Хуан Перес де Монтальбан. Монахиня Альферес. Juan Perez de Montalbаn. LA MONJA ALFÉREZ


6 296 views

Хуан Перес де Монтальбан. Монахиня Альферес.
Juan Perez de Montalbаn. LA MONJA ALFÉREZ

Хуан Перес де Монтальбан. Монахиня Альферес.
Juan Perez de Montalbаn. LA MONJA ALFÉREZ

LA MONJA ALFÉREZ

Personas que hablan en ella:
• Don DIEGO, galán
• Don JUAN
• Catalina de Arauso, Monja Alférez [Alonso de GUZMÁN]
• MACHÍN, su criado, gracioso
• MANUEL de Arauso, soldado
• El ALFÉREZ Nuevo Cid
• EL CASTELLANO del Callao
• TEODORA, dama
• Doña ANA, dama
• INÉS, su criada
• TRISTÁN, criado
• Un SOLDADO
• El VIZCONDE de Zolina
• SEBASTIÁN de Ylumbe, hidalgo
• Un RELIGIOSO
• OCAÑA
• MONROY
• PEROMATO
• MOTRIL
• JARAVA
• Un CRIADO
________________________________________
JORNADA PRIMERA
________________________________________
GUZMÁN y MACHÍN de camino, doña
ANA e INÉS con mantos

ANA: No puedo enfrenar el llanto.
GUZMÁN: No lo hubiera yo emprendido,
mi bien si hubiera entendido
que tú lo sintieras tanto.
Mas ya es hecho; tú, señora,
eres culpada, yo no,
pues que tu amor me ocultó
lo que me descubre ahora.
ANA: El favor más limitado
de una principal mujer,
no basta para prender
la esperanza, y el cuidado.
¿Pude yo, siendo quien soy,
darte señales más claras
de mi amor? ¿Tú estimaras
los favores que te doy,
si te entregase liviana
la posesión de mi pecho?
GUZMÁN: Ya no hay remedio, ya es hecho,
mas alivie, mi doña Ana,
si mi ausencia te lastima,
el mal que sintiendo estás,
ver que dos leguas no más
dista el Callao de Lima.
Y no dará luz la aurora,
jamás al monte, ni prado
sin que a mí me la haya dado
ese sol que el alma adora.
Así desmentir podré
la ausencia que te amenaza,
que supuesto que la plaza
yo de soldado asenté,
y en el puerto he de asistir
las noches que estar de posta
no me toque, por la posta
a verte podré venir.
ANA: Con eso no solamente
se alivian mis sentimientos,
mas es para mis tormentos
el medio más conveniente.
Pues si de las ansias mías
la envidiosa diligencia
tuvo indicios, con tu ausencia
desmentimos las espías.
Que ya sabes que el efecto
de poderte ver, y hablar,
solamente ha de durar
lo que durare el secreto.
Y así de nuevo te pido,
que la palabra me des
de no romperlo, aunque estés
ya celoso, ya ofendido.
GUZMÁN: Y de nuevo te prometo,
que no sepa mi cuidado
de mí, sino este crïado,
que es ejemplo del secreto.
MACHÍN: No viene Machín de casta
que se pierde por hablar,
pues para saber callar,
soy vizcaíno, que basta.
ANA: Pues, Alonso de Guzmán
hace de ti confïanza,
ésa es la mayor probanza
que tus méritos me dan.
Y tú porque la ocasión
jamás pierdas de venir
a verme, sin que inferir
pueda nadie tu afición.
Pues es la curiosidad
tan necia, que te podría
poner una oculta espía,
que al entrar en la ciudad
te siguiese, y nuestro amor
viniera a saberse, quiero
que el caballo más ligero,
que de indiano picador,
agitado excede al viento,
obedezca a tu cuidado,
porque el pedirlo prestado,
no dé indicios de tu intento.

Dale una cadena

Del valor de esta cadena
puedes comprarlo y advierte,
que pues en verte o no verte
está mi gloria, o mi pena.
No haya estorbo que resista
el efecto a mi deseo,
si cuánta hacienda poseo
me ha de costar una vista.
GUZMÁN: ¿Qué diligencia y cuidado
en servirte no pondrá
quien de tu favor está
por mil partes obligado?
Esta cadena recibo
más que por sus eslabones
manifiesten las prisiones
en que enamorado vivo.
Que por comprar el caballo,
que donde es tal el favor,
alas son los pies de amor
para volar a gozallo.
ANA: Adiós, pues, que estoy temiendo
la asechanza cuidadosa
de alguna afición celosa.
GUZMÁN: Aunque de oírlo me ofendo,
trueco a tu opinión, señora,
los sentimientos más graves.
ANA: No hay que advertirte, pues sabes
la seña, ventana, y hora.

Vase

GUZMÁN: ¿Qué dices de mi ventura?
MACHÍN: Que pasa gran tempestad
tu voto de castidad,
entre ocasión, y hermosura.
Pero don Diego tu amigo
viene aquí.
GUZMÁN: Mucho sintiera,
que a doña Ana conociera,
si ahora la vio conmigo.
(Cuando mi pecho le estima, Aparte
de tal suerte que por dar
a sus temores lugar,
gusto de salir de Lima.)

Salen don DIEGO y TRISTÁN

DIEGO: Era ya tiempo de veros,
Guzmán amigo.
GUZMÁN: El buscaros
pudiera escusar, si hallaros
ha de ser para perderos.
DIEGO: ¿Cómo?
GUZMÁN: De Lima me ausento.
DIEGO: ¿Qué dices?
GUZMÁN: Mi natural
inclinación es marcial,
y vivo en la paz violento,
y al Rey me parto a servir
en el puerto.
DIEGO: No me mueve,
ser la distancia tan breve,
a que deje de sentir
la ausencia vuestra, Guzmán.
GUZMÁN: Tantas veces volveré
a veros, cuántas me dé
licencia mi capitán.
DIEGO: Porque podáis acordaros,
y por ser en la milicia
la gala de más codicia,
un penacho quiero daros
excelente, cuyas plumas
en la fineza, y color,
unas son alas de amor,
y otras de Venus espumas.
GUZMÁN: Yo lo estimo, porque veo
que en él, don Diego, me dais
las alas que imagináis
que en vuestra ausencia deseo.
Mas, pues, me le dais por prenda
de memoria, aunque confía
de vuestra amistad la mía,
que el olvido no la ofenda,
os quiero dar unos guantes

Los guantes que GUZMÁN saque puestos sean
bordados extraordinarios

en la hechura, y el olor,
en la materia, y valor,
a los que veis semejantes.
Que cuando no por su extraña
novedad los estiméis,
hacerlo al menos podréis,
por ser hechos en España.
DIEGO: De vos en todo excedido,
y obligado me confieso,
y por venceros en eso,
me quiero dar por vencido.
GUZMÁN: Estos brazos os darán
la respuesta. Adiós, don Diego.

Abrázanse

DIEGO: Adiós, Tristán, lleva luego
aquel penacho a Guzmán.
GUZMÁN: Siglos, Machín, considero
para partir los instantes,
lleva a don Diego los guantes,
que puesto a caballo espero.

Vase

MACHÍN: Yo lo haré, mas si supiera
que tú no habías de rompellos,
por Dios que te hubiera de ellos
cortado una bigotera.

Vase

DIEGO: ¿Qué te detiene, Tristán?
TRISTÁN: Sólo a decirte que vi
mientras hablabas aquí
con Alonso de Guzmán
por esta esquina pasar
hacia la Iglesia mayor
a doña Ana.
DIEGO: Dame, amor,
la ventura en alcanzar,
como el cuidado en seguir.
TRISTÁN: Todo se alcanza obligando.
DIEGO: O he de vivir alcanzando,
o siguiendo he de morir.

Хуан Перес де Монтальбан. Монахиня Альферес. Juan Perez de Montalbаn. LA MONJA ALFÉREZ
Tagged on:                                 

Залишити відповідь

4 visitors online now
4 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 30 at 03:49 am UTC
This month: 114 at 12-11-2017 09:03 pm UTC
This year: 114 at 12-11-2017 09:03 pm UTC
Read previous post:
Луис Киньонес де Бенавенте. Маркиз из Фуэнлабрады. Luis Quiñones de Benavente. El Marqués de Fuenlabrada

Луис Киньонес де Бенавенте. Маркиз из Фуэнлабрады. Знаменита интермедия. Luis Quiñones de Benavente. El Marqués de Fuenlabrada Entremés famoso

Луис Киньонес де Бенавенте. Слова. Luis Quiñones de Benavente. Los vocablos

Луис Киньонес де Бенавенте. Слова. Luis Quiñones de Benavente. Los vocablos

Close