Actas Capitulares del Cabildo de Asunción del Paraguay. Siglo XVI


45 686 views

8.– Yten hordeno y mando atento a la muncha deshorden que en el serviçio de las mitas a avido hasta agora ocupandoles todo el año de que se sigen notables ynconvinientes que se experimentan cada dia pasando necesidades en las cosas convinientes a la vida umana y las mugeres e hijos que quedan en los pueblos y ellos en las casas de los encomenderos con grande escandalo y menoscabo del santo matrimonio y perjuiçio de las conçiençias de sus encomenderos mando a todos los caçiques y capitanes de los pueblos tengan gran cuenta de enviar sus mitas con puntualidad en tal manera que los que estuvieren en distançia de veynte leguas sean obligados a enviar cada dos meses la mita a sus amos y de a quarenta leguas cada quatro meses y los que estuvieren tan lenjos que sin notable dificultad no pudieren acudir en este termino dicho vengan cada seys meses una vez en lo qual tengan mucho cuydado los dichos caçiques y capitanes so pena de que seran gravemente castigados y los dichos encomenderos [Manchado] se serviran de las mitas dandoles trabajo sufiçiente y aviendo venido segunda mita despachen luego la que en su casa tuvieren para que desta manera viendo que son sobrellevados del tra[Roto]pachados con fidelidad serviran de mejor gana a sus amos y [Roto] [f. 53v.] libertad del matrimonio se aumenten los pueblos y eviten tantos pecados como es raçon y lo cunplan en la manera que dicho es so pena de veynte pesos aplicados camara de Su Magestad y gastos de la armada.

9.– Yten ordeno y mando que ningun encomendero para sus simenteras y granjerias sea osado a sacar del pueblo de su encomienda mas de la quarta parte de los que en el estuvieren y esto se entiende varones de quinçe años hasta çinquenta porque los que subieren de aquí ansi onbres como mugeres an de ser reservados de todo trabajo dejandoles que acudan a las cosas de su salvaçion [Al margen: La 3» parte.] y a criar sus hijos y benefiçiar las cosas de su sustento y los que fueren de quinçe años para abajo se an de ocupar en aprender la dotrina cristiana y servir a sus padres [Testado: y porque para] y porque para el coger del trigo y mayz de su encomendero podria correr riesgo por dejallo en el canpo despues de estar curado y puesto en saçon por falta de jente para ençerrarlo ordeno y mando que en el tal tiempo de la cosecha los dichos encomenderos puedan sacar y saquen de sus pueblos la cantidad de yndios que fueren neçesarios como no sean mas de la meytad de los que oviere de manera que no se pierdan las comidas y pues los pobres naturales lo an de trabajar y es sus sudor es justo se les de de comer a la venida estada y buelta de manera que siempre que sean llamados para esto vengan con amor y no se entienda en esta çibdad de la Asunçion ni otra qualquiera desta governaçion adonde uviere dos cosechas de mayz y trigo bendimia y cañaverales porque si lo tal fuese se ocuparian todo el año y seria notable trabajo y destruyçion de los yndios y ansi en semejantes poblaçiones los vezinos se pueden conformar con las mitas que tuvieren y haçer sus simenteras de manera que las puedan benefiçiar y lo cunplan so pena de veynte pesos aplicados segun dicho es.

10.– Atento a que soy ynformado que la mayor parte del año munchos de los yndios destas provinçias se ausentan de sus pueblos por no tener en ellos bastaantemente el sustento neçesario de lo qual redunda haçerse çimarrones y no tener dotrina ni acudir a servidunbre cono son obligados ordeno y mando que los dichos encomenderos señalen a cada yndio la cantidad de tierras que le pareçiere a menester para la simentera de tres años de manera que los pobres naturales tengan con que se sustentar pues demas de ser en gran serviçio de Dios Nuestro Señor y descargo de sus conçiençias se cunple la voluntad de Su Magestad çerca del buen tratamiento de los naturales lo qual hagan y cunplan so pena de veynte pesos aplicados segun dicho es.

11.– Y porque en los pueblos de los dichos encomenderos de hordinario ay en ellos munchos pobres biudas y guerfanos y estos tales no pueden tener chacara para su sustento ordeno y mando que todos los dichos encomenderos cada uno en su pueblo sienbre cada año la cantidad de mayz que le pareçiere de comunidad y lo reparta con horden a los dichos [f. 54] pobres biudas y guerfanos y si los demas yndios tuvieren neçesidad entre año [sic] para su sustento u simentera ansimismo selo [sic] de lo qual cunplan so pena de diez pesos aplicados por la dicha forma.

12.– Por quanto en estas provinçias desde que se poblaron a sidio [sic] y es costunbre que los yndios que sirven a las çiudades que estan pobladas andan desnudos las carnes de fuera por ser la jente mas pobre y miserable que se halla en las yndias y conviene que de aquí adelante aya horden como los dichos yndios se vistan pues en ello demas de ser para su agumento y conservaçion beviran en puliçia y los naturales que estan de guerra viendo que los que sirven estan bestidos y bien tratados con mas façilidad vendran a servidunbre ordeno y mando que todos los dichos encomenderos todos los años hagan senbrar a cada yndio casado doçientas matas de algodón para con que se vista el y su muger y hijos pues a costa de tan poco trabajo les redunda tanto bien so pena de quatro pesos aplicados segun dicho es.

13.– Yten porque en el sacar serviçio los encomenderos an tenido deshorden y mediante ella los pueblos de sus encomiendas estan disipados y sin aver en algunos dellos muchachos ni chinas por averlos sacado para su serviçio personal hordeno y mando que ningun vezino de aquí adelante sea osado a sacar serviçio de yndios ni yndias de los pueblos de sus encomiendas sin mi liçençia en escritos so pena de perdimiento de las tales pieças que asi sacare y so la dicha pena mando que ningun encomendero saque para serviçio personal ninguna yndia que sea casada por el notable daño que reçibe particularmente teniendo hijos.

14.– Yten hordeno y mando que ningun encomendero se sirva de los caçiques de su encomienda ni de sus mujeres hijos ni los ocupe en jenero de trabajo porque estos tales son esentos del, eçeto los hijos de los dichos caçiques se an de ocupar en rçar las oraçiones en la manera que se refiere en la segunda hordenança y lo cunplan y guarden so pena de veynte pesos aplicados en la dicha forma.

15.– Yten hordeno y mando que todos los vezinos encomenderos tengan particular cuydado con que los yndios de su encomienda se confiesen siquiera una vez al año como esta ynstituydo por la santa madre glesia a todos los cristianos procurando e ynquiriendo por todos ellos de manera que no quede ninguno y para que esto se pueda haçer se ruega y encarga al cura que tuviere a cargo la tal dotrina tenga matricula de los confesados para que por ella vea el encomendero si falta alguno y esto se haga con suavidad y amor para que los dichos naturales vengan a la confision con muncho gusto pues de haçello asi se ve claro el gran provecho que viene a las almas y el encomendero no puede descargar su conçiençia sino es tiniendo quenta con esto y lo cunpla so pena de quatro pesos aplicados segun dicho es.

16.– Por quanto todos los mas vezinos encomenderos destas provinçias tienen sus estançias de ganados fuera de los pueblos de su encomienda y en ellos munchos yndios e yndias los quales careçen todo el año de oyr misa por estar [f. 54v.] algunas de las dichas estançias en parte donde jamas llega saçerdote por cuya causa los naturales biven sin puliçia y munchos dellos mueren sin confision atento a lo qual ordeno y mando que el encomendero que tuviere yndios ocupados en estançias de ganados cada quinçe dias la meytad de dichos los yndios los haga acudan [sic] a oyr missa a la çiudad o dotrina mas çercana que uviere y desta manera vayan los unos y los otros por sus mitas so pena que el encomendero que no tuviere que no tuviere [Repetido] cuenta con lo referido encurra en pena de quatro pesos cada vez que dejare de cunplir lo suso dicho aplicados camara de Su Magestad juez y denunçiador.

17.– Yten hordeno y mando que todos los dichos encomenderos cada uno en su casa tenga dos muchachos o chinas ladinos que sepan la dotrina cristiana y esto [sic] la enseñen a las demas pieças de su serviçio haçiendo el encomendero que cada noche se junten todos los yndios e yndias que tuvieren en su casa y les digan la oraçion del Padre Nuestro, Ave Maria, Credo y la Salve Regina y los mandamientos de la ley de Dios y los articulos de la fe y confision general porque desta manera Dios Nuestro Señor será servido y la real conçiençia se descargara demas de ser muncha parte para la salvaçion de los dichos naturales y el encomendero acude a la obligaçion que tiene como tal feudatario lo qual guarden y cunplan so pena de quatro pesos cada vez que no acudiere a lo referido aplicados segun dicho es.

Actas Capitulares del Cabildo de Asunción del Paraguay. Siglo XVI
Tagged on:                                                                                                                                                                                                 

Залишити відповідь

10 visitors online now
10 guests, 0 members
All time: 12686 at 01-05-2016 01:39 am UTC
Max visitors today: 14 at 01:12 pm UTC
This month: 36 at 05-15-2017 01:26 pm UTC
This year: 62 at 03-12-2017 08:20 pm UTC
Read previous post:
Bibliografía Guaraní. Библиография по народу и языку Гуарани.

Bibliografía Guaraní Библиография по народу и языку Гуарани.

Bibliografía General de la Historia del Paraguay.

Bibliografía General de la Historia del Paraguay. Библиография Истории Парагвая.

Close