Генерал Эмилиано Сапата. Манифесты. Manifiestos del General Emiliano Zapata


5 439 views

Генерал Эмилиано Сапата. Манифесты.
Manifiestos del General Emiliano Zapata

Генерал Эмилиано Сапата. Манифесты.
Manifiestos del General Emiliano Zapata

MANIFIESTOS

Manifiestos del General Emiliano Zapata

Contenido

Al pueblo de Morelos
Plan de Ayala
Manifiesto a la nación
Acta de ratificación del Plan de Ayala
Al pueblo mexicano
Manifiesto al pueblo
A los revolucionarios de la República
Al pueblo
A los obreros de la República ¡Salud!
Manifiesto al pueblo mexicano
Llamamiento patriótico a todos los pueblos engañados por el llamado gobierno de Carranza
Apéndice: Plan de San Luis
Tratados de Ciudad Juarez

La atenta lectura de los manifiestos de Emiliano Zapata es de vital importan-cia para comprender a la parte derrotada en la lucha armada de facciones que siguió a la caída de Porfirio Díaz. El triunfo de Madero tan sólo abriría las puertas para el posterior desarrollo de la lucha de facciones.
Es precisamente el movimiento suriano encabezado por Emiliano Zapata, quien, con una óptica mucho más realista que la de Madero, advierte la impe-riosa necesidad de convocar a una reunión cumbre entre los diversos jefes re-volucionarios, para que de la misma surgiera el gobierno revolucionario. Este postulado, se incluye en los artículos 12° y 13° del Plan de Ayala, lo que se convertiría, al paso del tiempo el el let motiv de la existencia del llamado zapa-tismo.
Ciertamente, la solución de los problemas agrarios así como los de las comu-nidades indígenas, tienen un lugar predominante en el pensar zapatista pero, lo repetimos, su razón de ser, su importancia en el devenir revolucionario pos-terior a 1911, radica precisamente en lo proclamado en los artículos 12° y 13° del Plan de Ayala. Concebir la importancia del zapatismo de otra manera, sub-rayando una y otra vez su ideal agrario-comunal, es reducirlo al absurdo, es castrarlo y restarle la enorme importancia que llegó a tener entre los álgidos años de 1911 a 1916.
En sí, la propuesta del zapatismo logró hegemonizar a diversas facciones revo-lucionarias, y ella desembocaría en la conformación de la Soberana Conven-ción, la que a punto estuvo de convertirse en vencedora, pues fue en el terreno militar en donde sucumbió.
En la selección de manifiestos que aquí incluimos, podemos percatarnos de la evolución ideológica de Emiliano Zapata. Así, en el Manifiesto al pueblo de Mo-relos, lo vemos elogiando a Madero y protestándole lealtad. Después, en el Plan de Ayala, se le desconocerá tanto como Jefe de la Revolución, así como presidente de la República.
Cabe mencionar que el Plan de Ayala es concebido como la continuidad del Plan de San Luis, logrando con esto mayor proyección histórica, aunque justo es señalar que tal continuidad debe verse de manera harto relativa, porque tratar de unir al Plan de San Luis con el Plan de Ayala es algo así como tratar de unir el agua y el aceite. Expliquémonos. Si bien es cierto que los acuerdos logrados en los Tratados de Ciudad Juárez entre las fuerzas maderistas y por-firistas contrarían en esencia lo establecido en el Plan de San Luis, convirtién-dose, tales acuerdos, en el epicentro del descontento contra Francisco I. Made-ro por parte de varios jefes revolucionarios, bien podemos conjeturar que con o sin los Tratados de Ciudad Juárez, el zapatismo hubiese chocado con Francis-co I. Madero, por la simple razón de que sus diferentes ópticas acerca de la revolución no sólo son contrarias sino incluso antagónicas. El zapatismo se planteaba romper de cuajo con el sistema social, político y económico anterior; mientras que el maderismo se presentaba como un simple continuador, ejer-ciendo una que otra reforma. El choque, así las cosas, era inevitable.
Volviendo al Plan de Ayala, tenemos que en el mismo se nombra como Jefe de la Revolución a Pascual Orozco, sin embargo, y debido a su posterior compor-
tamiento, en el Acta de ratificación del Plan de Ayala, se le desconoce y se nombra en su lugar a Emiliano Zapata.
Poco a poco el zapatismo irá radicalizándose. En el manifiesto Al pueblo de México, que por cierto sería comentado y elogiado por Ricardo Flores Magón en las columnas de Regeneración, Zapata advierte que el pueblo se lanzó a la revuelta no para conquistar ilusorios derechos políticos que no dan de comer, sino para procurar el pedazo de tierra que ha de proporcionarle alimento y libertad, un hogar dichoso y un porvenir de independencia y engrandecimien-to. En el mismo manifiesto señala que el país quiere romper de una vez con la época feudal; que es ya un anacronismo; quiere destruir de un tajo las rela-ciones de señor a siervo y de capataz a esclavo (...) quiere vivir la vida de la civilización, trata de respirar el aire de la libertad económica.
En otro manifiesto, el dirigido A los obreros de la República, termina con el siguiente llamamiento: Que las manos callosas de los campos y las manos ca-llosas del taller se estrechen en saludo fraternal de concordia, porque en ver-dad, unidos los trabajadores, seremos invencibles, somos la fuerza y somos el derecho, ¡somos el mañana!
Conviene también destacar lo expresado en el Manifiesto al pueblo mexicano, puesto que representa, en parte, una explicación del por qué de lo señalado en los artículos 12° y 13° del Plan de Ayala.
En este manifiesto se dice: En cada región del país se hacen sentir necesida-des especiales y para cada una de aquellas hay y debe haber soluciones adap-tables a las condiciones propias del medio. Por eso no intentamos el absurdo de imponer un criterio fijo y uniforme, sino que al pretender la mejoría de condición para el indio y para el proletario -aspiración suprema de la revolu-ción-, queremos que los jefes que representen los diversos Estados o Comar-cas de la República, se hagan intérpretes de los deseos, de las necesidades y de las aspiraciones de la colectividad respectiva, y de esta suerte, mediante una mutua y fraternal comunicación de ideas, se elabore el programa de la revolución, en el que estén condensados los anhelos de todos, previstas y sa-tisfechas las necesidades locales y sentado sólidamente el cimiento para la reconstrucción de nuestra nacionalidad.
Hemos incluído un apéndice, por la importancia que tienen para la compren-sión de esta recopilación, tanto el Plan de San Luis así como los Tratados de Ciudad de Juárez.
Réstanos tan sólo desearte, lector, que la lectura te sea de provecho.

Al pueblo de Morelos
Desde que os invité en la Villa de Ayala a verificar el movimiento revoluciona-rio contra el déspota Porfirio Díaz, tuve el honor de que os hubierais aprestado a la lucha militando bajo mis órdenes, con la satisfacción de ir a la reconquis-ta de vuestros derechos y libertades usurpadas. Juntos compartimos los aza-res de la guerra, la desolación de nuestros hogares, el derramamiento de san-gre de nuestros hermanos, y los toques marciales de los clarines de la victoria. Mi ejército fue formado por vosotros, conciudadanos, nimbados por la aureola brillante del honor sin mancha; sus proezas las visteis desde Puebla hasta este jirón de tierra bautizada con el nombre de Morelos, donde no hubo más heroicidad que la de vosotros, soldados, contra los defensores del tirano más soberbio que ha registrado en sus páginas la historia de México y aunque nuestros enemigos intentan mancillar las legítimas glorias que hemos realiza-do en bien de la patria, el reguero de pueblos que ha presenciado nuestros esfuerzos contestará con voces de clarín anatematizando a la legión de traido-res científicos que aún en las pavorosas sombras de su derrota, forjan nuevas cadenas para el pueblo o intentan aplastar la reivindicación de esclavos, de parias, de autómatas. de lacayos. La opresión ignominiosa de más de treinta años ejercitados por el revolucionario ambicioso de Tuxtepec; nuestras liber-tades atadas al carro de la tiranía más escandalosa, sólo comparable a la de Rusia, a la de África Ecuatorial; nuestra soberanía de hombres libres no era otra cosa que la más sangrienta de las burlas. La ley no estaba más que escri-ta y sobre ella el capricho brutal de la turba de sátrapas de Porfirio Días, sien-do la justicia un aparato gangrenado, dúctil, elástico, que tomaba la forma que se le daba en las manos de jueces vanales y sujeto al molde morboso de los señores de horca y cuchillo. El pueblo mexicano pidió, como piden los pueblo cultos, pacíficamente, en la prensa y en la tribuna, el derrocamiento de la dic-tadura, pero no se le escuchó; se le contestó a balazos, a culatazos y a caba-llazos; y sólo cuando repelió la fuerza con la fuerza, fue cuando se oyeron sus quejas, y el tirano, lo mismo que la comparsa de pulpos científicos, se vieron vencidos y contemplaron al pueblo vencedor.

Генерал Эмилиано Сапата. Манифесты. Manifiestos del General Emiliano Zapata
Tagged on:                                 

Залишити відповідь

3 visitors online now
3 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 15 at 01:56 pm UTC
This month: 30 at 08-16-2017 07:40 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Рикардо Э. Родригес Молас. Социальная история гаучо. Ricardo E. Rodríguez Molas. Historia social del gaucho

Рикардо Э. Родригес Молас. Социальная история гаучо. Ricardo E. Rodríguez Molas. Historia social del gaucho

Ева Дуартэ де Перон. Смысл моей жизни. Eva Duarte de Perón. LA RAZÓN DE MI VIDA

Ева Дуартэ де Перон. Смысл моей жизни. Мое послание. Потому что я перонистка. Eva Duarte de Perón. LA RAZÓN DE...

Close