Хосе Эчегарай. Смерть на губах. José Echegaray. La muerte en los labios


6 825 views

Хосе Эчегарай. Смерть на губах.
José Echegaray. La muerte en los labios

Драма в трех действиях и в прозе
Drama en tres actos y en prosa

REPARTO

PERSONAJES
ACTORES
MARGARITA
Sra. Mendoza Tenorio.
BERTA
- Calderón.
MIGUEL SERVET
Sr. Jiménez.
CONRADO
- Calvo (Rafael).
WALTER
- Vico.
JACOBO
- Calvo (Ricardo).
NICOLÁS
- Calvo (J.).
Soldados y Esbirros.

La escena pasa en Ginebra, año 1553, que fue el del suplicio de Miguel Servet.

A LA MEMORIA DE DON GREGORIO DE LAS POZAS.

Acto primero
La escena representa una sala modesta, pero no pobre. A la derecha, dos puertas; se llega a
la del segundo término por dos o tres escalones. A la izquierda, primer término, un balcón. En el fondo, otra puerta. En primer término, a la izquierda, una mesa y un sillón; a la derecha, otro sillón. Los términos derecha e izquierda refiérense al espectador.

ESCENA I
MARGARITA, sola.
MARGARITA.-(Asomada al balcón; luego, se retira.) El sol desciende; la tarde acaba; cada vez parecen más oscuras las aguas del lago y menos transparente el azul del cielo. ¡Otro día sin verle! ¡Ah Conrado, mucha crueldad es la tuya si en ti consiste la tardanza!, y si en él no consiste, ¿por qué, Dios mío, no escuchas mi ruego? ¡Era yo tan feliz a su lado! ¡Qué alegría cuando llegaba el domingo y escapábamos de Ginebra, después de oír misa en la capilla secreta de Roger, y él, y yo, con Berta y con Jacobo, íbamos por esos campos a los valles, a las lomas; donde no hay ni odios, ni luchas, ni salmos que hielan, ni pregones que espantan, ni calvinistas de traje oscuro y rostro sombrío! ¡Desde que se marchó Conrado me parece haber caído en un abismo sin aire y sin luz! Y luego ese Walter..., ¡que recobre la salud, Dios mío, y que nos deje!... ¡Que huya, que huya de esta casa ese infame calvinista!

ESCENA II
MARGARITA y BERTA, por la derecha, primer término.

MARGARITA.-¡Ah!... ¡Berta!... Ven, acércate. ¿Por qué no te acercas?
BERTA.-(Desde la puerta, levantando el tapiz y en voz baja.) ¿Estás sola, Margarita?
MARGARITA.-Sola estoy; no temas.
BERTA.-(Acercándose poco a poco con precaución, y después de mirar a la segunda puerta del mismo lado.) Pero él.... ¿no vendrá?
MARGARITA.-¿Hablas de Walter?
BERTA.-Calla, no pronuncies su nombre. Sí, de él te hablaba.
MARGARITA.-Pues nunca viene a esta sala de propio impulso, y cuando hasta ella, por acaso, acompaña a Jacobo, ya se le oye bajar la escalera, que su paso lento y firme hace crujir la vetusta armazón.
BERTA.-Es que si yo lo viese, si clavase en mí su mirada... ¡Margarita, hija mía, yo creo que me moriría de espanto!
MARGARITA.-Para tal espanto no hay causa, ni hay razón. Más que a ti me repugna ese feroz hereje, ese calvinista cruel, que en Francia y en Alemania fue azote de católicos, que con sangre de nuestros hermanos está manchado, y que es, aquí en Ginebra, gran consejero de Calvino; pero entre la repugnancia y el espanto hay buen trecho que andar, mi pobre Berta.
BERTA.-Ya; a ti ningún mal puede hacerte; antes debe estarte agradecido, si de agradecimiento es capaz Walter; pero a mí... es distinto.
MARGARITA.-¿Por qué, Berta? (Con interés.) ¿Le conociste en otro tiempo?
BERTA.-(Pensativa.) Acaso. ¡Ah!... ¡Suceden cosas, tan extrañas!
MARGARITA.-Tú me ocultas algún secreto, madre mía. En las dos semanas que Walter está en mi casa ni una vez has querido verle, y huyes cuando él se acerca, como huirías de la muerte.
BERTA.-Esa es la palabra; como huiría de la muerte.
MARGARITA.-Te ruego que me expliques tu conducta, y callas y lloras.
BERTA.-¿Qué otra cosa he de hacer?
MARGARITA.-Insisto, y huyes también de mí. ¡De mí, que te quiero como si fueses mi madre!
BERTA.-No; de ti no, hija mía, mi querida Margarita. Tú eres muy buena y muy hermosa. Hermosa como las madonas que veíamos en Italia; buena como los ángeles que tiene Dios en el cielo.
MARGARITA.-No me adules así, que tal adulación como ésta dejes tiene de blasfemia.
BERTA.-No fuera maravilla que a blasfemia sonase; ¡quién no blasfema teniendo cerca a Walter!
MARGARITA.- ¡Otra vez!
BERTA.-¡Sí, otra vez! ¡Ah Margarita!, ¿por qué le admitiste en tu casa?
MARGARITA.-Por Dios, madre, ¿qué querías que hiciese? Horrible paroxismo le acomete al pasar por delante de ella y cae desplomado a sus mismos umbrales; ayuda nos piden Calvino y Nicolás, que con él venían; baja Jacobo con nosotros y declara con la autoridad de su ciencia y la energía de su carácter que en esta casa ha de quedarse Walter si ha de salvarle la vida..., y aquí se queda, y aquí le tenemos.
BERTA.-Mal hecho.
MARGARITA.-Pero en aquel estado, ¿había de cerrarle mi puerta?
BERTA.-Si la peste negra llamase a ella, aun viniendo en compañía de Calvino, que sí vendría, ¿le abrirías la de tu casa?
MARGARITA.-¡Oh Berta, no me digas cosa tal! Walter es hereje, es infame, es maldito; pero con ser todo eso es criatura de Dios, y yo no podía rechazar su cuerpo inanimado, ni negar a su alma, con una hora de vida para ese cuerpo, el arrepentimiento y la salvación tal vez.
BERTA.-¡Ojalá no te pese!
MARGARITA.-Haga yo lo que deba, y haga después Dios su voluntad soberana. Esto me enseñó mi santa madre.
BERTA.-Eres un ángel; pero los ángeles no son para esta tierra de herejes. Hija mía, Conrado volverá pronto, y cuando vuelva...
MARGARITA.-¡Seré su esposa!
BERTA.-¿Y dejaremos Ginebra para siempre?
MARGARITA.-Para siempre, los tres. ¡Aragón me espera con la casa solariega de mis padres, el cielo de mi patria con su alegre azul!
BERTA.-¡Cuándo llegará ese día!... Pero..., oye.... una trompeta lejana..., es un pregón...
MARGARITA.-(Asomándose al balconcillo.) Sí. ¡Allá, en la orilla del lago.... un sonido estridente... tortura y dolor anuncia!... ¡Pero escucha, aquí en la plaza..., otro pregonero!... Allí lejos le veo..., mantellina negra pende de su metálica trompeta...; con roncos y destemplados sones llama a la gente...; eso no anuncia tortura: ¡Anuncia suplicio!... ¡Dios mío!
BERTA.-¿Qué dice?
MARGARITA.-Nada se oye, está muy lejos.

ESCENA III
MARGARITA, BERTA y JACOBO, por el fondo.

BERTA.-(Retirándose de la ventana.) ¿Quién es?... ¡Ah, eres tú!
MARGARITA.-(Yendo a su encuentro.) ¡Jacobo!... ¡Cuánto me alegro que vengas!....
JACOBO.-¿Qué hacíais ahí, imprudentes? ¿No sabéis que Calvino es inflexible y severo? Que ante su moral implacable el amor a la luz es tanto como el amor a las tinieblas; y la dicha; cosa muy parecida al mar; y el lujo, un, crimen; y la alegría un ultraje a Dios. ¡Mujeres a la ventana y quizá con la sonrisa en los labios! ¿De qué servirá que los ministros, del culto reglamenten las costumbres; que la Inquisición suiza clave su mirada inquieta y vigilante en el hogar doméstico, si la primera mozuela de lindo palmito, que espere a su adorado, ha de osar echarse a los abiertos balcones prendida y adornada con la luz del sol sobre la frente? (Todo esto dicho con ironía, pero con ironía triste.)
MARGARITA.-Note burles, Jacobo.
JACOBO.-¡Burlarme! ¡Burlarme de Calvino, el rey pontífice, y de sus batallones de emigrados franceses! ¡Yo, un. pobre español!, ¡un médico que ¡ni cree en Dios ni en el diablo!
MARGARITA.-¡Jacobo!
JACOBO.-Walter no me oye y vosotras no me denunciaréis. Yo, el entusiasta admirador de Lucrecio, el discípulo de Miguel Servet, ¿tomar a risa a caos protestantes suizos? ¡Buena me esperaba a mí, donde han sucumbido los primeros patriotas ginebrinos, aquellos ilustres vencedores de la casa de Saboya! Preguntad al consejero Pedro Ameaux si no tuvo que ir descalzo, y con enorme blandón en la mano, en retractación y penitencia de no sé qué palabras poco respetuosas para Calvino. Que os cuente Francisco Fabre qué tal lo pasó en el calabozo por negarse a ser capitán de arcabuceros. Que os refiera Bosec adónde tuvo que ir por el nefando crimen de defender el libre albedrío contra la predestinación. Que os diga Perrín, con ser todo un presidente del Consejo ginebrino, si por haber puesto la cara fosca al amo y señor espiritual de toda esta gente, no vio citada ante el Consistorio a su propia mujer, bajo la infamante acusación de vida escandalosa. ¿Os parece poco? Pues no diré más; pero como remate y coronamiento a toda esta máquina de tiranía calvinista, alzad el tajo en que puso la cabeza el desgraciado Pedro Gruet, y preguntad de paso a los muros de la sala de tormento si conservan memoria de cuántos gritos le arrancó el dolor; y si por acaso no os contestasen, más allá del lago, a la vuelta de una verde loma, y al pie de un sauce, encontraréis bajo tierra un tronco humano sin cabeza y una cabeza sin tronco, que quizá recuerden lo que la insensible piedra haya olvidado o por dura de condición o por sobra de costumbre.
MARGARITA.-Basta, Jacobo.
JACOBO.-Pues el crimen de Gruet no fue otro que el de atacar por escrito las censuras del Consistorio.

Хосе Эчегарай. Смерть на губах. José Echegaray. La muerte en los labios
Tagged on:                                     

Залишити відповідь

7 visitors online now
7 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 13 at 01:33 am UTC
This month: 30 at 08-16-2017 07:40 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
José Echegaray. Mancha que limpia

José Echegaray. Mancha que limpia Drama trágico en cuatro actos y en prosa.

José Echegaray. En el puño de la espada

En el puño de la espada José Echegaray DRAMA TRÁGICO EN TRES ACTOS Y EN VERSO

Close