DIEGO FERNÁNDEZ, VECINO DE PALENCIA. PRIMERA PARTE DE LA HISTORIA DEL PERÚ. Libro 1.


26 840 views

DIEGO FERNÁNDEZ, VECINO DE PALENCIA. PRIMERA PARTE DE LA HISTORIA DEL PERÚ. Libro 1.
Диего Фернандес, житель Пласенсии. Первая Часть Истории Перу. Книга 1.

PRIMERA PARTE DE LA

HISTORIA

DEL PERÚ

POR

• DIEGO FERNÁNDEZ

VECINO DE PALENCIA

I

EDICIÓN, PRÓLOGO Y APÉNDICES

POR

LUCAS DE TORRE

CAPITÁN DE INFANTERÍA

DIPLOMADO

BIBLIOTECA HISPANIA

CALLE DE SAN LORENZO, NÚM. 10, MADRID

I9I3

Es propiedad.

Queda hecho el depói

to que marca la ley.

Imprenta de Prudencio Pérez de Velasco.—Campomanes, 4.

PRÓLOGO

Una de las obras menos conocidas de cuantas se re-

fieren á la conquista y descubrimiento de América, es la

titulada Historia del Perú, que hoy publicamos, escrita

por Diego Fernández, vecino de Palencia, y cuya primera

y única edición española fué dada á luz en Sevilla el

año 1571.

Concedido al autor el privilegio para la impresión y

venta de su obra, y autorizada su circulación en las In-

dias, aun no había salido de las prensas, cuando, con no-

torio perjuicio de sus intereses, le fué secuestrada la

edición completa de los mil quinientos ejemplares que

había mandado tirar y recogida por el Consejo de Estado,

sin que los autores que de esto se han ocupado manifies-

ten la índole de los motivos que originaron tan extremada

medida.

Esta circunstancia ha hecho tan excesivamente rara,

no sólo en América, sino también en España, la obra á€

Diego Fernández, que no vacilamos en incluirla desde

luego en esta Biblioteca, en donde, como es sabido, sólo

tendrán cabida las obras y documentos inéditos ó de ra-

reza extraordinaria.

Don Antonio de León Pinelo, en el Epítome de la biblio-

teca Oriental y Occidental (col. 649), decía: "por el Con-

sejo de las Indias está mandado que esta Historia no pase

6

PRÓLOGO

á ellas y no se halla en el Perú, como dice el P. Melén-

dez; pero ya está permitido por Real Cédula de 1729 y

queda acabándose de imprimir, 1731, fol.„. Esta reimpre-

sión es desconocida en absoluto y si no fué uña equivo-

cación de León Pinelo, hay que suponer que por causas

desconocidas no acabó de imprimirse.

Las que motivaron el que su circulación fuese prohi-

bida en América y que, como hemos dicho, no mencio-

nan los autores, están expuestas brevemente en el Parecer

que el cronista Juan López de Velasco dio á Felipe II, y

que copiamos á continuación.

Parecer del cronista Juan López de Velasco, sobre la

"Historia,, que escribió Diego Fernández, de Pa-

tencia.

Muy P.° Señor:

Juan López de Velasco, Cronista mayor de las In-

dias, en el parecer que por V. A. se me pide acerca de la

Historia del Perú que ha escrito Diego Fernández, vecino

de Palencia, y de los capítulos que contra ella se han

dado, digo:

Que aunque en algunas cosas el historiador y en otras

los contradictores verosímilmente persuaden lo que dicen,

pero generalmente en lo más y más importante á mí me

parece que ni los unos ni los otros han probado cumpli-

damente lo que proponen, y que así, en cuanto á esto, la

dicha Historia tiene necesidad de mayor averiguación y

examen de verdad antes de.publicarse, supuesto que mu-

chos lugares de los reprendidos son en infamia y nota de

deslealtad de algunos cabildos, de ciudades y personas

públicas y particulares.

Asimismo me parece que la dicha averiguación no se

debe hacer ni proseguir, porque demás'que no podrá ser

HISTORIA DEL PERÚ

7

con la brevedad que el historiador pretende por estar en

las Indias los testigos, papeles y procesos con que los

unos y los otros han de probar la dicha averiguación, no

se podrá hacer sin remover y despertar muchas cosas en-

* conadas y perjudiciales á la honra y fama de muchas per-

sonas general y particularmente, como ya se ha visto en

lo que el historiador dice contra Antonio de Quiñones y

el licenciado Hernando de Santillán, queriendo satisfacer

á algunas objeciones de las que se le han puesto.

Dado caso que la dicha averiguación se pueda hacer

sin inconveniente, aun parece que se debe considerar si

será justicia que habiendo ya pasado aquellos desasosie-

gos y castigado los desleales y rebeldes conocidos dellos,

agora de nuevo se venga á inquirir y verificar la inten-

ción que tuvieron los demás que se hallaron en aquellas

cosas debajo de las banderas de V. M., no habiendo en

ello otro fin más de que se publique la dicha Historia,

que aunque se imprimió con licencia de V. M., según

dice, se comenzó á hacer sin orden ni comisión suya, sino

del Virrey del Perú.

Demás desto, cuando se pueda averiguar lo susodicho

y sea.justo y todo sea verdad, parece que se debe mirar si

será en servicio de V. A. y convendría para la fidelidad

que se debe esperar en lo porvenir de aquellas provincias,

dejar en historia pública y aprobada por V. A., declara-

das por desleales ó sospechosas en su real servicio aque-

llas Repúblicas y personas, quedando como quedaran

dello descontentas y quejosas de la clemencia de V. M. y,

por esto, mal dispuestas para lo que adelante se podría

ofrecer.

Si la dicha Historia se hubiere de publicar, parece que

para que saliese segura de inconveniente convendría en-

viar primero á las Audiencias del Perú algunos volúme-

nes della para que, puestos en personas de confianza, los-

dejasen leer á los antiguos en la tierra que pudiesen tener

noticias de aquellas cosas, y se advirtiese lo mal escrito ó

8

PRÓLOGO

falto y, averiguado todo, se enviase á V. A., que aunque

en historias antiguas esta diligencia no es menester, en las

de tiempos presentes lo es por el peligro que hay de errar

y ofender por la diversidad é incertidumbre de la fama.

Habiéndose de suspender la publicación de la Histo- *

ria ó por no convenir ó entretanto que se hace averigua-

ción, parece que se deberían de coger todos los libros

impresos porque no pasen algunos á las Indias y, para

esto, tomar cuenta al historiador de los que imprimió,

que según ha dicho delante de mí, son mil y quinien-

tos cuerpos.

Vuestra Alteza juzgue y provea en todo como conven-

ga y sea servido mandar que este parecer mío no venga á

noticia de ninguna de las partes.—Juan López de Velas-

co.—En esta ciudad 16 de Mayo de 1572 (1).

Uno de los más ardientes impugnadores de Diego

Fernández fué el licenciado Hernando de Santillán, Oidor

que fué de la Audiencia de Lima y que, según Jiménez

de la Espada (2), había escrito hacia 1558 ó 1559 una ex-

tensa y erudita Información del gobierno de los Incas, de

la cual poseía una copia el mencionado escritor (3). No

conocemos las objeciones puestas por el licenciado Santi-

llán á la Historia del Perú, pero en cambio conocemos las

respuestas que á ellas diera Diego Fernández, y que pu-

blicamos formando el primer Apéndice de este tomo.

De la vida de dicho escritor sólo se sabe lo que resulta

de su obra, es decir, que era natural de Palencia, y segu-

ramente, pariente de los conocidos escritores Fernández

de Palencia y Fernández del Pulgar; que llegó al Perú

poco después de la conquista, sirviendo en el año 1554,

en la campaña contra Francisco Hernández Girón. Des-

(1) Original en Simancas, leg. 6.° de Descripción y población. Existe copia en la Aca-

demia de la Historia, Colección Muñoz, tomo 91, fol. 172.

(2) Prólogo á La guerra de Quito, de Cieza de León, pág. CVI, nota b.

(3) Fué publicada por dicho escritor bajo el titulo Relacióny origen del gobierno de

los Incas, en Madrid, 1879. El original se encuentra en la Biblioteca de El Escorial.

HISTORIA DEL PERÚ 9

(I) Jiménez de la Espada, Prólogo á la Guerra de Quito, de Cieza de León, tomo I,

pág. VIII.

pues fué escribano de número y vendió su oficio para tras-

ladarse á España, habiéndole dado el virrey don Andrés

Hurtado de Mendoza, marqués del Cañete, título de cro-

nista del Perú, con seiscientos pesos anuales de salario,

cargo que le fué quitado por Real Célula de 12 de Junio de

1559. En Marzo de 1568 fué demandado Diego Fernández,

por el fiscal del Consejo de Indias, para que devolviese

mil pesos que le había dado el Marqués al nombrarle Cro-

nista, pero no pudo pagarlos.

Un erudito escritor, el Sr. Jiménez de la Espada, sos-

tiene en el Prólogo de la obra ya mencionada, que Diego

Fernández, para componer la primera parte de su obra

copió una relación del doctor la Gasea, y escribe: "Diego

Fernández de Palencia escribe con originalidad, culta fra-

se y riqueza de interesantes pormenores, la segunda parte

de su Historia del Perú; mas la primera —redactada des-

pués de la segunda—la copia letra á letra—salvo las

correcciones necesarias en el tiempo y persona de los ver-

DIEGO FERNÁNDEZ, VECINO DE PALENCIA. PRIMERA PARTE DE LA HISTORIA DEL PERÚ. Libro 1.
Tagged on:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

Залишити відповідь

5 visitors online now
5 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 12 at 01:18 am UTC
This month: 30 at 08-16-2017 07:40 am UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
DIEGO DE EGUILUZ. HISTORIA DE LA MISION DE MOJOS EN LA REPÚBLICA BE BOLIVIA

DIEGO DE EGUILUZ. HISTORIA DE LA MISION DE MOJOS EN LA REPÚBLICA BE BOLIVIA

Cristobal de Molina. THE FABLES AND RITES OF THE YNCAS.

Cristobal de Molina. THE FABLES AND RITES OF THE YNCAS.

Close