11 966 views

Helen Phipps. Paginas Sudamericanas.

PÁGINAS SUDAMERICANAS
BY
Helen Phipps
Instructor in Spanish in the University of Texas
New York, 1920

PREFACE

This book is largely adapted from bulletins and articles issued by the Pan American Union. Such informational matter, free from indirect constructions, lends itself admirably to the direct method, and it is hoped that the book may prove especially useful in classes where this method is used.

The author's intention, in the present work, is to supply conversation and composition material for classes taught by the direct method, or reading material for classes taught otherwise. The book might either follow such a textbook as Hall's All Spanish Method or be used in connection with it. The Spanish-English vocabulary which has been provided for the book is included simply as a concession to the present transitional stage of modern language instruction.

The vocabulary does not claim to be complete; it does not include words of more or less identical spelling in Spanish and English, or derivatives where primitives are given, or the much used forms which are certain to be learned by any student who has advanced to the point of reading continuous discourse.

A word of explanation as to the spelling of Brazilian geographical names may not be out of place. It seemed preferable to give the exact Portuguese form rather than the Spanish form; hence such words as rio and bahia, which are accented in Spanish, are given without the accent in Brazilian place names.

For the most effective use of this book, pictures, maps, and objects, in addition to the illustrations of the book, will be found helpful. The Bulletin of the Pan American Union is invaluable as a means of securing interest in the Latin American countries. Particularly adapted to use by a class are the pamphlets descriptive of the various South and Central American countries, likewise published by the Pan American Union. A few South American pictures are to be obtained from the Perry Pictures Company, Malden, Massachusetts; post cards may be had from the Universal Post Card Company, 115 North Street, New York City; other sources, such as geographies, histories, books and magazines of travel, and advertisements, will readily suggest themselves.

This opportunity is taken of thanking Mr. John Barrett and Mr. Francisco J. Yanes, Director and Assistant Director, respectively, of the Pan American Union, for permission to use the material of the Union. For the use of many photographs, also, thanks are due to the Pan American Union.

TABLA DE MATERIAS

INTRODUCCIÓN

PRIMERA PARTE—LA COSTA OCCIDENTAL
CAPÍTULO
I
II
III
IV
V
VI
VII
VIII
IX
X
XI
XII
XIII
EL ECUADOR—GEOGRAFÍA E HISTORIA
EL ECUADOR—EL CACAO
EL ECUADOR—EL MARFIL VEGETAL
EL ECUADOR—LOS SOMBREROS DE JIPIJAPA
EL PERÚ—GEOGRAFÍA, HISTORIA Y GOBIERNO
EL PERÚ—PRODUCTOS E INDUSTRIAS
EL PERÚ—CIUDADES PRINCIPALES
BOLIVIA—GEOGRAFÍA, HISTORIA Y GOBIERNO
BOLIVIA—MEDIOS DE ACCESO, TRANSPORTACIÓN Y CIUDADES
BOLIVIA—INDUSTRIAS Y PRODUCTOS
CHILE—GEOGRAFÍA Y DESCRIPCIÓN DE CIUDADES
CHILE—HISTORIA
CHILE—INDUSTRIA SALITRERA

SEGUNDA PARTE—LA REGIÓN DEL RÍO DE LA PLATA
XIV
XV

XVI
XVII
XVIII
XIX
XX
XXI
XXII
LA REPÚBLICA ARGENTINA—HISTORIA, GOBIERNO E INDUSTRIAS
LA REPÚBLICA ARGENTINA—CIUDADES PRINCIPALES Y EDUCACIÓN
POPULAR
LA REPÚBLICA ARGENTINA—ENSEÑANZA UNIVERSITARIA
EL PARAGUAY—GEOGRAFÍA, HISTORIA Y EDUCACIÓN
EL PARAGUAY—PRODUCTOS E INDUSTRIAS
EL PARAGUAY—LA HIERBA MATE
EL URUGUAY—GEOGRAFÍA, HISTORIA Y POBLACIÓN
EL URUGUAY—PRODUCTOS E INDUSTRIAS
EL URUGUAY—LA VIDA EN POCITOS

TERCERA PARTE—EL VALLE DEL AMAZONAS
XXIII
XXIV
XXV
XXVI
EL BRASIL—CLIMA, CARACTERES FÍSICOS, HABITANTES Y CIUDADES
EL BRASIL—HISTORIA Y GOBIERNO
EL BRASIL—PRODUCTOS: EL CAFÉ Y EL CAUCHO
EL BRASIL—OTROS PRODUCTOS E INDUSTRIAS

CUARTA PARTE—LA CUENCA DEL MAR DE LAS ANTILLAS
XXVII
XXVIII
XXIX
XXX
XXXI
VENEZUELA—GEOGRAFÍA E HISTORIA
VENEZUELA—GOBIERNO, POBLACIÓN Y SISTEMA MONETARIO
VENEZUELA—PRODUCTOS E INDUSTRIAS
COLOMBIA—GEOGRAFÍA, HISTORIA Y EDUCACIÓN POPULAR
COLOMBIA—PRODUCTOS E INDUSTRIAS

VOCABULARY

En cuanto a tamaño, la América del Sur es el cuarto de los continentes. Su superficie es aproximadamente de siete octavos de la América del Norte, y equivale más o menos a Europa y a Australia juntas. Desde el extremo del norte hasta el extremo del sur la distancia es de 4,800 millas y desde el este hasta el oeste, 3,000 millas en su parte más ancha.

INTRODUCCIÓN

Recorreremos de prisa en este libro las diez repúblicas de la América del Sur. En nueve de estos países el español es el idioma nacional. En la décima república, el Brasil, se habla el portugués, lengua semejante al español. La única parte del continente sudamericano que no puede calificarse de Hispano América es la zona noroeste de la costa, conocida como Las Guayanas. Este territorio se divide en tres colonias: inglesa, francesa y holandesa, que constituyen con las islas Malvinas los únicos dominios de las potencias europeas en la América del Sur.

Para dar idea clara de la América del Sur en conjunto, y de las diferentes naciones sudamericanas en sus relaciones geográficas recíprocas, juzgamos oportuno dividir el continente en cuatro zonas. Esta división será como sigue: la costa occidental; la región del río de la Plata; el valle del Amazonas; y la cuenca del mar de las Antillas, mar que se llama también Caribe o de Colón.

Naturalmente, las fronteras nacionales no coinciden del todo con esta división geográfica. Colombia está limitada por el océano Pacífico y el mar de las Antillas; pero la región de su mayor desarrollo es la que comunica con el mar Caribe, y debemos, en consecuencia, considerarla dentro del cuarto grupo. Asimismo, aunque Bolivia pertenece a dos grupos, siendo su parte más poblada la de los Andes, en el interior, mientras se verifica su comercio por los puertos de la costa occidental, la consideraremos entre los estados del Pacífico.

(1) La costa occidental. Tenemos, en primer lugar, la región de la costa, al oeste de los Andes. De norte a sur se extiende una faja angosta y llana, más o menos de cuarenta millas de anchura. De esta llanura surge repentinamente la elevada cordillera de los Andes.

Las montañas aparecen siempre en la perspectiva y dominan todas las ciudades. En el Ecuador se encuentra el Cotopaxi, el volcán más alto del mundo, y el Chimborazo, que alcanza una elevación de veinte mil cuatrocientos noventa y ocho pies. En la parte meridional del Perú se yergue la cumbre aguda del Misti. Bolivia tiene dos gigantes: Illampu e Illimani. Entre Chile y la Argentina se alza el Aconcagua, la montaña más elevada del Nuevo Mundo.

Esta gran barrera de los Andes ha separado hasta ahora la costa occidental del resto de la América del Sur. El período de aislamiento ha pasado, sin embargo. En 1909 se terminó un ferrocarril del Atlántico al Pacífico, entre Buenos Aires y Valparaíso; y el 15 de abril de 1918 el teniente Luis Candelaria, aviador argentino, atravesó por primera vez los Andes en aeroplano, repitiendo la hazaña el 12 de diciembre de 1918 el teniente Dagoberto Godoy, aviador chileno.

Hay pocos ríos en esta región y ninguno de ellos es caudaloso. Los países del Pacífico no están muy provistos de puertos. Chile tiene el puerto principal de esta costa en la América del Sur: Valparaíso. Arribando por la vía marítima a cualquiera de las demás repúblicas, encuentra el viajero puertos de menor importancia que la capital.

(2) La región del río de la Plata. La segunda zona en que hemos dividido el continente es la del sur, al este de la cordillera, hacia el lado del Atlántico. Ésta es la región de las grandes pampas o llanuras ocupadas por vastos rebaños de ganado de todas clases y por campos de trigo. En el sur el clima es más bien seco; en la parte septentrional las lluvias son frecuentes y los terrenos más fértiles.

A mil cuatrocientas millas aproximadamente al norte del cabo de Hornos, el gran caudal del río de la Plata desemboca en el Atlántico. El Plata está formado por la confluencia del Paraná y del Uruguay; el Paraná se forma por la unión del Paraguay y del Alto Paraná; y el Paraguay recibe en Asunción un gran tributario: el Pilcomayo. De esta manera la parte septentrional de la Argentina, el Uruguay, el Paraguay y la región sudoeste del Brasil se comunican con el Atlántico por el estero formado por la desembocadura del Plata, entre Buenos Aires y Montevideo. Es natural, en consecuencia, que Buenos Aires y Montevideo hayan llegado a hacerse puertos de importancia.

La Argentina y el Uruguay tienen los mismos caracteres y semejantes industrias. El Paraguay, por su situación hacia el norte, es más tropical que los demás países de aquella zona.

(3) El valle del Amazonas. Esta tercera división es la región de las selvas, llanuras y bosques tropicales del sistema del Amazonas, que es el río más caudaloso del globo. Aun cuando esta región es la más extensa de las cuatro divisiones, no ofrece tanta diversidad de clima y superficie como las otras. Es tropical casi en su mayor parte. Las montañas del norte y a lo largo de la costa son bajas, en comparación con los Andes.

Helen Phipps. Paginas Sudamericanas.
Tagged on:                                                                                                                                                     

Залишити відповідь

2 visitors online now
2 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 11 at 12:43 am UTC
This month: 44 at 10-10-2017 10:09 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Ricardo Palma. Tradiciones peruanas.

Ricardo Palma. Tradiciones peruanas.

Alcides de Orbigny. Descripción Geografica, Histórica y Estadística de Bolivia, Tomo 1.

Alcides de Orbigny. Descripción Geografica, Histórica y Estadística de Bolivia, Tomo 1.

Close