5 191 views

Los árboles de fruta naturales de esta tierra y que se dan bien en ella son cerezos, que labrado y en tierra cultivada dan muchas y buenas cerezas, de mucho sabor y gusto, y razonable mantenimiento. Hay manzanos que dan una fruta amarilla y algo encendida, casi del tamaño y gusto de la de Castilla que llamamos de por s[an] Juan. Hay de ellas unas mejores que otras, según el beneficio que a los árboles de ellas hacen o a la malicia o bondad de la tierra donde se crían. Estas y las cerezas pasan los indios y las guardan para comer por regalo en tiempo de invierno. En los árboles de estas manzanas se ingieren muy bien las de Castilla, y peras y membrillos. Morales de moras negras también tienen. Los aguacates y zapotes blancos, que llaman dormilones, que hay en esta ciudad, es en algunas partes abrigadas y lugares templados, y muy poco y ruin, porque su propia naturaleza es en tierra caliente, donde se da mucho y muy bueno, cuya propiedad no se sabe, porque habrán dado de ella razón los que hubieren hecho las relaciones de las tierras calientes. Hay tunales, planta muy conocida en esta tierra y aun en España, por lo que de acá a ella se ha llevado, que da y cría muchas muy buenas tunas y de muchos colores, como son las blancas, que son las mejores, y encarnadas, amarillas y coloradas, muy dulces y de muy singular sabor y olor. Hay otras que tienen la cáscara agra, que quitado solamente hollejo y comida con lo de dentro, que es muy dulce, hace un muy singular sabor. Generalmente las unas y las otras tienen propiedad de restreñir, y la razón es porque toda su sustancia, que es como agua, va por las vías de la orina, y las pepitas y granos de ella, seca y dura, pasa al estómago, el cual no es capaz a cocello y pudrillo, antes se apeñusca y endurece de tal manera, que con gran trabajo y dolor se purga, lo cual se excusa con comellas con pan, o muy pocas; y con todo eso, es esta fruta uno de los principales sustentos de chichimecas de las Zacatecas, a lo menos por todo el verano, porque en este tiempo se da y cría. No tienen otras frutas de que poder dar razón, porque por la frialdad de esta región no se dan otras, como se dan en las tierras calientes y templadas, que son muchas y muy diversas, de las cuales se gozan no menos que si fueran naturales, porque por ser muy cercanas las tierras donde se dan, se traen aquí con facilidad y muy frescas. De las que de España se han traído y se dan muy bien en esta ciudad y su comarca, son duraznos de todos géneros y melocotones, priscos y albarcoques, y los que llaman de Damasco, peras mayores y cermeñas, manzanas gordas que llaman de invierno, y de las de por s[an] Juan, y membrillos muy mejores que en España. Las granadas y ciruelas se crían muy mal, y la poca que se da es muy ruin y cocosa; y lo mismo eseueras y olivas y parras; aunque éstas, si se beneficiasen bien, todavía se darían, a lo menos las moscateles para fruta. Las naranjas, limas, cidra y sus semejantes se dan medianamente; pero es también en partes abrigadas y defendidas del Norte.

[XXIV. Los granos y semillas y otras hortalizas y verduras que sirven o han servido de sustento a los naturales.]

Los granos y semillas y otras hortalizas y verduras naturales que han servido y sirven de sustento a los naturales, las principales, después del maíz, son los frijoles de diferentes suertes y colores, que cocidos con ají es sustento principal y ordinario para ellos, y el chían, que es una semilla muy menuda, algo mayor que la de la mostaza, pero prolongadita y ovada, blanca y pardita, de la cual usan los naturales por sustento muy principal de mucha sustancia, que beben tostada, molida y desecha en agua, muy fresca y muy asitosa; y el huauhtli, que es una semilla como de nabos, y de su propia color, salvo que es chatilla como lantejas, de que después de molido y amasado hacen unos bollos metidos en hojas de maíz, que cuecen en ollas, o haciéndola tortillas cocidas en un comal, que es un tiesto redondo y llano que toma de redondo y circunferencia como dos varas de medir, que en los propios cuecen las tortillas de maíz, que es su pan cotidiano. Tienen mich-tortihuauhtli, que es otra semilla blanca y más menuda: de ésta hacen bollos por la propia orden que se ha dicho del huauhtli, y de ésta suelen beber después de tostada y molida y deshecha en agua miel. Tienen calabazas grandes y dulces, que cocidas o asadas comen por fruta, del talle, hechura y color, dentro y fuera, de los melones de Castilla, salvo que tienen cáscara, y no se pueden comer crudas, y sus pepitas que comen en muchos y diferentes guisados, y [sirven] de engrasallos por ser muy aceitosos. Tienen otra fruta que se dicen chayotli, espinosos como erizos o castañas, del tamaño de grandes membrillos; [se] comen cocidos: es fruta dulce y apacible, y que resisten la sed por ser aguanosas; y de estas legumbres o frutas tienen todo el año, que traen de tierra caliente. Tienen bledos, berros, cebolletas y verdolagas, que comen en los tiempos que se da. Tienen ají de su cosecha, de muchas suertes y colores, que comen en todos sus manjares, fresco y añejo, sin el cual ninguna comida les es grata y apacible: tienen gitomatl y miltomatl, que sirven de especia con el ají, de que hacen salsas y apetitos para comer, que por no haber fruta ni legumbre de España a que se parezca, no se trata más de ellos, y porque también es ya muy conocido, y aun se cría y da en España.

[XXV. Las que de España se han llevado, y si seda en la tierra el trigo, cebada, vino y aceite, en qué cantidad se coge, y si hay seda o grana en la tierra, y en qué cantidad.]

De las de España se han traído, como son coles, rábanos, cebollas, lechugas, usan generalmente de ella los indios a nuestro modo, pero poco, y se da y cría muy bien en esta ciudad en las huertas y jardines de los indios, con las demás verduras de yerbabuena, perejil y culantro, nabos, chirivías y zanahorias, salvo las berenjenas, porque se traen de las tierras templadas comarcanas a esta ciudad. El trigo, muchas suertes, y cebadas se da muy maravilloso en labranzas y heredades de españoles, porque muy pocos indios se dan a ello por no tener lugar, y aun apenas para sus propias sementeras, por estar de ordinario, ocupados en servicio de los españoles. Cogerse ha en Tezcuco y sus sujetos hasta diez mil fanegas de trigo, y de cebada muy poco, porque los que la siembran y cogen no es para vender, como el trigo, sino lo que les basta para gustar en sus casas. Tampoco se coge seda, aunque podría, porque hay morales de que sustentar el gusano, y en tiempo antiguo la cogía don Antonio Tlahuitoltzin, cacique y gobernador que fue de esta ciudad, hijo de Nezahualpitzintli. Grana, hay poca, pero no dentro en la ciudad, sino en tierras altas, como son las que hay entre ella y el monte y serranía de Tlaloc, por ser algo más templada, y aun aquí se dan poco por ella los indios; verdad sea que no pueden acudir a ello ni tienen tiempo por la ocupación ordinaria que tienen de los servicios personales, que a no ser por esto podrían tener tiempo para coger trigo y cebada, coger seda y grana.

[XXVI. Las yerbas o plantas aromáticas con que se curan los indios y las virtudes medicinales o venenosas de ellas.]

Juan Bautista Pomar. Relación de Tezcoco
Tagged on:

Залишити відповідь

9 visitors online now
9 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 33 at 11:59 am UTC
This month: 52 at 11-07-2017 10:00 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Pedro de Valdivia. Cartas

Pedro de Valdivia. Cartas   Carta a Gonzalo Pizarro. 20 de Agosto de 1545. Magnífico señor: La carta de vuestra...

Острирова Елена Сергеевна. Социально-политическая организация доиспанских вождеств Колумбии

Острирова Елена Сергеевна. Социально-политическая организация доиспанских вождеств Колумбии   На правах рукописи    Острирова Елена Сергеевна Социально-политическая организация доиспанских вождеств...

Close