Fray Gaspar de Carvajal. Relación de Descubrimiento del río de las Amazonas.


9 195 views

Fray Gaspar de Carvajal. Relación de Descubrimiento del río de las Amazonas.

Relación
que escribió Fr. Gaspar de Carvajal, Fraile de la Orden de Santo Domingo de Guzmán, del nuevo descubrimiento del famoso río grande que descubrió por muy gran ventura el Capitán Francisco de Orellana desde su nacimiento hasta, salir al mar, con cincuenta y siete hombres que trajo consigo y se echó a su ventura por el dicho río, y por el nombre del Capitán que le descubrió se llamó el Río de Orellana

—VII→
El padre Gaspar de Carvajal
La Provincia de Extremadura, en la España de los Reyes Católicos y del Emperador Carlos V, fue rico venero de contingente humano en el descubrimiento, la conquista y la colonización de América. De su suelo arisco e inquieto surgieron aventureros audaces que buscaron fortuna para sus exhaustos caudales y gloria para sus nombres casi siempre modestos y olvidados en el propio terruño. Y con ellos, como para desvanecer los desaciertos de las espadas de los más atrevidos, vinieron los misioneros de Órdenes religiosas que con la palabra evangélica y la Cruz de Cristo sembraron entre la raza aborigen la simiente del consuelo y de la resignación, el alivio de tantos quebrantos y la fe en los destinos futuros de regiones al parecer inhóspitas y crueles. Uno de esos apóstoles, verdaderos mártires en el límite que separa la vida de la muerte, fue el Padre Gaspar de Carvajal.
Nació este ilustre fraile de Santo Domingo de Guzmán en la ciudad de Trujillo hacia el año de 1504, y a fines de 1536 se embarcó para Tierra Firme con ocho compañeros suyos de claustro, en cumplimiento de la real Cédula de 30 de septiembre de 1535, que ordenaba el envío de religiosos al Perú «para la instrucción de los naturales della en las cosas de nuestra santa Fee católica». El Padre Carvajal asumió la dirección y gobierno del encargo y puso tal empeño en el buen cumplimiento de su misión que ya en 1538 lo hallamos de Vicario Provincial en Lima, en el primer convento de su Orden fundado por él en tierras del Inca.
Fue capellán de las huestes de Gonzalo Pizarro en Quito, y a su lado emprendió la empresa de encontrar «el país de la canela». En 1540, ya en plena selva amazónica, los rigores del suelo lo obligaron a seguir la nueva expedición del Capitán Francisco de Orellana hacia las «terrae incognitae», de las cuales fue descubridor y cronista. En un combate con los indios recibió gravísima herida que él mismo refiere cuando escribe: «...me dieron un flechazo por un ojo, que pasó la flecha a la otra parte, de la cual herida he perdido el ojo y no estoy sin fatiga y falta de dolor, puesto que Nuestro Señor, sin yo merecerlo, me ha querido otorgar la vida para que me enmiende y le sirva mejor que fasta aquí». Y Antonio de Herrera comenta en una de sus —VIII→ «Décadas»: «Cosa que a todos dio mucha pesadumbre porque este Padre, demás de ser muy religioso, con su amor y prudencia ayudó mucho en estos trabajos».
Fue testigo de vista en los dos largos años que llevó el descubrimiento y exploración del río Amazonas. Vida de fatiga y de peligros continuos, frente a la maraña desconocida, sobre las aguas tumultuosas y al asecho de los ataques indígenas. Así corrieron los días para los hombres de la expedición de Orellana, principalmente para los que como el Padre Carvajal eran, a más de soldados valientes, apóstoles decididos al sacrificio.
Cumplida su obra de descubridor regresó a su antiguo asiento a proseguir su labor de catequista. Su afán en la conquista de las almas lo llevó a Tucumán como protector de indios y al Cuzco en calidad de prior de su monasterio. Octogenario, incapaz físicamente para «emprender los dilatados viajes que constituyen la nota dominante de su larga carrera», murió Fray Gaspar de Carvajal en su convento de Lima, en 1584, «habiendo honrado su entierro la asistencia de los Cabildos, Tribunales, Prelados y religiosos».
Dejó el cronista una «Relación» de todo lo que vio en la expedición del Amazonas. Escrita con sencillez y a veces hasta con ingenuidad es, por el espíritu de verdad que ella encierra, el más valioso documento para honrar y admirar a los que intervinieron en aquella aventura. Más de 300 años permaneció inédito tal escrito hasta que en 1851 la Real Academia de la Historia, de Madrid, lo publicó en la «Historia General de Indias» de Gonzalo Fernández de Oviedo. Desgraciadamente la trascripción adolece de innúmeros errores hasta el extremo de haber sido considerada por algunos bibliófilos como «apócrifa, alterada y deficiente». Cuarenta años más tarde el ilustre chileno don José Toribio Medina, el más eficaz investigador de los anales de América, encontró una copia de la «Relación», la cual publicó en Sevilla, en magnífica presentación, en febrero de 1895. Del erudito prólogo que trae el libro hemos tomado algunas de las noticias biográficas que aquí damos sobre el Padre Carvajal. Y ahora, en el interés que el gobierno de Colombia tiene por el afianzamiento y desarrollo de la cultura en la República, aparece esta nueva edición dirigida por el doctor Juan B. Bueno Medina, dignísimo Jefe de la Sección de Libros Raros y Curiosos de la Biblioteca Nacional y muy competente investigador de todo lo que atañe a la empresa amazónica de 1542, de la cual fue Fray Gaspar alma y nervio, testigo e historiador.
Luis Augusto Cuervo
Bogotá, marzo de 1942.

—1→
Descubrimiento del río de Orellana

Fray Gaspar de Carvajal. Relación de Descubrimiento del río de las Amazonas.
Tagged on:                                                                                                                                                                                                                                                                                 

Залишити відповідь

2 visitors online now
2 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 04:20 am UTC
This month: 32 at 06-18-2017 02:13 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Antonio de la Calancha. CRONICA MORALIZADA DEL ORDEN DE SAN AGUSTÍN EN EL PERÚ. TOMO 4

Antonio de la Calancha. CRONICA MORALIZADA DEL ORDEN DE SAN AGUSTÍN EN EL PERÚ. TOMO 4 Антонио де ла Каланча....

Antonio de la Calancha. CRONICA MORALIZADA DEL ORDEN DE SAN AGUSTÍN EN EL PERÚ. TOMO 3

Antonio de la Calancha. CRONICA MORALIZADA DEL ORDEN DE SAN AGUSTÍN EN EL PERÚ. TOMO 3 Антонио де ла Каланча....

Close