PEDRO DE ORSÚA. RELACIÓN DE LA JORNADA DE OMAGUA Y DORADO. Педро де Орсуа. Доклад о Походе в Омагуа и Эль Дорадо.


22 442 views

los indios de aquella tierra traen en las cabezas una
manera de bonetes, que estará veinte leguas del dicho
astillero, á que en esta provincia, buscase la comida, y
con la que hallase acudiese al dicho D. Juan; el cual
dicho García de Arce, no hallando comida en aquella
provincia, ó como otros quieren decir, por no ir con
el dicho Capitán y hacer cabeza de su juego, sin esperar
en la dicha provincia ni en la boca del rio de Cocama,
se echó el rio abajo con los dichos treinta hombres,
y pasaron más de trescientas leguas de despoblado
hasta llegar á una isla poblada, 2 que de su nombre

i de grandes poblazones y también gran despoblado.
2 la cual nuestros españoles la nombraron la Isla de García de Arce,
por la haber descubierto.
Partió el dicho, etc.

— i3 —

llamamos la Isla de García, de la cual y de su suceso
diremos adelante.
Partió el dicho D. Juan de Vargas con el restante
de la gente, que fueron setenta 1 hombres, principio
de Julio de mil y quinientos sesenta años; y no hallando
á García de Arce en los Caperuzos, pasó hasta llegar
al dicho rio de Cocama; y dejando alguna de la gente
que llevaba en la boca del rio en guarda del bergantín,
y con ellos por su caudillo á un Gonzalo Duarte,
tomando la gente más recia en algunas canoas que
llevaba, subieron por el rio arriba veinte y dos jorna-
das, y al cabo de las cuales toparon la poblazon y
hallaron mucha comida, en especial de maíz; y
tomando muchas canoas que halló y algunos indios
para servicio, cargando todas las canoas de maíz, se
volvió á la boca del rio donde habia dejado muy fati-
gados de hambre á los que se habian quedado en el
bergantín, y halló, de los que se habian quedado,
muertos tres hombres españoles y muchas piezas, y
con su venida se remediaron todos; y allí esperó al
Gobernador, el cual quedó con el restante de la gente
en los Motilones, y recogiéndola 2 á los Motilones y
de allí al astillero, y detúvose más de lo que pensó por
causa de las barcas que se quebraron, y hubiéronse
de hacer gran cantidad de balsas y una canoa grande;
y, con tres chatas que habian quedado y un bergantín,
nos echamos en el rio abajo, harto descontentos por
dejar los caballos y mucha ropa y ganados, y otras
cosas que por la falta de barcos no se pudieron lle-

i sesenta.
2 y r. al astillero, allí se detuvo más, etc.

— 14 —

var, y con harto riesgo de nuestras vidas, porque el
rio es poderosísimo y los navios que llevábamos eran
quebrados y podridos, y también al tiempo de la
partida hobo algunos motines, dejando aparte que
se quisieron volver al Pirú; y entendiéndolo el Gober-
nador, prendió algunos, y con otro disimulo y sin
que nadie se le huyese, se embarcó á los veinte y
seis de Septiembre del año de mil y quinientos y
sesenta.
Embarcado el dicho Gobernador con su gente el
mismo dia, se echó el rio abajo y comenzó á nave-
gar, y pasando un raudal grande en unos remansos
que estaban un cuarto de legua de su astillero, pasó
aquel dia para embarcar los caballos, y otro dia por la
mañana se partió; y pasando otros caudales y remoli-
nos este dia, dejó atrás todas las sierras y cordilleras
del Pirú, y se empezó á meter en la tierra llana, que
dura casi hasta la mar del Norte. Otro dia, por la
mañana, dio el bergantín que llevábamos en un bajo
y del golpe se le saltó un pedazo de la quilla, y el
Gobernador lo vido quedar en seco y no se detuvo á
lo socorrer, antes caminó con el restante de la armada
hasta que llegó á los Caperuzos, donde habia enviado
delante con cierta gente y canoas á un Lorenzo de
Calduendo, 1 para que allí buscase alguna comida,
porque iba la armada con gran necesidad; y repartiendo
la que allí hubo, que tenia el dicho Lorenzo de Cal-
duendo, que fué bien poca, esperó al bergantín,
que los que en él venían se dieron buena maña, que
tapando el agujero con mantas, en dos dias, con harto

i Salduendo.

— iS —
trabajo, se juntaron con su Gobernador. Allí se detuvo
el armada otros dos dias adobando el bergantin, y
adobado, le enviaron delante, ala lijera, con gente,
por caudillo un Pedro Alonso Galeas, á la boca de
Cocama, á avisar á D. Juan de Vargas de nuestra
venida, porque con la mucha tardanza que habiamos
hecho, el dicho D. Juan y los que estaban con él no
hiciesen alguna cosa, paresciéndoles que ya nosotros
no iríamos, como en efecto lo pensaron, y aun habia
muchos dellos que se querían ir y no aguardar; y so-
bre esto hubo algunos medio amotinados.
Partidos de esa provincia de los Caperuzos, fuimos
sin ningún contraste desembarcando y durmiendo en
tierra hasta llegar á la punta de un rio que se junta
con este otro de los Motilones, que entra sobre mano
izquierda, que llamamos el rio de Bracamoros, por-
que pasa en Pirú por una provincia de este nombre.
Es, al parescer, mayor que dos veces el que traíamos.
Júntase ciento y veinte leguas del astillero. Nace este
rio del Pirú, en la misma provincia de Guanuco, y
viene cerca del nacimiento deste otro rio de los Mo-
tilones. Pasa este rio por Guanuco el viejo, y de allí
se va haciendo cada vez mayor por entre Caxamarca
y Chachapoyas, y de ahí á los Bracamoros. Júntase
aquí, que serán más de trescientas leguas de su naci-
miento, y en las juntas deste rio se detuvo el Gober-
nador dos dias, y envió por él arriba en canoas gente
á buscar poblazon, y no se halló; y partidos de allí de
las juntas destos rios, sin acaecerles cosa que de contar
sea, llegamos sobre las juntas del otro que viene á la
mano derecha, que se llama de Cocama, que es el
nombre desta provincia, que está el rio arriba del rio

— i6 —

por donde subió D. Juan de Vargas y llegó á Cocama,
y estarán las juntas destos rios ochenta leguas de los
Bracamoros; y en la boca deste rio de Cocama halla-
mos á D. Juan de Vargas, que habernos dicho que
vino delante con los setenta hombres á buscar comida,
donde habian estado dos meses esperando al Goberna-
dor; y en este tiempo se comió la gente que allí
estaba la mayor parte de la comida que habian traído
de arriba de la provincia de Cocama, y urdieron algu-
nos 1 vecinos ciertos motivos contra el D. Juan: unos
decían que lo querían matar; otros que no, sino de-
jarle allí, y salirse y irse al Pirú: que fuese lo uno ó
lo otro, con la venida del Gobernador cesó todo, y la
gente unos con otros se alegraron y regocijaron, aun-
que no sin algún pesar de no saber de García de Arce,
que digimos que se habia ido el rio abajo con los treinta
hombres. Aquí se repartió la comida que allí habia; á
unos cupo mucho, á otros poco, como por la mayor
parte suele acaescer en semejantes repartimientos 2.
Este rio de Cocama es muy caudal y poderoso; es
poco menor que el que llamamos de Bracamoros, y
mayor que el de los Motilones. Es muy fértil de pesca-
dos de diferentes géneros, y tortugas, y en las playas
hay muchos huevos de las tortugas, y en las mismas
playas se toman gran cantidad de pájaros del tamaño
de palominos, que son muy gordos y sabrosos. Nasce
este rio de los reinos del Pirú: cuáles son sus naci-
mientos hay diversas opiniones; porque unos dicen

i ciertos motines contra él.
2 Díjose que el Gobernador y su amiga Doña Inés, y el D. Juan de
Vargas, tomaron tanto para ellos solos, como dieron á todos los demás del
campo.

— i7 —

que será 1 Apurima y Auanca, y con los ríos de Vil-
eos y Xauxas, y otros muchos que con estos se jun-
tan; y mi opinión y de otros es que será un rio grande
que nasce á las espaldas de Chinchacocha, y en la mis-
ma provincia de Guanuco, que pasa por los asientos y
pueblos que llaman Paucartambo y Guacambamba,
juntándose con los rios que salen de Tarama y con
otros muchos que salen de los montes de aquellas co-
marcas, y con los que vido y pasó el gobernador
Gómez Arias en lo que dicen de Ruparupa, porque
estos rios que digo, bastaran á hacer este rio de Co-
cama y aun otro más poderoso, y si fuera 2 á Porima
y á Vancay, con los demás arriba dichos, que forzo-
samente se han de juntar todos en este rio de Coca-
ma, 3 no hay otro ninguno que entre de los Moti-
lones que se pueda pensar que sea de los rios de Ru-
parupa juntos, por sí fuera muy más poderoso, sin
comparación, de lo que es, y aun mayor que todos
juntos esotros, á parescer mió.
Juntos estos tres rios tan poderosos con otros mu-
chos pequeños y arroyos y esteros que no cuento,
hacen de aquí para abajo uno tan grande, que no
puedo creer haber otro en el mundo semejante. Ex-
tiéndese y hácense muchos brazos. Hay en él de verano
grandes playas en que se hallan de verano muchos
huevos de tortugas y ycoteas, y lagartos y pájaros de

i Aporima y Mancay y Incay, con los rios de Vilcas y Parios y Xauxa
y otros.
2 y si fueran á Purima y á Mancay, etc.
3 con los de Ruparupa, porque antes de este rio de Cocama no hay
otro ninguno que entre en el de los Motilones, que se pueda pensar que

PEDRO DE ORSÚA. RELACIÓN DE LA JORNADA DE OMAGUA Y DORADO. Педро де Орсуа. Доклад о Походе в Омагуа и Эль Дорадо.
Tagged on:                                                                                                                                                                                         

Залишити відповідь

4 visitors online now
4 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 114 at 02:25 am UTC
This month: 199 at 07-04-2018 02:24 am UTC
This year: 254 at 02-02-2018 01:06 am UTC
Read previous post:
INFORMACIONES DE DON FRANCISCO DE TOLEDO, VIREY DEL PERÚ. 1570—1572. Сообщения Дона Франсиско де Толедо, вице-короля Перу

Сообщения Дона Франсиско де Толедо, вице-короля Перу, 1570—1572. INFORMACIONES ACERCA DEL SEÑORÍO Y GOBIERNO DE LOS INGAS HECHAS POR MANDADO...

GABRIEL DE OVIEDO. A NARRATIVE OF THE VICE-ROYAL EMBASSY TO VILCABAMBA, 1571. Габриель де Овьедо. Сообщение о Посольстве Вице-короля в Вилькабамбу

Габриель де Овьедо. Сообщение о Посольстве Вице-короля в Вилькабамбу, 1571 год. GABRIEL DE OVIEDO. A NARRATIVE OF THE VICE-ROYAL EMBASSY...

Close