió a él el Padre fray Vicente de Valverde i le dijo, con intervención del intérprete, que el Sumo Pontífice, cabeça de la Iglesia i el Enperador supremo Monarca enbiavan al Governador Pizarro a advertirle de la verdadera Fe de Cristo Dios, que avía muerto por los onbres; i a que fuese su amigo en toda confederación del Papa i Enperador, pagándoles tributo. El Inga dijo, que no avío de

210 pagar tributo a onbres, ni dejar al Sol, ni a la Luna, que nunca morían, por el Dios que decían aver muerto; que sería amigo de tan grandes Monarcas, pero no tributario. I preguntando el Inga al Padre fray Vicente, quien testificava lo que le decía, para que él lo tuviese por verdad, le dio abierto un breviario; tomole el Inga en las manos, pensando que el breviario se lo avía de ablar, ogeolo, i como no lo entendió, ni vio que ablava, lo arrojó de las manos con irrisión. Dio voces el Padre Valverde, diciendo: Cristianos los Evangelios ollados, justicia i venganga sobre estos idólatras. Estavan los nuestros tras las paredes ocultos i prevenidos, salieron de repente soldados, perros, ruido de trompetas, voces de clarines i truenos de arcabuces, con que espantados los Indios no supieron que azer, quedando sin acuerdo. Arremetió Francisco Pizarro a las andas, i cogiendo de los cabellos al Ingaa lo derribó al suelo. Esta prisión fue por fin del año de 1531. Mataron los nuestros más de cinco mil almas, sin que los Indios pudiesen ofender, ni defenderse por el terror de los arcabuces, furor de perros, furia de cavallos, eridas de lanças, brillar de coseletes i morriones, cosas que en su vida avían visto, i creían ser deidades. Fue tal i tanto el orror i el miedo de los Indios, que oyendo se atropellavan, aogándose unos i acorralándose otros, que la pared que se les ponía delante la derribavan; tanta era la multitud de los que huían; i el Capitán Rumiñavi, que guardava las espaldas a los nuestros viendo la matança, uyó con cinco mil asta Quito. Prendieron a Atagualpa con prisiones de fierro: Concertaron su rescate, en que llenase medio galpón de oro i plata, i que le daria libertad. Esto se asentó con Pizarro, interviniendo juramento, o por lo menos promesa de Católico. Mientras juntavan los Indios la plata i el oro que se traía con priesa i en cantidades, trataron con buen respeto al Inga, pero el intérprete Felipe enamorado de la Coya, la muger mas ermosa del Inga, pudo a su seguro disponer su malicia causando miedo a Pizarro i a los suyos, con que el plaço que pedían para juntar el oro, era acer tiempo para que se juntasen innumerables egércitos de Indios i quitasen la vida a los Españoles, i que así convenía matar al Inga Atagualpa, con que se escusaría el peligro i se sosegaría la tierra; traças de un amor lacivo, invención de un coraçón diabólico. Entre miedo i duda se platicava esto entre los Españoles. Enbió Pizarro a Ernando de Soto i a otro soldado Pedro del Barco, porque así lo pidió el Inga, para que caminando asta el Cuzco viesen la sinceridad de su trato i lo falso de la calumnia. Por los caminos no sólo regalavan los Indios a estos dos Españoles, pero los adoravan como a dioses; fueron conociendo no aver coligaciones para guerras, sino que ivan llevando a Cajamarca muchas cargas de oro, i de esto

211 avisavan a Pizarro. Quando Atagualpa rezelava su daño, pedía a Pizarro lo enbiase a España, que él quería ir a linpiar los cavallos a nuestro Rey. ¡O quánto umilla la opresión, i como sabe castigar sobervias el cielo! llegó Soto a Xauxa i allá preso al legítimo Inga Cusi Guáscar, donde prometió a Soto, que si el traydor su ermano prometía por su rescate medio caserón de oro, él se le daría asta los techos, pues él tenía la mayor parte del tesoro de sus antepasados, i sabía donde estavan escondidos, porque castigase al tirano, i a él le pusiesen en posesión de su Reyno. Avisó desto Soto a Pizarro, súpolo Atagualpa i traço pasados pocos días una cautelosa estratagema: Vistiese de insignias tristes i de atavíos lúgubres, imitándole los pocos Indios que en la cárcel le servían. Supo Pizarro que el Inga estava de luto, i fue a verle con su ermano Ernando Pizarro, que era el que más acariciava al Inga; preguntole la causa de su tristega, i Atagualpa le dijo: ¿No quieres Governador que sienta la muerte de Guáscar, que aunque aramos contrarios, somos ermanos? murió Guáscar, i tiéneme muy afligido el sentimiento, Pizarro le consoló diziendo, que la muerte era natural en los onbres, i que Dios lo avría dispuesto para mayor bien suyo. Viendo Atagualpa lo poco que se avía escandecido Pizarro oyendo que era muerto Guáscar, des pachó a la ligera a Xauxa (pueblo que está leste oeste de Lima) i mandó que matasen en la cárcel a su ermano Guáscar, con que pensó que asegurava su Inperio, i que la promesa del salón lleno de oro no le aria daño. El mal Indio Felipe fue continuando amedrentar a los nuestros, alegando conveniencias si matavan a Atagualpa, i pedía en premio de sus servicios, que le diesen por muger a la Coya esposa de Atagualpa, que en la prisión le asistía. Los más Españoles deseavan su muerte, pero aguardavan ver cunplida la promesa del rescate del oro, o tener ocasión de matar a Atagualpa por infiel en la promesa; así corrían las cosas en Cajamarca mientras llegó Soto al Cuzco, vido grandes riquezas i Cruzes sobre el tenplo del sol; piénsase que se pusieron en el Reyno desde que Pedro de Candia amansó con la Cruz las bestias fieras; sino es que uviese quedado su estimación desde que vino el santo Apóstol, de que ablaremos adelante; pero yo entiendo que en adulación de los Españoles, fueron poniendo Cruzes en sus Tenplos los Indios. Entró Soto i Pedro del Barco en el Cuzco, donde los adoravan por deidades, asta que conocieron que eran onbres flacos, sugetos a lacivos gustos. Felipe en Cajamarca fingía ablar secretos con Indios Caziques, i como ninguno de los nuestras sabia la lengua, les pudo persuadir a lo que quiso, i continuando Atagualpa en llegar a la medida de la mitad del caserón que avía prometido de plata i oro,

212 tuvo por consequente su libertad. Pizarro con mucha cantidad de oro i plata, enbió a España los quintos, que de algunos despojos, i deste rescate le venían al Enperador, i otra gran suma de oro para sus pretensiones; enbió con todo esto a su ermano Ernando Pízarro i al Padre fray Vicente de Valverde. Luego sabremos lo que montó el oro i plata que ivan juntando i la que negociaron. El Inga Atagualpa sintió con estremo la ausencia de Ernando Pizarro, que le era muy protetor, asegurándose ya poca fortuna; i así pasados días aguardando Atagualpa su libertad, pues del medio salón se dio a todos los soldados su parte, no sólo consiguió piedad, pero faltándole en la Fe de Españoles, en la palabra de nobles i en la verdad de Católicos, le dieron garrote en la cárcel i le quemaron con título de traydor que se revelava. Fue esta muerte año de mil i quinientos i treinta i dos a tres de Mayo día de la Cruz. En uno i dos años an errado los escritores por no aver visto los autos originales de Don Francisco Pizarro. Los despojos que les cupo a una ecesiva cantidad, que montó (sin lo que ocultaron, que fue veinte veces más de lo que se manifestó) un millón trecientos i veinte i siete mil i quinientos i treinta i nueve pesos de buen oro; perteneció a su Magestad de sus quintos, decientos i sesenta i quatro mil, ochocientos i cinquenta i nueve pesos, i quedó líquido para la conpañíc un millón i cincuenta i nueve mil i quatrocientos i treinta i cinco pesos. Esta fue toda la gruesa de aquel pillage después de fundido linpio de liga i de escorias, como consta de los libros Reales que están en la Contaduría de Lima, como certifica el consejo de Indias i el Contador mayor de la Contaduría mayor de Lima Francisco López de Caravantes, i sin duda antes de fundirlo i de ocultarlo, serían los quatro millones de oro i plata, que afirma Garcilaso. Sólo llantos i lástimas de los Indios se oían en las plaças i en los campos. Iziéronse tan grandes crueldades en los Indios, que por no quebrantar coraçones no refiero. Véalas el que quisiere admirarse (si no es que no quiera afligirse) en el libro del Obispo de Chiapa fray Bartolomé de las Casas, intitulado, Destruición de las Indias; i la declaración de fray Marcos de Nise, que allí refiere, libro que se imprimió con licencia del Emperador para memorial; en él se verá como la codicia arrastra a la naturaleza; pues pudo más en los nuestros el interés la riqueza, que huir de desdorar las vizarrias que en usado en las otras tres partes del mundo los Españoles. Injusticia parece, si Dios no uviera escogido para egecutores de su justicia a nuestros Españoles el aver muerto i quemado a este Rey Atagualpa, i si le disculpa ésta que el mundo llama razón de estado, los prudentes conocen, que fue castigo merecido por los delitos grandes deste Rey tirano, Abimelech destas

213 tierras, fratricida de tantos ermanos i sobrinos; i así quiere Dios, que si el otro Abimelech le mató una muger, arrojándole una piedra en que molía desde una torre i lo mató; así ya que no le mató una muger a este Inga, fue su muger la causa de que Felipe el intérprete le negociase la muerte, i después ordenó Dios que matasen en Chile a este inico intérprete, por culpado en otra alevosía, que todo lo castiga el cielo, para poner espejos a nuestros desengaños en el mundo. El no desagraviarse, ni defenderse por entonces los Indios, fue favor evidente i disposición Divina, para que en estas tierras se introdugese la Fe Católica, pues nadie entiende si son encontrados, o consequentes los medios de la eterna providencia, que a no ser así, a puños de arena uvieran acabado los Indios a los Españoles; i pruébase con evidencia, pues poco antes, como queda dicho, al mismo Don Francisco Pizarro, i a ciento i catorce soldados le izieron retirar después de averle muerto algunos; a Diego de Almagro quando perdió el ojo, i allí a docientos i cinquenta onbres izieron a toda priesa dejar la tierra i valerse del mar. Estos Indios del Perú sugetaron a Chile, cosa que millares de Españoles en cien años no an podido sugetar; i si yo venço a Pedro, el qual venció a Juan, con más razón venceré a Juan, pues que vencí a Pedro. Los de Chile nos matan cada día, i rara vez cobramos lo que una vez perdimos. Estos Indios vencieron a los de Chile en aquellos mesmos tienpos, luego mejor nos vencieran a nosotros. Atribuiase todo lo que en Cajamarca se vido, a que Dios lo ordenó de manera, que Guaynacápac les uviese prevenido su pérdida, i que no tratasen de nuestra ofensa; i el aver permitido Dios, que tuviesen a los Españoles por deidades, i que estuviesen en guerras anbos Reyes, i que Dios los amilanó entonces, para que fuesen Cristianos aora, i propagándose el Evangelio, se introdugese la Fe, pues a no aver esto, no consiguieran muchos millares, lo que en Cajamarca acabaron tan pocas onbres; i sino véase, que iendo nuestros Españoles al Cuzco continuando su conquista i señoreándose de la tierra, coronándose por Rey Mancocápac II, deste nonbre, ermano tercero de los dos muertos, Guáscar i Atagualpa, condujo las Provincias i alborotó la tierra, i queriendo pasar a cuchillo a todos los Españoles en el Cuzco, viéndose sin remedio umano esperavan la muerte, o el augilio del cielo, pues como dice el Padre Acosta e quien a la letra refiere Garcilaso, Pedro Cieça de León, Juan de Betanços, el Maestro fray Alonso Fernández, i el Licenciado Francisco Caro de Torres, estando ya para perecer los Españoles, se apareció Santiago en un cavallo blanco con su insignia en los pechos (Cruz en espada, que el vulgo llama lagarto de Santiago) abraçada una adarga, i con espada

214 cortadora en las manos, quitando vidas i aziendo huir millares de Indios, que a votes decían: ¿Qué Viracocha es este que a todos nos mata con aquel rayo que en las manos trae? I así los libró Santiago quando perecieran todos, i continuándose aquellas guerras, que comunmente se llaman las del alçamiento general, porque todos los Indios del Perú se revelaron contra los Españoles. Refieren entre otros milagros que izo Dios en esta conquista, un dulcísimo favor de la Virgen, que según Tomás Bocio, Torquemada, Gomara, Botero, Cieça i el Padre Josef de Acosta, fue, que viéndose acosados de los Indios docientos Castellanos en el Cuzco, i retirándose asta que los encerraron en una casa, aclamando los Indios a fuego, encendida toda la casa, pidiendo los Españles socorros al cielo, se apareció sobre los techos visiblemente la Virgen María ermosisima, i encendiendo los Indios con achones, lo demás que faltava por abrasar, esta piadosa Señora, a quien llamavan afligidos nuestros Españoles, apagava con la sacrosanta boca las llamas, pasando de una parte a otra, i arrojando con sus sacrosantas manos pellas de nieve, con que apagava el incendio, i piedras i graniços, con que ería a la multitud de los Indios, que aterrados huían, i ciegos por los golpes que en los ojos recebian con el granizo i las piedras, conocieron valentía superior; no se quemó una paja, ni se lastimó un soldado, i confusos decían los Indios: ¿Qué muger fue aquella, que a todos nos venció? El Oidor Solorçano alega estos milagros, para probar la proteción que izo el cielo, para que nuestros Reyes poseyesen este Inperio, i dice que muchas veces se vio en nuestra defensa el Apóstol Santiago. Retirase a los Andes de Vilcabanba el inga Mancocápac, i dava por causa de su retirada (como dice Garcilaso) a sus Indios, que otro que aquel a quien llamavan los Españoles Santiago, no le obligara a dejar la guerra i esconderse en los montes. En Chile se apareció la Virgen Santísima aconpañada de un venerable anciano (como adelante veremos) i arrojándoles tierra a los ojos rendía a los Araucanos, que uyendo decían: Si vencemos a la muger que nos anda echando tierra, venceremos a estos Españoles; esta muger ermosa nos destruye. I quando Belalcasar, como refiere Errera, caminava a Ríobanba, i millares de Indios le ivan a matar, teniéndole celada armada Rumiñavi Capitan General, aviendo echo muchos oyos en parte por donde avía de pasar su egército cubiertos con ierba i llenos de estacas i púas, con agudas puntas; confusos los Españoles por no saber los intentos de los Indios, ni los daños de que se avían de librar, llamaron todos a la Virgen Santísima pidiéndole anparo, i luego se fue a ellos un Indio de su voluntad, saliéndose del campo contrario, i les descubrió los

215 desinios de los Indios i la celada de los oyos, aviso que se conoció ser milagroso favor de la Madre de Dios, a quien avían llamado. Otro tanto les sucedió en la Tacunga en otro oculto daño de oyos con púas agudas. No favorecía Dios a los Españoles, por las crueldades que usavan con los Indios, quando ni se defendieron en Cajamarca, ni les ofendieron en Tumbes, pues tan crueles lástimas, si Dios las permitió por sus secretos juicios, las castigó depués con egenplares sucesos; no le ganavan a Dios la piedad con las mentiras, robos, omocidios, incendios, adulterios i desafueros, pues ni guardavan palabra, ni tratavan verdad. Cometieron estos despeños la mayor parte de los primeros soldados, sin que algunos pocos algo temerosos de Dios, les pudiesen estorvar, ni los recelos del agravio i de la inpiedad los pudiese reprimir, i quales fuesen estos pocos, apuntándolo está el cielo con el dedo, pues vemos oy cinco, o seys casas de los decendientes de aquellos de Cajamarra, que en tercera, o quarta vida tienen renta, i conservan estimación, porque todas las demás ven sus nietos en Ospitales i sus erederos en últimas desdichas. Las que más an lucido en este Reyno, es la de Nicolás de Ribera el viejo, que admirándome yo, de que aya conservado tanto lustre con tantas ramas nobles i lustrosas, que proceden de aquel tronco, vide en cédulas Reales, que no se alló en el suceso de Cajamarca, porque avía ido desde Tumbes a Panamá por mandado de don Francisco Pizarro a conducir gente, i a traer armas í munición, i con estar ausente le guardaron su parte, quando dividieron el despojo, i al tienpo del morir izo escrúpulo, i con la licencia de su muger, i de sus ijos por vía de restitución fundó el Ospital de Indios de Yca, de quien oy es Patrón Don Nicolás de Ribera su nieto, i dejó casas en Lima, para que la renta fuese de los Ospitales de Lima i del Cuzco. Tanbién ay otras dos, la de Diego de Aguero, que oy tiene su Mayorazgo en Lima; i Juan de la Torre, que le tiene en Arequipa. Buen argumento es, para que se conozca, que castigó Dios a los demás. De todo se puede inferir, que los Reyes deben premiar tantos trabajos como los primeros conquistadores de Cajamarca padecieron, i tan ricas tierras como le ganaron. Dios les a castigado por algunas crueldades, dejando en ospitales sus ijos; i el no premiar nuestros Reyes, o sus Ministros, servicios de tan gran ponderación, viene del cielo; porque si a resultado en su servicio la conquista, cobran sus ijos los desafueros de aquellos conquistadores. Presto veremos los tristes fines de los que más trabajaron. Retirado Mancocápac o Vilcabanba, Quisquis, i Rumiñavi Capitanes Generales de los Ingas, viéndose sin Rey, aziéndose cabeças se alçaron, el uno por la tierra de Quito, i el otro por la del Cuzco. Don

216 Francisco Pizarro en Xauxa, quemó sin justificación a Chalcochima de la sangre Real, i en Lima a Tito Yupangui, con que se fueron revelando todas las Provincias de les Indios, començando en Guánuco Topa Inga de la sangre Real, aziendo robos i no perdonando alevosías. Uno de los ijos de Guaynacápac ermano de Guáscar i de Atagualpa (como dice Gualtero Raleg) se fue con millares de Indios Orejones, que eran los más valientes, i pobló aquella parte de tierra, que está entre el río grande de las Amaçonas, i el Baracoan, que se llama Orenoque, entre el estrecho de Magallanes, i el río de la Plata uyendo de las guerras. Crecía el egército Cristiano, porque al olor de las riqueças venían cada día de Europa. Aumentaronse en multitudes los Indios, acometiendo desesperadas resoluciones, por sacudir a los Españoles de su dominio i rescatar con las vidas de unos la trabajosa servidumbre de tantos. Apaciguose algo la tierra, i quedó en posesión destos Reynos nuestro Católico Emperador Carlos; i se acabó la Monarquía destos Ingas, porque retirado Mancocápac a Vilcabanba, no avía en lo restante del Reyno Inga, ni señor. A este Mancocápac mataron después con una bola en Vilcabanba. Sayritúpac su ijo dio la obediencia al Rey, i renunció su ación en nuestros Reyes en Lima. Cusitito murió en Vilcabanba. A Túpac Amaro ermano menor degollaron en el Cuzco. Acabose esta opulenta i poderosa Monarquía, aziendo Dios que pasase a otro más digno señor, que es nuestro Rey; cumpliéronse en ella los años de los Imperios, que los Astrólogos llaman Periódicos, i los sabios an esperimentado, así en Inperios antiguos, como en Monarquías modernas, que se cunple este término Periódico, o Ciclo, o como Platón lo llamó, Número Armónico, que es el año en que se muda cada Monarquía, o sease por influencia de los cielos, que por este año dan la buelta, o porque así a querido Dios que suceda desde que crió el mundo; dura él un término quinientos años, algunos más, o menos, i el otro setecientos pocas veces cunplidos. Le Monarquía de los Persas duró quatrocientos i noventa i un años. La de los Asirios quinientos i ventidós. La de los Atenienses quatrocientos i sesenta i nueve. La de los Lacedemonios, quinientos i treinta i siete. La de Roma governada por Cónsules, quatrocientos i setenta i uno, i tiranizada por Emperadores, quinientos i dos. Polonia i Ungría llegó a quinientos. Cartago, a setecientos; i esta del Perú duró quinientos, pocos más, o menos. Llegó su Ciclo, su término i número armónico, porque llegó la voluntad de Dios, i quiso quitar a la idolatría el dominio destas tierras i dárselo a la Iglesia Católica, cuyo debiera ser el mundo. Es para reir lo que dice Gualtero Raleg, i alega testigos Españoles, que se alló en

217 el Tenplo del Sol en el Cuzco, un pronóstico, que decía, que los Reyes de Ingalaterra avían de restituir en su Reyno a estos Indios, sacándoles de servidumbre i bolviéndolos a su Imperio; debió de soñarlo, o pronosticó su deseo, debió de usar de la figura Anagrama, que partiendo sílabas i trocando razones, aze diferentes sentidos el vocablo; Ingalaterra dividida la palabra, dirá Inga, i luego dirá la fierro, i de aquí debió de formar el pronóstico, diciendo, la tierra del Inga será de Ingalatarra, con esta irrisión se aze burla de Gualtero. PROSIGUESE LA MATERIA DESTE CAPITULO Don Francisco Pizarro i Diego de Almagro amigos tan beneficiados, i de tantos años aliados i conpañeros, aviendo jurado amistad perpetua i compañía indisoluble, aviendo dividido entre sí, en conformidad de cédulas Reales, los distritos de sus goviernos, para Pizarro desde el Cuzco a Quito, i para Almagro desde el Cuzco a Chile; Almagro salió para Chile del Cuzco, a doce de Setienbre de mil i quinientos i treinta i cinco, donde izo como valeroso en la conquista i aorcó al intérprete Felipe, aquel que atizó a Don Francisco Pizarro, para que diese garrote al Inga Atagualpa, por quedarse con su muger; con esto pagó su amor lacivo el Consegero omic ida. Pizarro, ausente Almagro, fundó la ciudad de Lima a diez i ocho de Enero del mesmo año de treinta i cinco i puso la primera piedra en la Iglesia, que cargó sobre sus onbros í el primer palo; finezas de Católico i muestras de Governador Cristiano. Pobló esta ilustre ciudad, como veremos más dilatadamente quando se able de Lima. Bolvieron de España el año de treinta i siete Ernando Pizarro, i el Padre fray Vicente de Valverde, que como digimos avían ido a llevar el tesoro que de sus quintos le avían cabido al Emperador, del saco i rescate del Inga, que no tuvo efeto. Diole a Ernando Pizarro el Emperador el ábito de Santiago i al Padre fray Vicente le izo Obispo de todo el Perú i primer Protetor General de los Indios, la fecha de la cédula en Valladolid a catorce de Julio de mil i quinientos i treinta i seys, i presentola en lima a doce de Abril de 1538, con anplias jurisdiciones para todas las defensas destos naturales; no se si pasó consagrado a este Reyno, ni si llegó a consagrarse, porque allo cédula su fecha a tres de Novienbre del año de mil i quinientos i treinta i seys en Valladolid, en que le manda el Enperador que pase luego al Perú sin las Bulas de su Obispado i que trate de que se agan Iglesias i se predique la Fe; que él toma a su cargo el despacho de las Bulas con su Santidad, para que se consagre, i presentó esta cédula en el Cabildo de Lima a dos de Abril de 1538, donde fue

218 recebido, í así tengo por cierto, que no se consagró, porque el año de quarenta i uno i el de quarenta i dos que murió, no uvo Obispo en este Reyno; secretos divinos, pues Ernando de Luque Maese escuela de Panamá, que fue el movedor desta conquista, i el que gastó su azienda en ella, si fue eleto en primer Obispo del Perú, como dicen muchos, murió en Panamá, sin ver la tierra que lo empobreció, ni el Obispado que debió de desear; i el Obispo Don fray Vicente que tanto trabajó, así en la conquista, como en llevar el tesoro al Enperedor, consiguió Obispado en que no se consagró, i vino a morir, como veremos presto. En España le dio la Reyna a Don fray Vicente cosas preciosas para ornamentos i adornos de Altares, piedad santa en Reyna Católica. Buelve Almagro de Chile después de aver echo aquella bizarría de ronper las cédulas, que sus soldados le debían fuera de las pagas, i contenían cien mil ducados. Bolvió por Agosto del año siguiente, quebrando la Fe del juramento i el sagrado pacto de la amistad, apoderándose Almagro con fuerça de armas i en guerra cautelosa, de la ciudad del Cuzco; diole batalla Ernando Pizarro, siendo el Capitán Alonso de Alvarado, en Abancay junto al Cuzco, i salió con la vitoria Almagro, puso en cárcel a Ernando Pizarro, i no valió el ser ermano del Marqués i su Tiniente General para sentenciarle a muerte, pero al darle garrote valieron ruegos, i dejole vivo. Enbió el Marqués canpo contra Almagro, dale batalla Ernando Pizarro, i después de muchas muertes de Españoles, fue vencido Almagro, i conforme al orden que el Marqués avía enbiado a su ermano, le dio garrote en la cárcel i lo izo degollar el día siguiente en la plaga pública, sin que valiesen ruegos, ni le aprovechase la vitoria de Avancay, contra Alonso de Alvarado. Esta enemiga les començó a Ernando Pizarro i a Almagro en Panamá, i les duró asta morir; que en coraçones mundanos las amistades son bienes muebles i los odios bienes raíces, o censos de males con réditos de venganças. Izose justicia del, año de mil i quinientos i treinta i ocho, sin que uviese quien le arrojase un paño negro en su cadaalso; enterrolo en la Merced a escondidas un negro esclavo del mismo Almagro; dejó por su eredero, no a su ijo Don Diego de Almagro avido en una India de Panamá, sino al Enperador Carlos V, i quien ronpió las cédulas que contenían cien mil ducados, no tuvo un peso para que aquel día le digesen una Misa. Asimilémosle a Xerxes, que sugetó a Egipto, venciole después Temistocles, i degollolo Artábano, a quien él quiso degollar; echos que aconseja el miedo, que el perdonar fue sienpre la mayor valentía. Ajústase a éste el adagio que refiere Auto Gelio: oro Tolosano i cavallo Seyano, porque lo uno i lo otro fue causa de las

219 muertes de sus dueños, i sobrándoles en vida, no tuvieron un moravedí en la muerte. Diego de Alvarado amigo íntimo de Almagro, va contra Ernando Pizarro a España a acusarle ante el Enperador por la muerte de Almagro, i muere Ernando Pizarro después de larga prisión, que tuvo en la mota de Medina, díjose que con iervas venenosas. Estas cosas sucedían en el Cuzco, quando en Lima tuvieron cercado seys meses al Marqués los Indios revelados del algamiento general de Mancocápac, siendo el asedio penoso i la vitoria contingente, porque ya conocían los Indios que los Españoles morían i que sus cavallos se cansavan, que pecavan como onbres i tenían peores costunbres que los Indios. Tuvo el Cazique i Capitán General Camacachi en tanto aprieto la ciudad, que determinó el Marqués i sus Españoles, morir peleando primero, que perecer muriendo, fiados en Dios, i aclamando a la Virgen. Dio la batalla el Capitán Juan de Vargas, que fue la nonbrada de Guadachiri, donde izo echos valerosos Ernán Gonçales de la Torre; la batalla duró desde que salió la estrella del Alva, asta que se puso el Sol, que fue la ora en que Juan Sánchez Falcón soldado brioso, natural de Trigueros, subió a una barranca i mató al Capitán General Camacachi, con una saeta que le pasó el coraçón, i con muchedumbre de vidas de los Indios, i muchas muertes de Españoles, sin gran número de eridos, alcancó la vitoria nuestro canpo. Don Diego de Almagro ijo del muerto, no osando quejarse, aguardava tienpo para la vengança i estuvo pobre i disimulava su enojo; i como el deseo de la vengança es sienpre ingenioso, buscava traça para vengar la ofensa, pero por entonces no se aliñava la egecución; los descontentos del Marqués, o los inquietos de naturaleza atizavan al ijo, él sazonava la ora examirando las intenciones. Ya venían caminando de Chile en busca de Don Diego de Almagro (determinado i valiente mestiço) Juan de Errada i otros diez i siete amigos del padre muerto i atizadores del ijo animoso, conjurados a la vengança i coligados a la traición. Entraron en Palacio Domingo a ventiseys de Junio año de mil i quinientos 1 quarenta i uno, valiendo la maña donde faltava el poder. Dieron a pensar a Lima, que aquella resolución de ir diez i nueve solos, i que entre todos no avía más de una capa a matar a un Marqués i Governador, no era locura descubierta, sino valentía engendrada de secreto en apoyo popular; i lo cierto es, como dice Gomara, que eran docientos los que se avían conjurado con Almagro, i que una mañana aparecieron tres sogas; una en derecho del Palacio de Pizarro, otra frontero de la de Juan Blásquez su Consegero i otra de Antonio Picado su Secretario. Riose desto el Marqués, i animáronse

220 los Almagristas. Ellos se determinaron, i entrando en Palacio (que es donde oy viven los Virreyes, i era su casa) acometieron tan desaforada temeridad. Avisaron los criados al Marqués antes que entrasen ellos, uyeron algunos de sus criados i amigos, i el Marqués con valor singular se defendía de todos, i mientras se ocupó en matar a uno, fue muerto a puñaladas, i porque no acabava de espirar, le dio un Juan Rodríguez Borregón, con una alcarraga de agua en el rostro, i espiró llamando a Dios i mostrando contrición. Considérese, que con alcarraga de agua i tierra, acaban de matar al que dio tanta tierra i agua a los Reyes. Al coragón más valiente i al onbre más eroico, que vieron las edades, i que mató i venció Indios a millones, lo mató un mestiço medio Indio en su proprio Palacio. Tanto como esto ay que fiar en la grandeza, en el tienpo i en la fortuna; pero ¿quién alcança los medios, los secretos i los fines de la eterna providencia? Aviendo sido el onbre más rico (no siendo Rey, o Potentado) que conoció el mundo, no se alló el día siguiente un real en su casa para decirle una Misa, i el que dio tantas rentas, no tuvo una mortaja; porque queriéndole degollar los traydores i poner la cabeça del Marqués en la Picota, que no lo izieron, porque Almagro salió a la plaça i la muger de barbarán lo negoció con lágrimas, ella lo enbolvió en un Xergón, i liado con una soga, lo sacó un negro a cuestas por la puerta falsa, que sale al río, i por lo que oy es pescadería i cárcel de Corte (tanto avía el miedo cortado la comunicación entre la conpasión i la naturaleza); i como era el Marqués corpulento, i el trecho asta la Iglesia Mayor tiene más de dos quadras, lo llevó parle dellas arrastrando el negro, vertiendo la sangre por la calle, i lo echó en un oyo en que se azían adobes i lo cubrió con tierra sin clamor de canpanas ni Eclesiástica ceremonia. El día siguiente no uvo un peso para conprar la cera, i de limosna se pidió sin que sirviese entonces. Después le izieron sus esequias pobres i a solas, i no tuvo más a su lado que a Juan de Barbarán i a su muger; i el Rey les dio por esto, la renta que oy comen sus nietos en TrugiIlo. E aquí otro más infeliz que Belisario, Prefeto de los egércitos Romanos, que si destruyó a los Vándalos i triunfó de los Partos, si libró su ciudad de los Bárbaros i le sacó los ojos Justiniano, con que vino a mendigar por los caminos; a Pizarro que venció más naciones, lo matan i piden limosna para sus obsequias, fue otro Marco Claudio, que venció a Aníbal i saqueó a Çaragoça i fue muerto en Venusia; i a quien más se asimila, es a César vencedor de Ponpeyo, que después de aver sugetado Franceses, Alejandrinos, Pontos, Africanos i Españoles, i una gran parte del mundo, se conjuraron Cayo Casio i Decio Bruto, i lo mataron en el Senado con ventitrés puñaladas. El Cura de

221 Almagro el viejo, i el del Marqués Pizarro fueron negros. Yo vide muchos años los huesos del Marqués en una cagita en la Sacristía de la Iglesia Mayor de Lima, que aguardando a que se acabase la Iglesia, i no determinándose después de acabada, donde le darían sepultura, se estuvo muchos años sin merecer un palmo de tierra; asta que enbió nuestro Rey a mandar por una cédula, que su cuerpo i el del Virrey Don Antonio de Mendoça, se pusiesen juntos en una bobedita junto al Altar Mayor; i así el que conquistó tres mil leguas de tierra, no tuvo en muchos años sepultura. Ninguno de su linage acá tiene renta en Indias, i su Capellanía no la sirve ninguno de su casa, sino un Diego López de Lisboa Portugués. Su ija Doña Francisca Pizarro, avida en una ermana del Inga casó con su tio Ernando Pizarro, i su nieto Don Juan está pretendiendo. Su pariente el Obispo fray Vicente de Valverde viendo muerto al Marqués, se fue a la Puna, uyendo de la tiranía de Almagro, matáronle los Indios; Autores dicen, que en vengança del suceso de Cajamarca, i lo cierto es, que lo mataron en odio de la Fe. Mírense en este espejo los Cristianos. Sueño llamó estas prosperidades Filón judío, dan pesadilla quando se buscan, bascas quando se tienen, i tristeza, quando despiertos con el desengaño se desparecen i no se miran; ¿quién espera otras pagas del mundo? ¿quién viendo este egenplar no sirve sólo a Dios? Pues entre tantos a quien el Marqués dio onras de nobleza, i rentas de gran cantidad a los Españoles; ni ay Español que lo defienda, ni ay Español que lo entierre. ¿Quién tuvo i repartió más riquezas, que tuvo Príncipe en el mundo, ni tiene para una Misa, ni ay quien le de razonable mortaja? ¿Quién dio de comer a tantos ijos agenos, no alla entonces quien anpare los suyos? ¿Quién fue causa de aumentar rentas, estados i linages, no tiene en el Perú un peso de renta para los suyos? ¡O fortuna local ¡o ceguera umana! ¡o confusión sin disculpa! El echo de aquel esclavo, fue dura repreensión de los amigos, como el perro del Cónsul Sabino; (egenplar de la privança i último desengaño de la fortuna) a quien mandó matar Tibero César, i dicen Dion, Pablo Mártir i Juan Zonaro, que estuvo el perro sienpre junto al cadáver, i le puso en la boca un pedaço de pan, que al perro le avían dado, i quando echaron a su amo en el Tíber, se arrojó tras él para sustentarle sobre sus onbros, porque no se rindiese; admiró a Roma la lealtad del perro, i echase más de ver la ingratitud que infamava a los onbres. Aquel negro que enterró a Pizarro, fue un san Benito de todos los Españoles obligados al Marqués; pero si le trajo codicia i consintió crueldades i dio palabra al Inga de no no matarle, i juró amistad con Almagro, quebrantando aquella palabra, i este juramento, cobró la dádiva i saltó a la promesa, obligando al Inga a

222 que digese en la cárcel al tienpo de darle garrote; ¿cómo siendo Cristianos faltays al juramento i a la ley sagrada de la promesa? Pido justicia al cielo. ¿Qué mucho que embiase Dios por egecutor de su muerte a un mestiço? Parecido es esto a lo que refiero Bonfino, que Ladislao Rey de Ungría se avía obligado con escritura jurada al famoso Amurates Emperador de los Turcos, de que cunpliría con efeto ciertas condiciones; faltó en la ación el Rey de Ungría, i agraviado el Turco, sacó del seno la escritura, i mirando al cielo pidió justicia a Dios contra el Rey Cristiano, que avía quebrantado el juramento, i que bolviese por su onra irritado, pues via en ultrage su bendito nonbre. En confiança de su justicia salió a la venganga de su agravio; tomó Dios a su cargo el castigo i favoreció al Turco contra el Cristiano que murió en la batalla; porque agravios del juramento, dan lastos al tribunal de la muerte i egecutan a la divina justicia. Con aver sido engaño cauteloso el decir los Gabaonitas a Josué, que eran de distantes tierras, siendo de las que Dios mandava pasar a cuchillo; les dio palabra de amistad, i juró de no quitarles la vida, i conociendo dentro de tres días, que eran de los conpreendidos en la justicia, no la quiso egecutar, mirando como dice el Decreto, capítulo Innocens, que estava reforçada la palabra con la santa Religión i sacramento soberano del juramento, así mereció Josué, que Dios le prosperase con ir contra el orden que Dios le dio, si bien ignoró ser los delinquentes aquellos; que tanto como esto se debe preferir el valor i dignidad del juramento. El mestiço don Diego de Almagro se salió loçaneando por la plaça después de aver muerto al Marqués. Cada uno de los vezinos de Lima, pensava que avía oculta coligación en que concurrían muchos; i colegíanlo de que sino fuera aviendo muchos de secreto, no se avían de atrever solos diez i nueve a tan monstruosa determinación. Los descontentos del Marqués le aplauden, los temerosos le sufren i los nobles callan. Descollose la insolencia de los que esperavan su interés en su inquietud; a las cabeças no tenían respeto, la gente vulgar no les tenía miedo, la justicia no se dejava temer, i los nobles no se atrevían a declarar. Lo primero es afrenta de valor, i lo segundo afrentosa comodidad. La gente vil sienpre es más en número que la noble, i las novedades son más apetitosas que la quietud. Asienta el mestiço Almagro en Lima, con título de servir al Rey, los Alcaldes i Regimiento, como parece por el libro segundo de Cabildo, diéronle aquel mesmo día a Don Diego título de Governador i Capitán General, espresando en el auto, que es por sosegar el alboroto del pueblo i por bien de paz, asta que su Magestad ordene otra cosa. Govierna el anbicioso mestiço con señoría en el nonbre i con

223 magestad en la altivez; nonbra por su Maese de Canpo i Tiniente General, a su cónplice Juan de Errada, nonbra Alcaldes, apodérase de todos los bienes del Marqués, reparte plata y gana voluntades de interesados, con que se apoderó de la pleble, governando a su sabor. Aclaman alçamiento por lo restante del Reyno, siendo pocos los desleales i muchos los temerosos; no avía pueblo, villa, ciudad, o camino, en que desde lo de Mancocápac se viese otra cosa, que muertes i rapiñas, uyendo unos i persiguiéndose otros, concurriendo a la devoción de Almagro los descontentos del premio, i los inquietos de condición; que semejantes alborotos los comiença un plebeyo i los aumenta la codicia de la plebe, porque medra el gentío en las guerras civiles, i trepan los onbres bajos al título de poderosos. Semejante suceso, o parecido en mucho cuenta Cornelio Tácito en sus Anales de Roma. Murió Augusto César, i por mundança del Príncipe, se alborotaron los soldados de las legiones de Panonia, sin que uviese causa nueva, más de que sienpre mueve al atrevimiento la gana de la libertad; i como allí advierte Tácito, las esperanças de mas premio, o la vengança de mala paga, la ociosidad los conbida i la libertad los enfurece; fue el movedor de aquella rebelión un Persenio, que en los teatros solia guiar una quadrilla de Comediantes, i a la sazón era soldado ordinario i muy charlatán; éste juntó corrillos i alteró los ánimos; que el no premiar servicios de soldados beneméritos, davan por razón de su alçamiento, i el ver canas sin premio i eridas sin remuneración, i que viejos i estropeados de eridas sufrían la milicia después de muchos años de servicios, i que el platicar estas cosas i otras, fue ocasión de grandes males, que resultaron de aquel alçamiento atizado por el comediante. En esta desdicha estava el Perú a venticinco de Agosto; le avía venido nueva a don Diego de Almagro, que los vecinos del Cuzco no le avían querido obedecer por Governador, i que el Capitán Pedro Alvarez apellidando la voz del Rey juntava egército contra su tiranía. Trajo la nueva un Diego Pérez. Almagro i Juan de Errada piden plata i gente al Cabildo de Lima para azer guerra a los del Cuzco, i llevan al Obispo (éralo del Cuzco fray Juan Solano) al Cabildo a que sea de su parecer; temiendo los capitulares a la plebe determinan que vaya una persona tal a pacificar el Cuzco. El Obispo se ofrece a la enbajada i a sosegar los leales, i sería el intento por unirse a los leales, i salir de la opresión que en Lima azían los alterados. Pide Almagro en otro Cabildo, que él quiere ir en persona. Los pocos que deseavan echar de sí a aquel omicida, que eran los nobles i los oprimidos del Cabildo i el Obispo, son de parecer que vaya; este parecer se firmó a nueve de Otubre. Mientras va marchando con su

224 gente, sepamos que el Licenciado Cristóval Vaca de Castro del ábito de Santiago, Oidor que era de Panamá tenía una cédula del Enperador, su fecha en Madrid año de mil i quinientos i quarenta a nueve de Setiembre, en que mandava, que si muriese el Marqués Don Francisco Pizarro, atendiendo a que estava muy viejo, viniese de Panamá a Lima, i governase con los mesmos poderes que tenía el Marqués; tenía cinco mil ducados de salario, i añadiale su Magestad en siendo Governador del Perú ventiquatro mil. Luego que supo la muerte del Marqués despachó un traslado desta cédula a Lima i enbió sus poderes, para que tomasen la posesión por él, al Obispo del Cuzco i al Padre fray Tomás de san Martín Regente de la Audiencia de Chuquisaca i Provincial de santo Domingo i a otros cavalleros júntense a Cabildo a veinte de Noviembre en el Convento de santo Domingo. Reciben el nuevo govierno i obedecen la cédula Real; fueronse a buscar a Baca de Castro algunos nobles de Lima, siendo el adalid Ernán Gonçales de la Torre. Vino después Pedro de Eredia con los poderes de Baca de Castro, i recibiole el Cabildo en primero de Dicienbre del año de quarenta i dos: Vino aziendo gente Baca de Castro en el mar del Sur, pasó al castigo de los traydores, formó egército i marchó al Cuzco en busca de Don Diego. Diole la batalla de Chupas, que en ella i en la de las Salinas, donde se dio la batalla a su padre, avían muerto más de ochocientos Españoles. Dejaron los más confidentes al ambicioso Almagro; ley del mundo, pensión de la tiranía. Los Indios como se vian vengados a manos de los unos i otros Españoles sus enemigos, a vista de las batallas, decían escarnios a los nuestros, azían befas de la Religión de los Españoles, i de la Fe de los Cristianos. Bajavan de noche al campo a desnudar los cuerpos, para que los comiesen aves de rapiña, 1 los Indios que no andavan en las guerras, se ocuparan en azer presas i saltear caminos, diciendo lo aprendían de los Castellanos; otros se retiravan en los bosques, i a millares se escondían en los Andes i Cordilleras. Venció Baca de Castro a los desleales i degollo al mestiço Almagro año de quarenta i tres; i el mesmo verdugo que dio garrote i degolló a su padre, degolló al ijo; quitole los vestidos el verdugo, dejándole el jubón i los calçones; enterráronlo en la Merced sin mortaja ni ataúd en la sepultura de su padre. Así acabaron todos los que este nuevo mundo pretendieron. Murió este mal aconsejado moço de quarenta años, pareciéndose en lo triste de su caída a Maometes, de quien refiere Bautista Egnacio, que aviendo destruido a Siria, aposesionádose de Damasco, aviendo sugetado a los Senitas i a los Arabes, fue muerto de sus mismos amigos, siendo de edad de solos quarenta años. Fue otro Casio en Roma, que después

225 de aver sido en el Consulado respetado i temido, pagó con la cabeça el averla descollado. Fue un retrato de Policrates, tirano de los Samios, que después de aver gozado aplausos de fortuna, fue vencido de Orete, Prefeto de Cyro, que le dio garrote. Esto medran los tiranos, i en esto vienen a parar los vengativos.

226 CAPÍTULO XVIII PROSIGUENSE ESTAS GUERRAS ASTA LAS MUERTES DEL VIRREY BLASCO NUÑEZ VELA I GONÇALO PIZARRO, I LLEGASE ASTA EL ESTADO QUE TENIA ESTE REYNO, QUANDO ENTRARON EN LIMA NUESTROS FRAYLES AUGUSTINOS Pudiera sosegarse el Perú con estos castigos i con aquestos desengaños. Governava Baca de Castro temiendo cada día alteraciones, porque los más ánimos estavan muy inquietos sin que se tratase de la conversión de los Indios, tratando Eclesiásticos i seculares de mirar por la vida; año i medio duraron estas ocultas inquietudes, Gonçalo Pizarro so ocupava en la conquista de las Provincias de la Canela, Macas i Sevilla dol Oro, de adonde salió destruido, i muerta de anbre su gente, fuese a los Charcas donde estava parte de su repartimiento en Chaqui (de aquí adelante diré en breve, lo que en un tomo entero afirma Diego Fernández, llamado comunmente el Palentino, porque es el istoriador que más crédito merece, ya porque gozó destos tiempos en este Perú, i ya porque escrivió por mandado de: Consejo Real, i se echa de ver en sus escritos, que abla sin pasión). Viene sucesivamente por Virrey Blanco Núñez Vela, que fue proveído par el mes de Abril del año de quarenta i tres, era del ábito de Santiago i veedor de las guardas de Castilla, nonbrole su Magestad por Virrey i Governador, i fue el primero que pasó al Perú con título de Lugartiniente de su Magestad, Capitán General i Virrey, porque el primero que tuvo este título de Virrey, que fue el Cardenal de Sevilla (como parece por las cédulas que el Emperador i el Consejo de Indias despachavan en tiempo de Don Francisco Pizarro, que están en el libro del Cabildo de Lima), no pasó acá (debía de llamarse Virrey de las Indias el que oy se llama Presidente del Consejo). Vino Blazco Núñez Vela a egecutar las nuevas ordenanças, que a instancia del Obispo de Chiapa fray Bartolomé de las Casas ordenó el Enperador; i lo que contenían era, que no sucedíesen en las rentas de Indios los ijos de los vezinos feudatarios, ni sus mugeres, sino que les diesen cierta cantidad de los frutos para sus alimentos; que no cargasen a los Indios atos, ni chacaneos; que les pagasen su trabajo, ni los echasen a las minas, ni a la pesquería de Perlas, quitando del todo el servicio personal. Que se quitasen los repartimientos a los Obispos, Monasterios, justicias i ospitales, i a todos los parciales de Pizarros i Almagros; vino a egecutarlas Blasco Núñez Vela, i trajo la Audiencia primera

227 que tuvo Lima; fundose a quinte de Mayo del año de 1541. Fueron los primeros Oidores, Diego de Cépeda, Lirón de Tejada, el Licenciado Alvarez, i Pedro Ortiz de Zárate; i por Contador de mercedes i de cuentas destas provincias Augustín de Zárate, que lo era del Consejo Real, i escrivió un tomo de las cosas del Perú. Publicáronse en España las ordenanças, i los que de esta tierra estavan en Madrid avisaron a los interesados de acá; que sin este achaque se ardían en guerras, i los más tenían la condición, que de los Griegos advirtió Tácito, inclinados i prontos a cosas nuevas, i a desear, o enprender cosas raras, o maravillosas; propriedad que engendra monstruos i tabanería, que produce lástimas. Conmoviese todo el Perú, aguardando a que llegase el Virrey; los alterados para matarle, i los leales, para que mejor informado suspendiese la egecución de las ordenanças. El Virrey, o por onbre de capricho, o porque el orden que traía era última resolución, la venía egecutando desde Panamá. Quitó a personas particulares número de trecientos Indios, que bolviéndose a sus tierras en verano, por falta de comidas, o por la fuerça de los calores murieron los más. Egecutava con rigor las ordenanças el Virrey, sin que razones, ni conveniencias le conmoviesen a dar medio, donde se esperavan tan trágicos fines. Desconviniéronse Virrey i Oidores; i quedándose ellos en Panamá, pasó el Virrey i desembarcó en Tunbes a quatro de Março del año de quarenta i quatro, i vino egecutando las ordenanças asta Trugillo. En los Oidores se notó libiandad, porque su despego atizó a los alterados, i en el Virrey la intenpestiva egecución; entereza que sopló al incendio. Todo el Reyno estava ya alterado; unos maliciando en Baca de Castro algún rebelión, porque retenía el govierno, siendo prudencia i no malicia; otros que procuravan defender su posesión, se fueron proveyendo de armas i de amigos; llegó a Lima a quinze de Mayo, donde alló los Oidores. Mancocápac, que como digimos se avía retirado a Bilcabanba i era obedecido de aquellas Provincias por Rey, admitió las paces que el Virrey le pidió, i enbió el Inga a asentarlas a un soldado Gómez Pérez, que se avía huido de la cárcel del Cuzco. Era una de las condiciones, que avía de perdonar a todos los delinquentes que se avían favorecido deste Inga; asentó la paz, bolvió con los conciertos, i en uno de los días de regozijo que el Inga mandó azer por las paces, jugando a las bolas el Inga con Gómez Pérez pleyteando una rayo con demasía se irritó el Inga, diole un enbión, i ciego de cólera Gómez Pérez le tiró la bola, i dándole en las sienes lo mató; i al soldado i a todos los Españoles los mataron los Indios. Traças de la justicia de Dios para que las paces no escusasen los castigos, que este Gómez Pérez i los demás fugitivos merecían

228 por sus desafueros. El Virrey continuó, necio, su determinación sin admitir consejo, aborrecido de los Oidores, que se mostravan de parte de los vezinos, o por su interés, o porque les pareció justicia; causa que puso ánimo a tantos desconciertos. Sólo el Oidor Pedro Ortiz de Zárate conservó fe i lealtad el Virrey. Todo era miedos, todo alteración, todo desconfianças. Gonçalo Pizarro, que en su repartimiento de Chaqui, junto a Potosí, tenía cada semana mil pesos de renta, crió umos de ponerse corona, sino es que a los principios fuese menos altivo su pensamiento, trató que lo iziesen Governador del Perú, como sucesión que se le debía por ser ermano del Marqués con algún fundamento, si ya no uviera otro Virrey. I siendo así, que una gran maldad no se egecuta presto, porque la grandeza trae consigo confusa resolución, el miedo trae tardança i la dilación acrecienta dificultades; más se tardó en resolverse, que en aposesionarse; liberalidades que usa el atrevimiento, i lisonjas a que anima la desdicha. El título primero con que quiso entrar en el rebelión, era de procurador general de todo el Reyno, para negociar que no se egecutasen las ordenanças, título con que ganó a los bien intencionados, que entonces le apoyaron, i traça de la anbición que entra por una gatera, i se aze dueño de toda la casa. Fue juntando gente, izo Maese de Canpo a Caravajal, que avía sido Alférez en la batalla de Ravena i soldado del gran Capitán; allose en el saco de Roma, en la prisión del Rey Francisco de Francia, i pasó a Mégico, de adonde le enbió el Virrey Don Antonio de Mendoça en socorro del Marqués Pizarro, quando se revelaron los Indios; tuvo su repartimiento en el Cuzco, i queriéndose bolver a España con buen caudal que avía juntado, dijo, no allando enbarcación en Arequipa; pues el cielo me detiene, yo aré tenblar la tierra. Era onbre cruel, mal Cristiano i muy codicioso; era de ochenta i quatro años, i semejante al Romano Trío, de quien dijo Tácito, que era inclinado a pendencias, i con leve causa enconava riñas, que estava abituado en contiendas, i que repreendía a su Reyeçuelo de remiso, porque no castigava con causa leve, o grande, dando por culpa, lo que era justicia, o clemencia. Esto sucedía entre Caravajal i Pizarro; que la malicia de un despeñado llama virtud a la injusticia, i el no azer desafueros tiene por delito. Quando escrivía Pizarro a las ciudades, se firmava procurador general del Perú i defensor de los beneméritos; pero los medios que declaravan la intención, como lo manifestó el fin, era de revelarse. Formó canpo, i con quinientos onbres, muchos dellos nobles, i determinados todos, fue marchando. Eranle parciales los Cabildos de la Plata, Cuzco, Guamanga i muchos de Lima, no para cooperar en

229 su alçamiento, sino para apoyarle como a su procurador, pareciéndoles que el dar miedo al Virrey, estorvaría la egecución de las ordenanças. Con este motivo ganó en Lima amigos, en los Charcas favor, en el Cuzco crédito i en Quito aclamación; creyendo los pueblos que en su osadía estava su defensa. Pasase a él Cépeda el Oidor, conocieron los leales de la tierra de arriba, que no era la suya proteción, sino alçamiento; trataron de enfrenarle; dio batalla en Guarina, donde murieron trecientos leales; retirose el gran vasallo i leal Capitán Diego Centeno. Aorcaron en Carabuco al Padre Pantaleón, Clérigo Sacerdote, con el Breviario al cuello, porque alló Caravajal que tenía escrito en un blanco del, Gonçalo Pizarro es tirano. Toda la tierra desde el Cuzco arriba estava en vandos, disponiendo cada uno, o su defensa, o su vengança, siendo Diego Centeno el fidelísimo a su Rey, i él que se oponía a toda rebelión. Pasó Gonçalo Pizarro al Cuzco a dar principio a su algamiento, diziendo con publicidad entre los suyos, que era suyo el Reyno, animado de los interesados, i en confianga de los inquietos. Escriviole la Audiencia de Lima, que si venía por procurador, echase de sí el egército, i respondió que venía a verse con el Virrey como defensor i procurador general del Reyno, i que el venir con gente i egército formado, era porque los Indios Capitanes del Inga tenían cogidos los caminos desde el Cuzco a Lima, donde estavan millares en frontera, i que así traía título de Capitán General. Enbió a coger los pasos desde el Cuzco a Lima, i cogió con titulo de empréstito la plata de las cajas del Rey, i de bienes de defuntos de los pueblos de arriba. Chuquisaca, o ciudad de la plata, al punto que supo que los intentos de Pizarro no eran leales, ni se ordenavan a defensa común de procurador, sino a traición con deseos de corona, obedeció las provisiones del Virrey. Los nobles levantaron bandera Real, formaron gente contra el rebelión i despacharon venticinco de acavallo, i por Capitán a Luis de Ribera, sobrino de Ribera el viejo; estava por Tiniente de Chuquisaca i era natural de Sevilla. Pasó él i sus soldados por ásperos despoblados, i llegaron a Lima en defensa del Virrey. Ganó Chuquisaca por éste i otros echos el título de leal, que le dio el Rey, pues animándose otras ciudades con su egenplo, o aclamaron la voz del Rey, o no se acabaron de declarar. Izo el Cabildo omenage de servir al Virrey en nombre de su Magestad, con las aziendas i vidas, i lo cunplieron perdiendo en su servicio las vidas i dejando en ospitales sus ijos. El Virrey se fue previniendo, i nonbró por Capitanes a Pablo de Meneses, a Martín de Robles, casado con una tía mía ermana de mi aguela, i a Bela Núñez ermano del Virrey; por Capitán de arcabuceros a Gonçalo Díaz, i de acavallo a don

230 Alonso da Montemayor, que por todos eran seicientos onbres. Decreto el Virrey que no se egecutasen las ordenanças, asta informar de nuevo a su Magestad; ación que causó gusto general i resfrió a muchos alterados, pero fue tarde, quando ya se avían declarado los más del Reyno, i avía criado raízes la libertad, que sienpre Ministros egecutivos, i que no atienden a daños contingentes, vienen a mostrar equidades, quando no aprovechan, o quando viene a perder la autoridad Real mucho de su entereza, o reputación. El Obispo de Lima (que después fue Arçobispado) i el Provincial de santo Domingo fray Tomás de san Martín Regente de la Audiencia de Chuquisaca (entonces no era Chancillería) salieron de Lima de parte del Virrey a sosegar a Pizarro; al Provincial no pudo detener, i al Obispo Don Gerónimo de Loaysa izo que le aguardase en Apurima; nada pudieron negociar. A Francisco de Anpuero, que con dos escrivanos del govierno le ivan a notificar, que entrase en Lima como procurador i dejase el egército que olía a rebelión, los prendieron en Guamanga i les quitaron los papeles. Llegaron de Arequipa dos navíos con gente que traía Alonso de Cáceres i Gerónimo de la Serna, en servicio del Rey. En el Cuzco azían la parte del Rey, Baltasar de Loaysa Clérigo i Diego Centeno, conduciendo voluntades i dando desengaños. Pizarro estava en Xaquixaguana, Indios tanbién de su repartimiento, i se le vinieron ventitrés de los conjurados del Cuzco a servir al Rey, i enbiando a llamar el Virrey a Pedro de Puelles, Tiniente en Guánuco, para que se allase en defensa del Rey, se fue con sesenta soldados, quarenta de acavallo, i veinte arcabuceros a seguir a Pizarro, sargenteándolo todo Gonçalo Díaz. Vino el Clérigo Loaysa por el perdón de los conjurados del Cuzco, diósele la Audiencia de Lima, i aquella noche salieron de la ciudad veinte onbres bien armados a socorrer a Pizarro, i el día siguiente enbió a llamar el Virrey al Fator Illán Xuárez de Caravajal, de cuya casa se decía avían salido, i riñéndole el caso, le respondió desconpuesto; con que el Virrey i sus criados mataron a puñaladas al Fator, i enbuelto en una capa de grana, lo descolgaron con una soga por los trascorrales de Palacio, llevándolo a enterrar de noche un negro i un Indio, en la esquina de la Iglesia mayor. Alterose la ciudad i cobraron más fuerças i ánimo los parciales del tirano. A nada se determinava el Virrey, porque todos los de Lima se mordían aziéndose sospechosos unos a otros; con que ni el buen consejo se ponía por obra, ni el malo se conocía, ni cosa conveniente se efetuava. Publicó el Virrey que se salía de la ciudad i que enbarcava a los Oidores i sus mugeres i a toda la gente principal, i que se iva a Trugillo. Izo enbarcar a los ijos del Marqués Pizarro i al Governador

231 Baca de Castro, i nombró por guarda de estos a Diego Alvarez. Queto, su cuñado. Los Oidores que no querían pasar la Audiencia a Trugillo, convocaron gente, i enbiando a prender al Virrey, quando ya llegavan a la esquina de Diego de Aguero, una quadra de Palacio, siendo mucha la que defendía al Virrey, mandó jugar la arcabucería que tenía en las ventanas de Palacio, i era tales sus coraçones, que apuntando al Ayre engañavan al Virrey; conociéronlo la parte de los Oidores, enbistieron a la plaça, pasóseles mucha cantidad. Pusieron sillas en las gradas de la Iglesia Mayor, asentando tribunal i despachando por Don Carlos, eceto al Oidor Zárate, que nunca tuvo desayre de rebelión, i murió por leal a manos de la pena, o veneno. Enbiaron a Palacio por el Virrey, prendiéronle en casa de Cépeda el Oidor; i fue su prisión a diez i ocho de Setienbre de 1544, i con él a muchos de su fación. Zurbano que tenía con Alvarez de Queto los navíos Reales, nos los quiso entregar a los Oidores, por más que el Virrey forçado se lo mandava, porque conocieron era con vio lencia en ánimo afligido. Tiravan balas a Zurbano, i él desde el barco disparó dos pieças a los Oidores i gente de la plaça. Fuese Queto a Guaura con seys navíos, quemando quatro i dos barcos, porque no tenía gente para todos, i para que los émulos del Virrey no tuviesen enbarcación. Apagaron el fuego de los barcos los contrarios del Virrey, i enbiaron tras los navíos treinta arcabuceros; cogieron con engaño a Vela Núñez ermano del Virrey, i digeron a Queto les diese los navíos, o matarían allí a Vela Núñez i en Lima al Virrey; i con esto entregó los navíos i le prendieron a él. Antes que llegasen los navíos al Callao, metieron al Virrey en una balsa de Enea, juncos que los Indios llaman Totora; i entregándoselo a un Indio Balsero, lo llevó arrastrando los pies por el agua, con riesgo de la vida a una Isleta una legua del Callao, i en otras a cavalleros regidores, que lo guardasen, donde estuvo cinco días. De allí lo mandaron llevar a España, i el Oidor Alvarez a quien se le entregó, le dio libertad a él i a todos los presos; i el Virrey se fue con anbos navíos a Paita, i de allí a Tunbes, adonde le acudieron con gente i provisión de Quito, Puerto viejo i Trugillo, i un navío con ochenta onbres de nueva España, poniendo egército i abasteciéndolo de armas, pertrechos i bastimentos, aguardó mejora en el tienpo i más disposición al castigo. En Lima se convinieron los más leales para matar al Oidor Cépeda, que ya se llamava Presidente con título de Señoría, i muerto, traer al Virrey a su Palacio i al uso de su jurisdición. Descubriese el secreto, dieron tormento a los principales; negaron i Alonso de Barrionuevo confesó; sentenciáronle a azer quartos, atravesáronse grandes ruegos, i en la

232 plaça donde le ivan ajusticiar, le cortaron la mano derecha, egecutaria de su lealdad; a los otros desterraron, i estos i otros fueron a servir al Virrey. Gonçalo Pizarro te nía profundos pensamientos en su anbición i no avía de parar en acometimientos de procurador, sino en resoluciones de Inperio, porque las primeras esperanças de Reynar son difíciles, i admitidas crecen i con dificultad se apagan. El i su egércilo llegó a una legua de Lima, pidió le nonbrasen Governador, donde no, metetía a sangre i fuego la ciudad. Los Oidores respondieron, no lo podían azer sin petición de parte, pidiéronlo procuradores de los pueblos; consultose por los Oidores con los Obispos de Lima, Cuzco i Quito, i con el Regente Provincial fray Tomás de san Martin i oficiales Reales, que por guardar sus vidas, convinieron todos en que se obedeciese por Governador a Gonçalo Pizarro, i con provisión Real firmada i sellada entró al govierno. Aquella noche antes de tomar posesión, ni entrar en Lima, vino el carnicero Caravajal, i prendió los cavalleros que se vinieron del Cuzco al anparo del Virrey. No avía en Lima quarenta onbres que no fuesen de la parte de Pizarro. Colgó a quatro leales de unos árboles (diciéndoles chistes) por donde avía de pasar Gongalo Pizarro, como por debajo do arcos triunfales que inventó aquel coraçón infernal. Entró Pizarro triunfante, i fue obedecido por Audiencia i ciudad, en ventiocho de Otubre año de quarenta i quatro; aposentose en Palacio, i abriéronse las tiendas i continuase el comercio, que asta entonces no se atrevía ninguno, que todos avían dejado sus oficios, muchos sus casas, i ninguno su plata. Quedó toda la tierra debajo de su dominio, i él por señor triunfante, glorioso i temido; puso justicia en todo el Reyno de su mano. Todos los leales, que de Chuquisaca, Cuzco i Arequipa avían venido a Lima a seguir el estandarte Real, se bolvieron por caminos transversales i se ocultaron entre los Indios alçados, fiando más de la piedad de unos Gentiles, que de la conpasión destos traydores Cristianos, pues por sólo decir Don Gómez de Luna, que no justificava su govierno Pizarro, i que él era vasallo del Rey, le dio garrote en la cárcel i le cortó la cabeça a Francisco de Almendras en Chuquisaca; i por sólo salir de Lima sin licencia al canpo, davan garrote al mas parcial, i sólo el que huía estava seguro, aunque fuese amigo de Pizarro. Que si de Maometes Turco Otomano refiere Testor, que a dos mancebos sus pages más queridos, los mató a puñaladas, sólo porque cortaron dos pepinos, o coonbros; Caravajal sin causa quitava vidas i dava garrote. Algunos se ivan en busca del Virrey. Estando Pizarro en regocijos, que sólo se ordenavan a darle mayor magestad, supo que el Virrey estava en Tunbes con buen número de gente, que se armava contra él;

233 aguósele el regozijo i aumentó las defensas. Solicitó acreditados predicadores, para que onestasen en los púlpitos su ación por animar los oyentes i enpeñar en su delito a los predicadores, i así el peligro del enpeño izo constantes a los menos confidentes; creció la gavilla Eclesiástica i descarose la libertad. Si ellos digeren que les movió buen zelo, todos dirán que fue necia resolución. La plebe aclamava, los cuerdos oían i la multitud llegó al estremo. Egenplar uvo en los comuneros de España, quando el Obispo de Zamora dio quatrocientos Sacerdotes que militasen contra nuestros Reyes. El Governador Baca de Castro estava preso en el navío, i no avía otro en el puerto; i queriendo Pizarro enbiar en él al Oidor Tejada contra el Virrey i Procuradores en su favor, se izo a la vela Baca de Castro, i se fue a Panamá, bramando del echo Pizarro, que vengó su enojo en los que le pareció amigos del Governador. Llegó a España, ízole merced su Magestad de la encomienda de Palomas, que es de la Orden de Santiago; mandole pagar ventinueve mil ducados de salario cada año; los ventiquatro mil por Governador, i los cinco por la primera comisión. A su ijo Don Antonio le dio veinte mil ducados de renta en Indios Vacos, i a Don Pedro el menor le izo Oidor de Valladolid, luego Presidente de Granada, i después Arçobispo. Despachó Pizarro en un bergantín, i en otro barco que izo adereçar, al Capitán Bachicao mal onbre, con cincuenta arcabuceros; quitaron un navío en el puerto de Trugillo, i con más gente, i artillería, se fue a Tunbes a prender al Virrey, i sabido por él, se retiró a Quito, i Bachicao fue robando las costas, i apoderose del Reyno de tierra firme, colgando onbres da las entenas al entrar en Panamá, que de miedo se le rindió, donde robó las casas de mercaderes i los cavallos i artillería Real; dio de palos a un buen Religioso de san Francisco, llamado fray Luis de Cita, por sólo que le dijo que no estava en casa el Guardián. Destruyó el pueblo i bolviose en busca del traydor con quinientos onbres i ocho pieças de artillería, cavallos, mulas i la ropa de los mercaderes. Decía que él podía ordenar Sacerdotes i dar Calongias, puesto que Gonçalo Pizarro era Papa i Rey. Bastava esto para reconocer el desorden i maldecía la violencia. Cada cabeça de los coligados regía su distrito, al modo que se governava el estado, egecutoriando su fidelidad con exorbitancias, i esperando mayores medras de más egecuciones de crueldad. Aorcó algunos leales que lo tratavan de matar i juntó a su devoción más de quatrocientos soldados de los que el Rey enbiava de España para su Virrey. A éste lo mató después el mesmo Pizarro, i Caravajal después de lo de Guarina. Baca de Castro, i los que Ivan a España a dar cuenta a su Magestad se enbarcaron en Nonbre de Dios, i en otro navío Tejada i

234 Maldonado, confidentes de Pizarro. Popayán estava a devoción del traydor, toda la tierra del Perú llena de miedo; i así los más, o por miedo, o por afición, seguían su parcialidad. Quito i sus confines servían al Virrey, i de Pasto le fue a socorrer Francisco Ernández Girón, que fue su Capitán; pero ni los Indios, ni los pueblos tenían más estabilidad, que ver si este vande, o aquel estava más pujante. Vinoso el Virrey a Piura donde la más gente estava del tirano, i antes de llegar desbarató los Capitanes que ivan de su parte perdonando a los otros desleales. De Arequipa le enbió el Corregidor a Pizarro cien mil pesos; era echura suya i sacola con violencia. Con esto avivó su anbición i se enbarco para Trugillo llevando consigo al Oidor Cépeda, i el sello Real por Março de 1545, saltó en Santa, i fue en busca del Virrey con gente mucha i bien armada. En este tienpo estavan los Charcas oprimidos de las justicias puestas por el traydor, todos los pueblos inquietos, i en Chuquisaca mataron los leales, siendo su caudillo Diego Centeno. Al Corregidor del tirano Francisco de Almendras cortándole la cabeça i aorcando a sus sequaces, salieron de la ciudad (que entonces era villa) Lope de Mendoça con gente, i fue sugetando al servicio del Rey las Provincias del Callao i Arequipa, porque uyeron el Corregidor i algunos de su vando, i los vezinos leales alçaron cabeça i aclamaron sin opresión al Rey. Diego Centeno fue la buelta de Chuquito, juntase a él Lope de Mendoça i gastó Centeno gran suma de azienda suya en armar soldados i pagar bastimentos. Alonso de Toro Corregidor del Cuzco, puesto por Pizarro, izo trecientos onbres en el Cuzco contra Centeno, con acuerdo del Cabildo, dado por los más de miedo de la opresión. Centeno i Mendoça se retiraron ayudados de los Indios, i llegó Toro asta Chuquisaca, donde dejó presidio, que uyó luego que llegó Centeno. Pizarro salió de Trugilo con buen número de gente, en Collique izo alto, donde se le juntaron soldados de Guánuco i Chachapoyas, quedando los vezinos leales por el Rey, allose con seicientos onbres práticos i armados, i el Virrey con gente visoña i can pólvora ruin. Miguel Ibañes Vizcaíno arrojó trigo en los xagueyes, por donde avía de pasar el egército del Virrey, porque muriesen todos, i dieronle garrote, con que murió solo él; fuese acercando Pizarro de Iayanca a Piura a dar la batalla al Virrey; él viendo los mas de sus soldados enfermos, se fue retirando a Quito, i murieron los más de los enfermos en el camino de Cajas, agrio i montuoso; siguiolos Caravajal con cincuenta de acavallo, dioles arma al amanecer, aguardó el Virrey a pelear, detúvose el tirano, i viendo que los enfermos se avían de quedar, les dejó licencia el Virrey con una Cristiana i prudente plática que les izo, i ellos quisieron más

235 morir con él, que mejorar de salud, o conservar la vida dejándolo ir; a quantos cogía Caravajal que se ivan quedando atrás por ir cansados sus cavallos, los colgava de los árboles sin piedad, ni conpasión, a un meso ijo de uno que le avía echo muchos bienes i los confesava él; sólo porque le dijo le iziese bolver una iegua, que no podía do cansado alçar los pies, le mandó aorcar del árbol más alto diziendo, que allí los alçaría muy bien, i a no irle a la mano Pizarro, que tenía más piedad, i mostrava la nobleza de su sangre, no dejara onbre sin darle muerte atroz. Tanbien el Virrey dio garrote a tres que decían ser enemigos ocultos i amigos aparentes, i a Olivera espía del tirano, que sólo aguardava ocasión de matar al Virrey. Declaró la traición uno que pensó estaría de su opinión, i descabeçado lo izo poner colgado de los pies, donde al pasar lo viese Caravajal; acudiale alguna gente de Cali, Pasto i Popayán, pero Pizarro entró en Quito con setecientos i cincuenta onbres, sin que nadie le iziese resistencia. Llegó a Popayán el Virrey, mostraron poco gusto de su entrada, porque eran ya de los aficionados al traydor; supo el Virrey que un Capitán contrario iva de Quito la buelta de Lima, i deseoso de saber quien fuese, le aseguró un Clérigo que no le preguntase como lo sabía, i que el día adelante le diría quien i a donde iva, i respondió el Cristiano leal i noble cavallero; si a de ser por consulta del demonio, primero muera yo que tal consiento; era el Maese de Canpo Caravajal, que avía ido con gente contra Centeno a los Charcas; fue en busca del tirano pasando grandes trabajos, encontráronso en Anaquito dos leguas de Quito el Virrey con trecientos i treinta onbres i Pizarro con ochocientos, se dio la batalla Lunes después de medio día, año de quarenta i seys a diez i ocho de Enero, donde pelearon los leales con valeroso esfuerço, i Francisco Ernández Girón, que después fue tirano, i al Virrey después de aver batallado como valiente señor, siendo el que ronpió la primera lança, le envistieron quatro, i Ernando de Torres uno dellos con unas porras le derribaron casi muerto del cavallo, i el Licenciado Caravajal viendo al Virrey, que ya quería espirar, le cortó la cabeça, i él i Puelles la pusieron en el rollo de la plaça de Quito, i antes le pelaron algunos las venerables barbas, i las traían por enpresa en las gorras, i un Juan de la Torre andava con este penacho en Lima. Todos estos murieron desastradamente; i él acabó como onrado Cristiano í como egenplo de leales, aunque duro de capricho, a Puelles mató después Rodrigo de Salaçar como leal, i le cortó la cabega después de muerto a puñaladas i la puso en el mesmo lugar, que Puelles avía puesto la del Virrey. Enterrole Pizarro otro día Martes, juntando la cabeça al

236 cuerpo en la Iglesia Mayor con ponpa, vestido de luto en sus obsequias; i después le pasaron a una Iglesia llamada santa Prisca , que se izo en el mesmo lugar donde fue muerto, i tiene un onroso entierro, que observa su memoria. En este tienpo pasó al Perú nuestro Padre fray Augustín de la Trinidad; sólo pudo tratar del bien de las ánimas de algunos Indios i de los Españoles de Lima, porque todo el Perú estava llorando tiranías i defendiendo alçamientos, que parece començavan, como en el siguiente capítulo se verá.

237 CAPÍTULO XIX PROSIGUE LA MISMA MATERIA El iniquo Maese de canpo Carvajal llegó a Lima, pasó a buscar a Centeno al Cuzco i a Chuquisaca, Lima levantó vandera por el Rey, dieron muerte a tres leales, i no surtió efeto la lealtad; iva por los caminos Caravajal colgando onbres, robando a Arequipa. En Chuquisaca era todo rebueltas de Centeno, i los leales contra Toro i los traydores. Llegó al Cuzco Caravajal, aorcó quatro onbres nobles por leales. Robó la ciudad, armas i cavallos; acercose a él Centeno, tirole muchos arcabuçazos i retirose; fuele siguiendo el tirano i cogió doce onbres de Centeno en Ayoayo i al punto los aorcó, a los más sin confesión. Llegó a tan triste estado el Perú, como estuvo Roma en tienpo de Tiberio, que como dice Tácito i Dión, era tan desdichada suerte la de los Romanos, que tenía igual peligro el callar i ablar, pues al callado le castigavan como arrepentido, al que ablava bien, como a cauteloso, i al que mal, como a contrario. Por las tierras de Cochabamba, Misque i Pocona andava Lope de Mendoça por el Rey, i cogió el oro, plata i ropa de Caravajal; diose una batalla, no venció ninguno, i retirose a Pocona Lope de Mendoça; i a dos eridos que cogió que le pedían confesión, les dio garrote Carvajal, diziendo: No se les dé nada por confesarse, que yo tomo sobre mi ánima sus pecados. Siguió a Lope de Mendoça, i a los suyos, i a todos dio garrote, sin que pudiese obligar a Lope de Mendoça que le respondiese a nada, porque dijo, que ni al morir avía de comunicar con traydores. Llega a Chuquisaca, conjúranse los leales para matarle, descúbrese el concierto, i mató a diez i seys dellos, poniéndoles letreros a los pies, que decían: Por leales, glorioso titulo, pero desdichado en el premio, pues por no saber nuestros Reyes tan valerosas lealtades i servicios tan valientes, mueren oy de anbre sus ijos i erederos. Convoca Pizarro el Reyno, para que las justicias i estados le juren por Rey. En todas las Charcas, Cuzco i Reyno, pasavan estas inquietudes, i eran continuos los desafueros. Llega el Licenciado Pedro Gasca del Consejo de la Inquisición a Panamá a onze de Agosto del año de quarenta i seys, venía con título de Presidente del Perú, escrive a Pizarro, i enbiale una carta amorosa del Enperador aziendo perdón i deseando paz. Entra en Lima Pizarro triunfante en medio de los Obispos de Lima, Cuzco, Quito i santa Fe, i con grandes aplausos, clarines, atanbores, músicas i magestad; no quitava a nadie la gorra, ni le dava asiento, i todo era oir músicas en que le cantavan sus azañas.

238 Dio orden como las justicias de Panamá diesen muerte con tósigo a Gasca, o en algún parage de la costa lo echasen a fondo. Aze junta de Obispos, Prelados de Religión, Clérigos, Cabildos i cavalleros para ver si se coronará por Rey; acuerdase en la junta que se dege el coronarse asta que se juntasen los Corregidores; enbiolos a llamar, i por estraviar su anbición, determinan que vayan dos seculares al Enperador a instarle que le nonbre por Governador; i tres Eclesiásticos a negociar con el Papa le diese la investidura de Rey del Perú. Convocó Pizarro a todas las justicias i Prelados para coronarse por Rey, i ya se congregavan; señaló i fueron Procuradores seculares a negociar con el Enperador, Lorenço de Aldana i Gómez de Solís, i a negociar la envestidura de Rey para Pizarro con el Papa, fue el Obispo de Bogotá frayle Gerónimo i el Provincial fray Thomás de San Martin, i el Obispo de Lima Loaysa, que acetarían el nonbramiento por librar las vidas i salir de entre tanta tiranía i anbición, i nonbró para que fuese con Aldana i Solís (a bolver con toda priesa con lo que en España se estava traçando contra él, o lo que el Rey determinase) al Padre fray Estevan Comendador de Trugillo de la Merced, que aceptaría temeroso de su indignación; a todos dio plata sobrada; i Gasca fió sus despachos i cartas en servicio del Rey, de otro Religioso de la Merced llamado fray Juan de Vargas, que las repartió en el Perú. Llegaron a Panamá los dos Obispos, i el Provincial i Gómez de Solís, i todos dieron larga relación a Gasca del estado del Perú, que con achaque de azer la causa de Pizarro avían venido a darle parte de todo a él, cosa que estimó Gasca, i ellos lavaron su calunia, porque sienpre fueron servidores del Rey. A los dos Padres de la Merced i san Francisco dio tormento Pedro de Puelles en Quito por mandado de Pizarro, para que digesen quienes avían traído las cartas de Gasca, i esparcídolas por el Reyno, ellos confesaron negando cónplices, i estando ya para darles garrote, rogaron por ellos otro Religioso de la Merced i fray Iodoco de san Francisco muy amigos de Pizarro, i les concedieron la vida. En estas rebueltas se pasó el año de quarenta i seys, degollando a dos leales en el Cuzco, porque alçavan la voz del Rey, i a un Clérigo Marqués traía Caravajal preso, i le dio por oficio azer las clines i colas a las mulas, i estando una vez en peligro de muerte, lo llamó en un camino para confesarse apurado i a fuerça de sus soldados, i le dijo, que si sabía el Romance de Gayferos, que se apartase i digese se avía confesado. El Padre Ortiz Sánchez Clérigo, tenía a su cargo el beneficio de las rentas de Pizarro de todos los pueblos i contornos de Guánuco, Chachapoyos, Trugillo i Bracamoros, i cien leguas al rededor no dejaron uno, que todos

239 desploblando los lugares, no fuesen en busca del Presidente Gasca a servir al Rey, i el Padre Loaysa Clérigo tuvo industria i erudición para reducir un navío de Gonçalo Pizarro a que se fuese en busca del armada Real, i lo entregó al General Aldana. Al Padre fray Pedro de Ulloa, que fue a Guarmey a conprar bastimentos para los leales, lo fueron a prender fray Pedro i fray Gonçalo con arcabuces, i le dio tormento Caravajal, í queriéndole dar garrote, a ruego i amenaça de Martín de Robles i del Padre fray Domingo Dominico, no le mató, pero lo metió en un sótano sin luz con cadena i grillos, donde le tuvo catorce días; demanera, que los de un mesmo ábito estavan divididos en anbos vandos. Centeno salió de la cueva, donde con egenplo de leales, no avía querido, ni aún con simulación parecer trayor, i anduvo juntando asta quarenta i ocho soldados; acometió al Cuzco, i resistiéndole la justicia que allí avía puesto Pizarro, izo entrar cavallos sueltos con Indios, que los harreavan corriendo, i ocupándose en ellos con la escuridad de la noche, pelearon tres quartos de ora, i tirando una bala, dio en el pecho a Pedro Maldonado, que acabando de rezar en las oras de nuestra Señora, se las guardó en el pecho, i dando allí la bola, no le pasó a dañar, i erido él i muchos de anbos vandos, quedó el Cuzco por el Rey, i salió Centeno de allí agregando gente con quatrocientos onbres. Arequipa defendió la voz del Rey, dando muerte a los que allí avía puesto Pizarro; la gente suelta de Lima estava por él, i los más vezinos por el Rey, pero callavan aguardando ocasión. Fuéronsele uyendo seicientos de los suyos a Pizarro a tropas, i él se fue caminando la buelta de Arequipa con quinientos, i Lima alçó bandera por el Rey. Pizarro i Caravajal aorcaron seys leales sin confesión; el uno aplaudía la arrogancia del otro, i aziéndoles la vanidad más insolentes, eran todas sus aciones aborrecibles. Centeno iva creciendo en gente, i traía en su egército al Obispo del Cuzco Don fray Juan Solano i otros Religiosos de su ábito i Clérigos, animando la gente, diose batalla, i con muerte de muchos se retiró Centeno, i quedó la vitoria por Pizarro en Guarina, aviendo sido poco antes de Centeno, valiendo el saco un millón i quatrocientos mil pesos. Caravajal procuró coger al Obispo para matarle, i aorcó a un Religioso que venía con él; mató con porras a todos los eridos, i fue tiranizando otra vez todas los pueblos, quemando Indios, i quitando quanto tenían las mugeres; dos soldados forçaron a dos casadas de Arequipa a una allí i a otra en el Cuzco, donde a todas las llevaron; i desonradas una tomó rejalgar i otra solimán, porque no faltasen Lucrecias Indianas. Un sabio dijo, que si las ánimas de los tiranos se pudiesen ver, descubrirían en sí mas llagas por sus gustos, que

240 eridas en otros por sus crueldades. Llegó el Presidente Gasca a Tunbes a ventinueve de Junio de quarenta i siete; alló mensageros de los más pueblos del Reyno que le ofrecían ayudar; llegó a Trugillo, i pasó a Xauxa sin entrar en Lima por ir en busca de Pizarro, que andava por la tierra de arriba. Aconpañavan a Gasca los Obispos del Cuzco, Lima i Quito, i los Provinciales de santo Domingo fray Tomás de san Martín, i el de la Merced, i los Clérigos i Religiosos que avía. Salió de Xauxa a ventinueve de Decienbre en busca del tirano, i por el rigor de las aguas se detuvo el egército en Andaguaylas i salió asta Apurima doce leguas del Cuzco, i en Cotabanba se detuvo a azer la puente, que se pasó mucho en azerla i defenderla de los Pizarros. Cogió Gasca lo alto del cerro de Cotabanba, i allí enbió Pizarro dos Clérigos por Enbajadores suyos a notificar que se bolviese Gasca, i no era sino para saber que gente i que canpo tenía el Rey. Sitió su canpo Pizarro en Xaxaguana con novecientos onbres, i Gasta con mil i ochocientos i cincuenta; diose la batalla Lunes nueve de Abril de mil i quinientos i quarenta i ocho. Venció el egército Real, con solo la muerte de un soldado i muchas de los enemigos. Prendieron a Pizarro i a Carvajal; porque antes de dar la batalla, se pasó el traydor, i levadura de tantos daños el Oidor Cepeda. Martes otro día (correspondiente al del Virrey Blasco Núñez) degollaron a Gongalo Pizarro, que murió como devoto que era de la Virgen, con muestras de Cristiano arrepentido, i arrastraron al inico Caravajal, que a fuerça de ruegos se confesó, i decía que él se entendía, i que ya estava confesado; murió diciendo gracias, i echo quartos se trageron anbas cabeças a Lima. Sosegose el Reyno, que no ay freno como el castigo, ni paz como una vitoria. Trecientos i quarenta onbres que justiciaron ambos tiranos mientras duró su tiranía, los quarenta mandó matar Pizarro, i los trecientos el cruel - Carvajal. De aquel Seyano, que llegó su Privança a mayor grandeza, que la del Enperador Tiberio, dicen Dión, Séneca i Juvenal, que pagó su trayción arrastrado i dado garrote, i antes se vio que su estatua echa umo, i admirado el pueblo desizo el bronze, i se alló dentro una culebra, i en el cuello una soga; prueba de su culpa i indicios de su castigo. Caravajal fue culebra, desízose en umo y acabole una soga. Esto e colegido de los Autores, pero allo, que don Juan Antonio de Vera i Zúñiga (112) Comendador de la Barra en la Orden de Santiago, señor de las villas de Sierra Brava, i san Lorenço dice así: Atendiendo a todas estas circunstancias despidió su cédula Felipe II, declarando que Gonçalo Pizarro no avía sido traydor, mandando que nadie le istoriase con tal nombre, i que si en alguna parte en las Indias se conservava éste, que entonces le dio la pasión de algunos

241 Ministros, (así lo dice el Istoriador Inga Garcilaso) se borrase. Si fue grande la bondad i senzillez de Gonçalo Pizarro, no a sido menor el descuydo de sus parientes, que siendo persona de tanta obligación í calidad, an contentádose con tener estas cédulas i descargas en sus escritorios, sin azerlos notorios a alguno de los Autores, que siguiendo al primero, an dejado correr la pluma en este caso con la primera noticia. Así lo referimos en la primera impresión deste Epítome: Asta aquí es del Autor. Valga la verdad, i mientras no sale esta cédula a vistas, es cierto lo que queda referido. Entro triunfante Gasca en el Cuzco a doce de Abril; el Obispo del Cuzco i el Provincial de los Dominicos, castigaron al Padre fray Luis, i a Juan Coronel Canónigo de Quito, i a Juan de Sosa Clérigo; i Gasca a los demás traydores, degollando unos i desterrando otros. Repartió en Guaynarima en diez i ocho de Agosto, no como dice Antonio de Errera un millón i quarenta i un mil pesos, sino como consta de los libros Reales del Archivo de Lima treinta i cinco mil pesos ensayados. Dejó la repartición a don Gerónimo de Loaysa, que ya era Arçobispo, i detúvose en el Cuzco Gasca; entró en Lima a diez i siete de Setienbre, i este día se bolvio a fundar la Audiencia, i metió Gasca el sello. Procuró Gasca, que se diese orden como se enseñase la dotrina Cristiana a los Indios i se tratase de convertirlos a la Fe. Quando se pudo pensar que la tierra estaría con sosiego se levantó otro igual daño i fuego más encendido, pues dentro de quatro días que se detuvo el Arçobispo Loaysa en publicar los premios i dar noticia de las mercedes, que fue día de san Bartolomé a 24 de Agosto, blasfemavan de Gasca los que se prometían más i tratavan de matar al Argobispo i al Oidor Cianca, que avian sido los consegeros de la repartición; temiendo esto, se avía ido Gasca a Lima. Decían, que a los que más avían servido, les avían repartido menos, i a les que no eran tan leales, se les avía dado mayores encomiendas. Todo era ya tratar de nuevo alçamiento a que conmovían unos Clérigos justificando la acion i aziendo cabeça al Capitán Francisco Ernández Girón, que no teniendo antes más de seycientos pesos de tributos, le avía cabido el repartimiento de Xaxaguana, que fue de Gonçalo Pizarro con nueve mil pesos de renta cada un año. Todos los descontentos tratan rebelión, eligiendo a Francisco Ernández Girón por cabega, él se fue excusando deste peligro la buelta de Lima; va por él el Capitán Alonso de Mendoça, tráele, i después lo enbió a Lima con Don Sebastián de Castilla, ízolo Capitán General de la entrada i conquista de los Chunchos; nonbró para que tasasen los tributos que avían de pagar los Indios al Arçobispo Loaysa i al Provincial Tray Tomás de san Martin i a fray Domingo de

242 santo Tomás, Dominicos, i al Oidor Cianca, i después al Oidor Santillán. En diez i siete meses que se detuvo Gasca en la ciudad de Lima, no avía ora quieta en el Reyno, ni pueblo, ni vezino con sosiego, descontentos unos por no tener lo que se prometían, i deseosos otros de novedad en que esperavan; pero callavan aguardando a que en Lima saliese el nuevo i segundo repartimiento, ya de las rentas vacas, ya de otras mercedes con que los entretenía Gasca, pero cerradas i selladas, se las entregó a la Audiencia, i se fue a enbarcar al Callao a venticinco de Enero del año de cincuenta, i el día antes le llegó cédula, que quitase el servicio personal, que suspendió asta dar noticia del estado de la tierra a su Magestad, a quien llevó dos millones i cien mil coronas de a trecientos i cincuenta maravedís, i salió del Callao otro día Lunes. Llegó a Panamá, libró el tesoro de su Magestad de los Contreras tiranos de Panamá, que lo tenían robado; entró después del suceso, quando los dos ermanos Ernando de Contreras i Pedro mataron a puñaladas al buen Prelado Obispo de Nicaragua Don Antonio Valdivieso; cometió el sacrilegio Ernando de Contreras, ayudado de un Religioso Castañeda, espiró este Obispo a ojos de su madre, lleno de contrición i conformidad con la voluntad divina, por cabeça de lo Eclesiástico a manos de la traición secular; aclamávase el príncipe Contreras, i eran los atizadores de todo Juan Vermejo, i otros huidos del vando de Pizarro, saquearon la casa del Obispo, robaron la caja Real, entraron en Panamá, saquearon las atiendas de todos, señoreáronse de aquellos pueblos, izieron tiranías de crueldad, duró muchos días este rebelión, i acabaron desastradamente. Quando corría la sangre fresca destas tragedias lamentables pasaron nuestros Religiosos por Panamá predicando el temor de Dios i aclamando la obediencia Real. El Licenciado Gasca se enbarcó para España después de aver obrado tan buenos efetos, i fue recebido con muchas onras de nuestros Reyes. Este es el que quitándose muchas vezes el bonete, venció con armas de cortesías, más que sus antecesores con armas de batalla; que en el Perú, el que quisiere quitar a todos las capas, no tiene sino quitar el sonbrero a todos, i así fue el mejor bonete que tuvo en su tienpo el Enperador, i es digno lo prudencial de su govierno de loable memoria. Cuando entró en España era ya Obispo de Palencia, i luego lo pasó Filipo II, al Obispado de Ciguença, i murió año de sesenta i siete. Publicadas las mercedes i dados los repartimientos de Indios, que sellados i cerrados, dejó a un Secretario de la Audiencia, con orden a los quatro Oidores, Cianca, Saravia, Santillán i Maldonado, que ido él, se entregasen al Arçobispo de los Reyes, para que él diese a

243 cada interesado sus despachos, fue tanto el clamor de todos, las quejas de los cuerdos, las blasfemias de los inconsiderados, afeando el aver dado en la repartición del Cuzco ventajas a los menos leales i rentas a los indiciados, apelando los quejosos mejora en la repartición de su partida, i que ya no tenían con que entretener su esperança, ni con que acallar su queja, atribuyendo a miedo, lo que Gasca izo, atendiendo a prudencia i a conveniencias cuerdas de materia de estado, i a no averse enbarcado, corriera riesgo su vida, i fuera cierto perderle con ignominia el respeto; miedos prudenciales, que consideró Gasca, para no publicar las mercedes, asta ir navegando. Muchos quejosos se fueron con el Capitán Francisco Ernández Girón, diciendo ivan a ganar más afortunados méritos en la conquista de los Chunchos, para la qual izo gente en Arequipa i Chuquisaca, no sin miedos cuerdos de los advertidos, de que Francisco Ernández tan indiciado de poca Fe a su Rey, i de mucha anbición a la esperiencia de todos en el Cuzco, llevando los más soldados quejosos de mal premiados i con irritación de bien ofendidos; darle conquista, era ponerle la ocasión a la mano del deseo; ocasionados deste justo temor el Corregidor del Cuzco Juan de Saavedra, i los vezinos del rondavan la ciudad, llegó a temer Girón traçavan de matarle, i agregando la gente que con él iva; onbres perdidos amigos de rebueltas i deseosos de novedades, que sienpre son fáciles para acometer qualquiera atrevimiento, tanto por inclinación, como por vivir sin enmienda; propriedades en última disposición para traiciones. Sobre si avía de conocer el Corregidor de una causa civil de un soldado de Francisco Emández llamado Santistevan, se puso en arma toda su conpañía, con que se alborotó la ciudad del Cuzco, i por quietar la gente de Francisco Ernández, pensó Diego de Silva sería medio de paz bolvérsele al Capitán. Concediolo el Corregidor, diciendo como verían no era medio provechoso para sosiego, antes causa de ensobervecer los alterados, i menoscabo de la severidad, que debe aconpañar a la justicia; que no ay rigores que tantos precipiten los ánimos inquietos, como el poco rigor i falta de severidad con título de pacíficos. Girón i sus soldados, se pusieron en arma, la ciudad i su Corregidor al castigo; quitaron a unos las vidas i a otros las manos izquierdas; i a Francisco Ernández no castigaron; echáronle con veinte arcabuceros a Lima, dieronle en fiado, casose con Doña Mencia de Sosa ija del Tesorero Almaraz i de Doña Leonor Portocarrero, i sin otras fianças le dio la Audiencia salvo conducto para bolverse al Cuzco; dos estremos que sienpre son ocasión de últimas ruinas. A muchos que justiciaron en el Cuzco, ecedió la pena al delito; i a Girón causa de

244 los daños, le dejan sin escarmiento, siendo la remisión licencia de atrevidos, i el rigor sobrado, afrenta del Governador i desesperación del ofendido, i así ni debe quedarse la culpa sin alguna pena, ni a de ser la pena, que eceda al tamaño de la culpa, lo primero dijo Scot, i lo segundo Tácito ablando de Poncio. En estos días entraron nuestros Religiosos en Lima, i este era el estado, que asta entonces avía tenido esta tierra, i el que tenía quando entraron. Lo que sucedió a Francisco Ernández Girón, diremos quando se able de nuestro Convento de la Encarnación, que fundó Doña Mencia de Sosa, muger de Francisco Ernández Girón, que por no reduplicar los sucesos, diré presto algo de las batallas, i después el suceso todo.

245 CAPITULO XX ESPRESASE LA CAUSA QUE MOVIO AL AUTOR A PONER ESTAS GUERRAS; I PRUEVA QUE NINGUNOS ECLESIASTICOS, NI RELIGIOSOS TRATARON DE LA CONVERSION DE LOS INDIOS, ANTES QUE LOS FRAYLES DE SAN AUGUSTIN Todas estas guerras entre Indios i Españoles, i las civiles entre los mismos Castellanos, e contado con dos motivos, que anbos son de mi asunto; el uno, porque contienen sucesos egenplares, de que se pueden sacar desengaños, prevenciones i escarmientos, i para que sepa por mayor el que leyere este libro, quanto a sucedido desde que se fundó esta Monarquía, i sabrá lo cierto, sacado de papeles originales i auténticos, que por no averlo echo así algunos escritores, tienen sus relaciones mucho trastrocado i mucho confuso. El otro motivo mira al asunto principal, i pruébase con estas guerras, que antes que los Religiosos de san Augustín entrasen en este Perú, ni dos años después se trató de la predicación Evangélica, ni de la conversión destos Indios, i que si fueron las demás Religiones, primeras en la antiguedad por aver venido primero, no lo fueron en la enseñança de los Indios, ni en la predicación del Evangelio; no porque su santo zelo quisiese estar valdío, ni tratase de perder tienpo, sino porque, ni avía reduciones de Indios, porque todos, o estavan escondidos por los montes, o aconpañavan a los Españoles en las guerras, o ellos batallavan contra los Españoles, i a los pocos Religiosos i Clérigos que avía, o los forçavan los traydores a estar con ellos en sus territorios, i ellos de miedo los conplacían, i algunos peleavan armados, o se estavan en los pueblos de los leales, o guardando las vidas, o amparándose de las justicias Reales, como ya queda visto; i recopilando los tienpos se verá más claro. La primera vez que vino Don Francisco Pizarro i quedó con los doce en la Isla del Gallo, no trajo Eclesiástico Clérigo, ni Religioso; quando bolvió de España i saltó en Coaque el año de treinta i uno, trajo sólo al Padre fray Vicente de Valverde Dominico i a un Clérigo llamado Juan de Sosa. El año de treinta i dos, que es lo más cierto, o sea el de treinta i tres, como dicen algunos Autores, prendió Pizarro en Cajamarca al Inga Atagualpa; bolviose a España el Padre fray Vicente de Valverde, i no bolvió asta el año de treinta i seys, i entró en Lima el de treinta i siete; quedó solo el Clérigo Juan de Sosa. Con Benalcaçar el año de treinta i dos vino un Religioso de Mégico del Orden de nuestra Señora de las Mercedes, i avía solos en todo el

246 Perú estos dos Sacerdotes, i otro Clérigo llamado Ocaña, i su Sacristán llamado Castro. Pero desde el año de treinta i tres, asta el de quarenta i seys, fue lo encendido del alçamiento general de los Indios, i aunque el de treinta i cinco se fundó Lima, no avía en la ciudad más que sólo un Clérigo, i aunque uviera muchos Ministros, todo era guerras de Indios contra Españoles, desde los contornos de Lima, asta los confines del Perú, porque todo lo alteró el alçamiento del Inga Mancocápac. Las guerras de Almagro i Ernando Pizarro en el Cuzco, ocuparon todas las comarcas de arriba, asta el año de quarenta. El año de quarenta i uno mató Almagro, el moço, en Lima al Marqués Don Francisco Pizarro, i començó su rebelión, que duró asta que vino Baco de Castro, i venciendo a Don Diego de Almagro, lo degolló en el Cuzco año de quarenta i tres; ya en este tienpo avían pasado quatro Religiosos de la esclarecida Religión de santo Domingo, que asistian en la ciudad de Lima, i el Padre fray Marcos de Nise con quatro, o cinco Religiosos de la Seráfica Orden de san Francisco; bolviose luego el Padre fray Marcos a Mégico, i dejó en Quito dos o tres Religiosos, que con las guerras uno se divirtió i dos se desperdigaron, como se verá más largamente en los istoriadores. Desde el año de quarenta i tres, asta el de quarenta i seys, que a diez i ocho de Enero mató Gonçalo Pizarro al Virrey Blasco Nuñez Vela, i asta el de quarenta i ocho, que a nueve de Abril fueron vencidos Pizarro i Carvajal por el Licenciado Gasca, que fue el año en que pasaron de asiento a fundar en Lima los Religiosos Padres de san Francisco, que trajo el Padre Comisario fray Francisco de Vitoria, i con ellos vino nuestro Religioso fray Augustín de la santísima Trinidad, i asta el de cincuenta, que se fue Gasca a enbarcar a Lima, i asta el cincuenta i uno, que vino por Virrey don Antonio de Mendoça, i llegaron a Lima nuestros Religiosos de san Augustín, todo fue (como por su orden dejo dicho) rebeliones de Almagros, alçamientos de Pizarro i de los Indios, deslealtades de Oidores, prisiones de Virrey, muertes de Sacerdotes, infidelidades de algunos Eclesiásticos, castigos contra tiranos, muertes de leales i crueldades contra nobles, guerras, alborotos, confusión, sin que se oyese la ley de Dios, ni cosa de la dotrina Cristiana, como lo dice el Enperador en sus cartas i cédulas, que veremos presto. No se podía egecutar una sola ley Real, ni durava dos meses justicia, ni Corregidor, ni avía quien dotrinase, ni Indios bautizados a quien dotrinar, ni infieles que tratasen de su conversión; sólo se estudiava en defender la vida, i en esconder, o urtar la azienda; unos temían el desafuero de los tiranos, i ellos el castigo de su traición, a dos Religiosos, uno de santo Domingo i otro de la Merced i a un Clérigo mataron los tiranos, i

247 como se a visto, después de siete años que se conquistó el Perú, vinieron los Obispos, i todos asistían en la ciudad de Lima, porque no podían pasar a sus Iglesias, por las continuas guerras civiles i generales. El Obispo Don fray Vicente de Valverde, segundo Obispo del Pe rú, se fue a la Puna, luego que mataron al Marqués. Todos los Autores dicen, que el matarlo aquellos Indios, fue por vengarse del por el suceso de Cajamarca; no tuvieron verdadera relación, pues por predicar nuestra Fe le trataron de matar, a cuya causa en el fin del Martirologio del Orden de santo Domingo, está una memoria intitulada: Viri sanctitate insignes, i a ojas noventa dice: Frater Vicentius Valverdius, Episcopus Cuzcanus in Provincia Peruana ab Indis interfectus; Fray Vicente de Valverde Obispo del Cuzco fue muerto por los Indios en la Provincia del Perú. E querido poner aquí esto de camino, porque tan ilustre Varón no quede desdorado, quando por tantos títulos merece el nonbre de Magnífico; su muerte calificó la intención de su venida, i que no tuvo parte en las crueldades de los conquistadores, i que sería zelo de la onra de Dios, el pedir castigo contra el Inga, quando lo del breviario en Cajamarca; él no se halló a la muerte del Inga Atahualpa, i sin duda, quando se egecutaron tan crueles muertes en tantos millares de Indios, no podría enfrenar el furor de los Españoles, por más que los quisiese enfrenar. Al fin después no uvo en dos años más Obispo, i vinieron divididos los Obispados, Lima, Cuzco, Quito i Santa Fe de Bogotá, i estavan como se a dicho todos en Lima; i véase qual estava la comarca de tierra firme; pues el Obispo de Santa Fe i Cartagena, se vino a anparar en Lima. Los Clérigos que traían estos Obispos se estavan con ellos en esta ciudad, i algunos dellos i de otros que avían venido, andavan, o con Pizarro mientras duró su violencia i traición, a quien tanbién aconpañaron algunos Religiosos, o con Gasca todo el tienpo que se continuó su guerra, pasando lo mesmo asta el castigo de Girón. Los pocos Clérigos que avían quedado después de justiciados los otros por los tiranos, fueron desterrados algunos por los leales, por aver sido fautores de los traydores i revelados. En todos estos tienpos no se abló en la conversión destos naturales, que así se lo dice el Enperador a Gonçalo Pizarro en la carta que le escrivió con el Presidente Gasca, su fecha a diez i seys de Febrero del año de quarenta i seys donde en un párrafo dice así: Me a desplacido, así por los daños que dello se an seguido, como por el estorvo que a avido para la instrución i conversión de los naturales desas tierras. Después que el Obispo del Cuzco se quedó en su Iglesia i el Argobispo de Lima se vino a su Catedral, uvo graves disensiones, como dice el Palestino entre los dos Prelados, sobre la

248 egecución de sus despachos i jurisdición de sus Prelacias, no queriendo el Obispo del Cuzco recebir los Visitadores del Arçobispo, sobre que avía mal tratado i preso al Canónigo Augustín Arias Provisor de Lima, de que resultaron grandes alborotos i contiendas Eclesiásticas. Fue muy pernicioso este escándalo, pues disculpavan los seculares sus contiendas con las disenciones de los Eclesiásticos, i de anbos disturbios nacían en los Indios menosprecios de la ley Católica i encuentro universal con la predicación Evangélica; oía qual, o qual un día, o dos la dotrina Cristiana, i acabada de oir, se iva a los montes, o se escondía en quebradas, o los enbiavan sus encomenderos, o Caziques a sus servicios personales, o a comercios de sus grangerías, de que tomó ocasión Gerónimo Bezono, para decir que se debe abominar, que en todos estos tienpos, ni Clérigos, ni Frayles diesen paso para predicar, ni enseñar la Fe Católica a los Indios, por lo qual azían burla de nuestra Fe i decían públicamente, que no querían ser Cristianos; espantados con las maldades de los que se llamavan Cristianos, i con los vicios i crueldades de los que se nonbravan Católicos; i aunque Bezono se lastima deste daño, no lo dice sino por arrojar su veneno. La dotrina que en algunos pueblos tenían los Indios (como más dilatadamente se verá en el libro segundo) era diziéndoles las oraciones los vezinos de las encomiendas; señores feudatarios de Indios, estavan obligados a enseñarles la dotrina, o darles Re ligioso que se la enseñase, que a este título se introdugeron las encomiendas i servicio personal, como consta de las provisiones de Don Francisco Pizarro i cédulas del Enperador, que en el se gundo libro se verán, pero como los encomenderos andavan en las guerras, o no durava seys meses su encomienda, porque si era leal, se la quitava el tirano i se la dava a los de su fación, que como eran contra el Rey no tratavan nada de la ley de Dios. El que más azía de los leales, mientras durava en la posesión de su encomienda, era pagar a algún viejo inpedido secular mestiço, o Español, que les digese a los Indios la dotrina. Juntavan a los que se les querían llegar i decianles las quatro oraciones en Cas tellano, que fuera lo mismo que decírselas en Griego; a estos que se llamavan dotrinantes, los llamavan los Indios Sayapayac, que quiere decir, el que está cuydando de lo que otro le manda, porque decían las quatro oraciones parados, pero el nonbre que más vulgarmente tenían, era llamarlos Bixaaraicos, que quiere decir, los que sólo tratan de comer i beber, nonbre ajustado a su ocupación, pues ni ellos les enseñavan a persinar, ni pretendían más que comer i beber. Advertido destas

249 cosas el Enperador, enbió a mandar, como se verá en la cédula que pondré en el libro segundo, que quitasen a los encomenderos las encomiendas i les iziesen pagar los tributos que avían recebido, pues aviéndoles dado las encomiendas, para que ellos los dotrinasen, o tuviesen Religiosos en sus pueblos, i por faltar Religiosos i Clérigos, los dejavan dotrinar destos onbres vagabundos, a cuya causa se estavan en su infidelidad los Indios sin ninguna luz de Fe, en cuya conformidad ordenó el Santo Concilio Limense del año de sesenta i siete en el capítulo ochenta i cinco, que se desterrase este género de dotrinantes, porque no aconteciese senbrar algunos erorres, ya que avían senbrado diferentes vicios. Quando los pocos Religiosos i Clérigos, que no avía asta el año de cincuenta en todos para dar Ministros a una sola Provincia, quisieran dotrinar, ni ellos sabían la lengua de los Indios, sino sólo diez vocablos para pedir lo que avían menester, ni los Indios podían ser intérpretes para cosa de inportancia, porque no sabían vocablo Español, i quando los Eclesiásticos supiesen la lengua i quisiesen tratar de su conversión, no les dejavan los Españoles, como se verá por este párrafo, que entre muchos pone en su libro inpreso en Sevilla año de cincuenta i dos el buen Prelado i caritativo Obispo de Chiapa Don fray Bartolomé de las Casas Dominico, libro que inprimió como memorial para dar al Enperador, que intituló, Destruición de las Indias, donde refiriéndole, que presenta informaciones de todo lo que le informa en su Consejo de las Indias, siendo el memorial epílogo de lo que contienen las informaciones, dice así: Asta oy, desde sus principios, no se a tenido más cuydado por los Españoles de procurar que les fuese predicada la Fe de Jesu Cristo a aquellas gentes, que si fueran perros, o otras bestias; antes an proibido de principal intento a los Religiosos, con muchas adiciones i persecuciones que les an causado, que no les predicasen, porque les parecía que era inpedimento para adquirir el oro i riquezas que les prometían sus codicias, i oy en todas las Indias no ay más conocimiento de Dios, si es de palo, o de cielo, o de tierra, que oy a cien años entre aquellas gentes, sino es en la nueva España, donde an andado Religiosos, que es un rinconcillo muy chico de las Indias, e así en perecido i perecen todos, sin Fe, e sin Sacramentos. Con esto sólo quedava probado, que asta el año de cincuenta i dos, que este memorial i las informaciones se presentaron al Enperador i a Felipe II, por este Obispo santo, no se pudo, ni se trató cosa alguna de la predicación de la Fe i conversión de los Indios, desde el año de cincuenta i quatro, para adelante tres años después que entraron nuestros Religiosos, despacharon el Emperador i el Rey Felipe II,

250 cédulas a nuestra Religión muy favorables i agradecidas, alabando el cuydado que nuestros Religiosos tenían en asentar la Fe en los Indios, i poner en orden la predicación del Evangelio, enseñando virtudes, desterrando idolatrías i congregando familias; en sus lugares se verán las cédulas, i sólo pondré aquí la carta del Licenciado Juan de Ovando del Consejo en la santa i general Inquisición, a quien Felipe II, nonbró por Visitador del Consejo de Indias, el qual aviendo visto por los papeles, relaciones, acuerdos de Audiencia Real i otras informaciones, que nuestros Religiosos avían dado principio i forma a la dotrina Cristiana, destos Indios, como veremos en el discurso de sus vidas, se alló obligado, aviendo echo consulta al Rey Felipe a escrivir al Provincial desta Provincia fray Andrés de Ortega una carta, su fecha en Madrid a ventitrés de Enero del año de mil i quinientos i sesenta i nueve, ocho meses después que entró en Lima la inclita Religión de la Conpañia de Jesús, firmada por él i por su Secretario Juan de Ledesma, que a la letra dice así. Muy Magnífico, muy Reverendo señor, su Magestad me a mandado visitar el Consejo Real de las Indias, i del proceso de la Visita e entendido el mucho i buen cuydado que los Religiosos an tenido del bien de esa República i nuevo mundo de les Indias, i que por su industria i avisos se an ordenado muchas cosas acertadamente, i para vuesa Paternidad tomó trabajo de pasar a esa Provincia para servir a Dios i a su Magestad en ella, espero que podrá servirles mucho, si con mucho cuydado mandase, que todos los Religiosos de su Orden muy de veras agan oración, pidiendo a nuestro Señor encamine las cosas de esa República, como más a su servicio convenga, i pues su Magestad por su Real cédula así lo encarga a vuesa Paternidad, yo de mi parte se lo suplico; nuestro Señor la muy magnífica i muy Reverenda persona de vuesa Paternidad guarde i acreciente; en Madrid 23 días del mes de Enero de 1569. El Licenciado Juan de Ovando. Por mandado de su merced el dicho señor Visitador, Juan de Ledesma Secretario. Por esta i otras cédulas que adelante veremos, se prueba, como luego a los principios que llegaron al Perú nuestros Religiosos entablaron la dotrina i fueron estableciendo la Fe, dando forma i orden en las materias para esta conversión, i en cédulas de Reyes i Bulas de Pontífices, se verá quan diferentemente ablan desta predicación del Perú, desde el año de cincuenta i quatro, tres años después que entraron nuestros Religisos; no vituperando, como poco a emos visto, sino alabando i agradeciendo, como iremos viendo; i allaranse ponderados encomios de los Pontífices i Reyes en favor de

251 las sagradas Religiones, santo Domingo, san Francisco i san Augustín; i pues no por culpa suya, sino por los inpedimentos de las guerras, i de los acidentes de personas seculares, no entablaron la dotrina Cristiana, antes que viniesen los Religiosos Augustinos, no culpen el azer pruebas, de que todos començamos juntos en la conversión destos Indios, pues tanta onra resulta a la Orden de san Augustín, de aver tenido antiguedad en este servicio de Dios con tan santos i provechosos conpañeros. I esto de estar parejos en el tienpo de la predicación, i que aunque otros fuesen primeros en el tienpo, no lo uviesen sido en la predicación del Evangelio, debe de ser suma onra, pues ablando San Pablo a los Romanos, les dice: Ijos míos, a quienes una i otra vez e parido, engendrándoos con la predicación del Evangelio i pariéndoos con dolores i trabajos en la Fe de Cristo, sabed, que somos los doce Apóstoles yo, los que tenemos el espíritu i las gracias para la predicación i conversión de las ánimas, siendo las primicias i primeros frutos de la Iglesia; i por ser primeros frutos deste árbol, nos aventajamos en el precio i en el tienpo a todos los restantes de la Iglesia, siendo ofrecidos a Dios como primicias, que mandó se le diesen en el Deuteronomio. E aquí como se iguala san Pablo a los demás Apóstoles en el tienpo, por no perder la ecelencia de ser igual a ellos en el precio, siendo así, que los Apóstoles fueron los primeros de la Iglesia, i después los siete Diáconos, i siendo uno dellos san Estevan, en cuyo martirio fue Pablo el atizador i el cónplice; después del qual pidió requisitorias en Jerusalén, para ir a prender a los Cristianos en Damasco, i fue, según dice Ipólito el martirio de san Estevan siete años después de elegido por Diácono; i lo mismo afirma Nicéforo a Evodio. I quando sea la conversión de san Pablo el año segundo, después de la Acensión de Cristo, como lo dice el Martirologio Romano, Beda, Usuardo i Adón, a quienes cita el Cardenal Baronio; fueron los doce Apóstoles todo el tienpo más antiguos en la predicación, que san Pablo; i siendo así, dice, que es de un mismo tienpo, i su mérito de un mismo precio. I quando se quisiere alegar a los Romanos a quien escrivía, que avían sido de un mismo tienpo en la predicación de Roma, no podía alegarse, porque san Pedro entró en Roma el año de quarenta i quatro, como lo dicen treinta Santos que alega Baronio; i san Pablo fue llevado a Roma el año de cincuenta i nueve, como dicen Eusebio i san Gerónimo. Siendo pues esto así, como dijo san Pablo, ¿qué era de un mismo tienpo su predicación, que la de san Pedro? ¿i él primicias también de un mismo valor, precio i tienpo, que la de los Apóstoles? I respóndese a todo, que el poco tienpo que antecedió la predicación

252 de los Apóstoles a la de san Pablo, no le quitó el ser primicias de la Iglesia i de la conversión de las ánimas. O como responde san Lucas, que después del martirio de san Estevan i de otra multitud de Santos Mártires, que fue la primera de las mayores persecuciones de la Iglesia, se desparramaron i dividieron por las comarcas de Judea í Samaria, i los Apóstoles que quedaron en Jerusalén, asta que uvo paz en la Iglesia, no salieron a la conversión de las Gentes, estando como escondidos en Jerusalén, atiendo oficio de pastores, como digeron Crisóstomo i Ecumenio, velando como atalayas, i aguardando ocasión para predicar el Evangelio, i así quando ya los Apóstoles salieron de asiento a la conversión de las gentes, ya san Pablo estava convertido, i entró en parejo con los Apóstoles a la conversión de las ánimas, i por esto se llama primicias como lo eran ellos, no queriendo perder tan gran onra como ser primicia en la predicación i en los méritos, aunque le uviesen antecedido en el tienpo, puesto que no le antecedieron en la conversión de los onbres. Esto mesmo me a obligado a traer las alegaciones referidas, queriendo que mi Orden sea de las primicias desta Iglesia ocidental, igual en precio a las Religiones que nos antecedieron, i en el mérito de los que primero pasaron, puesto que las Religiones por causa de las guerras i persecuciones, si estavan como atalayas para salir a las conversiones, los tenían como encarcelados las guerras de los Indios i de los traydores. Entró mi Orden en este Perú, como san Pablo en la Iglesia, primicias deste árbol de la Fe, dedicada como primeros frutos a solo Dios. Ponderó el Evangelista que luego que san Pedro i san Juan oyeron que avía resucitado Cristo, corrieron a una, pero Juan como más moço llegó primero el sepulcro. Vida la primera bóbeda, i no entró dentro; vino después san Pedro, i entró asta lo último, i con esto se animó san Juan. Notad dice son Gregorio, que en Pedro ya viejo, se significa lo más antiguo, i en san Juan más moço, lo moderno; adelantose esto primero, pero no entró a lo que vino, i aunque lo más viejo llegó después, entró primero, i juntos creyeron lo que predicaron. Esto, o casi todo, se vido en el Perú; las quatro Religiones por la Bula del Papa corrieron a esta conversión; la de san Augustín, como más vieja se detuvo, i se tardó en venir, por pasar con licencia del Enperador, que por estar en Alemania no la despachó antes, i esta sería la causa porque las demás Religiones vinieron sin esta cédula, pues como veremos presto, la de san Augustín, fue la primera que pasó con cédula i licencia del Emperador, porque lo mandó así el Papa Adriano VI, en la Bula que dio en favor de los Reyes de Castilla el año de 1522, llegaron primero

253 las Religiones más moças, i por el estorvo de las guerras no entraron en la conversión. Vino la Religión más vieja, i al punto entró en este egercicio, i juntas predicaron el Evangelio, i no aze contra este derecho que nos favorece aquel brocárdico i Proverbio de los Jurisconsultos aprobado con leyes, que el que es primero en tienpo, es mejor, i antepuesto en derecho, porque no corre esto en las deudas, que el derecho llama privilegiadas como son para fación, o refación de la cosa, edificar la casa i navío, o repararlos, sustentar de comida a uno, i conservarle la vida, porque en estas deudas no se considera la anterioridad del tienpo, sino la causa conforme una ley i su glosa, i así pues todas quatro Religiones fabricaron a un tienpo esta nao de la conversión, i esta casa de la Iglesia ocidental, sustentando a sus fieles con la comida del Evangelio delicada, como dice San Pablo, quando estavan recién nacidos en la Fe, i más fuerte, quando ya estavan adultos; no hay prelación por el tienpo de aver venido antes, sino igual derecho en aver començado juntos.

254 CAPITULO XXI DE LA ENTRADA DE LOS RELIGIOSOS AUGUSTINOS AL PERU: DEL SITIO PRIMERO EN QUE FUNDARON CASA, I EL DIA EN QUE TUVIERON CONVENTO Navegando de Panamá a Lima dejamos a nuestros Religiosos; llegaron al Callao, puerto de Lima, surta la nao del Rey en que venían, a quien sí izieron, la debida salva los navíos surtos, quien duda, que fue de nuevos tormentos al infierno su venida, pues vieron llegar la conpañía de doce Capitanes del cielo, que en la Naval del Perú avían de rendir al demonio i azer tributarios de la Fe infieles a millares, siendo los despojos armas tiranizadas de ageno señor i convertidas a su legítimo dueño. Saltaron los benditos doce en la playa del Callao por los fines de Mayo del año de mil i quinientos i cincuenta i uno. Llegaron estas doce lunbreras, que esclarecieron este nuevo Orbe, dando mayores esplendores de luz, quanto mas ocasiones abarcaron de caridad. Muchos Eclesiásticos i seculares an pasado a este Perú, i se a visto en los más, lo que sucede en aquella fuente que refiere mi Padre san Augustin, milagro de la naturaleza i admiración de Epiro, que si le meten una acha ardiendo, la apaga, i si entra apagada, la enciende; desta fuente dice lo mesmo Ponponio Mela, i dice que ay otra en Macedonia; i san Isidoro abla della como de secreto admirable; así son i an sido algunos, que pasando al Perú encendidos en caridad, se les apaga con la codicia, i otros seculares entrando en este Perú sin luz de virtudes, se an encendido en el amor de Dios, tomando el ábito de Religiosos, i an sido luces desta Gentilidad; pasaron fríos i apagados, i dioles Dios su gracia, en que se encendieron, alunbrando la oscuridad destos Indios; pero nuestros doce fundadores fueron como las piedras Asbestos, que crió Dios en Arcadia, de quien dice mi Padre san Auguslín, que no teniendo en sí fuego como el pedernal, si una vez la encienden, nunca jamás se apaga, i dura largos tienpos, o creciendo, o conservando el fuego, como la más encendida brasa, sin desazerse, ni consumirse. A esta achura fueron nuestros fundadores, la caridad los encendió en Castilla, i entrando a este nuevo mundo, encendidos en Dios desde que saltaron en tierra, asta que murieron para el cielo, fue creciendo el ardor, i en este Perú, ni los trabajos en la conversión, ni las codicias on la opulencia del Perú los pudo apagar; entraron como las antorchas, o lámparas misteriosas, de quien dijo Salomón, que eran de fuego i esparcían rayos, que lavan luz, trocando en día la mayor escuridad, sin que las aguas del mundo, ni los vientos del infierno

255 apagasen, ni disminuyesen su resplandor. Luego que surgieron en el puerto del Callao i se supo de su llegada en la ciudad de Lima, se conmovió el puerto i la ciudad, porque antes que ellos llegasen, se adelantó la fama de su gran virtud, i fue, que como los pasageros que de España venían, o por mercaderes, que se adelantan a prevenir la venta de sus memorias, o los que por tierra suben desde Paita a Lima, enfadados del mar, codiciosos de la tierra, o a los oficios a que los enbia su Megestad, estendiesen en corrillos i casas, que venían doce Santos Augustinos, refiriendo dellos admirables virtudes i vidas Apostólicas, i que sin deseos de codicias venían sólo codiciosos de ánimas, pobres sin más enpleos que un Cristo que los traía, i un tosco óbito que los amoriajava; encarecían las pláticas i sermones, que a todos encendían, i a muchos enmendavan, ponderando sus ayunos de pan i agua, i sus abstinencias de todo regalo; el silencio sienpre, i el parlar raras vezes, i las más para advertir, aconsejar, o repreender con mansedumbre, sin irritar a nadie, i todo con solo de caridad sin ensobervecerse. Atribuían los buenos progresos del viage a venir estos Religiosos en la flota, i el no perecer en las tormentas, a milagros de sus oraciones. Estas alabanças por mayor, i otros encarecimientos de particulares loas en éste, i aquel Religioso llenaron la tierra de su opinión, i los coraçones de respeto, de veneración i caricias; i no poco tienpo avían conocido en la muestra del paño, esperimentando al Padre fray Augustín de la Trinidad, vídose el cielo de lo que en la ciudad de Lima avía obrado la fama i su opinión, pues luego que saltaron en tierra en el Callao ivan a tropas, i de tropel vandadas de gentes del puerto i de Lima, como suelen quando ay fiestas de regozijos en el puerto, i a los que les preguntavan, donde ivan con tanta príesa; respondían, que a ver los Santos Augustinos que venían de España; de rodillas les besavan las manos, i fue tan grande la veneración con que los respetavan, i la que fueron añadiendo viéndoles la vida i esperimentando sus virtudes, que por algunos años se incava de rodillas la gente ordinaria, i los Indios quando ellos pasavan, i la de inportancia más autorizada estavan descaperuçados i bajas las cabeças, asta que uviesen pasado. Muchas personas principales i onbres ricos, les rogaron con sus casas, ofreciéndoles regalo, pareciéndoles las santificavan con su ospedage, por ser en la que fue Capilla del Padre fray Augustín, mucha para uno i poca para tantos. Pero el que izo más instancia i previno la oferta, i por su autoridad se le debía más respeto, fue el insigne benefator de la Orden Ernán Gonçález de la Torre, vecino desta ciudad de Lima i su muger Doña Juana de

256 Cépeda, de quien antes digimos, cuya casa i ofrecimiento debía anteponerse, tanto por la gravedad de sus personas, como por el ospedage, limosnas, regalo i estimación, que tantos meses avía recebido el Padre fray Augustín, con que adquirieron derecho a tener por suyos los doce conpañeros, que en lenguages Cristianos, es caudal tener pobres consigo, i mayorazgo el tener los caseros, llevó a su casa estos doce peregrinos; quiérolos llamar (pues justamente puedo) trece arras primeras que dio la Religión a este Perú, a imitación de los doce Apóstoles, i san Pablo, que dio Cristo nuestro Redentor a la Iglesia, que en memoria desto, se dan a los desposados las arras en número de trece, como lo advierte Durando. El Dotor Arboleda Canónigo de Belmonte dice, que el ser trece significa en todo sentido, literal, alegórico i moral, los dones que el esposo da a la Iglesia, dando a entender, que por aquellos dones la aze señora de todos los demás, significan los doce Apóstoles con que Cristo dotó i onró a la Iglesia, por los quales significó los demás Santos con que la enriquecía, i por principio fueron los trece con san Pablo, i a de ser la una arra diferente por la diferencia de las eleciones, que a los doce eligió Cristo, i a san Pablo el Padre Eterno. Acá uno eligió al primero i otro a los doce, i todos vienen por prenda de los muchos siervos de Dios, con que la Religión avía de enriquecer estos Reynos del Perú. I así se ve este desposorio espiritual de Cristo con su Iglesia, aviándole dado las trece arras de Apóstoles, i Pablo. Mi Religión en prenda i señal, que venía a desposarse por la caridad con estas ánimas que deseava unir con la Fe, enbió a este nuevo mundo, i dio a esta nueva Cristiandad trece benditas arras en estos Ministros Evangélicos, desposándose en sacramento de caridad i Fe. I si el darlas los desposados se originó, de que antiguamente los maridos conpravan a sus mugeres, no como aora, que las mugeres conpran con los dotes a los maridos; así lo dicen Nebrisense i el Alcantariense, con estas trece verdaderas monedas de Cristo, enbió a conprar la Religión estas ánimas ocidentales, rescatándolas, a precio de trabajos, del cautiverio del demonio i de la esclavitud de su infidelidad; llevose la una al cielo, porque allá tuviesen las primicias del primer sembrador de mi Religión. El amor, el cariño i agasajo, que Ernán Gongález de la torre i Doña Juana de Cépeda izieron, i mostraron a sus guéspedes en fresco lo manifestaron las palabras, i por toda su vida lo continuaron sus obras. Eran estas dos personas ilustres en la sangre i lustrosísimas en sus aciones, así en las de ostentación i autoridad, como en las de prudencia, consejo, limosnas i virtud. Lo primero prueban los avisos de sus nietos, Don Jorge Manrique de Lara del ábito de Santiago,

257 Oidor que fue de Panamá i después de Chuquisaca, donde murió, vezino feudatario de Indios, ijo de Doña María de Cépeda i de Don Francisco Manrique de Lara del ábito de Santiago, primo de los Duques de Nájara i Maqueda; i otra ija desta señora, nieta de nuestros Protetores, Doña María Manrique, casó con Don Diego de Tebes cuñado de dos títulos; i otra nieta Doña Luisa Manrique casó con Don Francisco de la Cueva del ábito de Alcántara; la ija menor de nuestros bienechores, Doña Mencia de Villarroel casó con Don Pedro de Santillán de los antiguos cavalleros de Sevilla, i la ija mayor desta Daña María de Santillán casó con Don Francisco Fernández de Córdova, tío del gran prudente i cabal Governador, Virrey que fue destos Reynos, el Marqués de Guadalcaçar Don Diego Fernández de Córdova, cuyo ijo Don Luis de Córdova, oy Alguazil mayor de Corte i Capitán de la conpañía de los Lanças, ereda el Mayorazgo que dejaron nuestros bienechores, i su ermana Doña Catalina de Santillán casó con Don Antonio de Córdova nieto legítimo, ijo de Don Femando de Córdova, ermano de Don Gómez de Córdova señor de Valmonte, cuyo ijo es cavallerizo del Infante, i todos de la casa de Pliego; i otras dos nietas Doña Juana i Doña Leonor de Santillán casadas con Don Alvaro i Don García de Mendoça padre i ijo, i el que tiene en Doña Juana es oy Menino del Rey, i otra Doña Mencia casó con Don Bartolomé de la Reynaga ermano del Dotor Don Juan de la Reynaga Oidor de Panamá del ábito de Santiago. Ernán Gongález de la Torre nacido en Guadalcanal, fue uno de los vasallos más leales que en estas Indias tuvo su Magestad; sirviole ventidós años, desde el de mil i quinientos i treinta i seys poco después que la tierra se descubrió, sin asomos de infidelidad, i sin dejar, como otros, lunares de traición; ayudó a Don Francisco Pizarro a sugetar los Indios del alçamiento general; desiso el cerco de Lima i concurrió a la pacificación del Perú; fue al Cuzco al socorro de los cercados, pacificando los caminos echos fronteras de los Indios revelados, i bajó luego docientas leguas a las Provincias de Guaylas i sus comarcanas a enfrenar los alçados i pacificó los atrevidos. Quando mató el mestígo Almagro al Marqués Pizarro, por no sugetarse a su govierno, fue a traer al Licenciado Baca de Castro, que venía por Governador, i asta vencer al canpo de Almagro en la batalla de Chupas i degollarlo le asistió. Fue de los primeros que mostró bizarrías, ya en sustentar soldados, ya en animosas resoluciones, quando el Licenciado Gasca venció a Gonçalo Pizarro i al cruel tirano Caravajal, en la Batalla de Xaquixaguana, asta que los degollaron. Allose en las batallas, contra el traydor Francisco Ernández Girón, guardando él con solos seys conpañeros los

258 caminos, i debianse a sus avisos las prevenciones del egército Real. Un tío suyo llamado tanbién Ernán Gongález, fue él uno de los primeros conquistadores del Perú, Tesorero del Rey i primer Regidor de Lima por el Enperador. Premió su Magestad tantos servicios con darle dos repartimientos de Indios, uno en Pachacamac cinco leguas de Lima, i otro en la sierra en los Indios de Piscas. No supo su Magestad lo mucho que gastó en su servicio, i la fidelidad con que peleó en sus egércitos, que ni el premio fuera tan corto, ni sus ascendientes pasaran necesidades. Esta breve relación saqué de sus provisiones i del libro de acuerdo desta Audiencia, que sus erederos tienen entre sus cédulas; allí se encarecen sus servicios, i aquí se abrevian sus méritos. Sus obras de piedad aclaman los pobres i sus limosnas los Conventos, i el de san Augustín debe perpetuamente reconocer, que la casa primera que nos albergó, i la primera renta que nos vino, fue la destos loables cavalleros, imponiendo dos Capellanías, una en los Sábados con Misa cantada a la Virgen santísima de Gracia por sus ánimas, i otra rezada los Lunes por la conversión de los naturales; egecutoria de su caridad i zelo piadoso del bien destos Indios; fue encomendero de Indios, i pagó a sus ánimas el tributo i vasallage que les tuvo en vida. La gravedad i grandeza de su Capilla se dirá, quando tratemos de las pieças lustrosas del Convento de Lima, i aora diré lo mucho que nos dio. Luego que entraron por sus puertas nuestros Religiosos, les dio los braços agradecido, imitando a Dios que nos aze las mercedes, i refiere por dádiva que recibe, lo mesmo que nos acaba de dar, mostrándose obligado, sólo de que lo ayamos recebido. I díjoles, yo quiero ganar la palmatoria a todo el Perú, aora con mi limosna, como la gané con el Padre fray Augustin, i así doy estos dos mil pesos para principio del Convento, que aunque el Rey le a de azer, no darán sus Ministros todo lo que se uviere de gastar. Los poco codiciosos guéspedes agradecieron con umildad el ospedage i refutaron con afable cortesía el recebir tanta cantidad, i fue el reusarlo inponer otro censo ganando de una mano a otra ciento por uno, pues como si el no quererlo fuera dárselo i no bolvérselo, no sólo les dio estos dos mil pesos, pero mayores i continuas cantidades, en materiales, preseas, adornos, oro i plata. Baste dezir que en el un Convento i en el otro, dieron de limosnas marido i muger más de cincuenta mil pesos, i oy come de rentas que ellos inpusieron, i otra que su nieta Doña Luisa le agregó más de mil i ochocientos pesos de renta cada año, siendo su casa cincuenta años enfermería de los Religiosos, i su despensa depósito del Convento, corriendo por su gasto i estando

259 a su cuenta las pagas de nuestras deudas, i los festejos i cunplimientos de nuestras festividades. Sólo con referir en breve lo mucho que a estos ilustres bienechores debe la Orden, ayudo a pagar las limosnas que en infinita distancia estarán cobrando de Dios, debiéndoseles acomodar las propriedades que de Abraan i Sarra dize la Escritura, i corteja san Pedro Crisólogo, que el recebir peregrinos le negoció tener por guéspedes Angeles, i tuvo por conbidado a Dios, que sienpre fue su jornalero. ¡O ventura soberana, que diga Dios que es jornalero del que da limosnas! Al camino salían por los que de distantes tierras caminavan; a los que escusándose resistían a menta de ruegos i a violencia de súplicas los llevaban Abraan i Sarra a su mesa; davan el bocado escogido i el regalo más sazonado, no al no de su casa, sino al ausente de su tierra. Todo esto se a visto, que izieron con nosotros estos bienechores, desde el primer ospedage, asta el último día que murieron, que pasó de cincuenta años, i a esta señora conocí yo en última vejez, i como si comentara a darnos su limosna, acabó añadiéndonos más rentas; i tanto le alabo sufrir sin resfriar su devoción cincuenta años a comunidad de tan diversos gustos, como la caridad de azerlo por un Dios solo; oraciones paga nuestra gratitud i estos renglones confiesan nuestra obligación. Treinta dios gozaron nuestros fundadores del ospedaje i casa de estos nobles limosneros, i ellos de tan loable conpañía; entraron a primero Junio, presentaron su cédula a diez de junio en el acuerdo Real, donde se les señaló sitio, i mandó se conprase la casa de Juan de Morales, que estava donde aora es la Parroquia de san Marcelo azia la parte del mar al poniente de la plaça de Lima, seys quadras de Palacio, tanto por estar cercanos a la casa de nuestros bienechores, como porque azia aquella parte no avía Convento, Parroquia, ni capilla; mandaron se pagase de la caja Real lo que se concertase ser justo valor por dos personas, nonbradas, una por los oficiales Reales, i otra por Juan de Morales, i puesto que a la letra puse ya la cédula, me parece pongamos también a la letra el proveimiento del Real acuerdo, que no avía Virrey, por venir navegando de Mégico Don Antonio de Mendoça, que allí lo avía sido. El tenor del proveimiento, es como se sigue en los libros Reales. En la ciudad de los Reyes en diez días del mes de Junio de mil i quinientos i cinquenta i un años, estando en acuerdo de oficios e azienda Real de su Magestad los señores el Licenciado Andrés de Cianca, i el Dotor Bravo de Sarabia, i el Licenciado Ernando de Santillán, Oidores de la Audiencia i Chancillería Real presentaron fray Gerónimo Meléndez i fray Juan, frayles de la Orden de san

260 Augustín una cédula de su Magestad firmada del Ilustrísimo Príncipe Maximiliano i referendada de Juan de Samo su Secretario con ciertas rúbricas a las espaldas della, el tenor de la qual es éste que se sigue: I referida la cédula que ya digimos en el capítulo doce, dice el proveimiento en esta forma. Así presentada i por ella vista, la tomaron en sus manos e la obedecieron con el acatamiento i reverencia debido, e quanto al cunplimiento de ella i entre ellos en el dicho acuerdo platicado les pareció que conviene que se aga el Monasterio de la dicha Orden de san Augustin en esta dicha ciudad, e que se aga a la parte de la mar, porque en aquella parte no está otro Monasterio ninguno, e en sido informados que las casas en que aora vive Juan de Morales que está en la dicha parte, es conveniente i en buen sitio, para donde se pueda azer e fabricar el dicho Monasterio, i que el dicho Juan de Morales la quiere vender, i porque a él no se aga agravio, ni a la azienda Real de su Magestad, donde se le a de pagar el valor de ella, mandavan i mandaron que se tase la dicha casa e solar por dos personas, la una nonbrada por los oficiales Reales, e la otra por el dicho Juan de Morales, e lo que ellos declararen con juramento que primero agan, se le pague al dicho Juan de Morales de la dicha azienda Real de su Magestad A veinte del mesmo mes de junio se presentaron los conciertos en conformidad de la cédula i auto de la Audiencia en acuerdo de acienda, i en él se señalaron dos mil i docientos pesos para conprar el sitio para Iglesia i Convento, como consta del libro Real de acuerdo, i de lo que a su Magestad de Filipo IV, le informa el Contador mayor Francisco López de Cervantes, que por cédula despachada a seys de Agosto de mil i seyscientos i diez i seys, le mandó Filipo III, le diese verdadera noticia de los gastos echos de su azienda Real, i los que della se continúan, i de otras materias i efetos que la cédula contiene, dice en el discurso segundo, número 86. En este tienpo a veinte de Junio de mil i quinientas i cincuenta i uno presentaron los Religiosos de san Augustin en el acuerdo de azienda una cédula de su Magestad para poder fundar un Convento de su Orden en la ciudad de los Reyes, que oy conservan con gran acrecentamiento espiritual i adorno de su Tenplo (en otro lugar i discurso se dice de este i de los demás Conventos de esta ciudad i de todo el Reyno, el estado que tienen, i lo que se an aumentado en tan pocos años con tan gran egenplo, donde el culto divino es sumamente venerado) dióseles a estos Religiosos de san Augustin de la Real acienda dos mil i docientos pesos para conpror el sitio de su casa. I adviértase que en toda la noticia que este Contador mayor le da a su Magestad, aviendo por su cédula mandado que se le

261 entreguen todos los archivos, cédulas, autos, informaciones, proveimientos i cartas, así de los Reyes, como de la Audiencia, aviéndolos visto todos no alfa otra cédula, auto, ni proveimiento antes del que tiene san Augustín para ninguna Religión, sino algunos años después, como adelante se verá. No sólo se les dio la quadra de Juan de Morales, sino otras dos quadras que eran proprias de la ciudad. Dispusieron esta casa secular a modo Religioso, señalando las oficinas, Iglesia i Convento, según dava lugar lo edificado de la casa i la capacidad del edificio, i pasáronse a ella a treinta de Junio, i començaron a gastar a primero de Julio, porque todos los treinta días corrió por cuenta i ospedage de los piadosos limosneros Ernán Goncález de la Torre i Doña Juana de Cépeda; i pues ya dejamos a nuestros Religiosos en propria casa i clausura de Convento, probemos como la cédula primera que el Enperador despachó tocante a Religiones deste Reyno a costa suya, i el primer Convento que se edificó i sitio que se conpró con azienda Real, fue el de san Augustín.

262 CAPÍTULO XXII DEFENSORIO. PRUEBASE, QUE LA PRIMERA CEDULA QUE EL ENPERADOR DESPACHO, TOCANTE A QUE PASASEN RELIGIOSOS AL PERU, I QUE IZIESEN SUS CONVENTOS A COSTA DE SUS CAJAS, DESDE EL SITIO, ASTA SUS ORNAMENTOS I CANPANAS FUE EN FAVOR DE LOS RELIGIOSOS DE SAN AGUSTIN; I QUE NO PIDEN JUSTICIA LOS RELIGIOSOS PADRES DE LA MERCED, EN QUERERNOS LLEVAR EN EL PERU LA ANTIGUEDAD Aunque pudiera ser suficiente prueba, para que la cédula referida en favor de san Augustin avía sido la primera de quantas el Enperador Don Carlos i el Rey Filipo II, avían despachado, así en enbiar Religiosos a este Perú, como en darles avío, Conventos i cosas necesarias para el culto divino, el no aver ni cédula, ni cláusula de carta de los Reyes, ni auto, ni proveimiento de las Audiencias en los Archivos i libros Reales de Lima cabeça del Perú, donde asisten los Virreyes, cromo se ve en que (como ya digimos) el Contador mayor Francisco López de Caravantes dando noticia a su Magestad por orden i cédula despachada para esto, no le refiere otra alguna, que la de san Augustín, aviendo visto i escudriñado todos los papeles del Archivo Real que tiene el acuerdo; i aviendo echo el Padre Letor fray Buenaventura de Salinas nuevas diligencias para poner a cada Religión la cédula de su fundación, no allá, ni aze mención de otra, que la de san Augustin; i aunque pudiera dezirse que con el tienpo se perdieron, o se gastaron, no es suficiente escusa, ya porque otras más antiguas están en sus años i días con los autos que sobre ellas se proveyó, i ya porque ni en el libro antiguo de cédulas despachadas para el Perú, que anda inpreso, ni en el que salió nuevo con titulo de Recopilación de leyes para este Reyna está, ni se ponen cédulas que lo digan, ni refieran, sino sola es la que el Papa Adriano VI, el año primero de su Pontificado, que fue el de mil i quinientos i ventidos a instancia del Enperador, dio a las quatro Religiones de santo Domingo, san Francisco, san Angustin i el Carmen, donde espresamenle ordena, que aya de ser, dando las licencias el Enperador a los que de estas Religiones le pareciese convenientes, como luego veremos. Con todo eso pondré cédulas, que de su tenor se aga prueba bastante. La primera cédula, que en el libro antiguo de cédulas, instruciones i cartas del Enperador i de su ijo Felipe II, que abla en favor, de la ínclita Orden de santo Domingo en el Perú, es la que confirma el

263 Convento de Lima, i le nonbra por universidad Real con los privilegios de Salamanca, a petición de fray Thomás de san Martín Provincial del Perú, i fue despachada en doze de Mayo del año de mil i quinientos cinquenta i uno, año i dos meses menos once días después que la nuestra. Asta el año de mil i quinientos i treinta i ocho no se avía dado sitio, ni señalado solar para el Convento de ninguna Religión, como consta del libro de Cabildo, donde está la repartición de los solares i sitios, i no se les repartió, porque no avía Religiosos que fundasen. En el año de mil i quinientos i quarenta i nueve por Otubre tenía el Capitán Juan Fernández vezino de Lima quatro solares, i en ellos una Capilla de san Juan de Letrán, i izo donación de todo a los Religiosos de santo Domingo i dioles la posesión el Cabildo para que fundasen el Convento que oy tienen, i tomó la posesión el Padre fray Antonio de Figueroa; i darles la posesión el Cabildo, fue porque Pizarro tenía ordenança, que nadie pudiese donar casas a Religión sin licencia del Cabildo. Otra cédula esta del Rey Felipe II, siendo Príncipe, despachada año de mil i quinientos i cinquenta i siete a nueve de Abril, dada en Valladolid en favor de solas las tres Religiones de santo Domingo, san Francisco i san Augustín, para que sin licencia del Diocesano pudiesen fundar Iglesias en los pueblos que les pareciese convenir, con sólo licencia de los Virreyes, sin enbargo de lo mandado por el mesmo Príncipe para la nueva España, en que se mandava: Que por quanto muchos Religiosos de las Ordenes de santo Domingo, san Francisco i san Augustín, que esas partes residen, i otras que de nuevo van a ellas se ocupan en procurar de traer al conocimiento de nuestra santa Fe Católica a los naturales dellas, i para ello andan en diferentes pueblos i Provincias, i que convenía mandásemos, que cada i quando los tales Religiosos quisiesen azer casas en los lugares que les pareciere, queriendo los Indios recebirlos de su voluntad, las pudiesen azer solamente con licencia i parecer del Prelado. En la segunda cédula en que revoca esto, da nueva forma refiriendo la instrución, que dio a los Virreyes del Perú i nueva España, en que dice. E por quanto somos informados, que el principal fruto que asta aquí se a echo i al presente se aze en aquellas Provincias en la conversión de los dichos Indios, a sido, i es por medio de los Religiosos, que en las dichas Provincias an residido i residen, llamareys a los Provinciales, Priores i Guardianes i otros Prelados de las Ordenes a los que de ellos a vos os pareciere, i dareys orden con ellos como se agar, edifiquen i pueblen Monasterios con acuerdo i licencia del Diocesano, e aora por parte de los Religiosos de las Ordenes de santo Domingo, san Francisco i

264 san Augustín, me a sido echa relación, que si los Monasterios que se uvieren de azer en esa tierra uviese de ser con parecer de los Prelados della, nunca se ara ninguno, i sería en gran daño de las dichas Ordenes, i en perjuizio de la dotrina Cristiana i de los privilegios que las dichas Ordenes tienen, para poder libremente edificar Monasterios adonde les pareciere convenir, i me fue suplicado lo mandase proveer i remediar, e yo túvelo por bien, porque vos mandó que veays lo susodicho i deys orden que se agan Monasterios en esa tierra, en las partes i lugares, donde vieredes que conviene, i ay más falta de dotrina, sin que sea necesario acuerdo, e licencia del Diocesano. Esta es la cédula primera, con que las Religiones ilustres de santo Domingo i san Francisco, fueron edificando Conventos con licencia Real, i es su fecha siete años i diez i segs días después de la que se dio a los primeros que pasaron de san Augustín, que por ella fundavan con licencia del Virrey i a costa de sus cajas, i en ésta no concede que las otras dos Religiones edifiquen a costa Real, ni a espensas de su Real azienda; el qual favor les concedió su Magestad de Felipe II, juntamente con la Conpañía de Jesús, la qual entró en Lima a primero de Abril el año de mil i quinientos i sesenta y ocho diez i siete años después que nosotros, i presentó la cédula, con que pasó en el acuerdo Real a dos de Junio i se proveyó auto; Que se le diesen para el sitio de su fundación otros dos mil i docientos pesos como se avían dado a los Religiosos de san Augustín, porque no avía otro egenplar de otra ninguna Religión antes de la nuestra. Manda pues la cédula del Rey Felipe II, al Virrey Don Francisco de Toledo, i a todos los oficiales Reales de las cajas de Lima i de todas las de este Reyno: Por quanto soy informado del gran fruto, que las Religiones de santo Domingo, san Francisco, san Augustín i la Conpañía de Jesús azen en ese nuevo Orbe del Perú con predicación i egenplo, así en la conversión i dotrina de los Indios, como en el provecho de los fieles, os mando que en todas las ciudades, villas i lugares, que os pareciere convenir se funde un Convento de cada una destas quatro Religiones i se agan a costa de mis Reales cajas de qualquier oro, o plata, que en ellas uviere, con atención que sean las Iglesias i Conventos echos con moderación i sin superfluidad. Su fecha a treinta de Novienbre de mil i quinientos sesenta i ocho. Obedeció Don Francisco de Toledo esta cédula, i por no averse egecutado como la voluntad del Rey ordenava, despachó su Magestad otra sobrecarta en que con gran onra de las quatro Religiones mandó se les iziesen a su costa los Conventos, començando desde los sitios. Por esta cédula del Rey Felipe se ve que confirma la

265 que el Emperador su padre dio a la Orden de san Augustin, i pone la cláusula de que se agan los Conventos a su costa; pero la de san Augustín fue más anplia, pues da licencia, no sólo para edificar Conventos en ciudades, o villas, sino en los pueblos de Indios a costa del Rey, si fuere de su corona el tal pueblo, i a costa suya i del encomendero, si fuere de feudatario particular. I que aquella palabra, villas i lugares, no se entendía por pueblos de Indios, se prueba con un párrafo de carta del Rey Felipe II, escrita al Virrey Don Francisco de Toledo, año de mil i quinientos i setenta i tres (cinco años después desotra que acabamos de referir), que dice: En lo de la duda que teneys, si los Religiosos de la Conpañia de Jesús pueden salir a las dotrinas de los Indios según su regla, parece que por la Bula del Papa Adriano lo pueden azer ellos como los demás Religiosos, i así ordenareys que se aga. I a conpreenderse en la palabra lugares, la dotrinas de Indios, no enbiara a preguntarlo al Rey Don Francisco de Toledo. El motivo principal de aver referido estas cédulas, no es para reconvenir favores, ni alegar mercedes, sino para defender una ación que en intentado los Religiosos Padres de la sagrada Orden de nuestra Señora de las Mercedes, pretendiéndonos llevar a los Religiosos de san Augustín la antiguedad en este Perú, i an obligado a que por bien de la paz no llevemos cruces altas unos ni otros a las procesiones generales, si bien las personas llevamos la antiguedad i mano derecha. Pretenden esta antecedencia por una Bula fundada en relación de persona que no estava advertida del principio de su fundación, ni del punto que alegó, pues dice, por quanlo pasaron los de esta bendita Religión primero a este Perú antes que la Orden de san Augustin, i azían lucidísimos aumentos en esta predicación, en la dotrina i enseñança destos Indios, i en el servicio de Dios nuestro Señor, se les debía la antiguedad i antecedencia. Lo segundo confiesa toda mi Religión, i no se dirá tanto en alabança de los grandes Religiosos i virtuosos ministros que an obrado copiosisimamente de su Religión en la conversión de estas ánimas, con egenplos, dotrina i continuos trabajos. Pero lo primero no tuvo información legal, porque aunque es verdad que pasaron algunos Religiosos de la Orden de nuestra Señora de las Mercedes de los primeros a este Perú, como fue el Padre fray Miguel de Orliens, i el Padre fray Pedro Arcabucero, pasaron contra el Orden del Papa Adrian i del Emperador Don Carlos, i siendo contra derecho el mérito no debe, ni puede pedirse de justicia, ni en conformidad de derecho el favor, o el premio, como lo dice san Augustín, i está en el derecho. Ni aze fuerça el aver pasado primero, sino el aver podido pasar, que

266 se piden términos ábiles entre la ación i la justicia de ella; que no inporta azer una cosa justa, si por algún superior legítimo está inpedida, como lo dice la ley tercera Deser torem; antes merece castigo grande (como lo dice esta ley) el que izo la cosa, aunque fuese ación loable i cosa justificada. I en lenguaje fino del derecho; aquello decimos que podemos azer, que según ley, justicia, o favor, podemos obrar, que lo que me impide el derecho, no lo aze meritorio la ación, aunque sea justa. Probemos pues, que los Religiosos Padres de la Merced que vinieron antes de los Augustinos, pasaron contra el orden del Papa Adriano, que fue el que dio este Reyno a los Reyes de Castilla, i contra el del Emperador, i pruébase a mi parecer con evidencia. A instancia del mesmo Emperador concedió Adriano VI, (que rigió la Iglesia un año i seys meses) en el primero año de su Pontificado a nueve de Mayo de mil i quinientos i ventidós a todos los Religiosos de santo Domingo, san Francisco, san Augustín i el Carmen, licencia para que los Religiosos que al Enperador parecíese convenientes, de conocida virtud, letras i zelo de la conversión de los infieles del Perú, que movidos de fervorosa caridad quisiesen pasar, pudiesen con licencia de sus Prelados pasar a estas Indias i a las de Mégico, sin que ninguno lo pudiese impedir, i se ocupasen en las predicaciones, confesiones i leturas, i pudiesen elegir Prelados que los governasen, durando el tiempo de los oficios, tres años más o menos, como mejor pareciese a los Generales, i que por quanto las tierras de las Indias distavan muchas leguas de Roma, donde asisten los Generales, i fuera dificultoso recurrir con los casos i dudas a los tales Generales, era su voluntad dar a los Prelados de las Indias toda la autoridad en anbos fueros, esterior i interior, que tenían sus Generales de cada Orden, con tal que los Generales pudiesen limitar, o estrechar en los casos i cosas que les pareciese convenir la dicha potestad i autoridad. I con la plenitud de su potestad les concedía, que en las partes i lugares donde aún no avía Obispos, i si los uviese como estuviesen distantes dellos dos dietas, en las quales no se allase, Obispo, o su Provisor, o Vicario, dava a todos los dichos Religiosos su potestad, así para con sus Frayles, como para otros qualesquiera Religiosos, diputados para la tal predicación i para con los Indios convertidos a la Fe i para con todos los Cristianos que aconpañasen a los tales Predicadores, i a los que se ocupavan en convertir ánimas en ambos fueros, interior i esterior, tanta autoridad i potestad como tienen los Obispos para con sus feligreses, concediendo las tales gracias, al modo que a los tales Religiosos pareciese convenir: I también les concedía a los tales Religiosos de santo Domingo, san

267 Francisco, san Augustin i el Carmen de las Indias, quantas gracias i privilegios están concedidos i se concedieren para siempre. Esta es la Bula, en virtud de la cruel avían de pasar Religiosos a este Perú, i ni el Emperador la pidió para los Padres de nuestra Señora de las Mercedes, ni el Pontífice los conpreendió, i aviendo de pasar acá (conforme dice la Bula en el principio) con particular licencia del Emperador, examinando las personas que avían de pasar, el Enperador no pudo darla, como no la dio a otra Religión fuera de las quatro, i así a solas ellas enbió a Mégico, asta que después el Rey Felipe II, inpetró nuevas Bulas, i en lugar del Carmen enbió a este Reyno a los Padres de la Conpañía de Jesús i confirmó los Conventos de nuestra Señora de las Mercedes, que desde la Isla Española asta este Perú estuviesen fundados, como luego se verá. I si el Enperador la pudiera dar sin comisión del Papa, no la uviera pedido para las quatro Religiones; luego del no averla pedido al Papa Adriano, se prueba, que no tuvo intento de enbiar a esta santa Religión acá, i que no les daría licencia, pues en la súplica no los quiso conpreender; antes se mandó, que los Prelados, Obispos i Argobispos, no diesen licencia a los Religiosos que uviesen pasado a las Indias sin licencia del Enperador, o del Rey Felipe II, para decir Misa, ni administrar sacramentos, ni entender en la dotrina de los Indios, i que los enbiasen a los Reynos de España; ley echa por el Enperador Carlos V, i por el Príncipe Felipe II, governando a España, despachose en Madrid a treinta i uno de Mayo de mil i quinientos i ventidos, i es la ley otava, título de Religiosos del sumario de las leyes ocidentales, i despachose esta cédula por los Religiosos que estavan en estas Indias, que avían pasado sin licencia del Rey; como se verá en una cédula de Felipe II, siendo ya Rey, su fecha en Madrid a quatro de Agosto de mil i quinientos i setenta i quatro, que está en la recopilación i sumario de las leyes ocidentales. Antes destas leyes avía puesto otras el Enperador (por aver sabido que se avían edificado Conventos en este Perú) en que manda que buelvan a España a los tales Religiosos i se derriben i demuelan sus Iglesias i Conventos, como se ve en la cédula del año de 1538, su fecha en Madrid en 27 de Otubre, véanse tanbién la ley catorze i quinze en el título segundo del libro primero de la nueva Recopilación de las leyes de las Indias. I confirmase más el no aver dado el Enperador licencia para pasar a estas Indias a los Religiosos de nuestra Señera de las Mercedes, con una cédula, en que se manda, que no puedan fundar, ni azer Conventos en este Perú otros Religiosos, que los de santo Domingo, san Francisco i san Augustin, en conformidad de lo que antes estava mandado, porque algunos Religiosos avían sido muy

268 defensores de Gonçalo Pizarro con publicidad, cuyos nombres pone el Palentino, a la letra dice así la cédula. El Rey. Presidente e Oidores de las nuestras Audiencias Reales de las Provincias del Perú i otras qualesquier nuestras justicias dellas í nuestro Governador de la Provincia de tierra firme í cada uno í qualquier de vos, a quien esta mi cédula fuere mostrada, o su traslado signado de Escrivano público. Sabed que nos somos informados, que de poco tiempo a esta parte an pasado a esos Reynos algunas personas en ábíto de Clérigos, que an sido Frayles de la Orden de la Trinidad, con intento de azer Monasteríos de su Orden en esa tierra, i porque al servicio de Dios nuestro Señor i nuestro, conviene que en esas partes no se agan al presente Monasterios algunos de la dicha Orden de la Trinidad, ni de otra Orden alguna, sino fuere de las Ordenes de santo Domingo, san Francisco i san Augustín, como por nos os está ordenado, vos mando a todos i a cada uno de vos según dicho es, que no consintays, ni deys lugar, que en ninguna desas Provincias se aga, ni edifique Monasterio alguno de la dicha Orden de la Trinidad, ni de otra Orden alguna, sino fuere de las dichas tres Ordenes de santo Domingo, son Francisco i san Augustín, conforme a lo que por Nos está ordenado i mandado, i si algunos Clérigos anduviesen por esa tierra, que an sido Frayles, echarloseys dalla i enbiarloseys a estos Reynos, como por Nos está mandado, e no fagades ende al, fecha en Toledo en 11 de Diciembre de 1560 años. Yo el Rey. Por mandado de su Magestad Antonio de Eraso. Ya se ve por esta cédula, que no podían fundar Monasterios en este Reyno los Religiosos de nuestra Señora de las Mercedes, i que años antes les estava proibido, puesto que no son de las tres Ordenes que la cédula señala, i que manda por las cédulas referidas que derriben los Conventos i buelvan a España a los tales Religiosos; i si uvieran venido con licencias del Enperador, no se les proibiera el fundar Monasterios, que no avían de quitarles el edificar donde vivir si los uviera enbiado a esta Predicación; i así siéndoles proibido, ganaron cédula pidiendo confirmación para los Conventos que ya tenían fundados en este Perú, como lo avían conseguido los de la Isla Española seys años antes que Pizarro pisase el Perú. I advierto esto, porque quando se vea que confirmó los Conventos echos sin su licencia en la Isla Española, Islas i tierra firme, no ablava deste Perú, pues no era conocido, ni adivinado de los Reyes, ni esto cae al mar Océano, i así quando ya se avía descubierto i poblado i tenían fundados Monasterios, pidieron confirmación dellos al Rey, como casas fundadas sin su licencia, i que por las cédulas dichas les

269 molestavan las justicias del Perú, i esta confirmación i beneplácito del Rey, fue nueve años, nueve meses i un día después de aver entrado la comunidad de nuestros doze fundadores, i once años después que vino i pasó a este Perú el padre fray Augustin de la Trinidad, i todo se verá por la cédula en que consistió estar con orden Real fundados sus Conventos, que asta entonces no estavan con licencia Real, ni el Rey se la avía dado. El tenor de la cédula a la letra dice así. El Rey. Presidente e Oidores de las nuestras Audiencias Reales de la ciudad de los Reyes i villa de Plata de las Charcas i otras qualesquier nuestras justicias de las Provincias del Perú í tierra firme llamada Castilla de oro, e de las nuestras Indias, Islas i tierra firme del mar Océano i a cada uno de vos en vuestros lugares i jurisdiciones a quien esta mi cédula fuere mostrada o su traslado signado de Escrivano público, bien saben o debeys saber, como el Emperador mi señor de gloriosa memoria mandó dar i dio una cédula firmada de su mano i refrendada del Secretario Francisco de los cabos, su tenor de la qual es este que se sigue: El Rey; Nuestros Oidores de la nuestra Audiencia Real de las Indías, que reside en la Isla Española i otras qualesquier justicias i juezes, así de la dicha Isla, como de todas las otras ciudades, villas i lugares de las nuestras Indias, Islas i tierra firme del mar Océano e a cada uno de vos a quien esta mi cédula o su traslado della signado de Escrivano público fuere mostrada por parte del Provincial i fraylee de nuestra Señora Santa María de la Merced Redención de cautivos i de la Religión i observancia de la Provincia de Castilla me fue echa relación; que en esas Islas, Indias i tierra firme del mar Océano, tienen fundadas ciertas casas de su Religión, i esperan que de ai adelante se fundarán más, con que Dios nuestro Señor a sido í será servido i nuestra santa Fe Católica acrecentada, en que la dicha Orden a gastado mucho, i me fue suplicado i pedido por merced mandase confirmar las dichas casas i Monasterios, i dar licencia, para que todas las que se quisiesen azer, dándoles solares, sitios que uviesen menester, i que no consintiésemos, ni diésemos lugar, que de otro Reyno, ni Provincia fuesen sugetados, salvo del Provincial de Castilla, i que si alguna bula viniese i se presentase sobre ello, no fuese cunplida, sin ser primeramente examinada en el nuestro Consejo de las Indias, para que allí se determinase lo que fuese justicia, o como la mi merced fuese, e yo túvelo por bien. Por ende por la presente confirmo i apruebo i e por bien fechas las dichas cosas i Monasterios que de la dicha Orden asta aora están fechas i edificadas en las dichas Indias, Islas i tierra firme del mar Océano, i vos mando que si algunas bulas, o breves vinieren sobre sugetar las

270 dichas casas a los Provinciales de otros Reynos i sacarlos de la Provincia de Castilla, que las obedezcays, i quanta al cunplimiento dellas supliqueys de las dichas bulas i breves, i aviseys dello a los de nuestro Consejo de las Indias, para que se informe a su Santidad i se le suplique las mande revocar, i los unos, ni los otros no fagades ende al por alguna manera, so pena de la nuestra merced i de diez mil maravedís para la nuestra cámara a cada uno que lo contrario fiziere. Fecha en Sevilla a once días del mes de Mayo, de mil i quinientos i ventiseys años. Yo el Rey. Por mandado de su Magestad Francisco de los Cobas. I porque ml voluntad es, que la dicha cédula suso incorporada sea guardada i cunplida, como en ella se contiene, vos mando que la veays i la guardeys i cunplays en todo i por todo, según, e de la maneia que en ella se declara, (echa en Toledo a ventiquatro de Decienbre de mil i quinientos i cincuenta i nueve años. Yo el Rey. Por mandado de su Magestad Francisco de Eraso, señalada del consejo. Quatro puntos se deben advertir en esta cédula; el primero, que por aver fundado sin licencia del Rey en la Isla Española, Islas i tierra firme, pidieron los de aquella Provincia, que el Rey aprobase (revalidando su confirmación) los Conventos que avían fundado, i sólo concede esta revalidación a los Conventos de las Indias del mar Océano en el Norte, tanto porque no avía otros en este Perú, ni estava descubierto, como por si avía alguna noticia deste mar del Sur fuese visto no tener licencia, ni confirmación. Lo segundo, que refiriendo le cédula que los tales Religiosos le pedían diese licencia para que todas las casas que se quisiesen azer, dándoles solares i sitios que uviesen menester, las pudiesen edificar, no lo quiso conceder el Emperador; sino sólo que se quedasen echas las ya edificadas, restringiendo con no concederlo el no edificarse otro Convento en las Indias del Océano, ni en otra parte. Lo tercero que en esta nueva confirmación que abla Filipo II, con las dos Audiencias de Lima i la Plata en favor de los Religiosos Padres de la Merced, ni da por bien echas, ni confirma las fundaciones de los Conventos del Perú i mar del Sur, porque sólo dice a estas dos Audiencias, que es su voluntad, que la dicha cédula susa incorporada se guarde i cumpla como i de la manera que en ella se declara, sin decir que se entienda con los Conventos que sin su licencia acá estavan fundados. Lo último, que quando se entienda (caso negado) esta confirmación con los Conventos que se fundaron en este Perú, i eso quisiese conceder Felipe II, son menos antiguas sus casas i fundación, que la de san Augustín, como ya está visto, nueve años, nueve meses i un día, supuesto que sin licencia del Papa i del Rey,

271 ni puede aver Convento, ni es legítima ni canónica le fundación; i que tengamos todos estos años de antiguedad véanse anbas fechas, i allarase que la de san Augustín se dio a veinte i tres de Março, de mil i quinientos i cincuenta, por el Emperador; i esta confirmación de los Conventos (si a caso lo es) que abla con los del Perú, fue a venti quatro de Diciembre, de mil i quinientos i cincuenta i nueve, dada por Felipe II. Desde este año adelante van los Sumos Pontífices i los Reyes ablando de los dichos Religiosos, como se ve en una Bula del Pontífice Pío V concedida en favor de los dotrinantes de las tres Ordenes, santo Domingo, san Francisco i san Augustín, a petición del Rey Filipo II, como lo refiere el Papa, donde concede superiores privilegios i especiales autoridades a los dotrinantes, que a la letra se verá quando se able dellos; nombra por juezes conservadores, para que la agan guardar a los Comendadores de nuestra Señora de las Mercedes i a los Priores del Carmen; que juzgó el Pontífice avían fundado en este Perú por la Bula de Adriano, i es la fecha de la Bula de Pío V, a ventiquatro de Marco de mil i quinientos i sesenta i siete. De todo lo dicho se saca evidente consequencia, que si el Papa no los conpreendió en su Bula, ni el Enperador les dio licencia primero que a nosotros, más antes lo proibió, i sin la licencia no podía pasar al Perú, ni fundar algún Religioso, que así lo manda el Papa. Luego fundaron los muy Religiosos Padres de nuestra Señora de las Mercedes la primera vez antes que pasásemos nosotros sin licencias del Papa, ni del Emperador, i siendo así, ni adquirieron derecho, ni deben tratar de inquietarnos siendo por fundación de Orden tantos centenarios de años más antigua nuestra Religión, i en toda la Cristiandad preferirles nosotros, i deben dejar la ación que intentan, pues es sobre acto nulo de su naturaleza; pues quando falta la licencia i solenidad que a de preceder, es acto nulo, como lo prueban la ley cum hi, i latísimamente el Cardenal Tusco, que lo de suyo es nulo, produce siempre nulo el efeto, como lo dice la ley quarta, i el capítulo inter caetera, et non enes nullae sunt qualitates, como lo dice la ley eius qui in provincia. I añádase a esto, que quando el Rey confirmó los Conventos que la Sagrada Orden de la Merced tenía fundados en este Perú (que como se a visto, fue muchos años después que con licencia del Papa i del Enperador fundó la Orden de san Augustín) no les concede que tengan su antiguedad desde el día de su primera fundación, i no aviéndolo espresado el Rey, se a de entender su antiguedad desde el día de su confirmación, como lo dice con espresas palabras el capítulo primero i la Glosa incapite veniens, la ley primera §. Hi quibus, i el gran Jurisconsulto Aflictis In

272 capite imperialem, i otras muchas leyes i derechos Canónicos i Civiles, con que se pueden probar estas verdades. No informó advertido destas cosas el que a su Santidad alegó que era -más antigua en el Perú su fundación, que la de San Augustín, i así nos debieran dejar llevar la Cruz alta en la Procesión del Corpus Cristi i en otras procesiones generales; o porque no se diga que nos dan la mano derecha a nosotros, i no quieren que la lleve nuestra Cruz, debiéndose más respeto a la Cruz, que a nosotros, o porque alegando nuestra justicia no recurramos con las leyes sobredichas a pedir entera posesión de nuestra antiguedad, que aunque a nosotros nos bastara que la llevasen las personas, siente la Religión no llevar su estandarte de la Cruz, siendo soldados de su milicia. Quise averiguar todos estos puntos; lo primero porque advirtiendo los dotos i Religiosísimos Padres de la Merced su poca ación i nuestra gran justicia, nos degen gozar en quieta posesión la precedencia siendo Jueces, para que desecho este pleyto se continúe el gran amor i Religiosas correspondencias que sienpre an conservado su santa Religión i la de san Augustin. Lo segundo porque e trabajado en este defensorio, es porque no nos suceda lo que sucedió a nuestra Religión en Lisboa i Reyno de Portugal, donde llevávamos la antiguedad a todas las Religiones Mendicantes, por ser más antigua que todas las Religiones en fundación; verdad que se alla en varias Bulas, como dilatadamente prueba aquel sol de España el Maestro fray Juan Márquez Predicador de los Reyes i Catedrático de Vísperas de Teología de la Universidad de Salamanca en el defensorio de nuestra Orden, donde con Bulas, tradiciones, decretos, Autores i testimonios auténticos prueba la anciana i antiquísima institución de la Orden de san Augustín, no sólo canonizada por el capítulo insinuante, qui Clerici, vel voventes del Papa Inocencio III, que está en el cuerpo del derecho Canónico i por el Concilio Lateranense, uno de los mayores de la Iglesia; i aviéndonos dado precedencia, como a la más antigua Religión el Concilio Lugdunense, que el año de mil i docientos i setenta i tres nos antepone a las dos insignes Ordenes de santo Domingo i san Francisco, lo qual i otras cosas se verán en el decreto de Religiosis domibus. Por esta razón i por aver fundado en Lisboa antes que todas las Religiones, la de san Augustín prefería a todas, i por otro caso semejante, o porque sienpre las cosas muy antiguas tienen algo de dudosas, pusieron pleyto a nuestra Religión las Religiosísimas Ordenes de santo Domingo i san Francisco, tomando ocasión, de que se mudó de un sitio a otro nuestro Convento, pasándose del monte de san Gines al lugar en que oy está, que en aquel tienpo se llamava Almafala, como del

273 pleyto consta, porque antes no les pasava por el pensamiento litigar sobre la precedencia, i animáronse, viendo que nuestros Canónigos Reglares querían precedernos iendo en dos coros; i aviéndose sentenciado la causa en favor de la Orden de san Augustín por el Dotor Pedro Sousa Juez Apostólico, por breve del Papa Alejandro VI, año de mil i quatrocientos i ochenta i ocho, pues aunque sentenció que nos llevasen la mano derecha nuestros ermanos los Canónigos Reglares, les quitó los dos coros, i nos dejó más antiguos que todas las Religiones, i no sólo llevávamos la precedencia en los pueblos, donde aviamos fundado primero que los demás, pero pretendiendo los Padres de santo Domingo la precedencia en la ciudad de Santarén, por ser allí nuestro Convento menos antiguo, fue dada sentencia en nuestro favor, como dice el eminente Maestro fray Juan Márquez, por el Arçobispo don Alonso de Noguera, i de allí a muchos años viniendo los Padres reformadores de aquella sagrada Religión de la Provincia de Castilla i resucitando el pleyto en tienpo del Rey Don Juan, juzgó lo mesmo en Evora i Lisboa el Cardenal Don Enrique Legado a Latero entonces de la santa Iglesia Romana, que después fue Rey de Portugal. En esta precedencia se conservó nuestro Convento de Lisboa, asta que el Papa Pío V, el año tercero de su Pontificado, a los diez i siete de Agosto dio en Roma un breve de proprio motu, que comiença, Divina, en que dio a su Religión el primer lugar de los Mendicantes que oy Posee; suplicó deste propilo motu la Provincia de Portugal alegando lo costumbre inmemorial de precederla en aquel Reyno, i después el Papa Gregorio XIII, el año de mil i quinientos i ochenta i tres, izo otra constitución en que conservó a las Ordenes Mendicantes en la posesión de la precedencia, que cada una tenía respetivamente, i como por entonces la tenía la Orden de santo Domingo, se an quedado en ella. El santo Pontífice Pío V, como Religioso Dominico, o por favorecer a su Religión tan digna de superiores onras les dio la antiguedad, como dueño i cabeça de la Iglesia, o porque se le refirió, que avía avido pleytos por la precedencia i quiso interponer la suprema potestad, dándoles esta prelación; cosa que después izo otro Pontífice de la Orden de san Francisco, dándoles a ellos precedencia, i quitándonos la que teníamos, no por ser Religión más antigua, pues tantos centenarios de años antes fue nuestra fundación, sino por favorecer a la Religión, que fue su madre, quando se vido Padre i cabeça de la Iglesia. Finalmente, porque no suceda en los ttenpos venideros, que aleguen los Padres de nuestra Señora de la Merced la Bula que alcançaron para este Reyno i resuciten el pleyto, dejo echo este defensorio, alegando las cédulas, si bien a más de seys años que

274 tenemos noticia, de que ya su Santidad sentenció esta causa en nuestro favor; no a venido la Bula, i para todo acontecimiento queda en esta Corónica la defensa de nuestra justicia.

Поділитись
74 634 views
КУПРІЄНКО - науково-публіцистичний блог: книги, статті, публікації. Україна. Київ. KUPRIENKO - Scientific blog: books, articles, publications.
Сайт розроблено, як науковj-gjge онлайн видання. Напрями - Історія України, Історія цивілізацій Доколумбової Америки: документи, джерела, література, підручники, статті, малюнки, схеми, таблиці. Most texts not copyrighted in Ukraine. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading.

6 visitors online now
6 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 02:37 am UTC
This month: 137 at 03-19-2019 12:48 am UTC
This year: 151 at 01-03-2019 12:45 am UTC