Actas Capitulares del Cabildo de Asunción del Paraguay. Siglo XVI


46 806 views

26.– Por quanto me consta que en la mayor parte de las çiudades desta governaçion el prinçipal aprovechamiento que los naturales tienen es de plumas martinetes los quales recojen en çierto tiempo del año con muncho travajo de manera que andan tres o quatro meses ocupados fuera de sus casas y quando vienen mercaderes y otras personas salen a rescatarselos a trueco de cascaveles, chaquiras y otras cosas de poco valor y que no les aprovechan por lo qual los dichos yndios como jente de poco saber dan los dichos martinetes sin reparar en el daño que reçiben ni en el engaño que se les haçe porque como save por espirençia el trabajo de tres o quatro meses dan por cosa que no vale el jornal de un dia y visto el gran daño que desto resulta a los dichos naturales y poca conçiençia de los que rescatan los dichos martinetes y la muncha deshorden que en la saca dellos a avido para que de aquí adelante se eviten hordeno y mando que ningun mercader soldado poblero ni yanaconas ni otra persona de qualquier calidad y condiçion sea vaya a los pueblos de los dichos yndios ni salga a los caminos ni en ninguna manera manera rescate martinetes sino fuere con liçençia de la Justiçia Mayor y los que de su voluntad trajeren los dichos yndios o el encomendero yendo a su pueblo todos se rejistren ante el dicho mi lugartiniente con asistençia del escrivano del Cabildo y la mi [f. 56] tad dellas lleve el tal encomendero y la otra meytad se venda publicamente ocho puntas buenas una vara de lienço o media de sayal lo qual se repartira a los yndios para que se cubran sus carnes y las de sus mugeres e hijos pues de otra manera no les sera de ningun efeto ni luçira su trabajo y las personas que contraviniendo a lo que dicho es rescataren los dichos martinetes se condena a perdimiento de todos ellos los quales aplico por terçias partes camara de Su Magestad, juez y denunçiador y mas çinquenta pesos para la real camara y para que esto tenga cunplido efeto mando que el dicho mi lugartiniente, alcalde de sacas salgan a los caçiques y en la primera jornada o donde mejor le pareçiere hagan cala y cata por ante escrivano y vean todas las caxas y partes donde los puedan llevar y todos los que hallaren sin registro ansi rescatados como de la meytad que toca al encomendero los tomen por perdidos y executen en ellos la la dicha pena porque desta manera çesara el daño que los dichos naturales reçiben.

27.– Y porque de yr las mugeres de los encomenderos a los pueblos de su encomienda redunda muncho daño a los dichos naturales y en particular a las yndias haçiendolas hilar y trabajar todos los dias y quando se buelben a sus cassas procuran llevar chinas para su serviçio ordeno y mando que de aquí adelante ningun vezino encomendero consienta que su muger vaya a los pueblos de su encomienda sin mi liçençia en yscritis so pena de çinquenta pesos por cada vez que fuere a ellos aplicados camara, juez y denunçiador.

29.– Yten hordeno y mando que ninguno de los dichos encomenderos consientan que en los pueblos de su encomienda entren moços con nonbre a rescatar ni en otra manera pues se ve claro el notable daño y mal exenplo que los dichos naturales reçiben lo qual los dichos encomenderos cunplan so pena de quatro pesos por cada vez que lo quebrantare aplicados segun dicho es.

30.– Y porque de estar por pobleros de yndios onbres solteros redundan munchos pecados en gran ofensa de Dios Nuestro Señor y no tan solamente los que haçen los dichos pobleros sino tanbien los dichos naturales viendo el mal enjenplo que se les da cometen munchos adulterios y otros pecados publicos por tanto ordeno y mando que los dichos encomenderos procuren con gran ynstançia que los pobleros que pusieren sean casados para yvitar los notables daños que de lo contrario resultan y los que ansi pusieren se presenten ante la justiçia mayor de aquella çiudad y ella les mande y encarge el buen tratamiento de los dichos naturales [f. 56v.] y tanbien para saber si es dilinquente o persona de buena vida y exenplo y que con sus buenas costunbres les dara a los dichos yndios y el dicho encomendero cunpla lo contenido en estas hordenanças so pena de diez pesos aplicados en la dicha forma.

31.– Yten hordeno y mando que ningun vezino tenga en los pueblos ni en las estançias de ganados por pobleros ni estançieros a persona que sea delinquente so pena de çinquenta pesos aplicados segun dicho es.

32.– Yten porque soy ynformado que algunos pobleros con poco temor de Dios y en gran cargo de sus conçiençias en los pueblos de yndios que tienen a su cargo se amançeban publicamente con yndias donçellas y solteras forçandolas para ello y haçiendo otros ynsultos y vellaquerias para evitarlas hordeno y mando que al tiempo y quando la justiçia mayor o alcalde de la ermandad fueren a visitar los tales pueblos averiguen si los dichos pobleros an estado u estan amançebados y provandoselo de agora para entonçes y de entonçes para agora le condeno en dos años de galeras al remo y sin sueldo y si uviere cometido el dicho pecado con yndia donçella çinquenta pesos mas aplicados para su dote.

33.– Yten ordeno y mando que la dicha justiçia mayor u alcalde de la ermandad ansimismo al tiempo y quando fuere a haçer la dicha visita ynquira con muncho cuydado en todos los pueblos de yndios que visitaren si el encomendero dellos u algun hijo suyo a cometido lo contenido en la hordenança antes desta y si se averiguare en la dicha forma le condeno en dos años de destierro de la Çibdad donde fuere vezino los quales sirva por gentil onbre de galera a su costa y minsion y si uviere avido alguna yndia donçella le condeno en çinquenta pesos para su dote.

34.– Yten ordeno y mando que la justiçia mayor de cada çiudad desta provinçia o alcalde de la ermandad cada quatro meses visiten todos los pueblos de yndios de aquellos terminos que sin riesgo pudieren yr y en ellos se ynformen con muncho cuydado si los dichos encomenderos o sus hijos o pobleros an estado o estan amançebados y averiguado sin remision alguna execute en ellos y en cada uno dellos las penas contenidas en las dos ordenanzas antes desta y se le ruega y encarga al cura de la tal dotrina por su parte tenga cuydado en lo referido pues en ello se sirve tanto a Dios Nuestro Señor y se yvitan escandalos que pueden suçeder y ansimismo las dichas justiçias ynquiran si en los tales pueblos o estançias ay algunos delinquentes y hallandolos los prendera y castigaran conforme a la gravedad del delito que ovieren cometido y lo uno y lo otro guarden y cunplan so pena de suspension de ofiçio real por quatro años.

35.– Y porque se ve de ordinario que algunos dilinquentes despues de aver cometido graves delitos se ausentan y esconden en los [f. 57] pueblos de yndios o estançias y mediante esto quedan sin castigo ordeno y mando que ningun poblero ni estançiero recojan ni encubran en los pueblos o estançias que tuviere a su cargo ningun onbre dilinquente la qual mando a mis lugarestinientes executen sin remision alguna.

36.– Y porque en esta governaçion se an vistos munchas veçes tocar armas de yndios en las çiudades della y no aver vezinos que suban a cavallo por estar desaperçebidos y no tener curiosidad en sustentar ninguno para las ocasiones que se ofreçieren del real serviçio ordeno y mando que todos los vezinos encomenderos desta dicha governaçion cada uno tenga tres cavallos uno atado de regoçijo en la Çibdad donde biviere y dos de guerra en alguna ysla o parte çercana de adonde con façilidad los pueda traer conviniendo y lo guarden y cunplan so pena de dies pesos aplicados camara de Su Magestad juez y denunçiador.

37.– Atento a que me consta la neçesidad que esta governaçion tiene cavallos para la guerra y la gran deshorden que en la saca dellos hasta agora a avido ordeno y mando que ninguna persona de qualquier calidad y condiçion que sea saquen desta governaçion ningun cavallo de carrera ni de gerra ni de carga sin mi liçençia yn escritis so pena de perdidos todos los que sin ella sacaren aplicados en la dicha forma.

38.– Yten por raçon dicha en la hordenança antes desta hordeno y mando que ninguna persona sea osado sacar ni saque desta dicha governaçion ningun genero de armas ofensivas ni defensivas polvora ni plomo so pena de perdido aplicado como dicho es.

39.– Por quanto soy ynformado que munchas personas an sacado desta governaçion para el Piru y otras partes gran cantidad de ganados siendo como es en tanto daño desta Republica y del sustento dellas ordeno y mando que de aquí adelante ninguna persona saque destas provinçias ningun genero de ganado sin mi liçençia yn escritis so pena de perdido aplicado segun dicho es.

Actas Capitulares del Cabildo de Asunción del Paraguay. Siglo XVI
Tagged on:                                                                                                                                                                                                 

Залишити відповідь

14 visitors online now
14 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 10:18 am UTC
This month: 43 at 09-12-2017 03:19 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Bibliografía Guaraní. Библиография по народу и языку Гуарани.

Bibliografía Guaraní Библиография по народу и языку Гуарани.

Bibliografía General de la Historia del Paraguay.

Bibliografía General de la Historia del Paraguay. Библиография Истории Парагвая.

Close