Гонсало Фернандес де Овьедо. Краткое сообщение о Естественной Истории Индий. Gonzalo Fernández de Oviedo. SUMARIO DE LA NATURAL HISTORIA DE LAS INDIAS.


17 110 views

Гонсало Фернандес де Овьедо. Краткое сообщение о Естественной Истории Индий.
Gonzalo Fernández de Oviedo. SUMARIO DE LAS INDIAS.

INDICE

Introducción
Dedicatora
Capítulo I De la navegación
Capítulo II De la isla Española
Capítulo III De la gente natural de esta isla y de otras particularidades de ella
Capítulo IV Del pan de los indios, que hacen de maíz
Capítulo V Otra manera de pan que hacen los indios, de una planta que llaman yuca
Capítulo VI De los mantenimientos de los indios, allende del pan que es dicho
Capítulo VII De las aves de la isla Española
Capítulo VIII De la isla de cuba y otras
Capítulo IX De las cosas de la Tierra-Firme
Capítulo X De los indios de Tierra-Firme y de sus costumbres y ritos y ceremonias
Capítulo XI De los animales, y primeramente del tigre
Capítulo XII Del beori
Capítulo XIII Del gato cerval
Capítulo XIV Leones reales
Capítulo XV Leones pardos
Capítulo XVI Raposas
Capítulo XVII Ciervos
Capítulo XVIII Gamos
Capítulo XIX Puercos
Capítulo XX Oso hormiguero
Capítulo XXI Conejos y liebres
Capítulo XXII Encubertados
Capítulo XXIII Perico ligero
Capítulo XXIV Zorrillos
Capítulo XXV De los gatos monillos
Capítulo XXVI Perros
Capítulo XXVII De la churcha [tlacuache o zarigüya]
Capítulo XXVIII Aves conocidas y semejantes a las que hay en España
Capítulo XXIX De otras aves diferentes de las que es dicho
Capítulo XXX Rabihorcados [fragatas]
Capítulo XXXI Rabo de junco [rabijunco o pájaro tropical]
Capítulo XXXII Pájaros bobos
Capítulo XXXIII Patines [petreles]
Capítulo XXXIV Pájaros nocturnos
Capítulo XXXV Murciélagos [vampiros]
Capítulo XXXVI Pavos
Capítulo XXXVII Alcatraz [pelícano]
Capítulo XXXVIII Cuervos marinos
Capítulo XXXIX Gallinas olorosas [zopilotes o auras]
Capítulo XL Perdices
Capítulo XLI Faisanes
Capítulo XLII Picudos [tucanes]
Capítulo XLIII Del pájaro loco [oropéndola]
Capítulo XLIV Picazas
Capítulo XLV Pintadillos
Capítulo XLVI Ruiseñores y otros pájaros que cantan
Capítulo XLVII Pájaro mosquito
Capítulo XLVIII Pavo de las aves
Capítulo XLIX De las moscas y mosquitos y abejas y avispas y hormigas, y sus semejantes
Capítulo L Abejas
Capítulo LI Hormigas
Capítulo LII Tábanos
Capítulo LIII Aludas
Capítulo LIV De las víboras y culebras y sierpes y lagartos y sapos y otras cosas semejantes. Víboras
Capítulo LV Culebras o sierpes
Capítulo LVI Yu-ana [iguana]
Capítulo LVII Lagartos o dragones
Capítulo LVIII Escorpiones
Capítulo LIX Arañas
Capítulo LX Cangrejos
Capítulo LXI De los sapos
De los sapos y plantas y yerbas que hay en las dichas Indias, islas y en tierra firme.

Capítulo LXII Mamey
Capítulo LXIII Guanábano
Capítulo LXIV Guayaba
Capítulo LXV Cocos
Capítulo LXVI Palmas
Capítulo LXVII Pinos
Capítulo LXVIII Encinas
Capítulo LXIX Parras y uvas
Capítulo LXX De los higos del mastuerzo [papayas]
Capítulo LXXI Membrillos
Capítulo LXXII Perales [aguacates]
Capítulo LXXIII Higuero [güira, cuajete o jícaro]
Capítulo LXXIV Hobos [jobos]
Capítulo LXXV Del pan santo, al cual los indios llaman guayacán [guayaco]
Capítulo LXXVI Jagna
Capítulo LXXVII Manzanas de la yerba
Capítulo LXXVIII Árboles grandes
Capítulo LXXIX De las cañas
Capítulo LXXX De las plantas y yerbas
Capítulo LXXXXI Diversas particularidades de cosas
Capítulo LXXXII De las minas de oro
Capítulo LXXXIII De los pescados y pesquerías
Capítulo LXXXIV De la pesquería de perlas
Capítulo LXXXV Del estrecho y camino que hay desde la mar del Norte a la mar Austral, que dicen del Sur
Capítulo LXXXVI Conclusión

INTRODUCCIÓN

Es ya casi un tópico que no se puede estudiar la obra de un autor sin conocer el medio en que se desenvolvió, su época y su propia aventura personal al paso por la vida, y, a pesar de que lo hayan repetido todos los biógrafos para este o aquel personaje --escritor, autor musical, pintor, etc.--, debemos repetirlo en la ocasión presente, cuando introducimos al lector en el conocimiento de la primera obra americanista del Capitán (ya veremos hasta qué punto lo fue) Gonzalo Fernández de Oviedo. Primer Cronista de Indias, a juicio de alguno de los historiadores, pero sin duda el primero que se plantea la visión conjunta de todo lo americano: lo que allí había y lo que sucedió en el vasto continente por obra del Descubrimiento.
Sí, es necesario conocer el siglo --los dos siglos en que él llegó a vivir-- en el cual desarrolló su vitalidad creadora, las gentes con las que trató y lo que ellas le brindaron o regatearon, así como los acontecimientos que le fueron contemporáneos. Y, naturalmente, cómo se dsenvolvió en el laberinto de estos tiempos, movido por legítimas ambiciones personales.
Por esta razón, en este estudio preliminar del Sumario de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, hemos de considerar todos estos aspectos, aunque el lector --que busca orientación sobre la acción española en las Indias, por boca (o pluma) de sus protagonistas-- ya esté informado por los otros estudios introductores de esta Colección.

El mundo de Fernández de Oviedo

Fernández de Oviedo nace en un mundo medieval (1478) y le toca desenvolverse, de mozo y de hombre, en un mundo renacentista. Y si decimos medieval no es porque el año de su nacimiento pertenezca al siglo XV, sino porque la sociedad española aún se desenvuelve (porque América no se ha descubierto y porque hay todavía en la península los cinco reinos de la Media Edad) dentro de unas formas de monarquías mediatizadas por la nobleza, especialmente en Castilla. En Castilla se vivía aún en la prepotencia nobiliaria, nacida de las llamadas mercedes enriqueñas, o sea, de las dejaciones que el primer Trastámara --Enrique II, el fratricida de Montiel-- tuviera que conceder a aquellos de cuyo grupo había salido, para que olvidaran su nacimiento bastardo, y lo reconocieran como el soberano de Castilla.
Los Trastámara se habían instalado en el trono aragonés desde comienzos del siglo XV, en la persona de Fernando I, llamado el de Antequera, castellano que llevó consigo a sus intrigantes vástagos --los luego llamados infantes de Aragón, aunque también fueran plenamente castellanos--. Uno de ellos llevaría las armas catalano-aragonesas a días de triunfo en la conquista del reino de Nápoles: Alfonso V, el Magnánimo, prolongado por la hegemonía de la Confederación Aragonesa, tradicional en la Corona de Aragón, por el Mediterráneo. El otro --Juan II-- sería el hábil político que pensó en una unidad peninsular mediante una política matrimonial, que introduciría a su hijo Fernando (el futuro rey Católico) a enlazar con su pariente, la princesa Isabel de Castilla, para que una sola pareja real fuera la dueña de los dos reinos. No olvidemos que en la mecánica política europea del siglo XV --que duraría hasta los finales de la llamada Edad Moderna-- los derechos dinásticos eran la base de la política internacional. En vez de alianzas y pactos, las grandes casas reales europeas echaban mano de las nupcias reales. Un slogan de los Habsburgos austriacos era, poco más o menos: Otros hagan guerras, Austria feliz se casa, y de ello sacarían harto provecho los reyes castellano-aragoneses.
En otras palabras, los tiempos finales del siglo XV, que corresponden a los primeros dieciocho años de Fernández de Oviedo, eran tiempos de verdadero cambio, de transformación de la geografía de las nacionalidades europeas. ¿Cuál era ésta? Todos los manuales de historia lo recuerdan. Repasemos los datos esenciales. Había un poder centro europeo, germánico, la continuación del Sacro Imperio Romano-Germánico constituido muchos siglos antes, gran potencia que carecía de una verdadera unidad nacional. Todos sus miembros se sentían alemanes, por la comunidad de su lengua, pero eran prácticamente autónomos, salvo en problemas internacionales, porque éstos correspondían al Emperador, que para serlo había de ser elegido --no lo olvidemos-- por los grandes príncipes soberanos, entre los que se contaban tres obispos-reyes. El Pfalz (Palatinado), Sajonia, Baviera y Austria (tierra patrimonial de los Habsburgo, descendientes de los Stauffen) completaban el cuadro. El Imperio estaba institucionalmente ligado a Roma, porque los Emperadores, para serlo, habían de ser coronados por el Pontífice romano, pero su importancia estaba amenazada por la poderosa embestida del imperio otomano, que iba sometiendo a los territorios orientales de la cuenca del Danubio, otrora influidos por Bizancio o por el propio imperio germánico.

Гонсало Фернандес де Овьедо. Краткое сообщение о Естественной Истории Индий. Gonzalo Fernández de Oviedo. SUMARIO DE LA NATURAL HISTORIA DE LAS INDIAS.
Tagged on:                                             

Залишити відповідь

5 visitors online now
5 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 30 at 03:49 am UTC
This month: 114 at 12-11-2017 09:03 pm UTC
This year: 114 at 12-11-2017 09:03 pm UTC
Read previous post:
Диего де Кастро Титу Куси Юпанки. Сообщение о Завоевании Перу и дела Инки Манко II. Castro Titu Cusi Yupanqui, Diego de. Relación de la Conquista del Perú y hechos del Inca Manco II. Lima: Impr. y libr. Sanmartí, 1916 [1570]

Диего де Кастро Тито Кусси Юпанки. Сообщение о Завоевании Перу и дела Инки Манко II. Castro Tito Cusi Yupanqui, Diego...

Первые авторы и писатели Америки. Los Primeros Americanos autores

Первые авторы и писатели Америки. Los Primeros Autores Americanos:

Close