Pedro SANCHO DE LA HOZ. Relacion para Su Majestad de lo sucedico en la conquista 1534 (1968)


5 580 views

Pedro SANCHO DE LA HOZ. Relacion para Su Majestad de lo sucedico en la conquista 1534 (1968).

SANCHO DE LA HOZ, Pedro
1534/1968 Relacion para Su Majestad de lo sucedico en la conquista ...
Biblioteca Peruana, tomo 1, pp. 275-343.
Lima: Editores Tecnicos Asociados S.A.
277001 PEDRO SANCHO DE LA HOZ
277002 RELACION PARA S. M. DE LO SUCEDIDO EN LA CONQUISTA Y
PACIFICACION DE ESTAS PROVINCIAS DE LA NUEVA CASTILLA Y DE LA
CALIDAD DE LA TIERRA, DESPUES QUE EL CAPITAN HERNANDO PIZARRO
SE PARTIO Y LLEVO A SU MAJESTAD LA RELACION DE LA VICTORIA DE
CAXAMALCA Y DE LA PRISION DEL CACIQUE ATABALIPA
277009 I
277010 De la gran cantidad de plata y oro que se trajo del Cuzco y de la parte que se
envio a S. M. el Emperador por el quinto real: De como fue declarado libre el cacique
preso Atabalipa y de la promesa que les habia hecho de la casa llena de oro por su
rescate, y de la traicion que el dicho Atabalipa meditaba contra los espanoles, por lo
cual lo hicieron morir.
277016 Partido que hubo el capitan Hernando Pizarro con los cien mil pesos de oro y
cinco mil marcos de plata que se mandaron a S. M. por su real quinto, de alli a diez o
doce dias llegaron los dos espanoles que traian el oro de Cuzco, y al punto se fundio una
parte de el porque eran piezas pequenas y muy finas y monto a la suma de quinientas y
tantas planchas de oro arrancadas de unas paredes de la casa del Cuzco, y las planchas
mas pequenas pesaban cuatro o cinco libras cada una y otras chapas de diez o doce
libras, con las cuales estaban cubiertas todas las paredes de aquel templo; trajeron
tambien un asiento de oro muy fino labrado en figura de escabel que peso diez y ocho
mil pesos. Trajeron asimismo una fuente toda de oro, muy sutilmente labrada que era
muy de ver, asi por el artificio de su trabajo como por la figura con que era hecha y la
de muchas otras piezas de vasos, ollas y platos que asimismo trajeron. De todo este oro
se junto una cantidad que subio a dos millones y medio, que reducido a oro fino vino a
ser un millon trescientos veinte y tantos mil pesos, de lo que se saco el quinto para S. M.
que fueron do scientos sesenta y tantos mil pesos. De plata se hallaron cincuenta mil
marcos, de los cuales tocaron a S. M. diez mil; y se entregaron al tesoro de S. M. los
ciento y sesenta mil pesos y cinco mil marcos de plata porque, como se ha dicho, los
cien mil pesos restantes y los cinco mil marcos de plata los llevo Hernando Pizarro para
ayuda de los gastos que S. M. Cesarea hacia en la guerra contra los Turcos enemigos de
nuestra Santa Fe segun se decia. Todo el resto fue dividido entre los soldados y
companeros del Gobernador el cual dio a cada uno segun lo que en su conciencia y en
justicia pensaba que merecia, considerando los trabajos que habia pasado y la calidad de
la persona, todo lo cual hizo con suma diligencia y con la mayor presteza posible, para
partirse de aquel lugar e irse a la ciudad de Xauxa, y porque entre aquellos soldados
habian algunos que eran viejos y ya mas propios para el descanso que para la fatiga y
que en aquella guerra habian trabajado y servido mucho, les dio licencia para que se
volviesen a Espana, con cuya humanidad lograba que volviendo estos, diesen mejor
testimonio de la grandeza y riqueza de la tierra, de manera que acudiese gente bastante
para que se poblase y acreciese; porque en verdad siendo la tierra grande y llena de
naturales, los espanoles que en ella habian entonces eran poquisimos para conquistarla,
mantenerla y poblarla; y aunque habian hecho y obrado grandes cosas en la conquista
de ella, fue mas bien por la ayuda que Dios que en todo lugar y ocasion les dio la
victoria, que por fuerzas y medios que tuviesen para lograrla; con cuyo auxilio contaban
les sostendria en lo de adelante.
278037 Hecha aquella fundacion el Gobernador mando que el notario extendiera una
escritura, en la cual daba por libre al Cacique Atabalipa y le absolvia de la promesa y
palabra que habia dado a los espanoles que lo prendieron, de la casa de oro que les habia
otorgado; la cual escritura hizo pregonar publicamente a son de trompetas en la plaza de
aquella ciudad de Caxamalca notificandola tambien al dicho Atabalipa por medio de
una lengua; y asimismo declaro en el propio pregon que porque convenia al servicio de
S. M. y a la seguridad de la tierra queria mantenerlo preso en buena guarda, hasta tanto
que llegaran mas espanoles con que se asegurase mejor; pues estando libre y siendo el
tan gran senor y teniendo tanta gente de guerra y que todos le temian y obedecian, preso
como se hallaba, aunque estaba a trescientas leguas, no podia menos de hacerlo asi para
quitarse de toda sospecha; tanto mas que muchas veces se habia tenido por cosa cierta
que habia mandado juntar gente de guerra para acometer a los espanoles; la cual como
luego se dira, la habia juntado y puesto en orden con sus capitanes, y solo se dilataba el
efecto por la falta de su persona y de su general Chilichuchima que estaba asimismo
preso. Pasados algunos dias, ya que los espanoles estaban a punto de partirse para
embarcarse y volver a Espana, y el Gobernador alistaba la demas gente para salir de
Xauxa, Dios Nuestro Senor que con su infinita bondad guia y encamina las cosas para
que todo sea en mayor servicio suyo, como sera, habiendo en esta tierra espanoles que
la habiten y hagan venir en conocimiento del verdadero Dios a los naturales de la dicha
tierra, para que Nuestro Senor sea siempre alabado y conocido de estos barbaros y
ensalzada su Santa Fe, permitio que se descubriese y trastornase el mal proposito que
tenia este soberbio tirano en satisfaccion de muchas buenas obras y buen tratamiento
que siempre del Gobernador y de cada uno de los espanoles de su compania habia
recibido; cuya recompensa, segun su intento habia de ser de la suerte y manera que solia
darla a los caciques y senores de la tierra, mandandoles matar sin culpa ni causa
ninguna. Pues sucedio que volviendose a Espana nuestros soldados licenciados, viendo
el que se llevaban consigo el oro sacandolo de su tierra, considerando que poco ha, era
tan gran senor que tenia todas aquellas provincias con sus riquezas sin contradiccion
alguna, y sin considerar las justas causas por las cuales le habian despojado de ellas,
habia dado orden que cierta gente que por mandato suyo se habia juntado en la tierra de
Quito, viniera a acometer a los espanoles que estaban en Caxamalca una noche a una
hora concertada por cinco partes, asaltandolos en sus cuarteles y prendiendo fuego por
todas partes por donde pudiesen. Andaban en aquel tiempo fuera de Caxamalca treinta
espanoles y mas, que eran idos a la ciudad de San Miguel para embarcar oro de S. M. y
creyendo que por ser estos asimismo pocos les podria matar con facilidad antes que
pudieren juntarse con los de Caxamalca de la cual se hubo larga informacion de muchos
caciques y de sus mismos principales, que todos sin temor, tormentos ni amenazas,
voluntariamente dijeron y confesaron esta conjuracion; como venian a la tierra
cincuenta mil hombres de Quito y muchos Caribes, y que en todos los confines de
aquella provincia habia gente armada en gran numero; que por no hallarse
mantenimientos para toda asi junta, se habia dividido en tres o cuatro partes, y que
todavia esparcidos de esta manera eran tantos que no hallando con que sustentarse
cogian su maiz verde y lo secaban para que no les faltasen vituallas. Sabido todo esto y
siendo para todos cosa publica y clara que en (sic) sus ejercitos que decian venian para
matar a todos los cristianos; viendo el Gobernador en cuanto peligro estaba el gobierno
y todos los espanoles; para poner remedio en ello aunque le dolia mucho venir a tal
termino, vista sin embargo la informacion y proceso hecho, habiendo juntado a los
oficiales de S. M. y a los capitanes de su compania y a un Doctor que entonces estaba
en este ejercito, y al Padre Fray Vicente de Valverde, religioso de la orden de Santo
Domingo enviado por el Emperador Nuestro Senor, para la conversion y doctrina de las
gentes de estos reinos; despues de haberse disputado y discurrido mucho sobre el dano o
provecho que podria seguirse de la vida o muerte de Atabalipa, se resolvio que se
hiciese justicia de el; y porque asi lo pidieron los oficiales de S. M. y el Doctor juzgo
ser bastante la informacion, fue al cabo sacado de la prision en que estaba y a son de
trompetas que publicase su traicion y alevosia, fue llevado al medio de la plaza de la
ciudad y atado a un palo, mientras el religioso le iba consolando y ensenandole, por
medio de una lengua, las cosas de nuestra Fe Cristiana, diciendole que Dios habia
querido que fuese muerto por los pecados que habia cometido en el mundo, y que debia
arrepentirse de ellos, y que Dios le perdonaria, si lo hacia asi y se bautizaba al punto.
Movido el de estas razones pidio el bautismo y se lo dio al instante aquel reverendo
padre, que le hizo mucho bien con esta exhortacion; de tal manera que aunque estaba
sentenciado a ser quemado vivo, se le dio una vuelta al cuello con un cordel y de este
modo fue ahogado: mas cuando vio que se lo ponian para matarle, dijo que
recomendaba al Gobernador sus hijos pequenos, que los tomase consigo; y con estas
postreras palabras y diciendo el credo por su anima los espanoles que le rodeaban, fue
de pronto ahogado. Dios lo tenga en su Santa Gloria, pues murio arrepentido de sus
culpas y con la verdadera fe de cristiano. Despues de haber sido ahogado de esta
manera, en cumplimiento de la sentencia se le arrimo fuego de modo que se le quemara
alguna parte de la ropa y de la carne. Aquella noche (porque murio ya tarde) quedo su
cuerpo en la plaza para que todos supieran su muerte, y a otro dia mando el Gobernador
que todos los espanoles asistieran a su entierro, y con la cruz y demas religioso aparato

Pedro SANCHO DE LA HOZ. Relacion para Su Majestad de lo sucedico en la conquista 1534 (1968)

Залишити відповідь

14 visitors online now
14 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 15 at 01:56 pm UTC
This month: 30 at 08-16-2017 07:40 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Cristobal de MOLINA (El Almagrista, Chileno). Relacion de muchas cosas acaescidas en el Peru 1553 (1968)

Cristobal de MOLINA (El Almagrista, Chileno). Relacion de muchas cosas acaescidas en el Peru 1553 (1968).

Cristobal de MENA. La conquista del Peru, llamada la Nueva Castilla 1534 (1930)

Cristobal de MENA. La conquista del Peru, llamada la Nueva Castilla 1534 (1930).

Close