Cristóbal de Albornoz. La instrucción para descubrir todas las guacas del Pirú y sus camayos y haziendas (1580?)


6 902 views

Cristóbal de Albornoz. La instrucción para descubrir todas las guacas del Pirú y sus camayos y haziendas (1580?)

INSTRUCCIÓN PARA DESCUBRIR TODAS LAS GUACAS DEL PIRÚ Y SUS CAMAYOS Y HAZIENDAS

Hase de considerar que, antes que los ingas, señores que conquistaron dende la provincia del Cuzco hasta Chile y hasta Pasto, en los naturales de toda esta tierra nunca hovo govierno ni lengua general sino por provincias a las quales governavan por subfesión los indios de más valor y tenían to¬das las provincias sus guacas adoratorios en el orden que diré :
Después que los ingas, dende el primero hasta el postrero, conquistaron to¬das las provincias que se incluyen dende Chile a Pasto, a unas con armas, a otras con insidias y dádivas y promesas, ansí como procurava(n) saver luego la cantidad de toda la gente de la provincia y de las cosas que se sustentavan, posesiones, oro y plata y ropa que tenían, procurava(n) saver las guacas, adoratorios que adoravan y el orden que tenían en el ofrescerle y sacrificarle y de las posesiones y servicio que tenían, y siempre dio orden que las susten¬tasen con el orden que de antes. Y a muchas guacas de las dichas ennobleció con muchos servicios y haziendas y basos de oro y plata, y ofresciéndole(s) sus propias personas en figuras de oro o de plata y otras figuras de carneros y de otros animales y aves del dicho oro y plata, e ofresciendo y quemando de todos los mantenimientos que ellos usavan, y dándoles bestidos ricos que para el efeto mandavan hazer. Durante el govierno de los ingas hizie- ron cuatro ueretos (sic) generales en toda la tierra que poseyesse(n), que los títulos dellas se intitulan Chinchaysuyo, Collasuyo, Andesuyo, Conde- suyo, a los cuales les dio figuras y señal de bestidura y tocado con señales por donde eran conoscidos y guacas generales. Y juntamente les dio unas guaquillas de piedras de diferenciados colores que les llamó auqui, que los traían con sus personas en las chuspas, como los cristianos tienen figuras de santos a quienes reverencian. Servían de paramentos y promesas que hazían en los auquis de tratar verdad en las juntas que hazían para todo género de govierno. Hay muchos destos entre los naturales y son de mucho daño por la fee que en ellas tienen ; dávanse en Pachacama en los llanos y en Curicanche en el Cuzco por sus sacerdotes guacacamayos.
Los ingas, como subcedían los unos a los otros, fueron inbentando mu-
14. Gette copie est certes défectueuse et il est difíicile d'apprécier jusqu'á quel point certains passages ont pu étre altérés. On ne peut qu'espérer trouver quelque jour l'ori- ginal aux Archives des ludes.
chos géneros de guacas que generalmente mandó (el inga) que las adorasen toda la tierra que poseyó, de las cuales dio en todas o las más // provincias, conforme a la posibilidad de la tierra cuyos nombres porné muchos, y de cada un nombre hay muchas en toda la tierra, unas hendidas como ellos llaman atisca, otras en pie. A todas éstas dio servicios y haziendas y basos de oro y plata y a muchas ganados en la forma que diré.
Hay otros géneros de guacas a quien también dio servicio y haziendas, que pocas están descubiertas, aunque en la provincia de Guamanga des¬cubrí algunas, que son, cuando iban los ingas conquistando, dexavan alguna uña cortada suya o alguna pie^a de bestido suyo o pie?a de armas o alguna ala de halcón. (D)esta ala de halcón usa dicha cirimonia, que a las que vencía, escogía a uno a quien dexava en su lugar y le dezía : — Hazed desta ala de halcón bivo y tirad della hasta que la saquéis » ; que da el inga con la una y al que nombrava con la otra, y dezíale : — « mirad como esta ave es la más noble y leal de las aves, ansí lo has tú de ser conmigo, que me fío de ti. » Han tenido y reverenciado mucho a estas guacas ; hallélas en los soras y en los rucanas, en los unos y en los otros, y en los angara(e)s. Tuve nostiscia haverlas en Xauxa y en otras provincias de Chinchaysuyo por donde fue conquistando Guarnan Inga.
Hay otros géneros de guacas, a quien reverencian y sirven con mucho cuydado, que son de los frutos primeros que coxen de alguna tierra que no fue sembrada. Kscoxen el más hermoso fruto y le guardan y, a semejanza dél, hizieron otros de piedras diferentes o de oro o plata, como una maforca de maíz o una papa y les llaman maniatara y mamapapa ; y así de los de¬más frutos y desta forma de todos los minerales de oro o plata o azogue que antiquísimamente se han descubierto. Han escogido las más hermosas pie¬dras de los metales y los han guardado y guardan y los mochan llamándolas madres de las tales minas. Y, primero que los vayan a labrar, el día que han de travajar, mochan y beven a la tal piedra llamándola mama de lo que travajan. He descubierto muchos dellos en todas las partes donde hay mi¬nas, en tierras de Guamanga.
Y ansimismo en los ganados de la tierra que llaman llamas, se hallan unas piedras que nosotros llamamos besares, que en alguna(s) dellas hay piedras de grandor y pesso ; a éstas las han guardado y guardan donde hay ganados de la tierra y las mochan / / con mucha reverencia llamándolas illas llamas. He halládolas en muchas provincias donde tienen ganados y hécholas que¬mar, porque usan de muchas supresticiones con ellas y crehen que, mochando a esta piedra, ninguna oveja abortará, ni sub^ederá mal a ninguno de sus ganados ni le dará carache, que es un género de sarna que le da al ganado de la tierra. Y después que nosotros hazemos caso dellas, las guardan, y más las grandes que las pequeñas, que las pe(que)ñas que hallan con faci-lidad las dan, no saviendo la virtud que tenían. Quemé muchas petacas del¬las que descubrí públicamente en placas de muchas provincias deste obispado.
Hay otro género de guaca que llaman acapana que era aplicado a las guer¬ras que tratavan, a quien pedían favor. listo es unos rayos que haze el cielo, que los muchachos llaman en Castilla quejnelas. Y todas las vezes que ven esta señal en el cielo, ques muy ordinaria, la mochan con mucho cuidado. Y para este sacrificio aplicavan la pluma de unas aves que llaman guachuas que son como ánsares d'España : la pluma menor la queman, y soplan la ceniza a la tal acapana, y las mayores ponen en las langas dende el hierro al regatón a todas por muy buen orden ; también llaman para este efeto acapana a los torvellinos que en la tierra se liazen del ayre. Mochavan estos remolinos de tal manera que aunque tuviesen un tejo de oro de mucho valor o piedra presciosa en las manos como el torvellino pasase ferca del que lo tenía, se lo arronjava y ofrescía o con lo que se hallavan, si no tenía(/?) (más) que los cavellos que se tirava(n) aara el efecto de la cave^a o las pestañas de los ojos.
Hay otros géneros de guacas que se llaman illapas, que son cuerpos muer¬tos embalsamados de algunos pasados suyos principales, a los cuales reve¬rencian y mochan. Esto no es mocha general sino particular de la parcialidad o ayllo que desciende de los tales muertos. Guárdanlos con mucho cuidado entre paredes a ellos y sus bestidos y algunos basos que tenía(/i) de oro y plata y de madera o de otros metales o piedras. De este nombre de illapa, hay otras guacas que son los lugares; donde caen rayos del cielo, y de tal manera reverencian estos lugares, que la casa en que da el rayo, la cierran con todo lo que está dentro y no tocan a ella ni se aprovechan della / /.
También llaman illapa a los liños geminos que salen dos o más de un bientre y los suelen sacrificar a los rayos y truenos diziendo son sus hijos. Y a todas las criaturas que nascen con alguna monstruosidad o diferenciado a los de¬más las suelen sacrificar a sus guacas, aunque la diferencia sea sólo en tener muchos remolinos en el cavello de la cavcfa ; que si nacen con los ojos tra- vados, o las manos o pies con más o menos dedos o con otra lesión en los demás miembros, hazían e creo hazen el dicho sacrificio dellos a los dichos rayos llamado(s) illapa ; y los he yo castigado en mis visitas a muchos.
Hay otro género de guacas muy ordenario en todos los caminos y puer¬tos dellos en todo el Pirú, que llaman apachita o camachico por otro nombre. Estas las hay en todas las alomadas y bertientes de los caminos, a las cuales saludan y ofrescen los que van con cargas o fatigados de andar, y les ofrescen una oración o una piedra, de tal manera que en los dichos lugares hay mu-chos montes dellas. Otros escarvan la tierra en la propia guaca y, escar- vándola, cuenta(n) sus travajos o prosperidades a la dicha guaca. Otros hazen nudos a las pajas que están cerca. Otros ofrescen ramos de leña, otros llores o plumas de pariguanas, que son unas aves que llaman flamencos en España. Otros, acollicos de coca o maíz ; el acollico es un poco de coca mascada o lo que cada cual tiene por devoción. Son tantos éstos que, si no es con amo¬nestaciones buenas, no se apartarán de la creencia porque encuentran por momentos con ellas en todos los caminos y puertos de toda la tierra, man¬dando a los corregidores y clérigos dotrineros que cada cual lo mande des- hazer en sus partidos, es muy necesario se haga.

Cristóbal de Albornoz. La instrucción para descubrir todas las guacas del Pirú y sus camayos y haziendas (1580?)
Tagged on:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

2 thoughts on “Cristóbal de Albornoz. La instrucción para descubrir todas las guacas del Pirú y sus camayos y haziendas (1580?)

Залишити відповідь

4 visitors online now
4 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 8 at 12:00 am UTC
This month: 43 at 09-12-2017 03:19 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Agustín de Zárate. Historia del descubrimiento y conquista de la provincia del Perú (1555).

Agustín de Zárate. Historia del descubrimiento y conquista de la provincia del Perú (1555).

Анонимный автор. Рукопись 512 (1754 год). Desconhecido. Manuscrito 512

Анонимный автор. Рукопись 512 (1754 год). Desconhecido. Manuscrito 512. ================= ИСТОРИЧЕСКАЯ РЕЛЯЦИЯ О НЕВЕДОМОМ И БОЛЬШОМ ПОСЕЛЕНИИ, ДРЕВНЕЙШЕМ, БЕЗ ЖИТЕЛЕЙ,...

Close